Crecimiento II – Tema 3: Rompiendo ataduras

No podemos navegar “mar adentro” pues seguimos como anclados al muelle. Sensación de
falta de libertad.

I. Los apegos. Nos aferramos a las cosas materiales, proyectos, trabajos, seres queridos,
ilusiones. Atadura afectiva. Pecado también es el apego perverso a ciertos bienes (Cat N°
1849)

II. Las ataduras mentales: obsesiones, prejuicios, culpabilidad, inferioridad, autoestima
desequilibrada, temores, fobias, inseguridad, inmadurez emocional, temor al qué dirán.
Sociales: machismo, racismo, alienación, corrupción pública, injusticia social,
menosprecio, etc.
a. Renovar nuestra mente: Valores, principios, criterios (Mt 5, 38-39)
b. Renovar nuestro comportamiento: vivir la santidad renovando nuestros gustos,
hábitos, actividades, planes, ambiciones, uso de nuestro tiempo libre: Cristo siempre
a la cabeza.

III. Las ataduras personales:
a. Las influencias negativas
b. Las dependencias: sobreprotección, amor desequilibrado. El amor debe ser libre y
hay que amar con libertad e incondicionalmente.

IV. Las ataduras materiales. (Lc 8, 14)
- Deseo de poder y ser más que los demás
- Amor al dinero
- Un excesivo apego por el trabajo
- El afán por las comodidades (confort)
- Consumismo
- Apego desmedido por la televisión, juegos de azar, etc.

V. Las ataduras espirituales
- Soberbia
- Odio y resentimiento
- Vanidad y orgullo (Mt 23, 11-12)
- Ocultismo (Dt 18, 10-12) Esta atadura es muy difícil de romper y abre las puertas a
Satanás directamente.

CITA LEMA: Leer Romanos 12, 2