You are on page 1of 6

Clase I – Reformas Borbónicas

El siglo de historia americana que se abre a partir de fines del siglo XVIII está marcado por dos
intentos de reestructuración del territorio, el primero llevado a cabo por las potencias imperiales y
el segundo como consecuencia del derrumbe colonial. Dice Halperín Donghi que ambas están
consideradas fallidas por los historiadores, según cómo se ve a partir a partir de 1850.
El escenario de conflictos ultramarinos, particularmente centrados en el Atlántico, hace que el
proyecto reformista impulsado por los imperios coloniales se centre, particularmente en su
dimensión fiscal. Este proceso general de reforma involucra a todas las potencias colonialistas
europeas, siendo más exitoso en los reinos ibéricos que en las colonias británicas.
La reforma institucional llevada adelante por España y Portugal es más exitosa en las
dependencias del reino castellano que en el luso, aunque parece quedar a medio camino: Madrid
quiere crear un cuerpo burocrático sin pagar el costo que eso implica.
La reforma mercantil se realiza también parcialmente puesto que si bien buscaba diversificar y
lograr un avance de la economía colonial, no tuvo el éxito esperado por sus impulsores. Por
último, dice Halperín, la reforma social, que intentaba hacer de la sociedad colonial un sistema
más abierto que el orden vigente de castas y grupos étnicos ni siquiera pasó de ser un proyecto
A pesar del impulso limitado que reciben estas reformas, las potencias coloniales logran mantener
el equilibrio entre su autoridad y los grupos mediadores de las sociedades americanas. De hecho,
no es a partir de la reacción a estas reformas que se producirá la crisis de los imperios ibéricos sino
de la imposibilidad de sobrevivir al conflicto europeo que se desata a partir de la Revolución
Francesa.
En la segunda mitad del siglo XVIII España y Portugal inician un reordenamiento militar, financiero
y administrativo con el objetivo de recuperar su lugar en un sistema europeo que se estaba
convirtiendo en global. La influencia inglesa en los negocios que los reinos ibéricos llevaban
adelante con sus colonias es cada vez más fuerte: desde las corporaciones inglesas en Lisboa hasta
la influencia anglosajona en el comercio de esclavos. Al mismo tiempo, la importancia de las
colonias comenzaba a opacar el papel de sus metrópolis en importancia pero también aparecían
como un botín a disputarse de los conflictos europeos.
Esto pone en perspectiva la importancia del papel militar de la reforma, que se acrecienta al
comprobar no solo las amenazas externas sino las rivalidades entre los reinos ibéricos, disputa que
iba a llevarse a cabo, por ejemplo en la banda oriental del río Uruguay.

en consecuencia. uniformizar los diversos reinos que integraban la monarquía española. sin embargo. Sin embargo. Así.de las propias colonias. muchas veces la metrópoli se transforma en competidor –favorecido por su peso político. La causa. De esta forma. Estas reformas económicas iban de la mano con una serie de reformas administrativas cuyo principal interés era el aumento de la recaudación fiscal pero también lograr la integración militar entre España y Portugal y sus colonias. eliminando las prácticas soberanas propias de cada reino. Esta situación generará el desincentivo de ciertas producciones como vinos. A su vez. Se buscó. la etapa de reformas supone la intensificación de una tendencia que estaba ya presente desde la instauración de la dinastía borbónica a comienzos del siglo XVIII. También se modifica el sistema de flotas y galeones. el fin de afirmar una única soberanía. . se busca todavía privilegiar aquellas producciones que generen saldos exportables: por ejemplo las economías de plantación en Brasil. la reafirmación del poder regio implicó el enfrentamiento con el poder eclesiástico. por ejemplo. no será el fracaso de estos esfuerzos sino el agravamiento y la mundialización de los conflictos europeos. Cuba o Venezuela. España comienza a ver a sus colonias no ya únicamente como un depositario de metales preciosos o materias primas de utilidad sino también como un posible desemboque de para su producción industrial o agrícola. que incorpora barcos de registro que actúan en solitario sin ajustarse a la ruta estricta del monopolio. La crisis final del Antiguo Régimen. los esfuerzos por consolidar el lazo colonial van a concluir en algunas décadas en la ruptura de ese lazo. Desde el punto de vista económico mercantil. frecuentemente entran en contradicción. El impulso principal estuvo dado por el rey Carlos III de Borbón. la Revolución Francesa y la expansión napoleónica. La política reformista de los borbones persiguió entonces. Así. si bien el incentivo a la producción se centra menos en el trabajo minero que en los siglos anteriores. se busca fomentar la complejización de las economías coloniales a la vez que mantener la complementariedad con la metrópoli. En España. durante la primera mitad tenemos algunos impulsos reformadores que van lentamente cambiando la situación que imperaba desde hacía dos siglos: el avance del contrabando en algunas regiones marginales de los dominios españoles como Buenos Aires y la firma del Tratado de Utretch que concedía a Inglaterra el monopolio del tráfico de esclavos con sus posesiones americanas. que reinó entre 1759 y 1788. la del monarca absoluto. Estos esfuerzos estaban motivados por la conciencia de la fragilidad y la insuficiencia de sus fuerzas.El proceso de reforma español que comienza hacia 1750 busca satisfacer objetivos variados que. aguardientes y aceites.

si los productos de otras potencias europeas han de circular por el espacio colonial español. sin embargo. la justicia y la Iglesia. Estas reformas generan reacciones. nuevos grupos sociales reemplazan a los antes dominantes capos del comercio. como Buenos Aires antes supeditada a Lima. dice Halperín. en quienes se sienten marginados por ellas. se ven beneficiadas por la baja del arancel. en particular. La reforma mercantil abre el comercio a un número mayor de puertos comerciales peninsulares y americanos entre los cuales se establece el “comercio libre”. es decir. México y Lima. pobladas con reclutas provenientes de la metrópoli comandados por oficiales también metropolitanos. la aparición de una casta de españoles peninsulares que mantienen vínculos fuertes con la metrópoli es un intento fuerte por despojar a los criollos de sus bases en la administración.El impulso reformador no es de ninguna manera llevado delante de forma sistemática y global sino que se desarrolla irregularmente con pruebas y ensayos a lo largo de todo el siglo XVIII. Ese ejército regular es auxiliado con milicias de reclutamiento local comandadas por oficiales no profesionales provenientes de la elite colonial. Se introdujeron modificaciones en el equilibrio entre regiones coloniales resultando beneficiadas áreas antes marginales. En ellos y en nuevos centros importantes de comercio colonial. las colonias al comercio extranjero sino que el objetivo era el opuesto: hacer frente al contrabando dando un nuevo vigor al comercio metropolitano. Se crearon guarniciones permanentes que cubren todas las Indias. Los centros privilegiados del viejo comercio monopólico. se ven seriamente afectados. los españoles americanos que son desplazados de los lugares de privilegio que antes de la dinastía borbónica ocupaban. Este reglamento no abría. Las reacciones a las reformas mercantiles han pesado menos que las que suscitó la reforma administrativa. el intento por crear un aparato militar de veras imperial y de unificar el ejército se ha producido una reorganización general en toda Hispanoamérica. A su vez. lo harán a partir de la intermediación de la metrópoli y pagando impuestos. Sin embargo. mal humor. Las exportaciones agrícolas. Dos de los impulsos definitivos de las reformas se darán hacia el final del siglo: en 1778 el Reglamento de Librecomercio y en 1782 la aplicación de la Ordenanza de Intendencias. . Si la aparición de una nueva elite comercial ligada fuertemente a España era una consecuencia secundaria de los cambios introducidos en el comercio. en los registros se comprueba que el objetivo de convertir a España en una metrópoli industrial se cumple demasiado parcialmente: una gran parte de la masa de productos enviados a América era de origen no español. en cambio.

en particular textil. y por lo tanto una baja muy importante en el precio unitario de las mercancías. Este espacio estaba compuesto por dos vértices principales: por un lado las regiones de producción de metales preciosos con centro en Potosí. Tucumán y Córdoba que se especializaron en la cría de mulas. Algunos factores de índole política afectan este proceso de transición y están estrechamente vinculados con el proceso de reformas: el fin del monopolio español y el inicio de políticas de corte liberal. Buenos Aires desde 1776. Jorge Gelman caracteriza el período que va desde el final de los tiempos coloniales hasta 1820 como un período de transición entre un sistema económico centrado en el mercado interno y los inicios de un modelo agroexportador de orientación atlántica. ligado estrechamente a la economía del Océano Atlántico. las regiones que componen el actual territorio argentino estaban integradas a un espacio económico mayor que puede denominarse “espacio peruano”. Además. Desde Jujuy a Salta. en el Alto Perú.por el otro. La razón es que la metrópoli no podía asegurar el abasto de todos los bienes de producción necesarios. obligando a las regiones americanas intercambiar entre sí para poder abastecerse. Durante el período colonial. Catamarca y Santiago del Estero desarrollaron una producción textil doméstica de algodón. Esto generó un sistema de intercambios cruzados que conllevó una relativa especialización regional. pasando por el norte de Buenos Aires. la búsqueda de consolidar nuevos derechos de propiedad que aseguraran la libre disponibilidad de bienes. la Corona perdió ya para 1796 gran parte del control sobre el comercio atlántico y. Esta intermediación. Ambos fenómenos no podían sino afectar a un territorio como es el Rio de la Plata. desde mediados del siglo XVIII se está produciendo en Inglaterra la llamada Revolución Industrial. La región de Cuyo se caracterizó por la producción de vinos y aguardientes que se vendían en el mercado interno. los grandes centros comerciales y administrativos. . en la articulación de este con sus colonias.El impacto de las reformas en el Río de la Plata La crisis de la monarquía española provocó fuertes cambios en la economía rioplatense. generando desigualdades regionales bastante marcadas. Como demostró Assadurian la plata potosina circulaba por todo el espacio colonial antes de poder ser enviada a España. y . que generó un crecimiento nunca antes visto de la producción industrial. por lo tanto. Estas transformaciones influirán de forma diferente en las distintas regiones. en particular transferencia de metálico a la capital virreinal. Esta situación generó una incipiente división del trabajo y la baja en el costo de los transportes marítimos. que articulaban el espacio interior con la metrópoli. A raíz de los cambios que venimos mencionando. no se hacía de forma directa.

hasta 1778 que se proclamó el Reglamento de Librecomercio. en 1782/83 el gobierno español adoptó el régimen . Los ricos de Buenos Aires no eran estancieros sino comerciantes. Tucumán. algunas consecuencias: empezaron a llegar productos de algodón más baratos del norte de Europa y vinos y aceites del Mediterráneo. las provincias que ocupaban el territorio del Río de la Plata se encontraban muy separadas entre sí que hacían muy difícil el control por parte de los gobernadores metropolitanos. La apertura a la llegada de bienes extranjeros produjo. Sin embargo aún a fines de la colonia el 80% de los productos exportados estaban compuestos por plata. como las Misiones. La actividad económica principal de Buenos Aires era el comercio a larga distancia y su rol como capital se basó en funcionar como eje articulador de las diversas regiones: su ubicación le permitía vincular el espacio misionero- paraguayo con el Alto Perú y vincular al interior con el Atlántico. sin embargo. La apertura del puerto de Buenos Aires al comercio atlántico favoreció una temprana “expansión ganadera” en la que se aumentó de forma considerable la exportación de cueros. Durante la mayor parte del período colonial este comercio se desarrolló de manera ilegal. El gran quiebre del sistema económico colonial se producirá con el proceso revolucionario iniciado en 1810. Potosí. Paraguay. Además el costo del transporte entre Buenos Aires y las ciudades del Interior encarecía el costo de los productos relativizando los valores totales. La consecuencia más destacada de este edicto fue el beneficio que recibieron las elites porteñas que comenzaron a hacerse cargo de monopolio comercial que antes ejercían los limeños. Sin embargo.También participaban de estos circuitos las regiones controladas por los jesuitas hasta su expulsión en 1767. los efectos de la competencia de estos productos sobre los producidos en el Interior debe ser matizada por algunos factores que producen un contrapeso. Era esta la causa de marcado tinte mercantil de sus elites. que socavará los vínculos entre el espacio potosino y el atlántico. A principios del siglo XVIII. a través del contrabando comercial. es decir. Santa Cruz de la Sierra. que a su vez produjo la reactivación de las zonas dedicadas a la producción para el mercado interno. Las reformas borbónicas provocaron un incremento de la producción argentífera del Potosí. Con la creación del Virreinato del Río de la Plata. En busca de lograr una nueva organización gubernamental que respondiera a la autoridad central pero también sea efectiva en la administración local. Dentro de este esquema. base de la orientación mercado internista de las principales ciudades coloniales. Charcas. el rol de Buenos Aires fue algo distinto. Mendoza y San Juan. la ciudad de Buenos Aires se convirtió en capital de un vasto territorio que abarcaba las provincias de Buenos Aires.

La Ordenanza de Intendentes dividió al Virreinato en diversas unidades políticas sobre las que se esperaba ejercer una mayor supervisión real gracias a funcionarios con nuevos poderes. La Corona le aseguró a Buenos Aires los medios económicos para asegurar sus objetivos militares. Es importante no perder de vista el objetivo militar de la reforma. Las demás intendencias tienen la jerarquía de intendencias provinciales. Potosí y La Paz. Esto había redundado en una tradición bastante larga de autogobierno. las Misiones. las provincias originales del Virreinato del Río de la Plata fueron divididas en ocho intendencias. Al aplicar el régimen de intendencias. en detrimento de Lima. Los porteños ocuparon mayormente lugares subordinados de la administración colonial. La Plata. el objetivo principal fue dotar a las colonias de un aparato militar propio. Mendoza. mientras que casi la totalidad de cargos jerárquicos fue ocupada por españoles peninsulares a finales del siglo XVIII. Quedan como gobernaciones militares para la defensa de la frontera con los territorios portugueses: Montevideo. San Miguel de Tucumán. hacienda y guerra subordinados. . Estos cambios se dan también en el contexto de la modificación propuesta por los Borbones en la relación entre la metrópoli y sus colonias. De la antigua provincia de Tucumán surgen dos intendencias: Córdoba. la Corona buscó desplazar de los cargos jerárquicos de la administración a los criollos a favor de los españoles peninsulares. la relación se fundaba en una dinámica contractual según la cual los súbditos americanos eran integrantes de reinos dependientes de Castilla. y Salta. y las provincias de Moxos y Chiquitos. Los Borbones avanzaron sobre estos privilegios en particular sobre el gobierno de los municipios a partir de considerar su poder como absoluto. Esto favoreció la situación de Buenos Aires que hasta no mucho tiempo antes había estado en un relativo aislamiento comercial y un lugar marginal dentro del mundo colonial. Como se mencionó anteriormente. En la provincia del Río de la Plata se crea la Intendencia de Buenos Aires. llamada Intendencia General de Ejército y de Provincia. Las restantes intendencias son Paraguay. De esta forma la ahora capital del Virreinato del Río de la Plata logró asegurar su control sobre las rutas comerciales del Interior y el Alto Perú. Durante la dinastía de los Habsburgo. Cochabamba.de intendentes. Así. Santiago del Estero y Catamarca. integrada por Jujuy. obviamente al virrey que residía en Buenos Aires y a la Audiencia. Este intento de imponer una administración más eficiente y centralizada alteró el equilibrio de poder entre la Corona y las realidades locales. administración general. Los intendentes asumieron en sus respectivas provincias de cuatro funciones: justicia. San Luis y San Juan. que comprende La Rioja.