MONTAÑA

Una montaña es una eminencia topográfica (elevación natural de terreno) superior
a 700 m respecto a su base. Las montañas se agrupan, a excepción de
los volcanes, en cordilleras o sierras.
Las montañas cubren 53 % de Asia, 58 % de América, 25 % de Europa, 17 %
de Australia y 3 % de África. En total, un 24 % de la litosfera constituye masa
montañosa. Un 10 % de la población mundial habita en regiones montañosas.
Todos los ríos mayores nacen en áreas montañosas y más de la mitad de
la humanidad depende del agua de las montañas.

SIERRA
Sierra,1 del idioma latín sĕrra, es un subconjunto de montañas que por estar dentro
de otro conjunto más grande (sistema montañoso) y cuya línea de cumbres tiene
forma aserrada o quebrada, bastante pronunciada. Por lo general es más larga que
ancha y su eje central se denomina eje orográfico. Son sinónimos derivados de
sierra: serranía (sierra grande),2serrezuela, aserrado y serrano.3
Las sierras pueden tener dimensiones que sobrepasan el centenar de kilómetros.
Dentro de una sierra podemos encontrar algunos macizos, que se diferencian por
la misma agrupación de cimas con una mayor altitud respecto al resto de montañas
o porque se elevan de una forma singular entre un espacio relativamente plano (p.
ej. macizo de Montserrat)

CORDILLERA

Una cordillera es una sucesión de montañas enlazadas entre sí (mayor que
la sierra). Constituyen zonas plegadas o en fase de plegamiento. En
los geosinclinales, o zonas alargadas situadas en los bordes de los continentes, se
acumula un gran espesor de sedimentos; cuando estos materiales sufren una
importante compresión debido a empujes laterales, se pliegan y se elevan dando
lugar a la formación de cadenas montañosas. A este tipo pertenece la mayor parte
de las grandes cordilleras continentales: el Himalaya, los Andes, los Alpes, entre
otras. Además de las fuerzas internas del planeta, intervienen en el modelado del
relieve agentes externos, como el viento o el agua, y procesos ligados al clima, a
la vegetación y al suelo.