EL PODER JUDICIAL PERUANO EN LA HISTORIA

Fernando de Trazegnies 1

Importancia de la Historia

Cuando queremos apreciar algo en todas sus dimensiones decimos que debemos verlo
“en perspectiva”. Y creo que una de las perspectivas más importantes para conocer la
realidad actual es, aun cuando parezca paradójico, la aproximación a ella desde el punto
de vista histórico.

Porque la historia nos devuelve la diacronía, en su doble perspectiva de “otredad”, de
alteridad para decirlo más castizamente, y de evolución.

Frente a una visión sincrónica que sólo sitúa a la realidad dentro de la inmediatez del
presente, la diacronía la contrasta con otros tiempos. La palabra diacronía procede de
dos vocablos griegos: dia, que significa dos; y cronos, que significa tiempo. Por
consiguiente, literalmente diacronía significa la interrelación de dos tiempos: el actual y
el pasado. Pero el pasado no está constituido por un solo tiempo sino que se subdivide
en un sinnúmero de tiempos, podríamos decir en una infinita serie de tiempos, que
interactúan en forma compleja y cuyas repercusiones llegan al presente por distintos
caminos y en distintos momentos de ese presente también complejo. Por consiguiente,
hablar de un enfoque diacrónico no significa simplificar las cosas a un nivel elemental y
comparar un presente abstracto con un pasado abstracto, sino examinar el enrevesado
tejido de relaciones entre los diferentes momentos del presente y los diferentes
momentos del pasado.

Por otra parte, así como la Historia nos muestra que somos distintos a nuestro pasado -y
esto es bueno, según se ha visto, para darnos la libertad de innovar- también la Historia
nos enseña que ser distintos no significa ser independientes: somos consecuencia de un
pasado, donde existieron circunstancias particulares y se tomaron decisiones que
condicionan nuestra existencia actual. No nos suprimen nuestra libertad creadora, pero
nos configuran el campo de juego en el cual nos toca jugar nuestro propio partido.

Hoy hablamos mucho del Poder Judicial. Hay una gran preocupación sobre el tema. Y
no es para menos porque la institución judicial es indispensable para tener un país con
relaciones justas. Los códigos pueden ser espléndidos, las investigaciones académicas
sobre temas jurídicos pueden ser excelentes, pero si no hay quien haga cumplir esas
reglas y esos principios, todo ello no tiene ningún valor. De ahí que el desmoronamiento
del Poder Judicial equivale a un desmoronamiento social que puede concluir en el
desprestigio del Derecho como institución valedera. Ya decía a mediados del siglo XIX
José Silva Santisteban que “Puede una legislación ser tan rica y completa como fuera
dable; no estando acompañada de una buena administración de justicia, será una bella
utopía y nada más”. 2 Creo que hoy en día, con las experiencias que hemos vivido desde
entonces, podemos enunciar un juicio aún más duro. La inseguridad que resulta de una
justicia inefectiva lleva, de un lado, al resentimiento y al impulso violentista de los más
pobres y marginados, quienes no encuentran camino legal para hacer valer sus derechos;

1
Pontificia Universidad Católica del Perú, Instituto Peruano de Historia del Derecho.
2
Silva Santisteban, José. Curso de Derecho Constitucional. 3ª. ed. París, Librería de A. Bouret é hijo,
1874, p. 107.

nos encontramos que el Poder Judicial peruano es una de las instituciones más desprestigiadas de nuestra organización social. hay una patente falta de formación jurídica: generalmente. Pero sucede que lo que ocurre en nuestro medio no se deriva de esa naturaleza incierta y controvertible del Derecho sino de factores externos que distorsionan el razonamiento del Juez. Ciertamente. Por una parte. claro está. ciertos abogados que han logrado hacerse de una fama dudosa de manejar poderosamente el azote del Derecho. las hermosas teorías de codificadores y juristas pierden toda su eficacia si simplemente los jueces no las entienden o las entienden al revés. al mirar en derredor. compitiendo con el Congreso. la consciencia de la necesidad de tener un Poder Judicial independiente y eficiente fue una idea rectora. Los juicios se resuelven sobre la base de una multiplicidad de criterios no jurídicos – aunque revestidos de un ampuloso lenguaje presuntamente técnico.tiene también funciones políticas y muchas veces hace de lo que ahora llamaríamos Poder Ejecutivo. por tanto. Baste señalar. Asimismo. En Francia. la crisis del Poder Judicial es la puerta abierta del caos. a modo de ejemplo. a la ausencia de inversión por nacionales y extranjeros que poseen capitales. que no existe en ella una separación tajante de poderes por cuanto la Audiencia –que equivaldría a la Corte Suprema actual. el que no es corrupto es pusilánime. En otras palabras. luego de escuchados los argumentos y verificadas las pruebas de las partes. De otro lado. Lamentablemente. dado que la justicia virreinal. cualquiera que fuera su clase o condición social. la historia del Poder Judicial peruano. Y. amedrentan a los magistrados amenazándoles con iniciarles procesos por prevaricato u otras razones intimidantes. los que aspiran a la magistratura no son los mejores alumnos de las universidades. De esta manera. presenta diferencias muy marcadas con la nuestra. Adicionalmente. Las nuevas ideas que guiaban a los pueblos hacia la libertad. de bajo nivel. sin que pueda saberse si el origen está en el juez que comenzó pidiendo o en el abogado que comenzó ofreciendo. consideremos. siempre cabe la posibilidad de que existan puntos de vista diferentes al nuestro que sean apreciados por los jueces como más valederos que el alegado por nuestra parte. Voy a ocuparme del tema solamente a partir de la Independencia. también planteaban la necesidad de una clara separación de Poderes dentro del Estado y un respeto de los derechos del ciudadano.y ello conduce a que los resultados de una controversia sean imprevisibles. y esto forma el círculo vicioso de la frustración de justicia. En general.y. anterior a las ideas liberales. aunque sea a vuelo de pájaro. Frente a esta situación tan crítica. debida a la gran desconfianza en el sistema. la verdad no es clara en las discrepancias jurídicas y tenemos que recurrir no a lo racional sino a lo razonable para dar una solución al conflicto. los políticos y funcionarios públicos –muchas veces. la corrupción campea por las salas del Poder Judicial: los jueces son corruptos y los abogados son corruptos. la .apoyan a litigantes y presionan sobre el Poder Judicial para conseguir el triunfo de su patrocinado a cambio de una prebenda. de otro lado. El Poder Judicial en la Republica En cambio. la justicia no es nunca una verdad matemática y. al llegar la República.

que pretendía ser un Tribunal egregio. dijo el Protector: “Mientras existan enemigos en el país y hasta que el pueblo forme las primeras nociones del gobierno de sí mismo. 4 Cit. conducidos por sus intereses personales y por sus rencores tanto sociales como particulares. Editorial Andina S. El propio San Martín. son análogas a las del Poder Legislativo y Ejecutivo. porque su independencia es la única y verdadera salvaguardia de la libertad del pueblo. Camille Desmoulins. Ugarte del Pino. aceptada y proclamada por todos los juristas en el Perú desde los inicios de la República. Al final del Terror. por supuesto. todos los principales entusiastas de la guillotina como instrumento de una presunta justicia penal revolucionaria.. en las audiencias formaron parte de esa nueva justicia republicana y siguen aún hoy en día manteniéndose relativamente presentes. Sin embargo. Juan Vicente. Al cabo de unos años se vio lo peligroso que era dejar la administración de justicia en manos de políticos y representantes de la turba. la mesa elevada del Tribunal. yo administraré el poder directivo del Estado cuyas atribuciones.Revolución creó un nuevo sistema de administración de justicia más acorde con las garantías y los principios liberales. con jueces especialmente preparados. a pesar de la situación de emergencia que vivía el país. Los patriotas peruanos manifestaban en ese entonces gran desconfianza por los excesos en cualquier sentido. reconoció la independencia absoluta del Poder Judicial. 133. perdieron sus cabezas en la guillotina. razones políticas la llevaron a implantar también una suerte de tribunal popular. 1978. . sin ser las mismas. D. sin embargo. las formas de tratamiento y de comportamiento. incluso Robespierre y Saint-Just. los cortinajes. Estas ideas llegaron al Perú. conocido como el Tribunal Revolucionario. Al proclamar el Estatuto Provisional el 8 de octubre de 1821. 1930 (La disolución del Poder Judicial). no se adoptó tampoco la toga ni la Corte de Casación. declaró: “. Matías. Pero me abstendré de mezclarme jamás en el solemne ejercicio de las funciones judiciales. 4 3 Vid. compuesto por sabios.. por otra parte. que tenía a su cargo controlar la correcta aplicación del Derecho en todo el país. p. 6.. p. José Sánchez Carrión. Sin duda.A. Es por ello que la guillotina y los juicios revolucionarios fueron absolutamente inconcebibles en estas latitudes. La idea teórica de la separación de poderes ha sido. Danton. pero fueron tamizadas tanto en lo que se refiere a popularizar la justicia al estilo del Terror como a las formas pomposas de su institucionalización napoleónica.. J. Napoleón se propuso consolidar una nueva institucionalidad para la administración de justicia. Y luego creó un verdadero Poder Judicial. Pero esta teatralidad no alcanzaba los niveles de los tribunales napoleónicos. León. que produjo una gran inseguridad. y. el aspecto teatral no estuvo ausente: las medallas de los magistrados. 1936. Historia de las Constituciones del Perú. con una estructura jerárquica y dividida en instancias perfectamente establecidas.” 3 Y unos años más tarde.. Todo ello adornado. Primero simplificó el Derecho sustantivo mediante la codificación.de hoy en adelante queda levantado un muro entre la potestad directiva del Estado y la que va a pronunciarse sobre los desagravios de la Justicia”. Lima. de una gran majestuosidad representada por la toga y la solemnidad de las audiencias y coronada con una nueva institución a la denominó Corte de Casación. al instalar la primera Corte Suprema de Justicia. Lima. p.

Lima. Imprenta del Estado. 31. es un absurdo de los más palpables y origen fecundo de muy funestos resultados. Breves Nociones de la Ciencia Constitucional. 2ª ed. Francisco García Calderón. Francisco. ni son árbitros de hacer su caprichosa voluntad”. abogando también por la independencia de los poderes públicos. 1860. Derecho Constitucional Filosófico. año 1933: Art. 2. que “el Congreso es la cabeza que manda. once años más tarde. Diccionario de la Legislación Peruana. 1862. 2. 7 García Calderón. inc. la facultad que suele arrogarse el legislativo. Masías. sostenía que la separación de poderes es “objeto de la mayor importancia”. Lima. p. en 1862. insistía en 1860 que ni el legislador ni el Poder Ejecutivo pueden mezclarse en las funciones que le son propias al Poder Judicial y que “Es pues una contradicción de las más chocantes con el sistema de la división de poderes. son causas de despotismo” y ponen a la libertad trabas temibles. 139. . 6 Constitución Política del Perú. 11 Ibídem. ni modificar sentencias ni retardar su ejecución. 138. y la confusión de sus esferas de acción. representa al pueblo. T..A partir de entonces. 12 Masías. 107. 9 Ibídem. p. sino en nombre y representación del pueblo. 8 Fuentes. Lima. Y explicaba que “Las invasiones que mutuamente pueden hacerse [los Poderes del Estado]. ¶ 2º. Manuel A. II. los demás poderes el brazo que ejecuta”.. que en buenos principios constitucionales no se le debe reconocer”: “todos los poderes 5 Constitución Política del Perú. planteaba José Silva Santisteban en 1874. inc. 10 Silva Santisteban. 13 Ibídem.podía extralimitarse e intentar sojuzgar al Poder Judicial: se ha dicho. 5 Esa norma se encuentra también en la Constitución actual. 8 Fuentes desarrolla esta idea de la independencia afirmando que “consiste en que la acción de uno de los poderes dentro del círculo que la ley le traza. 11 Felipe Masías. 168. p. 295. Curso de Derecho Constitucional. 6 Los tratadistas y escritores jurídicos han defendido siempre -incluso apasionadamente- el principio de la autonomía del Poder Judicial. Imprenta de José M. año 1993: Art.”. Es importante destacar que la Constitución de 1993 elevó a nivel de rango constitucional una norma que antes se encontraba en la Ley Orgánica del Poder Judicial. ó que se concede al gobierno de nombrar.10 pero agrega que éste es un “especioso argumento” porque “ni los Congresos legislan por sí mismos. promulgada en 1993. en sus Breves Nociones de la Ciencia Constitucional. sería también dueño absoluto de vidas y haciendas”. Imprenta del Estado. 28-29. 12 Y enseña que “El recíproco respeto que deben guardarse los poderes políticos consiste en la obligación que cada uno de ellos tiene de no embarazar el ejercicio legal de las atribuciones de los otros”. ni cortar procedimientos en trámite. 7 Y Manuel Atanasio Fuentes. 13 por ello considera inexacta la opinión “de dar al Poder Legislativo cierta preeminencia respecto de los otros poderes. p. no sea interrumpida ni paralizada por otro poder”. decía que “Si fuese el gobierno dispensador de la justicia. todas las Constituciones han reconocido la independencia del Poder Judicial. por Eusebio Aranda. en la que se establece que “Ninguna autoridad puede abocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni interferir en el ejercicio de sus funciones. 816. suspender ó trasladar á los miembros del Poder Judicial”. voz “Poder”. pp. 9 Los tratadistas del siglo XIX eran muy conscientes de que ni aun el Poder Legislativo - que. 1873. p. Felipe. Tampoco puede dejar sin efecto resoluciones que han pasado en autoridad de cosa juzgada. por definición. ¶ 2º.

es muy importante subrayar la razón por la que estos vocales fueron destituidos por una autoridad menor: el cargo fue que venían demostrando un espíritu de hostilidad contra el régimen. las cosas han sido diferentes. Por otra parte. por la mediocridad y la corrupción que predominó y que aún predomina hasta hoy en este medio. el Prefecto del Departamento de Lima ordenaba que fueran separados de sus cargos varios vocales de la Corte Suprema y algunos otros de la Corte Superior. el Poder Ejecutivo no se atrevió a actuar. la Policía podía enviar a su casa a los vocales supremos. 13. 1930 (La disolución del Poder Judicial). la Corte Suprema rechaza victoriosamente otra tentativa de usurpación de fueros. Ramón Castilla. pero la protesta cívica fue tan rotunda que el jefe revolucionario tuvo que dar marcha atrás. como éstos los de aquél”. si bien los asedios del poder político contra el Poder Judicial eran muy fuertes. éste último logró imponer relativamente su autonomía. es una constante en la historia jurídica del Perú. Sin embargo. y parecía perfectamente natural que estos magistrados tuvieran que ser sumisos a los escalones menores del Poder Ejecutivo de turno. sin la previa triple lectura. Además. la consciencia de que el Poder Judicial debe ser independiente. más tarde. Y en 1854. con fecha 26 de abril. “todos sufriremos la misma suerte”. y tan obligado está el uno á respetar las facultades de los otros. por la que el Poder Ejecutivo pretendía destituir al Fiscal Dr. En 1828. sin discusión y aun sin el expediente original”. 16 Pero el 29 de octubre de 1844. Creo que el caso es muy ilustrativo: hace 150 años. 17 El Comercio. p. Y agrega: “Todo ello es imputable al carácter notoriamente caprichoso y terco del Vice-Presidente y su resistencia sistemática a dar oídos a dictámenes prudentes. Matías León. olvidémonos de la independencia de poderes. 16 Libro de Acuerdos de la Corte Suprema. un escudo y una enseña de la Independencia del Poder Judicial. 17 quiero destacar que quien toma una decisión tan grave no pertenecía al Poder Judicial. también podemos ver que. León. . Dr. intentó destituir a varios magistrados de la Corte Suprema. el Congreso aprueba una ley que permite remover a los magistrados de la Corte Suprema. Quizá en los primeros años de Independencia. Años 1825-1846. 29 de octubre de 1844. el Poder Judicial fue perdiendo su institucionalidad primero por los asaltos del Ejecutivo y. Nº 1. pronuncia en 1919 estas frases vibrantes: “El Tribunal ha hecho un baluarte. Jamás permite invasión del Poder Ejecutivo y reivindica sus inalienables atribuciones y su autonomía constitucional”. p. 32-33. el General D. advierte al Gobierno que si ese Fiscal era separado de su cargo.políticos son perfectamente iguales. Por tanto. Francisco Javier Mariátegui: la Corte. sin informe de la Comisión. 14 A comienzos del siglo pasado. un funcionario casi policial que ni siquiera tiene jurisdicción nacional. presidida por D. era un simple Prefecto. ni prestarse a temperamento alguno moderado”. 15 Cit. 15 Como puede verse. pp. como simple Comandante en Jefe del Ejército Revolucionario. es decir. el Presidente de la Corte Suprema. 14 Ibídem. en la práctica. Pero. la Corte logra detener esta medida con una nota que dirige al Poder Ejecutivo haciéndole presente que esa ley “se ha expedido de modo tumultuario. Anselmo Barreto. Pero a medida que avanzaba la historia. Todavía en 1849.

condena y hasta intimida a los jueces para que se pronuncien en un sentido o en otro. Tomo I. 33. 20 Fuentes. cualquiera que sea su naturaleza. 19 Pero.”. o cuando menos la justicia “está tan disfrazada. opina. ahora están presentes las plumas de la prensa. París. tan cubierta. p. mis profesores insistían en que las cuestiones judiciales se debaten ante el juez y no ante el público.. con los cuales debe. 172. 23 Ibídem. que no la conoce Dios que la crió. en último resultado.. 106. p. p. sin embargo. De los que tienen autoridad. la prensa interviene. Imprenta de Ad. 22 Ibídem.Manuel Atanasio Fuentes sostenía. hace ya muchos años. Fuentes identifica los males del Poder Judicial de su tiempo con una metáfora gráfica: “¿Qué cosa es justicia? La justicia es una vieja tuerta y muy enamorada. eso “que hacen esos Señores de pluma que se llaman justicias”. Curso de Derecho Constitucional. 21 Ibídem. De los que tienen plata. ¿cuál era la realidad? El mismo Manuel Atanasio Fuentes tenía que reconocer que. imparcial é igual para todos”. p. prejuzga. ni sentimiento de ella. como dijeron los antiguos. como ya se sabe. la situación no ha variado tanto desde ese entonces hasta ahora. 21 Y no vacila en decirle al propio Ministro de Justicia: “ya se ve que es justicia peruana. pero “nuestros jueces la han hecho oblicua porque ocupe menos lugar. Colección de artículos publicados en varios periódicos. que “La armonía de los poderes públicos proviene de su misma independencia. Y vemos así cómo. Derecho Constitucional Filosófico. 19 Silva Santisteban. en pleno proceso. la justicia. 52. p. alcanzar la paz y marchar hacia su perfeccionamiento. . salvo en un aspecto: las charreteras militares no tienen ya mayor influencia y. le han destapado un ojo á fin de que pueda enamorarse de alguna de las dos personas que se la disputan”. 182. 20 Fuentes es muy duro con la administración de justicia peruana del siglo XIX.” 23 Como podemos ver. y para que no sea igual. marchar en armonía para constituir el orden público”. debe ser recta. porque los encargados de administrarla. 22 Burlonamente. Sin embargo. Aletazos del Murciélago. dos décadas más tarde. ofrecen al público frecuentes muestras de su temeraria parcialidad”. en cambio. 2ª. ed. evalúa las pruebas. 1866. Manuel Atanasio. p. por lo que los abogados nunca debíamos acudir a los diarios para discutir los asuntos en proceso. Califica al Perú como “un país donde no hay justicia. El objeto de la sociedad es. no puede considerarse como tal. 18 Y el constitucionalista José Silva Santisteban había precisado que para lograr una nación estable: “cada poder es de suyo distinto e independiente de los otros dos. Lainé y J.16. para que a su 18 Fuentes. La presión mediática participa hoy en día en los juicios llamativos para la opinión pública. parcial porque le han dado corazón que no tenia. ¿De quien se enamora? De los que tienen charreteras. no es de las justicias más justas”. Cuando estudiaba Derecho. en la práctica. que. tan tapada. hoy en día vemos frecuentemente grandes avisos en la prensa pagados por litigantes que intentan mover a la opinión pública en su favor. Havard.

pero nunca nos atrevimos a cosas iguales con tanto juez venal y prevaricador. 29 Ibídem. Vol. 26 Y asegura que: “No hay iniquidad irrealizable ni reato ineludible. 3.vez ésta haga presión sobre los jueces. yo á los togados de mi tierra los llamaría injueces”. 31 Lamentablemente. p. 28 Ibídem. p. 125. Fuentes concluye con una sátira lingüística que resume su posición: “como juez viene de justicia. p. 52. 24 dice. 31 Ibídem. (Nota de F. más perniciosos y más culpables que los Gutiérrez. p.” –habla de la República- “no han ofrecido nunca al pueblo el grandioso ejemplo de ahorcar á un juez venal”. Lima. nos dice ácidamente: “Asesinamos. 27 “Que nos quiten la vergüenza. influencias o poder”. Y agrega con amarga dureza: “los gobernantes durante todo este tiempo.: indudablemente que la alusión a los soles en este contexto es un juego de palabras entre el Sol astronómico y los soles como unidades monetarias). 26 González Prada.que ese inglés “había tenido la desgracia de caer en las garras de lo que sólo por cortesía puede llamarse Corte de Justicia”. p.II. En Obras. 16. como las piedras de molino trituran y pulverizan el grano”. A comienzos del siglo XX. 30 Y sumándose a la crítica de Fuentes a esa tolerancia que existe frente a los males inveterados del Poder Judicial. 25 Otro testimonio de época. 27 Ibídem. Ediciones COPÉ. cuando se tiene dinero. 128. 125. y también informaciones y artículos periodísticos que toman partido y se convierten en jueces sin jurisdicción. 32 24 Ibídem. Layard. 126. por una persona mordaz y muchas veces prejuiciada pero siempre inteligente. Prólogo y notas de Luis Alberto Sánchez. A esos tres soldados violentos y amenazadores no les sufrimos ni una semana. 124. de T. p. 29 Claro que no todos son corruptos en el Poder Judicial. que nos provean de algunas libras esterlinas. dijo en la Cámara de los Comunes -refiriéndose a una reclamación de un súbdito británico ante el Poder Judicial peruano. Pero esto no alivia el sistema. a los inicios del siglo XX. . colgamos y calcinamos a los Gutiérrez. a muchos magistrados. 28 Y agrega: “Una Corte de Justicia es una fuerza irresponsable que desmenuza la propiedad. entonces se recurre a una serie de recusaciones hasta dar con el maleable y el venal”. les soportamos medio siglo”. aclara González Prada: “Si por rarísima casualidad se topa con un juez íntegro y rebelde a toda seducción (masculina o femenina). es el de Manuel González Prada quien. estas taras de nuestro Poder Judicial no eran percibidas solamente a nivel nacional sino también a nivel internacional. ya se verá si no logramos que los jueces nos declaren dueños legítimos de la Exposición y la Catedral”. 25 Ibídem. 32 Ibídem. 124. 127-128. la Justicia criolla posee manos libres para coger lo que venga y ojos abiertos para divisar de qué lado alumbran los soles”. p. el Subsecretario de Negocios Extranjeros de la Gran Bretaña. 1986. “Horas de Lucha”. al mismo tiempo que en una mano tenía la espada y con la otra sostenía una balanza en el fiel. Manuel. la honra y la vida. 30 Ibídem. pp. p. dice: “Si la Justicia clásica llevaba en los ojos una venda. T. Mr.

como en el pasado nuestros antecesores no estuvieron encadenados a esos pasados que han tenido lugar antes de nosotros. De la misma manera. no debemos pensar que “cualquiera tiempo pasado fue mejor” ya que eso implicaría endiosar el pasado. el ciudadano debe tener la seguridad de que su vida y sus propiedades están protegidas contra quienes. aunque sólo sea en el deseo. Esta es. libertad y responsabilidad. sin lugar a dudas. Los ciudadanos en general deben tener confianza en que. que todo es efímero.La Historia como impulso hacia el futuro Pues bien. esa comprobación de la “otredad”. ya sea contra el Estado). de la muerte.nos obliga a percibir la alteridad de las épocas. Por consiguiente. si se ven envueltos en una controversia (ya sea contra otra persona o empresa privada. esto es. Pero. . Pensando que ha de durar Lo que espera Más que duró lo que vio. nuevo. el futuro será distinto del presente. que la forma como vemos las cosas en el presente no es única. no estamos encadenados a un presente eterno. eficiente e independiente. nos compele a comprobar que nada es permanente. “Non se engañe nadie. tiene un efecto liberador. Y somos nosotros. Como decía Jorge Manrique en la famosas Coplas a la muerte de su padre. a diferencia del pesimismo religioso de Jorge Manrique. de la discontinuidad. non. si no hay cambio. Más bien. Por tanto. pasado y futuro. sino que son “corredores de la vida”: no podría haber nueva vida si no hay muerte. sea por delincuencia común o por terrorismo o por arbitrariedad del propio Gobierno. Desde esta perspectiva. quienes tenemos la responsabilidad de construir un eslabón diferente. se unen entrañablemente gracias a la intermediación del presente. creo que los distintos momentos que atraviesa la historia personal y la historia social no son meros “corredores de la muerte”. Nosotros somos los responsables de las diferencias del futuro. de la ruptura. hay cosas diferentes que responden a otra lógica. a otra cultura y a otras circunstancias. no es universal. una condición fundamental tanto para el adecuado funcionamiento de la democracia como el desarrollo económico y del bienestar material. Y si eso es así. dentro de esa cadena de cambios que es la Historia. puedan acudir a un organismo correcto y profesional que resuelva el caso sobre la base de leyes predecibles. porque nos hace sentir que así como el presente es distinto del pasado. como él consideraba a todo suceso. decía que ese análisis diacrónico –entiéndase. sino que hay otras cosas. que todo cambia y se transforma. Pues que todo ha de pasar Por tal manera”. De esta manera. hombres del presente. que nos proporciona la Historia. no cabe duda de que es una necesidad imperiosa que un país ensaye permanentemente formas nuevas para tener un sistema de resolución de conflictos fuerte. ese análisis histórico. pudieran ponerlas en riesgo: la justicia debe ser capaz de aplicar la necesaria represión para que tales conductas anti- sociales sean prevenidas y debidamente castigadas en el caso de que ocurran. tenemos una obligación de preocuparnos por el futuro.

Es por ello que cuando el Estado no logra realizar válidamente algunas de estas funciones. ejercida por los señores feudales dentro de un Estado débil y que tenía como preocupaciones más importantes la guerra. Harvard University Press. Y es así como surge la lex mercatoria que se presenta como una regulación nacida de la costumbre especializada. Este impulso de autoregulación es extraordinariamente imaginativo. Law and Revolution. The Formation of the Western Legal Tradition. la lex mercatoria. En la vida de los negocios. al punto que llega a inventar nuevas instituciones jurídicas. Sin embargo. para que la actividad comercial pueda organizarse debidamente. sigue teniendo características propias. Normalmente. Los comerciantes se sentían más cosmopolitas. el pagaré y la sociedad de responsabilidad limitada.encuentra nuevas fórmulas que pueden ser hasta más eficientes que las estatales. conocedora de los problemas del sector. es fundamental que exista la posibilidad de someter las controversias a un sistema competente de solución de conflictos. Y la solución impuesta por tal sistema debe estar basada en una aplicación racional y razonada de las normas vigentes. la preservación de la autoridad y la solución de los conflictos de poder en materia de tierras o de jurisdicciones. Sin embargo. Regresemos a la Historia para comprobar esta afirmación. la sociedad busca reemplazos. de manera que no será posible lograr el indispensable desarrollo económico si no se hacen esfuerzos efectivos por instituir un Poder Judicial adecuado. ágil y simple.Particularmente. los conflictos de interés son frecuentes. por lo que. p. que respondían a las exigencias específicas de este sector social. como efecto de la Revolución Francesa. porque la posibilidad de predicción es una condición esencial del análisis de costo/beneficio que constituye el elemento central de la lógica de los negocios. el desarrollo de la actividad económica exige que las funciones sociales mencionadas sean cumplidas a cabalidad. 33 Como todo Derecho requiere de un mecanismo de solución de conflictos. . estos Tribunales y la lex mercatoria misma fueron poco a poco absorbidos por el Derecho estatal. durante los primeros siglos de la modernidad. como la letra de cambio. Esto no era posible encontrarlo dentro de la justicia clásica medieval. quedan prohibidos todos los mecanismos de solución de conflictos que no se encuentren dentro del sistema estatal que conocemos como Poder Judicial. la praxis social es profundamente imaginativa y flexible. USA. 1983. La absorción se culminará cuando. 336. bajo una cubierta estatal. viajeros empedernidos sin patria (en el sentido señorial de la época) y que requerían soluciones prontas porque siempre estaban de paso. la lex mercatoria aplicada por los comerciantes de las ciudades italianas inventó los llamados Tribunales del Consulado. los comerciantes requerían una justicia especializada. Harold J. a fin de hacerla relativamente predecible. Dada la corriente política estatizante y centralizante de los comienzos de la modernidad. Cambridge. 33 Berman. estas funciones deben ser aseguradas por el Estado. Y a veces –no siempre. que sobrepasa los derechos locales y tiende a ser universal dentro de su época y de su especialidad. Con el desarrollo del comercio en la Edad Media. la represión del delito.

dice Hevia Bolaños en la Curia Philipica. 39 Ibídem. 37 Y prosigue: “También se sigue de lo dicho que en el Consulado no se admiten las excepciones que toca al orden de proceder en la causa por ser sutilezas de Derecho”. porque la buena fe es equidad y la equidad es temperamento del rigor”. atribuye toda la verdad a uno y todo el error al otro. 40 Notemos cómo a esta justicia consular tiene un espíritu de alguna manera similar al del arbitraje comercial hoy en día. Libro II. sencilla. sin solemnidades. la actuación de estos Tribunales especiales se distingue de los ordinarios en función de esas necesidades especiales de los comerciantes.En el Perú virreinal. Aquí también las partes prefieren que su controversia sea vista de una manera rápida. 35 Por otra parte. 1771. libro II. sino que basta cualquier simple petición…”. según una ley recopilada”. Oficina de Pedro Marín. no es necesaria forma. Barcelona. cap. buscando sólo lo razonable. 41. cap. uno de los litigantes tiene que tener la razón y el otro no. Casamayor decía que esa forma judicial de administrar justicia. XV. 36 Ibídem. encontramos el Real Tribunal del Consulado que fue establecido por Real Cédula expedida por Felipe II el 29 de diciembre de 1593. XV. el Derecho no puede ser tomado sólo por su letra sino que a la razón le corresponde restringir. Juan de. XV. cap. Libro II. 34 Como puede verse. Libro II. separa. antes que la declaración de un ganador que levanta la copa de la victoria y un perdedor que se arrastra por los suelos de la derrota. Y. se ordena que las causas sean sumarias. Curia Philipica. XV. diputado para el conocimiento de las Causas de los Mercaderes. quizá más al alcance de la comprensión de los propios litigantes. el mundo económico busca –y encuentra. ante las divergencias que existe entre las reglas y procedimientos que aplica un Poder Judicial alejado de la realidad comercial y además desprestigiado. 36 Y. templándola con el dulzor de la misericordia. que en las demandas que se pusieren en el Consulado. sin embargo. lo que significa que “se ha de guardar equidad en la justicia. Libro II. 39. 1. p. cap. En el mundo actual. 39 Consecuentemente. libre de argucias. el espíritu de un Tribunal Arbitral siempre busca más la concordia y la comprensión recíproca hasta donde ello sea posible. . Libro II. XV. el Tribunal tendrá en cuenta particularmente la buena fe. 37. XV. “Síguese asimismo de lo dicho. ni solemnidades de libelo. como en el caso de la guerra. p. se rige por la lex mercatoria (una ley recopilada) y sus miembros son elegidos por los mercaderes. consagra un vencedor y un vencido. La justicia ordinaria corta. la autoridad de este Tribunal le es otorgada por la Corona. Y agrega Hevia Bolaños que. más intimista. cap. interpretar y enmendar las leyes. 38 Ibídem. pero que empezó a funcionar recién en 1613. 38 Nótese cómo los comerciantes buscan una justicia más práctica. 41 34 Hevia Bolaños. Madrid. XV. 35 Ibídem. y atribuía esta característica a un cierto maniqueísmo implícito en el Derecho: desde la perspectiva del juez. 439. 37. Editorial Vinces-Vives. Así. 37 Ibídem. tocantes a su mercancía. cap. el cual es definido como “Tribunal de Prior y Cónsules. en el aspecto sustantivo. La justicia para todos. 208. sin dilación ni observancia de las solemnidades que por Derecho Positivo se requieren en la Causa Ordinaria”. cap. que se tramiten “con toda brevedad. 40 Ibídem. 4. aun cuando el arbitraje de derecho tiene que someterse en sus aspectos sustantivos a las normas jurídicas oficialmente vigentes. Libro II.una solución alternativa en el procedimiento arbitral. 41 Casamayor. 1974. 37.

la necesidad de un Poder Judicial eficaz. porque sus actividades dependen la una de la otra. ni de llevar adelante una guerra y obtener una victoria aplastante sino más bien -en la medida de lo posible- obtener una solución del árbitro que resuelve el episodio dentro de un marco y de un tono que les permita seguir haciendo negocio juntas. No cabe duda de que los negocios –grandes o pequeños. Aun cuando los medios alternativos de solución de conflictos pueden paliar la situación en ciertos campos de la vida de los pueblos. no cabe duda de que. La autonomía -que es quizá el concepto que . Por tanto. para garantizar eficientemente la seguridad jurídica y el Estado de Derecho. En el campo de la actividad económica.Pero en el mundo comercial las controversias de unos actores con los otros no son generalmente tajantes y absolutas. el capital extranjero no acude y el capital nacional tiende a evadirse. que no se trata de considerar a la otra empresa como enemiga mortal sólo porque ha surgido una discrepancia. Muchos son los casos en que dos partes en discusión -por ejemplo. debido a que posiblemente esos mismos actores deberán encontrarse después muchas veces en otras transacciones comerciales: el mundo de los negocios es una suerte de tejido en el que cada nudo depende de todos los demás. resulta indispensable que exista un Poder Judicial con jueces de primer nivel.simplemente quieren superar el impasse ocurrido precisamente para seguir trabajando juntas. el núcleo de seguridad jurídica tiene que estar constituido por un Poder Judicial bien formado. es indispensable que. Incluso elementos tan importantes para la vida comercial. es siempre una condición esencial de la inversión y del desarrollo económico. En algunos casos. sólido y moderno. Pero. honestos y autónomos. cuando la inversión se produce a pesar de esas circunstancias. a pesar de la enorme importancia del arbitraje y de otros medios no judiciales de solución de conflictos. no pueden ser tratados a través de medios alternativos: sólo el Poder Judicial puede resolver este tipo de situaciones.sólo se desarrollan en un ambiente de relativa tranquilidad pública. como es la tranquilidad pública. sobre todo si se tiene en cuenta que aspectos muy graves de la vida social. De un lado. las partes de una controversia no pretenden aniquilar al contrario sino más bien acomodar las cosas de una manera razonable para continuar asociados a través de la actividad económica que los vincula. es doble. que pueda controlar y sancionar a la delincuencia. no es posible para un país salir adelante si no cuenta con un Poder Judicial que acompase los demás cursos del desarrollo social. cualquiera que sean las otras formas de solución de conflictos que pudieran estar a disposición de unos u otros grupos. porque éstos requieren suplementar o substituir la protección que el Estado debió haber brindado. una de las cuales es proveedora de insumos para la otra. como las relaciones de familia o como la sanción penal o como los conflictos constitucionales. De manera que si la delincuencia u otros flagelos sociales similares no son reprimidos de acuerdo a la ley por el sistema judicial. Conclusiones La lección que nos proporciona la Historia. no pueden ser obtenidos a través de formas privadas de administrar justicia. dos empresas. de manera. en esta incursión por las peripecias en el desarrollo de un sistema adecuado de resolución de conflictos. el clima social de agitación y de inseguridad personal impone costos adicionales a los negocios.

al hacernos ver que las cosas no son permanentes. propulsado por presiones y endulzamientos. honestos pero pusilánimes. no merece ser juez. pero el juez que promueve la corrupción o que se deja corromper no respeta la dignidad del Poder Judicial ni la suya propia. la visión histórica. He podido comprobar que magistrados.exige el respeto de los demás Poderes públicos y privados. puede ser orientado para hacer mucho daño a sus propios miembros que se resisten a someterse a la marea de la arbitrariedad interesada. pero un juez que se doblega ante esta presión pública o privada y permite que influya en sus decisiones.incluye a los otros si se la asume en toda su profundidad. de otro lado. en el campo de la administración de justicia. aunque convencidos de que su propia interpretación de la ley era correcta. nos compromete a trabajar para que. estos magistrados han cambiado su voto respecto del tema sub litis para evitarse un problema engorroso que prefieren no afrontar. han cambiado su voto sólo porque la parte contraria los ha amenazado rudamente con iniciarles procesos por prevaricato si no votaban en la forma como convenía a esa parte Y así. De la misma manera un Estado que presiona al juez para actuar de una manera u otra o un litigante que amenaza a los jueces o un medio de prensa que pretende influir sobre a opinión del juez. nos impulsa a su vez a asumir nuestras responsabilidades frente al futuro. al presentarnos como una posibilidad la ruptura y el cambio. está atentando contra el Poder Judicial. . Un Estado que permite la corrupción de los jueces. la Historia del mañana sea mejor que la del presente y la del pasado. pero también exige el respeto de los propios jueces a su función y a su propia persona. Ahora bien. no respetan al Poder Judicial. particularmente si se tiene en cuenta que el resto del Poder Judicial.