PERÍODO PERSA

DAVID KLOTZ
Universidad de Nueva York

Los estudiosos dividen el Período Persa en Egipto en dos eras separadas, la Primera
Dominación (Dinastía XXVII, 525-402 a.C.) y la breve Segunda Dominación, que terminó
con la llegada de Alejandro el Grande (Dinastía XXXI, 343-332 a.C.). Para distinguirlas de
otros estadios de la historia irania, esta era también es llamada Aqueménida, nombrada así
por el fundador epónimo de la Dinastía, Aqueménides. En ambos períodos, Egipto fue
gobernado por un sátrapa persa.
Cambises
Heródoto nos brinda el relato más coherente e la invasión persa a Egipto, un tema que
se desarrolló mucho más tarde en el cóptico Romance de Cambises y en el Crónica etíope de
John Nokiou. Cambises supuestamente atacó Egipto por enojo con Amosis, quien insultó a
Cirio al enviar a Nitetis, hija de Apries y no su propia hija, a casarse con el rey persa. Aún su
política externa era una extensión lógica de las campañas de su padre, especialmente desde
que Amosis comprometió a Egipto en una alianza con Lidia, Babilonia y Esparta. Con el
apoyo logístico de los jefes árabes, Cambises lideró su ejército a través del Norte de Sinaí,
desde Gaza hacia Pelusio. Después de una corta batalla, el heredero de Amosis, el joven
Psamético III, y su ejército mercenario se replegaron a Menfis sólo para rendirse después de
un fuerte asedio. Libia y Cirenaica rápidamente hicieron lo mismo y mandaron tributo
preventivo al rey persa.
Cambises humilló a Psamético III delante del ejército en Menfis, y cuando el anterior
rey se rehusó a aceptar la autoridad persa, fue condenado a morir tomando (¿sangre de toro?
Supongo que es un veneno). A pesar de su reino efímero, Psamético III completó un templo
a Osiris en Karnak y fue póstumamente conmemorado por Udjahorresnet en su estatus y fue
más que una figura nebulosa. La campaña egipcia empezó violentamente en el invierno del
526 a.C., y Cambises fue coronado en el verano del 525 a.C. ante el rey anterior.
Cambises luego avanzó con su ejército a Sais, capital de la Dinastía XXVI, donde
exhumó la momia de Amosis y abusó de su cuerpo. El ataque póstumo a Amosis también es
evidenciado por la eliminación sistemática de sus cartuchos, tanto en monumentos privados
como públicos, en todo Egipto y posiblemente atacó específicamente los templos. A pesar de
que Amosis aprobó proyectos de construcción mayores en todo el país, ninguno de sus
monumentos se encuentra en pie hoy en día, sino que sobreviven sólo como bloques
fragmentarios. Sin embargo, la damnatio memoriae no duró mucho, porque la estatua de
Udjahorresnet, hecha bajo Darío I, menciona nuevamente a Amosis, y su hijo Henat sirvió
en el culto real póstumo de Amosis.

destrucción e impiedad que le dio una de las peores reputaciones del mundo antiguo. Frustrado en Nubia. respetando los templos locales y las costumbres religiosas. sumo sacerdote y supervisor de transporte marítimo -no un almirante militar como es dicho. específicamente para “mantener vivo su nombre”. Después de su interludio en Sais. después de sus campañas fallidas. Como miembro prominente de la indígena y culta elite. él era uno de los pocos egipcios capaz de rescatar el templo de Sais de la invasión armada. en una campaña contra Nubia. aparentemente capturó al menos parte de la Baja Nubia. En su discutida estatua en el Vaticano.no hay evidencia de que Udjahorresnet actuara en contra de sus compatriotas egipcios por beneficio propio. A pesar de que la expedición terminó en desastre. que ya habían comenzado a donar grandes asentamientos y templos en los oasis egipcios. tal vez en honor de su rescate al templo de Neith. Cambises se dirigió hacia el sur. Además. De una manera parecida a la que Caracalla tendría siglos después. explicándole la significación teológica de la ciudad y de la diosa local Neith. pero Heródoto usa el verbo neutral polemein para describir la campaña. Fue Udjahorresnet. Muchos de los autores clásicos denuncian que . De todas maneras. contaba con una reputación respetable entre los nativos: recibió una tumba impresionante en Abusir -el trabajo aparentemente comenzó en el año 41/42 de Amosis -a pesar de que puede haber sido enterrado fuera del país. dándole al Gran Rey un título egipcio y persuadiéndolo de prohibir soldados extranjeros en el recinto sagrado. la cerámica del fuerte de la Segunda Catarata en Doginarti. despachando una expedición en contra de los oasis. Cambises retornó a Menfis dejando detrás una estela de rapiña. Udjahorresnet relata cómo intercedió personalmente ante Cambises en su visita a Sais. quien detuvo la inminente destrucción de Sais. sólo para perecer en una inesperada tormenta de arena. antes adscripto al Tardío Período Persa. Libia estaba nominalmente bajo control persa. casi dos siglos más tarde.bajo el reino de Amosis. Sin embargo. Aquí. la instalación de destacamentos persas en Elefantina y Asuán refleja el continuo compromiso con las fronteras sur de Egipto durante este período. fue recientemente datado en las Dinastías XXV y XXVI y ya no confirma la dominación Aqueménida al sur de Elefantina. Llamar a Udjahorresnet “colaborador” podría ser injusto. Fuera de reconocer a Cambises como el nuevo rey legítimo -de la misma manera que los egipcios aceptaron al usurpador Amosis unas décadas antes. un sacerdote de Sais restauró una de sus estatuas en el templo de Ptah en Menfis. Kahn recientemente asumió que Cambises marchó todo el camino a pie. Cambises parecía haber entrado a Egipto con buenas intenciones. y el desierto oeste alcanzó un importante desenvolvimiento bajo Darío I y sus sucesores. aparentemente vía las rutas del desierto que vinculaban Tebas con Jariyá. y monumentos oficiales aqueménidas ubican a Kush en su lista de súbditos a partir de Darío I. mientras simultáneamente enviaban diplomáticos a la naciente colonia helenística de Cirene en el norte de Libia. incluso proclama que inició a Cambises en los servicios del templo local. Cambises retornó al norte. Al contrario. Remarcablemente. Cambises mantuvo los policías extranjeros de la precedente Dinastía saíta.

el primer sátrapa egipcio. pero los registros existentes no desaprueban enteramente las acusaciones de Heródoto. circunnavegando la Península Arábiga. que se encuentra entre los reinos más beneficientes de Amosis y Darío I. . Hay varios puntos de evidencia del breve reino de un egipcio llamado Petubastis IV (previamente llamado Petubastis III) durante este período. para terminar en Persia. eso no quita que no hubiera podido matar a otro en un rapto de furia. Además. incluida una en Egipto. Darío asumió el trono. Después de que estuvo completo. y se supone que codificó las leyes de Egipto. Al regresar a Menfis. Darío lo hizo ejecutar por introducir su propio sistema monetario. Darío I Cambises dejó Egipto en 522 a. sino que recurrieron a tópicos literarios para enmarcar sus eventos recientes con su mitológica cosmovisión. Ariandes. A pesar de que Cambises haya querido sólo darle un empujón a la economía egipcia. Un decreto de Cambises está preservado en un papiro demótico. Darío efectivamente tomó un activo interés en la administración del país. Su logro más notable fue la excavación de un sistema de canales en Suez. la evidencia documentaria indica que él redujo significativamente los recursos fiscales para la mayoría de los templos en Egipto. De acuerdo con las versiones egipcias. Inscripciones templarias recientemente descubiertas en Amheida (Oasis de Dakhla) reveló la extensión de su rebelión. Su hermano Bardija/Esmerdis -o el impostor Gaumata. Las narraciones de Cambises recuerdan a las leyendas que rodean a Seth. y se reporta que asesinó al carnero sagrado. tal vez haya tratado de separarse del imperio. supuestamente en colaboración con los (¿Sabaeans?) de la Arabia sur. una proeza conmemorada por varias estelas enormes inscriptas tanto en jeroglíficos como en cuneiforme. reorganizó el imperio y pasó mucho tiempo apagando revueltas regionales. Dillery argumenta que los informantes nativos de Heródoto no narraron objetivamente su historia. Darío lo consultó con oficiales egipcios en su palacio de Susa y les ordenó excavar un canal en la región el Lago Amargo. Incluso si Cambises aceptó un enterramiento oficial de Apis en su reino.lo sucedió brevemente hasta que Darío dirigió un golpe de estado y lo asesinó el mismo año. y murió en camino a Persia. Los estudiosos debaten frecuentemente la fragmentaria evidencia del Serapeo. el clérigo recuerda esa época como un terrible hiato en las donaciones del templo. aunque la cronología aún no es certera. exceptuando Menfis. el dios del caos. donde limita los recursos a todos los templos en Egipto. el irritable Cambises no soportaba ver las celebraciones del coronado Apis. y los daños cuidadosos a los cartuchos de Amosis a través de Egipto sugieren que los ataques estaban primariamente dirigidos contra sus estructuras.C. Heliópolis y Wenkhem. numerosos barcos de cargo se lanzaron a navegar en el Mar Rojo. mientras que una tradición distinta sostiene que los egipcios se sublevaron contra Ariandes y sus políticas opresivas. Tanto como si los cargos de impiedad adjudicados a Cambises son exageraciones o fabricaciones ideológicamente cargadas de propaganda anti-persa. acusado de cometer numerosas impiedades en Egipto durante la Baja Época.Cambises robó objetos preciosos de los templos.

en conexión con trabajadores egipcios. Busiris y Elkab. al igual que naoi en Tuna el-Gebel y un templo inespecífico de Anubis e Isis. bloques de decoración similar. No obstante. en establecer el nombre de cada dios. Darío I. Darío renovó las donaciones de Amosis a los templos. numerosos sellos administrativos de Irán portaban pequeños textos en hieroglífico y numerosas vasijas de pueda que muestran cartuchos egipcios con los nombres de reyes persas. Susa y otros sitios de construcción. probablemente en Cynópolis. Darío I se jactó de reunir un grupo internacional de artistas talentosos para construir sus palacios. En textos dedicatorios de Susa. madera y decoraban las paredes. que fueron reutilizados en el Período Romano para el templo de Thoth en Amheida. escarabeos e incluso un cippus de Horus. y después ordenó a Udjahorresnet restaurar la Casa de la Vida en Sais. Esta ruta marítima era preferible al arduo viaje por tierra.”. Ciro contrató a un reputado doctor egipcio y Udjahorresnet aconsejó a Darío con “Elam. Las estatuas y otros grandes objetos de piedra hicieron un camino similar desde Uadi Hammamat hasta Persia por el Mar Rojo. casi seguramente atribuibles a Darío primero. En el Oasis de Dakhla. Un papiro en demótico del Período Persa proveniente de Saqqara menciona el topónimo twmrk. Como se mencionó arriba. A pesar de que sólo hay evidencia limitada de construcción en el Valle del Nilo. . sus ofrendas y en construir sus festivales”. que tal vez podría ser identificado con la ciudad costera de Tamukkan. Mientras los Babilonios se encargaban de limpiar escombros y hacer bloques. variados objetos votivos de su reino fueron encontrados a través de Egipto. cerca del Golfo Persa. a pesar de que el programa iconográfico cosmopolitano trataba de fusionar tradiciones de todo el Imperio Persa. se volvieron relativamente escasas y de menor calidad. así como los obreros egipcios embarcados hacia Persépolis. sus templos. El estilo egipcio es evidente en la arquitectura y relieves aqueménidas. ganándose así el nombre de Horus de Oro: “amado por todos los dioses y diosas de Egipto”. con relieves fragmentarios de Karnak. al contrario que Cambises. este fenómeno puede resultar de una damnatio memoriae post-persas. Artefactos egipcios fueron descubiertos en Susa y Persépolis. los reclutas egipcios trabajaba con oro. porque el rey “conocía la eficacia del (¿trabajo manual?) en curar la enfermedad. incluyendo amuletos. Trabajadores y artesanos no eran los únicos importados a Persia. incluidas fayenzas y objetos de bronce de Karnak y Dendera. ganándose así una reputación positiva por su tolerancia religiosa. En el Oasis de Kharga. probablemente en la corte real de Susa. Comparado con el Período Saíta. las inscripciones en los templos y también las estelas y estatuas privadas. numerosas tabletas administrativas de Irán hacen un recuento del movimiento de estos trabajadores egipcios. donó recursos significantes a los templos egipcios. Como ya fue mencionado anteriormente. Alto Egipto. es frecuentemente mencionado en las Tablas de Fortificación de Persépolis. Darío I reconstruyó el gran templo de Ibis y el más pequeño santuario de Qasr el-Ghueita. El transporte en masa de artistas talentosos y consejeros a Persia puede haber dejado una “fuga de cerebros” menor en Egipto. Supuestamente también estudió teología egipcia con sacerdotes.

Además de otros problemas. 31 y 34. En Menfis. A pesar de hieroglífico claro diciendo su nombre. y la muerte de Darío I en 486. Egipto vio la posibilidad de rebelarse nuevamente. y los usualmente copiosos registros de los toros Apis en Menfis callaron repentinamente. el primer embalsamamiento ritual para Darío fue celebrado con mucha fanfarria bajo la dirección del General Amosis. pero Darío quería erigir su propia estatua frente al mismo templo. poniendo las escrituras (de nuevo) en sus lugares apropiados”. Una anterior sugerencia para identificar un Apis procedente del reino de Darío II fueron corregidas. Sin embargo. terminando los beneficios garantizados por Darío y reclamando más demandas sobre la población egipcia. No hay evidencia superviviente de construcciones templarias egipcias. no hay razón para creer que el Gran Rey no estuviera al tanto de la excavación en el Canal de Suez o de los proyectos de construcción de varios templos a lo largo de Egipto. quien animó a crear respeto por Apis “en el corazón de todas las personas y todos los extranjeros que estaban en Egipto”. tres toros Apis fueron enterrados en los años reales 4. el nuevo rey Jerjes volvió a ganar el control.C. Envió mensajeros a través del país amonestando a todos los gobernadores locales a llevar tributo a Menfis y oficiar un generoso enterratorio. Los documentos del momento mencionan un rey nativo llamado Psamético IV. Jerjes protestó contra todos los dioses aparte de Ahura Mazda en la llamada “Inscripción Daiva”. incrementando el clero y “reintroduciendo las imágenes sagradas. esta teoría asume que los egipcios ya habían olvidado el nombre del gobernante Aqueménida que invadió tan brutalmente su país sólo treinta años antes de la composición del decreto ptolemaico. multiplicando ofrendas. De acuerdo a la Estela del Sátrapa de Ptolomeo I. Jerjes confiscó tierra del estado en Buto. porque esas empresas deben haber requerido recursos significativos. pero el texto es muy fragmentario. instalando a su hermano Aquemenes como sátrapa. Es incierto si Darío visitó Egipto o si se mantuvo en contacto con el sátrapa y entrevistó a los oficiales egipcios que residían en Susa y Persépolis. Cambises se había burlado de la divina esfinge de Ptah en Menfis. en vez de Darío I o Jerjes. La correspondencia de (¿Los pherendates?) revelan qué tan cuidadosamente manejaba el sátrapa las que parecían preguntas triviales que tenían que ver con reuniones sacerdotales en Elefantina durante su reino. tomó créditos para “cuidar los templos” de Menfis. para volver a comenzar un siglo más tarde en la Dinastía XXIX. y fue debidamente castigada por Horus por su impiedad. Sin embargo. Si las ceremonias de enterramiento habían sido un lujo modesto bajo Cambises. Ptahhotep. Jerjes-Artajerjes II Poco después de la derrota de Persia en Maratón en el 490 a. por lo que es posible que haya disminuido los ingresos de los templos .. algunos estudiosos siguen identificando al rey persa mencionado en la Estela del Sátrapa como (Arta)jerjes III. principalmente para financiar su campaña masiva contra Grecia. Casi al mismo tiempo. el Jefe de trabajo y Tesorería bajo Darío. precisamente durante su reino. Un solo registro póstumo podría aludir a una Madre de Apis enterrada bajo Artajerjes I. mano de obra y organización.

C. Amirteo. En un afilado contraste con Darío I. emergió del Delta oeste y lideró una revuelta en conjunción con Atenas. y el rey nativo Nectanebo II huyó a Etiopía para refugiarse. Jerjes falló en su campaña griega. fue destronado por Neferites I. prosperidad y hegemonía en el Mediterráneo Este. los reyes subsecuentes no se molestaron con beneficios a monumentos egipcios. al menos en los temas administrativos. mayormente famosa por la batalla de las Termópilas (480 a. pero la fase decorativa en el Templo de Ibis.) se preservan los archivos multilingües del sátrapa Arsames. Al final del siglo V.C. ofreciendo un vistazo valioso al interior de la administración egipcia al final de la Dinastía XXVII. comenzando la el Período Dinástico Tardío. no se sustenta en la evidencia epigráfica. destruyendo la flota ateniense y crucificando a Inaro en el proceso. es brevemente mencionado por Manetón y Diodoro Sículo. El segundo período de dominación persa (Dinastía XXXI) Después de casi cincuenta años de independencia. Del renio de Darío II (423-405 a.). Artajerjes I envió repetidas expediciones para recapturar Egipto y eventualmente restauró su poder en el 454 a.C. empleando mercenarios de Creta. Una vez más. una ostraca demótica de Ain Manawir está datada del año real 2 de “Inaro (sin cartucho).. los sacerdotes egipcios de Jnum reportaron haber destruido un templo judío de Yahveh en Elefantina en el 410 a. Amirteo (Amenirdis). con la aprobación del gobernante persa Vidranga. y confirmado por algunos textos documentales.. un jefe étnico libio con un nombre egipcio.C. Para la mayoría de los egipcios.en Egipto. Fue por ende asesinado (464).. Después de este punto. Aunque algunos documentos de Elefantina refieren a Artajerjes en el 460 a. a veces atribuidas a su reino. El único rey de la Dinastía XXVIII.C. De manera notable. hasta que Artajerjes I tomó eventualmente el trono. la revolución completa puede haber llevado años en commpletarse. porque esas formas variaron a lo largo de la historia faraónica. Egipto sucumbió nuevamente a la invasión persa del ejército de Artajerjes III en el 343 a.C. Las diferencias menores en los pronombres de Darío en el templo de Ibis no significan mucho. otra guerra dinástica explotó en Persia. las fuentes históricas tradicionales como biografías o inscripciones reales desaparecen del registro epigráfico. Darío II sí permitió que el clero de Edfu retuviera algo de sus propiedades agrícolas. al igual que la reorganización de la administración sacerdotal en Babilonia pudo haber tenido motivacionales financieras e ideológicas. la vida continúo más o menos de la manera normal. esta vez entre Artajerjes II y su hermano menor Ciro. La segunda .. su hijo siguió su destino en la consiguiente lucha dinástica. Jefe de los Rebeldes” o “Jefe de los Bakaloi (Libios)”. Inaro tomó exitosamente Menfis y controló al menos parte de Egipto por una década completa. un rebelde egipcio del Delta Oeste. Después de unos años. expulsó a los persas de Menfis alrededor del 405 a. Inaro. Alrededor de ese momento.. también llamado Psamético V.C. el fundador de la Dinastía XXIX Mendesiana.

y puede haberse aliado con Nectanebo II después de que huyó al sur. terminando cuando Alejandro el Grande capturó Heliópolis en el 332. precisamente en el siglo sexto tardío. Los primeros ptolemaicos reclamaron repetidamente el haber recuperado estatuas divinas egipcias perdidas en Sirio-Palestina. ciertos textos de la Dinastía XXX refieren a la destrucción de ese templo debido a la invasión de Artajerjes. a pesar de que algunos textos fusionan anacrónicamente a los asirios y a los persas aqueménidas. los egipcios continuaron culpando a Cambises por desfigurar y robar monumentos egipcios como el Coloso de Memnón. los asirios son culpados de robar las imágenes divinas. pero se proporcionan sorpresivos detalles de los descubrimientos en la Estela de (¿Pitón?) de Ptolomeo II. Varios textos bibliográficos fueron datados en este período. salvo las monedas inscriptas con su nombre en demótico. La última opción puede ser la más plausible. hijo y heredero de Nectanebo II. Somtutefnakht de Heracleópolis. un rebelde libio o un jefe etíope. Sus orígenes precisos siguen en la oscuridad. Mientras que los ptolomeos luego enfatizaron las impiedades y los abusos de sus predecesores. porque su nombre resuena en etnónimos regionales. En la literatura demótica del Período Romano. y los estudiosos propusieron alternativamente que podría haber sido un oficial persa. y el sacerdote de Sejmet. Bakhtán (¿Bactriana o Ecbactana?). y otros reyes persas fueron acusados de haber cometido deuda contra los dioses egipcios. y de hecho hay evidencia de aculturación y de contacto internacional en esa era. Un eco puede haber sido encontrado en la Estela de Bentresh. Además. en donde un gobernante de un país distante. el Período Persa no fue sólo represión y explotación. Poco se sabe de su breve reino.las inscripciones sin datar podrían pertenecer a varios períodos posteriores a Darío I. Esta reputación pudo haber tenido algunas bases en la realidad. sino destrucción. y la Estela del Sátrapa le atribuye la restauración de las tierras del Templo en Buto. Estas fuentes normalmente son descartadas como un mero tópico anti-persa o como propaganda ptolemaica. La evidencia arqueológica en algunos casos no es concluyente. supuestamente robadas por los persas. La cronología egipcia para este período es más complicada por rey misterioso Jababash. Por muchos años. y la damnatio memoriae contra los monumentos de Amosis sólo puede ser atribuida a Cambises.dominación persa duró sólo nueve años. Historia social Como el período de gobierno de los hyksos en el Segundo Período Intermedio. las Dominaciones Persas infringieron un trauma perpetuo en la memoria cultural de Egipto. pero con dos excepciones mayores -Tjaihapimu. Artajerjes III no dejó registros históricos en Egipto. se reúsa a retornar la estatua de culto de Chonsu-pA-jr-sxrw a Egipto. de esta manera los oficiales nativos . pero se lo enterró con un toro Apis en Menfis. pero varias evidencias sugieren disrupciones mayores. Los oficiales de la elite egipcia recibieron ropajes y joyas persas y los oficiales indígenas luego usaron la helenizante mitra en sus estatuas del Tardío Período Ptolemaico.

especialmente Atenas. con tupidas y enruladas barbas fueron descubiertas en Egipto. principalmente con la difusión de las teomórficas “vasijas Bes”. La inscripción hieroglífica menciona que Darío comisionó la esfinge “para que su nombre sea conmemorado debajo de Atón. Sebennitos. a pesar de que es incierto si alguna vez estuvo en Egipto. que muestra una amplia difusión de las importaciones del Egeo. culminando con el apoyo ateniense al rebelde Inaro. el incremento de la helenización en el Delta es confirmada en la cultura material. Mientras que la influencia cultural persa puede no haber sido tan grande. y continuando con alianzas militares y políticas durante las Dinastías XXIX-XXX. Por ejemplo. y esto presentó enseñanzas para la Dinastía Ptolemaica subsecuente. la primera moneda en Egipto el (¿Ionian Starter?). Mientras tanto. en Alejandría. Tanis. El sincretismo religiosos es evidente en la estela del Canal de Suez. la mayor parte de las revueltas nativas contra los persas se originaron en el Delta Oeste. mientras ofrecían numerosos beneficios a los templos y ciudades del Bajo Egipto (como por ejemplo Sais. los dignatarios persas compusieron dedicaciones hieroglíficas para las deidades egipcias en el Uadi Hammamat. podemos comparar el obelisco de Domiciano ahora en Benevento. imágenes similares del barbado dios egipcio Bes eran populares a lo largo del Imperio Aqueménida. Atón y Ra-Horakhty podrían solamente simplificar los equivalentes egipcios más cercanos a Ahura Mazda. Buto. este período testimonió la intensificación de las interacciones con los estados griegos. a pesar de ser erigido en Roma. mientras que los soldados y los griegos de estatus bajo. Como un ejemplo similar de un monumento egipcio encargado en el extranjero. Curiosamente. siendo ocupados por soldados ajunos y administrados en un lenguaje nuevo (aramáico). pero Darío I es retratado en poses tradicionales egipcias en Ibis y Ghueita. quienes sin embargo disfrutaban de más . las inscripciones hieroglíficas le dedican el monumento a Ra-Horakhty. Señor de las tierras de Heliópolis y Ra-Horakhty”. En efecto. pero este elemento natural era importante en todos los períodos. De todas maneras. A través del Período Ptolemaico.privilegiados se distinguieron en lo que Pierre Briant denominó la “etno-clase dominante”. Este estilo híbrido es más observable en la estatua de Darío en Susa. Pit-Tum. y aquí fue precisamente donde los primeros Ptolomeos concentraron su administración. cerca del canal del Mar Rojo. Atón. era a veces vinculado a Ahura Mazda. El Período Persa también introdujo en Egipto a la dominación extranjera. Mendes. el dios mencionados en los textos cuneiformes de la estatua. pero por alguna razón se la llevó de nuevo a Persia y se la instaló en el palacio de Darío I en Susa. el dios creador original. los enemigos eran frecuentemente designados como “medos”. Notablemente. e primero mencionada en un texto demótico del reino de Artajerjes I. sugiriendo que estaba originariamente erigida en un templo de Atón en Heliópolis o Pi-Tum. Varias cabezas de estilo real Aqueménida. el fuego (¿provocado?) se volvió más importante en la religión de la Baja Época Egipcia y la magia resultante de las influencias zoroastrianas en este tiempo. Behbeit el-Hagar). pero pocas iranias propiamente dichas. donde el disco solar alado es remplazado en un lado por la figura alada del (¿zoroastrinismo?) en el reverso.

. Finalmente. los asentamientos renovados asentamientos en los Oasis del oeste (hechos posible en parte gracias a la introducción de la tecnología persa de qamat) y frecuentes expediciones en el desierto este y el Mar Rojo. eran misteriosamente llamados “medos” o “persas” en los textos administrativos. dirigidos directamente a las fuertes explotaciones en ambas regiones bajo dominio griego y romano.privilegios que el común de los egipcios.