En el capítulo 5 de Olmos y Robles, llamado La venganza de Emiliano Pozuelo, la pareja

de guardias civiles se topan con una falsificación de un cuadro, que desata un gran enigma
basado en las obras de Emiliano. Por consiguiente, llaman desde el museo de Reina Sofía al
profesor de arte Pierre Pollard para verificar la autenticidad de las tres piezas religiosas de
Emiliano. El surgimiento de la primera pintura falsa descubierta por olmos es la causante de la
llegada de 3 criminales que se hacen pasar por Pierre Pollard para poder resolver el enigma y
encontrase el tesoro de Emiliano por dinero. Justino es el primer impostor haciéndose pasar por
Pierre Pollard, este comete el error de confiarse en que si sabe hablar francés mientras que no
sabía lo que decía. El teniente Robles al conocer bien el francés conversacional pudo entender lo
que trataba de esconder Justino y descifrar que este era un impostor ya que no sabía hablar
francés. El próximo impostor fue el próximo de Justino, fue Manuel que también falla al intento
de hacerse pasar por Pierre Pollard, sin embargo este si sabía hablar francés de manera fluida,
pero es descubierto al pagar la apuesta en el bar con billetes falsos. El último impostor, Elio es
descubierto por Robles ya que encontró que el asiento del auto del verdadero Pierre Pollard era
más pequeño que el de los sospechosos. Al saber ya que los sospechosos son capturados
encuentran el cadáver del verdadero Pierre Pollard en el baúl de uno de los impostores.