CAPITULO I

EL CUIDADO DEL ORIGEN DE LA VIDA

INTRODUCCIÓN

Vivir es el supremo bien del ser humano, ya que lo contrario sería la simple negación de la
existencia, o sea la nada. En este sentido «ser» y «vivir» se identifican. Y ya que la vida es
el bien más originario del hombre y lo que fundamenta todos los demás derechos, es
evidente que merece un cuidado máximo desde la concepción hasta su muerte natural.

Es claro que la ciencia médica, con tal poder sobre los genes humanos, puede hacer un buen
uso en orden a prevenir, detectar y aun curar algunas enfermedades genéticas. Por lo que la
moralidad de estas acciones sólo dependerá de dos razones: de algunos límites en su
aplicación y del uso de los medios a emplear. En todo caso, se ha de respetar la dignidad
de la persona tal como está dispuesto por Dios.

En resumen, el dominio sobre el origen y producción de la vida da al hombre no sólo la
capacidad de crearla, sino también de evitarla y aun de destruirla. Es, pues, evidente que
esta situación no es ajena a la ciencia ética, sino que la reclama como un principio
orientador en servicio del mismo hombre y de la humanidad entera.

I. LA ESTERILIZACIÓN ANTIPROCREADORA

El primer pecado contra la vida es privar a la mujer y al hombre de la posibilidad física de
comunicarla. Privarse a sí mismo de la capacidad fisiológica de procrear equivale a sufrir
un verdadero deterioro en la integridad de la persona, puesto que además mutila su cuerpo.
De aquí deriva la gravedad del pecado de esterilización.

1. Fijación terminológica

a) Definición

«esterilización» es el acto de intervenir en alguno de los órganos indispensables para la
reproducción, por lo que se priva al hombre o a la mujer de la facultad procreativa.

Dos clases de esterilización: orgánica y funcional. La primera se lleva a cabo mediante
alguna modificación de los órganos sexuales. La funcional, por el contrario, sólo entorpece
su normal funcionamiento, lo cual puede llevarse a cabo con productos farmacológicos para
no procrear.

En consecuencia, la esterilización, tanto «orgánica» como «funcional», se distinguen de la
contraconcepción, del aborto y del infanticidio. La «esterilización» o bien imposibilita la
formación de los elementos germinales masculinos o femeninos o impide que pasen a las
vías genitales del hombre o de la mujer; la «contraconcepción» hace infecundo o impide el
encuentro entre el espermatozoide y del óvulo; el «aborto» interrumpe el proceso generador
con la expulsión del óvulo ya fecundado y el «infanticidio» mata la vida del ya nacido.

La esterilización también se distingue de la castración y de la ovarisectomía.

b) División

 La esterilización puede ser directa o indirecta: la esterilización directa busca eliminar la
capacidad misma generadora, cabría entonces distinguir dos clases de esterilización
directa: la que rehuye la procreación en sí misma, pues la persona se esteriliza sólo con
el fin de no tener más hijos, y aquella que pretende evitar el embarazo de la mujer por
razones de salud física o psíquica de la futura madre. Esta segunda es la que se puede
denominar con rigor «esterilización preventiva», o también «médico-preventiva».
La esterilización indirecta, no es buscada en sí como fin, sino que se sigue a una
operación necesaria que lesiona un órgano procreador, por un cáncer, por ejemplo. La
esterilización indirecta recibe también el nombre de «esterilización terapéutica»1.
 Asimismo, la esterilización puede ser permanente o transitoria.
 Por último, la esterilización puede ser voluntaria o forzada, la esterilización voluntaria
es casi siempre por motivos antiprocreativos, la involuntaria o forzada admite diversas
causas: por una ley injusta, la que se hace para «mejorar la raza» o se somete a ella a los
retrasados mentales: (esterilización coactiva); por presuntos motivos demográficos se
practica en algunas naciones del tercer mundo se la denomina esterilización
demográfica. Los casos de los pacientes que no pueden ofrecer resistencia: es la
esterilización eugenésica. Por motivos de venganza cuando es practicada por un
particular: es la esterilización vindicativa. Como castigo, a modo de sanción, a un
criminal sexual: se aplica como «multa» es la llamada esterilización punitiva.

2. Razones que motivan la esterilización

La esterilización es un fenómeno conocido y practicado en otras épocas. Fue precedido de
la castración2, se intentaba alcanzar fines eugenésicos, o sea, evitar defectos hereditarios 3 y
de evitar ciertas enfermedades.

En la actualidad la esterilización, tanto masculina como femenina, se ha multiplicado por
razones anticonceptivas, y viene facilitada por dos datos, relativamente nuevos:

a) Facilidad de ejecución. Se trata de una operación sencilla, en la que el paciente apenas
nota molestias y que puede llevarse a cabo sin gasto alguno en régimen ambulatorio.
b) Sensibilidad antiprocreadora. Es la postura antiprocreadora que domina a buen sector de
la cultura actual de Occidente. Se debe reprobar moralmente la «esterilización

1
El Papa Pío XII subraya esa diferencia entre directa-indirecta con el fin de distinguir el juicio moral dispar que merece cada una de ellas
«Por esterilización directa queremos designar la acción de quien se propone, como fin o como medio, hacer imposible la procreación;
pero no aplicamos este término a toda acción que convierta de hecho en imposible la procreación. El hombre, en efecto, no tiene siempre
la intención de hacer aquello que resulta de sus actos, aunque lo haya previsto. Así, por ejemplo, la extirpación de ovarios enfermos
tendrá como consecuencia necesaria hacer imposible la procreación, pero esta imposibilidad acaso no haya sido querida, ni como fin, ni
como medio» (Discurso al Congreso Internacional de Hematología, 3. 12-IX-1958)
2
El hecho de la castración fue bastante frecuente en la antigüedad, tanto para con los vencidos en la batalla, como para los servidores de
palacio, que son los llamados «eunucos». Recordemos la «castratio euphonica», que perduró hasta el año 1884, y a la que eran sometidos
los niños cantores de la capilla Sixtina, para que conservaran sus voces blancas en los coros polifónicos. Esta práctica fue condenada
repetidamente por los moralistas de la época. Recordemos también, en la historia de la teología, la castración de Orígenes, por motivos
ascéticos, y la «castratio vindicativa» a la que fue sometido Abelardo, para impedir sus amores con Eloisa.
3
«Eugenesia» deriva de «eû» (bien) y «genesía» - «eû genemós» = bien nacido. Eugenesia equivale a «engendrar hijos sanos». Sabemos
que el ideal de todos los tiempos ha sido el del «hombre perfecto». Recordemos las exageraciones de la Alemania nazi.

por la inferioridad. que la unidad social o la unidad de vida que integra la existencia matrimonial. 3760). las clases de esterilización con sus móviles y sus fines: a) Esterilización directa «simpliciter» Es de modo voluntario por parte del paciente y se realiza sólo con el fin de hacer imposible la capacidad procreadora del hombre o de la mujer. se trata de una violación de la ley natural.«está prohibida por ley natural». con el fin de evitar la procreación y tener actividad sexual sin medida alguna. eugenésica» llevada a cabo por motivos aparentemente humanitarios y sobre todo la «esterilización preventiva». La argumentación de Pío XII dice: no es lo mismo la unidad del cuerpo humano. El método más frecuente es la «ligadura tubárica» o el llamado ligamen de trompas. a diferencia de la esterilización femenina. Moralidad de la esterilización. no redunda en infecundidad inmediata. Enseñanza del Magisterio. La enseñanza magisterial la califica como «intrínsecamente grave»: La respuesta del Santo Oficio: «Si se hace para impedir la procreación de la prole es una “una acción intrínsecamente mala por defecto en el agente”. Esterilización femenina y masculina Hasta época reciente la más practicada ha sido la esterilización femenina. 4. ya que ningún hombre privado. tiene dominio sobre los miembros del cuerpo» (Dz. etc. para evitar un nuevo embarazo con sólo obstaculizar la concepción de la mujer. el día 21 de marzo de 1931» (Dz.-Sch. 3. a los movimientos reivindicativos de la mujer. ni autoridad pública. b) Esterilización directa «preventiva» La esterilización «médico-preventiva» es la que se lleva a cabo con el fin de evitar un mal físico y psíquico que puede seguirse a un nuevo embarazo. Ambas técnicas imposibilitan la emisión de esperma fértil. En la actualidad se facilita y aumenta la esterilización masculina. nuevas técnicas: la vasotomía: simple sección del conducto deferente. La Congregación del Santo Oficio (24-II-1940): « Es Negativamente y que está prohibida por la ley natural. El Magisterio como los moralistas juzgan negativamente la legitimidad moral de esta praxis. De aquí que el . 2283) En consecuencia. y la vasectomía: extirpación de un segmento de dicho conducto. y que en cuanto a la esterilización eugenésica fue reprobada por Decreto de esta Congregación. Muchos apelan equivocadamente al principio de totalidad. aún la esterilización temporal -y por lo mismo reversible. La vasectomía.

Se entiende como tal la que impone la autoridad civil a algún ciudadano en contra de su voluntad.. Este caso se contempla ya. del hombre o de la mujer y no puede. La Congregación para la Doctrina de la Fe. La respuesta en negativa. sino toda esterilización directa de un inocente. considera como «esterilización directa» la que se lleva a cabo en previsión de posibles males físicos o de trastornos psíquicos que pueden acompañar a la madre en el caso de un embarazo. afirma que tampoco tiene aquí validez su aplicación. gravemente dañado. Se prohíbe considerar como lícita la extirpación de glándulas y órganos sexuales.. pero podría producirse un nuevo embarazo. 2252. OFIC. c) Esterilización directa «coactiva» o «eugenésica» Incluimos en este apartado tres tipos diversos: la genérica que se aplica a los disminuidos psíquicos. La respuesta es afirmativa.«principio de totalidad» se cumple sólo en un todo que forma en sí una unidad. o. El caso masivo más grave y cercano ha sido la ideología nazi alemana. lo que encierra un riesgo menor. por lo que respecta a la parte. Que debe ser totalmente reprobada y tenida por falsa y condenada como se enseña en la Carta Encíclica sobre el matrimonio cristiano Casti Connubii del 31-XII-1930»5. el cual no siempre. en la Encíclica Casti Connubii de Pío XI. Esta enseñanza la asume Pío XII. la que hemos denominado «esterilización preventiva». La Congregación para la Doctrina de la Fe dio respuesta a estas tres cuestiones que le habían propuesto:  Si es lícito la extirpación total del útero (histerectomía). Discurso al Congreso Internacional de Hematología (12-IX-1958) AAS 50 (1958) 734. la que se impone por motivos de raza (eugenésica) y la que se propaga con fines demográficos (demográfica). .. o sea. Dz. La respuesta es negativa. como tal». La esterilización propiamente eugenésica es la que persigue la pureza de la raza.. 5 SANT. si bien de modo general. pero en ocasiones causa graves trastornos. es lícito el ligamento de trompas. 4 PÍO XII. que «podría provocar un grave peligro para la salud o la vida de la mujer». como tal. que enseña: «Nuestro predecesor Pío XI y Nos mismo nos hemos visto obligados a declarar contraria a la ley natural no solamente la esterilización eugenésica. En cuanto al «principio de totalidad».. con el fin de impedir la transmisión de caracteres hereditarios defectuosos»4. como afirma el Papa. en consecuencia.  Si en el mismo supuesto b. definitiva o temporal. ser considerada como una solución válida para impedir la transmisión de una herencia enferma. Declaración (21-III-1931).  Si es licito en el mismo caso si no corre «un grave peligro la vida o la salud de la madre». para el «todo.

como bien sabéis.». quien ha recibido el uso de todo el organismo tiene el derecho de sacrificar un órgano particular. aplica el «principio de totalidad» al caso de la amputación de un miembro sano. sino que puede ser obligatoria en caso de que se ofrezca como solución única e imprescindible para alcanzar la salud. De ahí su nombre. Discurso al Congreso de Urología (8-X-1953). e igual del hombre como de la mujer. es ilícita en virtud de la ley natural. mas que mediante la extirpación de dicho órgano. todas aquellas actividades de los gobiernos o de otras autoridades públicas que tratan de limitar de cualquier modo la libertad de los esposos en la decisión sobre los hijos (FC. 6 PÍO XII. Pues bien. Esta situación ha sido condenada por Juan Pablo II. 8 PÍO XII. provocada por el bien de toda la persona.  Que quepa esperar que el mal negativo -la mutilación. 7 PÍO XII. se juzga necesario extirpar algún órgano sexual por y para la salud o supervivencia de la persona. de la que la Iglesia misma. AAS 43 (1951) 844. la esterilidad «indirecta». a partir de los años sesenta. Discurso al Congreso Italiano de Urología. se inician las campañas de esterilización en los países en vías de desarrollo por previsiones demográficas. «La Iglesia condena.  Que dicho daño no se pueda evitar o al menos disminuir notablemente. Por ello. si su conservación o su funcionamiento causan al todo un notable daño imposible evitar de otra manera»8. no tiene potestad de dispensar»6. en el supuesto de que estas tres condiciones concurran. En consecuencia. cuando obstaculiza la salud general del enfermo. (8-X-1953). AAS 45 (1953) 674. cuando se dan esas tres condiciones debidas. sino en que su conservación o funcionamiento entrañe directa o indirectamente una seria amenaza para todo el cuerpo»7. Pío XII. en 1951. Pío XII recoge esta misma enseñanza: La Santa Sede se vio en la necesidad de declarar expresa y públicamente se la esterilidad directa. Pío XII lo enseñó reiteradamente y lo deduce de un principio general: eliminar un órgano humano mediante «una mutilación anatómica o funcional» es lícito siempre que se den estas tres condiciones:  Que un órgano produzca un daño serio o una amenaza al conjunto del organismo. no sólo es lícita. bien sea «la supresión del peligro para el organismo entero o la mitigación de los dolores.Años más tarde. 30). Finalmente. es lícita la esterilización curativa o terapéutica: «El punto decisivo no está en que el órgano amputado o paralizado esté enfermo en sí mismo. AAS 45 (1953) 674-675. etc. d) Esterilización indirecta Es aquella que no busca per se eliminar la facultad procreadora. como ofensa grave a la dignidad humana y a la justicia. sino que. Alocución a las comadronas. desde el punto de vista médico. es lícito realizarla. la esterilización se considera sólo de «modo indirecto» y. tanto perpetua como temporal. . aunque anule la facultad generadora. pues de ordinario de denomina esterilización demográfica.compense con el bien positivo que espera alcanzarse. 20. en el discurso a los urólogos italianos.

se debe retener como esterilización directa. 5. 2).e) Esterilización punitiva-legal Se entiende por tal la que impone la autoridad como castigo a un delito. y sólo por motivos de venganza “castración”. Y. que de ordinario es de orden sexual. tiene por objeto inmediato que la facultad generativa quede incapacitada para la procreación. independientemente de la recta intención subjetiva de los agentes para proveer la salud o para prevenir un mal físico o psíquico que se prevé o se teme derivará en embarazo. RESUMEN: «Cualquier esterilización que por sí misma o por su naturaleza y condiciones propias. especialmente por Pío XII. 27). se la denomina «esterilización penal». En consecuencia - argumentan-. El Papa Pablo VI. si la enfermedad de uno de los órganos puede justificar la esterilización indirecta. Juan Pablo II hace lo mismo de Familiaris consortio (FC. Así la reprobación se encuentra en el Concilio Vaticano II (GS. Opiniones teológicas no concordantes con el Magisterio Hay tres argumentos: a las nuevas concepciones antropológicas acerca de la salud- enfermedad. ni por razones eugenésicas. 24. las nuevas concepciones del hombre subrayan la unidad radical de la persona: no sólo el conjunto orgánico. tales acciones merecen la condena más contundente y la calificación moral de pecado grave. dado que es una pena impuesta por la justicia. Los escritos magisteriales posteriores subrayan que ninguna autoridad civil puede disponer de los miembros del cuerpo de un ciudadano. Dz. Por lo tanto queda absolutamente prohibida según la doctrina de la Iglesia. f) Esterilización vindicativa Es la que se lleva a cabo por un particular. luego. La Encíclica Casti Connubii afirma de modo general: «Los públicos magistrados no tienen potestad directa alguna sobre los miembros de sus súbditos. En efecto. sino también el componente psíquico. donde no mediare culpa alguna ni motivo de castigo cruento» (CC. tal como es entendida en las declaraciones del Magisterio Pontificio. en la Encíclica Humanae vitae. Los documentos posteriores condenan toda clase de esterilización directa de modo genérico sin precisar más. ¿por qué no hacer uso de la misma cuando corre riesgo la salud psíquica del paciente? . 2246). sin previo juicio. ni por causa alguna podrán jamás atentar o dañar a la integridad misma del cuerpo. a la doctrina de Pío XII sobre el «principio de totalidad» y a que es la intención integral y no la distinción «directa»-«indirecta» lo que debe orientar la moralidad de la esterilización.

se puede aplicar ese principio. sino a la unidad somático-psíquico. el mal menor. argumentan. pues. Verbo Divino. El P. Pío XII dice que esta ampliación del «principio de totalidad» no es correcta. es preferible optar por el «mal menor». ya que lo que se intenta es realizar de una manera responsable un valor humano»9. Häring condena la irresponsabilidad de quienes intentan la esterilización motivada por una «mentalidad anti-baby». ni aun por razones gravísimas. pero en el caso de una «paternidad responsable». La razón es un principio básico de moral fundamental: las acciones humanas tienen una densidad propia y una valoración moral individual. Estella 1991. Marciano Vidal escribe: «Aunque defendemos que la esterilización no puede ser considerada como método normal de control de natalidad. cual sería aplicarlo a la totalidad de la vida moral.Concluyen. la moral no debiera ofrecer dificultades. 17). mantiene la opinión de que un matrimonio podrá apelar a este remedio. 575. Otros moralistas afirman.. sin embargo pueden darse situaciones en que el único método aconsejable para conseguir el valor de una paternidad responsable sea la esterilización. además de hacer un uso inadecuado de la doctrina del «mal menor»10. hacer el mal para conseguir el bien» (HV.y. estos moralistas disienten de la enseñanza magisterial. se deberá elegir el mal menor evitando transgredir el derecho natural: en esos casos no habrá pecado por falta de libertad necesaria para el pecado formal. 225. según esos autores. se podría permitir la esterilización. en el supuesto de que hay que obrar sin dilación.» (HV. En tales casos. es atender «a la intención directa y al significado interno» que motiva el propósito de someterse a la esterilización. Es preciso subrayar que estos autores. Existe. Consecuentemente. . pero no es aceptable una evolución analógica. o sea. pues el Magisterio sigue urgiendo la misma doctrina. VIDAL. se sitúan al margen de las enseñanzas actuales del Magisterio. En cualquier caso. el «principio de totalidad» no tiene aplicación sólo al conjunto de los órganos del cuerpo. el mal menor. El mismo criterio se encuentra en Moral de actitudes II/2. si es lícito aconsejar. por lo que cabría hablar de «esterilización indirecta». Diccionario de ética teológica. una aceptable evolución orgánica del «principio de totalidad». si se sufre la «psicosis de embarazo». La mayoría de los autores tratan el tema al hablar de la conciencia perpleja -en el caso de conflicto de deberes. 10 Bajo la denominación del «mal menor» se suelen comprender diversas situaciones: si es lícito en algún caso el mal menor moral. 14). Pablo VI afirmó expresamente que no cabe aplicar el criterio del mal menor: «No se puede invocar como razones válidas. y si se puede permitir o tolerar el mal menor distinguiéndolo de la autorización positiva del mal.. para justificar los actos conyugales intencionalmente infecundos. Y de modo rotundo el Papa enseña: «No es lícito. 9 M. Otros autores apelan al «mal menor». Pero aplicarlo al aborto y a la eutanasia en una tergiversación frontal de este principio moral. pues contemplan especialmente el caso en que recurra al aborto: entre la acción abortiva y la esterilización. en alguna circunstancia límite.

si el hombre colabora con Dios a engendrar una nueva vida. . Valoración teológica Es evidente que la misión de la teología no es la repetición ni la mera exégesis de la enseñanza del Magisterio. Häring. resulta que no es dueño absoluto de la existencia generada y. Por consiguiente.. la mutilación voluntaria de tal capacidad no está sometida a la voluntad exclusiva del hombre. Por otra parte. que incluye por igual cuerpo y espíritu. hasta perder el sentido. conviene tener a la vista que. sino del modo que le es propio. No obstante. su apelación a la unidad radical de la existencia humana. la justificación de aquellos casos a los que ellos conceden un aval moral supone un dominio absoluto del hombre sobre el poder procreador. se considera inmoral la castración a que se sometió Orígenes por un bien superior. que viene determinando por el querer de Dios. lo que no cabe deducir de la antropología bíblica.El Magisterio da la advertencia a la conciencia de los fieles para que rehúsen la doctrina que mantiene el dissenso y se adhieran a la enseñanza magisterial va más allá de un simple consejo11. para los moralistas que apuestan por el dissenso. no instintivamente como en los animales. por lo que no puede disponer a capricho de la capacidad de procrear. que precisamente prohíbe tales acciones. demográficos y aun de paternidad responsable requiere un planteamiento más amplio. con el fin de evitar un grave disgusto que podría alterar seriamente la vida psíquica. tampoco es propietario de su fuerza generadora. En efecto. no sirve la aportación de citas magisteriales. al teólogo le corresponde reflexionar sobre la Revelación y argumentar desde la fe acerca de la fundamentación de esta doctrina moral. de manera razonable y voluntaria. sino que también debe contemplar esa dimensión sobrenatural de la existencia cristiana12. B. sino que puede desacreditar el magisterio de la Iglesia». es ya una sentencia común en cualquier teólogo que rehúse el dualismo antropológico. La negativa moral a la esterilización provocada de modo directo por motivos eugenésicos. En ese sentido. Así escribe Häring: «Todo esfuerzo para condenar este tipo de acción (la esterilización) citando documentos de la Iglesia no sólo pone de manifiesto una falta de discernimiento. 40. etc. cual fue el amor a la pureza: también lo sería la drogadicción. 12 Tampoco es aplicable a otros aspectos que incluyen esa unidad. o sea. Más aún. o. sino que. puesto que debe transmitir nuevas vidas. Pero este mismo dato hace pensar que la unidad radical de la persona va más allá de la relación somático-psíquica: incluye también la dimensión trascendente del ser-cristiano. realidad física y dimensión afectivo-sentimental. Pero la ayuda del Magisterio no es sólo de índole intelectual. sino que debe contar con la permisión divina. aunque no es dueño absoluto de su vida. Estas enseñanzas magisteriales ayudan al teólogo a no orientarse por soluciones que se opongan al sentido bíblico de la existencia humana. sí le ha sido confiada la responsabilidad de velar y proteger dicha facultad. Por consiguiente. la totalidad radical del ser humano no cabe reducirlo sólo a la unidad somático-psíquico. consecuentemente.c. como 11 No obstante. Es cierto que tampoco los autores del dissenso permiten la esterilización en el caso de un uso «arbitrario» de la capacidad procreadora: sus conclusiones son mucho más matizadas. 6.

pues. pues resaltan los fundamentos antropológicas. en previsión del acto conyugal. 25). (8-VIII-1984). de modo genérico. mutilaciones o esterilizaciones directamente voluntarias de personas inocentes son contrarias a la ley natural»15. tanto en la predicación como en el confesionario. que es supremo. hacer imposible la procreación»13. vincula la conciencia de los fieles (DV. Esta doctrina se recoge. De aquí que no quepa «disentir». en el texto ya citado. la esterilización directa. como finalidad o como medio. La Declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe. sólo está permitida cuando se produce como consecuencia inevitable de una terapéutica encaminada a tratar o prevenir un estado patológico grave. LG. al privar deliberadamente de un esencial elemento a la prevista y libremente elegida actividad sexual». abril 1987. 15 CatIglCat. debe guiarse por esta doctrina de Juan Pablo II. Código de Deontología Médica.  Que salvo circunstancias especiales los dos cónyuges hayan sido debidamente informados sobre la irreversibilidad de la operación y sus consecuencias»14. que resume la enseñanza magisterial anterior. o en el desarrollo de las consecuencias naturales se proponga. especialmente la doctrina de la Encíclica Humanae vitae: «Es moralmente ilícita la interrupción directa del proceso generativo ya iniciado (aborto). evidente que los últimos documentos magisteriales no argumentan sólo desde el concepto de «ley natural». sino que afirma que «es lesiva para la dignidad e inviolabilidad de la persona». BIOGENÉTICA Esta parte de la Bioética juzga la moralidad del origen mismo de la vida. A esta doctrina se acerca el Código de Deontología Médica: «La esterilización irreversible. sino que más bien daña a su bien. Y añade: «La esterilidad buscada por sí misma no se dirige al bien integral rectamente entendido de la persona. En particular es necesario:  Que se haya demostrado su necesidad:  Que otros medios reversibles no puedan resolver correctamente el problema. II. 14 CONSEJO GENERAL DE LOS COLEGIOS OFICIALES DE MÉDICOS. Madrid. a no ser en circunstancias muy concretas. CONCLUSIÓN: El sacerdote. 10. Las raíces griegas «bios» (vida) y «génesis» (origen) definen este capítulo de la Biología como «ciencia acerca del origen de la vida». en el Catecismo de la Iglesia Católica en los siguientes términos: «Exceptuados los casos de prescripciones médicas de orden estrictamente terapéutico. 2297. no condena la esterilización como una simple mutilación del cuerpo. art. tal como también enseña la teología. Audiencia. la Biogenética estudia la eticidad con relación a tres momentos o acciones decisivas que originan la vida: el acto mismo procreador en la inseminación 13 JUAN PABLO II. o en su realización. 114. salvado el orden de las cosas y de los bienes. y toda acción que. Es.enseña la teología. . En el ámbito de la moral. las amputaciones.

Madrid 1992. Cabe distinguir dos modos de inseminación artificial: «in vivo» e «in vitro».  La unidad radical de la persona humana. Nuevo Diccionario de Teología Moral. con independencia del acto conyugal. la alteración de la paternidad mediante la inseminación artificial propiamente dicha y las manipulaciones a que puede estar sometido el tratamiento de los embriones humanos. del marido y de la esposa mediante un acto sexual propio y exclusivo en el matrimonio. Inseminación artificial y acto procreador Es evidente que la moral cristiana valora como único marco legítimo para el inicio de una nueva vida la relación amorosa. . sino como un sujeto. etc. algunas técnicas no sólo no respetan estos principios sino que manipulan la generación de la vida humana. 1483-1499. no logra alcanzar por sí mismo la fecundación deseada. De aquí que. es decir. que da respuesta ética a estos problemas. por lo que no cabe considerar el cuerpo como un «objeto».VV. «en» o «fuera» del cuerpo. a) Técnicas de inseminación artificial La inseminación artificial se practica de modo habitual a partir de 1960. de entrega total y mutua. SGRECCIA-L. en el caso de que ese objetivo no se obtenga de modo natural. sino que procede del ámbito externo a la pareja. el modo de obtener el material espermático. en ocasiones. 1. con un nombre genérico. La inseminación «in vivo» se lleva a cabo de modo directo. como «alguien». en AA. el uso de los óvulos fecundados. Ambas pueden ser homólogas o heterólogas.  La dignidad de la persona humana no permite que sea tratada como «algo». el tratamiento posterior del esperma. in situ (o en vivo) e in vitro. Los medios de inseminación «no naturales» -homóloga y heteróloga. Procreación artificial. Paulinas.  Inseminación artificial heteróloga: la fecundación del óvulo se realiza con esperma que no pertenece al propio marido.asistida. por lo que se demanda de la técnica médica la ayuda para obtener el efecto normal querido. sino como el elemento que visibiliza la persona.. Di PIETRO. la unión marital se lleva a cabo con el fin de tener un hijo.  Inseminación artificial homóloga: La fecundación del óvulo de la mujer con esperma del propio marido se lleva a cabo.motivan algunas preguntas éticas: la licitud. por causas naturales.  Fecundación asistida: El acto sexual. se denomina «fecundación artificial». La Congregación para la doctrina de la Fe promulgó la Instrucción Donum vitae (22-II- 1987). O sea. mediante una 16 E. Ed. la medicina actual está en condiciones de prestar su ayuda: es lo que.  Sólo el acto conyugal en el ámbito del matrimonio posee la dignidad adecuada para originar la vida de la persona humana16 En contraposición.

rechazando cualquier consideración ética sobre el proceso. se provoca por medio de medicamentos adecuados la estimulación hormonal y se busca el momento más oportuno de la ovulación. etc. Parecido proceso se sigue en la inseminación heteróloga. o bien seleccionando los espermatozoides o. pues. que objetar al aspecto técnico. Pero no cabe decir lo mismo desde la óptica de la ética: «Las causas de la utilización de la FIVET se debe al deseo de tener un hijo a toda costa. con «transferencia del embrión». Annotaciones. Hürth. facilita el encuentro del óvulo con el semen del varón. o tenga pocos espermatozoides. si se trata de esterilidad de la mujer. las técnicas son diversas y se perfeccionan cada día. reconocido como asesor más inmediato del Papa Pío XII en cuestiones morales. Si la esterilidad procede del varón. se somete a un rápido tratamiento el esperma viril. En el caso de que. ya fecundado. los equipos médicos tratan de satisfacer la demanda creada buscando el aspecto lucrativo de estas técnicas. Fecundación in vitro y transferencia de embriones (FIVET). 21 «Se ha recomendado la inseminación artificial en los casos en que el varón sufra malformaciones en el dorso del pene -epispadia-. Cuando se la designa FIVET se entiende «fecundación in vitro embryo transfer» o sea.. y por otra parte. El Magisterio como la Ética Teológica han formulado un principio moral a partir de la distinción entre ética y técnica. como acompañamiento a la unión sexual. Aclaradas las causas por las que no es posible llevar a cabo la fecundidad por medio del acto sexual. si se logra el embarazo. Como es lógico. se instala en el útero de la mujer (que para garantizar el éxito. el P. según los casos. este tema es distinto del juicio que merece la fecundación «in vitro». permitiese recoger parte del esperma para hacer uso posterior de él. Para permitir un juicio moral es preciso distinguir la asistencia médica que. o en caso de espermatozoides débiles con poca movilidad lineal que no son capaces de encontrarse con el óvulo para fecundarlo. MARCO BACH. No obstante. 20 Este principio es compartido por no pocos científicos. la biología ha venido en auxilio del hombre para procrear. admitía que cabía llevar a cabo el coito con un preservativo agujereado que no obstaculizase la penetración del esperma en la vagina de la mujer y. el médico pueda facilitar por medios físicos el que se produzca el encuentro entre el semen y el óvulo21. 19 J. se procede a la desinfección de los genitales femeninos. al mismo tiempo. 18 De ordinario. puede ser «asistida» por la ciencia médica. en la uretra -hipospadia-. En ambos casos. así como la etapa infantil del niño nacido. La inseminación «in vitro» se realiza fuera del cuerpo de la mujer17: en el laboratorio se lleva a cabo la fecundación de un óvulo por un espermatozoide y. b) Moralidad de la «fecundación asistida» El significado concreto que aquí se asigna al adjetivo «asistida» es el de facilitar el acto conyugal o posibilitar el encuentro del óvulo con el espermatozoide. «CuadBioét» 1(1990) 33-34. F HÜRTH. sin más límites que lo técnicamente posible y rechazando cualquier consideración»19. «Period» 38 (1949) 290-295. Cuando un hombre no produce . la revista inglesa «The New England Journal of Medicine» no publica investigaciones que violen las normas éticas. bien por defecto físico de la mujer o del marido. En el caso de que la naturaleza se resista. No hay nada. Por ejemplo. En consecuencia. La forma normal de obtener el semen es la automasturbación.jeringa que introduce el semen en la cavidad uterina de la mujer. que cabría formular así: «No todo lo que es técnicamente posible es moralmente admisible»20. eliminando aquellas causas que impiden la fecundación. su desarrollo es normal y lo mismo el nacimiento. Evidentemente. también cuando la mujer acusa malformaciones en los órganos genitales externos o hipersensibilidad en las paredes del aparato genital por infecciones o problemas psíquicos. Se la denomina FIV o FIVET18. se instalan al menos tres embriones u óvulos fecundados). de ordinario. Esta última puede realizarse bien con esperma obtenido recientemente del varón o de semen previamente congelado. 17 La técnica parece simple. se denomina FIV.

o en una probeta. La primera cuestión que se ventila es la cuestión del modo concreto mediante el cual se logra extraer el semen. Ya Pío XII expuso la prohibición y mencionó la condena llevada a cabo por el Decreto del Santo Oficio del 2-VIII-193923. Manipulación de la maternidad. AAS 48 (1956) 472. salvo en el caso en que el medio técnico no sustituya el acto conyugal. ineptas para la fecundación». sino que sea una facilitación y una ayuda a que aquél alcance su finalidad natural.. 23 PÍO XII. como aquí lo hacemos. completada por la acción de la técnica médica. sea a procurar que el acto natural realizado de modo normal alcance el propio fin»22. sino más bien.II. por lo que goza de un juicio ético positivo. Si el medio técnico facilita el acto conyugal o le ayude a alcanzar sus objetivos naturales puede ser moralmente aceptado» (DV. 7(19-V-1956). La Instrucción Donum vitae: «La masturbación mediante la que normalmente se procura el esperma. La instrucción Donum vitae. Discurso al IV Congreso Internacional de Médicos Católicos (29-IX-1949). constituye otro signo de esa disociación: aun cuando se realiza en vista de la procreación. para más tarde introducir el óvulo fecundado en la vagina de la mujer -«in vitro»-.6). II. ese gesto sigue estando privado de su significado unitivo» (DV. Como queda dicho. A partir de la década de los sesenta es práctica común en todo el mundo. Discurso al Congreso Internacional sobre Fertilidad y Esterilidad. Este caso. 22 PÍO XII. dice: «La inseminación artificial homóloga dentro del matrimonio no se puede admitir. Moralidad de la inseminación artificial –IA- La inseminación artificial es la que se lleva a cabo independientemente del acto conyugal. denominada por la medicina IAC. sino con el semen masculino previamente adquirido. espermatozoides se habla de azoospeermia secretora. El Magisterio de la Iglesia ha considerado siempre como medio inmoral la masturbación. o con esperma de un donante: en la inseminación heteróloga o IAD. A SANTOS RUIZ. o. a) Licitud de la inseminación homóloga «in vivo» Como se ha dicho.c. La doctrina de Pío XII: «La conciencia moral no prohíbe necesariamente el uso de algunos medios artificiales destinados exclusivamente sea a facilitar el acto natural. pero sin unión sexual inmediata. Tal inseminación no natural es conocida desde antiguo como medio para combatir la esterilidad.. AAS 41(1949) 560.La fecundación llevada a término mediante la unión sexual.6). Ambas se pueden realizar de modo inmediato en el cuerpo de la mujer - «in vivo». 44. En otros casos los espermatozoides son poco numerosos -astenospermia-. no cabe denominarlo «inseminación artificial». propiamente. 2. puede hacerse con semen del mismo cónyuge: fecundación homóloga. supone que la fecundación se lleva a término dentro del cuerpo de la mujer.. . «fecundación asistida». Pueden presentarse también formas anormales.

separan la procreación del acto conyugal. En concreto.y se pasa a fecundarlos en el laboratorio. se instalan en el útero de la mujer un número determinado de embriones: de ordinario. no menos de tres. 2377. estos así llamados embriones supernumerarios son posteriormente suprimidos o utilizados para investigaciones que. reducen en realidad la vida humana a simple material biológico del que se puede disponer libremente» (EV.La Instrucción considera éticamente reprobable toda fecundación llevada a cabo de modo artificial. se extrae un número determinado de óvulos -entre tres y diez. o sea. Disocian el acto sexual del acto procreador (cfr. Finalizado este proceso. 82)»24. El Catecismo de la Iglesia Católica: «Practicadas dentro de la pareja. El juicio moral in recto es el mismo que merece la infecundación «in vivo». la gestación deberá seguirse de modo normal hasta el alumbramiento. b) Moralidad de la inseminación homologa «in vitro» Designamos aquí por inseminación artificial «in vitro» la que se realiza con un óvulo fecundado por semen del propio marido fuera del cuerpo de la mujer e introducido posteriormente en el organismo de la madre.II.6). dan pie a nuevos atentados contra la vida. La respuesta negativa se formula como un axioma: «Cuando la intervención técnica sustituye al acto conyugal. La Encíclica Evangelium vitae reasume así el conjunto de razones que acreditan el juicio negativo sobre la reproducción artificial: «Las distintas técnicas de reproducción artificial. se procede a provocar una estimulación hormonal en la mujer con el fin de multiplicar la producción ovárica. Donum vitae. CDF. el motivo de la condena es el mismo: la separación entre acto conyugal y acción procreativa. con independencia del acto conyugal. En el momento más propicio de la ovulación. es moralmente ilícita» (DV. c) Moralidad de la inseminación heteróloga 24 CatIglCat. estas técnicas (inseminación y fecundación artificiales homólogas) son quizá menos perjudiciales. más o menos a este proceso: extraído el esperma del varón. cabe mencionar dos: que se almacene cierto número de los óvulos fecundados mediante una congelación y que se provoquen abortos con alguno de los óvulos ya fecundados. estas técnicas registran altos porcentajes de fracaso. Además se producen con frecuencia embriones en número superior al necesario para su implantación en el seno de la mujer. pero no dejan de ser moralmente reprobables. con el fin de tener más garantía de que sobreviva alguno de los implantados. en esta técnica hay otros actos que agravan el juicio moral. La técnica se somete. con variantes.14). . instr. bajo el pretexto del progreso científico o médico. La pregunta propuesta dice así: «¿Cómo se debe valorar moralmente la inseminación artificial homóloga?». Una vez alcanzada la fecundación.

Por el contrario. desde el deseo de tener un hijo. d) El derecho de los padres a la procreación A la vista de los éxitos que se logran alcanzar mediante las diversas técnicas. la moral católica condena el que. los que niegan el derecho a la inseminación artificial sostienen también que el hombre no debe limitar a capricho el derecho de procrear. préstamo de útero) son gravemente deshonestas. por lo mismo. En consecuencia. La razón elemental es que no se cumplen dos principios elementales: no se respeta la unidad marido-mujer y el hijo nacido no corresponde a la paternidad del llamado con razón «padre natural». a la dignidad de los esposos.se haga aquí más evidente.2). Admite diversas modalidades: puede ser la fecundación de un óvulo de la esposa con el esperma de un hombre distinto a su marido. 2376. con lo que se lesionan los derechos del hijo. Hay dos opiniones: quienes proclaman «el derecho a tener un hijo» y para ello defienden la procreación «in vitro». Quebrantan su derecho a llegar a ser padre y madre exclusivamente el uno a través del otro»25. Asimismo. debe abstenerse de esos medios de procreación 25 CatIglCat. La procreación debe respetar la facultad generadora. no es fácil que. máxime si la ciencia puede depararles el cumplimiento y satisfacción de sus deseos «el matrimonio no confiere a los conyugales el derecho a tener un hijo» sino solamente «el derecho a realizar los actos naturales que de suyo se ordenan a la procreación» (DV. Este segundo principio es aún más grave en el caso de una madre soltera. se dan casos en los que una mujer soltera o viuda trate de alcanzar la maternidad con la fecundación de su óvulo con esperma de un donador cualquiera. en caso de esterilidad.8). Es lógico que el juicio moral negativo de la inseminación artificial heteróloga -bien sea «in vivo» o «in vitro». son los mismos que luego profesan la limitación de la natalidad. dado que al hijo se le priva forzosamente del padre: «La fecundidad artificial heteróloga es contraria a la unidad del matrimonio. El Catecismo de la Iglesia Católica repite el mismo juicio moral condenatorio de documentos anteriores: «Las técnicas que provocan una disociación de la paternidad por intervención de una persona extraña a los cónyuges (donación del esperma o del óvulo. También cabe el caso contrario: que el esperma del marido fecunde el óvulo de otra mujer.La fecundación heteróloga significa un cambio cualitativo en orden a engendrar un hijo. los matrimonios estériles comprendan estas razones. los esposos recurran a la fecundación heteróloga con la finalidad de alcanzar la procreación deseada: (DV. . el hombre hace uso arbitrario de ella y.II. Estas técnicas (inseminación y fecundación artificiales heterólogas) lesionan el derecho del niño a nacer de un padre y una madre conocidos de él y ligados entre sí por el matrimonio.II. a la vocación propia de los padres y al derecho de los hijos a ser concebidos y traídos al mundo en el matrimonio y por el matrimonio» (DV. Cuando ésta se manipula.2).II.

al mismo tiempo que les abre el camino a la generosidad y a la adopción de niños abandonados: «La esterilidad. «no puede ser considerado como un objeto de propiedad»28. Los esposos que.8)29.II.. BAC. fuente de fecundidad espiritual» (DV.. 315.II. Algunas manipulaciones con embriones fecundados «in vitro» Se multiplican los «bancos de semen». Enseña el Papa: «En realidad. Por ello. La Iglesia trata de comprender la situación de los esposos que no tienen hijos.c. 3.que violentan la naturaleza. VIDAL. sino un ser en sí mismo. Ver también NICETO BLÁZQUEZ.. deben asociarse a la Cruz del Señor. se 26 Alocución 31-VII-1994. En ello deben descubrir el misterio de la cruz. El Catecismo de la Iglesia Católica. 2379. al cual debe facilitársele una vida digna. tras haber agotado los recursos legítimos de la medicina. pero no a procrear y menos aun a «tener hijos». Por estos motivos. Los esposos que se encuentran es esta dolorosa situación están llamados a descubrir en ella la ocasión de participar particularmente en la cruz del Señor. como son. por ejemplo. la ayuda a otras familias. La Instrucción recoge estas palabras de Juan Pablo II a los matrimonios estériles: «Los cónyuges estériles no deben olvidar que. 14). en las grandes Declaraciones de los derechos del hombre se reconoce el derecho a formar una familia. puede ser ocasión para los esposos de hacer otros importantes servicios a la vida de las personas humanas. sino un don». fuente de toda fecundidad espiritual. se repiten las pruebas con embriones en el laboratorio. «el hijo no es un derecho. en efecto. 90. según noticias no suficientemente confirmadas. De esta misma opinión participan muchos moralistas: «No existe un derecho ilimitado de todo ser humano a transmitir la vida por cualquier medio y a cualquier precio. El hijo no es un bien útil que sirve para satisfacer necesidades»27. La Iglesia alienta a los científicos a que continúen sus estudios y traten de superar los obstáculos y conocer las causas que producen la infertilidad en el matrimonio (DV. . los varios tipos de labores educativas. la adopción. 27 M. 29 «El Evangelio enseña que la esterilidad física no es un mal absoluto. el legítimo deseo de un hijo no puede ser interpretado como una especie de derecho al hijo que debe ser satisfecho a toda costa»26. Pueden manifestar su generosidad adoptando niños abandonados o realizando servicios abnegados en beneficio del prójimo» CatIglCat. Madrid 1996. incluso cuando la procreación no es posible. Bioética. Bioética Fundamental. se experimenta acerca de la elección del sexo del concebido y. Es evidente que la ciencia debe explorar los caminos que Dios ha dispuesto. aumenta el número de las «madres alquiladas». o. El hijo no es un objeto más de utilidad para la vida de los esposos. La esterilidad física. 28 CatIglCat. 2378. sufren la esterilidad. es ciertamente una dura prueba. cualquiera que sea la causa y el pronóstico. a los niños pobres o minusválidos» (FC. no por ello la vida conyugal pierde valor.8).

En efecto. A nadie se le ocultan los desórdenes que connotan estos hechos. es obvio que.3). BLÁZQUEZ. así como el riesgo de tráfico en el comercio de tales «alquileres de úteros». En cuanto a la moralidad de congelar embriones y almacenarlos. a quien ha encargado o contratado la gestación. puesto que como tal se considera al 30 «Por lo que se refiere a la hibridación o cruce humano con animales.sin padre y sin madre. pues el resultado es un hijo «encargado» -algo así como «fabricado». A la altura de 1995 no se conocía ningún caso de éxito en este dominio. pues en algunos casos ambos no serán conocidos por el nacido: «La maternidad sustitutiva representa una falta objetiva contra las obligaciones del amor materno» (DV. que denomina «maternidad sustitutiva». pero aún es más grave si se tiene en cuenta que se desconocen los efectos sobre los niños concebidos como «embriones atrasados». puesto que se obtuvo mediante la unión de gametos de «donadores». La Instrucción contempla este caso. en el caso de que una mujer no pueda gestar. Bioética Fundamental. BAC. pero el futuro puede deparar sorpresas. con el compromiso de «entregar el hijo después de nacido» a quien ha encargado o contratado la gestación. el de una mujer que gesta un embrión implantado en su útero. Para ello se procede a la fecundación «in vitro» y se implanta el óvulo fecundado en el útero de una mujer. que luego lo cede a quien lo demande o lo haya encargado. .II. con el deber de entregar el niño inmediatamente después del nacimiento. apoyada en los datos de la ciencia. o también para donarlos a mujeres estériles e incluso para almacenarlos y luego comercializarlos. Es evidente que esta praxis no resiste el juicio de la ciencia ética y mucho menos de la moral cristiana. que le es «genéticamente ajeno». Madrid 1996. sostiene que existe un ser humano desde el momento de la concepción. N. 551-551. «útero alquilado». si ya es repugnante y poco civilizado proteger la bestialidad y la sodomía naturales. Y el caso aún más frecuente de que una mujer acepte gestar un óvulo propio. pero fecundado por esperma distinto del de su marido. El juicio moral de estos «embarazos por encargo» es denunciado como una inmoralidad de la que derivan graves consecuencias. a) La «maternidad sustitutiva» Con el deseo de tener un hijo a toda costa. Estas dificultades. menos razonable será la protección legal de la sodomía del laboratorio.llevan a cabo otras experiencias que intentan el cruce de la raza humana con algunas especies irracionales30. la Instrucción enseña que no es lícito lesionar la dignidad del ser humano. la Iglesia. es decir. hasta el propósito de reservarlos como repuesto para repetir la experiencia en caso de fracaso. Es el caso llamado «maternidad de alquiler» y aun con mayor expresividad. Los científicos no se ponen de acuerdo en fijar el tiempo que pueden durar tales embriones. etc. son contempladas por algunas leyes civiles b) Respeto debido a la «embriones sobrantes La práctica médica es fecundar un número indeterminado de óvulos con fines muy diversos: desde garantizar la gestación de un embrión.

Es lícito llevar a cabo un diagnóstico prenatal cuando se crea necesario.I. es legítima la intervención terapéutica que se juzgue conveniente para sanar o corregir esas deformaciones congénitas (DV. De ahí deriva un principio ético general: el respeto que le es debido a todo ser humano: «Los embriones humanos obtenidos in vitro son seres humanos y sujetos de derecho: su dignidad 31 Cfr. c) Diagnóstico prenatal El embrión fecundado en el seno materno «debe ser defendido en su integridad.I. por la complejidad de esta valoración debe hacerse muy cuidadosa y articuladamente.3)31 Como es lógico. mientras se respete su condición de ser humano. Evitado el peligro de un aborto directamente procurado.6). .I. en la medida de lo posible. que permite identificar precozmente eventuales anomalías del niño por nacer.63).2). pero no nacidos.1). La norma moral brota de este principio antropológico: el embrión es un ser humano. cuidado y sanado. previo consentimiento de los padres. d) Investigación sobre embriones y fetos humanos Es evidente que cabe la experimentación. CatIglCat. 2274. La Encíclica Evangelium vitae: «Una atención especial merece la valoración moral de las técnicas de diagnóstico prenatal. guardando el debido respeto que se debe a los seres ya concebidos. En efecto. que tienen derecho al mismo respeto debido al niño ya nacido y a toda persona» (EV. siempre que «los métodos utilizados salvaguarden la vida y la integridad del embrión y de su madre. en vida. esas condiciones deben ser juzgadas por la recta conciencia del médico. por lo que esas acciones deben juzgarse como una verdadera manipulación (DV. La Instrucción enseña con vigor: «La existencia de una malformación o de una enfermedad hereditaria no debe equivaler a una sentencia de muerte». Además se requiere contar con el consentimiento de los padres.I. Lo mismo cabe hacer cuando estén muertos. El juicio condenatorio en la Encíclica Evangelium vitae: «El uso de embriones o fetos humanos como objeto de experimentación constituye un delito en consideración a su dignidad de seres humanos. Estas técnicas son moralmente lícitas cuando están exentas de riesgos desproporcionados para el niño o la madre y están orientadas a posibilitar una terapia precoz o también a favorecer una serena y consciente aceptación del niño por nacer» (EV 63).embrión. como cualquier otro ser humano» (DV. sin exponerlos a riesgos desproporcionados» (DV.

.I.  Finalmente. la clonación.I. y la «ingeniería genética». y la hipótesis y el proyecto de construcción de úteros artificiales para el embrión humano. El Documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe y reciben este veredicto ético: «Las técnicas de fecundación in vitro pueden hacer posibles otras formas de manipulación biológica o genética de embriones humanos.y su derecho a la vida deben ser respetados desde el primer momento de su existencia. Por ello.6). esta prohibido cualquier tráfico de cadáveres de fetos: «toda práctica comercial es ilícita y debe ser prohibida» (DV. la protección jurídica a la que tiene derecho. 4.I.  Se considera moralmente ilícito la destrucción de «embriones sobrantes» (DV.I. sobre la que se fundamenta la sociedad. in vivo o in vitro. como son: los intentos y proyectos de fecundación entre gametos humanos y animales y la gestación de embriones humanos en útero de animales. para «fines experimentales o comerciales. incluso la posibilidad de «embarazo masculino». DNA recombinante. Regulación jurídica de la inseminación artificial Los graves y múltiples problemas que conlleva la inseminación artificial demandan una regulación jurídica. clonación. las fertilizaciones mixtas. Es inmoral producir embriones humanos destinados a ser explotados como “material biológico” disponible» (DV.  En caso de muerte. lesionan el derecho de la persona a ser concebida y a nacer en el matrimonio y del matrimonio.5). el embrión o el feto merecen el respeto debido al cadáver (DV. es completamente contraria a la dignidad humana» (DV.  Se prohíbe aquella investigación que no persiga un fin directamente terapéutico..5).  Toda investigación sobre un embrión vivo debe respetar su naturaleza como ser humano y debe evitarse el riesgo de causarle daño. partenogénesis.I. La ley civil . los distintos Estados han emitido leyes al respecto. siempre que se trate de salvar la vida del embrión o del feto. Criterios jurídicos que demanda la Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe: «La autoridad política tiene la obligación de garantizar a la institución familiar.I. También los intentos y las hipótesis de obtener un ser humano sin conexión alguna con la sexualidad mediante “fisión gemelar”.4). e) Otras técnicas con embriones humanos Tales como la elección del sexo del hijo. al mismo tiempo. deben ser considerados contrarios a la moral en cuanto que están en contraste con la dignidad tanto de la procreación humana como de la unión conyugal» (DV. Estos procedimientos son contrarios a la dignidad del ser humano propio del embrión y. De este principio procede la siguiente normativa ética:  Cualquier práctica de mantener en vida embriones humanos.4).4). o sea la implantación de embriones humanos en animales.  Cuando se persigan fines terapéuticos y la urgencia lo postule. debe considerarse como ilícita. puede hacerse uso de medicamentos no suficientemente probados.

1. El gameto es ya un hombre embrionario. De aquí la unidad radical de ese embrión humano. Desde el momento de su concepción. El hijo tiene el derecho a conocer su identidad y a saber quiénes son sus padres. pues lo que se «interrumpe» puede ser reanudado mientras que en el caso del aborto jamás cabe «reanudarlo».III)32. los bancos de embriones. La ética teológica demandan que deben salvarse estos tres principios: 1. que carece de fuerza para emitir un juicio moral condenatorio y frenar esta praxis. técnico. distinto del de sus padres. En Conclusión.  La extendida cultura «anti-baby». por lo que reclama para sí el «derecho de reproducción». la vida humana debe ser respetada33. la teología católica añade que el cuerpo embrionario está ya «informado» por el alma. EL ABORTO Iniciada la gestación en el seno de la mujer -aun llevada a cabo por fecundación «in vitro» homóloga o heteróloga-. biólogos. . la defensa de la vida concebida. 2. poderes económicos o gobernantes) lo que constituye un derecho exclusivo de la relación entre esposos. Cuestiones terminológicas a) Definición 32 La bibliografía sobre cuestiones éticas y jurídicas de la bioética es bien abundante. Las causas de esta «atmósfera abortista» son múltiples:  La facilidad de llevarlos a cabo sin riesgos graves para la paciente. pues se «suprime» una vida. el aborto o. «la interrupción voluntaria del embarazo». El hijo concebido no cabe considerarlo como objeto de posesión de sus progenitores. que considera el embarazo como una cuestión personal y exclusiva de la gestante. pero aun no nacida. refrendada por las leyes civiles que legalizan o al menos despenalizan el aborto. 33 Importando más los datos antropológicos que los genéticos. en beneficio de terceras personas (médicos.  La disminución del espíritu religioso. y por eso no podrá legalizar la donación de gametos entre personas que no estén legítimamente unidas en matrimonio.  La pretendida liberación de la mujer. la fecundación artificial encierra muchos y graves problemas a nivel personal. Esta expresión es desde todo punto de vista falsa. jurídico y ético. con su propio código genético.no podrá autorizar aquellas técnicas de procreación artificial que arrebatan. la inseminación post mortem y la maternidad “sustitutiva” (DV. III. ni como «bien útil» para los esposos. Los Documentos Magisteriales mencionan siempre las aportaciones de la biología a favor de la calidad de vida del futuro del hombre. la vida humana debe ser respetada y protegida. en virtud de la ayuda debida a la familia. como se dice con evidente e intencionado eufemismo. 3. A este dato científico. PROTECCIÓN Y DEFENSA DE LA VIDA CONCEBIDA. La legislación deberá prohibir además.

«Aborto» es. JIMÉNEZ VARGAS-G. un nacimiento antes del tiempo debido. Todas estas motivaciones: la salud de la madre. como el caso de mujeres solteras. ver N. sin la posibilidad de que viva lo nacido aún con vida35. significa «privación de nacimiento34. el «aborto provocado» interesa además al jurista y a la ética. Es el promovido a causa de la enfermedad de la mujer. BAC popular. económicos y sociales. Madrid 1977. aborire». máxime en caso de violación. El primero es un fenómeno natural. que.  Aborto «humanitario» o «ético». LÓPEZ GARCÍA. No matarás. Cuestiones científicas en torno al aborto 34 Deriva del «aborior. las malformaciones o enfermedades. que es: la imposibilidad de continuar viviendo lo que estaba con vida en el seno materno. El «aborto provocado» es el que se lleva a cabo con intervención voluntaria del hombre. por cuanto. 35 Sobre la terminología en la ciencia y en la teología. Pero «aboriri» es sinónimo de «occidere». Se distinguen cuatro clases de aborto provocado:  Aborto terapéutico. Por ello. Puede ser «directo» éste se sigue en virtud de algo que acontece en la futura madre y que es necesario llevar a cabo para su salud o «indirecto» tiene como finalidad la expulsión del embrión o del feto para evitar su nacimiento. Pamplona 1979. el embrión es expulsado de modo espontáneo.. cuando el feto se desarrolla en los ovarios o en las trompas de Falopio y no en la matriz «embarazo ectópico  Aborto eugenésico. Por un embarazo no deseado y que. Madrid 1926. de MIGUEL. J. 133-144. . A veces tiene lugar en una etapa incipiente de la gestación són llamados «microabortos». El aborto. «Ab-ortus»= mal nacido o nacido antes de tiempo. b) División El aborto puede ser «espontáneo» y «provocado». Es cuando se procede a causar el aborto por motivos de malformaciones o enfermedades reales del feto. Se denomina así aquel aborto provocado en razón de un embarazo que sigue a una violación. Eunsa. son las causas que se aducen como motivos de permisión del aborto. Cfr. que se ocupa de conocer las causas para evitarlo. etimológicamente. pues. Por el contrario. R. BLÁZQUEZ. etc. al ser voluntario. 97-105. Aborto y contraconceptivos. o sea ab-ortus. Ahora decir: «interrupción del embarazo» son un claro eufemismo que oculta la razón formal del aborto. Diccionario Latino-Español Etimológico. «aborto» significa también matar. motivos psicológicos. cuando el embarazo o un nuevo parto pone en peligro su vida. puede constituir un delito jurídico y un pecado. 2. por razones psicológicas de la futura madre o por motivos económicos o sociales que dificultan gravemente un nacimiento. Sáenz de Juben. el «embarazo no deseado».«Aborto».  Aborto psicosocial. El estudio del «aborto espontáneo» corresponde a la medicina.

b. La teología se sitúa a otro nivel. Pero lo que ahora nos interesa no es el problema ético en sí. si se considera que la mujer es «dueña de su cuerpo» o que el concebido-no nacido es un «apéndice» de la madre o que el embrión es «una masa celular gelatinosa» o que el hombre dispone a su libre arbitrio de la facultad de engendrar y de dar a luz a capricho. aunque sea sólo celular. o sea una «persona»37. sino un quién. alguien a quien se dice tú. No un qué. El feto «es alguien». el punto decisivo es saber si cabe considerar al feto como «persona» desde el momento de la concepción.del feto. sino que es «alguien corporal implantado en la realidad corporal de su madre». no cabe hablar ni de «niño-tumor». o si se quiere. con terminología filosófica. pues. Estas situaciones pertenecen a la moral profesional. El aborto provocado es la muerte de un cuerpo. debería negar que la aniquilación del feto. o sea «persona». Y este quien es irreductible a todo y a todos. de forma que se pueda decir con rigor que se produce realmente un aborto? Se dan. Se elimina a «alguien» y no. «algo». sino un «ser corporal». ¿por qué es lícito a las doce y no a las catorce o a las veinte o en fechas próximas al nacimiento? Pues es evidente que el tamaño en centímetros no puede ser motivo que decida la extracción -y eliminación. desde los . que dirá en un momento. Nadie. «CuadBioét» 11(1992) 52. Nadie niega que se trata de «vida humana». GARCÍA PEREGRIN. c. E. por el contrario. al menos. 36 Es por demás peligroso señalar fechas. ni de «parte del cuerpo de la madre». d. o. la biología y la embriología se ocupan en describir el proceso de esa nueva vida que se está gestando. es sólo un cúmulo de «células humanas» vivientes o. 37 Julián Marías argumenta que. La ciencia no puede negar que el aborto acaba con la vida de una persona humana: a. por el contrario cabe hablar ya de «ser humano» en cuanto tal. La ciencia garantiza que se expulsa un microorganismo corporalmente ya configurado36. si el cuerpo está configurado. Por su parte. ¿por qué se permite a las doce semanas y no a las once o a las diez o las ocho? Y. elimina una vida no ya «humana». con los datos que ofrece la embriología. antes de poder hablar de «persona». Por ejemplo. dentro de algún tiempo. El cigoto o el embrión es con propiedad un ser vivo de la especie humana. conveniencia y eticidad de provocar el aborto en un caso determinado. sino una cuestión científica previa: ¿cuándo se origina el «ser humano». e. ¿Por qué doce semanas de plazo para abortar?. Los científicos no convienen en si ese embrión. lo engendrado pasa por un estado embrionario en el cual no goza de esa condición. lo que no convienen es en calificarlo como «ser humano». antes de adquirir cierta configuración corpórea. dos niveles de discusión en la sociedad actual en torno a la licitud o no del aborto: El primero se argumenta sólo a la vista de razones puramente de conveniencia personal o social. al menos después de un mes de embarazo. una «vida personal». El óvulo femenino fecundado por un espermatozoide masculino engendra una «vida humana». No hay una diferencia esencial entre el embrión y el hombre nacido: el embrión tiene ya su identidad propia. El segundo nivel se sitúa en el campo de la ciencia actual acerca de la «personalidad» del feto.A la medicina le interesan problemas muy concretos respecto a la viabilidad. simplemente. desde el punto de vista antropológico. por ejemplo a las once semanas. yo.

para determinados supuestos legales. al menos para un amplio sector de ciudadanos. Sólo intentarlo. denunciar con fuerza y decisión la injusticia de las leyes abortistas. es considerada como la muerte de un inocente. Por ejemplo. se convierten en centros de quitar la vida. 1398). . MARÍAS. pero exime de la pena. de forma que los cambios a los cuales estará sometido son sólo cuantitativos -de feto a niño nacido y de aquí a adulto y anciano. desde el momento mismo de la concepción.1). tampoco se concede al nacido antes de cierta edad. la Declaración sobre el aborto provocado afirma. La Iglesia parte de que. y aun Dios mismo. contraen dicha pena todos los que colaboran de forma activa a que el aborto se lleve a efecto (cfr. Pena latae sententae es la que se incurre en ella desde el momento mismo en que se comente el delito. g. pues los centros médicos. elementos químicos de sus padres. h. c. pues se institucionaliza legalmente una praxis que. introduce un nuevo factor de división entre los súbditos. Por lo tanto. está de acuerdo con los hallazgos de la biología. La noción de «persona jurídica». plantea el tema de la objeción de conciencia a los profesionales de medicina. si pensamos en Él» J. Además los que lo que ejecutan y sus colaboradores activos están separados de la comunión de la Iglesia. sin conseguirlo. La visión antropológica del aborto. a. es una injusticia que la madre privase al hijo del derecho más fundamental. y pervierte no pocas instituciones públicas. el cigoto es al menos una «vida humana» (si no ya un «ser humano»). provoca la «objeción fiscal» y. pues. salpica a amplias zonas de la vida política. Y. El Pontificio Consejo para la Familia escribe: «Es necesario decir con claridad que el “concebido debe ser respetado y tratado como una persona humana”(DV I. Juicio moral de la Iglesia Católica sobre el aborto El Código de Derecho Canónico lo condena en los términos siguientes: «Quien procura el aborto. Según el texto del canon 1398.y no cualitativos. Es necesario. la realidad misma de «cuerpo» rechaza frontalmente la tesis abortista.c. En este sentido. sin mediar sentencia alguna de juez (c. En consecuencia cuando la ética teológica califica de falta moral grave el aborto. 38 Pero la ley abortista tiene aún efectos más nocivos. constituye pecado mortal. 16. cual es el derecho a nacer para iniciar su vida. pues esta garantizado que. Destaca lo absurdo de su aceptación por un sector de la cultura actual. se inicia una «vida humana». Julián Marías sigue condenando con contundencia el aborto. que está destinado a «ser hombre». incurre en excomunión latae sententiae» (c.f. Ello influye de forma muy notable en la moralidad social. en el caso del aborto. No hay duda que la mujer no es un «instrumento» para engendrar. 1314). cuando se lleva a cabo en los centros públicos o se subvenciona con fondos sociales. Esto explica el error de algunos juristas que permiten el aborto a partir del concepto de «persona jurídica»38. la mujer no puede disponer a su gusto de la vida generada. ofusca el sentido mismo de la vida y de la salud. 3. en todo caso. que al menos está destinada a «ser hombre». que tienen como finalidad lograr la curación del enfermo que a ellos acuden. lo cual comporta la excomunión. dado que se trata del derecho primario a la vida ¿por qué negárselo al que ya la tiene. si éste se produce. ya desde el inicio de la gestación. la biología mantiene que se trata de un individuo de la especie humana. sea feto o nacido? Es preciso concluir que la diferencia entre el feto y el niño no depende de los centímetros. A partir de los 12-14 primeros días se ya la unicidad del organismo celular. 1329).

. de la providencia de Dios.No incurren en penas eclesiásticas los menores de 18 años. D. 1Apol 29. La Carta del Pseudo Bernabé repite el mismo precepto: No matarás a tu hijo en el seno de la madre ni. Ibid. RUIZ BUENO. 40 DIDAQ. II. ni quitarás la vida al recién nacido»40. 2. D. Atenágoras «Nosotros afirmamos que los que intentan el aborto cometen un homicidio y tendrán que dar cuenta a Dios de él. Epist V. 706. 2.. Ibíd. 2. 809. 1 Apol 27. 2 PL 2. En el A. Padres Apostólicos.. 4. y para ello muestra la gravedad del pecado que atente contra ella y lo penaliza con la excomunión39.. siglo II. 47 «Ex eo igitur in utero homo. del canónigo penitenciario o de otro sacerdote autorizado por el obispo. una vez nacido. a quo forma completa est» TERTUL.22). 44 JUST. 210. pues por ello se constituyen en «destructores de la obra de Dios»43. quienes sin culpa desconocen que infringen la ley o los que lo llevan a cabo por miedo grave o con el fin de evitar un grave perjuicio (cfr. V. A quienes hacen tales crímenes. Algunos datos históricos acerca de la condena del aborto por parte de la Iglesia.. Carta XIX. 957. Madrid 1950. dado que pretende enseñar acerca de la importancia de la vida humana. Ibíd. 212. 5. Padres Apologistas griegos. 83 42 BERN. Y la Carta a Diogneto «Los cristianos se casan como todos. recibir la absolución del obispo. 46 ATENAG. Tertuliano «Desde el mismo momento en que la forma es completa. el feto en el útero es un hombre»47. Madrid 1954.. 79. RUIZ BUENO. el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte. Ibíd. Se condenaba severamente el aborto procurado por otros (Ex 21. cc. la Didaqué les denomina «matadores de sus hijos» a los cuales advierte que van por el «camino de la muerte»41. no exponer lo nacido. pero no exponen a los que nacen»45. 41 DIDAQ. Ibíd. aun la no nacida. por creer que exponer a los hijos equivale a matarlos. por ende. 807. 43 Ibid. le quitarás la vida»42 A a los «matadores de sus hijos por el aborto». BAC. 6. De anima XXXVII. y quitar la vida a lo que ha sido ya criado»46. lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido. además del arrepentimiento. 850. CatIgleCat. 1321-1324). y matar luego al que ya ha avanzado en la vida. Legación 35. engendran hijos. La moral católica no es «fisista» ni inhumana. 45 DIOGN. a sus padres y a toda la sociedad». San Justino advierte que «exponer (abandonar) a los hijos recién nacidos es obra de malvados»44. que en el Código de la Alianza refiere este mandato: «no habrá en tu tierra mujer que aborte» (Ex 23. T. La Didaqué sentencia como un gran principio moral que se oponía a las costumbres paganas de la época: «No matarás al hijo en el seno de su madre.. 2272.26). XX. igualmente que todo fruto ya está 39 «Con esto (la excomunión) la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia. Porque no se puede pensar a la vez que lo que lleva la mujer en el vientre es un ser viviente y objeto. . «También es hombre el que va a nacer. BAC. sino que es pedagógica. Para obtener la absolución del pecado y de la censura se requiere.

12-13. Minucio Félix al esposo que ocasiona el aborto le inculpa de parricidio50. San Jerónimo. entre otros. PG 8. de San Ambrosio y San Jerónimo. PL 3. 5. 51 CLEM ALEX. Cfr. LXIII y LXVIII. MANSI 2. Ler.. mediante una patada en el vientre53. Cfr. 839. o. 515. escribe que quienes «realizan un homicidio con el que aún no es hombre» se les debe denominar «parricidas del hijo non nato»54 Pero es San Agustín el que destaca por abundancia de textos condenatorios del aborto. el primer «moralista sistemático». al mismo tiempo destruyen el feto y el amor de Dios»51. J. 104-105.c. PL 1. escribe en su obra.2. cfr. El mismo calificativo de «parricida» se repite en los escritos. PG 11. 49. poco importa que se suprima la vida y nacida o que se la haga desaparecer al nacer. Vives) o. 55. Ed. Concilios Visigóticos. Contra Celsum VIII. XXXVII. Cfr. II. Barcelona-Madrid 1963. VIVES. 48 TERTUL. 52 ORIG. mediante el uso de drogas que destruyen por completo el embrión. 56 Canones Concil. Epist 52 ad Cornelium. 526. 103. 55-56. . sino también a las «cómplices»58. c. BAC 1964. CSIC. 1599. Epist XXII ad Eustiquia 13. CCL. pero añade: «con la condición de que se ejerciten en la humildad y en las lágrimas durante toda la vida»57. 53 CIPR. en concreto siete años. Clemente Alejandrino. 55 CONCILIUM ELIBERTANUM.  El Concilio de Lérida (546) suaviza aún más la pena..c. Justinianum II. 58 Concilios Visigóticos (Ed. Apolog IX. 401-402.contenido en la semilla»48. 57 Canones Concil. 10.  El Concilio de Ancira (314) pretende «humanizar» un tanto esta rigurosa pena con limitarla a «hacer diez años de penitencia»56. en Concilios Visigóticos (Ed. 651.. Orígenes52. 50 MIN FELIX. MANSI 2. 2. 348. PL 22. Hispano-Romanos. «Es un homicidio anticipado el impedir el nacimiento.  El Concilio II de Braga (572) recuerda el antiguo rigor de las penas canónicas. 2 CCL. Vives). 8. 514. San Cipriano denomina «parricidas» a los que procuran el aborto de sus esposas. 4. San Ambrosio condena el aborto que realizaban algunas mujeres por motivos económicos. I. cc. «Obras». En resumen. 54 HIERON. Doctrina del Magisterio  El Concilio de Elvira (300-303): la mujer cristiana que haya abortado no será recibida en la comunión eclesial ni siquiera en el momento de la muerte55. Es un hombre el que está en camino de serlo»49. El gran obispo africano. Por ello. PL 23. cc. Paedagogus II.XX. la condena del aborto y del abandono de los niños es un tema muy presente en la literatura de los primeros siglos. suprimen una naturaleza humana que ha sido generada por la divina Providencia. El Pedagogo «Los que provocan el aborto.  Los Padres del Sínodo Braguense condenan a «diez años de penitencia» no sólo a la embarazada. Adv. Ancynar. 49 TERTUL. Ad Nationes. 93. 281. Ibid. Actavius XXX. 88. Stromata II. 16-17.

. en el que se resume la enseñanza anterior y la crítica de la situación actual permisiva. 91. A. MANSI XIV.5. 2 vols.  Los Documentos de Pío XII. Paulinas. Montero. eiusque tutela in fontibus ac doctrina canonica usque ad seculum XVI. Cfr. mediante la Constitución Effraenatam (29-X-1588) califica el aborto de «crimen execrable».  Maestro Graciano. Condena tales ideas y rechazas todos estos intentos médicos. 2243-2244). sino que excluye las almas de la gloria eterna»63. 59 Canones Conc. el juicio moral sobre el mismo. ZALBA – J. BOZAL. mientras está en el útero. Madrid 1861. 45 documentos del magisterio eclesiástico organizados. Y esta otra condena: «Parece probable que todo feto carece de alma racional. q. FANDIÑO FRANKY. P. 32. cfr. I. por temor de que la muchacha.51). I. Madrid 1955. debe hacer penitencia como homicida»60. 63 Cfr.  Pío X emplea términos muy severos en la condena del aborto «Todavía hay que recordar otro crimen gravísimo con el que se atenta a la vida de la prole. Roma 1947.  No vale la razón de que una sociedad pluralista no puede imponer una ley que prohiba el aborto. El magisterio y la medicina. dado que no sólo mata el cuerpo. 23. sea muerta o infamada« (Dz. Codicis Iuris Canonici Fontes (Ed. 219ss. Colección de Cánones de la Iglesia Española (Ed.Card. cabe citar esta enseñanza solemne del Concilio Vaticano II «el aborto y el infanticidio con crímenes abominables» (GS. 20). 60 Citado por M. sociales y jurídicos (Dz. 804.2. 1185). no vale invocar tampoco el «principio de tolerancia» (n. 2242). sorprendida grávida. A este respecto. III. Decretum C.  El primer Concilio de Maguncia (847) recoge las condenas anteriores y lo castiga con penas severas: «Lo mismo si se mata la criatura viva en el seno de la madre que si expulsa el feto en condiciones no viables»61. Dz. 64 Sobre este magisterio. la gravedad del delito del aborto. 61 Canon 21. Bogotá 1975. 1184). Urbaniana. el compilador de las leyes eclesiásticas antiguas: «Quien se deshace de la vida concebida en el útero es homicida»62. escondida aún en el seno materno» (CC. De aborto procurato (15-V-1974). cfr. 19).21). y que sólo empieza a tenerla cuando se le pare. PALAZZINI. El Concilio VI de Constantinopla: «las que procuran el aborto mediante medicinas y las que matan con veneno el feto antes de nacer. Ed. y consiguientemente habrá que decir que en ningún aborto se comete homicidio» (Dz. TypPolVat. can 20. Finalmente. 909. 62 GRAT. Roma 1943. serán castigadas con penas de homicidio»59. la condena de las leyes civiles que lo regulan.  Una colección canónica del siglo VIII resume las condenas anteriores y aporta una novedad: «la mujer que mata al hijo en el útero antes de cumplirse los 40 días de embarazo. Trulano. 308. El aborto. conviene subrayar algunos puntos:  La fuerte presión que sufren los gobernantes para que se legalice el aborto (n. Razón y Fe. pues «la vida del niño prevalece sobre todas las opiniones» (n. Gasparri. Como síntesis. Ius fetus vitan. el Documento se enfrenta con las leyes abortistas que existen en casi todas las naciones de la cultura cristiana. González-Tejada).  El Papa Sixto V. Pablo VI y Juan Pablo II64.  Con relación al aborto.  Un siglo más tarde el Santo Oficio (4-XI-1679) condena la sentencia que sostenía que «es lícito procurar el aborto antes de la animación de feto. Impr P. etc.  La Congregación para la Doctrina de la Fe ha publicado un Documento.

es un problema ético. emite el siguiente juicio en el caso de que un voto parlamentario resultase determinante para favorecer una ley más restrictiva: «Cuando no sea posible evitar o abrogar completamente una ley abortista. puede lícitamente ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a limitar los daños de esa ley y disminuir así los efectos negativos que en el ámbito de la cultura y de la moralidad pública» EV. es decir. cuya absoluta oposición personal al aborto sea clara y notoria a todos. el tema del aborto no es una cuestión que divide a las ideologías. un parlamentario. muy importantes y todos graves: abarcan desde su generación hasta el conocimiento del derecho a nacer. sino que. Leyes de este tipo. cuanto en ofertar. 65 «El aborto y la eutanasia son crímenes que ninguna ley humana puede pretender legitimar. bien que se ofrezca ayuda a las madres en peligro o a hijos nacidos en estas condiciones (n. en comunión con todos los obispos -que en varias ocasiones han condenado el aborto y que en la consulta citada anteriormente sobre esta doctrina. ni darle voto. 23). pues en él se ventila el valor de la vida humana. 62).. como afirman reiteradamente los Papas. todos los males que pueden pesar sobre el origen de la vida se resumen en el tema del aborto La condena de los abusos en torno al origen de la vida no es sólo por motivos religiosos. una «cultura de la vida». en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente» (EV. querido como fin o como medio. Y el Papa añade que ni el «circunstancialismo ético» ni las doctrinas finalistas pueden justificar el aborto. la misión de la Iglesia no sólo es tomar parte en la refriega con las ideologías que con encono se enfrentan. Asimismo. 73. Y añade que ante «una ley intrínsecamente injusta como es la que admite el aborto. sino por exigencia de imperativos éticos sociales. Finalmente el Estado también debe reconocer jurídicamente la «objeción de conciencia». es siempre un desorden moral grave. Pero en todos los temas referentes al origen de la vida. nunca es lícito someterse a ella».establecen una grave y precisa obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia». sino favorecer las condiciones sociales que lo eviten. De algún modo. Sobre este tema se ocupa ampliamente la Encíclica Evangelium vitae65. CONCLUSIÓN Los valores éticos que se ventilan y subyacen en el tema del origen de la vida son muchos.. En la Encíclica Evangelium vitae Juan Pablo II. 23).declaro que el aborto directo. Un cristiano «no puede participar en una campaña de opinión a favor de semejante ley. por su propia naturaleza. Se trata de un caso al que cabe aplicar el principio de «mal menor». el Papa formula la condena con esta solemne fórmula: «Con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores. ni colaborar con su aplicación» (n.  La misión del gobernante no es legislar a favor del aborto o despenalizarlo. En todo caso. .