FACULTAD DE EDUCACIÓN Y CIENCIAS DE LA

COMUNICACIÓN

ESPECIALIDAD DE LENGUA Y LITERATURA

TEMA : Mordeduras de perros, serpientes y arácnidos

CURSO : Primeros Auxilios

DOCENTES : Magaly Judit Collave Salas
Amelia Marina Morillas Bulnes
INTEGRANTES:
 Contreras Narváez, Diana Carolina
 Delgado Chau, Laura Tathiana del Pilar
 Gamboa Miranda, Evelyn Damaris
 Ortiz Estacio, Alex Aldair
 Padilla Colchado, Milagritos Mirella
 Sánchez Dávila, Marjhorye Raquel

AÑO : 3ero

TRUJILLO – PERÚ
2017
MORDEDURAS DE PERROS, SERPIENTES Y ARÁCNIDOS

INTRODUCCIÓN:

Las mordeduras de animales plantean un importante problema de salud
pública para los niños y adultos en todo el mundo. Sus consecuencias para
la salud humana dependerán de la especie animal de que se trate y su
estado de salud, el tamaño y el estado de salud de la víctima de la
mordedura, y la capacidad de acceder a la atención sanitaria adecuada.
Los seres humanos pueden sufrir mordeduras de un gran número de
especies de animales; sin embargo, las más importantes son las causadas
por serpientes, perros, gatos y monos y arácnidos.

I. MORDEDURAS DE PERROS:

El perro puede ser el mejor amigo del hombre, pero esto no impide que millones de
personas sean mordidas por estos animales todos los años. En los Estados Unidos
se estima que alrededor de 4,5 millones de personas son mordidas por perros, con
diversos grados de severidad, todos los años. Los niños, especialmente aquellos
entre 5 y 9 años, son los más afectados. De estas 4,5 millones de mordeduras,
cerca de 900 mil (20%) evolucionan con infección de la herida.

Cuando una persona es mordida por un perro, la primera cosa que viene a la mente
es el riesgo de contaminación por el virus de la rabia. En la actualidad, sin embargo,
la rabia no es la principal complicación de las mordeduras caninas, ya que esta es
una enfermedad relativamente rara hoy en día. Las complicaciones más frecuentes
de mordeduras de perro son la infección bacteriana de la herida o la lesión de la
piel, los músculos, vasos sanguíneos, nervios y de los tendones, sobre todo cuando
la mordedura es causada por perros grandes y con músculos de la mandíbula
fuertes, como Pitbull, Rottweiler, Mastín, Pastor Alemán y Fila brasileño.

La mordedura de perros puede ser más o menos grave dependiendo del tamaño
del perro y de sus intenciones: un perro puede morder por el simple hecho de
sentirse amenazado, por redirigir la mordida ante una situación de estrés o por su
pasado como perro de sparring. Todo va a depender del perro y de la circunstancia.

Por lo general, los perros se ven implicados en más del 80% de las mordeduras
ocasionadas por mamíferos, los gatos un 5-18% y en menor proporción se
reportan por otros animales.

La edad más frecuente en la que se producen este tipo de accidentes está
comprendida entre seis y ocho años, siendo los varones los más afectados. Los
niños son habitualmente más atacados, siendo la cabeza, el cuello y los brazos las
áreas corporales más afectadas. La gran mayoría de las lesiones son causadas por
animales domesticados relacionados con la victima (mascota propia o de alguien
conocido). Aproximadamente el 65% de los accidentes suceden en casa y sólo un
35% en lugares públicos.

La complicación en una mordedura es la infección local de la herida. La
mortalidad por mordeduras de perros es sumamente baja. Otras complicaciones no
infecciosas, pero no por esto menos importantes son fracturas, lesiones funcionales,
estrés psicológico y el desfiguramiento por las heridas en el rostro.

Sea cual sea la razón por la que te ha mordido un perro debes tratar tu herida debido
a que en caso contrario puedes sufrir una infección grave.

1. ¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LAS MORDEDURAS DE PERROS?

Aunque se trate de un perro de tamaño muy pequeño lo cierto es que todos los
perros pueden mordernos en algún momento de la vida. La socialización y la
educación que le proporcionemos durante su vida hará que nuestra mascota
tenga predisposición o no a mostrar esta conducta.

Que un perro haya mordido no significa en lo absoluto que sea malo, esto
puedo suceder por diversas razones que hemos analizado:

 Puede morder a causa de sentirse arrinconado o amenazado.
 Por haber recibido una agresión física.

 Por intentar usar técnicas no adecuadas de educación.

 Puede redirigir su agresividad hacia las personas en el momento en el
que se pelea con otro perro (consecuencias graves del estrés).

 Por dominancia y control de sus “posesiones”.

 A causa de miedo (si nunca ha tratado con personas).

 Cuando son víctimas del sparring.

 Cuando son utilizados en peleas.

 Cuando se juega con ellos de manera inapropiada.

2. ME HA MORDIDO UN PERRO, ¿QUÉ DEBO HACER AHORA?

Si definitivamente y a pesar de tus intentos por evitarlo te ha mordido un perro
deberás seguir los consejos:
a. Para empezar si la mordida es superficial o poco profunda lavarás bien con
agua y jabón la herida. Debes eliminar todos los restos de suciedad que
puedan haber quedado en ella. Si la herida es muy grande o aparatosa, una
vez limpia con agua deberás cubrirla con una gasa estéril para evitar
derramar sangre.
b. Ahora es el momento de acudir al médico. Los perros tienen en su boca una
gran cantidad de bacterias que pueden suponer una infección, el médico te
recetará un tratamiento con antibióticos.
c. Finalmente y si no la has recibido antes, el medico deberá ponerte la vacuna
antirrábica, es muy importante que lo hagas si se trata de un perro sin hogar
y desconoces su estado de salud. Más razón si crees que pueda tener la
rabia.
d. Determina el estado de la vacuna antirrábica del perro, si fuera posible. La
rabia es otra infección posible que puedes obtener incluso de una
mordedura de perro menor. Aquellas personas a quienes las muerde un
perro a menudo conocen al perro que las mordió y pueden verificar si el
perro recibió anteriormente una vacuna contra la rabia, en cuyo caso la rabia
no es una preocupación. Si el estado de vacunación del perro es incierto
(por ejemplo, si el perro era un callejero) debe observarse al perro durante
quince días (si fuera posible) para ver si desarrolla signos de rabia. También
debes buscar asistencia médica profesional si no puedes verificar el estado
de vacunación del perro.

Lo elemental es la vacunación lo más rápido posible para prevenir la rabia, esa
enfermedad que parece olvidada pero que puede desarrollarse con
traumatismos de este tipo. Tenga en cuenta que estamos hablando de la boca
de un animal, una zona plagada de bacterias que pueden pasar directamente a
nuestra sangre en milésimas de segundo.

Cabe diferenciar en este punto dos tipos de lesiones provocadas por mordeduras
de perros: las lesiones por apriete o las lesiones con desgarro (puede ser un mix
de ambas). Los dos tipos de lesiones generan mucho dolor pero las lesiones por
apriete, obviamente, son menos graves y a pesar de ser dolorosas y generar
hematoma, no son nada que no pueda curarse con calmantes. Sin embargo, las
lesiones con desgarro pueden llegar a implicar intervenciones quirúrgicas.

3. INFECCIÓN DE LA MORDEDURA DE PERRO:

La flora bacteriana natural de la boca de los perros tiene más de 60 géneros de
bacterias diferentes, muchas de ellas capaces de causar infecciones en seres
humanos. Solamente a modo de ejemplo, una mordedura de perro puede causar
una infección por los siguientes géneros de bacterias:

 Bacteroides.
 Corynebacterium.
 Clostridium.
 Eikenella.
 Enterobacter.
 Fusobacterium.
 Haemophilus.
 Klebsiella.
 Moraxella.
 Neisseria.
 Pasteurella.
 Porphyromonas.
 Prevotella.
 Proteus.
 Staphylococcus.
 Streptococcus.

Generalmente, una mordedura infectada de perro es causada por más de un
tipo de bacteria. Algunas veces, hasta 5 tipos de bacterias al mismo tiempo.
Las bacterias del género Pasteurella son las que más frecuentemente
causan infección de la herida, siendo responsables o corresponsables de más
del 50% de las infecciones.

Los signos y síntomas de infección de la herida generalmente aparecen
dentro de las primeras 24 horas, pero pueden presentarse a veces en las
primeras 8 horas después de la mordedura. Fiebre, hinchazón, intenso
enrojecimiento, dolor, drenaje de pus, formación de absceso o necrosis de la
piel son los hallazgos clínicos más comunes.

Si no es correctamente tratada, la infección de la mordedura puede causar
complicaciones, tales como osteomielitis (infección ósea), artritis séptica
(infección de la articulación) o tenosinovitis (infección de los tendones). En
los casos más severos, la bacteria puede propagarse por el torrente
sanguíneo, causando septicemia y shock séptico.
4. TRANSMISIÓN DE LA RABIA POR MORDEDURA DE PERRO:

La rabia es una enfermedad de origen viral que tiene una tasa de mortalidad de
casi el 100%. No existe tratamiento eficaz, pero la profilaxis (prevención) es
posible a través de la vacuna o inmunoglobulina.

La rabia se transmite por la saliva del perro. La mordedura es el principal medio
de inoculación de la saliva infectada en el cuerpo humano.

Cualquier persona mordida por un perro debería intentar primero conseguir
obtener su libro de vacunas para saber si el animal está vacunado
correctamente, ya que los perros no son vacunados contra fuentes de
transmisión de rabia. Si el perro está con la vacuna en día, no hace falta
empezar ningún tipo de tratamiento, a menos que el animal pase a presentar
síntomas de rabia pocos días después de la mordedura.

Una infección severa producto de la mordedura de un perro puede causar
alucinaciones, especialmente si el perro tiene rabia. Los signos tempranos de
la rabia pueden ser semejantes a los de un resfrío, incluyendo dolor de cabeza
y fiebre alta. Los espasmos musculares y la aversión al agua que le siguen a la
mordedura pueden ser una indicación de rabia.

Las primeras señales que te indicaran que algo le sucede a tu mascota son:

 Tensión muscular

 Fiebre

 Escalofríos

 Vómitos

 Diarrea

 Malestar general

 Pérdida del apetito
 Hipersensibilidad a la luz

 Episodios de tos

Estos síntomas te harán saber que existe la posibilidad de que tu perro tenga
rabia, por eso, es crucial que asistas a un centro veterinario para que le
realicen las pruebas pertinentes a tu mascota y así determinar si sufre de
rabia o no, debido a que es muy común que estas señales puedan
confundirse con alguna otra enfermedad.

En los perros, el tiempo máximo de la evolución de la enfermedad, desde la
aparición del virus en la saliva hasta su muerte, es solamente de 10 días. Así
que, cuando alguien es mordido por un perro, se indica la observación del
animal durante 10 días. Si el perro no quedarse enfermo en este intervalo, es
porque él no era contaminante en el día de la mordedura, así no hay riesgo
de rabia para el paciente, inclusive si el perro no está con la vacuna en día.

Si el animal es un perro callejero sin dueño, es importante capturarlo para
que pueda ser examinado por un médico veterinario a fin de buscar signos
de virus de la rabia. Si la captura del animal no es posible, debe indicarse el
tratamiento profiláctico (preventivo), suponiendo que está infectado con el
virus de la rabia. Por lo tanto, el tratamiento debe comenzar tan pronto como
sea posible, ya que la profilaxis contra la rabia se considera una emergencia
médica.

5. EL TÉTANO Y LA SEPTICEMIA:

Las infecciones serias y mortales, como el tétanos, se transmiten a través de
las mordeduras de los perros. Los síntomas del tétanos son inflamación y
dolor en el lugar de la herida, dolor de cabeza y severos espasmos musculares.
La mejor protección es aplicarse la vacuna antitetánica cada cinco años. Si hace
más de cinco años que el paciente se la ha puesto, un profesional médico, como
parte del tratamiento de la mordedura, se la aplicará nuevamente.
La septicemia, también conocida como veneno en la sangre, puede resultar de
una mordedura. Los signos abarcan escalofríos, fiebre y agotamiento o
colapso. Debe ser tratada por un profesional calificado, quién recetará un curso
de antibióticos.

6. LLAME A SU MÉDICO EN CUALQUIERA DE ESTAS SITUACIONES:

• Si tiene una mordedura de perro en su mano, pie o cabeza o tiene una
mordedura que es profunda o que se está abriendo.

• Si usted padece de diabetes, enfermedad del hígado o del pulmón, cáncer,
síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) u otra condición que podría
debilitar su capacidad para luchar contra la infección.

• Si tiene cualquier seña de infección tales como enrojecimiento, hinchazón,
calentura, sensibilidad al tacto aumentada, le sale pus de la herida o tiene fiebre.

• Si tiene sangrado que no para después de 15 minutos de aplicar presión, o
piensa que puede tener un hueso roto, daño en los nervios u otra lesión grave.

• Si su última vacuna contra el tétano se la puso hace más de cinco años. Si es
así, usted puede que necesite una vacuna de refuerzo.

• Si usted fue mordido por un animal salvaje o un animal doméstico (por ejemplo
una mascota) que no se sabe si había sido vacunado.

II. MORDEDURAS DE SERPIENTES:

La mordedura de serpiente (ofidismo) constituye un problema de salud desde la
antigüedad. En el Perú el Ofidismo constituye la primera causa de envenenamientos
fatales producidos por animales ponzoñosos cada año.

El accidente ofídico se define como una lesión cutánea causada por la mordedura
de serpiente, seguida de la inoculación de substancias tóxicas (veneno) que
lesionan los tejidos, condicionando alteraciones fisiopatológicas de gravedad
variable.
La distribución de los sitios anatómicos de las mordeduras de serpientes fue la
siguiente:

72% en pies y tobillos.
14% en muslos.
13% en manos.
1% en la cabeza.

1. Identificación de serpientes venenosas:

Las mordeduras de serpientes pueden ser mortales si no se tratan de manera
rápida. Debido al tamaño pequeño de sus cuerpos, los niños tienen el mayor
riesgo de muerte o de complicaciones graves a causa de dichas mordeduras.

El antídoto correcto puede salvar la vida de una persona. Es muy importante ir
a la sala de emergencias lo más pronto posible. Si se tratan en forma apropiada,
muchas mordeduras de serpientes no tendrán efectos graves.

2. Cómo evitar una mordedura de serpiente:
 Utilizar ropa y protección adecuada como calzado alto (botas), camisa de
manga larga, pantalones largos, gruesos y holgados para todas las labores
de riesgo, los cuales deben ser sacudidos y revisados antes de utilizarse.
 Siempre revisar maletas, morrales o elementos de trabajo que hayan
quedado abiertos en sitios de riesgo.
 Realizar control de malezas y evitar acumulación de residuos, basuras y
sobras de alimentos, piedras o madera en los alrededores de la vivienda, ya
que esto atrae animales pequeños que sirven de alimento como roedores,
insectos, etc.
 Nunca introducir las manos en huecos, nidos, orificios, etc.; cuando sea
necesario, introducir primero un palo o una rama.
 Tener especial cuidado al encontrarse en los márgenes de ríos, arroyos,
lagunas, etc.; con el propósito de desarrollar tareas recreativas (natación,
pesca, caza, etc.) o laborales.
 De ser posible, emplear un bastón en terrenos sospechosos de presencia de
ofidios y observar el suelo cuando se camina; tener especial cuidado al
sentarse y en las caminatas nocturnas.
 Una buena medida práctica consiste en transitar en compañía de perros,
quienes habitualmente rastrean la pista de serpientes y tienden a atacarlas.
 Tener precaución al atravesar pajonales, montes, sendas poca transitadas,
campos de cultivos, etc.

3. Síntomas: Los síntomas dependen del tipo de serpiente, pero pueden abarcar:

 Sangrado de la herida

 Visión borrosa
 Ardor en la piel

 Convulsiones

 Diarrea
 Mareos
 Sudoración excesiva
 Desmayo
 Marcas de colmillos en la piel

 Fiebre
 Aumento de la sed
 Pérdida de la coordinación muscular
 Náuseas y vómitos
 Entumecimiento y hormigueo
 Pulso rápido
 Muerte tisular

 Pigmentación de la piel

 Hinchazón en el lugar de la mordedura
4. Qué hacer ante un caso de mordedura de serpiente:
o Aléjese de inmediato de la serpiente.
o Trate de identificar la serpiente responsable del accidente (color, forma,
tamaño, alguna característica que te resulte llamativa).
o Tenga en cuenta la hora exacta del accidente.
o Mantenga en reposo y tranquilidad a la persona mordida y adminístrele
abundante líquido (agua o té).
o Inmovilice al paciente y retire anillos, reloj y pulseras.
o Lave suavemente el sitio de la mordedura con agua y jabón.
o Eleve la zona del cuerpo donde se produjo la mordedura y mantenga inmóvil,
para evitar una propagación más rápida del veneno.
o Evite que el paciente camine o realice movimientos bruscos, cuando sea
necesario, improvise una camilla o medio similar para transportar al paciente.
o Transporte inmediatamente al paciente al hospital más próximo.
o No se debe perder tiempo en espera de síntomas. En estos accidentados el
tiempo es oro.
o No realice masajes en la zona afectada ni torniquetes en el miembro
afectado.
o Evite realizar maniobras como incisiones sobre la herida o succión de ésta,
ya que ninguno de estos métodos logra disminuir la cantidad de veneno
absorbido y constituyen un mecanismo de infección secundaria.

5. Qué no hacer:
 Colocar o utilizar hielo, compresas, cauterización, choques eléctricos,
remedios caseros, químicos, emplastos o pomadas en el sitio del accidente,
esto puede favorecer gangrena en los tejidos, agravando el cuadro clínico y
conservando el veneno.
 Recurrir a brujos, hierbateros, rezanderos, suministrar bebedizos o similares.
 Dar alcohol (etanol) o bebidas que lo contengan, porque puede confundir al
médico al momento de la consulta.
 Suministrar ningún tipo de medicamento ni tomado ni inyectado.
6. Recomendaciones:
 En caso de encontrarse con una serpiente, mantenga una distancia prudente
mayor a dos metros. Si el animal está en movimiento deténgase hasta que
se haya ido.
 El uso de suero antiofídico en estos pacientes y su empleo lo determina el
médico, que es el único profesional capacitado para administrar este
tratamiento.
 Este es un medicamento esencial y está incluido en el Plan Obligatorio de
Salud, por tanto es obligación de toda IPS contar con el suero para el manejo
del caso.
 Los centros reguladores de emergencias departamentales pueden apoyar en
la consecución de suero antiofídico en caso de que éste no sea suficiente o
no esté disponible de forma inmediata en la institución que atiende el caso.
 Tenga en cuenta que la aplicación de suero antiofídico es la única medida
que salva la vida o disminuye las complicaciones. Este tratamiento sólo
puede ser administrado por un médico, en un centro de atención médica, por
lo tanto se debe concentrar el esfuerzo en el traslado inmediato del paciente,
una vez producido el accidente.

III. MORDEDURAS DE ARÁCNIDOS:

ARAÑAS

Existen diferentes tipos de picaduras de arañas, pero a continuación veremos
las que son más comunes:

1. LATRODECTUS (“viuda negra”):

La viuda negra (Lacrodectus mactans) es de color negro brillante con una
marca en forma de reloj de arena roja en la parte ventral del abdomen. El
veneno de la viuda negra contiene a-latrotoxina, una neurotoxina potente.

Las mordeduras de la viuda negra con frecuencia son indoloras, pero al cabo
de entre 20 minutos y varias horas pueden aparecer dolor localizado,
calambres y fascicula-ciones. El cuadro progresa con frecuencia hacia el
dolor y la rigidez del abdomen, los hombros y la espalda. También se pueden
observar signos dependientes del sistema nervioso autónomo como
náuseas, vómitos, fiebre, inestabilidad, hipertensión y sialorrea.

Es un síndrome neurotóxico, potencialmente letal, producido por la
inoculación de veneno de arañas del género Latrodectus.

1.1. Acción del veneno:

El veneno tiene acción neurotóxica.

El componente tóxico, para el ser humano, es una neurotoxina que puede
unirse a tejidos de mamíferos, denominada alfa-latrotoxina, la cual produce
poros en las superficies de las neuronas presinápticas (donde hay proteínas
por las cuales la alfa-latrotoxina posee alta afinidad) causando la liberación
desordenada de neurotransmisores, que pueden generar un cuadro de
neurotoxicidad grave.

El paciente siente dolor agudo, opresión precordial (“se le cierra el pecho”),
taquicardia, dificultad respiratoria y puede sentir “sensación de muerte
inminente”. En estos casos puede presentarse el “pavor mortis”. Puede haber
alteraciones electrocardiográficas, hipertensión y edema de pulmón. Este
último y las alteraciones cardiovasculares pueden provocar la muerte del
paciente.

El envenenamiento por esta araña es especialmente grave en niños,
ancianos y en pacientes con patología cardiovascular pre-existente.

1.2. Cuadro clínico:

Se trata de un síndrome neurotóxico cuyo cuadro clínico puede mostrar dos
tipos de manifestaciones:

 Locales: Es habitual la presencia de dolor punzante en el sitio de la
picadura, que aumenta de intensidad y puede irradiarse o
generalizarse y tornarse muy intenso. También pueden observarse
una pápula eritematosa, leve edema, y piloerección, acompañados de
hiperestesia local y contracturas musculares localizadas en el área de
la picadura con tendencia a la generalización.
 Generales: El cuadro sistémico se caracteriza por un síndrome de
alarma que se traduce por opresión precordial, alteraciones del ECG,
con taquicardia inicial e hipertensión seguidas de bradicardia, vómitos,
hiperestesia generalizada, sudoración, sialorrea, midriasis con leve
edema palpebral bilateral, hipersecreción nasal, bronquial y
piloerección. Toda la sintomatología mencionada es de aparición
rápida después de la picadura y evoluciona en forma de crisis, luego
de las cuales el paciente queda con gran astenia y depresión psíquica.
Frecuentemente se presenta un cuadro de excitación y ansiedad
pseudopsicótico (siempre con lucidez), con contracturas musculares
dolorosas generalizadas y periódicas que, localizadas en abdomen,
simulan un abdomen agudo. Suele asociarse paresia vesical e
intestinal y en menor frecuencia priapismo, eyaculación, enuresis y
oliguria. El óbito se produce en general por falla hemodinámica y
edema agudo de pulmón.
En algunos casos se presenta trismus, lo que junto con la rubicundez
facial, sudoración y blefaritis, constituyen la llamada “facies
latrodectísmica”.

1.3. Clasificación del cuadro clínico:
 Leve: Dolor en el sitio de la lesión, piloerección y eritema localizado,
sudoración, mialgias y en ocasiones mareos.
 Moderado: A la sintomatología presente en los cuadros leves se
suman, entre otros, espasmos y contracturas musculares intensas,
calambres abdominales, taqui o bradicardia, alteraciones de la presión
arterial, priapismo, etc.
 Grave: Se acentúan las manifestaciones clínicas y se agregan
midriasis o miosis, confusión, alucinaciones, retención urinaria,
broncoconstricción grave, espasticidad muscular generalizada,
abdomen “en tabla”, hipertensión grave, arritmias, fallo cardíaco con
edema agudo de pulmón, que puede conducir a la muerte.

1.4. Tratamiento y Medidas Generales:

Debido a la acción neurotóxica y al eventual compromiso cardiovascular es
necesario realizar monitoreo cardiológico continuo hasta la remisión de la
sintomatología. Los casos graves deberán ser trasladados, en lo posible, a
unidades de terapia intensiva.

 Realizar antisepsia local.
 Utilizar analgésicos si fuese necesario.
 Se ha propuesto el uso de gluconato de calcio 10% EV o Diazepam
EV para el manejo de la sintomatología neuromuscular, en el caso de
no disponer en forma rápida del antiveneno específico.
 La administración del antiveneno revierte el cuadro clínico
generalmente de manera muy rápida.
 Evaluar la necesidad de profilaxis antitetánica.

2. LOXOSCELES (“araña de los rincones, araña marrón”):

Envenenamiento potencialmente grave y letal, que se produce por la
inoculación del veneno de arañas del Género Loxosceles, siendo la especie
L. laeta la mencionada en Argentina como responsable de los accidentes
("araña de los rincones, araña marrón"). Es habitual que la picadura pase
desapercibida y la mayoría de los sujetos picados concurren alrededor de las
24 horas posteriores al accidente. Esta demora en la consulta médica dificulta
el diagnóstico preciso. Además es poco frecuente que el arácnido agresor
sea remitido al centro asistencial. Producen un síndrome dermonecrótico
(Loxoscelismo cutáneo-necrótico) y/o hemolítico (Loxoscelismo cutáneo-
visceral o sistémico).
2.1. Acción del veneno:

El veneno tiene acción dermonecrótica y/o hemolítica. El principal
componente tóxico del veneno para el ser humano es una esfingomielinasa-
D, llamada de diferentes formas según quienes la han aislado en las distintas
especies de Loxosceles, si bien el nombre que más la representa sería
“necrotoxina”. Ésta produce extensas lesiones locales en las cuales se
observan áreas isquémicas, cianóticas y/o hemorrágicas, que forman la
llamada placa marmórea. Con el transcurso de los días se produce una costra
necrótica que puede desprenderse en 7 a 15 días y deja una úlcera de lenta
cicatrización.

En ocasiones la pérdida de tejidos puede ser muy extensa y requerir
reconstrucción quirúrgica. Los cuadros cutáneo-viscerales son graves y
causan una mortalidad importante. En estos casos se produce una hemólisis
intravascular mediada por complemento (la esfingomielinasa sensibilizaría a
los eritrocitos a la acción del complemento) que puede llevar a una
insuficiencia renal aguda. También suele observarse coagulación
intravascular diseminada y vasculitis.

La principal especie que se ha comunicado como la responsable de
accidentes en humanos en Argentina, Chile y Perú es Loxosceles laeta, la
cual produciría mas frecuentemente formas clínicas de loxoscelismo
sistémico (cutáneo visceral) que otras especies encontradas en otras
latitudes.

La aparición de cuadros hemolíticos y la liberación de mediadores del
proceso inflamatorio se han asociado a la deficiencia de la enzima glucosa-
6-fosfato deshidrogenasa, si bien no es claro el motivo por el cual algunas
personas sólo desarrollan cuadros cutáneos, mientras que otras manifiestan
un cuadro de envenenamiento sistémico.
2.2. Cuadro Clínico:

El período de latencia entre la picadura y la aparición de los signos clínicos
puede variar entre minutos y pocas horas, en la forma cutánea, y hasta 12 a
48 horas en la forma sistémica.

 Loxoscelismo cutáneo o cutáneo-necrótico:
La picadura generalmente ocurre cuando la araña se siente agredida,
al ser comprimida contra la superficie corporal, por lo cual las lesiones
suelen observarse en la cara interna de los miembros, en región
glútea, tronco, etc. En el momento de la picadura se produce una
sensación punzante, que muchas veces pasa desapercibida, luego de
la cual aparece dolor urente o quemante acompañado de edema local.
En el sitio de la picadura se forma una pápula, que puede evolucionar
a una placa eritematosa o adoptar las características de placa
“livedoide” o marmórea (llamada así porque presenta áreas
equimóticas que alternan con áreas pálidas isquémicas), rodeada de
un halo claro, la cual queda bien delimitada en las primeras 24 a 48
horas.

 Loxoscelismo sistémico, cutáneo visceral o cutáneo-víscero-
hemolítico:
Este cuadro siempre es considerado grave. Suele desencadenarse
entre 6 y 24 horas posteriores a la picadura, y más raramente hasta
48 horas después. Al cuadro local se le agregan manifestaciones
sistémicas que son consecuencia de la hemólisis intravascular:
anemia hemolítica, escalofríos, hipertermia, hematuria,
hemoglobinuria, ictericia, coagulación intravascular diseminada (CID),
insuficiencia renal aguda (IRA) y muerte.
La plaquetopenia constituye el primer indicio de progresión a la CID.
La IRA puede deberse a la disminución de la perfusión renal, a la
precipitación de hemoglobina en túbulos renales, a la coagulación
intravascular diseminada o al conjunto de estos eventos.

2.3. Diagnóstico:

En la mayoría de los casos, el diagnóstico debe basarse en el cuadro clínico,
asociado al laboratorio compatible, debido a que el antecedente de la
picadura habitualmente pasa desapercibido. El examen clínico debe ir
acompañado de una anamnesis detallada, con las características
epidemiológicas del accidente y la cronología de los signos y síntomas.

2.4. Tratamiento y Medidas Generales:
 Retirar todos los elementos que puedan comprimir y agravar el edema
en la zona afectada, como por ejemplo: anillos, pulseras, cadenas,
tobilleras, calzado, etc.
 En las lesiones localizadas en los miembros mantener posición de
Trendelemburg.
 Realizar antisepsia local.
 Evaluar la necesidad de profilaxis antitetánica.
 Utilizar analgésicos si fuese necesario.
 No existen criterios unánimes respecto a los mejores esquemas
terapéuticos para tratar los cuadros de loxoscelismo. El uso de
corticoides es controvertido, pero puede ser de utilidad en las primeras
horas especialmente para disminuir el componente inflamatorio.
 Uso de antibióticos en los cuadros con sobreinfección bacteriana.
 En los pacientes con cuadros sistémicos vigilar la mecánica
respiratoria, el estado hemodinámico, el equilibrio hidroelectrolítico y
la función renal. Se implementarán, además, las medidas terapéuticas
de sostén que se requieran de acuerdo a la gravedad.
3. PHONEUTRIA (“araña del banano”, “armadeira”):

Envenenamiento de cuadro clínico agudo, potencialmente grave, producido
por la inoculación de veneno de araña del Género Phoneutria.

3.1. Acción del veneno:

En la mayoría de los casos la signología se produce solo a nivel local, aunque
pueden observarse cuadros sistémicos. En estudios experimentales se
observa que el veneno activa y retrasa la inactivación de canales de sodio
neuronales. Esto causa la despolarización de fibras musculares y de
terminaciones sensitivas y motoras del sistema nervioso autónomo,
favoreciendo la liberación de neurotransmisores. En el veneno también se
aislaron péptidos que actúan sobre la musculatura vascular, aumentando la
permeabilidad o favoreciendo la contracción por mecanismos que no
involucran a los canales de sodio. Estas acciones estarían estrechamente
relacionadas con el dolor, las alteraciones sistémicas, el priapismo, la
hipotensión, el edema pulmonar y otros signos que se observan en estos
envenenamientos.

3.2. Cuadro clínico:
 Manifestaciones locales: Las picaduras ocurren, preferentemente,
en manos y pies. De inmediato se produce un dolor punzante intenso,
por acción traumática de los grandes quelíceros y la acción directa del
veneno, que puede irradiarse con características de parestesias a todo
el miembro afectado. Las marcas en el sitio de la punción son visibles,
y próximo a éste pueden observarse edema, sudoración, hiperemia y
fasciculaciones musculares.
 Manifestaciones generales: El cuadro local puede acompañarse,
cuando hay compromiso sistémico, de taquicardia, hipertensión
arterial, sudoración profusa, excitación psicomotriz, visión borrosa,
vómitos, sialorrea, diarrea y en los casos más severos, hipertonía
muscular, hipotensión arterial, shock y edema agudo de pulmón.
Pueden observarse crisis convulsivas con opistótonos. Estas crisis
pueden desencadenarse por el roce superficial de la piel. El cuadro
puede durar varias horas, hasta 24 horas, y podría ocasionar la muerte
especialmente en niños pequeños. En los adultos habitualmente sólo
se produce dolor y edema local.

3.3. Clasificación del cuadro clínico:
 Leve: cuadro clínico local, eventualmente taquicardia y agitación
secundarios al intenso dolor. Pueden también ser observados eritema
y sudoración localizada.
 Moderado: manifestaciones locales y sistémicas como taquicardia,
hipertensión arterial, sudoración profusa, agitación psicomotriz, visión
borrosa, vómitos, dolor abdominal, priapismo, sialorrea discreta.
 Grave: raro en adultos, frecuente en niños. A las manifestaciones
anteriormente mencionadas se agregan vómitos frecuentes,
bradicardia, hipotensión arterial, insuficiencia cardiaca, arritmias,
edema agudo de pulmón, shock, convulsiones, depresión neurológica
y coma.
3.4. Tratamiento y Medidas Generales:
 Se recomienda la observación de los pacientes durante un lapso
no menor a 6 horas desde la picadura, para evaluar el eventual
compromiso sistémico que puede ocasionar este envenenamiento,
especialmente en los niños pequeños. Los casos moderados
deberán internarse en sala general y los graves deberán ser
trasladados, en lo posible, a unidades de terapia intensiva.
 Realizar antisepsia local.
 Para aliviar el dolor se pueden utilizar compresas o inmersión en
agua tibia. Puede realizarse infiltración local o bloqueo con
anestésicos sin vasoconstrictor (lidocaína, bupivacaína). En caso
de dolor recurrente puede repetirse la aplicación tras 30 - 40
minutos.
 En casos de dolor persistente, pueden también administrarse
analgésicos por vía parenteral. El cuadro doloroso generalmente
dura alrededor de 3 a 4 horas y tras este periodo se reduce en
intensidad y la mayoría de los pacientes necesita apenas una
aplicación de anestésicos locales.
 Evaluar la necesidad de profilaxis antitetánica.

ESCORPIONES

1. Concepto:

Muchos son los individuos que suelen confundir al escorpión con el alacrán,
y aunque es cierto que si los observamos es muy probable que no podamos
distinguirlos, existe un aspecto que marca la diferencia: su picadura.

La picadura de escorpión es mucho más dolorosa, y en ocasiones, venenosa,
que la de un alacrán; pero antes de ahondar en dicho tema es necesario que
detallemos qué es un escorpión. Decimos que es un arácnido muy frecuente
cuyas lesiones por picaduras pueden ser mortales aunque, con el correr de
los años, se han desarrollado antídotos y métodos curativos para poder
contrarrestar su veneno.

2. Síntomas:

Síntomas leves:

 inflamación local
 sensación de quemazón muy dolorosa
 extravasación de sangre en los tejidos afectados por dicho veneno.

Pueden producirse reacciones severas si somos alérgicos, en esos casos
a los síntomas detallados anteriormente se les agregan:

 Laxitud
 sudoración
 vómitos
 dolores articulares
 dificultad respiratoria
 contracturas musculares
 aceleración del ritmo cardíaco
 crisis de elevación brusca de la tensión arterial.

Los síntomas de las picaduras de escorpión pueden variar también según
la especie que nos haya picado, por ejemplo, el veneno del escorpión
doméstico tiene un efecto similar al de una abeja y es probable que
suframos edemas y linfangitis, en personas alérgicas puede producir
anafilaxia.

El veneno del escorpión campestre es muy diferente, es de carácter
neurotóxico lo que implica que provoca un dolor muy intenso en el lugar
de la picadura que se irradia por toda la extremidad; cuando sufrimos una
picadura de escorpión es muy probable que nos pongamos irritables e
inquietos, los movimientos en las extremidades y en la cabeza son
comunes, como también los son los movimientos oculares anormales;
cuando la situación es grave, lo más probables es que se observe
debilidad y parálisis respiratoria franca.

3. Tratamientos:

Los tratamientos para picaduras de escorpión no son convencionales o
los que solemos aplicar cuando nos pica una araña.

 Aplicar hielo
 En lo posible también se debe capturar al animal, porque viendo al
animal se puede hacer el diagnóstico que confirma que es un alacrán
tóxico.
 No hagas torniquetes, ni cortes en la zona.
 No succiones con la boca.
 Consultar al médico o establecimiento de salud más cercano.
4. Cómo Prevenirlo:

Es fundamental en primer lugar mantener el ámbito peri domiciliario
cuidadosamente aseado. La higiene y la limpieza del hogar son
fundamentales. El principal motivo es que en lugares con mayor cantidad
de basura o de acumulación de escombros, leña y hojarasca crecen
cucarachas y arañas que sirven de alimento para los alacranes, viven de
ellos. Al limpiar estos lugares es importante proteger las manos y los pies.

Debido a que se refugian en diferentes ambientes, los alacranes pueden
encontrarse tanto en áreas rurales como urbanas, pero en zonas con aves
de corral (patos, gansos y gallinas) no abundan porque son sus
predadores.