CONMEMORACIÓN DE LA HAZAÑA

ÉPICA DE LOS NIÑOS HÉROES:
SU ORIGEN, DESARROLLO
1
Y SIMBOLISMOS

E n r i q u e PÍASENCIA DE LA PARRA
Universidad Nacional Autónoma de México

No saben quienes son; mas m i poesía
Os cubre con amor bajo sus alas
Y su plegaria envía
A las etéreas alas
¡Porque a m i ejemplo, enternecido el hombre
Ruegue a Dios por las víctimas sin nombre!

" A los mártires sin nombre" (1867)

José T o m á s de Cuéllar

I

I A I M A G E N D E L H É R O E Q U E E N T R E G A la. vida a S i l p u e b l o C l i m p i e
u n a necesidad i m p o r t a n t e , pues da c o h e s i ó n a u n g r u p o
social: u n a t r i b u , u n a aldea, u n g r u p o é t n i c o o u n a n a c i ó n .
L a c r e a c i ó n o v a l o r a c i ó n de figuras heroicas sirve al
p o d e r en t u r n o , porcjue i n f u n d e entre los pueblos n o sólo
respeto y a m o r a la patria, sino t a m b i é n — y m á s i m p o r -
tante a ú n — , rechazo nacia cualquier conducta í | u e atente
c o n t r a la u n i d a d . Los actos de disolvencia social o de re-

1
Agradezco a Solange Alberro, Frida Gorbach y Carmen Vázquez
Mantecón, la lectura de este trabajo y las valiosas sugerencias que me hi-
cieron.

HMex, X L V : 2, 1995 241
242

b e l i ó n e s t á n i m p l í c i t a m e n t e condenados p o r los m a r m ó -
reos ojos de aquellas figuras, que hacen parecer cualquier
discrepancia o conflicto insignificante si se le compara con
la causa que las llevó al sacrificio supremo, con el f i n de ver
a su p a í s libre de u n a t i r a n í a o de u n a i n v a s i ó n extranjera.
De h e c h o , tales figuras logran con su m u e r t e m u c h o m á s
que t o d o lo que p u d i e r o n realizar en vida, sobre t o d o si
consideramos que a m e n u d o los p o r m e n o r e s de sus haza-
ñ a s e s t á n bastante maquillados, c u a n d o n o inventados p o r
completo.
L a e x a l t a c i ó n del sacrificio de esos individuos es m á s no-
table aun cuando éstos m u e r e n j ó v e n e s , o casi n i ñ o s . Pocas
cosas hay tan dolorosas c o m o ver u n cortejo f ú n e b r e pre-
cedido p o r u n p e q u e ñ o a t a ú d .
En M é x i c o el culto a los j ó v e n e s conocidos c o m o n i ñ o s
h é r o e s surge t a r d í a m e n t e , ya que pasaron m á s de tres d é -
cadas antes de que se institucionalizara su c e l e b r a c i ó n . El
d u e l o p o r la p é r d i d a del t e r r i t o r i o fue general y nadie per-
teneciente a la g e n e r a c i ó n que la vivió t e n í a á n i m o s para
recordarla. Fue en la R e p ú b l i c a Restaurada (1871) cuando
p o r p r i m e r a vez se r e c o r d ó o f i c i a l m e n t e la desgracia de
1847, c o n s o l i d á n d o s e este proceso d u r a n t e la pax poríma-
na. El p a í s tuvo que sufrir nuevamente u n a invasión ex-
tranjera para que p u d i e r a r e m e m o r a r anualmente la gesta
de 1847. Y para que ello fuera posible, esta segunda inter-
v e n c i ó n d e b i ó tener u n resultado opuesto a la guerra c o n
Estados U n i d o s . E n efecto, el t r i u n f o sobre los franceses
fue la llave que a b r i ó el a r c ó n del que c o m e n z a r o n a salir
los n o m b r e s de X i c o t é n c a t l , Cano, Frontera, P é r e z , y p o r
supuesto los de los cadetes del Colegio M i l i t a r , De la Barre-
ra, Melgar, Escuda, Montes de Oca, S u á r e z y M á r q u e z .
Los estudiosos de la g u e r r a de 1847 seguramente se h a n
p r e g u n t a d o ¿ p o r q u é n o se r e c u e r d a n otras h a z a ñ a s , otros
n o m b r e s , cuyo t e s t i m o n i o e s t á m e j o r d o c u m e n t a d o que el
de los cadetes?, pues los actos de estos ú l t i m o s no e s t á n ava-
lados suficientemente p o r datos h i s t ó r i c o s . ¿Acaso fueron
los ú n i c o s que m u r i e r o n d e f e n d i e n d o a su país? ¿Acaso to-
dos los d e m á s h u y e r o n , d e j a r o n su puesto o n o se com-
p o r t a r o n a la altura de las circunstancias? Tenemos, p o r
1A HA/AÑA KPICA DE [,()S NIÑOS ÍIKROKS 243

ejemplo, los casos de Santiago X i c o t é n c a t l , en Chapultepec
y M a r g a r i t o Zuazuo, en M o l i n o del Rey, quienes antes de
m o r i r acribillados, se envolvieron en la bandera m e x i c a n a
2
para que é s t a n o cayera en manos enemigas.
Sin p r e t e n d e r responder estas interrogantes, en este en-
sayo t r a t a r é de s e ñ a l a r el d e r r o t e r o que t o m ó este c u l t o
q u e p r o n t o se volvió nacional, c o n las razones y sinrazo-
nes que l o respaldaron y que tiene m á s de leyenda que de
historia. M á s interesante que tratar de d i l u c i d a r c ó m o ocu-
r r i e r o n efectivamente los hechos del 13 de septiembre de
1847, es investigar las causas que h a n f o m e n t a d o esta cele-
bración.
Su p r i m e r p a t r o c i n a d o r fue la A s o c i a c i ó n de Excadetes
d e l Colegio M i l i t a r , p e r o d e s p u é s fue el p r o p i o Estado
q u i e n se e n c a r g ó de consolidarla. Las r a í c e s m á s profundas
de este c u l t o e s t á n enlazadas c o n el poder, y es é s t e q u i e n
lo mantiene firmemente.
El i n t e r é s f u n d a m e n t a l de la A s o c i a c i ó n era dignificar al
Colegio M i l i t a r , s i t u á n d o l o c o m o p a r a d i g m a de lealtad a
las instituciones. M u y cercano a este p r o p ó s i t o e s t á el del
e j é r c i t o posrevolucionario, cuyos jefes i n t e n t a r á n destacar
los valores d e l sacrificio, de la obediencia y d e l h o n o r , i n -
culcados desde t e m p r a n a edad a sus m i e m b r o s . Esto era
necesario en u n cuerpo a r m a d o que proyectaba precisa-
m e n t e lo c o n t r a r i o , pues el e j é r c i t o daba u n a i m a g e n de
i m p r o v i s a c i ó n , c o n u n fuerte apego a caudillos regionales
y dispuesto a protagonizar t o d o t i p o de levantamientos y
rebeliones. M á s adelante, el ejército fue p r o f e s i o n a l i z á n d o -
se y s u j e t á n d o s e al p o d e r d e l Estado. Fue entonces cuan-
do los valores que simbolizan los n i ñ o s h é r o e s f u e r o n poco
a poco tomados p o r el Estado para d i f u n d i r l o s en el res-
to de la sociedad. Los seis cadetes dejaron fusiles y espadas
para e m p u ñ a r libros y cuadernos de estudio y el m i t o d e j ó
el á m b i t o m i l i t a r y p a s ó al civil. Las celebraciones dejaron
de ser organizadas p o r la A s o c i a c i ó n de Excadetes... p r i -
m e r o , y p o r las autoridades militares d e s p u é s ( S e c r e t a r í a
de G u e r r a ) , para corresponder al D e p a r t a m e n t o d e l Distri-

* Véase PRIETO, 1 9 8 5 , pp. 2 7 1 - 2 7 2 .
244

to Federal ( D D F ) y a la S e c r e t a r í a de E d u c a c i ó n P ú b l i c a
( S E P ) . M i g u e l A l e m á n , p r i m e r presidente civil de la posre-
v o l u c i ó n , fue q u i e n d e f i n i ó claramente este t r á n s i t o . T a m -
b i é n a partir de ese m o m e n t o la presencia del presidente
de la R e p ú b l i c a se volvió indispensable y d o m i n a n t e e n la
c e l e b r a c i ó n . Los nuevos n i ñ o s h é r o e s , sin dejar sus ú t i l e s
de estudio, a c u d i e r o n finalmente a r e n d i r culto al j e f e d e l
ejecutivo.
Cabe u n a ú l t i m a a u n q u e f u n d a m e n t a l r e f l e x i ó n sobre
este m i t o , la que versa sobre la doble vertiente que é s t e
siguió: aunque fue i m p u e s t o de arriba hacia abajo, del
Estado a la sociedad, é s t a l o ha hecho suyo al c o r r e r de los
a ñ o s . C o n esta a p r o p i a c i ó n colectiva, el m i t o se ha e n r i -
quecido y se h a desligado de la s u j e c i ó n al Estado. E l ca-
m i n o se invierte ahora, de abajo hacia arriba, pues c o n esta
a p r o p i a c i ó n se ha l o g r a d o arraigar en el i m a g i n a r i o de los
mexicanos las figuras de los seis cadetes que b r i n d a r o n su
sangre p o r el p a í s . Estos n i ñ o s h é r o e s , los m á s a u t é n t i c o s ,
e s t á n entre nosotros, n o los conocemos n i sabemos nada
de ellos, son h é r o e s a n ó n i m o s , p e r o al igual que los de
1847, t a m b i é n son e j e m p l o de entrega y sacrificio.
Antes de empezar el rastreo de esta c e l e b r a c i ó n , cabe es-
tablecer, s i m b ó l i c a m e n t e h a b l a n d o , el lugar d o n d e se de-
s a r r o l l ó la gesta de 1847.

II

¿ Q u é representa para los mexicanos, m á s allá de su defi-
n i c i ó n literal de " c e r r o d e l c h a p u l í n " , el n o m b r e de
Chapultepec? Suena —desde l u e g o — a cerro, a bosque, a
agua; p e r o t a m b i é n a lugar d o n d e residen los g o b e r n a n -
tes, el poder.
Desde tiempos i n m e m o r i a l e s , y en muchas civilizacio-
nes, el bosque h a sido considerado c o m o u n lugar sagra-
do. El de Chapultepec así l o era y a d e m á s se c r e í a que
era u n a de las entradas a la r e g i ó n de la vida eterna. Las
leyendas sobre sucesos sobrenaturales o c u r r i d o s a h í so-
breviven hasta nuestros d í a s . Los antiguos nahuas consi-
I A HAZAÑA KPICA DE LOS NIÑOS IIKROKS 245

d e r a b a n el bosque c o m o : " u n lugar de angustia, lugar en
el q u e se l l o r a , entristecedero, suspiradero, lugar de aflic-
5
c i ó n , lugar de t e r r o r " .
E l agua, s í m b o l o de fertilidad, a b u n d a b a en el bosque,
y los emperadores aztecas construyeron u n acueducto
4
q u e s u r t i ó a la ciudad p o r m á s de cuatro siglos. El á r b o l
q u e caracteriza al bosque es el ahuehuete, que significa
" v i e j o de agua".
S e g ú n dice la leyenda, el p r i m e r personaje de estirpe
real que r e s i d i ó en Chapultepec fue N e z a h u a l c ó y o t l , y
fue t a m b i é n el p r í n c i p e poeta q u i e n m a n d ó plantar los
ahuehuetes. L o seguro es que d e s p u é s de él otros reyes me-
xicanos vivieron a h í y, para perpetuar su m e m o r i a , man-
:>
d a r o n labrar su figura en las piedras del cerro. Los virreyes
t a m b i é n u t i l i z a r o n a Chapultepec c o m o residencia de des-
canso y M a x i m i l i a n o vio en este castillo el alter ego de su
lejano M i r a m a r . El p o d e r ejecutivo e s t a b l e c i ó allí su resi-
d e n c i a hasta la é p o c a de L á z a r o C á r d e n a s , q u i e n d e c i d i ó
trasladarse a Los Pinos.
El presidente de la R e p ú b l i c a tuvo c o m o vecino p o r m u -
chos a ñ o s al Colegio M i l i t a r , en u n a simbiosis significativa,
pues la lealtad i n c o n d i c i o n a l que o f r e c í a n sus alumnos, era
r e t r i b u i d a con el prestigio social que significaba proteger a
la p r i m e r a figura del país.''
Estos son sólo algunos de los simbolismos que a l o largo
de los siglos ha t e n i d o Chapultepec. Los que he mencio-
n a d o nos ayudan a c o m p r e n d e r m e j o r la í n t i m a r e l a c i ó n
que m a n t i e n e la fecha del 13 de septiembre con el lugar
d o n d e se p r o d u j e r o n los sucesos de aquel d í a . En esas oca-
siones, en discursos y p o e s í a s , frecuentemente se a l u d í a a
esta fecha c o m o u n r e c o n o c i m i e n t o , una ofrenda p o r el sa-
crificio que esos seis cadetes b r i n d a r o n a la patria: d i e r o n
su sangre c o m o el cerro generoso daba el agua a la ciudad;

(<ó(hcí'I'lowntino, en I-oi'i-v. Arsnx, 1990, pp. 196-197.
!
(-AMPOS, 1922, pp. 9-10.
:
' Sobre las piedras labradas en el cerro, vé use VAXCH EX M A Y I K< :O\ ,
1991, pp- •Do-^o.
11
El Colegio Militar estuvo en Chapultepec durante los periodos:
1843-1847 y 1883-1914.
n o fue sangre derramada i n ú t i l m e n t e —se insistía—, sino
encauzada para fertilizar el amor patrio. T a m b i é n c o n fre-
cuencia son evocados los "viejos de agua" —personajes
indispensables del bosque— c o m o testigos de h o n o r , así
c o m o d u r a n t e la c e r e m o n i a lo f u e r o n los veteranos de
1847; y c u a n d o n o quede n i n g u n o de ellos vivo., los vete-
ranos de la Reforma y de la I n t e r v e n c i ó n , y d e s p u é s los de
la R e v o l u c i ó n ; el caso es que n u n c a f a l t a r á e n esta cere-
m o n i a la presencia de h o m b r e s viejos que vivieron glorias
pasadas y que son p a r t í c i p e s , c o m o los a ñ o s o s ahuehuetes,
de este h o m e n a j e . '
U n cerro resulta u n lugar privilegiado para que las águi-
las a n i d e n . Pero en é s t e s ó l o a n i d a b a n a g u i l u c h o s , q u e
" c u a n d o apenas h a b í a n a p r e n d i d o a volar, cayeron c o n
las alas rotas". Estaban en plena j u v e n t u d , eran el " a b u n -
dante p o l e n que se lleva el aire transparente, el t í m i d o
capullo que a ú n n o r o m p e el b o t ó n " . Estas son algunas
de las m e t á f o r a s c o n que se a l u d i r í a a la j u v e n t u d de los
8
cadetes.
Esa vida segada en plena j u v e n t u d e s t á m u y presente
en la m i t o l o g í a clásica, en hombres-dioses que m u r i e r o n
v i o l e n t a m e n t e siendo j ó v e n e s , mismos que e s t á n relacio-
nados c o n e s p í r i t u s a r b ó r e o s o dioses d e l bosque, c o m o
en los casos de A d o n i s , H i p ó l i t o y Osiris. E l r i t o que cele-
b r a a estas deidades consiste en lamentaciones p o r su
m u e r t e . Estos dioses, n o obstante, t e n í a n la capacidad de
revivir, pues eran dioses asociados al m u n d o vegetal que
9
c í c l i c a m e n t e decae y renace. De la m i s m a manera, los n i -
ños héroes

' Sobre los ahuehuetes como invitados de honor, véase Ai.\ ARKZ, 1948,
pp. 604-605. L n las crónicas de las ceremonias frecuentemente se seña-
la la presencia de los veteranos: en 1924 acudieron los del 47, Kxcelsior
(15 sep. 1924); en 1938, estuvieron presentes los sobrevivientes de la ges-
ta heroica en Veracrux en 1914, iJ Universal (14 sep. 1938); en 1971, el
presidente' Echeverría aparece al lado de los veteranos de la Revolución,
bj Nacional (14 sep. 1971).
s
Tales metáforas se encuentran en los poemas de Amado Ñervo
(1903), Rafael Cabrera (1910) v Luis G. Urbina, en AÍA ARI:/, 1948, pp.
60 /-621.
FRA/KR, 1982, pp. 29, 3/ /-383, 395-396, 422 y 43/.
LA HAZAÑA El'ICA DE LOS N I Ñ O S H É R O E S 247

muertos al pie de una bandera
comprasteis con la vida pasajera
10
el derecho inmortal de ser divinos.

S e r á u n a constante en poemas y discursos ver renacer a
los seis cadetes gracias a su a c c i ó n ejemplar.
El bosque, p o r su misterio, p o r los e s p í r i t u s que en él ha-
b i t a n , es el lugar i d ó n e o para u n a c o n m e m o r a c i ó n f ú n e b r e
c o m o ésta. Pero t a m b i é n l o es para s e ñ a l a r u n renacimien-
to, pues el bosque renace cada primavera, como cada 13 de
septiembre renace el a m o r a la patria y la esperanza de vi-
vir en u n p a í s m á s justo.

III

LA L E Y E N D A Y LOS HECHOS

El estupendo trabajo de M a r í a Elena G a r c í a y Ernesto
Fritsche " L o s n i ñ o s h é r o e s , de la realidad al m i t o " , lamen-
tablemente i n é d i t o , ofrece datos m u y interesantes sobre el
t e m a que nos ocupa. C o m p a r a versiones que c o n t r a d i c e n
l o que ha sobrevivido hasta ahora, y d e n u n c i a finalmente
a los mistificadores que h a n " i n v e n t a d o " esta t r a d i c i ó n .
L a t r a d i c i ó n s e ñ a l a que unos cadetes del Colegio M i l i t a r
f u e r o n los ú l t i m o s defensores del castillo, el cual fue b o m -
bardeado p r i m e r o y asaltado d e s p u é s p o r el e j é r c i t o esta-
dounidense. Se les atribuyen hechos portentosos para unos
j ó v e n e s , casi n i ñ o s . Entre ellos, atravesar a bayonetazos a
los asaltantes; proseguir la lucha aun estando heridos, y
sobre t o d o , la defensa heroica del p a b e l l ó n nacional. E n
efecto, s e g ú n cuentan, u n o de ellos, viendo que t o d o u n
r e g i m i e n t o estadounidense estaba p o r apoderarse de la
b a n d e r a mexicana, se e n v o l v i ó en ella y se tiró a! p r e c i p i -
cio, e s t r e l l á n d o s e c o n t r a las p e ñ a s del cerro.

10
"A los Niños Héroes", Rafael Cabrera, en Ai VARI./,, 1948, pp. 619¬
620. Otro ejemplo en el poema de Luis G. LJrbina, "Arenga lírica en me-
moria de los Niños Héroes", en Ai VARI Z, 1948, p. 616.
248 LNRÍQJJL HASENCIA DE LA PARRA

Pero de acuerdo c o n la o b r a antes s e ñ a l a d a , las circuns-
tancias y los hechos f u e r o n distintos. E n p r i m e r lugar, los
cadetes n o t e n í a n nada que hacer en aquel lugar, pues
N i c o l á s Bravo —a q u i e n se le e n c a r g ó la defensa del casti-
l l o — , v i e n d o la carencia de fusiles y de municiones, orde-
n ó a los alumnos regresar a sus casas. L o que realmente
necesitaba eran batallones ya constituidos y bien armados,
los cuales no le p r o p o r c i o n ó Santa A n n a , volviendo casi i m -
posible la defensa del cerro. Por l o tanto, la d e c i s i ó n de
quedarse a defender el castillo r e s u l t ó ser u n acto de irres-
p o n s a b i l i d a d y de desobediencia, que c o s t ó la vida de al-
gunos cadetes y el cautiverio de la m a y o r í a de ellos en
manos d e l e n e m i g o . "
O t r a discrepancia con la t r a d i c i ó n se refiere a los hechos
de v a l e n t í a atribuidos a los seis mencionados cadetes.
S e g ú n los testimonios, e s t á n b i e n documentadas las parti-
cipaciones de A g u s t í n Melgar, Vicente S u á r e z y Francisco
Montes de Oca. En cambio, algo distinto ocurre con Juan
de la Barrera — e l mayor del g r u p o y ya egresado del
C o l e g i o — , con Juan Escutia, del que sólo conocemos la fe
de bautismo y Francisco M á r q u e z , personaje poco conoci-
do. Es curioso que de q u i e n menos i n f o r m a c i ó n tenemos
—Escutia—, sea q u i e n supuestamente se a r r o j ó envuelto
en la bandera, aunque antes de que se estableciera defini-
tivamente la leyenda, se a t r i b u y ó p r i m e r o la h a z a ñ a a
Melgar y d e s p u é s a Montes de Oca.'-
Pero m á s allá de estas dos posturas — l a que dicta la tra-
dicicin y la del análisis r i g u r o s o de las fuentes—, u n a de las
razones p o r las que se destaca la p a r t i c i p a c i ó n de los cade-
tes es la v a l e n t í a con la que e n f r e n t a r o n al enemigo, cuan-
do la gran m a y o r í a de la tropa desertaba; los testimonios de
1
los p r o p i o s invasores así l o c o n s i g n a n . '

11
De aproximadamente 50 alumnos que tenía el colegio, la mitad se
quedo en el castillo.
' - GARCÍA MUÑOZ y FRI ISCIIK ACFVKS, 1 9 8 9 , pp. 43-44 y 65-66.
1 1
Varios de estos testimonios se encuentran reproducidos en GARCÍA
M I Ñ O Z y FRI ISCIIK ACKVKS, 1 9 8 9 , pp. 3 8 - 3 9 .
I ¡ \ HAZAÑA KPIC.A DE I,OS NIÑOS HEROES 249

L A GESTA DE 1847 A TRAVÉS DE O I ROS HÉROES

E n las d é c a d a s que siguieron a la guerra, los n o m b r e s de
los seis cadetes aparecen en m u y pocas ocasiones, mencio-
n á n d o s e en cambio otros que actualmente nos resultan
desconocidos. L a p r i m e r a vez que surgen los n o m b r e s de
algunos de los cadetes es en el parte que rindici J o a q u í n
Range 1 v que fue p u b l i c a d o en 1847, destacando a los que
m u r i e r o n en la batalla, sobre t o d o a X i c o t é n c a t l , siguiendo
" e l valiente Cano, los cadetes S u á r e z , Melgar, Montes de
O c a y m u c h o s otros, cuya fama p o s t u m a debe exaltar,
14
c o m o p r e m i o de su sangre y de sus v i d a s " .
L a p r i m e r a o b r a h i s t ó r i c a sobre la g u e r r a fue p u b l i -
cada en 1848. Se trata de u n trabajo colectivo t i t u l a d o
Apuntes püfci la hislovia de leí gtiefTci c.íitw México y los Justados
Unidos. N o c o n t i e n e relatos p o r m e n o r i z a d o s de hechos
de v a l e n t í a llevados a cabo p o r a l u m n o s del Colegio
M i l i t a r y s ó l o se describe el ascenso de los estadouniden-
ses a l o alto del castillo, "desde d o n d e algunos alumnos
h a c í a n fuego, y eran los ú l t i m o s defensores d e l p a b e l l ó n
m e x i c a n o , que m u y p r o n t o fue reemplazado p o r el ame-
0
r i c a n o " . ' Ya tenemos a q u í u n e l e m e n t o i m p o r t a n t e para
la c o n s t r u c c i ó n de la leyenda: la defensa del l á b a r o p a t r i o
a t r i b u i d a a los cadetes.
El 17 de septiembre de 1849 se r e a l i z ó en la c i u d a d de
M é x i c o u n acto para recordar a los que m u r i e r o n defen-
d i e n d o al p a í s dos a ñ o s a t r á s . Este c o n s i s t i ó en u n a solem-
ne p r o c e s i ó n que llevaba los restos de cuatro h é r o e s al
p a n t e ó n de Santa Paula: Frontera, Cano, P é r e z y X i c o t é n -
lh
c a t l . E n ella p a r t i c i p a r o n los alumnos d e l Colegio M i l i t a r ,

' ^ J o a q u í n Rangei, Parte de las operaciones ejecutadas por la 3a brigada de
infantería del Ejercito Mexicano, en los días 12 y 13 de septiembre de 1847,
Toluca, Ouijano y Gallo, 1 8 4 7 , citado en GARCÍ.\ M i Ñoz v FRITSCHK ACKVKS,
1 9 8 9 , p. 4 9 .
1 J
En cambio, destacan los actos de Xicoténcatl, Pérez y Cano. De este
último se dice que "la pérdida ele este joven es muy sensible para las
ciencias v para la patria", AI.CARAZ el al., 1 8 4 8 , p. 3 1 5 .
! h
El teniente coronel Juan Cano m u r i ó en la defensa de Chapulte-
pec; fue trasladado a h í cuando Santa Arma envié) a Nicolás Bravo a de-
250

aunque el cronista en n i n g ú n m o m e n t o refiere que se
hubiese recordado en las oraciones y discursos n i n g u n a
17
h a z a ñ a h e r o i c a de los alumnos de ese m i s m o c o l e g i o .
F u e r o n los "hijos del Colegio M i l i t a r " — a s í se auto-
n o m b r a b a n los que h a b í a n estudiado en aquel p l a n t e l —
quienes c o m e n z a r o n a subrayar la m e r i t o r i a labor de los
cadetes d u r a n t e la guerra de i n v a s i ó n . E l j o v e n M i g u e l
M i r a m ó n — q u i e n era cadete en 1847 y estuvo a p u n t o de
convertirse en el s é p t i m o n i ñ o h é r o e , de no haber c a í d o
p r i s i o n e r o con otros de sus c o m p a ñ e r o s — p r o n u n c i ó u n
discurso en 1851 con m o t i v o de la c e l e b r a c i ó n de la inde-
pendencia, d o n d e r e c o r d ó el h e r o í s m o de sus c o m p a ñ e r o s
18
muertos, e incluso i n v o c ó sus n o m b r e s . M a r i a n o M o n t e r -
de, p o r m u c h o s a ñ o s d i r e c t o r del Colegio M i l i t a r , u n a ñ o
m á s tarde, en o c a s i ó n de la c e l e b r a c i ó n dedicada a
I t u r b i d e y al e j é r c i t o , m e n c i o n ó t a m b i é n los n o m b r e s de
los cadetes, y s e g ú n G a r c í a y Fritsche, fue la p r i m e r a vez en
1 9
que se les l l a m ó " n i ñ o s " . E n 1856, J o a q u í n Rangei soli-
citó a Ignacio C o m o n f o r t erigir u n m o n u m e n t o a los h é -
roes de 1847. Es de n o t a r que por m u c h o t i e m p o p e r d u r ó
u n a g r a n a m b i g ü e d a d acerca de q u i é n e s eran esos h é r o e s ,
y c u á l e s las acciones dignas de recuerdo. A d e m á s , d u r a n t e

tender el castillo en sustitución de Monterde. José Frontera m u r i ó en la
batalla de Padierna. Santiago Xicoténcatl fue por un tiempo el más afa-
mado h é r o e caído de Chapultepec; dirigía el batallón de San Blas, que
fue destrozado por las fuerzas estadounidenses. Pérez y Dosamantes mu-
rio en Chapultepec.
"A ios grandes hombres que murieron en el valle de México en
tiempos de la invasión norteamericana", en Calendario, s.f., pp. 45-60.
Otra crónica sobre este acto, en PRIETO, 1985, pp. 314-316. La fecha de
esta ceremonia fúnebre tiene su origen en la del 17 de septiembre
de 1823, día en que fueron depositados en la Catedral de México los res-
tos mortales de los héroes de la independencia, entre ellos los de
Hidalgo, Allende, Morelos, Mina y Matamoros; de ahí que ese día que-
dara marcado como un reconocimiento a los héroes caídos. Sobre la ce-
remonia de 1823, véase BTSTAMANTK, 1985, t. iv, pp. 458-469.
I s
Miguel M i r a m ó n , "Discurso pronunciado [el 15 de septiembre de
1851 ] en el Teatro Nacional, por el joven D. . ., alumno del colegio mi-
1
litar de esta capital" (recorte de pericjdico), Colección Lafragua,
Biblioteca Nacional.
1
' Mo.\ IT.RDK, 1852; CJARCÍA M r x o z y FRITSCHK ACKVKS, 1989, pp. 46-47.
i .A HAZAÑA KPK.A 01'. l,OS N I Ñ O S H1*,R01',S ¿2.^51

a ñ o s , el 13 de septiembre se c e l e b r ó el 8, d í a en que se l i -
b r ó la batalla de M o l i n o d e l Rey.
E n la é p o c a de la Reforma, en que las cosas p a r e c í a n
c a m b i a r en M é x i c o , c r e c í a n las voces que p e d í a n n o dejar
e n el olvido a los h é r o e s de la n a c i ó n , aunque los cadetes
a ú n n o ocupaban u n lugar p r o m i n e n t e en la m e m o r i a co-
lectiva. E n u n Calendario de 1857 —publicaciones que go-
zaban de g r a n p o p u l a r i d a d en ese t i e m p o , y que eran la
ú n i c a lectura de muchos mexicanos— se criticaba la falta
de estatuas dedicadas a los h é r o e s de la insurgencia y se se-
ñ a l a b a que p r i m e r o tuvo u n a estatua Santa A n n a que
H i d a l g o . Para r e m e d i a r esta s i t u a c i ó n , se anunciaba
q u e los m á r t i r e s de 1847 d i s p o n d r í a n p r o n t o de u n sun-
tuoso sepulcro en Santa Paula, y que el s a l ó n de actos d e l
Colegio M i l i t a r "guarda los retratos de sus alumnos que pe-
r e c i e r o n : h a b í a entre ellos u n n i ñ o de 13 a ñ o s " . T a m b i é n
se anunciaba el i n i c i o de la c o n s t r u c c i ó n de m o n u m e n t o s
20
e n C h u r u b u s c o y M o l i n o d e l Rey. El m o n u m e n t o fue
i n a u g u r a d o el 8 de septiembre de 1856. E n ese a ñ o ya n o
resultaba i m p o s i b l e recordar la gesta que se p o d í a calificar
de " h e r o i c a d e r r o t a " , a diferencia de lo o c u r r i d o en
Chapultepec, d o n d e h u b o mayores casos de d e s e r c i ó n e i n -
competencia. Por ello, la c o n m e m o r a c i ó n de los sucesos de
Chapultepec p u d o , p o r varios a ñ o s , utilizar ventajosamen-
te su parentesco c o n la de aquellos de M o l i n o del Rey.
E l reclamo de m o n u m e n t o s y estatuas s e r á u n a constan-
te en esta historia; h a b r á i n f i n i d a d de promesas y sobre to-
d o de actos solemnes de c o l o c a c i ó n de la p r i m e r a piedra de
tal o cual m o n u m e n t o o estatua que n u n c a se l e v a n t a r í a n ,
o se t e r m i n a r í a n ya que sus p r o m o t o r e s h a b í a n m u e r t o .
Pero sobre t o d o , t r a n s c u r r i e r o n muchos a ñ o s para que la
c e l e b r a c i ó n de 1847 fuese reconocida oficialmente. Juan N .
C h á v a r r i , fanático defensor del Colegio Militar, sostiene que
incluso los intentos de celebracicm de las gestas de M o l i n o
del Rey y Chapultepec f u e r o n p r o h i b i d o s p o r las autorida-
des y que los cadetes t e n í a n que realizarlas fuera de las ins-
talaciones clel colegio. De hecho, los actos p ú b l i c o s a los que

2 0
"La memoria de los héroes", en Primer Calendario, 1856.
nos hemos referido (los discursos de M i r a m ó n , M o n t e r d e y
la p e t i c i ó n de Rangel) desmienten esta a s e v e r a c i ó n , y m á s
que u n a p r o h i b i c i ó n positiva, encontramos m á s b i e n i n d i -
ferencia y u n a suerte de b l o q u e o m e n t a l para no recordar
algo que de seguro resultaba demasiado doloroso o amargo.
El t r i u n f o sobre los franceses e n 1867 fue el aconteci-
m i e n t o h i s t ó r i c o que t r a n s f o r m ó las derrotas de 1847 en
u n a epopeya.
El p r i m e r l i b r o de texto de historia que hace referencia
a los alumnos del Colegio M i l i t a r — l i m i t á n d o s e a indicar
que realizaron actos valerosos— fue el Compendio de la his-
toria de México de M a n u e l Payno publicado en 1870. Por otra
parte, la p r i m e r a vez que se m e n c i o n a r o n los nombres de
21
los cadetes fue en u n texto de Luis P é r e z V e r d í a de 1883.

L A I N T E R V E N C I O N DE EOS E X C A D E T E S Y EA C E L E B R A C I Ó N
DL^RANTE E L P O R E i R I A T O

U n d í a de agosto de 1871, en el café La C o n c o r d i a se reu-
n i e r o n para almorzar varios excadetes que d e c i d i e r o n
f o r m a r la A s o c i a c i ó n del Colegio M i l i t a r . Estaban, entre
otros, F e r n a n d o Poucel, el escritor J o s é T o m á s de C u é l l a r ,
el i n g e n i e r o Ignacio M o l i n a , el l i t ó g r a f o Santiago H e r n á n -
dez ( q u i e n hizo los famosos retratos de los seis cadetes que
hasta la fecha se conservan, y que fue caricaturista de La Or-
questa y hX hijo del Ahuizote), el licenciado Ignacio Burgoa y
el presidente m u n i c i p a l de la c i u d a d de M é x i c o , A n t o n i o
Sola. Solicitaron al presidente B e n i t o J u á r e z que se decla-
rara d í a de l u t o nacional el 13 de septiembre, y lo invitaron
t a m b i é n a asistir al acto que p r e p a r a r o n para el 8 de sep-
t i e m b r e de ese a ñ o . A ambas cosas a c c e d i ó el presidente.
L a p r i m e r a c e l e b r a c i ó n se llevó a cabo en u n a glorieta, l u -
gar que a ñ o s d e s p u é s fue elegido para construir la T r i b u n a
2 2
Monumental.

PAYNO, 1870 y PÉRKZ VERDÍA, 1883. Agradezco a María Eugenia Rol-
dan por esta información.
A L \ AREZ, 1 0 4 8 , pp. 5 7 0 y 6 0 1 - 6 0 3 y (¿HAVARRI, 1 0 6 0 , pp. 223-225.
253

D u r a n t e los siguientes cuatro a ñ o s , la c e r e m o n i a fue
h o n r a d a c o n la asistencia del presidente S e b a s t i á n L e r d o
de Tejada (1872-1876), y ésta se realizaba a l r e d e d o r d e l
g r a n ahuehuete conocido c o m o " E l sargento" o " Á r b o l de
M o c t e z u m a " , a falta de u n espacio m á s adecuado. T e n í a
u n gran parecido c o n la fiesta del " g r i t o " , pues el pre-
sidente r e c i b í a la bandera del b a t a l l ó n de San Blas y la o n -
deaba v i t o r e a n d o a los h é r o e s , lo que c o n f e r í a u n aire
festivo al evento, c u a n d o en realidad la a s o c i a c i ó n l o que-
r í a presentar c o m o u n acto luctuoso. Esta es la r a z ó n p o r la
cual la c e r e m o n i a fue m o d i f i c a d a y el t r i u n f a d o r de
T u x t e p e c le d i o u n c a r á c t e r m á s solemne: en efecto, de-
t e r m i n ó depositar u n a c o r o n a de siemprevivas en el lugar
d o n d e cayeron los n i ñ o s h é r o e s , t r a d i c i ó n que p e r d t i r a
hasta nuestros días. E l general Sostenes Rocha — e x a l u m n o
y entonces d i r e c t o r d e l Colegio M i l i t a r — , p i d i ó m á s tarde
al presidente y c o m p a d r e de Porfirio Díaz, M a n u e l G o n z á -
lez, fondos para erigir finalmente u n m o n u m e n t o a los n i -
ñ o s h é r o e s que fue i n a u g u r a d o el 13 septiembre de 1882.
Se trata de u n p e q u e ñ o obelisco de unos seis metros de al-
tura, que a sus costados tiene grabados los n o m b r e s de los
cadetes. A p a r t i r de ese m o m e n t o , las ofrendas florales a
los n i ñ o s h é r o e s se d e p o s i t a r í a n en ese lugar.
A l regresar Díaz a la p r i m e r a magistratura, el r i t o anual
q u e d ó ya b i e n d e f i n i d o : h a c i é n d o l e valla los alumnos, el
presidente era r e c i b i d o en la T r i b u n a M o n u m e n t a l , en-
frente de " E l sargento"; r e t u m b a b a n las salvas de fusiles
que los cadetes d e b í a n disparar a u n t i e m p o , causando
gran e m o c i ó n entre el p ú b l i c o p o r su p r e c i s i ó n ; luego, se
alternaban piezas musicales c o n p o e s í a s y discursos. Este
acto era el m á s c o n c u r r i d o , y u n a vez t e r m i n a d o , el presi-
dente y su c o m i t i v a bajaban al m o n u m e n t o a los n i ñ o s h é -
roes, depositaban ofrendas y m o n t a b a n guardias; t a m b i é n
i n t e r v e n í a n e n el r i t u a l los m i e m b r o s de la A s o c i a c i ó n de
Exalumnos del Colegio Militar. Era costumbre que d e s p u é s
del evento, los presentes bajaran raudos hacia la j o l g o r i o -
sa c i u d a d , que ese d í a estaba de fiesta, pues se celebraba la
r o m e r í a de la virgen de la Covadonga. E n esa fecha se re-
cordaba el t r i u n f o e s p a ñ o l sobre los á r a b e s , e n un3.133.t3.ll3.
254

del siglo V I I I , que n o p a s ó de ser en realidad una simple es-
caramuza, pero que a través de los siglos llegó a simbolizar
la resistencia de los e s p a ñ o l e s ante la invasión musulmana.
En la ciudad de M é x i c o se organizaba u n a verbena con ser-
pentinas, flores, tómbolas y sobre t o d o u n baile en el le-
25
gendario Tívoli d e l E l í s e o . Los cadetes aprovechaban el
d í a de asueto c o n c e d i d o d e s p u é s de la ceremonia, disfru-
tando estupendamente en la verbena popular.
Tal vez esta c o i n c i d e n c i a de fechas sea u n a de las razo-
nes que explican el p o r q u é d u r a n t e tanto t i e m p o pervivió
la costumbre de celebrar el d í a 8 de septiembre, recor-
dando —en u n a aparente c o n t r a d i c c i ó n — una victoria casi
legendaria y u n a d e r r o t a heroica, pero ambas s i m b ó l i c a s ,
pese a todo, del rechazo al invasor extranjero.
Entre los poetas que en esos a ñ o s cantaron las alabanzas
de los n i ñ o s h é r o e s e s t á n José T . de C u é l l a r , q u i e n era
cadete en 1847; A m a d o Ñ e r v o , c o n " L o s n i ñ o s m á r t i r e s
de C h a p u l t e p e c " (1903), que empieza y t e r m i n a c o n esta
cuarteta:

C o m o renuevos cuyos a l i ñ o s
u n v i e n t o helado m a r c h i t a en flor,
así cayeron los h é r o e s n i ñ o s
ante las balas d e l invasor.

T a m b i é n Luis G. U r b i n a alzó su voz, lo mismo que el
poeta p o b l a n o Rafael Cabrera en 1910 y Carlos Pellicer en
24
1924. E n t r e las piezas musicales, se interpretaba frecuen-
temente a l g ú n h i m n o a los n i ñ o s h é r o e s , c o m o u n o que
subsistió p o r m u c h o s a ñ o s , c o n m ú s i c a de M a n u e l Berrue-
cos Serna y letra de Rafael A p o n t e y Á n g e l A n d o n e g u i , o el
de francisco Nava, pie/a que fue "interpretada' por prime-
ra ve/ en la c e l e b r a c i ó n de 1924. Generalmente, estos h i m -

Véase AI.VARK/,, 1948, pp. 621-624, quien habla de los años 1904¬
1910, cuando l ú e cadete; "Ecos de todas partes", en La Patria Ilustrada,
vol. 10, p. 7 (12 sep. 1892).
Pueden leerse reproducciones de algunos de estos poemas en Ai -
VARl'.Z, 1948, pp. 607-621.
LA HAZAÑA ÉPICA DL LOS NIÑOS HLROLS 255

nos eran cantados p o r u n coro de n i ñ a s de diversas escue-
las de la c i u d a d . La presencia f e m e n i n a t a m b i é n era re-
q u e r i d a para recitar las p o e s í a s . En 1927, la s e ñ o r i t a J u l i a
L ó p e z V e l a r d e leyó el p o e m a " L a bestia de o r o " , de Ra-
fael L ó p e z . L a costumbre de recitar poemas se fue perdien-
d o e n la d é c a d a de 1930, y las c r ó n i c a s de las celebraciones
llevadas a cabo durante el sexenio de Avila Camacho ya no
h a c e n referencia a ella. L a m ú s i c a alusiva t a m b i é n se fue
p e r d i e n d o p o c o a poco, aunque m á s t a r d í a m e n t e .
Cabe subrayar, sin embargo, que el culto de los n i ñ o s h é -
roes se g e s t ó sin lugar a dudas durante el porfiriato. U n fac-
t o r f u n d a m e n t a l de ese proceso fue el decreto del 3 marzo
de 1884, que e s t a b l e c í a que en el Colegio M i l i t a r se pasara
lista de presentes a los cadetes m u e r t o s en 1847. L a emo-
c i ó n e x p e r i m e n t a d a p o r los alumnos al o í r los sagrados
n o m b r e s de " J u a n de la Barrera, A g u s t í n Melgar, . . . ! " ,
m o m e n t o en que d e b í a n responder c o n u n convincente
" ! M u r i ó p o r la patria!", era de u n efecto e n o r m e . Alvarez
r e c u e r d a la p r o f u n d a i m p r e s i ó n que le c a u s ó , al entrar al
establecimiento, la lista que se leía

[. . .] en religioso silencio, que llamó poderosamente mi aten-
ción, cuando los cadetes de ambas compañías, cuadrados mi-
litarmente, escuchaban la voz de sus respectivos sargentos
primeros, pasando la lista que invariablemente se iniciaba con
2 1
los nombres de los heroicos cadetes. '

Las fiestas d e l Centenario de la i n d e p e n d e n c i a en 1910
v i n i e r o n a reforzar las que c o n m e m o r a b a n los aconteci-
m i e n t o s de 1847. E n aquel a ñ o l l e g a r o n , invitados p o r el
g o b i e r n o , cadetes de todo el m u n d o , y las c r ó n i c a s men-
c i o n a b a n el e s p í r i t u de c o n f r a t e r n i d a d que se e s t a b l e c i ó
e n t r e los alumnos del Colegio M i l i t a r y sus invitados. Los
estudiantes de diferentes escuelas de la capital participaron
e n u n a m a r c h a que p a r t i ó de la A l a m e d a c o n destino al
obelisco situado al pie d e l cerro, d o n d e depositaron ofren-
26
das florales.

ALVAREZ, 1 9 4 8 , p. 4 4 5 .
(>
- hl Mundo Ilustrado ( 1 8 sep. 1910).
256

Vemos en este u l t i m o hecho c ó m o el recuerdo de los n i -
ñ o s h é r o e s fue lentamente trascendiendo del estrecho á m -
bito ele la a s o c i a c i ó n —cuyo fin p r i n c i p a l era demostrar
que el Colegio M i l i t a r representaba l o mejor que t e n í a el
país, y d e l cual éste d e b í a enorgullecerse— al c í r c u l o m á s
a m p l i o de las autoridades educativas federales, que v i e r o n
en este c u l t o u n ejemplo p a r a d i g m á t i c o : la m e j o r i n t r o -
d u c c i ó n a la e d u c a c i ó n cívica de la n i ñ e z y de la j u v e n t u d .
A p a r t i r de allí, l l e g ó poco a poco al p u e b l o mexicano, que
de padres a hijos, cuenta esa historia, y al contarla la va
c a m b i a n d o y e n r i q u e c i e n d o , tal vez t e r g i v e r s á n d o l a aun-
que salvaguardando lo esencial de ella: la h a z a ñ a de seis ca-
detes que sacrificaron sus vidas p o r la patria c u a n d o otros
nada d i e r o n p o r ella.
El g r a n escritor y poeta J o s é Juan Tablada recuerda sus
a ñ o s c o m o cadete d u r a n t e el porfiriato; confiesa que abo-
r r e c í a la vida militar, el a n i q u i l a m i e n t o de la v o l u n t a d que
ésta significaba, " l a postiza m a r c i a l i d a d , la a c t i t u d fiera y
artificial que mis c o m p a ñ e r o s se v e í a n obligados a asumir,
causaban en m i i n t e r i o r u n a i r r e p r i m i b l e risa", que p o r
supuesto le c o s t ó innumerables castigos. Sin embargo, el
recuerdo m á s edificante que c o n s e r v ó de esa etapa de su
vida fue la contemplacicm, en los m u r o s del colegio, de

[. . .] los retratos de los cadetes héroes [que] me hacían el
electo de exhortarme con sus miradas de serena pero enérgi-
ca espiritualidad al cumplimiento del deber, hasta el sacrificio
y el holocausto, según su noble ejemplo [. . .] En medio de la
frivolidad de la adolescencia tuve la fortuna de sentir honda y
plenamente aquella máxima gloria radiante de pureza y des-
interés que aureoleaba a los cadetes inmolados y desde en-
tonces rendirles el culto más convencido y más sincero.

Por t o d o lo anterior, vemos c ó m o el m i t o de los n i ñ o s
h é r o e s l o g r ó el é x i t o : los valores —sentido del deber, del
h o n o r y de la lealtad— que encarnan los seis cadetes n o
son exclusivos del universo militar, sino que son extensivos
al c o n j u n t o de los i n d i v i d u o s que c o m p o n e n la sociedad

- ' TABLADA, 1 9 9 1 , pp. 8 2 - 8 3 y 9 8 ,
I A H A Z A Ñ A KPICJA O K I . O S N I Ñ O S H b . R O K S 257

mexicana. E l caso de Tablada nos parece s i n t o m á t i c o de
e l l o , p o r tratarse de u n agudo c r í t i c o de los militares de su
t i e m p o , que a pesar de ello n o tuvo n i n g ú n reparo en ren-
d i r c u l t o a los h é r o e s n i ñ o s y ver en ellos u n m o d e l o d i g n o
de ser i m i t a d o .
E n 1910 M é x i c o vivía la c e l e b r a c i ó n p o r excelencia, la
d e l Centenario. C o n esta fiesta, Porfirio Díaz q u e r í a de-
mostrar a los mexicanos y al m u n d o entero que la pros-
p e r i d a d del p a í s se basaba sólo en su permanencia en
el poder. Q u e r í a especialmente que así lo entendiera el
presidente estadounidense Taft, cuyo g o b i e r n o estaba
m u y disgustado p o r los coqueteos de Díaz c o n otras po-
tencias: Inglaterra, Francia, A l e m a n i a y espiritualmente
h a b l a n d o , E s p a ñ a . L a r e l e c c i ó n p a r e c í a seguir su curso
sin mayores trastornos, el m i s m o Díaz para la presidencia
de la R e p ú b l i c a , y la de su sobrino Félix Díaz para la de
la A s o c i a c i ó n de E x a l u m n o s d e l Colegio M i l i t a r . L a ce-
l e b r a c i ó n del 8 de septiembre de ese a ñ o c o n t ó c o n la
presencia del t í o y del sobrino, a c o m p a ñ a d o s del cuerpo
d i p l o m á t i c o . El representante e s p a ñ o l para las fiestas del
C e n t e n a r i o fue el M a r q u é s de Polavieja, q u i e n vino ex-
presamente a devolver u n u n i f o r m e c o m p l e t o que perte-
n e c i ó a d o n J o s é M a r í a M o r e l o s y que h a b í a p e r m a n e c i d o
2 8
en E s p a ñ a . El o r a d o r p r i n c i p a l fue el licenciado J o s é R.
Aspe, q u i e n s e g ú n la c r ó n i c a , p i n t ó c o n vigor y calidez la
tragedia sufrida p o r M é x i c o en 1847, " o b r a de e s p í r i t u s
calculadores y de ambiciones bastardas". Por su parte, el
vate e s p a ñ o l Gonzalo de M u r g a p r o n u n c i ó u n a oda " q u e
p o r su g a l a n t e r í a extremada hacia M é j i c o y su deseo de l i -
garnos m á s y m á s espiritualmente a E s p a ñ a c o n q u i s t ó la
a t e n c i ó n y aplauso g e n e r a l " . El cronista rio deja de sena-
lar cjvic d u r a n t e el acto " l a c o n c u r r e n c i a a u m e n t ó de u n
m o d o e x t r a o r d i n a r i o y se o b s e r v ó la ausencia d e l ele~
2Í!
m e n t ó norteamericano'\

_ s
hl País (15 sep. 1910).
1|
" hl País (9 sep. 1910).
258

LOS AÑOS REVOLUCIONARIOS

D u r a n t e la lucha armada, la c o n m e m o r a c i ó n se vio afecta-
da, a u n q u e no d e s a p a r e c i ó del t o d o . E n 1911, a c u d i ó al
acto el presidente Francisco L e ó n de la Barra. H a b l ó el ge-
neral Samuel G a r c í a C u é l l a r , q u i e n a pesar de advertir que
n o t o c a r í a la c u e s t i ó n p o l í t i c a actual, ya que v e n í a repre-
sentando a la a s o c i a c i ó n , cuyos fines n o eran p o l í t i c o s , no
d e j ó de tocarla. D e c l a r ó que el e j é r c i t o no d e b í a meterse
en p o l í t i c a , n i dejarse guiar p o r las

[. . .] muchedumbres que son anónimas, no tienen honor ni
tradiciones que defender, nacen bruscamente, sugestionadas
por un sofisma [. . .] y desaparecen sin dejar huella. En
cambio el Ejército tiene un nombre y un honor que detender;
debe estar siempre del lado de la Ley, no importa quién re-
presente esa ley, ni quien sea el mandatario; el soldado que no
esté conforme con el gobierno deberá pedir su retiro antes de
faltar a la lealtad en él depositada. '"

El a u t o r de estas palabras c o l a b o r ó m á s tarde con el
g o b i e r n o usurpador de V i c t o r i a n o H u e r t a que d e r r o c ó al
l e g í t i m a m e n t e constituido de Francisco I . M a d e r o : G a r c í a
C u é l l a r fue en 1914, precisamente, d i r e c t o r del Colegio
Militar.
E n 1912, M a d e r o asistió c o m o presidente a la celebra-
c i ó n en h o n o r a los n i ñ o s h é r o e s . " Por las acechanzas de
los militares, ésta fue la ú n i c a a la que l l e g ó a c o n c u r r i r .
O b v i a m e n t e , la palabra " l e a l t a d " t e n í a u n pobre signifi-
cado entre los militares de aquel t i e m p o .
T a m b i é n V i c t o r i a n o H u e r t a asistió sólo u n a vez a este
acto, puesto que luego fue derrocado. El orador, el general
M i g u e l Ruelas, t e r m i n ó su discurso alabando a los m á r t i r e s
de 1847 " y excitando al p u e b l o a que en u n futuro, q u i z á
no lejano, i m i t a r a la a c t i t u d de aquellos h é r o e s n i ñ o s que
s u p i e r o n guardar la d i g n i d a d de la patria frente a la ame-
naza ingente de los h o m b r e s d e l N o r t e " . '" E n ese mo-
hl País (9 sep. 1911).
hl País (9 sep. 1912).
'- hl País (9 sep. 1913).
I A H A / A Ñ A ÉPICA DE EOS N I Ñ O S H É R O E S 259

m e n t ó , H u e r t a t e m í a m á s a la posibilidad de u n a i n v a s i ó n
estadounidense que al t r i u n f o de la r e v o l u c i ó n constitu-
cionalista, encabezada p o r el g o b e r n a d o r de Coahuila.
El ceremonioso presidente Venustiano Carranza fue afi-
c i o n a d o a este tipo de eventos, en cuyas fotografías él y su
gabinete se asemejan m u c h o , p o r sus actitudes h i e r á t i c a s ,
53
a estatuas y m o n u m e n t o s . '

LOS P R A G M Á T I C O S SONORENSES
R E L E Í A N A EOS N I Ñ O S H É R O E S

Los sonorenses n o se m o s t r a r o n p a r t i c u l a r m e n t e entusias-
mados de celebrar a los n i ñ o s h é r o e s . Sin embargo, el o t r o
centenario, el de la c o n s u m a c i ó n de la i n d e p e n d e n c i a
—que buscaba igualar en magnificencia al del porfiriato—,
ciertamente a y u d ó a dar lustre a la ceremonia en m e m o r i a
de los aguiluchos. E n 1921, p o r p r i m e r a vez ( s e g ú n parece)
se c e l e b r ó e n el m i s m o d í a en que o c u r r i ó el asalto a
Chapultepec, o sea, el 13 de septiembre. Asistió al acto
Alvaro O b r e g ó n c o n su gabinete, y h a b l ó el presidente de
la a s o c i a c i ó n , V í c t o r H e r n á n d e z Covarrubias, q u i e n fue d i -
rector del Colegio M i l i t a r en 1913, cuando o c u r r i ó la fa-
mosa escolta de los cadetes al presidente M a d e r o . D e s p u é s
de las guardias en el obelisco, se trasplantaron seis peque-
ñ o s ahuehuetes a l r e d e d o r d e l m o n u m e n t o , y en cada u n o
de ellos se fijó u n a placa c o n el n o m b r e de los cadetes.
A menos de q u i n c e d í a s de haber logrado el reconoci-
m i e n t o de Estados U n i d o s hacia su g o b i e r n o , O b r e g ó n
n o quiso saber nada de u n a c o n m e m o r a c i ó n que a l u d í a
precisamente a la g u e r r a c o n este país. Sea p o r esta pre-
c a u c i ó n p o l í t i c a , o d e b i d o a problemas de salud que pa-
d e c í a entonces, el caso es que el presidente estuvo fuera
de la c i u d a d d u r a n t e las fechas festivas. A q u e l a ñ o , la
c e l e b r a c i ó n e n Chapultepec se llevó a cabo el 9 de sep-
t i e m b r e de 1923, pues el 13, en u n acto realizado en las
instalaciones del Colegio M i l i t a r en San Jacinto (Tacu¬
!5
Excelsior (9 sep. 1921).
260

ba), el secretario de Guerra, Francisco Serrano ( q u i e n en
1927 fue asesinado p o r O b r e g ó n y Calles), d e s c u b r i ó u n a
estatua de Juan de la Barrera y o t r a de Vicente S u á r e z .
S e g ú n la c r ó n i c a , las miradas estuvieron puestas en Su
Majestad Beatriz I , reina de los cadetes del Colegio
M i l i t a r , q u i e n antes de retirarse, " d e p o s i t ó u n a flor y u n a
l á g r i m a " en ambas estatuas. El o r a d o r en t u r n o a c l a r ó
r a u d o la r a z ó n de su presencia, para " c u m p l i r u n r i t o sa-
grado, n o u n acto de revancha, sentimiento que ya n o tie-
54
ne n i n g ú n m e x i c a n o " .
El a ñ o siguiente, al conmemorarse los 100 a ñ o s del Co-
legio M i l i t a r , la a s o c i a c i ó n p r e p a r ó u n festejo d o b l e — p o r
lo cual se hizo el 14 y n o el 13— que i n c l u y ó u n a ofrenda
en el m o n u m e n t o a Guadalupe Victoria, pues fue d u r a n t e
su a d m i n i s t r a c i ó n cuando se f u n d ó el colegio. A h o r a sí asis-
tió O b r e g ó n , q u i e n se s e n t ó en la T r i b u n a M o n u m e n t a l al
lado de los sobrevivientes de la j o r n a d a de 1847. E l o r a d o r
fue el profesor Francisco C é s a r Morales, d i r e c t o r general
de E d u c a c i ó n P r i m a r i a de la SEP. A l ser éste el a ñ o en que
O b r e g ó n a p l a s t ó inmisericordemente la r e b e l i ó n delahuer-
tista, p r o c l a m a n d o su t r i u n f o a los cuatro vientos, las pa-
labras de Morales p a r e c í a n dirigidas a u n destinatario
distinto del que se declaraba e x p l í c i t a m e n t e . El orador, al
p r e g u n t a r si los sucesos de Chapultepec n o representaban
u n a derrota, r e s p o n d í a

[. . .] tal vez, son héroes fracasados si se les ve desde el punto
de vista de los que solo reconocen el ideal cuando se presen-
ta en el campo de la victoria, d o m e ñ a n d o altiveces y aplas-
tando rebeldías; mas para nosotros son héroes sublimes
porque prefirieron sucumbir a doblegarse, y porque su me-
moria molestará eternamente a los que tienen el hábito de ha-
lagar al fuerte y son esclavos incondicionales del éxito, en
cualquiera de sus míseras formas. . .•'*'

l]
hxcelsior (10 y 14 sep. 1923).
11
hxcelsior (15 sep. 1924). En este discurso, su autor cita a José Vas-
concelos, cjuien no tenía ni dos meses de haber renunciado como titu-
lar de ia Secretaría de Educación Publica, se sospechaba de simpatizar
con los delahuertistas.
I A HAZAÑA ÉPICA DK LOS N I Ñ O S ÍIÉROKS 261

Así y t o d o , el presidente invicto y sus allegados n o se die-
r o n p o r aludidos.
Calles tampoco p a r e c i ó muy afecto a esta c e l e b r a c i ó n . El
13 de septiembre de 1927 estaba prevista su asistencia, que
a ú l t i m a h o r a fue cancelada; a c u d i ó en su r e p r e s e n t a c i ó n
u n f u n c i o n a r i o de la S e c r e t a r í a de Guerra. T a l vez la au-
sencia de Calles se d e b i ó a que ese m i s m o d í a se aprehen-
d i ó al general J o s é D o m i n g o R a m í r e z G a r r i d o ( q u i e n en
1923 fue d i r e c t o r d e l Colegio M i l i t a r ) , acusado de fraguar
3 h
u n c o m p l o t para asesinar a O b r e g ó n . E n 1928 —en me-
d i o de la expectativa p o r el j u i c i o de J o s é de L e ó n T o r a l ,
asesino d e l presidente electo Alvaro O b r e g ó n — , tampoco
asistió Calles. E n esta c e l e b r a c i ó n , y en la d e l a ñ o anterior,
ya n o se i n d i c a que la a s o c i a c i ó n haya organizado el even-
to, aunque l o presenciaron sus m i e m b r o s y alguno de ellos
37
h a b l ó en la t r i b u n a .
E n 1932 tampoco se c o n t ó c o n la asistencia presidencial
y la c e l e b r a c i ó n tuvo u n c a r á c t e r m á s civil. Fue organizada
p o r el D e p a r t a m e n t o Central (o DDF) y n o p o r las autori-
dades militares. El representante del presidente A b e l a r d o
L . R o d r í g u e z fue el jefe del D e p a r t a m e n t o Central y n o u n
f u n c i o n a r i o de la S e c r e t a r í a de Guerra. Se entregaron ban-
deras a diversas escuelas oficiales, y el o r a d o r p r i n c i p a l fue
el s e ñ o r Alfonso H e r r e r a , q u i e n e x p r e s ó su ardiente deseo
p o r q u e cada a l u m n o de k i n d e r g a r t e n , p r i m a r i a , secunda-
r i a y facultades desfilara ante ese m o n u m e n t o c o n las pa-
labras d e l h i m n o nacional: "Patria m í a , piensa que el cielo
u n soldado e n cada hijo te d i o " .
E n o t r o acto, m á s modesto p e r o tal vez m á s s i m b ó l i c o ,
los n i ñ o s de la "Escuela N i ñ o s H é r o e s de Chapultepec" re-
presentaron l o sucedido h a c í a ya 85 a ñ o s

!,íl
Excelsior (14 sep. 1927). Finalmente no se le c o m p r o b ó nada y fue
dejado en libertad. Ramírez Garrido había participado en la rebelión
delahuertista, logrando escapar a Cuba. Lo e x t r a ñ o es que fue Calles
quien permitió) a aquél regresar del exilio en 1926. Después de esta acu-
sacicnt, de la que no se encontraron pruebas, Ramírez Garrido volvié) a
salir del país.
" Excelsior (14 sep. 1927) y Excelsior (14 sep. 1928).
262

[. . .] con irreprochable propiedad [señala el reportero] rea-
lizaron tres dramatizaciones alusivas a los Aguiluchos de
Chapultepec: "los cadetes del 47", " h é r o e s de Chapultepec"
y "deber heroico" que fueron de tal fuerza histórica, de tal
emoción, de tal contagio patriótico, que aquellos niños artis-
38
tas lueron estruendosamente aplaudidos en cada caso.

El. T R Á N S I T O A l.A C I V I L I D A D : E L M I T O D E L A REVOLUCIÓN

A L I E N T A A L DE LOS N I Ñ O S HÉROES

En 1935 el presidente L á z a r o C á r d e n a s estaba precisa-
m e n t e d e d i c a d o a esto m i s m o , a ser presidente. Por esos
d í a s de septiembre, la p u r g a de elementos callistas l l e g ó a
la C á m a r a de Diputados: la noticia del desafuero de va-
rios de ellos —acusados p o r la balacera que h a b í a estalla-
do d e n t r o de la C á m a r a y que p r o v o c ó la m u e r t e de dos
legisladores— ocupaba las o c h o columnas de los p e r i ó d i -
cos. O t r o asunto de i n t e r é s era el presupuesto de la U n i -
versidad N a c i o n a l A u t ó n o m a de M é x i c o , y la m a ñ a n a del
13 de septiembre C á r d e n a s r e c i b í a en audiencia al rector
F e r n a n d o Ocaranza, mientras que e n Chapultepec presi-
d í a n la c e r e m o n i a J o a q u í n A m a r o , d i r e c t o r general de
E d u c a c i ó n M i l i t a r y L u c i a n o K u b l i , d i r e c t o r de A c c i ó n
39
Cívica del D D F .
En los a ñ o s cardenistas, la o r g a n i z a c i ó n de estos eventos
p a s ó a ser casi p o r c o m p l e t o o b r a del g o b i e r n o , t r a t á r a s e
del DDF, de la SEP, o de la presidencia. La a s o c i a c i ó n s ó l o
participaba c o m o invitada. T a m b i é n se c o m e n z ó entonces
a u n i r el m i t o de los n i ñ o s h é r o e s al naciente de la
R e v o l u c i ó n . Los hechos de armas comenzaban a alejarse
en el t i e m p o y p e r d e r la sustancia p o l í t i c a que los r o d e ó en
su m o m e n t o , para pasar a c o n f o r m a r u n a epopeya ú n i c a y
h o m o g é n e a . E n 1938 se invitó a los representantes de "los
veteranos del 4 7 " y t a m b i é n a los de Veracruz en 1914.
Para adecuarse a los nuevos tiempos, la a s o c i a c i ó n organi-
zó u n a velada en homenaje a la Escuela Naval M i l i t a r de

Excelsior (14 sep. 1932).
El Lhiiiiersal (14 sep. 1935).
I A H A / A N A ÉPICA DE LOS N I Ñ O S H É R O E S 268

Veracruz, durante la cual se a ñ a d i e r o n los nombres de los
dos alumnos muertos en 1914 a la lista de los cadetes de
1847. E n su a l o c u c i ó n , el licenciado Belisario Becerra dijo
q u e los nombres de " J o s é Azueta y V i r g i l i o U r i b e ya tienen
u n lugar en el alma d e l p u e b l o m e x i c a n o y sus figuras se
4 0
u n e n a las de los n i ñ o s h é r o e s " .
L a costumbre de pasar lista de presente a los cadetes
m u e r t o s en 1847, que se realizaba desde h a c í a t i e m p o en el
C o l e g i o M i l i t a r , e m p e z ó a f o r m a r parte del ritual anual
d e l 13 de septiembre a p a r t i r de 1941. E n el acto celebra-
d o aquel a ñ o se o t o r g ó la m e d a l l a A la lealtad a los exca-
detes que en 1913 escoltaron a M a d e r o desde el castillo de
Chapultepec hasta Palacio Nacional, mientras la Ciudadela
41
era asaltada p o r los golpistas. Este hecho de la R e v o l u c i ó n
ya p o s e í a la d i m e n s i ó n de u n a leyenda y de esta manera, se
entrelazaba c o n el de la defensa de Chapultepec.

El. A C E R C A M I E N T O C O N E S T A D O S U N I D O S ,

OBSTÁCULO PARA I A CELEBRACIÓN

M a n u e l Avila Camacho t a m p o c o fue m u y adicto a este
aniversario, l o que se explica p o r diferentes circunstan-
cias. L a p r i m e r a , es la notable m e j o r í a en las relaciones
c o n Estados U n i d o s , que t e r m i n ó c o n problemas a ñ e j o s
q u e p a r e c í a n insolubles, gracias a la C o m i s i ó n de Recla-
maciones ( p o r d a ñ o s ocasionados a estadounidenses du-
r a n t e la R e v o l u c i ó n ) y la i n d e m n i z a c i ó n a las c o m p a ñ í a s
petroleras p o r la e x p r o p i a c i ó n sufrida en 1938. Pero n o
s ó l o se trataba de u n m e j o r e n t e n d i m i e n t o entre ambas
naciones, sino que existía a h o r a u n v í n c u l o t o d a v í a m á s
significativo: M é x i c o y Estados U n i d o s se c o n v i r t i e r o n en
aliados d u r a n t e la segunda g u e r r a m u n d i a l . E n ese con-
texto, el r e c u e r d o de la i n v a s i ó n estadounidense n o era
l o m á s a p r o p i a d o para u n presidente que q u e r í a conven-

10
hl Universal (14 sep. 1938).
Hoy, n ú m . 239 (20 sep. 1941). En este acto no estuvo presente Avila
Camacho.
264

cer a sus connacionales de los beneficios de la alianza
con Estados U n i d o s .
L a segunda r a z ó n que explica la reticencia presidencial
hacia la c o n m e m o r a c i ó n , aunque n o es tan evidente, i n -
fluyó posiblemente en su actitud hacia ella. El 10 de abril de
1944, cuando el presidente arribaba a Palacio Nacional y se
d i s p o n í a a subir al elevador, el teniente J o s é A n t o n i o de la
L a m a Rojas se c u a d r ó ante él, al t i e m p o que e x t r a í a una pis-
tola y le disparaba a quemarropa. L a americana del general
t e n í a u n a malla de acero, p o r l o que el proyectil no lo al-
c a n z ó . El p r o p i o presidente s o m e t i ó al agresor, q u i e n m á s
tarde, al ser i n t e r r o g a d o sobre el m o t i v o del atentado, sólo
se l a m e n t ó de n o haber logrado su objetivo. A l d í a siguien-
te — s e g ú n parece— al teniente De la L a m a le aplicaron la
"ley f u g a " . El magnicida frustrado h a b í a sido a l u m n o del
Colegio M i l i t a r , y era u n ferviente nacionalista que incluso
h a b í a p u b l i c a d o u n folleto sobre los s í m b o l o s patrios, des-
tacando el elogio que h a c í a de los n i ñ o s h é r o e s . A d e m á s , el
d í a del atentado llevaba debajo de sus ropas militares u n a
12
b a n d e r a nacional alrededor de su c u e r p o . A q u í la refe-
rencia al acto h e r o i c o de Juan Escutia es m á s que evidente:
si bien é s t e l o llevó a cabo c o m o u n a ofrenda en h o n o r a la
patria, a q u é l c r e í a que matar al presidente, a costa de su pro-
pia vida, era el mayor sacrificio que u n mexicano p o d í a rea-
lizar para salvarla acabando con lo que consideraba ser una
p o l í t i c a entreguista hacia Estados U n i d o s .
Por o t r a parte, los m i e m b r o s de la a s o c i a c i ó n v e í a n
c ó m o el centenario de 1847 se acercaba y t o d a v í a no exis-
tía u n m o n u m e n t o d i g n o que perpetuase la m e m o r i a de
los aguiluchos. T a m p o c o se h a b í a h e c h o nada p o r encon-
trar sus restos mortales. A esto m i s m o a l u d í a el general
T o m á s S á n c h e z H e r n á n d e z en su discurso del 13 de sep-
t i e m b r e de 1944: se lamentaba p o r q u e la gente que a c u d í a
al obelisco c r e í a que a h í estaban los restos de los n i ñ o s
h é r o e s , l o cual n o era cierto; alentaba su b ú s q u e d a , s e ñ a -
l a n d o que u n m i e m b r o d i s t i n g u i d o de la asociacicm, el ge-
n e r a l T o r r e a , c o n o c í a a su vez a u n "viejo y ameritado

'- Sobre el caso, véase TARACENA, 1977, t. 2, pp. 191-198.
I A HAZAÑA ÉPICA DE LOS NIÑOS HÉROES 265

43
g e n e r a l " , que s a b í a d ó n d e d e b í a n buscarse. T i e m p o des-
p u é s , se d e m o s t r a r í a que si u n o e s t á a n i m a d o p o r el fer-
viente deseo de e n c o n t r a r algo, l o m á s seguro es que l o
encuentre, c o m o s u c e d i ó c o n los restos de C u a u h t é m o c
que " e n c o n t r ó " Eulalia G u z m á n .
L a a s o c i a c i ó n , cada vez m á s e m p e ñ a d a en su afán p o r
construir m o n u m e n t o s , se a c e r c ó al lugar menos adecuado
e n busca de apoyo: el despacho presidencial. E l p r i m e r
m a n d a t a r i o les o f r e c i ó ayuda material y a c e p t ó la presi-
dencia h o n o r í f i c a d e l " C o m i t é P r o - m o n u m e n t o a los
N i ñ o s H é r o e s " . F i n a l m e n t e , el d e n o m i n a d o "Presidente
c a b a l l e r o " n o c u m p l i ó c o n l o p r o m e t i d o , y s e g ú n u n exin-
tegrante de ese c o m i t é ; "desgraciadamente el general Avila
Camacho n o c u m p l i ó su o f r e c i m i e n t o , dejando e s c a p á r s e -
le el alto h o n o r de ser él q u i e n hiciera justicia, en esa for-
4 4
m a , a nuestros N i ñ o s H é r o e s " .

L A CICATRIZACIÓN DE UNA HERIDA: EL CENTENARIO DE 1847

M i g u e l A l e m á n i n i c i ó su g o b i e r n o c o n la p o l í t i c a d e l
" b u e n v e c i n o " y las relaciones entre M é x i c o y Estados
U n i d o s se volvieron inmejorables. E l 3 de marzo de 1947,
p o r p r i m e r a vez, u n presidente estadounidense pisó el suelo
de la capital de la R e p ú b l i c a . U n o de los actos m á s signifi-
cativos fue la o f r e n d a y g u a r d i a de h o n o r que H a r r y S.
T r u m a n d e p o s i t ó e n el obelisco a los n i ñ o s h é r o e s . Antes
h a b í a s e ñ a l a d o que las intervenciones eran ya cosa d e l pa-
sado. Los periodistas aseguraron que así " c i c a t r i z ó para
45
siempre u n a vieja h e r i d a n a c i o n a l " . N o obstante, algunos

4:
^ El Nacional (14 sep. 1944). En este acto no estuvo presente Avi-
la Camacho.
4 4
AIVAREZ, 1948, p. 580. Por su gentileza y buenas maneras, Avila
Camacho fue conocido por el sobrenombre de "el Presidente caballero".
4
'^ TARACENA, 1979, p. 105 y TORRES, 1984, pp. 161-162. Casi dos meses
después, Alemán c o r r e s p o n d i ó la visita; viajó a Washington donde fue
aclamado por una gran multitud. El presidente mexicano asistió al ce-
menterio de Arlington, lugar en el que depositó una ofrenda en la tum-
ba del Soldado Desconocido. TARACENA, 1979, pp. 109-111.
266 ENRIQUE PEASENUA DE EA PARRA

pensaban que la h e r i d a s e g u í a abierta: la ofrenda dejada
por T r u m a n d e s a p a r e c i ó misteriosamente y c o r r i ó el r u -
m o r de que u n g r u p o la h a b í a arrojado a las puertas de la
46
embajada estadounidense.
A raíz de esta casi u n á n i m e " c i c a t r i z a c i ó n " , los progra-
mas del centenario c o b r a r o n nuevos b r í o s . D u r a n t e la p r i -
m e r a presidencia civil de la p o s r e v o l u c i ó n , la a s o c i a c i ó n
tuvo que resignarse a u n h e c h o que ya se v e n í a p e r f i l a n d o :
la c e l e b r a c i ó n del 13 pasaba a depender netamente d e l
á m b i t o g u b e r n a m e n t a l , y m á s p a r t i c u l a r m e n t e , del pre-
sidente de la R e p ú b l i c a . E l proyecto presentado p o r la aso-
c i a c i ó n fue desechado p o r el g o b i e r n o , aduciendo l o
costoso que resultaba erigir u n m o n u m e n t o . L a a s o c i a c i ó n
h a b í a pensado c o n s t r u i r l o en la glorieta Juan de la Barrera
(en la avenida Chapultepec y calzada de Tacubaya) p o r ser
el lugar d o n d e m u r i ó el valeroso teniente. Además', se que-
r í a construir u n museo y u n p a n t e ó n para depositar allí los
restos de los seis cadetes. E n cambio, el g o b i e r n o a c e p t ó la
propuesta del arquitecto A r a t ó n Echeearav eme se llevó a
cabo d o n d e e s t a ñ a la Fuente de las Ranas, " c o n el consi-
guiente disgusto de los m i e m b r o s de la A s o c i a c i ó n d e l
4 7
C o l é e l o M i l i t a r a los oue n o se t o m ó en c u e n t a " E l ore-
sidente A l e m á n a c u d i ó el 13 de septiembre de 1947 a co-
locar la p r i m e r a p i e d r a de este m o n u m e n t o , "Defensores
de la Patria" (pero m e j o r c o n o c i d o c o m o " A l t a r a la
4 8
P a t r i a " ) el h e m i c i c l o m í e actualmente conocemos Uno
de los oradores el licenciado v eeneral A a r ó n S á e n z de-
c l a r ó oue " n o sé p r e t e n d í a desenterrar agravios n i revivir
pasiones oue el t i e m p o ha m a r c h i t a d o sino el deber de i n -
vocar el recuerdo de u n fracaso g l o r i o s o " . A l t e r m i n a r el
acto " e l n n e h l o desde l is colinas del cerro vitoreaba a los
4
h é r o e s y al presidente A l e m á n " . "

Ese m i s m o d í a , en la C á m a r a de Diputados, los presi-
dentes del Congreso y del senado, A l e j a n d r o G ó m e z Ma-

'" TORRI S, 1984, p. 165.
17
CHÁYARRI, 1960, p. 235.
4S
Éste f ue inaugurado por Alemán el 27 de noviembre de 1952.
• ' V i / A Y , r , W ( Í 4 s e p . 1947).
LA HAZAÑA ÉPICA DL LOS N I Ñ O S HLROLS 267

ganda y Fidel V e l á z q u e z , descubrieron la i n s c r i p c i ó n " A los
N i ñ o s H é r o e s de C h a p u l t e p e c " . Estuvieron presentes
representantes del cuerpo d i p l o m á t i c o y u n a comitiva de
0
cadetes.'
U n a sociedad deseosa de r e n d i r c u l t o a determinados
" h é r o e s " necesita de algunos restos mortales susceptibles
de convertirse en el centro y el foco de las ceremonias cí-
vicas. E l centenario de 1847 r e s u l t ó el m o m e n t o p r o p i c i o
p a r a " d e s c u b r i r " los restos de los seis cadetes. E l general
T o r r e a fue comisionado p o r el secretario de la Defensa,
G i l b e r t o R. L i m ó n , para iniciar la b ú s q u e d a , y cinco días
d e s p u é s , e n el lugar c o n o c i d o c o m o Ahuehuetes de Mira-
m ó n , fueron encontrados seis c r á n e o s que, s e g ú n dictamen
a n t r o p o l ó g i c o , p e r t e n e c í a n a cinco esqueletos masculinos
j ó v e n e s y a u n o adulto. E l presidente A l e m á n n o m b r ó u n a
c o m i s i ó n de historiadores que d i c t a m i n a r a si esos restos
p e r t e n e c í a n efectivamente a los cadetes de 1847. Ésta con-
c l u y ó afirmativamente, c o n pruebas que dejaban, sin em-
b a r g o , m u c h o que desear. E n efecto, y entre otras cosas, si
T o r r e a , y antes de él otros m i e m b r o s de la a s o c i a c i ó n sa-
b í a n d ó n d e estaban sepultados los restos, ¿ p o r q u é espe-
r a r o n 100 a ñ o s para desenterrarlos y p r o p o r c i o n a r l e s u n
1
l u g a r m á s d i g n o d o n d e reposar? ' A d e m á s , los que forma-
r o n parte de la c o m i s i ó n eran obviamente parciales en el
asunto, ya que eran m i e m b r o s de la a s o c i a c i ó n o estaban
relacionados c o n ella: tales eran los casos de Juan M a n u e l
T o r r e a , J o s é M a r í a Álvarez y A l b e r t o M a r í a C a r r e ñ o .
Pero el centenario r e q u e r í a forzosamente la presencia
de esos restos para avivar la flama del c u l t o a los h é r o e s .
Fue así c o m o el 14 de septiembre, en la plaza de la
C o n s t i t u c i ó n , frente a Palacio N a c i o n a l , fue levantado u n
t ú m u l o c o n seis urnas de plata que c o n t e n í a n los presun-
tos restos de los n i ñ o s h é r o e s . A l e m á n y su gabinete m o n -
t a r o n la p r i m e r a guardia. D e s p u é s , fue el p u e b l o q u i e n
desfiló ante las urnas, c u m p l i e n d o así el deseo expresado

El Nacional (14 sep. 1947).
, !
Me baso a q u í en los estudios de GARCÍA M I \ O / y FRITSCIII. ACIAI S,
1
1989, pp. 91-95, y en el serio ctiestionamiento que hacen a este halla/go.
268

p o r Alfonso H e r r e r a en 1932. D e l z ó c a l o , las urnas f u e r o n
trasladadas en solemne cortejo — e n cierto sentido, similar
al de 1849— a la Sala de Banderas d e l Colegio M i l i t a r en
Popotla, d o n d e s e g ú n su d i r e c t o r , Luis A l a m i l l o Flores, se
m o n t a r í a u n a g u a r d i a p e r m a n e n t e , las 24 horas de los 365
2
días d e l a ñ o . '
En 1950, la ceiehrac ión ¡uvo t a m b i é n c o m o telón de fon-
do la " b u e n a v e c i n d a d " . E l embajador estadounidense
W a l t h e r T h u r s t o n , p o r encargo — s e g ú n d i j o — d e l p u e b l o
n o r t e a m e r i c a n o y d e l presidente T r u m a n , e n t r e g ó 12 ban-
deras que en 1847 f u e r o n tomadas y llevadas a Estados
U n i d o s . L a entrega s i m b ó l i c a fue hecha p o r cadetes de
3
West P o i n t a sus iguales d e l Colegio M i l i t a r . '

E l . P R E S I D E N T E D E IA R E P Ú B L I C A , I N V I T A D O I M P R E S C I N D I B L E

A p a r t i r de 1953, todas las celebraciones se realizaron en el
nuevo m o n u m e n t o , c o n sus seis antorchas erguidas.
F u e r o n ceremonias m á s breves, pues los asistentes ya n o
d e b í a n trasladarse de la T r i b u n a M o n u m e n t a l al Obelisco
con el fin de depositar las ofrendas. T a m b i é n se e s t a b l e c i ó
la costumbre de que el jefe d e l ejecutivo llegara acompa-
ñ a d o d e l presidente de la Suprema C o r t e de Justicia de la
N a c i ó n y de los presidentes de las C á m a r a s de D i p u t a d o s y
Senadores, pues se trataba ya f o r m a l m e n t e de u n h o m e -
naje de los tres poderes de la U n i ó n . T a m b i é n se redujo
p a u l a t i n a m e n t e el n ú m e r o de oradores, pues u n o solo ha-
blaba a n o m b r e de los tres poderes, y o t r o fue casi siempre
u n cadete. Así se verificó la c o n m e m o r a c i c m de 1954, a la
34
que asistió A d o l f o Ruiz C o r t i n e s .
D u r a n t e el p e r i o d o de A d o l f o L ó p e z Mateos encontra-
mos o t r a i n n o v a c i ó n que persiste hasta nuestros d í a s . E l
presidente entrega s i m b ó l i c a m e n t e seis espadines a igual
n ú m e r o de cadetes. Este r i t o simboliza la entrega y el he-

bl Nacional (15 sep. 1947).
:>
'' El Nacional (14 sep. 1950).
M
El Nacional (14 sep. 1954).
LA i IAZAÑA ÉPICA DE LOS NIÑOS HÉROES 269

r o í s m o que deben p e r d u r a r en los alumnos del Colegio
M i l i t a r , pero t a m b i é n realza la figura del ejecutivo en esta
ceremonia. E n tiempos de Porfirio Díaz, p o r ejemplo, é s t e
m a n t e n í a u n a actitud pasiva, pues se limitaba a depositar la
o f r e n d a y a m o n t a r guardia. A d e m á s , al i r desapareciendo
elementos de o r n a t o anteriores, c o m o los poemas y la
m ú s i c a , l o que m á s d e s t a c ó en la ceremonia fue la figura
presidencial. Los oradores aprovecharon la o c a s i ó n para
glorificar las h a z a ñ a s de los h é r o e s n i ñ o s y t a m b i é n las pre-
sidenciales. El senador A n d r é s Serra Rojas, el 13 de sep-
t i e m b r e de 1964, d i r i g i e n d o su m i r a d a al p r e s i d i u m d o n d e
se encontraba A d o l f o L ó p e z Mateos, dijo: "hace seis a ñ o s
la n a c i ó n le e n t r e g ó su destino y hoy puede usted r e p e t i r
e n esta augusta c o n m e m o r a c i ó n : n o sólo devuelvo la patria
q u e me entregaron, la devuelvo m á s grande, m á s u n i d a y
c o n los ojos l i m p i o s para ver el p o r v e n i r " , provocando con
ello u n a cerrada o v a c i ó n . " L ó p e z Mateos [ a ñ a d e p o r su
parte el r e p o r t e r o ] , que se h a b í a calado unos anteojos os-
curos n o m o v i ó u n m ú s c u l o de la S ó l o i n c l i n ó lige-
5
r a m e n t e la cabeza." '

LOS N I Ñ O S HÉROES: M O D E L O D E UNA JLrVT-NTUD E S T U D I O S A

E n la p r i m e r a q u i n c e n a de septiembre de 1968, la huelga
estudiantil p a r e c í a p e r d e r fuerza y el rector Javier Barros
Sierra h a b í a c o n m i n a d o a los estudiantes a regresar a cla-
ses, pero sin abandonar la lucha. L a mayor parte de la
sociedad, a d o r m i l a d a p o r el a u t o r i t a r i s m o y el desarrollis-
m o , c r e í a que é s e era el m e j o r de los m u n d o s posibles, y
veía en los estudiantes huelguistas a v á n d a l o s y delincuentes,
p e r o la i r r u p c i ó n del ejército a la U N A M el 17 de septiembre
m o d i f i c ó sensiblemente esta imagen. A la c e r e m o n i a en
Chapultepec, Díaz Ordaz a c u d i ó a c o m p a ñ a d o de su gabi-
nete. El p r i m e r o r a d o r , " e n r e p r e s e n t a c i ó n de la j u v e n t u d
m i l i t a r " , fue el cadete Saúl H e r n á n d e z Dorantes. Declaré)

:)J
Excehior (14 sep. 1964). López Mateos sufría de intensos dolores de
cabeza producidos por la migraña, por lo que usaba lentes oscuros.
2 /O L N R I Q L L PIASLNC1A D L LA PARRA

que los n i ñ o s h é r o e s h a b í a n dado al p a í s personalidad ante
el m u n d o , y que nosotros "somos herederos de tan subli-
mes ejemplos y p o r ello estamos obligados a la s u p e r a c i ó n
y al estudio"; por lo tanto, el h e r o í s m o d e b í a conseguirse en
las aulas. Por su parte, Alfredo V . B o n f i l consideraba que la
juventud p o d í a optar por dos caminos, el de aquellos que
quieren demoler lodo lo consti n i d o por generaciones an-
teriores, o el de quienes valoran esas experiencias, pero re-
chazan sus aspectos obsoletos c o n el p r o p ó s i t o de construir
1 1
u n mejor futuro. ' Es evidente que c o n estos s e ñ a l a m i e n t o s
el o r a d o r descalificaba de a n t e m a n o el m o v i m i e n t o estu-
d i a n t i l , pues le achacaba simple y llanamente el deseo de
acabar c o n todo. C o n estas palabras, se g a n ó el aplauso
de la concurrencia y m u y especialmente, el de Díaz Ordaz,
q u i e n se le a c e r c ó para darle u n abrazo, ya que segu-
r a m e n t e n i él m i s m o p o d í a haber e n c o n t r a d o u n mensaje
m á s conveniente. E n la foto p u b l i c a d a p o r el p e r i ó d i c o ,
vemos a las personalidades d e l r é g i m e n diazordacista m o n -
t a n d o guardia, y e n c i m a de ellas, colocado sobre el h e m i -
ciclo, u n a d o r n o floral que rezaba: " E j e m p l o para la
j u v e n t u d mexicana".
El exsecretario de G o b e r n a c i ó n de Díaz Ordaz, ya en la
presidencia, i n t e n t ó r e h u i r su responsabilidad en la matan-
za de T l a t e l o l c o , t o m a n d o la b a n d e r a de la j u v e n t u d . Fue
así c o m o c o l o c ó a j ó v e n e s p o l í t i c o s en puestos importantes
3
de su g o b i e r n o . ' E n 1971, el o r a d o r que h a b l ó a n o m b r e
de los tres poderes fue el j o v e n secretario de A c c i ó n E d u -
cativa de la C o n f e d e r a c i ó n N a c i o n a l Campesina, H é c t o r
H u g o Olivares V e n t u r a , q u i e n se h e r m a n ó con los j ó v e n e s
de t o d o el m u n d o " q u e h a n h e c h o de la justa protesta su
8
e x p r e s i ó n cotidiana y su b a n d e r a de l u c h a " . '

>f>
hl Nacional (14 sep. 1968).
J
' Como en los casos de Fausto Zapata, Francisco Javier Alejo, Carlos
Armando Biebrich.
|H
hlNacional (14 sep. 1971).
I A H A / A Ñ A EPIC A DE EOS N I Ñ O S H É R O E S 2/1

LAS H A Z A Ñ A S D E EOS N I Ñ O S H É R O E S Y LAS D E L O S PRESIDENTES

Por p r i m e r a vez, en 1976, el jefe del ejecutivo c o n c u r r i ó al
evento a c o m p a ñ a d o p o r el presidente electo — e l gran
elector c o n el u n g i d o . El p r i m e r o —en el c r e p ú s c u l o de su
sexenio y en m e d i o de serios cuestionamientos hechos a su
p o l í t i c a e c o n ó m i c a — esperaba n o ser olvidado, vitupe-
r a d o , o si se quiere, traicionado. E n Chapultepec, Luis
E c h e v e r r í a y J o s é L ó p e z Portillo oyeron al o r a d o r en t u r n o
y luego se trasladaron a T l a l p a n para i n a u g u r a r las nuevas
instalaciones del Colegio M i l i t a r . A h í , el o r a d o r fue el
general H e r m e n e g i l d o Cuenca Díaz, q u i e n d i o las o r i e n -
taciones para los nuevos cuadros formados p o r este cole-
gio: ahora, el e j é r c i t o d e b e r í a utilizar "sus armas para la
defensa y seguridad de la patria y n o c o m o m e d i o de opre-
s i ó n en c o n t r a de la c i u d a d a n í a " , y sus soldados d e b e r í a n
c o n t r i b u i r al desarrollo nacional y ayudar a la p o b l a c i ó n ci-
v i l en caso de desastre. F i n a l m e n t e , r e i t e r ó la lealtad de
59
que el Colegio M i l i t a r siempre h a b í a dado t e s t i m o n i o .
Esta fue efectivamente la palabra clave de aquella celebra-
c i ó n : en el m u r o de la t r i b u n a de h o n o r , d o n d e se encon-
traba el f u t u r o presidente de M é x i c o , se p o d í a leer escrita
e n gigantescas letras, la palabra " L e a l t a d " .
A p a r t i r de entonces y hasta la actualidad, el presidente
i r á cada 13 de septiembre de Chapultepec a T l a l p a n para
i n a u g u r a r los cursos d e l Colegio M i l i t a r . De hecho, asiste a
u n a segunda c e l e b r a c i ó n , pues entre los ejercicios que ha-
cen los alumnos, destaca la e s c e n i f i c a c i ó n de la batalla de
Chapultepec que c u l m i n a c o n el acto p r o t a g o n i z a d o p o r
J u a n Escutia, m i s m o que realizan decenas de cadetes, en-
vueltos en sendas banderas nacionales.
E n septiembre de 1979, la noticia d o m i n a n t e era el de-
r r a m e de p e t r ó l e o en el pozo Ixtoc-1 y las posibles reper-
cusiones d i p l o m á t i c a s que este accidente t e n d r í a , j u s t o
c u a n d o los presidentes C á r t e r y L ó p e z P o r t i l l o i b a n a en-
trevistarse e n W a s h i n g t o n a fines de mes. El o r a d o r en tur-
n o d u r a n t e la c e l e b r a c i ó n fue el d i p u t a d o Pedro Pablo

^ El Nacional (14 sep. 1976).
272

Cepeda, q u i e n d e c l a r ó " q u e el m u n d o vive entre agresio-
nes de diferentes m ó v i l e s , aunque c o n intenciones iguales:
que los p a í s e s c o n t i n ú e n divididos s e g ú n los intereses y las
fuerzas de los poderosos". S e ñ a l ó t a m b i é n que la autode-
t e r m i n a c i ó n de los pueblos s e r í a bandera p e r m a n e n t e en
el concierto de las naciones y predi jo que con el p e t r ó l e o ,
México p o d r í a obtener su independencia e c o n ó m i c a , pero
que "esta posibilidad ú n i c a en nuestra historia nos debe
hacer volver los ojos a la esencia nacionalista que p r o v o c ó
el acto h e r o i c o que h o y recordamos. S ó l o así seremos con-
gruentes con nosotros mismos y c o n la actitud de estos j ó -
(
venes c a d e t e s " . ' ° L a costumbre q u e r í a que el d i r e c t o r d e l
Colegio M i l i t a r fuese el que pasara lista, pero L ó p e z Portillo
no p u d o resistir la t e n t a c i ó n de ser él q u i e n p r o n u n c i a r a el
n o m b r e de los seis cadetes muertos p o r la patria. E n ese
m o m e n t o n o era a ú n u n presidente devaluado, sino el lí-
der de M é x i c o , u n a p o t e n c i a media.
A escasos 13 d í a s de la n a c i o n a l i z a c i ó n de la banca, a
n o m b r e de los tres poderes, h a b l ó el diputado J e s ú s Salazar
T o l e d a n o , q u i e n s e ñ a l ó que c o n la n a c i o n a l i z a c i ó n se res-
cataba el p o d e r negociador d e l Estado y su capacidad pa-
ra decidir desde u n a p o s i c i ó n de fuerza; a c l a r ó que la
m e d i d a " n o es fruto de u n m o m e n t o de audacia, sino re-
sultado de u n a c o n v i c c i ó n que ha resistido dudas y cues-
t i o n a m i e n t o s i d e o l ó g i c o s , p o l í t i c o s y e s t r a t é g i c o s ; es
respuesta de u n a v o c a c i ó n que viene del f o n d o de la
H i s t o r i a " . T e r m i n ó s e ñ a l a n d o que en las actuales circuns-
tancias, el sacrificio de los seis cadetes " d a r á fuerza y alien-
(
to en las filas d e l p u e b l o " . ' ' A n t e tal audacia presidencial,
era obviamente impensable que se repitiera, c o m o seis
a ñ o s a t r á s , la asistencia c o n j u n t a del m a n d a t a r i o e n fun-
ciones c o n el electo.
Es significativo que en 1988, a ñ o de elecciones pre-
sidenciales competidas y cuestionadas, y c o n u n a a m p l i a
p a r t i c i p a c i ó n p o l í t i c a de la sociedad civil, hubiese dos ce-
lebraciones. L a p r i m e r a c o n t ó c o n la asistencia d e l presi¬
''" Uno más uno (14 sep. 1979).
1,1
Uno más uno (14 sep. 1982).
I A HAZAÑA E P K A DE EOS N I Ñ O S H É R O E S 273

d e n t e M i g u e l de la M a d r i d y su gabinete, y en ella el d i p u -
tado V í c t o r H u g o Celaya a f i r m ó que veía en la gesta de los
n i ñ o s h é r o e s el anticipo de la Reforma y de la R e v o l u c i ó n ,
y s e ñ a l ó t a m b i é n que el g o b i e r n o de M i g u e l de la M a d r i d

[. . .] pasará a la historia como aquel que supo impulsar una
nueva etapa en la revoluciém mexicana, que logró el impulso
que condensa un pasado glorioso con los requerimientos ac-
tuales, que p r e p a r ó a la nación para acceder al futuro y a la
modernidad, realizando los cambios estructurales que la na-
ción reclamara.

L a otra c e l e b r a c i ó n se r e a l i z ó m á s tarde en el m i s m o l u -
gar, el " A l t a r a la Patria", d o n d e D o m i n g o M a r t í n e z , de la
c o l o n i a Pensil, leyó u n d o c u m e n t o a n o m b r e del " M o v i -
m i e n t o J u v e n i l C h i n a c o " que a h í se c o n s t i t u y ó y en el cual
se s e ñ a l a b a que el g o b i e r n o no t e n í a a u t o r i d a d m o r a l n i
p o l í t i c a para reivindicar a la j u v e n t u d mexicana, p o r q u e
era el responsable de su miseria y desempleo, y que ade-
m á s , la j u v e n t u d era v í c t i m a constante de la b r u t a l i d a d po-
liciaca. El d o c u m e n t o subrayaba que en el pasado ya se
h a b í a n dado muestras de " e n t r e g a s o l i d a r i a " c o m o en los
62
sismos de 1985 y en ese a ñ o de 1988. Cabe destacar que
e n la c e r e m o n i a del " g r i t o " t a m b i é n estallaron muestras
de i n c o n f o r m i d a d , c u a n d o cientos de j ó v e n e s lanzaron
consignas contra el g o b i e r n o y a favor del excandidato pre-
sidencial C u a u h t é m o c C á r d e n a s , siendo p o r ello golpea-
1
dos p o r la p o l i c í a en el z ó c a l o capitalino.' '

E L ESTADO CONTRA SUS PROPIAS CREACIONES MÍTICAS

El e s c á n d a l o suscitado por los nuevos libros de texto de his-
t o r i a para la escuela p r i m a r i a d o m i n ó el p a n o r a m a en
1992. En efecto, estos libros i n t e n t a r o n desmitificar m u -
chos hechos y n o m b r e s de nuestra historia. Pero tal vez en

í)_
La Jornada (14 sep. 1988).
(> 1
' I M Jornada (17 sep. 1988).
ese i n t e n t o p o r p r o p o r c i o n a r figuras menos m a r m ó r e a s y
m á s humanas, lo que se l o g r ó , p a r a d ó j i c a m e n t e , fue quitar
a los h é r o e s lo que t e n í a n de h u m a n o : la posibilidad del sa-
crificio supremo, del deber absoluto, casi p a t o l ó g i c o , que
los llevó a realizar —o que llevó a los historiadores a i n -
ventar— aquellas h a z a ñ a s tan celebradas. Así, en esos l i -
bros desaparecieron los nombres de los seis cadetes, y el de
otra figura heroica precoz: el Pipila, de la g u e r r a de inde-
pendencia. Las críticas a estas omisiones f u e r o n estruen-
dosas y los libros t u v i e r o n que ser retirados, si b i e n otras
consideraciones y t a m b i é n m u y diversos errores c o n t r i b u -
yeron a ello. E n ese contexto, la ceremonia del 13 c o b r ó u n
i n t e r é s inusitado. Marcelo E b r a r d , secretario general del
DDF, r e i t e r ó la significación toral de 1847, la de l u c h a r has-
ta el final p o r la patria; t a m b i é n se refirió al liberalismo
social y al Programa N a c i o n a l de S o l i d a r i d a d (Pronasol).
T a n t o fue el i n t e r é s despertado p o r el tema, que los
reporteros se acercaron al presidente Carlos Salinas de
G o r t a r i para p r e g u n t a r l e la significación de esta ceremo-
nia, a l o que este ú l t i m o r e s p o n d i ó :

Nosotros siempre estaremos dispuestos a promover el recuer-
do de este hecho histórico, de esa memoria gloriosa para
nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Especialmente, de
manera extraordinaria, estos niños, verdaderos héroes de la
M
historia de M é x i c o .

L a n o c h e del " g r i t o " , el 15 de septiembre, el presiden-
te Salinas a ñ a d i ó — p o r p r i m e r a vez en la historia de esta
c e l e b r a c i ó n — u n viva a los n i ñ o s h é r o e s . A l d í a siguiente,
el o r a d o r oficial del acto c o n m e m o r a t i v o d e l i n i c i o de la
i n d e p e n d e n c i a fue el secretario de E d u c a c i é m P ú b l i c a ,
Ernesto Z e d i l l o , q u i e n en varias ocasiones m e n c i o n ó a los
cadetes de 1847; entre el p ú b l i c o que asistió al acto en la
c o l u m n a de la i n d e p e n d e n c i a s o b r e s a l í a n pancartas que
d e c í a n : "los N i ñ o s H é r o e s , parte esencial de nuestra his-
t o r i a " . M u c h o s v i e r o n en este acto, y e n el del " g r i t o " , u n

(l1
La Jornada (14 sep. 1992).
I.A HAZAÑA ÉPICA DE EOS N I Ñ O S H É R O E S 275

(
desagravio a la m e m o r i a de esos h é r o e s juveniles. ™ Final-
mente, el 15 de septiembre de 1994, Salinas de Gortari, des-
de Dolores H i d a l g o , r e i t e r ó su "¡Vivan los N i ñ o s H é r o e s ! " .

IV

E l r e c o r r i d o seguido hasta a q u í nos lleva a reflexionar n o
s ó l o acerca de la f o r m a en que u n c o n j u n t o de hechos his-
t ó r i c o s se van t r a n s f o r m a n d o en u n m i t o , sino en la mane-
ra en que é s t e es utilizado para diversos fines y para la
j u s t i f i c a c i ó n de distintas p o l í t i c a s .
El hecho h i s t ó r i c o necesita ser r e f o r m u l a d o para con-
vertirse en m i t o . Eso s u c e d i ó c o n los n i ñ o s h é r o e s , a p a r t i r
de los cuales se forjó u n m i t o que surge de ciertos aconte-
cimientos suficientemente comprobados y de otros que n o
l o son. Sin embargo, estos ú l t i m o s n o son mera fantasía, ya
q u e tienen su raíz en otras h a z a ñ a s realizadas p o r otros
personajes d u r a n t e esa misma gesta, c o m o Zuazuo y X i c o -
t é n c a t l . En este sentido los n i ñ o s h é r o e s sintetizan todos los
hechos heroicos de la g u e r r a de 1847.
O t r o elemento i m p o r t a n t e para la c o n f o r m a c i ó n del
presente m i t o l o e n c o n t r a m o s en el e n t o r n o s i m b ó l i c o
d e l lugar en que se g e s t ó : Chapultepec. El castillo en la
c i m a del cerro, el bosque, los ahuehuetes, son elementos
indispensables de su a m b i e n t a c i ó n , en el m o m e n t o de su
c e l e b r a c i ó n anual.
L a sobrevivencia de u n m i t o cívico requiere de su cele-
b r a c i ó n , o sea, de su r i t u a l i z a c i ó n . Esta ha obedecido, a lo
largo del t i e m p o , a distintos m ó v i l e s . H e m o s visto c ó m o
s u r g i ó en u n p r i n c i p i o para dar relieve a u n a i n s t i t u c i ó n
castrense, el Colegio M i l i t a r . Sus p r o m o t o r e s buscaban que
el Estado reconociera al colegio c o m o el paradigma de las
virtudes militares. M á s adelante, f u e r o n los jefes militares
e n su c o n j u n t o quienes t o m a r o n las riendas de este r i t u a l .
E l e j é r c i t o p o s r e v o l u c i o n a r i o fue cuestionado p o r la socie-
dad d e b i d o a la c o r r u p c i ó n y a la falta de profesionalismo

La Jornada (17 sep. 1992).
276

que i m p e r a b a n en él. Por ello, el r e c o n o c i m i e n t o a los ca-
detes de 1847 p r e t e n d i ó c o n t r i b u i r a cambiar esa imagen,
dignificarla, al mostrar que la lealtad —que tanto faltaba
entre los militares— fue la v i r t u d excelsa de seis de ellos y
así, p o r a n a l o g í a , hacer creer que ésta era extensiva a todos
sus m i e m b r o s . C u a n d o se p r o f e s i o n a l i z ó , y sobre t o d o
c u a n d o el poder civil sustituyó al militar, la c e l e b r a c i ó n am-
p l i ó sus p r o p ó s i t o s y los seis cadetes pasaron a ser ejemplo
para toda la j u v e n t u d mexicana. Por eso los n i ñ o s h é r o e s
a d q u i r i e r o n el rostro de todos los n i ñ o s de M é x i c o , de a h í
que e n sus distintas representaciones —retratos, estatuas,
estampas escolares—, sean tan parecidos entre sí, para i n -
ferir que ese ú n i c o rostro p o d í a ser el de cualquier n i ñ o
mexicano.
A l dejar sus armas, los n i ñ o s h é r o e s p e r d i e r o n paulatina-
mente el referente b é l i c o que antes los h a b í a caracterizado,
en mayor o m e n o r m e d i d a : la defensa ante la i n v a s i ó n
estadounidense. C o i n c i d i e n d o c o n la d e s a p a r i c i ó n de esta
molesta a l u s i ó n , el presidente de la R e p ú b l i c a c o m e n z ó a
asistir regularmente al evento. Fue entonces cuando las ha-
z a ñ a s de los aguiluchos empezaron a ser opacadas, o m á s
b i e n , a parecerse a las del p r i m e r magistrado de la n a c i ó n .
E n u n sistema con u n presidencialismo tan marcado, los
cadetes se transformaron e n los m á s fieles y discretos ase-
sores presidenciales.
E n el i n t r i n c a d o c a m i n o de esta c e l e b r a c i ó n , u n i d a es-
t r e c h a m e n t e con la de la vida p o l í t i c a d e l p a í s , los h é r o e s
festejados se fueron i d e n t i f i c a n d o cada vez m á s con el jefe
del ejecutivo y las motivaciones de los h é r o e s se f u e r o n
acercando cada vez m á s a las presidenciales; de manera
que ya n o se s a b í a a q u i é n se r e n d í a t r i b u t o , a q u i é n se
e n a l t e c í a p o r su entrega y sacrificio p o r la patria. Así es
c o m o los n i ñ o s h é r o e s se f u e r o n c o n v i r t i e n d o en estu-
diantes ejemplares que m i r a b a n severamente a quienes
s ó l o buscaban destruir la sociedad hasta sus cimientos, en
agentes modernizadores que t r a e r í a n p o r fin p r o s p e r i d a d
a la n a c i ó n , en paladines de la a u t o d e t e r m i n a c i ó n de los
pueblos, en defensores de u n acto de v o l u n t a d del ejecuti-
vo, c u abogados del n e o l i b e r a l i s m o . . .
I A HAZAÑA ÉPICA DE EOS N I Ñ O S H É R O E S 277

L o vemos ahora: el m i t o cívico de los n i ñ o s h é r o e s n o ha si-
d o siempre el mismo, se ha adaptado a distintas circunstancias
y h a servido a m ú l t i p l e s intereses históricos. Así, el estudio de
este m i t o nos sirve para conocer una realidad y aprehender-
la bajo u n á n g u l o distinto de lo acostumbrado. Es como u n fil-
t r o a través del cual podemos observar una realidad, que nos
ofrece otra perspectiva. El m i t o es histórico, cambiante. N o es
algo que se encuentre reificado, inmóvil.
Hasta a h o r a hemos visto u n a r i t u a l i z a c i ó n impuesta de
a r r i b a hacia abajo, d e l Estado hacia la sociedad. Pero tam-
b i é n se d i o u n proceso inverso. La sociedad se a p r o p i ó del
m i t o y le d i o sus p r o p i o s contenidos, e n r i q u e c i é n d o l o .
Entonces, d e j ó de pertenecer al Estado, e incluso p o d r í a -
mos decir que se d e m o c r a t i z ó . Por ello, esta epopeya goza
actualmente de cabal salud; basta c o n i r al m o n u m e n t o de
Chapultepec y ver c ó m o u n padre les relata a sus p e q u e ñ a s
hijas su v e r s i ó n de la historia, tal vez n o m u y exacta, pero
m á s sencilla y finalmente m á s " a u t é n t i c a " que las oficiales,
e n la m e d i d a en que transmite u n mensaje que sacia nece-
sidades y c u m p l e funciones indispensables para la m a y o r í a
de los mexicanos: ofrece modelos q u é i m i t a r , ejemplos de
q u é e n o r g u l l e c e m o s y h a z a ñ a s con q u é s o ñ a r .

REFERENCIAS

ALCARAZ, R a m ó n et al.
1848 Apuntes para la Historia ele la guerra entre México y los
Estados Unidos. México: Tipografía de Manuel Payno.

Ai .VARI-./, José María
1948 Añoranzas. El México (¡ue fue. Mi Colegio Militar.
México: Imprenta Ocampo, vol. 2.

B I 'STAMAM K, Carlos María de
1985 Cuadro Hisiónco cíe la Reitolución Mexicana. México:
Fondo de Cultura Económica, t. iv.

Calendario
s. f. Calendario de Ontiveros para el año de 1850, lo publica
Santiago Pérez. México: Imprenta de la calle del Angel,
n ú m . 2.
278

CAMPOS, R u b é n M .
1922 Chapultepec. Su leyenda y su historia. México: Talleres
Gráficos del Gobierno Nacional.

CHÁVARRI, Juan N .
1960 El heroico Colegio Militar en la historia de México. México:
Libro Mex Editores.

FRAZER, James George
1982 La rama, dorada. Magia y religión. México: Fondo de
Cultura Económica.

GARCÍA Mrxoz, María Elena y Ernesto FRITSCIIF. ACKVKS
1989 "Los niños héroes, de la realidad al mito". Tesis de l i -
cenciatura en historia. México: Universidad Nacional
A u t ó n o m a de México, Facultad de Filosofía y Letras.

LOPKZ ALSTIX, Alfredo

1990 Los mitos del Tlacuache. Caminos de la. mitología meso-
americana. México: Alianza Editorial.
MONTKRDK, José Mariano
1852 Oración cívica pronunciada en la Alameda de México el 27
de septiembre de 1852 por el sr. general D. . ., director del
Colegio Militar. México: Imprenta de Ignacio Cum-
plido.

PAWO, Manuel
1870 Compendio de la Historia de México. México: Imprenta
de Francisco Díaz de León.
I KRKZ v K R D Í A , LlllS

1883 Compendio de la Historia de México. Guadalajara:
Tipografía del autor.
pRíi.it>, Guillermo
1985 Memorias de mis tiempos. México: Porrúa, «Sepan cuan-
tos . . ., 481».

Primer Calendario
18ob Primer Calendario Heroico para el año de 18J7. México:
Imprenta de A. Boix.
RAV.KL, Joaquín
184 / Parte de las operaciones ejecutadas por la 3a brigada de in~
fantería del Ejército Mexicano, OÍ los días 12 y 13 de sep-
tiembre de 1847. Toluca: Quijano y Gallo.
I A HAZAÑA Í,PICA D L LOS N I Ñ O S HKROKS 2 /9

TABI ADA, José Jvían
1991 La feria de la vida. México: Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes, «Lecturas Mexicanas, 22».
TARACEN A, Alfonso
1977 La vida en México bajo Avila Camocho. México: Jus.
1979 La vida en México bajo Miguel Alemán. México: Jus.
TORRES, Blanca
1984 «Historia de la Revolución Mexicana. 1940-1952».
Vol. 21: Hacia la utopía industrial. México: El Colegio
de México.

VÁZQUEZ MANTECÓN, Carinen

1991 "Invitación a leer", Históricas. Boletín del Instituto de
Investigaciones Históricas, 33 (sep.-dic), pp. 52-63.

Related Interests