0902242 y 0902327

Justificación de la existencia de Dios según un santo

Tommaso d’Aquino, en español Tomás de Aquino fue un teólogo y filósofo católico
perteneciente a la Orden de Predicadores y el principal representante de la enseñanza
escolástica, conocido también como Doctor Angélico, apodo dado por la Iglesia Católica,
nombrado Santo por el papa Juan XXII en 1323 y declarado Doctor de la Iglesia en 1567 por
el papa San Pio V y Santo Patrón de las universidades y centros de estudio católicos en
1880. Nacido en 1225 y fallecido en 1274.

Su obra más reconocida es la Summa Theologiae, que es un compendio de las principales
enseñanzas teológicas de la Iglesia Católica, los temas del libro siguen un ciclo: primero la
existencia de Dios, luego la creación del Hombre, después el propósito del Hombre, más
adelante Cristo, también están los sacramentos y por último nuevamente está Dios. La
Summa es famosa por sus cinco argumentos sobre la existencia de Dios, mejor conocidas
como Cinco Vías. Santo Tomás cita diversas fuentes cristianas, hebreas, musulmanas y
paganas en su libro, también se basa en diversos autores, tanto así que les dan nombres
especiales, como el Apóstol (refiriéndose a San Pablo), el Filósofo (Aristóteles), el
Comentador (Averroes/Ibn Rushd), el Maestro (Pedro Lombardo), el Teólogo (San Agustín),
el Jurista o Experto Legal (Domicio Ulpiano), Tully (anglicismo de Marco Tulio Cicerón),
Dionisio (Pseudo Dionisio de Areopagita), Avicena (latinización del polímata Ibn Sina),
Algazel (latinización del teólogo al-Ghazali) y el Rabino (Moisés Maimonides).

El presente ensayo se presentará los argumentos por los cuales Santo Tomás justifica la
existencia de Dios.

Para Santo Tomás, la Fe y la Razón colaboran en la demostración de la existencia de Dios.
Para él, esto es una verdad de la fe que no es muy evidente para nosotros pero la razón nos
la hace más creíble. Para esclarecer esto, Tomás de Aquino nos propone cinco argumentos;
los cuales se guían del siguiente esquema; (1) Todos parten de la observación de un hecho,
(2) se aplican los principios de Aristóteles de que el conocimiento comienza con la
experiencia, el mundo es finito y todo tiene una finalidad y (3) todos los argumentos
establecen un cualidad o atributo de Dios.

Primera Vía: Argumento del 1er Motor Inmóvil

págs.acfilosofia. Bibliografía Strauss y Cropsey. Según el filósofo. Cuarta Vía: Argumento de los Grados de Perfección El Santo también observa que hay cosas más o menos perfectas. Tercera Vía: Argumento del Ser Necesario Santo Tomás observa que hay cosas necesarias y no necesarias y la razón de que existan las cosas innecesarias tiene que ser algo exterior a ellas. más sin embargo. Debe haber un ser absolutamente perfecto y que ese ser sea el único en ese aspecto. todo tiene una finalidad. ya que el mundo es finito y se le atribuye a que Dios es el creador de todo a partir de la nada. Ya que la primera causa de todos los movimientos es Dios. Quinta Vía: Argumento del Ser Inteligente y del Gobierno del Mundo Hay seres carentes de conocimientos. https://www. 243-267. lo que le da credibilidad al libro. El mundo no es infinito. En lo aristotélico. Segunda Vía: Argumento de las Causas Eficientes En el mundo hay una serie de causas eficientes.com/fzl9zzlymftg/summa-theologica/ . de aquí nace el atributo de Dios como primer motor. actúan como si lo tuvieran y obran con un fin.org/materialesmn/filosofia-y-ciudadania/conocimiento-y-realidad/350- las-cinco-vias-de-santo-tomas-de-aquino https://prezi. Según el principio de nada es causa de sí mismo y no es posible atribuir una serie infinita de causas. según Aristóteles. se puede deducir que Dios es la causa prima.0902242 y 0902327 Hay cosas que se mueven. por consiguiente no se puede pensar en una serie infinita de seres más o menos perfectos. De ahí se deriva el hecho de que Dios es absolutamente perfecto. Se puede concluir que Santo Tomás está acertado en lo que plantea en su libro y que puede ser muy válido lo que plantea en las cinco vías y lo justifica con base diversos autores. no es posible admitir una serie infinita de causas. Que al parecer planifican. Esto quiere decir que ver un ser inteligente que planifica todo de acuerdo a un fin. de donde se le atribuye a Dios como ser que cuida al mundo. Esto se rige bajo el principio aristotélico de nada es causa de sí mismo y no hay una serie infinita de causas. pero por su falta de conocimiento les impide esta planificación. Historia de la filosofía política.