PRINCIPALES SISTEMAS ÉTICOS

1

ha habido filósofos que se han dedicado a reflexionar sobre estos temas: ¿qué es lo mejor que podemos hacer?. Los valores morales nos indican aquello que consideramos bueno y. aquellos valores que uno considera fundamentales condicionan su forma de actuar en todos los campos. Todas las jerarquías de valores dependen finalmente de aquello que se considere el bien más importante de todos. por ello. para responder a este tipo de 2 . Si consideramos que la tolerancia es un valor moral. En líneas generales. Normalmente. ¿qué es lo moralmente bueno o malo?. PRINCIPALES SISTEMAS ÉTICOS ¿QUÉ ES UN SISTEMA ÉTICO? Hemos visto que nuestras elecciones se basan en último término en unos valores que aceptamos como tales. por ejemplo. prima la solidaridad. etc. ¿por qué debemos actuar moralmente bien?. En nuestra sociedad vemos personas para las que los bienes materiales tienen una importancia más fundamental que para otros. para quienes. A lo largo de la historia. Este tipo de estudios constituyen la parte de la filosofía llamada ética. debemos respetar y no marginar aquellas personas que sean distintas o que no piensen como nosotros. ¿con qué criterios debemos dirigir nuestros actos?. creemos que nuestros actos deben estar de acuerdo con ellos. y al revés.

qué manera de ser y de actuar pueden considerarse buenas. y no en lo que hace. sino que se fijan sólo en la forma que tiene el hombre de actuar. por ejemplo. se ocupan de reflexionar sobre los fundamentos de la vida moral. Veamos algunos de los sistemas éticos que se han dado. de hacer. Las éticas formales son aquellas que no otorgan ningún contenido concreto a su fundamento. las llamadas éticas formales o éticas del deber o de la obligación. los filósofos se plantean en primer lugar qué es el bien. para deducir de ahí qué acciones o. pero este «deber» no hay que entenderlo como una obligación absoluta. mejor. Estas éticas indican qué debe hacerse para alcanzar la felicidad. Se entiende por sistema ético un conjunto de valores. normas y criterios de actuación que dirigen nuestra vida. en definitiva. es decir. ¡allá tú! En este sentido se oponen a otras éticas. si no. qué tipo de vida hay que llevar.cuestiones. En principio los clasificaremos en éticas materiales o éticas de los bienes o de los fines. Las investigaciones éticas. sino más bien como una recomendación: si quieres ser feliz debes seguir este camino. 3 .

) Concepción ética que considera que la consecución del placer determina el valor moral de la acción. Los 4 . puesto que el pasado ya está pasado y el futuro es incierto. es que obramos mal. hay que potenciar aquellos que no vayan seguidos de dolor. De esta manera el hedonismo identifica el bien con el placer. Por supuesto que hay que buscar el placer del presente. y el mal. los violentos.C. por eso. Muchas veces empiezan agradablemente y después se violentan. como una caricia. dolorosos. nos ha dado un criterio claro para distinguir la acción buena de la mala: si nos produce una sensación placentera. Los cirenaicos (llamados así porque el iniciador de la teoría fue Aristipo de Cirene. La naturaleza. decían. Podemos distinguir dos grandes grupos de hedonistas: los cirenaicos y los epicúreos. como una emoción): los suaves son agradables.) consideraron que el bien era el placer. gozo. hay que tener cierta previsión y. placer.EL HEDONISMO: SOY FELIZ CUANDO SIENTO PLACER (del griego hedoné. es que obramos bien. De ahí que haya placeres que después produzcan dolores. o internos. que pasa a ser considerado como el fin último que persigue la acción humana. De todos modos. si nos la produce dolorosa. era el dolor. Las sensaciones consisten en movimientos que se dan en nosotros (externos. 435 a.

Los epicúreos distinguen el placer estático. que es lo natural) produce a la corta o a la larga dolor. que en una sensación positiva proveniente de una agitación del cuerpo o del espíritu. al ser forzado (ya no se come para aliviar el hambre. en la ausencia de dolor. pero nunca debemos perder el autocontrol convirtiéndonos en esclavos de los placeres. etc. comemos (placer cinético) hasta que ya no sentimos hambre (placer estático). podemos sentir un nuevo placer cinético. cuando tenemos hambre. pero éste. que consisten en un movimiento o variación de estado. que vivió entre el 341 y el 270 a.) son importantes. pero son los que más fácilmente se convierten en dolor cuando se cometen excesos. es decir.). sexo. y los placeres cinéticos. Si seguimos comiendo. la amistad). que es justamente el estado de tranquilidad. bebida. sí.C. sin ninguna clase de dolor. Así. Hay que gozar. cosa que no ocurre con los espirituales (el equilibrio mental. 5 .placeres sensibles (comida. como creían los cirenaicos. el placer consiste más en la tranquilidad. cuando sentimos un malestar. Para los epicúreos (nombre que proviene de su fundador Epicuro de Samos.

No hay que renunciar a los placeres corporales sino ordenarlos y administrarlos de cara al bienestar físico y espiritual. son placeres más tranquilos que los corporales y no producen dolores. la ausencia de molestias o de dolores corporales. de modo que el sabio tiene pocas necesidades. Son. Antes de obrar hay que pesar cuidadosamente el placer o el dolor que se seguirá de ello y establecer un balance placer-dolor. puesto que a la larga producen más dolor que placer. no es inteligente elegir siempre el placer y rechazar siempre el dolor: debemos rechazar los placeres a los que les siguen sufrimientos mayores y aceptar dolores cuando se siguen de ello placeres mayores. Aunque el placer es un bien y el dolor un mal. por tanto. una buena comida produce un gran placer. Al placer estático del cuerpo lo llamaban estado de aponía. Distinguían entre los deseos: a) naturales y necesarios (como la comida y la bebida). que es la ausencia de ansiedad o turbación mental.Así pues. La razón representa un papel decisivo en lo que respecta a 6 . es decir. el estático. pero debido al riesgo de dolor que conllevan. y al placer del espíritu. b) naturales e innecesarios (como el comer manjares esquisitos. aunque no siempre: de vez en cuando. es decir. En cambio. de calma. éstos son muy pocos. placer estático. De este modo se consigue el ideal del sabio que es la autarquía. ser dueño de sí mismo. que es el estado natural de equilibrio. por tanto. hay que satisfacerlos. siempre deseables. hay que perseguir el auténtico placer. Los últimos deben evitarse siempre. como la sabiduría y la auténtica amistad. deben evitarse. ataraxia. los placeres del alma. Los segundos producen placeres cinéticos. Puesto que los primeros eliminan las molestias y el dolor. o el sexo). c) no naturales y no necesarios (el triunfo político. la fama ). y producen. Sin embargo.

pero entre ellos hay notables diferencias. El sabio alcanza la vida buena y feliz gracias a esta autonomía frente al dolor y los bienes exteriores. nos ha dado dos grandes maestros: el placer y el 7 . formulado por Jeremy Bentham.la felicidad. no fue hasta finales del siglo XVIII que adquirió una nueva forma en el llamado utilitarismo. pero reapareció en el Renacimiento. fue: «La mayor felicidad para el mayor número». Una acción sera más buena cuanta mayor felicidad produzca para el mayor número posible de personas. Yo no puedo ser feliz si estoy rodeado de personas infelices. Los dos grandes utilitaristas fueron J. a los amigos con los que convive y a su aislamiento respecto de lo social. Según él. Jeremy Bentham (1748-1832) es el más hedonista. la naturaleza. el fundador de esta corriente. de absoluta imperturbabilidad ante todo (Epicuro lo compara con el total reposo del mar cuando ningún viento mueve su superficie) y nos da libertad ante las pasiones. como la entendían los hedonistas. Bentham y John Stuart MilI. la felicidad no puede considerarse de modo individualista.nuestra felicidad: nos permite alcanzar el estado de total sosiego(ataraxia). Sin embargo. La diferencia está en que. Los utilitaristas también identifican la felicidad con el placer: una acción será buena si es útil para -si produce. el principio utilitarista básico. Por ello. EL UTILITARISMO: PLACER PARA TODOS El hedonismo tuvo poca importancia en la Edad Media a causa de la predominancia del cristianismo durante este período. para los utilitaristas. los afectos y los apetitos.

Es el llamado «principio de interés». había que cambiarla. mejor será la acción. Pero puesto que vivimos en sociedad y el balance. lo que importaba era solo la cantidad de placer. Si en vez de más felicidad producía más dolor. Para conseguirlo debemos dirigir nuestras acciones según la llamada «aritmética de los placeres»: frente a cada acción debemos calcular la cantidad de placer que nos proporcionará y restarle la cantidad de dolor que puede provocar. tanto placer podría proporcionar una partida de parchís o una buena comida.cuyo objetivo es solamente la comida. De este modo. Éstos nos muestran lo que es bueno y lo que es malo para nosotros. De ahí que Bentham estuviera muy preocupado por las cuestiones políticas y sociales: la bondad o maldad de una ley (o de una acción) se juzgaba por su utilidad para promover la mayor felicidad para la mayoría. sale positivo. como la contemplación de una obra de arte. cuanto más positivo sea el resultado.dolor. que debe regir nuestra conducta. no la clase del mismo. John Stuart MilI (1806-1873) argumenta que esto sería así si los seres humanos tuvieran las mismas facultades que los 8 . en el cálculo también tenemos que prever si mi acción provocará placer o dolor en los demás. La felicidad consistirá en “maximizar el placer y minimizar el dolor”. Para Bentham. sumando las ventajas y restando los inconvenientes. la bebida y el sexo. ya que muchas de nuestras acciones repercuten en los demás. entonces el cálculo no puede hacerse sólo en relación a nosotros mismos. Así para él. y tenemos que pensar que ellos también buscan el placer. El criterio para juzgar esta utilidad eran sus consecuencias. la vida humana no sería muy distinta de la de los animales. Por tanto.

quien haya desarrollado sus capacidades superiores sabe que: «Más vale ser un hombre insatisfecho que un cerdo satisfecho». Por eso la máxima virtud del utilitarista será el altruismo. que consiste en sacrificar el propio placer para el bien de los demás. cultivada y desarrollada esté una persona. de tal manera que llegará un momento en que su máximo placer lo hallará en promover el bienestar de los demás. una persona cultivada en música preferirá asistir a un concierto de Mozart que a un banquete cuyo único objetivo sea hartarse. lo sentirá mucho más que otros. La sociedad utilitarista será. o sufrirá mucho más al contemplar las desgracias ajenas. Así. pues. afirmará MilI. ya que su sensibilidad será mucho más fina: si esta persona causa algún perjuicio a los demás. es en esto en lo que el altruista encuentra el máximo placer. En realidad. Sin embargo. tienda a conseguir que «en todos los 9 . aquella que. que cuanto más cultivada sea una persona. y Mill lo reconoce. sus sufrimientos también serán mayores. respecto de los placeres. la calidad es preferible a la cantidad. mediante la educación. En general.animales. Por tanto. pero no es verdad: los humanos tienen otras facultades (como la inteligencia y la voluntad) que. debidamente cultivadas. más nobles y elevados serán sus intereses. se satisfacen con placeres superiores. También es cierto. cuanto más educada. si bien puede tener un disfrute mayor.

EL EUDEMONISMO : SOY FELIZ CUANDO ME REALIZO Prácticamente todo el mundo estaría de acuerdo en que la finalidad última de todo lo que hacemos es conseguir la felicidad.individuos el impulso directo de mejorar el bien general se convierta en uno de los motivos habituales de la acción». para llegar a tiempo al trabajo nos levantamos a determinada hora. dice Aristóteles (384-322 a.. La consecución de este fin. y ambicionamos pasar el curso para obtener el título.C. Vemos así que la mayoría de fines están subordinados a otros que consideramos más importantes. llamadas eudemonistas (eudaimonía = felicidad ). Estas teorías ya fueron formuladas en la antigua Grecia. no los buscamos por sí mismos. sin embargo. Son muchos los fines que nos proponemos: para estar en forma hacemos gimnasia. para divertimos vamos a la discoteca. Todo lo que hacemos. En las teorías que hemos visto hasta ahora la felicidad se identificaba con el placer. La mayoría de estos fines. preparamos un examen para aprobarlo.). etc. Así. Así. Platón y Aristóteles. Es feliz el hombre bueno y el hombre bueno es aquel que actúa virtuosamente. el aprobado.. Los fines subordinados 10 . Sin embargo hay otras teorías. pues lo que queremos es cursar estudios superiores o encontrar trabajo. sino más bien para conseguir otros fines. no pretendemos aprobar el examen Simplemente por la satisfacción que nos produce el aprobado: lo que queremos realmente es aprobar la asignatura. lo hacemos para conseguir algo. pero tampoco éste es un fin último. especialmente por Sócrates. y deseamos sacar adelante la asignatura con el fin de aprobar el curso. lo consideramos como un bien para nosotros. etc. que identifican la felicidad con la bondad.

a la larga esclaviza al hombre. pues. que sólo son un medio para conseguir otras cosas. otros. y por supuesto no es la auténtica felicidad. ¿En qué consiste. pues. En esto está de acuerdo todo el mundo. el fin último y. Pero ninguna de estas cosas produce la felicidad. el sumo bien: quien es feliz ya no persigue otro fin. por tanto. Evidentemente. sino que son simplemente medios para alcanzar otros fines. Pero ¿para qué quiero divertirme? Parece que no hay un para qué: simplemente divirtiéndome soy feliz. Tampoco los honores y la fama conducen a la felicidad. puesto que dependen de los demás. al igual que las riquezas. La auténtica felicidad es. Sin embargo. la «felicidad» que me proporciona la fiesta es momentánea. Voy a una fiesta para divertirme.no son. hecho que le produce ansiedad. dice Aristóteles. No tiene sentido preguntarse para qué quiere uno ser feliz. sigue Aristóteles. la felicidad es el fin último. Algunos parecen ser fines últimos. Hemos visto que los hedonistas la identifican con el placer. pues. si bien el placer parece un fin último. la identifican con los honores y la fama. y otros con la riqueza. Respecto de los primeros dice que. la felicidad? Si el bien de una 11 . pero ¿en qué consiste la felicidad? Aquí es donde aparecen las discrepancias. ya que se acaba pronto y le obliga a buscar nuevos placeres. fines últimos.

y hacerlo en todos los aspectos. La virtud es la valentía que consiste en saber qué riesgo puede uno afrontar. hay personas cobardes (vicio por defecto) que no se atreven a nada porque ven peligros que acechan por todas partes.acción radica en que cumpla su fin. ya que éstas también son propias de los animales. y cuando una persona haga esto de modo excelente (virtuosamente). y otras que actúan con temeridad (vicio por exceso) y que no calibran los auténticos peligros. Podemos decir. etc. la felicidad para el ser humano consistirá en que éste cumpla su finalidad: hacer. Sólo las personas piensan y toman decisiones y precisamente esto es lo que las de me como tales. será feliz. ). y afrontarlo. consiste en saber descubrir el justo medio para cada uno pero ¿cómo se adquiere la virtud? 12 . pues. oír. Precisamente la virtud fundamental. que son los vicios. «de humano» del modo más excelente. ¿ y qué quiere decir «hacer de humano» ? Son muchas las funciones que atañen a la persona humana: en primer lugar están las vitales (vivir y reproducirse) y las sensitivas (ver. pero ninguna de estas funciones define a la persona como propiamente «humana». la prudencia. ¿En qué consiste la excelencia o virtud? En encontrar siempre el justo medio en dos extremos. desde algo tan básico como la alimentación (no hay que comer poco ni demasiado. apetecer. Así. sino lo justo) hasta en las empresas más difíciles. que la función propiamente humana es la de actuar racionalmente. podríamos decir.

porque hemos adquirido este hábito. es el cultivo del saber teórico. pero en tiempos de Aristóteles el hombre de ciencia investigaba por puro placer. PROBLEMAS Y CONTRADICCIONES DE LAS ÉTICAS MATERIALES Como mencionamos más arriba. esta actividad sólo le estaba permitida a aquellas personas que tenían cubiertas todas sus necesidades básicas. por ejemplo. Un carpintero puede sentirse feliz de haber hecho bien un mueble. Actualmente esto no se entiende así. feliz. ya no le cuesta ser sincero. No todas las actividades. no somos sinceros porque decimos la verdad. es la persona que se autorrealiza.Según Aristóteles. 13 . La única actividad que. De hecho. la persona virtuosa y. hacer muebles no es el bien supremo. Por eso. según Aristóteles. es decir. Cuando uno ha adquirido el hábito. e incluso un poco de suerte. y al revés. sino para ganarse la vida. producen el mismo grado de felicidad. virtud y vicio son hábitos que se adquieren por repetición de actos. Por supuesto. sino que decimos la verdad porque somos sinceros. Así pues. no para la aplicación técnica. no se lleva a cabo como medio para alcanzar otra cosa. las éticas materiales tienen una serie de inconvenientes. como ahora. la contemplación de la verdad. sin embargo. Por eso es tan importante habituar a los niños desde pequeños en las buenas costumbres. pero no hace muebles para sentirse feliz. por tanto. es aquella que todo lo que hace lo hace de modo excelente. de decir la verdad. según Aristóteles. no se puede ser feliz sin un mínimo de medios económicos y otras circunstancias como la salud.

a la razón. De hecho. Kant: Ética del deber El filósofo alemán Immanuel Kant (1724 – 1804) es el primer defensor de las éticas formales frente a las materiales. Para compensar este grave fallo. Las éticas formales. etc. no son autónomas. se necesitan castigos: si no cumples las normas serás castigado con la infelicidad. el sufrimiento. no es moral actuar para conseguir un premio o para evitar un castigo. sí que son autónomas y universales. entonces no debes seguir las normas o preceptos. a la ley. Y en segundo lugar. no pueden ser universales. las éticas formales no buscan un fin último o Bien Supremo. no quieren lograr ningún objeto moral concreto. a diferencia de las materiales. la amargura. cuáles son los fines para conseguir nuestro objetivo. Para éstas. Si no quieres conseguir el fin. es decir. como puede comprobarse en la gran variedad existente. la terminología “formal” y material” aplicada a la ética proviene de él mismo. Su propuesta es que debemos actuar por el deber mismo. Es moral actuar por el puro respeto al deber. el infierno. Por esto tampoco señalan el modo en que debemos comportarnos. pues siempre se actúa para conseguir un fin. ÉTICAS FORMALES Como ya apuntamos más arriba. no valen para todos ni para cualquier momento. 14 . En primer lugar. la soledad.

y también del resultado: Por ejemplo. porque la intención es lo que cuenta. Kant defiende que el ser humano debe superar su etapa heterónoma. El valor moral de una acción es independiente. debemos encontrar una ética diferente. 15 . por ejemplo “jamás traicionaré a mis amigos” o “por defender a mi familia mataría”. Es una acción moral porque he actuado siguiendo el principio de actuar por deber. A pesar de que el dinero no ha sido destinado para construir la escuela. su “minoría de edad moral” para alcanzar la plena autonomía moral. el de ayudar a los demás sin esperar nada a cambio. el filósofo de Köninsberg parte de la idea de que no hay un fin último o un objeto moral concreto (un Bien Supremo). independientemente del resultado o del propósito. Por esto. mi acción tiene valor moral porque cumple con un deber. sino en la máxima de actuar por deber”. Una máxima es un principio básico que guía nuestra conducta. si colaboro con una organización dando dinero para construir una escuela en Burundi. Imaginemos que el voluntario al que le ofrezco mi dinero es un estafador. de la finalidad. Tampoco hay normas que señalen la forma correcta de actuar siempre. Actuar por ganar un premio o evitar un castigo es algo infantil. el “valor moral de una acción no está en el propósito o la finalidad. que prescinda de todo contenido concreto y de unas recetas para conseguir esos fines. ¿cómo debemos actuar? La respuesta es que hay actuar por deber. mi acción no pierde valor moral. pues. propia de un ser racional y adulto. a saber. En sus obras Crítica de la Razón Práctica o Fundamentación de la Metafísica de las costumbres. Entonces. Según Kant.

no en su propósito u objetivo. Por ejemplo. aunque actúe conforme al deber. la acción tiene valor moral si cumplo con el deber. 16 . ¿Qué debo hacer? Independientemente de lo que haga. hay que distinguir entre actuar por deber y conforme al deber. la comunidad. Es decir.. El dinero es justamente la cantidad necesaria para evitar el embargo. andando por la calle me encuentro con una cartera llena de dinero y una orden de embargo que si no es abonada ese mismo día. En el siguiente ejemplo se ve mejor cómo el valor de una acción reside en la máxima de actuar por deber. por lo que puedo perder mi derecho a residir en mi piso. dejaría en la calle a una familia con cinco hijos. pues tengo su dirección y teléfono apuntado en la carta. que en este caso sería devolver el dinero a su dueño. Pero resulta que me he quedado en paro y no puedo pagar la mensualidad del alquiler. Una acción es conforme al deber si coincide casual o fortuitamente con el deber. etc. Ahora bien. Y el dinero me alcanza para pagar la mensualidad y las deudas pendientes. ¿Por qué es moral? Porque actuaría por respeto al deber. Esto se ve claramente en casos en los que mi acción me perjudica. en contra de mis propios intereses. aunque la acción me perjudica claramente. si lo que quiero lograr es un beneficio.

Cuando. está actuando conforme al deber.un bien. cobrando el mismo precio a todos por igual. pero por el deber en sí mismo. te pondré un positivo”). medios para conseguir fines (“Si te portas bien. Por tanto. actuar por deber es más difícil de percibir. entonces esa intención anula el valor moral de mi acción. entonces no estamos cumpliéndolo por él mismo. entonces se ve claramente que se está actuando por respeto al deber. por lo que debe pagar más. por lo que no es actuar por deber. sin intereses ocultos por conseguir beneficios. que son mandatos condicionales. Por ejemplo. ¿qué es actuar por deber? Según Kant es un imperativo categórico que consiste en cumplir las leyes morales sólo porque son leyes morales. Cuando un alumno confiesa haber actuado mal a sabiendas de que va a ser castigado. o cuando alguien informa al camarero que le han cobrado de menos en la cuenta. en casos como el de antes. su acción no tiene valor moral. Ahora bien. le conviene ser honesto para no perder clientela. Pero el comerciante. Hemos visto que el valor moral está en actuar por deber. Kant los distingue de los imperativos hipotéticos. En ese caso. Lo mismo ocurre con las personas que son caritativas porque sienten un gran placer en ayudar a los demás. sino conforme a él. tenemos una satisfacción egoísta. no por conseguir nada. Sin embargo. tanto a sus clientes habituales como a los no habituales. donde la acción conlleva un perjuicio o sufrimiento para mi. 17 . En cambio. pues no podemos meternos en el interior de las personas y comprobar que no están movidas por un interés egoísta. un comerciante actúa siguiendo el deber de la honestidad. al cumplir un deber. si lo hace porque no quiere labrarse fama de estafador o tramposo. que goza de auténtico valor moral. sí que podemos encontrar una verdadera acción por deber.

Para comprenderlo mejor. Si actúo por deber es porque la razón así me lo propone: esto es la base de la autonomía moral. de personas adultas y racionales. por ser racional. 2. El imperativo categórico no indica ninguna norma concreta. pasando a la etapa autónoma. es una ley de la razón que me impongo yo mismo porque soy libre de hacerlo. Aquí entra en juego la libertad. tú mismo incluido. Las éticas materiales se guían por medio de imperativos hipotéticos. la sociedad. utilizando el premio y el castigo como motivaciones. El ser humano. en la que se siguen las normas porque son impuestas desde afuera. “Trata a las personas. mientras que las formales siguen el categórico.El ser humano es el único ser capaz de actuar según el imperativo categórico. donde el individuo se impone sus propias normas siguiendo su propio criterio: su razón. Y actúa por deber porque ese deber es racional. La razón es la única que me puede obligar a actuar siguiendo el deber. Indican. por tanto. 18 . nunca como medios”. La verdadera libertad es la autolimitación que un ser racional puede imponerse por puro convencimiento racional. no porque me lo impongan los demás. que han superado la etapa heterónoma. Esta ética kantiana es una ética de la responsabilidad. 1. como fines en sí mismos. “Actúa de forma que puedas querer que tu máxima se convierta en una máxima universal”. Kant formuló el imperativo categórico de dos maneras. a través de premios o castigos. es libre. porque posee razón. a diferencia del hipotético. la forma que debe tener la acción para que la máxima que lo guía sea universal.

son imperativos categóricos? 19 . Si puedo desear que mi acción la haga todo el mundo. Pero sí que lo es su contrario: decir la verdad. El primero puede servir de criterio para saber si estoy actuando por deber. la confianza. si yo miento. una acción que respeta el deber. no puedo desear que todo el mundo mienta. ¿puedo querer que todo el mundo mienta? Si aplico el imperativo. Otro caso: ¿cumplir lo prometido. Pero si todo el mundo miente. o no traicionar a los amigos. ¿qué sentido tiene comunicarnos? ¿Cómo podemos fiarnos de los demás? Por tanto. ¿Puedo desear que todo el mundo diga la verdad? Parece que sí. todo el mundo debería mentir también. entonces mi acción tiene valor moral y respeta el deber. por lo que mentir no puede ser un imperativo categórico. Por ejemplo. que si todo el mundo se ve obligado a decir la verdad la comunicación. las promesas. tienen sentido.