Petén

por José Ernesto Monzón

Tierra misteriosa, grande y legendaria,
cuna de los mayas y del gran “Canek”,
hay en tus entrañas fértiles montañas
y un collar de lagos, mi bello Petén.

Ríos cristalinos: el de Las Salinas,
el Mopán, el Hondo y el de la Pasión...
el Usumacinta, ancho y caudaloso,
entona sonriendo su vieja canción.

Como el broche bordado de perla
que lució la reina de “Tikal”
es la isla de Flores, al verla,
desde lo alto de “Jovitzinal”.

Sé que tienen tus linda mujeres
la pureza del “nape”, en flor,
es por eso que una petenera
es la dueña de todo mi amor.

Cuenta la leyenda que la “Flor de Mayo”
surgió de las aguas del gran “Chaltun-há”
cuando la princesa fue sacrificada
porque fue raptada para “Ta-Itzá”.

Adornan el lago fértiles islotes,
ninfas primorosas y tupido tul
y hay en sus orillas bellospueblecitos
que besan las aguas de divino azul.

Surcan patos, gaviotas y garzas,
por el lago, junto a Tayasal
y faisanes dorados habitan
tu frondosa selva tropical.

. Ave sacrosanta por el cielo ungida símbolo perfecto de la libertad la altivéz tú tienes de una majestad y una blanca pluma en tu ala escondida. El quetzal Efrain López Rodriguez En lo más profundo del vírgen boscaje tu verde plumaje con la luz destella cruzando el espacio cual velóz centella luces en tu pecho purpúreo celaje. Y tú que volabas allá en las alturas entre inmensas nubes de intactas alburas. Desigual batalla en campos de Urbina dió triste victoria a la lanza asesina pero los laureles en la historia están. el alma tomaste de Tecún Umán.