Carolina Covaleda Rodríguez

Cód. 20132016

Cuestionamiento del Dios cartesiano Descartes según Merleau-Ponty

En el presente trabajo, mostraré los argumentos que usa Merleau-Ponty para cuestionar la
teoría de Descartes la cual ciertamente se sostiene en las demostraciones geométricas, el punto
a cuestionar es la afirmación yo pienso- yo existo que según Merlau-ponty sería equivalente a
idea de Dios. Así pues iniciare dado paso al argumento cartesiano para después conectar con el
planteamiento de Merleau-Ponty.

En este orden expondré los argumentos de Descartes con los que llega a la verdad única, la
cual no tiene ningún lugar a dudas. Esta verdad es, que él es una cosa que piensa, es decir, el
cogito y que de ello se siga que existe. Descartes da un punto de partida en el cual se apartará
de sus sentidos y de las imágenes que estos le ofrecen para conocer más de sí mismo, en sus
palabras, se hará más familiar para sí mismo. Descartes desde la primera meditación hace
hincapié en que por mucho tiempo dio por ciertas muchas de sus creencias sin cuestionar la
veracidad de ellas.

Hace ya algún tiempo que advertí como desde mis primeros años había recibido por verdaderas
una cantidad de falsas opiniones y que aquello en lo que he fundamentado sobre principios
tan mal asegurados no podía ser si no muy dudoso e incierto; de manera que me hacía falta
intentar seriamente una vez en mi vida deshacerme de todas las opiniones a las que hasta
entonces había dado crédito, y comenzar todo de nuevo desde sus fundamentos (Descartes,
pág. 235)

Concordando, Descartes desde aquí dudara de todo como el método para encontrar al menos
una verdad de la cual no pueda dudar. Descartes considera que no hay porque creer en cosas
de las cuales no se tiene la más mínima seguridad, inicialmente duda de las percepciones de sus
sentidos, pues indica que no tiene seguridad alguna para decir que sus órganos efectivamente
le brindan datos fieles a la verdad y por eso no es prudente fiarse de ellos “Ahora bien, algunas
veces he comprobado que esos sentidos eran engañadores, y es prudente no fiarse nunca por
completo de quienes hemos sido alguna vez engañados” (Descartes, pág. 236) , de dicha
afirmación de Descartes, se desprende que no puede fiarse tampoco de los datos que sus
sentidos le bridan; es decir, no está seguro de que está sentado frente a la chimenea con un
papel en las manos; en este orden, quizás solo puede fiarse de las ideas más simples y
generales como las que brindan las ciencias como las matemáticas, la astronomía y la
geometría, ciencias de las tiene grandes influencias como lo veremos más adelante. Aunque
sus sentidos lo engañen, esté dormido o despierto, un triángulo siempre tendrá tres lados y la
suma de dos más dos siempre será igual a cuatro. Seguido con esto, entra la idea de un Dios
todo poderoso, o como lo dirá Descartes posteriormente, un genio maligno. Este genio, el cual
dentro de su poder, puede engañar a Descartes haciéndolo creer erróneamente que la suma de
dos más dos es siempre cuatro, y de la misma forma con todas las cosas.

y por tanto como está seguro de que es él quien piensa. y por el cual he sido producido tal como soy . tal como dudar. afirmar. e ignorar muchas. Dicha ocasión u oportunidad en la que Descartes asiente hacia su primera verdad trata de también será la oportunidad de indagar sobre la veracidad de la existencia de Dios como se había insinuado anteriormente. de la que no tiene ninguna duda. es la afirmación a la que se aferra en sus meditaciones. es decir una cosa que duda. piensa sobre estas cuestiones. ya que sus sentidos lo engañan y no sabe si Dios o el genio maligno también lo engañan con su poder. pues aunque sus sentidos y el genio maligno lo hagan errar. ni cuerpo extenso. que afirma. ¿ qué es una cosa que piensa? . 255). de lo único que puede estar seguro es sobre sus pensamientos. pues si quiere saber si existe algo externo a la cosa pensante. “Y es verdad que como no tengo motivo alguno para estimar que haya un Dios engañador. acerca de la presencia de las demás cosas del mundo. Así pues esta única verdad es posible en sentido de que Descartes como cosa pensante dude. ni cielo . y que sin embargo yo tenga las sensaciones de todas estas cosas. querer y odiar. ni lugar. entender pocas cosas. Así pues. para que también ella sea descartada. si puede ser engañador. De esta manera. como se dijo en la segunda meditación. Empero. y ni siquiera se suficientemente si hay algún Dios. etc. Hace mucho tiempo que tengo en mi espíritu una cierta opinión. efectivamente. la razón de dudar que depende únicamente de esa opinión es muy tenue y por decirlo así. que también imagina y que siente. es una que existe. que no quiere. Descartes cae en la cuenta que no tiene motivos de peso para afirmar que haya un Dios que pueda engañarlo. pág. duda de la existencia de un dios engañador. incluso si en verdad existe algún Dios. por tanto él piense. negar. que quiere. pág. no me parece que pueda estar completamente cierto de ninguna otra cosa” (Descartes. porque ignorado esto. 101) Dado lo anterior. apenas se presente la ocasión deberé examinar si existe Dios y si existe. llegamos a la conclusión de que si él es una cosa que piensa. de esta manera. De esta manera. él existe “ Pero entonces ¿que soy? Una cosa que piensa. en este punto a Descartes no le queda nada de lo cual tener una certeza. 241) Ahora bien. de que hay un Dios que todo lo puede. ni figura ni magnitud. debe encontrar una idea cuya realidad objetiva sea tanta que no pueda provenir de él. Ahora bien ¿Quién puede haberme asegurado de que ese Dios no ha hecho que no haya tierra alguna. afirmar. . La manera que Descartes hace el examen sobre la idea de dios será haciendo una clasificación de pensamientos para saber cuáles se acercan más a la verdad. metafísica. cogito y de ello también se siga que existe. pág. esta cosa pensante opera de varias formas. esta es la verdad única para Descartes. dudar. puede. y todo ello no me parezca existir sino como yo lo veo? (Descartes.” (Descartes. que concibe. pues no se puede negar la existencia de algo que ejerce alguna actividad. que niega. sentir. Por este camino se da cuenta que.

se da en medida. estas ideas se reparten en ideas innatas. de aquí podemos ver el primer intento de definir una sustancia extensa. si no fuese Dios. “Con el nombre de Dios entiendo cierta sustancia infinita. pero que a fin de cuentas comparten la idea de sustancia. se puede pensar que debe haber una idea cuya realidad objetiva sea tanta que la cosa pensante no pueda ser el causante de la misma. el cielo. de ello se sigue necesariamente que no estoy solo en el mundo. puesto que la falsedad y el engaño son defectos y claramente. Las ideas son todos aquellos modos de pensamiento que surgen sin necesidad de referirlas a nada. que es cierto que de ella no puede estar en mi ni formal. no pueden ser falsos. de que un razonamiento tenga más realidad objetiva o conduzca a una sustancia. . los pensamientos que resultan de estas operaciones pueden acercarse o alejarse de lo cierto. Entonces. que es necesario pensar en un ente. el autor aún no tiene certeza que exista algo externo a él. que tenga el grado máximo de objetividad. De este modo. De acuerdo a la realidad objetiva de un pensamiento. la perfección de Dios excluye toda imperfección. ni eminentemente. bien se puede imaginar otra. en el que se dice. existe Dios y este no es maligno ni engañador. independiente. y por lo tanto no puedo ser yo mismo el causante de su idea. el creador de las demás cosas aparte de la cosa pensante. Así pues. supremamente inteligente. todo ello para justificar la infinitud de la obra de Dios. “Si la realidad objetiva de alguna de mis ideas es tanta. tal ente seria Dios. si no perfecto y la certeza de grado más alto. si no que existe también alguna otra cosa que es la causante de esa idea “ (págs. que una piedra como creación de Dios. por quien. puesto que con el ejemplo de la piedra en el parágrafo 44. pues. tal como lo plantea Descartes en el parágrafo 37. o que se acerquen más a la verdad. porque lo cierto es que se dan dentro del razonamiento de la cosa pensante. un ángel o Dios.aunque que estas operaciones no se pueden negar. y demás razonamientos a partir de ellos. 111-42) De ello se sigue. como todo lo demás que existe y hemos sido creados” (págs. cuya perfección y eficiencia sea tal. adventicias o producidas por los sentidos o hechas por sí mismo como puede ser la imagen de una sirena o de una quimera. Llegados a este punto. 109-41) Por lo anterior. iríamos en la búsqueda de un ente más perfecto que el anterior hasta llegar a Él. Además. ni quiera en cómo dar reparto a los pensamientos como ya se dijo. voluntades o afectos y juicios. podemos decir de los estímulos que captan los sentidos. como es verdad que se imagina una cosa. es apta para existir y sería una sustancia extensa pero no pensante a la vez que la cosa pensante es una sustancia que no es extensa. así como bien se puede tenerla idea de un hombre. solo queda un cierto impulso de preferir un pensamiento otro. tanto yo mismo. en cambio se tiende a desconfiar de los razonamientos que solo representan accidentes. supremamente poderosa. una quimera. En este orden se clasifican los pensamientos en los siguientes géneros: ideas.

entender pocas cosas. que forma el tema de mis reflexiones. pues El es anterior a todo. tampoco puede provenir la cosa pensante puesto que si fuere así. querer y odiar. En conclusión. en el que notamos la preocupación del autor por examinar fondo el cogito. 380) En este sentido. y además de ello. pág. al tener la noción de perfección e infinitud. se tiene una huella que advierte de la existencia de Dios. que podría tener y que nunca he desarrollado. hecho de una serie de pensamientos que se me han ocurrido mientras leía a Descartes y que ahora no están presentes. pero acá presentaremos el problema que ve Merleau-Ponty en la afirmación de que si se piensa. tiene un horizonte de sentido. dada su naturaleza perfecta e infinita. pues se tendría perfecta conciencia de todas las cosas. El cogito cartesiano. inevitablemente se afirma la existencia de ente que piensa. esto es de Dios. pues esas percepciones tuvieron que provenir de algún lado “una percepción .si no Dios . es que de alguna manera todas las explicitaciones posibles me están simultáneamente presentes (Merleau-Ponty. es decir por lo finito. pero para Merlau-Pontyr. entonces la cosa pensante depende de Dios. no pueden conservar a Descartes en el tiempo ni tampoco hacerlo una cosa pensante . la cosa pensante no tendría la necesidad de dudar ni de hacer las demás operaciones como sentir. La problemática inicia desde el punto en que para descartes no hay nada cierto. sino porque Dios contiene en sus creaciones la idea de el mismo creando a su imagen y semejanza. se demuestra con toda evidencia que Dios también existe. se puede percibir cuando la cosa pensante capta lo infinito por la privación del mismo . los padres. en otras palabras primero se capta la infinitud de Dios luego la finitud de la cosa que piensa. ya que sus sentidos lo engañan y puede haber un genio maligno que puede hacerle ver cosas que ni siquiera existen. y de otros pensamientos que presiento. pero esto no tiene cabida. Dios como la máxima certeza no puede ser falso materialmente dado que no hay ninguna certeza más clara y distinta que ella y evidentemente. negar. la cual. 125-51) Comentarios de Merleau-Ponty Este Autor introduce al cogito como algo que le ha generado muchas inquietudes. por el solo hecho que yo exista y de que halla en mi cierta idea del ente perfectísimo.Por otra parte. puesto que ellos solo “pusieron algunas disposiciones en aquella materia”. es un tema que capta su interés y del que quiere hablar de la manera más completa posible. Podría creerse que los padres de Descartes fueron sus creadores. las percepciones no pueden banalizarse tan fácilmente. está siempre más allá de lo que yo actualmente me represento. no porque se necesite una marca o firma en la creaciones. “ Hay que concluir sin más que . son muchas cosas las que Merleau-Ponty problematiza sobre el cogito. Pero si basta que me pronuncien delante de mí estas tres silabas para que inmediatamente me oriente hacia un cierto orden de ideas.” (págs. Dios al crear a la cosa pensante introdujo en ella su idea. e ignorar muchas. afirmar.

pero el cogito no sería afectado por las cosas. sin tener en cuenta en absoluto el tiempo. si no que más bien el cogito tendría ponerse en vez de la palabra Dios. .sensible o un razonamiento no pueden ser unos hechos que se producen en mí y que yo constato” (Merleau-Ponty. El cogito seria el principio de todo reconocimiento que no tiene por qué ser reconocida en sentido. es también afirmar que el cogito es algo restringido a un solo sujeto. 1993. en el hecho de dudar y dar por hecho que para el absolutamente de nada tiene una certeza. entre otras. pues el “yo soy” con sus múltiples funciones como dudar. si no tuviese en mí mismo todo cuanto es necesario para inventarlo. yo como la causa hipotética de ellas. 381) de esta manera. pág. nada pensaría yo al respecto. 1993. Soy yo quien asigna mi propio pensamiento. ata al sujeto en el tiempo. entonces a un cogito que solo le corresponda pensar sin implicar una la existencia de una cosa. afirmar. (Descartes. en sentido que Dios no podría ser algo externo al cogito. acepta el cogito sin temporalidad. pág. Así esta verdad eterna e indudable tiene un punto de quiebre si se lo ve de esta forma. el pensamiento. es Decir que Dios y el cogito serian equivalentes. Si el cogito deja de pensar dejaría de ser. Al quitar el asunto de la existencia. el cogito afectaría las cosas que piensa. Por otro lado. de esta forma.” (Merleau-Ponty. sino que la inmensidad misma de su naturaleza es la causa o la razón por la que no tiene necesidad de ninguna causa para existir. sería entonces equivalente al Dios de Spinoza. pág. tendría el mismo valor de verdad. Quitar esta restricción actuaría en función de que el cogito sea por su ejercicio. 381) en otras palabras . negar.441) En este sentido se podría decir que la visión de Merlau-ponty en cierto sentido re formula la explicación geométrica desde la primera noción común que da Descartes. yo sería la causa de las cosas que percibo pues no acepto la existencia de nada externo a mí. y no es que él tenga necesidad de alguna causa para existir. Porque esto mismo se puede preguntar de Dios. Entonces como para Descartes. es decir. es que el cogito no reconoce otros “el cogito cartesiano nada más tiene sentido para mi propio cogito. 382) de esto se dirá que Maurice. incluso también comparable con la autonomía y la independencia de una monada cuyo principio habita en sí misma. pág. no tiene limitación para ser. un valor de verdad dudoso. Merleau-Ponty la puede aceptar la verdad del cogito pero con la modificación de “un <<yo pienso>> que sea por sí mismo sin adición suplementaria ninguna de un << yo soy>>” (Merleau-Ponty. pues estoy ignorando completamente a otro que bien también puede habitar el mundo. y si todas esas cosas que percibo no tienen veracidad y por el contrario son susceptibles a duda. lo que se corresponde con la primera la explicación geométrica que da Descartes en las segundas objeciones “no hay ninguna cosa existente de la que no se pueda preguntar cuál sea la causa por la que existe. salvo que es solo él quien piensa y por ello existe. si solo me valgo de las valoraciones de mi propio cogito. una percepción sensible no puede provenir de mí y tampoco puedo ser yo exclusivamente quien dicte si son verdaderas o falsas.

Merleau-Ponty. Meditaciones acerca de la filosofia primera seguida de las objeciones y respuestas. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. M. (1993). (2009). Barcelona: Peninsula. R.Trabajos citados Descartes. . Fenomenologia de la percepcion.