You are on page 1of 2

Ideales de vida

Guariglia, en su Breviario de ética, menciona que una de las características del
ser humano es su capacidad para proyectar hacia el futuro(2011), y que de
alguna forma, el realizar proyectos, especialmente de largo alcance, lo lleva a
priorizar objetivos según el valor que le otorga él mismo. Así, el individuo no
hace otra cosa que pensar en su ideal de vida. Ésta es una práctica que, por
supuesto, vienen practicando filósofos de todos los tiempos. De cierta forma se
trata de una auto evaluación descrita bastante bien en lo dicho por Sócrates:
Una vida sin examen no merece la pena ser vivida.
Considerando que la humanidad se deja llevar por los mismos principios de
lógica, sentimentalismo y moralidad, no es raro que varios filósofos
coincidieran en dirigir sus vidas por un ideal de vida específico. A continuación
se describirá brevemente cuatro de estos ideales.

La vida hedónica
Como su nombre lo indica, hedone=placer e ismos=cualidad/doctrina/sistema,
el hedonismo es una doctrina del placer. De hecho, un hedonista nos
enseñaría: Si quieres ser feliz, persigue el placer. Sin embargo, tal como lo
indica la siguiente frase de Horacio:
Coge la flor que hoy nace alegre y ufana
¿quién sabe si otra nacerá mañana?
el hedonismo también nos invita a vivir el presente. Y para vivir el presente en
plenitud, sin preocupaciones o frustraciones de placeres pasados o temor por
los futuros, es necesario dominar cada placer en cada momento. En este
sentido, el hedonismo usa la razón para evaluar críticamente los placeres.

Las escuelas hedonistas más destacadas fueron: la escuela cirenaica (Aristipo
de Cirene) y Epicureísmo (Epicuro). Ambas promovían principios de austeridad
pues, basando su estilo de vida en la razón de la autarquía (autosuficiencia),
consideraban la posesión de bienes un riesgo, es preferible “deshacerse de
deseos desmedidos para aprender a disfrutar de lo que se tiene, por poco que
sea” (Guariglia, 2011).

Los seres humanos y los animales buscan el placer y evitan el dolor
determinando lo placentero como bueno y lo doloroso como malo. Por eso
decimos que el placer es el principio y fin del vivir feliz. Pues lo hemos
reconocido como bien primero y connatural, y a partir de él hacemos cualquier
elección o rechazo, y en él concluimos cuando juzgamos acerca del bien,
teniendo la sensación como norma o criterio (Epicuro, 2002)

Entre el los hedonismos posteriores se encuentran el psicológico y el
normativo. El hedonismo psicológico dice que todas las acciones de la voluntad
humana tienen como único objetivo obtener placer y evitar el dolor (Sober,
1998). Mientras que el normativo sostiene que el placer o la felicidad se define
en términos de placer, es lo único que es naturalmente buena, y el dolor o la
infelicidad se define en términos de dolor, es lo único que es naturalmente
malo.

La vida política

Premia. Esta cuestión depende no solo de la situación sino del individuo que evalúa la situación. Platón sostenía que solo aquellos que poseían el saber completo (filósofos) eran capaces de gobernar. México. Sin embargo. una forma burda de hacer política (1980). este es pues. Elliot Sober. Por otro lado vivir de la política se centra más en los beneficios económicos que este ejercicio representa. una causa encaminada a ayudar a la población. Por un lado. 1998. He aquí la importancia de lo expresado por Maquiavelo y lo expuesto por Weber. Isegoría/18. Buenos Aires: Alianza Editorial. El Político y el científico.47-70 . Otra cuestión dirigida a quien consagra su vida a este ideal es lo mencionado por Max Weber en su obra El político y el científico: vivir para la política o vivir de la política. La primera representa el ideal de quien pone su vida al servicio de algo. Epicuro. el político se enfrenta contantemente a la pregunta moral de si el fin justifica los medios. De cualquier manera.07. (2002) Carta a Meneceo. 1980. 2011). han visto a la virtud como un atributo necesario para gobernar. El egoísmo psicológico. De hecho. a través de figuras como Maquiavelo quien creía que la virtud es una condición necesaria para aventar el fantasma de la corrupción. pp. mientras que Aristóteles pensaba que el conocimiento práctico y el ejercicio de las virtudes éticas eran cualidades más relacionadas a este campo (Guariglia.Existen dos posturas aparentemente contradictorias acerca de las cualidades de un gobernante. p. vemos que estas posturas no son excluyentes. la mayoría de los filósofos que han ejercido el poder. Wisconsin-Madison. Bibliografía Max Weber.