Herpes

El herpes es una infección producida por el virus del herpes simple (VHS), el cual tiene la
capacidad de quedarse de forma latente en el organismo durante años. Tras una primera
infección, el virus permanece de forma inactiva en el cuerpo humano, y vuelve a
multiplicarse, pudiendo reaparecer de forma espontánea y causar enfermedad en
determinadas situaciones o por determinados factores desencadenantes: otras
infecciones, menstruación, estrés, cambios de temperatura, rayos ultravioleta o
traumatismos. Se estima que el VHS puede afectar a más de un tercio de la población en
algún momento de su vida.
Síntomas del herpes
Gingivostomatitis
Infecciones de la piel
Infecciones del ojo
Herpes genital
Infección del sistema nervioso
Infección en el neonato
Tratamiento del herpes
Existe un medicamento muy eficaz para el tratamiento de la infección causada por el herpes,
que es el aciclovir. Todas las formas clínicas se tratan igual, lo único que cambia es la forma
de administración del medicamento y la duración del tratamiento. Los fármacos de segunda
elección, en caso de no poder administrarse el aciclovir, son famciclovir o ganciclovir, que
pertenecen al mismo grupo de fármacos.
Las lesiones bucales causadas por el VHS son tratadas también con aciclovir, por vía tópica
durante 5-7 días en las lesiones leves, o por vía intravenosa en personas cuyo sistema inmune
esté deprimido (afectados por SIDA…). Cuando las lesiones labiales son muy extensas o sus
recurrencias son muy frecuentes, se puede utilizar el aciclovir o similares (famciclovir,
valaciclovir) por vía oral durante una semana. O incluso ciclos más largos con valaciclovir
para disminuir el número de recurrencias y su extensión.