You are on page 1of 9

Comunicación para cosechar paz No.

14
Bolet ín informativo de la Corporación Desarrollo Solidario - OPDS - Montes de Marí a
Montes de Marí a - Julio 2017

Implementación de Acuerdos de Paz
en Montes de María:
LA JOYA DE LA CORONA

Por: Organizaciones de población desplazada, étnicas y campesinas -OPDS Montes de María
Por décadas se ha librado una encarnada lucha por acceso a los derechos
en la región de los Montes de María, derechos que se incumplieron antes,
Editorial
durante y después de entrar en una etapa de transición hacia el
Pág. 2 Implementación de acuerdos
posconflicto, por eso reclamamos nuestro legítimo derecho a la paz, la de PAZ en Montes de María.
que creíamos ver más de cerca con la implementación de los acuerdos de Pág. 3 Comunidades étnicas sin vías
para su producción agrícola.
paz entre el gobierno y la Farc.
Pág.4 y 5 En riesgo producción agrícola
de Montes de María.
Este proceso que en los últimos cinco años marcó un camino de Pág.6 y 7 Mujer y agua en Marialabaja.
esperanza para los pobladores de Montes de María por la premisa de que Pág.8 y 9 La reparación colectiva en
las víctimas eran el centro de los acuerdos, hoy sólo nos vemos relegados Montes de María no avanza.

a una orilla del camino de la paz. Pág.10 Un sentido adiós a nuestro
amigo Felipe Aguas.
Pág.11 Somos territorio, somos lo
Montes de María le apostó a la paz, así lo reconfirmamos en los que sembramos.
resultados del plebiscito, donde las comunidades rurales no dudamos en Pág.12 Acuerdos de PAZ:
Desarrollo Agrario y Reforma
marcar con fuerza el SÍ. (Continúa en página 2)
Rural Integral.
Editorial

Implementación de acuerdos de
Paz en Montes de María
LA JOYA DE LA CORONA
Por: OPDS Montes de María
Por décadas se ha librado una encarnada lucha por acceso a los derechos en la región de los Montes de María, derechos que
se incumplieron antes, durante y después de entrar en una etapa de transición hacia el posconflicto, por eso reclamamos
nuestro legítimo derecho a la paz, la que creíamos ver más de cerca con la implementación de los acuerdos de paz entre el
gobierno y la Farc.
Este proceso que en los últimos cinco años marcó un camino de esperanza para los pobladores de Montes de María por la
premisa de que las víctimas eran el centro de los acuerdos, hoy sólo nos vemos relegados a una orilla del camino de la paz.
Es ahí donde se plantean los principales retos y desafíos para las organizaciones campesinas, afrodescendientes, indígenas y
las diversas organizaciones y comunidades con asiento en Montes de María:

El fortalecimiento de las estructuras sociopolíticas, para La veeduría y seguimiento pleno a todas las acciones
salir a exigir en masa y con el pleno conocimiento, contempladas en el acuerdo, debe convertirse en un
nuestros derechos contemplados en la Constitución hábito, para estar con ojos, oídos, nariz, y todos
Nacional y desarrollados de alguna manera en el nuestros sentidos alerta, para evitar se subasten
contenido del acuerdo, de lo contrario como una nuestros derechos como lo han hecho por décadas.
locomotora volverán a pasar sobre nosotros.

Los cuellos de botella, el primero y uno de los diamantes
de la joya de la corona: la tierra ¿de dónde va a salir la La reparación colectiva, la experiencia nos dice que no
tierra para el fondo?, ¿a quiénes va a beneficiar?, ¿vamos a ha habido un verdadero proceso de reparación
poder utilizar la tierra libremente o van a venir atadas a colectiva en nuestra región, y ahora la pregunta es qué
cadenas productivas, o mejor, cadenas improductivas?, va a pasar con estos procesos en la reforma a la ley 1448
que son las que llenan de argumentos al Estado para decir que contempla el acuerdo.
que la producción campesina nos es rentable.

En ese sentido ¿Quién responde por la reparación al territorio que se ha afectado con la implementación de
monocultivos y la amenaza de la exploración de hidrocarburos, que avalan desde ya algunos de nuestros gobernantes
con la excusa de que traerá desarrollo para nuestra región, sabiendo por experiencia propia que no será así?, he ahí como
metemos en una balanza estos temas y la implementación de los acuerdos, para medir su compatibilidad.

Las circunscripciones especiales transitorias de paz para las víctimas, ¿cómo evitar que las casas políticas se apoderen de
ellas?, ¿Tendremos el valor y la sapiencia para lograr consensos, alrededor de lo que sea mejor para el territorio de los
Montes de María, o declinaremos ante el poder económico de los caciques políticos?.
Los planes de desarrollo con enfoque territorial PDET. ¿Vamos a ser capaces de entrar como protagonistas principales
en la elaboración de estos planes, o vamos a dejar que plataformas existentes en el territorio y con algunos intereses
particulares manejen este tema y lo molden a su acomodo?.

¿Se despertará un interés general por acceder a los contenidos de los decretos reglamentarios de los acuerdos o
dejaremos a los representantes de la organizaciones y su directiva que sigan luchando sin la masa requerida para mostrar
el verdadero poder mayoritario que tiene el pueblo que no hemos canalizado a nuestro favor.
La coyuntura electoral: ¿esta vez nos preparamos o dejaremos que el agua corra y se desborde llevándose el terreno que
hemos ganado con nuestra insistencia, persistencia y resistencia? Hemos llegado al punto de hacer historia, historia que
reescribiremos si unimos nuestras capacidades y tenemos la madurez de crear consensos.

Miel de abeja
Contactos:
321 596 5185
312 688 5393
311 685 3906
cadenaapicola@gmail.com
http://montesdemariamitierramidentidad.blogspot.com

2
Comunidades Étnicas sin VÍAS para su
PRODUCCIÓN AGRÍCOLA
Investigación: Pedro Carballo, Malvis Ariza, Eider Vega, Anny Zorrilla
Texto: Anny Zorrilla
Equipo de Comunicación rural Montes de María

Son las 10:30 am. Hace calor, característica destacable de los Montes de María. Estamos en el consejo comunitario Eladio
Ariza en San Cristóbal, una comunidad negra de la alta montaña de San Jacinto. El señor Julio Mercado está reparando su
Jeep, pues se le averió una vez más, por hacer el viaje hasta Marialabaja llevando productos agrícolas campesinos con unas
vías en pésimo estado.
“La vía, es intransitable, ya quizás no es para carros
sino para animales, para burros y uno en los burros no
puede sacar la cantidad de carga que saca en un carro
por eso se está perdiendo el aguacate, se pierde la yuca,
se pierde el ñame, se pierde todo”- Nos cuenta el
señor Julio, quien por muchos años ha recorrido esta
vía transportando alimentos.
Ayer, también conocimos a Edis Julio, un joven conductor
que también se encarga de llevar los sueños, las fuerzas y las
esperanzas de muchas familias campesinas en su Jeep por
esta vía que sale desde el consejo comunitario Santo
Madero, pasando por San Cristóbal hacia Marialabaja.
Decidimos acompañarlo en los casi 20 kilómetros de camino que hay desde San Cristóbal a la Curva en Marialabaja, lugar
donde generalmente descargan los productos. Realmente fue un recorrido largo y tedioso. Tuvimos que bajarnos varías
veces para restarle peso al vehículo o para quitar cantidad de piedras apiladas que dejan los palmeros en el camino para
'reparar' el impacto que desde hace más de 10 años vienen causando en esta vía con sus tractores, sumándose así a los
daños que deja la lluvia y el abandono estatal.
Edis llevaba treinta bultos de aguacate de varias familias cultivadoras de la zona. Soportamos atolladas descomunales,
subidas y bajadas, frenadas y aceleradas, situación cotidiana que lo ha vuelto un experto en ésta vía. Rogábamos en
silencio para que no se fuera a perder mucho aguacate pues señor Eder Ariza, líder de la comunidad de San Cristóbal y uno
de los dueños de la carga que llevábamos, nos había contado que hacía 15 días, había perdido más de 400 aguacates y las
pérdidas de las demás familias eran casi iguales pues ni las motos podían pasar por el barro que habían dejado las fuertes
lluvias de la semana, además los tractores de la palma habían transitado bastante el día anterior. Contamos con suerte,
esta vez no se dañó todo el producto y pudimos llegar a Marialabaja luego de tres largas horas; demasiado tiempo para un
trayecto que bien podría hacerse en 45 minutos aproximadamente, si la vía estuviera en buen estado.

Aquí estamos nuevamente con el Señor Julio Mercado, quien aún sigue tratando de arreglar su jeep, hablamos de la
diversidad de alimentos que se producen en estas montañas de tierra afrodescendiente. Él toma un respiro y nos cuenta
que se produce plátano, yuca, maíz, aguacate y ñame y que más del noventa por ciento se está perdiendo. Relata que
anteriormente cuando las vías eran afectadas solamente por las lluvias y la comunidad se unía para arreglarla, se podían
hacer 4 viajes; ahora pueden hacer un solo viaje, pues las condiciones son tan malas que no es posible arreglarla sin la
maquinaria apropiada.

Estos Consejos Comunitarios nunca se quedan quietos, el señor Eder Ariza, líder de la comunidad de San Cristóbal, nos
habla con tristeza pero con la fuerza que lo caracteriza de todo lo que han hecho, desde hablar con las alcaldías de
Marialabaja y San Jacinto, pasando por tener reuniones con Asopalma hasta llegar a la Gobernación de Bolívar pero nada,
hasta ahora nadie los ha escuchado y ellos han optado por dejar perder las cosechas pues con las vías en mal estado el
costo del transporte sube y los precios en los mercados están por el suelo. Y las ciudades esperando alimentos.

En mi mesa y en mi Negocio
Apo y o l a pr
oducc
ión

Campesina
Contacto:Teléfono:
313 5168227
redfruticola@hotmail.com Productos
100%
Corregimiento de Matuya Naturales
María la Baja
En riesgo producción agrícola en Montes de María
Escasez de vías y mercados justos
Ya es medio día y después de saborear un delicioso
sancocho, acompañamos a José en su viaje a llevar sus
productos agrícolas al casco urbano del Carmen de
Bolívar. El paisaje es impresionante, las montañas de
verde intenso y los arroyos cristalinos, se conjugan con los
caminos empinados, enlodados, con tramos realmente
trochas que reta a los experimentados conductores,
quienes logran subir con gran pericia en sus vehículos
adaptados para las condiciones que brindan estas vías. Es
época de invierno y las vías rurales de Montes de María se
ponen intransitables. Jose nos cuenta que esta situación
de las vías tiene pudriéndose toneladas de ñame en las
parcelas campesinas de la región.

Después de pasar la loma La Cansona ya nos sentimos en el casco urbano y pronto llegamos al sector conocido como El
Veintiocho, en donde los intermediarios esperan a los campesinos para comprar sus productos a muy bajo precio. Jose logra
vender sus productos, pero no como lo esperaba.
Vemos así la gran cantidad de alimentos que sale de esta rica y productiva región de los Montes de María, con familias
campesinas como las de Jose Miguel, que desde su labor aportan a la alimentación de las ciudades. Una realidad que necesita
el impulso estatal para así potenciar este importante renglón de la economía regional y nacional.

Estamos en el sector “El Veintiocho” en el casco urbano de El Carmen de Bolívar y Jose Miguel Ortega Niño acaba de vender
el último bulto de los 20 que traía llenos de ñame, plátano y aguacate. Era el medio día cuando salimos con Jose Miguel de su
vereda Camaroncito ubicada en la alta montaña y para llegar hasta aquí tuvimos que sortear varios obstáculos en una travesía
de casi 2 horas en jeep. José Miguel traía la esperanza de vender a buen precio. Sin embargo, los intermediarios impusieron sus
precios; el bulto de 100 aguacates que esperaba venderlo en 40 mil pesos, lo pagaron en 25, es decir 250 pesos cada aguacate.
Acompañamos a Jose Miguel en su travesía para poder comercializar los productos que cultiva en la parcela de su familia. Todo
comienza desde las 5 de la mañana; apenas se pueden ver las montañas entre la espesa neblina, estamos en la vereda
Camaroncito en el corregimiento de La Cansona. La casa de la familia Ortega Niño es animada por el canto de loros,
guacamayas, guacharacas, mochuelos, canarios y de los sonidos de gallinas y pavos que vienen desde el patio. Nos acompaña
una taza de café caliente preparado por Marledys, hermana de Jose, él es el menor de 8 hermanos. Este joven campesino, tiene
22 años y al terminar la secundaria decidió dedicarse al campo porque trabajar la tierra lo hace feliz, y también por la necesidad
de ayudar a su mamá y su hermana con el sustento diario pues es quien asumió las riendas del hogar al morir su padre.
Después de caminar 40 minutos desde su casa ya se avizora la cosecha de ñame de aproximadamente dos toneladas apilada
bajo un árbol frondoso de matarratón. Jose calcula que hoy podrían salir casi 400 bultos de carga entre todos los campesinos
que sacarán productos a vender a El Carmen, en la vía ya están listos 4 jeep de carga, allí está un productor campesino con 40
bultos de aguacate que suman 4.000 unidades listo para salir. En la misma área también hay bultos de plátano y gajos de momo,
mafufo o cuatro filo, nombres con los cuales se conoce en la zona a diferentes clases de plátanos. También hay canastas con
mango, la fruta que está de cosecha por esta época.
A lo largo del camino los campesinos hablan de los productos que tienen en cosecha este año; según sus cálculos hay una
cantidad significativa de ñame pues afirman que puede llegar a las 1.000 toneladas y que en aguacate un 1.200.000 bultos y que
esperan que seproduzcan casi dos millones del fruto, nos recuerdan que la plaga que llegó a la zona ha matado más de 6.000
hectáreas de aguacate, lo que ahora tiene en crisis a muchos cultivadores.
Conversamos sobre como los afectan el mercadeo comenzando por el bajo precio de los productos agrícolas, el poder que
tienen los intermediarios, el estado de las vías terciarias, el alto costo del transporte, la falta de apoyo técnico que brinda el
estado al campesinado, y enlazan la conversación con la preocupación por el tema medio ambiental, primero por las malas
prácticas para la siembra, como son la tala indiscriminada de sus bosques, las quemas, el uso de agroquímicos, problemas que
ha disminuido la capacidad productiva del suelo.
4 5
Mujer y Agua en Marialabaja
Gladys Martínez
San José de Playón.
La búsqueda de fuentes de agua es el reto diario de estas mujeres que
al encontrarla se crea un vínculo muy fuerte y tal como en el “amor”
no importa la distancia ni el tiempo que les tome, irán hasta ella por
obtenerla.

Gladys Martínez lidereza comunitaria de 54 años, actualmente reside
con una de sus hijas y sus tres nietos y lidera la Asociación Campesina
Asoplayón. Así nos relata su experiencia:

Para obtener el agua que consumimos en mi casa camino casi dos
kilómetros, también cuando llueve aprovecho y agarro el agua que
Investigación:
cae del zinc.
Gloria Batista y Josefa Castillo
Equipo de Comunicación Rural de OPDS Montes de María
Tengo 28 años de estar cargando el agua en la cabeza, lo que me ha
Un alto porcentaje de las comunidades rurales en Colombia no cuentan con acceso a agua potable. Se estima que por causado enfermedades, hasta el pelo lo tengo más pequeño.
lo menos 3 millones de colombianos se enfrentan a difíciles situaciones para poder consumir el agua y no
precisamente en estado óptimo. La situación económica no está bien, uno lo manda a echar si tiene su
El municipio de Marialabaja que hace parte de la subregión de Montes de María no es la excepción; según el plan de plata pero cada 20 litros cuesta mil pesos. El Gobierno nos tiene
desarrollo 2016-2019 de este municipio, el 70% de la población rural no cuenta con el servicio de acueducto y existen abandonados, por ser una comunidad de víctimas que fuimos
casos como el de los habitantes del corregimiento de San José de Playón, quienes se abastecen por medio de una maltratados atropellados, en ese sentido estamos en un completo
motobomba que toma el agua de la represa de Arroyo Grande y la lleva directamente a sus casas sin el debido abandono, porque agua potable no tenemos, todo el que viene dice
tratamiento. Cabe resaltar que las orillas de la represa han sido sembradas de palma de aceite que vierte residuos en el que nos va a colaborar y no hay nada.
agua, y existen varias denuncias por contaminación.

Según las comunidades campesinas para poder acceder a agua dulce y limpia deben recurrir a las lluvias y a los Emérita Estrada En Marialabaja el problema del agua potable no es sólo para quiénes
alejados pozos, arroyos o jagüeyes que por lo general se encuentran a kilómetros de distancia y hasta donde caminan Vereda La Suprema deben buscarla en pozos, también para quiénes tienen acueducto
diariamente las mujeres campesinas para garantizar el agua en sus hogares. como el caso de la vereda La Suprema (Matuya), donde el agua. es
tratada adecuadamente.
Son precisamente tres mujeres campesinas de Marialabaja, las encargadas de compartir su experiencia para poder Emerita Estrada, campesina cultivadora, quién dejó de traer el agua
acceder a agua para el consumo de sus hogares: para el consumo desde una represa contaminada por la llegada del
acueducto.
Anteriormente tomábamos el agua de unas cañadas, pero luego
llegó la siembra de la palma, y con ella la fumigación de químicos en
Dilsa
Dilsa Padilla
Padilla la zona, lo que hizo que cuando lloviera todos esos químicos
Vereda
Vereda Palo
Palo Altico
Altico corrieran hacia las cañadas, contaminando el agua y causó la muerte
de algunos niños que tomaron de esa agua, actualmente los niños
La relación que por años se ha construido entre las mujeres y sufren de diarrea, vómito y rasquiña.
este bien preciado va mucho más allá que solo abastecer a sus
familias o recorrer grandes distancias, algunas de ellas tienen En las plumas de la Suprema brota agua, pero la población considera que no está debidamente tratada por lo que algunos
más de 25 años realizando esta actividad, es decir, ir a buscar prefieren seguir tomando el agua de lluvia.
agua hace parte de sus vidas . Ahora consumimos el agua que llega aquí a la casa (de acueductos), a veces la pluma se daña y
Es el caso de Dilsa Padilla de 64 años, quien vive con su esposo y tenemos que ir a la bomba de allá del acueducto y la agarramos de allá mismo, porque siempre
ocho personas más, entre hijos, nuera y nietos. Para buscar el la de allá tiene un poquito de cloro, de aluminio, está un poquito tratada. No le echo nada para
agua debe hacer tres veces o más el mismo recorrido a un pozo potabilizarla, ahora nos regalaron unos filtros, entonces la paso por el filtro y no tengo que
que le queda de 15 a 20 minutos de su casa. echarle nada. Aquí vinieron a hacer una prueba de agua de la represa y salió bastante
contaminada.
Antes teníamos un pozo aquí cerca en Leticia pero ese pozo se secó (Por la sequía que sufrió la zona); yo nací
aquí y ese pozo nunca se había secado y desde hace más de cinco años nos ha tocado ir al pozo que está por la Debido a los innumerables problemas relacionados con agua que esta zona del país presenta, la comunidad de La
palma y esa agua la usamos para consumo. Suprema, instauró y ganó una acción de tutela con el fin de que se les garantice el servicio de agua potable a todo el
municipio.
Yo voy tres veces todas las mañanas y en cada viaje traigo una pimpina de 20 litros. El gobierno ahora mismo
no está haciendo nada, tenemos años pidiendo que nos pongan el agua potable porque la necesitamos, yo no La situación es bastante irónica, pues Montes de María es una región que posee una riqueza hídrica representada
quiero cargar más agua porque me duele, tantos años haciéndolo ha afectado la salud, se me llena una arteria por las represas, arroyos, ciénagas y el gran río Magdalena. Se plantea que una salida a esta situación podría ser la
en cuello y no puedo cargar en los días que estoy así. Los médicos me lo prohibieron, pero no hay otra creación y fortalecimiento de acueductos comunitarios y la urgente protección, conservación y descontaminación
manera, ya estoy cansada. de las fuentes hídricas.
6 7
La Reparación Colectiva en Montes de María
y Magdalena no Avanza
Pese a que el derecho de las víctimas hace parte de la implementación de los Equipo La Parcela: ¿Qué sigue para la comisión Étnica Campesina en materia de
acuerdos de paz, y que la ley que los protege tiene más de 5 años de aplicación, seguimiento y en defensa de sus derechos?.
los procesos de Reparación Colectiva de Montes de María y Magdalena no han
logrado avanzar, así lo manifiestan los delegados de la Comisión Étnico- Geovaldis: Es un reto porque es una comisión autónoma, tenemos muchas debilidades en el tema
Campesina que han conformado 18 Sujetos de Reparación Colectiva –SRC- de
éstas regiones, con el acompañamiento de la Corporación Desarrollo Solidario
económico pero estamos haciendo todo lo posible para poder superar todos esos obstáculos: Yo
(CDS) y la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento pienso que el principal reto es evaluar y tener un informe bien detallado de cómo está cada Sujeto de
Forzado (CODHES). Reparación Colectiva en Montes de María y en el Magdalena y creo que ya lo estamos logrando.
La Comisión étnico-campesina fue creada el 7 de junio de 2016 y se
proyecta como un actor importante en la construcción de paz a partir de Necesitamos ganar en interlocución y concertación con el Sistema Nacional de Reparación de
la garantía de los derechos y del ejercicio real de la participación. Víctimas [SNARIV] en todos los niveles, es una tarea que tenemos clara.
Esnaldo Jetar Contreras y Anny Zorrilla del equipo de
Comunicación OPDS-Montes de María, conversaron con Equipo La Parcela: ¿Qué recomendaciones le das como miembro de la comisión étnica
Geovaldis González, delegado del Proceso Pacífico de la alta campesina y como secretario técnico, a los nuevos procesos que apenas están iniciando la
Montaña y secretario Técnico de ésta Comisión: ruta?
Geovaldis: Además de todo lo que decía anteriormente, les digo que esta comisión es un espacio
abierto para sumar, cada Sujeto de Reparación Colectiva que quiera hacer parte de la Comisión, las
puertas están abiertas y aquí estamos para eso, para que todos aportemos un grano de arena y se
haga un ajuste, un seguimiento bien detallado de cada uno de los Sujetos. Que se exijan estos
derechos que tenemos como víctimas en todas las instancias, en el gobierno central, en el
Equipo La Parcela: ¿Por qué consideran que hay un departamental y en el municipal, que son los máximos responsables de que se cumplan todas las
estancamiento de los procesos de reparación colectiva? medidas que se establezcan en cada uno de los planes de reparación colectiva.
Geovaldis González: Vemos mucho estancamiento porque sólo se ha
logrado adelantar en los primeros pasos de la [Ruta Administrativa
para la Reparación Colectiva], y cuando se llega al paso de la
implementación [de las medidas formuladas en el Plan Integral de
Reparación Colectiva – PIRC-], ahí se estanca todo. CONFORMACIÓN DE LA COMISIÓN:
Bolívar: - El Carmen: El Salado, Alta Montaña, Consejo Comunitario Berruguitas (étnico); -
Además de eso, las inversiones o los poquitos avances que hemos San Jacinto: Las Palmas, Consejo Comunitario Eladio Ariza (étnico), Consejo Comunitario
visto los estamos viendo con daños. Por ejemplo, en el caso de El Santo Madero (étnico);- María La Baja: San José de Playón, Arroyo Grande y sus veredas,
Salado, de Las Palmas, de Mampuján, que llevan un proceso más Consejo Comunitario Níspero Angola (étnico)
avanzado que los demás Sujetos de Reparación Colectiva, vemos esa
inconformidad en los diferentes sujetos por la inversión que ha Sucre: - En Ovejas: Seis Veredas, Chengue, Flor del Monte; San Onofre: Consejo Comunitario
hecho el estado sin una adecuada organización. Libertad (no étnico), Concejo Comunitario Renaciente (étnico); - Colosó: Chinulito
Magdalena: - Chibolo: Pola, Palizua, Canaán, Bejuco Prieto.
En el caso de El Salado se ha hecho una inversión inmensa en temas
de infraestructura pero no vemos esa inversión en el tema de
sostenibilidad de las comunidades. En el tema de una estabilidad
laboral como es una estabilidad del campesino no vemos unos
proyectos productivos sostenibles en el tiempo.

Equipo La Parcela: ¿Y frente a los Planes de Reparación Colectiva cómo ven a la institucionalidad?
Geovaldis González: Una de las cosas que no vemos en la mayoría de los Planes Integrales de Reparación Colectiva es que
no tienen el presupuesto asignado, hay unos responsables pero unos responsables sin presupuesto. Hemos encontrado Confección ApoyoCAMPESINA
la producción

también que hay muchas alcaldías que ni conocen los diferentes Sujetos de Reparación Colectiva que están en sus
municipios, no saben cómo hacer un proceso participativo con enfoque diferencial para construir las medidas de
Macramé
reparación y nos preocupa porque ellos son los máximos responsables de que los sujetos de reparación colectiva Country
accedan a los diferentes derechos que tienen como víctimas.
La reparación colectiva como lo dice, es reparar algunos daños que se cometieron en el espacio de la violencia y eso es
Tejidos
lo que debemos tener muy claro. Debemos aprender a diferenciar el tema de reparación colectiva del tema de política
pública, porque ahora el Estado, los diferentes entes territoriales nos están haciendo obras y nos las quieren hacer pasar
Totumo Contáctenos: 3103997137
pilanderas@hotmail.com
como una reparación nuestra. http://montesdemari amitierramidentidad.blogspot.com
8 9
Un Sentido Adiós a
Nuestro Amigo Felipe
Nyria Ramirez
Corporación Desarrollo Solidario

Felipe Antonio Aguas Garizao nos ha dejado un
legado de lucha y organización campesina. Recorrió
territorios campesinos durante 51 años en Sucre y
Bolívar organizando a su gente y recuperando la
tierra para ponerla a parir alimentos. Vivió y resistió
el conflicto armado en Montes de María, lideró el
retorno de su comunidad junto a la ANUC y, más
tarde desde su organización ASOCARES, movilizó
a cientos de familias campesinas para defender su
derecho a vivir dignamente.

Murió a sus 67 años en su pueblo campesino Villa
Colombia en el Municipio de Ovejas, donde lo
despidieron al son de Miguel Duran, música con la que
acostumbraba a animar sus parrandas sabaneras.

Carmelo Márquez, su amigo y hermano, lo recuerda tarareando también a Máximo Jiménez, como aquella que dice:

"Soy campesino, soy montañero, mi profesión es agricultor, labro la tierra, labro el camino y la
alimento con mi sudor"; o ésa que tanto inspiraba a Felipe en su lucha "esta tierra es mi tierra,
este cielo es mi cielo".

Felipe y su esposa Blanquita tuvieron ocho hijos, quienes lo reconocen como un hombre fácil de
querer y admirar, pero eso sí listo para decirle sus verdades al que fuera y como fuera; se hacía
escuchar de alcaldes, gobernadores, empresarios, ante quienes ponía siempre de presente la
dignidad campesina.

Se reía todo el tiempo y veía todo fácil, dice Carmelo: recuerdo que me regañaba porque a veces
no funcionaban bien las cosas en la organización o me hacía reír con sus ocurrencias; un día que
íbamos a comprar unos pollos para un proyecto productivo de Asocares, se le dio por sentarse en
la mitad del parque a contar 13 millones de pesos, y delante de todo el mundo. Yo le advertía, pero
él con su acostumbrada seguridad de siempre me dijo: 'recuerde que a mí nadie me puede hacer
nada'.

Dicen que su día más triste fue el 5 de abril de 2006 cuando mataron a Victor Olivera, líder
campesino y hermano de lucha. No solo dijo tener realmente miedo sino que rabió hasta el
cansancio, lloró y pidió que lo sacaran de ahí, que no quería morir. Al día siguiente fueron por él,
pero no lo encontraron porque se había ido para Bogotá, donde permaneció solo siete meses
porque según él "estaba muriendo en vida".
Regresó a Ovejas, poniendo gran impulso en motivar a su pueblo para retornar a su vereda, a su
tierra.
El 13 de junio se fue con su medallita del Che Guevara al cuello, la que
nunca se quitaba, y justo para su último adiós un 14 de junio, día del
aniversario de nacimiento de su icono revolucionario: "es mi protección - "Esta tierra es mi tierra,
decía-, no ve cuántas veces me han buscado para matarme, es mi amuleto"
este cielo es mi cielo".

10
¡Hasta siempre compañero!
Somos territorio, somos lo que sembramos:
Por la conservación de semillas criollas y nativas en los Montes de María.
Jeisson González
Pasante Sociología Universidad Nacional
Corporación Desarrollo Solidario
Las semillas criollas son patrimonio de los pueblos y son una parte fundamental de lo que somos. En ellas, se refugia nuestra
historia, nuestros saberes (que perduran en el tiempo de generación en generación), nuestra soberanía, y la esencia de nuestras
comunidades y paisajes; en síntesis, las semillas son resguardo de nuestra identidad. En Los Montes de María, al mismo tiempo
las semillas criollas son reflejo de la diversidad que tiene vida en los ecosistemas y culturas que rodean la magia de su territorio. Al
igual que los colores, formas y sabores que caracterizan las variedades criollas, en los Montes de María esta diversidad compagina
con la complejidad de los sistemas ambientales de bosque seco, ciénagas y playones que se alzan sobre sus montañas, y con la
fuerza de la interculturalidad afro, indígena y campesina que permanece inquieta en sus reservorios.
En este contexto, en el marco de las acciones que se han venido desarrollando desde la línea estratégica de economías campesinas
de la Corporación Desarrollo Solidario (CDS), han surgido distintos escenarios para la conservación, protección y
multiplicación de semillas criollas y nativas, desde diversos objetivos:

Consolidación de un inventario participativo Asesoría técnica en procesos agrícolas y agropecuarios con
de semillas criollas y nativas cuyo objetivo enfoque agroecológico en Parcelas comunitarias y familiares de
principal ha sido la sensibilización sobre la las diversas organizaciones campesinas que acompaña CDS, con
importancia políticas de las semillas en manos de la implementación de diseños prediales que comprenden la
campesinos y campesinas, el riesg o de parcela como un sistema de relaciones agrícolas, ambientales y
desaparición de especies y variedades, y su sociales que tienen incidencia a nivel territorial.
impacto en el equilibrio ambiental y social del
territorio.
En la primera fase de investigación del inventario se La Escuela de Agroecología donde se hace posible otra
han identificado más de 44 variedades de arroz criollo, manera de producir el campo, a partir de saberes y técnicas que
23 de yuca criolla, y 20 de ñame criollo, (zonas rurales recaen en la conservación ambiental y la soberanía alimentaria,
de María la Baja, la zona alta de San Jacinto y en zona desde la identidad campesina y étnica., cuyos conocimientos
de playones el Canal del Dique). ancestrales y tradicionales son base para un empoderamiento
ecológico, productivo y social del territorio. Se han fortalecido
espacios de intercambio de saberes para la caracterización,
Generar estrategias de conservación y protección multiplicación y conservación de las semillas, tanto a niveles
de semillas a través de la articulación de redes de regionales y entre comunidades, y en niveles más amplios como
intercambio y multiplicación, con la generación de las alianzas con la Red de semillas libres de Colombia, y el
casas y guardianes de semillas en custodia de las Instituto Mayor Campesino IMCA.
propias comunidades.

En contraste a la riqueza social y agrícola que en estos espacios se han podido identificar, cada día son menos la
áreas en las que se desarrolla el arte del cultivar la vida desde las comunidades rurales y por con siguiente, muchas
variedades de plantas tanto de cultivos de alimentación, maderables y forrajeros nativos, se encuentran en un
riesgo latente e inclusive existen hipótesis que algunas ya desaparecieron, generando un grave efecto ambiental,
productivo y cultural en los complejos sistemas sociales y ecológicos que se desarrollan en el territorio.
Estos riesgos han venido aumentando paralelo al crecimiento progresivo de áreas cultivadas en monocultivos como la
Palma, la piña industrial, la teca y la ganadería extensiva. En Montes de María un 54,2% del territorio, más de 293.000
hectáreas, están destinadas a uso ganadero, es decir, 0.6 cabezas de ganado por hectárea en suelos en su mayoría de vocación
agrícola, y adicional, “Los monocultivos de la palma de aceite para la producción de biocombustible, y de maderables como
la teca y el eucalipto han ido creciendo entre compra masiva de tierras, el abandono de las parcelas y el despojo evidente”.
(OTE, 2012). Es por eso que la defensa de las semillas criollas y propias es la defensa del territorio, de nuestra identidad, de
lo que somos. Y es una necesidad que se profundiza en el contexto actual en el que se menciona con fuerza un concepto de
paz con enfoque territorial. Cultivar alimentos es cosechar paz.

En mi MESA y en mi NEGOCIO
apoyo la producción CAMPESINA
Contáctenos:
Red Piscícola del Norte de Bolívar
3107378874 - 3012818647 - 3106386596
repisnobol@gmail.com
http://montesdemariamitierramidentidad.blogspot.com
11
ACUERDOS DE PAZ
Punto 1: Desarrollo Agrario y Reforma Integral

Una publicación de la Corporación Desarrollo Solidario, OPDS-Montes de María.
Con el apoyo de Fundación Ayuda en Acción Colombia y Pan para el Mundo.

Dirección Corporación Desarrollo Solidario: Auristella Moreno Iriarte. .
Coordinación editorial: Nyria Ramírez Ortega. Diseño y diagramación: Alexandra Ramírez.
Fotos: Leonardo Montes Pérez, Nyria Ramírez Ortega, Melvis Ariza, Impresión: Darwin Silva
Elmer Arrieta, Pedro De La Rosa, Gloria Batista, Josefa Castillo,
Gabriel Urbano, Archivo Corporación Desarrollo Solidario.
Investigación de textos:
Equipo de comunicaciones OPDS:
Jairo Barreto, Anny Zorrilla Ramírez, Pedro Carballo Monterrosa,
Eider Vega, Malvis Ariza, Pedro De La Rosa López, Gloria Batista, Contacto:
Josefa Castillo, Esnaldo Jetar Contreras. (5)6640871 – 3116853906 –
Corporación Desarrollo Solidario: Jeisson González direccion@cds.org
comunicacionescds1@gmail.com- opdsmontesdemaria@gmail.com
cds.org.co
Cartagena-2017

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente los puntos de
vista de las agencias que colaboraron con el financiamiento de la publicación.

Con el apoyo: