1

Aforismo XXX

¡Qué fácil es llamar simple retórica al discurso que nuestra
triste inteligencia no llega a comprender!

Aquél que ve falacias por doquier es el más falaz de
todos. Su ojo está diseñado para ver falacias, y eso, cree él, lo
hace más suspicaz y crítico, pero en realidad, sólo lo hace más
tonto. Su lógica misma lo traiciona.

Si programamos nuestra inteligencia para ver errores, los
veremos incluso donde no los hay. Buscamos el lado mentiroso
de todo asunto. Y, si consideramos que el vasto conocimiento
relativo es equívoco, este tipo de lógica nos ciega frente a la
verdad. De pronto, ¡no somos capaces de verla ni en las cosas
más simples! En ello consiste ꟷ dice Nietzsche ꟷ la enfermedad
del filósofo.