CONSENTIMIENTO INFORMADO

La investigación sistemática con seres humanos debe adecuarse a normas éticas
establecidas por la comunidad científica. El consentimiento informado es una de
ellas y se refiere a la aceptación voluntaria de los participantes a ser sujeto de una
investigación luego de haber recibido la correspondiente información aclaratoria por
parte del/la investigador/a de la investigación y sus procedimientos y acerca de los
riesgos-beneficios que conlleva su participación en dicha investigación.

La persona que acepta participar en un proyecto de investigación debe ser
informada con la mayor claridad posible acerca de la naturaleza, propósito y
condiciones de la investigación en la que se le solicita que participe. De igual modo
se le debe aclarar de qué naturaleza y qué características tendrá su participación.
Una vez que este paso ha sido cumplido y sólo entonces, se solicita su conformidad,
el consentimiento explícito a participar en una determinada investigación
preferentemente debe quedar documentado por escrito.

La disposición voluntaria y la capacidad para comprender lo que se solicita son
requisitos necesarios para que la persona pueda dar su conformidad a participar
como sujeto de una investigación.

Los investigadores deben tener muy en claro que se trata de obtener la colaboración
voluntaria de las personas participantes, lo que deja afuera todo tipo de coacción o
de situaciones de poder. Es decir, que la participación en una investigación no debe
ser planteada como condición para que los participantes obtengan prerrogativas
como aprobar un curso, por ejemplo. Tampoco, debe ser planteada como
prerrequisito para acceder a un tratamiento psicoterapéutico en un hospital. La
investigación no puede atentar contra ningún derecho de las personas ni interferir
con ellos.

El cuidado de las personas que participan en una investigación es un tema que debe
ser crucial preocupación durante todo el proceso de investigación. Cuando se trata
de personas legalmente incapaces de dar cuenta de su consentimiento, es necesario
contar con el consentimiento de quien está autorizado para darlo. Este suele ser el
caso cuando se planean investigaciones con niños, con personas que sufren severas
discapacidades mentales o personas que están presas.

por ejemplo. se anula el tema a investigar. Si se estudia. Frente a estas situaciones surgen las siguientes preguntas: ¿Acaso los datos que se obtengan justifican avasallar la dignidad de las personas? ¿Puede el peso de un posible avance científico contrabalancear posibles daños morales. éste sea informado acerca del real objetivo de la investigación. en situaciones en las que se expone a los participantes a experiencias dañinas. Las normas éticas imponen que una vez concluida la participación del sujeto. psíquicos y/o físicos que se le pueda infringir a los participantes expuestos a procedimientos traumáticos? . miedo. El engaño es utilizado como recurso porque muchos fenómenos que el psicólogo espera poder observar quedarían invalidados si él revelara el verdadero propósito de su investigación. que no se podría estuidar la violación informándole a alguien que su privacidad va a ser violada. Se entiende entonces. muchas veces. en circunstancias en que el/la investigador/a considera necesario ofrecer a los participantes una consigna distractiva que oculte el verdadero objetivo de la investigación. Las personas pasan en estos casos por experiencias que pueden ser generadoras de diversos grados de dolor. estrés o fracaso. Las investigaciones encubiertas son bastante utilizadas en varias áreas de la psicología. DAÑO FÍSICO Y/O PSÍQUICO La falta de respeto por la integridad de las personas y el engaño se traducen. perjudiciales o indeseables.ENGAÑO U OMISIÓN El tema del engaño u omisión plantea un serio dilema ético a los investigadores. frustración. sufrimiento. el efecto de la violación de la privacidad en las personas y se les informa a esas personas antes de realizar la investigación que eso es lo que va a ser estudiando.