THE ZERO MARGINAL COST SOCIETY

La sociedad de coste marginal cero

Camila Keidy Restrepo Zapata

Institución educativa rural puerto perales

Tecnología e informática

Undécimo

2017

JEREMY RIFKIN, PRIMERA EDICIÓN, SEPTIEMBRE 2014 1
THE ZERO MARGINAL COST SOCIETY

La sociedad de coste marginal cero

Camila Keidy Restrepo Zapata

Gustavo Rueda Triana

Institución educativa rural puerto perales

Tecnología e informática

Undécimo

2017

JEREMY RIFKIN, PRIMERA EDICIÓN, SEPTIEMBRE 2014 2
THE ZERO MARGINAL COST SOCIETY

La sociedad del coste marginal

El internet de las cosas, el procomún colaborativo y el eclipse del capitalismo.

El gran cambio de paradigma del capitalismo de mercado al procomún colaborativo, el

procomún colaborativo es el primer paradigma económico del capitalismo y el

socialismo a principios del siglo XIX. El procomún colaborativo transforma nuestra

manera de organizar la vida económica y ofrece posibilidades de reducir las diferencias

en ingresos de mercado capitalista y en parte el procomún colaborativo. Son dos

sistemas económicos que suelen andar conjuntamente, el paradigma económico

dominante se formó en la segunda mitad del siglo XXI.

En el 2050 se estableció como el árbitro principal de la vida económica en la mayor

parte del mundo, es un papel importante en la nueva era económica. Lo irónico es que

el declive del capitalismo no se deba a ninguna fuerza.

El eclipse del capitalismo es llevar cada aspecto de la vida humana al ámbito

económico para transformarlo en una mercancía que se intercambie al mercado como

una prioridad; los aspectos de la vida humana se han librado de esta transformación.

Adam Smith, el padre del capitalismo moderno, en su obra “la riqueza de sus

naciones”. Smith (1776) sostiene: “Que el mercado actual de manera muy parecida a

como actúan las leyes que rigen la gravedad descubiertas por Newton” (p.13). Al igual

que la naturaleza, donde para cada acción hay una reacción contraria equivalente. Si la

demanda de bienes y servicios por parte del consumidor aumenta, los vendedores

aumentaran los precios como consecuencia de ello. Y si los precios de venta aumentan

demasiado, la demanda caerá y obligará a los vendedores a reducirlos.

JEREMY RIFKIN, PRIMERA EDICIÓN, SEPTIEMBRE 2014 3
THE ZERO MARGINAL COST SOCIETY

El filósofo de la ilustración francesa Jean – Baptiste Say, otros de los primeros artífices

de la teoría económica clásica, añadió otro supuesto basado también en la metáfora de

la física newtoniana. Según Say, la actividad económica se auto perpetúa y, como en la

primera ley de la gravedad de Newton, cuando las fuerzas económicas se ponen en

movimiento y siguen moviéndose a menos que les opongan una fuerza exterior. Say

(1785) afirmo: “Que las nuevas tecnologías aumentan la productividad permitiendo que

el fabricante produzca más bienes a un coste menor por unidad” (p.13). Estos

principios operativos presumen un mercado competitivo, si uno o unos pocos

fabricantes crecen más que la competencia y acaban con ella estableciendo un

monopolio en el mercado, sobre todo si sus productos son esenciales en esta situación,

el monopolista estará poco obligado o inclinado a introducir nuevas tecnologías que

ahorren trabajo para aumentar la productividad, reducir los precios y mantener la

competitividad. En otras palabras, el coste de producir cada unidad adicional, si no se

tiene en cuenta los costes fijos, es prácticamente nulo y el producto acabara siendo

virtualmente gratuito, en una economía de intercambio en el mercado. Cada parte que

interviene en este proceso aumenta los costes de transacción añadiendo un margen de

beneficio que justifique su participación. Este fenómeno del coste marginal casi nulo ya

ha hecho estragos en sectores como la edición, la comunicación y el entretenimiento,

por que miles de millones de personas tienen acceso a más y más información de una

manera casi gratuita. Además, la revolución del coste marginal casi nulo empieza

afectar a otros sectores comerciales debido a las energías renovables, la fabricación

por impresión 3D y la enseñanza superior por internet.

JEREMY RIFKIN, PRIMERA EDICIÓN, SEPTIEMBRE 2014 4
THE ZERO MARGINAL COST SOCIETY

También hay cerca de seis mil millones de estudiantes matriculados en cursos abiertos

y masivos por internet (MOOC, por sus siglas en inglés) impartidos por los mejores

profesores del mundo. Chris Anderson (2004) dice: “Recuerda que desde hace mucho

tiempo se regalaban productos para atraer a posibilidades clientes con el fin de que

compren otros productos” (p.15). Gillette, el primer fabricante de hojas de afeitar

desechables que regalan las maquinillas de afeitar para que los consumidores

compraran las hojas de repuesto. Keynes (1912), Heilbroner (1953) y Leontief (1929)

plantearon: “la contradicción fundamental que ha impulsado el capitalismo” (p.16).

Summer y Delong se opinaban a las subversiones publicadas para cubrir los costes

iniciales aduciendo que los defectos de la democracia administrativa, las decisiones

tomadas en grupos y el papeleo buricratico. Summer y Delong (2010) no obstante:

“concluían que esto podría ser el único camino en esta nueva economía” (p.20). Con

una sinceridad poco frecuente, hallaron frente a un callejón sin salida, aunque ni

economistas y empresarios tuvieron nunca la intención de que el sistema capitalista se

autodestruyera.

Cambiar el paradigma económico, el pasaje más importante de la potencia sobre las

contradicciones y los rectos a que se enfrentan la teoría y la práctica del capitalismo. El

poder narrativo para un paradigma se basa en su descripción exhaustiva de la realidad.

En la teoría clásica y neoclásica, las dinámicas que rigen la biosfera terrestre no son

más que simples externalidades para la actividad económica, los buque producimos se

consumen, se desechan, se reciclan y se devuelven a la naturaleza con otro aumento

en la entropía, la tercera revolución industrial fue titulada la hora de la jubilación para

JEREMY RIFKIN, PRIMERA EDICIÓN, SEPTIEMBRE 2014 5
THE ZERO MARGINAL COST SOCIETY

Adam Smith. Las tres redes interoperables del IdC requieren una transformación de las

funciones de cada empresa.

Referencias

Anderson. (2004). Como reban los productos . La sociedad de coste marginal cero, 5-6.
Delong, S. y. (2010). Camino de la nueva economia . La sociedad de coste marginal
cero, 5-6.
Say. (1785). El filosofo de la ilustracion francesa . La sociedad de coste marginal
cero,4-6.
Smith, A. (1776). El padre del capitalismo moderno. La sociedad de coste marginal
cero, 3-6.

JEREMY RIFKIN, PRIMERA EDICIÓN, SEPTIEMBRE 2014 6