MONICIONES PARA LA SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y SANGRE DE

CRISTO

MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días, queridos hermanos (as), niños (as) jóvenes y señoritas: hoy
celebramos la solemnidad del Corpus Christi: Cuerpo y Sangre de Cristo.
Cristo nos regala su propio cuerpo y su sangre, misterio que celebramos
en cada Eucaristía.

Tenemos su presencia sacramental en el Sagrario, que viene a ser también
nuestra fortaleza y nuestra esperanza.
Comencemos esta eucaristía participando activamente en este gran
misterio de nuestra fe.

No olviden que el lema de nuestra Diócesis es: “IGLESIA EN SALIDA AL
ENCUENTRO CON EL HERMANO EN LA VIDA”. En toda nuestra Orden
de Agustinos Recoletos el lema es: “Llamados a ser Santos”.

Pongámonos de pie y recibamos cantando al Padre (decir nombre
del sacerdote), que hoy presidirá nuestra celebración.

MONICIÓN A LA PRIMERA LECTURA: DT 8, 2-3 . 14-16

Dios alimentó con el maná al pueblo hebreo mientras caminaba por el
desierto hacia la Tierra prometida. Pongamos atención

Salmo Responsorial: 147

MONICIÓN A LA SEGUNDA LECTURA: 1 Cor 10, 16-17.

El pan es uno y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo
cuerpo porque todos comemos del mismo pan.. Escuchemos
atentamente.

MONICIÓN AL EVANGELIO: Jn 6, 51-58

El maná prefiguraba el pan bajado del cielo. Cristo no solo nos habla y
enseña, sino también se nos da a sí mismo en alimento para la vida eterna.
Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. Quien
come de este pan vive para siempre. Puestos de pie, entonamos el
Aleluya y escuchamos la Buena Nueva.

que convierta en espléndida primavera nuestro desierto calcinado. que seamos generosos en servir a los más pobres y estemos dispuestos a compartir todo lo que tenemos con nuestros hermanos más necesitados. voracidad. MONICIÓN A LAS OFRENDAS Como miembros del único Cuerpo de Cristo. Él nos los devolverá convertidos en pan de vida y en bebida de salvación. que es su Iglesia. hambre del pan de vida que eres tú. y sáciala abundantemente con tu cuerpo inmolado por nosotros. Acerquémonos con fe y amor a recibirlo. Señor. marchitándolo todo alrededor con su atroz. ORACIÓN PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Te bendecimos.ORACIÓN UNIVERSAL (Como en la hoja dominical). Dos miembros de la Comunidad presentan las ofrendas. Señor Jesús. Solo unidos a Él podremos dar fruto abundante. MONICIÓN A LA COMUNIÓN Como prenda de lo que esperamos recibir un día en la vida eterna vengamos ahora a disfrutar de la amable presencia de Jesús en nuestras almas. llevemos a nuestro Padre del cielo estos dones de pan y vino fruto de nuestro trabajo. Avisos parroquiales . Padre. El desamor y el egoísmo invaden nuestras vidas pequeñas. porque hoy nos invitas por Cristo a sentarnos a la mesa eucarística en que Él multiplica el pan para los hambrientos del mundo y nos da su cuerpo y su sangre. Haz. Danos. Amén. como hiciste tú.