Pontificia Universidad Católica de Chile

Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos
Escuela de Arquitectura

Estudio del Patrimonio Arquitectónico de San Felipe

Alumnos: Claudia Becerra
Macarena Sáiz
Diego Muñoz

Práctica de Línea Ciudad, Territorio y Medio Ambiente
Indice

INTRODUCCIÓN ___________________________________________________ 4

MONUMENTOS NACIONALES Y ZONAS TÍPICAS EN SAN FELIPE ________ 6

Definiciones __________________________________________________________________________ 6

Conservación del patrimonio, Zonas Típicas ___________________________________________ 11

Metodología de clasificación MINVU ___________________________________________________ 12

Marco legal __________________________________________________________________________ 13

ARQUITECTURA TRADICIONAL EN EL CENTRO DE SAN FELIPE ________ 14

Antecedentes ________________________________________________________________________ 14

Estado actual ________________________________________________________________________ 18

ESPACIOS PÚBLICOS ____________________________________________ 22

La Calle _____________________________________________________________________________ 24

Espacios verdes, Plazas y Parques ____________________________________________________ 25

PROPUESTAS ___________________________________________________ 31

Patrimonio Monumental ______________________________________________________________ 31

Patrimonio urbano ___________________________________________________________________ 32

Los Espacios Públicos como componentes patrimoniales ______________________________ 33

ANEXO 1 ________________________________________________________ 35

Catastro: metodología y atributos _____________________________________________________ 35

ANEXO 2: PLANOS DEL CATASTRO ________________________________ 37

Usos ________________________________________________________________________________ 37

Servicios ____________________________________________________________________________ 38

Pisos________________________________________________________________________________ 39

Turismo _____________________________________________________________________________ 40

Valor arquitectónico __________________________________________________________________ 41

2
Valor arquitectónico: Estado de conservación __________________________________________ 42

Valor arquitectónico: Alteraciones_____________________________________________________ 43

Inmuebles típicos: Estado de conservación ____________________________________________ 44

Fachada continua ____________________________________________________________________ 45

Pilares esquina ______________________________________________________________________ 46

ANEXO 3 ________________________________________________________ 47

Utilización de archivo de catastro en ArcView 3.2 _______________________________________ 47

BIBLIOGRAFÍA ___________________________________________________ 48

Del Estudio __________________________________________________________________________ 48

Revisada ____________________________________________________________________________ 49

3
Introducción

“El patrimonio de una nación lo conforman el territorio que ocupa, su flora y fauna, y todas
las creaciones y expresiones de las personas que lo han habitado: sus instituciones
sociales, legales y religiosas; su lenguaje y su cultura material desde las épocas históricas
más antiguas. El patrimonio comprende los bienes tangibles e intangibles heredados de
los antepasados; el ambiente donde se vive; los campos, ciudades y pueblos; las
tradiciones y creencias que se comparten; los valores y religiosidad; la forma de ver el
mundo y adaptarse a él. El patrimonio natural y cultural constituyen la fuente insustituible
de inspiración y de identidad de una nación, pues es la herencia de lo que ella fue, el
sustrato de lo que es y el fundamento del mañana que aspira a legar a sus hijos.”1

El patrimonio constituye la base con la cual una nación, pueblo o comunidad crece, se
desarrolla y evoluciona. Es todo aquello que le confiere una identidad determinada. En un
primer acercamiento se puede distinguir el patrimonio natural del patrimonio cultural.

El patrimonio natural está constituido por la variedad de paisajes que conforman la flora y
fauna de un territorio. La UNESCO lo define como aquellos monumentos naturales,
formaciones geológicas, lugares y paisajes naturales, que tienen un valor relevante desde
el punto de vista estético, científico y/o medioambiental. El patrimonio natural lo
constituyen las reservas de la biosfera, los monumentos naturales, las reservas y parques
nacionales, y los santuarios de la naturaleza. Por otra parte el patrimonio cultural está
formado por los bienes culturales que la historia le ha legado a una nación y por aquellos
que en el presente se crean y a los que la sociedad les otorga una especial importancia
histórica, científica, simbólica o estética. Es la herencia recibida de los antepasados, y que
viene a ser el testimonio de su existencia, de su visión de mundo, de sus formas de vida y
de su manera de ser, y es también el legado que se deja a las generaciones futuras.

“El Patrimonio Cultural de un pueblo comprende las obras de sus artistas, arquitectos,
músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas, surgidas del alma
popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y
no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo; la lengua, los ritos, las
creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los
archivos y bibliotecas."2

El Patrimonio Cultural se divide en dos tipos:

Patrimonio cultural Intangible: Está constituido por aquella parte invisible que reside en
espíritu mismo de las culturas. El patrimonio cultural no se limita a las creaciones
materiales. Existen sociedades que han concentrado su saber y sus técnicas, así como la
memoria de sus antepasados, en la tradición oral. La noción de patrimonio intangible o
inmaterial prácticamente coincide con la de cultura, entendida en sentido amplio como "el
conjunto de rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que
caracterizan una sociedad o un grupo social" y que, "más allá de las artes y de las letras",
engloba los "modos de vida, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de
valores, las tradiciones y las creencias" A esta definición hay que añadir lo que explica su

1
PNUD/UNESCO: Salvemos lo Nuestro. Imprenta Siglo XXI. Santiago de Chile.1986. UNESCO: El Correo de la UNESCO.
El Patrimonio Mundial. París, Francia. Septiembre 1997.
2
Definición elaborada por la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre el Patrimonio Cultural, celebrada en México en el
año 1982

4
naturaleza dinámica, la capacidad de transformación que la anima, y los intercambios
interculturales en que participa.

Patrimonio Cultural Tangible: que se puede clasificar en Mueble e Inmueble.

El patrimonio tangible mueble comprende los objetos arqueológicos, históricos, artísticos,
etnográficos, tecnológicos, religiosos y aquellos de origen artesanal o folklórico que
constituyen colecciones importantes para las ciencias, la historia del arte y la
conservación de la diversidad cultural del país. Entre ellos cabe mencionar las obras de
arte, libros manuscritos, documentos, artefactos históricos, grabaciones, fotografías,
películas, documentos audiovisuales, artesanías y otros objetos de carácter arqueológico,
histórico, científico y artístico.

El patrimonio tangible inmueble está constituido por los lugares, sitios, edificaciones,
obras de ingeniería, centros industriales, conjuntos arquitectónicos, zonas típicas y
monumentos de interés o valor relevante desde el punto de vista arquitectónico,
arqueológico, histórico, artístico o científico, reconocidos y registrados como tales. Estos
bienes culturales inmuebles son obras o producciones humanas que no pueden ser
trasladadas de un lugar a otro, ya sea porque son estructuras (por ejemplo, un edificio), o
porque están en inseparable relación con el terreno (por ejemplo, un sitio arqueológico).

En el ámbito arquitectónico, el patrimonio se ha centrado en todos los elementos
construidos y edificaciones que representan un hito importante en la cultura de un pueblo.
Sin embargo este concepto ha evolucionado para incluir el contexto urbano. Esto ha
ayudado en primer lugar a adquirir una visión amplia del patrimonio, que supere la
concepción fundamentalmente monumentalista imperante sobre el mismo.

5
Monumentos Nacionales y Zonas típicas en San Felipe

Definiciones

…“El patrimonio construido comprende obras arquitectónicas y espacios urbanos cuya
forma es expresión de conocimientos adquiridos, arraigados y transmitidos, lo que en
forma individual o en conjunto, revelan características culturales, ambientales,
antropológicas o sociales, que expresan y fomentan la cultura”…3

La ciudad de San Felipe se caracteriza por ser un referente típico de la ciudad
fundacional colonial, dada la morfología de su trazado y su edificación de fachada
continua. Dentro de este contexto destacan cinco monumentos nacionales y cuatro zonas
de conservación histórica; Edificaciones que por sus características arquitectónicas y
valor como parte de la identidad cultural de la ciudad deben ser preservadas.
El patrimonio perteneciente a las zonas de conservación histórica representa un valor
irremplazable e irrepetible para nuestra realidad cultural, por lo que se hace
imprescindible normar y regular sus intervenciones.

Los monumentos nacionales se definen como “los lugares, ruinas construcciones y
objetos de propiedad fiscal, municipal o particular que por su calidad o interés histórico o
artístico o por su antigüedad han sido declarados como tales por decreto supremo,
dictado a solicitud y previo acuerdo del consejo de monumentos nacionales.”,4 dentro de
la comuna existen cinco de ellos, descritos a continuación.

Monumentos Nacionales

Catedral de San Felipe (D.S. 490 29/09/1989)
Prat esquina Combate las Coimas

Fue la iglesia Matriz en la época de la
fundación de la ciudad (la primera
construcción es de 1742).
La actual arquitectura data de 1838, debido a
los fuertes sismos que destruyeron la iglesia
original del siglo XVIII. La construcción es de
ladrillo con mortero de barro.
En su interior se conservan importantes
piezas artísticas y de la artesanía religiosa
local; además de sus vitrales y otros
interesantes detalles constructivos.
Actualmente se puede acceder a ella solo los
días domingos en horario de misa.

3
MINVU, Unidad de Patrimonio Urbano; Manual Metodológico de identificación de inmuebles y
zonas de conservación histórica
4
MINVU, Unidad de Patrimonio Urbano; Manual Metodológico de identificación de inmuebles y
zonas de conservación histórica

6
Iglesia y claustro del Buen Pastor ( D.S. 490 29/09/1989)
Yungay entre San Martín y O`Higgins.
Esta iglesia fue erigida en 1878 a petición
de la congregación del Buen Pastor,
procedente del monasterio de Angers,
Francia.
El conjunto esta formado por el templo de
planta de cruz latina, el patio poniente y las
construcciones que lo acotan, y tres edificios
de un piso que al norte y al oriente
conforman su entorno inmediato.
La planimetría obedece al esquema de todas
las casas del buen pastor: volúmenes
distribuidos simétricamente conectados por
corredores porticados, formando patios
interiores.
Fotografía propia

Es destacable la estructura de muros de adobe de 1.7 m en la nave y 0.9 m en los brazos
del crucero.
En la actualidad la iglesia permanece cerrada. El museo no está bien señalizado cuando
se puede acceder.

Casona Mardones (D.S. 309 14/07/1988)
Avenida Yungay Nº10-20

Esta casona data del último decenio del siglo
XVIII, La planta original de esta casa
muestra tres cuerpos de un piso y una crujía
en forma de U que rodea un patio abierto
hacia el oriente , y representa una de las
clásicas soluciones planimétricas del periodo
colonial.
Fue adquirida en 1830 por la familia
Mardones, siendo modificada por cada uno
de sus sucesivos dueños. Cabe destacar las
alteraciones hechas por José Elorza Urione ,
quien mando a decorar las salas principales
con artesonados de madera , y la portada
Fotografía propia
del acceso principal, con acento barroco.
.
En 1930 la casona es adquirida por Robert Taylor, quien construye una residencia
adyacente que mantiene la unidad del conjunto.
La casona fue adquirida en 1972 por el club social de San Felipe, con el fin de instalar su
nueva sede, Se interviene la distribución interna de la casona, separando las salas de
recepción y de reuniones con la sala de recreación y deportes. Además se cierra la
abertura hacia el oriente con un muro, con un campanario en su extremo sur, formándose
un patio enclaustrado.
Por esta identidad que unifica a ambos sectores, el conjunto de la casona y la residencia
colindante fue declarado monumento histórico en su totalidad.

7
Iglesia y convento de San Francisco de Curimón (D.S. 1749 26/07/1971)

Esta iglesia fue construida en 1733, por la
orden franciscana llegada al lugar a fines del
siglo XVII con fines evangelizadores.
La iglesia tiene muros de adobe de entre 1 y
1,2 metros de espesor. Conforma un
volumen de 48 metros de largo por 8,6 de
ancho, de una sola nave, adosada a la cual
hay un pórtico de madera de roble. La
armadura de la techumbre es de pares,
tirante y nudillo, originalmente de canelo y
patagua.
Como la iglesia, los muros de los dos
claustros son de adobe, de 0,6 metros de
espesor, están dispuestos en forma contigua
a la iglesia, y amplios corredores con pilares
de algarrobo los separan de los patios
centrales.
Fotografía propia

El edificio ha resistido numeroso temblores y algunos terremotos, así como un incendio
que en 1928 destruyo las celdas de los novicios y el archivo del convento.

La iglesia se encuentra muy deteriorada y esta cerrada al público, la visita al museo que
funciona en el área de claustro desde 1968, está sujeto a disponibilidad del
administrador. El área que circunda al monumento, su plaza y algunas edificaciones
colindantes son referentes típicos de la arquitectura rural de la zona central, su
homogeneidad les otorga valor como conjunto, y se presenta como un área interesante
para ser nombrada zona típica.

8
Iglesia y convento San Francisco del Almendral (D.S. 17813 17/11/1972 )

Ubicada en San Francisco del Almendral ,
localidad fundada a mediados del siglo
XVIII, en torno a la capilla de Nuestra Señora
del Rosario y con el nombre de Montesinos,.
Por entonces esta zona experimentaba un
auge basado en la producción agrícola y
ganadera, el cual llevó a la fundación de las
localidades de San Felipe y Los Andes, por
la misma época. Hacia 1813, El Almendral
pasó a ser parte del distrito comunal de san
Felipe.

En 1860 el Padre Antonio Gavilucci ,
franciscano de la provincia italiana, fundó en
la localidad un convento, un noviciado y una
casa de estudios; la construcción del
convento se inició en 1865 y la de la Iglesia
Fotografía propia a fines de 1872, inaugurándose en octubre
de 1876, antes de su terminación.

La iglesia y su torre, que se levanta entre el callejón del Convento y los Claustros, rompe
con la horizontalidad de las bajas casas rurales de adobe y tejas de El Almendral,
convirtiéndose en el hito más característico de la localidad. Pilares de madera configuran
el frontispicio y generan tres arcos de medio punto, siendo el arco central más alto y
ancho que el resto. La torre, construida en madera, mide 24 m de altura y se eleva sobre
el pórtico a eje del templo.

El plano de la edificación se acerca a una planta basilical. Se compone de tres naves,
complementadas con dos pequeñas capillas laterales salientes. La nave central, más
ancha, se prolonga en un ábside rectangular donde se ubica el altar mayor, -neoclásico-,
construido en madera y coronado por una cúpula.

Contiguo a la iglesia se extiende el convento, que cuenta con un sólo acceso central. El
plano de este conjunto es el propio de los claustros: cuerpos de un piso con corredores de
circulación que se ordenan, en El Almendral, en torno a tres patios comunicados entre sí
por zaguanes. En el convento funcionó hasta hace pocos años atrás un hogar de niños. El
inmueble sufrió un incendio, tras lo cual se inició un trabajo de restauración, que ha
permitido que actualmente funcione en el recinto un Centro Cultural, dedicado
principalmente a la enseñanza de artes aplicadas tales como orfebrería, trabajo en hierro,
entre otras. El hogar de niños fue trasladado a un inmueble cercano.

El pueblo del Almendral es un ejemplo de una buena práctica en relación a la
conservación del patrimonio típico, su calle principal mantiene sus edificaciones originales
de fachada continua, lo que otorga un entorno que contribuye a valorizar la Iglesia y el
convento. Así la localidad adquiere valor como conjunto.

9
Zonas de conservación histórica

Dentro del plan regulador comunal existen definidas zonas de conservación histórica, en
cuyo caso los edificios existentes no podrán ser demolidos o refaccionados sin previa
autorización de la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo
correspondiente.

En la comuna además de las zonas de conservación histórica del Almendral y Curimón,
están precisadas como tales el eje Riquelme, antigua vía de acceso de la ciudad, y el eje
Abraham Ahumada, conexión de la ciudad fundacional con la hacienda Quilpué. Mientras
que Riquelme denota preocupación por su conservación en la limpieza de las viviendas
típicas que aún se conservan; Abraham Ahumada es un eje extremadamente
deteriorado, lo cual sumado a la desaparición de la hacienda (hoy demolida), lo hace un
área de poco interés en su conservación.

Ubicación zonas de conservación histórica y monumentos nacionales

10
Conservación del patrimonio, Zonas Típicas

Frente a la pregunta de cómo se enfrenta el tema patrimonial, referente cultural e
histórico y parte de la identidad de la ciudad, se debe como primer paso contribuir a su
protección por la vía de una normativa adecuada, de los recursos que se disponga y de
las coordinaciones institucionales pertinentes. Manteniendo la calidad arquitectónica y
urbanística, la identidad vecina y el entorno natural, entre otros elementos.

Para que exista una real protección de la continuidad de las localidades del Almendral y
Curimón se sugiere modificar su normativa, transformándolas en zonas típicas, reguladas
por el consejo de monumentos nacionales. Estas son, según la ley Nª 17.288,
…“agrupaciones de bienes inmuebles urbanos o rurales , que forman una unidad de
asentamiento representativo de la evolución de una comunidad humana y que destacan
por su unidad estilística , su materialidad o técnicas constructivas; que tienen interés
artístico, arquitectónico, urbanístico y social, constituyendo áreas vinculadas por las
edificaciones y el paisaje que los enmarca, conformando una unidad paisajística, con
características ambientales propias, …”5

El concepto de zona típica, define y otorga identidad a un lugar, la metodología de
clasificación, descrita más adelante, permite catalogar en detalle cada inmueble
involucrado; logrando un conocimiento a cabalidad de la zona a conservar.

La identificación del área debe ser un trabajo mancomunado, donde participen las
autoridades locales, los expertos y la comunidad, pues así los habitantes se sientan parte
de un proceso que valoriza sus hogares. Al catalogar los inmuebles, se podría mejorar la
calidad de las viviendas con el aporte de subsidios estatales, reactivar los sectores
turísticos y los espacios públicos.

Al contar con estas zonas se puede acceder a dos nuevos subsidios que promueven la
rehabilitación del patrimonio construido: El subsidio de rehabilitación patrimonial y el
programa concursable de obras en espacios público.

Existe la voluntad de actualizar la noción de zonas típicas o pintorescas; concibiéndolas
como una realidad compleja, dinámica, en permanente transformación, con su historia y
sus cambios, asumiendo su crecimiento sin eliminar su antigua fisonomía.

5
MINVU, Unidad de Patrimonio Urbano; Manual Metodológico de identificación de inmuebles y
zonas de conservación histórica

11
Metodología de clasificación MINVU

La metodología para clasificar las zonas típicas se encuentra descrita en detalle en el
manual metodológico de identificación de inmuebles y zonas de conservación histórica
(MINVU). Esta consta de cuatro etapas explicadas a continuación.

Etapa I Diagnostico, identificación y propuesta de zonas con valor patrimonial de cada
territorio comunal

Dentro de esta etapa se debe determinar el área de estudio y sus límites, esta puede
involucrar a toda el área urbana o parte de ella; que halla sido individualizada previamente
por un seccional. Posteriormente se deben recopilar los antecedentes existentes, para
luego actualizar la información en terreno.
La información recopilada se sintetiza en una tabla de análisis que englobe la
identificación del elemento, y las publicaciones donde se encuentre mencionado.

Como paso siguiente se confecciona la cartografía preliminar de áreas de interés, escala
1:2000, y se estudian los referentes normativos locales, para luego levantar la información
en terreno.

Con la información recabada se definen pautas de criterios y fundamentos conceptuales
que son la base para una propuesta preliminar del patrimonio construido.

Etapa II Registro de los inmuebles y zonas propuestas de conservación histórica

Esta tiene dos partes, la elaboración del catastro y de la cartografía, ambos necesarios
para la posterior evaluación de cada inmueble en detalle.

Etapa III Evaluación de inmuebles y espacios públicos de valor patrimonial

La evaluación comprende la calificación de cada inmueble mediante una tabla de atributos
detallada en el manual, mediante estos datos se selecciona los elementos a proteger, y la
determinación del grado de protección de cada elemento.

Etapa IV Criterios normativos

En esta etapa se plantea la elaboración de recomendaciones e indicaciones generales
para la protección del patrimonio construido en el área de estudio.

Cada una de estas etapas debe incorporar la participación ciudadana, para lo cual existe
un plan de participación ciudadana (PAC) cuyas fases de implementación se encuentran
detallados en el manual

12
Marco legal

La ley de urbanismo construcciones, a través de su art. 60 establece que en los planes
reguladores comunales se registren los inmuebles y zonas de conservación histórica, lo
cual sumado a la ley de monumentos nacionales (Ley Nº17.288), conforma el marco legal
vigente para esta

Ley general de urbanismo y construcciones
Capítulo IV Art. 60
-Zona de conservación histórica

A) Que se trate de sectores cuya expresión urbanística represente valores culturales de
una localidad y cuyas construcciones puedan ser objetos de rehabilitación o conservación.

B) Que se trate de inmuebles en que la eventual demolición de una o más de sus
edificaciones genere un grave menoscabo a la zona o conjunto.

C) Que se trate de sectores relacionados con uno o más Monumentos Nacionales en la
categoría de monumento histórico o zona típica. En estos casos deberán identificarse los
inmuebles declarados Monumento Nacional, los que se regirán por las disposiciones de
ley Nº 17.288.

Art 2.7.8.
Las Municipalidades, a través de planos seccionales podrán establecer características
arquitectónicas determinadas para los proyectos que se realicen en sectores ligados a
monumentos nacionales, de manera que las nuevas construcciones constituyan un aporte
urbanístico relevante.

Art 2.7.9.
Los municipios a través de los planos, podrán establecer como obligatorio para todos o
algunos de los inmuebles integrantes de un sector, plaza, calle o avenida, según lo
hubiere determinado el plan regulador comunal, la adopción de una determinada
morfología, o un particular estilo arquitectónico de fachadas, incluyendo disposiciones
sobre la altura total de estas y sobre la correlación de pisos entre sí, con el fin de obtener
un resultado armónico con el conjunto de las edificaciones.

Art 2.7.9.
La colocación de elementos visibles desde la vía pública tales como placas, tableros,
cierros, cobertizos, elementos sobrepuestos, carteles o anuncios, de cualquier tipo en la
fachada, cubiertas, terrazas, medianeros o antejardines de los edificios, se sujetara a las
condiciones que determine el respectivo plan regulador comunal o plano seccional.

13
Arquitectura tradicional en el centro de San Felipe
Antecedentes

“Muchas de las casas tradicionales, calles, plazas, alamedas, barrios y pueblos son parte
de nuestro patrimonio cultural, ya que dentro de él ocupan un puesto importante las obras
arquitectónicas, los lugares y todo grupo de construcciones y espacios que constituyen un
asentamiento humano, tanto en el medio urbano como en el medio rural, y cuya unidad e
integración en el paisaje les da un valor desde el punto de vista arquitectónico, histórico,
estético o sociocultural” 6

Si bien se tiende a relacionar la arquitectura típica chilena con su desarrollo
esencialmente rural, existe también una tipología de arquitectura tradicional urbana, que
se puede encontrar en ciudades y pueblos fundados por los españoles en la zona central
de Chile. San Felipe puede ser una muestra significativa del modo de desarrollar la
vivienda urbana al tratarse de una ciudad que conserva hasta hoy claramente la traza
fundacional con la que fue creada y por ser una de las ciudades fundadas en una
segunda etapa de colonización, donde los órdenes urbanos y arquitectónicos estaban
más establecidos.

El mayor valor que
adquiere la vivienda
urbana es el de dar a
la ciudad una unidad
característica, que en
San Felipe puede
apreciarse claramente
en su centro
fundacional, a pesar
del paso del tiempo y
del desarrollo lógico
que la ciudad ha
tenido con él.

Imagen del texto “Arquitectura tradicional en el valle central de Chile”, Gross, Irarrázabal, San Martín.

La principal característica de la vivienda urbana tradicional es su construcción de fachada
continua, en un piso, debido al respeto que impone la condición sísmica del país; y que
produce en la ciudad esta unidad tanto en su volumetría como en sus espacios públicos.
Si bien la casa se construye completamente hacia la calle, su estructura interna,
organizada a través de patios interiores y corredores, se retira de ella, permitiendo
ingresar gradualmente a los espacios de descanso y cobijo. La utilización de materiales
relativamente comunes en la zona central del país, permite una construcción que no
requiere, en su momento, de una mano de obra muy especializada; y, por otra parte,
resultan ser muy adecuados para las condiciones ambientales, la casa protege a los
habitantes del calor del verano y el frío del invierno.

6
Gross, Patricio; Patrimonio Urbano, Arquitectónico y Calidad de vida

14
Imagen del texto “Arquitectura tradicional en el valle central de Chile”, Gross, Irarrázabal,
San Martín.

La estructura de patios de la casa chilena proviene de la
arquitectura tradicional andaluza, que a su vez está fuertemente
influenciada por la tradición árabe.
La expresión cerrada al exterior y el vuelco hacia el interior son
asimilados y adaptados a las condiciones locales en el valle
central de nuestro país.

Existe una serie de elementos que caracterizan a la vivienda tradicional chilena y que
pueden encontrarse en las que aún permanecen como tales, que en San Felipe es posible
ubicar en mayor número dentro del damero fundacional:

- El uso del adobe como elemento constructivo principal, ya que otros materiales como la
piedra se reservaban para edificios de una mayor jerarquía. Los techos de teja trabajan
como un elemento resistente, por su peso, colaborando con el soporte de la estructura de
muros.

Imágenes de construcción en adobe en San Felipe. Fotografía propia

- La regularidad de vanos en los muros, por una parte como consecuencia del uso del
adobe como material constructivo, y por otra, de la construcción en su interior de recintos
relativamente homogéneos e indefinidos que permiten ser utilizados indistintamente.

Imagen del texto “Arquitectura tradicional en el valle central de Chile”, Gross, Irarrázabal, San Martín. / Fotografía propia

- La madera se utiliza en elementos soportantes y ornamentales, como dinteles de
puertas y ventanas, los pilares de los corredores interiores, elementos de cerramiento.

15
Muchas veces se encuentran tratados como elementos decorativos, al estar tallados o
trabajados de alguna forma especial.

Uso de la madera decorada en elementos constructivos, imagen propia a partir de fotos de catastro. Fotografía propia

Además de éstos, se encuentra en San Felipe un elemento arquitectónico de manera
particular: el pilar esquina, siendo tal vez la ciudad donde se conserven en mayor
cantidad.

Catastro de imágenes de los 23 pilares esquina en San Felipe, imágenes propias

El pilar esquina puede encontrarse tanto en zonas urbanas como rurales y nace de la
necesidad de liberar la esquina del cruce de los muros estructurales, para utilizar
principalmente el recinto como local comercial. En otras regiones (especialmente en

16
zonas mas lluviosas) se encuentran pilares esquina empotrados en los muros sólo como
refuerzo estructural.

Imagen del texto “Arquitectura tradicional en el valle central de Chile”, Gross, Irarrázabal, San Martín. / Fotografía propia

Por otra parte, en la zona céntrica de San Felipe se puede distinguir también el desarrollo
de un tipo de arquitectura muy similar a la anteriormente descrita en términos formales y
estéticos, como es la vivienda urbana de principios de siglo XX. La distinción entre ésta y
la que se ha denominado como “típica”, pasa por la utilización de materiales como el
hormigón, en reemplazo del adobe. Sin embargo, estas viviendas mantienen el carácter y
la unidad de la ciudad por cuanto responden en su conformación en los mismos términos
de fachada continua, altura, ritmo de ventanas y puertas, presencia de zócalos, etc.

Viviendas urbanas de principios de siglo XX, Fotografía propia

17
Estado actual

Para realizar un diagnóstico de la situación de la arquitectura urbana de San Felipe, se
efectua un catastro de las manzanas que componen el damero fundacional. La
metodología utilizada y los criterios de clasificación se explican en el Anexo 1.

El principal objetivo de esta revisión es conocer cuantos inmuebles que se pueden
considerar típicos o con algún grado de valor arquitectónico es posible encontrar en San
Felipe, y en qué estado se encuentran. En el recorrido realizado por el centro de San
Felipe para realizar el catastro, se identifican los inmuebles que componen cada sitio, su
uso y si se consideran con algún grado de valor arquitectónico.

Como principal observación general a partir de los observado al recorrer la ciudad para
realizar este catastro, existe en San Felipe una gran cantidad de construcciones afectadas
por rayados de todo tipo en sus fachadas; poca claridad en el orden de elementos
publicitarios o de ornamento, en la regulación de subdivisiones de inmuebles e incluso en
la numeración de las direcciones, situaciones que afectan el estado y orden de la ciudad
en general.

Si bien fue posible encontrar muchos inmuebles que se consideran valorables, la gran
mayoría de ellos adquiere importancia por cuanto son construcciones que aportan a la
continuidad espacial característica del centro. Sin embargo, si dejamos de considerar
estas construcciones, que no tienen un gran valor como elementos unitarios, se reduce el
número de los inmuebles considerados con valor arquitectónico.

Las tres categorías
principales en las
cuales se dividen
los inmuebles
catastrados como
de valor son:
Monumentos,
Inmuebles
Destacables, e
Inmuebles Típicos.

Imagen 1. Plano de inmuebles de
valor
(Monumento, Destacable y Típicos)

18
_Los Monumentos son aquéllos descritos en la primera parte de este estudio.

_En relación a los inmuebles Destacables por su valor arquitectónico, es decir, que
representan tipologías poco comunes dentro del resto de la ciudad, es la calle Prat la que
concentra la mayor parte de ellos.

Esta calle, por su temprano desarrollo comercial, acoge construcciones de particular valor,
que sin embargo, se han visto afectadas precisamente por la actividad que albergan. Se
trata sin duda de los casos más emblemáticos en cuanto al problema de la poca
regulación de la publicidad en el espacio público: para distinguir el valor de algún edificio
es necesario mirar a través de los grandes carteles puestos en su fachada (Imagen 2)

Imagen 2. Inmuebles destacables de calle Prat, y la contaminación visual que la publicidad y el tendido eléctrico genera.
Fotografía propia

_Los inmuebles catalogados como Típicos, son los que responden a las características de
la arquitectura tradicional descritas al comienzo de este capítulo. Al realizar el catastro se
identificaron muchos más inmuebles “típicos” de lo que se esperaba al inicio,
especialmente en las manzanas de la zona norte del centro.

Sin embargo, se encuentran en un dispar estado de conservación: mientras algunos están
bien conservados o remodelados de forma coherente con la morfología original de la
construcción, otros se encuentran muy alterados respecto de su situación original, a
simple vista, o bien en un franco estado de abandono. (Imagen 3)

Imagen 3. Estados de inmueble: Malo, Regular, Bueno; Fotografía propia

Al referirse a alteraciones en los inmuebles catalogados de valor, se encuentran dos
criterios: subdivisiones y modificaciones.

19
Por subdivisión se clasificó aquellas alteraciones que implicaban la creación evidente de
puertas en una fachada, algunas veces reemplazando antiguas ventanas, o al encontrar
numeraciones diversas en un solo predio. En sí, la subdivisión de un inmueble no tiene un
carácter positivo o negativo, desde el punto de vista estético; pero sí adquiere una
importancia la forma con que se lleva a cabo esa subdivisión. Muchos de los casos
encontrados diferencian las partes en las que se ha dividido el inmueble mediante la
utilización de pinturas diferentes en la fachada, con lo cual se rompe la unidad a la cual
precisamente la construcción contribuye (Imagen 4). En otros casos, los elementos
elegidos para crear nuevos accesos a las partes, no corresponden con la lógica de la
construcción que las alberga (Imagen 5).

Imagen 4. Subdivisión de fachadas mediante pinturas diferentes, Fotografía propia

Imagen 5. Utilización de elementos discordantes, Fotografía propia

Respecto a las modificaciones, se incluyen en ellas las alteraciones que implican
principalmente agregar o quitar elementos a la construcción y que impactan
negativamente en ella, principalmente, “cortar” los inmuebles, agregarles, techos, aleros,
incluso fachadas falsas. (Imagen 6)

Imagen 6. Edificaciones modificadas, Fotografía propia

20
En relación a ello también está la dispar situación de los 23 pilares esquina que aún se
conservan. Algunos sirven aún a su función original y se encuentran muy bien cuidados,
otros no tan bien conservados y otros definitivamente cerrados y empotrados en los
muros o muy deteriorados. (Imagen 7)

Imagen 7. Pilares de esquina: Deeriorado, bien y mal mantenido. Fotografía propia

21
Espacios Públicos

"Una vida urbana vibrante es, a mi manera de pensar, el ingrediente
esencial de una buena ciudad. Sin embargo, esta cualidad desaparece
en forma creciente. La vida pública de una ciudad se constituye en sus
calles, plazas, senderos y parques, y es en estos espacios donde se
conforma el dominio público. Dicho dominio es toda una institución en
sí misma, ella pertenece a la comunidad, y como cualquier institución,
puede estimular o frustrar nuestra existencia" 7

Según la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción el espacio público es definido
como todo bien nacional de uso público, destinado a la circulación y esparcimiento entre
otros. Esta definición establece un vínculo entre la propiedad y el uso de estos espacios,
por consiguiente la esencia del espacio público se sustenta en el dominio público, el uso
social y colectivo y la multifuncionalidad, siendo asimismo su característica la
accesibilidad, en contraposición de la propiedad privada, donde el paso y utilización esta
restringido.

El espacio público abarca, por regla general, las vías de circulación abiertas: calles,
plazas, carreteras, parques, así como ciertos edificios públicos, y en general, por todas
aquellas edificaciones y elementos constitutivos naturales a los cuales la comunidad
concede un valor específico. Conforman el espacio estructurante de una ciudad, siendo
por consiguiente espacios permanentes que a través del tiempo mantiene los hitos y los
elementos que identifican la ciudad y su cultura.

Las funciones que mas comúnmente son asociadas a los espacios urbanos públicos son
las de circulación y recreación, sin embargo, aparte de estos cumplen funciones de
extrema importancia tanto para el desarrollo de la ciudad como para el bienestar de sus
habitantes. Tienen un rol estructurante de la trama y forma urbana así como de su
planificación, cumple roles estéticos, contemplativos, sociales, culturales y políticos,
además de un uso educacional y cívico. Por ultimo, cumple funciones ecológicas,
sanitarias y salubres.

En este capitulo nos centraremos en los espacios urbanos de uso público abiertos, y que
representan la idea básica de circulación y recreación dentro de la ciudad de San Felipe
son la calle y los espacios verdes, representados en las alamedas y en la plaza de armas.

7
Rogers, Richard. "The Culture of Cities"

22
Plano Espacios Públicos, Calles y Espacios Verdes de San Felipe

23
La Calle

La calle se considera un elemento constitutivo de la malla o trama vial que forma parte del
espacio público de la ciudad destinada al desplazamiento de peatones y vehículos. Vista
así reunifica la totalidad enlazando un extremo a otro de la ciudad, manteniendo
continuidad y accesibilidad.

Morfológicamente, el centro fundacional de la ciudad de San Felipe es un cuadrilátero
regular creado por una grilla ortogonal de ocho por ocho calles, que conforman cuarenta y
nueve cuadras interiores iguales, siendo un modelo típico de fundación durante el periodo
de la colonia que conjuga la rectitud de las calles con la fachada continua de las
construcciones de baja altura. Gracias a esto el centro de la ciudad se percibe como una
unidad acogedora, que por su escala y horizontalidad, se relaciona directamente con el
peatón. Dentro de este orden, se destacan las edificaciones verticales como elementos
importantes y destacados en el funcionamiento de la ciudad, resaltando los campanarios
de las iglesias y los edificios públicos.

La ortogonalidad, así como una cierta regularidad del volumen de lo construido es lo que
define principalmente el espacio público de la calle, caracterizado por una homogeneidad
que adquiere valor en su conjunto, así como por el testimonio histórico que representa.
Esta percepción que se tiene de la ciudad se transforma en una imagen reconocible y en
parte importante de la identidad de San Felipe.

El desarrollo y crecimiento paulatino que ha experimentado San Felipe, unido a la falta de
regulaciones, han atentado consistentemente esta imagen de ciudad. La acumulación de
distintos usos y nuevas actividades que buscan una ubicación preferente en el centro,
modifican y muchas veces se apoderan del espacio público de la calle, impidiendo una
lectura armónica y unificada que le es propia y esencial de estética. La aparición de
edificios de altura y nuevos estilos y topologías de edificación, modificaciones de techos y
fachadas, el uso de letreros y publicidad excesiva y de gran escala, la subdivisión y el
rompimiento de la continuidad edificatoria son una muestra de la despreocupación e
ignorancia con respecto al patrimonio e identidad del lugar.

Imagen 8
Espacialidad de
las calles de San
Felipe.
Fotografía propia

24
Espacios verdes, Plazas y Parques

Dentro de un contexto homogéneo de la ciudad, y de la regularidad de su diseño, la plaza
se transforma en un elemento de gran importancia, al constituirse en los únicos espacios
abiertos que rompen la estricta trama urbana. Las plazas y parques son,
fundamentalmente, lugares de reunión y esparcimiento espontáneo: pasear, tomar sol,
leer, andar en bicicleta, charlar, jugar, etc. Normalmente están diseñados y equipados
para estos fines, pero asimismo albergan otras actividades más o menos planificadas
como son los eventos culturales y sociales (espectáculos, venta de artesanías, muestras
de arte, etc.).

Plaza de armas:

La plaza de armas o plaza mayor constituye el centro geométrico de la ciudad, y
es un elemento fundamental en la trama urbana y de su desarrollo. Se ubica en el
cuadrante formado por las calles Prat, Coimas, Salinas y Merced. Como toda plaza
central, esta concentra a su alrededor todas las actividades mas importantes de la
vida urbana, los edificios de administración, de poder, religiosos, de comercio etc.

En un comienzo, la plaza principal solo era una explanada, resultado de dejar una
manzana sin edificar, desprovista de árboles o de toda clase de elementos
decorativos, ya que albergaba todas las reuniones públicas, mercados de
abastecimiento y permitía tener una visión completa a las fachadas de los edificios
que allí se encontraban.

Poco a poco, esta explanada se fue transformando en un paseo, siendo forestada
y ornamentada a medida que la ciudad crecía, y en sucesivas remodelaciones. Su
última remodelación, realizada el año 1988, ordeno la plaza, manteniendo la pileta
y el orfeón del año 1940, así como la vegetación arbórea y las seis estatuas que
datan del siglo XIX.

Actualmente la plaza de armas de San Felipe sigue albergando gran cantidad de
actividades sociales, y es un punto de encuentro, distracción y entretenimiento. Sin
embargo, resulta lamentable ver como se ha descuidado en muchos aspectos su
manutención y cuidado. El mobiliario urbano de la plaza se ve deteriorado y los
sucesivos arreglos y acumulación le han hecho perder su uniformidad y utilidad.
Los monumentos que se conservan del siglo XIX, como estatuas, pérgola y pileta,
muestran importantes daños debido al paso del tiempo y el desgaste natural por
estar a la intemperie.

También se puede observar una despreocupación con respecto a la regulación del
comercio ambulante. La ornamentación y diseño de la plaza se ve perjudicado con
la instalación de ferias artesanales improvisadas, puestos de venta, teléfonos
públicos y quioscos que no guardan relación con estética del lugar. Otros
elementos que resultan molestos, son los cableados eléctricos de luces y
decoraciones estaciónales que permanecen fuera de época.

25
Imagen 9. Plaza de Armas. Fotografía propia

Alamedas:

Alameda Chacabuco

Alameda Maipú

Alameda Yungay

Alameda Bernardo O´Higgins

Plano Alamedas de San Felipe, elaboración propia

26
Una de las principales características de San Felipe es la conservación de las
alamedas, grandes parques que formaban un anillo alrededor del centro
fundacional, llamadas también cañadas. Estos elementos estructurales de los
pueblos coloniales constituían vías de comunicación mas anchas destinadas al
paso del ganado, además de elementos decorativos y de distracción para los
habitantes de la ciudad. Actualmente constituyen vías de transito continuo y
expedito que circundan el centro de la ciudad.

Alameda Bernardo O’Higgins:

Antes llamada cañada de San Bartolomé. Se ubica en el costado sur de la ciudad
y remata en su extremo oriental con el Monasterio del Buen Pastor. Esta alameda
conserva gran parte de su arborización, así como las acequias a ambos costados
y en todo su largo.

Sin embargo, existen tramos de esta alameda cuyo cuidado ha sido entregado a
diferentes instituciones (regimiento Yungay, comisaría de carabineros de Chile).
Esto ha provocado que cada uno de los tramos sea modificado y tratado de
distintas formas y grados de cuidados, perdiendo su recorrido central continuo y su
unidad tanto en los tratamientos de suelo, mobiliario urbano, ornamentaciones y
vegetación menor, haciendo imposible entenderla como un espacio único. Un caso
extremo es el tramo entre las calles Navarro y Traslaviña, donde se ha modificado
y cortado el parque, para ser entregado en concesión a la gasolinera Copec. En
este sector se ha permitido la instalación de dos islas para el llenado de gasolina, y
la construcción de un minimarket de venta “Punto Copec”. Por otra parte encada
uno de los tramos se ha permitido la construcción de distintos quioscos de venta,
estacionamientos, centro de radio-taxi, altares, esculturas y memoriales,
impidiendo tener una perspectiva completa de la alameda así como su recorrido
peatonal.

27
Imagen 10. Alameda O’Higgins. Fotografía propia

Alameda Yungay:

También llamada cañada de San Miguel. En su costado oriente se encuentran el
Monasterio del Buen Pastor, el supermercado Santa Isabel (construido sobre el ex
palacio de los Parrasia) y remata en la casa Mardones.

Este parque ha perdido gran parte de su arborización original, lo que se puede ver
en la gran cantidad de troncos cortados de árboles añosos. Esto, y su mayor
ancho, hacen que esta alameda sea más soleada. La vegetación baja muchas
veces parece descuidada y falta de planificación.

La acequia que corre por el costado poniente de la alameda ha perdido su cause y
caudal, por lo que en tres tramos se presenta como un estancamiento de agua que
luego desaparece, mientras que la acequia del costado oriente presenta un caudal
mucho mayor y constante, muy bien conservado. Un aspecto destacable, es la
conservación de un bebedero para animales, testimonio del uso que tenían las
alamedas como vías de paso para animales y ganado.

28
Imagen 11. Alameda Yungay. Fotografía propia

Otro problema que se presenta en esta alameda es la poca cantidad de mobiliario
urbano, así como la ocasional ocupación de los recorridos de la alameda con
ferias artesanales y puestos de venta itinerantes. Esto interrumpe muchas veces
los caminos peatonales.

Alameda Chacabuco:

Llamada antiguamente cañada de San Rafael, su nombre actual recuerda la
batalla de Chacabuco. Esta alameda es la que mas conserva sus casas coloniales
así como casas con pilar esquina. Al mismo tiempo, conserva gran cantidad de la
vegetación y arborización antigua, lo que permite percibir de mejor forma la
especialidad original e histórica de las alamedas.

29
Imagen 12. Alameda Chacabuco. Fotografía propia

Al igual que la alameda O’higgins, los elementos y el ordenamiento general, han
impedido la percepción de continuidad en el recorrido en muchos de sus tramos, y
los constantes trabajos viales de la calle amenazan con modificar y romper la
unidad visual y las hasta ahora bien conservadas acequias, especialmente en sus
extremos.

Como en la alameda Yungay, todavía se conserva uno de los bebederos de
animales en esta vía.

Alameda Maipú:

Antiguamente la cañada de San Andrés, que a diferencia de las anteriores se
caracteriza por ser un bandejón muy angosto, y la ausencia de arborización. Esta
mal llamada alameda es la vía de acceso a la ciudad y la conexión con Putaendo.

30
Propuestas

El desafío para San Felipe radica en crecer y desarrollarse respetando su propia
identidad. Para ello, la principal e inicial tarea es definir esa propia identidad, partiendo
desde sus habitantes. Existen diversas metodologías para la identificación de lo que los
habitantes de una localidad consideran como su patrimonio, y es una variable que debe
considerarse al momento de planificar un posible desarrollo patrimonial.

Más allá de incorporar la participación ciudadana en el reconocimiento del patrimonio, es
necesario crear una conciencia en la población del cuidado y respeto que deben tener con
su propia ciudad, rescatando sus valores para promover buenas prácticas en el modo de
mantener los espacios públicos y las edificaciones que la conforman, de manera de tener
una ciudad más agradable donde vivir y que visitar.

Patrimonio Monumental

La existencia de 5 Monumentos Nacionales en la ciudad, relacionados la mayoría con
Iglesias y sus respectivos recintos religiosos aledaños (claustros y conventos), y la relativa
unidad y homogeneidad de dos de éstos (Almendral y Curimón), permitirían la posibilidad
de declararlas como Zonas Típicas y así preservar su cuidado e incentivar la recuperación
tanto de los Monumentos como de su entorno. Además la denominación de “Zona Típica”
se puede convertir en una atracción de índole “publicitaria” para estos lugares, y se podría
incorporar nuevos programas atractivos para el turismo: recuperación de las Iglesias y sus
respectivos museos, incorporación de programas culturales como el Centro de Artes y
Oficios de El Almendral, servicios de alimentación y hospedaje, etc.

Por otra parte, esta condición legal de Zona Típica permitiría acceder a subsidios para la
construcción de viviendas en inmuebles recuperados, beneficiando directamente a los
actuales pobladores de las zonas.

Siendo éstos los dos sectores que mayor potencial tienen para ser recuperadas como
conjuntos típicos, además se puede incluir en un recorrido del Patrimonio Religioso a la
Catedral y la Iglesia del Buen Pastor. Estas iglesias podrían atraer a los visitantes que
todos los días llegan al Santuario de Auco agregando sitios de interés para el turismo de
la Comuna.

Para ello, lo más importante sería mejorar la accesibilidad en términos tanto físicos como
informativos de los Monumentos: establecer horarios de visita en los cuales se encuentren
abiertas las Iglesias y sus museos, tener en ellas servicios básicos (baños,
estacionamientos) y lugares de descanso; además es necesario proveer a los visitantes
de la información necesaria: formas de acceso, horarios, información de la historia e
interés de los monumentos, actividades culturales que se desarrollen en los centros
asociados a los monumentos, etc; en puntos estratégicos, como por ejemplo la Plaza de
Armas o el mismo Santuario de Auco.

31
Patrimonio urbano

San Felipe es una ciudad que tiene un soporte físico muy claro y unitario y que sin
embargo, lo pierde en las intervenciones que se le realizan. Algunas medidas que se
pueden tomar para recuperar esta claridad espacial o bien, guiar las intervenciones que
se realizarán a futuro pueden ser:

- Realizar campañas educativas (promover por ejemplo un slogan) para la población de la
ciudad respecto a los valores de San Felipe (tanto arquitectónicos como de otro tipo). De
manera de que se conozca que es lo que se cuida o se rescata.

- Buscar incentivos para la recuperación de los inmuebles, principalmente del centro
fundacional.
- Incentivos a los propietarios de inmuebles típicos para la mantención de éstos.
Incentivos que pueden ser de orden participativo, por ejemplo con una campaña
de pintura de fachadas o reparación de inmuebles en estado regular, que se
financie tanto con el aporte del propietario como con un aporte de la Municipalidad;
o buscar una alianza con privados del rubro de la construcción (pinturas o
materiales), que participara a cambio de publicidad u otros.
- Incentivos a los nuevos negocios para instalarse en inmuebles recuperados,
promoviendo especialmente los programas adecuados para ello (instalaciones
hoteleras, de carácter cultural o recreativo, servicios de alimentación), mediante
incentivos en pagos de patentes, en compra de materiales en convenio con
empresas del rubro, etc; promoviendo una conciencia de cuidado también en el
empresariado de la ciudad, haciendo del tema patrimonial un empuje a los
negocios, principalmente al área de turismo y servicios.

- Regular a través de campañas educativas y participativas, o de ordenanza, las
situaciones que hoy producen más daño a la arquitectura del centro de San Felipe.
Si se piensa en una campaña de pintura de fachadas, utilizar colores acordes y que
contribuyan a la unidad de las distintas edificaciones (por ejemplo, pintar en dos tonos,
uno para la construcción y otro para los elementos decorativos como zócalo, marcos,
dinteles puertas y ventanas); sin llegar a la igualdad y uniformidad. Buscar que los
elementos diferenciadores (nombres de locales, números de inmuebles, etc) estén
enmarcados dentro de un cierto orden (superficie utilizable, posición en la fachada, etc))

-Regular el uso de la publicidad resulta imperativo para el orden de la ciudad, es
necesario establecer ciertos límites en cuanto a superficie disponible para este fin en la
fachada y de “salida” de elementos publicitarios fuera de ésta. Lo mismo para los medios
publicitarios “artesanales” (rayados en los muros, principalmente).

32
Los Espacios Públicos como componentes patrimoniales

Como ya se dijo anteriormente, el espacio público configura gran parte de la
cultura e historia de una ciudad. El espacio encargado de acoger las actividades sociales,
políticas y de ocio define así una identidad de lugar que se hace patente en la calle y las
áreas verdes.

La creciente dinámica social y urbana que experimenta San Felipe representa una
demanda cada vez mayor en el uso y cuidado de los espacios públicos existentes. El
constante e imparable desarrollo no debe en ningún caso representar una amenaza a lo
que históricamente se ha definido como patrimonio e identidad del lugar, manteniéndose
en mente que estos conceptos son una oportunidad de desarrollo en si.

Para enfrentar esta realidad tan exigente se requiere desarrollar los proyectos en
estrecha relación con la comunidad, y ser capaz de reaccionar ante los cambios; tener
visión de largo plazo y de una organización institucional y comunitaria que acompañe
estos procesos.

Para esto, el espacio público debe ser entendido como un sistema, una unidad que
se relaciona e interactúa con el espacio privado y con los habitantes. Su definición y
regulación se hace necesaria para establecer un orden y jerarquía que permita a la ciudad
ser percibida en su totalidad como una continuidad coherente.

Algunos de los pasos más importantes para establecer este orden y unidad dentro
del espacio público de San Felipe son los siguientes:

- Planificación del espacio público y en especial de las áreas verdes, atendiendo
principalmente su carácter de bien comunal. No se puede olvidar que estos
lugares son de acceso y uso publico para los habitantes y visitantes de la ciudad.
Aprovechar la existencia de las Alamedas como las principales áreas verdes de la
comuna, considerándolas como un soporte para establecer con ellas un sistema
de parques, que podrían continuarse hacia otros puntos de la ciudad.

- Regulación de parámetros ornamentales y estéticos que permitan mantener un
orden general dentro del espacio publico, y entender el centro fundacional de San
Felipe como una unidad.

- Esto implica la utilización de herramientas de diseño de la espacialidad de las
áreas verdes, y de mobiliario, decoración, publicidad y señalética. Sería
conveniente considerar todos estos ítems como parte de un solo sistema y que
compartieran por ejemplo el mismo logotipo o juego de colores, de manera de que
sean entendidos como elementos complementarios.

- Por otra parte, en términos paisajísticos, evaluar el estado actual de la vegetación
en las Alamedas y la posibilidad de incorporar nuevas especies, típicas de la zona
y que por lo tanto estén bien adaptadas al clima y requieran de una menor
mantención.

- Identificar elementos representativos de la cultura del lugar, y evaluar su
importancia para la comunidad, de modo que al diseñar señaléticas y mobiliarios

33
resulten agradables a los usuarios. Esto ayudara a establecer mecanismos de
protección y valorización.

Existen además recursos que podrían ser invertidos en la recuperación especialmente de
las Alamedas de San Felipe, al considerárselas como un espacio público Patrimonial, que
delimita la zona fundacional de la ciudad y son las principales áreas verdes públicas de la
Comuna, a las cuales toda la población de la ciudad tiene acceso. Se puede presentar un
proyecto de mejoramiento a los Fondos Concursables de Espacios Públicos, cuyo
objetivo principal es “recuperar zonas urbanas deterioradas tanto en barrios patrimoniales,
como en sectores emblemáticos de áreas urbanas consolidadas y espacios públicos
ubicados en sectores urbanos deteriorados y de escasos recursos”.

Estos proyectos están dirigidos a la recuperación y mejoramiento de elementos
patrimoniales existentes, los que deben tener alguna de las siguientes condiciones de
localización:

• Zona de Conservación Histórica definidas en el Plan Regulador Comunal, de
acuerdo al artículo 60 de la Ley General de Urbanismo y Construcciones.
• Espacio público en torno a edificio declarado Monumento Histórico o dentro de una
Zona Típica, de acuerdo a la Ley N °17.288 de Monumentos Nacionales.
• Espacio urbano emblemático: áreas fundacionales de las ciudades o lugares
que den acogida al patrimonio intangible: ritos, ceremonias, ferias costumbristas,
peregrinajes, etc.

A través de este programa se busca financiar a través de aportes tanto gubernamentales
como municipales y con la posible cooperación de entidades locales y especialmente de
la comunidad, la recuperación de los espacios públicos de las zonas antes mencionadas.
Sería un importante desafío para la comunidad sanfelipeña el integrar a estos actores en
pos de la recuperación de sus espacios públicos más jerárquicos como son las Alamedas.

34
Anexo 1
Catastro: metodología y atributos

El catastro, realizado durante la primera semana de enero del 2007, incluye las 49
manzanas del centro de San Felipe, los predios que tienen frente a las cuatro avenidas
que lo circundan y los predios con frente a la calle Riquelme, antiguo acceso a la ciudad.
A cada predio catastrado se le asignan una serie de variables según los siguientes
atributos, mediante la observación a simple vista:

• Uso; definiendo el uso que tiene el inmueble según las siguientes categorías:
- Residencial, destinado a uso de vivienda
- Comercial, destinado a actividades de compra - venta
- Servicios, destinado a atención de público en distintos servicios
- Mixto, si tuviera más de un uso, por ejemplo, en distintos pisos
- Industrial, destinado a actividades productivas
- Eriazo, si el sitio se encuentra sin construir
- Sin uso, si el inmueble se encuentra visiblemente abandonado
- Otros
Las áreas verdes no se consideran como predios

• Servicios, si el predio es indicado como tal en la categoría uso, especifica que tipo
de servicios se presta en el inmueble
- Educacional
- Salud
- Gobierno
- Oficina
- Otros

• Pisos, considerando los pisos utilizados, sin relación con la altura de estos. Por
ejemplo, una casa de dos pisos cuya altura sea la misma de una casona, se
cuenta como 2 pisos y la casona como 1.

• Turismo, indica los establecimientos cuya actividad sea de interés para turistas
(gastronomía, en categorías A, B y C, en calidad decreciente; hotelería y
atracciones, como museos o iglesias)

• Valor arquitectónico, si el inmueble tuviera algún valor, especificando las
siguientes categorías:
- Monumento
- Destacable, que representa alguna tipologías poco común y atractiva dentro del
resto de la ciudad.
- Típico, considerando casas o casonas de estilo colonial, identificadas por su
materialidad (adobe, teja, elementos de madera en vanos)
- Continuidad, inmuebles de valor que contribuyen a la continuidad espacial de una
calle o manzana y que no puedan definirse como típicos
- Conjunto, tres o más inmuebles que adquieren valor como conjunto
A todos los predios que se asigne una de estas 3 categorías de valor se les incluye
además 2 variables: estado de conservación (bueno, regular, malo) y alteración
(subdividido, si se han agregado puertas en la fachada o tiene el inmueble más de
una numeración en el mismo predio; modificado, si agrega o quita elementos y no

35
está subdividido). Se señala además de forma aparte el estado de conservación
solo de los inmuebles considerados típicos.

Se indica además la existencia de pilar esquina y de fachada continua, independiente del
valor del inmueble.

Cada inmueble catastrado fue fotografiado, y se entrega la carpeta con todas las fotos,
nombradas en el siguiente orden: coordenada de la cuadra_numero de predio_ numero
de foto. Ej, A2_03_01

Las cuadras interiores a las alamedas se numeran por número en sentido norte-sur, y por
letras en sentido oriente-poniente, resultado coordenadas de número y letra.
Los predios catastrados fuera de las Alamedas, se denominan por cuadra en sentido
ascendente, con la letra X y el número correspondiente, partiendo por la primera cuadra
de O´Higgins al poniente.
Los predios catastrados en la calle Riquelme, se denominan R1 en la vereda poniente y
R2 en la vereda oriente.

36
Anexo 2: Planos del Catastro

Usos

37
Servicios

38
Pisos

39
Turismo

Gastronomía A
Gastronomía B
Gastronomía C

40
Valor arquitectónico

41
Valor arquitectónico: Estado de conservación

42
Valor arquitectónico: Alteraciones

43
Inmuebles típicos: Estado de conservación

44
Fachada continua

45
Pilares esquina

46
Anexo 3
Utilización de archivo de catastro en ArcView 3.2

La carpeta “CATASTROSF” debe copiarse directamente en el disco C (para que no pida
buscar los archivos uno por uno).

Una vez copiada, se abre el archivo “Catastro.apr”.

Si por algún motivo solicita buscar los archivos necesarios, deben cargarse los shapes
“sanfelipedefinitivo.shp” y “plano_sanfelipe3.dxf”, incluidos en la misma carpeta. Con este
archivo se despliega el plano de las manzanas estudiadas y con la herramienta Info se
puede conocer los atributos asignados a cada predio.

Para visualizar la información clasificada por atributo con el comando “Edit legend” se
abre un cuadro y se carga (Load) el archivo del atributo que se quiere ver. Por ejemplo,
para ver el plano de usos, se carga el archivo “usos.avl”.

47
Bibliografía
Del Estudio

_ Gross, Patricio; Patrimonio urbano, arquitectónico y calidad de vida; en Revista
Universitaria, 1979, nº 2, Junio, p. 21 – 28.

_ Gross, Patricio; Irarrázabal Raúl; San Martín, Roberto; Arquitectura tradicional en el
valle central de Chile, Tesis presentada para optar al título profesional de Arquitecto,
1964, Universidad Católica

_ Martínez Araya, Ángela; Romero Silva, Alicia del Carmen; Siguiendo la huella de una
arquitectura tradicional en las provincias de San Felipe y Los Andes; Tesis
presentada para optar al título profesional de Historiador; 1983, Universidad Católica de
Valparaíso, Instituto de Historia.

_ MINVU, Unidad de Patrimonio Urbano; Manual Metodológico de identificación de
inmuebles y zonas de conservación histórica ; 2005, Santiago, Chile.

_ Rogers, Richard; "The Culture of Cities". Extracto del texto presentado por el autor en
las Reith Lectures de 1995, bajo el título 'Cities for a Small Planet'. Editado por Burdett,
Richard, "Richard Rogers Partnership: Works and Projects". The Monacelli Press. N. Y.
USA. 1996.

_ Sahady, Antonio; Duarte, Patricio; Waisberg, Myriam; La vivienda urbana en Chile
durante la época hispana (zona central); 1992, Departamento de Historia y teoría de la
arquitectura, Facultad de Arquitectura y urbanismo, Universidad de Chile, Santiago, Chile.

_ Sahady, Antonio; Gallardo, Felipe; Guzmán, Camilo; Zúñiga: la sencillez de la
vivienda continua elevada a rango de zona típica, en Revista INVI, 2005, v. 20, nº 55,
p. 82 – 119

_ Silva, Pamela; San Felipe el Real y su valor patrimonial; 2001, Universidad Central de
Chile, Escuela de ecología y paisajismo.

48
Revisada

_ Ávalos, Hernán; Ladrón de Guevara, Bernardita; El patrimonio cultural como bien de
consumo: el Caso Petorca; en Revista Conserva Nº4, pág. 87; 2000.
Identificación y registro de recursos naturales y culturales, en cuatro localidades de la
Comuna de Petorca, V Región; evaluados desde la posibilidad que presentan de
convertirse en recursos ecónomicos y turísticos de la zona.

_ Berrocal, Magda; Gestión del turismo a escala local a través de la valoración y
rehabilitación del patrimonio urbano - arquitectónico como instrumento para el
desarrollo sostenible. Estudio de Caso, Comuna de Lolol, VI Región, Chile; Tesis
presentada para optar al grado de Magíster en Asentamientos Humanos y Medio
Ambiente; 2003, Pontificia Universidad Católica de Chile, Instituto de Estudios Urbanos y
Territoriales.
Recopila los antecedentes para la declaración de zona típica del centro Histórico de Lolol,
los antecedentes históricos y arquitectónicos; y sus implicancias para el desarrollo del
turismo patrimonial de la zona.

_ Bonnefoy, Javiera; Engdahl, Francisca; La variable patrimonial en el contexto
urbano: Propuesta para un acercamiento metodológico; Trabajo para Taller Seminario
en Politicas Urbanas; 2003, Pontificia Universidad Católica de Chile, Instituto de
Sociología.
Definición de una metodología de participación ciudadana en el reconocimiento del
patrimonio, reconociendo el carácter colectivo de éste, de manera de democratizar las
decisiones en torno a él.

_ Garré, Fabián; Patrimonio Arquitectónico Urbano, preservación y rescate: Bases
conceptuales e instrumentos de salvaguarda; en Revista Conserva Nº5; pág 5; 2001.
Marco teórico y conceptual para definir políticas de intervención estatales para el rescate
y protección del patrimonio arquitectónico urbano.

_ MINEDUC, Consejo de Monumentos Nacionales; Seminario/Taller Capacitación en
Gestión y Conservación del Patrimonio; Segunda serie, 1ª edición Cuadernos del
Consejo de Monumentos Nacionales; 2005; Santiago de Chile.
Recopilación de ponencias del Seminario realizado en Putaendo, en especial sobre la
Restauración y Mantención de construcciones de adobe, y la utilización de mano de obra
especializada en técnicas de construcción locales.

_ Rabí, Salim; Catastro del patrimonio arquitectónico de Putaendo. Ajustar la Mirada
local, I. Municipalidad de Putaendo, 2001.
Recopilación de los antecedentes para la declaración de zona típica de la localidad de
Putaendo; incluyendo los antecedentes históricos y el catastro de edificaciones
involucradas.

_ Terán, José Antonio; Consideraciones que deben tenerse en cuenta para la
restauración arquitectónica; en Revista Conserva Nº8; pág 101; 2004.
Consideraciones a tener en cuenta y con las cuales fundamentar la Restauración
Arquitectónica. Precisiones conceptuales, contemplando la importancia del conocimiento
de los materiales y sistemas constructivos, así como de los grados y tipos de intervención
en la Restauración.

49