SIGNIFICACION FILOSOFICA

DE LOS DOS INFINITOS PASCALIANOS

PEDRO LLUIS FONT

Todo pensador concibe sus ideas dentro de los horizontes de la cosmovi-
sión de su tiempo. Prescindiendo ahora del problema de los grandes cam-
bios históricos, cabe señalar que surgen, sin embargo, de tarde en tarde, figu-
ras señeras que desentonan dentro de la armonía de una época. Así, por
ejemplo, PLATÓN nos aparece cada vez más como un astro aberrante en el
firmamento helénico por su sentido de la trascendencia divina y de la pro-
fundidad misteriosa del destino ~ersonaldel hombre, o, en el otro extre-
mo, DEM~CRITO, ese hereje griego que desdivinizó por completo la physis,
contribuyendo, paradójicamente, tanto como PLAT~N a socavar las bases de
una de las grandes constantes de la filosofía antigua, el naturalismo pan-
teísta.
PASCALes también uno de esos hombres que ven el mundo con ojos dis-
tintos a los del común de los mortales de su tiempo. Ahora bien, si su obra
abre una brecha en las creencias modernas ya en el preciso momento de su
eclosión, no es porque les vaya en zaga a los grandes forjadores de la nueva
ciencia físico-matemática de la naturaleza. El visionario de los dos infinitos
la practica con tanta genialidad y la defiende con tanto lirismo como GALI-
LEO O DESCARTES. Pero, a diferencia de éstos, adopta una actitud crítica
que le permite discernir -el discernimiento alcanza en él la categoría de
método filosófico-la extrapolación con que se tiende a presentar la Wel-
tanschauung moderna en continuidad con la ciencia, y el carácter en defi-'
nitiva simplista y primario-en el sentido caracterológico de la palabra-
del humanismo racionalista y optimista que ha sido un dogma durante
tres siglos.
Por eso, al desplomarse las convicciones de la Edad Moderna, PASCAL
se encuentra situado de rondón en el centro de las discusiones del pensa-
miento contemporáneo. N o es casual que sea nuestro siglo precisamente el
que le ha reconocido el pleno derecho de ciudadanía en la república de los
filósofos, terminando así con el largo veredicto de exclusión (1). La situa- 1
ción actual del pensamiento occidental, iluminando retrospectivamente su
pasado, muestra que PASCAL hizo personalmente una experiencia plurisecu- l
lar, viviendo ya en su integridad el drama de la civilización moderna. El
fragmento sobre los dos infinitos, objeto del presente estudio, es uno de los
que mejor permiten apreciar su posición en la historia de las ideas (2).

(1) Z U B ~ precisa
I certeramente en qué sentido ha de admitirse una filosofía de PASCAL,
en su prólogo a la edición antológica de los Pensamie>itos (colección "Austral"), reproducido
en el capítulo Notas históricas de Naturaleza, Historia, Dios.
(2) Este estudio forma parte de una investigación más amplia sobre los postulados filo- l
sóficos de la obra de PASCAL,que tratará de definir la significación histórica de su pensa-
miento en el umbral del mundo moderno.

aprenda a estimar la tierra. Pero vale la pena releer antes los pri- meros párrafos de ese magnífico fragmento. abordándolo desde un punto de vista nue- vo. es la más grande marca sensible de la omnipotencia de Dios el que nuestra ima inación se pierda en este pensamiento.. piernas con articulaciones. y encontrando todavía en estos otros lo mismo sin fin y sin reposo. Yo voy a mostrarle ahí den- tro un nuevo abismo. quiero decir el universo. Quiero pintarle no sólo el universo visible. Que un ácaro le ofrezca en la pe- queñez de su cuerpo partes incomparablemente más pequeñas. 'Vuelto el hombre a sí mismo. el hombre la naturaleza entera en su alta y plena majestad. sangre en sus venas. y desde este pequeño calabozo donde se encuentra alojado. en esta tierra animales y finalmente ácaros. antes se 9 cansarii ella de concebir que la natura eza de suministrar. ". Por más que hinchemos nuestras con- cepciones allende los espacios imaginables. El autor de los Pensamientos es el primero en sacar las consecuencias antropológicas de la existencia de los dos infinitos. pues. aunque resulte un poco larga. su tierra. prosiga la imaginación. busque den- tro de lo que conoce las cosas más finas. En fin. que. a partir de ahí. humores en su sangre. aparte su vista de los objetos bajos que le rodean. Es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y cuya circunferencia en ninguna. Ninguna idea se le aproxima siquiera. venas en sus piernas. "Pero si nuestra vista se para a uí. en los que encontrará lo mismo que han dado los primeros. dividiendo aún estas últimas cosas. cada uno de los cuales tiene su firmamento. tal vez piense que es ésta la extrema pequeñez en la naturaleza. tendrá la ventaja de faire image y de situarnos de lleno en el corazón del problema: . Contemple. Pedro Lluis Font El tema de la doble infinidad del mundo no es propiamente una in- vención pascaliana. considere lo que es él en comparación con lo que existe. La cita. Mire esa des- lumbradora luz colocada como una lámpara eterna para iluminar el univer- so. gotas en sus humores. no engendramos sino átomos en comparación con la realidad de las cosas. vapores en estas gotas. los reinos. mírese como extraviado en este rincón perdido de la na- turaleza. en la misma pro- porción que el mundo visible. toda una filosofía de la condición humana. Pero PASCAL. sus planetas. antójesele la tierra como un punto en comparación con el vasto ruedo que describe aquel astro y asómbrese de que ese vasto ruedo no es a su vez más ue una punta muy fina al lado del que abrazan los astros que ruedan ‘I por e firmamento. piérdase en estas ma- . agote sus fuerzas en estas concepciones. las ciudades y a sí mismo en su justo precio. Vea en él una infinidad de universos. tiene la idea genial de insertar al hombre entre los dos infinitos y de esbozar. y que el último objeto al que pueda llegar sea el de nuestro discurso. Todo este mundo visible no es sino un trazo imperceptible en el amplio seno de la naturaleza. sino la inmensidad que puede concebirse de la naturaleza dentro del recinto de este escorzo de átomo. (Qué es el hombre en el infinito? "Mas para presentarle otro prodigio no menos asombroso.

Editions de Minuit. la interesante conferencia Pascal et le silence du monde. pues. . Ni siquiera la relación entre ambos infinitos es propia de nuestro autor. "estos dos infinitos. que tradicionalmente se a licab& a Dios (4). sobre el infinito de pequeñez y de extensión respectivamente. Br. constantemente reeditada con la misma paginación) con la sigla Br. Princ. 1956. Hasta aquí. relativos el uno al otro. París.DESCARTES 6 mismo sentido la empleará. No es el físico en él el que afirma la infinitud del universo y la imposibilidad de los áto- (3) Fragmento 72. seguida del número del fragmento. Los dos infinitos están. por su parte. o más bien un todo. citamos a PASCALsegún la edición ~ i n o i de BRUN~CHVICG (Pensées et Opuscles. Principios de la filosofía. en el orden del día en el siglo XVII y son admitidos por todos los grandes mate- máticos. como afirma también PASCAL. Salvo indicación contraria. (4) Cfr. que dio e n 1954 e n el coloquio pascaliano de la abadía de Royaumont M. respecto de la nada a la que no se puede llegar?" (3). de suerte que el conoci- miento del uno lleva necesariamente al conocimiento del otro" (6). un mundo. $ 8 20 y 21. en efecto. Significación fi2osófiEa d e los dos infinitos pascalianos 77 ravillas. aunque infinitamente di- ferentes. 183. porque. 11. de la infinidad del mundo en términos muy parecidos. toda magni- tud es. Nicolás de CUSA había hablado. son. Hemos apuntado que el tema del universo infinito no era enteramente nuevo. En el ca de PASCAL. (5) DBSCARTBS. el tan conocido fragmento pascaliano no pasaría de ser una página de espléndida poesía -entre clásica y barroca -a propósito de un tema científico. multiplicable y divisible indefinidamente. si se trata de los Opiisczllos. afirmando lo infiAitamente pequeño como ccksecuencia de la divi- sibilidad de la materia in infinitum (5). de GANDILLAC. reproducida en la obra colectiva Pascal. 5 27. p. <quién no admirará que nuestro cuerpo. un siglo más tarde. sin embargo. DESCARTES habla de ellos en dos párrafos consecutivos. o de la página. dos siglos antes de PASCAL. otras por su extensión. Aparte de las-intuiciones de algunos presocráticos o neoplatónicos. admite ambos infinitos en el mundo físico porque postula la ecuación espacio-materia. l'homme et l'oeuvre. cfr.. imperceptible a su vez en el seno del todo. Pero lo primero que se echa de ver en el texto que estudiamos es que PASCAL aborda la cuestión no desde el punto de vista metafísico o matemá- tico sino físico. 1.Más cer- sostendrá igualmente que el mundo es infinito -o meior.. Tanto el Cardenal de CUSAcomo G. En particular. Paris. 342-365. sea ahora un coloso. fieles al esquema entre estoico y neoplatónico del mundo concebido como expli- catio de Dios. Los textos citados sin indicar la referencia pertenecen al fragmento 72. (6) De l'esprit géométrique. Classiques Hachette. parece haber sido el Cusano el primero en dar una significación cosmológica a la vieja fórmula de origen hermético sobre la esfera con el centro en todas partes y la circun- ferencia en ninguna. indefinido-v combatirá al mismo t i e m ~ ola existencia de los 2 . cuando se trata de los Pensamientos. pues. átomos. pp. que antes no era percep- tible en el universo. BRUNO-aunque in- fluido este último por las ideas de COPÉRNICO-postulaban la infinidad del cosmos no en nombre de la ciencia sino por razones metafísicas. iordano BRUNO. De ahí que. tan asombrosas en su pequeñez como las. En cuanto a la diferencia entre infinito e indefinido. Por eso no hay en ellos ningún presentimiento de lo infini- tamente pequeño. DESCARTES.

familiar. Estamos a mil leguas del universo del Cusano o de G. finito. más bien indefinido. BRUNO. el fin de las cosas y su principio están para él infinitamente ocultos en un secreto impenetrable. donde explica PASCAL. No obstante. Claro que un experirnenturvz crucis es aquí imposible. v' hacer estallar la esfera de las estrellas fiias . cómo la ciencia antigua no progresó por falta de experiencias y cómo serian culpables sus contemporáneos si mantuviesen las mismas ideas que los antiguos sobre la Vía Láctea despues del descubrimiento del telescopio. pues su realiza- ción supondría la negación misma de la hipótesis. ya no es el centro del mundo: "Nada puede fijar lo finito entre los dos infinitos que lo encierran y le huyen". El fragmento 121 pre- cisa aue el universo ~ascalianoes. como el cartesiano. ante todo. perdido entre los dos infinitos con los cuales no guarda ninguna pro- porción. (qué es el hombre en la naturaleza? Una nada comparado con el infinito.. Eragment pour traitd du vide. La aCtitud de PASCAL S: radicalmente distinta. que no tiene una estructura determinable con coordenadas fijas que permitan situar al hombre en el mundo. 174-184. (8) Cfr. El fragmento sobre los dos infinitos no pretende ser un capítulo de cosmología-al con- trario. el anteojo galileano. Br.Para éstos. con prolongaciones ontológicas. 81-83. Sería para él una extrapolación intolerable. sino porque el catalejo inventado por GALILEOle permite asomarse al cosmos . Pero la gran originalidad de la concepción pascaliana es la inserción del hombre entre los dos infinitos: "Porque. hipótesis que le sugiere a PASCALla del infinito simétrico. Br. (8). un medio entre nada y todo. el mundo no era ya. lo c~:al significa. pp. sino el geómetra que ha investigado las ~ropiedadesdel espacio y el fil6sofo aue hace de ese es~aciola esencia de la materia.. por ejemplo. El hom- bre. veremos que implica la imposibilidad de toda cosmología-cino de antropología filosófica. N o es que afirme formalmente. fácilmente inventaria- (7) Do l'esprit gkonzétriqtce. ..78 Pedro Lluis Fbnt mas. PASCALve los dos infinitos. ensanchando considerablemente los espacios visibles. a partir de la física. Infinitamente alejado de comprender los extremos. insinúa por lo menos la posibilidad de un mundo infinito.pero la aplicación de esas nociones matemáti- cas al mundo físico no la hace a través de una metafísica religiosa de la naturaleza o de una cartesiana identificación entre espacio y materia. hace experiencias imaginarias a falta de poderlas hacer reales. un todo comparado con la nada. pp. igualmente incapaz de ver la nada de donde ha sido sacado y el infinito en el que se halla sumergido". Es verdad que ve en la infinidad del espacio "la más grande marca sensible de la omnipotencia de Dios" -lenguaje que no desaprobaría el Cusano-. la infinidad del mundo como tesis cosmo- lógica.. poco antes de que el ho- landés SWAMMERDAM inventase el microscopio. y que descubre en la geometría la existencia matemática de los dos infinitos (7)-y en esto coincide con DESCARTES-. en fin. En ambos casos se trata dc aumentar la potencia del ojo humano. es verdad. el de pequeñez.

ese mundo sabiamente ordenado aparece como una verdadera teofanía. ahora y no antes o después: "Veo esos espantosos espacios del universo que me encierran. El tercer infinito -infinito de complejidad -introduce un vector objetivo en el abismo de los dos infinitos pas- calianos. en cambio.Deus irnplicatio. principio ed uno la imagen de un mundo ordenado. que parece a salvo en Nicolás de CUSA y muy comprometida. le descubre al hom- bre el sentido del universo. Significación filosófica de los dos infinitos pascalianos ble. Cfr. sin que sepa por qué estoy colocado en este lugar más bien que en otro. que me encierran como un átomo y como una sombra que no dura sino u n instante sin retorno. 194. sino ontológicamente-. en cambio. Y esta comprensión del sentido del universo procura una seguridad existencia1 que no deja lugar a ningún resquicio de angustia metafísica. (9) Prescindimos ahora del problema de la trascendencia de ese Dios. Pero la situación del hombre en el mundo poco había cambiado. Encontramos todavía en los tratados De docta ignorantia y Della causa. respetando el techo de las estrellas fijas. es todavía u n cosrnos que canta la gloria de Dios. (11) Br. El hombre puede proceder alegremente a la conquista intelectual del universo y remontar a Dios. orientando el devenir cósmico. Otro tanto ocurre con el universo cartesiano. (10) Lo mismo podría decirse mzltatis ~nutandis del universo telhardiano. que culmina en el hombre y manifiesta a Dios. el hombre no guarda ninguna proporciósi con la gran naturaleza ni tiene medio de situarse en ella. pero lo que más ignoro es esta misma muerte que no puedo evitar" (11). la imagen de un mundo que realiza aún los eter- nos arquetipos y en el que el hombre es susceptible aún de una definición categorial como el ser más elevado dentro de la jerarquía de los seres. Dentro de esta coswzovisión poco importa que el hombre deje de estar en el centro del mundo: de todas maneras sigue siendo el centro del mundo (10). estructurado. La simetría entre la res cogitans y la res extensa hace que el estatuto ontológico de aquélla no haya cambiado por el hecho de ensancharse los límites de ésta. Br. La naturaleza no es una jerarquía de sustancias que asigna al hombre el lugar preeminente-la na- turaleza en el sentido griego se ha desvanecido-. concebido como un organism~~gigan- tesco. y me en- cuentro atado a un rincón de esta vasta extensión. una manifestación de Dios. en el que cada ser tiene todavía un lugar definido-no topográfica. creador y conservador de ambas sustancias y fiador del valor del co- nocimiento que la primera tiene de la segunda. Por otra parte. Para PASCAL. Se halla abandonado en el mundo. N o veo sino infinidades por todas partes. igualmente. Estamos también aquí -con mayor razón todavía -en presencia de un humanismo optimista. BRUNO. pues su sentido le escapa. ni por qué este tiempo que me es dado para vivir me es asignado en este punto más ien E?0 que en otro de toda la eternidad que me ha precedido y de toda la que me sigue. 693. .. Lo único que conozco es que pronto debo morir. en G . 206.La cuestión esencial es aquí la del yentido del cosmos. rnundus explica- tio-(9): en una palabra. como el que la Edad Media heredó de los griegos y que conserva toda- vía COPÉRNICO.. sin saber por qué aquí y no alli. pero el hombre tiene una consistencia propia que le independiza del cosmos. 72. La ley de complejidad-conciencia.

tal es precisamente el titulo que lleva el fragmento sobre 10s dos infinitos. BRUNO.. Este texto pone una sor- dina al optimisme epistemol6gico que se disimula mal bajo el titulo De docta ignorantia. el centro en todas partes y la circunferencia en ninguna". que 61 considera como una simple hip6tesis para explicar 10s fenómenos celestes. Peclro Lluis Font Despoporcio'n del hombre. Asimlsmo. Sabido es que PASCAL no se pronunció en favor ni en contra del heliocentrismo (12) y que sigue hablando del sol y de la tierra según el lenguaje ordinario. col. En ambos casos el hombre no s6 o deja de estar en el centro del mundo. cit. sino que deja de ser el centro del mundo. 194. a 10 mbs con ciertas derivaciones epistemológicas por el hecho de no esim ya el homhre en el centro del universo. Si 10s antipos no comprendieron estes verdades. 900). Aquí se puede a reciar que el sistema copemicano en poc0 había cambiado la condición L hombre. Geocentrismo o heliocentris- mo su oncn un mundo con untos de referencia objetivos que permiten P asignar e forma y estructura. que reflexiona sobre todo y sobre si mismo y no sc conoce a si misma como tampoc0 el resto" (15). Estamos . marciano. le parecera al observador que est6 inm6vil en el centro del mundo y que todo se mueve alrededor de 61. cit.que s610 dan a esta cklebre frase un altance cosmológico. dentro de su perspectiva. Gallimard.P a s c a no cs un astrónomo -sino de antropologia filodfica (13). ya en la superfide del sol o de cualquier otro astro. alojado en este "pequeño calabozo" que es nuestro barrio solar en comparación con 10s espacios infi- nitos. de mi alma que piensa lo que digo. ¿cÓnio sabria que la nave se mueve? Ya est6 en la tierra.que se sitúe el observador. p. etc. se siente descarriado e incapaz de compren- der cl sentido de su existencia: "No s t quitn me ha puesto en el mundo.. que el sol de vueltas a la tierra o viceversa nq pasa de ser un pequeño problema de eco- nomia domtstica. El pasajero de una nave que no supiera que el agua corre y que no viera las orillas. op. 359): "Los habitantes de 10s antípodas ven. se vera por medio del entendimiento (que es el Único que puede semirse de la docta ignoranda) que es imposible describir el mundo. I)e suerte que la miquina mundana tiene. ni 10 que cs el mundo ni lo que soy yo.. como nosotros. lunar. por de- cirlo ad. asignarle movimiento y figura. . es porque les faltaba el mdtodo de la docta ignorancia. determinaria naturalmente polos distintos. (13) A diferencia de N. ue no tienc ni centro ni circunferen- 1 cia. la cklebre carta al P. Pero esto no es d l o ni principa mente una cuestión de topografia ce- lestc --. de suerte que se comprenda el mutuo envolvi- miento del centro y del cenit. no SC 10 que cs mi cuerpo. ya ue "todo este mundo visible no es sino un trazo im- f P pcrce tible en el amp 10 seno de la naturaleza". el texto del Cusano que cita M.. Pero la cuestión no tiene. se creera en el centro de todo. el eielo sobre su cabeza. q. es decir. de GANDILLAO(op. 18. mi alma y esta partc. (14) Br. por ejemplo. p. Es la primera evidencia que se desprende para PASCAL del nuevo mundo de la física. 375) hasta que la expcricncia haya arrojado mbs luz sobre el asunto (cfr. Resumiendo todas estas imdgenes por medio del entendimiento. terrestre. (15) Br.OMZOO TICO BRAHB(cfr. Cfr. Oeuvres conzpldtes. El hombre pascaliano. g e r o en la visión pascaliana. NOBL en: PAS- CAL. París. 348. mis sentidos.0 Provincial. "Bibliothdque de la Pléiade". El universo ascaliano tiene "el centro en todas partes y la cir- cunfcrcncia en ninguna R. ni mejm ni peor que las de TOI. de CUSA O de G. estoy en una ignorancia terrible de todas las cosas. sumergido en cl univcrso infinit0 que "le engulle como un punto" (14) no acicrta a descifrar el libro de la naturaleza ni a ver el lugar que ocupa en ella. En cnalquier punto e. - (12) PASCALnunca se ocupó personalmente de examinar 10s fundamentos de la teoria de COP~RNIUO. la mbs mínima importancia. Pero se& fuera solar. 1954. hombres situados en 10s polos verian la tierra en el cenit. El hombre se siente como "ex- traviado en un rincón perdido de la naturaleza".

el gran Pan ha muerto. Los dos infinitos son. de DBM~CRITO a LUCRECIO.. los horizontes donde esfuma el conocimiento humano: "Las cosas extremas son para nosotros como si no existieran. sin embargo. PASCALcorregiría únicamente el ya no cree final.8 ed. cambiándolo por todavla no cree. se ha quedado a mitad de camino. Los dos infinitos pascalianos suponen un eje del mundo. de VIGXY.la describe. y nosotros no existimos para ellas". sin embargo. El hombre siente su soledad radical. subjetivamente. sin estructura ni sentido. en efecto. Significación filosófica de los dos infinitos pascalianos 81 en un mundo sin jerarquía ni vectores.. Le tricentenaire de la mon de Pascal. pero PASCAL asume el riesgo. viene a serlo de otro modo. de ver en la naturaleza vestigios de Dios. art. No porque no haya leyes físicas. El ateo. o de la conquista alegre del padre del racionalismo moderno. GRANEL. pues. efecto. Una diferencia esencial los separa. en or. Y (18) LALANDB. PASCALes consciente de la finitud humana: el hombre es incapaz de encon- trar "seguridad y firmeza". Si hay dos infinitos simétricos es porque hay el hombre en medio (19). las (17) Una consecuencia importante. (19) Cfr. Como ya' hemos indicado. (16) Uno no puede menos de pensar e n los atomistas.PASCAL lo sabe tan bien como GALILEO-. Déréliction). París. de comprender el sentido de su existencia. La madre naturaleza se ha desvanecido. sino más bien la angustia de sentirse abandonado a sus propias fuerzas dentro de un mundo que trasciende iróni- camente al hombre en todas direcciones y que no tiene ningún miramiento para con la pretendida superioridad de la "caña pensante" (17). aqukllos creen poseer la clave En del universo. U. que. tico. sin luz ni auxilio que do esperar de un poder superior. del en- tusiasmo dionisíaco del fogoso dominico italiano. F. Pero. reme générale des publications francaises et étrangeres". abril 1964. P. sino a ir más lejos. 7. indefinido. de -la desintegración de la vi.que hace remontar esta noci6n únicamente al romanticismo. N o se trata. sino porque sólo hay leyes físicas.. N o hay en el mundo infinito categoremá- :S. para PASCAL. Por eso la hilaridad legendaria del filósofo de Abdera acaba siendo en el epicúreo de romano amargo pesimismo. en "Critique. idea antigua de naturaleza será la imposibilidad de fundamentar e n ella la moral. colocado entre los dos infinitos. PASCALle invitar6 no a poner la marcha atrás. de PASOAL:mien- *lo tras kste declara imposible una ciencia completa de la naturaleza. Nada aquí de la seguridad optimista del sabio cardenal alemán. ie. como también para DESCARTES. Hay en la cosmovisión pascaliana algo más que un presentimiento de la Geworfenheit existencialista (18). "Seguir la de naturaleza" no tiene ya sentido para PASCAL.. Ya hemos indicado que. que se siente abandonado a sus propias fuerzas. rela- is- 5) " t. de ningún restablecimiento: el estado de derelicción al que hemos aludido aparecerá ahora como una consecuencia rigurosa de la inserción del hombre entre los dos infinitos. Éste se siente como un azar Sin importancia dentro de los espacios infinitos (16). bulaire technique et critique de la Philosophie. G. 6 . pero a diferencia de éste. N o será ésta la última palabra. Los dos infini- tos son. 1956. el mundo es. e n cuya acción o incluso en cuya existencia ya no cree" (Voca- c. Lo que PASCAL pone de relieve es el carácter absurdo de un mundo que ya no es función del hombre. ha- 3e blando con propiedad. La primera tentación es la de una filosofía del absurdo. en particular la al gran poeta-filósofo francés A. para decirlo en términos escolásticos. yue n o analizaremos aquí. sin embargo. El hombre no es ya objetivamente el centro del mundo. in fueron los Únicos antiguos en pensar al hombre como u n azar surgido e n la inmensidad d e Y11 los espacios. en términos que convienen :ra perfectamente a este momento dialectico del pensamiento de PASCAL: "Estado del hombre iel echado en el mundo.

. dcmasiada distancia y clemasiada proximidad impiden la visión. que puede corregirse sitliQndose en l ~ ~ i i t ode s vista distintos o confrontándola con perspectivas ajenas. peru cntonccs seria Dios.n llegar hasta conoccr el infinito. S610 conocernos algo de lo m6s cercano al eje. De allí que una estructura o una cualidad s610 se perciba tlesdc u n punto cleterminado: "S610 hay un punto indivisi- (20) J . En fin. 242.. en cfecto. mQsbien "una ley del espiritu que una propiedad del universo" (20). Seria inconcebible." Pcro no se trata aquí de perspectiva individual. Nuestros sentidos no percibcn nada extremo: dcrnasiado ruido nos ensordece. como lo infinitamente pequefio. pues. cuyo conocimiento abre el espiritu a las más grandes ma- ravillas de la naturaleza. Demasiado lejos en ambas direcciones las cosas no existeil para nosotros.82 Pedro Lluis Font tivos al hornbre y no existen sino para e1 hombrc. N o sentimos ni el calor extremo ni el frio extremo. al medio.Hr. Nuestras fac~~ltadcs cognoscitivas. sirio de perspectiva relativa a la especic y resultante de la situacicin metafisica del ser constitucional del hornbre entre 10s dos infinitos. las sufrimos. demasiada luz nos deslumbra. s610 pcrciben la franja contigua al eje: "1. EI hombre SC lialla literalmente perdido en el medio. "<Qu6 harQ. 2. Y eso no s610 en 10s dos infinitos c6smicos de ex- tcnsibn. En cstas condiciones.' ed. no las sentimos ya. me parece que guien hubiera conoc~do10s últimos prin- c i p i o ~de las cosas podria tambi(. todas las cosas extremas son para nosotros colno si no existieran. Son. sensibles o intelectuales. p. d~ ~ ~ T O D W C I .. Dicho de otra Inancra: si el punto de vista huwzano est6 en el eje que traza la divisibu de aguas entre 10s dos infinitos. Las cualidades excesi- vas nos son encmigas y no sensibles. estc estado que ocupa el medio entre 10s dos extremos se encuentra en todas nucstras potencias. el conocimiento hurnano s610 puede ser cuestión de perspectiva. p. La principal comprende las dos infinidades que se encucntran en todas" (21). SIBJNIIIANN. Si cl hombre pudiesc llcoar a un extremo. infinitamcrlte clistnnte de ambos extrcrnos. . en consecuencia. 1962. Lo uno dcl)cntle dc lo otro y 10 uno conduce a 10 otro. nuestro conocimiento s610 es po- sible "a la escala humana". 174. y nos- otros no existimos para ellas". que cl hombre cstuviese en un extremo y que s610 hubiese un infinito. (21) De E'esprit gdo~ndtriqz~e.. sino en toda realidad cognoscible.P L L ~ C I)CSCI~C U~. es una noci6n-limite. . en una eterna desesperacibn de conocer su principio ni su fin? Todas las cosas salen de la nada y van hasta el infinito.imitados en todo sentido. pues no es menor la capacidad que se necesita para llegar hasta la nada que para llegar hasta el todo. también llegaria al 'otro. como dice STEIN- WN. sino pcrcibir alguna apariencia del mcdio de las cosas. pues "hay propiedades comunes a todas las cosas. Los cxtrcmos en el mundo no existen de hecho. debe ser infinita para 10 ur10 y para 10 o t ~ oy. Estos extremos se tocan y se r e í ~ ~ l cal ifucrza dc haberse alcjado. Lo infinitamente grancle.. y se vuclvcn a encontrar en Dios y so- larncntc cn Dios". Paris.

.. Cualquier término donde pensemos agarrarnos y afianzarnos se tam- 'X. las venas. siendo todas las cosas causadas y causantes. es. 381. escapa a nuestra presa. son casas. ORTSGA nos aparecería. pero si se le anatomiza. empujados de un extremo hacia el as otro. (25) Cfr.1- 295). 146-162. la sangre. también Br. en un segundo tiempo. etc. en esta cues- tión. Así queda a salvo la persona. se podría hablar de la naturaleza como de un solo individuo. valor absoluto. hojas. pp. Y si hay esencias que se le imponen necesariamente es porque no puede ponerse suficientemente a distancia. pp. Nada puede fijar lo finito entre los dos La. demasiado lejos. cuya unidad viene asegurada por la interconexión universal de todas sus par- tes: "Luego. hormigas. árboles. la realidad es compleja y necesita ser captada desde puntos de vista distintos. una campiña... de lejos es una ciudad y una campiña. Sólo ahora. La persona es puntual. cada porción de vena. se ( Consecuencia estricta de lo que venimos diciendo será. hasta el infinito" (23). como un epígono de PASCAL. tejas. se tengo por imposible conocer las partes sin conocer el todo. patas de hormiga. pues. sino también de una los no LOS (22) Br. El pequeño juego que tiene la situación del hombre frente a las cosas le permite con- templarlas en perspectivas distintas. 1. Todo individuo es resoluble en elementos más simples o integrable en totalidades más amplias. pero a medida que uno se acerca.. mediatas e inmediatas. el corazón. Madrid. (quién lo asignará?" (22). o la imposibilidad no sólo de una cosmología de tipo tradicional. de una explica- ción trascendente. toda esencia. pues. demasiado arriba o demasiado abajo. Pero en la verdad y en la moral. hierbas. pues el hombre es susceptible. pues. La noción de individuo. 115. En el 1í- mite. cada vena. . de Saci s11r Epictete et Mov~taigne. )n Nuestro conocimiento del mundo no tiene. es función de un Dunto de vista: "Un hombre es un supuesto.. que supone le: una cierta comprensión de la totalidad del mundo. si le seguimos. 382 y 383 sobre la necesidad de u n punto fijo. por consiguiente. que serán siempre parciales y complementarios. toda realidad di- ferenciada. cada humor de la sangre? Una ciudad. 29. el estó- mago. pues. (serála cabeza. La perspectiva lo asigna en el arte de la pintura. Toda estructura. infinitos que lo encierran y le huyen" (25). por ejemplo. Bogamos en un vasto IJ. S. cabría hablar de la importancia de l a perspectiva individual. siempre inciertos y flotantes. balea y nos abandona y. Br. lo mismo que as conocer el todo sin conocer particularmente las partes" (24). medio. C. además. No se precisaría forzar mucho los textos para leer en ellos que la realidad última del mundo es<unaperspectiva. en términos que recuerdan los empleados por el Cusano en el texto citado m b arriba. ayudadas y ayu- dantes. (23) Br. plenamente deter- minado por todas sus relaciones. 9. se nos des- es liza y huye con una fuga eterna . y sosteniéndose mutuamente todas por un vínculo natural e insensible que liga las más alejadas y las más distintas. C. 862. como pone de relieve J. pero con una diferencia esencial: la interconexión universal. o el Entretien avec M. Significación filosófica de los dos infilzitos pascalinlzos 83 ble que sea el verdadero lugar: los demás están demasiado cerca. PERDOMO (La teoria del conocimiento en Pascal. (24) PASCAL se anticipa a la noción hegeliana de lo uriiversal concreto. Br. que permite considerar al mundo como u n solo individuo alcanza únicamente al plano feno- ménico. relativa. pues 10 no hay coordenadas estables donde agarrarse: "Es lo que nos hace incapa- la ces de saber ciertamente y de ignorar absolutamente. Cfr. 1956.

legar al centro equivaldria a conocer 10s primeros principios y cons- truir una ciencia deductiva universal v comuleta. pp. 1. 10s hombres se han lanzado tcmerariamcnte a la investigación de la naturaleza. 10s principios que llamamos primeros. el de grandeza es mucho más sensible. PASCAL consi- derard de una candidez asombrosa toda tcntativa de reconstrucci6n mental de la mhquina mundana a partir de primeros principios: "Por no haber contemplado estos infinitos. y sin embargo. De 10s principios de la filosofia. Es 10 que ha dado lugar a estos títulos tan corrientes: De 10s principios de las cosas. 1amLi6n a ui nos escapan 10s dos extremos y caemos en la tentación \ de tomar por a soluto 10 último que alcanza nuestra vista (27). pues "nuestra inteligencia ocupa en el orden de las cosas inteligi- bles el mismo pucsto que nuestro cuerpo en la extensión de la naturaleza". Pero ocurre aue no sólo 10s principios materiales. en las cuales llamamos m n t o indivisible a aauel más . como este otro. que la redente condenaci6n de GALILBOle disuadi6 de publicar. Es cosa extraña ue hayan querido comprender 10s principios de las cosas y llegar con eso Rasta conocerlo todo con una pre- sunción tan infinita como su objeto. teniendo a su vez por apoyo a otros. En efecto: . Ahora bien. La extensión visible del mundo nos sobrepasa visiblemente. tan fastuosos en realidad. sino aun los/lógic& son relativos a Aestra área visual. Son primeros para nosotros." F . 10 son únicamente por- que nuestra inteligencia no concibe otros anteriores. la agitase y la abandonase a sus propias leyes. "<.84 Pedro Lluis Font ciencia deductiva de la naturaleza de tipo cartesiano (26). nos ereemos mhs capaces de poseerlas. (27) Es la mismn tesis que desarrolla el opúsculo De l'esprit géomktrique (Br. pero como somos nosotros 10s que sobrepasamos las coias pequefias.. quikn no ve que 10s (principios) que se proponen como últimos no se sostienen por si mismo y que se apoyan en totros que." Es evidente que nuestro conocimiento no puede abarcar toda la na- turaleza en su extensión: "De estos dos infinitos de las ciencias. ex- plica 10 que pasaria si Dios crease en algún lugar de 10s espacios imaginarios materia suficiente para hacer un mundo.n parte del Discours de la mkthode refiere DESCARTBSque en su tratado so1)re el mundo. cuyo boato salta a la vista: De omni re scihili. . no es menor la capacidad que se necesita para llegar hasta la nada que para llegar hasta el todo"." Y la razón es porque "uno se cree natural- mcnte mucho mhs capaz de llegar al centro de las cosas que de abrazar su circunferencia.. y por eso pocas personas han pretendido conocer todas las cosas. (26) Al principio de la 5. Los filósofos han pretendido mucho mis llegar a ella. no toleran jamás un último? Pero hacemos con 10s que aparecen últimos a la razón como se hace con las cosas materiales. pues demostrar equivale a invocar un principio lbgicamente anterior. como si tuviesen con ella alguna proporción. y es ahi donde todos han tropezado. aunque menos en apariencia.aunque divisible infinitamente y por su natu- raleza. allá del cua1 nuestros 1 sentidos no perciben &nada." Pero DESCARTES pretende ingenuamente conocer la naturaleza de 1% cosas y tener" asi un rincipio universal de explicación: B "Pero la infinida de pequeñez es mucho menos visible. 167-173): no se puede definir10 todo ni demostrar10 todo. y otros semejantes.

ve la luz. siente los cuerpos. y se vuelven a encontrar en Dios y so- lamente en Dios". Pero es consciente de que el conocimiento humano sólo p e d e progresar por círculos concéntricos a partir de nuestro punto de inserción en el mundo y de que tendrá siempre u n carácter aproximado y provisional. Necesita lugar para caber. además. Pero el hombre es incapaz de esta ciencia demiúrgica. Ahora bien. siendo todas las cosas causadas y causantes. Cada cosa es un haz infinito de relaciones. Pero las partes del mundo tienen todas una relación tal y una tal concatenación la una con la otra que creo imposible conocer la una sin la otra y sin el todo. calor y alimentos para nutrirse. Por consiguiente. como el nuestro. contingente. Ya hemos indicado que PASCAL es consciente de la interconexión universal de todos los seres. como hemos dicho. pero no para un enten- dimiento intuitivo. a la manera de los átomos de DEM~CRITO. porque. aun ya verificada. en un mundo positivo. DESCARTES pre- tende conocer "les natures simples" y deducir de ahí las leyes del universo. Pero ni siquiera lo más cercano puede el hombre conocer perfectamente: si no conoce la naturaleza de las cosas. lo simple es siempre fruto de simplificación. Estos extremos se tocan y se reúnen a fuerza de haberse alejado.. que la cien- cia sea absolutamente imposible: PASCAL conoce el gozo de la certeza en sus' conquistas científicas. en quien los extremos s'e tocan: "Me parece que quien hubiera conocido los últimos principios de las cosas podría también llegar hasta conocer el infinito . El hombre. Estamos. La ciencia huma- na no puede ser deductiva. Es más.Y conc uye con el texto ya antes citado: "Luego. N i tampoco primeros principios lógicos. está aliado S con todo" (28). Toda hipótesis. pues. una ciencia deductiva rectilínea y completa es imposible. movi- miento para vivir. U n ser considerado fuera de sus relaciones con todo el resto es una abstracción (en sentido hegeliano). en PASCALuna explicación trascendewte. La tradición nominalista de Guillermo de OCKAM desem- boca en la tradición científica anticartesiana que va de GALILEOa NEWTON. una ciencia completa sólo puede ser intuitiva y sólo puede tenerla Dios. tiene conexión con todo lo que conoce. Significo~iónfilosófica de los dos infinitos pascalianos 85 Por lo tanto. fáctico. Es preciso. en efecto. tiempo para durar. . pero que hay. Recordemos que ésta es una explicacián fenonzénica del hombre. por ejemplo.. para conocer una parte conocer el todo y viceversa: "Pero tal vez aspire a conocer por lo menos las partes con las que guarda alguna proporción.. elementos para su composición. Sólo puede hacerse por una exploración labo- riosa de la realidad a partir del eje que separa los dos infinitos. físicos o lógicos. ." Eso no significa. estará siempre expuesta a (28) El subrayado es nuestro. aire para res irar. en fin. el único conocimiento posible es el de sus mutuas relaciones. pues decir que todo principio se apoya en otro sólo tiene sentido para un entendimiento discursivo. en buena lógica pas- caliana habría que decir que no existen primeros principios físicos. que no puede recom- ponerse a prioñ. sin embargo. pasando por PASCAL. no hay en la naturaleza infinito categoremático. porque siempre se puede remontar más lejos sin que se llegue nunca a ver- daderos primeros principios.

cada una de las cuales da cuenta respectivamente de los fenómenos explicados por la anterior y de otros descubiertas con posterioridad. lo que será de él cuando muera. pues. síntesis siem- pre reformables e integrables en otras más vastas. FRANCISCO DE ASÍS O de TEILHARD DE CI-IARDIN. marca de fuerza de espíritu. que deberán ser explicadas. 1958. por una hipbtesis más amplia que integre la anterior. Paradójicamente. La actitud pascaliana en esta cuestión es consecuente con su visión del mundo. O ésta por la de EZNSTEIN. Si el hombre se halla verdido entre los dos infinitos.anu(29). Paul VALERYse extrañaba de que el cristiano PASCAL no encontrase a su Padre en los cielos (31). abandonado a sí mismo y como descarriado en este rincdn del universo. 225). 206. el orden del cosmos cantaba la gloria dc su Autor. París. EL SILENCIO DEL MUNDO Pcro la posibilidad indefinida de progreso en la explicación de los fe- nómcrios significa que la exploración cientifica del mundo no conduce a Dios. (30) Br. VI. con su concepción de la ciencia. julio 1923. cap. con su inserción del hombre entre los dos infinitos. sin saber quién le ha puesto en él. el gran apologista del Cristianismo es el único de su siglo en asumir el riesgo de cargar con las consecuencias de la nueva física (32). Nos parece que es presentarlo ad u s u m Delphini. "Nouvelle encyclopédie philosophiqabe". . que se ins- pira en gran parte de una epistemologia no-cartesiana. estos no pueden ser de tipo científico. Tendremos. en efecto. La cosmolo~íadesembocaba en una metafísica religiosa de la O U naturaleza. (31) P.86 Pedro Lluis Font revisión en función de las nuevas conexiones progresivamente descubiertas. por ejemplo. sino filosófico. si hay argumentos para probar la existencia de Dios. al mirar todo el universo mudo y al hombre sin Tuz. (32) PASOAL discierne desde el principio que. U. pero s610 hasta cierto grado" (Br. quedo sobrecogido de espanto como un hombre a quien se hubiera (29) Le nouvel usprit scientifique. En la cosmovisión medieval.Variations sur une pensée.' ed.. de S. Pero en el mundo pascaliano ya no puede ser cuestión de física trascendente. incapaz de todo conoci- miento. las mis- mas razones que le impiden tener una ciencia completa del universo le im- piden remontar científicamente a Dios. VALBRY. "Revue hebdomadaire". Comentando el célebre fragmento: "El silencio eterno de esos espacios infinitos me espantan (30). PASCAL no es de la cstirpe del Salmista. 6. IV. la teoría de COPBRNICO será inte- grada por la de NEWTON. Por eso puede decir: "Ateísmo. Pero eso no le quita nade a la autenticidad de su postura: recorre con sim-patía todo el camino andado por el ateo. sin que se llegue nunca a una explicacihn total. Para PASC~L el mundo de la física es mudo de Dios: "Al ver la ceguera la miseria del hombre. P. Y. P. Así. qué es lo que ha venido a hacer. como decía Gaston BAc~sr.. Encontramos en PASCAL algunas de las grandes idcas familiares a la actual filosofía de las ciencias. col. POPeso es frecuente poner este pasaje y otros semejantes en boca de su interlocutor ateo. junto con las anteriormente conocidas.

la naturaleza no es ni Dios ni camino hacia Dios. Hemos consultado la traducción francesa: La f" del temps modernes. sin que haya nunca razón para pararse. Dios está presente en el horizonte. De ahí la sensación de vértigo. 5. ante los dos infinitos. VIII. 72. pretación fisica de dichas vías. Ed. sino que hay una interconexión uni- versal circular. 256 a 29. de espanto. está en él despojada de todas las resonancias griegas. pues. los dos campos de la fi- nalidad. (34) No es que PASCALentienda refutarlas. porque la ciencia puede remontar indefinidamente en la explicación de los fenómenos: un fenómeno próximo siempre puede ser explicado por otro remoto. Es la . El mismo DESCARTES necesita a Dios para dar el papirotazo inicial (35) al universo y para co. El mundo de la física es. p. con carácter inmanente y sagrado. '# Significación filosófica de los dos infinitos pascalianos 87 llevado dormido a una isla desierta y espantosa y que se despertara sin co- nocer dónde está y sin medio para poder salir de allí" (33). G n ~ m Das . Esta noción científico- estético-religiosa elaborada por los griegos supone. (35) Cfr. igualmente Br. 83. como dice GUARDINI(37). Todo depende de todo. Ende de? Neuzeit. Cfr. camino real hacia Dios. Muy otra es la reacción del Cusano o de BRUNOante la infinidad de la naturaleza. Para PASCAL. sino el vértigo ante una naturaleza transparente. inte- rioridad ni sentido. Si la física sólo se ocupa de los fenómenos-de lo que "cae (33) Br. Mejor dicho. dentro de un mun- do habitado a todas luces por la Divinidad. completamente desacralizada. (36) No es casual que no haya en PASCALbiología ni estética. puro juego de fuerzas y de leyes. que constituye precisamente una excepción en la filosofía griega. dotada de sentido y de finalidad (36). cada cosa mantiene una infinidad de vínculos con el resto. Lo que refuta definitivamente es una inter. cuando las vias tradicionales hacia la Divinidad arrancaban del universo (34). un estado posterior por otro anterior. No es el espanto primitivo del hombre ante una naturaleza misteriosa y que más bien le llevaría a la creencia en Dios -primus i n orbe deos fecit timor -. a una total laicización del universo. De ahí su seguridad. Estamos en los antípodas de una física trascendente al modo aris- totélico. y luego porque el movimiento no es una cadena lineal en la que todo depende de un primer eslabón. N o vemos ninguna razón de dudar de la sinceridad del espanto pascaliano ante el descubri- miento de un mundo mudo de Dios.una exelicatio ' de Dios. 77. Br. Es una "naturaleza no naturalJ'. ni siquiera hay en él natzwaleza.naturaleza de DEM~CRITO. puesto que el universo es infinito. 194. du Seuil. ante el universo de la física. su confianza. en la que "hay que pararse" (38): primero porque el mundo es @finito. en efecto. que no tiene misterio. un sistema fenomé- nico cerrado. sin referencia sensible ni al hombre ni a Dios. ESPINOZA O SCHELLING - la naturaleza es Dios:' para I CUSA. París. . su optimismo. profanada. Asistimos en PAS- CAL a una completa Entgotterung.nservarlo (creación continuada). Para BRUNO -en la línea de CRISIPO. (38) Física. 693. El mundo de la física no lleva a Dios. 1953. Aunque nuestro autor siga usando la palabra para designar la tota- lidad del universo fenoménico. una totalidad orgánica. 206. (37) R. en cambio.

Barre 10s falsos dioses. La extrañeza de VALERYreposa sobre la vieja idea de que la ciencia barre la religión: en realidad. PASCAL responderia que la ciencia n o barre la religión sino que la purifica.LACH~LIER. La ciencia c as ca liana -en la linea d e GALILEO -es la voluntad delibe- rada de explic& el mundo por sus propias leyes. cit. es un Dios trascendente.Cfr. descubiertas por la expe- riencia. no puede encontrar a Dios... 126. "Cahiers d'actualité religieuse". 15. 585. p. Es ya una de las dos dificultades contra la existencia de Dios que men- ciona Sto. 1959. siempre puede remontar más allá en el espacio y en el tiempo. no encontrándolo. p. Es la actitud cientista que reduce todo conocimiento al conocimiento cienti- fico (44). l'Esprit. LACROIX. Como no hay teismo cientifico. ni lleva a Dios como conclusión (39). col. 24). La natz~re. cit. LACEIELER. TohlJLs e n la S a ~ ~ nTeol6gica a (1. 45. N i parte d e Dios como principio de explicación. pp. (43) Pero. a. Pero PASCAL n o es un agnóstico.Pero n o s610 eso: el hombre.ni de otro lugar. L a c ~ o n rdefine al cicntismo como "la concepción de la homogeneidad del conoci- miento" (ap. como tal. opera una desdivinización de la naturaleza. "Les grands textos". Le sens de l'atlléisme moderne. N o hay que hacer de "la causa primera la primera d e las causas segundas" (41). Después de eslas consideraciones. El ateismo cien- tifico es u n paso ilógico del a-teismo metodológico al ateisnzo dogmático. Pans. Casterman. n o puede encontrar a Dios avanzando hacia ellos.. Para 61 hay otros tipos de conocimiento. toda concepción d e Dios apoyada confortable- mente sobre una coswzolo~ia. P. sobre una metafísica a u e está en con- tinuidad con la física. (40) J. sin rccurrir a Dios como causa explicativa. J. 1955. El silencio del mundo es para Pascar. sino d e que. 2. q. Br. Dentro de este orden. incompatible con toda clase d e panteismo naturalista. 242. etc.op. La física no está colgada d e la teologia ni de la metafísica. La ciencia no puede afirmar ni negaria Dios: es neu- tra. "Dios no es d e otra época-como dice LACHELIER. puede decir que Dios n o es d e la na- tziraleza. 3 ) . la resonancia en el campo d e la ciencia de las palabras de ISAÍAS: " V e r e tzt es D e u s absconditus" (45). 15-20.. sea tributari0 de su tpoca. PASCALno reducirá la razón especulativa al conoci- miento dentifico. U. pues. Su mundo es. siga siendo cristiano (42). según la traducción de la Vulgata. Tournai. situado entre 10s dos infinitos. como dice PASCAL en u n lenguaje poc0 elaborado-. aunque en su formulación.. 2 . (39) Clr. (45) Is. Con la razón científica es imposible salir d e la experiencia (43). es decir. . F. n o puede haber ateismo cientifico. col." ed. por ejemplo. Dieu (textes choisis). n o seria Dios. podemos añadir-sino d e otro orden" (40). BRUNO. (44) J. Si 10 encontrase. n o se extraña d e que PASCAL no encuentre a Dios en 10s cielos. como e n su refutación. 0 . (41) J. Es una de las ideas biblicas que m i s han inspirado a PASCAL. a diferencia de ICANI. Es falso. PASCAL combate. Nada m i s antipascaliano que la piedad de 10s estoicos o el fztror heroico de G. u n Dios escondido. (42) Esta exigencia metodológica de explicación inmanente es una de las fuentes perma- nentes de ateismo. 127.' Dues. que no corresponde exactamente al original. . I ' aIu e el ateismo sea la consecuencia l ó ~ i c ade la laicización 0 de la naturaleza. ce- rrado. una cosa queda clara: Si hay Dios. p.88 Pedro Lluis Font bajo 10s sentidos".

Es la toma de conuencia de que los argumentos para probar la existencia de Dios no son asunto de pura razón. cosas ambas inconcebibles para PASCAL. ante el resultado negativo de la encuesta fásica. que. por ejemplo. o la carta a Mlle. U. cuyas raíces son la metafísica. Dios de Jacob. Pero el problema de PASCALno es ése. Aun cuando un hombre estuviese persuadido d: que las proporciones de los números son verdades inmate- riales. (51) BI. no le encontraría k u y avanzado para su salvación" (49). la mecánica y la moral'' (DES- CARTES. En este caso. cit. cuyo tronco es la física y cuyas ramas. como hace notar ya STEJNMANN (v. hace de la metafísica el fundamento de la ciencia.como GALILEOy a diferencia de DBSCARTES. por ejemplo. (48) Br. Pero con esto entraríamos en el sugestivo tema de las raíces personales del pensamiento metafísico. tomo 11. col. en la que afirma que "el velo de la naturaleza que cubre a Dios fue penetrado por varios infieles. en la famosa comparación de la carta-prólogo de los Principios de Ea filosofía. Br. a Jesucristo. Pans. Oeuvres et lethes. Pero ifícilmente se pasa de éste a aquél. fuera de la revelación. p. emprende PASCALla encuesta histórica. Y halla. 142. Entonces poca importancia tiene ue la razón Ile- gue o no a él por sí sola. PASCALestablece.que defiende el carácter específico de la moral y la imposibilidad de fundamentarla en la naturaleza. que. 403-423) se inclina por l a opinión contraria. entre física y metafísica. la medicina. El "Dios de los filósofos" es un ídolo. Notemos.p. No es ue el "Dios de Abraham" no sea 3 también el "Dios de los filósofos". sin instalarse en una filosofía separada. a saber. de paso. que salen de este tronco. el conocimiento filosófico. Disentimos aquí de J. (49) Br. una pura abstracción. "Dios de Abraham. muchos fragmentos sugieren que. 1949. Pero la apuesta. pp. En efecto. 566).. para ver "si este Dios no habrá dejado alguna marca de sí mismo" (50). no es ni pretende ser una prueba. en quien se ha manifestado el Deus abs- conditus y que es así "el verdadero Dios de los hombres" (51). col. no de los filósofos 'y de los sabios".. 543. Dios de Isaac. Pablo. Esta posi- bilidad de salida del mundo fenoménico hace que las conclusiones de los Pensamientos no sean las mismas que las de la Crítica de la razóm pura. . 469. en efecto. no quedaría para PASCALmás camino hacia Dios que la apuesta.. p. escribe en el memorial de la famosa noche del 23 de noviembre de 1654 (48). Si se puede demostrar la existencia de Dios. es con argumentos no científicos sino filosó- ficos. 547. en principio. que no tiene ningún interés religioso. defiende la autonomía de la ciencia no sólo respecto a la religión sino también respecto a la filosofía. "Bibliotlz~que de philosophie contemporaine". que DES- C A R ~ Sconsidera la moral como una ciencia entre las demás y que prctende fundarla sobre el conocimiento perfecto de la naturaleza. ninguna razón nos autoriza a pensar que PASCALrechaza glo- balmente las pruebas clásicas de la existencia de Dios. Al contrario. 556. no sólo distin- ción sino solución de continuidad entre ciencia y filosofía.. Porque el conocimiento de Dios que éstas uueden wrocurar "es inútil v estéril. 556. "Bibliotltt?qlbe de la Pléiade". 249). sino sólo un artificio para disponer a las pruebas. (50) Br. 693. de R o m z de fines de octubre de 1656. no físicos sino metafísicos. que forma parte de la filosofía igual como aquélla: "Así toda la íiiosofía es como u n árbol. Gallimard. 214). las admite (47). en su magnífica tesis La foi selon Pascal (P. 1952. en efecto. Por eso. . PASCAL. 242. Significación filosófica de los dos infinitos pascalianos 89 además del científico. p. que se reducen a tres principales. reconocieron a u n Dios invisible a través de la naturaleza visible" (Br. Por eso PASCALno insiste en la efensa ni en la 1 crítica de las pruebas tradicionales. como dice S. R o s s m ~ . París. eternas v dewendientes de una ~rimeraverdad en la cual subsisten 2 I y que llamamos Dios. son todas las demás ciencias. F. (47) Cfr. El Dios de (46) A diferencia de DESCARTES que. Ambas tienen metodología y temática distintas (46).

553. esencial en toda concepción yerspectivista del conocimiento. necesaria para establecer el enlace lógico y estructural entre el infi- nito divino y el infinito mundano. . el que hace que el mundo sea vividero y no sea "como un infiernob" (54). siendo el mundo una perspectiva. (56) Cfr. Es otro aspecto de su anticartesia- nismo profundo. Cfr. (53) Br. Consecuencias epistemológicas de una con- cepción radicalmente nueva de la condición humana. el que trajo a los hombres alguna noticia del Dios escondido. im- posibilidad de construir una ciencia deductiva a partir de primeros princi- pios. o bien llegan a formarse una manera t~ l de conocer a Dios y de servirle sin mediador. el Dios de los cristianos. ha de pasar por Jesucristo: 1 "E? Dios de Abraham. como hemos apuntado antes. como lo será para I<IERKECAARD. el Dios de Jacob. 8 el Dios escondi o manifestado en la historia. La gran prueba de Dios es Cristo. 553. El Cristo de PASCAL es el Jesús histórico. 242. imposibilidad de encontrar a Dios en el universo físico. Imposibilidad de definir el lugar que ocupa el hombre en el mundo. De l'esprit géoméhique. co. (52) Br. 556. y así caen en el ateísmo o en el deísmo. Dios fuera de Jesucristo y que se paran en la naturaleza. Sólocen este estadio.. el Dios de Isaac. Para que el conocimiento de Dios tenga jugo religioso y I no se uede en un vago deísmo. he ahí algunas de las consecuencias del descubrimiento pascaliano de la inserción del hombre entre los dos infinitos. . Br. PASCAL se sitúa.. en la que el Cristo Í universal da consistencia a todo el edificio creado y orienta el devenir cósmi- i. 556. el que derramó para cada uno "tal gota de sanore" (53). pues. . p. negadora del huma- nismo optimista que se está forjando por esas mismas fechas en Europa. el Mediador. (55) Br. Pero en- tonces el objeto del conocimiento humano no es el ser sino el aparecer: ''(Qué hará. 170. cuando Dios ha rasgado "el silencio eterno de los espacios infi- nitos". o la de TEILHARD. es fácil discernir sus huellas en el uni- verso: "No me buscarías si no me hubieses encontrado ya" (55). pues. Todo esto supone que. sino percibir alguna apariencia del medio de las cosas. dentro de la tradición del criticismo nominalista.?" El aparecer tendrá un estatuto privilegiado. tambikn Br. 90 Pedro Lluis Font //i PASCAL es el Dios cristiano o ninguno. Sólo en- tonces el mundo y la existencia dejan de ser un absurdo. o bien no encuen- tran ninguna luz que les satisfaga. el misterio II de la Encarnación. cuando se posee ya a Dios. El centro del pensamiento reli ioso de PASCAL es. que son dos cosas que la religión cristiana abomina casi igual- mente" (52). no conoce el hombre la naturaleza de las cosas (56). (54) Br. es un Dios de amor y de consolación. Pero la cristología de PASCALno es una cristología filosófica como la del k rl Cusano. Todos los que buscan a il.

el magnífico estudio de A. por más de un concepto. no es definible categorialmente. podrá ser objeto de una onto- logía fundamental. 2. en el hombre. en el pensamiento. dotado de conciencia. porque él sabe que muere y la ventaja que el universo tiene sobre él. El hombre es a la vez comprendido y comprensor: "Por el espacio el universo me comprende y me engulle como u n punto. (60) Br. 73-114. 347. que no podemos llenar" (58). pero sin trascenderla totalmente. Por eso únicamente el hom. pues.. Ahí tenemos que apoyar la reivindicación de nuestra gran- deza y no en el espacio y en la duración. que no es conmensurable con las demás. pero no de la misma manera: es totalmente com- e prendido por un universo con el que no guarda ninguna proporción. pues.i Significacióz filosófica de los dos izfinitos pnscalianos 91 Ahora bien. es comprensor incoativa e indefinidamente. A par- tir del hombre se alumbra' todo el uanorama en la dirección de ambos infi- nitos. del Dasein. Grandeza y derelicción son inseparables y se condicionan mutuamente. el hombre el ser por el que se descubre el ser. el lugar de la posibilidad del aparecer. El universo le encierra. el universo no sabe nada. no por su lugar en la escala de los seres. las cosas aparecen sólo en la confluencia de los dos infinitos. 348. I (58) Br. basta para matarle. abierto al universo y al mismo tiempo perdido en él. Siendo. como una res cogitans. cuya significación es muy distinta a la del cartesiano. pero es una caña pensante. sino como el lugar de la conciencia. no las cosas: "La grandeza del hombre es grande l ~recisamenteen el hecho de conocerse miserable. él está l 1 . De una revelación humana. La significación antropológica de la meditación pascaliana sobre los dos infinitos. pp.Exégesis ontológica de la primi- tiva caracterización. I i (57) Cfr. isgj Br. N o hay más que el hombre que sea miserable" (60). el hombre sería todavía más noble que lo que 1 le mata. de otro orden. N o hace falta que el universo entero se arme para I aplastarlo: un vapor. 397 y 399. lugar de la conciencia: es lo que podríamos llamar el cogito pascaliano. el lugar de la reve- 1 lación del ser. sino radicalmente distinta.. l bre es grande y miserable. N o se es miserable sin sentimiento: una casa en ruinas no lo l es. es porque I de algún modo la trasciende. como un I ente más. Pero. ALVAREZBOLADO. U n árbol no se conoce Liserable . Es la región que hace que Laya regiones. Si el hombre se siente abandonado en la naturaleza y no puede situarse en ella. "Convivium". pues. El cogito de PASCAL está inscrito en el contexto de finitud a que le reduce su inserción I entre los dos infinitos y la consiguiente revelación del ser como simple pers- pechva: "El hombre no es máscque una caña. como dirá HEIDEGGER. aun cuan- do el universo lo aplastara. cuyas consecuencias epis- . relativa. El hombre habrá de definirse. una gota de agua. temológicas hemos analizado. que no es un ser natural. Por eso el hombre pascaliano. El hombre. como apunta GRANEL en el artículo antes citado. la más débil de la naturaleza. por el pensamiento yo lo comprendo" (C9). núm. Toda nuestra dignidad consiste. . ya que el hombre es la región del ser a partir de la cual éste se ofrece como una perspectiva. tiene aquí u n alcance ontológico y anuncia. el Dasein heideggeriano (57). juliodiciembre 1956.

como medio para despachar el absurdo que constituye para el hombre la constataci6n de la raz6n inversa en que aparecen en el mundo. pero por razones distintas a las que piensa KANT:no introduciendo larvadamente una falla 16gica sino subrayando el carácter especifico del conocimiento del absoluto. Br.92 Pedro Lluis Font y por eso no puede hablarse con propiedad de naturaleza humana. la unidad del ser y del valor. pues. con una especie de argumento ontológico que está a la base de todas las pruebas de la existencia de Dios y de la inmor- talidad del alma (66). un granito de arena en la uretra de CROMWELL I ace cambiar todo el ~anorama~oliticov religioso de Europa (61). sin ningún condicionamiento: "Conoz- camos. 438. una gota de a ua basta para matarle". 10 más valioso es 10 más recario. una substancia independiente que contempla el mundo exte- rior. el postulado de la unidad del ser y del valor en la Trascendencia. El hombre aspira al infinito. 366. VI. (63) Er. en efecto. sino s610 de condicidn humana (que por sus constantes llamamos naturaleza). en nuestra condicion actual. la más débil de la natura- leza .. que equi- valdria a un conocimiento absoluto. . No es. Es otro aspecto de 10 que podria Y ser una onto ogia de inspiración ascaliana. (64) Br. a diferencia de SARTRE. Ser y valor se presentan en el mundo en relación inversa.. 10 que tenemos de ser nos sustrae al conocimiento de 10s primeros principios. y 10 poc0 que tenemos de ser nos oculta la vista del infinito". la conciencia del hombre. somos algo y no 10 somos todo. (66) El n e ~ oesencial del argumento ontol6gico podria muy bien ser. 144. postula e n otro mundo. nuestro alcance. dotado de conciencia...-en una condición futura. que "no ha sido producido sino para infinitud" (651. PASCALno cree en la posibilidad para el hombre de una objetivación total del mundo. El hombre está en el mundo por su cuerpo. sino el lugar mismo de la conciencia. Si e n este mundo. la conciencia de nuestra candición es precisamente la causa de nuestra desdicha: "es mejor ignorarse para ser feliz" (63). Por otra parte. que nacen de la nada. La región más valiosa del ser es la más pecaria. (65) Fragment d'ztn trait/ du vide.ASCAL no se resigna a una filosofia intra- O mundana. Pero el recio de esa trascendencia relativa del hombre es su carácter !' precario: "e hombre no es más que una caña. que no es una adición contingente al alma. el zumbido de una mosca pirturba laLpodero& inteligencia de un gran juez (62). 5 Pera. El mundo no es el correlato de la conciencia. 79. Seria fácil poner en relación estas reflexiones con el tema sartriano de la conciencia como degradación como enfermedad del ser. Entonces el argumento ontol6gico estaria subyacente a todos 10s dem&. como para DESCARTES. un vapor. p. sino la estructura permanente de la posibilidad del conocimiento - (61) Br. pues. m b que el paso il6gic0 de un absoluto formal a un absoluto real. (62) Br. tiene la nostalgia de Dios: "Si el hombrc no ha sido hecho para Dios. p ~ qué f no es feliz sino en Dios" (64). 176. FILOSOP~A CR~TICA Hemos visto que el hombre no es un ser más en el mundo.

Dñoz: Sur le scepticisnze de Pascal. que se enfrenta con la primera de las tres gran- 1 des cuestiones kantianas: "(Qué podemos conocer?" (73). de la inserción entre los dos infinitos. Pero. que desembocan inevitablemente en el escepticismo (72). como piensa DESCARTES: "No sé lo que es mi cuerpo. pp. po. 81-82. que llamamos necesarias y con las que. Significación filosófica de los dos infinitos pascalianos 93 del mundo."la costumbre es nuestra naturaleza". con ocasión del tricentenario de su muerte. difícilmente sosteníbie después de la tesis de E. abril-septiembre 1962. dada la amplitud y la profundi- dad de este tema pascalino. (72) Ahora bien.. tiem- po. donde encuentra número. configurada por el hecho de la unióii del alma y el cuerpo: "Y lo que remata nuestra impotencia para conocer las cosas es que ellas son simples en sí mismas. 211-222). por ejemplo. somos cuerpo y espíritu. de alma y de cuerpo". cap.más que la prefiguración de las ideas de HUME. no se trata aquí de un dualismo a la manera cartesiana: "Nous sommes automate autant qu'esprit" (68). 252. como parecen in- sinuar otros textos (71)? En este supuesto. en realidad. mis sentidos. 194. afirma el fragmento 89-9 sería lícito ver en PASCAL. Por la misma razón es imposible una absoluta transparencia del sujeto. En todo caso. niuns. número. en una época en la que la única posición contraria al dogmatismo parece ser el escepticismo. 89 y 91. . necesidad. como parece sugerir el último texto que citamos? En este caso. Consw. Y esta condi- ción de espíritu encarnado es la razón de nuestras categorías mentales: "Nuestra alma está arrojada en el cuerpo. Estas categorías. (71) Cfr. y no puede creer otra cosa" (69). El hombre conoce el mundo. (70) Ya indicamos en otro trabajo. el supuesto escepticismo de PASCALes una invenci6n de V. a través de las condiciones que le impone su estructura mental. 2.. (69) Br. nos encontramos en PASCAL con un ensayo de filosofía crítica. Br. 1 (67) Br. (son fruto permanente e inmutable de nues- tra condición de espíritu encarnado. 11. los pnn- cipales puntos en los que PASCAL se anticipa a KANT (Pascal. (O son más bien fruto de la costumbre. tendríamos aquí en germen la Critica de la razón pura (70). (68) Br. tiem- . considéré dans le livse des Pensées. "Revista de Filosofía". aunque encontremos el vocabulario tradicional. simplemente nos encontramos. 233. publicada en 1886. y que noso- tros estamos compuestos de dos naturalezas opuestas y de diversos géneros. precursor de Kant. la afirmación de la historicidad radical del hombre. mi alma y esta parte de mi alma que piensa lo que digo. dimensiones. y a sí mismo en el mundo. sec. Con ello los Pen- samientos puntearían otro de los grandes temas de las filosofías de la exis- tencia. Razona sobre estas bases y a esto lo llama naturaleza. Sería fácil desarrollar estas consideraciones en la dirección de la Estética trascendental : espacio..e. (73) Crítica de la razón pura: Teoría trascendental del método. son condiciones de nuestro conocimiento de un mundo que se extiende hacia los dos infinitos. que reflexiona sobre todo y sobre sí misma y no I se conoce a sí misma como tampoco el resto" (67). Pero esto merecería un desarrollo aparte.

Fue. Br. que esa desnaturalización de la naturaleza-18 riat14raleza nolzatwral. que el racionalismo cartesiano se encargó de re- chazar: a uartir de DESCARTES el naturalismo no hace más aue asomarse de cuandoLen cuando en el horizonte.y de szcbversivo-minando las bases de la vi- sión moderna del mundo. (76) C i t . la superación del natu- ralismo renacentista. la tentación natura- lista. I>sscaR~Es y PASOAL.: Déu no ha niort. enero-diciembre 1963. que pueden ser muy discutibles. junto con la admiración por la antigüedad. E. que se desploma ante nuestros ojos-. que su- pera ambas posiciones. como la de DESCARTES.Las posteriores reapariciones del naturalismo parecen. en efecto.Dieu n'est pus mort'. sin tener en cuenta la "verdad contraria" (76) -y el optimismo ingenuo -el hombre conside- rado como secundus dezts-. El triunfo deslumbrador del cartesianismo no debe hacernos olvidar que PASCAL relegó a naturalismo y racionalismo a un pasado lógico y que a la idea awaliana l a ido haciendo un progreso subterráneo. PASCAL. cuya reflexión no parte de la naturaleza. Naturalismo y racionalismo suponen. BRUNO. 15-16. 863. ES probablemente el as- pecto más profundo de su cartesianismo. 115. tina supervivencia antigua. BORNE. p. la llevan a cabo ya de manera irreversible. es la nueva actitud fi- losófica la que nos parece digna de atención. . BORNB. Barcelona. Las consecuencias epistemológicas. como la de G. Rrrr. (74) Cfr. una doble actitud común : el carácter unilateral -naturaleza o espíritu. Estela. Pedro Lluis Font La reflexih pascaliana sobre la condición del hombre situado entre los dos infinitos es. Ve en el racionalismo de DES- GARTES. lrtqzlietude spirituelle et rationalisrne philosophiqtee dans "1'Apologieu de Pascal. Prescindiendo de cues- tiones de detalle. en particular en la época román- tica (75). 1962. religiosas y aun ontológicas de la nueva concep ción antropológica serán de un alcance excepcional. reaparece en el Rena- cimiento. cuyo representante más típico podemos ver en G. en el doble sentido e oculto-asomándose sólo de cuando en cuando: en ROUSSEAU o en I(ANT. M. Difícilmente puede uno dejar de pensar aquí en la tríada hegeliana: la antítesis cartesiana de la tesis naturalista queda integrada en la nueva síntesis pascaliana. 862. sin embargo. BRUNO. algo más que "ztn exercice dans le goUt de 1'époque" -aun siendo también esto (74) -.de que habla R. (75) Pensamos. PASCAL cstá aquí al lado de DESCARTES. quc considera la naturaleza sólo eíi su aspecto cuantitativo-mecá- nico y para quien el hombre no es un ser natural. 865.o del espíritu. Trad. sino del aná- lisis de la condición humana en su realidad concreta. cat. Cfr. "Convivizmm". por ejemplo. G U A R D ~yI que éste considera como caractenstica de nucbtro tiempo. sólo una tentación. sin em- bargo. morales (que apenas hcmos apuntado). en 10s comienzos de la Edad Moderna. con E. 'l Al desi~itegrarsela imagen medieval del mundo. núm. m b bien. pues. Es uno de los temas ue mejor nos per- mitcri asomarnos al universo filosófico de PASCAL. 119. La superación de ambas posiciones será el gran merito filosófico de PASCAL. p. 9. .

pues. la de una metafísica sobria pero no dimisionaria. la del humanismo realista y lleno de tensiones. Significación filosófica de los dos infinitos pascalianos 95 por su talento como por sus ideas. Su incorporación sin reticencias a la historia de la filosofía parece. justificada.~es la de la era del espacio y de la microfísica. la de la religión purificada de sus hipotecas históricas. nos aparece así. . como un contemporáneo nuestro. Su cosmovisiól. más que como un mo- derno.