1 Introducción

De acuerdocon algunashipótesis teóricocient'ficas,el arte de.serpsi-
coanalista y el de seranalistade grupo denen una basecomún de sustena-
ción, mienras que, de acuerdo con oüas, tales a¡tes difieren entre sí; sin
embargo tanto uno como otra exigen dia¡iamente de quieneslas practican,
interés y entusiasmo,real vocación,auténtica capacidadde autocdtica y de
revisión de las teorías en que se apoyan.
En este capltulo puntualizaremos ciertas diferencias existentesentre
el psicoanálisisy la terapia psicoanalítica de grupo y señalaremossus se-
mejanzas; cn otros capítulos, analizaremos el lugar que ocupan algunas
teor'rasprovenientes de otras cienciasen la práctica terapéutica psicoanalí-
tica de grupo.
Paraello sólo analizaremosel contenido emp'rico de algunos concep-
tos teóricos básicosque informarán sobre nuestra postura cient'rfica.
Pero, ¿por qué comparar ambos métodos? Ante todo porque tiencn
enunciadoscomunes,luego porque para nosotros,y sobretodo en los co-
mienzos de nuestra actividad, estuvieron confusamentevinculados y dife -
renciarlos puede enriquecedos, y por fin porque los cuatro somos psico-
analistasy terapeutasde grupo de diferentes generacionesque ejercemos
desde que empezamosa desempeñarnosen nuesüa vida profesional am-
bas terapias.
Nuestra información psicoandítica, que cuando nos iniciamos era más
sistematizadaque la que luego recibimos como terapeutasde grupo, nos
llevó a trasladar hipótesis teóricas de un campo al otro sin modificarlas.
Para algunos de nosotros,en el comienzo de nuestro acercamientoa
los grupos terapéuticos, la bibliografia que estaba a nuestro alcancesc

r3

Es así co- Rividre organiz' grupos terapéuticoscon enfermos hospitalizadosen el mo susestudios sobrePsicologíade las Masasll8. reflejacon bas' La relaciónmédico-pacientetripersonalo bicorporal. lógicosabre nuevoscaminosde investigación. Hare [11]' Balesy Bor. en l9)7 . ¿Surgenporque el método básicoesinadecuado. mas vivencialo más profundo ¿Siguensiendo tudiososde la terapia de grupo se multiplicaron. garta [12]. Los doctores Mom. "en grupo". "del gru. Desdeentonceslos es' más dinámico. etc' l l ro rr l o s a ¡tíc u l o s d e E z ri e V.P.literatura El psicoanálisis. que nos seríadifícil dar una resPuestataxativa.lcstlc la psicología social las obras de Newcomb [6]. Todo intento de ahondaren la comprensiónde los fenómenospsico- Pocoa poco la especficidadde uno y otro método y la identidad pro. PsicologíaSocia/ Hospital de Neuropsiquia:ríasiguiendo la táctica de Schilder. Carrwright y 7'ander[13]. cialeso convienediferenciarlos? o pansivaparasu desarrollo. Resnik y Usandivarastrabajaron tar en la culturall8. 1912. bien n".una filosofía y un método terapéutico.A. en 1954y ulteriotmentela Revistade la A.Totenz1 Tabú [18. quirieron cadauna autonomíae identidad. nocimicntosy el punto de partida de nuestrosfuturos desarrollos' nat ionestalescomo: "Terapia por el grupo" (Foulkes). Slavson po".insuficiente.((.P. .P. mental difícil de curar?Estosinterrogantessiguen actualmenteen pie ya Lz formación de un psicoanalistay la de un terapeutade grupo ad.La diversidadde técnicasaplicadaspara coordi. ge. de G. m^yot selecciónde métodos espec-ficos? Psicologíay Psicoterapiade Grupo publicamos un listado de las técnicas ¿Es nuestro conocimiento teórico insuficiente aún? ¿Esla enfermedad que hoy en día son utilizadas para grupos. que comenzóa actuat Freud estipu16 para la técnica psicoanalíticareglas explícitas.P.prohibicionesde orden éticoy recomendaciones [18. Usandivaras y Morgan asistieron al Primer gen de diferentes enfoques reóricoso nuevos desa¡rollos. siguensiendosn la con técnicasgrupalesen el ServicioPinel dirigido por el Doctor Krapf.Por lo tanto.A.Algunas transfo¡maciones sur- gano de difusión de habla castellana. el primer libro en lengua castellanasobreel tema cubrir los secretosde la vida y de la mente' publicado por Grinberg. cquivalca emirir un juicio de valornegativo. l9l3].19271. [1 ]. lo que dio origen a la psicoanálisistodos estosmétodosque han suf¡ido modificacionessustan- creaciónde grupos de formación especializados que sirvieronde baseex.Desdeenronceslos trabajadores de la saludmental se dedicarona rienciasy discutíamosteoríay pricrica. En un relato [11] leído en el VIII Congresode porque a mayor conocimiento. Langery Rodrigué[14] en 1957.un anglosajonay norteamericana. método cient-rfico. grupot se incrementó. sefue formando el grupo de los lunes. [9].tal como fue definido por Freud' es una ciencia.> l l V escasabi bl i ografi aespeci al i zada. Pichon gacionesen otros camposfueron pilaresde futu¡os desarrollos. ¡'grupo análisis". 1g13]. Parael psi- res de diferentes generacionesy marco referencial confrontábamos expe' coanalista. modificar diversosaspectosdel encuadrey del contrato tendientesa abor- dar problemaspsicológicosy a resolverlos. Sprott Powdermaker y Frank [10].La terapia ba Pichon fuviére [17] fue el campo observacionalde Freud. l)21). orgtnizamosen BuenosAires el primer CongresoLatino' neral psicoanalítica.como ce no cs psicoanalírica t4 It . sus investi- de grupo en la Argentina comenzó en 1947cuando el doctor E. El grupo inicial fundó la A. principalmente.Planteanmodificacionesoperativaspara un abordaje americanode Psicoteiapiay Psicologíade Grupo. El males- Aisladamentelos doctoresMorgan.fuente Pe¡manentede ideascreadoras' poco a poco. 19291. primer ór. de G'. una conceptualización teóricadiferente[16]. "grupoterapia"."Psicoterapiade Hemos notad<¡quc en la mentede muchosel aseverarque una técni- grup<rpsicoanalltica"y "Psicoanálisisde grupo". más rápido. Intenta des- En nuestromedio.como lallama- tante claridadel marco referencialinicial del que disponíamos. "psicoterapiade gruPo". surgieronenroncesdenomi. "la en t95i y en el que uno de nosotrosjunto con una decenade investigado' regla fundamental' ' .otras simple- CongresoInternacionalde Psicoterapiade Grupo en Toronto en 1954 y menre dependen de la importanciadada a algún aspectode la teoríage- luego. Hoy nosotroselegimosla de Terapia Psicoanalíticade Grupo' f 2f . y dbstacóel valor de lasreglasimplícitas. y actualidad aportacionesvaliosas. Homans [Z]' Lippit y Cada una de estasdenominacionesimplica de parte de quien la eli- Vhitc [8]. y PsicoanálisisApltcado. El poruenir de una ilusíón Il8.nll)oníadc algunoslibrosclásicos talescomo los de Foulkes[1]. en estelibro pia dc la terapia de grupo hicieron sentir la necesidadde encontra¡un nuesrraspostulacionesrefTejaríntan sólo el estadoactual de nuestrosco- nombre adecuadopafa este tipo de terapia. es decir.

En amboscasosdesignamosesteespaciode tiem- . nos confirman estahipótesis.g¡fi-qas. ion rolesprescrip. cisasy específicas. psicoterapia[19] o terapia de grupo psicoanalítica..ble9i¡¡r!9n1o-.insistiqgmosen qu_e.Jptós teóricostienen en amb<íscampos tera.r¿ción libre. lafantasia inconsciente.g-Pri*p_lÉglSo_. do habla del "modo de instdaciónde la regresión". Por un lado.9¡r1 red vincular Ep*g^q-gr:.i. Sus.e. qr¿.Da cuentade un dosaieadecuadoen relacióncon la capaci. interaccio¡al en el que se % --* - c-idy_eqtunig?s.Pagés[26].Ig. Correspondeal reconoci.comprendido y analizado I I¿ me¡qr frecuenqiajg l45 Ce. Cuando nos refi¡amosespec-frcamente a la regre- rativo son: el gScu. Ia otgenización espaciotempord y económica de los encuentros El restringidonúmero de personasque integranun Dequeñogrr-rpof"a- constituye el aspectoexpllcito del encuadrc. I personas.se_define por o cincovecespor semana. En los grupos la duración de cilita la producciónde un tipo de comunicaciónen el que la fusión de iden- la sesiónespor lo generalde sesentaminutos como mínimo y noventami.C. las experienciasgrupales acumularivay' duración de las sesionesy la pgsi-qió_q-física relativa de los integrantes de la (maratón)que encuentransu fundamento teóricoen el aspectodesesrruc- relación terapéutica. con una frecuenciade tres..on I 3 nuestraÉcnica.o'an. frg¡!igiq.En ambas terapiasy en diferentesmomentos del procesotera- creaun campoterapéuticode transferencias múltiples[20].El autor distingueuna ro de participantes¡ealesen un vínculo y la producción de leyesde fun.iodel tiempo y de la regresiónen ambassituacionespermrre sociocultural. basándose en la hi- I6 I7 E--Jfu&.slgn.--c_etnb-i-o-.. si hacerpsicoterapiafuera menosvaliosoque hacerpsicoanálisis. I cuentrosestablecidoscontractualmenteconfiguran una continuidad espa.| péuticos diferente contenido empírico.momento elabo¡ativov fi- {. tidr. . I En esteestudiocomparativoconsideraremos tan sólo la frecuencia.qUg=Cg'Ef¡l1&l4. r:a¿a¡a la inst4acig! :le g¡ Plocel.el está relacionadacon el efecto de. miento dc que un proceso multipersonal requiere un tenzpopara que se I instale y pueda se¡ detectado. nutoscomo máximo.la transferen.qgg_g. lo sumo tres. -multipersonal f. explicaremos con más detalle su significado.| Nuest¡ahipótesisde trabajo es que el ritmo y la frecuenciade los en.gl_e":!..tiene indicacionespre.-qy!.&!t". Simmel [21]destacóla relaciónexistenteentreel núme. Paraun tratamientopsicoanalíticoseguimosasignandoa cadasesión. efectua¡una distincióncua.I $cslruSrumnre dq. cisión que fuimos adoptando por experiencia.iasmaltiples.lfes las que no estaríamosen condicionesde .ignal con sus leygsg¡p.e. a los pacientesles seríadifícil elaborar I y técnica.cuatro Volviendo al método psicoanalítico.a rio que sustentaremosen estelibro es que cada terapia. sión. LaÁayorduración de las sesiones de grupo esel resultadode una def renraremosque esros. no esnecesariocelebrarsesionesdia¡iaspara obtener un I ciotemporal institucionalizadaque adquiere una significaciónestratégica determinadoclima.otpoi la situación po como "lahora" .ti¡ olizar la variedad de est'tmulosy las transferen.ren tanto la duraciónde cadaetapacomo su semantización. ."la teoriadel conflic-to. pueden describirfasessignificativas:comienzo. seapsicoanálisis.on.cincuentaminutos. ¿"¿ ¿-é"Á.efectuadacon otros fines.la rygg¡1Qn. cn ottos términos. petitiva automiúca que facilita el contacto con el inconscientede cadauna Losconceptossobrelos que basaremosnuestrobreveestudio compa.u_naconvivenciagrupal (en relacióncon las modalida<JesI individualesnarcisGticas) quc produceuna bruscamovilizaciónde ansieda- 2 El Encuadre [23] | ..El con suslevesd-e'cómuñiüdiéñiáñCtérGticáliriiértas en'ün microcontexto peculiarmane.. de laspcrsonasdel grupo.. como es tradicional. el aspecto-histórico. turente y movilizador del grupo.ed-¡g.la 4ro_q.tal como la señalaGrotjahm [21] cuan- - Va"én rq02.ñ*.)¿!¡qa asimetríavincular.De esta manera se diferenciande cualquier otra reunión entre cl monto de ansiedadesque una convivenciatan intensapodría producir. con una frecuenciade una o dosvecespor semana.El crite.litativa.la Las sesionesprolongadas.ontrol^. Qrr1t¿gg1qqg. regresiónterapéuúcabenigna específicade los grupos y una regresióncom- cionamientopropias[22]. por otro lado.p_9_-99.deses ranto fundante como disruptiva.sJa e! la unidad de tiempo necesa- terapéuti-c4.el.t qttrTiiffiiento de un uínculodual. nal 1241.9 .ac!¡r._t949ió-rl de gn qampo terapéuticotransferen.

se logra en un grupo Clásicamentese han descriptomodalidadesdetectablespor el lugar que solamentepor nuesüa función normativa y nuesrraactitud interpretariva. como se verá cuando to- las sesionesseanmás frecuentescomo reaseguramientocon miras a evitar quemos el tema de las contraipdicacionesen el capítulo corespondiente. La hora y el espaciopertenecena cn los que su papel de receptor y de emisor de mensajesestarádirecta- un solo paciente. ción y organizactín inmediata sin que haya tiempo para procesarla. I¿ sesióny el ámbito geogr'afrco son una posesióncompartida. como si fueran una incluye el conocimiento de las reglasdel juego de los procesosvinculares prolongacióncorporal y un continente. da de un grupo adquierensignificacióny difícilmente pueden seranaliza.i. Formulamos enroncesexplícitamente la noción de respetopor los lisis se instala en un procesoregresivoque dependede una sola persona. revelanque se ha producido una inte. su analista. En un srupo.4n _g¡q_e_elg-qqgto-g9mo.pótesisde que existeuna inmediatezafectivay solidaria. En estoscasosel contexro grupal implica para susparticipantesuna Los intervalosentre sesióny sesiónsólo en pocosmomentos de la vi. el terap-g. a sí mismo pero no a otros. También por ello muchos autoresrecomiendanque un grupo seeco- po esun lenguaje. El diván es del pacientey el sillón esdel analista.con quien estableceun diálogo durante y entre cadasesión.asimiladosa un sentimiento de mismidad.Desde el terapeuta rapéutica. pudiéndose cionesy recomendacionesvinculadascon la violación de intimidades com- anaJizuminuciosamentelastespuestasdel paciente.el hecho de estarfrente a frente modifica el acrode escuchary el Por ejemplo.se Eseelemento puede llevarnosa desaconsejarla entrada en un grupo a una requiereasíuna mayor frecuenciade encuentros. La recepciónsimultáneade protección por cercaníafísica.. qug ^ Ias reglasdel juego implícitas tienden a la instalaciónde un campo adscriptoa su ¡ol.ya que inhibe y estimula a la vez.. Divul- que no facilite más que una organizacióntempt-.t3jggl"e-gggi-gsig. esfactor ocasionalen un psicoanáli. Además.El pacientenecesitaque personacuyos secretosno deban ser divulgados. mente influido por la relación c ra. partidas. c?:Ía. dañer a su analista.por su ubicación. La silla di¡ectamente opuesta lo es por variosest'rmulosobliga a realizarun trabajo intelectual y afectivo de selec- quien rivaliza con Ia personacentral. de la comunicación. en c apítul o II: racción.¡tromarco referencia/ 18 rg t- . pero los pacientes cambi¿n suslugaresrelativose terapéuticoque permita a los pacientesdar una significaciónde su rol. decimosque es un acting-out. -.La respuestaa la se la sesióny otra cuando termina. los participantesde un grupo adoptan con respectoa la persona. etcétera. l V ó¿sc "Formac i ón del c onc epto de grupo: un model o ev ol uti v o. ordinado por un equipo o al menos por dos rerapeutas. el acting-out. El pa- los sereshumanosnace un afectoautomático.fuera de ellas. que puede disponer de ellos.tomadasuna al iniciar. ciente se instala en una discontinuidad..central. La terapia de grupo nos ubica en un rol gestual acrivo en la dinámica de acciónque adquieresignifrcaiión É."iion haÉituai. El encuadrepsicoanalíticointenta estableceruna continuidad en la En situacionesespecialeshemos tenido que estipular algunasprohibi- que los intervalosentre sesióny sesiónforman una totalidad. 'fraje -U-s.l aspectoimplícito del encuadre incluye una reoría de la psicología En un psicoanálisispacientey analistase encuentranubicadosen la grupal en la que se aniculan modelos individuales y socioculturales'.inp¡eel mismo sillón. secretosajenos. Un pacienteen aná.queden adscriptasa un rol.aftrma que entre sis. la silla más próxima es ocupadapor quien buscacontactoy de pensar. Creemosque es importante mantener un ritmo de sesiones durante las sesiones. F.Seperjudica una continuidad. por más que en susfantasíaspuede intentar cia necesariapara la instalaciónde procesossimbólicos. -qu_gda inclusocambian lassillasde lugar. exigenciay una limitaciín 1271. misma posiciónrelativa. Dos fotografíasde los muebles. pero no secreros ajenos. al tiempo que posibilite el mantenimiento de la abstinen. La asimetríainmediatamente lograda en un psico- ".Lo que es regla en un grupo. El estadoen que queda el consultoriodespuésde una sesiónde gru. Cuando en un psicoanálisisun pacientecuenraalgo que ha ocurrido dos cadavez. Es habitual quc las sillas.ralsignificativay asegure ga algo muy personal.su intimidad. " Nue.".aunque sabemoslo azarosode estaindicación: esuna regla.g. Desdelos pacientesrecibirá una semanrizacióncoherentecon su fantasía Uno y otro setransformanen inva¡iantesy seincorpora¡ ela identidad te- de curación inicial y con las vicisitudesdel proceso. análisiscon el pacienterecostadoy el analistadetrás. p_uqs q¡ !en-..fundante de la relación.

aquí se abren nuevamentedos caminosdiferentes. En un grupo las condicionesempíricasincrementan la asimetríaen relacióncon el estilo de comunicación. El Conflicto rapeuta no puede ni debe accedera este tipo de diálogo. relaciónhabirud entre las persona!(.i un campo relarivamenre invariable:el ámbiro del consulrorioin- v terno y externo en el que paciente y analisraocupan siempre el ¡eflexivopuede servivido como distracción.Los hábitos gestualesrepetitivosy propios son reprimi. ción objetal. En un tratamiento psicoanalíticoel paciente se vale para expresarsu perimentarsecomo dificultad para pensar.vocessimultáneas). policratismo. lable a la parte inva¡iante del encuad¡e.é-pl"r"dá pot una aiención mismo lugar.o en casocontrario conflicto de la relación transferencialcon el analista. solamente.que otorga continente consrantede la comunicaciónque facilita en el pa- sentidoy toleranciaa los otroscomponentesdel encuadre(. llegadas.anparte de su lenguaje terapéutico.salvoen Bianchediy colaboradoresdestacanque "uno de los factoresque aten- rarasocasiones.a sersignificativos.¡_estro En una relación bipersonallos est-rmulosprovienen de : el paciente sabe que si utiliza el cam¡io tlrápéritiió que le ofrece- i. t_9. 1913] estipulaque la atenciónflotante esun estadode percibir sutilesmaticesde la comunicación.Varios sujetosutilizan el tipo de relaciónhabitual entre personasaunque también diferencianclaramente lo que llaman "chadas de café" del diálogo terapéutico. 20 2T .con el encuadrey con como una mayor necesidadde actuar.'-". En un grupo los ruidos propios del consulto¡iono alcanzan.y son reemplazadospor el ruido inva- tan conüa la atención flotante es la tendencianatural a establecerel tipo de riante de la inreracción(movimienrosde sillas. No espues.ansiedad.utrco_.sino también un participanteactivo del procesocomunicacional. ciente la regresióny el surgimiento del mundo fantásticoy en el psicoanalistala instalaciónen un estado menral adecuadopara Freud [ 18.... L912.starse como intento de ruptura de la asimetríay rea es saber¡econocerel conflicto. los demás personajesque forman su mundo objetal. mosrnos permitirá instrumentarlos mediosnecesarios para comprenderlo. La tolera¡ un monto de incenidumbre" que le despienavivenciasde desprotec- intervención sincrónicade varios niveles de comunicación requiere un ción y a lasque mentaliza "con hábitosrepetitivospropios" (onicofagia. concienciaen el que "debe" esar el analbta para escuchara su paciente.-.etcétera). ¡4p_é.La atenciór_flgl3'nteque uti- lizamospara escuchara un solo paciente.t . ca¡amelos.¡s rcsistenciasforry. como di¡ía Anzieu Bianchediy colaboradores[28] llegan a la conclusiónde que la aten.En cambio el te.tif. "El analistaen atenciónflotante debe poder momentáneamenteel libre fluir comunicacionale irrumpe como tal. El ámbito sonoro de cada casaes también asimi_ .el pacientey alternativamente el analista.Nuestrata- psicóña *ét. Nuesrro instrumento El terapeutade grupo recuperaun "tiempo para pensar" cuando la para descubrirla morfología del conflicto estádi¡ectamenterelacionadocon dinámica de la comunicaciónle permite transformarseen un observador nuestracontratransferenciay un cuerpo de teoríasexplicarivas.91.ma- adecuadobalanceoentre s-rntesis y análisis- nicuria. El pensar ( b. multiplicidad de vínculos promueve un lenguaje de acción.) y aquellosfactoresque estimulan la Sólo un ruido que pase el umbral de lo acostumbrado interrumpe contratranderenciapatológica". ¿l ptqpg-qgr!9--cst4--f9rlr1a de tratamiento sjo dule lar reglas. dibujos.. nomb¡arlo y darle una nueva semantiza- puede hacersucumbiral grupo en un estadode contagioafectivo (risas.En cie¡¡q mo- do.!tqgg.El¡gciente de la misma. una pantalla de proyecciones signifi.)". Es._ {! r" soloemisor alavez. Por lo tanto.teo(tadel conflicto setoma en cuenraen ambasterapias.. ción. frab_la¡rsiente para permidrnos conocer y comprender su mundo de rela- cativas. 1291.llnl..Todo estoconstiruyeun cuerpo ción flotante "es un factor central del método psicoanalítico.seleccionadora de est'rmulosque posibilita un pensamientoreflexivo.gnelementossuministradospor el campo re- -los iristezacolectiva).ya que éstefue nuesrromensajeimplíci- en mayor grado que en su rol de psicoanalista. La defensacontratransferencialfrente al inc¡emento de ansiedades La. dos y sustituídospor un mayor esfuerzomuscular que puede llegar a ex. El gfi4igg jg-gIpr_e_qac. su mundo na¡cisista. fuma¡.la envolturadel consulrorio.

intentamos siempre adscribir nu€stro el campo terapéutico. . Entendemospor realidad compartible.rt".el analistay el encuadre". rara ygz e-sutilizada y muy pocasue.p^9lor g"y_e-"elpacientecreeque lo son.[cgnfron- cialmente utilizado como doble de algún objeto interno perturbador. .ie en toda su extensión. El Todo lo que el pacienterefierepor añadidura esuna realidad externaa la Sg+flictoindlviduovels*qq-s.. o con nuest¡a manera de objetivar dichos persona- que permite conocera aquel persona. posibilidad de percibirloscomo rales.ls!9qal y lr{rsferencial en el que privan las identifica- clgnqs_-p¡gygqtivas e-i nt royectivas. la presenciade otras personasplantea de i emb¡o como rndrvtduo des.nos enconüarnoscon dos estrucrurasde roles ¿Cuál será el aspectode la situación terapéuticautilizado para los en conflicto: una manifiesta y defensiva. planteadopor la presenciade un terceroque irrumpirá en el mundo nar- analistas. _-e!__i4!ividuo hacec¿soomiso de su individualidad y se confunde del concepto de grupo: un modelo evolutivo". en capítulo II: " Nac¡tro marco referencial" . en el que la expresiónde un conflicto depende de que los fácrict la que tiene existenciaperceptiblepor los sentidosde uno y otro.i-a¡"_9_ de conflictos figados con Ia asunción de roles y con l1 !a'ap. muy discutible.9?li.Peroel rercero.ot¡a inconsciente. Le damos tiempo para di.En la terapia bipersonalel primer conflicto esaquel conocimientode los mismos a su subjetividad [30]. Nos pareceque la utilización del analistacomo doble de un objeto En síntesis. como psico.| sistemase produce una realimentación permanente2.situaciónya muy discutiday lucida¡ susdistorsionesy aún más.le damos tiempo para que se instaleen su mundo objetal interno coincidecon el conceprode facilitacióntransferencial. Entre cada u'upación central gire en rorno a un épgglo-_¿is_tr_ibutivo. imprimen su sello particular a la cular de cada paciente.entendemosque estosdatosforman parte de un mundo interno cisistainiciando la primera brecha..los demáspacientes. la presenciade personas I Vérse "Formación g. Los conflictos inuasistema e intersisté' rc-fot¡alqigplo_qdefensivos.ei coirégimosuna proyeccióndel múnmente se llama ser pantalla de proyecciones. encuadreanalítico.4ntagonizarlas es una el campo elaborativopsicoanalítico.-o*ildiscriminaciónversusdiscriminl'l sesióny adquieresignificaciónpsicológicade realidad externa-internaen cl"" gr!4 pl4lg4dg _dr4lnjticAqente de entrada. rolesy stanu del inconsciente. aunque la asepsiadel analistaes mayor en un vínculo bi- personalque en uno multipersonal._dad. o en orras palabras.el analistavisto frente a frente y la <krspor é1.esini- objctal del pacienteal que debemosda¡ nueva significación.qSl-ed¿d. lurd grupal de cada miembro del grupo. l¡1m_e-d. va capacidadpara eludir la presenciade un objeto real externoutilizándo- les. ^ I.aunque el pacientemerrcionehechos defensa.o seael analista.l. emocioneso sentimientosque no son ng-e-*1o.Estoentroncacon las demandasdel pacientey su acti- Pe¡ojq.Es lo que co- jes. El pr"lr. únicosque tienen una existenciared (fáctica)en la situaciónpsicoanalíti- Ofrecemos a nuestros pacientes un espacio-tiempocompartido y ca son "el paciente.| -dglg9-deJgsp. la medida en que empiecea sercomprendida.t¿9Q!-ggq-la_f..Los instalaciónde los procesosfantaseadosy transferenciales. ción formal provenientede ouo contexto y una búsqueda de normas ) de acuerdo con lo que dcscribe Bcmard en el capítulo II sobre estrucn¡ra de quc den cuenta del proceso. demás quieran o no asumir la representatividadde parte del mismo.vivenciasy emocionesque seorganizancon una sintaxisparti. la bibliografía con el de asepsiadel analista.f9p3g. con la ofrecidapor el grupo !gra' Egj¡-qg-{upo.El primer punto de clivaje se plantea como algo fomentado por o personasconocidospor nosotros. realesexternas. Po¡ ello. en cambio.ul*grupo*el conflicto-se glptgsa gimu-l¡4¡leatne¡teen dos nive. lo . las utilizamos para comprenderun de. acordea la situación regresivatransferencial.rrr" pr. mi$mosfines? Se abren las siguientesposibilidades: En una psicoterapiapsicoanallticade grupo.4r!9!óg y famiüares.dada por el fantaseado.. pa¡-ientehechasobre nuestrapersonacuando su visión distorsionadanos El conceptode pantalla de proyeccionesestáen generalasociadoen 3glbuyagg gstadoan-rmicoo fGico.reroestá¡elacionadocon lo fundamentalmente para repetir modeios arcaicos. interpretadae incluída en tqflqig-le^difSf+ftad de articular 4mbas identidades. Desde otro enfoque.Es común que en las primeras sesionesia pre .nt-"gtios micosson los que dan su matiz espec'lfico a estecampo de trabaio.r. Su mundo estácompuestopor los personajesmencionadoso aludi. lg¡lgiga& j.' con los deseosy nccesidadesde los demás: 22 23 .

-. abarcat¡es modalida. Por ejemplo. conun tiempoqueblgunos autores :. que nos es muchas vecesdifícil predecir el ulterior ción. N u e s t ro n : a : c c .En un " vero en A. se aisla y los de- mas se transforman en un todo indiviso y persecurorioque scntan consrelaciones de relacionesobjetalesinfantiles. Ambas posuras quedan reforzadas. el intercambio de datos útiles) el .A tiene un hijo a quien castigar. vel manifiesto. ye rcpresenraciónde cosay pensamienio migico.por el encuadre. un mtsmo evento.ontigio . En él predomina la acción.tal como fue definida por Freud.ulT.Proyectaobjetosarcaicosy acep.on"i. Freud [18. respuestas a ni- instala¡ puentes y enlacesque faciliten su comprensión y reconoci.rr. b-s¡ _catoqqq-!I3rJ%-ie_t &gi" C. Se impone una convivenciasin los pasosprevios para su estableci- La regresión. conocenpreviamenrey vienena compartirsus inrimidades.. ue es. re / e rt n c i a l . el de los demás pa. por ejemplo. en la que se vuelve a modos de expresiónmás primitivoslque inclu- y los demásle devuelvenrealidad. .que qg-g. l{rl.lg_gggfrplg gq!-S!p! grupos: el suyo inrerno.rsu individualidad. ni reaclionan igual a.ao [3tl-son la apovSturad. en cl€rto uivalente a resión Tiene gable.liüáuo. sin darle tiempo para to visual. en la que se r€pre. dcposrtaciónde confianza en el terapeuradetermina una exigenciaque cionesen la(s)entrevista(s)previa(s)a fin de adquirir un criterio de agru. Proyectafanrasías mal. Desde el punto de vista personalno todos los integrantes . consideran "ahistórico" pero que preferimosdesignarcomo y intenta temerosarnentereconocera D como personajereal externo propio de la comunica- con el cual triangulariza su mundo narcisista. .Seve favorecida d.rré"1 la instalación defensivay disruptiva en dichos roles. cteadependencia. mienttl natural. narcisista. qu. 1900] distingue la regresióntemporal.. . Pararemediar esta dificukad hemos tenido que hacer modifica. la obtención de gratificacionesdirectas(erogios. y A le devuelve una imagen de hijo castigadoy casti. acción.la so. En or¡o caso. El contac- cientes y el grupo real o grupo terapéutico. la regresiónfor- destruirásu yo-grupal.Hemosno.por la rclaciln transferinciary por la interpreta- tado. un estado de concienciaque facilita el pensamiento irracio'nale _9.ialiffiifi-.-ácional favo- miento de la situación en su totalidad.odjjg recen el establecimientode un clima caracter-lstico. c n ra p í t u l o I l : . Luego la asimetríacomunicacionalenire el rerapeutay des que nos pareceútil diferenciar. B proyectauna imagende padrese.. iírum. laiegresión .atemporal. 24 25 . intuitivo así como el pensamiento corectivoy ra áramatización. La Regresión imitativas son la o son un La lcnta rcgresióntransfe¡ericiaique se instala en un procesotera- péurico bipersonales sustituidapor una bruscaregresióna modelosde conductacsgrimidoscuandola realidadexrcrnasc impone en demasíaa En una terapia bi por la asimetría un yo precarioo en una est¡ucturagrupal intcrna pocoeficaz. un *ur]ao mundo del otro. En un grupo se produce por la reunión entre l"s pe:rron^sq. arcaicoy rígido. rro r" comportamientoen un grupo a panir de una entrevisrabipersonaldiag. pabilidad para ios pacientes. del grupo pgn coj-gI1!-yjg_lggqll g! qlcomienzo de una terapia. I Vfr r c "(irntunicación".interno.r. vincular.r. tan la proyección devolviéndole simultáneamente proyección del seríala regresióndel aparatopsíquico al polo alucinarorio..D secompona como ción multipersonal. Orro tanto disponen de una plasticidadpsicológicasimilar.te ocurrecon la rivalidad y los sentimienrosde exclusióne inclusión. k: .of.B tiene un padre por quien sercasrigado. q.La necesaria nóstica.o mejár dicht el lenguaje intruso agresivoo seale confirma a C sustemoresprevios. Loscelos.

Ello no implica que en 26 27 .ugg g--U¡r-. y en la memoria de los pacientesque recuerdan muchas veces lación de un cuerpo de normas rígidas que delimita netatnente lo prohibi. por ejemplo. significativos. veamos ahorael lugar que ocupa el aspectohistóricoindividual en el Todo esto sucedesin intervención del terapeuta y únicamente en virtud empleo de un método terapéuticoy del otro. Recurrenen.e-gg!! gcg1tS!. la entradaen un grupo con fines diagnósticosy de criterio de texto sqfiC la.aiiOn espe_ Un paciente puede exhibir un sentido de redidad que parezca ade.su recolecciónse rcalizaminuciosamenteen lasentrevisrasprevias a cialmen te y fu era de contexto . vecescontrafias o contradictoriases sustiruida defensivamentepor la insta.on fo¡mas de expresión prioritarias._ también intensificanmétodosdefensivosextremosllegando incluso a de' menta¡iedadpuede ser dificil la movilización de las ansiedadessubyacentes. g¡qpg .tos ción de las relacionesfamiliarescon sus identificacionescorrespondientes revividasen la transferenciay relatadasen las sesionesse da predominan- tcmente en una relaciónbipersonalpsicoanalltica.-lggÉq. en la forma de expresarse.I. En el grupo los datos se descubrend¡amfuicamenrea travésde la inte- ralizaciln y una inferencia hechasa Partir de datos que son tomados par."tivos y per- toncesal establecimientode vínculosemocionalesprimarios.u. lo que permite visualizarsu paro- aparición de movilizacionesde estructurasprofundas anquilosadas.s¡ggndo mode los grup aIes. puede transformarseen figura p"r. puede re- 5 Aspecto Histórico mitir al grupo arcaico en el que los rores se discriminan tan sólo sobre ra brse de sus cualidades de proveedoresde gratificación o de frustración. fi. si se da t". sencadenaruna desestructuración bruscade aspectosadultos de la perso. Sin embargor'tg{-eÉg-g. d. les primarios.favorecenla rápida permancceren eserol frente a los demás.titid.oÁpt.v la 3g_t!y!{ad. una terapia psicoanalíticade grupo no se analicenestosvínculosparenta- tar y frustración que pone en juego mecanismosregresivos. se descubre rápidamente cómo Los pacientesse ven inmersosen Procesos. un hi.Illlcrurafamilia¡._ldapaciente g1-r rolesgignifi.. yos.n . racción. por un gesroo una a.ni9l99on. así como modelos de identificación.o menor ir.Pero no cabe duda que la lenta discrimina- "rp. Por su mané¡ad. Se instala un código tácito percibidospara el rerapeuta. el rerapeuta de grupo conocen las estructuras familiares de sus pacientes .I¿ confrontación de normas muchas c. lo cual les produce una conmoción. ll Íen¿gj!.. interpersonales en los que realidad y fantasía están permanentemente b.temáticaso accionesque fueron asumidosy distribuidos roles en los grupos primarios de los pa- pueden serlesaienos. en el método utilizado parala obtención de datos. Tanto el psicoanalistacomo del encuadreterapéuticogrupal. Se trata de una gene. cientes. elaboraro pensar. . en el modo de registrode los mismo en la memoria del terapeuta. Pero difieren: En un grupo el escenarioestáocupado por procesosde comunicación a. g&dgt$. contrastadospor disociacionesbruscas.rrt"i de oiro. la situacióngrupal aparecencon crudezapuntos de"grup"bitidad.a pg lo t.i. nalidad precariamenteconstruidos.los demáspacientesentre sí dete¡mina una vivenciade extrañeza. acercade lo que se debe haceren función de una referenciamítica a las cos- tumbres de otros grupos terapéuticosu oüos gruPos.g$!4iat g. cialmentesignificativosque se han consrituido en situacionestraumáticas cuado y vivir sin embargo disociadamenterefugiado en su mundo de finuía. rin que en otro contextodicha conductahayasidosignifiiativa.g1itirán descubrir las relacionessignificativaslnfantiles. perte¡9n9g¡.sin disponer de un tiempo propio para hacerlossu.1g¡9_ge*¡.r" Estasvicisitudestienen ventaiase inconvenientes.gu gs.ueno diga un paciente. r.males.pero logíe a ga:nrl del lugar que ocupa y ocupó en su iamilia. hechospasadosy significativosque pudieran haber pasadodesa- do y lo permitido proyectado en el encuadre.rá. dramatizacién.roles que se vuelven a asumir defensivamenieen la red grupal. por algo que diga o q. Es im_ponanteseñala¡que existencomplementariedadesanquilosÁtes.

Es uno más. Se lo defi. tas. transfierepor un lado lo que muchosautoresllaman transferencias latera- do latente (el cual se transformaa su vez en contenido manifiesto del que les (hermanos).Estopuede llegar a ha- Lo dicho y lo no dicho.ü.r q.La historia del pacientees modrficableen la rnedida en que recibenuevassemantizaciones.etc.gt"p. asícomo a resolverdependenciasrespectode obietosprimitivos pató- genos. les.ri- pulsión a repetir sin provocarmodificación alguna. ación que seva matetializandoa manerade un yo observadory crítico que esta manera.como si tuvieran el aval del rerapeura. Tanto permite el progresoy la socializacióncomo cospara establecerconfiguracionesradialesen las que setransformaen ár- los impide o detiene cuando el desplazamientocorrespondea una com. El rol del analista. una cre' ciones. de transfe¡encia.9-]**p_tg:StSi" sarrollode una comunicaciónbasadaen los procesostransferenciales. compartevivenciaspretéri.. relaciónen la que el terapeutaseatratado casicon exclusividadcomo un sisde la t¡ansferencia-cont¡atransferencia. nos referimosa todas aquellasinterpretaciott.Cuentan relación ial tiene en un psicoanálisis.el lugar que objeto interno del paciente.El to.tqú. lo explícito y lo implíci..actualesy rea- se extraeránnuevassignificaciones)facilitan desplazamientostransferen. rambién dificulta la emisión de cierto tipo de interpreta- el paciente internaliza como un aparato para pensar sus conflictos. recepción. ñ. c-ampoterapeúticopermeabiliza los mensajes En -Eq_gg. .r" una terapia bipersonalel analistaes una figura nueva y antigua.Pero el rerapeurade grupo ya no es la única persona receprorade dichos desplazamientosni un dobre de las proyecciones. sus iuicios. bitro. cerlosmás útiles y consrrucrivos. Los demáspacientesademásde serlo. sus ción. El conceptode transferenciay su instrumentaciónpsicoterapéuticaes la posibilidad de transferirsobrepersonajesrealesque tienen su pro- uno de los pilaresdel psicoanálisis descubiertopor Freud [18]. Durante un procesogrupal es difícil que se establezcauna En un tratamiento psicoanalíticoseconcedeun lugar centralal anáJi.r. no se pierde por la fuerza de las fantasías. lo verbal y lo no-verbalcreanel campo de trabajo adecuadopara el de.Le devuelverecuerdose historiacuandoel pacienteviene con repe- t i c i o n e ss i n e l a b o ra r[1 8 .En gran parte cl terapeuta cumple la misma función.Vive en el presentedel paciente. susopiniones son emitidos en un campo que favorecesu cialessobre la personadel analistaasí como sobre todo su entorno. Los a to corrector pacientestienen la misma disponibilidad inte¡na para transferir.Sobreel terapeutasuelent¡ansferirseprincipalmentepa- zamiento sobre personaso situacionessustitutivas.pero también es él quiendetentará sentimientosy conductasque correspondena un vínculo con una persona la capacidadpara pensaranalíticamentelos conflictos. o en otros términos. su particular manera de dialogar con el un plus que les es dado por ser compañerosde terapia. podrían incluir motivaciones. sobre ellos se pacientemediante transformaciones del contenido manifiestoen conteni. validad.afectos. el encuadreque impone . dg_lgq_degásp4qle¡rtessirve de regulador y . personajerarquizadaque despiertacelos. Veamosahoraqué sucedeen una terapiapsicoanalíticade grupo.6 La Transferencia transformardiscursosmanifiestos. El ana- lista ayudaráal pacientea recuperatun pa^sado discriminadoclesu presen- te. con personajesrealespara hacerloen el aquí y ahorasituacional. Pero por sobre todo es una figura cuyosmensajesson un juicio valorativo. Es utilizado sobre o situaciónsignificativapretérita. Esta capacidaddel ser humano.s régúl"da d. que dijo tal otro: esto denuncia la ideología del terapeutay sus valáresr.aunque en ocasionesmás peligrosos. Por ejemplo. figura parental.y por otro aspectosde vínculospresenres. lo que dijo tal pacienteesmejor que lo reve¡sibles. 1 9 1 4]. pelesnormativosy figuras parentales.emociones. la de todo en los comienzosde un grupo o en algunosmomenrosmuy específi- desplazar. pia modalidad de aceptaciónhace más visiblesy dramáticoslos procesos ne t¡adicionalmentecomo un mecanismoadscriptoa procesosde despla. o sea la de comprender y I Vlrr capírulo lY: "Modelo de interpretación" 28 29 . etc. aunque uno diferente.es divalente.o"ii*rt*ior-á. rienen ocupa. juez.Así como facilita el procesoo la comprensia.

Dicha protección. de su manera de ser. proble_m_a_quedebe veblquliz"i."r vehiculizados.la accióninterpretativa"c?xgo del tera. susaspectosmás enfermos. Ei asi.F. tencial que opondría cada uno de los sujetos. Asiy un "como si fuera".ig$fna temáticay al surgi- Si bien esto es cierto para alnbasterapias.1393. puede irrumpir con mayor brusquedad ya vida. ¡¡¡'r¡¡Ls J¡rr .Sin embargo. no siempre necesirande su propia anécdotapr" .o- ciar libremente" es un eufemismoo una conceptuaciónteórica.se requiere tiempo y un ámbito eipecial.1895]des. didad esy no es así. Esimponante enroncesque el teiapeut" j. Sellega a E€ lr histo¡ia individual oiupaun lugarsecundario.hacenuso de estaparticular modalidad p^r^rogr^r susobjeti- mos a que repitan ttaumáticamentesituacionespretéritassin modifica.dolory descáncierio. De esramanera ros puicntes lograún percibir las múltiples formas de expresiónde susconflic- I¿ asociaciónlibre es lo que permitió a Freud [18.r.odqrjgge*.la vivencia <lrcealgo y otro asocia. pe'rono Tmpriñlempr. Esto en re- peuta se ve a vecesdificultada por la violencia de ciertasinteracciones. ..Muchos métodos inter- en la contención que representamosy en la esperanzade mejorar.Renuncia¡a unafor- asociarcon mayor libertad despuésde una larga ejercitación que incluye 30 31 .el peligro de una retroyec. resultanteserá:' 'no hay más salidaposible' ' . Si en. _. q.'. Por consi.La asociaciónlibre esuna meta del de las defensasprotectoraspodrá hacerseen un clima y en un contexto t¡atamiento bipersonal psicoanalítico y para alcutzarla.. disciplinariosconsagradosa la ueación.pesea la multiplicidad de es. Por ot¡a parte.-dsta propiaes!¡na-de lasprimerashe- üt+9ry.&!4-9rdg.lli¡l$ qgeprodg-cgn confusión.r.!r9 . podrán discriminar lo proyectadoen la construcción .__!gnejenos-o -quese escondsndetrarde una conñ-ictiva ajena. .. .. Áquí se implican to ináiui¿rial y lo gru- prl. gglgPgda a:SP.¡¡gigg¡i?gre nte grup al .li- --'r-_..on teÁ"s puede ser llevada de manera tal que los pacientessientan que el "sí" es qgq l.lo hacenbasándose que no pasapor un procesode autorregulación. seaen forma fragmentaria._ '_v ción patógena es mucho mayor en un grupo ya que el procesoterapéutico -_.re .lproblema de otro sele impone más que eliuyo. El contrato terapéuticolleva implícito el mensajede que la revisión el vencimiento de poderosasdefensas.. Il!$$d4. como por ejemplo.l+-+li-. guiente existepor parte de nuestrospacientesuna confiabilidad tácita en En un grupo terapéuticola asociaciónlibre se va dando como un nosotros. el u.La asociaciónque se produce en evolución y efectuar una reintroyecciónmás benigna. Si la experiencia terapéutica se Ffrlfo--r$a glr su problema. ideal o un conceproteórico.expresará algo *$e iulertiente . Tal tímulos. al descubrimientoy las técnicas Ahora bien.No requiereestructurasló- toncesse animan o accedena mostrar facetasescondidasy secretasde su gicaspropias.rn grupo comprenda fha_ 7 La Asociación Libre ¡r scntir a suspacientescuál es la participación personal en la ¡ed interac- eional y comunicacionalo cómo influye éita sobreellos.n sólo un pacientesinstalarseo sumergirseen un procesoterapéutico.a una visió1¡9Lif^.y la misma nos obliga a cuidarlos.5 - no sólo está en manos de una persona calificada sino también en las de Muchasvecesun pacientese queja porque no puede habla¡ de lo que otrospacientescon susconflictos.'a . Vencerlas resistencias la interacciónresultanteno se un paciente con insistencia. su de una realidad actual sob¡e el modelo de una anterior negativaPara su Partrcutartorml{e ¡gc_g¡tar la_realidad.h"r á los demás. también es ciertá que algunasueces debe_cedera la urgencia de otros. vos gqggglqpg. heurísticas. aunque más no que en sí mismo representauna protección. de cubrir los nexosentre un síntoma y su etiología. si bien la anécdoiaesdel otro. saltandoasía vecesel nudo resis- nuestrafunción como terapeutasde grupo y alavez nos discrimina.r_re_ryerg-q HEf U..qe_ pesar d.s.persuasióny método constituyó su primer 'pero n!9 e. le. m¡ento de una resistenciay la elaboraciónde la misma.. su percepciónselectiva depehdesiempre de é1. Alguien ción en un "sí" terapéuticoque se transformaen iatrogénico.. Asociar libremente forma parte de la reglafundamental del psicoanálisis. mlento de problemas_inco_nscientes. * rjnpo. !9r !r.lS goSiación l. instrumento terapéutico y de investigación. Estecuidado forma parte de libre pensarace¡cade lo que otro dice.interesay siente que siempre tien.Todos sabemosque "aso' . si en estecontexto los obligamosa repetir o los expone.el encuadrey nuesttapresenciapermiten a los vez la verdaderaasociaciónlibre mencionadapor Freud sea r.

Existe¡ fantasías universalesrevestidascon el anecdotalio particular de cada paciente en función de susseriescomplementarias.de la brevecomparaciónde ambosmétodos terapéuticos deducimos la necesidadde reconocerlas diferentes posibilidades que La Fantasía Inconsciente [31. lespermite captarcontenidosinconscientespor codificaciónrápida de ele- ma estefeotipadade pensarsey presenrarse mentos paraverbalesy preverbales. No se debe confundir este fenómeno con una fantas'aincons- ciente grupal. asociación tuar el esquemacorporal unificado y lafantasía inconscientecomo primer rr rg¡ffi. la asociaciónlibre en una relaciónpsicoanalíticabipersonalsufre En nuesüo criterio un grupo no es más ni menos que la suma de los in- las vicisitudesde la represión. la libre se da sin las trabasde Estafacilitaciónde la comunicaciónasícomo la necesidadde perpe- &qj"-lg!d". pQLSste motivo puede ser.u-n gruPo. Nosotros entendemos que orra parte da accesoa una visión polifacéticade ciertasproblé?náticas'En ello implica un deslizamiento conceptual del psicoanálisisindividual.. esya un pasohaciael reconoci. que se transformaen un código com- partido. así como el alcancede ciertashipótesisteóricas. Este modelo es creado por la necesidadde pertenencia. En ¡¿g-psicoanálisis bipersonalla fantasíainconsclenteesun concepto tegriñ . Existeen cambio un tipo de comunicaciónintersubjetivaque seestableceentÍe personasque sereúnen con una frecuenciapautada que 12 tt . 32] ofrecen. En un grupo el concepto de fantasía inconscientenos sirve para comprenderla dinámica de la interacciónde un individuo con otro peto no pensamosque hava un concepto operativo de fantasía inconsciente grupal capazde explicar Ia dramitica de la estructura. micnto de la dinámicagruPal.-g!. En síntesis. . son las causasque llevan a algunosautoresa sus- la conflictiva.defensira'Pgro p'-o1 tentar la idea de fantuin inconsciente grupal.En ciertosaspec- La asociaciónlib¡e en psicoanálisisy la libertad de pensarlos proble- tos hace posible el abordaje a una conflictiva intersubjetiva y dificulta el mas de los demás y de sí mismo en un gfupo pueden ser comparables."-úio. más bien podría comparárselocon la instauraciónde un es- cenarioque permita a cada uno exPresa¡se desdesu fantu'ta inconsciente individual."d" uno de los integrantes. La estructurade su fantasíainconscienteindividual le permite imagi- nu anallgicae ilusoriamenteun modelo de fantasíainconscientegrupal.[.individual. dividuos que lo componen: abarcaotro camPoemp'uico. un pilar de nuesrracornprensiónde las identifica- -nitituye cionesproyectiv¿s e introyectivas.Se creaun tipo de comunicación intuitiva que permite a los integrantesde un grupo captar una dramática dentro de la cual pueden incluirse.continuidad y mismidad.salvandoasílos obstác"lol 4: modelo grupal interno. abordajc de partes de la personalidad a las que sólo se tiene accesoen una terapia bipersonal.