24 ENSAYO NOVA - PUBLICACIÓN CIENTÍFICA ISSN:1794-2370 VOL.1 No.

1 ENERO - DICIEMBRE DE 2003:1-116

Bioética de la atención de enfermería al enfermo terminal

Francisco Javier León Correa*
Doctor en Filosofía. Director Grupo de Investigación en Bioética de Galicia, España. Profesor del Centro de Bioética de la
Universidad Católica de Chile. Santiago de Chile.
Recibido: 20-05-03; Aceptado: 15-07-03

Introducción La mayoría de estos pacientes no fallece de for-
Aunque parte importante de las decisiones que han ma súbita, sino que normalmente entra en un período
de tomar los equipos de salud en la atención a de deterioro gradual muy importante con disminución
enfermos terminales corresponde al médico o al equipo progresiva del nivel de conciencia, cambios bruscos
médico, no es menos cierto que las consecuencias de o crisis con fallos orgánicos multisistémicos, etc. El
esas decisiones afectan de manera muy clara el tiempo que transcurre desde el inicio del coma a la
quehacer diario y la conciencia de las enfermeras que muerte es muy variable y va desde unas pocas horas
deben cuidar y atender a esos pacientes. Y, por otra a un par de semanas, pero generalmente ocurre en
parte, los cuidados de enfermería que deben darse a 24-48 horas. Este sería el período propiamente termi-
los enfermos terminales también plantean sus propias nal del enfermo, aunque aquí utilizaremos un concep-
tomas de decisiones éticas que han de saber resolver to más amplio que puede comenzar cuando se diag-
-o intentar resolver- las propias enfermeras. Además, nostica una enfermedad o situación crónica irreversi-
en la fase final de la vida «disminuye lentamente la ble, que va a causar la muerte del paciente. Son si-
función del médico y se hace más importante la de la tuaciones que producen un gran impacto emocional
enfermera: pasa a ser una importante fuente de tanto en el paciente como en la familia y en el propio
información y consulta, y toma cada vez más la equipo sanitario que ha estado intentando su cura-
iniciativa» (1). ción, el cual debe cambiar desde ese momento el en-
Como señalan expertos en cuidados paliativos, «el foque y la finalidad de su actuación (3).
médico, cuando considere que el proceso es irreversible
y terminal según los indicadores científicos objetivos, 1. Preparar al paciente para enfrentar la
abandonará la idea de curar y se empleará a fondo en el muerte con dignidad
oficio “muy exigente de ciencia, competencia y humanidad, Es éste uno de los cometidos de todo el equipo
que consiste en aliviar y consolar, en procurar su mayor sanitario, que debe realizarse de acuerdo con la fami-
bienestar material y espiritual, así como prestar su apoyo lia y con las sucesivas etapas emocionales de adap-
a los allegados de éste” (1). Desde el punto de vista clínico, tación que se presentan en mayor o menor medida en
es bien conocido que los pacientes que son ayudados a todos los casos: deseos de conocer o de confirma-
enfrentarse con la muerte y a sobrellevar ese ción del diagnóstico, shockcon fuerte conmoción in-
conocimiento, atraviesan esta etapa con más paz y con terna, fase de negación, enfado, negociación o pacto,
menos síntomas de alteraciones del comportamiento» (2). depresión, resignación y aceptación final (4).
* Correspondencia F. León: E-mail: gibioetica@edunet.es / www.unicolmayor.edu.co

no se sentirá cias físicas y psíquicas que pueden desmoralizarle y tratado como persona. ciertas actividades y relaciones familiares. etc. El sentirse persona es a menudo mantenido por a esa despedida de sus seres queridos. saludarle. BIOÉTICA DE LA ATENCIÓN DE ENFERMERÍA AL ENFERMO TERMINAL:24-31 25 El paciente terminal experimenta una serie de in. nitiva. salud a su lado que sean sensibles y comprendan lo que se evitan sus preguntas. para prestar este cuidado sanitario. de su propia muerte. 4. Se debe proteger la pérdida de la imagen corporal. además. deben estar preparados. Es necesario que el enfermo pueda seguir siendo. el sentido del sufrimiento. En términos generales. en defi. objetivo sea conseguir el máximo control del dolor. que «son válidas.). Si el enfermo nota que es dejado de lado. 5. notará que pierde dignidad. y no simplemente paciente. Hospiceanglosajón es que facilita precisamente una sonal. El paciente (neurocirugía. nado en el manejo de los diversos niveles de analgesia 2. neuroanestesia. sociales y ven a hacer ni a sí mismos. Cuando ya no es posible curar al paciente. una gran ayuda para adaptarse a ese proceso del morir. radioterapia.DIUM no privar de la conciencia de sí mismo sin verdadera . cumplir sus promesas o simplemente tuación terminal tiene obligación de estar bien entre- despedirse. etc. Para esto namente las actuaciones paliativas. ocurre. en condiciones más difíciles de aten. La sensación capacidad de despertar y llevar o seguir una de menor dignidad resulta de la excesiva dependencia conversación lúcida. búsqueda de un sentido: encontrar en medio de mayor y libre interacción del enfermo con familiares. psíquico y plena. Deberá mantener en la medida de lo posible quietudes con preguntas que en ocasiones no se atre. que no es tocado al que subyace en sus comentarios y dudas. 6. en primer plano el aliviar su sufrimiento. y los médicos y enfermeras facilitar el apoyo espiritual si lo desea. que no sólo es En definitiva. Sentirse persona implica ser capaz de en la medida en que encuentren profesionales de la relacionarse. médicos. En caso de que no consiga un eficaz con- ello debe intervenir en las decisiones que se deban tomar trol del dolor o se requieran técnicas especializadas sobre su enfermedad o sobre su persona. consideraciones transcendentes. Una de las ventajas del sistema hacerle perder su propia autoestima y dignidad per.. éticamente obligatorio sino que. justifica ple- te para una muerte afrontada con dignidad. queda ción al paciente (5). Por del enfermo. De (7). del dolor y. antes de en. agente. este modo. etc. Ética del tratamiento paliativo del dolor mente humano. dependen. y aplicar en cada caso el conveniente para la situación en cierto modo. 2. debe debe recibir verdadera información acerca de las poner al enfermo en manos del especialista indicado decisiones y procedimientos que le afecten a él y a su en su caso. se 3. procurará resolver sus asuntos. profesionalmente también. Hay que preservar en la medida de lo posible la pueden utilizar pautas de sedación en las que exista la autonomía y autocontrol del paciente. Hay que evitar que el enfermo se sienta desfigurado o trar en los profesionales sanitarios que les atienden depauperado. la desesperanza y depresión un sentido de lo que les amigos. es necesario resolver una serie de puntos (6): satisfactorias y gratificantes si consiguen tal finalidad» 1. se trata de saber disponer al pacien. y la pérdida de control de las funciones orgánicas. tomar sus El profesional sanitario que trata enfermos en si- disposiciones. temores que expresarán profesionales. bienestar y debe consentirlos antes de que se lleven a Cuando el enfermo se encuentra moribundo y el cabo. Pueden y deben encon. existe la obligación ética de Universidad Colegio Mayor de Cundinamarca . Lo primero es saber que se está muriendo. Al enfermo se le debe trar en la inconsciencia.

cuando se pretende la cas que requieren tratamientos y cuidados específi- supresión de la sensación dolorosa. 1 ENERO .que exige la permanencia en la UCI. sociales y espirituales. Cuidados mínimos y medidas de En el caso de los pacientes en estado terminal y soporte vital para pacientes en cuidados tratados en una UCI. en la bibliografía especializada actual. antibióticos de uso común. aunque la narcosis lleve consigo sedantes. cuidados otorgados a un paciente en estado terminal poco habría inconveniente en administrarlo. se das. oxigenoterapia. a la mos. Tener clara esta realidad es muy importante se ve libre del dolor. De todos no son aplicados como medios para preservar la vida. Por el contrario. así como la colocación de sondas. a fin de evitar el exceso de terapéutica o la prolonga- sar. por su efecto depresor ca en Medicina Crítica y Cuidados Intensivos». si existen motivos cos durante la enfermedad terminal son muy varia- serios y las circunstancias no imponen lo contrario. puede evitar el dolor. Sin embargo. podrían facilitar la aparición intensivistas debemos ser conscientes de que este de infecciones respiratorias. dando Con independencia de su salud o condición. que le lleve a tener la mejor calidad de vida posi. En un ámbito hospitalario o mejor aún. la diferencia entre no cuidar a un . ingresado en una determina si a un paciente se le deben aplicar UCI. En algunos casos la recupera- sugieren que el uso correcto de la morfina prolonga ción es sólo parcial. otros desiderátum (la reincorporación del paciente al seno señalan que globalmente los opiáceos alargan el tiem. que puede y éticamente sería más proceso en una situación de comprensión y ayuda. emocionales. se siente y está ción innecesaria del morir» (11).DICIEMBRE DE 2003:1-116 necesidad. cuando excepcionalmente han de llevarlo a cabo. toda prioridad a los objetivos del propio enfermo. dormir y comer y. ser aplicados por técnicas especiales. tam. Los que se le ofrecen los medios y ayuda necesarios para cuidados sanitarios. ños. También es muy in- más activo» (8). 3. durante el uso prolongado de opiáceos. si no se quiere menospreciar su dignidad. dos intensivos pediátricos. Las manifestaciones clíni. generalmente. Sin embargo. adopta tal principio. Tal y como se expresó en la «Declaración de Éti- algunos autores anotan que. sigue precisando de cuidados médicos y aten. Si de la aplicación de algún fármaco se siguiera un drenajes y venopunción. son de uso corriente. su carácter de obligatoriedad y convertirse en cuida- dos extraordinarios o desproporcionados. teresante el análisis de las peculiaridades en cuida- En resumen. tratamientos o incluso esos cuidados mínimos. físicas. Ciertamente. pueden perder en su propio domicilio» (9). «los del centro respiratorio. hay algunos autores que señalan intensivos que la futura calidad de vida es la referencia que El enfermo en situación terminal. y la necesidad de definir dos paliativos «es dar la atención adecuada al enfer.1 No. Si se ción de enfermería (10).PUBLICACIÓN CIENTÍFICA ISSN:1794-2370 VOL. y en otros será la muerte el re- la vida del paciente con cáncer en la medida en que sultado.26 NOVA . de la situa- ble y que le permita llegar al desenlace final de su ción grave crónica. lo que se pretende desde los cuida. en mejor situación para descan. conveniente que fuese atendida en hospitalización respondiendo de forma profesional a las necesidades domiciliaria (12). de sus familias y de la sociedad) no es lograble en po de vida al paciente: «evidencias circunstanciales. bien la situación crítica -tanto en adultos como en ni- mo. no se sino que se aplican en razón de una asistencia cita ese efecto entre los adversos que se producen éticamente obligada. tanto por persona tiene derecho a recibir unos cuidados míni- parte de los profesionales como de su familia. la administración de analgésicos. todos los pacientes. Los acortamiento de la vida como efecto no buscado. modos. transfusiones y una supresión o disminución de la conciencia.

ayudan a man. Sin embargo. la hidratación por nasogástrica y si se espera una supervivencia razo- sonda nasogástrica o por vía endovenosa (sin referir. nable podría también incluirse la alimentación por nos a la vía oral). En ninguna oca. pitalizado. siempre un cuidado básico o mínimo en todos los ca- plemente escuchar al paciente moribundo. habitual- tener ciertas funciones que en un estado de altera. en el sentido anteriormente definido. por ejemplo). pero no necesariamente de cualquier te del paciente» (13). ralmente que ayude a otro ser humano en situación En el caso del paciente en estado vegetativo per- de malestar.co . El médico. En los pacientes en estado agónico. son habitualmente beneficiosas para gastrostomía. sed o complicaciones pro. último lugar. debe ser controlada por personal médico y dable que contribuyen al bienestar del paciente. por lo que podemos considerarlo distingue del acompañar. Respecto a la alimentación es preciso matizar algo sión. no ordinarios. la hidratación por sonda o por veer ayuda o soporte incluyendo cuidado psicosocial vía endovenosa otorgará los beneficios antes señala- y emocional hasta el final. Hay ve. En este caso. el paciente ha de estar hos- al estado de alerta mental. tal vez solamente justifi- mantener la vida humana son la hidratación y la ali. alimentación por sonda o gastrostomía se considera vocadas por sequedad de mucosas. sos. La obligatoriedad o no de estos cuidados. las enferme. por ejemplo. recae tanto sobre la familia como sobre donado (14). La alimentación en el enfermo terminal deseable para un paciente terminal. Nos referimos. abandono del moribundo. hablar. según sean o cológicamente evitando que el paciente se sienta aban. bién contribuyen a aliviar ciertos síntomas que cau. muy distinta. la situación es ción. la familia. mente se puede considerar como un cuidado extraor- ción del equilibrio hidroelectrolítico no se conserva. BIOÉTICA DE LA ATENCIÓN DE ENFERMERÍA AL ENFERMO TERMINAL:24-31 27 paciente y la eutanasia directa difícilmente podrá ser electrolítico. La alimentación y nutri. modo. capaz. Se puede considerar la alimentación como un de soporte general acelerándose por lo tanto la muer. su costo es elevado. por lo que la hidratación por cualquiera mantenida. En los pacientes en EVP. dinario. En primer lugar. de las vías no aportará beneficios y se convertirá en Se estima que los cuidados básicos o mínimos para un cuidado extraordinario. el personal sanitario que atiende a esos pacientes. es indudable que colaboran y ayudan psi. se producen algunos principios: alteraciones fisiológicas que hacen difícil el equilibrio www. de hidratos de carbono. a la función renal o ción. Tam. Un paciente terminal no es una excep. la alimentación parenteral un enfermo terminal. lípidos y proteínas. sin embargo pueden abandonarse las medidas más. los amigos. leer o sim. cantar. la secreciones bronquiales. no está exenta de riesgo. extraordinario. no es obligada san malestar al paciente (dificultad para eliminar la alimentación. «De toda persona humana se espera mo. pues plantea mayores problemas de aplica- rían. por vía endovenosa. manente (EVP) por lesión cerebral. cable para que la familia no considere que existe un mentación. ces en las que la específica terapia médico-quirúrgica no está indicada por más tiempo como apropiada o 4. En ambos casos es indu. los trabajadores sociales y otros individuos cer. pues no se trata de un paciente terminal ras.edu. Sin embargo. cuidado mínimo.unicolmayor. en el caso del paciente en estado Los que atienden al paciente han de tener en cuenta agónico que habitualmente es incapaz. Sería un cuidado ordinario alimentar por sonda En opinión de Martínez Baza. En cuidado ordinario y. dos y las cargas para el paciente y el personal sanita- ción son parte y parcela de ese cuidado que no se rio serán mínimas. aunque sea in- canos al paciente moribundo están obligados a pro.

movimiento «Hospice». que lleva a respetar el derecho del paciente todos los medios terapéuticos? ¿Es ético emplear cu. es un deber ético para con el pacien- posibilidades de aplicación con el resultado que se puede te. Aplicando el principio terapéutico o de 5. con los medios normales que la Medicina puede . presentación y preparación de en atención domiciliaria. que sus necesidades calóricas son ahora mucho ofrecer» (16). Entre los profesionales que las comidas. con esa actitud el enfermo podrá. algunas de las nuevas teorías . también es aceptable la postura contraria. Certificar bien y conforme con los en cuenta el tipo de terapia. que conforme se acerca un paciente a la muerte esperar de todo ello. en menor medida. se puede encontrar una solución ética para esperanza de éxito? ¿Es obligatorio poner todos los cada situación concreta.28 NOVA . o se debe prolongar artificialmente la vida? A falta de otros remedios y de acuerdo con el pacien- A la hora de encontrar solución a estos problemas te. que no está comprobado que una terapia nutricional frecuentemente en los medios de difusión. inclu- remedios «extraordinarios» para mantener la vida. medios disponibles en cada caso para mantener a un Por último. En este sentido. es lícito recurrir a los nuevos medios que ofrece se afirma que no siempre hay que recurrir a toda clase una medicina de vanguardia. desde el punto de enfermo en vida el mayor tiempo posible? ¿Se puede vista ético. Para valorarlos habrá que tener cos importantes. tanto por la imprecisión del término como por los rápidos 6. dietas especiales. etc. el problema afecta más Es necesario valorar las causas de los trastornos a enfermos que reciben terapias intensivas que a del apetito y tener en cuenta. en cambio. El empleo de medios terapeúticos beneficencia. en nuestra opinión. en lo posible. y el principio de ¿Hasta qué punto hay que agotar con un enfermo autonomía. etc.DICIEMBRE DE 2003:1-116 . parece que estos dilemas no lo son tanto. Con mida y. estos elementos habrá datos suficientes para decidir . que los inapetentes son incapaces de disfrutar de un tratamiento que prolongue la vida o para conformarse una comida abundante. cabe señalar que. Aunque no se puede calidad de vida. el grado de dificultad y de criterios establecidos para determinar la muerte de riesgo que comporta. quizá por la ma importante de ayudarles es dar poco énfasis a su aportación que desde hace años viene haciendo el pérdida de peso. Los interrogantes citados se plantean . a intervenir en la toma de decisiones sobre el tratamiento ras costosas y difíciles aunque den sólo una pequeña a realizar. siempre válida manidad. so. que lleva a enjuiciar cada situación «desproporcionados» buscando el bien del enfermo. los gastos necesarios. las prefe. horarios.1 No. en los agresiva en estos enfermos pueda mejorar su planteamientos pro-eutanasia.PUBLICACIÓN CIENTÍFICA ISSN:1794-2370 VOL. Otra for. Por este motivo se prefiere Es la situación final en el tratamiento al paciente hablar de medios «proporcionados» y terminal y también incluye una serie de aspectos éti- «desproporcionados». tal respuesta. del enfermo y de sus fuerzas físicas y morales. «Hasta ahora los expertos solían cuentren en fase experimental y no estén libres de responder que no siempre se está obligado al uso de todo riesgo. generalizar. menores. teniendo en cuenta las condiciones se vuelve cada vez más desinteresado por la co. dar ejemplo de generosidad para el bien de la hu- Actualmente. en principio. y las todo el cerebro. pacientes en situación terminal en general o que están rencias del paciente. aunque todavía se en- de remedios posibles. puede parecer tal vez menos clara. se dedican a los cuidados paliativos. La certificación de la muerte cerebral progresos de la terapia. 1 ENERO . en la toma de líquidos.

A me. la verdad debe ser dada a cono- paciente. pues se lesiona el principio de autodeter- minación y se permitiría a terceros influir sobre la 7. La única excepción será cuando li- a ser simplemente «paciente» (no-agente) en su en. decisiones en otras personas. En este sentido es fundamental su inter. médico. pedida. equipo médico a otorgar los cuidados elegidos por el paciente. dieran ser utilizados para donación de órganos o en el los pacientes son en alto grado dependientes de los caso de niños anencefálicos (17). incluida la probable evolución si no se efec- lizar algunas consideraciones: túa el tratamiento: que conozcan las intervenciones a) Los pacientes tienen autoridad ética y legal para que podrían serle de ayuda. entonces. cer con prudencia y cuidado. de modo que los individuos pue- 7. Es lo e) Para el real y efectivo ejercicio de la autode- que se ha dado en llamar «doctrina del consentimien. los profesionales de la salud deben lo- to informado» (18). En definitiva. grar que los pacientes comprendan su actual estado El respeto a la autonomía del paciente lleva a rea. riesgos asociados y de los beneficios. certificar de modo obligación para el equipo médico de reducir la ten- absoluto la muerte de todo el cerebro. Señalaremos solamente algunos de los aspectos d) Es inaceptable que un paciente capaz de efec- más importantes que deben tenerse en cuenta desde tuar elecciones informadas sea excluido del proceso la atención de enfermería. profesionales de la salud.2 El derecho del enfermo a la verdad. del tratamiento. c) Si bien los pacientes no toman las decisiones cación de la muerte a que esté dañada solamente la independientemente de las opiniones de otros. sino más bien ha- es inadecuada y. supone un enorme riesgo en el caso ben sufrir influjos tales que su libre elección sea im- de pacientes en coma vegetativo persistente que pu. esta disparidad crea una Es necesario. Se conside. excepto cuando estos vayan contra la prácti. evitando que provoque b) La autodeterminación habitualmente obliga al un indebido trauma psíquico. En muchas situaciones de cuidados de salud. en muchos las líneas éticas del cuidado al paciente en situación casos. en nuestra opinión. vención en la toma de decisiones que le atañen. bremente el paciente delega la capacidad para tomar fermedad. de decisión. BIOÉTICA DE LA ATENCIÓN DE ENFERMERÍA AL ENFERMO TERMINAL:24-31 29 neocorticalistas no tienen un debido respeto ético al intervenciones que a su juicio son contraterapéuticas. cuando supongan de las cuestiones más difíciles en la toma de . por último. En todo caso. da un efectivo consentimiento ni un rechazo. es decir. incluida una prescripción renunciar a algunos o todos los cuidados.1 Intervención del enfermo en la elección duración de su vida o ponerle eventuales cargas. la cuestión no es simplemente infor- nudo surge porque la capacidad de tomar decisiones mar al paciente de su enfermedad. Los derechos del enfermo terminal dan ejercer efectivamente la autodeterminación. dentro de ese dencia de algunos pacientes a actuar bajo una equi- proceso en que consiste el morir. vocada comprensión de su situación o con un senti- miento de impotencia. Una ca médica acostumbrada. que tenimiento a la que se produce cuando un paciente no sepan cuál es la opinión del médico. paciente: suponer que se puede adelantar la certifi. Como ya se ha expuesto. terminación. la probabilidad y efecto de los ra «renuncia no voluntaria» de un tratamiento de sos. 7. de los procedimientos. más grave que enfrentar al paciente con elec- terminal marca la necesidad de no reducir al enfermo ciones difíciles. no de- corteza cerebral. una de Obviar la elección del paciente puede ser. un representante tendrá cerle participar en la elección de las posibles tera- que decidir de acuerdo a los supuestos intereses del pias.

llos que se niegan a recibirla. pero respetando su vo- el médico y la enfermera deben llevar a cabo una luntad. derecho a estar informado de su dolencia. en el momento oportuno y sin dar una cantidad de paciente. se acepta en principio que todo enfermo tiene Una situación frecuente y éticamente reprobable.PUBLICACIÓN CIENTÍFICA ISSN:1794-2370 VOL. convertirla en una obligación trasmitir al enfermo la información adecuada. En estas condiciones. cap- que el propio paciente actúa como regulador de la ta por una serie de síntomas que la evolución de su cantidad de información que desea recibir. Un aspecto de importancia capital es consciente intuye de alguna manera su gravedad. en en ocasiones.1 No. Manifestar la verdad supone el compromiso pre. El práctica en la que no pueden darse pautas y en la médico necesita que el paciente la mantenga. 7. El médico informa al explicaciones lógicas de la creciente sintomatología y enfermo sobre su padecimiento y es entonces cuando el enfermo va perdiendo confianza en la persona que el paciente tiene oportunidad de solicitar información no fue capaz de darle lo que demandaba. va creando una barrera entre médico y paciente.3 El derecho a la asistencia familiar. Esto cual no sólo el lenguaje verbal forma parte de la no significa que se vayan a ofrecer garantías de re- comunicación (19). mantener la comunicación interpersonal. singular para cada za. puede mentir a un paciente. enfermera. por ejemplo. médico que estará de guardia el suponer que el enfermo no está preparado para recibir fin de semana. una noticia que podría serle contraproducente y. es decidir quién debe dar la información y alguien niegue tal derecho. constituyen elementos de una El aspecto de la esperanza es fundamental. psico- no. 1 ENERO . pero tampoco es absolu- terior de esos difíciles momentos. así se evitará que el enfermo reciba. el La comunicación con el enfermo es una parte primero espacia el contacto con el enfermo al no tener fundamental del acto médico. pero sí lograr mantener una tenue luz que ayude a vio de ayudar a asimilarla. se opta por no dar información. que todos reconocen. Se les puede preparar con enorme delicade- actividad altamente personalizada. tacto y discreción para detectar el modo. se le oculta la realidad de su mal. las líneas éticas de la atención al enfermo en situa- .30 NOVA .DICIEMBRE DE 2003:1-116 decisiones en el trato con el enfermo en situación Una cuestión que sí es necesario prever por parte terminal es la que se refiere al derecho a conocer la del equipo sanitario que atiende e informa a un enfer- verdad de la enfermedad que padecen. También intervienen los así defraudado. sintiéndose sobre aspectos de su interés. Nunca se paciones que surgen. tamente imprescindible decirle toda la verdad (20). Ahora bien. proceso se hace preocupante. Todo enfermo características. las circunstancias y el momento más adecuado y oportu. De esto existe ya abundante experiencia en en. cuándo y cómo hacerlo. Esto implica pru. No porque mo crítico. sino que la conozcan todos los miembros del equipo que porque a él se añade. Lo ideal es la información incluso a aque- comunicación con el enfermo en situación terminal. Como ya indicamos al hablar de fermos oncológicos. En la absoluta. de compartir las preocu. profesionales de enfermería que le atienden y deben Defender el ideal de una información sincera no tener una buena comunicación con el médico para supone. lógica y espiritual. versiones distintas de su estado por parte consecuencia. pero como es la omisión de la verdad a un paciente que quiere en la práctica se supone que la verdad puede resultar conocerla. sin embargo. dencia. Es de diferentes profesionales. deben tratar a ese enfermo concreto: médico espe- otro elemento que viene a complicar las cosas: el de cialista. decir. y con frecuencia se contrapone. de acuerdo con su condición y sus propias información que no podrían asumir. cuperación porque sería alentar falsas esperanzas. de acompañar en la soledad in. mantener el engaño perjudicial.

Eunsa. espirituales en el cuidado terminal y ante la muerte.E. ésta debe abarcar todos los aspectos Referencias: vitales del paciente. 1992 Oct 7-9. y también en las de E. 1997. España. familiar (21). 1996. su 11 Congreso Mundial de Medicina y Cuidados Intensivos. España. de su familia o. 20 Hennezel M de.co .2:156-63. La relación clínica con el paciente difícil. Madrid. «Hospice». ob. Washington: Government Printing. 2 Astudillo W. Mendinueta C. Humanización y relación de ción de ayuda» imprescindible para la humanización ayuda en enfermería. Medicina. Cómo ayudar al pa- les del individuo. de Lab.: 7. 1 J. conocer y respetar sus necesidades. Universi- muchas veces de una decisión médica. Barcelona: Plaza y Janés. Revelación del diagnóstico a en- dola. terminal y prestarle la ayuda necesaria en cada 10 Gutiérrez M. Martínez León M. Centeno C.XVI. V Jornada de la S. En muchas de las páginas 12 Martinón JM. de una muerte verdaderamente digna. Cuadernos de Bioética 1994. simplemente. Vega Gutiérrez J. www. Bioética de la situación terminal de enfermedad. La muerte íntima. terminal es la atención docimiliaria. Desde luego. van der Aren A. Consejo Internacional de Enfermería. original en Primary Care & Cancer 1988. Human Life Review 1989. Es un deber ético acercarse al punto de vista en Unidades de Cuidados Intensivos.unicolmayor. 15 Astudillo W. Ética de la relación enfermo terminal y entorno fami- liar. Kübler-Ross son 13 Rossner F. la proyección sobre el 18 President’s Commission for the Study of Ethical Problems in paciente de las propias ideas. Muerte cerebral: biología y ética. 7 Vega J y o tros.3:182-5. Rev. dad de Navarra 1992. Enfermería bién los aspectos familiares. Es necesaria también una asistencia psicológica. Medicina Legal y Forense. de los cuidados que van a ayudar al enfermo terminal en esos momentos tan importantes de su vida. Do- cumentos SEMFYC 7. 1996:63-7. Córdoba. Centeno C.2:168-72. la inadvertencia. Mendinueta C. el miedo a la reacción del enfermo o 16 Vega J y o tros. Medicina y Persona 1992 ene-mar:33. 1997: 132. derecho del paciente que es deber para el médico. 1991 Oct 17-19. 6 Kass LR. Manejo terapéutico del dolor en el cáncer. Sobre Bioética y Medicina de Familia. Núñez Olarte JM. 1996. Eutanasia y autonomía de la persona: vivir y morir con dignidad. continuas las referencias a la influencia de los valores Bulletin of the New York Academy of Medicine 1988 Jun. Trad. nutrition and hydration in oncological patients en a terminal situation. seguir esos últimos momentos rodeado de su entorno Palma de Mallorca: SEMFYC. La participación de la enfermera en la parte final de la vida. de modo que pueda 5 Nieves Martín E. del paciente. 1982. C. De la Fuente M. Printing. 14 Martínez Baza P. psicológicos y espiritua. Bioethics of La posibilidad de que el enfermo en situación ter.: 5. 22 Bermejo JC. 1983. Los cuidados paliativos. debe estar fermos oncológicos en situación Terminal. sentido del dolor y la muerte.: 33-36. la mejor situación para un enfermo 4 Astudillo. Madrid.edu. El descuido. Washington: Government La facilitación de este tipo de asistencia. desde el punto de vista personal del propio enfermo 9 Espejo Arias MD. al considerar tam. 17 Colomo J. afronta su propia situación. 1996. La alimentación en el enfermo terminal: consejos dietéticos. Sarget. Decla- estado emocional y la forma en que experimenta y ración de Ética en Medicina Crítica y Cuidados Intensivos. no olvidán. BIOÉTICA DE LA ATENCIÓN DE ENFERMERÍA AL ENFERMO TERMINAL:24-31 31 ción terminal. se valora a la persona en toda su ciente en sus últimos días. 1993. ni sintiéndose incómodo ante ella.IX:12. y Making Health Care Decision. 19 Centeno C.IV-VI:31-7. San Pablo. Cáncer. et al. mera (22) que le ayude a afrontar estos aspectos del 21 Boyero B. Europea para Prevención del minal reciba o no una atención espiritual en conso. Humanizar la salud. a establecer esa «rela. Tamés J. pionera del movimiento Intensivos Pediátricos. De este modo. pueden condicionar este Medicine and Biomedical and Behavioral Research. Cuadernos de Bioética presente en la mente del médico y de la enfermera. social y espiritual que permita valorar las necesidades 8 Twycross. Saunder.26(2):149- 155. ob. nancia con sus propias creencias y deseos. Algunas reflexiones sobre ética en Cuidados de la Dra.cit. Actualidad 1997.V. IX Simposium de la Org. extensión y se le ayuda a afrontar con profundidad 3 Vega J. Madrid. Withdrawing fluids and nutrition: an alternate way.cit. ob. Cuadernos de Bioética 1996. Deciding to Life Sustaining Treatment. depende.cit. Problemas éticos de enfermería aspecto. Martínez Baza P. Astudillo E. Y es necesaria también una formación de la enfer. Cuadernos de Bioética 1996.64(5):363-75.