El conocimiento y la formación de profesionales

El conocimiento profesional es un conocimiento especializado. La especialización del
conocimiento depende del desarrollo del mismo. Los cambios en el mundo involucran a las
instituciones de educación superior, en tanto que formadoras de los profesionales que han
de atender los diversos problemas y nuevos problemas de la sociedad. En las sociedades
actuales el conocimiento y la información se consideran soportes de la reproducción social,
lo que parece darle a esta época su especificidad histórica.
La historia del desarrollo del conocimiento especializado, se encuentra vinculada
principalmente con la aparición de los oficios y luego de los gremios, para confluir en las
universidades. La transmisión del oficio se realiza mediante la interacción constante entre
uno y otro. Al correr de los años, en las sociedades modernas, el aprendizaje y dedicación a
las diversas actividades sociales se desvincula de esta relación maestro-aprendiz y aparecen
las profesiones modernas; en su sentido moderno, para estudiar una profesión es preciso
acudir a las universidades.
El estudio de una profesión en las universidades, se formalizó e institucionalizó en
casi todo Occidente desde el siglo XIX, como consecuencia de la Revolución Industrial y el
desarrollo del Estado moderno. El desarrollo de las universidades respondía así a formas
particulares de concebir la ciencia, de acrecentar y transmitir el conocimiento científico. En
toda época, por necesidad, los cambios en los conocimientos y en la organización
económica y social han ofrecido oportunidades para que las ocupaciones hagan frente a las
demandas de especialización, transformándose en profesiones. La profesión, en
consecuencia, se ha transformado en una forma de trabajo que desempeña una persona, con
el fin de buscar, además de la subsistencia, alcanzar un prestigio social, con el objeto de
satisfacer su sentido de pertenencia y reconocerse autónomo. Para ello ha sido necesario
tener habilidades cognitivas y las destrezas necesarias para desempeñarla con
responsabilidad y eficacia.
La inserción de la estructura profesional en la sociedad del siglo XX se relacionaba
con la noción de profesión liberal (médicos, ingenieros, abogados), considerada como
aquella asociación que aspira a monopolizar un ámbito particular de actividades en la
sociedad. Este es el caso de las denominadas profesiones académicas, que precisan un

si la universidad ha de formar a los profesionistas. a causa de la creación de nuevos ámbitos para el desarrollo de la profesión. En suma. Profesión. En nuestro siglo. a efecto de mantener el reconocimiento social y para que sus egresados tengan posibilidades de insertarse en el ámbito laboral. que en otra época podía considerarse como más claro y delimitado. inciden en el campo de las prácticas y en la formación profesional por ello se busca impulsar la vinculación entre el mundo académico y el mundo laboral de concreción de todo lo aprendido. El campo profesional. Las nuevas condiciones que se viven en las diversas esferas de la actividad humana. Es manifiesto. pero de igual manera debe desplegar formas diferentes de enseñar y de aprender. de este modo. las profesiones. son reconfiguradas. en todo el mundo se establecen exigencias nuevas a las universidades.determinado ámbito de competencia y se apoyan en tres criterios. formación universitaria y práctica profesional son conceptos complementarios y debieran caminar juntos. . a la educación superior se le demanda establecer las vinculaciones necesarias entre el mundo del trabajo y el mundo de la academia. los cuales son los siguientes: formación técnica. Esta exigencia no es propia de nuestro país. entre esas relaciones son importantes su inserción o arraigo en el sistema universitario de una sociedad. hoy día es especialmente complejo. que los procesos de institucionalización o profesionalización de ciertos ámbitos se encuentran en función de las relaciones que se desarrollen en ciertos niveles de la estructura social. pues. tanto en el ámbito nacional como internacional. No obstante de surgir a raíz de prácticas sociales. campo profesional. la formación universitaria ha de considerar las características de las ocupaciones en el contexto actual y los rasgos de las nuevas prácticas profesionales. dominio de la tradición cultural y algún medio institucional de garantizar la aplicación de la competencia a la sociedad. pero no siempre sucede así. también ha de considerar este nuevo marco social. y las posibilidades de cumplir estas exigencias se encuentran en función de lo que cada institución puede lograr al vincularse local o internacionalmente.

Sin embargo. otras ocupaciones no son intercambiables.El individuo como contexto El individuo es una creación de la era moderna. a partir de la edad moderna. Por tanto. debido a que diferentes sociedades. los seres humanos contribuyen a la construcción de la sociedad con cada uno de sus actos. en ocasiones. Considerar al individuo como independiente de la sociedad tiene consecuencias éticas. además de que en la sociedad así construida se generen instituciones que tengan una dinámica propia e independiente de los deseos y necesidades de los individuos. enfatizaron la autonomía del individuo. de manera inconsciente. Las posibilidades de que el individuo pueda crear su propio futuro están asociadas a las condiciones sociales existentes. pues el ejercicio de competencias y habilidades profesionales está estrechamente vinculado al desarrollo del conjunto de la producción de todos los bienes y servicios de una sociedad determinada. y afecta al diseño y funcionamiento de las instituciones sociales. sin duda hay muchas coincidencias en la llamada sociedad occidental y. y lo hacen. A causa de esto. ya que el individuo pudo. requieren de diferentes habilidades profesionales. Indudablemente todos los procesos sociales son el resultado del entrecruzamiento de acciones individuales e instituciones sociales. así resulta que. se produjo una profunda transformación en la esfera de las relaciones económicas. deben procurarse la subsistencia por sus propias acciones. Aunque esto es una realidad. dependiendo del nivel de desarrollo de lo que suelen denominar fuerzas productivas. De aquí que la elección de una profesión no es un asunto puramente individual ni tampoco el efecto de las fuerzas sociales que se imponen a un individuo a pesar de sus deseos o necesidades. al menos teóricamente. en la esfera económica. lo que permite la extensión de los límites del ejercicio de la competencia. . dedicarse a aquello que era de su agrado o coincidía con sus intereses y necesidades. ciertas profesiones son intercambiables. La Reforma protestante primero y las ideas de la Ilustración después. en su futuro. El Renacimiento provocó una ruptura con la concepción holista que integraba a las personas y a la sociedad como unidad indivisible. aunque esa sociedad así construida tenga efectos sobre su propia realidad y por ende. Los individuos.