Paulette Silva.

Capítulos 11 y 12

Ana Alejos Ríos

12030001

Los capítulos a exponer dan cuenta del arraigado pensamiento cientificista
finales del siglo XIX en Venezuela, ello dado por el desarrollo científico y
tecnológico que llega con la modernidad. Paullete se dedicará a estudiar estos
discursos dentro de la revista El cojo ilustrado, la cual recoge los avatares que
se desarrollan en torno a las consecuencias del pensamiento positivista que se
difundía en las esferas políticas, sociales y literarias. Esta teoría filosófica, que
afirma que el conocimiento auténtico es el científico, se adueñó de diarios y
medios comunicativos por los cuales se difundió las propuestas de antropólogos,
sociólogos, médicos que legitimaban la superioridad de ciertos individuos por sus
condiciones sexuales, raciales y físicas. Estos estudios estaban amparadas de
cualquier crítica debido a que “los hacían por el bien de la sociedad venezolana”
puesto que buscaban las soluciones para evitar la degeneración y las
enfermedades.

En el capítulo 11, titulado “La divulgación de las historias médicas y
antropológicas”, Silva estudia la columna de Elías Toro, un importante médico,
científico y antropólogo venezolano que se desempeñó como Rector de la
Universidad Central de Venezuela, llamado “Crónica científica”. Su posición de
estudioso de las artes médicas legitimó muchas de las ideas positivistas que
divulgó la revista El cojo ilustrado. Estas tuvieron como punto central el
tratamiento de las “enfermedades modernas” tales como la pereza y fatiga;
estudios sobre la degeneración, las enfermedades hereditarias, el atavismo,
entre otras las cuales servían para comprender y explicar la crisis que se vivía
dentro de la nación.

Entre estas enfermedades, Toro describe la fatiga que devenía en una
“neurastenia”1; la pereza que debía de ser tratada por psicólogos por tener los
mismos síntomas que un neurótico o dispépticos. Como podemos observar,
Elías utilizaba sus columnas como espacio de divulgación de sus estudios

1
Neurosis que se caracteriza por fuertes síntomas depresivos, tendencia a la tristeza y gran
inestabilidad emotiva.

ente ellos catalogaron a los pueblos “salvajes”. pues tienen el riesgo de ser invadidas otra vez por naciones más fuertes. fatigados que solo buscan elegidos para el cielo y no valientes o robustos preparados para la lucha de esta vida”. el especialista divide a los humanos.científicos. mediante un estudio titulado “La igualdad no existe en la naturaleza”. como señala Toro. según sus observaciones. para ello se servía del “observar y experimentar” para emitir sus juicio sobre los enfermos. al cual halaga en su columna. “amarillos”. para esto se basaron en los determinismos biológicos relacionados con la anatomía y las leyes de la herencia. este buscó los orígenes de ellas. Lo interesante de los estudios de Toro es la clasificación que realiza de los enfermos y las curas a estas patologías. “negros”. pues a medida que una raza evolucionaba y se civilizaba. volver a los ineptos en “aptos para cierto grado de regeneración moral”. sino con la higiene y medicina. según su nivel de adaptación. la inferioridad de ciertos grupos humanos. remedio para evitar las enfermedades o. en fuertes y débiles. Es así que se estableció. Cabe resaltar que estos nuevos saberes subordinan y deslegitiman los saberes tradicionales. entre ellos. “niños” “pobres” y “mujeres” que. La referencia a la lucha se relación a los obstáculos que debe de enfrentar el hombre moderno a diario. El discurso médico y antropológico fue más allá de solo difundir las soluciones contra la degeneración. escritor naturalista. sino que él afirmaba que las soluciones se relacionaban con lo técnico. a las doctrinas religiosas por tener a seguidores “débiles. compartían similitudes anatómicas que no los hacía diferenciarse del resto. . ejemplo de ello es que la pereza nada tenía que ver con la moral o la fe. sus cuerpos tendían a transformarse. incapaces. Este pensamiento se intensificó en la prensa del siglo XIX en donde se difundían propagandas sobre la higiene. las cuales distan de medidas que impliquen lo emocional o mental. asimismo. A partir de estas reflexiones. Los estudios científicos de Toro se desempeñan en buscar el origen de las debilidades humanas pues las ve como una amenaza a la nación. de Zola. Ello muestra la influencia de Claude Bernard y su texto “Una introducción para la medicina experimental”. Esta razón fue avalada por los estudiosos con los conocimientos anatómicos.

se mostraban en contra de las convergencias porque afirmaba que llevaban a la degeneración del país. decadentes y víctimas de anemia (209). de rescate de las letras y los escritores frente a la degeneración vista en otros países. pues no solo se transmitía la enfermedad sino que podría derivar a diferentes patologías como el alcoholismo. quien resignificó las leyes de la herencia. quien defendía el mestizaje pues. el naturalismo de Zola. con patologías psiquiátricas. médico y literario tuvo como figuras a los columnistas de la revista Cosmópolis. mientras que Pedro Emilio Coll se muestra reticente a estas formas de segregar a los escritores por medio de análisis clínicos y raciales que determinaban las razones de sus estilos formales. Por otro lado. Paulette aborda los discursos científicos que influyeron en la Literatura Nacional que se fue formando en Venezuela. la neurosis. Este cruce de discursos. Lo interesante a resaltar es la forma en que se servían de la medicina para deslegitimar las posturas estéticas de este movimiento. Paulette Silva también revisa los problema relacionados con el cruzamiento de raza. mientras que otros estudiosos como Gobineau. titulado “Degeneración. se combinaba lo mejor de cada raza. el cual solo se consigue mediante las óptimas condiciones de existencia. en su visión optimista. Paulette problematiza. Este conocimiento científico se veía legitimado en las letras con el escritor francés y así era tomado por la comunidad de científicos venezolanos.Como ya se mencionó. dirigida por Dominici. sobre las diferentes posturas tomadas por los hombres de letras y estudiosos de las ciencias. nombre contradictoria a lo que ello propugnaron. abogan por el Criollismo o Literatura Nacional. influenció los pensamientos de Toro. acompañado de sus ideas. En el capítulo 12. Así. el crimen. Luis Manuel Urbaneja Achelpohl y Pedro César Dominici. los cuales llamaron la atención de Toro. promulgaron que la Literatura Nacional brindaba un espacio de salvación. Por un lado. en el capítulo. Esta postura. Esta se creó en oposición a la literatura cosmopolita propia del Modernismo que tenían entre sus filas a escritores enfermos. Toro destaca que los cruces posibilitan el progreso. afirmaba que el cosmopolitismo desarrolla una enfermedad dentro de . entre otros. que solo se pueden dar a través de la Ciencia y no de la religión. medicina y Literatura Nacional”. tanto escritores como estudiosos.

El prototipo del hombre mestizo representaba la virilidad. víctimas de un estado de demencia de las almas de las naciones (211). producto del cruce de razas en el cual adoptaba las mejores características de cada uno: “menos voluminoso y más denso que el europeo”. se ubicó a las féminas dentro del espacio hogareño. por ello se dejó de lado los discursos a favor de la mujer y las noticias de exterior. . el vigor y la fuerza opuestos a tendencias enfermizas relacionadas con lo femenino. Es así que el discurso letrado se centró en la imagen del hombre. la cual tenía como símbolo al hombre mestizo. Dentro de la prensa.los escritores. verdaderas construcciones de la nueva nación. (212). afirmaban que la literatura nacional tenía como objetivo construir una nueva imagen de nación venezolana. Por ello. libre de degeneraciones y enfermedades. como figuras que tenían como deber proteger a sus esposos.