You are on page 1of 1

Estudio en Escarlata

En la la obra de Arthur Conan Doyle (1882), Estudio en escarlata, nos podemos dar cuenta de que Sherlock
Holmes utiliza un método que él llama “Razonar para atrás” es decir analíticamente logra deducir todos los
aspectos del caso del asesinato de los señores Enoch J. Drebber y Joseph Stangerson.
Para esto sigue una serie de pasos que empieza por la observación en todos los detalles , desde la huellas de
carro de alquiler en la entrada de la casa donde se encontró el cuerpo del señor Drebber hasta el
descubrimiento del anillo de mujer que se cae del cuerpo , después de eso empieza a hacer deducciones
lógicas analíticas basándose en estos detalles como que en la entrada de la casa había huellas de dos
diferentes personas unas con un calzado más robusto y otras con uno más fino al llegar al cuarto de la casa
donde se encontraba el cuerpo se da cuenta que el señor Drebber es el de calzado fino por lo que con esto
se puede deducir que el asesino traía un calzado robusto, así como con el mensaje escrito en la pared se
puede deducir la estatura del asesino , posteriormente se puso a indagar como cual sería el móvil del crimen
, robo no era ya que las pertenencias del occiso estaban intactas , por lo que podía haber sido con fines
políticos o por una mujer pero en base a su experiencia los crímenes políticos el asesino suelen darse a la
fuga en cuanto se cumple su cometido. Seguido a eso utiliza sus recursos para solicitar apoyo de sus
detectives vagabundos ya que ellos podían pasar inadvertidos y enterarse de todo hasta dar con el hombre
correcto y por último cuando él oficial Lestrade comenta que él cuerpo del señor Stangerson encontró unas
píldoras encontró el arma homicida ya que el cuerpo de Drebber no se encontró con ninguna herida por lo
que se dedujo que fue envenenado.

Este tipo de razonamiento lo ayudo a estar siempre un paso delante de los detectives Gregson y Lestrade de
Scotland Yard.