DEVENIR CASTA
Otras políticas ante nuevos gobiernos

Pensaré Cartoneras es un principio de existencia. manipulables bajo una idea ya conocida “texto global. . Las ideas pueden ser también reciclables. divulgación e interdisciplinariedad para una práctica/teórica de la vida digna. es también una apuesta. abiertos. El material reciclable es tanto el recipiente -la vida del cartón. Se trata de visibilizar textos de márgenes en formatos de márgenes. Autonomía (práctica -palabra - concepto – límite). tapa local” El proyecto nace de un impulso de crítica social. que no viene del griego sino del lenguaje común que compartimos aquellos que decimos estar “abajo y a la izquierda”. Los textos aquí son una forma de este interés por construir conocimientos junto/ con/ para/ entre los movi- mientos críticos de lo social que apuestan por la autonomía.como el contenido -la vida en los textos-. Por ello los textos son reproducibles. viajeras y se han de apropiar.

2008. Maquetación y diseño de portada: Edición colectiva gracias al apoyo y el esfuerzo de lxs compis de LoboSuelto! y de la Cooperativa editorial El Rebozo.wordpress. Atenas.com en CERRO DEL FORTÍN (OAXACA) Octubre 2015 .com pensarecartoneras@gmail. Bajo una Licencia de Pares Atribución – Compartir Igual –No Capitalista de esta edición sin número de ejemplares mixta entre cartonera/libro pensarecartoneras. Foto del interior de Déborah Cohen.

................................................................................ El orgullo de ser … uruguayo .................................................................... 95 Uruguay / Raúl Zibechi Gobernar es un acto de mentir ..................................García Linera Brasil tiembla ................................................[Prólogo] [Posiciones] Politizar la tristeza ......................................... 83 México/ Subcomandante Insurgente Moisés – EZLN Movimientos sociales bajo gobierno progresista..........................105 Bolivia / Diálogo Maria Galindo – A........................... 49 Venezuela / Rafael Uzcátegui Experiencias de lucha contra y más allá del capital y Estado ¿(Re)formismo desde abajo? .................................................................................................................. 59 Venezuela / Raquel Gutiérrez Aguilar Sobre las elecciones: Organizarse ........139 Raúl Zibechi ....................................15 Argentina / Colectivo Situaciones El desafío de hacer comunidad en la casa de las diferencias.............................................................................. 133 Rosa Lugano [Proposiciones] Llevamos un mundo nuevo en nuestros movimientos ......................................... 33 Venezuela / Emiliano Terán Mantovani Réquiem autonómico Venezuela ........................ 25 Una declaración feminista autónoma La potencia salvaje del nosotros en la revolución bolivariana .......

..........................................................................................................Por una nueva política de la autonomía............................................. 151 Sandro Mezzadra y Verónica Gago Los ritmos del Pachakuti ................................193 EZLN Subcomandante Marcos .............................173 Raquel Gutiérrez [Posdata] La pluma puede ser también una espada ............................ Actualidad de la revuelta plebeya ......

pueblo. Bolivia.nuestros presentes. México. podríamos tal vez. cómo se ha respondido y de qué manera a las demandas de las organizaciones populares e indígenas y qué paradojas en- contramos hoy en las formas de hacer propias de los gobiernos progresistas. cambio social. voltear la mirada hacia abajo y a la iz- quierda. un laboratorio político del que extraer lecturas. Los textos se- leccionados suponen un intento por cuestionar la narrativa progresista en el Estado español respecto a los ciclos de movilización política y social que han tenido lugar en América Latina en las últimas décadas. Cohabitación entre luchas autónomas. los llamados movimien- tos sociales o explosiones de horizontalidad coyunturales (como puede ser la Argentina del 2001. entre antiguas compañeras de calle y -ahora.nuevas autoridades del Estado en sus diversas esferas? ¿Cómo convive o se regenera lo comunal al tiempo que las instituciones parecen marcar el campo de juego del cambio social? Nosotras. desde Uruguay. a pesar de vivir en un contexto muy diferente. del anarquismo. Devenir Casta intenta recuperar voces y silencios que desde otras geografías nos permitan pensar . Nosotras queremos mirar a los referentes que estas políticas obvian o fetichizan.juntas . el 15-M. Los textos hacen eco de posiciones y proposiciones emanadas de los territorios de Latinoamérica. y tratar de dilucidar en qué medida esa toma del poder ha afecta- do a los procesos de lucha. asalto institucional. lo electoral y las potencias del cambio en nuestras sociedades. y explorar las problemáticas en las nociones de hegemonía. sobretodo unas experiencias de lucha y de conviven- cia durante la última década. cosmovi- siones y mundos de sentido radicalmente diferentes. etc. Venezuela. 9 INVITACIÓN A LEER Las Pensaré publicamos un nuevo libro con la intención de interve- nir desde abajo y sin filiaciones a la apertura y la descolonización del debate so- bre lo institucional. coptación . Reunimos voces de la autonomía. un lugar de referentes para la política contempo- ránea. ¿Qué nos dicen las experiencias de convivencia durante los últimos años. creemos que hay algunas lecciones y. Voces del feminis- mo. Mientras que los nuevos partidos políticos encuentran en los procesos constitucionales lati- noamericanos un espejo en el que mirarse. Brasil o Argentina. voces de los pueblos originarios y las comunidades que provienen de una memoria larga que entiende la política como un ritmo de ci- clos. la guerra del gas y del agua o la protesta ante el proyecto carretero en el TIPNIS) junto a nuevas formas de captura.

ocurre. En estos espacios “constituyentes”. Algo contra-natura. que tome la vida y la ponga en nuestras manos. que forzar las anomalías temporales para convertirlas en unidad (el pueblo. Devenir no puede ser convertirse.de conversión de estas demandas en peticiones instituciona- les y la aparente “cercanía” del gobierno (participación. como la disonancia que retumba dentro del debate politico actual.aquí se enuncia como algo que se mueve y retuerce para con- vertirse en devenir mayoritario. virtualidad. ¿Es posible devenir casta? No se puede devenir hacia una catego- ría hegemónica. Devenir es estar atentas a la diferencia. apenas. la renovación de cuadros y la substitución paulatina de lo que en España se ha venido a lla- mar “Casta”. hay una tendencia a correr por el mismo río que el sistema de muerte capitalista había hoyado para nosotras. Es momento de mirar desde muchas lentes esta realidad. Un conjunto de propuestas que han dejado la vertiente insurreccional para abogar por la vía electoral. Y. sin embargo. que para serlo ha de ser forzosamente minoritario -que no minoría. ante esta tensión y discordancia arrojamos estos textos como suelo para dialogar. El título bajo el que se agrupan estos textos lo pensamos como una tensión. gobierno smart. Ante esta interrogante. para deshacer los nudos y la neblina creada por los discursos de representación (siguen como verdades de una futura étiaca política el “No nos representan!”. expre- sa una contradicción inherente al movimiento político desesperado en el que vivimos: esperanzado en un momento posmoderno. el partido) extra- ña de por sí. Y sin embargo se mueve. “Que se vayan todos!” o el Oxi griego). 10 y -especialmente. El retorcimiento de otros tiempos y otras latitudes nos señalan operaciones en las que el discurso del cambio aca- ba convirtiéndose en cambio de discurso. Creemos que hay ejemplos que complejizan estas propuestas y sobretodo que problematizan lo que podría significar “ganar” para estas nuevas constelaciones institucionales. o no puede ser tampoco caminar hacia una posición mayoritaria donde se empiezan a desoír estas pe- queñas revoluciones cotidianas. luchar por entrar y decir: no podemos. y en el que tantas ya ni siquiera podemos vivir. sea que hayan optado por reformular la ley común o simplemente por articular nuevas configuraciones del sentido común. el título de este texto. . O al menos no pode- mos sin un cambio constante: una rearticulación de las formas de relación y reproducción de lo cotidiano hecho por abajo. funciona para el mundo en que vivimos. la gente. estar abiertas a desmontar la posición de comodidad en la que nos instalamos. Devenir Casta. ¿Qué podemos hacer desde dentro? Luchar. Un devenir. gobierno de uno mismo). Devenir casta. Este mundo que no queremos.

11 Dos posiciones Las movilizaciones de estos años frente a las últimas ofensivas del capitalismo en su fase neoliberal han  marcado y condensado los tiempos de ciclos prolongados de movilización y resistencia frente a 500 años de des- pojo del territorio y colonización de los cuerpos y los imaginarios. quedando cuestionados la forma-partido o el sindicato de masas. imponían en un documento colonial como la constitu- ción boliviana sus propias palabras. Esta ambivalencia ha venido expresada en toda su naturaleza en ambos escenarios. los nuevos gobiernos se han legitimado en tanto que expresión soberana de la voluntad nacional-popular. el proceso constitu- yente impuso una nueva estructura de mediaciones que vendría a terminar por absorber. En el caso de Ecuador. imponiéndose a través de formas democrá- ticas nuevas legitimidades.  . En esta nueva estructura jerárquica y piramidal de mando-obedien- cia. Aunque en las protestas quedaron des- bordadas los mecanismos tradicionales de participación política. Las comunidades articuladas a través de sus formas de hacer propias. canalizar y desactivar el impulso descolonizador y la cons- tante producción de alternativas frente al estado y el mercado. Tanto en Bolivia como en Ecuador estos procesos de construcción de hegemonía lingüística han ter- minado por imponer significantes vacíos. el reconocimiento en la constitución de 2008 del sumak kawsay (buen vivir) tampoco ha inaugurado nuevas formas de articulación con las comunidades. estigmatizándose. El reconocimiento en la Constitución Política de 2009 del suma qa- maña (buen convivir) no implicaría un puente de articulación con las formas propias de las comunidades. desvalorizándose aquellos pro- yectos que al no compartir sentidos u horizontes quedan al margen de este nuevo dirigismo y son acusados de estar reproduciendo estrategias propias de la derecha política o de estar alineadas en el mismo bando soberano. Túpac Katari y Bartoli- na Sisa a finales del siglo XVIII y de Willka Zárate en la segunda mitad del XIX. En Boli- via horizontes históricos largos de resistencia fueron interpelados en el ci- clo de protestas (2000-2005). autodeterminantes. a través de los que han quedado frustradas las expectativas que se habían creado en los movimientos sociales y que permitieron precisamente el ascenso al poder de Evo Morales y Rafael Correa. Los nuevos marcos de sentido puedan tal vez en este sentido darnos algunas pistas. sino que habrá de ser una “incorporación selecti- va y fetichista” de las mismas. Esa dialéctica entre memorias largas y cortas vendría a reflejar una reivindicación de la lucha anticolonial encarnada en las rebeliones de Túpac Amaru II. Gregoria Apaza.

como apunta la socióloga argentina Maristella Svampa se ha impuesto una concepción organicista que ha cancelado las di- ferencias.” que ha venido acompañado por un control político a través de los medios de comunica- ción y la propaganda. .. 12 Mientras que en Bolivia el Viceministerio de Descolonización anun- ciaba recientemente la celebración a principios de octubre de 2015 de la pri- mera cumbre de Descolonización. la izquierda boba. mie- do a la pérdida de la vida.. En este sentido. ecologistas infantiles. continúa la estrategia de militarización y de guerra de baja intensidad del gobierno contra las comunidades del TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure) donde un proyecto carretero con inversión extranjera ha puesto de manifiesto la verdadera natu- raleza del poder. donde son casi 200 las personas reprimidas y encarceladas por motivos po- líticos la criminalización de todo el espectro social ha instalado lo que la so- cióloga ecuatoriana Natalia Sierra ha definido como miedo ontológico. y en fechas recientes (agosto 2015) nos hacíamos eco a través de la Nación Guaraní de Bolivia de un nuevo episodio de represión policial en el te- rritorio de Takovo Nova  tras un bloqueo de la carretera Santa Cruz-Camiri en el que las comunidades reclamaban su derecho a la consulta previa(amparado en el artículo 169 de la OIT y en la propia constitución pero vulnerados a tra- vés de decretos supremos) en un proyecto de exploración de hidrocarburos. de la existencia social. El petróleo. biocombusti- bles. así como una criminalización de la protesta a través del endurecimiento del código penal y la persecución política. despatriarcalización. La recolonización de la conciencia social a través de la constitución de clientelas y nuevos anclajes partidistas alrededor de las fuerzas de cambio ha implicado subsumir cualquier posibilidad de di- senso a la necesidad manifiesta de emprender nuevos proyectos desarrollistas.) y los grandes proyectos turísticos han supuesto la puesta en marcha de renovados dispositivos de poder. En este punto hay que situar un discurso xenófobo y ra- cista “emplumados.. En Ecuador. Igual que en Bolivia o Venezuela el modelo de desarrollo ha tenido en el ex- tractivismo en su modalidad primario-exportadora su principal protagonista. En el caso de Ecuador las contradicciones tal vez sean incluso más notorias. La refundación del estado ha supuesto la ampliación de un marco mercantil que permita la intensificación de nuevos procesos de acumulación originaria. estigmatizándose las narrativas indígenas y ecologistas. la megamineria. los agronegocios (monocultivos. del trabajo. instalándose una dialéctica de conflicto permanente en la que cualquier muestra de disidencia es asimi- lada a la traición. siendo desplazadas por la narrativa nacional-populista. de la familia.. Lucha contra el Racis- mo y toda forma de Discriminación. Esta tendencia represiva del gobierno boliviano se ha venido repitiendo.

13
Dos proposiciones.

Escuchar y recuperar lo que están sentipensando los pueblos es otra
guía que podríamos imaginar o proponer desde otras latitudes para pensar
cómo hoy decidimos luchar. La autonomía fue potente en un momento en el
estado español: estaban ahí los referentes, se eligió la democracia que no quiso
juzgar a los antiguos franquistas: se impuso como un silencio la maquinaria de
la Cultura de la Transición. Ahora, en un contexto marcado por la traducción
político-institucional de las fracturas sociopolíticas que impulsó el 15-M, cree-
mos que la construcción de autonomía es otra vez preferible a la reproducción
de nuevas formas de dominación. No podríamos dejar de preguntarnos qué im-
plicaciones tiene una victoria y quien está beneficiándose de las luchas de estos
años en América Latina, de la potencia destituyente presente en los movimien-
tos que derrocaron a gobiernos abiertamente neoliberales. Como afirma Gior-
gio Agamben: “Mientras que un poder constituyente destruye la ley sólo para
recrearla en una nueva forma, la potencia destituyente, en la medida en que de-
pone una vez por todas la ley, puede abrir una verdadera época histórica nue-
va”. Hoy, otra vez, la máscara blanca de los gobiernos izquierdo-parlantes ha
caído, es momento de reivindicar otras formas de vivir, de que no necesitamos
del estado y que “si uno saca a bailar al diablo, el diablo es el que baila con uno”.

Frente a la ritualización del poder y los nuevos símbolos de la izquierda
latinoamericana los pueblos en su defensa del territorio han encontrado formas
posibles de caminar en la que una política posible de vida o de dignidad se exprese
a través de la toma de los medios de (re)producción de la vida, aquello que nos
es común, y en cuya defensa podemos encontrar puentes desde los que pensar
nuestras luchas. Lo electoral siempre será una pantalla para la representación.

Tendremos (pro)posiciones, nos hacen falta una postura y un ritmo,
con los que construir nuestro caminar.

Colectivo Pensaré Cartoneras, Septiembre 2015
México - València

Posiciones

P
OLITIZAR LA TRISTEZA
Colectivo Situaciones

16

POLITIZAR LA TRISTEZA
Argentina / Colectivo Situaciones

Este texto (escrito en 2007) es resultado, y sedimentado a
partir de conversaciones con otros grupos afines argentinos como
el Grupo de Arte Callejero (GAC), Creciendo Juntos, Movimiento
de Trabajadores Desocupados (MTD), el colectivo de comunicación-
editorial lavaca.
El colectivo situaciones (Buenos Aires, Argentina) se define
problemáticamente como un “colectivo de investigación militante”. Su
intención es desarrollar un saber y aprendizaje en diálogo, siempre en
conversación. Para ello han publicado media docena de libros a través
de la editorial Tinta Limón.
La actividad del Colectivo Situaciones está muy marcada
por lo que han sido los últimos diez años de tumultuosa vida política
argentina: la insurrección de 2001, los procesos autogestionarios de
2002 (clubs de trueque, fábricas recuperadas, asambleas barriales, etc.),
la nueva gobernabilidad progresista instalada en 2003, la polarización
campo/ciudad como nuevo tablero de ajedrez de la escena política, el
impasse de las experiencias de autonomía, la emergencia difusa de
nuevas formas de politización (que ellos nombran como “infrapolítica”),
etc.

El texto fue inicialmente publicado en
http://www.nodo50.org/colectivosituaciones/articulos_29.htm

caracterizado por la toma del poder del estado como último horizonte emancipador. una fase de este sinuoso devenir. para muchos de nosotros. constatamos hasta qué punto fueron variando nuestras interpretaciones y estados anímicos en torno a aquel acontecimiento. de movimientos– le siguió una dinámica reactiva. 17 A más de cinco años de los sucesos insurreccionales de aquel diciem- bre argentino del 2001. A la experiencia de invención social (que implica siempre también la invención del tiempo) le sucedió un momento de normalización. la comunidad educativa Creciendo Juntos. Entre nosotros la tristeza po- lítica tomó muchas veces la forma de impotencia y melancolía ante la creciente distancia entre aquel experimento social y la imaginación política capaz de desarrollarlo. en determinado momento. Por un lado: mostrar que referirse a un proceso abierto implica ir más allá de las nociones de “victora y derrota” propias del ciclo anterior de politización. junto con ella. el colectivo de co- municación lavaca y el Colectivo Situaciones. de imágenes. Se declaró el “final de fiesta” y se le puso fecha de vencimiento a la “excepcionalidad” vivida. Este texto intenta rescatar un momento de la elaboración de “esa tristeza” con una doble intención. . lo que entonces se vivió como una disminución de las capacidades de apertura e innovación que aquel acontecimiento había puesto en juego. nos reunimos –los días lunes durante varias semanas de fines del 2005– un conjunto diverso de colectivos que teníamos en común la experiencia de transversalidad política vivida en Argentina en los últimos años: el Grupo de Arte Callejero (GAC). Según Spinoza. La tris- teza fue el sentimiento que acompañó. los Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de los barrios de Solano y Guernica. La tristeza llegó luego del acontecimiento: a la fiesta política –de len- guajes. Politizar la tristeza resume como consigna una intención de resisten- cia: reelaborar lo iluminado por aquel experimento colectivo bajo una nueva dinámica de lo público. el proceso abierto entonces subyace como dilema en los rasgos de la Argentina actual. Y. la tristeza consiste en un estar separados respecto de nuestras potencias. como vía de reencuentro con nuestra apuesta al proceso histórico en curso. De allí que. disper- siva. en este contexto y bajo esa consigna. ya que lejos de haberse retraído o interrumpido. Por otro: compartir un proce- dimiento que nos permitió. respecto de lo que podemos. “volver público” lo que era un sentimiento íntimo de personas y grupos. La difusión de este texto es un momento relevante en la construcción de esa publicidad.

contracul- tura. El especialista exige tomar distancia de la experiencia vivida. 18 La curiosidad de los compañeros de “what is to be done?” nos llevó a reencontrarnos con las transcripciones de aquellos encuentros. El mismo tipo de frontera se impone desde las ciencias sociales y la filosofía: hay que distinguir quiénes son aptos para inventar conceptos y hacer uso legítimo de la investigación social. “Si haces política. una consigna o un movimiento. Sin embargo. la estética. la hibridación supone cierta irreversibilidad: un hacer social que no acepta una inscripción subordinada dentro del juego de las nue- vas gobernabilidades ni su reducción a mero objeto de estudio. y luego. las categorías de los especialistas llegan para restaurar y resucitar las clasificaciones que –apuestan– nunca se disuelven del todo. las cualidades de una recomposi- ción capaz de resistirla (II. La tristeza política 1. que organizan el desorden en un sentido opuesto: “si no tenés una estrategia definida de poder.”. Al escribir este texto narra- mos inevitablemente desde nuestra propia perspectiva lo entonces discutido. se confunde intencionalmente la hibridación que toda creación de nuevas figuras políticas supone. Así. Así. El efecto es de despolitización. una serie de meca- nismos de generalización de la tristeza. tras una época de “desorden”. El especialista funciona por categorizaciones que tienen el efecto de “separar” y descontextualizar lo que se produce para subsumirlo en el lengua- je cerrado de un “campo” que se pretende autónomo y específico. Se impone la lógica de los especialistas. con una fiesta de disfraces luego de la cual los viejos poderes clasificatorios vuelven a distribuir uniformes. periodismo. También están los expertos de la política. asistencialismo. La tristeza política). realizados hace más de un año atrás. un modo de expresión callejera que hace estallar un nuevo canon fashion. Politizar la tristeza). y quiénes se dedican a la “propaganda política”. ‘lo tuyo’ no es política. porque en el arte estamos quienes manejamos el lenguaje visual. sino ‘activismo social’. o formas de . primero. I. una modalidad de la investigación micropolítica que resiste convertirse en doctrina. no hagas política. lo cual implica –también inevitablemente– hacerlo al calor de una dinámica que continua en marcha. en conexión con los poderes que la organizan (I. hacé polí- tica y si te dedicás al arte. y podemos decir qué es arte y qué no lo es”. porque en ese de- sapego aparece su propia “capacidad crítica”. De allí extrajimos. etc. El análisis que realiza prescinde de las operaciones políticas que dieron lugar a una obra.

Lo que se congela en este automatismo de la fórmula es nuestra propia capacidad de temporalizar el proceso. así como los procedimientos destinados a darle forma. 2. el plano de las imágenes y de la investigación. 19 comunicación que desisten reencauzarse hacia una renovada servidumbre en los grandes medios. La melancolía nos parali- za bloqueando toda relación virtuosa entre lo pasado-vivido y el presente en tanto posibilidad. disipando. con ello. a qué tipo de tareas conjuntas se llegaba por fusión y cuáles no permitían esa flexibilidad de conexión. sin convertirse en fórmula. Una pregunta que recorrió los años 2001-2003 fue cómo se relacionaban los grupos y movimientos entre sí. Estos enunciados tuvieron sentido mientras una suerte de producción colectiva impersonal logró difundir procedimientos y socializar experiencias de creación. “cualquiera puede producir imágenes o con- ceptos. afectos o formas de lucha. Una idea clave para habilitar esos encuentros fue la del “tercer-grupo”: agrupamientos por tareas que indiferenciaban grupos a la vez que los asociaban en verdaderos laboratorios de imagen. etc. Desprecio por la socialización de la producción. 4. “La obra no es patrimonio del que la produce”. pero se perfecciona como política cuando la pura repetición se cristaliza y consagra como fórmula a la espera de aplicación. político. Lo pasado-vivo se cristaliza inter- rumpiendo su elaboración como memoria política. la tristeza política suele operar impidiendo elaborar lo vivido como posibilidad presente y futura. Si crear tiempo consiste en abrir posibilidades. cuestionan- . La duración como criterio de validez. medios de comunicación y vías de expre- sión”. concluye que la finitud temporal de la experimentación alcanza para desestimar su valor. Las claves de la productividad (expresiva y organizativa) alcanzada en un momento de efervescencia creativa (como el que conocimos en torno al 2001) habilita “fusiones” personales y grupales y mezclas de lenguajes en las que ya no importa tanto la autoría de lo que va surgiendo. Repetición sin diferencia. se desfigura luego en molde y mandato. En cada grupo o colectivo (artístico. en un afuera común. el sentido más profundo del proceso. 3. La tristeza. social. Una lógica del “contagio” impregna en determinados momentos las formas de lucha. Lo que en su momento fue invención. Esas efectividades –aún cuando pueden revivirse una y mil veces– no resisten su repetición fuera de las situaciones en que arraiga su sentido. palabra y organización. en su afán de simplificación.) surgió la interrogación por las prácticas que se desarrollaban más allá de sí mismos. invisibilizando ese “afuera común” vislumbrado. La tris- teza surge con la constatación de este desarraigo. como hasta qué punto las energías cuajan.

los prejuicios más habituales del “economicismo reactivo”. Asistieron a la normalización. juicio a pri- ori según el cual las formas concretas de la revuelta son identificadas con un momento previo.3.2. 20 do el control que las empresas y sus marcas despliegan sobre el campo de los signos. aspiró a una democratiza- ción radical de la relación entre dinámica creativa e institución. 5. la identificación mecánica de lo “micro” con lo “chico”. Las máquinas de captura. “la clase media sólo sale a la calle si le tocan el bolsillo”.1.” o. el “que se vayan todos”. La atribución de un sentido escondido. simultáneo al momento de mayor presencia y palabra de los movimientos en la escena pública. Las instituciones que intentaron registrar el significado de esas nove- . recodificando las significaciones circulantes y retomando el mando sobre ellas. toda movilización “en apariencia espontánea” encuentra su “verdad oculta” en los poderes que las “digitan” desde las sombras). que debe ser administrada según las pautas que brotan de la hegemonía capitalista y sus sistemas de sobrecodificación. El vaciamiento de las consignas colectivas por la vía de la litera- lización (recorte violento de sus virtualidades). La reacción normalizadora llega luego para gobernar esta expansión virósica. siempre leída como carencia de especificidad de campo. 4. 4. 4. expre- sado en mil frases del tipo: “los piqueteros sólo quieren conseguir dinero sin trabajar”. diversos procedimientos: 4.. 6. que revestía de un sentido otro a la forma de relacionarse con esas instituciones. en este nivel. excepcional y recortado respecto de una realidad “ma- cro” (“mayor”). de diciembre del 2001. como hábito de lectura de los fenómenos de creación colectiva (“detrás de cada tendencia autónoma y horizontal no hay más que una astucia de po- der. Por el contrario: pasaban a ser engranajes de una máquina diferente.. sin ingenuidad. Los recursos que los colectivos y movimientos arran- caron a las instituciones no dictaminaban el “sentido” ni de su uso ni de su funcionamiento. la subestimación de la hibridación creativa. El surgimiento de toda esta serie de pro- cedimientos extrainstitucionales. verificando prácticamente cómo esa dinámica dependía de una relación de fuerzas. sentido y re- cursos. y todos los modos de reducción del juego subjetivo a la crisis financiera. producto de la “manipula- ción”. Por ejemplo.4. y no como condición inventiva de figuras y procedimientos. El clásico dilema sobre las instituciones –¿participar o sustraerse?– fue en cierto modo superado en el momento de mayor energía social. local.

8. Cuando la autonomía se transforma en una moral y/o en una línea política restringida. se insensibiliza respecto de la transversalidad de la que se nutre y a la que debe su potencia real. no tanto por intentar donar un sentido contrario a las aspiraciones de los movimientos. por lo que “no fueron capaces”. como podría interpretarse. como por olvidar las implicancias reorganizadoras de la dinámica instituci- onal que tales instancias procuraban. Politizar la tristeza Politizar la tristeza no quiere decir. También como culpabilización por lo que no hicieron. de una renovación parcial: no tanto por negar los procedimientos puestos en juego por los movimientos y colectivos. a ser repentinamente ignorados e incluso despre- ciados. 21 dades no fueron más allá. una vez convertida en doctrina. movimientos y per- sonas. en realidad sórdida. pen- sar y hablar “de” ella. Hasta cierto momento la autonomía fue un cuasi equivalente de transversalidad entre colectivos. La autonomía como corset. La espectacularización (tal vez inevitable) espectaculariza: instituye vedettes y establece voces reconocidas. se ahoga en una particularidad estrecha y pierde su condición de apertura e innovación. Pero la autonomía. La relación consumista con las zonas “calientes” de conflicto condujo a un brutal cambio de clima. que trae como consecuencia un cierto modo de resentimiento. Esa resonancia positiva funcionaba como superficie de desarrollo de un diálogo instituyente por fuera del consenso del capital y los “amos” alter- nativos de los aparatos partidarios. aplaudidos. Justo lo contrario de una política falsamente festiva. lo que se suele vivir con una mezcla de soledad extrema. 7. pero también de los parámetros para comprender y tratar con este nuevo pro- tagonismo social. acompañados y señalados. II. Para los grupos y movimien- tos autónomos la tristeza aparece como amenaza de cooptación o abandono de la búsqueda. Una política “en” la tristeza no puede ser concebida como una política triste. o justamente por ese devenir paradójico de la normaliza- ción. y esencial- . La vedetización abrupta. sino partir de su realidad: “en” y “contra” ella. en el que los colectivos y movimientos pasaron de ser observados. como por la subestimación del plano mismo de los movimientos como lugar en el que se plantean proble- mas relativos a la producción de sentido. en general. decepción y culpabilidad. La performance de masas que supuso el estallido del contrapoder en Argentina de fines del 2001 vino acompañada de un violento cambio de mapa respecto de quiénes eran los actores relevantes.

Al contrario. Se trata de conquistar una mayor soberanía sobre dimensiones de la vida diaria y colectiva capaz de elaborar. sino más bien como proceso continuo. la tristeza –más humilde– sólo señala nuestra desconexión momentánea en un proceso dinámico. 2. la po- lítica en proceso desobedece. Soltar una forma sólo puede querer decir. . antaño exitosas. sino de elaborarlo como fuente de inspiración y saberes en la búsqueda constante de nuevas aperturas. en la tran- quilidad. sino –y sobre todo– la circunstancia en que las políticas del poder adquieren poder. No se trata de abanderarse en él. que no tiene por qué ser pensado como fase larga (de estabiliza- ción) periódicamente interrumpida (por las crisis de dominación). la politización de la tristeza busca enfrentar la tristeza con la alegría de la politización: un ejercicio de reapropiación y reinterpretación de lo hecho hasta aquí como proceso y no como mera facticidad que se nos impone. Elaborar el acontecimiento a la luz de la memoria como potencia. por eso mismo. no puede significar un fenómeno del orden del arrepentimiento o de la simulación. armarse de una auténtica memoria política. Si la tristeza es ante todo interrupción del proceso. que es un modo de acomodarse en ella. los capitalistas y los represores). ¡Claro que el poder entristece! Pero. en el cual sea posible escuchar y ser escuchado incluso cuando las coincidencias de per- cepción resultan más oscilantes. Una nueva intimidad capaz de sostener una re-combinación entre acción más espontánea e inmediata y proyectos que requieren de un mayor sostén en el tiempo y que demandan un cotidiano más cuidadoso. Aprender a desarmar las formas y fórmulas. no cabe entonces el victimismo. “soltar” la forma de la que nos agarramos en la melancolía sólo puede resultar saludable al interior de una renovación de la apuesta al proceso que exige despertar la sensibilidad y la intuición de posibilidades. y quedar a la expectativa de una repetición literal. 22 mente melancólica. recuperarlas todas como posibilidades. Afrontar la tristeza permite formulaciones que la vieja “derrota” obturaba: si la derrota nos quitaba de juego por un largo perí- odo (el del “triunfo de los otros”. Sin victimismos. permanentemente atravesado y atravesable por la lucha política. Lo pasado cargado de potencia es un terreno abierto a las interpretaciones más diversas. La tristeza no es sólo política del poder. entonces. pero nosotros sí podemos quedar congelados y apartados de su dinámica. se reintegra en la propia potencia (por mínima que sea). 3. una renovación de la coordinación entre niveles temporales y exis- tenciales. El proceso no finaliza en derrotas y victorias. El contenido de esta búsqueda puede ser expuesto en algunos puntos: 1.

sino también como condición cuidada para el despliegue de una nueva percepción. Si la potencia del hacer se verifica en la soberanía democrática que logramos actualizar en ella. en las apariciones. y aquellas otras que buscan realmente comprender las dinámicas de los procesos. de lo que las Mujeres Creando llaman “políticas concretas”. La existencia pública se instituye inevitablemente en el modo en que aparecemos. sino también como ese “resto” que surge de un esfuerzo de escucha y traducción renovadas. sino todo lo contrario: una aparente inmutabilidad que nos evita ser arrastrados o simplemente conquistados. 5. 6. en fin. dispuestos a escuchar el contenido de las situaciones. sino más bien lo colectivo como . pero sí de una institución no estatal de lo colectivo. Un “prefiriría-no-hacerlo” que no se identifica con un mero abandono a las fuerzas retrógadas que se ciernen sobre el mundo. sin esquemas a priori sobre las formas mismas del agrupamiento. cabe distinguir entre preguntas presuntuosas. que distinguiría un “adentro comunitario” y un “afuera exterior”. como desarrollo de la cooperación. en cuyas dinámicas hemos podido reecontrarnos durante el último año. en todos los casos. intervenir sobre las situaciones para reelaborar. Tampoco se trata de fórmulas de grupo. Lo colectivo-comunitario es siempre un desafío de apertura respecto del mundo. Lo colectivo como premisa y no como sentido o punto de llegada: es decir. E incluso allí. subjetivo. no requiere de condiciones excepcionales. en los términos de la topología clásica dentro-afuera. sino –al contrario– como modo de la prudencia que consiste en no renunciar a darse tiempos. La reelaboración de lo colectivo. Elaborar lo público no estatal e investigar las formas de su institución son modos concretos de no quedar atrapados en la distribución de lugares que la normalización pretende imponer. No sólo como coordinación de actividades y consignas. y a la vez como mutuo acompañarse en la experiencia. y que requiere por tanto de un pensamiento atento y ágil. no tanto como subsistencia de una forma de intervención determinada y adecuada a un período. Potencia de la abstención. La institución de espacios públicos donde aparezcamos con nuestras verdaderas preguntas. la prudencia de la politización de la tristeza tal vez pueda comprenderse como un “abstenerse” en el que la quietud y aparente pasividad conservan radicalmente su contenido activo. Una disponibilidad contra todo pronóstico y “a pesar de todo”. y un aparecer que interroga es un aparecer radicalmente político. Se trata. Lo colectivo como nivel de la producción política. No un dejarse estar. No meramente un mirar al “exterior”. sino de elaborar claves y preguntas. palabras y formas propias. Nuevos espacios públicos. 23 4. lo colectivo mismo.

13 de febrero de 2007 . Pensar la transformación del momento y el “reconoci- miento” Para terminar. No tanto un activismo del moverse. de autoayuda) sino como instancias vivas de elaboración. éxito-fracaso. Con la deriva que va de la tristeza política a la politización de la tristeza intentamos inventar modos de asumir los dilemas que se nos abren ante el riesgo siempre presente de perdernos en los binarismos fijos. 24 complicidad en la aventura de convertirse en una interfase situacional en el mundo. Colectivo Situaciones Buenos Aires. incluso. Prolongar la tristeza redunda en un aislamiento respecto de esta nueva fase del proceso. una hipótesis: la dinámica en curso da lugar a lo que podríamos llamar una “nueva gobernabilidad” (nuevos mecanismos de legi- timidad de las élites. Paolo Virno resumió lo que se abre ahora ante nosotros: en el más allá de la oscilación viciada entre cooptación y marginalización se juega la posibilidad de una “nueva madurez”. Sin embargo. nueva orientación de integración regional y multilateralismo glo- bal). sólo como astucia táctica para prolongar viejas estructuras y concep- ciones. III. que se nos apare- cen como victoria-derrota. la “nueva gobernabilidad” distribuye reconocimientos a las dinámicas instituyentes y abre espacios de juego inimaginados en la fase anterior del neoliberalismo puro y duro. cuanto una nueva eficacia en la participación. entre política internacional y política “interna”. del proceso. La ambivalencia de la situación actual se expresa en que de manera simultánea existe un reconocimiento de las dinámicas colectivas instituyentes y un esfuerzo por controlarlas y redireccionarlas. pero también innovaciones en los modos de concebir la relación entre gobierno y movimientos. y por tanto ilusorios. a veces. En tanto “traducción” del acontecimiento. este reconocimiento se da de un modo formal y limitado. ni de “fracaso” por lo segundo. Los colectivos. con tonos variados y variables. no tanto como grupos de agitación (o en su opuesto. No hay lugar para el senti- miento de “éxito” por lo primero.

Una declaración feminista autóno- ma.E L DESAFÍO DE HACER COMUNI- DAD EN LA CASA DE LAS DIFERENCIAS. .

26 EL DESAFÍO DE HACER COMUNIDAD EN LA CASA DE LAS DIFERENCIAS Una declaración feminista autónoma Una declaración de marzo del 2009 tras el encuentro autogestionado de las Feministas Autónomas de Abya Yala/Latinoamérica celebrado en México. En 2012 se celebró otro encuentro autónomo en Porto Alegre. Las Cómplices (a través de Francesca Gargallo) Las Chinchetas (República Dominicana. Quizá el movimiento feminista autónomo sea más bien una red que un movimiento. Chuy Tinoco. con Victoria Aldunate Morales. antes del XI EFLAC. se inició un movimiento de reunión a través de la gestación del feminismo. con Julieta Paredes). Esta es la segunda declaración. Susana Conejeros y Tatiana Cárcamo). revindicando las potencias propias de la autogestión y opuestas al heteropatriarcado. El movimiento feminista autónomo ha querido siempre politizar este tipo de encuentros continentales frente a encuentros más instituci- onales. La primera del feminismo autónomo fue en 1996 “Permanencia voluntaria en la utopía”. . Como tal . Karina Vergara. También impulsaron: Marian Pessah. pronunciándose en con- tra del colonialismo. Norma Mogrovejo y el Seminario Sujeto Mujer de la Maes- tría en Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Entre las participantes: Comunidad mujeres creando comunidad (Bolivia. Brasil. Memoria Feminista (Chile. con Ochy Curiel y Yuderkys Espinosa). El feminicidio ha sido y es una de las contrapartes más visibles y violentas del patriarcado sobre el cuerpo de las mujeres.

algunas por laberintos que nos perdieron por un tiempo…hasta que… el caldo de la crítica sobre el mundo y sobre nosotras mismas cuajó y nos atravesó como un rayo. sino también de la política necesaria para cambiarlo. Gracias a quienes han obrado antes que nosotras podem- os hoy saber lo que queremos y lo que no. a partir de lo ya hecho. Reconocemos esta multiplicidad de experiencias-saberes como uno de nuestros mayores potenciales. porque ella escapa a toda regulación y a todo intento de sustraer- nos de nuestra singularidad y responsabilidad como sujetas históricas com- prometidas con otras formas del hacer y del estar en lo íntimo.dan muestra de lo que hablamos. hemos podido hacer una crítica radical y madura no sólo del mundo en que vivimos. La autonomía feminista no tiene un único inicio. La utopía se construye en nuestro presente. La autonomía no se alimenta de dogmas ni mandatos. en la historia pasada y en los actos y elecciones que hacemos en el día a día. el legado del feminismo radical de los años setenta. Así. lo privado y lo público. En nuestra genealogía recogemos todas las formas de resistencia activa de nuestras ancestras indígenas y afrodecendientes. Coincidimos en unos mínimos comunes que son los que nos hacen sentir convocadas y contenidas por el posiciona- miento político que convenimos en nombrar como Feminismo Autónomo. actuancias y sueños. 27 Largo ha sido el camino para llegar hasta el lugar en donde nos encon- tramos hoy. Su genealogía se construye en el antes y el después. Algunas más tarde. se nutre de cada uno de los actos individuales y colectivos en donde somos capaces de generar. La multiplicidad de experiencias que nos atraviesan -a las que nos hemos reunido aquí. Hemos llegado por diferentes vías a este espacio-vida de la autonomía feminista. Nuestra autonomía feminista es una postura ante el mundo más que un legajo unívoco de preceptos. otras más temprano. a la vez que reconocemos con tesón las produc- ciones y actuancias que nos unifican. El feminismo que nos nuclea ha sido forjado por muchas manos. descentrado y antirracista del movimiento de mujeres . nuestra propia idea del mundo y las prácticas y los principios necesarios para transformarlo. el feminismo situado. de las formas más insospechadas y gracias a la experiencia acumulada. las experiencias tempranas de los grupos de autoconciencia. las prácticas del affidamento y de concesión de autoría creativa entre mujeres de las feministas italianas de la diferencia.

Enlace Lésbico. el capital- ismo. el régimen heterosexual. y. para nosotras mismas y para toda la hu- manidad. mucho más cercanas. occidentales y capitalistas. del Movimiento Feminista Autónomo y del feminismo popular de Chile. que son capaces de man- tener el pensamiento dentro del límite de la utilidad. Las feministas autónomas lo hemos sido en relación a aquellas prácticas políticas que en cada nueva coyuntura han intentado acomodar al feminismo . de Atem de Argentina. entre otros. política y de transformación del mundo todo desde las mujeres. las Chinchetas. el reconocimiento de las mujeres como categoría política y no natural tal cual nos lo enseñaron las feministas materialistas. Reconocemos en las producciones tempranas de las Cómplices. nos sentimos herederas de esa parte de la generación de feministas de los setenta que a finales de los ochenta no estuvo dispuesta a abandonar sus aspiraciones de transformación radical de la realidad y anunció los peligros del nuevo pacto entre una parte importante del feminismo con la cooperación internacional. de Mu- jeres Creando de Bolivia. el Estado y sus instituciones. Varias compañeras forjadas bajo estas experiencias que se articular- on en el encuentro de Chile del 96. todos ellos patriarcales. Desde estas bases y recorridos múltiples. chicanas y de color en los EEUU que ha tenido su continuidad en Latinoamérica y el Caribe. es contrahegemónica. el etnocentrismo. nos hemos dado cita hoy aquí para seguir construyendo con nuevas generaciones de feministas autónomas los actuales retos que se nos plantean ante las nuevas formas del patriarcado. hoy podemos sostener que el Feminismo Autónomo es una propuesta ética. La autonomía es sobre todo y siempre un acto de profunda disidencia contra toda lógica de dominio. Reconocemos en nuestra historia el rol de estos espacios y proyectos colectivos que no sólo han continuado el legado sino que se han implicado activamente en la construc- ción y revisión permanente de las bases discursivas y activistas de la propues- ta autónoma: a las Próximas. Memoria Feminista. es relacional. 28 latinas. el racismo. el sistema de Naciones Unidas. los primeros aportes con- cretos en la definición de los postulados-base sobre los que se articularon las diferentes experiencias y proyectos políticos reunidos bajo el paraguas del Feminismo Autónomo en ocasión del VII EFLAC y que dieron lugar a una pri- mera declaración feminista autónoma: “Permanencia Voluntaria en la Utopía”. los aportes de las lesbianas feministas en lucha contra el régimen de la heterosexualidad obligatoria opresivo para todas las mujeres. las Clorindas. Nuestro pensamiento busca desarticular las cárceles de los paradigmas hegemónicos.

mujer es el nombre de un cuerpo ultrajado. afrodescendientes. la depredación irresponsable y privatización de la tierra. 29 a una razón pragmática dispuesta a claudicar en el intento de cambiar la vida toda. forjado bajo el fuego. Mujer es el lugar específico al que nos ha condenado el patriarcado y todos los otros sistemas de opresión. El feminismo que nos congrega se reconoce en cada gesto de oposición radical ante las formas innumerables e interconexas de subordinación y colonización de nuestros cuerpos y subjetividades. Estamos en el proceso de sanarnos de todo el patriarcado y las razones binarias. la co- operación internacional y los espacios transnacionales donde una elite exper- ta separada de los movimientos y de la vida subalterna produce los discursos. lesbianas. Nuestra política feminista no es. el agua y las fuentes de recursos naturales. sexualidad. si no un cuerpo político. Trabajamos cotidianamente para enfrentar las cadenas internas y externas que nos mantienen en aquellos lugares dispuestos para nosotras por el entramado de poder. la cooptación. reinvin- dicativa. de nuevas formas de vida alejadas de las esperadas para las mujeres y los grupos oprimidos. demagógico. el aumento de la violencia estructural y la vulnerabilidad de gru- pos enteros de la población. pobladoras. la prevalen- cia de un pensamiento eficientista. cuantitativista. entonces. Lo que nos aglutina no es una identidad. la primacía de una ciencia normalizadora y mercantilista al servicio de los grandes capitales. ni de reconocimiento. clase. se reconoce en cada pequeño intento de producción en el aquí y en el ahora. mestizas. origen y normatividad. esa marca imborrable nos constriñe a un lugar específico de la vida social. pobres. todas nos oprimen. las que nos sentimos convocadas a este Encuentro Feminista Autónomo evidenciamos el recrudecimiento de los efectos del neoliberalismo sobre la vida de millones de mujeres y pobres del mundo. indígenas. La subor- dinación común ha sido marcada en nuestros cuerpos. Partimos de nuestros cuerpos que son nuestros territorios políticos para implicarnos en procesos de descolonización y advertimos que la colonización no sólo tiene que ver con la presencia del invasor en las tierras . No somos mujeres por elección. raza. una memoria de agravios. persecución y el intento de aniquilación de los discursos más radicales de los movimientos y propuestas transformadoras por parte de los gobiernos. a cambio de una inclusión que siempre será parcial. evidenciamos la militarización progresiva. Ante el nuevo contexto internacional y sus expresiones y particularidades locales. inmi- grantes… – Todas nos contienen. En nuestros cuerpos habitan múltiples identidades – trabajadoras. las recetas y las agendas de las políticas locales. y privilegios que siempre serán de sexo. esencialistas y hegemónicas que llevamos dentro.

sabemos muy bien cuándo llega el momento de escabullirnos por las rendijas de nuestros sueños. si no con la internalización del amo y sus lógicas de compren- sión del mundo. Nos sabemos siempre en proceso. nos caemos y volvemos a levantarnos. Sabemos que las instituciones nos atraviesan. que el afuera no es un lugar. siempre atentas a nuestros principios y con nuestra ética como guía. . Erramos. el colectivo… ¡son nuestros! Allí vamos con nuestras tenacidades y flaquezas… con nuestros anhelos. Nuestro feminismo cree en la construcción de movimiento. con el dolor de los aprendizajes forjamos la felicidad que construimos y habitamos. hay lugares tan viciados que no dejan resquicios para la acción… pero las calles ¡son nuestras! El barrio. del placer. no puede recluirse y aislarse pretendiendo una pureza que no existe. hacemos del espacio marginal al que nos han confinado un lugar de exper- imentación y de fuga. contagiamos y construimos el mundo que queremos sabiéndonos y asumiéndonos responsablemente parte de él. Bajo la firmeza de nuestras convicciones nos encontramos con quienes como nosotras quieren cambiar el mundo. El valor y la fuerza de nuestras convicciones se pone en juego en nuestra osadía. Somos fronterizas. los pasillos de la universidad. hacemos articulaciones estratégicas y coyunturales. Nos arriesgamos a vivir embriagadas. racista y capitalista. de la creatividad. la comuna. y con quienes aun no han encontrado su propia fuerza para embarcarse en este cambio. sabemos el límite entre el intento de establecer alianzas y la cooptación. mientras nuestras risas lanzan dardos contra los regímenes de la heterosexualidad obligatoria. el patriarcado etnocentrista. Ape- nas. del encuentro…. la plaza. siempre en tránsito. somos ex-céntricas! Proponemos. la familia monogámica. No estamos en todos los espacios. Nos encontramos con las otras y con los otros. mete los pies en el fango hasta que ya no nos deja respirar. todo es dentro. No estamos adentro ni afuera. 30 del Abya Yala. hacemos de la periferia la fiesta de la imaginación. a imaginar otras formas posibles de habitar el mundo. en nuestra constante capacidad de rehacernos y en nuestra irreverencia. Como fugitivas de las lógicas hegemónicas. El feminismo autónomo no es autista.La risa es nuestra mejor herramienta. A ellas y ellos también queremos llegar y contarles nuestras mayores esperanzas.

concesión de favores. Si la institucionalización es inevitable. 31 Damos cinco pasos y parece que volvemos al mismo lugar…nuestras huellas trazan la espiral que ya dibujaron nuestras antepasadas desde tiempo remotos. cada nueva generación deberá aprender a traer el mundo al mundo. El mundo que queremos es el que hacemos cada día cuando compar- timos las tareas y nuestros dones. ¡Hacer funcio- nar bien al Estado no es nuestra competencia! Nosotras construimos comu- nidad. una por una. Del feminismo autónomo que hemos bebido hemos aprendido que la política no es administración ni redistribución de privilegios. la vitalidad es una virtud que nos recuerdan y nos contagian las que nacen. Recon- ocerá muchas madres. Cada hija. El mundo que hacemos reconoce la autoridad en la capacidad de autoría de cada una. nues- tra función es indispensable para el dislocamiento y la aparición de fisuras y vías de fuga a la actuación del poder. de cada nuevo trayecto. tiene en sus manos su destino y ya sabrá interpretar las experiencias y creaciones anteriores a ella. nosotras como movimiento somos la garantía de la desestabilización perma- nente de sus estructuras viciadas. la concesión de autoridad es de doble vía. La niña nos recuerda lo que hemos olvidado. No hay nada nuevo. apenas imaginada. carrera por el bienestar personal y del propio grupo…pierde todo su sentido y su valor. Sin nuestra acción no hay salida posible. El Estado tiene un rol que cumplir. La tecnocracia de género es un invento de los Estados y de las instancias superestatales que les determinan. apenas puesta ahí por nuestros pasos. reconociéndose a sí misma. ya sabrá usarlas para interpretar su presente. pero reconocemos también lo inaudito de cada nuevo ser. Cuando la políti- ca se vuelve tráfico de influencia. La memoria no se acumula linealmente y cada nueva generación y cada nueva sujeta. El Estado tiene su función de gerenciar lo instituido. cuando reconocemos en cada una la mara- villa y contribuimos a que esta crezca y nos desborde. escuchará las historias y con ellas soñará y construirá otros mundos. muchos legajos. La frescura. y su autonomía la llevará a construir algo nuevo con todo ello. de permisos. algo que será en parte nuestro pero que nos supera. nosotras tenemos otro: combatirlo. . gestión de indultos. Podemos reconocer en las madres un cúmulo de tesoros que son la base que aseguran el hacer de la nueva generación. sabe que ella también puede hacer su aporte con lo que le han dado. la carrera de administración del género es lo que hacen las instituciones con nuestras luchas. pero ¡Cuánta belleza! Cuánta hermosura apenas vista. Agradecida seguirá su propia ruta. no hay historia. construimos movimiento.

Somos la oscuridad y la barbarie del proyecto moderno. racializados. generados. somos nuestros pasos. ese espacio en permanente construcción. nos reestablece. creacionamos y activamos nuestros sueños de hacer de éste. Rechazamos la “normosis” porque es una enfermedad social y política que mata los sueños y las revoluciones. todo en un mismo y amplio espacio. es grande. empobrecidos. el aliento nos llega del encuen- tro con otras. nos resguar- da. presente y porvenir. nuestra voluntad igual que nuestro amor. pasión y poesía. por la contrahegemonía. la autonomía feminista hace una opción por la subalternidad. El aliento nos llega desde tiempos remotos. Somos pasado. Una inagotable energía nos conforma. hace tanto tiempo separadas. Encuentro Feminista Autónomo Marzo 2009 Ciudad de México . no pretendemos hacer “lo posible” porque “lo posible” demostró hace ya mucho tiempo que es injusto. 32 Comprendiendo esto. Nuestros sueños no caben en este mundo. estamos aquí. somos fuente de energía alternativa. Las vi- das que construimos son un peligro para la normatividad compulsiva y nece- saria. heterosexualizados…pero ay. No queremos humanizar lo inhuma- no. ni en las lógicas que lo sostienen. amamos la noche y la usamos para rearticular razón. somos lo que hac- emos con lo que nos han hecho. Nuestros cuerpos no nos condenan. han sido flagelados. en permanente cambio en donde accionamos. Nuestros corazones laten al ritmo del universo. colonizados. ellos son el resultado de los experimentos de la razón. No queremos ser “incluidas”. otro mundo. insuficiente y reproductor de lo mismo.

L A POTENCIA SALVAJE DEL NOSO- TROS EN LA REVOLUCIÓN BOLI- VARIANA: COMUNIZAR ENTRE RENTAS. BATALLAS Y PROMESAS Emiliano Teran Mantovani .

2014). Es autor del libro “El fantasma de la Gran Venezuela” (Fundación Celarg. . un espacio que construye una experiencia comunal. Hace parte de una experiencia militante  autogestio- naria en la ciudad de Caracas llamada el “Ateneo Popular de Los Chaguaramos”. 34 LA POTENCIA SALVAJE DEL NOSOTROS EN LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA Venezuela / Emiliano Terán Es Sociólogo de la Universidad cen- tral de Venezuela e investigador del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG). articulan- do con diversos colectivos en la construcción de una red de economía social en la ciudad.

orientado a su conversión como mercancía dirigida al mercado capitalista mundial. provienen de una tradición política y epistemológica que ha invisibilizado notablemente la historia de la produc- ción de lo común en Venezuela –sea en los tiempos de La Colonia o bien en el período republicano contemporáneo— en los relatos y narrativas nacionales. las cayapas indígenas (formas de trabajo comu- nitarias tradicionales). han sido conocidos en otros países fundamentalmente a partir de una serie de políticas impulsadas desde el Estado. los diferentes tejidos comunitarios que se instituyen. o bien la manera como diferentes formas de organización popular contra-hegemónica se disputan. con un horizonte que apunta a Las Comunas. y por el liderazgo del presidente Hugo Chávez. Independientemente de sus magnitudes respecto a otros países de América Latina. y las formas de gestión de los “recursos naturales”. . expresiones populares de reapropiación de la riqueza durante las diferentes luchas sociales nacionales. lo que configura el escenario. sus tensiones con el poder constituido –entendidas éstas desde abajo–. van a ser vulnerados drásticamente por el vendaval petrolero. En todo caso. en el marco de la llamada Revolución Bolivariana. donde se va a desarrollar posteriormente la Revolución Bolivariana. han ocupado un lugar muy minúsculo cuando se reproducen las narrativas históricas venezolanas. o bien los cumbes y palenques de los negros esclavos libertos (también. a partir de la segunda década del siglo pasado. la meta de la configuración del Estado-nación. producen y reproducen a lo largo y ancho del territorio venezolano. lo que ha quedado notablemente marginado. intentan apropiarse. de procesos y recursos privados o públicos. 35 Los procesos sociales que se han vivido en los últimos años en Venezuela. lo cierto es que diversas experiencias comuneras campesinas. privi- legiando en cambio las figuras de los caudillos. en vías a alcanzar el “progreso” y la civilización. han sido los factores constituyentes de estos procesos: las diversas formas de producción de lo común en el país. Estas omisiones o marginaciones. o en segundo plano. diríamos sui géneris en América Latina. o se apropian. Más allá de los juicios positivos o negativos que se han formulado acerca de dichas políticas. lo cual tiene proyección en la forma como se producen los imaginarios sociales en el país. formas de vida comunitaria).

BAPTISTA. Esto supuso una muy acelerada implantación de la «modernidad». citado por Coronil. para “crear riqueza”. Caracas era considerada el referente de la “moderni- dad” arquitectónica y urbanística en América Latina.7 por 1. en este caso en nombre del progreso y la civilización. moldeados en torno al «american way of life». determinados por la captura súbita de una gran y creciente riqueza no producida en el país –la renta petrolera–.5) (cfr. Quintero llamó a este fenómeno de conversión cultural. grandes migraciones campo-ciudad. El movimiento de la sociedad y el ordenamiento del territorio estarán pues. con trascendentales consecuencias para los procesos de producción de lo común. . sumisión internacional y devastación de la naturaleza. 2 El concepto de “destrucción creativa” fue popularizado por Joseph Schumpeter en 1942 para señalar la esencia del movimiento del capital y de la lógica del sistema capitalista. en poco tiempo (a partir de 1928) se convierte en el primer país exportador de petróleo —no de cualquier recurso. El Estado Mági- co. 36 Piénsese en el muy severo impacto de esta combinación particular: Venezuela. y de las instituciones liberales formales. con todas las consecuencias que estos procesos de transformación me- tabólica traen en términos de desigualdades sociales. territorios y naturalezas. creación de nuevos “ciudadanos”. En este sentido. La velocidad de urbanización de Venezuela (calculada como tasa interanual de crecimiento del grado de urbanización entre 1940-1981) casi duplicaba el promedio de todos los países latinoamericanos (2. afianzamiento del Estado-nación y su monopolio político-territorial. que va a implicar una enorme reconfiguración del metabolismo social y ecoterritorial. genera la destrucción de otros valores. Venezuela experimentó la mayor tasa de crecimiento del PIB real de la América del Sur y una de las mayores del mundo (Hassan Mostafa. 4 Un trabajo paradigmático que estudió y caracterizó estas modificaciones antropológicas en el país a raíz de la explotación masiva de petróleo fue “Antropología del petróleo” de Rodolfo Quintero (1976). la “cultura del petróleo”. 1 En este caso. con el progresivo abandono de la agricultura. sino del que será el más importante para el mercado global— del mundo. una de las economías más atrasadas de toda América Latina — en términos de desarrollo capitalista1—. toma- mos el concepto para mostrar el carácter colonial del capital en la medida en la cual.210). una drástica «destrucción creativa»2 muy particular no solo en América Latina sino a escala mundial para este período3. urbanización y modernización territorial. hasta 1970. extendida por décadas. que había discurrido el siglo XIX prácticamente en permanente e intensa guerra. “Más allá del optimismo y del pesimismo: las transformaciones fundamentales del país”). y nuevos patrones culturales4 y de consumo intensivo (productos importados). que va a generar masivas rupturas de micro-procesos territoriales que anteriormente conjugaban trabajo-tierra- bienes comunes. Asdrúbal. Fernando. y en la década de los 50’s. 3 Entre 1945 y 1960. p. nos referimos a mecanismos más consolidados para la apropiación de la riqueza para el mercado mundial y la acumulación de capital.

y su incidencia en los procesos que están por venir en el país: después de 100 años de historia petrolera. y esto ha ocurrido alrededor de códigos comunes que han girado en torno a un complejo proceso identitario que podemos llamar chavismo. su potencia constitutiva. En la misma línea de esta inversión de sentido planteada. Este nuevo ciclo de lucha política. de cooperaciones. de carácter nacional.000 muertos. que se desborda y da rienda a sus bravías aguas con el «Caracazo»—un enorme estallido social. abriría al mismo tiempo nuevas composiciones y configuraciones en las formas de producción de lo común. 5 El «Caracazo» es tal vez el primer sacudón antineoliberal en el mundo. 37 La pobreza y las marcadas desigualdades sociales producidas por este modo de acumulación capitalista rentista petrolero. avanzar y (re)apropiar (1989-1999) A partir de la trascendencia del «Caracazo». que se produjo el 27 y 28 de febrero de 19895—. pero al mismo tiempo es configurado y producido por éstas. sino en 1989. No es entonces en 1999. se constituye como sistematizador de una multiplicidad de voces. quisiéramos proponer una idea que consideramos vital para entender el particular significado de las luchas populares de los últimos 26 años en Venezuela. y que se mantiene abierto en el país hasta nuestros días. van a generar un colapso del sistema político a fines de los años 80. con la toma de posesión de Chávez en el gobierno. La represión estatal fue tan brutal que se calcula que hubo entre 500 a 3. cuando comienza a configurarse este particular proceso constituyente. de producciones. lo que supone la activación de un nuevo ciclo de lucha política en el país. aplicados por el entonces presidente Carlos Andrés Pérez. en la dinámica de un movimiento telúrico popular prolongado. y de las posteriores luchas sociales de la década de los 90 en Venezuela. una respuesta popular masiva y poderosa ante los efectos inmediatos de los programas de ajuste estructural del FMI. y de las disputas populares en el marco de la hegemonía de lo público y lo privado. es producto de un proceso de movilizaciones moleculares. Nuestro interés es tratar de hacer visible su fuerza originaria. que en la «Revolución Bolivariana». Un movimiento telúrico popular constituyente: ocupar. no ha habido un proceso en el cual hayan fertilizado formas más potentes y masivas respecto a la producción de subjetividad contra-hegemónica. antes que creador de la misma. . desde abajo. y al mismo tiempo reflejar los mecanismos de dominación que intentan detener su movimiento expansivo. quisiéramos proponer una inversión del sentido hegemónico que se da cuando se plantea una caracterización y periodización de la Revolución Bolivariana: Hugo Chávez. que comienza a bajar intensidad después de 2004. de la comunalidad.

Un acontecimiento (4-F 1992). «1992-1993. deliberación y organización– está constituido no sólo por el discurso o lo institucional. en primera instancia. Las formas originarias de esta primera fase del proceso constituyente. y sin saberlo. al mostrar imágenes inéditas que presentan esa naciente narrativa popular de calle.81 7 Para nosotros la idea de la “biopolítica” es fundamental. al tiempo que en el proceso se le va dando forma. sino por la (re)apropiación de los territorios. a un proyecto (1992-1999). se despliega a la propia reproducción de la vida. del habitante del barrio urbano. que va a definir los contornos de la producción de lo común en la Revolución 6 Cfr. En la narrativa originaria del chavismo. dado que intentamos resaltar que todo acto político –asuntos colectivos de poder. sino del espacio urbano. dotándolo del sentido particular que le otorga la producción de una comunidad popular deseante de reapropiación. donde comienza a construirse una narrativa. y las posibilidades gestionar la Vida y los ecosistemas donde se habita. da forma y contornos a un proceso (1989-1992). es revelador al respecto.27 de febrero de 1989: interpretaciones y estrategias. que va tomando sentido y forma a partir del golpe de Estado de Chávez. de los campos simbólicos de representación. el cual va a tener un poderoso efecto unificador. expansiva y niveladora (Terán Mantonvani. es a partir de las diversas luchas populares en la déca- da de los 90. Reinaldo. una simbología expansiva que se apropiaba de la imagen del líder militar. sea de dominación o emancipación. p. de revertir un despojo histórico. en la (re)apropiación. . ITURRIZA. si se quiere ontológico. se producirá el fallido golpe de Estado encabezado por Chávez en 1992. es ontológicamente movible. sino también por unas corporalidades atravesadas por la vida ecológica. 2014). 38 Hay un carácter originario. Chávez fue en primera instancia una creación popular8. Con Chávez en prisión. y sobre todo en la globalización neolib- eral. apareciendo como un elemento equivalencial que puede traducir los múltiples lenguajes de la indig- nación popular en un gran ¡Ya Basta! Pero la simbología que comienza a con- figurarse a partir de este acontecimiento. desde abajo. que comienza a reconocer su fuerza de enjambre. que inaugura la subjetividad del chavismo como comunidad. en el encuentro y articulación de rabias e indignaciones que se dio en el «Caracazo». orienta- dor y definidor de las pulsiones políticas de los de abajo. no solo de la riqueza (saqueo masivo de comercios). es aún una simbología sin narrativa. La rebelión popular (crónica de un pueblo en la cal- le)». Dicho proceso originario se expresa en la ocupación6 de lo históricamente negado. Tres años después. inspiradas por el golpe de Estado. La esencia popular del chavismo es constitutivamente contrahegemónica. 8 El documental de Liliane Blaser. de los bienes comunes. Esto supone que la lucha política. no se lucha solo por el fin de la explotación sobre el trabajo. Este suceso marco el auto-reconocimiento de la potencia biopolítica7 colectiva del marginado social. en el avance.

en el cual se va a producir una crucial reconfiguración de la composición política de esta alianza de poder. cobra más forma. y va girando de manera creciente en torno al liderazgo de Chávez. ha sido una historia muy poco visibilizada. pero en el campo de batalla (1999-2006) Con la llegada de Chávez a la presidencia se inicia la segunda fase del proceso constituyente (1999-2004). el proceso constituyente venezolano se da sobre la base de «entramados comunitarios» (Gutierrez. El chavismo así. avanzar y (re)apropiar. estructura más redes de articulación. quien se hace candidato presidencial. el movimiento se va ampliando y haciendo más complejo. Es fundamental reconocer que. arropada por la figura del liderazgo de Chávez. el movimiento converge y se teje en torno a la figura de Chávez. II. 2011) muy frágiles. y nuevas formas de interpretación de la realidad. cuando Hugo Chávez gana las elecciones presidencia- les e inicia un período de disputas entre formatos y sectores viejos y nuevos de la política. 9 El denominado Pacto de Punto Fijo fue una alianza política conformada por los partidos de ma- sas Acción Democrática y Copei (en sus inicios también URD) en articulación con la élite local del sector de negocios e importantes intereses empresariales estadounidenses. Propone un proyecto nacional para convertirse en gobierno estatal. en cierto sentido formateados por dinámicas contemporáneas del capitalismo de consumo. y muy agredidos por las formas de subjetivación del neoliberalismo. a diferencia de los procesos de mo- vilización popular masiva en Bolivia y Ecuador que también devinieron poste- riormente en alianzas nacional-populares y gobiernos progresistas. hacia fines de los años 90. Sobre esto cabe hacer dos importantes precisiones: I. Su discurso ofrece nuevos valores. sobre la base de una premisa política: el urgente cambio social. discontinuos. da un salto cualitativo. El movi- miento se repotencia exponencialmente cuando la premisa ontológica popular de ocupar. Ser poder y contrapoder al mismo tiempo. Pero esta definición es también una apropiación y una síntesis de toda la producción simbólica antineoliberal y anti-Pacto de Punto Fijo9 y de todas las experiencias políticas que se venían tejiendo desde las bases de los movimientos populares del país. se expande. recupera más riqueza. 39 Bolivariana. pero con una gran poten- cia biopolítica. . que configuraron el marco político que se impuso en Venezuela desde 1959 hasta 1998. En este contexto. nuevos sentidos y cartografías. se convierte en gobierno constituido.

los días 12 y 13 de abril de 2002. de la misma forma en que operaron en la sublevación social del 27-F de 1989. movimientos estratégicos. Sin embargo. No hay hegemonías consolidadas. impulsadas por su volun- tad de re-apropiación. con procesos de institucionalización estatal en los difer- entes ámbitos de la vida. Sectores conservadores de los viejos poderes de la sociedad venezolana. las que determinarán el futuro de este período. para restituir al presidente ante el golpe de Estado cívico- militar que se había producido el día anterior. al no sólo insistir en llevar adelante su proyecto reivindicativo. 2014). despliega pues los rieles por donde de- bería transitar el proyecto reivindicativo de la Revolución Bolivariana. en articulación con el imperialismo norteamericano. supuso unos enormes niveles de resistencia y articulaciones .feb. Serán los entramados cooperativos pop- ulares. Las confrontaciones se ramifican. todo se está disputando. Lo nacional-estatal-popular. En este complejo período. mostrando así una disposición política que preexistía a la aparición de Chávez (Terán Mantovani. 2003). impulsado por los sectores más conservadores y las viejas élites del país. y a expandir la ocupación social de las calles y del Palacio Presidencial. orgánica. sino también cualitativos: iniciativas sociales de recu- peración de la participación política. no solo en términos cuantitativos. contribuyen con su accionar reticular. De esta manera. 40 Es notable la efervescencia popular de este período. deliberación masiva de la sociedad en el marco de numerosas pulsiones de apropiación de un proyecto popular. habitantes de los barrios urbanos que se desplazan en estos vehículos de dos ruedas. ramificado. reactivaciones populares territoriales. las fuerzas vivas originarias del movimiento. que se van haciendo cada vez más amplias. pactos. ni siquiera del Estado. Pero estas dinámicas se van conformando en el marco de una paradó- jica condición de dualidad: ser poder y contrapoder al mismo tiempo. que asfixió la economía nacional durante tres meses (dic. conformación de formas de economía social. sino también salvarlo ante una posible restau- ración conservadora. El Paro Petrolero. pero también se generan reacomodos. ajustes. el movimiento se va articulando progresivamente con tramas corpo- rativas. auto-reproducirlo en momentos de severas crisis. Los motorizados/enjambre popular. 2002. se va produciendo una paulatina articulación de las formas de organización y cooperación popular. generando una impresionante red de comunicación cooperativa. a romper los cercos de los medios de comunicación. entre otros. despliegan una guerra con- tra el proyecto. en esta fase del proceso constituyente.

que implicó una reinvención de la vida cotidiana. en síntesis. Después de 17 años de luchas permanentes de calle . comienza a generarse una expansión y robustecimiento de las tramas corporativas que componen al fortalecido petro- Estado. Formas orgánicas del comunizar ante las formas corporativas y la crisis del capitalismo rentista (2006-¿?) Esta nueva fase corporativa de la Revolución Bolivariana (2006-2013). El final de la segunda fase de este proceso constituyente va a definirse (¿paradójicamente?) con la configuración de la hegemonía del bloque nacion- al-popular del chavismo –derrota de las «guarimbas». que al tiempo que saldaban las deudas históricas con los excluidos del sistema. en realidad. las figuras de los Consejos Comunales. plantea la configuración de dos proyectos políticos divergentes en el seno de la alianza nacional-popular. o cortes de ruta de es- tos sectores de la vieja oligarquía. y posterior victoria del gobierno de Chávez en el referéndum revocatorio de 2004–. 41 populares. o el concepto del Socialismo del Siglo XXI. sobre la base de la sobrevivencia. Es a partir de este período. b) El auge de la demanda y los precios de las materias primas. evidenciando. los irían insertando en mo- dos de vida configurados en torno a la sociedad de consumo. sino tam- bién en una masiva distribución de petro-dólares. Sin embargo. donde surge la idea del partido único (Partido Socialista Unido de Venezuela). supuso la captación de una cuantiosa renta petrolera por parte del Estado. neutralizando su fuerza expansiva contrahegemónica. esta expansión burocrático-corporativa va a ir ralentizando el movimiento de (re)apropiación del chavismo popular originario. va a ocuparlo. que este proceso de transformaciones sociales es dependiente en primera instancia de las fuerzas originarias del chavismo. redes cooperativas en condiciones de alta escasez y volatilidad política. Ésta probablemente. nuevamente. y la progresiva consolidación y forta- lecimiento del petro-Estado desarrollista venezolano (2004-2006/07). De esto se desprenden dos importantes factores: a) Desde 2006-2007. haya sido la mayor expresión de la potencia biopolítica de la «Revolución Bolivariana». presenciamos la formación de varios procesos de comunalidad. lo que se tradujo no solo en una gran disponibilidad monetaria para hacer más creíble la vieja promesa de “progreso” y “civilización”. Ciertamente para el caso venezolano. pero también con un horizonte político contrahegemónico. a partir de 2004. desplazando progresivamente sus potencialidades salvajes. germinados y estimulados desde el Estado.

se han desplegado a lo largo y ancho del país durante la Revolución Bolivariana. Teran Mantovani. discontinuos. Alejandra. Miriam. y poseen mayores niveles de defi- nición y conciencia. y son muestra de procesos ricos. BRAND. para Brand no son democráticos. pero esta se va a bifurcar en dos formatos: una forma corporativa. y con un horizonte más allá del capital. y una forma orgánica. reproducida principalmente en la producción social de lo común. de la ilusión del “progreso” y lo que Ulrich Brand ha llamado los «modos de vida imperial»10. Todo el movimiento social contrahegemónico. típicos de los países del Norte Global. comunidades indígenas. que al mismo tiempo. La idea de comunizar aparece cada vez con más fuerza. comunas y consejos comunales. Alternativas al capitalismo/colonialismo del siglo XXI. y como un proyecto popular de amplia escala. profunda- mente direccionada e instrumentalizada por el Estado. pueden ser frágiles. de mujeres. en: Lang. por parte del poder constituido. Emiliano. las diversas expresiones populares por la re-apropiación de los diversos ámbitos de la vida social. convertirnos en una «Potencia En- ergética Mundial». gru- pos ambientalistas. potentes y numerosos. redes de trueque. y esto. un modo de reproducir la vida en comunidad. 10 Estos modos de vida. colectivos de artistas y cultores populares. 42 (1989-2006). ha configurado un modo corporativo de gestionar y administrar a las fuerzas vivas. Wissen.445-470 11 Cfr. Ulrich. Markus. tienen ya sobre sus hombros una historia común reciente —uno de los sustratos materiales que las sostienen—. Lopez. del petro-estado y la formación de una nueva burguesía corporativa en su seno. entre muchos más. Claudia. además de profun- dizar los males históricos del rentismo venezolano11. “Crisis socioecológica y modo de vida imperial”. pp. El fantasma de la Gran Venezuela . profundizando el extractivismo al proponerse duplicar en el futuro (2019-2021) las cuotas de producción petrolera de 3 a 6 millones de barriles diarios (a partir de la Faja Petrolífera del Orinoco). en la medida en la que son imperiales con la naturaleza y el trabajo de numerosos humanos. Organizaciones campesinas y de agricul- tura urbana. en general. contradicto- rios. San- tillana. previamente despojados por el desarrollo petrolero. colectivos estudiantiles. Domina a partir de un Estado que ha planteado como gran meta nacional. y dados los enormes desafíos planteados. constituida desde abajo. La forma orgánica del comunizar se expresa como una pulsión con- trahegemónica. a lo que se suman proyectos para una inédita expansión minera en el país. El boom petrolero (2004 en adelante) trajo consigo una expansión de la modernización territo- rial y del capitalismo rentista. La forma corporativa es avasallante. se va a debatir entre estas dos formas.

A eso debemos su- marle las diversas formas de guerra económica existentes en la disputa políti- 12 Sobre esto. por un lado. e incluso recurrentemente. Tejen comunidad. resistencias. la manera en la cual las diversas organizaciones populares y comunitarias construyen relaciones. negociaciones y articulaciones con el modelo rentista petrolero. a la institu- cionalización de la diversidad de la producción de lo común. a lo que hay que sumarle las permanentes agresiones de los sectores privados y empresariales del país. hace cada vez más insostenibles los imaginarios de riqueza gracias al crudo. atentan recurrentemente contra la producción de lo común. a la forma corporativa. Emiliano. afectos. se va esfumando cuando cae el precio del barril de crudo. y profundamente conectada con las caídas de los precios internacionales del petróleo (2009 y 2015). que va más allá del capital. en la cual nos encontramos en la actualidad. Lo inorgánico del sistema. La tradición de la cultura del petróleo. es digna de analizarse para plantear nuevos horizontes estratégicos para la emancipación. se desmovilizan esperando su parte de la renta. El florecimiento de estas formas del comunizar resisten pues. contra la potencia constituyente que configuró al chavismo en sus orígenes. producen para la vida. resisten también al acotamiento de la deliberación impuesto por el partido (todo está en blanco y negro debido a la polarización). la forma orgánica del comunizar lucha por construir y llevar a cabo su propio proceso de apropiación y configura- ción de la vida. un factor exógeno muy condicionante. siendo éste el enemigo a vencer por parte de cualquiera de las fuerzas restauradoras del país y la región. véase: Teran Mantovani. yendo en ocasiones más allá del proyecto gubernamental. y a la relación paternal que intenta construir y reproducir el subsidio estatal. biopolíticamente. En todo caso. tanto a escala molecular. que desestimula poderosamente las expresiones productivo/creativas. que es desafiante. el modo de vida monetario-rentista. en la relación paternal/clientelar que fomenta el petro-Estado. La crisis del capitalismo rentístico y el neoliber- alismo mutante (1983-2013) . disputándole estos procesos al Estado. con el poder constituido. al tiempo que se hacen más visibles los factores históricos vulnerables del capitalismo rentístico nacional12. 43 En cada espacio en disputa. como a nivel de sistema. lo que va a abrir una nueva fase de gran incertidumbre. Entre 2009 y 2013 se va a configurar un período de estancamiento de la fuerza expansiva que la Revolución Bolivariana traía desde años ante- riores. las cuales. la renta del petróleo. Una historia similar ya hemos vivido en la década de los 80. La crisis económica global desatada desde 2008.

ante la evidencia de las nefastas conse- cuencias para un gobierno progresista de romper una alianza de contenido y forma popular. y las diferentes formas de guerra no convencional contra el pueblo (desde guarimbas de extrema dere- cha. de la disfuncionalidad del modelo rentista petrolero. Y entonces ahí. de la sensación de pérdida de referentes políticos. y elegir la vía del capitalismo extractivo. sino que agrede permanentemente los entramados co- munitarios existentes en la Revolución Bolivariana. hasta la Orden Ejecutiva de Obama 9/03/2015). Vendrán las situaciones que pondrán a prueba la fortaleza de estos tejidos comunitarios. al tiempo que buscan construir camino hacia un proyecto popular contrahegemónico. tal vez anti-capitalista. ha generado un nuevo escenario productivo. tal vez socialista. dado que la intensificación de las disputas políticas internas. que intentan pensarse más allá del gobierno nacional. . ante la incapacidad de la macro-economía para responder a los numerosos requerimientos de la vida cotidiana. que no solo se produce en el ámbito de lo público y lo privado. la corrupción expansiva. un período de gran crisis. ante tales escenarios. es pertinente reconocer lo verdaderamente orgánico: la producción popular de lo común. tal vez comunista. pero al mismo tiempo de opor- tunidades. La muerte del presidente Chávez ha abierto un nuevo período para Venezuela (2013-¿?). pero que además persiguen configu- rarse un entorno de subsistencia y autogestión. sicariato. que obliga a la reactivación de múltiples procesos moleculares de lo común. que ante esto reaparece con más claridad. 44 ca nacional.

de corazones hermanos. sino también ante toda posibilidad. a tejer el horizonte de la economía popular que pueda aclarar el . aquí y ahora. que buscan tejer lo que descose el neoliberalismo. saberes y acciones en torno a diversos foros. economía popular y autogestión Escribir un texto a 18 manos. de tanta vida natural. Al calor de los procesos de transformación que le han dado sentido a la Revolución Bolivariana. Ante la crisis de nuestro modelo de sociedad. Mucha agua ha corrido desde entonces. que nos hace apuntar hacia la autogestión y el auto- gobierno. lo que desgarra el capital. el Ateneo Popular de Los Chaguaramos es un proyecto que se ha resuelto a generar redes a partir de experiencias colectivas. de luchas. Es el mo- vimiento de muchas agujas. el Ateneo Popular de Los Chaguaramos. ha sido una escuela de encantos y desencantos. a comunizar. talleres. donde se han juntado múltiples luchas globales anticapitalistas. donde al mismo tiempo resuenan otro montón de voces. en sus capacidades creativas. esfuerzos. Nuestro proyecto es una toma de posi- ción ante el despojo y la explotación de tanta gente. La crisis mundial del sistema capitalista se recrudece y los procesos populares en la Revolución Bolivariana se enfrentan a numerosas amenazas. es una defensa y construcción permanente de lo común. sin fetichizar ninguna utopía. de ser más un nosotros. eventos de economía popular y por supuesto. Abraza la diversidad. donde se unen numerosas causas populares. que se orientan a la construcción de otros mundos posibles. busca unir para construir fuerza. encuentros culturales. lo que disuelve la renta del petróleo: la comunidad. Comenzamos a transformar con el hacer. nace en Caracas en 2006 como un espacio de convergencia y articulación nacional e internacional. ni burocracias. de la excusa para juntarnos. Ni subsidios. el trabajo colectivo. para poner en común ideas. toda esperanza. La Revolución Bolivariana. ni asistencialismos. narrar un cuento común contado por 9 voces. esa que vivimos en la calle. propagar la solidaridad. el hospedaje solidario. Se mueve no sólo ante la indignación. supone un acuerdo colectivo. 45 Epílogo El Ateneo Popular de Caracas: somos juntadera. Creemos en el enorme potencial de nuestro pueblo. en todas las múltiples posibilidades que se producen para construir una sociedad más allá del rentismo petrolero y el capitalismo. que son compartidas por aquell@s que visitan la ciudad. la tole- rancia. El Ateneo Popular de Caracas es un espacio y una experiencia comunitaria que late al ritmo del acuerdo común.

y no el producto importado. Caracas. siempre en una juntadera. Celebrar cuando nuestro plato de comida tiene lechugas de nuestro huerto. pensar y vivir la ciudad de otras maneras. Producir nuestra vida. En una juntadera. 46 horizonte post-rentista en Venezuela. productores pequeños. o el arroz del conuco de nuestros colectivos hermanos. Juntar saberes. julio de 2015 . llenar el cemento de tierra. producir juntos. medianos. consumir en colectivo. grandes. hacerlo extensivo. porque produ- ciendo producimos la otra sociedad que queremos. Llenarnos las manos de tierra. servicios. solida- rizarnos.

Quito: Fundación Rosa Luxemburg/Abya Yala. Piñango. en: Lang. Lopez.) (1984). en: Naím. R. 27 de febrero de 1989: interpretaciones y estrategias.org. R. R. México: Siglo Veintiuno editores. R.. Santillana. F. (2013) Alternativas al capitalismo/ colonialismo del siglo XXI. Quintero.php?id=186718. Crisis socioecológica y modo de vida impe- rial”.pdf.A. Re-ocupar el chavismo: la ruta de los de aba- jo. M. Recuperado el 20 de abril del 2015 en: http://www.. Itzurriza. (1976). Teran Mantovani. (2002). Necaxa. Caracas: Rebelión..ar/libreria_cm/archivos/pdf_313. A. 2014. E. S. Caracas.clacso. Cochabamba: Textos Rebeldes. (2014) El fantasma de la Gran Venezuela. El caso Venezuela: una ilusión de armonía. (2011). Gutiérrez Aguilar.. La crisis del capitalismo rentístico y el neoliberalismo mutante (1983- 2013). DOCUMENTOS DE TRABAJO N° 5. Nueva Sociedad / Consejo de Desar- rollo Científico y Humanístico de la Universidad Central de Venezuela. Wissen. Más allá del optimismo y del pesimismo: las transforma- ciones fundamentales del país. U. Recuperado el 20 de abril del 2015 en: http://www. (eds. C. M. M. (2014). 47 Bibliografía Baptista. .) Palabras para tejernos. Recuperado el 13 de mayo del 2015 en: http://es. A. Coronil. resistir y transformar en la época que estamos viviendo. Antropología del petróleo. Caracas. Caracas: Fundación Editorial El perro y la rana.rebe- lion.org/noticia. Pistas reflexivas para orientarnos en una turbulenta época de peligro. (ed. Caracas.scribd. Brand. R. El Estado Mágico. Venezuela: Fun- dación CELARG. Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos. (2012). Caracas: Ediciones IESA.com/ doc/159158963/Palabras-para-Tejernos-Resistir-y-Transformar-en-la-epoca- que-estamos-viviendo-pdf. En: Gutiérrez Aguilar.

.

Rafael Uzcátegui .V ENEZUELA: RÉQUIEM AUTONÓMICO DEL BOLIVARIANISMO.

50 VENEZUELA: RÉQUIEM AUTONÓMI- CO DEL BOLIVARIANISMO. Una crítica anarquista al gobierno boliva- riano publicado en España. en Venzuela. forma parte de la redacción del periódico anarquista El Libertario. Ha escrito Ve- nezuela: La revolución como espectáculo. . Venezuela / Rafael Uzcátegui Rafael Uzcátegi.

no sin conflic- to. En esas discusiones. el desmantelamiento. Su primer gesto fue la convoca- toria a una Asamblea Nacional Constituyente. en materia social –más no económica-. fragmentación e institucionalización de los movimientos sociales no permitió la materialización de dichas garantías y derechos. hizo suyas estas demandas y ganó las elecciones nacionales. El propio presidente Chávez la calificó como “la mejor Constitución del mundo”. incorporó muchas propuestas de iniciativas populares de base. Esta es la hipótesis del presente texto: Si la Constitución de 1999 se mostró como la expresión de un nuevo pacto social basado en la subjetividad de los sectores excluidos del hacer político en Venezuela. Sin embargo. En el año 2000 parecía que la presidencia de Hugo Chávez sería un gobierno de los movimientos sociales. Venezuela transitó una década de conflictividad social que expresaba el agotamiento del modelo de gobernabilidad imperante. A partir de ese momento. 15 años en Venezuela. la emergencia de una serie de actores y movimientos sociales hizo de la década de los 90´s años de tensiones por un cambio. que relegitimara todos los po- deres y redactara una nueva Carta Magna. sintoniza a nues- tro juicio con las tendencias propias de la globalización capitalista. al darle igualdad de condiciones a los capitales nacionales de los extranjeros. Su resultado fue una Constitución que. 13 Separamos en el análisis la dimensión social presente en la Constitución de 1999 de la económica. Diversos analistas afirma- ron que esta Carta Magna era “altamente garantista en derechos sociales”. participaron la casi totalidad de líderes sociales y organizaciones forjadas al calor de las luchas populares de la década de los noventas. 15 años después. De la autonomía a la estatización La Asamblea Constituyente apenas tuvo 4 meses para debatir el texto de una nueva Constitución para Venezuela. . por lo menos. 51 Después de los hechos del “Caracazo”. el balance es diferente: El proyecto bolivariano se ha convertido en un modelo de dominación sobre los movimientos sociales. Como caso emblemático de esta afirmación citaremos la situación del movimiento indígena venezolano. pues esta. La perspectiva que queremos resaltar es que la parte social de este pacto13 fue conquista de las luchas populares –y no una concesión del nuevo gobierno- que tenían. Las expectativas fueron enormes. Hugo Chávez. Muchas exigen- cias quedaron plasmadas en el texto constitucional. una revuelta popular realizada en febrero de 1989 contra un programa de ajustes neoliberal cuya represión dejó 400 muertos. 10 años después un militar.

cualqui- era que fuesen. consignas y símbolos propuestos desde el vértice del poder. Este proceso de institucionalización tuvo varias estrategias que. planteadas como plebiscitos de apoyo al gobierno. Mesas Técnicas de Tierra. sin contestación ni crítica. Y todos los años hubo eventos comiciales. mediante su propia agenda belig- erante de reivindicaciones –independientemente si se identifican o no con el gobierno. por la defensa del gobierno. por citar algunas. el proyecto ajeno.exijan su cumplimiento. etc. del as- pecto autónomo del movimiento popular y social que había llevado a Hugo Chávez al poder. y después “ya veremos”. luego una diáspora: Mesas Técnicas de Agua. Paralela- mente. La razón es sencilla: No hay movimientos sociales que. Por ejemplo la subordinación de las identidades de los activistas a una nueva creada desde el poder: Ser “chavista”. Patriotas coop- erantes. De esta manera los activistas abandonaron la agenda de lucha que habían enarbolado hasta 1999 para asumir y jerarquizar las consignas y me- tas gubernamentales. Milicias Campesinas. 52 Este fue el clímax. Cuerpos de Combatientes. que tienen como resultado que 16 años después ninguno de los derechos incluidos en la redacción de dicho texto ha sido materializado en la realidad. el gobierno de Hugo Chávez reemplazó las organizaciones existentes antes de 1999 por otras figuras asociativas creadas burocráticamente desde la casa presidencial. Miraflores. Cooperativas. las propuestas. Organizaciones Comunitarias de Vivienda. Inspirado por la formación militar de su principal referente. A partir de ese momento se inició un proceso de cooptación estatal de las organizaciones. desde el primer momento se exigió al con- junto de iniciativas que apoyaron al bolivarianismo aceptar. Los movimientos de base de apoyo al bolivarianismo fueron convencidos que la “revolución” no era inmediata. Una segunda estrate- gia fue la electoralización permanente de la agenda de movilización ciudad- ana: El objetivo inmediato era ganar la cadena de elecciones. como objetivo tenían acabar con la independencia de las iniciativas sociales. Milicias Estudiantiles. Consejos Comunales y Comunas. Primero los llamados “Círculos Bolivarianos”. pero paradójicamente también el réquiem. El intento de golpe de Estado del año 2002 catalizó este proceso: La sustitución de la defensa de los derechos conquistados. . la creación de formas organizativas abiertamente militarizadas y militarizantes: Unidades de Batalla Hugo Chávez. sino que su “profundización” sería una consecuencia de ganar las elecciones siguientes. hasta sustituirlas por otras nuevas. Además de la estrategia de la sustitución y el desgaste. Milicias Obreras. el proyecto propio.

las instituciones que se crearon tras un acuerdo entre diferentes sectores –denominado “Pacto de Punto Fijo”. no obstante. en plena dictadura perezjimenista. En 1920 el porcentaje de las personas que no sabían leer ni escribir era del 70%. El ser un país de riquezas petroleras. levantamiento de una cancha deportiva. cuando un golpe militar con apoyo civil hizo huir al dictador Marcos Pérez Jiménez.fueron posibles por el dinero generado por la venta de petróleo. El gobierno esta- bleció que los gestores de las “misiones” en las zonas populares eran figuras creadas y reconocidas burocráticamente: Los “Consejos Comunales” (CC). Entonces. En 1950. Un ejemplo. Sin embargo. Los CC se convirtieron en una extensión del Estado para la realización de tra- bajos de naturaleza asistencialista: Coordinar la presencia de los operativos médicos.sino que en días bolivarianos tenía la intención expresa que su aplicación debilitara las iniciativas organiza- tivas independientes en los territorios a los que beneficiara. la diferencia entre ambas no era solamente la compra de votos –como se les cuestionaba en el pasado. de otorgamiento de documentos de identidad. Fue cierto. tiempos de ofensiva neoliberal. la tasa era del 50%. en 1971 de 22. para 1981 se ubicó en 14%. denominadas “misiones” sobre la que haremos un comentario previo. Que hoy el bolivarianismo siga reduciendo una cifra no es una novedad. Afirmar que por primera vez en el país sudamerica- no se destinaron recursos públicos para beneficiar a los más desfavorecidos –como han hecho algunos notables como Noam Chomsky. Así la naciente de- mocracia representativa impulsó una serie de políticas sociales que modern- izaron aceleradamente el país y redistribuían la llamada renta petrolera entre amplios sectores de la sociedad.4% en 2001.8%. en la práctica una suerte de “outsourcing”: recibían los re- cursos económicos para estas labores y realizaban las contrataciones para su . antes y ahora hubo políticas redistributivas populistas en Venezuela. 53 Una tercera estrategia la constituyó la promoción de las políticas so- ciales de combate a la pobreza. pero es un hecho que los go- biernos venezolanos de la década de los 60´s y los 70´s tuvieron también políti- cas de corte populista. Los voceros y voceras de los CC eran.9%. en 1991 de 9. social. de venta de alimentos a precios regulados. sino la continu- ación de una tendencia.no es cierto. Otra discusión es si esto fue suficiente para sacar a las mayorías de la pobreza. que estas políticas populistas disminuyeron de manera importante entre los años 1989 y 1999. que no lo fue. cultural y política propia y diferenciada del resto de sus pares latinoamericanos. hizo que el país tuviera una configuración económica. dos años después que Hugo Chávez asumiera el poder. En 1960 dicho porcentaje fue de 34. el analfabetismo.3% y de 6. o de construcción de infraestructura menor: Reparación de una plaza. En 1958.

rechazo a la min- ería y la denuncia de los abusos militares contra las comunidades. que no fueran CC. 54 ejecución a “cooperativas” creadas al uso. a la empresa privada y a otros intereses extraños. los “voceros” y “voceras” no rendían cuentas del uso correcto de los recursos. promovido de lado y lado. Los resultados de esta estrategia fueron 1) Que el Estado pudo llegar a territorios anteriormente de difícil acceso y 2) Las organizaciones populares previamente existentes. diferente a las líneas emanadas de cada una de las cúpulas. o en términos más tradicionales. Si el gobierno pasó a monopolizar los referentes revolucionarios e hizo una relectura de la historia a su medida. por lo que en poco tiempo la corrupción de los de arriba comenzó a reflejarse a todos los niveles. El movimiento indígena El movimiento indígena venezolano ejemplifica el proceso de frag- mentación. fue combatido e invisibilizado con tanta. . ser educados en sus propios dialectos. Su carta fundacional establecía: “Fortalecer y desarrollar una correcta política con los distintos movimientos indios y movimientos aliados que militan en las perspectivas de un proyecto propio y autónomo (énfasis nues- tro) frente a los partidos y al Estado. de la misma manera la oposición de los partidos tradicionales hegemonizaron el disenso al proyecto bolivaria- no. ha dinamitado la posibilidad de construir una alternativa social libertaria. No obstante tenemos que advertir que la polarización de la política venezolana fue construida a cuatro manos: Por el gobierno y por los partidos políticos tradicionales. Los aborígenes representan el 3% de la población. De esta manera las únicas identidades políticas válidas eran ser “chavista” o ser “opositor” y cualquier atisbo de pensamiento propio. en 1983 se crea el Consejo Nacional Indio de Ven- ezuela (CONIVE) como la instancia que articulaba a todas las organizaciones a nivel nacional. una oposición con perfiles nítidamente de izquierda. de las cuales la más numerosa es la wayúu. que concentra el 57% del total. perdieron importancia y protagonismo en la comunidad. neutralización y cooptación que ha afectado al conjunto del te- jido social del país. Como lo im- portante era la fidelidad política.592 personas repartidas en 51 etnias. donde sus integrantes realmente eran trabajadores laborando en condiciones precarias y flexibles. con la finalidad de afianzar el propio perfil de CONIVE”. Después de 15 años de iniciativas en diferentes puntos del país. o más fiereza que la energía usada contra los contrarios. Este maniqueísmo. según nosotros. Desde esa fecha. hasta 1998 protagonizaron diferentes luchas por el reconocimiento de su territorio y cultura. con 724.

15 casos de tortura. siendo la proporción más baja en el continente. la partici- pación política y representación en instancias de gobierno. En septiembre del 2009. 60 allanamientos ilegales y 760 privaciones ilegítimas de libertad. Como ejemplo. la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de Amazo- nas (COIAM) denunció que apenas el 12. sino de derrota y desmovilización. en marzo del 2014 la organización Yanomami . en noviembre de 2014. gasíferas y minerales en asociaciones con empresas transnacionales (como Repsol). a ser defendida por los constituyentistas indígenas. desde CONIVE. Además. que la presencia de los militares se había decidido sin realizar ninguna consulta con las comunidades. un avance revolucionario respecto a la Constitución anterior. La creación de “distritos militares” ha militarizado territorios indígenas como la Guajira ocasionando graves violaciones a los derechos humanos. Por otra parte la situación de los dere- chos sociales no ha experimentado mejoras sustanciales: apenas hay experien- cias puntuales de educación intercultural y las comunidades son afectadas por enfermedades como el paludismo.4% del territorio aborigen había sido demarcado. una organización con 16 años de trabajo en la zona conformada por indígenas wayúu denunció. cuando todo parecía posible. 5 delegados indígenas participaron junto a 126 asambleístas en las discusiones sobre una nueva Carta Magna. La situación de la salud es particularmente preocupante. a partir de las organizaciones regionales. política y económica. Los debates sobre las exigencias indígenas fueron intensos y realizados en diferentes estados. que los uniformados habían provocado 13 presuntos ajusticiamientos. en territorios indígenas sin que se haya realizado ningún proceso de consulta previa con las comunidades afecta- das. En total. ser consultados previamente a cualquier proyecto a desarrollarse en sus territorios. la protección de la propiedad intelectual colectiva de los conocimientos indígenas. una asamblea de 300 voceros y voceras indígenas aprobaron una propuesta común. En 8 artículos se establecía su derecho a su organización tradicional social. educación propia. Desde esa fecha se han promovido concesiones petroleras. intercultural y bilingüe. Quince años después la situación del movimiento indígena no es la de 1999. fue estimulante: Todo un capítulo (VIII) en la nueva Carta Magna referido a derechos de los pueblos indígenas. Lo más sorpren- dente fue la aprobación de la cláusula decimosegunda que daba un plazo de dos años para que todos los territorios indígenas fueran demarcados y entre- gados a las comunidades indígenas. En diciembre de 2014. 55 Cuando se abrió la posibilidad de participar en la Asamblea Con- stituyente de 1999 el movimiento indígena se encontraba en un momento de cohesión. des- de la perspectiva formal de los derechos jurídicos. El Comité de Derechos Humanos de la Guajira. El resultado.

Ningún miembro. coordinador de la or- ganización Pueblo Unido Autóctono Multiétnico de Amazonas (PUAMA) de- scribió los conflictos generados por los CC: “Vamos a suponer que un joven de 15 años es presidente de un CC de tal comunidad. opinó: “Los CC en el ámbito comunitario lo que ha creado es fragmentación. si no que se les niega incluso el derecho a la interlocución. el jefe que está ahí. se hacía interlocutora”. las organizaciones tradicionales indígenas. y en última instancia ha tenido como consecuencia el de- bilitamiento de las organizaciones tradicionales indígenas. ninguna organización que no sea un Conse- jo Comunal es recibida o atendida en ningún organismo del Estado. como los consejos de ancianos. y las carencias en la dotación de com- bustible para visitar las comunidades y trasladar emergencias. abogado y profesor universitario. el dinero y las otras cosas que le dan. José Quintero Weir. y sólo teniendo una presencia pública en época de elecciones. solamente por su propia acción. problemas y confrontaciones. Entonces pugnan el ejercicio del poder entre el jefe de la comunidad y el nuevo que está entrando. CONIVE se ha convertido en un partido político. Eso no existió en la Cuarta República: Podíamos crear cualquier organización y esa organización. 56 “Horonami” realizó una manifestación para exigir mejora en su situación sanitaria. es ignorado. coordinador del Grupo de Trabajo de Asuntos Indígenas de la Universidad de Los Andes. el cacique. Por su parte el indígena Guillermo Guevara. Vladimir Aguilar. apoyos financieros.como de los aliados de la causa aborigen. han sido reemplazadas por los “Consejos Comunales Indígenas”. Sobre esto hay documentado un amplio rechazo por parte de los líderes indígenas –los mismos que participaron en diferentes cargos de importancia en los primeros años del gobierno de Hugo Chávez. pues tiene los recursos. el brazo indígena del oficial Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). entre otros. reiteró: “Es imposible crear una organización o que las comunidades creen sus propias organizaciones si no se llaman Consejos Comunales y no responde a los lineamientos de uno. abandonando los postulados autonomistas de sus primeros años. . La movilización se dirigió a la Dirección Regional de Salud del estado Ama- zonas y allí entregaron un comunicado donde expusieron sus padecimientos debido a la falta de médicos y medicinas. Sufriendo el mismo proceso de sustitución que el resto de la sociedad. Y no solamente que se les niegue el acceso a obtención de recursos. Comienza el resquebrajamiento de sus relaciones”. Como dato curi- oso encontramos que no hay un solo CC en territorios indígenas donde se hayan solicitado recursos para un tema tan importante como la demarcación de territorios”. indígena añú y coordinador de la Unidad de Estudios y Culturas Indígenas de La Universidad del Zulia.

de construcción de viviendas. Tu antes de ser del Proceso.que están más perdidos. quien finalmente fue asesinado el 3 de marzo de 2013. Sola- mente lo que ellos proyectan es lo que quieren cumplir. Pero no se meten en otros temas como territorialidad”. y es una obligación para ellos. comparada con la que demostraron en la década de los 90´s. que te dicen “esto es El Proceso – abreviación a “proceso bolivariano”. coordinador General de la Organización Indígena Piaroas Uni- dos del Sipapo (OIPUS) de Amazonas. es una decisión de ellos y la traba- jan. a pesar de todas las problemáticas. la gran mayoría de orga- nizaciones no indígenas. 57 Otilio Santos. El crimen contra el principal referente de la lucha indígena en el país apenas congregó. el 4 de marzo de 2013. de acueductos. su capacidad de convocato- ria es de extrema debilidad. de alguna cosa. de la Organización de Pueblos Indígenas de Amazonas (ORPIA) expresó: “Hay voceros –del CC. antes de car- gar una gorra roja o de cualquier color tu identidad es indígena. Hacen el proyecto. declaró: “Legalmente uno tiene que tra- bajar con ellos pero los que manejan los CC no lo crean como comisión. cuando organizaciones yukpa. .y es así”. Ser honesto y humilde con hermano indígena. Son organizaciones del gobierno. Tras la neutralización de sus organizaciones propias y tradicionales la situación de desmovilización del movimiento indígena venezolano es de tal magnitud que. Gregorio Mirabal. barí y wayúu con- vocaron a una movilización para rechazar el proyecto de ampliación de ex- plotación del carbón en la Sierra del Perijá. tu actitud no conviene para fortalecer la unidad”. De esta lucha proviene el cacique yukpa Sabino Romero. Guillermo Arana. Y yo le respondo: “Tu puedes ser del Proceso pero tú eres indígena. Porque tu personalidad. coordinador de la Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas (ORPIA) resumió la situación del movimiento indígena en una frase: “Después de la aprobación de todas las leyes indígenas creímos que sólo con apoyar al gobierno los derechos se iban a materializar. a poco más de 100 manifestantes frente a la Fiscalía de Caracas exigiendo justicia por el crimen. Tú tienes que pensar como indígena. Y nos desmovilizamos”. La última manifestación de carácter nacional fue realizada el 31 de marzo del 2005 en Caracas.

.

E X PE R I ENCI AS DE LUCHA. CONTRA Y MÁS ALLÁ DEL CAPITAL Y ESTADO ¿(RE)FOR- MISMO DESDE ABAJO? Raquel Gutiérrez Aguilar .

. Se ha vinculado al estudio de las políticas autónomas en el continente latinoamericano. y a la producción del común en relación con los estados. desde dónde ejerció la lucha contra las condiciones carcelarias. Y MÁS ALLÁ. el estado. Su enfoque sobre Venezuela analiza las relaciones del gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro a lo largo de estos años de Revolución Bo- livariana. DEL CAPITAL Y ESTADO ¿(RE) FORMISMO DESDE ABAJO? Venezuela / Raquel Gutiérrez Aguilar Raquel Gutiérrez es profesora e inves- tigadora en la BUAP (Puebla. y los movimi- entos. México). formó parte del Ejército Guerrillero Tupac Katarí en los años noventa. Enfocándose en los espacios de fractura y de intersección entre la ley. En Bolivia. Estuvo en prisión cinco años. 60 EXPERIENCIAS DE LUCHA CONTRA. junto a Luis Tapia. Raúl Prada Alcoreza y el que fuera su marido (actual vicepresidente de Bolivia) Álvaro García Linera. Formó parte del grupo Comuna.

de transformación social? En el presente trabajo me propongo reflexionar sobre algunas de las dificultades que el Chavismo ha encarado en su ya larga experiencia en el gobierno de Venezuela. Por transformaciones sociales. indago en las modificaciones posibles tanto de las instituciones como de las leyes que garantizan la permanencia del orden here- dado. Salazar y Gutiérrez. para lograr empujar transformaciones sociales. económicas y políticas que tiendan. a mi juicio. medidas que no sólo amplíen y democraticen el ámbito de producción de las decisiones políticas sobre cuestiones generales que a todos incumben porque a todos afectan. Estos dos grandes ejes de transformación social que ambicionan a poner bajo control de la población “sencilla y trabajadora” -o de heterogéneas y polimorfas tramas comunitarias cuya actividad se concentra en garantizar la reproducción material de la vida social más allá. . políticas y económicas de fondo. 2009. necesitan limitar-erosionar-diluir o disolver la concentración tanto de la riqueza material socialmente disponible.tanto la producción de decisiones políticas a gran escala. los contenidos de la transformación social posible durante los momentos más álgidos de las luchas recientes ocurridas en diversos territorios de América Latina. en primer lugar. a erosionar-diluir o disolver la concentración de la producción de la decisión política que ocurre en los estados-nación en tanto organizadores de la reproducción general del capital en sus propios países. y en tanto mediadores de las relaciones de sus “poblaciones nacionales” y de los capitales nacionales con el capital transnacionalizado. para ser capaces de subvertir dicho orden del capi- tal. sino que disputen los términos generales que organizan las relaciones económicas –y por tanto las relaciones políticas. son las dos principales ideas-fuerza que han alumbrado. en contra y más allá del capi- tal (Gutiérrez. como de las condiciones de produc- ción de nueva riqueza material susceptible de ser creada. como la reapropiación social de la riqueza material disponible para detonar nuevos y distintos procesos de producción de riqueza material concreta. 2015). 2015). más allá de la retórica. 61 ¿Puede ser fértil la noción de “(re)formismo desde abajo” para pensar los caminos cotidianos –y fundamentales.en territorios específicos (Gutiérrez. políticas y económicas “de fondo” me refiero a aquellas modificaciones de las relaciones sociales. En segundo lugar. alteraciones que. Esto es.

más allá de los procesos constituyentes que han ocurrido en diversos países. 2015) –casi siempre transnacionalizado. 2006). al hacerlo. Sin dejar de considerar. por lo cual los límites a la acción política son inmediatos y rígidos. investigador del CELARG-Caracas. a mi juicio. masivo y radical. La tragedia –y ya no paradoja.que cuando participamos en el gobierno” (Gutiérrez y Escárzaga. la movilización “aluvional14” de miles y miles de hombres y 14 Agradezco a Emiliano Terán. los plurales y heterogéneos entramados comunitarios en lucha. 2009. por el calificativo “aluvional” para nombrar una importante tradición de lucha en Venezuela que se caracteriza por su carácter intempestuoso.mediante levantamientos y movilizaciones y. Desde tales claves teóricas la reflexión que presento busca sortear una aparente paradoja expresada de la siguiente manera por algunos compañeros ecuatorianos: “nunca fuimos más débiles –como organizaciones sociales e indígenas.consiste en que las sociedades movilizadas y las asociaciones múltiples y polifónicas de hombres y mujeres en lucha pierdan fuerza y capacidad de intervenir en cuestiones públicas. las relaciones políticas y económicas. disputando las prerrogativas de mando y producción de decisión política tradicionalmente concentradas en expertos y “políticos profesionales”. tumultuosas y radicales que se han desplegado durante la última década y media justamente han buscado transformar las relaciones sociales –y por tanto. muy esclarecedora pues en este último país. Estos dos ejes son los contenidos más íntimos de lo que llamo “horizonte comunitario-popular” de transformación social –económica y política. abrupto. En Venezuela las transformaciones económicas y políticas se han ido produciendo en la mayoría de los casos desde arriba hacia abajo. lo cual.a partir de establecer potentes vetos colectivos a los planes de acumulación de capital (Gutiérrez. En relación a esta inmensa dificultad la experiencia del Ecuador es paradigmática. la de Bolivia es más bien dramática y la de Venezuela. cuando son algunos de sus propios cuadros más formados o personas cercanas a ellos quienes “se ocupan del gobierno”. que en momentos álgidos de la confrontación social y política en ese país. han abierto posibilidades de reapropiación colectiva de la rique- za material disponible a través de la regeneración de renovadas capacidades políticas para intervenir colectivamente en la vida pública. insubordinados. La paradoja es sencilla de entender: quien ocupa el gobierno con afanes de transformación política tiene que gobernar y habrá de hacerlo a partir de las reglas e instituciones heredadas. 62 Desde la perspectiva que sostengo considero que las luchas más enér- gicas. por supuesto. leyendo desde otras claves podría ser entendido como puro “espontaneísmo” . movilizados o levantados no han atravesado un proceso de expropiación de sus esfuerzos y de los resultados de sus luchas (Salazar.2015).

con mayor generalidad. en indagar en algunas de las posibilidades políticas que se han abierto desde la sociedad. para después intentar algún tipo de “caracterización” del régimen político. Sin embargo.hacer un análisis exhaustivo sobre lo que el gobierno venezolano de Chávez y post Chávez ha o no ha hecho.la tarea de auspiciar la construcción de autogobierno. la columna vertebral de las relaciones sociales capitalistas: la separación entre los que trabajan. Lo que han logrado en todos estos años de esfuerzos por recuperar y redistribuir partes sustanciales de la llamada “renta petrolera” es significativo. parafraseando a Hannah Arendt (2013). junto al Colectivo Situa- ciones (2002). 15 Aludo a la noción “protagonismo social” pues es una expresión corriente en el debate oficial en Venezuela. o que al menos limiten. De ahí que uno de los principales problemas consiste en que no ha sido posible alterar ni subvertir. opacando las amplias capas de experiencias sociales colectivas para garantizar la reproducción material de la vida que se sedimentan como potencia y condición de tales desbordes “aluvionales”. me concentro. en Venezuela el protagonismo del proceso de transformación política y económica ha estado concentrado en la figura de Hugo Chávez y su entorno más inmediato. más bien. pero claramente insuficiente si lo que se proponen es alentar la generación y expansión de otras formas de relaciones sociales que “superen” las relaciones capitalistas. de la reproducción material de la vida. erosionen o disuelvan la centralidad de la acumulación del capital como eje organizador de la vida pública y. 63 mujeres de las ciudades venezolanas ha sido decisiva (como en la lucha contra el golpe de estado de 2002 que restituyó a Hugo Chávez a la presidencia). Si. Más allá de reiteradas afirmaciones gubernamentales sobre la disposición central a alentar y promover el “protagonismo social15” en los ámbitos político y económico. lo que no ha sido posible es modificar las condiciones más rígidas del mando político concentrado en la oligarquía venezolana y en determinadas instituciones estatales y coaliciones de gobierno. el despliegue práctico de capacidades autónomas de autogobierno y autogestión que las sociedades son capaces de generalizar en momentos extraordinarios en la vida de las naciones. en este trabajo. que podrían contribuir a hilar una agenda a mediano plazo para una política no estado-céntrica fundada en la producción y reproducción de lo común. por “protagonismo social” entiendo. . el problema de la alteración de la “textura social” ha sido encarado de forma más o menos exitosa en Venezuela. De ahí el contenido del presente ensayo como ejercicio de reflexión política sobre las posibilidades de transformación social anidadas en la sociedad venezolana y sobre los límites que a ella impone la acción estatal de reorganización política. de fondo. producen y obedecen y los que deciden y mandan con base en su calidad de “profesionales expertos” o de “miembros del partido gobernante”. No es de mi interés –ni estaría en capacidad de. y mucho menos ha sido exitosa –en mi opinión.

que estos grupos detentan tanto a partir de su importancia y fuerza económica local como por sus vínculos con intereses capitalistas todavía de mayor escala. poder político por lo demás. De manera sinóptica. simultáneamente.muy sólido. Tales iniciativas se han plasmado. . atento a auspiciar y cultivar el “apoyo” de la población a sus políticas. Brevemente algunos hilos de la historia venezolana reciente. a través de los esfuerzos gubernamentales por consolidar un estado centralizado -presidencialista. en el siguiente cuadro ennumero esquemáti- camente algunas de las medidas políticas más relevantes de la confrontación social y política en Venezuela durante la última década y media. sobre todo. para lo cual realiza transferencia de cierta parte – porcentualmente no demasiado grande. 64 Mi interés se concentra en pensar tales posibilidades y.para abonar en tal reflexión. no es esto únicamente lo que desde el Estado el chavismo gobernante se ha propuesto impulsar. Sin embargo. Lo que se mira de inmediato en Venezuela -y lo que más se conoce- son las diversas iniciativas gubernamentales para intentar disputar poder político a ciertos grupos oligárquicos locales fuertemente enlazados con intereses capitalistas-corporativos transnacionales. teóricamente al menos. pues también ha realizado diversos esfuerzos de construir una institucionalidad paralela que.de la renta petrolera a la sociedad para propósitos múltiples. a fin de con- textualizar los argumentos posteriores. en ir dotándome de argumentos teóricos –y políticos. le permitiría “trasladar” ciertas capacidades de decisión política a la población organizada de diversas maneras.

Este fue quizá el momento más intenso de la confrontación social. freno a la privatización paulatina de la principal empresa pública del país. b. Abril de 2002 Golpe de estado fallido. Diciembre de Huelga general –o paro petrolero. 2005 Creación de las milicias populares 2006 Creación de los Consejos comunales 2007-2010 Expropiación de algunas empresas productivas y fundación del PSUV.de dos meses en rechazo a ciertas 2002 disposiciones de la Constitución del 99. Elaboración propia con base en información de Ellner. 2014 y Terán. d. Contenidos relevantes del debate constituyente: a. Es decir. incluso. La lucha callejera protagonizada por los habi- tantes de los barrios de Caracas es decisiva en la derrota al golpe de estado. Reforma de la Seguridad Social. que se orienta hacia la reforma agraria. Diciembre de Aprobación de la nueva Constitución 1999 2001 Se dictan las 49 “Leyes especiales” entre las que se encuentran la Ley Orgánica de Hidrocarburos –conocida como “reforma petrolera”- que comienza la reversión de la apropiación privada de los hidro- carburos y la Ley de Expropiación de Tierras Ociosas. Esta medida fue auspiciada tanto por la Federación de Cámaras empresariales de Venezuela como por la Central de Trabajadores de Venezuela (CTV). 65 Cuadro 1 Relación sinóptica de momentos de aguda confrontación social y relación de algunas de las principales disposiciones gubernamentales para garantizar cambios políticos y económicos (1998-2010) Fecha/año Sucesos principales Diciembre de Chavez gana las elecciones 1998 1999 Período constituyente. Prohibición de venta de las acciones de PDVSA. durante el cual se exhibieron. Ley de Tierras c. Legislación sobre cooperativas como sujetos centrales de la produc- ción económica. profundas fisuras al interior del ejército. Agosto de 2004 Referéndum revocatorio en el cual Chavez es ratificado en la presi- dencia con el 59% de los votos de la población. 2014 .

con más precisión. De . el poder ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela. parte directa del gobierno.de un país. El protagonista de este proceso ha sido. con las diversas organizaciones y asociaciones de hombres y mujeres en lucha bajo distintos formatos y fines ha tenido. sin lugar a dudas. Por relación de “seducción” me refiero a la insistente búsqueda de apoyo social a través de la entrega intermitente o regular de apoyos y regalos. la relación de tutelaje se exhibe claramente. alguna de las siguientes formas:“seducción”. combinaciones de ellas. Luis Tapia ha desarrollado un argumento donde. desde 2001-2002 a la fecha el gobierno central ha contado con una fuente enorme de recursos monetarios -que además continúa siendo muy grande y. tutelaje o cooptación. por tanto.para echar a andar sus planes y proyectos de “alteración de la textura social”. y con frecuencia. por otra parte.UU. Es decir. bajo ninguna clave. Lo que acá me interesa enfatizar es que. a mi juicio. Aludir al chavismo estatal es útil para contrastarlo con un chavismo popular que se refiere a la simpatía política que amplios sectores y contingentes populares tienen con las políticas estatales sin ser ellos mismos. la relación establecida con el conjunto de la población trabajadora o. es claro que el chavismo estatal16 ha delineado una estrategia paulatina de recuperación y concentración de capacidades políticas y económicas para regular e intervenir en la vida colectiva. Por tal razón. vuelve ahora a ser disputada por el poder transnacional apoyado por EE. Y todo ello ha sido posible dada la gran riqueza petrolera disponible en el país caribeño. Por su parte. distinguiendo entre estado y gobierno. sugiere que la forma estado es la forma de gobierno por excelencia del régimen de acumulación de capital. si de lo que se trata es de pensar la transformación social. la relación de cooptación se evidencia en la conformación del PSUV y en los vínculos que se establecen desde los distintos ministerios que conforman el poder ejecutivo con los segmentos de la población “a su cargo”. uno de los pilares centrales de la posibilidaad misma de emprender un camino de subversión de las relaciones heredadas es la alteración radical de las formas asimétricas y jerárquicas de la relación entre sociedad y estado17 a fin de abrir paso a la construcción de formas renovadas y 16 Me interesa mantener a la vista la distinción entre el estado y la población trabajadora. Habría incluso otro segmento que podríamos llamar “chavismo híbrido” donde ocurren múltiples procesos de ambigüedad y promiscuidad entre lo popular y lo gubernamental. finalmente. introduzco el término chavismo estatal para referirme a la trama de acuerdos y relaciones políticas que organiza sus actividades y desarrolla sus planes desde el estado. en la manera en la que se concibieron y se echaron a andar tanto los llamados Consejos comunales como ciertas “empresas sociales” y. 66 En resumen. propone el estudio sistemático de las variaciones en la relación gobierno-sociedad para esclarecer lo que él llama la “forma primordial” de la estructura política –entendida como forma estatal. 17 El sociólogo boliviano René Zavaleta en su clásico trabajo sobre Lo nacional-popular en Bolivia. concesiones y recursos. Sin embargo.. limitando la influencia del capital privado tanto local como transnacional.

la cual. y cómo. considero. esta manera. alienta la relación cada vez más estrecha del país ca- ribeño con el gobierno chino.que rebasen la forma estado. produciendo bajo pautas capitalistas -de Estado. sino que es un esfuerzo por pensar cómo se detiene-disuelve-supera al capital y a sus bucles incesantes de acumulación. se puede pensar la tendencial desconcentración de la producción de decisión política desde el poder ejecutivo del estado central. Sobre este punto volveré más adelante.giran en torno a lo que sería posible transformar o. heredada y recreada. Esto no ha sido el fuerte de la Revolución bolivariana y de ningún otro gobierno progresista en América Latina. en abstracciones mercantilizadas. es capaz de abrir las preguntas acerca de la posibilidad de otras formas de gobierno de lo económico –o incluso de auto-gobierno de lo social. 2012.lo necesario para abastecer en gran medida el consumo interno y en- sayando incursiones acotadas en las actividades de la industria pesada. simultámeamente. 67 no liberales de gobierno. incluso. . Este trabajo dialoga justamente con tales ideas que pueden rastrearse de manera más sistemática en Gutiérrez 2009 y 2015. Esta forma de pensar las cosas no pretende una indagación especulativa sobre contrafácticos. Las preguntas que me hago -una vez descritas muy esquemáticamente ciertas trayectorias de la disputa entre el gobierno y diversas fracciones del capital local y transnacional.el gobierno chavista no ha logrado consolidar un auténtico “capitalismo de estado”. desde las propias lucha protagonizadas desde abajo. Tapia. de lo que habría sido posible subvertir en determinados momentos de esta historia reciente. pese a todos sus esfuerzos -y esto es algo sobre lo cual se discute constantemente en Venezuela. se sitúa en el nudo problemático más duro que ha atrapado a casi todas las revoluciones llevadas a cabo durante el siglo XX – y que nos persigue en el siglo XXI: la imposibilidad de consolidar formas de autogobierno social estables en el tiempo cuyas decisiones y acciones guíen la subversión y tendencial “desacumulación” del capital y su proceso incesante de valorización que trastoca la riqueza concreta. Una dificultad muy grande que existe en aquel país es su conocida dependencia de los productos importados (tal como se está mostrando durante los últimos meses). Por otra parte. como en alguna época existió en ciertos países de América Latina. o de variantes de co-gobierno. Este conjunto de cuestiones es pertinente pues. una y otra vez. además.

cuidado y reforzado no únicamente por quienes protagonizan tales acciones sino. por las siguientes agrupaciones: 18 Resulta relevante el señalamiento que hacen algunos miembros del MPyP sobre la necesidad de “ampliar” la noción de familia reconocida en el Código civil. paradójicamente. Existen siete ciu- dades que cuentan con más de un millón de habitantes. una y otra vez.los límites que ellos mismos confrontan y que inhibe el despliegue de una política de lo común impulsada desde abajo que. están aquellos hombres y mujeres organizados en familias18 de diversas clases y formas que carecen de una vivienda. “gobernar” lo menos posible. o bien que. al tiempo que transforma paulatinamente las relaciones sociales cotidianas. El MPyP. antagónica y pro- funda disputa. a fin de incluir la gran variedad de relaciones recompuestas y recreadas entre los sectores populares para encarar las necesidades y realizar las múlti- ples actividades que garantizan la reproducción cotidiana de la vida social. A este conjunto múltiple de iniciativas y esfuerzos desde abajo es a lo que me re- fiero cuando aludo a un posible “reformismo desde abajo” que bien podría ser entendido.se concentra en las ciudades. que se lleva adelante desde varios flancos. está conformado. Aunque esto. obtención y usufructo existe una aguda. en torno a la vivienda. exigiría un esfuerzo sistemático de los gobernantes para. . teniéndola. las cuales han crecido abrumadoramente en los últimos 50 ó 60 años. claramente. rastrearé una notable insconsistencia de la política gubernamental venezolana. puede tener alcances económicos y políticos de mayor envergadura si no se ve saboteada. en primer lugar. Esto lleva a que la vivienda sea uno de los bienes más escasos y codiciados. a principios de 2015.sino para encontrar -y quizá entender. por lo cual. Muchos de estos hombres y mujeres en lucha por vivienda se han organizado en el Movimiento de Pobladores y Pobladoras (MPyP). no tanto con el afán de juzgar actitudes o exhibir “desviaciones” -¡a título de qué me corre- spondería hacer tal cosa!. En primer lugar. por quienes eventualmente ocupan cargos públicos. 68 I Para esclarecer la reflexión planteada. Venezuela es un país donde la mayor parte de la población –casi el 90% según algunas fuentes. desde arriba. también. ésta no cuenta con una construcción adecuada o requiere modifi- caciones y refacciones importantes para albergar satisfactoriamente la repro- ducción cotidiana de la vida. a su construcción. EL ARTÍCULO 471 INCISO A) DEL CÓDIGO PENAL Y LA LUCHA POPULAR POR LA VIVIENDA.

del hogar El origen de las distintas agrupaciones que conforman el MPyP es diverso19: algunos. los Comités de Tierra Urbana – que pertenecen a ciertos Consejos Comunales. in- muebles y viviendas disponibles) se debilita el negocio inmobiliario que es la base de un segmento relevante de la oligarquía local (familias Mendoza. Ocupantes de Edificios Organizados d. entablando complicadas y en ocasiones. ahora se proponen impulsar la “Revolución urbana” disputando palmo a palmo el usu- fructo de riqueza material –en su forma de viviendas y terrenos. Red Metropolitana de Inquilinos e. Organización de empleadas –y empleados. y dan una gran impor- tancia a las formas asamblearias de gestión de los asuntos colectivos. Además. como el Campamento de Pioneros cuentan con más de una década de experiencia de lucha que comenzó con “ocupaciones o tomas” de terrenos para “producir vivienda de manera autogestionaria”. Frente organizado por el buen vivir c. Y finalmente. argumentan que si bien casi todas las agrupaciones que conforman el Movimiento nacieron como organizaciones reivindicativas para exigir el “derecho a la vivienda”. Machado y Capriles. Campamento de Pioneros –Nuevas Comunidades b. 19 La información presentada en este acápite proviene de una entrevista colectiva a participantes del MPyP realizada en Caracas el 9 de marzo de 2013 y del Manifiesto por la Revolución Urbana. congrega a personas desplazadas por el desastre ocasionado por la vaguada ocurrida en 2010. entre otras). Comités de Tierra Urbana f.al capital in- mobiliario. el Frente organizado por el Buen Vivir. no sin contradicciones. 69 a. antes de 2010 comenzaron a ocupar edificios abandonados principalmente en Caracas. de formación más reciente. la vida colectiva interna en el interior de tales inmuebles. quienes también se lanzaron a ocupar inmuebles abandonados en la ciudad de Caracas contando con aliento del gobierno cen- tral. Otros. Por otro lado. enfatizan que la generación y cuidado de nuevos vínculos o formas de relacionamiento entre las familias que habitan los inmuebles recuperados es crucial para su proyecto de transformación social. . reacondicionándolos col- ectivamente y gestionando.han impulsado la llamada Ley de Tierra Urbana y coordinan de manera cercana con el Ministerio de Habitat y Vivienda. difíciles negociaciones con dependencias estatales. como los Ocupantes de Edificios Organizados. El discurso político de los participantes del MPyP es altamente es- tructurado: señalan que mediante la ocupación (o recuperación de tierra.

desde una posición no estado-céntrica. Señalado lo anterior. vuelvo al argumento que estoy desarrollando: mi interés al exhibir las inconsistencias entre lo que el gobierno chavista dice y lo que hace. A lo más. no produce. edificios y tierra. que también se ocupa de gestionar los materiales e. generaliza maneras “amables” o “generosas” de adminis- tración de la población. Uno de los mayores impedimentos o problemas con los que han cho- cado quienes participan en el MPyP es. las relaciones que se entablan desde la “Misión Vivienda” con los posibles habitantes de las casas y departamentos constru- idos o por construir. mantiene hi- los de comunicación con diversas dependencias gubernamentales.de caminos y formas colectivas. desde ningún punto de vista. el Art. 471. en algo tan relevante como la vivienda. 471 inciso a) del Código Penal que penaliza la “ocupación ilegal de inmueble”.a ser usufructuados por familias específicas. Son viviendas cuyos planos son diseñados -en dos modelos. tendencialmente autogestivas de solución de problemas . para convertirla en bienes concretos –vivien- das. en ocasiones. Existe. busca mostrar la posib- ilidad –no plenamente desplegada por los argumentos expuestos. ni experiencia de autogestión ni consolida tendencialmente formas de auto- gobierno. considerándolo un “delito grave” y castigándolo con penas de entre 5 y 15 años de prisión. incluso. a veces alientan sus propósitos y propuestas. en su forma de viviendas.por un equipo central. promovida por hombres y mujeres asociados para resolver un problema común: la carencia de lugares adecuados para las tareas cotidianas de reproducción material de la vida. Sin embargo. El Art. las cuales. El Art. una de las principales políticas públicas gubernamentalmente ejecutada por los Minis- terios del ramo. aunque a veces estorban sus acciones. Esta es una auténtica inconsistencia si de lo que se trata es de alentar transformaciones sociales desde abajo. limita las posibilidades de lucha de las familias or- ganizadas en el MPyP. por supuesto. Organizar y administrar centralmente la satisfacción de una necesi- dad material muy sentida y urgente. es decir. colocándolas ante el peligro de ser encarcelados si con- tinúan con sus actividades de recuperación de riqueza material. la así llamada “Misión Vivienda”. justamente. esto es. supervisa o desarrolla el tra- bajo de construcción. 70 Esta ejemplar lucha desde abajo. 471 inciso a) del Código Penal quedó diseñado de esa manera en 2005. en medio de lo que diversos estudiosos consideran la “etapa radical del Chavismo”. no tiene absolutamente nada que ver con la autoges- tión para la solución de un problema común.

1. dis- cutamos la construcción de Consejos comunales. tanto por el ámbito territorial de su competencia –lo estríctamente local. Me vienen a la mente los versos de Sor Juana Inés de la Cruz cuando para criticar las relaciones jerarquiza- das entre las mujeres y los varones en el siglo XVII decía: “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón. “La presente Ley tiene por objeto regular la constitución. Con estas ideas en mente abordemos algunos de los intentos pro- movidos desde el estado por construir “instituciones paralelas”. se propone “articular” a los distintos elementos que habitan un territorio determinado: ciudadanos. movimientos sociales y populares. en particular. llamados a realizar actividades de gestión de determinadas “políticas públicas” y. sin ver que sois la ocasión de lo mismo que juzgáis”. los Consejos son auténticos órganos capilares del gobierno central insertos . Es decir. a través de ellos.2 aclara que “Los consejos comunales (…) son instancias de participación. al ser “instancias de partici- pación” para la ejecución.. movimientos sociales. Esto es. organizaciones comunitarias. organización y funcio- namiento de los consejos comunales como una instancia de participación para el ejercicio directo de la soberanía popular y su relación con los órganos y entes del Poder Público para la formulación. tales posibilidades existen… y no se desplie- gan plenamente porque de distintas formas –en una conducta de apariencia neurótica. control y evaluación de las “políticas públicas”. La Ley Orgánica de los Consejos Comunales (LOCC). ciudadanas y las diversas organizaciones comunitarias. En los capítulos II a VI de la LOCC se establecen detallados términos de funcionamiento de los Consejos en tanto que.el propio gobierno las boicotea. 71 comunes que son una fuente inmejorable de politización de quienes participan en tales experiencias. de- ben ceñirse a un conjunto muy puntilloso de procedimientos y registros. Así. en su Art. el Art. control y evaluación de las políticas públicas. potencialidades y aspiraciones…”. ejecución. etc. así como los planes y proyectos vinculados al desarrollo comunitario”. conformación. que permitan al pueblo organizado ejercer el gobierno comunitario y la gestión directa de las políticas públicas y proyectos orientados a responder a las necesidades. articulación e integración entre los ciudadanos. a modo de palancas para impulsar ciertas transformaciones políticas. como por las funciones asignadas y los procedimientos a los cuales deben ceñirse. publicada en la Gaceta Oficial el 28 de diciembre de 2009 señala. los consejos comunales son una institución de gobierno local. En la misma Ley.

Escuché una broma popular que exhibe con precisión el principal problema de esta estrategia para lo que se suele llamar “construc- ción de poder popular”: se dice. 72 en el cuerpo social. por supuesto. además. no estaba en sus manos satisfacer. que no lograban rebasar el carácter clientelar de los vínculos efec- tivamente producidos con los habitantes de la Comuna y que estos últimos se relacionaban con los consejeros únicamente para presentarles “demandas” variadas que. encima. Es decir. Desde este punto de vista los consejos comunales constituirían una reducción de las posibilidades políticas de la población y no su ampliación. sobre los consejos comunales que “primero se construye un calzado y luego se busca un pié”. insisto. departamento de Lara. es imposible que los consejos comunales encaminen la colectiva construcción tendencial de autogobierno local y supralocal. convocaban. entonces. muy contradictorio e inconsistente que. cuyas preocupaciones versaban específicamente sobre la relación entre la Comuna y los consejos comunales –como órganos políticos locales.y los habitantes de la localidad. 20 Sesión del 15 de marzo de 2015 en la sede de la Comuna Ataroa. en forma de recursos o de tareas. los consejos comunales no logran convertirse en espacios de politización colectiva para ensayar nuevas y prolíficas formas de intervención sobre asuntos generales que a todos incum- ben porque a todos afectan. Resulta pues que. desde la propia ley se fija una escición acerca de aquello sobre lo cual los consejos no están llamados a decidir: los asuntos más generales del interés público. . Así. ¿Sobre qué van a decidir los consejos? Sobre cuestiones inmediatas –claramente rele- vantes. como consejeros. Más bien. se construye dificul- tosamente todo un andamiaje de “participación” para ejecutar políticas no de- cididas localmente y se establecen rígidamente los procedimientos a través de los cuales hacerlo. su misma existencia empuja hacia la reducción de los significados posibles que pudiera tener la reunión colectiva de ciudadanos y ciudadanas para fines políticos. es absolutamente limitada y local. en tanto son organismos para gestionar localmente lo que cen- tralmente se les vaya asignando. En la Comuna Ataroa. Resulta pues. La discusión versaba sobre la “apatía” de la población local a participar en las actividades a los que ellos. Se lamentaban. El problema es muy complicado pues la “soberanía popular” a ser ejercida por los consejos. tuve oportunidad de presenciar ciertas discusiones entre consejeros comu- nales que asistían a un Diplomado en Planificación20. aunque. justa- mente tal cosa se conceptualice como “ejercicio directo de la soberanía popular”. más allá de la buena voluntad o de los empeños de algunos militantes locales del chavismo de base.

conduce a una discusión que empantana y dificulta. a mi juicio. las posibilidades colectivas de transformación social anidadas en los diversos barrios y asentamientos. del tutelaje gubernamental sobre la población. son “bajadas” al nivel local. posteriormente. la superación del “paternalismo”. De ahí que. los consejos no convocan a la población a resolver por sí mismos problemas com- partidos decididos por ellos mismos –como por ejemplo el caso de la limpieza de los barrios y de la basura acumulada en muchas de las esquinas. Autogobierno como ejercicio directo de “soberanía social” para resolver en común ámbitos específicos de problemas y asuntos de incum- bencia colectiva es pues. como organismos de gobierno territorializados se superpone y confunde. tal como era la aspiración de los participantes en el diplomado. con grandes dificultades. es decir. algo contrapuesto a “participación” como ejercicio de inclusión para ejecutar decisiones heterónomas. a “participar” en las ofertas y proyectos elaborados desde el gobierno central que. en sus funciones y prerrogativas. es decir. .y/o del “clientelismo”. La confusión de estos dos bloques de problemas.en la gestión local de decisiones y proyectos de cuyo diseño y producción no han formado parte. 73 Más allá de que la construcción de consejos comunales y de comu- nas. por ser esto un asunto que compete a la alcaldía. convocan a la población. El problema del autogobierno local y el de la autonomía material y política de asociaciones diversas de habitantes de los barrios. Es muy claro que el diseño “participativo” de esta forma política no tiene ninguna relación ni con la autonomía política de las organizaciones de base ni con la tendencial construcción de autogobierno. como relación asimétrica de intercambio de apoyo político por beneficios materiales sea imposible de lograr a través de nuevas “herramientas de planificación”. a mi juicio. no puede ser ni encaminado ni resuelto por la vía de la inclusión de algunos miembros del barrio –consejeros. Más bien. con la institución municipal o alcaldía. la no distinción clara del status diferenciado en contenidos y formas en ambas propuestas. el del autogobierno y el de la “participación”.

Son “organización en movimiento” en tanto una de las actividades internas que con más cuidado cultivan y cuidan es la reunión colectiva y la conversación21. Por otra parte. un amplio mercado de abasto en la Ciudad de Barquisimeto. mercado que se ha expandido-replicado generando al menos otros dos centros de intercambio de menor tamaño en otras zonas de la misma ciudad. estatutos definidos rigurosamente. alude a actividades colectivas que. modos de funcio- namiento instituidos como procedimientos generales. dada la amplia variedad de sus actividades y la flexible plastici- dad de sus iniciativas. por sacerdotes de diversos centros religiosos. en el Estado de Lara. El movimiento cooperativo en Venezuela tiene una larga tradición de construcción de capacidades sociales productivas y de gestión para garantizar la disposición colectiva tanto de algunos recursos monetarios –riqueza en su forma abstracta. con esfuerzos cooperativos.QUE ENFRENTAN LOS CONSEJOS COMUNALES. Resulta un tanto difícil describir exteriormente en qué consiste CE- COSESOLA. La experiencia más amplia y lograda de este movimiento es la Central Cooperativa de Servicios Sociales Lara (CECOSE- SOLA) que. siendo una y otra vez capaz de auto-transformarse adaptándose a los cambios económicos y políticos en el país (CECOSESOLA. este mismo término es utilizado por Humberto Maturana en sus estudios sobre la relación entre vida y con- . “dar vueltas jun- tos”. de acuerdo a la etimología de la palabra. 21 “Conversación” quiere decir. 74 EN CONTRASTE CON LAS DIFICULTADES –APENAS DELIN- EADAS. En particular. en aquel entonces. 2003). es decir.como de ciertos “medios de existencia” –riqueza en su forma concreta. su autodefinición como “organización en movimiento” es precisa: son un movimiento muy amplio que de manera diversa y variada propicia enlaces entre productores y consumidores a través de sostener. el movimiento cooperativo comenzó a desarrollarse a partir de 1965 auspiciado. En tal sentido. Lo más interesante de CECOSESOLA es su funcionamiento interno y el sistemático esfuerzo realizado por no ser únicamente una “organización” en el sentido rígido que suele asignarse a tal noción: propósitos explícitos –y por lo tanto acotados-. generan sentido. EXISTE UNA RICA EXPERIENCIA COOPERATIVA EN VENEZUELA SOBRE LA CUAL VALGAN ALGUNAS REFLEXIONES.a los asociados o asociadas que conforman tales unidades coopera- tivas. de acuerdo a su propia auto-definición es una muy amplia “orga- nización en movimiento” que ha rebasado los 40 años de existencia continua. etc. También es un movimiento de enlace entre población y profesionales de la salud a través de exitosos y actualizados servicios cooper- ativos de salud. entre otras cosas.

. suelen incluir referencias a los trabajos de este conocido neurofisiólogo. que no ha necesidado instituirse –en el sentido liberal-estatal del término. por lo mismo. para establecer los términos de usufructo de aquello que se posee y se genera colectivamente. en establecer límites internos y externos de las prácticas admisibles. por lo tanto. 75 A lo largo de todos los años de existencia de CECOSESOLA. CECOSESOLA. las construcciones que hay en él. el conjunto de sus asociados han producido de forma cooperativa un conjunto amplio de riqueza material concreta –el predio donde está el mercado. flexible. etc. más importante aún.aunque. en constante movimiento. CECOSESOLA es un caso emblemático de un esfuerzo cooperativo y autogestivo de mediano alcance. las modificaciones y ajustes en la gestión inmediata y estratégica de lo que es poseído cooperativamente. una gran cantidad de vehículos para realizar las actividades. entre todos. así como para decidir el destino de los excedentes generados a través de la actividad compartida y como el rumbo general de su asociación. es algo así como un organismo vivo. estable en el tiempo. tal como intento describirla nutriéndome de lo que fui capaz de entender en una breve visita y con base en la revisión de lo que ellos dicen de sí mismos. constituyen un raro ejemplo de un grupo grande de hombres y mujeres que consiguen construir.y. condiciones de cierta autonomía ma- terial estable en el tiempo para allegarse los medios de existencia necesarios en contextos de gran adversidad. eso sí.. cooperativamente. de mejorar y perfeccionar prácticas de colaboración y “resolución” de conflictos internos. aseguran para sí mismos mejores condiciones de autonomía política. un hospital. la capacidad material disponible en su for- ma de riqueza concreta. La experiencia acumulada. la amplitud y densidad de los vínculos con otras coop- erativas de producción locales así como el tamaño mismo de CECOSESOLA. han sedimentado una vasta experiencia en gestionar todos esos recursos producidos colectivamente a través de reuniones cotidianas periódicas de distintas escalas para decidir. y que. Es interesante que los documentos de CECOSESOLA. En tal sentido. requiere de cotidianos y persistentes esfuerzos para seguir produciendo su existencia con base en refrendar acuerdos colectivos una y otra vez. De ahí la per- tinencia de su auto-definición de “organización en movimiento” que sería el rasgo general compartido de cualquier proceso vivo: su capacidad de (auto) organización y (auto)-re-organización dúctil. plástica y. ocimiento para aludir a las sucesiones de acoplamientos estructurales mutuos que se generan a través del lenguaje y ocurren en fenómenos vivos que involucran a más de un individuo. etc.

CECOSESOLA no es una entidad pública. De ahí. es posible documentar una serie de inconsistencias y contradicciones en las relaciones inmediatas entre la expe- .esta experiencia con las categorías analíticas y los pares clasificatorios de lo político y lo económico canónicos tradicionales? Una y otra vez. que al realizar intercambios mercantiles generan excedentes que se convierten en nueva riqueza concreta para ampliar los términos colectivos del usufructo de los resultados producidos entre todos? ¿Se trata únicamente de auspiciar procesos de intercambio mercantil simple.está fundada en la autonomía de su hacer y en las capacidades de auto-gestión desarrolladas a lo largo de años. ¿Cómo re- alizar la comprensión fértil de esta inmensa red de vínculos móviles y estables entre cientos o miles de personas. los asociados expresan que su capacidad de solucionar problemas –que es una manera muy distinta de pensar la noción más tradicional de “éxito”. Sin embargo. también. a mi juicio. son irresolubles si se con- serva el marco de intelección moderno que establece los pares estado/merca- do. De ahí su enorme capacidad creativa de formas cotidianas renovadas de lo social que desbordan las clasificaciones canónicas. A decir de quienes han compartido la experiencia de CESOSESOLA y de lo que puede observarse al visitar y conocer su red de vínculos. hasta ahora exitosa. una experiencia de creación colectiva de condiciones para la autonomía material que garantiza la autonomía política de sus asociados? ¿Por qué la insistencia en no “tomar partido” en términos políticos bajo las rígidas pautas de distinción política instituidas? Todas las preguntas anteriores. público/privado. de relanzar fines decididos por ellos mismos en infinitas y recurrentes acciones deliberativas. de ciertas relaciones capitalistas para sujetarlas al control colectivo? ¿CECOSESOLA tiene en sí misma la amenaza cierta de convertirse en una empresa capitalista? ¿Lo es en la actualidad? ¿Es CESOSE- SOLA. como fundamento de la organización del pensamiento político. más bien. como un ejemplo de creación colectiva de orden meramente privado. su amplia capacidad de sortear problemas. De ahí que sea una reducción de la comprensión de esta experiencia el querer identificar a CECOSESOLA únicamente como un esfuerzo cooperativo tradicional o. o están dando a luz a otra cosa? ¿Estamos ante un ejercicio de distorción-defor- mación. Al igual que en el acápite anterior. ellos estarían produciendo riqueza común ensayando una y otra vez formas ren- ovadas de generación de vínculos de co-usufructo y autogestión de la riqueza material de la que disponen. más aún. 76 Con el conjunto de elementos brindados sobre CECOSESOLA resulta pertinente la pregunta: ¿es posible entender –y aprender de.

entonces. a gastar parte de su energía en realizar –o al menos en aparentar. son considerados y tratados como iguales en tanto comparten cargas de trabajo y de remuneración similares. Al imponer una estructura jerárquica que particulariza -por un lado a los de “arriba”.los ajustes no decididos internamente. de entrada. no sólo estorba lo que desde abajo se hace y se con- tinúa haciendo. 85). lo reg- istré en la Cooperativa 8 de marzo22. en la actualidad. 77 riencia de autoproducción y autogestión relatada y las acciones emprendidas por diferentes oficinas gubernamentales justamente en la dirección de “con- struir y consolidar” estado. 2003. Un caso muy parecido al anterior del “estorbo” de la ley que fácil- mente se convierte en una amenaza para experiencias cooperativas igual de antiguas y sólidas aunque no tan extensas como la de CECOSESOLA. En la experiencia cotidiana de la CECOSESOLA claramente no todos son iguales.que asumen responsabilidades y los de “abajo. Esta cooperativa establecida en la local- idad de Sanare en el estado de Lara. al menos. no “cumple” con el conjunto de características requeridas para obtener 22 Visita a la Cooperativa 8 de marzo en Sanare. Lara. siempre dúctiles y renovados para “horizontalizar”. No parten de un principio de horizontalidad rígida. or- ganizada y gestionada por un grupo amplio de mujeres donde se entretejen relaciones familiares con lazos cooperativos. aunque claramente el eje de la gestión de la diferencia entre socios no es ninguna jerarquía establecida de antemano sino la experiencia acumulada en la participación en las activi- dades colectivas. o en la búsqueda compulsiva de procedimientos generales impulsados desde arriba. expresada en este caso en la vol- untad normativa. a partir de hacer circular la experiencia singular depositada en cada asociado antiguo hacia los nuevos que. De ahí que ellos mismos puedan organizar procedimientos siempre variados. sino que puede convertirse en un mecanismo para obligar a experiencias exitosas como esta o bien a “quedar fuera de la ley” o. Uno de tales ejemplos es la decisión pública de “reglamentar” en mayor detalle las actividades de las cooperativas. que acatan sus lineamientos y decisiones (…)” (CECOSESOLA. tiene más de 30 años de funcionamiento y se ha especializado en la producción de pasta de alto valor nutricional. . En palabras de ellos mismos: “[De ceñirnos estrictamente por los parámetros legales] (…) se sometería a la organización a una especie de camisa de fuerza. realizada los días 13 y 14 de marzo de 2015. instituyen- do un conjunto de reglas generales a las que todas las asociaciones de esta clase deben adecuarse. La “creación de Estado”. esta cooperativa está amenazada por cierta norma sanitaria que establece que el local que ellas han construido con incontables esfuerzos y donde realizan su trabajo cotidi- ano.

realmente alimenta la reflexión sobre los caminos de las luchas anticapitalistas y antiestatales más fértiles del continente. No importa la pulcritud del espacio. Es decir. 78 una “certificación como local adecuado para la producción de alimentos”. En segundo lugar. si la cuestión políticamente más relevante consiste en visibilizar . La mirada que sostengo. ni la meticulosidad con que utilizan aquello de lo que disponen que ha significado el esfuerzo de todas ellas o de sus madres y parientes. como medida para conducir la reflexión sobre el conjunto de modificaciones y alteraciones de antiguas re- laciones de fuerza en países donde están ocurriendo cambios a nivel político y económico. sin embargo. ahora para cerrar este trabajo. para la mirada pública es relevante que ellas no se ciñen a un “diseño” de construcción de locales apto para producir alimentos decidido de forma ajena. y existen abundantes y útiles materiales sobre dicha temática. ¿Para qué hacer esta inversión del punto de partida de la reflexión? ¿Para qué tratar de encontrar otra medida que nos permita comprender y evaluar lo que acontece? En primer lugar. A manera de conclusión. abordaré la cuestión de si poner el acento en las “nuevas instituciones” comunitarias o comunitario-populares. Es mucho más convencional discutir sobre los “cambios” económicos y políticos ocurridos en los diversos países del continente durante los últimos años. el cuidado en el almacenamiento de las ma- terias primas y de los productos ya envasados. La intención es problematizar y dotar de contenido a la expre- sión “protagonismo social” en países donde el mando político nacional no es ocupado inmediata y directamente por representantes directos de las élites dominantes tradicionales. Las mujeres de la 8 de marzo ignoran quien estab- leció tal norma que en la actualidad resulta una amenaza para los recursos disponibles. En relación al primer asunto. en este ensayo me he concentrado en lo que a mi juicio es la médula y el corazón de la expresión “transformación social”. Vuelvo. considero que si se piensa como prioritaria la “trans- formación social” es posible descentrar la mirada del estado-centrismo que impregna la comprensión contemporánea de los asuntos políticos y económi- cos. En primer lugar qué elementos nuevos nos aportan ciertas experiencias de lucha cotidiana y desde abajo en la Venezuela contemporánea más allá de los “cambios” en ciertas dinámicas estatales. a la discusión sobre dos puntos que fueron planteados al inicio. sus posibilidades y límites. propone enfatizar la transformación social desple- gada desde abajo.

por tanto. La cuestión de la transformación social. De ahí que sea tan rel- evante no sólo la realización de. 79 y entender las posibilidades y capacidades sociales i) para la consolidación y expansión de procesos colectivos de producción de decisiones políticas de largo alcance y ii) de (re)apropiación social de ámbitos crecientes de riqueza material. por ejemplo. por tanto. ya sean luchas con- tra los agresivos cercamientos y despojos de tales condiciones de existencia que ocurren en algunos países. o sean luchas y esfuerzos más bien destinados a reapropiarse colectivamente de riqueza material disponible para relanzar procesos renovados de regeneración y creación de riqueza concreta. ni la relevancia e in- fluencia que determinadas orientaciones en política económica adquieren en la organización general de la vida cotidiana de las distintas sociedades. en primer lugar. la erosión-disolución tendencial de la forma estatal de concen- tración y monopolización de las decisiones políticas que le es funcional. las luchas contemporáneas también se enfocan en la recuperación del tiempo. a fin de desarmar su condición escindida entre tiempos de trabajo cada vez más largos. reglamenten. abarca prácti- camente todas las dimensiones de la vida cotidiana. procesos constituyentes que de- finen los marcos generales que han de orientar el curso de los hechos sociales. Sin desconocer ni la importancia que los cambios a nivel del Estado central tienen en la estructuración política de los países. si no es a riesgo de reproducir tecnocracias o burocracias que conduzcan. como forma central de producción ampliada y reiterada de riqueza abstracta y. al modo como se desbroza un camino intrincado y difícil de transitar. En segundo lugar. sino el trastocamiento de los formatos legales y procedimentales a distintas escalas espacio-temporales. son tiempos de y para el consumo de más y más mer- cancías. con- sidero que lo que las luchas más profundas de los últimos años han puesto en el tapete de la discusión política es la superación del capital y del capitalismo. política y económica de las sociedades en tanto se refiere. entonces el punto de partida tiene que ser la transformación-regen- eración de relaciones sociales que den cauce a tales esfuerzos. a las luchas por (auto) garantizar y (auto)expandir satisfactoria y colectivamente las condiciones de existencia (De Angelis) de la mayoría de la población. Y esto último es justamente lo que no es posible hacer desde los gobiernos hacia y sobre las sociedades. Se trata pues de la transformación general de las relaciones sociales cotidianas y más inmediatas como único modo de subversión y trastocamiento de las relaciones sociales más abarcativas y generales. exigentes y agotadores y tiempos de ocio que en realidad. adminis- tren y disciplinen a las diversas tramas colectivas que conforman un cuerpo .

considero que la cuestión más relevante es poner atención a las diversas experiencias de lucha cotidiana en marcha auto-producidas dificultosamente en condiciones de gran adversidad. acotando sus posibilidades y estrechando los términos de su potencial “protagonismo”. una plataforma epistémica. no podre- mos superar un conjunto de límites que lo instituido. En relación al segundo asunto planteado en esta conclusión. por grupos de paisanaje y otras figuras agregativas que somos todavía incapaces de nombrar… me parece un camino fértil aunque dificultoso y a veces angosto y peligroso para pensar las posibilidades de transformación social anidadas en cada uno de nosotros y nosotras. ensayar categorías como la noción de re-formismo desde abajo… para aludir a la multidimensional y compleja manera en que diversas tramas de hombres y mujeres asociados solucionan problemas cotidianos y se dotan de fines más allá y en contra del estado y el capital. gobernar y administrar el mundo social. mucho más útil para otras luchas que los esfuerzos por reglamentar los consejos comunales. son claros los hilos que tejen la postura que sostengo. más allá-contra y más allá del capital y del estado. por tramas comunitarias. . no podremos dar paso a la comprensión de otras formas de auto-gobierno. Si no amplificamos la abdicación de puntos de vista estado-céntricos. o para echar a andar otros proyectos y dar cuerpo a otros deseos imaginados en común. Mientras no tengamos un arsenal teórico. para construir y consolidar vínculos diversos entre hombres y mujeres para satisfacer en común –al menos parte de.las variadas necesidades de la repro- ducción colectiva de la vida: necesidades como vivienda. La noción de “organización en movi- miento” que brota de los esfuerzos de los miembros de CECOSESOLA por ex- plicar su saber acumulado resulta. perseverantes y reiteradas protagonizadas por muy diversos y heterogéneos colectivos humanos. suprimiendo sus iniciativas. 80 social. En tal dirección. Estos vínculos y ensayos son los que permiten ir. espacios para intercambiar. de auto-producción de lazos y vínculos y obturaremos una vez más los torrentes de rupturas más hondas con el capital y su forma estatal moderna de reducir. Mucho más importante que poner la atención en el diseño general de “instituciones comunitarias” –no estoy si qui- era realmente segura de que tal cosa sea posible. en lap- sos largos de tiempo. el estado moderno y su hibridación con el relanzamiento de nuevos ciclos de acumulación de capital imponen a nuestros pensamientos. por familias extendidas y redes de afinidad. un marco de intelección crítico para entender este conjunto de esfuerzos en su auténtica dimensión subversiva y por tanto trans-formadora. alimento. bajo esta clave. para referirnos a las iniciativas y actividades. sistemáticas.

Las instituciones que acá se generen serán siempre dúctiles –que no frágiles- siempre móviles –que no inciertas. un gobierno que no amenaza de muerte a su población y que no aplasta la lucha contra las rígidas prerrogativas que la propiedad privada im- pone sobre la riqueza social cuando éstas son impugnadas y subvertidas por el uso colectivo. 81 Si la ley fue la mediación para articular históricamente violencia y propiedad. abril de 2015 . Serán casi seguramente. sin embargo. ensayando maneras de destotalizar (Tischler. ¿podría pensar leyes y formas de gobierno que deshagan ese nudo? Desatar el nudo histórico entre violencia y propiedad podría ser una tarea para quienes ocupen gobiernos que enuncien su ánimo de contribuir a transformar el mundo social. Las tareas principales. 2013) las relaciones del capital. está únicamente en nosotros. para asegu- rar la transformación social. fuera del estado. esfuerzo por la auto-organización reiterada y en movimiento. Puebla.

Venezuela: Barquisi- meto. (2007). Guadalajara. Caracas. Movimiento indígena en América Latina. Salazar H.: ICSYH-BUAP – Bajo Tierra ediciones. México: ICSYH-BUAP. y Escárzaga F. Volumen II. Ministerio del Poder Popular de Planificación. Nuestra transición al socialismo. Horizontes comunitario-populares en tensión y la reconstitución de la dominación en la Bolivia del MAS. Gutiérrez R. (2014) El fantasma de la Gran Venezuela. Puebla. 82 Bibliografía Arendt H. Estatuto del Organismo de Integración Cooperativa. sus orígenes y su impacto (hasta 2013). Venezuela en cifras. Gutiérrez Aguilar. (2015). M. Caracas. México D. Manifiesto por la Revolución Ur- bana.. 19 y 20 (2002).1 (En prensa). Venezuela: Barqui- simeto Colectivo Situaciones. BUAP. Buscando una convivencia armónica. (2013). Jalisco: Grietas.. Construyendo aquí y ahora el mundo que queremos. Caracas: CEL- ARG Tischler S. Caracas: CELARG-Centro Nacional de Historia.F. Se han adueñado del proceso de lucha´. Marx y la acumulación primitiva: el carácter continuo de los ‘cercamientos’ capitalista. (2014). (2006). 2ª edición. 2010 Salazar Lohman H. Buenos Aires: Ediciones de mano en mano De Angelis.. Buenos Aires. Tesis para obtener el grado de Doctor en Economía Política del Desarrollo. Madrid: Alianza editorial.. Apuntes para el nuevo protagonismo so- cial. en Revista Theomai. R. (2013). Horizonte comunitario-popular. en Revista El apantle. Movimiento de Pobladoras y Pobladores. Venezuela: Barqui- simeto. y Gutiérrez R. Sobre la Revolución. 1ª. Los ritmos del Pachakuti.F. Resistencia y proyecto alternativo. (2009). Gutiérrez Aguilar R. Terán Mantovani. 2015. Pensando la trans-formación en el presente.: ICSYH-BUAP-UACM-GDF. . Reproducción comunitaria de la vida. Venezuela. Antagonismo y producción de lo común en América Latina. (2015). CECOSESOLA (2003). ed. noviembre 2012: 26 Ellner S. E. Movilización y levan- tamiento indígena-popular en Bolivia (2000-2005). México: Centro de Estudios del Desarrollo Económico y Social. 2015. México D. Revolución y destotalización. El fenómeno Chávez. (2002).

S OBRE LAS ELECCIONES: ORGANIZARSE. EZLN Subcomandante insurgente Moisés .

Tras la marcha del color de la tierra. Tras el alzami- ento. y la Otra campaña. es ahora el porta- voz y mando del EZLN en las montañas del sureste mexicano. . 84 SOBRE LAS ELECCIONES: ORGANIZARSE México/ Subcomandante Insurgente Moisés – EZLN El sub. tzeltal. Moisés. Desde la emergencia del EZLN se han ido derivando posiciones de autonomía. se visibilizó aún más el rechazo a la opción electoralista por parte del EZLN y sus comunidades bases de apoyo. y el posterior diálogo con el estado mexicano en los acuerdos de San Andrés vino la creación de los municipios autónomos zapatistas (Los Caraco- les). así como los procesos de autonomía en educa- ción y salud.

para tener lo que se necesita. escuchamos y miramos que salen con que el EZLN llama a la abstención. Y de por sí así lo vemos cada tanto en estas tierras. para luchar. Y entonces lo vemos que dicen que son muy . es decirle a la gente que se organice para resistir. Como zapatistas que somos no llamamos a no votar ni tampoco a votar. pues los que apoyaron ese color van a recibir más limosna. otros de azul. ¿Por qué se pelean? Pues por ver quién los va a mandar. ya lo sabemos su modo de los partidos políticos. ni siquiera buscan. como much@s más en los pueblos originarios de estas tierras. otros de amarillo. a quién van a obedecer. como de por sí cada que hay esa cosa que llaman “pro- ceso electoral”. sino que están así sin organizarse. que ni estudian siquiera la historia. los hacen pelear entre mismos familiares. A l@s compas de la Sexta: A l@s que están leyendo porque les interesa aunque no sean de la Sexta: En estos días. otros de verde. mal viviendo y esperando a que el mal gobierno le va a dar su limosna para sacarse foto que el gobierno es bueno. pues hay gente que no es zapatista. Nosotr@s. Una historia que para nosotr@s como zapatistas que somos. y es una mala historia de malas personas. Y eso que hasta hacen libros de historia y biografías y co- bran por esos libros. o sea que el EZLN dice que no hay que votar. cada que se puede. O sea que cobran por decir mentiras. Ustedes lo saben que en varias comunidades en las que estamos. Como zapatistas que somos lo que hacemos. Y piensan que si gana tal color. Como los políticos. 85 Abril del 2015. unos se hacen de rojo. Creo que fue el finado Tata Juan Chávez Alonso el que dijo que los partidos parten los pueblos. otros descoloridos. ya es historia pasada. Y se pelean entre ellos. Entonces vemos que. quién les va a dar órdenes. los enfrentan. cada que hay elecciones. Eso y otras tonterías dicen. Claro que ustedes lo saben que a nosotr@s ni nos interesan esas cosas que hacen los de arriba para tratar de convencer a la gente de abajo de que la toman en cuenta. en veces mismo entre familiares se pelean. y así. que de balde tienen cabeza grande. los dividen.

y a veces hasta se matan entre sí por un pinche color. y también brincando de un color a otro. en sus periódicos y revistas de paga. hasta en el cine aparecen. nadie viene a decirles que son sus salvadores. y ellos nomás están esperando que regresa la mujer. no sale en los medios de paga. que la mandaron a recoger la despensa. Bueno. los sobrinos. Por ejemplo. Si les daban. que van a ayudar a los jodidos. Están ahí nomás. Bueno. Y siempre dicen la mis- ma palabra: dicen que van a salvar al pueblo. o se pone un nuevo color. son los mismos gobiernos que un día son diputados locales. porque piensan que así les van a dar su regalito. cuando ya queda quien ganó. o de azul. ahora ya son presidentes municipales y así se la pasan brincando de un cargo a otro. el apoyo del gobierno. Pero esas cabras y cabritos no es que se gastan la paga en ayudar o en apoyar a los jodidos. que ahora sí ya se van a portar bien. en los anuncios de las radios y televisiones comerciales. son los familiares. Bueno. esperando que llega la paga del go- bierno para gastársela en trago. los cuñados. como zapatistas que somos nosotros decimos que les están dando un bote de basura. los mismos apellidos. Y están ahí en sus casas. 86 conscientes y decididos de ser partidistas. pues para hacerse haraganes. la hija. pues los que en las comunidades son muy partidistas en tiem- pos electorales y muy conscientes de su color que tienen. Hasta se olvidaron de cómo se trabaja la tierra. que los van a sacar de la pobreza. o de amarillo. hasta que ya no llega. Sino que se lo gastan en poner sus letreros y sus fotos en las propagandas electorales. Así. que ahora les van a dar su televisión. que por cierto no es suyo sino que lo sacan de los impuestos. Y dicen que ya son del pueblo y que hay que apoyarlos. o de verde. No les avisan. los tíos. Son los mismos. Simplemente ya no hay . otro son síndicos. Pero si antes les daban o no les daban cabal. los parientes. los amantes. No. porque por esa televisión les van a mandar un montón de basura. a veces se viste de rojo. los hijos. todos se pasan de ese color. los amigos de los mismos cabrones y cabras de siempre. otro son funcionarios de partido. pues entonces se gastan su dinerito. burlándonos porque nosotr@s nos vamos a darle al trabajadero. los nietos. que ya no van a robar tanto. ahora ya no les dan ni les van a dar. Porque es el mismo que ya manda el que quiere cargo. Pero no son del pueblo. los novios.

pues lo sabemos que allá arriba ya les dije- ron que va a haber menos dinero o que de plano no va a haber. otro el diputado. otro el síndico. pues pasa que como ya hay menos paga. se dan pena. vendidos y corruptos. que los que gritan y los gritados son de por sí traidores. Un tanto agarra el gobernador. otro el policía. No le decimos que vote. En sus asambleas de los partidistas se encabronan. la ropa. Bueno. Y sale igual. ¿Ustedes creen que si el campesino que está ya hallado a la limosna y se olvida de trabajar. calzones. No sabe vivir honradamente trabajando. Todo se va quedando arriba. que no hay para trago. Entonces viene el hermano partidista todo triste y nos pregunta que qué hace. luego se le ampollan las manos y ya ni el machete puede agarrar. vendidos. Ya no hay la burla porque en nuestras casas zapatistas hay el maíz. enmontado que ni se puede caminar. hay un poco de paga para la medicina. Y entonces. ¿Dónde queda la paga que dice el mal gobierno que está dando de la campaña de limosna para el hambre? Bueno. pero tampoco para maíz. sino sólo sabe de vivir de tener cargo en el gobierno. como quien dice la base de los partidistas. hermana se da cuenta de que no tiene nada ya. Y eso ya está pasando. hay el frijol. se angustian. Bueno. pues sépanlo lo que le respondemos: No le decimos que se cambie de partido por otro que ahora sí es el menos peor. Como que lo volvieron un inútil que sólo vive de limosnas y no de trabajo. el de arriba que le daba el apoyo sí trabaja? Pues no. Tampoco le decimos que no vote. hay la clínica. otro el líder campesino y pues ya para la familia del partidista pues no llega nada. hay la verdura. No es que el gobierno nos viene a ayudar. sale que sí. que muchos apoyos. Al contrario. Hay la escuela. otro el presidente municipal. 87 apoyo. Y resulta que sí. se llaman traidores. Y del trabajo colectivo sale para apoyarnos entre nosotros cuando hay una necesidad. ése de arriba también está hallado a recibir de gratis. y prueba de otro color. Y entonces pues tiene que volver al trabajadero que está abandonado. otro el juez. pero ya no llega. Es que nosotros mismos nos ayudamos entre compañeros zapatistas y con compañeroas de la Sexta. ya no llega nada. “¿Qué pasa?”. Pero en los pueblos no llega ya. Pero antes sí llegaba. jabón. se gritan. pregunta el par- tidista. pues se deses- peran. No sale en las noticias de los malos gobiernos. Y piensa que es que ese color ya no sirve. Y como ya se olvidó de trabajar. que está cabrón. se acusan entre sí. frijol. corruptos. . Y ese hermano.

nos pregunta. Las soluciones las hace el pueblo. que ahora va a estar mejor la situación. Y pues lo que hacen los de arriba es engañar a la gente. Y nos dice: “es que está muy cabrón la situación”. que hay que probar. vestir. por nuestra historia. Es porque ya lo vimos en la realidad. sólo un poco va a transar. mismas. y no que llega otro a decirte qué tienes qué hacer”. que este dirigente sí lo va a resolver el problema. porque ahí se gana dine- ro sin trabajar. que no cualquiera tiene la fuerza de corazón para ser zapatista. no los partidistas. Que mismo en su ojo se tienen que dar cuenta de que no es que alguien va a resolver el problema. Eso es su trabajo. Simple y sencillamente le decimos que se organice. que sí se va a portar bien. Y entonces le decimos: “ahí lo vas a ver tú mismo qué haces. Entonces nosotros decimos que son pedazos de pequeñas historias que tienen que pasar. es porque ya lo hacemos. caen ahí en eso de los partidistas. sino que lo tenemos que resolver nosotros mismos. No lo burlamos. porque bien lo sabemos. . buscaban crear conciencia en el pueblo. que no va a robar mucho. Y nosotros no le decimos mentiras. qué hago?”. lo que llega en tu corazón. en tu cabeza. -*- Bien lo sabemos que así pasa. curarse. antes de que se hicieran institucionales. ni discursos. en otras partes de la ciudad y el campo. Y no es que lo estamos diciendo porque se escucha bonito. -*- Puede ser que hace mucho tiempo. no le echamos grandes rollos. Y pues lo vemos que de por sí hay gente que lo cree. “¿Y luego. Pero también como zapatistas estamos claros de que hay todavía gente que. algunos partidistas de izquierda. de eso viven. que sí. como colectivos organizados. no los líderes. Y pues parece muy galán eso de los partidos. 88 No le decimos que se entre en zapatista. Nosotros sólo le decimos la verdad: “Se va a poner peor”. sin estar en chinga para ganar unos centavos y tener algo digno para comer.

que dices que es la esperanza. ni se rinden. 89 No es que buscaban el Poder por las elecciones. Así de sencillo: el dinero. porque lo sabemos que hay partidos de izquierda que no están en las transas de arriba. ni cambian su pensamiento de que hay que acabar con el sistema capitalista. Pero la paga es la paga y arriba es arriba. te responden que eres vendido al peña nieto? ¿Ustedes creen que crean conciencia si le dicen mentiras a la gente que los zapatistas decimos que no hay que votar. y cambie el sistema. Y porque lo sabemos. Todo. que la historia de la lucha de abajo también está escrita con su sangre. Miren que esos partidistas lo único que están creando de conciencia es que. además de orgullosos. cuando les dices “oye tú. nomás porque están viendo que tal vez no les alcanza para el registro. y nosotr@s como zapatistas no lo olvidamos. todo el sistema. y luche. o verdes. o sea para más paga. esos partidistas dan cachetadas con su racismo mal escondido. sino que mover al pueblo para que se organice. pero no se venden. que tienen su modo. ¿Pues qué se creen? . ¿O ustedes creen que crear conciencia se hace despreciando. ese cabrito o cabra. o rojos. son unos imbéciles. regañando a la gente de abajo? ¿Diciéndoles que son unos come-tortas que no piensan? ¿Qué son ignorantes? ¿Ustedes creen que se crea conciencia si le piden el voto a la gente y al mismo tiempo la insultan diciendo que son unos babosos que se venden por una televisión? ¿Ustedes creen que crean conciencia si. par- tidista de izquierda. ¿Por qué digo que partidistas de izquierda institucional? Bueno. o azules? ¿Ustedes creen que crean conciencia si están diciendo que no deben votar los que no tienen estudios y son pobres porque son ignorantes que sólo votan por el PRI? Si el Velasco de Chiapas da cachetadas con la mano. O sea la paga. Y los partidistas de izquierda institucional cambiaron su pensamiento y ahora es buscar el puesto por el dinero. humillando. No sólo el gobierno. y están nomás buscando pretexto y a quien culpar? ¿Ustedes creen que crean conciencia si tienen a los mismos que antes eran amarillos. ya estuvo de otros colores y es una rata”.

Ya lo tenemos lo nuestro como pueblos que en verdad eligen. donde empiezan a opinar y de ahí empiezan a salir las propuestas y las estudian las propuestas. muchas fallas. Cierto que apenas llevamos 20 años que estamos caminando con elegir nuestras autoridades autónomas. nosotros los zapatistas. de lonas de sus fotografías de rateros y criminales. O sea cómo manda el pueblo a su gobierno. con democracia verdadera. sus venta- jas y desventajas. No es que no entendemos qué es lo quiere decir elegir o elección. tenemos otro calendario y geografía de cómo hacer elecciones en territorio rebelde. con resistencia. Donde los pueblos se orga- nizan para ver cuál va ser sus trabajos de los autoridades.¿Les parece que es muy lento? Por eso decimos que es según nuestro calendario. o las tres cosas. Porque el pueblo mismo va a hacer los cambios que verdaderamente necesita. Donde se involucran los miles de mujeres y de hombres para elegir. No- sotras. mentiras y regaños. 90 ¿Que después de recibir sus insultos. Ésta es ya la vida zapatista en los pueblos. Es lo más sano y juicioso. Los pueblos se organizan en asambleas. con la Libertad que conquistamos y con la otra Justicia del pueblo organizado. Donde todas y todos quedan de acuerdo y se organizan para su vigilancia que cumplan su mandato de los pueblos. y las analizan cuál es las mejor. votar por ellos y rogarles que la salven? Lo que decimos como zapatistas: ahí está la prueba de que para ser político partidista de arriba hay que ser baboso o sinvergüenza o criminal. . ¿Les parece que es porque somos pueblos originarios? Por eso deci- mos que es según nuestra geografía. Y sólo así va a existir un nuevo sistema de gobernar. -*- Nosotr@s zapatistas decimos que no se le debe tener miedo a que el pueblo manda. Y antes de decidir las llevan a todos los pueblos para su aprobación y vuelta la asamblea para la toma de decisión según la mayoría de la decisión de los pueblos. Cierto que tendremos más. Ya es una cultura de verdad. la gente de abajo va a ir corriendo a ponerse de rodillas frente a su color. Con eso hemos caminado. Cierto que hemos tenido muchos errores. y no hay millonadas que se gastan y mucho menos toneladas de basura de plásticos.

a criticar. Oprime si mujer. por todos los poros. No importa qué tanto lo perfumen y laven. A nosotras. pues hay que pen- sar si sirve hacer lo mismo que se ha hecho antes. Oprime si empleado. a analizar. Oprime si artista. Oprime si estudiante. Oprime si campesino. Es más. Oprime si obrero. Oprime si niña o niño. No como en los partidistas que los dirigentes hacen la falla y además cobran. Entonces si sí es cierto que viene eso. Nosotr@s las pagamos. de una crisis económica tremenda que se va a juntar con otros males y va hacer mucho daño a tod@s en tod@s partes. Nuestro pensamiento no es para dar recetas de cómo hacer frente al problema del capitalismo. Ni llamamos a votar. Oprime si piensas. ni nos preocupa. ni nos viene. Por eso de lo que viene de elecciones en el mes de junio. zapatistas. ni llamamos a no votar. nosotros. Pensamos que tenemos que obligarnos a pensar. No nos interesa. Tampoco es para imponer nuestro pensamiento a otr@s. Oprime si eres humano. lo que nos interesa es conocer más de cómo resistimos y enfrentamos las muchas cabezas del sistema capitalista que nos explota. o planta. Si nos interesan otros pensamientos es para ver si es que es cierto lo que vemos que viene. el sistema capitalista “chorrea sangre y lodo. o que ya está. Tampoco es para promover la abstención o el voto en blanco. a reflex- ionar. Oprime si maestro. . en todo el mundo. ni nos va. 91 Pero son nuestras fallas. Entonces nuestra idea no es para promover el voto. desde la cabeza hasta los pies” (ahí lo vean quién lo escribió así y dónde). nos reprime. o tierra. El seminario es para ver varias cabezas del sistema capitalista. o animal. nos desprecia y nos roba. y los de abajo son los que la pagan. para tratar de entender si tiene nuevos modos de atacarnos o son los mismos mo- dos de antes. o agua. Nosotr@s las cometemos. en nues- tros lugares y en nuestros tiempos. o aire. Oprime si joven. a buscar nuestro paso propio. nuestro modo propio. Porque no es sólo por un lado y de una forma que el capitalismo oprime.

Pero bueno. el que dice quién es candidato. 92 Ahora le pregunto a usted que está leyendo esto: vote o no vote. Y claro. entender- lo? ¿Pensar críticamente le impide votar o abstenerse? ¿Le ayuda o no para organizarse? -*- Completando de las elecciones: Sólo para que quede bien claro y no se dejen ustedes engañar de que decimos lo que no decimos. nosotr@s no decimos que está bien. Sólo le decimos que creemos que no basta. voten por un color o descolorido. no opinamos si está bien o mal. Porque ya está decidido por los de arriba qué va a pasar. o por las dos cosas. o no voten. Si usted ya pensó que no va a votar. desde ahí van a hacer cosas buenas. sino que sólo le van a quitar lo malo. analizarlo. Tal vez conviene que estudien un poco y aprendan que ser gobierno no es tener el Poder. Le dicen que sólo hay dos caminos para cambiar el sistema: o la lucha electoral o la lucha armada. tampoco decimos que está mal. lo que nosotr@s decimos es que hay que organizarse y tomar en nuestras manos el quién es go- bierno y obligarlo a que obedezca al pueblo. hay gente que piensa que sí. sino por ser gobierno. Lo que sí le decimos claro es que se prepare porque va a tener mucha rabia por las trampas y fraudes que le van a hacer. pero tampoco que sí. Lo sabemos también que hay líderes que lo engañan a la gente. que hay que organizarse. . el que dice quién gana. Entonces. el que dice cómo se vota y cuándo y dónde. ellos no están luchando por cambiar el sistema. ni por tomar el Poder. Dicen que ya que tengan el gobierno. pues igual. el que lo anuncia y el que dice si fue legal o no. nosotros no deci- mos que no. Está bien. pero tienen cuidado de dejar claro que no van a cambiar el sistema. Nosotros entendemos que hay quienes creen que sí lo van a poder cambiar el sistema con votar en las elecciones. Nosotros decimos que está cabrón porque es el mismo Mandón el que organiza las elecciones. En primera. Ésos dicen eso o por ignorantes o por sinvergüenzas. Porque para trampas son expertos los que están en el Poder. Si usted pensó que sí va a votar y ya sabe a quién va a votar. No es lo mismo. que se prepare porque le van a echar la culpa de las miserias de la izquierda partidista institucional. ¿le hace daño pensar cómo está el mundo en el que vivimos.

eso no cambia. de quien nos oprime. tal vez no lo saben pero se puede mandar sin ser gobierno. Sigue siendo el sistema donde unoas se en- riquecen a costa del trabajo de otroas. . como decimos ahora: votes o no votes. luchemos por or- ganizarse. está bien. lo único que dicen es que no conocen historia. organízate. O sea que se necesita la teoría. Aunque le agreguen que también otroas. Y les voy a decir por qué: porque el capitalismo es la ex- plotación del hombre por el hombre. Pero también con el pensamiento crítico vamos viendo cómo es nues- tro camino. y son much@s l@s otroas de abajo. Pero para llegar a ser gobierno no sólo hay dos vías como dicen ellos (la vía armada y la vía electoral). Bastaría con que vieran un poco hacia abajo. Por eso estamos llamando a toda la Sexta para que hagan reuniones de pensamiento. cada quién en su lugar. que así lo digan. Con el pensamiento crítico lo analizamos sus modos del enemigo. nosotros las y los zapatistas. y que son unos sinvergüenzas. Aunque le agreguen que también las mujeres. Y son poc@s l@s otroas de arriba. que no tienen imaginación. nosotras. su lucha. el pensamien- to crítico. nos desprecia. Los llamamos a que hagan sus propios semilleros y nos compartan lo que ahí siembren. Si esa gente dice que sólo se puede con las armas o con las elecciones. no nos cansamos de decir. pensemos por empezar a organizar y encontrémonos por unir nuestras organizaciones por un Mundo donde los pueblos mandan y gobierno obedece. que no estudian bien. trabajemos por organizarse. Y no sólo eso. de muchos por unos pocos. de teoría. organícense. nos explota. organicémonos. eso no cambia. Se les olvida que el gobierno también se puede comprar (¿o ya se les olvidó como llegó al gobierno el Peña Nieto?). nos reprime. zapatistas. de cómo ven su mundo. 93 Se ve que tampoco saben que si le quitan lo malo al capitalismo. nosotros. pensamos que hay que tener buen pensamiento para organizarnos. de análisis. ya no hay capitalismo. Pero ya se les torció el cuello de tanto ver para arriba. Por eso. nos roba. Y pues nosotras. cómo son nuestros pasos. Si esos partidistas dicen que eso es bueno y que sólo hay que cuidar que no se pasen de rosca. su historia. En resumen: como dijimos antes.

Quiere decir: está muy bonito como estamos. Otra: Nunca ya kikitaybajtic bitilon zapatista. . Subcomandante Insurgente Moisés. A nombre de todo el EZLN. mujeres. Como dicen las y los compañeros zapatistas: Hay lum tujbil vitil ayotik. Una más: Jatoj kalal yax chamon te yax voon sok viil zapatista. Abril-Mayo del 2015. de los hombres. Quiere decir: Hasta que me muera pero aun llevo mi nombre de ser zapatista. 94 -*- Nosotr@s como zapatistas vamos a seguir como ya estamos gobernándonos con el pueblo manda y gobierno obedece. México. niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Quiere decir: nunca nos dejaremos de ser zapatista. Desde las montañas del sureste mexicano.

EL ORGULLO DE SER … URUGUAYO Raúl Zibechi .M OVIMIENTOS SOCIALES BAJO GOBIERNO PRO- GRESISTA.

96 MOVIMIENTOS SOCIALES BAJO GOBIERNO PRO- GRESISTA. Pepe Mújica (antiguo luchador MLN Tupamaro) fue presidente -por primera vez. EL ORGULLO DE SER … URUGUAYO URUGUAY / Raúl Zibechi Raúl Zibechi es investigador. Decolonizar la Re- beldía o Latiendo Resistencias. periodis- ta y escritor uruguayo. . En el pequeño país del Uruguay. militante. entre otros muchos libros.por Frente Amplio. Conocedor de las realidades de los movimientos y las realidades sociales de abajo en latino- américa. Ha publicado Dispersar el poder. y al monocultivo de exportación que son comunes a varios gobiernos progresistas de la región. Ha participado en diversos encuentros zapatis- tas. Una agrupación de izquierdas progresista que tuvo repercursión en el mundo entero y que ha chocado con las críticas al extractivismo.

En todo caso. para desentrañar algunas de las características más notables de los movimientos sociales de este país. aquellos que han sido sistemáticamen- te analizados por la sociología dando origen a una amplia bibliografía. que no son visualizados como trabas. toda vez que la “reforma social” en curso desde 2005. o sea la no formación de una oligarquía. “Partidos. Sin embargo. los movimientos de este país son bien diferentes de los que existen en América Latina pero tampoco pueden ser asimilados a los del primer mundo. La inexistencia de una alianza local entre la hacienda. a la hora de explicar las peculiaridades de esta sociedad. Una de las peculiaridades más destacadas se anudan en torno a la relación entre los movimientos y el Estado. dijo Rubiño. como también toda revolución. pero hay gente que no puede esperar todo ese tiempo”. como la que el Uruguay cumplió en el primer tercio de la centuria. activista de Ove- jas Negras. y la espada. amortiguadores. el carácter conservador de la sociedad uruguaya. sumadas a la participación de las clases medias en el bloque de poder . trabajadora social de 33 años. sólo tiene parangón en este país con la iniciada un siglo antes bajo la batuta de José Batlle y Ordóñez. cantidades industriales de conservadores: conservadores del nuevo orden establecido. sur- gió en medio de una larga conversación con Valeria Rubiño. resultan referencia casi obligada incluso para los actores de los movimientos sociales. 97  “Toda reforma social ambiciosa. Carlos Real de Azúa trazó una suerte de paralelismo entre las reformas batllistas y los cambios que introducen las revoluciones. A veces se te va la vida detrás de los cambios. que nublan más que aclaran. gentes que encuentran satisfactorio el puntaje alcanzado y creen que de él todos disfrutan” Carlos Real de Azúa. cuyo pespunte diseña un vínculo que no puede abordarse reduciéndolo a conceptos como cooptación o subordinación. reproducidos si se quiere. está indicando que hay elementos que merecen ser conservados o protegidos. es muy probable que el proverbial conservadurismo nacional esté llamado a incrementarse en las próximas décadas. política y poder en el Uruguay” En su empeño por dar cuenta de las peculiaridades de la sociedad uruguaya. impedimentos o. produce. ya que impiden comprender las raíces de la co-construcción de la gobernabilidad posterior a la crisis de comienzos del milenio. la cruz. “Una sociedad tan amortigua- dora como la uruguaya genera movimientos así. En efecto. Trazando una proyección algo lineal. aquellos análisis tienen tanta actualidad que. menos aún. estrechamente vinculados a las mentali- dades hegemónicas en esta o cualquier sociedad. aspectos a barrer por la acción social. La mención a uno de los más destacados intelectuales uruguayos.

por la diversi- dad de opciones sexuales y otros. En no pocos casos. los movimientos de mujeres. asumir e impulsar una parte sustan- cial de las demandas de las organizaciones sociales. Fernando Lugo y Hugo Chávez. en el amplio sentido del término. apareció una constelación de colectivos: de mujeres (una pequeña parte de las cuales se au- todenomina feminista). Como en todo el mundo. no todo son diferencias. y muy en particular en un período en el que su contraparte natural. se muestran más que dispuestas a escuchar. Esta generación de movimientos se diferencia. y ha influi- do en la elección de Luiz Inacio Lula da Silva y Néstor Kirchner. como en México. que sigue operando tanto en el imaginario colectivo como en la realidad dura y pura. y por presentar estructuras organizativas más laxas y. se han registrado agrias disputas entre ambos grupos de movimientos. casi siempre integradas por dife- rentes estratos de asalariados. los movimientos indios eclipsaron de modo casi completo a la otrora poderosa Central Obrera Boliviana (cob). ambientalistas y muchos otros. las relaciones entre los primeros y los segundos fueron conflictivas precisamente por responder a genealogías y lógicas de acción diferentes. y un diálogo más o menos . sobre todo. pacifistas. La pregunta del millón es cómo pueden los movimientos sociales. En Uruguay. en particular con el Frente Amplio. mantienen relaciones fluidas con el sistema de partidos. que existen es para promover el cambio social. Sin embargo. las instituciones estatales y de gobierno. por ejemplo. por el papel destacado de la identidad y la cultura. mientras en otros. cultural y político. colectivos de conocía solidaria y un sinfín de grupos juveniles y de mujeres. de jóvenes. organizaciones campesinas y cooperativas. En América Latina la nueva generación de movimientos. indígenas. En la segunda mitad del siglo. existe una generación de movimientos que fueron hegemónicos hacia mediados del siglo XX. la que ha llevado al gobierno a dirigentes como Evo Morales. En Bolivia. de jóvenes contestatarios (algunos de los cuales opta- ron por la contracultura como seña de identidad). 98 hasta 1968. configura ese sustrato de amortiguación de las contradicciones y conflictos tan bien descritos por Real. Rafael Correa. gremios estudiantiles. relaciones no jerárquicas con los partidos políticos y el sistema institucional. muy en particular a raíz de lo que Immanuel Wallerstein dio en llamar la “revolución de 1968”. encarar la acción social en un medio conservador. se compone de campesinos sin tierra. a grandes rasgos. por la diversidad de opcio- nes sexuales. desocupados y pobres de la periferias ur- banas. fuertemente impactados por el rol estructural de sus miembros: sindicatos de trabajadores donde los obreros industriales jugaron un papel preponderante.

Aunque el movimiento se disgregó. surgieron respuestas a la políticas de razias del primer gobierno de Julio María Sanguinetti. convocó el campamento de Libertad. comenzaron a reunirse en la Plaza Zabala. Un grupo de “jóvenes de esquina”. La Coordinadora Antirazias puede haber sido un parteaguas. que apelaron a las cul- turas juveniles como seña de identidad dando vida a un movimiento inédito en estos pagos. Desde esa fecha. horizontal. dice que “so- mos un colectivo que funciona en base a una plenaria semanal de más de 30 personas. abriendo un espacio de confrater- nización y experimentación social durante varios días. por lo menos desde el 1 de marzo de 2005. aunque la mayoría son lesbianas. novedosas y arrimaron tantos jóve- nes que finalmente el gobierno desistió de las razias. justo cuando el Muro de Berlín se la caía encima a la izquierda tradicional. . señala la activista de Ovejas Ne- gras que conoció a ese colectivo mientras militaba en la feuu. 99 abierto y permanente con el Estado. En Ovejas Negras la identidad es menos importante que la pertenencia al colectivo. Las acciones fueron creativas. algunos movimientos han cobrado impulso y visibilidad. muy cerca de donde se habían realizado algunas razias particularmente violentas. las ocupaciones liceales de 1992 y 1996”. LOS HAY. sin estructura aunque formalmente existe una directiva por razones legales pero que no toma decisiones. Du- rante la transición. que en sus últimas ediciones ha traspasado su carácter testimonial para convertirse en verdadera acción masiva. que con el tiem- po fue integrando el discurso de la diversidad. so- bre todo los relacionados con temas como la despenalización del aborto y por la diversidad sexual. algunos de ellos vinculados a las juventudes del mln. “Nos referenciamos en experiencias anteriores como la Coordinadora Anti Razias. QUE LOS HAY. Pronto se formó una de las primeras coordinaciones juveniles de carácter político. algo fácilmente contrastable en la evolución del número de manifestantes en el Día del Orgullo de Ser. Inspirados en esas experiencias pero también en los modos de reracionamiento generacionales. mientras las juventudes de los partidos de izquierda en- contraban dificultades para abrirse paso en sus estructuras y muchas veces se aislaban de las nuevas generaciones. gays o transexuales. Los requisitos para estar en el colectivo son apoyar la diversidad sexual más allá de la opción personal”. sin cargos ni estructuras orgánicas. donde los participantes se jun- taban para hacer cosas muy concretas y no debatían cuestiones ideológicas abstractas.

antropólogo. el de mujeres y aún el de los sectores víctimas de la discriminación racial. “Si hablamos de lo que convencionalmente se llama  “movimiento” y reconocemos en el mismo concepto al movimiento sindical. vivir la cotidianeidad. Creemos en la posibilidad de diálogo con los partidos y con el sistema po- lítico”. “Yo vengo de esa militancia cuadradita. Santos cree que una de las particularidades de los movimientos sociales uruguayos es “la conformación de articulaciones entre varios de estos movimientos. es una modalidad de trabajo muy importante es una parte de la identidad del movimiento”. a su modo de ver. lo que también podría considerarse una característica”. 100 Este tipo de grupos son siempre pequeños o medianos. el estudiantil. se pregunta qué se deben consi- derar  como movimientos sociales en Uruguay. Carlos Santos. por vivir el cuerpo como una cuestión política. Al igual que Rubiño. A diferencia de la estrategia de las organizaciones revolucionarias de los 60. con los cuáles también existe una intensa relación. Va más lejos. “son bien propias del Uruguay y tienen una carac- . Buena parte de los activistas de su grupo tienen militancia partidaria y asegura que “tenemos una relación fluida con los partidos sin contradicciones fuertes ni roces importantes. funcionan en forma de rondas en las que todos y todas sienten la necesidad de hablar. y se coordinan con otros grupos estableciendo relaciones en pie de igualdad. de una estructura pero no rompí con mi partido sino que el proceso de cambios lo viví de una forma mucho más grata”. una de sus principales caracterís- ticas es su alta institucionalización. los miembros de Ovejas Negras no cree que eliminando las contradicciones de clase los demás problemas sociales se vayan a resolver de modo mecánico. esta es una característica diferenciadora de los movimientos uruguayos respecto a otros del continente. que comenzó a militar en el mpp a los 12 años y ahora lo hace en cap-l. dice Rubño. asegura Rubiño. en pos de objetivos comunes”. tanto en su plano organizativo interno como en su vínculo con el Estado o los actores “públicos” regionales o transnacionales. No es que las cosas pasan por si sino que también pasan por ahí”. Sin duda. Porque hoy al sujeto lo seduce mucho más transformar esa vida cotidiana y eso interpela todo. aun- que no desconocemos la condicionantes económicas y estructurales. “El formato coordinadora se impuso de los 90 para acá. Se refiere a las “comisiones nacionales”  que se constituyen para la promoción de plebisci- tos que. También con partidos que no son de izquierda. del tamaño necesario para que sus miembros se conozcan y puedan interactuar en base a las subjetividades. No niegan la exis- tencia de clases aunque no jerarquizan la explotación frente a la opresión. Se trata de una camada de movimientos “que pasan mucho por la vida cotidiana. el de derechos humanos.

no hay fracturas ni divisiones como sucede en casi todo el mundo. en evitar las polarizaciones –un amplio abanico que va desde los discursos políticos hasta los modos de vestir. y todo eso marca una herencia de la que nos beneficiamos”. porque en realidad no hay tanto que perder”. Acá siempre tenés la posibilidad de avanzar un pasito. pregunta obligada. que la población siempre fue escasa y las mediaciones de clases muchas. pero eso te da una gran libertad. Uruguay es un país con mucho más amparo legal y una policía muy diferente a la otros lugares”. Si vos sos lesbiana y no lo haces público o no lo ostentás. que no hubo plantaciones ni minas con trabajo esclavo. lo que la lleva a concluir que “acá hay mucho que perder siendo radical. concluye a la hora de escudriñar las herencias. La familia dice “la amiga” y se sabe que no es la amiga. no pasa nada. Rubiño hace referencia a esa característica del ser nacional consis- tente en no hacer barullo. “Hemos incorporado que no haya vencidos ni vencedores acá siempre y sí muchas negociaciones entre los polos opuestos y nunca tuvimos conflictos étnicos. Tal vez. En efecto. no como en otros lugares que te matarían por serlo”. esa característica vaya de la mano con el fuerte peso del Estado –y de la cultura estatista. Otra vez el diálogo retorna al pasado. desde el movimiento sindical hasta el estudiantil y los nuevos movimientos. pasás toda tu vida sin problemas.que se refleja en los movimi- . “Uruguay es muy machista pero nadie te lo va a decir en la cara. 101 terística muy interesante que es la participación activa de las redes de comités de base del Frente Amplio así como de diversos militantes y organizaciones barriales que quizás no confluyen en la misma “causa” en otros ámbitos”. NO SIRVE SER RADICAL. asegura al comprarar las experiencias de colectivos similares a Ovejas Negras. o sea la violencia hacia nosotros es mucho menor. A partir de ahí la conversación se pierde en vericuentos que llevan a reflexiones sobre los inmigrantes en Francia (“tienen poco que perder pese a vivir en el primer mundo”) o el feroz machismo de algunas sociedades como la mexicana o la chilena donde ser lesbiana o gay es hasta riesgoso para la salud física y mental. Pero también acepta que  “los problemas viven amortiguados por nosotros”. Que el proceso de colonización fue breve y que el proceso independentista se saldó sin vencidos ni vencedo- res. Esa búsqueda de los grises tiene una clara correlación en la acción social. Entre lo que ha sido capaz de construir el movimiento social. de conseguir algo. destaca la unidad. La activista de Ovejas Negras retoma los argumentos de Real de Azúa y los extrema: “Acá si te torturan toda la vida pero es a un nivel soportable.

En las diversas entrevistas hubo un deseo expreso de regir de lugares comunes y de conceptos que poco explican y mucho estigmatizan. enfatiza Rubiño. relaciones tensas con Educación. es que “no necesitamos armar un lío para que nos escuchen a la vez que no hay movimientos que tengan la necesidad de confrontar”. La respuesta es negativa: “La unidad que es un valor más. ya que en ellas no hace falta pelear por la hegemonía porque son alianzas para temas puntuales. Una cuestión que se repite en estos cinco años. Pensemos solamente en el movimiento sindical: el indicador que más se ha manejado es el del aumento de la cantidad de sindicatos. en sintonía con la historia pero con mayor intensidad. y muy en particular allí donde existen gobiernos progresistas.  ESTOS CINCO AÑOS. por lo menos esa nuestra experiencia”. partido. y eso genera lealtades tan grandes que a veces no se sabe si estamos haciendo lo que realmente queremos. tiene buenas relaciones con el sistema parlamentario. La contrapartida.  Consultada sobre los problemas que presenta una cultura política tan institucionalizada. con vencedores y perdedores pero sin rupturas. lo que es producto directo de la reimplantación de los Consejos . pero muy buenas con Salud Pública y la intendencia de Montevideo. muy bueno con el Instituto de las Mujeres. sostiene que “se mezcla todo. Eso sucede porque incluso un grupo pequeño que trabaja un tema “minoritario”. lo que en general nos permite concluir que hay buen diálogo con este gobierno”. como asegura la activista de Ovejas. como cooptación. es que “estuvimos todo el quinquenio para lograr al- gunos objetivos que nos habíamos propuesto”. En este punto aparecen las ventajas de las coordinaciones. creo que la unidad acelera los procesos. A la hora de profundizar en las diversas áreas estatales. para bancar al que hegemoniza”. las cosas se tensan pero difícilmente haya rupturas y las diferencias se van procesando a la interna. lo que parece ser una característica de todo trabajo con las instituciones. por mencionar uno que se repite en todo el continente. un buen diálogo con el gobierno. “No creo que la unidad sea un freno. movimiento. gobierno. buenas respu- estas del Frente Amplio y del conjunto del sistema político. Esa mezcla es necesaria para la unidad pero te resta la creatividad social y cuando un movimiento pierde creatividad está en problemas”. Rubiño asegura que “con el mides hay un avance permanente pero lento. 102 entos. Siempre se encuentra un camino para resolver los problemas. Tanto Santos como Rubiño buscaron describir procesos más que juzgarlos. Para Santos “el nivel de  institucionalización de los movimientos sociales ha aumentado en este primer gobierno del Frente Amplio.

“Acá nadie se rasgó las vestiduras con el tema de la diversidad. el nuevo escenario implica cambios de largo aliento que están promoviendo un “debilitamiento de los movimientos sociales. En el mediano y el largo plazo. de su accionar directo”. Otro ejemplo es el movimiento estudiantil que no ha producido gran- des movilizaciones en los últimos cinco años. la “integración” que algunos caracterizaban como “hiper”. En palabras del ensayista. por otra parte. 103 de Salarios. Acá nadie está dispuesto a salir a matar por sus ideas”. . superar esta debilidad “requerirá una alta dosis de creatividad para recrear los espacios de movilización y participación directa”. la personalidad nacional destacaba por el “consenso social”. apenas la iglesia. Por supuesto que esto en sí mismo ha sido un avance para el movimiento sindical. y “un alto grado de orgullo por los logros alcanzados como una sólida fe en el futuro”. No hubo grandes manifestaciones como en otros países. insiste Santos. un discurso que se emite desde el gobierno –haciendo énfasis en la excepcionalidad del país.pero que también es parte del sentido común nacional. el repertorio de las movilizaciones y de las acciones de protesta ha disminuido claramente”. “Esto implica que toda una gene- ración de estudiantes no ha tenido acceso a esta dinámica de movilización que. “Uno está copado con la sociedad uruguaya”. dice Rubiño. Sin embargo. es también el mecanismo de reproducción de este repertorio de protesta”. En su opinión. La realidad que vive el país tiene otra variable que también ha sido detectada por Real Azúa en su análisis del Uruguay batllista: un orgullo de ser uruguayo.

.

G OBERNAR ES UNA ACTO DE MENTIR Diálogo María Galindo - Álvaro García Linera .

García Linera María Galindo es confundadora de Mujeres Creando.blogspot. 106 GOBERNAR ES UN ACTO DE MENTIR Bolivia / Diálogo entre Maria Galin- do – A.html . Formó parte del grupo intelectual Comuna. El texto fue inicialmente publicado en Lavaca http://www. colectivo feminista radical boliviano.com. es vicepresi- dente del gobierno de Bolivia. Álvaro García Linera. por parte del MAS y estuvo en prisión en los años 90 por su militancia política.org/notas/maria-galindo- alvaro-garcia-linera-gobernar-acto-de-mentir/ La nota de Raquel Gutiérrez y Rosa Lugano fue publicado en julio de 2014 en Lo- boSuelto! http://anarquiacoronada.lavaca. es/2014/07/maria-y-alvaro-la-fuerza-de-las- luchas.

los derechos y la fuerza de los movimientos sociales. sin embargo. señor vicepresidente. he ido a todas las Cámaras de Diputados. diputado del Movimiento al Socialismo (MAS) tilda a los homosexuales como “enfermos mentales”. no? AGL: Sí. hay que fomentar más. MG: No. pero en la Dirección contra el Racismo tiene la obligación. La conversación tuvo lugar un 9 de julio de 2014. Que alguien quiera leer o no es libertad de cada quien. Es patético. . Aquí esta el sello. o no tenían conocimiento. Me parece bastante grave tener tanta gente desinformada en el Gobierno. esta mañana he hecho un sondeo. es realmente patético esto. o no lo habían visto en medios. y más o menos el 80 por ciento de los funcionarios y las funcionarias no habían leído el periódico. me resulta muy extraño. te comento brevemente que yo. he ido yo a la Dirección Contra el Racismo y todas las formas de discriminación. mantuvieron un fuerte y rico debate que trascendió la frontera de las reivindicaciones por los derechos sexuales para convertirse en una discusión profundamente política sobre las nociones de estado. la verdad me ha sorprendido mucho que me llames. autonomía. AGL: ¿No te ha recepcionado el papel (la denuncia por homofobia)? MG: ¡Bueno! Me ha recepcionado un papel pero se ha negado a firmar. Por lo menos podrían leer el periódico. 107 A raíz de las declaraciones homofóbicas donde Roberto Rojas. por cumplir una simple formalidad. Yo creo que las declaraciones del diputado… ¿tú las conoces. Me ha recibido el funcionario. -*- María Galindo: Álvaro. en la población. Mira. a hacer la denuncia de la manera más sucinta. incluso se ha negado a poner su nombre y su firma. Álvaro García Linera: Por favor… MG: De todas maneras agradezco mucho que me hayas llamado. Prefiero tutearte porque. o negaban tener conocimiento. también en el Viceministerio de Descolonización. Pero un funcionario de un departamento lo primero que tiene que hacer es leer el periódico. tiene sello. Hay en general un bajo nivel de lectura acá. en el Estado. si no. Álvaro García Linera. la feminista boliviana María Galindo y el vicepresidente del Estado Plurinacional. MG: Bueno. ¿qué piensas? AGL: Sí.

es un prejuicio. quedamos. bastaba una nota a mano y. MG: Es la denuncia contra el diputado. AGL: ¿Ves? Todos tenemos prejuicios. En cualquier cantidad de intervenciones públicas. AGL: Primera vez. Me llamaban a mí y les decía: compren un cepillito y re fácil. ¿será posible? AGL: Nunca me has invitado MG: Ah. Bueno. Por ejem- plo. no puedes pintar la piedra. me he comunicado contigo vía muros. MG: No estoy segura. ¿O es el milagro del proceso electoral? A: Primera vez que me mandas una carta. para que no me di- gan “no has hecho la denuncia”. MG: Súper. por supuesto. . por cumplir un requisito. AGL: Pero es un prejuicio que no iba a aceptar ir MG: Sí. MG: Todos tenemos. que me imagino la co- noces… Es más. He presupuesto que no vendrías… Bueno. Porque no la pinto precisamente para ti. he sido bas- tante maltratada por tu gobierno. la represión en defensa… AGL: Podrías colocar un cartel y yo te garantizaba que el cartel se quedaba el mes. MG: Con añelina disuelta en agua. eso sí que es autocensura. De todas maneras yo he hecho la denuncia de forma. Lo que he visto es que es mejor pintar el edificio… MG: Bueno. porque he supuesto que no vendrías. en mi actividad radial. Pero además es una pinta- da indeleble. Pero sin duda que no le hallo nin- gún remedio porque. 108 AGL: Es una denuncia. me gustaría tenerte un día en la radio. sino para la sociedad. AGL: Para que veas que no era necesario pintar el muro. yo tengo la obligación de contestarte. MG: Esto de pintar el edificio es una actividad política imprescindible para mí. MG: Han salido a lavar eso… AGL: La piedra. ¿Por qué no hacemos una cita? A: Encantado.

AGL: No has mandado para pedir una reunión. a la orden. porque seguro que vas a ser el próximo vicepresidente… AGL: Yo agarré tu propuesta. Me pagan para eso. 109 AGL: El mensaje es el siguiente.es la conversión de la agresión por cierta tolerancia. tú lo puedes comprobar a diario. yo lo voy a hacer. María. no la traspapelé. AGL: Has mandado una propuesta. dos meses… MG: Con el tema de las deudoras del megadeslizamiento nos hemos dirigido a ti. no estoy de acuerdo. usted es un funcionario público y yo soy una ciudadana bolivia- na. en la población boliviana. a las ASFI (Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero) y al minis- tro Arce (Luis. ministro de Economía de Bolivia). MG: No. se la entregué al ministro de Economía y se la entre- gue a la ASFI. Hay asesinatos por homofobia en tu país. AGL: Por eso te estoy recibiendo. Es ex jefe de bancada del Movimiento al Socialismo. AGL: Si hubieras mandado tu carta hace un año. Pero ahora ha su- cedido un acontecimiento específico y yo lo que sí quiero decirte es que yo tengo una percepción de que el diputado Roberto Rojas no es una ex- cepción. o sea que tampoco es un hombre periférico. En el fondo aún arrastramos una cultura y un conjunto de percepciones muy conservadores sobre el tema sexual.Mira. Nosotras creemos que hay que ha- cer muchas cosas y tenemos en la cabeza mil cosas. MG: Una propuesta basada en una encuesta. Si se lo destituye y se le exige la renuncia se le hace un gran fa- vor para que se vuelva a presentar. mal que le pese a cualquiera. ¿Qué piensas tu de la mentalidad homofóbica que hay en el Movimiento al Socialismo? AGL: En general. ahora que están abiertas estas puertas. yo tengo que recibirte. MG: Claro. MG: Yo lo sé. MG: Ok. A diferencia de antes. está muy presente un conjunto de prejuicios en torno al tema sexual. no. y que no te hayasenteradoesproblematuyo. Y no es un favor. María: las veces que tú mandes una carta. y nunca hemos encontrado interlocutorio. Hubiera sido mejor: “Álvaro. no la guardé. quiero comentarte esta propuesta…”. MG: Bueno. lo que ha cambi- ado – la ultima década.pasalosiguiente.situvasatenerunaactitud… . Hice la entrega oficial de la propuesta de ustedes.

110 AGL: ¿Por qué eres tan prejuiciosa? MG: … tan tolerante de decir como “toda la sociedad es homofóbi- ca. queda en tus manos… MG: No queda en mis manos. en general. Es la tuya. . estamos en la obligación de transformar. MG: No. MG: ¿Cuál es tu conclusión? AGL: Eso. Y el pri- mer pedido de disculpas fue: “Erbol (sitio digital) me ha tergiversado”. pero mira. Lo que has oído en las declaraciones del compañero Rojas. primero. entonces que el diputado sea nomás homofóbico”. sino específicamente a las Mujeres Creando”. Si te fijas. AGL: Eso fue el día viernes. sus declaraci- ones son desafortunadas y él ha pedido disculpas públicamente en la televi- sión. Ya has sacado tu conclusión. que el Gobierno. entonces. porque además el remedio lo vuelve a aterrar. y eso es algo que usted. hoy día ha salido en El Deber (diario boliviano) que él pide dis- culpas. ¿no? En el programa de No Mentiras. MG: ¿Cuál es tu conclusión? AGL: Que la posición del diputado Rojas son desafortunadas. Álvaro… AGL: Mi posición es que es una declaración desafortunada. No ten- go El Deber pero me ha llegado online. No. ha pedi- do disculpas y demuestra. operas por prejuicios. MG: No lo he visto. MG: Tú me lo has dicho: toda la población es así. preguntame. Esa es tu conclusión. no es la mía. que la Universidad. tú ya verás si la penalizas o no. que las escuelas. AGL: En manos del fiscal. Dice: “No me refería a la po- blación gay. MG: No lo he visto. AGL: Ahí pidió disculpas. ¿para qué se ha aprobado una ley contra todas las formas de discriminación? AGL: Esa es tu conclusión. desafortunadas desde todo punto de vista. sobre los planteamientos se- xuales el desempeño y las actividades sexuales de las personas. de ayudar a modifi- car ese tipo de prejuicios discriminatorios. no sé si lo has visto. un conjunto de prejuicios respecto al tema. AGL: Y tú has concluido que hay que aceptar eso. en todo caso.

¿qué hacemos? AGL: Ese es un tema cultural. Por eso yo te estoy pidiendo a ti que eres el man de la pe- lícula AGL: Por lo menos se ha avanzado hasta ahí. Y tus acciones. que sabes que es una postura generalizada. Extendido. dije. Para ti es una declara- ción desafortunada. es una cosa que pasamos la página. No sé si a ti tanta parafernalia te ha confundido. no. MG: Te pido que leas la declaración. Álvaro. AGL: Ha pedido disculpas. MG: Claro que no. ¿qué hace- mos? ¿Qué propones tú que eres el men de la pelicula? AGL: No. yo soy un ciudadano más que… MG: No. Entonces. 111 MG: No queda en mis manos. me voy al Presidente de la Asamblea Plurinacional. Como esta grabado. AGL: Esa no la he oído. MG: Pero Álvaro. por lo menos. AGL: O ya está avanzando. Álvaro. MG: Esa esta en El Deber de hoy. El se- gundo pedido de disculpas ha dicho que no se refería a los gays sino a las Mujeres Creando y lo que estaban haciendo en la puerta de la Catedral. a que se pida disculpas lo que no está bien. jaja. MG Bueno. ayudan y obli- gan. Pero no es suficiente. AGL: Pero ya está corriendo. que eres el Presidente de la Asamblea Pluri- nacional. pero me refiero a la parafernalia que te rodea. pero decorar las cosas no es lo mismo que cambiarlas. digamos de guerrilla cultural. tú tienes bastante parafernalia. ¿Qué hacemos? . tú eres el capo. porque eso no sirve. El primer pedido de disculpas es que Erbol lo ha tergiversado. no ha podido. Yo te la mando por correo electrónico si es que la necesitas. MG: Estará coriendo. AGL: Yo visto más sencillo que vos en todo caso. AGL: Creo que tú tienes más parafernalia que yo. Corriendo es una palabra muy bonita. prácticas. vayamos a ti. María. Me dirigí a ti porque. Es un tema cultural. ¿ya? MG: No. yo he planteado la denuncia ante la Dirección y no la ha querido firmar el funcionario. de guerrilla simbólica. MG: No.

Porque a mí. la ley no es para cambiar la mentalidad del diputado. Tú deberías haber firmado la sen- tencia de muerte de los partidos políticos y la sentencia de muer- te de la Ley de Partidos de Sánchez de Lozada. AGL: ¿Una encuesta es la solución? MG: No es la solución. ¿Qué me sugieres que haga como miembro de la asamblea? MG: Bueno. no lo real. Eso es lo aparente. AGL: En ninguna parte del mundo ha cambiado la percepción sobre la vida sexual a partir de una ley… MG: No. porque si hacemos eso vamos a ser cómplices indirectos de que las cosas continúen. . La representación debe- ría ser directa y no intermediada. AGL: ¿Qué? MG: A mí me gustaría hacer un diagnóstico de homofobia de la Asamblea Plurinacional actual. AGL: Ahí estás equivocada… MG: Hay unos filtros de elección que suponen una Asamblea muy mediocre y muy poco representativa. te diré que “mi Asamblea” no es. AGL: También establece preceptos pedagógicos para la sociedad ¿no? MG: Nos estamos enredando. Porque no es cuestión de que si es indígena. porque a ustedes los eligen por una lógica que no tiene nada que ver con la lógica de representación real. sino la ley es para hacer respetar los derechos y la dignidad de una colectividad que forma parte de este país. si tiene poncho. la mentalidad de un diputado finalmente no me importa. Que ese cuestionario lo pueda elaborar yo que conozco el tema y con la astucia que me caracteriza. 112 AGL: Estoy aquí para que me digas qué me sugieres que haga. Álvaro. si tiene el sombrero. Yo pensaba que sería muy interesante hacer lo siguiente. Sin partidos pues. por el dedo tuyo o el de Evo Morales. ¿A través de qué instrumento? A través de una encu- esta obligatoria universal que cubra a todos los diputados y diputadas que se vean obligadas a responder a un cuestionario. Y que ese cuestionario lu- ego sea tabulado y dado a conocer a la población. MG: ¿Pasamos la página y nos olvidamos y tragamos esto? AGL: No. AGL: ¿Cómo debe ser la selección? MG.

113
AGL: ¿Entonces?
MG: ¿Sabes cuál es mi intención aquí? Mi intención es que la población
que tú, que yo, que cualquiera, pueda tener conocimiento de la mentalidad
de la Asamblea Plurinacional que, además, ya está terminando, es bien in-
teresante. Esta es una medida que tiene más un carácter político y precisa-
mente pedagógico. Puedo hacerlo con Defensor del Pueblo, con personal de
la Presidencia, es una encuesta escrita. Si no es obligatorio te la tiran en la
cara, la arrogancia del poder es muy fuerte. Entonces a mí me parece que
tendría un carácter político muy interesante porque la libertad sexual no
es un problema de maricones y lesbianas, sino de toda la sociedad. Enton-
ces yo creo que ese trabajo seria muy interesante también para que ustedes
se pongan las pilas porque ustedes van a escoger a diputados nombrados.
AGL: Una encuesta. ¿Qué más, María? ¿Que más?
MG: Nada más, yo no quiero nada más respecto a este gobierno. Por lo demás
yo te paso un plan de gobierno entero, donde no figura la energía nuclear,
por supuesto. Y menos plata para los militares, que no te reconozco en esa
cantidad de encebamiento que le están haciendo ustedes. Yo te paso un plan
de gobierno porque yo no soy una lesbiana que estoy revindicando mis de-
rechos, yo soy una mujer que estoy haciendo política. Pero ahora ha acon-
tecido lo que podría llamarse una anécdota, pero te aseguro muy dolorosa.
AGL: No es la solución, pero es algo. La encuesta valdría la pena hacerla, pero no pue-
do obligar. No puedo obligar como presidente de la Asamblea. No obligamos a nada.
MG: No te creo, por favor, Álvaro.
AGL: No obligamos a nada. Aunque pareciera.
MG: Entonces no le llames encuesta, llámale diagnóstico de la homofobia de
la Asamblea Plurinacional. Te estoy pidiendo que examinemos la magnitud
del problema y que ese examen luego tenga un carácter publico.
AGL: Y me parece bien. Puedo ayudar para decirles públicamente a todos a
decirles que vamos a hacer una encuesta. Puedo ayudar a que se reparta en
cada casillero de cada diputado y senador la encuesta, puedo ayudar…
MG: Te estás descargando.
AGL: … pero no puedo obligar a que se haga la encuesta.
MG: ¿Por qué?
AGL: Porque no tengo el poder de obligar.
MG: No digas que es una encuesta, di que es un diagnóstico. Lo que te estoy

114
proponiendo es que diagnostiquemos la homofobia en los partidos, porque
puede ser un instrumento político muy importante para las próximas elecciones.
AGL: Eso puede ser más fácil con los próximos diputados.
MG: No, Álvaro, porque ahora está fresquito. Y yo no pretendo más que
un diagnóstico. Yo creo que conocer la dimensión de las cosas es útil y
necesario.
AGL: Estoy de acuerdo con eso, pero no tengo facultad de obligar.
MG: ¿Tienes ganas de hacer algo?
AGL: Muchas cosas.
MG: ¿Te parece esto importante?
AGL: Me parece no decisivo, pero importante.
MG: Si el diagnóstico no es universal, no sirve.
AGL: Lo que tú vas a sacar de aquí, yo ya sé por dónde van a ir las respuestas
generales.
MG: Pero no sabes por dónde van a ir las preguntas, que van a ser
fabulosas…
AGL: Lo que vas a hacer es visibilizar un generalizado de lo que son las
actitudes conservadoras en nuestro país. Y está bien que lo hagas. Pero no
estás dando pasos efectivos para que se modifique esa actitud.
MG: Es diferente que una señora que está vendiendo periódicos tenga una
homofobia muy grande, y que un diputado la tenga.
AGL: ¿Por qué?
MG: Porque esa señora que está vendiendo los periódicos tiene una relación
con el Estado y con la sociedad muy diferente. Un servidor publico tiene un
nivel de obligaciones, tiene que informarse, tiene que formarse. Mira que te
estoy pidiendo un saludo a la bandera, una cosita muy inocua.
AGL: Pero no tengo la facultad de obligar a la gente.
MG: Tú no eres el más libertario que me puedo imaginar, Álvaro, no eres,
pero bueno, ¿qué me propones?
AGL: Pero tampoco soy un Stalin.
MG: Un diagnóstico solo sirve si es universal.
AGL: No puedo obligar a nada, María.
(...)

115
AGL: Debatimos por lo menos, que no vienen…
MG: Bueno, Álvaro, ¿entonces qué hacemos?
AGL: Yo te he recibido para que me des sugerencias.
MG: Yo te he dado la sugerencia del diagnóstico.
AGL: Una. Yo pensaba que es un tema que requiere un trabajo desde la niñez.
MG: Se podría invertir el dinero en educación sexual en lugar del Dakar, por
ejemplo. El ministro de Cultura podría hacer un trabajo de cultura y no de es-
pectáculo. Pero es un problema de gobierno y de voluntad política muy grande.
Porque yo también te podría haber plantado un programa mucho más ambici-
oso que un pinche diagnóstico, pero ¿sabes qué pasa? No hay una voluntad po-
lítica. Ustedes no han querido despenalizar el aborto, no hay educación sexual
en los colegios, y así sucesivamente. O sea, hay un problema estructural del Es-
tado que ustedes no lo están enfrentando, porque no lo consideran prioritario.
AGL: Hay un área de educación sexual, María. Hay un área.
MG.-¿Sabes qué están llevando en la materia de biología? El aparato repro-
ductivo, después de estudiar a la araña. Entérate lo que está pasando en tu
gobierno, Álvaro. El lunes pasado he estado en el colegio Ayacucho, ¿sabes
qué está pasando con las chicas embarazadas? Las mandan al turno de la
noche
.AGL: Y eso está prohibido y hay sanción contra eso.
MG: Hay una sanción como también hay una ley. El Estado tendría muchas
posibilidades de hacer cosas y no las hace porque no hay voluntad política en
tu gobierno.
AGL: No diría yo eso, María, porque a veces no sabemos cómo abordar el
tema y por eso te oigo, y por eso hay que oír a otras personas que hagan su-
gerencias prácticas.
MG: ¿Por qué no haces una conferencia de prensa sobre este tema y dices tu
posición? Yo creo que eso tiene una resonancia interesante…
AGL: Voy a incorporar esta declaración y este tema en una conferencia de
prensa. No sé cuándo lo haré. En una semana o en diez días…
MG: Es que ahora está caliente el asunto…
AGL: Tengo un conjunto de temas. Doy mi conferencia de prensa, voy a in-
corporar este tema y voy a comentar la opinión que tengo respecto a este
tema, María. Lo voy a hacer, no como el único, pero va a estar incorporado.

116
MG: ¿Por qué no como el único y por qué no motiva una reacción espontánea
de tu parte esto?
AGL: Lo hemos comentado con el Presidente y hemos visto el pedido de dis-
culpas del diputado. Eso no solucionaba las cosas pero ya era un campanazo.
MG: Mira, Álvaro, nos vas a responder por escrito.
AGL: Por efectividad estoy proponiendo que lo hagamos en enero.
MG: Sí, sí, pero por efectividad te pido que lo hagas por escrito, sino me
dirán: “Has ido con Álvaro y sales con un saludo a la bandera más”, cuando
me he movilizado y cuestionando el hecho de que tus políticas son fofas, son
poco trascendentes, tienen poco peso.
AGL: Tu encuesta tampoco ayuda mucho, María: tú y yo tenemos el mismo
problema.
MG: No, porque tu tienes poder y yo no lo tengo. Yo tengo un manual de
educación sexual para chicos y lo difundo en la medida en que puedo. Si yo
pudiera incorporar ese manual en los colegios, lo hubiera hecho. Si yo pudiera
despenalizar el aborto ahora, para que las mujeres no se mueran, lo hubiera
hecho ayer. Y tú estás en el lugar de poder hacerlo y no lo has hecho. Yo estoy
acá porque he sido humillada, he sufrido una violencia policial, he tenido mi
certificado forense ahí… No hay políticas de Estado respecto a la sexualidad.
AGL: Hay cambios que se pueden hacer desde el Estado, hay cambios que es
insuficiente hacerlo desde el Estado…
MG: Todo lo que te he señalado lo podías haber hecho desde el Estado y no
lo has hecho: la despenalización del aborto estaba en tus manos; la incorpo-
ración de la materia de educación sexual en los colegios estaba en tus manos,
y tampoco lo has hecho…
AGL: Eso no está cerrado. Voy a preguntar cómo está el tema educativo.
MG: ¿Sabes qué te van a decir? Te van a marear la perdiz. ¿No te has dado
cuenta que gobernar es un acto de mentir?
AGL: Para mí no, para vos tal vez…
MG: No solamente eres una persona que puede mentir, sino que puedes ser
víctima de la mentira de tu propio gobierno. Como dice el Presidente en su
desesperación: creer que algo está pasando y que resulta que en tu propio go-
bierno no está pasando…
AGL: Sí, sí sucede eso…

a mí como ciu- dadana boliviana y como movimiento me interesa porque sé que es fun- damental. AGL: Estás viendo que no me estoy deshaciendo del tema. AGL: Me gusta esa idea. Y así va a ser. siempre y cuando sea desde el Presidente de la Asamblea Plurinacional. siempre y cuando sea univer- sal. siempre y cuando involucre a toda la Asamblea Plurinacional. y no tenemos los mecanismos para que eso llegue donde tiene que llegar. pero ¡ya! Así como tenemos el libro de Historia de Bolivia. Si a ti te interesa. AGL: Me gustaría oír didácticamente lo que estás pensando… MG: Materia de educación sexual en los colegios secundarios públicos. que tengamos el libro sobre sexualidad de las mujeres y de los hombres. convienes que es lo mejor. Álvaro. y que no sea un texto bi- ologista únicamente. MG: Bueno. hay muchas políticas de Estado en tor- no del cuerpo y la sexualidad que hacer. acepto. con los nuevos congresistas que con los antiguos congresistas que ya se van. con nosotros. pero no mentimos sobre lo que decimos. a ver… tú sabes que éste es un tema de debate de décadas. 117 MG: En tema de educación sexual eso te está sucediendo AGL: Ahora. por otro lado. que no sea un texto de base religiosa. y para cerrar. AGL: Que involucre un tema institucional… sí. pero es mejor y se tiene más autoridad con los nuevos. siempre y cuando sea obligatorio. despenalización del aborto ¡ayer! Las mujeres bolivia- nas se están muriendo en tu gobierno… AGL: María. María. no mentimos… No decimos todo sobre ci- ertas cosas. MG: Está bien. pero en particular… MG: ¡Pero hoy nos lo deben! . me gusta esa idea… MG: Y. MG: Habrían muchas medidas de Estado… No es que yo te he venido a pro- poner el diagnóstico: te he venido a proponer un diagnóstico que lo has man- dado para enero… AGL: Creo que convienes conmigo de que es lo mejor. MG: Ahora. que sea un texto de base pedagógica para que los chicos y chicas puedan conocer sus cuerpos. Nosotras tenemos los instrumentos desarrollados y listos.

por lo tanto. María. solamente tienen cálculo de correlación de fuerzas. AGL: María… MG: Ustedes prefieran tranzar con una Iglesia… AGL: No. Ustedes no tienen convicciones. . MG: Ustedes prometieron. no la tenemos… Tú lo has dicho. dale. AGL: Vuelvo a decirte lo siguiente: ¿te has fijado? Tienes una actitud anar- quista de criticar al Estado. y la valoro. AGL: María… MG: Porque no tenemos peso. Por eso el tema de maricones y lesbianas es secundario también. los y las débiles no tenemos en este gobierno opción. ¿no? Y ahí se ha marcado una especie de empate técnico en torno a este tema. que ha tenido su… MG: Donde ustedes prometieron resolverlo en la fase legal. MG: Porque es un secuestro. AGL: … que ha tenido su derivación… No hemos prometido resolverlo en la fase legal. AGL: Pedirle al Estado que haga cosas que ya tienen que estar resueltas pre- viamente al interior de la sociedad… Es un tema de correlación de fuerzas también. Álvaro. Yo tengo que reclamar al Estado la manera en que me secuestra… AGL: Yo te he dejado hablar… MG: Dale. 118 AGL: Pero que ha tenido un escenario de debate muy intenso entre visiones progresistas y visiones conservadoras al interior de la Asamblea Consti- tuyente. tú lo has dicho muy bien. AGL: Perfecto. MG: Es un tema de correlación de fuerzas. MG: … Católica o con una iglesia fundamentalista por un tema de correla- ción de fuerzas. me parece muy bien… MG: Es una postura ideológica. pero muchas de tus actitudes es reclamarle al Es- tado. AGL: María… MG: Por eso el tema de mujeres es secundario.

por lo tanto. tienes derecho a reclamar. nunca te he visto así. AGL: Además cómo ciudadana tienes derecho a venir y pedirnos. esta transformación social no es sólo de los y las indígenas. porque si no dudaría de tu anarquismo militante. Si no. sino de muchos sectores más. pero una de las debilidades de tu acción… MG: No. Segundo: la penalización y la criminalización del aborto es una iniciativa del Esta- do para que las mujeres no puedan decidir sobre sus cuerpos. de verdad… AGL: Pero también yo te hablo de verdad. MG: Eso no significa que no tengo derecho de interpelar sobre lo que hace el Estado. un momento… AGL: ¿O se lo ha resuelto en la batalla social? MG: Bueno. Álvaro. MG: Álvaro. MG: Es el diputado el que ha agarrado y ha perpetrado una acción de humi- llación y la Policía que nos ha sacado a golpes. un representante del sistema político. no estaríamos hablando tú y yo. ¿le hemos pedido al Estado que resuel- va? MG: Un ratito. MG: Te explico lo siguiente: a mí me ha venido a humillar un funciona- rio. no es una debilidad porque no he venido a pedirles nada. mira yo estoy en la batalla social y por eso te escribo la pared y no te vengo a buscar a ti. Pero. con lo cual ahí hay una actitud de secuestro del Estado de una decisión soberana… AGL: Sí. MG: Pero que conste en acta. Yo estoy hablando con una sociedad más allá del peso de ustedes. estoy enfocando algo más de fondo: yo no soy una clienta barata del Estado. vengo a recla- mar al sistema político. no estoy viniendo a que el Estado me resuelva y en una contradic- ción anarquista. y pídenos. AGL: Sí. el tema de los indígenas. MG: Tú estás sentado donde estás no sólo gracias a las movilizaciones indí- genas… . Álvaro. AGL: Qué bien. AGL: Y luego se ha traducido en una modificación estatal. Además. AGL: No. 119 AGL: María. Ustedes están invisibilizando a toda esa gente.

MG: Te consta que no. MG. María”. No hay problema con eso… Bienvenida. respeto. AGL: Esa ha sido mi vida. supongo que sí. no de servidumbre. de envergadura. MG: Tú estás sentado ahí gracias a las movilizaciones de los más múl- tiples sectores sociales. AGL: ¡Claro! MG: Igualdad de condiciones. AGL: Pero claro… MG: La lucha no era sólo estar en la cárcel. estabas en la cárcel? MG: Estaba con tu compañera que estaba en la cárcel. desde el mo- mento que estuvieron en la cárcel. AGL: Supongo que sí. y ustedes. AGL: ¿Qué. tú qué crees. toda esa gran movilización social tuvo la virtud de concentrar toda una energía en torno a un conjunto de proyectos. suficiente. Necesitamos una nueva movilización social histórica… MG: ¿Que te derroque a ti. te consta que no. MG: Entonces. no me vengas con que: “ah. y las mujeres estamos en una situación de servidumbre. AGL: Suficiente. MG: Álvaro. AGL: Sí. igualdad de aportes en esta lucha… . porque tú estás en base al cálculo de correlación de fuerzas.Te consta que no. De un sueño de una sociedad no patronal. Álvaro. eran una parte tan pequeña como puedo ser yo… AGL: Sí. Álvaro. totalmente impedidos de ejercer ninguna lucha social. 120 AGL: Sí. María.. ¿que yo estaba sentada en mi casa? AGL: Bueno. MG: Mientras tú estabas en la cárcel. una gran movilización social que asuma como tarea del conjunto de los sectores socia- les la temática de los derechos de la mujer… MG: Estás equivocadísimo. o qué? AGL: No.

tú me has mandado al largo proceso de la historia. AGL: En este tema. MG: No. a que hagamos otra revuelta. Álvaro. María. Están reeditando el clientelismo del MNR. María. no es al pueblo. MG: No. Tú sabes que tus concentraciones tienen como base el clientelismo. plata… y obligatoriedad… AGL: ¿Acaso vienen mis funcionarios públicos? MG: Esos son los que vienen. . 121 AGL: Te he propuesto que reflexiones. AGL: Con mucho desprecio a la gente. AGL: Entonces respeta a los otros. toda la vida. ganado solita. no. decir que tus concentraciones de masistas están llenas de clientes del Estado no es desprecio… AGL: ¿Qué clientelismo. a qué llamas clientelismo? MG. MG: No necesito del tuyo. esa es la postergación histórica de las mujeres que han hecho todos los izquierdistas. yo tengo mi espacio social. que nos obligue… MG: ¿Qué quieres? AGL: Un gran movimiento. que reflexiones un tema… MG: No. MG: ¿A qué le llamas gran movimiento? ¿Tú crees que el MAS es un gran movimiento? ¡Están sentados sobre una bola de llunk’us (término que en Bo- livia se usa para describir a los obsecuentes políticos)! AGL: Ese es un desprecio muy fuerte al pueblo. AGL: Porque no te hacen caso a vos que llamas clientela. en este tema. Se nota que no co- noces Bolivia. en este tema… lo que quisiéramos que hubi- era es una red mayor que nos empuje. Pegas. no. MG: No. plata y obligatoriedad. MG: ¿Cuál desprecio a la gente? AGL: Es un neovanguardismo feminista. AGL: ¿Y quiénes trabajan? MG: Pegas. AGL: Y averigua bien cómo se mueven los otros espacios. un momentito.

MG: Bueno: privilegios para la oligarquía… AGL: ¿Qué oligarquía? MG. Estruc- turación de las clases. Ustedes les han dado de todo por tenerlos a su lado. porque ustedes no la reconocían. generación del excedente. Alvaro! Los sojeros.. Álvaro? AGL: Para ver los cambios en las esferas que corresponden al Estado. 2004… El sector terrateniente: 39 millones de hectáreas. AGL: Sopocachi conoces (barrio ubicado en La Paz). créditos. AGL: Dudo porque no sabes cómo está funcionando la sociedad. distribución del excedente. Álvaro… AGL: No. porque ustedes no la iban a agendar. MG: Maquinarias. cómo funci- onó antes… MG: ¿Qué sociedad. Más allá de Sopocachi no conoces… MG: Desde un helicóptero como tú. MG: ¿Para qué estás en el Estado. ¿para qué estás en el Estado? AGL: Para otras cosas. . MG: Entonces. AGL: ¡Cómo que no la reconocíamos! MG: ¡Claro! Me has dicho: cuando un gran movimiento plantee la despena- lización del aborto. 2003. entre tanto que se sigan muriendo pues… AGL: Porque en torno al gran movimiento se generan las transformaciones culturales necesarias… MG: Pero tú no tienes el gran movimiento. el Estado no genera cambios culturales. ni siquiera les han exigido la modernización de su lógica patronal. Nos habíamos quedado ahí cuando tú me mandaste a que todo esto sea agenda de una supuesta nueva revuelta. desde un helicóptero como tú. Hoy: 5 millones de hectáreas. no. no.¡De la oligarquía cruceña. Álvaro? Estamos hablando del gran movimiento que tú estás liderando. los cañeros… AGL: Dime el privilegio. 122 MG: Bueno. ¿Cre- es que están contra el orden capitalista? AGL: A ver. nosotros vamos a atender ese requerimiento histórico.

Pero hay grupos de compañeros que combinan el avasa- llamiento con el loteamiento. AGL: No saltes. MG: Es un chantaje entonces el que han hecho con los empresarios. AGL: Ha habido una separación. Pero luego ha- blamos de eso. entonces. la ley minera. Haces política. créditos. ¿Por qué la ley contra los avasalladores? AGL: Porque el Estado la propiedad pública ha pasado de 100 mil hectáreas a 23 millones. No tengo fuerza. la ley de bancos. MG: Un chantaje. AGL: Miguel Dabdoub no está con nosotros. Yo. AGL: La comunidad que quiera tierra. MG: Están haciendo correlación de fuerzas. por ejemplo. Como ya retirados. pero yo no me meto en política. con los militares no pueden… MG: En tu gobierno los militares pueden optar al poder político. no. Cierro Santa Cruz. un ordenamiento. . MG: Ley avasalladores. entonces voy a tener problema en los negocios. Porque tampoco puedes decir que si sos empresario no estás haciendo política. AGL: La vida es correlación de fuerzas. tengo un cálculo de relación de fuerzas. Hemos entregado varios millones. y apuesto a los débiles. 123 MG: Y ley contra los avasalladores que son tus bases. El Estado tiene tierra. Álvaro. que no son avasallado- res sino gente sin tierra y que eran la base del MAS. sigamos con tierra. para entregar a los sin tier- ra. tiene donde ir. te jodo. No me importa. Compara los precios que recibía el pequeño productor en 2005 y hoy 2014. MG: Entonces es innecesaria tu ley contra ellos. Tenemos 23 millones de hectáreas donde ir. luego vamos a hablar de eso. MG: Es que es un conjunto. AGL: No. En el oriente. AGL: Precios. no haces política. dejo tus privilegios tal cual. Hago negocios. Tu sí. El Estado se ha metido en la regulación de precios. en un lugar donde las tierras sobran. que los penalizas. MG: Somos mucho más que eso. no la necesito. El empresario no puede optar al poder político. Me meto en política. Por eso Miguel Dabdoub (empresario de biocombusti- ble) está contigo y yo no estoy contigo.

La relación de ustedes no ha modificado. AGL: La tierra. pero la haces regulada. Hoy ese 23 por ciento se ha reduciado a 12 por ci- ento con la ley. Álvaro: no están ustedes modificando las relacio- nes laborales que están en régimen neoliberal. ¿Tu creés que la condición humana de la zafra ha cambiado en Santa Cruz? AGL: Sí. Y por eso agarro: tienes 30 millones de hectáreas y las convierto en 5. Pero no tienen el poder económi- co que tenían años atrás. por eso te di los datos anteriores. Y luego te iba descontando. las relaciones laborales patronales de la agroindustria… AGL: Te acabo de dar el dato del azúcar MG: … situación del trabajador y de la trabajadora… AGL: El descuento que se hacía sobre la caña se ha disminuido al 12 % MG: ¿Cuánto cuesta el jornal? AGL: No te puedo dar el dato ahora. MG: Álvaro. AGL: Sabés porque no tienen. . Revisa eso María. AGL: Voy con más datos: de la agroindustria una tercera parte está bajo con- trol estatal. Tercer dato… MG: Tú estás quedándote con los datos macro. porque el capital también es importante. con datos económicos. en 2005 movía 600. MG: Eso a cambio de un montón de cosas. nos hemos autopagado el doble agui- naldo que lo reglamentado. que es la base del capital político cruceño. MG: No. que se lo quedaba el empresario por temas de guardado y de posibles daños a futuro. La agroindustria mueve hoy 800 millones de dólares. 124 AGL: No. No haces política. AGL: ¿Hay empresarios? Hay empresarios. MG: ¿Pero cuánto ha modificado esa agroindustria las estructuras laborales de su universo? Cero. tienen más poder. has tu activi- dad privada. ha cambiado. MG: Nosotras somos una cooperativa. Hemos sacado toda una ley donde antes venía la to- nelada de azúcar y al señor zafrero le descontaban el 23 por ciento. Es lo mismo que yo te diría de los coo- perativistas mineros y el subcontrato que hacen en la práctica. Si están bajo tu ala. están doblemente a salvo. MG: Revisa tú las condiciones reales.

MG: Ese no es el viejo debate. precarización laboral. AGL: Yo también. AGL: ¡Si la hemos desmontado! He tardado media hora… MG: ¿Por qué será que tienes tantos empresarios en el MAS? AGL: ¿Qué deberíamos hacer? MG: Hacer lo que era la agenda… AGL: ¿Cuál era la agenda? ¿Estuviste en El Alto (municipio de Bolivia. Álvaro. AGL: María… MG: Álvaro… AGL: El viejo debate “revolución permanente” u “oleadas revolucionarias”. te quieres ir a almorzar… Yo no quiero evitar discutir contigo. Álvaro? El primer punto de la agenda. era la . Ustedes están sim- plemente quedándose en una especie de veladores de su poder estatal a cual- quier precio: el precio de las mujeres. que era además tácito porque sólo había que tocarlo con las manos de omnipresente que estaba. al no despenalizar el aborto. MG: Mira… ¿Qué te parece? Ya has mirado tu reloj. no me hagas reír. yo no he dejado la batalla. La gente nos va a escuchar mañana. 125 AGL: ¿Qué es neoliberal? MG: Oferta y demanda. MG: Por favor. AGL: ¿Cuál era la agenda María? MG: ¿Sabes qué. María. tú lo has dicho con tu boca. Yo me estuve movilizando mucho antes. a mí me interesa la discusión ideológica. sobreexplotación. en el departamento de La Paz? MG: ¿Estuviste tú en El Alto? No sólo “no” estuve en El Alto. nada de contratos de trabajo. AGL: Oferta y demanda hay desde los fenicios. porque ustedes han desideologizado este proceso y eso es lo que más bronca me da. MG: ¿Se cumple la ley de contrato de trabajo en tu país? AGL: Desde los fenicios hay oferta y demanda. el precio de mantener los privilegios de clase intactos… AGL: ¿De quiénes? MG: De la oligarquía.

no eres un representante directo. en Bélgica.para crear un enemigo y legitimarte tú a ti. no por gil – porque no eres ningún gil. está bien. AGL: Voy a ir a tu debate. se repliega a su núcleo básico y comienza a delegar. Y esa es la primera traición a la gente. del MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario). un simple intermediario. El tema de una democracia asamblearia… MG: Una democracia participativa directa. Y en cada explosión social uno ve la emergencia de esta voluntad de la gente de comenzar a asumir de manera directa asuntos colectivos grandes. creo. no como una ley ni como un decreto. se quemó la casa del MIR (Movi- miento de Izquierda Revolucionaria). los meses. y el movimiento popular no quería saber nada de ningún partido político. Y con el MAS están intermediando las cosas de manera nefasta. apareció Evo Morales. Es que da bronca. AGL: Una democracia que no requiera de la mediación del Estado. a veces las horas. Y lo hace. Pero luego pasan las semanas. Tú eres un intermedia- rio. AGL: … la gente. Así que tu tonito. . Lograron eso. otra vez. Somos marxis- tas y nos planteamos eso como objetivo. MG: Estás tratando como si yo tuviera 10 años contándome una historia de la que yo he sido partícipe. MG: No. sino como un objetivo social. para justificar simplemente que tu has revitaliza- do un sistema de partidos podridos. Estábamos cami- nando hacia la democracia directa y no intermediaria. Les dieron a us- tedes la oportunidad. Y Evo estaba. y delibera y debate y rechaza. AGL: Te hago recuerdo de una cosa bien concreta… MG: Yo te hago recuerdo que no tengo 10 años. apa- reciste tú desde la tele y no desde otro lado y aparecieron cuatro más y lo- graron de alguna manera recoger esa expectativa y la delegación de la gen- te para con ustedes. 126 derrota popular completa y absoluta de los partidos políticos. guárdatelo. porque lo hacen siempre en función de la correlación de fuerzas. ante un vacío de poder. definitivamente. no lo vamos a negar. los partidos estaban derrotados. porque de problemas cotidianos no han resuel- to nada. AGL: Déjame terminar… MG: ¿Qué estábamos hablando? Del sistema de partidos. Tú no hables de cotidanidad. y cuando hay que resolver problemas cotidianos… MG: Tú no me hables de eso. Y lo primero que has hecho tú es restituirlos a la vida porque te servían. y que he estado ahí. Álvaro. AGL: Esa es tu agenda.

Porque tienen otra génesis política distinta: la génesis política de la revuelta de octubre del 2003 apuntaba a un replanteamiento de un sistema de representación en este país. MG: ¿Y qué tiene eso que ver con que tú hayas restituido los partidos políti- cos? AG: Voy a llegar. por su cansancio. . Te pongo ese ejemplo de cómo estuvimos al borde de pasar a una gestión comunitaria de un asunto común y la gente. Esa es la discusión. opta por la salida familiar de un tema común. sin los desafíos que este proceso se merecía. Yo te estoy hablando del proceso de octubre de 2003. AGL: Extrapolas mucho. porque no voy a juntar peras con mandarinas. Acaba de aprobar en Pan- do (departamento en Bolivia) un nuevo estatuto en que la tercera par- te han elegido por sus usos y costumbres. porque te convenía. por su experiencia. AGL: … de cómo la propia gente en el curso de sus transformaciones es capaz de grandes saltos heroicos para generar una gran agenda común del país. que tú no lo has resuelto. porque es un señor que está ahí tranquilo sin las convicciones. Mi pregunta es por qué has restituido la legitimidad y el sistema de partidos. MG: No. de la revuelta gene- ralizada. Ha sucedido en Cochabamba… MG: Pero tú estás dando ejemplos que ahora responden a otro tipo de procesos. Tema de los candidatos y de los par- tidos. Te estoy hablando de otra cosa. por su trayectoria. jun- ta con la experiencia de gestión de lo común en El Alto. Desde los compañeros que lustran zapatos hasta la junta de vecinos. Y lo hi- ciste. Álvaro. no seas impaciente. ¿Y quién asume la resolución de los asuntos? Una administración burocrática. ¿Por qué te he relatado esto. Hay en el ámbito intermedio experiencia de asambleístas elegi- dos por usos y costumbres de las comunidades. No la restitución de un comi- té de quien iba a vender el gas o no. Se planteó la posibilidad de una manera de resolverlo común y la gente opta de manera abierta por una resolución indivi- dual y famliar de su asunto común. AGL: La gente asume la solución de su problema común como familia. del agotamiento del sistema de partidos. Porque eso Bolivia sabe hacerlo “así”. María. AGL: Junta la experiencia de los asambleístas departamentales del Beni. Y la prueba de este diputado es la prueba. María? Te he relatado de cómo… MG: Para justificarte. como cuerpo aislado de la otra familia. MG: No. 127 Pero eso no significa que te habían delegado a ti los sueños de ese proceso para que tú restituyas la vitalidad agónica de los partidos políticos.

MG: Ay. AGL: ¿Por qué? . entre un bolchevique y un misionero no hay muc- ha diferencia. Yo necesito estar informada. Mientras que a mi no me has escuchado durante años. Doy cada 15 días una conferencia y he dado el jueves pasado. 128 AGL: No te gusta oír. ¿no? De eso me estoy dando cuenta. yo te he escuchado muchísimo porque das la matraca. Bueno. Álvaro. la verdad es que estoy un poco cansada de escucharte porque tú apareces muchísimo. Álvaro. eres el vicepresidente de este país. ¿cuándo hacemos una barricada en la radio? AGL: Sí. MG: Pero dentro de un ratito porque la gente se va a cansar. ¿No tiene sentido que tengan computadora los niños? MG: Han comprado chatarra electrónica. Además no me queda otra. AGL: No digas eso. Una discusión contigo puede ser interesante para la gente. Y nunca te pones en discusión. Álvaro.. ¿no? MG: Totalmente. en todo caso gracias por haberme recibido. MG: Tus entregas de obras me tienen bastante indispuesta. AGL: ¿Cómo vas a decir que no estoy en discusión? MG: Eres muy tipo cura. es necesario. Y comprar una planta de ensamblaje de computadoras es como comprar basura con la plata de los bolivianos. MG: No. Álvaro. Tampoco tanto Álvaro en Radio Deseo. MG: Ya. ¿Cuándo la conferencia de prensa? ¿O se te han acabado las ganas? AGL: Esta semana o la siguiente. AGL: Es como renunciar al manejo del fuego. La pregunta era otra.) MG: Eres un tipo de interés nacional. Ustedes son unos irresponsables. Álvaro. das la matraca con mucho más frecuencia… AGL: Esas son entregas de obras. y te parece… AGL: Me parece muy prejuciosa tu lectura. MG: Bueno.. Pero bueno. AGL: Tú estás contra la energía atómica me has dicho. Más eres sermonero que discutidor. (.

María. MG: Te voy a mandar muchas notitas. gracias Álvaro. AGL: Para mí es un privilegio. 129 MG: ¿Por qué? Averígualo tú. MG: Vamos a debatir esto en una barricada. Vamos a debatir esto. Álvaro. MG: Bueno. María. que eres tan capo para… AGL: Soy un ciudadano como vos. AGL: Como ahora. AGL: Antes de septiembre. AGL: Para mí. MG: Muchas gracias por habernos recibido. una notita. AGL: Tú me mandas una invitación. MG: Sí. AGL: Gracias a ti. MG: No. es para mí. .

opera una vez más abriendo horizontes. El choque entre las dos lógicas produce un efecto de contra-pedagogía: el profesor ve obstaculizada su lección sobre el límite de lo posible. sin embargo. que es la de las relaciones de fuerzas y la sensatez del juego institucional. atento a la factibilidad de las iniciativas. dueño de los tiempos. El vicepresidente encarna a la perfección su papel: prudente. Lo que no puede el estado. Lo que se distingue con más fuerza. la insurrección es deseable mientras no sea actual… Escuchemos la pedagogía que se despliega: hay continuidad y causali- dad entre movilización social y ocupación del estado por parte de los llamados gobiernos progresistas. Visto desde el estado. nada “victimista”. La performance irreverente. es la posición de María Galindo. La misma María Galindo que gritaba contra el gobierno de Sánchez de Lozada cuando Álvaro estaba en la cárcel es la que hoy interpela al gober- nante que reposa en el juego de la relación de fuerzas. que es la más íntima clave del mando del capital. 130 épilogo Una nota de Raquel Gutiérrez y Rosa Lugano al diálogo ¿Por qué inquieta tanto a las militancias autonomistas el diálogo entre la activista feminista boliviana María Galindo y Álvaro García Linera. Álvaro es uno de los pocos miembros del elenco guber- namental llamado progresista de América del Sur que procede de (y por tanto conoce) la lógica de los movimientos. como enun- ciación autónoma. pone en evidencia dos lógicas. que al menos hace una década y media recorren al continente. desde antes y en las grietas de la lógica estatal-estratégica. actual vicepre- sidente de Bolivia? La ejemplaridad de la escena y de la conversación misma proviene de la densidad de los interlocutores: mientras María pone en acto la fuerza de la palabra no domesticada ni subordinada de los movimientos frente a las ins- tituciones del estado. está la dinámica de los movimientos. su lenguaje. nada “demandante”. la lucha contra la penalización del aborto). lxs protagonistas convertidxs en alumnxs y espectadores. pero una vez instalados esa fuerza es minorizada. aunque una de ellas acabe por devorarse a la otra: por debajo. Todo se inscribe así en una nueva vuelta de tuerca –y de lenguaje– del despojo. cordial-aunque-tenso interlocutor: actuando de Gran Profesor que sabe y controla aquello que el estado puede y aquello que no. su agenda (en este caso. sus tiempos. corresponde a la insurrección y a la fuerza de las luchas. . El modo claro y firme de dirigirse al estado.

no se modera ni lo consiente. Pone en escena así una clave de la potencia que interpela al continente: hablar de igual a igual sin perderse. es que dramatiza la insubordinación en un momento de frus- tración de las aspiraciones emancipatorias que quiso tener el imaginario neo- desarrollista. reconocimientos y reparaciones. evaluar y confrontar. dialoga con el estado. La performance política de María le habla directo a las luchas de abajo: apunta a la activación de su fuerza y a redescubrir un lugar propio desde el cual decir. No lo niega. negando jerarquías y prerrogativas a un poder central que enuncia siempre desde arriba. 131 El lenguaje de María. no le escapa. No es un llamado al diálogo ni a la tramitación benevolente de demandas. mientras tanto. sino la reaparición de la tensión entre dos dinámicas políticas irreductibles. sin aceptar la minorización. Lo que interesa de esta entrevista singular. . Le habla de igual a igual en su diferencia radical: porque vuelve a exhibir la fuente de la fuerza social como fuerza inmediatamente política. tanto a gobernistas como autonomistas.

.

¡ B RASIL TIEMBLA! Rosa Lugano .

activista Argentina y autodidacta.anarquia- coronada. 134 ¡BRASIL TIEMBLA! Rosa de Lugano Rosa Lugano. ha escrito nume- rosos artículos en publicaciones políticas –particularmente en el blog Lobo Suelto (www.com).blogspot. Es un texto de julio 2013 ante las protestas que el gobierno de Brasil enfrentó por la subida del transporte público antes del Mun- dial de Fútbol de 2014 . vincula- da a diversos movimientos socia- les autónomos de varios países de América del Sur.

en los que jóvenes consumistas. en una palabra. Artífices del neo-con- tractualismo. En Brasil. nacionalistas. ¿A quiénes incomoda la emergencia de una política de lxs muchxs? ¿Qué afec- tos produce? El odio infértil de los soberanistas Frunce el ceño ante tamaña irrupción la tribu de los adoradores de la soberanía estatal: advierten el peligro de lo intempestivo. graves. global. siempre-preocupados. La primera reacción de estos germanófilos consiste en adjudicar a las . con una multitud amorfa e incontenible. descontroladas. con un indescifrable nosotrxs. ahora es la política. a negociar con lxs muchxs y anónimxs. Lo hace- mos ahora con gusto. La política de lxs muchxs ha hecho su re-ingreso a la región por la puerta grande. Estos días son felices. en el alboroto callejero. Podemos reconocer (por su ceño fruncido por la eterna desconfianza por la subjetividad de las masas) a los aristocráticos adoradores de la Teoría Crítica. caceroleros indigna- dos. El infértil odio de los “críticos” Pero no sólo entre los políticos reconocemos el dejo amargo. se está forzando una nego- ciación: asamblea constituyente. Odian. a articular. en cambio. Esa que obliga a los estados a coordinar. ¿Ocurrirá? Y si ocurre. Ya no es la miseria (o la “economía”. 135 Mirar al Brasil. a expresar. Los odiadores de hoy. se nos pide por derechas y por izquierdas.ejercen el poder de mando sobre el orden social. entes ma- nipulados por los grandes medios de masas y demás emigrantes inesperados del modelo “nacional y popular”. provocan acidez estomacal entre quienes –a izquierda y de- recha. Las mujeres hemos visto crecer en nosotras una fina semiótica de la vida. no saben sino advertir sobre el peligro del na- zismo. en desarrollo ha estalla- do. Llamamos “eternos femenino” a la capacidad de suspender las percep- ciones habituales –fundadas en representaciones de conciencia– a tal punto que sea posible reconocerle fertilidad a cualquier terreno. ¿servirá para algo? Nadie lo puede saber a priori. o la “crisis”). Una potencia emergente. los “soberanistas” viven apesadumbrados estos días de retorno al estado de naturaleza. son los estériles de siempre. Adustos. parece. Las movilizaciones. la neutraliza- ción de las relaciones de mando que sufren estos días las instituciones (inclui- da la Fifa). para la política en femenino. incluso fascistas –en sus millones de variantes–.

en la que el deseo circula. Nunca fue tan clara la familiaridad entre hobbesianismo político y tradición dialéctica como en estos articulados inoculadores de trascendencia. de establecer –como lo dijo en la tv estos días una mexicana bien chingona que paso estos días por Buenos Aires— un horizonte apropiador. Encontramos aquí. efectivizando su derecho más igualitario. la vida popular sabe olfatear cuándo la cosa viene para el repliegue y cuándo para la expansión. silvestre y amenazantes. a lo que llaman su en jerga reproducción de la lógica cultural del capitalis- mo tardío. No confían en lo públi- co sino tal y como lo define el estado. reconocemos también por su ceño fruncido y su bipolaridad creciente a los amigos del pueblo. al margen de toda sanción de normas sobre el matrimonio homosexual. El odio populista a la democracia radical Finalmente. otra cara de lo estéril. Estas arañas sólo conciben su amor a las masas en andas de emotivos discursos presidenciales. al goce de sus impulsos. al mismo tiempo que se ensañan –exclusivamente– con el deseo popular desencuadrado. en fin. De alma y cuerpo se han habituado a identificar razón con poder disciplinario. ya que esos derechos se asientan en el ensamble entre gobiernos y mercado. . En ruptura con esta cultura patriarcal. 136 personas una imperdonable compulsión al consumo. las calles del Brasil nos mu- estra el lado fértil de este compost de movimientos sociales. Adiestrada en los mercados y ferias. Estos epígonos involuntarios de la moral (¡a la Bergoglio!) nos enseñan otro de los caminos de lo infértil. Es curioso cómo el crítico cultural del capitalismo tardío desplaza el objeto de su crítica al entusiasmarse con el acople entre estado centralizado y economía capitalista. izquierdosa medrosa. o en el peor de los casos votando –ya desarticuladas. enamorada de la media- ción progresista. Vaya vaya con estos seres articuladores de demandas y cultores de la identidad cultural de su pueblo: basta que unas movilizaciones se realicen en contexto de gobierno progresista y “pobristas” para que comiencen con su lloroso lamento de “golpes” y ataques a la democracia. Brasil para ellos es una tierra anacrónica y salvaje. gobiernos progre- sistas y crecimiento capitalista: allí están los hijos del PT. el de hacer las cosas a su modo y de luchar por bienes públicos de mejor calidad. en el estado capitalista que da derechos. los adoradores populistas de los liderazgos y las identidades nacionales.un plebiscito.

la tierra fértil: consideran inadmisible que la demo- cracia y la gestión colectiva sea algo al alcance efectivo de la gente que hace sus vidas por fuera de las relaciones de mando. Nada más que eso. desconfían de la constitución de nuevos deseos y subordinan toda dinámica efectiva de defensa de la calidad de los bienes públicos a la creación de institu- ciones a la guerra mística contra la “derecha” (con la que. Amantes de lo estéril. siempre tranzan). se refugian en su fe ciega por el sistema-polí- tico (al que llaman “la política”) y en sus transacciones económico-financieras (las únicas legítimas) a partir de su inserción “realista” en el mercado mundial. Izquierda / Pueblo / Critica / Estado / Derechos / Derechos humanos / Militancia / Inclusión: ¿no hemos aprendido ya a reconocer en esta lengua pedagógica el caparazón en la que el mando patriarcal capitalista anula nues- tras sensibilidades? . telúricos. no hay garantías de avance en ese indescifrable y aluvional movimiento. Temen la irreverencia juvenil. Pues bien. No hay promesa emancipa- toria en esa multitud amorfa e incontenible. Es sólo la gente que quiere negociar su existencia. nada menos que eso. 137 Odian. las prácticas de la crianza –que no es sino el cuidado de la vida misma– nos han enseñado a reconocer en lo inesperado los signos de lo vivo que pugna por engendrarse colectivamente. igualmente.

Proposiciones

L LEVAMOS UN MUNDO
NUEVO EN NUESTROS
MOVIMIENTOS
Raúl Zibechi

140

LLEVAMOS UN MUNDO NUEVO
EN NUESTROS MOVIMIENTOS
Raúl Zibechi

El texto fue inicialmente
publicado en Latiendo Resistencias.
Editorial el Rebozo (México, 2015)

141
En América Latina los movimientos antisistémicos presentan algunas
peculiaridades respecto a los del primer mundo y también diferencias respecto
a los análisis que ha producido la sociología de los movimientos sociales.
Esas diferencias pueden ser agrupadas en cuatro grandes ejes: las corrientes
políticas en que se inspiran los movimientos, sus principales características,
las tradiciones que influyen en su conformación para, por último, dar cuenta
de qué podemos entender en este continente por movimientos alternativos y
antisistémicos.
Cuatro grandes corrientes políticas de resistencia social y cultural,
nacidas en esta región, conforman el armazón ideológico y cultural de los
grandes movimientos: las comunidades eclesiales de base vinculadas a la
teología de la liberación, la insurgencia indígena portadora de una cosmovisión
distinta de la occidental, la educación popular y el guevarismo como inspirador
de la militancia revolucionaria. Estas corrientes de pensamiento y acción, o
varias de ellas, están presentes en casi todos los movimientos importantes
dando lugar a una suerte de mestizaje, siendo una de sus características
diferenciadoras. Por otro lado, estas corrientes no sólo han nacido en América
Latina sino que las encontramos sólo en este continente, por lo que podemos
afirmar que en la segunda mitad del siglo XX afirmaron una personalidad
diferenciada y diferente, sobre las que se vienen erigiendo pautas emancipatorias
heterogéneas respecto a las heredadas de las tradiciones eurocéntricas.
La teología de la liberación, como corriente de pensamiento y acción
comprometida con los pobres y ligada a la práctica de las comunidades ecle-
siales de base, aportó una mirada crítica sobre la realidad de los oprimidos
haciendo énfasis en los dos componentes de la pobreza: la explotación y la
opresión. De ese modo, contribuyó a superar el economicismo hegemónico en
el pensamiento crítico hacia la mitad del siglo XX. Fomentó además el com-
promiso de resolver los problemas colectivamente a través de la organización
popular. Presentes en todo el continente, las comunidades de base jugaron un
papel significativo en la inspiración de movimientos de campesinos sin tierra,
de indígenas y de pobres urbanos, así como en la formación de importantes
partidos de izquierda.
Las cosmovisiones indias son opuestas a las occidentales, en particular
en los modos distintos de encarar la relación con el medio ambiente y entre las
personas, o sea, la relación sujeto-objeto es enriquecida por la existencia de
una pluralidad de sujetos en un mundo donde no existen objetos. Las naciones
indias y sus culturas ofrecen alternativas a la crisis civilizatoria y ambiental
en curso, donde el individualismo hegemónico en el mundo capitalista se

y a la reformulación por parte del capital de los viejos modos de dominación. facilitó el autoaprendizaje a partir de las capacidades ya existentes en las culturas populares y juega un papel determinante en el afianzamiento de la autoestima de los dominados. o sea de su arraigo en espacios físicos recuperados o conquistados a través de largas luchas. En segundo lugar. En ciudades enteras como El Alto y Oaxaca. mediante la toma y ocupación de pre- dios. siguiendo la tradición del Che. los sectores populares han creado micropoderes territoriales locales. En paralelo. más allá de las particularidades de cada uno de ellos. El arraigo territorial es el camino recorrido. paralelos a los estatales. abiertas o subterráneas. que vienen expandiendo sus comunidades hasta reconstruir sus ancestrales territorios arrebatados por los colonizadores y los hacendados. unido a una ética de poner el cuerpo junto a las ideas. por los campesinos sin tierra. ha llevado a generaciones de activistas a luchar para cambiar el mundo sin esperar nada a cambio y ha fortalecido el pensamiento crítico que. El “guevarismo” podemos definirlo como el compromiso ético y mi- litante con los de abajo. Esta estrategia. Buena parte de ellas derivan de la territorialización de los movimientos. por ejemplo. comenzó a imponerse en las franjas de desocupados y subocupados urbanos: crearon asentamientos en las periferias de las grandes ciudades. destacando . estando en Chiapas y en Bolivia una de sus porciones más firmes y activas. las formas de vida y las subjetividades existentes en miles de comunidades indias en todo el continente. ha modificado la relación de fuerzas en el continente a favor de los de abajo. La potencia ética y política del ejemplo de vida del Che. mediante la creación de infinidad de pequeños islotes autogestionados. 142 disuelve en las lógicas comunitarias. puede ser una poderosa base para avanzar hacia una sociedad sin clases. Las comunidades indias son una parte central del contingente anticapitalista y antisistémico. los movimientos latinoamericanos presentan varias características comunes. más igualitaria y horizontal que las que conocemos. pero también por los indígenas de todo el continente. La educación popular formulada por Paulo Freire arraigó como el modo de conocer de los sectores populares organizados. originada en el medio rural. Sus metodologías se han extendido a casi todos los movimientos y han jugado un papel importante en la formación de intelectuales propios de los sectores populares. En muchas otras ciudades del continente. desde los que aseguran la sobrevivencia cotidiana y en base a los cuales lanzaron desa- fíos inéditos a las elites. que los diferencian de los que existen en el Norte. Es la respuesta estratégica de los pobres a la crisis de la vieja territorialidad de la fábrica y la hacienda.

Quedó atrás el tiempo en el que intelectuales ajenos al movimiento hablaban en su nombre. ya que muestra la posibilidad de construir poderes no estatales (sin burocracia permanente y separada de la comunidad) de abajo arriba. enarbolan en sus territorios proyectos de largo aliento. Grandes movimientos. El resultado es que en todo el continente. en base a la rotación que permite al conjunto del cuerpo social apropiarse de los poderes colectivos. un mundo de valores de uso más que de valores de cambio. Perú. como los indígenas de México. Santa Cruz de la Sierra y Lima. La búsqueda de la autonomía es una segunda cuestión en común que se desarrolló en primer lugar entre los indígenas pero de modo creciente entre campesinos y también sectores populares urbanos. Buenos Aires. Bolivia. y probablemente del mundo. En el terreno de las autonomías. además de los campe- sinos y algunas periferias urbanas. puesto que es uno de los primeros casos en los que un movimiento urbano pone en lugar destacado la producción material. En sus territorios ensayan formas de vida en las que a menudo predominan relaciones sociales no capi- talistas. con criterios pedagógicos propios a menudo inspirados en la educación popular y en tradiciones rurales e indígenas. más cercana siempre en aquellos sujetos que viven en zonas de escasa presencia estatal y donde pueden ase- gurarse la sobrevivencia gracias a contar con tierra propia. Ecuador. decenas de centros de educa- ción secundaria y también universidades. Ciertamente. 143 Caracas. Tomar la educación es sus manos fue un largo proceso ante el abandono de los estados pero. los grados de autonomía son diversos y mucho depende su desarrollo de la capacidad de sumar a la autonomía política la material. . Chile y otros países. varios millones de hectáreas han sido recuperadas o conquistadas por los pobres. en paralelo.les permite vivir de otro modo. Los movimientos han sido capaces de poner en pie miles de escuelas. fue una necesidad a la hora de profundizar en la identidad diferenciada de cada sujeto colectivo. ya que el control territorial –muy diferente a los espacios estudiados por Henry Lefebvre.experiencias tan ricas como las que practican los indígenas y sin tierra en sus territorios comunes. la experiencia zapatista es fuera de dudas la más avanzada del continente. La experiencia de los piqueteros argentinos fue muy significativa. La tercera cuestión es que los movimientos están tomando en sus manos la educación y la formación de sus integrantes y también de sus equi- pos dirigentes. entre los que destaca la capacidad de producir y reproducir la vida. se han construido es- pacios autocontrolados por los pobres urbanos que representan –salvando las distancias.

entre ellas las económicas y de pertenencia. 144 El destacado papel de las familias. . Esta es apenas la parte visible de un fenómeno mucho más profundo: las nuevas relaciones que se es- tablecieron entre los géneros en las organizaciones sociales y territoriales que emergieron de la reestructuración del campo popular en las últimas décadas. y en ellas de las mujeres. familiar-comunitaria. no tanto por ocupar lugares en estructu- ras formales y jerárquicas sino por la importancia decisiva que tienen en la cotidianeidad del movimiento. Casi todos son movimientos de familias. las nuevas territorialidades creadas por los movimientos son el rasgo diferenciador más importante (respecto de los viejos movimientos y de los actuales movimientos del primer mundo) por- que esos territorios son los espacios en los que se construye colectivamente una nueva organización de la sociedad. Que se trate de movimientos de familias. como quedó de manifiesto en las experiencias de El Alto y Oaxaca en 2003 y 2006 respectivamente. Han pasado a ser productores. diferente del hegemonizado por el capital. En estos movimientos las mujeres juegan un papel relevante. mostró a la organización comunal como el punto de partida y soporte de la movilización. De todas estas características. Las familias son unidades domésticas que cumplen múltiples funciones. los movimientos tienden a dotarse de una organización más flexible y menos jerárquica donde las diferencias entre dirección y base aparecen atenuadas. El levantamiento aymara de septiem- bre de 2000 en Bolivia. quiere decir que las más de las veces la adhesión al movimiento no es individual sino colectiva. sin que hubiera necesidad de dotarse de órganos especializados y separados para dirigirla. por lo que supone en términos de autonomía y de capacidad de crear un mundo nuevo. Por último. Algo similar ocurrió con la Asamblea de los Pueblos de Oaxaca durante el tiempo que controló la ciudad. Los territorios de los movimientos son los espacios en que los excluidos aseguran su diaria supervivencia. lo que representa uno de los mayores logros de los movimientos en las últimas décadas. Esto quiere decir que ahora los movimientos están empezando a tomar en sus manos la vida cotidiana de las personas que los integran. pero no de la familia nuclear tradicional de clase media urbana sino familias extensas in- tegradas en comunidades rurales o en barrios de sectores populares urba- nos. Las formas de organización de los actuales movimientos tienden a reproducir la vida cotidiana. familiar y comunitaria. es el cuarto rasgo que comparten la mayor parte de los movimientos antisistémi- cos latinoamericanos. asumiendo a menudo la forma de redes de autoorganización territorial. pero también más informal y menos institucionalizada que las que fueron hegemónicas durante la primacía del movimiento sindical.

centradas en el concepto de ciudadano y en los derechos humanos individuales. porque son conocimientos de matriz colonial (como la relación sujeto-objeto en la que están sustentados) que se limitan a consagrar el actual patrón civilizatorio como algo natural e impiden pensar en formas de vivir diferentes. Vivir Bien. en las prácticas asamblearias. Pero es también una ruptura con la modernidad. A diferencia de los procesos encabezados por los criollos. o sea vivir de manera que se establezca una relación armoniosa entre los seres humanos y. que los quichuas ecuatorianos y los aymaras y quechuas bolivianos han hecho incorporar a la nuevas constituciones. 145 En tercer lugar. en las tradiciones revolucionarias indígenas y populares latinoamericanas. Se trata de una ruptura radical con la cultura occidental. por lo tanto. que aunque no ha merecido mayor atención de las academias y de los partidos de izquierda. o sea. no una lista de demandas que puedan formularse como derechos . se plasman de alguna manera en los conceptos de Sumak Kawsay. entre ellos y la naturaleza. descentralizadas y en el tradicional sistema de cargos rotativo o por turnos. Buen Vivir. con el colonialismo y el eurocentrismo. con las ideas de progreso y desarrollo. Las revoluciones panandinas de 1780 encabezadas por Túpac Amaru y especialmente por Túpac Katari. de modo significativo. “Vida límpida y armónica”. con las propuestas de crecimiento y consumo ilimita- dos que no son otra cosa que la perpetua acumulación de capital y de poder en un polo de la sociedad. ya que no puede haber diferencia entre el modo como las personas se relacionan entre sí y como lo hacen con el espacio donde viven. Los rebeldes de 1780 sustentaron sus demandas y acciones en sus tradiciones comunitarias y como pueblos. La crisis civilizatoria que estamos viviendo nos sugiere que los instrumentos analíticos con que contamos para compren- der y analizar la realidad ya no son confiables. o Suma Qamaña. no se inscriben exclusivamente en la tradición emancipatoria occidental sino. Vivir Bien o el Buen Vivir es un arte guiado por principios y una alternativa de vida frente a la civilización de la muerte. los indios se han inspirado en sus propias tradiciones. en sintonía con la Ilustración. Las tradiciones occidentales de cuño marxista. y pertenecen a otra genealogía que los procesos que promovieron las independencias criollas. ni en la haitiana. no se inspiraron ni en la revolución francesa. las tradiciones que influyen en los movimientos son plurales. Quiero decir que existe una genealogía rebelde y emancipatoria no ilustrada ni racionalista. anarquista y socialdemócrata forman parte de un paradigma racional. Esas genealogías otras. está en la raíz del pensamiento y las prácticas “otras” de una porción sustancial de los oprimidos de este continente.

Los tres aspectos mencionados nos permiten poner en debate el concepto de movimientos sociales. de las que for- man parte las culturas afros. La forma como cuidan la salud. En América Latina podemos observar que los movimientos antisistémicos están empezando a convertir sus espacios en alternativas al sistema dominante. como . En los secto- res populares urbanos anida también una cultura diferente a la hegemónica. ni la separación entre teoría y acción. toda vez que en las culturas originarias no existe una divi- sión entre medios y fines. por dos motivos: los convierten en espacios simultáneos de supervivencia y de acción política. que ha sido abordada desde diversos ángulos. Las tradiciones indias junto a las urbano-populares. tensión que no está presente ni en las tradiciones latinoamericanas indias ni en las urbano-populares. ni siquiera entre estrategia y táctica. abiertos a recibir las propuestas occidentales. practicadas y no teorizados. y construyen en ellos relaciones sociales no capitalistas. que abarcan de los curas villeros argentinos hasta análisis más académicos de los barrios populares venezolanos. conforman un conjunto de referentes éticos y simbólicos. cristianas de base y también indíge- nas. así como en las formas de acción y de organización. algo así como los “usos y costumbres” de las rebeldías de los de abajo. considerada como una madre de la cual dependemos y con la cual no podemos establecer una relación de competencia o dominio. que están alimentando los modos y formas de los insubordinados de hoy. y sus debates se han focalizado en cómo conseguir los objetivos que se proponen. de cuño eurocéntrico. No se trata de que exista un paradig- ma emancipatorio similar pero diferente al occidental sino algo diferente: un sustrato de tradiciones rebeldes. incluyendo relaciones económicas por fuera del mercado. Ellos vienen advirtiendo la existencia de una cultura urbana asentada en una potente so- ciabilidad (anclada en el estar o “estar-siendo”) donde la relacionalidad social es determinante y capaz de conformar un mundo de vida popular con ca- racterísticas muy diferentes a la sociedad hegemónica. múltiples y no unificadas. En los países centrales los movimientos sociales y antisistémicos actúan en el seno de una sociedad que pretenden cambiar. los movimientos inspirados en esas tradiciones no excluyen las que los movimientos antisistémicos han heredado de la revolución france- sa y de las revoluciones posteriores. que están presentes en muchos movimientos antisistémicos. Tal es el caso de la liberación de la mujer. Por el contrario. como se autoeducan. sino que las enriquecen así como están. Por cierto. Un arte que supone armonía con la naturaleza. las rurales. en algunas ocasiones. en éstas no existe nada parecido a la tabula rasa he- redada de la Ilustración. que tiene fuerte influencia en los movimientos urbanos. 146 de los ciudadanos y deberes de los estados.

más o menos separadas y diferenciadas. los conceptos de movimientos sociales y aún de movimientos antisistémicos podrían ser complementados con propuestas y debates que han nacido al calor de la última oleada de luchas sociales. Lo anterior implica modificar nuestras hipótesis heredadas acerca de la revolución y el cambio social. o sea. En este tipo de análisis aparecerán nuevos conceptos como autonomía. no sólo se ha movilizado una parte de la sociedad sino una sociedad distinta. 147 producen sus alimentos y como los distribuyen. Ambos conceptos buscan dar cuenta del hecho de que en los procesos de la última década lo que se ha puesto en movimiento son relaciones sociales diferentes a las hegemonizadas por el capital y los estados. O. Porque los movimientos antisistémicos latinoamericanos plantean tanto la superación/destrucción del capitalismo y de los estados nación. a mi modo de ver. recuperar algunas de las más bri- llantes intuiciones de los fundadores del socialismo. reflexionado en toda su complejidad y aún no hemos descubierto todas sus potencialidades. como la que delineara . mejor. tales como “movimien- tos societales” o “sociedades en movimiento”. En esa fractura actúan los movimientos antisistémicos más importantes. poderes no estatales. comunidad. como una batalla igualmente importante por la des- colonización del pensamiento y. en cuya formación el hecho colonial parece haber tenido un papel determinante. de la desocupación a la creación de nuevos oficios para dar paso a economías contestatarias. de la creación de nuevas subjetividades a la constitución de sujetos políticos nuevos y diferentes respecto a la vieja clase obrera industrial sindicalizada y a los partidos que la representaban. Observamos entonces que en América Latina no existe “una” socie- dad sino dos. entretejida por relaciones sociales no capitalistas. poniendo en cuestión en cada uno de esos aspectos las formas de hacer heredadas. entre los más destacados. los territorios y la reapropiación de los medios de producción. El control territori- al que ejercen ha sido la clave de bóveda que les permite crear sus pequeños mundos de relaciones sociales no capitalistas y de poderes no estatales en el seno del mundo de los oprimidos. Este largo proceso no ha sido. El aspecto central de este debate es si efectivamente existe un sistema de relaciones sociales que se expresan o condensan en un territorio. no es mera reproducción del patrón capitalista sino que –en una parte considerable de esos emprendimi- entos– vemos una tensión para ir más allá. muy en particular. Eso supo- ne ingresar al análisis de los movimientos desde otro lugar: no ya las formas de organización y los repertorios de la movilización sino las relaciones sociales. En cinco siglos los movimientos de los de abajo han transitado un largo camino: de la re-apropiación de la tierra y el espacio a la creación de territorios. En este sentido. del pensamiento crítico.

Buena prueba de ello son las Juntas de Buen Gobierno en Chiapas. esparcir) el mundo nuevo que ya late en el co- razón de los movimientos. . pero no porque modifiquen solamente la relación de fuerzas en la sociedad –que la modifican de hecho– sino porque en ellos nacen-crecen-germinan formas de lazo social que son la argamasa del mundo nuevo. Al parecer. en línea con Marx. sino “dar suelta” a los elementos de la nueva sociedad que la vieja sociedad burguesa lleva en su seno. por fuera de las instituciones estatales que ya no pretenden ocupar aunque siguen aspirando a destruirlas para. ni tienen que realizar sus ideales. abajo y desde abajo. Ese mundo “otro” existe ya de alguna manera en el seno de los movimientos antisistémicos. Marx aseguraba que los obreros no tienen utopías prefabricadas para poner en práctica. Su concepto sobre la revolución como partera de la historia va en el mismo sentido. estarían ensayando una nueva forma de hacer política. “dar suelta” (expandir. los asentamientos sin tierra en Brasil y las cientos de fábricas recuperadas por sus obreros. No ya “el” mundo nuevo. los movimientos latinoamericanos. 148 Marx en su balance sobre la Comuna de París. sino brotes de ese mundo. como lo ha señalado el Subco- mandante Insurgente Marcos. Los cambios los producen los movimientos antisistémicos. por mencionar apenas tres casos.

(2006). Madird: Akal. Scott.F. (2003). 13 de diciembre. Sarmiento. México D. C. (2005).: Siglo XXI. Los dominados y el arte de la resistencia. A. Krauthausen. Coloquido Aubry. . Capitalismo histórico y movimientos antisistémi- cos. San Cristóbal de las Casas. La geografía y el calendario de la teoría”. Movimientos sociales. I. (2004). Bolivia: Cades. La Paz: Aruwiyiri.W. nue- vas territorialidades y sustentabilidad. S. México: Edici- ones ERA. La Paz. L. Bogotá: Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacio- nales. El aro y la trama. Oprimidos pero no vencidos. 149 Bibliografía García Linera. Un mercado ile- gal por dentro. C. Moreno. Porto Gonçalves. Cocaina @ Co. Santiago de Chile: Ediciones USCH. (2004) Sociología de los movimientos sociales en Boli- via. A.org Thomson. (2006). Rivera Cusicanqui. (1991).enlacezapatista. Arriba. modernidad y pueblo. Mamani Ramírez. Wallerstsein. (2001). Episteme. Subcomandante Insurgente Marcos (2007) “I..F. El Alto. en www. Tercer Mundo Editores. La Paz Aruwiyiri-Yachaywasi. pensar el blan- co. Microgobiernos barriales en el levantamien- to de la ciudad de El Alto. J. (2000). Geo-grafías. S. P. Cuando sólo reinasen los indios. La Paz: Diakonía/Oxfam.

.

P OR UNA NUEVA
POLÍTICA DE LA
AUTONOMÍA.
ACTUALIDAD DE LA REVUEL-
TA PLEBEYA

Verónica Gago
Sandro Mezzadra

152

POR UNA NUEVA POLÍTICA DE LA AUTONOMÍA
Actualidad de la revuelta plebeya
Sandro Mezzadra y Verónica Gago

Un texto de 2015 que intenta recuperar las
nociones de la autonomía italiana, las posturas mar-
xistas y las realidades de las luchas autónomas en el
contexto latinoamericano frente al aparente agotamien-
to de un ciclo de gobiernos posneoliberales en los dos
vertientes del espectro político electoral.

Verónica Gago es profesora en la universidad
de Buenos Aires (UBA) y de San Martín (UNSAM),
periodista. Autora de “La razón Neoliberal”, miembro
del colectivo Situaciones y parte de Tinta Limón
editorial.
Sandro Mezzadra teórico italiano de
los límites de la ciudadanía y la movilidad en el
poscapitalismo. Autor de una decena de libros,
colaborador en medios de comunicación, revistas
académicas y profesor en la Universidad de Bologna.

El texto fue inicialmente publicado en
LoboSuelto! http://anarquiacoronada.blogspot.com.
es/2015/07/actualidad-de-la-revuelta-plebeya-por.html

153
Realismo de la potencia

Tanto en América Latina como en Europa la actualidad de una políti-
ca de la autonomía está al centro del debate. Se trata, a la vez, de un balance y
de una perspectiva, frente a una ebullición renovada de luchas y experiencias
diversas aquí y allá. Y, sobre todo, la percepción de una exigencia concreta:
redefinir (recualificar y relanzar) la autonomía como criterio de organización
y de acción eminentemente política, criticando tanto su definición en términos
estrictamente “sociales” –en general asociada a una hostilidad de principio
con la confrontación con las instituciones–, como en términos estáticos –una
serie de principios inmutables e identitarios. Este es el horizonte problemático
en el que se inscribe la formulación de un “realismo de la potencia” propues-
to en Argentina por el Instituto de Investigación y Experimentación Política,
tanto como el trabajo alrededor de la cuestión de las “instituciones del común”
desarrollada en Italia por la red Euronomade. Ambos espacios, a su vez, en
estrecho intercambio con experiencias de otros lugares en ambos lados del
Atlántico.
La base de estas discusiones remite a los despliegues de las luchas
en la última década larga y las relaciones que han establecido con la cuestión
del “gobierno” y, al mismo tiempo, a una serie de novedades que insinúan
un cambio de ciclo. Se trata, claro está, de relaciones muy diferentes, en
América Latina y en Europa. La experiencia de los “gobiernos progresistas”
sudamericanos, posibilitados –de manera siempre contradictoria– tras un
alto ciclo de luchas populares desde fines de los años 90 ha proyectado una
experiencia continental y ha determinado transformaciones profundas que
no pueden ignorarse tanto a nivel de la agenda política y de las estructuras
institucionales como en el propio tejido social. En Europa, en particular en
los países del Sur, las luchas se han desarrollado en condiciones de fuerte
crisis, enfrentando violentos programas de ajuste y austeridad y parecen
haber encontrado recientemente (con la victoria de Syriza en Grecia y con el
crecimiento de Podemos en España) una difícil vía política de reconstrucción.
Lo que nos parece relevante es que las secuencias de experimentación
se van sucediendo y modificando, de modo que la noción misma de autonomía
tiene la tarea de volverse estratégica al interior de un nuevo campo de disputas.
Nos parece significativo, también desde el punto de vista de la transformación
radical de las coordenadas geopolíticas y geoeconómicas que caracterizan
la fase actual de la globalización capitalista, que en Europa se observa con
frecuencia a América Latina desde el interior de la izquierda como un “modelo”
o como una fuente de “inspiración”. Nuestra perspectiva se distingue de esta

154
más difundida: nos interesa pensar menos sobre las condiciones más o menos
lineales desde las cuales se importan “modelos” (y además no creemos que los
acontecimientos latinoamericanos tengan “modelos” que ofrecer), y más bien
nos importa enfocar cómo estos procesos ubican y recualifican problemas
sobre los cuales se trata de seguir trabajando. Nuestro intento, afín con los
estilos de diálogo y confrontación que desde hace años intentamos promover,
es producir efectos de resonancia entre dinámicas, historias, experiencias
y estructuras que son también significativamente heterogéneas. De hecho,
estamos convencidos que estos efectos de resonancia pueden contribuir a
iluminar mejor algunas cuestiones que, por el hecho de presentarse de modo
diverso en América Latina y en Europa, se revelan cruciales desde el punto de
vista de una política de la autonomía: la madurez y la composición de las luchas
frente a las transformaciones que caracterizan al capitalismo contemporáneo
y el modo en que estas luchas invisten de modo directo la cuestión del poder.
Poder y potencia: un reajuste de una fórmula clásica pero bajo la luz siempre
nueva y problemática de las políticas concretas, sus desafíos, conquistas y
dilemas.
Nos referimos a cuestiones del poder subrayando que este término
al mismo tiempo atraviesa y excede el problema del “gobierno”. Un gobierno
“progresista” puede por cierto contribuir a empujar hacia delante los términos
de la disputa social y política, puede asegurar conquistas específicas y abrir
nuevos espacios para la lucha de clases. Sin embargo, es necesario reconoc-
er realistamente que un gobierno (un gobierno “nacional”) no tiene el poder
suficiente ni siquiera para regular de modo eficaz y duradero un capitalismo
que se ha reorganizado alrededor de la centralidad de las finanzas y la renta,
privilegiando operaciones que en un artículo anterior nuestro hemos definido
como extractivas. Poner de relieve la cuestión del poder significa entonces
para nosotros tomar en serio y resituar el problema del gobierno, puntualizar
el reconocimiento del rol positivo que algunos gobiernos pueden jugar (espe-
cialmente en una fase que a nivel mundial registra un nuevo protagonismo de
los estados nacionales como nodos cruciales para la articulación de los pro-
cesos globales), pero al mismo tiempo subrayando la necesidad de una doble
apertura: “desde abajo”, con vistas a la consolidación de una política de la
autonomía, de una red de instituciones y contrapoderes capaces de confron-
tar con el neoliberalismo en el terreno que con Foucault podemos llamar de
la “gubernamentalidad”, de la “conducta de las conductas”; y por otra parte,
“desde arriba”, en la línea de procesos de integración a escala regional y trans-
nacional, en la perspectiva de un gobierno conflictivo de la interdependencia
que constituye una condición necesaria para enfrentar el capital financiero.

nos lleva tam- bién a reconsiderar críticamente una noción clave que se ha utilizado muchísi- mo en los últimos años y que refiere a los espacios en los que se desarrollan nuestras militancias: nos referimos a la noción de movimientos sociales. quienes exigieron a los movimientos una relación orgánica con los gobiernos . porque esta coyuntura proyecta su influencia en la manera en que se comprende el desarrollo de los movimien- tos desde el comienzo de este siglo. el problema del poder y del gobierno. las políticas sociales han sido su instrumento privilegiado. así como –especialmente en América Latina– en las re- vueltas indígenas y populares que de manera insistente han desbordado y en- sanchado la categoría misma de clase –todo lo cual resulta difícilmente com- prensible sin tener presente el desafío radical lanzado por Marx y Engels con su definición del comunismo como “movimiento real que abole el estado de cosas presente”. En este sentido. Hay que valorar en este sentido la especifici- dad de la coyuntura presente: por un lado. ¿Conflicto o cooptación? No se trata aquí de reconstruir una genealogía del concepto de movimiento social. En este artículo proponemos un balance sobre esta categoría tomando en cuenta los desarrollos de los movimientos y sus complejas relaciones con los gobier- nos progresistas en América Latina. leídos bajo el binarismo de cooptación o conflicto. No es posible plantear el tema de los movimientos sociales en la coyuntura latinoamericana sin tomar en cuenta. con el objetivo de reubicar en este terreno la política de la autonomía. nuestra lectura va más allá de un modo que ha sido muy difundido a la hora de valorar la alternativa para los movimientos so- ciales en los últimos años. de situar a los movimientos y luchas como precedentes materiales de lo que se ha traducido en la región como un manda- to por una serie de políticas anti-ajuste. que hunde sus raíces en la historia de las luchas obreras desde el siglo XIX. 155 Puesto en estos términos. Se trata. anti-austeridad. al mismo tiempo. Para quienes hablan de una relación lin- eal de cooptación. más bien. y como la apertura de un plano institucional de negociación de ciertas demandas y conquistas socia- les. por otro lado. las relaciones entre los movimientos y los gobiernos “progresistas” que surgieron en muchos países de la región en la última década. Esta disyuntiva tuvo como eje principal a las políticas sociales desplegadas de modo similar en varios países. porque la actualidad está marcada por una crisis de la productividad política de los gobiernos llamados progresistas que constituye la condición fundamental de las reflexiones que intentamos sobre los propios movimientos sociales.

cada vez más evidentes en los países latinoamericanos. abre la posibilidad de un uso de las categorías de extracción y de “extractivismo” . a través de la intensificación de las actividades mineras y extractivas en general (entre las que puede incluirse la agricultura de la soja). finalmente. de penetración de las finanzas al interior de las “economías populares”. Se trata de un tema que hemos tratado de plantear en un artículo an- terior. Podemos resumir nuestra argumentación del siguiente modo: mientras las retóricas de los gobiernos progresistas apuntan a la reactivación de un imaginario “neodesarrollista” y a la continuidad de proyectos históricos de desarrollo económico y político fundados en la sustitución de importaciones a través de políticas de industrialización. de modo contradictorio. que es en buena medida la fuente de recursos para las políticas re- distributivas. se pierde de vista la riqueza de relaciones y de experimentación que. 156 “populares” (otro modo de la linealidad). el modelo que se desplegó en América latina en estos años tiene como base más bien la hegemonía de la renta y pro- cesos crecientes de financierización. vale para los procesos. Y. una reflexión sobre el patrón de desarrollo que se afirmó en el marco regional en los últimos años. En este sentido. mientras que el segundo punto de vista deja en un ángulo ciego la calidad del desarrollo del cual derivan los recursos que financian y del cual dependen los planes sociales como fuente de una limitada y parcial redistribución. Al mismo tiempo. en estas políticas se representan las conquistas fundamentales de los últimos años. una reflexión sobre la realidad y la naturaleza del capitalismo hoy en América Latina. cuya vitalidad se traduciría así al terreno de la economía política. Esta fórmula abre una perspectiva original sobre la propia relación entre mov- imientos sociales y gobiernos y permite comprender en toda su ambivalen- cia material (considerándola precisamente un “campo de lucha” esencial) las políticas sociales redistributivas de los últimos años. con las condiciones abiertas por la revuelta “ple- beya”. se vuelve completamente irreemplazable. Esto vale en primer lugar para la “renta extractiva” en sentido estricto. Desde el primer punto de vista. Los límites de ambas hipótesis nos parecen evidentes. se pusieron en evidencia con las políticas sociales. Pero vale también para la dependencia (devenida evidente en los últimos años con el descenso de la demanda asiática) respecto de las dinámi- cas financieras y monetarias globales que gobiernan tanto el precio de las ma- terias primas como el tipo de cambio. en particular a través de una extensión sin precedentes de los créditos al consumo. La hipótesis que intentamos desarrollar es que la forma específica de gestión social de los gobiernos “progresistas” latinoamericanos consiste precisamente en el intento de articular estas diversas figuras de la renta. y en particular la renta financiera.

La misma forma-Estado está completamente inmersa en la nueva con- stelación del capitalismo a la cual refieren estas categorías y la acción de cada gobierno está sometida a compatibilidades y límites específicos. por un lado. desde nuestro punto de vista. de interacción recíproca entre política de gobierno y movilización social. de estos límites y de esta compatibilidad está en el origen de la crisis que hoy afrontan los gobiernos “progresistas” de la región. las categorías de extracción y de ex- tractivismo ofrecen. El “neo-desarrollismo” se combina así de formas inéditas con el “neo-liberalismo”. toman impulso a partir de espacios y sujetos tradicionalmente considerados “periféricos” (desde el punto de vista de la norma salarial. por otra parte. las conexiones y las articulaciones de una cooperación social pro- fundamente heterogénea que constituye la base de la extracción de plusvalor al interior de economías que se presentan como heterogéneas. La desaceler- ación de los procesos de integración regional. un punto de vista particular desde el cual leer las transformaciones. Hace falta un diagnóstico muy preciso en este sentido. permiten evidenciar la persistente relevancia de la inserción de la región en el mercado global y en particular de la intensificación. de donde los procesos de transformación habían de- rivado su propia fuerza y eficacia. a través de experimentaciones que. se prestan especialmente para indicar el modo bajo el cual el capital financiero preside la “costura”. el consecuente repliegue sobre su dimensión nacional se tradujo también en un cierre de aquellos espacios de conflicto y negociación. incluso más allá de las recientes victorias electorales de algunos de ellos. evidente en los últimos años. Nos parece que la falta de reconocimiento de estas condiciones. a partir del trabajo de un autor como Bolívar Echeverría). de las relaciones con China. como aquellas ligadas a la financierización de las economías y de los consumos populares. no ha simplemente debilitado a cada gobierno desde el punto de vista de la confrontación con las dinámicas globales. En Brasil. el rechazo del PT a vislumbrar . “barrocas” (utilizando la palabra en el sentido que ha tomado en los últimos años en el debate crítico latinoamericano. Como muestran de manera par- ticular los casos de Venezuela y Ecuador. Interpretadas de esta manera. en los últimos años. abigarradas. que se afir- man de modo diverso respecto de aquellos que han caracterizado la historia de las relaciones entre Estado y capital industrial. Estas categorías. la composición y la productividad misma del tra- bajo en América Latina. de la estructura urbana y de la regulación jurídica) para reverberar sobre la sociedad en su conjunto. 157 desacoplado de la simple denuncia de la “re-primarización” de las economías latinoamericanas. mientras que.

los enfrentamientos en Bolivia y en Ecuador ligados al avance sobre territorios indígenas (Tipnis y Yasuní). las disputas por las ocupaciones de tierras en Argentina. es al mismo tiempo el origen de un gran número de nuevos conflictos sociales en América latina: las manifestaciones contra las mineras en Perú. frente al sustancial agotamiento de la productividad política del ciclo de los gobiernos “progresistas”. Son conflictos que los gobiernos. los que frecuentemente quedan afuera de la conceptualización más común de los movimientos sociales en América Latina. delegando frecuentemente en la Iglesia una intervención que. en las múltiples formas bajo las que se manifiestan tanto en territorio rural como metropolitano. se cuidan de asumirlos como señal de los límites de sus políticas de “desarrollo” o de “inclusión so- cial”. Nos parece que. y este es un punto muy importante para nuestro análisis. se trata de volver a partir de los elementos de “excedencia” –que son los elementos de mayor originalidad política. estamos frente al terreno privilegiado para el relanzamiento de una política de la autonomía en América Latina. Son estos elementos. cuando no intervienen de modo puramente represivo (como en Perú y México). los conflictos por la desprivatización edu- cativa en Chile. los sedimentos materiales de esa serie de acciones están bien presentes y una nueva política de la autonomía no puede .que han caracterizado la acción en los años pasados y que intentaremos evidenciar en las páginas que siguen. Pero más que mirar a los “movimientos sociales” existentes. son continuamente sorprendidos por la forma en que estos conflictos se manifiestan. Sin embargo. La violencia de la renta y de la extracción. muestra una nueva derecha que se presenta en escena. 158 en las revueltas de junio del 2013 una formidable ocasión para recualificar la acción y el programa de gobierno ha determinado que recurra hoy a políticas explícitamente neoliberales para enfrentar la crisis del modelo que se había afirmado durante los años de Lula. que pueden obviamente jugar un rol en este proceso pero que difícilmente sean los principales protagonistas. de una “clase media” (de una burguesía) agresivamente hostil a todo proceso de democratización que pretenda incidir directamente sobre la cuestión de la pobreza. el despojo sobre las comunidades y las privatizaci- ones en México. asumiendo formas que ameritan un análisis específico. se ha hecho cada vez más insistente. el crepúsculo del kirchner- ismo y en vistas a las elecciones de octubre. justamente. Los propios “movimientos sociales”. las protestas por los servicios públicos en Brasil. con la pontificación de Bergoglio. En Argentina. en particular politizando la “cuestión de la seguridad” que a escala regional constituye uno de los vectores fundamentales en torno al cual se está redefiniendo la identidad de un nuevo “partido del orden” – es decir.

159 dejar de asumirlos como base para imaginar un conjunto de rupturas en la continuidad de un proceso que va en el sentido de la estabilización de un nuevo capitalismo de naturaleza esencialmente “extractiva”. concentrándose sobre los movimientos socia- les cuyo carácter de “novedad” es esencialmente identificado con su distancia respecto del movimiento obrero. contemporáneamente. Teniendo en cuenta estos aspectos. presentamos aquí algunos apuntes analíticos y algunas tesis políticas a propósito del desarrollo de los movimientos en América Latina en el curso de los últimos años. alrededor de la cual el movimiento obrero se había desarrollado). a los primeros les toca la organización de campañas más o menos pro- logadas y estructuradas para afirmar “reivindicaciones” específicas que luego los gobiernos pueden tomar o conducir (con un rol de mediación más o menos significativo reconocido a los partidos). Y han privilegiado los temas de la “identidad”. dedicadas a los por entonces llamados “nuevos movimientos sociales”. En segundo lugar. han contribuido a consolidar la imagen de una “división del trabajo” entre movimientos sociales y gobiernos según la cual (para simplifi- car). de los “repertorios” y de los recursos simbólicos para la acción colectiva. Por ciertas cuestiones. Independientemente de la importancia y la riqueza de tales estudios. los estudiosos de los movimientos sociales han excluido progresivamente de su campo de investigación la cuestión del trabajo y de su relación con el capital (justo en un momento en el cual la rel- ación entre trabajo y capital comenzaba a transformarse radicalmente. yendo más allá de su forma tradicional. no puede no tomar como punto de partida las nuevas experimentaciones sobre el terreno de construcción de instituciones de contra-poder. que se nos aparecen como límites para el desarrollo de una política de la autonomía a la altura de los desafíos contemporáneos. capaces también de articularse de modo abierto con los procesos de gobierno renovados en su naturaleza democrática. América Latina puede ser considerada como el “continente de los movimientos sociales” (y aclaremos: . En primer lugar. Y. de la cul- tura. entre los años 70 y 80 en Europa y Estados Unidos y a fines de los 90 en América latina. El continente de los movimientos sociales Creemos útil puntualizar cómo las discusiones en torno a los “movimientos sociales” –y también en su interior– están hoy profundamente condicionadas por las capas de estudios (sociológicos y politológicos) que se abrieron con la emergencia. queremos hacer notar dos aspectos que nos parecen problemáticos referidos a su desarrollo.

la idea de “lo social” (su adjetivo) como fuerza directamente “política”. Es una cuestión que no abordamos directamente. empezando por el descentramiento de la política asociada al Estado como su lugar privi- legiado. Incluso. Una serie de rasgos se volvieron clave de estas formas de intervención: por empezar. al inicio del nuevo siglo. Y también desde este punto de vista estamos convencidos que no faltan las “resonancias” con otros contextos. Lejos de desarrollarse fuera o más allá de estas transformaciones y reorganizacio- nes más generales del mundo del trabajo (vinculadas a la descomposición de . 160 no sólo por la literatura sobre el tema. es necesario volver a subrayar que en América Latina. Por otro. y por empezar con el europeo. Nos parece que es propiamente el desarrollo de los movimientos y de las luchas en América Latina lo que presenta una serie de elementos característicos que desafían el lenguaje conceptual y la taxonomía elaborada por los estudios sobre movimientos a los cuales nos hemos referido sintéticamente. Su fuerza apareció como el reemplazo –y la crítica– más consistente en términos prácticos de la forma partido. al interior de luchas y prácti- cas que atacaban la “corrupción” de las estructuras institucionales existentes (tanto por sus relaciones con las dictaduras de las décadas anteriores. como por las transformaciones determinadas por el neoliberalismo durante el con- senso de Washington) y que prefiguraban horizontes constituyentes. En esta línea. la presencia y el protagonismo de los movimientos so- ciales han efectivamente determinado un cambio de época y una modificación radical en el vocabulario y en la gramática política. tanto la académica como la producida por los propios movimientos). reponían linajes de la política radical que trazaban resonancias con los años 60 y 70. la crítica a la representación como mecanismo de la participación democrática y la desconfianza al derecho como cristalización de beneficios sociales para las mayorías. pero que está presente en la base de nuestras hipótesis. Resulta relevante subrayar que los movimientos de principio de siglo expresaban al mismo tiempo las transformaciones y las difi- cultades crecientes que encontraban aquellas formas de una “ciudadanía sin- dical” que habían estructurado la fuerza obrera en décadas anteriores. La cuestión del poder no estuvo ausente de las prácticas y los discur- sos de los movimientos: se articuló sin embargo de modo “crítico”. espe- cialmente los sindicatos). serían ellos mismos los que renovaran formas partidarias (como el PT de Brasil) o darían lugar a la formación de “nuevos instrumentos” (como fue el origen del MAS en Bolivia). aun subrayando evidentes diferencias pro- gramáticas. la temporalidad de su novedad era compleja: a la vez que saldaban cuentas con las estructuras organizativas tradicionales (además de los partidos.

los movimientos han. abriendo nuevos espacios y perspectivas que en el debate latinoamericano han sido conceptualizadas como “democratizaciones plebeyas” (como parte. las peleas vecinales por la apropiación de los recursos urbanos y la innovación de los movimientos de desocupados – para nombrar cuatro iniciativas fundamentales. la “guerra del agua” en Cochabamba en el 2000 y la revuelta de El Alto y de la sierra contra la privatización del gas natural en el 2003 en Bolivia. Es sufici- ente recordar los sucesivos levantamientos indígenas en Ecuador (a partir de aquel sucedido en 1990). bajo el signo de la hegemonía neoliberal. de un pensamiento colectivo que en Bolivia se articuló en el grupo Comuna). no concluye con una der- rota). el Caracazo. respondido a los procesos que. es importante decirlo. desde inicios de 2000. para dar cuenta de la continuidad y de la circulación a escala regional . el desarrollo de nuevos movimientos campesinos por el “derecho a la tierra”. Las luchas por los “derechos humanos” (en particular a propósito del pasado reciente de las dictaduras). que tomaron formas distintas pero caracterizaron el marco regional en su conjunto–. el año de la última gran ofensiva militar de la guerrilla en El Salvador (que. de experiencias situadas y de figuras subjetivas que no tenían necesariamente en el trabajo su referencia exclusiva y que. los movimientos ofrecieron una primera expresión e interpretación conflictual de tales mutaciones. El despliegue de estos y otros tantos movimientos se dio al interior de un proceso que puede ser reconstruido retrospectivamente en términos de continuidad de una dinámica insurreccional de “nuevo tipo”. Es oportuno distinguir analíticamente este proceso respecto del desarrollo de los propios movimientos sociales. determinaron una apertura a partir de formas de politización. la gran insurrección del 19 y 20 diciembre de 2001 en Argentina. fueron progresivamente investidas y puestas en valor por el capitalismo. por otro lado. y. de las privatizaciones y la desregulación. es también el año de la gran insurrección de los pobres de Caracas con- tra las políticas del gobierno de Carlos Andrés Pérez. por un lado. por lo cual conviene subrayar nuevamente la relación con las transformaciones que se habían producido –sobre el mismo terreno del tra- bajo– en el curso de los años de hegemonía neoliberal. volvieron inestable y precario al trabajo. en el contexto de es- tos mismos procesos. Considerados desde este ángulo. 1989. de la producción de espacios y de recursos fundamentales para la organización de la vida común. sin embargo. son ejemplos de ex- periencias que han ampliado radicalmente el horizontes político de las luchas. En el entrecruzamiento de estas dinámicas comenzó a mani- festarse también una politización conflictual de la cooperación social. 161 sus formas tradicionales).

El debate y la misma ini- ciativa de muchos gobiernos latinoamericanos sobre temas de la “economía cooperativa”. desde 1994. “solidaria” (definiciones que hacen refer- . “popular”. que han tomado de modo selectivo una agenda política forjada al interior de las luchas y de las resistencias que. pero también su persistente “poder de veto”. también llegaron a abrir nuevos espa- cios políticos programáticos. sobre las cuales se despliega la reproducción material de la vida de miles de hombres y mujeres. marcó un punto de enorme resonancia sobre el protago- nismo indígena. este “poder de veto” ha condicionado profundamente los propios procesos constituyentes y ha encontrado reconocimientos significativos en las nuevas constituciones aprobadas desde 2008. Al interior de este movimiento tiene un pa- pel fundamental la sublevación zapatista que en México. 162 de un movimiento insurreccional que será el encargado de decretar el fin de la legitimidad del neoliberalismo. densa y heterogénea de prácticas sociales cotidianas. En países como Ecuador y Bolivia. ejercitado una y otra vez en las calles y en las plazas. “social”. sí han reconocido su potencia aceptando su poder destituyente de la legitimidad de las políticas neoliberales. frente a a cada “retorno” de aquellas políticas. si bien no han tenido siempre la pretensión de representarla. de desocupados a la experiencia de las “empresas recuperadas”. es al interior de esta dinámica insurreccional capaz de abrir espacios radicalmente nuevos donde debe inscribirse la emergencia de los gobiernos progresistas en América latina: ellos mismos. más allá de la dimensión destituyente. que se constituirá posteriormente como un elemento esencial tanto de los movimientos sociales latinoamericanos de los últimos años como de la composición de la dinámica insurreccional de nuevo tipo de la que esta- mos hablando. pero también a nivel global. Los mov- imientos han devenido así una referencia esencial para la legitimidad de este ciclo reciente de gobiernos “progresistas”. Efectivamente. Queremos señalar al menos un segundo elemento: la inserción de los más significativos de estos movimien- tos (de los movimientos indígenas al de pobres urbanos. de los campesinos a las luchas de mujeres) al interior de una trama extremadamente rica. Tejido Esta combinación de insurgencia y “poder de veto” nos parece un primer elemento que ha caracterizado la acción de diversos movimientos en América Latina a partir de fines de los años 90 y que se pone en tensión con las imágenes y las conceptualizaciones más difundidas de los “movimientos sociales” como estructuradores de demandas.

Hablamos de un tipo de empoderamiento que no es sólo democrático sino también pro- ductivo. a través de verdaderas redes “subalternas”. 283) y Venezuela (art. a través de múlti- ples resonancias que contribuyeron a renovar positivamente la escala de las luchas y su misma relación con el territorio. luchas por lo “común”. Propiamente por la vía de esta “inmersión” en la cotidianeidad. que también pu- ede encontrar –sobre un plano descriptivo– significativas verificaciones en las experiencias de los últimos años. . de la produc- tividad política específica que a partir de este tejido cotidiano de prácticas ha permitido a los movimientos abrir y problematizar una serie de cuestiones y de terrenos de luchas no reductibles a “demandas” específicas. O que. la crítica de la noción misma de “minoría” (recon- ocida por el multiculturalismo “neoliberal” en muchos países latinoamerica- nos) a partir de tramas expansivas de relaciones que han reabierto de modo original la perspectiva de construcción política “mayoritaria” más allá y con- tra todo confinamiento “étnico”. 163 encia usualmente a interpretaciones y propuestas también significativamente diversas) son un síntoma del registro de la enorme importancia de este tejido de prácticas cotidianas en la producción y reproducción de la vida colectiva. Por cierto. se trata de una lectura difundida en América latina. 307). dicho de otro modo. el rechazo de toda gestión “miserabilista” del tema del derecho a una renta y al trabajo. la politización de formas de actividad económica que van más allá del trabajo asalariado (desde las múltiples experiencias de “empresas recuperadas” a las formas también múltiples de movilización y sindicalización de trabajadores y trabajadoras en los sectores “informales”). la tra- ma de luchas que nombramos sintéticamente no puede ser reducida fácilmente a la formulación de un conjunto de demandas que en un segundo momento serían satisfechas en forma más o menos completa por políticas públicas. 70). derecho a la tierra. y los nuevos cruces entre temáticas ambien- talistas. Este conjunto de experiencias se han desarrollado transversal- mente respecto de las acciones de cada movimiento social. ruptura y exceso. También con este propósito es oportuno señalar que tales fórmulas –apenas mencionadas– han sido recepcionadas de modos varios en la Constitución de Bolivia (art. Ecuador (art. desbordamiento. Pero lo que se pierde en esta lectura es el momento de desviación. Es la sedimentación material de estas prácticas lo que nos interesa destacar: experiencias de construcción y gestión colectiva de infraestructuras urbanas. lleva la cuestión democrática al terreno propiamente productivo. a la casa y a la “soberanía alimentaria”.

Es oportuno repetirlo: las grandes cuestiones que rotan en torno a estos dos ejes quedan sustan- cialmente fuera del campo de visibilidad política organizado por los mismos gobiernos “progresistas” y. Es un tipo de tejido que se valoriza tanto desde el punto de vista analítico como desde el punto de vista político: no porque abra perspectivas sobre mundos “idílicos”. Experimentaciones “institucionales” inéditas (que pusieron en juego y modificaron radicalmente estructuras “comunitarias” pre-existentes) y una necesaria extensión del concepto de trabajo emergen nítidamente como ejes fundamentales de las dinámicas políticas latinoamericanas en el momento en el cual se asume el ángulo visual que definimos desde el punto de vista de la conjunción entre luchas y “economías populares”. sino – sobre todo– porque permite verlos como procesos de fuerte politización que en América Latina tomaron tanto la forma de organización y de regulación de la vida y la cooperación social (dando lugar a contradictorias e inéditas experimentaciones “institucionales” que se ubican más allá de la gran división entre público y privado). a partir del protagonismo de las mujeres. es sobre estas cuestiones y al interior de tal conflictividad social que se juega tanto la posibilidad de recualificar una perspectiva revolucionaria. transformando y obligando a repensar tanto el concepto mismo de trabajo como el de explotación. impactando también sobre las relaciones entre espacios urbanos. . suburbanos y rurales. de modos de vida y de infraestructuras materiales que se escapa tanto de los imaginarios y de los lenguajes de los tradicionales “movimientos sociales” como de las políticas de “desarrollo” e “inclusión social” de los nuevos gobiernos progresistas. muchas veces extremadamente violentas. como de experiencias y figuras del trabajo diversas respecto de aquellas asalariadas clásicas. los “desocupados” y los migrantes. como–y no parece una paradoja– de evaluar la eficacia misma de políticas reformistas radicales y expansivas. se han multiplicado y fortalecido en los últimos años. de conflictividad social que se desarrollan según lógicas diferentes a aquellas familiares a los “movimientos” entendidos de modo tradicional. Sin embargo. de ruptura. 164 Esta es la razón por la cual el paisaje metropolitano de muchos países latinoamericanos se ha visto profundamente transformado. lejos de presentarse come “residuos” o “marginalidades” destinadas a ser reabsorbidos por las políticas de “desarrollo”. aluden a formas nuevas. Estas experiencias y figuras del trabajo. que puedan ser tomados como modelos. Creemos que sobre el punto de conjunción entre dinámicas políticas de lucha y “economías populares” se ha ido formando una trama de subjetividad. al mismo tiempo.

la reinvención de espacios y su recuperación como dinámicas productivas tras el cierre de minas y fábricas. Viejos barrios obreros. Son característi- cas que podemos resumir y definir desde el punto de vista de las coordinadas temporales de las acciones de los movimientos. y no sólo en relación a los partidos y los sindi- catos en las tradiciones de izquierda. El caso de Bolivia es. de la acción y de la composición de los movimientos remiten a procesos y experien- cias que plantean un desafío radical a la modalidad bajo la cual se pensó y or- ganizó la subjetividad política. Por otra parte. recuperando aquella significativa proclama: cuando sólo gobernasen los indios. sostenidas gracias a la reactivación de estructuras comunitarias y de una larga historia de resistencias anti-coloniales. estas características de las luchas. ejemplar por muchas razones. subrayamos la importancia de una dinámica insurreccional de nuevo tipo. por ejemplo. Desde fines de los años no- venta. “desarrollo” y populismo tal como se han configurado desde la segunda mitad del siglo veinte en el continente. se lucha y se experimentan nuevas formas de organización popular. desde este punto de vista. el ritmo y la continuidad de la revuelta indígena quechua-aymara asumió dinámicas incontenibles. que se tradujo en un “poder de veto” y cuya acción se ha prolongado más allá de la temporalidad específica de los acontecimientos que la han distinguido. La conjugación de esta temporalidad heterogénea da lugar a un verdadero y peculiar ritmo político. Por una parte. fueron radical- mente transformados y reorganizados a través de la actividad de juntas veci- nales y asambleas comunitarias que impulsaron la ocupación. como lo ha mostrado por ejemplo Sinclair Thomson. 165 Laboratorios de la subjetividad Hemos señalado algunas características de los movimientos latino- americanos de los últimos años que nos parecen exceder el lenguaje conceptual y la taxonomía elaborada por los estudios dedicados a ellos. sino también las combinaciones diversas de nacionalismo. cuya temporalidad se presenta totalmente diversa respecto de aquellas campañas y plataformas reivindicativas específicas: es al interior de este tejido de prácticas cotidianas donde toman forma de modo contradictorio aquello que Raquel Gutiérrez Aguilar ha definido como nue- vos “principios operativos” de organización común de la cooperación social. Consideradas de conjunto. . nos pareció importante llamar la atención sobre la inscripción de los movimien- tos latinoamericanos al interior de un denso y heterogéneo tejido de prác- ticas sociales cotidianas. reorganizando las mismas coordenadas espaciales al interior de las cuales se coopera.

a la vez que expresa un tipo de reconocimiento de la productividad política de la revuelta plebeya. Si bien la nueva Constitución incluye formalmente un acento sobre la multiplicidad de “naciones” y “pueblos” que “conjuntamente constituyen el pueblo boliviano” (art. o bien a un prototipo “identificable” (y conectarlo a una revivificación del proyecto de corte predominantemente estatalista). fue especialmente relevante en su irrupción en el campo de la política de las experiencias. no debe dejar de vincu- larse aquel momento con el debate actual sobre el uso de tipo meramente “emblemático” de las identidades y el carácter reductivista que Silvia Rivera Cusicanqui señala a propósito de la idea de pueblos “originarios”. 166 La revuelta indígena –que también en otros países de la región ha determinado materialmente la reapertura de los archivos coloniales– no sólo ha jugado un rol fundamental al poner tope al programa neoliberal en Bolivia. irrumpiendo en el “campo nacional-popular” definido por la Revolución de 1952 y abriendo el momento que se ha bautizado como “horizonte popular-comunitario”. lenguas y subjetividades que habían sido sistemáticamente excluidas. al remitir lo indígena o bien meramente a lo rural. El uso que se hizo en estos años en Bolivia del concepto de potencia o revuelta ple- beya. Es importante marcar que el uso del términos “plebeyo” no está aquí vinculado a una apología de alguna condición de “marginalidad” o de “exte- rioridad” respecto a la modernidad: por el contrario. Al mismo tiempo. 3). Así. Es justamente bajo este perfil que en los últimos años. políticas y sociales sedimentadas en una historia secular mar- cada por el colonialismo y el racismo. es necesario reconocer que el problema así plant- eado pone el interrogante sobre la continuidad de un proceso constituyente capaz de asumir aquella revuelta “plebeya” como principio expansivo de ap- ertura e innovación tanto sobre el terreno de las instituciones y del gobierno como sobre el terreno de la formación y de la expresión de la subjetividad política. También ha impactado sobre una violencia jerárquica que ordenaba estructu- ras económicas. en Bolivia y en varios países de la región. con frecuencia combinada con una referencia peculiar al término mul- titud. se fundamenta en el uso que desde los años 80 el sociólogo boliviano René Zavaleta Mercado otorga a . ha reorganizado en profundidad aquello que Luis Tapia llamó las “estructuras de la rebelión”. intentando poner de relieve la fuerza y la productividad política de esta emergencia colectiva. se determinaron una serie de bloqueos sobre la posibilidad de poner en discusión la productividad política del ciclo de los gobiernos “progresistas”.

laborar y conquistar poder y espacio que no están exentas –y de ahí también su fuerza expansiva– de una ambivalencia constitutiva que se trama como un enjambre de “microeconomías proletarias” e ilegalismos populares y que tejen un nuevo modo de articularse con instituciones y recursos estatales. de construcción de autoridad sobre los territorios y de coordinación de redes productivas y comerciales trasnacionales “por abajo” que. La autonomía en movimiento Quisimos ir más allá de la alternativa entre conflicto y cooptación para definir la relación entre gobiernos progresistas y movimientos por dos razones: porque. Y este es un punto clave para toda la región. capaz de combinar temporalidades y territorios bien diversos. es sobre ese horizonte de tensiones donde lo comunitario se flexibiliza como tecnología popular. no se recortan como lugares estrictamente “alternativos”. de este modo. En todo caso. respecto a la cual los “movimientos sociales” se identifican con actores estrictamente definidos. Se trata de lo que hemos llamado “economías barrocas” porque ensamblan en las abigarradas metrópolis latinoamericanas un conjunto de formas de hacer. “autónomos”. negociar. exhibe una serie de actualizaciones organizativas y se declina como espacio transversal de cooperación. al mismo tiempo. en este esquema. de modo más complejo aún. Si hablamos de un pasaje de los movimientos sociales a una suerte de extensión e incorporación de sus premisas a unas economías populares lo hacemos como modo de nombrar la materialidad de un conjunto de dispositivos de gestión urbana. siempre ya constituidos. Pero. De nuevo: así se estabiliza el binarismo conflicto o cooptación como una opción sin salida. y donde están ya dadas las modalidades posibles de relación. la referencia queda encorsetada a una razón gubernamental muy tradicional. 167 la fórmula sociedad abigarrada (para dar cuenta de una sociedad caracteriza- da por una heterogeneidad radical) y que ha sido violentamente investida por procesos de valorización y acumulación del capital en el momento neoliberal y que hoy se presenta como fuerza productiva esencial. La noción de sociedad abigarrada pone en tensión hoy el “horizonte comunitario-popular” con la vuelta del imaginario neodesarrollista y el cierre sobre la decisión en el Esta- do y su retórica de soberanía nacional. queda totalmente impensada la cuestión (a la que re- fieren por ejemplo de modo poderoso tanto el movimiento de junio de 2013 en Brasil como el largo ciclo de revueltas estudiantiles en Chile entre 2011 y 2013) de una politización radical de las condiciones producidas por la acción . “solidarios” o.

para reto- mar el título de un libro compilado en el 2010 por Álvaro García Linera. sin dudas rica e importante. en particular. La misma teoría de Ernesto Laclau sobre la “razón populista” y su reformulación del concepto de hegemonía (relanzada al inicio de los años ochenta. que nos interesa aquí discutir en primer lugar por la influencia que ha ejercido en ciertos sectores de los gobiernos que comentamos. También en la experiencia española de Podemos. un “campo de lucha”. del pueblo y de la “patria”. en su capacidad de dotarse de momentos institucionales radicados conflictivamente en la cooper- ación social. disputado por movimientos populares que en circunstancias específicas logran cristalizar en su interior contradicciones y momentos de contrapoder. continúa siendo pensado más como una “cosa” que como un pro- ceso. colocado bajo pre- sión de un régimen de acumulación capitalista basado en la financierización y la renta y. a través de la producción de “cadenas equivalenciales”. un conjunto de relaciones en las cuales la autonomía. En la medida en que el Estado es imaginado bajo . los movimientos resultan valorizados por las “demandas sociales” que expresan. es si estas imágenes son las adecuadas para los desafíos políticos que hoy enfrentamos. Está atravesado y rasgado por procesos globales que ponen en discusión la misma figura unitaria. se congela en su autonomía porque se vuelve pertinencia de sujetos como el partido y el Estado. no casualmente al interior del debate sobre los “nuevos movimientos sociales”) puede ser considerada como una sofisticada expresión teórica de la reducción de los movimientos sociales a una categoría gubernamental. funciona como momento constitutivo de una renovada potencia de la acción misma de gobierno. Lo que nos pregun- tamos. Y el “gobierno”. 168 de los mismos gobiernos progresistas –al grado de cortar transversalmente la distribución de las partes entre gobiernos y movimientos. Campos de lucha En América Latina el Estado ha devenido actualmente. En la perspectiva de Laclau. la referencia a la teoría de Laclau está frecuentemente asociada a un énfasis sobre la “autonomía de lo político” que termina por reproponer la centralidad de una imagen totalmente tradicional respecto del Estado. de modo simple y al mismo tiempo “realista”. en el sentido antes señalado. pero el momento propiamente político de la “articulación” de estas demandas heterogéneas. al mismo tiempo. Nos parece sin embargo que lo propio que surge de estos procesos que contribuyeron a la emergencia de tal campo de lucha es que el Estado se presenta hoy con ropajes bien distintos a aquellos celebrados por la teoría política moderna tradicional.

Apuntando simplemente al reforzamiento del Estado. la potencia productiva reconocida a esta trama que. a recentrar a su alrededor el proceso político por completo. de la competencia electoral. de . adentro de un proceso de desbordamiento continuo de sus prácticas y luchas. Pero también para dar cuenta de un dinamismo que comprende e involucra a buena parte de las premisas desplegadas por los movimientos. Pero es cuestión de realismo reconocer que no se contribuye a con- struir el poder que es necesario para sostener en el mediano plazo un proceso de transformación: es esto lo que ya empezó a verse claramente en varios países latinoamericanos. la actualización de la revuelta plebeya. para decirlo de modo sencillo. al mismo tiempo. como señalamos. Es sobre este terreno donde se juegan las resistencias a los modos bajo los cuales el neoliberalismo persiste como mando político y norma extractiva y también donde se mide la eficacia de los “principios operativos de lo común” que alimentan la cooperación social. como señalamos. Hablar de un realismo de la potencia y de instituciones de lo común implica asumir este nuevo plano de complejidad al que hemos llegado por la dinámica de valorización que las propias luchas van produciendo. se afirman modos de hacer. Es en ese tejido ambivalente y abigarrado donde. está organizada por una conjunción de economías populares y dinámicas políticas de lucha que tensionan y desafían a la noción misma de autonomía. Si nos hemos planteado aquí una crítica a la noción de movimiento sociales es. para evitar cualquier nostalgia que congele las imágenes de los sujetos colectivos. Nos referimos al cruce que detectamos en- tre dinámicas políticas de lucha y “economías populares” como modo de nom- brar un nuevo terreno más complejo pero al mismo tiempo más realista sobre el que pensar los desafíos políticos del presente. construir y laborar que no caben –e incluso hacen fracasar– tanto los imaginarios y los lenguajes de los tradicionales “movimientos sociales” como de las políti- cas de “desarrollo” e “inclusión social” de los gobiernos progresistas. Pero es también allí donde la cuestión de una democratización de la producción. En este sentido. requiere volver a debatir un horizonte programático en un contexto que se vislumbra teñido de nuevas conflictividades sociales. la acción misma de los gobiernos “progresistas” tiene el riesgo de ser vaciada de eficacia. La fenomenología de la extracción que intentamos delinear antes (ampliando la noción de “extractivismo”) busca poner de relieve la complejidad del capitalismo contemporáneo y. 169 formas alejadas respecto de aquello en lo que se ha convertido efectivamente. tan fértil para el lenguaje y las imágenes de transformación social en los últimos años. tal vez. se puede lograr alguna ven- taja provisoria en el terreno de la retórica política y.

Echeverría. su enraizamiento y traducción institucional y las formas de resistencia a la explotación.. Che cos’è un governo?.. La potencia plebeya. . A. D. Estructuras de movilización. L. (2006). Chignola. La Paz: Diakonia-Oxfam. El trabajo antes que el capital. D. (eds). Scolnik. L. Vega Camacho. Della Porta. Buenos Aires: Prometeo Libros. Holand: Brill Press. S. O. A.. J. (1998) La modernidad de lo barroco. S. El Estado. enfrenta los problemas que están en la frontera de lo pensable. ¿Hay una nueva forma-Estado? Apuntes latinoamericanos.. Gago. (2010).L. repertorios culturales y acción política. V. Malden. Social Movements: An introduction. 177-184.) (2004). Revista Internacional de Filosofía Iberoamericana y Teoría Social. México: Ediciones Era. obreras y populares en Bolivia.(coord. MA: Blackwell. pp. Sztulwark. Acción colectiva e identi- dades indígenas.. recuperado en abril del 2015 en: http://www. 2d ed. es puesta a prueba. R..euronomade. Prada. B. en Utopía y Praxis Latinoamericana. XIX 2014: 66. (2008). M. García Linera. La Paz: Muela del Diablo Editores. (2011). A. 170 una eficacia de la cooperación social para evidenciar otros criterios de organi- zación y bienestar. Tapia. García Linera. Campo de Lucha. J. Diani. Leiden. experimentada y. Bibliografía Barker. Sobre ese terreno evidente- mente más complejo se debate también una nueva síntesis entre la autonomía. S. Sociología de los movimientos sociales en Bolivia. (2013) Marx- ism and social movements.. Mezzadra.... Quito: Ediciones Abya-Yala. Cox.info/?p=4417 Coraggio. Krinsky. Gunvald Nilsen. A. García Linera. C. también. Economía social y solidaria.

Bolivia: Memoria. Tilly. (2008). Prada R. Gutiérrez Aguilar. La razón populista. Santiago de Chile: El Desconcierto. Democratizaciones plebeyas.. García A. La Paz: Piedra Rota/Plural. Principios y artículos para un Chile justo.. R. 2013.) (2007). Svampa. El giro colonial del gobierno del MAS.. (coord.) (2014).M. Puebla: ICSY-BUAP. G. Sinclair. Tarrow. Mezzadra. net/EscuelaBicentenario/los-nuevos-movimientos-sociales-en-amrica-latina Prevost. (ed. Para una crítica de las operaciones extractivas del capital. V. Economías barrocas y pragmática popular. (2015). . R. S. 114 (2015). La politica del conflitto. La Paz: La mirada salvaje. Buenos Aires: Tinta Limón. 255. 171 Gago. in «South Atlantic Quarterly». J. Anatomía política de la coyuntura sudameri- cana. tomado de: http://es. Los Nuevos Movimientos Sociales en Ámeri- ca Latina.. pp. Movilización y Levantamiento Indígena Popular en Bolivia. Antagonis- mo y producción de lo común en América Latina. “Explora / Ciencias Sociales”.E. Mezzadra. 1-9. E. enero-febrero 2015:. Imagenes del desarrollo. Operations of Capital.. Cuando sólo reinasen los indios. Sztulwark. Los Ritmos del Pachakuti. V. S. en Nueva sociedad.html Obarrio. Mezzadra. C. Buenos Aires: FCE. (2005). E. Stefanoni. M. 38-52. Gago. La Pas: Comuna.. Rivera Cusicanqui. (2015) Horizonte comunitario-popular. pp.it/2014/11/anato- mia-politica-de-la-coyuntura. P. S.. D. (2012). Buenos Aires: El Colectivo– Clacso. Buenos Aires: Tinta Limón. Oliva Campos. Aproximaciones a una nueva Constitución. Vanden H. Valenzuela.slideshare. 1. Gutiérrez R. Milano: Bruno Mon- dadori. Gutiérrez Aguilar. Mito y desarrollo en Bolivia.. (2002). S. Sandro – Brett Neilson. (eds). C. (2008). Laclau.blogspot. V. ciclo político y nuevo conflicto social.. Recuperado en noviembre del 2014 en: http://anarquiacoronada. T. Insurgen- cia y Movimientos Sociales. Tapia L. (2006).. Social Move- ments and Leftist Governments in Latin America: Confrontation or Co-optation? London–New York: Zed Books. (2014). libre y fraterno. Patrón de acumulación y luchas sociales en el tiempo de la finan- ciarización. La razón neoliberal. Procupez.

.

Raquel Gutiérrez. .L OS RITMOS DEL PACHAKUTI Breves reflexiones en torno a cómo conocemos las luchas emancipatorias y a su relación con la política de la autonomía.

Dignidad. 174 LOS RITMOS DEL PACHAKUTI Raquel Gutiérrez Un texto-ensayo de 2011 que condensa la investigación y escritura de la autora en su libro “Los Ritmos del Pachakuti”. Dice Raquel: “En la investigación que está detrás de este trabajo. he indagado en aquellos elementos que configuran el horizonte de deseo del cúmulo de acciones de lucha que se desplegaron en Bolivia entre 2000 y 2005. Por un lado. que se volvieron intermitentemente visibles durante la ola de movilizaciones y levantamientos. autonomía y capacidad de cooperar. En tal sentido. me propuse un objetivo doble. me propuse escuchar y entender los ritmos del Pachakuti en la medida en la que se iban produciendo. También he buscado entender los contenidos y anhelos políticos sumergidos y no completamente explícitos. Esos contenidos y esos anhelos son los que pueden ayudarnos a imaginar y producir un por-venir distinto y un presente aceptable. Es decir. anidados en las más íntimas profundidades de las formas antiguas y modernas de organización de la vida social. volver inteligible el conjunto de sucesos que dieron forma. sencilla y trabajadora en Bolivia. como notas fundamentales de una sinfonía in crescendo son los hilos que he rastreado en los pasos y caminos de cada cuerpo social movilizado. sentido y cuerpo a la tumultuosa participación social de la población urbana y rural.” .

aunque no de manera exclusiva. estable y no institucional que distintas orga- nizaciones sindicales y sociales y grupos de activistas y profesionales produjeron durante la “guerra del agua” en Cochabamba— se describe y enuncia a su interlocutor. La tensión entre ambas quedó planteada en una reunión de la Coordinadora del Agua y de la Vida en Cochabamba. por fuera del Estado y desde el trabajo. con las consecuentes prerrogativas para decidir sobre asuntos públicos específi- cos y la obligatoriedad de ceñirse a normativas heredadas. establece en cada ocasión su lugar de enunciación: en primera persona. abre desde “la población sencilla y trabajadora”23 un vasto campo de problemas políticos a solucionar y discute la noción misma de lo político. 175 En este trabajo regreso y profundizo sobre algunos de los argumentos que desarrollé en Los ritmos del Pachakuti (2009). En primer lugar. Así. de su disolución y trastocamiento”. la gente sencilla y trabajadora” fue y es la manera en que la Coordinadora de Defensa del Agua y de la Vida —una articulación política flexible. y no como una finalidad u objetivo que pueda alcanzarse por completo en algún momento de la historia. Este asunto se entiende como una trayectoria colectiva. 23 “Nosotros. me pregunto sobre las posibilidades y las formas de las luchas de emancipación desde la realidad en Bolivia. realizada en marzo de 2006 —a dos meses de que Evo Morales asumiera la presidencia de Bolivia con una abrumadora mayoría de votos—. Esto fue visible entre 2000 y 2005. sus desafíos y dificultades continúan en los debates contemporáneos. sobre todo en relación con la tensión contradictoria entre los eventuales gobiernos progresistas —sus acciones y perspectivas— y la gigantesca capacidad social. sus cursos concretos. los años de los levantamientos y movilizaciones indígenas y populares más potentes que hicieron colapsar una parte importante del orden económico y político colonial neoliberal en ese país. . En particular. La emancipación social. para intervenir en asuntos públicos que incumben a todos. tal afirmación mantiene a la vista la distinción — absolutamente práctica y cuyo acercamiento muchas veces es más bien teóri- co— entre ocupar cargos públicos —incluso la presidencia de un país. autónoma y directa. De esta forma. con base en la deliberación y el acuerdo común. como un itinerario a hilvanar. la cuestión que sigue estando frente a nosotros es el problema del poder. a formas rígidas institucionales y al cumplimiento de formatos administrativos viejos— y la mucho más significativa y compleja dificultad de establecer los límites a las viejas prerrogativas de mando y monopolio sobre la decisión pública desde la sociedad llana. en la que el problema se expresó de la siguiente manera: “La cuestión de cómo ejercer el gobierno es actualmente el problema del Movimiento al Socialismo (mas). Parto de un punto complicado: la relación entre la emancipación social y la cuestión del poder en tiempos de gobiernos progresistas.

25 La última movilización de la ola de levantamientos contra los gobiernos neoliberales ocurrió en mayo-junio de 2005.25 escuché a compañeras aymaras del sindicato de vendedoras de pescado de la ciudad de El Alto expresar lo sigui- ente: Evo es como el marido que se casa con todos nosotros. Él tiene que estar ahí ocupándose de que los extranjeros y los q’aras no molesten. Carlos Mesa. Las compañeras también insistían en la cuestión decisiva de que eran ellas mismas quienes debían ocuparse de transformar la vida cotidiana y las relaciones sociales en general. A través de dicho esfuerzo. En los momentos eufóricos de inicios de 2006. las compañeras hablaban de manera 24 Vale la pena tener en cuenta de manera permanente el contraste entre dos significados del térmi- no “poder”: como prerrogativa de ejercer mando sobre los asuntos sociales o como fuerza social —deten- tada por particulares— para instituir destinos y organizar formas específicas de producción y usufructo de la riqueza social. en el contexto de la renuncia del presidente sustituto de entonces. 2006). Estos sentidos contradictorios han sido abordados por diversos actores. Nosotras ya hemos aprendido qué tenemos que hacer. en particular por John Holloway en Cambiar el mundo sin tomar el poder (2001). “la población boliviana sencilla y trabajadora” en su conjunto fue capaz. 176 En segundo lugar y en concordancia con lo anterior. nosotras la nuestra”. aunque independiente. hay algunos argumentos en mi trabajo: ¡A desordenar! Por una historia abierta de la lucha social (Gutiérrez. Que no se meta con nosotras. des-hilvanándolas. Él tiene su tarea. al establecer ante sí nuevas tareas en relación con la disolución del poder-imposición se coloca en primer plano el problema del cuidado y expansión de las capacidades colectivas propias que permiten des-sujetarse de las tramas de dominación. Lo más elocuente es la afirmación que representaban con la metáfora familiar del casamiento: “que [Evo. Nosotras vamos a hacer todo lo demás. Sobre el tema y de manera similar. cuando comenzaba el régimen de Evo Morales y habían pasado apenas seis meses desde la última gran oleada de levantamiento y rebelión. con Bolivia. pensado como “marido” de la sociedad boliviana] no venga a decirnos qué hacer. Ante mi pregunta insistente de qué era lo que nosotras tenemos que hacer. nosotros tenemos la nuestra. él tiene su tarea. que no venga a decirnos qué hacer. Además. de manera implícita. de de- sarmar una maniobra política de los partidos tradicionales de derecha qe pretendían establecer su propio proyecto sucesorio y mantener el control de gobierno. formulación que contrasta drásticamente con otra acepción del término que lo rela- ciona con la capacidad —individual y colectiva— de producir. . generar y regenerar la vida en sus múlti- ples dimensiones construyendo y afianzando modalidades autónomas de autorregulación. el día de las elecciones. la formulación sitúa en su justo lugar el problema del sujeto de la emancipación social cuando distingue entre los conglomerados y cuerpos asociativos de la sociedad traba- jadora —que tienen ante sí el problema de la disolución y escape del poder- imposición—24 y la peculiar corporación que ocupa temporalmente el aparato de gobierno.

Más adelante presentaré algunas considera- ciones acerca de las luchas de emancipación elaboradas desde estas búsque- das. teóricas. de los “planes de gobierno” o los “programas”— de proyectar un horizonte de sentido autónomo que ilumina los propios pasos que pueden ser dados en común. estas dos formulaciones insinúan una manera concreta y particular. la Constitución Política que resultó de esa Asamblea mantuvo casi in- tacta una parte sustancial de los fundamentos materiales del Estado liberal: la gran propiedad de la . al menos no de manera fluida. veamos en un primer mo- mento y de manera muy breve qué hizo el gobierno del MAS durante su pri- mera gestión. Él tiene que apoyarnos a nosotras. Después mencionaremos algunas de las iniciativas que se imagi- naron y se intentaron desde la sociedad en relación con la “reapropiación” de la riqueza social. en lo que vayamos decidiendo entre todos”. práctica —en contraste con las formas abs- tractas y generales.26 26 Lamentablemente. Para comprenderlo. pese a conservar un formato liberal para la selección de los diputados consti- tuyentes. me parece muy fértil.2010) estuvo marca- do por cuatro líneas de actividad política: i) la convocatoria y realización de una Asamblea Constituyente que. I El primer periodo de gobierno de Morales (2006. natural y pública. Consideraban que para afrontar tales asuntos. Esta sencilla manera de expresar un asunto político mayor sobre quién es a fin de cuentas el titular de la soberanía social. pero enfatizaban un aspecto fundamental: “a nosotras nos toca cuidar que Evo no se desvíe. 177 difusa de diversos anhelos: “más escuelas y opciones para nuestros hijos. y finalmente reflexionaremos sobre tales experiencias para bosquejar ideas más generales. etc. quién detenta la prerrogativa de decidir sobre los asuntos que a todos o a muchos incumben. el gobierno debía “apoyar”. los jóvenes”. Lo que las compañeras de El Alto diseñaban como perspectiva abi- erta de transformación política no fue lo que ocurrió en los años siguientes. Refleja la manera de entender desde una perspectiva femenina popular-comunitaria la relación entre quien será ocasionalmente “el encargado del gobierno” y las partes que conforman el “cuerpo social”: “él tiene que estar ahí para apoyar lo que nosotros vayamos decidiendo”. permitió un amplio debate nacional sobre algunas de las modifica- ciones formales más importantes del Estado desde la perspectiva indígena y popular. “mejorar” la vida cotidiana. Desde la perspectiva que sostengo.

y conservar sus privilegios. concesión y disminución de presupuestos públicos que han sido duramente criticadas. II En contraste con estas acciones que no ofrecen demasiadas noveda- des políticas. instancia organizativa tutelada por el gobierno que aglutina a los “movimientos sociales” para garantizar su adhesión y apoyo a las decisiones masistas. cipamericas. 27 Morales y su gobierno establecieron nuevos términos para la relación entre el Estado y las trans- nacionales bastante más favorables para el primero. Elaboré algunas crónicas analíticas de los sucesos que derivaron en la Masacre de Pando para el centro de información Americas Program del Center for International Policy. En particular. miremos un poco hacia dos iniciativas. Véase Tapia. Pueden consultarse en <www. 29 Dicha línea de cooptación y control está en la base de la formación de la llamada Coordinadora Nacional para el Cambio (Conacam).org>. lamentablemente trun- cas. En contraste con estas acciones que no ofrecen demasiadas novedades políticas. al menos en su región. 28 El gobierno consiguió dicha neutralización parcial a través de una confusa mezcla de medidas políticas y administrativas de cooptación. que desde 2005 introduje- ron al debate público el tema de la “autonomía regional” como pretexto para anular cualquier transformación económica-política. desde los movimientos sociales de las regiones orientales. miremos un poco hacia dos iniciativas.27 iii) la neutralización parcial de la amenaza política de las élites regio- nales terratenientes agroexportadoras del Oriente. la- mentablemente truncas. Mokrani y Chávez (2007). Véase Gutiérrez y Mokrani (2009). se instituyó el “Bono Juan- cito Pinto” para los estudiantes de menores recursos y programas de apoyo a mujeres “emprendedoras”. . que desde algunos espacios y cuerpos de la sociedad llana se insinuaron como posibilidad.28y iv) la cooptación y subordinación tendencial de las voces y ensayos asociativos que nacieron o se consolidaron y se expandieron durante los años de las rebeliones a lo largo y ancho del país. que desde algunos espacios y cuerpos de la sociedad llana se insinuaron como posibilidad. El desarrollo de los momentos más tensos en este conflicto ocurrió durante 2008.29 Estas acciones y medidas políticas se entrelazaron con la puesta en marcha de algunas “políticas públicas de transferencia de recursos” según lo sugiere y alienta el Banco Mundial. con el pomposo nombre de “nacionalización de los hidrocarburos”. tierra en Oriente y el respeto a la representación política delegada y mediada por la ley y las instituciones estatales. Puede hallarse una discusión más detallada de las prim- eras medidas políticas del gobierno del MAS en Gutiérrez y Mokrani (2009). 178 ii) la renegociación de los contratos de explotación de los hidrocarbu- ros con las compañías transnacionales más poderosas que hasta entonces se habían erigido en casi únicas dueñas de las riquezas del subsuelo boliviano. aunque admitidas pese a la inconformidad.

31 La cuestión de la “desprivatización” se abordaba de la siguiente forma: las antiguas empresas públicas habían pasado a manos de empresarios transnacionales. 179 Primero fue el intento de “desprivatización” de la entonces aerolínea “de bandera” Lloyd Aéreo Boliviano. donde los pillos de cuello blanco demandan pagos millonarios por “ganancias no devengadas” (¡sic!) que pagan las poblaciones trabajadoras. el tema se discu- tía en Bolivia de maneras diversas y argumentos de todo tipo se diseminaron tras la llamada “Guerra del Gas”. Estos asuntos traspasaron las paredes de los gabinetes de los expertos y eran moneda corriente en la discusión pública en Bolivia. Se pensaba así pues desde la expulsión de la empresa Bechtel en 2000 —titular de la concesión del agua en Cochabamba— el Estado boliviano había sido demandado ante los tribunales internacionales ad hoc —el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca—. los trabajadores del Lloyd elaboraron un plan de “reapropiación” y “tendencial autogestión” de su empresa. Pura perversión financiera. mediante “con- tratos de riesgo compartido”: los “socios corporativos” invertían sus capitales y obtenían el control casi total de la gestión de la empresa a cambio de prácticamente nada. La discusión central fue acerca de la gestión y el usufructo legítimo del agua. En tales circunstancias. pletórica de términos tecnocráticos y de cálculos matemáticos tan complejos como insignificantes y tramposos. como se le conocía en Bolivia. En aquellos años. para deshacer paulatinamente los formalismos de la privatización. Los trabajadores del Lloyd proponían recorrer el camino a la inversa: aprovechar las inconsistencias y debilidades. y de deliberación colectiva acerca de otras posibilidades. durante muchos años tuvo su sede en Cochabamba. Los pilotos. como los incumplimientos corporativos a los contratos.30 En medio de aquel ambiente de movilización y discusión. las azafatas y demás personal de la empresa conocieron –y muchos participaron en— la ola de luchas y levantamientos en torno a la defensa del agua que comenzó en el 2000. en tanto “los ciudadanos bolivianos mayores de 18 años hasta 1995” mantenían la titularidad individualizada de unas acciones de las empre- sas hipotéticas y fantasmagóricas que a su vez se concentraban en los fondos de pensiones de reciente creación. presenciaron y participaron en deliberaciones sobre un tema decisivo: la reapropiación social de la riqueza común.31 Por cami- nos legales proponían disolver la desfavorable “sociedad” que se había con- formado en 1995 durante el primer gobierno de Sánchez de Lozada. que los trabajadores de la empresa imagi- naban como paso inicial para abrir la posibilidad de autogestionar las opera- ciones de la misma. “El Lloyd”. En par- ticular. que sa- beres y razones consistía en: i) trazar un camino de “desprivatización formal” por medio del juicio al “socio capitalista” por el incumplimiento de la mayor parte de las cláusulas del contrato inicial de “riesgo compartido”. Evo Morales asumió el cargo de presidente del país en enero de 2006. de disposición colectiva a no ceñirse a los límites que las leyes e instituciones heredadas establecían como admisibles. ii) que los 30 Véanse los capítulos I y III de Gutiérrez (2009) para una discusión más amplia sobre los caminos y modos para la “reapropiación social de los bienes comunes”. Era claramente parte sustancial de aquellos tiempos extraordinarios . más aún. en particular Lloyd.

sobre todo respaldo político. Su exi- gencia nunca fue atendida. El conjunto de cuestiones específicas no estaba bien definido: si medi- ante esa “aportación” se convertían en nuevos socios del Estado —por tanto. nosotros hacemos todo lo demás”. Esta- ban eufóricos. especializado y urbano. 32 Vale la pena notar que en este otro contexto. en dicha posibilidad. con cautela y paso a paso. los escuchó. Los más críticos a la economía liberal explicaban a los demás el conjunto de virtudes de su plan: se recuperaba una empresa antes privatizada y “de pasada” se quitaba de las manos del capital financiero al menos una par- te del ahorro de los trabajadores que había sido usufructuado privadamente por esas otras corporaciones. Evo Morales los recibió. para nada. Los trabajadores del Lloyd. Lo que sí estaba claro. apoyados por otros sectores trabajadores y populares de la ciudad de Cochabamba y por la Coordinadora del Agua y de la Vida. los trabajadores. un camino nuevo para reapropiarse de la empresa y ensayar formas de autogestión. los trabajadores decidieron proponer sus ideas a Morales y su gobierno para que diseñaran un plan de acción co- mún. laboral. septiembre-diciembre 2011 . con- fiaban en que podían abrir. El gobierno de Morales no quiso pensar. se re- querían apoyos desde el propio gobierno. 180 trabajadores se “desafiliaran” de manera colectiva del sistema privatizado de pensiones dado que la primera acción iba a “secar” las fuentes de financiami- ento para capital de operación y con esos recursos se crearía un fondo común para echar a andar la empresa por cuenta propia. se aplicaba también la idea del discurso de las mujeres aymaras: “ellos. tomaron el aeropuerto y fueron desaloja- dos de manera violenta. Iban a hablar con él en tanto lo consideraban un aliado. les dijo que iba a preguntar a sus asesores internos y externos sobre las posibi- lidades de llevar a cabo lo que exponían y no volvió a recibirlos. se movilizaron varias veces durante marzo exigiendo una discusión de fondo sobre su propuesta. hacia fines del mes. Se les amenazó con la cárcel y el gobierno armó una campaña de propaganda que insistía en que “el plan de los pilotos no era factible”. los del gobierno. Querían un diálogo público entre Evo y su gobierno y los trabajadores. además. en “dueños” parciales de la empresa—.32 Nada de lo anterior ocurrió. es que imaginaban que “se podía hacer otra cosa” y había una gran disposición a transitar ese camino. y llenaba de entusiasmo a todos. Ellos estaban dispuestos a trabajar mucho. Finalmente. con apoyo de ve- cinos y activistas de Cochabamba. etc. En marzo de 2006. si ésta volvía a adquirir un carácter público y el Estado buscaría posteriormente otros fondos para asegurarles su jubilación. tras acordar las líneas generales del “rescate” y tendencial “reapropiación” del Lloyd. que ayuden a que las transnacionales no molesten.

me guío por quienes se presentan. que hasta entonces había sido un cortés enamora- do. De inicio. La actitud tanto de los trabajadores de Lloyd como de la propia Coordinadora del Agua era llamar al diálogo público para mostrar la viabilidad de sus pro- puestas y para mantener abierto el sentido común y la disposición colectiva hacia la transformación de las relaciones sociales. confiaban —equivocadamente— en que el gobierno de Morales podía ser un aliado. Nunca pensaron que sería un obstáculo para sus proyectos. la metáfora de las mujeres aymaras es muy fértil: ocurre algo similar a cuando. un apoyo mínimo. pues efectivamente quería casarse. . Era. a dos meses de ocupar la silla presidencial. después del matrimonio. pues no se trata de analizar que la ocupa- ción de cargos públicos y la disposición de cierto poder de imposición ciega a los excompañeros. Lo que se busca es recoger algunas ideas de la sociedad llana —que bullían en Bolivia en aquellos momentos extraordinarios—. 33 Hacía menos de un año que las principales acciones de lucha y resistencia se coordinaban abierta y directamente también con Morales. las precisiones necesarias para dar vida al “mandar obedeciendo”— y analizar lo que podemos nombrar como una política de y desde la autonomía y las dificultades que existen para ella. En este sentido. Si miramos con cuidado. 33 Una segunda experiencia. La empresa aérea Lloyd dejó de volar unos meses después. 181 Así. el “marido”. intermitentemente. No es fácil contestar “qué son” los Pon- chos Rojos. Poco a poco chocaron con la realidad: el gobierno masista estaba mucho más interesado en su propia consolidación como gobierno que en la actividad persistente de proyectar. discutir y ejecutar rutas para reapropiarse en común de lo privatizado. pero de ninguna forma quería —ni buscaba— lo que obtiene. el gobierno estableció a quien consideraba que pertenecía la prerrogativa de tomar las decisiones. en aquellos momentos. con ese apelativo. pensamientos y tiempos de “la esposa”. Seguramente la respuesta que delinearé no puede ser completa. surgió durante algunos años en el altiplano aymara a través de los llamados “Ponchos Rojos”. un amigo con quien los trabajadores de Cochabamba creían que podían llegar a un acuerdo. pero bosquejaban un camino y. en la que se hizo evidente la versátil po- lítica de la autonomía. Dejamos aquí el ejemplo. profundizando el camino de la política autónoma contra el capital y el Estado que había brotado con fuerza en Cochabamba en relación con el agua unos años atrás. Ésta suele caer en un profundo desconcierto. Confiaban en que podrían avanzar por el camino de la deliberación pública y la elab- oración de objetivos autónomos que había tenido tan buenos resultados en años anteriores. notamos que los trabajadores del Lloyd sugerían una manera particular para avanzar poco a poco. No tenían una solución. se vuelve “otra persona” y busca controlar las acciones. no supieron cómo ni tuvieron fuerza suficiente para superar ese límite. do- cumentar los límites de esta especie de “reformismo desde abajo” —si no está claramente planteada la necesaria inversión de la titularidad de la decisión política. En las condiciones de Bolivia en 2006. antes que un presidente.

182 En un primer acercamiento. comunarios aymaras en apronte y con disposición de pelea –definición ambigua y casi tautológica si el afán es identificar—. los Ponchos Rojos son una más de las “anomalías” asociativas que se gestaron y se hicieron visibles durante los años rebeldes. No “cabe” una explicación de lo que eran bajo cánones más tradicionales —donde se determinan criterios de pertenen- cia—. Sobre la disposición 34 Por esta razón los Ponchos Rojos son considerados. el pututu— se convirtió en una forma de imponer una presencia amenazadora que todos entendían: amigos y enemigos. comenza- ron a presentarse ante Morales o ante sus representantes vistiendo justamen- te sus ponchos rojos. los Ponchos Rojos más notables y reconocidos eran algunos de los comunarios más politizados y combativos de la región de Omasuyos. relacionados y re- presentados hasta cierto punto —que no organizados de manera rígida— por Eugenio Rojas. Ponchos Rojos es el nombre de la fuerza autóno- ma colectiva que se presenta públicamente para hacer patente su voluntad y disposición de lucha que sus integrantes comparten. . le manifes- taron su desconfianza y molestia en relación con muchas de las prácticas polí- ticas y de las decisiones que se tomaron desde el gobierno. muchos aymaras no masistas. sino recurriendo a un rico acervo lingüístico y comunicativo. En esta clave. Que todos vistan el poncho rojo alude a un fuerte simbolismo comunitario que va estableciendo el significado de los tiempos. con lo que expresaban que ellos deciden por sí mismos y que tienen fuerza para llevar adelante sus decisiones. sobre todo en las crónicas periodísticas. como una “milicia aymara” cercana a Evo Morales. Así. lo que era definitivamente falso durante los primeros años de gobierno. luchador aymara y alcalde de Achacachi durante los años en que no hubo policía ni cárcel en tales territorios. Los Ponchos Rojos reconocieron la autoridad de Evo Morales durante los primeros años de su gestión. En un segundo nivel. Le expresaron su disposición a apoyarlo en la confrontación contra la oligarquía del Oriente y. son más bien la institución de un sentido de inclusión: somos Ponchos Rojos quienes somos y nos presentamos así. Cuando Evo Morales llegó al Palacio Quemado.34 En este primer nivel. que durante los años de levantamientos y prolongados bloqueos se presentaban a las asam- bleas y cabildos vistiendo el poncho rojo con negro que es la indumentaria masculina tradicional de tiempos de guerra. conocidos y respetados veteranos de los levantamientos. al mismo tiempo. tanto autoridades como “bases”. no sólo mediante palabras. los Ponchos Rojos son en su mayoría co- munarios —varones— aymaras. el hecho de que las autoridades comunitarias se presentaran juntas vistiendo sus ponchos rayados y portando sus símbolos de autoridad —el chicote.

todavía se recuerda la llegada de los Ponchos Rojos a Santa Cruz en ocasión de las Fiestas Patrias. Cho- que y Delgado. En el juego simbólico boli- viano. las corporaciones transnaciona- les y el gobierno estadounidense hicieron los mayores esfuerzos por limitar las aspiraciones sociales de la población trabajadora del Oriente y por desestabi- lizar y disminuir la capacidad de gobierno del MAS. etc. formas variadas de ex- plicitar la voluntad práctica de mantenerse al margen del partido oficial y del gobierno: en la organización de los aniversarios de las fechas más notables de los levantamientos. pueden rastrearse algunas declaracio- nes públicas de sus principales voceros y. cuando la oligarquía terrateniente. estrategia terrateniente de conservar privilegios y propiedades promoviendo la escisión del país a título de “autonomía regional” o “departamental”. El gobierno nunca estuvo cómodo con este espacio de enunciación propia y autónoma que el movimiento político indígena había construido para sí mismo. más pausada. aparición que literalmente acalambró a la elite regional. centrada en el cuidado y consolidación de la fuerza propia. en la postura asumida en ocasión de los múltiples comici- os que se llevaron a cabo durante la primera gestión de Morales. De manera simultánea. sobre todo. 183 a apoyar a Morales en la disputa contra la oligarquía. los Ponchos Rojos se presentaron en el espacio y debate públicos intermitentemente cuidando siempre su auto- nomía política. manifiesta durante mucho tiempo. algo que jamás habrían hecho en La Paz. distinta aunque emparentada con las propuestas de los traba- jadores de Cochabamba. Entre 2006 y 2009. Puso sus mayores esfuerzos en anularlo por la vía de la cooptación y en 2009 obtuvo una victoria sobre la política autónoma de estos comunarios aymaras: convirtió a Eugenio Rojas en senador por el mas. en agosto de 2006. Morales pidió explícitamente a los Ponchos Rojos que participaran en la celebración y ellos accedieron. Fue un interesante modo de decir en público a los gamonales del Oriente que ellos también estarían pre- sentes en las luchas de los demás bolivianos contra la entonces incipiente. si bien ya violenta. Intervinieron con su presencia amenazadora en el mapa de fuerzas confrontadas que se trazó en Bolivia hasta 2008 en los momentos más difíciles. Respecto de la tensa desconfianza. los Ponchos Rojos desfilaron por Santa Cruz exhibiendo tanto wipha- las —banderas indígenas— como insignias tricolores —la bandera boliviana oficial—. en el trabajo político y simbólico que echaron a andar bajo la idea de la necesidad de “re- construcción de los cuerpos de Tupak Katari y Bartolina Sisa” (Mamani. desarrollaron su agenda de deliberación y producción de horizonte político. Encontramos en este ejemplo otra forma de bosquejar una perspecti- va política autónoma. en cierta . de los Ponchos Rojos hacia el gobierno. más allá del gobierno y usando sus formas y lenguajes propios: tal es. 2010). En aquella oportunidad.

que asumen intencionalidades políticas determinadas. En aquella oportunidad estudié la relación entre la naturaleza de las proposiciones de la aritmética y la noción de número en dos filósofos (Mill y Frege) y dos matemáticos (Cantor y Dedekind). pese al debilitamiento que supone para esta postu- ra que una de sus figuras más visibles haya decidido ocupar un cargo público con el mas. requerimos de una estrategia teórica para entender los rasgos de emancipación de los movimientos y rebeliones sociales recientes en sus alcances históricos. un asunto que hace al mosaico móvil de actividades que se despliegan mayormente en momentos de enérgico despliegue de la confrontación social. La estrategia teórica que propongo no se inserta en la tradición que privilegia la producción de conocimiento objetivo. Encontré una distinción muy clara entre lo que es presentado como conocimiento objetivo y formal —la ambición del filósofo de las matemáticas— y lo que es realizado y sólo después formalizado por el matemático. en nombre de cierta noción de objetividad. el tejido comunitario aymara. desarrollaré una reflexión más general sobre algunos asuntos de la política autónoma y de las luchas de emancipación. busca presentar los sucesos como producción práctica y reflexiva de personas situadas socialmente. será capaz de producir novedades políticas en un futuro próximo. aunque con un elevado grado de abstracción que impide que el contenido sea fácilmente puesto a consideración de especialistas de otras disciplinas. al sujeto que teoriza. Han criticado dura- mente al gobierno del MAS. Más bien. En tanto la emancipación social es. A diferencia del significado clásico de la palabra teoría. una cuestión práctica. 184 medida. III A partir de los elementos presentados. Presentaré brevemente algunas consideraciones abstractas. una estrategia teórica no tiene la pretensión de encubrir. Durante algunos años se mantuvieron a sí mismos como presencia política autónoma en la retaguardia. con . sino en la que auspicia la comprensión práctica35 del 35 Trabajé más sistemáticamente la distinción entre conocimiento objetivo y comprensión práctica en mi tesis de maestría en filosofía de la lógica. El matemático comprende que desde el interior de lo que hace —Cantor y Dedekind de distinta manera pretendían dot- ar de fundamento cierto a la aritmética— requiere establecer con claridad enunciados generales y. apoyando las luchas que se han producido desde abajo para impedir la ejecución de decisiones gubernamentales equivocadas y contrarias a los deseos y decisiones de las comunidades y pueblos. ya sean señaladas de manera explícita o implícitamente asumidas. ante todo. para discutir por último los temas que considero más complicados. más allá de los Ponchos Rojos. y quizás. antes que una “teoría” —entendida como conjunto fijo y exterior de argumentos ordenados y sistemáticos—. el significado de la llamada tarea de reconstitución del cuerpo político de Tupak Katari y Bartolina Sisa que han echado a andar.

sino como itinerario o trayectoria específica dificultosa. abrieron nuevas perspectivas para producir y pensar saberes y razones tanto la convivencia social y las “otras” posibilidades de su auto-regulación como las maneras de preservar y cuidar sus capacidades colectivas para asegurar la intervención autónoma y directa en los asuntos públicos. cuerpos y colectivos de hombres y mujeres concretos fundamentalmente aquellos que no viven del trabajo ajeno— por eludir y confrontar la subordinación política y económica al orden instituido enmedio de diversos juegos móviles de tensiones y antagonismos. su actividad práctica específica. sino en entender los caminos y obstáculos del potencial de transformación social anidado como desafío en la propia capacidad colectiva de incidir en el asunto público en mucha frecuencia. levantamientos. De ahí el lugar privilegiado que tiene por lo general la descripción detallada del acontecimiento de autounificación y lucha en mi trabajo. no discute —ni se preocupa tanto. tiene que ver con las propias prácticas de emancipación inscritas en la actividad política concreta de los distintos conglomerados de hombres y mujeres que. cercos a las ciudades. En esa dirección. Insisto. Asumo.abusando de la analogía sugerida— con su formalización (Gutiérrez. distinta. Sólo después de ello cabe un segundo orden lógico: el de la reflexión crítica de los significados explícitos y potenciales de las acciones y sucesos producidos por tales hombres y mujeres concretos. por lo mismo.— y lo que se establecía como horizonte —como intención común a diputar y conseguir—. otras preocupaciones le inquietan desde su quehacer particular. y fundamental. 2005). a fin de cuentas. garantía. etc. no tanto con su carácter objetivo. de no ver detenido su propio avance. en el esfuerzo por comprender la muchas veces contradictoria dinámica interna entre lo que efectivamente se emprendía como acción colectiva de lucha —manifestaciones. 185 acontecimiento social de quiebre. de la reflexión acerca de ella o . . me atrevería a decir— por el carácter objetivo de sus afirmaciones. entendí la emancipación social ni principal ni únicamente como conjunto de objetivos explícitos y sistemáticos a concretar. dos órdenes o niveles lógicos para la comprensión de la emancipación: el primero. que además siempre avanza alumbrada de una intención explícita. ambivalente. con sus acciones de levantamiento y movilización en Bolivia. Esta misma distinción es la que percibo en aquello que podemos denominar actividad política de insubordinación en marcha. asociaciones. En tal sentido. aunque íntimamente relacionada. debates. muchas veces contradictoria y particular. La reflexión sobre la emancipación consiste no tanto en dar cuenta objetiva de lo alcanzado y lo proyectado. a la hora de seguir con cuidado los acontecimientos que se produjeron en esos años agitados y un poco después. protagonizada por múltiples grupos. bloqueos de caminos. el rigor argumental está relacionado con la coherencia lógica de lo expuesto. resistencia e impugnación del orden social por aquellos quienes lo producen.

necesariamente. En cierto sentido. esto es. Por mi parte. binaria o múltiple. se piensan en relación con el Estado y con el capital. que se rompe por decisión —y capacidad— de la parte anteriormente subordinada. colectivo y cooperativo que asegura la capacidad material de su despliegue. la emanci- pación ha sido tratada sobre todo en sus aspectos “políticos”. esquemáticamente. se construye de forma múltiple y variopin- ta la capacidad colectiva y social por fuera del Estado. entiendo dicha dinámica de la lucha de emancipación como el contenido concreto y siempre abierto de una práctica política desplegada desde la autonomía política y sobre una cierta base mínima de autonomía material por quienes se proponen llevarla a cabo. tanto para desarrollar y ampliar trechos de autonomía en la vida cotidiana como para impulsar luchas y poner límites a la devastación capitalista de la vida en general. sobre todo no aparece en todas las ocasiones como contradicción confrontada y en disputa.36 Una vez delineadas en términos generales las consideraciones ante- riores. cabe la afir- mación de que una parte de la discusión política contemporánea parece estar planteada así: política Estado-céntrica versus política autónoma. se trata de una disyuntiva excluyente que establece la necesidad de una elección: o se realizan conjuntos de tareas y acciones para ocupar cargos públicos y “desde ahí”. y la capacidad social práctica de establecer fines para sí misma. sino que se manifiesta con frecuencia como elección que distingue y separa a personas y grupos. . desde la modernidad. o bien. Pensemos sobre esto con más detalle. Lo que es un hecho es que cual- quier acción política autónoma expansiva se funda. Por lo general. Dicha disyunción epistémica excluyente entre política Estado- céntrica y política de y desde la autonomía casi nunca se presenta con tanta claridad en el terreno de la lucha concreta. a partir de determinadas relaciones de poder instituidas. surge el compromiso para modificar al- gunas de las más opresivas relaciones sociales —conservando e intensificando otras—. requiere de formas auto-centradas de política autónoma. es decir. emerge la cuestión 36 La noción de emancipación presupone una relación anterior de sujeción. de “arriba hacia abajo”. Haciendo una reducción simplista que pido a los lectores me concedan para fines de la claridad del argumento. en muchas ocasiones se mezclan y se confunden y en otras se distinguen con mayor claridad. material y política. 186 un momento determinado. después de grandes y extraordinarios momentos de lucha social y política que ponen en entredicho el orden político e institucional anterior. Denomino provisionalmente a la primera finalidad “política autónoma auto-centrada” y a la segunda. también relaciono la noción de emancipación a otra constelación de ideas: la autonomía. las cuales. Por lo general. Es decir. Estas dos formas no se presentan necesariamente en secuencia. me sumergiré en una discusión más específica de la práctica contem- poránea de emancipación. en un tra- bajo asociado. “política autónoma expansiva”.

como precisa la mencionada “formu- lación de Cochabamba”. pues la política “oficial” tiende hacia la seducción y cooptación de las perspectivas y asociaciones autónomas. Cómo reconocemos lo que nosotros mismos hemos hecho —desde nuestra propia política—. 2009) pensando en las distintas maneras en que se quebró el orden de mando en Bolivia entre 2000 y 2005. La primera es qué se hace. entonces se permite que el entramado normativo e institucional y los funcionarios que lo habitan vuelvan a ocupar- lo. dentro del propio cuerpo social autónomo movilizado cristaliza la discusión acerca de lo que conviene hacer en relación con el poder estatal. de despliegue del antagonismo social—. aunque no únicamente. en concordancia con la postura autonomista. en tales ocasiones se genera una gran confusión entre los militantes. La propia noción de Pachakuti alude. por poco que sea. El asunto es que. que a veces incluye que ellos hayan tenido que variar o desacele- rar. Qué se hace. tal como he tratado de mostrar con los ejemplos presentados.37 37 Abordé esta cuestión en Los ritmos del Pachakuti (Gutiérrez. no sólo en términos de teoría o crítica. si desde la política de la autonomía se abandona la voluntad y disposición de establecer “qué ha de hacerse” con los asuntos que a algunos o a todos incumben. no para intentar sustituirlo. una vez más. a tal colapso e inversión. Mi postura se inscribe claramente en la segunda perspectiva. desplazando a la “gente sencilla y trabajadora” hacia su tradicional lugar de obediencia y soporte de decisiones ajenas. Éste es un asunto de la mayor relevancia pues. 187 de si conviene “ocupar” cargos públicos para “consolidar” lo avanzado o si. o bien hacia su perversión. con base en la capacidad de despliegue del antagonismo desde abajo. se produce una inversión tendencial entre quienes mandan y quienes obedecen. Además. de modo que tendencialmente se busque “mandatar” a quienes ocupen cargos públicos. si se abandona esa capacidad y esa posición simbólica —que se recupera por lo general en momentos de confrontación. Se trata de reconocerlo para profundizarlo. sus planes y proyectos políticos. Tengo la impresión de que la claridad de tal disyunción de fondo no resuelve demasiados problemas sino que nos abre otra amplia gama de in- terrogantes. Cuando ese orden colapsa paulatinamente. por el contrario. conviene mantenerse fuera del Estado y reforzar las capacidades políticas alcanzadas desde la sociedad llana. Qué se hace en relación con los pasos particulares que dan tanto gobernantes y funcionarios estatales como administradores y gestores de la acumulación de capital. . devaluación. desde una política de la autonomía respecto del poder establecido. sino en torno a la manera específica en que tal poder se ejerce. desplazamiento y anulación.

proceden y se ocupan de cuestiones diferentes. Al hablar de esa manera se sitúa simbólicamente en el lugar de la representación aparente de la totalidad social y pretende que habla “para todos”. La política de la autonomía es concreta y particular porque. según lo requieran quienes la echen a andar y en qué momentos lo hagan. se establece en momentos expansivos. La segunda distinción que conviene tener a la vista es que la política Estado-céntrica razona desde la perspectiva de la estabilización del sistema de fuerzas y tensiones antagónicas cuyo gobierno ya ha ocupado o busca ocupar. En contraste. saberes y razones pese a que quizá utilicen palabras similares. Inconmensurables podría decir el matemático. en qué se distinguen ambas posturas. concreta y particular. Una política de emancipación desde la autonomía. por tanto. aunque existan algunos matices. aunque en todo caso esto no ocurre siempre y sobre todo no ocurre necesariamente.. Y desde ahí no puede decirse más que lo que se ha dicho. qué programas de redistribución desarrollará. elijo la segunda connotación. para intentar contribuir a aclarar este aspecto. en ocasiones se confrontan frontalmente. suele orientarse por la búsqueda de . Una de las primeras claves es que cada posi- ción enuncia lo que propone de forma incompatible. por su parte.. en principio.. siempre. así ofrezca y prometa que una vez alcanzado algún tipo de equilibrio alentará o introducirá transformaciones en el orden de la acumulación de capital y en el ejercicio del mando político. Su tarea fundamental es estabilizar y conservar. “nosotros consideramos que tal o cual cosa que incumbe a todos debe realizarse de esta u otra manera. si bien puede ser expansiva o auto-centrada. ¿Significa esto que necesariamente la relación entre ambas se da en términos de confrontación? ¿O significa que afirmamos una diferencia incompatible de perspectiva? Por lo pronto. y vamos a hacerlo de esta manera”. Analicemos. La disyunción establece que se trata de dos perspectivas políticas distintas e incomparables. La política Estado-céntrica enuncia lo que hará para y sobre el conjunto de la sociedad: qué tipo de políticas imple- mentará. Es el sitio de enunciación universal afirmativo desde donde el poder-imposición predominantemente masculino ha hablado siempre. que se proponen objetivos que corren por cauces diferentes y que. tengo dudas acerca de qué significa admitir que la relación entre la política Estado-céntrica y la política desde la autonomía sea de disyunción. la política de la autonomía es. deberíamos abordar la cuestión de esa manera.. habla en primera persona: “nosotros nos proponemos hacer tal o cual cosa. que estas dos formas de política son distintas desde su fundamento. explica cuando se trata de un momento auto-centrado de la política autónoma. sobre todo en sus momentos expansivos.”. es decir. etc. 188 En términos teóricos.

procurando no perderse. en una política desde la autonomía no se trata de prescribir lo que “debe” hacerse en general. A partir de las consideraciones sobre aquello que distingue a una política de emancipación desde la autonomía de la política Estado céntrica podemos discutir algunas nociones que han adquirido el formato de prejuicio confuso en los tiempos recientes. Por más radical que sea la afirmación del rechazo a lo estatal/capitalista. con base en la argumentación anterior. que hasta cierto punto la política de emancipación desde la autonomía obliga a que se desplace en el orden del pensamiento y el debate otra vieja disyuntiva de prin- cipios del siglo xx. 2010). El segundo prejuicio no tiene una figura expresiva tan explícita. Sencillamente sostengo que la política autónoma no puede admitir límites exteriores y anteriores a su propio despliegue y decisión. La validez parcial de esta idea brota desde la más legítima y fundada desconfianza en todo lo que huela a disciplina y a sujeción. Cabe afirmar. 189 la desestabilización parcial. que continúa opacando la comprensión del evento político. y puede llegar a constituirse como un prejuicio nocivo si se determina como criterio exterior y universal. ni con el Estado ni con el capital. que limita de antemano cualquier despliegue particular de la política autónoma. maneras de sortear obstáculos. Me refiero a la disyuntiva entre reformismo y revolución. de la apertura particular y concreta de aquellas normas e instituciones que impiden su despliegue. Regreso sobre el asunto de que los enunciados universales y prescriptivos hablan. pero empaña los razonamientos de quienes se esfuerzan por desarrollar una polí- tica autónoma. en ningún sentido estoy diciendo que la política desde la autonomía deba “enredarse” sistemáticamente con las formas y modos del Estado y del capital. sino de reflexionar en profundi- dad sobre las dificultades eminentemente prácticas del camino a recorrer para construir lo que se proyecta en común y de encontrar cada vez. que aleja la discusión política de su carácter concreto para reinstalarla en los terrenos nebulosos de la coherencia abstracta. desde el locus del poder imposición (Colectivo Situaciones. Insisto. Me refiero al asunto del frecuente olvido —ingenuo o intere- sado— de las condiciones materiales de la autonomía. Éstas eran distin- . siempre. La primera es que desde la política de la autonomía nunca puede establecerse contacto con lo instituido. IV Para finalizar. formulo algunas consideraciones sobre otro asunto pertinente. formulada de la manera anterior se convierte en un límite para el despliegue de la política autónoma. Así.

instala- dos. inmediata y directamente. enmedio de la lucha misma. desde ese frágil y dificultoso sitio propio. si rechazamos la disyunción entre reforma y revolución. eso sí. exponer nuestros puntos de vista y dialogar acerca de nuestras necesidades e ideas. en tanto no pueden transformarse las relaciones sociales desde arriba hacia abajo. ocurren vertiginosamente al interior del primer orden de intelección del problema. en mejores condiciones. en el de la reflexión sobre el acontecimiento político y la lucha social. o al menos tratar de esqui- var. sin acudir jamás al Estado en términos de demandantes —que es donde siempre busca colocarnos—. las dificultades que el Estado y el capital imponen a nuestra práctica política y a su expansión. al mismo tiempo. ¿Qué ocurre. por imposible y contrapuesta a las luchas por la emancipación. podemos eludir. como producción sistemática de posibilidad abi- erta. en la necesaria ductilidad y apertura del pensamiento que requerimos para situarnos ante ellas. sino en que son problemas esencialmente prácticos que se presentan casi siempre al calor de los acontecimientos de despliegue del antagonismo social. con claridad y fuerza. sin embargo. simul- táneamente confrontando o saberes y razones no. Podemos hablar y hacer política desde este lugar de una manera “reformista” o “revolucionaria”. ni pau- latina ni abruptamente? ¿Qué ocurre si. sino que una parte de ellas se nos imponen: ellos nos atacan y nosotros nos defendemos. Es en este sentido que entiendo la política de emancipación desde la autonomía: como trayectoria. La dificultad para abordar estas cuestiones está no sólo en su fluidez y. entonces somos nosotros mismos quienes realiza- mos un desplazamiento en el orden simbólico dominante y desde ahí. Es decir. siempre serán provisionales y tenta- tivos. los inciertos elementos que podamos esbozar sobre estos temas. En tal direc- ción. lo que éste debe o no debe hacer. por lo mismo. exigiendo respues- tas a una política desde la autonomía? Si damos ese paso. habilitando un terreno para establecer las veces que así lo requiramos. 190 ciones acuñadas para designar variantes de la política Estado-céntrica. en el segundo orden. nos planteamos de manera sistemática las cuestiones de la disolución y el trastocamiento de las relaciones de poder del capital y del Estado que están ahí. no tomamos solos muchas de esas decisiones. es decir. si se considera necesario. como esfuerzo reiterado de no caer en las trampas de la totalidad. Desde este terreno no podemos realizar más que efímeros esfuerzos sintéticos parciales. al poder público. . en ocasiones podemos adelantar propuestas prácticas y definir plazos para llevarlas a cabo de manera progresiva y. Desde ahí podemos intervenir en los asuntos públicos y “hacer política”. Por lo general. como es el caso actual.

de empecinarse en no ceder el lugar de enunciación pro- pio. la perseverancia en una política de emancipación orientada por la conservación y expansión de las capacidades sociales autónomas ya alcanzadas o conservadas. entendiendo la auto-emancipación como el contenido particular y concreto de una política desde la autonomía. La recuperación y recreación cotidiana de esas capacidades para nosotros mismos es la medida del debilitamiento y disolución del otro poder. es esfuerzo por esclarecer los itinerarios y por ampliar y des-sujetar los flujos de la energía social que. Ahí hay un mar de tareas y cuestiones pendientes. de que “entendamos” el tamaño y la fuerza de nuestra propia capacidad y de que no la rindamos ante nadie —así se presente ante nosotros como “nuestro marido”—. para el despliegue de la vida más allá y contra el capital y tendencialmente hacia la regulación autónoma del asunto común. tal como dice la sabiduría femenina aymara. inhibiendo su enloquecida acumulación. Además. alterando sus reglas. Mirando desde lo que las sociedades en movimi- ento efectivamente hicieron durante las grandes luchas que inauguraron el siglo presente. a fin de cuentas. de múltiples maneras. y a manera de resumen. . Mientras la sociedad esté desgarrada por brutales antagonismos como lo está ahora. la mencionada “cuestión del poder” adquiere otro sentido: se trata de pensar en y ocuparse de cuidar y expandir. 191 Así. Se trata. queda pendiente y abierto el asunto de la disolución y trastocamiento del poder y del capital. La cara oculta del poder y del capital es la sujeción de la capacidad de pensar y hacer de todos los que no son él mismo. necesariamente ha de pensarse desde el punto de vista de lo particular y de la inestabilidad del orden existente. desanudando y rasgando los nudos que le dan fuerza. la capacidad autónoma para intervenir en los asuntos públicos alcanzada en los tiempos turbulentos. son el fundamento de cualquier creación de novedad. construido dificultosamente. la política de la emancipación habrá de trastocar el orden que se le impone desde los múltiples particulares que genera y habita. La emancipación en tal sentido es camino y trayecto. íntimas y colectivas. La peor trampa para la política autónoma de la emancipación es confundirse y suponer que quienes hablan desde el gobierno o desde el Estado tienen razón cuando exigen a la sociedad llana —o a quienes luchan desde ese lugar— que asuman el punto de vista de la totalidad social y de la estabilización de un orden pretendidamente “nuevo”. entonces. que erosiona y escapa de los conceptos y del canon argumental de la dominación y explotación capitalista y neoliberal de la vida y sus posibilidades múltiples de creación y producción.

Frege. R. . Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Gutiérrez. (2009). América Latina y el Caribe: una región en conflicto. México: Instituto de Ciencias Sociales y Humanida- des-Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. tesis de maes- tría en filosofía. J. Juan Pablos. P..). Programa de Investigación Estratégica en Bolivia. Choque. 192 bibliografía Colectivo Situaciones. 2007. en Nayar López Castellanos y Lu- cio Oliver (coords. y Delgado. Cantor y Dedekind. En torno a la naturaleza de las proposiciones de la aritmética y la noción de número: Mill. L. (2005). Memorias rebeldes. Re- constitución de Tupaj Katari y Bartolina Sisa. Bajo Tierra Ediciones. (2001) Cambiar el mundo sin tomar el poder. M. y Dunia. Gutiérrez. Holloway. Los ritmos del Pachakuti. Dilemas po- líticos del presente. Movilización y levantami- ento en Bolivia 2000-2005. R. (2010). (2006).México: Facultad de Filosofía y Letras Universidad Nacional Autónoma de México. Gutiérrez. (2009). Gutiérrez. ¡A desordenar! Por una historia abierta de la lucha social. Universidad Internacional de Andalucía. Plaza y Valdés. Bolivia a un año del gobierno de Evo Morales: elementos para un balance. Mamani. ¡Somos millones!. A. Luis Fernando. (2010). Dunia Mokrani y Patricia Chávez. R. Pez en el Árbol. documento de trabajo. R. Tapia. “De- mocracia y cambio político en Bolivia”. Conversaciones en el impasse. México: Centro de Estudios Andinos y Mesoamerica- nos. Buenos Aires: Herramienta. México: Facultad de Ciencias Políticas y Sociales-Universidad Nacional Autónoma de México. La Paz. La Paz: Textos Re- beldes. Buenos Aires: Tinta Limón.

Posdata L A PLUMA PUE- DE SER TAM- BIÉN UNA ESPADA Subcomandante Insurgente Marcos/EZLN .

mimetizado.Marcos ha generado una serie de textos basados en la tradición oral de los diversos pueblos zapatistas. . 194 LA PLUMA PUEDE SER TAMBIÉN UNA ESPADA Subcomandante Insurgente Marcos – EZLN Emanado del entorno. Cuentos políticos. la voz del EZLN a través del Sub. celebrado los días 24 y 25 de octubre de 2003 en el Polyforum Cultural Siqueiros. Ponencia del subcomandante insur- gente Marcos en el encuentro internacional de intelectuales En defensa de la humanidad. ciudad de México. literatura y pedagogía popular desde y para la autonomía.

en estos apuntes el esquematismo y la reducción reinan. hace de lo trivial y grotesco asunto de interés y escándalo mundial. dice Durito con un tono que envidiaría cualquier funcionario del Fondo Monetario Internacional hablando con algún gobierno latinoamericano. “No te excluí. de iluminarse con mi sabiduría y de despertar del letargo en el que tus palabras empiezan a sumirlos?”. Sucede que no te invitaron a ti. subcomandante insurgente Marcos. que ha venido a refugiarse de la lluvia. A veces suele suceder que la pluma y la espada coinciden. He sido invitado al Foro en defensa de la humanidad para decir unas palabras. compartiré la palabra con intelectuales y líderes políticos sociales. Tal vez coincidamos en la inquietud por un necesario debate y por un intercambio de ideas que ayuden a aclarar un poco este confuso y desordenado horizonte que algunos llaman historia contemporánea y que. O no. Lo advierto porque. diálogo. según me han dicho. 195 Buenos días. “Una cosa va con la otra. a ratos. a fuerza de repertirse. Mi nombre es Marcos. “Vergüenza habría de darte por haberme excluido”. buenas tardes. pero creo que alcanzan para dibujar una o muchas líneas de discusión. En este caso. y sobre las resistencias en general y nuestra resistencia particular. pregunta Durito mientras me pica la nariz con Excalibur. Mencionaré algunos apuntes apresurados sobre la globalización y el neoliberalismo. . buenas noches. quiero decir bajo mi espa- da”. la legendaria espada. pero debo advertirles que soy un soldado. puentes y coincidencias. una nariz va con un caparazón. le digo mien- tras escondo el tabaco con discreción. ¿O acaso mi agripado escudero pretendes privar a estas buenas personas del deleite de escuchar mis sabias palabras. en lo que voy a decir. de memoria y vergüenza. le digo cambiando de tema. Como es de esperar. reflexión. O. se convierte en tonada monótona y desapercibida. y otras veces hace de lo terrible y aberrante algo que. “Esa espada se parece sospechosamente a una pluma que perdí el otro día”. dice Durito. Por eso tal vez mi voz suene discordante (quiero decir. tal vez haya. o más bien sobre lo que nosotros alcanzamos a percibir (y a padecer) de ellos. además de por la grabación) y fuera de lugar. Agradezco la invitación. un soldado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Como si tal. sino a mí”. Durito responde: “¡No cambies de tema! Puedes elegir: o me das un espacio para mis sapientes planteamientos o pereces bajo mi pluma. mejor aún.

Se llama: Globos o tiendas El mundo es como un globo inflado. su modo pues. donde no importa la gente. cedí. pero ya no se está quieta la maldad dentro de un país. que no respeta a los países y a la gente. sino que todas las maldades se meten en esa persona y se la comen y ya no hay persona. Y así decimos que la globalización de los poderosos. sino que se mete a todos los países. su palabra. 196 Y. sino es todo el mundo. y ese país ya no es ese país. En la mundialización del dinero. o sea de la resistencia. su gente. He aquí la parte que Don Durito de La Lacandona. su política. una mundialización de los que tienen mucho dinero. sino sólo hay lo que se comió a la persona. sino que ya quieren más dinero y se meten en otros países para ganar más dinero. la mundialización de la lucha. o sea que del dinero. se come a los países y se come a las personas que viven en ese país. es que hay la mun- dialización de las partes del mundo. Es como si una persona se rompiera así nomás y ya no fuera una per- sona. sino que es el mundo del dinero. o sea que en su pueblo. Pero no el mundo de la gente. aplicando lo aprendido de los gobiernos “nacionales”. hay mucha maldad. ha enviado para este foro. como quien dice. o sea como su costumbre. quieren más. Y esa maldad se mete en otros países en veces por la guerra. O sea que cada país es como un globo que se revienta y se le sale todo lo que lo hacía especial. como quien dice. O sea que cuando se dice que hay la globalización. y la gente se queda sin casa y . Porque un país es como una casa donde vive la gente del país. O sea que es como una vejiga inflada. o sea que en la globalización de los poderosos. aunque ya tienen mucho de por sí. en veces por la política. Pero hay. y ya no respetan nada porque sólo quieren su maña explotadora y puro ganar dinero quieren. en veces por la idea. Y entonces el país como que se rompe y todo el mundo se mete en ese país. en veces por el dinero. no les basta. su economía. Y el dinero mundial destruye pues la casa. su cultura. Y entonces el dinero se mete en otro país y no respeta ese país por la culpa de la globalización del dinero. o sea que el país. O sea que en la mundialización de la maldad esos que son mucho muy ricos ya no están contentos de ser ricos explotadores en un país. Y hay también. la flor y nata de la andante caballería.

Y por ejemplo una gente piensa por ejemplo en una nube y es una gente pensando en una nube y pinta su pensamiento por ejemplo de azul y ya. manda el dinero mundial. sino que sólo son compradores o vendedores. sino que piensa en una mer- cancía y que la va a vender y a sacar más dinero. porque ya no se conocen entre sí mutuamente y andan nomás como desconocidos. Y entonces. se mete el alma del dinero. O sea que la gente ya no manda en su país. tristes pues. Pero el dinero no piensa en la gente. O sea que en la globalización del dinero también se mundializa el pensamiento del dinero. como decimos nosotros. como el país ya no es un país sino que es una tienda. y todo se lo come para hacer más dinero. o sea que se rompe el globo del mundo o que sea la vejiga mundial se revienta. con la desconfianza en los ojos y en las palabras. Y en la globalización del dinero el mundo mundial se destruye. Porque en la globalización el dinero pone tiendas donde antes había países. Y entonces cuando un país se queda sin su alma. el pensamiento que manda es el pensamiento del dinero. Y la gente ya no tiene libertad pero el dinero sí tiene libertad. cuánto venden. sino que es una tiendita donde se venden y se compran cosas y gente. O sea que el dinero es libre de hacer lo que le dé su gana. y los templos de esa religión son los bancos y las tiendas. O sea que el dinero no tiene llenadero. Y ese país que se rompió ya no es una casa donde vive la gente de ese país. pues la gente ya no es gente. y entonces el dinero pone una tienda donde antes había un país: o sea que donde antes había una casa con gente ahora hay una tienda. y la niña o que sea el niño juega con la vejiga azul que era un pensamiento de una nube azul. piensa pensamientos para la gente. . O sea que el dinero no piensa una nube. y los rezos son las cuentas que hacen del dinero. sino que piensa en más dinero. que sea que quie- re decir que hay una nueva libertad para el dinero. Y la gente no es dueña de la tienda. Y ese pensamiento del dinero es como una religión que adora al dios del dinero. Porque la gente. Y entonces pues. cuánto ganan. cuando piensa como gente. 197 sin alma. y ahí anda esa gente con su pensamiento de una nube azul y esa gente está contenta con su pensamiento de nube azul y se consigue una vegija y la infla y la pinta de azul y se la da a un niño o que sea a una niña. sino que el dueño de la tienda es el dinero mundial. Y esa religión del dinero se llama “neoliberalismo”.

Y los políticos de antes ya no sirven para atender la tienda y es mejor poner otros que sí estudian y aprenden a ser encargados de las tiendas. pues como que no cuenta. o sea una casa de una gente. pero todos son iguales en que van a ser tienderos. Y los que abren la puerta son los políticos. o sea son los que se encar- gan de la tienda que antes era un país. no tiene nada qué vender o no quiere vender ni venderse. o sea los países. Y ahí. Y éstos son los nuevos políticos. Entonces en los gobiernos de los países destruidos por la globaliza- ción del poder pues ya no hay políticos. La globalización del poder destruye las casas de la gente. azul. o sea a pelearse entre sí. o sea que hay que destruirlo. como una vejiga inflada. sino lo que importa es que sepan atender la tienda y den buenas cuentas a su patrón que es el di- nero mundial. Entonces en la globalización del poder el mundo ya no es redondo. Y si uno por ejemplo no tiene la paga o no quiere comprar. Lo que le importa es que el tiendero entregue buenas cuentas. sino para poner un tiendero. o sea en las casas de la gente. Y otras veces entra porque alguien de adentro le abre la puerta para que entre a destruir. Entonces a la globalización del poder no le importa si el tiendero es verde. Y si uno. Y entonces las tiendas son para vender y comprar. porque el que manda es el di- nero mundial. sino que se revienta y en su lugar queda una tienda muy grande. Entonces cambian los tienderos pero sigue habiendo tiendero. La globalización del poder es como una guerra contra la gente y sus casas. chaparros. Y no importa pues si no saben nada de gobierno. las elecciones no son para poner un gobierno. rojo o amarillo. altos. y a veces entra a destruir con una guerra. o sea que es una guerra contra la humanidad. porque ya no mandan de por sí. por ejemplo. Y entonces ponen a competir. pero nada que dicen lo más importante. pues como que no sirve. Y entonces los políticos ya no sirven para mandar. o sea que hay que destruirlo. o sea que son tienderos. . o sea que todos son diferentes en su cara. a gordos. Y entonces los políticos se hacen tienderos. sino que hay tienderos. que sea los que mandan en los países. en las tiendas que antes eran países. de diferentes colores que empiezan a hablar y a hablar y pura habladora. fla- cos. 198 Entonces pues la globalización del poder destruye los países para ha- cer tiendas.

no redondas. Aquel viejo “entrenamiento” interno que existía en las clases políticas para preparar a sus miembros a relevarse unos a otros es obsoleto. sensibilidad. Es así. jurisprudencia. vuelvo a la seriedad y la formalidad. imperios. esa compleja mezcla de señales y actitudes. ya no existen como tales. relación adecuada) parecen ahora más propias de la nostalgia circense. políticas. como todos saben. (Fin de la ponencia de Durito). liderazgo. El vientre materno es ahora esa megaesfera que algunos llaman todavía “planeta tierra”. ese ente del que poco se sabe. ¿”Vejigaización”? En fin. los “hombres de Estado”. filosofía. que es como si dijéramos “la vejigaización”. 199 Y las tiendas. sino el administrador-contenedor de los desórdenes de esa reproducción. SEGUNDO. noso- tros también pensamos lo siguiente: PRIMERO. templanza. El protocolo del poder. crecía y se reproducía la sociedad. . ahora impone una reproducción más importante: la del dinero. las habilidades de la política clásica (oratoria. esos superhombres autores de citas clásicas. El “ciudadano” ya no es el miembro de la polis. son cuadradas. como funciona la globalización. una cultura. leyes y represiones. culturales y sociales para su reproducción social). El individuo ya no tiene por qué referirse a una patria. ya no se aprende ni se ejerce en el Estado. Además de lo que Durito ha expresado en forma tan peculiar. más o menos. conocimientos históricos. en el mundo globalizado el Estado no puede ya cumplir esta función. una raza o una lengua. guerras. De la misma forma. TERCERO. sino el navegante de la megapolis. es decir. por tanto necesita “otros” conocimientos y habilidades que el Estado nacional no le puede ofrecer. las condiciones económicas. Si en la política “antigua” (es decir. El megapoder. desde la Atenas gri- ega hasta las repúblicas modernas) el Estado era la “madre” del individuo y el seno en el que se gestaba. El Estado nacional tiende a ya no ser más el encargado de la reproducción de los hombres (entendiendo “reproducción” en su sentido más amplio.

200 CUARTO. que. apoyos mutuos. tanques. Las superautopistas de la información. por ejemplo. La lucha contra la globalización del poder (y contra su sos- tén ideológico: el neoliberalismo) no es exclusiva de un pensamiento o de una bandera política o de un territorio geográfico. es una cuestión de supervivencia humana. cada vez de forma más acentuada. la teoría había decretado su desaparición o su “absorción” por los de arriba): por un lado. homosexuales. por el otro lado. en parte porque el presente es el peor lugar para pensar el hoy. ametralladoras. jóvenes de- sempleados (el “lumpen”. en parte por lo precipitado de los acontecimientos. . ahora son muchas las fuerzas que resisten y luchan contra el neoliberalismo. HISTORIAS.neoliberalismo produce un fenómeno de resistencia que. en parte porque somos un fragmento de esos fenómenos. nuestra historia. Aparecen. Así como en la Segunda Guerra Mundial multitud de fuerzas resistieron y lucharon contra el fascismo. en parte porque aún hay muchas cosas por definirse. indígenas que hablan lenguas incomprensibles (es decir. incorpora a amplios sectores de la población SIN QUE SEA PRIMORDIAL SU CLASE SOCIAL O EL LUGAR QUE OCUPA EN EL PROCESO DE REPRODUCCION DEL CAPITAL. inservibles para intercambiar mercancías) y que desafían con armas de palo a helicóp- teros. lesbianas y transexu- ales demandando reconocimiento a su diferencia. SEXTO. bestias de carga y peatones que no intercambian mercancías y capitales. teoría manda. nuestras armas. Estos fenómenos de resistencia (“bolsas de resistencias” las llamamos nosotros para oponerlas a las “otras” bolsas. sino algo muy peligroso: experiencias. SÉPTIMO. aviones. grupos desconcertantes (de hecho. o más allá. bombas. debería estar engrosando las filas de los aparatos represivos del Estado) movilizándose en contra del gobierno y exigiendo respeto a su modo. empiezan a ver (no sin pavor) que son transitadas por viejas carretas. QUINTO. Pero hay otros ejemplos que nos hablan de una nueva emergencia. Claro que hablo de lo que está a la mano: nuestra guerra. En los Estados nacionales el proceso de la pareja globali- zación. las de valores) tienden a buscar comunicación con fenómenos parecidos en otras partes del mundo. de algo nuevo que irrumpe aquí y allá y que no acabamos ni de di- rigir ni de entender. concebidas para facilitar el flujo de mercancías y dineros.

la soberbia del poder que. parapetado tras jueces embelesados por los clic de las cámaras fotográficas. la cobardía de un sector que se dice pro- gresista y que. un pueblo enfrenta un cerco que no tiene nada de figura literaria. Ese pueblo ha conseguido que su sólo nombre convoque una historia de lucha y resisten- cia. Y hay también mucha esperanza. Saludemos a aquellos que hacen del ser indígena un orgullo y que con su rebeldía hacen temblar a los tienderos de toda América. Nombremos Cuba y que la sangre latinoamericana busque los puen- tes en que nos encontramos antes y nos encontraremos mañana. más atento a la corrección política. No sólo si el planeta tiene heridas abiertas y sangrantes en su redon- da geografía. guarda un silencio cómplice mientras la cultura vascuence es tipificada como “terrorista”. es cierto. lesbianas y transexuales. sabemos ya que. el color no es el gris que ahora impo- nen. en todo caso. de nobleza y hermandad. Nosotros. comanda una auténtica guerra de exterminio. Se dice “Cuba” como se dice “dignidad”. no es cierto que ganaron ellos. Nombremos Bolivia y saludemos el heroico andar de aymaras y quechuas defendiendo la tierra. al otro lado del Atlántico. Nombremos Los Balcanes y que la memoria se actualice. 201 Pero algo empieza a quedar cada vez más claro: no es cierto que per- dimos nosotros y. la que hacemos hombres y mujeres. y con nosotros muchos como nosotros. un pueblo es cercado en una clásica ma- niobra de pinza: en un lado. Nombremos cualquier rincón del planeta y seamos perseguidos jun- to a homosexuales. todo”. Allá. resistamos con las mujeres al impuesto destino de decoración idiota. pero hacemos un gesto de humanidad que a ratos parece perdido. Nombremos Euskal Herria y admiremos la silenciosa e incomprendi- da resistencia de un pueblo que. Nombremos Chiapas y descubramos en los pies de los más pequeños el mañana del “para todos. resistamos con los jóvenes a la máqui- na trituradora de inconformismos y rebeldías. de generosidad y valentía. Nombremos entonces Palestina y que la vergüenza nos envuelva. En el Caribe. Hay también otros muchos colores. La historia que cuenta. desde hace centurias. tiene aún mucho hilo que tejer y no acaba por adivinarse siquiera el dibujo ni el color que este gigantesco tapiz que es la humanidad habrá de tener. ni el dibujo es sólo dolor y muerte. nombrándolas no las sanamos. resistamos con obreros y . se niega a ser conquis- tado. en otro lado. sobre todo.

octubre de 2003. caminemos el paso de los indígenas de América Latina y con sus pies hagamos el mundo redondo para que ruede. 202 campesinos a la sangría que. México. el silencio es renuncia. en la alquimia neoliberal. son las que nos hacen seres humanos. la memoria y la vergüenza. Porque ambas. Nombremos a los que no tienen nombre. También porque nombrándolos nos hacemos un poco más humanos. Si hay quien ha hecho de la pluma una espada. que centellee el aire con su brillo. Subcomandante Insurgente Marcos. Nombremos pues los dolores de la humanidad. No seamos los chivatos de nuestra historia. claudicación. Miremos a los que no tienen rostro. Nombremos y miremos el mundo que no existe ahora. de nuestra conciencia. Desde las montañas del sureste mexicano. No sólo porque son también dolores nuestros. Vale. . que nombrándo- nos nos haga parte de un rompecabezas que mañana será un mundo no falto de memoria ni de vergüenza. muerte. convierte muerte en dólares. ren- dición. que señalando nuestras heridas se ennoblezca. pero que em- pezará a existir en nuestras palabras y en nuestras miradas. y que su filo corte el oscuro muro por el que habrá de colarse el mañana. Porque frente a esas heridas. los traidores a la palabra que levantamos ayer y que hoy nos convoca para ser afilada y unida en la memoria y la vergüenza. Salud y que la pluma sea también una espada.