Rev. Medicina y Humanidades. Vol.

III N°1-2, 2011

Cáncer esofágico

Ricardo Veas C.1 Dr. Humberto Flisfisch F.2

1.- Introducción
El Cáncer de Esófago ocupa el quinto lugar entre las neoplasias digestivas más
frecuentes, pero a pesar de su infrecuencia es uno de los tumores con peor pronóstico,
principalmente debido al retardo en el diagnóstico, ya que es una enfermedad silente
que sólo se manifiesta en estadíos muy avanzados. En EEUU corresponde al 1% de los
cánceres diagnosticados, sin embargo, ocupa el 7º lugar en mortalidad por cáncer.
Actualmente la sobrevida general a 5 años es del 17%.

2.- Factores de riesgo
Existen factores que están fuertemente asociados al desarrollo de esta
enfermedad. Los más importantes son el consumo de alcohol y tabaco. El alcohol
aumenta 18 veces el riesgo respecto de la población general y el tabaco en 5 veces. La
asociación de ambos factores produce un efecto sinérgico aumentando el riesgo en 44
veces.
Algunas patologías se asocian a un mayor riesgo de desarrollar cáncer esofágico
como el esófago de barrett, que corresponde a una metaplasia intestinal en el esófago
distal producto del reflujo del contenido ácido desde el estómago, la esofagitis crónica y
la acalasia, esta última debido a la esofagitis crónica producida por la descomposición
de los alimentos retenidos en el esófago.
Además se ha visto asociación con otros factores de contaminación por hongos,
entre otros, que aumentan el riesgo en menor magnitud.

3.- Presentación clínica
En la gran mayoría de los pacientes la enfermedad comienza a manifestarse en
etapas avanzadas como disfagia (hasta en un 90% de los casos), traduciendo un grado
importante de estenosis en el lumen esofágico. Otras manifestaciones frecuentes son la

1
Interno del Dpto. de Cirugía Sur. Facultad de Medicina Universidad de Chile.
2
Prof. Dpto. de Cirugía Sur. Facultad de Medicina Universidad de Chile.

Sección Medicina Pág. 34

Diagnóstico El gold standard para el diagnóstico es la Endoscopía Digestiva Alta (EDA) con biopsia. Estos síntomas no se presentan en más del 2% de los casos en cáncer incipiente. pero lamentablemente son molestias leves e inespecíficas como discomfort o dolor retroesternal. Su importancia radica en la evaluación de la extensión del tumor a través del largo. Si la ubicación del tumor es por sobre la bifurcación bronquial puede aparecer tos. 35 . Aproximadamente un 75% de los tumores corresponden a un carcinoma escamoso. sensación de fricción o quemadura. Estas características son fundamentales a la hora de definir el pronóstico del paciente. Este tipo histológico produce precozmente invasión local y metástasis a distancia..Estadificación Clásicamente la localización del cáncer esofágico se clasifica en esófago cervical (desde el esfínter cricofaríngeo hasta el manubrio esternal) y esófago toracoabdominal. Sección Medicina Pág. medio e inferior. Actualmente el aspecto más importante es su ubicación respecto de la carina debido a que los supracarinales producen frecuentemente invasión a la vía aérea. Otros tipos histológicos como carcinomas adenoescamosos. Vol. dolor retroesternal o hemorragia digestiva. La Radiología permite hacer el diagnóstico diferencial con Acalasia. 6. este último a su vez dividido en tercios superior. melanomas o sarcomas son mucho más infrecuentes y se presentan en menos del 1% de los casos. el compromiso circunsferencial. El segundo tipo en frecuencia es el adenocarcinoma que se produce generalmente en el tercio inferior en asociación con Esófago de Barrett. Medicina y Humanidades. tomar muestras para biopsias y determinar el tipo histológico. clasificarlo en avanzado o incipiente. III N°1-2. que puede ser exofítico. Estenosis Benigna o Candidiasis.. Otro aspecto importante es la evaluación de planos de clivaje que permiten planificar la cirugía. Los estudios complementarios que ayudan a la estadificación son la tomografía axial computada que permite visualizar la extensión hacia el mediastino y órganos vecinos.Rev. En un bajo porcentaje de los casos los pacientes refieren sintomatología en etapas tempranas. disfonía o estridor como consecuencia de la extensión local del tumor en el árbol respiratorio. 5. compromiso de linfonodos regionales y metástasis a distancia.Anatomía patológica El lugar de presentación más frecuente del cáncer esofágico es el tercio medio (60% de los casos). 2011 baja de peso. ulcerado o infiltrante. localización y presencia de fístulas bronquiales. También es un tumor muy agresivo en forma local y rápidamente se disemina a los linfonodos regionales. Los de tercio superior e inferior se presentan con una frecuencia similar.. 4. Con este estudio de imágenes pueden observarse las características del tumor. aunque cada vez aumenta la frecuencia de cáncer de tercio inferior asociado con Reflujo Crónico y Esófago de Barrett.

La reconstrucción del tubo digestivo posterior a la esofagectomía . 36 . etc. Como en todo cáncer la etapificación final se realiza con el sistema TNM que evalúa la extensión del tumor. Finalmente existen una serie de tratamientos paliativos que sólo tienen como objetivo mejorar la calidad de vida del paciente. lamentablemente la mayoría de ellas terminan siendo sólo tratamientos paliativos al momento del diagnóstico. dilataciones esofágicas periódicas o gastrostomías. por lo que generalmente la evaluación se limita al estudio con imágenes del TAC. La vía transhiatal se reserva para Cáncer del tercio inferior ya que el tumor se reseca con visión directa y se ahorran las complicaciones de una resección a ciegas intratorácica como mediastinitis. Actualmente algunos centros cuentan con endosonografía que es el mejor método para evaluar el compromiso en profundidad del tumor en la pared del esófago. invasión y fistulización de la vía aérea.. ya sea con fines curativos o paliativos. En algunos casos se utiliza como terapia neoadyuvante para reducir el tamaño del tumor previo a la cirugía. Respecto a este punto cabe destacar que la extensión del tumor se mide en profundidad. Vol. Su desventaja son todas las complicaciones asociadas a la toracotomía. 2011 En caso de que el tumor tenga una localización supracarinal está indicada la broncoscopía que evalúa la compresión. la presencia de linfonodos comprometidos y metástasis a distancia. La radioterapia se utiliza en forma paliativa en algunos tipos de Cáncer de Esófago. La presencia al examen físico de linfonodos cervicales por metástasis es muy infrecuente. sólo un 40% de los pacientes tienen indicación de cirugía resectiva. sin afectar mayormente la sobrevida. Se realiza la esofagectomía por vía transtorácica o transhiatal. III N°1-2. siendo el primero el factor pronóstico más importante. generalmente se realiza con un ascenso de estómago tubulizado y posterior anastomosis a nivel cervical que presenta menor mortalidad que la anastomosis a nivel torácico debido al altísimo riesgo de complicaciones de esta última (mortalidad 80%). En casos excepcionales se puede utilizar un injerto de colon para la anastomosis. pero generalmente no incluye riesgo vital. como prótesis transtumorales que permitan el tránsito. La tomografía con emisión de positrones se utiliza para la evaluación de metástasis a distancia y la respuesta a tratamiento con la terapia neoadyuvante. tamaño y grado de obstrucción. Su mejor indicación se encuentra en los carcinomas escamosos cervicales. Actualmente está en estudio la utilización de la asociación de radio y quimioterapia neoadyuvante con resultados dispares. hemorragias. Medicina y Humanidades. 7. respetando los límites oncológicos. En el mejor de los casos mejoraría la sobrevida a 2 años en un pequeño porcentaje. donde se evidencia una reducción en el tamaño del tumor.Tratamiento Existe una amplia gama de alternativas terapéuticas para el Cáncer de Esófago. ya que la resección esofágica se realiza en bloque. la desventaja de la anastomosis a nivel cervical es el elevado riesgo de fistulizar (más del 50%).Rev. Sección Medicina Pág. La primera es la única que ofrece alguna posibilidad curativa.

por lo que está en nuestras manos fomentar la supresión de estos factores para prevenir la enfermedad. III N°1-2. como consecuencia se detectarían los tumores esofágicos en estadíos precoces y probablemente mejoraría el rendimiento de la terapia. 2011 8. En este sentido si bien no se justifica el estudio endoscópico como tamizaje para el Cáncer de Esófago por sí sólo. Sección Medicina Pág. Epidemiológicamente esta neoplasia no se presenta con mucha frecuencia. si lo hace para el Cáncer de Estómago debido a su alta prevalencia y mejores resultados con la cirugía. 37 . que posee la mayor mortalidad por Cáncer en nuestro país. como es el consumo de alcohol y tabaco y el Esófago de Barrett. Debo destacar también que el único elemento a favor que tenemos respecto de esta patología es que los factores de riesgo están muy bien establecidos. pero cabe señalar que el principal método diagnóstico es compartido con el Cáncer de Estómago. ya que las alternativas terapéuticas en esta condición ofrecen resultados bastante pobres con altas tasas de mortalidad y complicaciones derivadas de cirugías extensas.Rev. Medicina y Humanidades. Al ser esta una enfermedad silente que se manifiesta en etapas avanzadas sería necesario establecer algún examen de screening que adelante el diagnóstico. Vol..Discusión El gran problema del Cáncer Esofágico es el diagnóstico tardío.

Fundamentos para el clínico. Chil. Vol. Displasia de alto grado en Esófago de Barrett: Parte I.Lagarde SM et al. 38 . 5. 2002.Rev. Chil. Esophageal Cancer.. Cir. 2011 BIBLIOGRAFÍA 1. Ann Thorac Surg 2010. 3. Rev.. 2. Ann Oncol. Principles and Practice. III N°1-2. Coll. 2010. Position emisión tomography for assessment of the response to induction radio chemotherapy in locally advanced oesophageal cancer.Flumer P. Surg. Treatment options for squuamous cell cancer of the esophagus: a systematic review of the literature.. Evidence – Based Surgical Treatment of Esophageal Cancer: Overview of High – Quality Studies. Sección Medicina Pág..Braguetto et al. Medicina y Humanidades.Kranz Felder M. J. Rev. et al. Demos Medical Publishing. Sobrevida de pacientes con Cáncer de Esófago sometido a Esofagectomía total torácica. 4. 2009. Am. 2000. 2007. Burdiles P. Med.Jobe B..