Módulo 4

El espacio social en la historia

La relación Hombre-Naturaleza. Las grandes revoluciones de
la humanidad
El espacio social no es sólo el territorio
nacional sino también el internacional, La historia, como disciplina, estudia los cambios de las socie-
especialmente a partir del siglo XVI, con dades en permanente transformación en el espacio y en el
la expansión ultramarina, en que la historia tiempo. La noción de espacio y tiempo interesa especialmen-
se fue haciendo universal y los continentes te al historiador en cuanto tiene relación con la sociedad, es
asiático, africano y americano, cada vez más decir el espacio social, el territorio ocupado por los pueblos y
dependientes de Europa. su relación con la naturaleza.

Desde su aparición sobre la Tierra, los hombres siempre nece-
sitaron de la naturaleza para sobrevivir. Los primeros homíni-
dos fueron evolucionando a partir de las presiones del medio
ambiente y se adaptaron a la vida en la sabana, de donde obte-
nían los elementos básicos para su existencia. En esta época,
según los arqueólogos, surgen las primeras pautas sociales al
compartir el alimento.

Homínido: rama o línea de evolución de los Hace unos dos millones de años, el Homo Habilis (considera-
primates que derivará, luego de millones de do el primer hombre) comienza a fabricar útiles rudimentarios
años, en el hombre actual: Homo Sapiens de piedra. Esto produjo un salto evolutivo importante ya que
Sapiens. con estas herramientas –por más simples que fueran– empieza
a modificar el entorno; con su trabajo interviene sobre la natu-
raleza y la transforma, dando lugar a cambios cada vez más pro-
fundos que constituyen una verdadera revolución.

A medida que estos primeros hombres y mujeres desarro-
llaban su cultura y su tecnología la relación hombre-natu-
raleza se fue complejizando y el suelo, el agua, la vegeta-
ción, los minerales y sobre todo los otros animales se fue-
ron transformando en recursos naturales valiosísimos.

Pero cuando el hombre genera un entorno conveniente a sus
necesidades, comienza a extenderlo a zonas donde no puede
existir de un modo natural. Así, por ejemplo, cuando creó la
agricultura a partir de la domesticación de especies que ya
existían en la naturaleza, trató de crear en otros ambientes tie-
rras aptas para el cultivo, talando bosques, construyendo ace-
quias y canales en regiones áridas y en las montañas, terrazas
y andenes de cultivo. De esa forma, el medio natural es huma-
nizado a partir de un trabajo creativo de transformación y
apropiación y se transforma en espacio social.

26
Hoy, los seres humanos, pasamos de vivir en un medio natu- Una periodización de
ral a un medio científico-técnico: el dominio sobre la natura- las relaciones entre la sociedad y
leza alcanza niveles inéditos en la historia, aunque los costos la naturaleza a través del tiempo
ecológicos y sociales de dicho proceso son altísimos y compro-
meten en gran medida el futuro de nuestra especie sobre el
planeta. 4.000.000 a.C

Basta para ello leer con atención los informes científicos pro-
movidos por organismos internacionales sobre el problema
del calentamiento global, provocado en gran parte por las
emisiones de gases como el dióxido de carbono, producto de
la actividad humana.

Para facilitar el estudio de las relaciones entre la sociedad y la
naturaleza, los especialistas realizaron una periodización en
distintas fases (períodos de tiempo), de acuerdo con las carac-
terísticas más importantes que adquirieron dichas relaciones
en diferentes momentos del desarrollo económico y social de Fase I. Cuando
la humanidad. la naturaleza mandaba
(caza y recolección
de alimentos).
En la primera fase, desde hace unos 4 millones de años hasta
el 10.000 a.C, el dominio de la naturaleza sobre la vida de
nuestros antepasados era casi total. El impacto sobre el medio
que tenían la recolección, la caza y la pesca no era muy dife-
rente del que provocaban otros animales, ya que la tecnología
era muy sencilla.

En la segunda fase, que se inicia con la re volución neolí-
tica, los hombres comienzan a domesticar plantas y ani-
males y a producir sus propios alimentos. Con la agricul- 10.000 a.C
tura y la ganadería surge la sedentarización, es decir, los
g rupos se asientan y se quedan a vivir definitivamente en
un territorio.
Fase II. Cuando los hombres
comienzan a dominar
la naturaleza (expansión de
la sociedad agrícola).

1.700 d.C
Fase III. Cada vez más
sociedad, cada vez menos
naturaleza (expansión de
la sociedad industrial).

1.950 d.C
Fase IV. Hacia una naturaleza
no natural (globalización de la
sociedad capitalista).

CIEEM 2010 Historia 27
Módulo 4. El espacio social en la historia.
Sin embargo, estos cambios no se produjeron en un tiempo
“La revolución agrícola o revolución neolítica corto, ni al mismo tiempo en todo el planeta: en algunas
del 10.000 antes de Cristo y la Revolución zonas los hombres eran productores y sedentarios, pero en
Industrial del siglo XVIII después de Cristo muchas otras vivían de la caza y la recolección como en el
(…) crearon brechas profundas en la conti- paleolítico.
nuidad del proceso histórico. Con cada una
de estas dos revoluciones empieza una ´ his- La tercera fase comienza en algunos países de Eu ro p a
toria nueva`, una historia dramática y com- Occidental con la Revolución Industrial e implica el surgi-
pletamente ajena a la anterior. La continui- miento de un nuevo tipo de sociedad basada en el desarrollo
dad entre el hombre de las cavernas y los de la producción en gran escala y en la creciente importancia
constructores de las pirámides se rompió del de la tecnología. Las máquinas reemplazaron a la fuerza de
mismo modo que se rompe toda continuidad trabajo humana en la fabricación de productos: las fábricas
entre el labrador de la antigüedad y el opera- comienzan a poblar el paisaje de las ciudades y dicho entorno
rio de la moderna estación nuclear. se aparta progresivamente del medio natural. En esta etapa, la
En este contexto, el término ´revolución` no ciudad se transforma definitivamente en el espacio de sociali-
quiere decir, ni mucho menos, que los cam- zación por excelencia.
bios representaron accidentes súbitos sin
ninguna relación con las situaciones y evolu- Sin embargo, la elevada densidad de habitantes, sumada a la
ciones anteriores, salta a la vista que la vorágine de actividades que tienen lugar en las modernas
Revolución Industrial fue el producto de los
cambios culturales, sociales y económicos
que se habían producido en la Europa occi-
dental entre los siglos XI y XVII. Y (…) sobre
el origen de la revolución agrícola tenemos
el convencimiento de que se encontró el
camino preparado por los cambios habidos
en el ´nivel de la cultura` así como en la
´condición natural del medio ambiente`.
Cada una de las ´revoluciones` tuvo raíces
en el pasado pero, al mismo tiempo, cada
una de ellas produjo una honda desgajadura
respecto de este mismo pasado. La primera
´revolución` transformó en agricultores y
pastores a los que hasta entonces cazaban y
recogían alimentos silvestres. La segunda
hizo que los agricultores y pastores se trans-
formaran en los operarios o ´esclavos mecá-
nicos` alimentados por energía inanimada.”
Carlo Cipolla. Historia Económica de la
población mundial, Crítica, Barcelona, 1989.

“Hoy en día se da una importancia considerable al número y a la medida, es decir, al criterio del tamaño; según eso, no hay
más remedio que señalar unos límites más allá de los cuales se supone que estamos en una ciudad. Actualmente en Francia (y
ya desde 1846) se considera como ciudad una cabeza de distrito que reagrupe al menos 2000 habitantes, 2.500 en Estados
Unidos. Pero basta recorrer un poco el territorio de estos dos países para ver que esta definición es arbitraria.[…] Este criterio
varía considerablemente de un país a otro[…].”
Dotour, Thierry; La ciudad medieval. Buenos Aires, Ed. Paidós, 2005.

28
urbes surgidas de la industrialización, limita la profundidad
y calidad de los vínculos y relaciones, ya que no se les puede “Las ciudades coloniales más grandes como
dedicar mucho tiempo. Esta superficialidad, transitoriedad y Bahía, Recife, La Habana, Veracruz, Portobelo,
fragmentación en los intercambios interpersonales contrasta Buenos Aires, Montevideo, Valparaíso y El
fuertemente con los encuentros cotidianos de las pequeñas Callao se desarrollaron en función de la eco-
comunidades agrícolas, que conformaban la base del paisaje nomía de exportación. Estas ciudades cam-
preindustrial, donde el sentido de arraigo y pertenencia defi- biaron el paisaje y alteraron, en parte, el
nía la vida de las personas. ambiente al constituirse en los primeros eco-
sistemas no naturales que aparecieron en el
En el caso de América Latina, las ciudades coloniales más espacio latinoamericano. La sociedad humana
grandes, adquieren una notoria pujanza hacia fines del siglo comenzó a girar en torno al ecosistema no
XVIII con el aumento del comercio. natural, haciéndolo cada vez más dependiente
de los flujos energéticos externos.
Paralelamente se fueron abandonando y
Finalmente, a partir de mediados del siglo XX, los científi- aplastando las formas de convivencia integra-
cos identifican una cuarta fase revolucionaria en la relación tivas al ambiente practicadas durante siglos
entre sociedad y naturaleza: la re volución cibernética, basa- por las comunidades aborígenes”.
da en el desarrollo de las computadoras y las tecnologías de Vitale, Luis. Introducción a una teoría de la
la información. En la actual sociedad global del capitalismo historia para América Latina. Buenos Aires,
arribamos así a un mundo virtual cada vez más alejado del Planeta Ed., 1992.
medio natural; una especie de “segunda naturaleza” creada
por el hombre.

La población argentina actual es eminente-
mente urbana, ya que más del 80 % de la
población reside en ciudades, lo que influye
en el predominio de este modo de vida sobre
el rural.
El ritmo de la población urbana se halla
influido por un espacio construido, eminente-
mente social, que se impone sobre los ritmos
de la naturaleza, por ejemplo con referencia
al confort habitacional que limita las influen-
cias climáticas. La ciudad condiciona a hom-
bres y mujeres y crea nuevas necesidades.

CIEEM 2010 Historia 29
Módulo 4. El espacio social en la historia.