28/7/2017 ¿Hay un gótico argentino?

| Eterna Cadencia

Eterna Cadencia

Libreria y editorial

Feeds: Entradas Comentarios

¿Hay un gótico argentino?

agosto 4, 2015 por Eterna Cadencia

Con Las esferas invisibles (Entropía), a la novela histórica, Diego Muzzio, “por decirlo de una forma
sutil, le hace el amor de parado en un baño público de Constitución”.

Por Luciano Lamberti.

Literatura igual enfermedad, y enfermedad igual peste. No hay
dolencia más simbólica, más cargada de tiempo y tradición. Desde
la mitología griega a la judeocristiana, la peste es, por un lado, y
contrapuesta a la enfermedad como proceso íntimo e individual,
un fenómeno social, de un pueblo o un grupo de personas
marcados por una culpa colectiva. Lo que nos lleva al segundo
punto: en contraste con la idea materialista o biologicista de la
enfermedad, la peste es el resultado de la decadencia moral de una
comunidad: una enfermedad espiritual o simbólica. Las pústulas
que supuran y revientan, la fiebre, los delirios, los cuerpos
amontonados en la calle, son el justo castigo de la divinidad sobre
las culpas que un pueblo arrastra sobre sí. A su vez, el caos social
producto de la enfermedad propicia todo tipo de comportamiento
desenfrenado y criminal. Es cada uno por sí mismo. Se cae la
máscara civilizada que los aglutinaba, y a los hombres tal cual son
(esto es: animales apenas domesticados) quedan expuestos en su
desnudez.

Así la enfermedad que asola a los habitantes de Tebas en Edipo Rey, las sumamente crueles y
divertidas del Dios del Antiguo Testamento (un verdadero artesano del dolor y la culpa), la evasión
de los ricos en las quintas de las afueras de Florencia en el Decamerón de Bocaccio, la humanidad
puesta a prueba en La peste de Albert Camus y un largo etcétera.

En esta tradición se inscriben la serie de tres nouvelles que conforman Las esferas invisibles, de Diego
Muzzio, flamante título de editorial Entropía. Un libro, en el mejor sentido de la palabra, raro, no solo
para los yeites de la nueva literatura, sino también para la novela histórica argentina de los últimos
años, con sus princesas rubias y frágiles y sus aborígenes bien dotados, a la que Muzzio, por decirlo

de una forma sutil, le hace el amor de parado en un
https://eternacadencia.wordpress.com/2015/08/04/hay-un-gotico-argentino/ baño público de Constitución. Lo que quiero 1/3

Los salvajes federales acusando a los salvajes unitarios por el desastre en el que viven. escasez de alimentos. un tema que. es el cerco mágico que un negro brujo armó en la salina para evitar que ciertos entes escapen de allí. de German Rozenmacher es un cuento de terror. Una peste invisible afecta a los porteños en esa época. inundaciones. católicos que claman al cielo por el fin de las calamidades e incluso planifican una procesión. el unitario esquilmado que “reventó de rabia” es una suerte de Cristo que se sacrifica por las faltas de los hombres. barroco. El otro punto que los une es el lenguaje: anacrónico. En ese contexto. el primer cuento de la literatura argentina. el trasfondo bíblico de “El ataud de ébano”. sobre todo por el silencio que rodea a las calamidades de La Mazorca. al mismo tiempo. No es casual que el clima de ese cuento sea apocalíptico. Lo que quiero decir es que hay una forma Florencia Bonelli y una forma Antonio Di Benede o de trabajar los temas históricos.28/7/2017 ¿Hay un gótico argentino? | Eterna Cadencia de una forma sutil. le hace el amor de parado en un baño público de Constitución. en algunos climas de aquella literatura que se proponía representar a la barbarie (“Cabecita negra”.com/2015/08/04/hay-un-gotico-argentino/ 2/3 . causa y consecuencia de la peste. Situadas en el marco de la famosa fiebre amarilla que diezmó la población porteña en 1871. especificamente en su variante gótica argentina. al igual que “La fiesta del monstruo”. siempre hay un hecho que roza o se hunde en lo sobrenatural. *** https://eternacadencia. que debajo del humor y los giros linguísticos esconde las alarmas de la oligarquía ante el peronismo). algunos cuentos de Mariana Enríquez o de Samanta Schweblin podrían encuadrarse dentro de ese género. la droga y una mujer imposible en “La ruta de la mangosta” son ejemplos de esa fuerza. el castigo divino por la corrupción del gobierno de Rosas que el pueblo acepta como natural. sobre ese paisaje realista. en este país. Pero quizás el mejor ejemplo sea “El matadero”. el que servirá para medir todo lo que iba a venir. las tres novelitas bien pueden leerse como una novela compuesta de tres partes. como el de la peste: lluvias torrenciales. el juego con la muerte. borgeano.wordpress. como si se adaptara al tema tratado. un terror social más que fantástico. En “El intercesor”. En todos estos libros. la propia y la ajena. y que una tradición. Lugones es definitivamente gótico. El tercero. el tema es la culpa. Ciertas escenas de Saer son góticas. en tanto comparten ese contexto alucinado y ese comportamiento salvaje que es. ¿Hay un gótico argentino? Creo que sí. nunca deja de estar de moda. no especialmente fantástica lo alimenta y enriquece. de Borges y Bioy. Cortázar tiene sus góticos momentos. más atrás en el tiempo. de Echeverría. En la actualidad. y Muzzio está definitivamente del lado de este último.