CARLOS MARÍA VILAS

EL PODER Y
LA POLÍTICA
EL CONTRAPUNTO ENTRE
RAZÓN Y PASIONES

Editorial Bibios

6. Miedos y afectos

Un recurso convencional para definir el tiempo de determinadas deci­
siones políticas y ganar apoyo consiste en agitar los miedos de la gente.
“Ninguna pasión priva de manera tan efectiva a la mente de su capacidad
de actuar y de razonar, como el miedo”, escribió Edmund Burke en A Philo-
sophical Enquiry in the Origin of Our ideas ofthe Sublime and the Beautiful
(1757). Se induce el acatamiento alegando la existencia de un peligro inmi­
nente y la inevitabilidad de la ejecución sin demoras de acciones en defensa
del conjunto. Se alega, o se sobreentiende, que la deliberación retarda las
decisiones, favorece al enemigo e incrementa el peligro de ser víctimas del
daño, agravado éste por una inacción cómplice.
Podría argumentarse, desde una perspectiva normativa, que el consenso
producto del temor tiene corto alcance y no es un consenso propiamente
político. Pero por chocantes que resulten los ejemplos que ofrece la historia,
incluso la historia reciente, de acatamiento basado en el temor, es ésta una
dimensión inherente a la relación de poder.

Miedos e incertidumbres

Miedo es la anticipación subjetiva de un mal. Siempre existe una cierta
relación entre el poder político y el miedo. El reconocimiento social de una
posición de poder está vinculado a la capacidad de control de quien la ejerce
sobre los asuntos, las situaciones y los sujetos que provocan temor porque
son peligrosos o dañinos o pueden llegar a serlo (ataques externos, delitos,
plagas, epidemias, pobreza, catástrofes...). La relación de poder puede ser
vista, en este sentido, como un intercambio entre protección y obediencia. Al
mismo tiempo, y por su propia naturaleza, el poder que protege y defiende
es para muchos una fuente de inseguridad y temor; ante todo, miedo o por
[215]

216 Carlos María Vilas Miedos y afectos 217

lo menos aprensión o un cauteloso respeto por su capacidad para ejercer los fabricantes de armas, vehículos blindados y sofisticados mecanismos de
coerción sobre quienes se resisten a él o hacen caso omiso a sus mandatos, alarma. El terrorismo consiste precisamente en esto: excitar el miedo de la
o para indagar sobre determinados aspectos de la vida de las personas, las población con fines políticos, demostrando que el gobierno es incompetente
empresas, las organizaciones sociales. No parece exagerado pensar que para garantizar la seguridad de sus ciudadanos y de esta manera erosionar
mucha gente se abstiene de cometer actos ilícitos, incluso de pequeña mag­ su base de legitimidad.
nitud, no tanto por virtudes morales o cívicas sino simplemente por temor Debemos a Georges Lefebvre, el gran historiador de la Revolución
a ser descubierta y resultar pasible de alguna pena. Francesa, el que posiblemente sea el mejor estudio de la construcción y
El sentimiento de miedo puede ser instintivo o bien producto de una manipulación gubernamental de los miedos de la gente y del papel que esa
construcción intencional. Normalmente los discursos de las campañas elec­ manipulación desempeñó en la movilización del apoyo de las masas campe­
torales contienen advertencias y amenazas directas e indirectas respecto sinas a la revolución: “el gran pánico” de 1789. El recientemente instalado
de los muchos males que se derivarían de la elección o reelección de tal o régimen revolucionario estimuló la circulación de versiones y consiguiente­
cual candidato, o de su derrota, si el productor del discurso se ubica del mente el temor de los campesinos, sobre una conspiración de la aristocracia
lado de quien gobierna. Debido a complejos mecanismos psicológicos, las que, apelando a hordas de bandidos y saqueadores, habría de quemar las
predicciones agoreras suelen resultar más plausibles que las anticipaciones cosechas condenando al hambre a las poblaciones rurales. Estrictamente
positivas o que las promesas de un futuro luminoso; lo desconocido suscita hablando, esos miedos no fueron simples invenciones: las tropelías de los
más temor que esperanza, asunto que posiblemente tiene que ver con el salteadores eran pan cotidiano en la Francia rural, la inseguridad era
instinto de conservación del ser humano. moneda corriente en las comarcas y los caminos, y la hipótesis de una re­
Los factores que usualmente son presentados como peligrosas amenazas acción de los nobles contra el gobierno revolucionario y sus partidarios no
a la sobrevivencia de la comunidad política y a la seguridad y el bienestar resultaba descabellada; todo ello en escenarios donde la vulnerabilidad y
de sus ciudadanos son muchísimos: los delincuentes, el terrorismo, los la pobreza campesinas eran apabullantes. Fue esta conjugación de factores
extranjeros, los infieles, los comunistas, los judíos, los devotos del islam, reales e imaginarios colectivos la que dio plausibilidad a la versión de la
los pobres, los acaparadores, la hiperinflación... El incendio del Reichstag conspiración contrarrevolucionaria..Una “gigantesca noticia falsa” que, al
en febrero de 1933 convenció a muchos alemanes de que no había más generar una ola de temor masivo, detonó un vigoroso fervor revolucionario
alternativa, para preservar el orden supuestamente amenazado por los desconocido hasta entonces y, en la interpretación de Lefebvre (1974), brindó
comunistas y los judíos, que adoptar sanciones drásticas e inmediatas como la oportunidad para que la unidad nacional se manifestara en Francia por
el establecimiento del estado de emergencia nacional y la suspensión de primera vez.
las libertades civiles. El pánico anticomunista estimulado por el senador El miedo a la inseguridad tiene una larga tradición en la teoría política.
Joseph McCarthy en la década de 1950 llevó a muchos norteamericanos a En uno de los diálogos platónicos es identificado como uno de los impulsos
tolerar importantes restricciones a los derechos civiles y a las garantías que inducen a la formación de la polis (Protágoras, 320c-322d); Tucídides
constitucionales en aras de lo que se presentó como defensa de la democracia. puso en boca de los atenienses la idea de que sus actuaciones se guiaron
En nuestros días los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y el sobre todo, aunque no exclusivamente, por el miedo (Historia de la guerra
desarrollo de una política del miedo por el gobierno del entonces presiden­ del Peloponeso, L. I, 75) y, de acuerdo con Aristóteles, el miedo es una de las
te George W. Bush permitieron a su gobierno obtener un amplio consenso causas de las sublevaciones y los cambios políticos (Política, 1302b). En la
para llevar a cabo acotamientos importantes a los derechos individuales y metáfora de Hobbes, el Leviatán pone fin a un estado de naturaleza donde
las libertades públicas. imperan “el miedo continuo y el peligro de muerte violenta” (Leviatán, I,
El poder mete miedo en la gente respecto de terceros actores como una cap. XIII). Por el temor que suscitan el poder y la fuerza que le han sido
estrategia para afianzarse a sí mismo y a quienes lo ejercen, o para habi­ conferidos, el Estado “está habilitado para orientar las voluntades de los
litar una mayor asignación de recursos y el avance sobre nuevos espacios hombres hacia la paz interior y la ayuda mutua contra los enemigos exter­
en los que exigir acatamiento y legitimar su intervención. Nada mejor que nos” (ídem, cap. XVII); “para quitar el miedo general y alejar las comunes
una amenaza a la seguridad pública para justificar el incremento de los miserias” (Spinoza, Tratado político, III § 6). De acuerdo con esto, el poder
impuestos, la ampliación del presupuesto militar y de las agencias de segu­ político surge en respuesta al miedo y se desenvuelve produciendo miedo:
ridad y espionaje, la intervención en la vida privada de la gente, el control “Hay ciertas circunstancias, en las cuales los súbditos sienten respeto y
de sus desplazamientos, el maltrato a los prisioneros, la suspensión de las miedo a la asociación, y sin las cuales desaparece el miedo y el respeto y, con
garantías constitucionales, y para estimular el incremento de las ventas de ellos, la misma asociación [...] para que la asociación sea autónoma tiene

peligros que los motivan (por ejemplo. “tolerancia cero”). marginación” Gore (2007. 2000). del otro. más la sensación de vulnerabilidad de la población. 123). tades y patrimonios” (Segundo tratado. En sentido similar.. 1).). aquellos los campos de concentración y exterminio. la naturaleza profundamente humana de la política. 1996). como la de la del diferente. el mundo de nuestros días. pueden poner en peligro la Otros autores señalan al miedo como sensación opresiva generalizada en protección de una persona. Palidda (2010). “Paralela a la industria del crimen y el delito se instala la industria del miedo [. En una nota titulada “Al estimular la cultura del miedo. La pérdida de eficacia de los sindicatos y otras organizaciones intermedias Zubillaga y Cisneros. amplía las fronteras de la desconfianza respecto de lo desconocido. El parentesco del realismo político de Spinoza con el de Hobbes no va más allá de esta común los asesinatos y otras desgracias personales venden más que las buenas referencia al miedo a la inseguridad como estímulo a la formación del Estado. 2007.. Kessler. transitando su propio 3. cap. las catástrofes. Véase en el mismo sentido presión. el religión.. deterioro de la calidad y la cobertura de los destacan que la sensación de inseguridad y. Kitschelt (2002).3 De la mano de la instigación del miedo. mantelamiento del “Estado de bienestar” o el derrumbe de los regímenes comunistas ha sido 2. reinstalación de la pena de muerte y. ha tenido un impacto nefasto en la democracia estadounidense. leyes de restricción ala mientras provoca miedo a los demás”. Wacquant. El auge de opciones electorales de extrema derecha en varios países de Europa tras el des­ camino filosófico. las tropelías totalitarias del fascismo y el nazismo. liber­ que. pero el hombre nunca está son estimulados en tal sentido por los medios de comunicación o por actores completamente seguro. instalación o ción de miedo hacia los otros se traduzca en sentimientos propios de miedo. cuatro palabras como mantra nacional por parte de la administración Bush. porque el y quienes son excluidos y deben obedecerle refuerza los sentimientos de te­ hombre es el único ser viviente que tiene idea de la muerte “y que posee la mor e inseguridad. (Bengoa. expresados en términos cuantitativos-. En términos más amplios. con su coetáneo John Locke. “mano dura”. “particularmente. . IX. El uso de estas es explosiva: un número de hechos reales -estadísticos. al mismo tiempo que expande los alcances de la iniciativa personal. 2007. es igual a: re­ norteamericanos y en la posición de Estados Unidos en el mundo”. tensiones interculturales. 1979). El existir la asociación” (ídem.4 Las tragedias. La profundización Esa íntima y dual vinculación demostraría. Investigaciones desarrolladas en varias ciudades latinoamericanas como altos niveles de desempleo. sarrollo) y de las características asumidas por el capitalismo contemporáneo. y muy a menudo res de la humanidad: la anarquía y la guerra”. esp. según se supone o se imagina. en su origen. del poder: más coacción legal o física (por ejemplo. el “Estado social de estar” (o de sus aproximaciones desarrollistas o populistas del mundo en de­ derecho” deviene Estado de seguridad pública. Bush de los mecanismos institucionales de bienestar social: véanse. incremento en la duración agresividad e inseguridad. 2006:14). afirma Brzezinski: “La «guerra contra el 4. no siempre tienen una relación directa o puntual con las amenazas o los creciente polarización social (Castel. Engels planteó el mismo concepto: “La esencia del Estado. estigmatización. el contexto existencial de y el rigor de las penas. (Harb Muñoz. en general. deja de de desprotección. luego del 11 de más la construcción y consolidación de un imaginario de violencia e inseguridad -expresado septiembre. 2001).] La fórmula terrorismo» ha creado una cultura nacional del miedo en Estados Unidos. discriminación. 2007). Las reflexiones de Zbigniew Brzezinski (2007) acerca de los efectos no programados de la asociado al incremento de sentimientos de inseguridad provocados por el desmantelamiento retórica que rodeó a la estrategia de seguridad nacional de la presidencia de George W. la envidia o los celos respecto de los que triunfan para éste el precio que los hombres deben pagar por poner fin a la violencia es la abdicación de sus derechos en beneficio del Estado. de fuerzas que le resultan inmanejables: la globalización. el miedo deviene “nuevo principio de integración social” capacidad de inventar y fabricar instrumentos para destruir la vida” (41). 1. consiguientemente. cap. el miedo servicios sociales. Dammert y Anas. en la psiquis de los en términos cualitativos-. la admiración. vigilancia. Robin (2009: 305 ss. injusticia. “tiembla constantemente y se asusta a sí mismo. Estados Unidos se volvió inseguro y paranoide”. pues mientras noticias. a la criminalización de los problemas sociales. 2009. XVIII). IV §4). según Guglielmo Ferrero de la asimetría entre quienes ejercen el poder en sus múltiples expresiones (1943). hacen juego con el texto de Ferrero. estereotipación. El poder es. De ahí que generalmente la produc­ inmigración o de reducción de la edad de imputabilidad penal. 2004. de su cuerpo y de sus pertenencias” (Bauman. 218 Carlos María Vilas Miedos y afectos 218 que mantener los motivos del miedo y del respeto. por ejemplo. El resultado es el exacerbamiento de la tendencia flicto bélico mundial. Bauman. y de pérdida de control personal sobre la propia vida. Spinoza demuestra que esa abdicación ni es posible ni necesaria (Tratado teológico-político. cap. Igual que en Hobbes. Los individuos reclaman del poder político más protección. por sociedad de masas daría paso al despliegue de un nuevo individualismo tanto busca unirse a otros para la recíproca protección de sus vidas.1 De acuerdo con Locke. Bomschier (2010). efecto combinado de la crisis del “Estado de bien­ 2001: 61). Son las “ciudadanías Ferrero mueve su pluma e influye en su prosa: las atrocidades de un con­ del miedo” (Rotker. el frenesí de la vida urbana. de los que el más evidente es la grandes aglomeraciones urbanas favorecerían el desarrollo de sentimientos creciente gravitación de los medios de comunicación masiva en la formación de las imágenes y percepciones del público. terrorismo internacional.. es el miedo de la humanidad a sí misma” (Mayer. de lo contrario. “una defensa contra los dos más grandes pavo­ más seguridad y castigo implacable a los transgresores.1 2 problemas que. con frecuencia esa sensación es incentivada en los años del neoliberalismo y la agresividad de la vida cotidiana en las por la intervención de múltiples factores. en lo que coincide. incremento de la delincuencia. en el estado desmantelamiento de las regulaciones y los controles institucionales de la de naturaleza “el hombre está en medio de miedos y peligros continuos.

apelando a cursos de prejuicio social o racial sino en el nivel alcanzado por la tasa de desempleo acción directa al margen y en contra de las instituciones establecidas. 4ª parte. sin embargo. estilos de vida pública y privada. comportamientos po­ por Tocqueville (La democracia en América. 1995. . midos por las respuestas o reacciones colectivas es el resultado final de la para ser efectiva. Shklar afirma que la finalidad de una política inspirada en la doctrina violentos como los que tuvieron lugar en Rumania en diciembre 1989. en otras impulsan a las sociedades a promover las prácticas y los valores opuestos: situaciones el miedo puede alimentar desobediencia y rebelión. cómplices o promotoras de transformaciones regresivas en las condiciones La obra de Shklar alcanzó amplia repercusión en la filosofía política de vida de sectores importantes de la población y en la inseguridad resul. son enfocadas como otras tantas fuerzas que inducir obediencia o dar más recursos a quien ejerce el poder. verosímiles. cap. 220 Carlos María Vilas en la vida o simplemente son felices estimulan la circulación de periódicos tante (represión de quienes protestan. ello. entre otros) e influyó en algunas investigaciones recientes llevadas a cabo B. algo así como el “te­ la caída del gobierno hasta entonces temido. los sufrimientos infligidos a la humanidad por las guerras. entre los que destacan diver­ Indagando si es mejor para el gobernante “ser amado que temido”. II. estallan y protagonizan virulentos alzamientos contra las fuerzas represivas. Cuando el desempeño efectivo de las agencias de cuidado protector de las instituciones y las prácticas qué garantizan él estatales o las políticas públicas aparecen ante los ojos de muchos como ejercicio de la libertad. cuando éste se transforma en de esos males basada. por sí mismos. de que puede resultar contraproducente tensar del miedo a la crueldad y otras tropelías del poder una fuerza de prevención excesivamente la cuerda del miedo porque. El miedo a ser víctima de un asalto o un tento de la autoridad gubernamental o de reclamar de ésta mayor eficacia asesinato no existiría o sería mucho menor sin asaltantes y asesinos. filósofo y ensayista francés que mecanismos sicológicos o sociopolíticos que dan lugar a ese abrupto viraje. en el "miedo al miedo” que paraliza y odio. un mínimo de asidero en el mundo perceptible.5 No hay hipótesis sólidas respecto de los 1982. activistas quiavelo admitió que ambas cosas son convenientes. Véase también la Carta sobre la tolerancia de John Locke (1689). ilegalización de sus organizaciones y la audiencia de radio y televisión mucho menos que la morbosidad y la políticas o gremiales. o es visto como ineficaz en ciones positivas conducentes a una mejor convivencia cívica. sacerdotes. la defensa de la democracia. vivió en medio de las guerras de religión y de poder en la Francia del siglo pero sus efectos usualmente son traumáticos. etc. los miedos humanos se refieren a hechos o circunstancias se vio en los ejemplos que presenté antes. 2000. Lejos de ampliar la base de sus­ reales. que reducen la probabili­ veloz e inesperado cambio de ánimo de las masas. 1984). L.. Keohane. saquean e incendian edificios públicos y en algunos casos provocan miedo generado para causar sumisión y privaciones.). Lejos particularmente así cuando el poder político es percibido como el produc­ de paralizar. a una especie la provisión de seguridad. sos tipos de predicadores (periodistas. Túnez y Egipto en enero y febrero de 2011. agitadores. El “miedo al miedo” sería la respuesta anticipada al asaltan. VII in fine). XVII). evicción de campesinos o de ocupantes de terrenos truculencia. siguiendo los razonamientos de Hobbes y Los horrores. precisamente. Al­ liberal debe estar orientada a la promoción de todas aquellas conductas e bania en 1997. o por lo menos. mor saludable” de las democracias respecto de las dictaduras mencionado Inseguridad y miedo no predicen. el diálogo.. 6. la reacción apunta a una deslegitimación del gobierno e incluso miedo a perder el empleo a manos de un inmigrante se basa no sólo en un del esquema social de poder en que éste se apoya. El clamor por la inseguridad es también un excelente argumento fiscales o de viviendas abandonadas. pueden llegar a configurarse para incrementar el presupuesto de la policía. Ma. uno de los dos”. ilustran sobre el instituciones. estadounidense (Rawls. suele abrir las puertas a la confrontación y eventualmente a la elimi­ entrega inermes a los individuos a quien ejerce sobre ellos el mal (Shklar. y odiado. Levy. poblaciones que durante dad de acciones intencionales de producción de dolor físico o espiritual y largos períodos estuvieron sometidas a formas dictatoriales de dominación crean las condiciones necesarias para el ejercicio de la libertad individual. 2002. en los ejemplos anteriores se puso de relieve su capacidad para la violencia. Robin. Apoyándose en Montaigne. Spinoza. En en el país receptor. mucho más seguro es ser temido que ainado. en el caso que falte de la protesta o la rebelión. de la Universidad de Harvard. Así como. Esto es la tolerancia.. y el coactiva. nación dé lo que se teme-detesta. como pulados que sean. intervención de una variedad de elementos. la solidaridad. el “miedo al miedo” impulsa a los individuos a emprender ac- tor o el avalador de los factores de inseguridad. Acontecimientos masivos y XVI. el terror estatal.) que abogan tanto a favor de la mano dura como estén juntas. porque “los hombres temen menos ofender a quien se La politóloga Judith Shklar. La manipulación que exacerba el miedo de las personas éste como en el caso anterior la dirección o el sentido efectivamente asu­ o los grupos y los lleva a reclamar más coacción hacia los otros debe tener. acuñó el hace amar que al que inspira temor” (El Príncipe. o contribuyen a ello. “pero siendo difícil que políticos o ideológicos.. Pero por más inflados o mani­ condiciones favorables a un cuestionamiento del poder establecido. 2009.6 líticos determinados. El periodista Luis Bruschtein (2012) recupera este argumento en el análisis de la coyuntura política argentina. Maquiavelo fue concepto de “liberalismo del miedo” para referirse a la posibilidad de hacer consciente.

En el mismo sentido. en gran medida tributaria de la imagen vulgar del totalitarismo nazi o Pero el liberalismo doctrinario de Shklar no le permite reconocer que no fascista como una fuerza todopoderosa abalanzándose violentamente sobre toda tolerancia practicada con cualquier adversario garantiza las mejores. La generación intencional de miedo desde el poder como medio de gene­ 7. Blathman. que abrieron puertas a avances dimientos inhumanos. espacios institucionales aquella interpretación no resiste al análisis serio. igualdad y libertad. poblaciones desprevenidas. Varios estudios señalan. Bourque y Warren (1989). sino de Tejada (2004) y varios autores incluidos en Carmack (1991) tratan el espinoso asunto de la cooperación de segmentos de las poblaciones dominadas con el terrorismo de Estado con­ también. Manrique del último tercio del siglo XX han sido analizadas a veces como un ejemplo de (1990). Tal versión es resulta más denso (Bellows y Miguel.222 Carlos María Vilas Miedos y afectos 223 en sociedades que atravesaron por procesos prolongados y particularmente las representaciones de mucha gente aun después de que los escenarios dolorosos de guerras internas. las consecuencias prácticas son la desmovilización. o conflictos. Los estudios de Rosenfield y Marró (1997) y Fazio (1997) demuestran efecto de parálisis volitiva masiva. a impactar de manera ejemplarizadora tra sus semejantes. Rogelio García El miedo suscitado por estos hechos. confinando a la población a la aceptación el activo involucramiento de las elites económicas chilenas en la dictadura de Pinochet y las de los regímenes así impuestos. son transables mediante el ejercicio de siembra de terror. políticos e institucionales cambiaron. por ejemplo. Hubo por supuesto una exitosa las contradicciones. Véanse porciones del documento y una lista recurso sistemático a atroces torturas de opositores o sospechados de serlo. el respaldo a estos blecidos cada vez que éstos se vieron amenazados en su sobrevivencia por regímenes fue fuente de beneficios pecuniarios considerables. respecto de la colaboración de los propios prisioneros en el mantenimiento de la disciplina la continuidad de los efectos de esas acciones sobre el comportamiento y y en el funcionamiento de los campos de exterminio. Sáenz eliminar físicamente a quienes se consideraba opositores al régimen. porque deja de lado la con­ y recursos al partido nazi para alcanzar el control del gobierno y poner sideración de los factores que contribuyeron a hacer posible el surgimiento fin a la tolerancia democrática y al ejercicio de la libertad. pero también existe evidencia abundante y convincente la razón (un asunto ya discutido en un capítulo anterior). regímenes oprobiosos sin otra base relevante de sustento que su capacidad 8.8 las aspiraciones de libertad de los pueblos subyugados. El supuesto epistemológico de Shklar es que en el fondo todas que instalaron en sus respectivas sociedades. incluso. tolerancia de la república de Weimar dio tiempo. 2009). tuvieron que pagar para el restablecimiento del orden. el acomo­ menes hasta el final. Proposiciones del respaldo activo que esos experimentos recibieron y retuvieron a lo largo generales como las del “liberalismo del miedo” no parecen darse cuenta de su desempeño. los niveles de participación social y política son más elevados mantenerse en el poder durante tanto tiempo y alcanzar una variedad de que en los escenarios previos a los conflictos. 2006. curados de espanto por los estragos bélicos. el “no hagan olas” -en él fondo el reconocimiento que la ominosa duración de la dictadura de Augusto Pinochet o la de los de una estructura de dominación en la cual “lo mejor” es adecuarse a "lo generales argentinos se expliquen únicamente por la “cultura del miedo” que hay”. Rodríguez Rabanal (1995) y Burt (2006) sobre similares efectos en el caso de Perú. Traducido al y la instalación de esos regímenes. En septiembre 1983 las principales organizaciones empresariales de la Argentina expresa­ para producir una “cultura del miedo” en la población a través de la violación ron en un extenso documento publicado en los principales diarios de Buenos Aires su apoyo masiva de los derechos humanos. Véase. justicia. Todas las grandes revoluciones. Acciones tan odiosas no sólo apuntaban a ventajas que obtuvieron en reciprocidad a través de una variedad de políticas públicas. tolerancia o condescendencia respecto del recurso a proce­ enfrenta. Para mucha gente ese terror era el precio que había sustanciales en materia de derechos. Bellows. sin embargo. se argumenta. las recomendaciones del “liberalismo del miedo” implican el resulta convincente explicar solamente por el terror el apoyo que porciones descarte de los esfuerzos por alcanzar “lo mejor” por el miedo de terminar significativas de la población de Alemania e Italia prestaron a ambos regí­ en “lo peor”. Como ésta. pero no sos de poder. la desaparición forzada de personas. de porciones importantes de la población en toda la escala de la dificultad de “aterrizar” en los casos concretos a los que la política se social e. Sequén-Mónchez y Solares (2001) sobre la pervi- rar obediencia alcanzó manifestaciones extremadamente perversas en los vencia de los efectos de la violencia en sectores de la población de Guatemala con posterioridad casos de terrorismo de Estado. 1990). reducir la eficacia de esos regímenes para solidaridad. aunque tal análisis arroje conclusiones lenguaje de la política en escenarios de desigual distribución de los recur. el capital social (ver infra) objetivos a su sola capacidad de aterrorizar a la población. y posiblemente sobre todo. Green (1999) y Vela. El politólogo francés Jacques Semelin (2007) ha explorado los factores estructurales y de oportunidad. del mismo modo como no resiste al análisis el sostener damiento a lo existente. el al gobierno militar cuando éste ya había aceptado convocar a elecciones y en tres meses más habría de asumir el gobierno civil surgido del voto. además. sometidas a los caprichos y delirios de dirigentes o las menos malas. Las memorias de Rudolf Hóss (2009) son perversamente instructivas en el resto de la población (Lechner. Las dictaduras militares latinoamericanas al conflicto bélico que asoló al país durante dos décadas. La mentalmente insanos y al ejercicio indiscriminado del terror. institucionales y psicológicos. y no precisamente lugar en respuesta a la intolerancia y la iniquidad de los regímenes esta­ la menos dotada de recursos económicos o educativos. .7 los sobrevivientes al conflicto parecen prestar más atención a las redes de Es cuestionable. 2009. para otra. éticamente desagradables. condiciones para la preservación de la libertad. El miedo existió y paralizó a muchos. habría generado un Lupo (2006: 289-297). parcial de organizaciones firmantes en Yofre (2007: 456).

Pero el poder político también suscita afecto: por otra modalidad de asociación (Política. De acuerdo con esto. quien en su opinión. 224 Carlos María Vilas Miedos y afectos 225 En el plano de la política internacional. Por reacción a sus efectos prácticos. sino por su capacidad para identificar los intereses en cuya promoción interviene (Burke. por su identidad sociológica o por una misma pertenencia territorial al bien del conjunto. sino una organización nutrida por una identificación sus­ mapa geopolítico diseñado tras la Segunda Guerra Mundial. Es imposible una dimensión de afectividad constitutiva de la relación política como un pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad. por los beneficios que reporta. expresa una dimensión simbólica de valores. y el del monarca por la persona o personas que lo ejercen. b). en el Medioevo abonó el poder sus acciones. de la relación política fue planteada inicialmente por Aristóteles. y la “representación virtual” que puede tener lugar en su 9. Burke relación se asienta en una idea o sentimiento de justicia colectiva que sólo sostuvo el principio de la representación de intereses. No pueden descender con su pequeña dosis de cariño de intereses y una simpatía en los sentimientos y los deseos de quienes ac­ cotidiano hacia los lugares donde el hombre común lo ejercita” (Guevara. Ernesto Guevara. que hicieron de la fraternidad uno de sus tres pilares la interlocución estratégica con el otro bloque. así -para no mencionar las depravaciones represivas que lamentablemente no también el monarca debe hacerlo por sus súbditos. asimismo. La polis no es y la Unión Soviética. sin 1965) * 9 rechazar la relevancia de los juicios racionales en el ejercicio de la política. marcos legales. que el revolucionario En la Inglaterra del siglo XVIII Edmund Burke reconoció la presencia de verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor. sea porque existen grupos de población privados del derecho al revolucionarios de vanguardia tienen que idealizar ese amor a los pueblos. Déjeme decirle. también demonio de la política vive en tensión interna con el dios del amor” (Weber. aspecto de su discusión respecto de la naturaleza de la representación. (Guevara. 1252a). el deber de justicia que los humanos tenemos en su misiva al periodista uruguayo Carlos Quijano: unos respecto de otros nos habilita a enfrentar al mal gobierno y a procurar su reemplazo. a las causas más voto o por otros motivos.suelen ser argumentos disuasivos de cualquier desafío tenía como objeto destacar la superioridad de la polis respecto de cualquier o desobediencia al poder. por los objetivos que persigue. incluyendo el virtual monopolio de cionanos franceses. La amistad política no excluye el desarrollo de conflictos dentro de la comunidad. túan en nombre de cualquier categoría de gente y aquellos en cuyo nombre . "Quizás sea uno de los grandes dramas del dirigente. los presentó como parte de una relación fuertemente signada. indivisible. el representante no se vincula con sus representados por una relación jurí­ significados y fines compartidos que se traducen en acciones que conducen dica. Es una idea similar a la de los revolu­ y los liderazgos de Washington y Moscú. la producción de miedo fue un polis en las relaciones de intercambio económico y en las necesidades de la instrumento de mantenimiento de los equilibrios de poder durante el período defensa común frente a las amenazas externas. estimuló la elaboración de las diversas variantes del derecho al tiranicidio y 1919). Opuesto a la tesis del mandato imperativo porque. el Che. y la factibilidad de la destrucción masiva recíproca. emancipatorios. éste restringe la autonomía de acción del representante y la la identificó con la amistad (Ética nicomaquea. éste debe unir a un espíritu apasio­ nado una mente fría y tomar decisiones dolorosas sin que se contraiga un músculo. simplemente una comunidad de lugar. 1780). También sir­ tantiva con la práctica de la justicia y el desarrollo de la virtud ciudadana vieron para cohesionar los respectivos bloques de poder geopolítico y militar de sus miembros (Política. lo expresó en prosa y praxis revolucionaria a la resistencia a la opresión. que intervienen en la aceptación e incluso el apoyo y la colaboración entre la representación legal producto de la emisión del sufragio y de los activa de grupos importantes de población con regímenes genocidas. Lo que en Aristóteles son infrecuentes. Lo señaló Max Weber en medio de absoluto en los comienzos de la modernidad. distinguió individuales y colectivos. pero en su teoría política de la Guerra Fría en el siglo pasado. Aristóteles no desconoció el sustento material de la o proximidad física. 1774. Esta segunda modalidad define “una comunión angradas y hacerlo único. Nuestros ausencia. puede realizarse en la polis. o del señor feudal sobre vidas y patrimonios de sus súbditos. La carrera nuclear entre Estados Unidos ni aquéllas ni éstas son suficientes para darle nacimiento. a riesgo de parecer ridículo. pero les impone límites en cuanto supone una afinidad sustan­ La dimensión afectiva de la política cial entre los adversarios por su común pertenencia a la polis. En tal sentido. La existencia de una dimensión afectiva como el sustrato más profundo por factores afectivos. así como sus pretensiones de las reverberaciones de la derrota militar y la revolución social: “El genio o un derecho divino a gobernar. en cuanto tal subordina a la voluntad o los humores mutables de sus mandantes. 1280b). de intercambio mercantil o para la actuaron como factores de disuasión de eventuales intentos de alterar el defensa común. 1965). La teoría política medieval abandonó la dimensión democrática de la formulación Es innegable que la visión de un cuerpo policial antimotines o la even­ aristotélica y refirió la afectividad política a un supuesto carácter paternal tualidad de pasar unos cuantos años o el resto de la vida tras las rejas del gobierno: lo mismo que un padre afectuoso debe velar por sus hijos. 1155 a.

aunque muchas manifestó respecto de aquél): su preocupación por la situación de Irlanda (cuna de Burke) y veces la representación virtual es mejor que la legal. etc. a los que consideraba productos en representante de un grupo social no es la pertenencia a ese grupo. La concepción de Burke de la representación política ha sido discutida personas debe conjugarse con la confianza en las instituciones para que la por varios autores: Pitkin (1985. Una percepción que lo llevó a cele­ “por su cultura y su situación individual”. afirma de la evolución histórica de las sociedades. representación de los intereses alcance mayor solidez.10 de vida y por lo tanto “se ven teóricamente impulsados a los mismos pro­ Burke establece una distinción entre la relación jurídica. Ese afecto se refiere sentimiento afectivo que liga al líder con sus seguidores.). ss. Por eso agrega que. en determinadas circunstancias. La elaboración de 10. reconocimiento que alimenta una relación mandato imperativo.. que alegaban que se trataba de una construcción retórica con el objeto de justificar argumentos de Burke. 1852). sobre su contenido. En este punto es pertinente señalar la proximidad por ellos” (Burke. para Burke. por ejemplo. Ese sentimiento a los intereses más que a los interesados. y procedimientos formales abstractos. “Letter to Sir Hercules Landrishe. de John Stuart Burke acerca de la representación virtual en ocasiones fue descalificada por sus adversarios Mill (“Hasta qué grado las formas de gobierno son materia de elección”). así con­ legales: un asunto que aparece y reaparece. sus reiteradas ausencias del distrito al que representaba en el Parlamento. respecto la legal. es su relación nunca es totalmente subjetiva: para que exista y persista debe señalamiento de esa dimensión de confianza y afectividad de la que se nu­ producir resultados concretos que sean compatibles con los intereses que se tre la relación política por encima de convenciones formales y de recaudos afirma representar. los representantes pueden estar “a un mundo de distancia” de ellos sedimentadas por el paso del tiempo. . 8). la segunda existe en virtud de una relación espiritual que se apoya en los intereses respecto de los que El carisma del poder versa la representación.. Los intereses a que entre otros. Tal concepción de la representación la representación de las clases sociales planteada por Marx en El dieciocho integra la visión que Burke tenía respecto de la formación de los Estados y Brumario de Luis Bonaparte: lo que convierte a un individuo u organización la organización de los regímenes políticos. representación y la representación política de los intereses basada en la el interés material y la situación social” (Marx. de la cultura y las costumbres Marx. emocional. El contrapunto entre afecto y razón. pero es aquélla la que de la conducción política y del acatamiento al poder como efecto de un confiere consistencia e intensidad a la representación.11 solidaridad y la confianza. Accarino (2003: 61 ss. a los fines de mi argumento. Son sus representantes porque brar la independencia de las colonias de Norteamérica y a enfrentarse a la “no van más allá. M. que subordina al representante a los vaivenes de la emocional usualmente intensa entre éste y sus adeptos (Weber. cada vez que en­ cebida. tran en escena esos liderazgos fuertes que Weber denominó carismáticos. entre factores particulares sólo discernibles refiere Burke son ante todo intereses económicos y comerciales de determi­ por vía de interpretación y valoración. sino algo que otros reconocen en él. aunque los representantes no hayan sido efectivamente elegidos nadas categorías sociales.P. necesariamente. de ahí la crítica que Burke dirige al ciertos atributos extracotidianos. Chapman (1967: 136-167). Las creencias y los valores desempeñan un papel sustantivo en la generación de la relación de confianza política. anterior a la relación también se registra. cap. Existió también otro punto de contacto entre Burke y Marx (pese al desprecio que éste reses cuya representación se asume. es una crítica de los políticos. en cuanto a mentalidad” de donde va la clase en sistema Revolución Francesa. Lo distintivo de la relación de representación.226 Carlos María Vilas Miedos y afectos 227 actúan.. de blemas y a las mismas soluciones a que impulsa [a la clase] prácticamente. La primera se asienta en un vínculo legal pero no predica. La formulación weberiana pone el acento en el carácter personalizado base de una representación sustantiva que le preexiste. es la dimensión afectiva que se entrelaza con la dimensión racional. En la medida en que no es algo objetivo o un atributo que el El ejercicio de la representación reconocido por la legislación a los dirigente posee. aunque sin nombrarlo.. ella no puede tener el trato colonial ejercido sobre ella por el gobierno británico (a lo que Marx agregó la denuncia y el activismo en tomo a la situación miserable y la explotación de los trabajadores irlande­ una vida prolongada ni segura si no se asienta en ésta. el carisma es imprede­ partidos y a otras instituciones formales tiene lugar. la confianza en las ses en Inglaterra). 848 ss. dice Weber. pero reconoce que la afectividad que nutre formaliza objetivamente una vinculación subjetiva.). destaca cierta ambigüedad en el pensamiento de Burke -un hombre frecuentemente más preocupado por el efecto político de sus argumentaciones que por la sistematicidad de éstas-. racional. La posición de Burke choca con la concepción liberal convencional de algunas organizaciones hacia las cuales sus integrantes prestan una y puede prestarse a interpretaciones antojadizas tanto del concepto de representación como de la identificación de cuáles son los verdaderos inte­ 11. Lo relevante del planteo de Burke. on the subject of conceptual entre su concepción de la representación virtual de intereses y the Roman Catholics of Ireland. sobre la cible.”). a los asuntos más que a quienes es producto. El primer capítulo de las Consideraciones sobre el gobierno representativo. del reconocimiento en la persona del dirigente de He benefician directamente de ellos. 1922: 193 opinión de los mandantes. ésta habilita una correcta percepción de los intereses que están en juego y La dominación carismática de la sociología weberiana apunta a dar cuenta cuya defensa o promoción compete al representante. el voto explicita y de la relación de dominación. pero tal .

es una vocatio. En Nicaragua el asesinato del 1956: actos heroicos. La hipótesis de una rutinización voluntad del conductor muerto en el empeño. a sus dirigentes. identificadas en el dirigente a una organización que éste funda o inspira (un En su formulación ideal-típica la relación carismática denota una alta partido político o una congregación religiosa. Esta misma idea se encuentra presente en la sociología jurídica de Maurice Hauriou y en asuntos considerados relevantes por la gente y en la creencia de ésta en su teoría de la institución (Hauriou. El carisma cacia para ordenar el conjunto y preservar un sentido colectivo de unidad.). .228 Carlos María Vilas Miedos y afectos 229 notable. liderazgos supuestamente carismáticos como parte de la llamada “política espectáculo”. sobre la fabricación del carisma nazi. prolongada y particularmente traumática etapa pequeño grupo de guerrilleros cubanos dirigido por Fidel Castro a fines de en la historia contemporánea de Colombia. superar una catástrofe. o a causa. Ronald Glassman (1975) llamó la atención. Son situaciones extraordi­ aporta ningún bienestar a los dominados”.). tema político en que el dirigente se encuentra. por ejemplo) y a la relación de intensidad emocional. los salvadores de la patria. ofrece a sus seguidores son de la más variada naturaleza: libertad de la cuyas acciones pueden provocarlas o acentuarlas. Si la co­ tipo de dirigentes: los pilotos de tormenta. disciplinada y fervorosa adhesión. a su programa. sobrevivan do de su acuerdo con el gobierno alemán -que estaba en guerra contra el al dirigente y conviertan su nombre en consigna de movilización y lucha. Che Guevara. hay la probabilidad de que la narias en el sentido de no previsibles de acuerdo con el desarrollo esperado autoridad carismática se disipe. los grandes profetas. Horowitz (1964) elaboró el concepto “carisma de la existencia de esa capacidad. la relación carismática es independiente de la posición o el “lugar” del sis­ Pueden agregarse en este mismo sentido a figuras como Augusto Sandino. Los “productos” que el titular del poder de los hechos.y el papel dirigente que rápidamente alcanzó en el Partido Ese efecto puede ser relativamente independiente de las características Bolchevique una vez en terreno. antes y después de Weber. La relevante con lo que convencionalmente se considera grado o nivel de desa­ identificación con el líder más allá de su desaparición física indica la idea rrollo del sistema político (por ejemplo. tampoco existe una relación Eva Perón. en determinadas circunstancias. poner fin a las penurias económicas u otros. la vertiente subjetiva no agota la relación caris.13 provocó la primera manifestación masiva de adhesión a la insurgencia La atribución popular de virtudes políticas extracotidianas que cimenta sandinista y marcó el inicio del fin de la dictadura de la familia Somoza. en la capacidad desplegada por el dirigente para intervenir exitosamente 12. los rroboración falta de un modo permanente “y sobre todo si la jefatura no fundadores de un Estado. y a la distinciones convencionales de izquierda y derecha u otras equivalentes). un detonante o un catalizador de ellas. situaciones extraordinarias mática. muy influenciadas por la experiencia 13. grandes crisis y conmociones sociales o políticas. 1925). solidez de la matriz institucional. así como en los valores y virtudes que éstos reconocían en la organización y su lealtad a ella. las iniciativas de Hitler desde el pustch de personales del dirigente y se vincula más bien a las expectativas que la Munich y al Mahatma Gandhi con acciones como el estilo de vida adoptado gente deposita en él. intensa adhesión suscitada en sus partidarios. algo que la escenarios que crean una oportunidad particularmente propicia para este gente reconoce en el líder a través de su comportamiento exterior. transgresiones y rupturas de precedentes que abonan periodista y dirigente conservador Pedro Joaquín Chamorro en enero 1978 la adhesión de la gente. vencer en una mente y de manera dual en un factor de la crisis y en un elemento de su guerra. La respuesta que el líder aporta a los desa­ partido” para referirse a una variedad de organizaciones políticas activamente involucradas fíos tampoco tiene un signo ideológico predeterminado (en el sentido de las en los procesos de lucha anticolonial y antiimperialista en las décadas de 1950 y 1960. De la misma manera. de un programa de acción que quedó inconcluso y la decisión de honrar la secularización de las prácticas políticas. Deusdad Ayala (2001) lleva a cabo una revisión amplia del modo en que la teoría social por los modernos medios de comunicación masiva y la consiguiente construcción mediática de ha encarado. imperio zarista. Se asienta. para sólo mencionar los casos más conocidos. este complejo asunto. el dirigente carismático es una respuesta a las circunstancias lo que el adherente espera del dirigente o de la organización cubre un arco extraordinarias pero también puede actuar como un ingrediente e incluso muy amplio de aspiraciones.12 del dirigente sino del grupo. Su ámbito más propicio son los momentos de Importante como es. podría incluirse la política laboral impulsada por el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá detonó una insurrección popu­ entonces coronel Perón desde la Secretaría del Trabajo o el desembarco del lar que abrió una nueva. Pero no son enteramente ajenas al propio líder carismático. inspiración política de las acciones de sus seguidores. La energía que alimenta esa relación no proviene afecto y obediencia que trasciende la vida del fundador. etc. en cambio. La creencia en las dotes personales del dirigente debe trascender en las que los referentes institucionales de la acción social revelan inefi­ al mundo de las experiencias sensibles y los efectos prácticos. de convertir ese del carisma alude precisamente al traspaso de las virtudes inicialmente programa en realidad. resolución. El dirigente desaparecido es convertido en símbolo e en Ahmadabad o la marcha al mar de Omán contra el impuesto a la sal. antes bien. un “llamado interior” que se traduce en obras. convirtiéndolo objetiva­ opresión extranjera o de un dictador. Luciano Cavalli (1999) menciona en El vínculo afectivo con el líder y la identificación de las masas con él pue­ este sentido el regreso de Lenin a Rusia a principios de 1917 como resulta­ den ser de intensidad tal que. En abril de 1948 el En el mismo sentido. Véanse también las reflexiones de Neumann (1968: 250 ss.

garantizando para Estados Unidos cabezas de ambas casas.) el poder monárquico europeo.14 rientes. el nepotismo poder a partir de ellos. similares lazos eran donde enfatizó una retórica de masas fuertemente movilizadora a partir frecuentes en la alta burocracia. como ejemplo de una realidad más extendida. abrieron las puertas del Estado moderno en Inglaterra se centraron en Consideraba el gobierno una especie de árbitro de las fuerzas económicas en torno a las casas de Lancaster. estable de poder político a partir de las relaciones de sangre y de afinidad. de Rubén cargos más relevantes. El recurso cano. Los históricos conflictos entre los su “corolario” de 1904 a la “doctrina Monroe” previno el establecimiento de reinos de Castilla y Aragón se resolvieron mediante el matrimonio de las bases militares europeas en el Caribe.fue una de las bases de sustentación del poder papal y del colegio cardenalicio de la Iglesia de Roma desde la Baja Edad Media hasta bien entrados los tiempos modernos. la preservación de esos cargos dentro de las elites (Bertrand. York y Tudor. Las masas obreras de Las familias son el núcleo original del Estado. Roosevelt goza de pésima fama en América Latina por sus tropelías dito estudio de Michel Bertrand sobre la Real Hacienda de Nueva España permite apreciar imperiales en el Caribe y Centroamérica. Comprensiblemente. favores políticos y pecuniarios hacía los pa­ el partido virtualmente desapareció de la escena política. El origen de la mayoría de los Estados modernos se remonta a la capa­ 15. En vista de esto. Durante casi mil años la casa de los hombre de cuna aristocrática y gran cultura. incluyendo la configuración de los escenarios sociales y políticos anteriores cuestión que fue tempranamente advertida por Bodin (Los seis libros. la alianza entre el reino de Francia y el Imperio un derecho exclusivo de intervención en el área. los Orsini. las de la Italia renacentista conflicto y desarrolló una actividad importante para limitar las maniobras giraron en torno a las disputas entre los Medici. Borbón. Por su parte. mento estratégico de la política europea. Los linajes y las redes de amistad han sido y siguen permitió al Papa en ejercicio contar con una burocracia políticamente siendo una base estratégica de armado de relaciones estables de poder. El recurso al nepo­ primacía del factor personal se hizo evidente tras la derrota de Roosevelt: tismo—la dispensa de cargos.. al que pertenecía. Enfocado a veces por los analistas desde El poder de los afectos una perspectiva moral y consiguientemente repudiado como una forma de corrupción e incluso de violencia contra los dogmas religiosos y éticos Del mismo modo como el poder suscita afectos. la constitución de linajes y dinastías. el eru­ 14. una porción importante de se forme de manera pacífica una sociedad de iguales y “arman a los hom­ sus homólogas de Alemania vio la redención social en Hitler y el Partido bres unos contra otros” (Spattola. La ramificación de las relaciones entre los una encarnación moderna del liderazgo carismático y de sus inevitables con­ jefes y entre éstos y sus principales subalternos a través de alianzas ma­ flictos con la política racional de la democracia representativa.230 Carlos María Vilas Miedos y afectos 231 éste depende más bien de la conjugación de una variedad de circunstancias. El fuerte peso de su per­ Austro-Húngaro fue consolidada por los esponsales entre el futuro Luis XVI sonalidad lo llevó a romper con la máquina electoral del Partido Republi­ y la hija del emperador Francisco I y María Teresa de Austria. Las pasiones humanas impiden que la vía de la revolución bolchevique. En su intento por volver a la presidencia en 1912 a la consanguinidad y la afinidad para la construcción y el mantenimiento recurrió al pequeño Partido Progresista. al mismo tiempo que favoreció glos matrimoniales y la subsiguiente fusión de los linajes fueron un instru­ la secesión de Panamá respecto de Colombia y la construcción del canal. Capeto protagonizó directamente y a través de amplias redes familiares 1909) combinó la política exterior del “gran garrote” hacia el Caribe y Amé­ (Anjou. durante su presidencia (1901. I. Durante siglos los arre­ ley Sherman de regulación de los monopolios. Protagonista trimoniales y de parentesco ficto (compadrazgo. adopciones) hizo posible de lo que la historiografía estadounidense ha denominado “era progresista”. las disputas políticas que rica Central con un programa doméstico de reformas sociales moderadas. también se construye por cuya pureza y observancia los prelados debían velar.15 de la exaltación del “americano común” (algo que impresionó a Weber). La El mundo eclesiástico no escapó a estas prácticas. que en cidad de algunas familias y grupos de parentesco de organizar un sistema la Francia de Luis XIV el círculo de ministros más próximo al monarca estaba integrado por miembros de los “clanes” (sic) Colbert y Le Tellier-Louvois. 2011). 6). en cambio.. Al salir del ámbito del hogar. . a cuyo frente se colocó y desde del poder no se limitó a las grandes dinastías reales. someterse al mando de un caudillo para coordinar sus fuerzas y alcanzar Max Weber (1922:864) percibió en el estadounidense Theodore Roosevelt la victoria sobre sus oponentes. a la manifestación de las situaciones extraordinarias. los Borgia. su figura ha quedado grabada en la memoria de la fuerte incidencia de las redes familiares. los jefes aceptan Nacionalsocialista. “Por razones de seguridad esos mismos clanes estaban vinculados entre sí por relaciones de afinidad”. 2005). las amistades y el clientelismo en el acceso a los varias generaciones de latinoamericanos gracias al ambiguo poema “A Roosevelt”. San Petersburgo reconocieron los liderazgos de Lenin y Trotski y crearon los jefes de familia se despojan de su condición de amo o señor y se vuelven las condiciones para que Rusia emergiera del descalabro de la guerra por iguales a los demás jefes de familia. Wolfgang Reinhard (1996) señala. las redes de linaje y afectivas que se tejían entre sus detentadores y Darío (1904). los monopólicas de las grandes corporaciones. fue un decidido partidario de la Colonna y otras familias igualmente prominentes.

descendientes directas de los guerreros. “La red social política vedados a la mayoría de la población formalmente habilitada para más fuerte dentro de la clase política era la familia” (Hunt. 1917:177- económica como de la cultura. atravesando La clase social. pautas de consumo y patrones de residencia que van mucho más allá de lo simplemente económico. dinero y prestigio de clase. Casaús Arzú y tivas y sociales. la falta de grandes propietarios pertenecientes a una reducida cantidad de familias experiencia de muchos nuevos funcionarios en el manejo administrativo y cuyas relaciones sociales.. hoy como actores relevantes en el juego del poder de la región. en el período 1906-1916. y los estu­ 220). 1979: 43 ss. El tica las articulaciones entre lazos de familia. la debilidad o ausencia de organizaciones políticas. inte­ García Giráldez. valores. y eran también dinero la interrelación entre matrimonio. comentando este estudio. De acuerdo con esta autora. Su estudio de la composición de los gabinetes del gobierno británico procedimientos de la democracia representativa acotaron. 232 Carlos María Vilas Miedos y afectos 233 confiable para la alta administración de los asuntos terrenales. Esa de activos. merced a una notable habilidad amistad. De los 69 ministros que ocuparon estos cargos entre 1885 y 1905. El ese mismo ejercicio. de construcción de poder en redes de vinculación personal homologas a las Harold Laski fue uno de los primeros en investigar de manera sistemá­ que. La permanencia de la clase a pequeño corrillo de ricas familias fue la que menos cambió durante medio siglo” (97-98). por 16. acceso a determinadas instituciones educa­ para la adaptación y la negociación (Balmori et al. El propio Marx za y 52 habían egresado de Oxford y Cambridge. es recibir una dios sobre su vida familiar muestran la importancia que él mismo asigna­ lección sobre la vanidad de las profecías políticas. es un entramado de relaciones de parentesco y incluso las revoluciones sociales del siglo XX. Aun los nobles romanos quienes comandaban la potencia político-militar del en sociedades de una gran movilidad social la gente tiende a casarse con Estado pontificio.16 En sentido similar ha podido hablarse en Centro­ vigor y al mismo tiempo la ductilidad de esos entramados permitió hacer américa de una “dinastía de los conquistadores” (Stone. Kapp. referentes axiológicos. las nuevas clases burguesas desplegaron estrategias empresarial como en el de la política. prestigios y convencionalismos (Bourdieu. 2008: 286). no con éxito las turbulencias del paso de la colonia a la independencia. especialmente en las parte de los cargos de gobierno siguió en manos de un pequeño número de provincias. la mayor en la formación de las nuevas estructuras de poder. generaron un vacío institucional que fue llenado con relativa facili­ instituciones educativas les permitía mantenerse en niveles de decisión dad por las redes de parentesco. De todas las instituciones afectadas por el ba a las dimensiones simbólicas y los convencionalismos de la pertenencia advenimiento de la democracia política. que generan una comunidad de percepciones. Con menos notoriedad y persistencia reses. 1990. criterios de prestigio. la gravitación de las redes familiares. hábitos. los esfuerzos de las viejas aristocracias cionalmente los patrimonios y ese particular “capital social”. la pertenencia fa­ capitalismo y crearon instituciones políticas abiertas a la participación de miliar (lo que usualmente se conoce como “portación de apellido”) resulta un nuevos actores sociales. 1972). pero no elimina­ durante las últimas décadas del siglo XIX y el primer cuarto del siguiente ron. es decir del mismo o parecido nivel económico Las revoluciones burguesas removieron obstáculos a la expansión del y educativo. 1996. el sistema tradicional de un gobierno dirigido por un a una clase (por ejemplo. y sociales. las existe únicamente como un grupo unificado por relaciones de propiedad guerras civiles y las reformas liberales en el siglo XIX. El estudio de Lynn Hunt sobre la demostró que aun después de la extensión del sufragio a las clases medias Revolución Francesa destacó la importancia de las relaciones de parentesco urbanas (1832) y a los trabajadores urbanos especializados (1867). 1975) para indicar frente airosamente a profundas transformaciones y convulsiones políticas a un grupo de familias extensas. pero Simmel ya había analizado en Filosofía del que integraban el Colegio cardenalicio que elegía al Papa. la conciencia y la posición social. miembros de su propia clase. 40 pertenecían a la noble­ más que en definitiva ese entramado esté asentado en él. las transformaciones de la estructura económica e de intereses económicos. como unidad de pertenencia y de referenciamiento. alianzas matrimoniales siguen siendo estratégicas a pesar del auge de . 25 de 51 ministros (1852) reconoció que la formación de una clase depende tanto de la situación pertenecían a la nobleza y 36 se habían graduado en esas dos universidades (Laski. Junto a su exaltación de la libertad individual y la activo importante para el ingreso a posiciones de poder tanto en el ámbito soberanía del pueblo. que han persistido hasta en la administración y en la política. así como las sociedades por acciones y otras formas despersonalizadas de transmisión generar o mantener vías de relacionamiento con la nobleza romana. Vilas. y en esto las para adaptarse a los nuevos tiempos apelando a las estrategias tradicionales de alianza y cooptación matrimonial con individuos de las clases burguesas en ascenso. tejían las dinastías monárquicas y nobiliarias. concluye: “Pasar de estas cifras a los pronósticos de cambios sociales catastróficos aventurados en 1832 y en 1867. Gio­ través del tiempo se sustenta en la posibilidad de transferir intergenera.). 1996a). los lazos familiares aseguraron una continuidad “de bajo perfil” burócratas y mercaderes españoles del siglo XVI. en su novela II Gattopardo. pertenencia a la nobleza y acceso a determinadas político. a través de la sangre. trayectorias de vida. gustos y visiones del mundo. vanni di Lampedusa narra. vinculación tenía normalmente un valor estratégico pues de esa nobleza El papel de las familias en la reproducción de la clase fue destacado provenía la mayoría de los cardenales de más fuerte gravitación política y por Schumpeter (1951). el surgimiento de de activos o determinado nivel de ingresos monetarios o entrelazamiento nuevas clases sociales. Richard Tawney (1945). pertenencia de clase y poder advenimiento de la sociedad industrial y de masas y la generalización de los político.

En prácticas y valoraciones usualmente considerados parte de una cultura tra­ dicional. familias notables debe coexistir. Véanse por ejemplo Bourdieu (1989). Más allá de la desigual adecuación y sociales que sus sociedades experimentan. Kadushin (1995) para la Francia contemporánea. do familia en la política chilena a lo largo del siglo XX. No debe extrañar entonces que la receta para estables y cohesión interna tan fuerte que avala el recurso a la analogía terminar de una vez y supuestamente para siempre con esta circularidad “familia”. a los resultados que ella recoge desde la perspectiva de los fines que los acto­ instrumentos financieros. Ante todo. más precisamente. la amistad. a medida que la insti. y estructuras informales. 2004). intereses. la permanente tensión entre lo fáctico y Argentina en las primeras décadas del siglo XX. funciones o como quiera denominárseles para las generaciones y sobre el caso español Robles Egea (1996). (1992). tucionalidad capitalista se desarrolla y se consolidan nuevos mecanismos el enfoque revela una reducción de lo institucional a lo institucional formal y procedimientos despersonalizados de mantenimiento y transferencia y un desentendimiento de la dimensión de la práctica política que se refiere intergeneracional de la riqueza y el poder político (sociedades por acciones. Felder. sino qué cosas deben hacerse derados. contra la “política de redes” en algunas sociedades islámicas. Spiller y Tommasi. coincidentes debido a la persistencia y fuerte gravitación de estas redes informales. Esa tensión existe en todos dian el asunto desde la perspectiva de los “juegos cerrados” de la política contemporánea en los sistemas políticos y organizaciones. determinadas dana (por ejemplo. incluidos los de más alta calidad algunas provincias argentinas. 2). en último análisis prácticamente todo puede nal” del poder en Estados Unidos. virulenta y de tonalidades racistas. estas lecturas tributan a una visión idealizada del incluso en algunos regímenes comunistas (Pieke. Levitsky y Murillo. Existe cierta proclividad en la politología influenciada por las corrientes La amplia y variada literatura académica sobre la persistencia de la gra­ denominadas neoinstitucionalistas a interpretar la gravitación de las redes vitación de las redes de parentesco y amistad en la política contemporánea en informales de poder en general. El poder de las res le fijan. ocupación de cargos burocrá­ al mismo tiempo la preservación de estas redes informales se explica por ticos. pertinencia de tal referente para el estudio de la política en otras sociedades. En Filipinas los lazos familiares son un ingrediente estratégico en la estructura y el fun­ piamente políticas -en el sentido que he venido asignando a la política y lo cionamiento de la política a lo largo del siglo XX y en nuestros días: Gutiérrez et al. Camp (2002) en lo que toca al México de Me parece mucho más relevante explorar la existencia de razones pro­ hoy. y trayectos educativos. sistema político de Estados Unidos y al tipo de teoría política predominante Las redes familiares de poder no son inmunes a los cambios políticos en algunas universidades de ese país. Portes. 2007. el compañerismo. los análisis críticos de Tussie. 2000. es sorprendente la posición institucional. 2010b). y en particular las redes de parentesco. persisten en la medida en que cumplen con determinados servicios. afinidades ideológicas. competir y eventualmente asociarse con el sino cómo se hace” (Tommasi. que minarían la necesaria previsibilidad de los actos de gobierno y otros). aunque destaca bien su funcionalidad respecto de cularistas. 2010). Mills (1957) y Moore (1979) sobre la “elite nacio­ los actores contemporáneos. Esas redes destacarían la persistencia de criterios parti­ para entender las cosas. (por ejemplo. 2006. cap. 2011: 73-80. que abonan la configuración de grupos informales relativamente la baja calidad institucional. Zeitlin y Ratcliff (1988) sobre la gravitación de las redes ser explicado como un efecto de “factores culturales”. fundaciones. sociedades con economías industrializadas y sistemas políticos democráticos como una prueba de la mala calidad institucional del sistema político o y formalmente institucionalizados indica que el concepto de “calidad institu­ como la persistencia de ingredientes tradicionales en sistemas modernos cional” adoptado por la perspectiva neoinstitucionalista no sirve de mucho o posmodernos. Pero tampoco basta con asignar la existencia de esas redes a factores entorpecerían el funcionamiento de los mecanismos de fiscalización ciuda­ culturales o idiosincrásicos.17 Mendes Pereira. y una política de redes sustentada en las lealtades de la sangre.para la presencia y la eficacia de esas redes en sistemas usualmente el papel de las relaciones de parentesco y amistad en la construcción de poder político en la considerados modernos. entre pública. Conde (2009). como corolario de esto. partidos políticos). varía en todo caso el “espacio” y los alcances de las prácticas de Gellner (1994. Figueras. subjetivos y en definitiva irracionales en la toma de decisiones los paradigmas de reforma del Estado impulsados por el llamado Consen­ y en general en el ejercicio del poder y el desenvolvimiento de la gestión so de Washington (Vilas. Behrend (2011) y Ortiz de Rozas (2011) estu­ lo formal/legal en la construcción y el del poder. 2000. 234 Carlos María Vilas Miedos y afectos 235 se registran situaciones similares en algunas sociedades sudamericanas e medida mayor o menor. Onishi (2010a. Ferrari (2008) destaca político. como también los modos en que se articulan con . 17. 1995). Vilas. 2005. Rivera (1994). 2011).claramente encaminadas voto” y en la igualdad abstracta de los ciudadanos individualmente consi­ a establecer no sólo cómo hacer “las cosas”. y que actúan en el interior de las organizaciones formales de sea una buena y drástica terapia de shock al estilo de las recomendadas la política o los negocios. McCoy (1994). Existe también una cierta circularidad de nuevas “familias políticas” cuya estructuración no se basa en vínculos en el argumento: estos sistemas políticos son de baja calidad institucional de consanguinidad o de afinidad sino en amistades personales. El resultado es la competencia y la articulación y aplicadas en la década de 1990 -de cuya implementación varios de los entre una política representativa basada en el principio “una persona un practicantes de estos enfoques fueron partícipes. La cultura o. “lo que importa no es tanto qué se hace. 2007. pero con frecuencia han de esa visión con el ejercicio efectivo de la política estadounidense y de la demostrado una notable capacidad de adaptación. Ante esta abrumadora evidencia.

El estudio de Bourdieu (1989) sobre la “nobleza de Estado” en la Francia contemporánea definen inercias y obstáculos que es necesario superar si se aspira a que el constituye una referencia insoslayable sobre este asunto. que se pensaban técnicos. muertos y enterrados por efecto de la posmodernidad y las democracias de mercado del neoli­ Recientemente Pedrosa (2011) llevó a cabo un interesante estudio de caso de la incidencia de beralismo. y la disciplina propiamente políticas las limitaciones y los escollos de la que crean oportunidades para la intervención de los factores que acabo de institucionalidad formalizada. “desganos”. inercias. etc. Porras Nadales. la participación en asambleas y otras activi­ apelen a éstos recursos parece aumentar. fortalecer el poder asignado por el voto ciudadano. Más allá de toda consideración normativa. las redes y las vinculaciones. y pero en el ejercicio de la conducción y la alta gestión política se encuentra sobre todo las lealtades así forjadas. las dificultades sociales. Permiten La existencia de marcos normativos formalizados establece límites al acceder a información. consolidarse en espacios institucionales despliegue de estas prácticas informales. ganar tiempo. en regímenes democráticos estables. una colectividad política que siempre ha hecho de la institucionalidad una de sus fenómenos que analizó todas las implicaciones y ulterioridades que él llevaba en su seno (por principales banderas doctrinarias. mérito y conveniencia”. García Guitián. el parentesco. la efectividad de conducción que las instituciones formales deberían aportar. “llena” vacantes estratégicas. designa a sus asesores en cargos “de Bachrach y Baratz (1963) sobre el silencio y la omisión como formas de ejercicio del poder. Entre la literalidad de las normas tica suficiente para modificarlos. según la fórmula usual. la desorientación o política. suplen ese vacío habría aplicado criterios diferentes. En la práctica de la gestión pública es la situación que se suscita cuando el presidente o bibliografía y acervo investigativo “contrafácticos”. programas y las políticas que se intenta transformar o descartar encarnan en prácticas y aparatos institucionales y se abroquelan en ellas. puede achacarse en cierta medida a las limitaciones de gran parte de la literatura estos factores informales en la práctica política del partido radical en la Argentina contem­ sobre la crisis de la representación de finales del siglo pasado que no supo extraer de los poránea. la presencia de consideraciones basadas en la pertenencia a determinadas redes sociales en la designación de funcionarios en los más altos niveles de la conducción del Banco Central de Brasil. con­ y otras pautas particularistas en el desempeño de los cargos y la adopción tribuye significativamente a la formación de grupos. La profesionalización de la respuesta a los desafíos planteados por sus sociedades. el cuestionamiento de esos criterios revela simplemente que quien lo formula estas estructuras basadas en la amistad. del curso previo de orientación y gestión de los asuntos públicos: de las decisiones y las prácticas políticas y de gestión. tanto en los gobier­ reformas tributarias. y mencionar. con frecuencia lo que algunos considerados estratégicos de acuerdo con la propia concepción de lo que debe actores y observadores de la política consideran mala o baja calidad ins­ hacerse. propio proyecto avance. basadas en afinidades y afectos forjados Existen circunstancias en las que la probabilidad de que ciertos actores en el propio ejercicio político.20 ha contribuido a esto la crisis que asuela a varios de los partidos políticos Tanto más cuando lo que se busca es la modificación. politología estadounidense dedicada a estos asuntos es la ausencia de toda referencia a una 20. sin fuerza polí­ márgenes legales establecidos por ellas. en planta”. del poder ideológico.236 Carlos María Vilas Miedos y afectos 237 las instituciones y los procedimientos formales. 2003. Los experimentadas por las organizaciones políticas establecidas para dar estilos. crean o facilitan la oportunidad para el avance de estas tanto propiamente políticos como administrativos y de gestión directa-. 1992. Pero los presentes griegos forman parte de las prácticas políticas. etc. en una ilustración de la afirmación de ministro. llevar adelante titucional no es otra cosa que una práctica política llevada a los límites el proyecto de gobierno. camarillas. 18. Cuando (todavía) no se tiene el control. el deterioro de los criterios objetivos de carrera política -en ejercicio de la cual sus practicantes desempeñan de lealtad y previsibilidad derivados de la pertenencia a un partido o a una cargos y funciones de variados niveles de responsabilidad e incumbencia. de los mecanismos institucionales preexistentes. . Un testimonio del carácter fuertemente endogámico de la ejemplo. a través de la lealtad los criterios de “oportunidad. a juicio de la autora. de una especie el oportunismo de muchas dirigencias.19 tendencias internas de los partidos. transferencia de recursos entre clases y otros grupos nos como en sus oposiciones. de haber tenido la ocasión. realineamientos internacionales u otros de similar magnitud. el factor confianza explica la apelación a criterios informales. ante todo en su dimensión mínima de consolidación mismos de la institucionalidad formal. en las vísperas de finalización de su mandato. la existencia. son las necesidades y las exigencias mel (1995). Dos Santos. doctrina o ideología. o aportados por la condiscipularidad universitaria. las amistades personales o de negocios. ineficiencias de la cadena formal de de las funciones y los modos de desempeño de las instituciones dentro de los mandos y.. de definiciones de acción. Olivieri (2007) destaca.18 cuentra el gobernante que accede a esa posición a través del voto popular. La fragmentación partidaria. en un estudio remarcable por su sistematicidad y rigor mismas del poder cuando su ejercicio consiste en algo más que la administra- analítico. que debilita su papel de referentes objetivos izquierda”. donde el saber convencional llevaría a pensar que priman los criterios 19. En varios países de América Latina política y mantenimiento en las posiciones de poder institucional. inciden en los estilos de cumplimiento con resistencias. corrientes. Se apela en estos casos a las relaciones y positivas y la ilegalidad existe un amplio espacio operativo en el que priman jerarquías informales. que su sucesor recibe como un ver­ este caso. retomado años después por Duha. y aportan la dosis de confianza que todo ejercicio de poder requiere. En el curso de la dinámica política y las controversias del poder. La sorpresa ante esta aparente resurrección de estilos de hacer política. con estabilidad. 1996. En resumen. entre otros). asimilables a la situación en que se en­ trayectoria sindical. Es el caso de los que Maquiavelo dades partidarias. “por derecha” o “por tradicionalmente importantes. el parentesco. dadero presente griego. la denominó “principados nuevos”. con las que se intenta suplir..

1993: 227). la progresiva individuación de las rela­ en múltiples escenarios. ruptura de estas “solidaridades mecánicas” de la sociología de Durkheim 2010). Tarrow. calle. Hasta hace no mucho era moneda La gravitación de las vinculaciones familiares en la construcción de corriente en la política mexicana referirse a la “familia revolucionaria” con relaciones de poder no es privativa de la política. eficacia en la ampliación de la efectividad decisoria de quien las despliega. apoyado tanto en Polanyi como en los estudios local hacia las relaciones laborales. Polanyi (1957) avanzó la tesis de una “economía del afecto”. ciones afectivas. Michael Mann sostiene con esto que las decisiones económicas están entrelazadas con condiciones que existió un debilitamiento en lo que denomina “fervor de clase” de los sociales y elementos simbólicos y en general no económicos. de vecindad u partidas. los estilos menos emocionales de la intensidad de los vínculos de solidaridad entre los miembros de una la protesta obrera. Denotando una continuidad y de otras innovaciones comerciales y financieras. la reacción de las clases bajas y medias la Inglaterra de la revolución industrial. 1987) por el capitalismo industrial y la Finalmente. La estatal a partir de criterios comunitarios y étnico-culturales (Sousa Santos. cuando se refería a hombres y mujeres conjuntamente”. etc.las que ayudan a explicar la intervención fáctica de posteriores coinciden en demostrar que en todo el mundo las mayores estas redes y vinculaciones informales que se desempeñan.explicarían. La cuestión de la articulación entre nalmente más intensa porque la injusticia en cuestiones como el aumento diferentes tipos de racionalidad (moral o afectiva y utilitaria) en ciertos ám­ del precio del pan. La complejidad creciente El resultado de todo esto suele ser una compleja articulación entre lo formal de las transacciones económicas modernas. que habilita una hipótesis otras) suele potenciar la eficacia de las acciones colectivas de oposición a de certidumbre en escenarios altamente imprevisibles o en coyunturas de las autoridades (por ejemplo. La Porta et al. o “conexiones primarias” (Geertz. significando ocultamiento. Gourevitch y Shinn. parecen encontrar en la en los movimientos y otras expresiones de protesta social. planteó la tesis de una “economía habría sido más apasionada y tumultuosa “cuando la explotación afectaba moral” del campesinado sujeta a una ética no utilitaria en la que considera­ a las familias. 2005. De acuerdo con este autor. “La familia era el principal agente moral y emocional y movimientos de pueblos precoloniales y sus demandas de reconfiguración porque era el ámbito principal de socialización” (Mann. muchas de ellas se autodenominaron hermandades.. a través del tiempo y sociedad de masas -en particular. 1975)-. en consecuen­ corporaciones de negocios siguen siendo controladas por sus fundadores cia. la expansión de los alcances de las decisiones hacia ámbitos cada vez más Por estos motivos la gravitación de las redes de afecto se registra también amplios. y lo informal que agrega dinamismo a los procesos políticos. la cantidad de variables intervinientes. lejos de haber reducido respecto de las primeras organizaciones cartistas del capitalismo manufac­ el control de las mayores corporaciones por sus fundadores y parientes. Del mismo modo. a medida que el capitalismo industrial de Edward P. las redes familiares también gran volatilidad. La capacidad para pervivencia de estas redes un anclaje de confianza en las trayectorias com­ articularse a redes afectivas preexistentes (de parentesco. corresponde señalar la permanencia. Las relaciones provistas relación a la primera generación de dirigentes del Partido Revolucionario por el parentesco extendido probaron ser de importancia estratégica para Institucional (PRI) surgidos de la revolución de 1910 y sus sucesores (Guerra. la idea de una vinculación de intensa afectividad del desarrollo global del capitalismo mercantil (Böttcher et al. y la crítica de Popkin. en el sentido de trabajadores cuando sus raíces se trasladaron de la familia y la comunidad no utilitarios. de la alegoría de la familia para poner de relieve ciones sociales. 1994). Estudios de poder preexistentes. la reproducción de las relaciones lo fortaleció y permitió su preservación a través del tiempo. 2011). emergente de intereses o prácticas compartidas y de enfrentamiento a los como también para las expresiones modernas del capitalismo monopólico. parecen haber sido decisivas en la implantación territorial de algunas En su estudio de la transición europea hacia la economía capitalista y organizaciones guerrilleras tanto revolucionarias como contrarrevoluciona­ el papel desempeñado en ella por factores culturales e institucionales. tradicionales. según Mann. Karl rias. (González de Cascorro. organización o de un proyecto político. en los referentes inmediatos comunes. sobre este asunto se vuelve en el capítulo siguiente. la caída en las ventas o la subida de los impuestos o las bitos de la actividad productiva y en algunos sectores sociales ha renovado levas militares afectaba inmediatamente no sólo al trabajador sino también actualidad en América Latina gracias a la reactivación de las organizaciones a sus seres queridos. mismos obstáculos o adversarios está presente en varias de las primeras La investigación de Lundberg (1965) sobre este asunto en la economía organizaciones sindicales que buscaron establecer lazos de solidaridad de estadounidense encontró que el desarrollo de las sociedades por acciones clase incluso por encima de fronteras nacionales.. 1999). como recursos y herramientas de poder en la medida en que prueban o por la familia de sus fundadores y sus herederos (Morck y Steier. la aldea. En tales condiciones la protesta era emocio­ 1976. turero. información. 2007. el vecindario”. 1979).238 Carlos María Vilas Miedos y afectos 239 ción del orden de cosas existente -es decir. especialmente . al proveerles la necesaria retaguardia -apoyo logístico. la expansión de los negocios de larga distancia en los momentos iniciales 1988). u otras de similar tenor habilitan un manejo y cuando la organización de la protesta “era fundamentalmente la de la más satisfactorio de los recursos y proveen mejor a la subsistencia (Scott. la aceleración de los procesos. Thompson (1971) sobre la “economía moral de la multitud” en avanzaba. James Scott.

International Brotherhood of Teamsters (1903). Ferdinand Tönnies (1887) destacó. de alta densidad. La cuestión exige más espacio que el que es posible dedicarle aquí. Los pasajeros. llena el vacío que surge de la falta de la configuración de los escenarios internacionales. los papeles comerciales. la económicas. La obra se prestó a una variedad de interpretaciones. fuertemente personalizadas. es decir. En un libro célebre. Pierre Bourdieu denominó. la insti­ nización en Asia y África. el municipio. De acuerdo con éste la empresa de transportes ha contratado a esos efectos y que cuenta con autor. Aquél se configura a partir de relaciones intensas y permanen­ los miembros del conjunto social. es que tales procesos abonan el surgimiento de confianza entre “sociedad”. motivadas en propósitos es­ los mensajes electrónicos que constituyen la savia de las transacciones pecíficos. someterse a un tratamiento) 21. puede incluso sostenerse que es esta proyección allende las algunas empresas estatales e incluso de propiedad privada-. Tal caracterización no era solamente metafórica. sentimiento que se considera una Helas tes. libre de aquellos sesgos. mientras el segundo implica Giddens. Los sujetos la variante positivista. de los miembros de doméstica. relaciones segmentadas. algo que la mayoría de los pacientes no está en condiciones de hacer. terización de lo que. Como muchas obras consideradas clásicas o fundamentales. es indudable que las suben a un avión confían en que el aparato reúne las condiciones de alta descripciones de Tönnies del tipo comunidad resuenan fuerte en la carac­ racionalidad técnica que los folletos publicitarios o profesionales detallan. etc. o de la asimetría de la información a la que acceden las Brotherhood of Timber Workers (1910). el tránsito de la comunidad a la sociedad sería tución emisora) honrará el valor de la transacción respectiva. las características y diferencias entre uno Confianza política y “capital social” y otro tipo de organización social. importan a la política por varias razones. y de reconocimiento y los límites del grupo. el parentesco. porque confiamos en que alguien (la autoridad monetaria. En todos estos casos. La existencia de esa red es el producto de estrategias criterios exclusivamente técnicos. la parroquia. despersonalizadas. capital social (Bourdieu 1980). (1935). consecuencias. avant la lettre. relaciones interpersonales inmediatas. Desde esta la hermandad o gremio -una práctica que se mantiene en nuestros días en perspectiva. Brotherhood of Utility Workers distintas partes de la relación. la que da origen al concepto moderno de sociedad. 1973. la que efectivamente la ha leído. lo que se suele presen­ tar como una evolución o transición inevitable es en realidad el resultado contingente de una se asientan en una relación de confianza que supone previsibilidad en la multiplicidad de procesos (la expansión de los mercados. las decisiones que se adoptan (contratar. El paciente acepta el diagnóstico de su de “inversión social” consciente o inconscientemente orientadas hacia la médico sin necesidad de verificar personalmente los conocimientos profe­ reproducción de las relaciones sociales y a su transformación de relacio- sionales de éste. a mediados del siglo XX. Una de ellas. . como la comunidad familiares de los trabajadores ya empleados. invertir. y es posible que esto haya influido mucho los intercambios mercantiles y las operaciones financieras a futuro ope­ en la tendencia a presentarla. que definen los criterios de pertenencia características fundamentales de las sociedades modernas (Luhman. el papel del poder político organizado conducta de los individuos y de las organizaciones que éstos crean y en las como Estado. que Si se descartan el positivismo y el evolucionismo. incluyendo una visión evolucionista de los procesos Los procesos identificatorios y la producción de identidades colectivas sociales.240 Carlos María Vilas Miedos y afectos 241 en el mundo anglosajón: International Brotherhood of Electrical Workers información suficiente respecto de las decisiones a tomar y de sus posibles (IBEW) fundada en 1890. son aceptados y circulan umversalmente sobre la base de la de Tönnies fue comentada e incluso criticada por mucha más gente que confianza que los tenedores y receptores depositan en quienes los emiten. como un criticable ran sobre la misma base. las políticas gubernamentales) y escenarios (las articulaciones externas del grupo. de acuerdo con esto. etcétera). Aceptamos los billetes o las tarjetas de crédito ejemplo de la teoría de la modernización aplicada por algunas corrientes aunque no conozcamos realmente a quienes nos los entregan a cambio de de la sociología y la politología estadounidense a los procesos de descolo­ algo. para entregar esas credenciales. 1990). se ha regido por nencia a un grupo. precisamente. incluyendo la confianza en la efectivi­ décadas de 1950 y 1960.21 dad de la sanción pública en caso de incumplimiento. que se desempeñan. viajar. y en muchísimos otros más. los títulos de crédito. de la una red duradera de relaciones más o menos institucionalizadas de perte­ que asimismo se cree que. la aldea. con mucha Lo destacable de las sociedades modernas es la confianza que existe frecuencia el puesto de trabajo se transfería de padres a hijos o a colaterales en los intercambios que se desenvuelven más allá de los conjuntos de per­ y la ampliación de la planta de personal de las firmas daba prioridad a los tenencia y referenciamiento más o menos inmediato. como también en que quien estará a cargo de los comandos es el piloto que casi un siglo después. El dinero. en cierta forma. del pasaje de lo tradicional a lo involucrados en un contrato de compraventa confían en que todos ellos moderno que constituye uno de los pilares del political development de las cumplirán con su respectiva parte. capital social es el conjunto de recursos vinculados a la posesión de las credenciales profesionales expedidas por la autoridad respectiva. y no la menos im­ habría una inevitable sustitución evolutiva del tipo “comunidad” por el tipo portante. muy en boga en la época en que se escribió.

Putnam no parece haber conocido el trabajo seminal de Bourdieu. desarrollo industrial. y que muchas de las inciden. pobre. es de esperarse de ellos. en los que la razón le ofrece siempre son parciales o de valor relativo. laborales. y evidencias tangibles: certificaciones. brutal y breve”. que se estaban llevando a cabo desde algunos años antes. el por una marcada diferenciación de roles y una gran complejidad técnica. La tesis de Putnam influyó en las reflexiones ulteriores de algunos teóricos del neoinsti- de relaciones asentadas en una igualdad relativa.). de los gobiernos en la economía. urbanización). 1988. concluyendo que los ce o se diluye en las sociedades modernas.23 Pero electorales. por ejemplo. en los demás. La tesis de Putnam alcanzó gran difusión y rápidamente pasó a integrar publicidad y revalidación periódica de las credenciales (técnicas. La investigación de Robert Putnam (1993) sobre el desarrollo desigual Putnam destacó los modos en que los factores culturales contribuyen de las instituciones políticas regionales en Italia echó luz sobre el papel decisivamente a modelar las instituciones y las prácticas individuales y que la confianza desempeña como un sustento relevante de la democracia.. Los pronunciamientos públicos. . los documentos programáticos y cuestiones similares ayudan a su estudio también brindó argumentos adicionales a quienes ponían énfasis que la gente oriente sus preferencias hacia determinados candidatos y confíe en las virtudes de la sociedad civil y en la iniciativa de los individuos y los en que. hacia la misma época.22 El capital relaciones implican obligaciones duraderas experimentadas de manera social actuaría asimismo para acotar o relativizar la impronta egoísta subjetiva (por ejemplo. En una comunidad de este tipo la que actúan como formas de comunicación que suponen el conocimiento confianza se basa en valores y normas compartidas. postulada por los enfoques de la elección chos). y en las expectativas de mutuo. El desarrollo multisecular de un capital social y. amistad) o normativa (dere­ de las decisiones individuales. Así y las limitaciones de la política de exportación institucional promovida por como el acreedor confía en que el deudor honrará su compromiso. siguiendo el funcionalismo de Coleman.explicarían asimismo la mayor humanos andaríamos a la defensiva en una existencia “solitaria. el indivi­ los estudios comparativos de las décadas de 1960 y 1970. regulaciones normativas. Entre lo económico y lo político-institucional agradable. aportándole elementos objetivos son tributarios. Dentro del grupo las relaciones se tornan previsibles y esta y normas. objetos e incluso personas racional. dentro de las o de enfoque que siempre existen respecto de una variedad de asuntos de fronteras del grupo.242 Carlos María Vilas Miedos y afectos 243 nes contingentes en relaciones necesarias a la vez que electivas. las plataformas Estados Unidos y de algunos organismos financieros multilaterales. confianza recíproca. Contrariamente incumbencia colectiva. por lo tanto. solidaridad entre los tucionalismo. la firmeza de la confianza -en las instituciones. del concepto en una variedad de autores e interpretaciones (por ejemplo. Pero particular. sanitarias. el bagaje teórico de las recomendaciones de política de los organismos mul­ profesionales. y esto explica la permanencia altos registros en aquéllas obedecen al mayor desarrollo del capital social. el reconocimiento de la pertenencia al grupo y la determinación que todos los integrantes cumplan con lo que. un nombre ausente en riables de tipo cultural a las que. englobó en la denominación de capital social: una matriz de alta densidad 23. referencias cruzadas. del mismo modo que moderó la Hobbes o en la comunidad italiana estudiada por Edward Banfield (1958). los seres en las capacidades de acción del individuo. cumplirán con sus compromisos electorales y agrupamientos que ellos constituyen. des­ fortaleza de la democracia. respeto. la interés de Putnam parece haber estado sobre todo en demostrar los sesgos confianza en las instituciones sustituye la confianza en las personas. auditorías. Putnam comparó el desempeño institucional en las a las hipótesis evolucionistas. En escenarios carac­ tilaterales de crédito de activo involucramiento en las reformas neoliberales terizados por una división social del trabajo muy desarrollada. North (1993) y North (2005). de los que trato más adelante. Portes. En realidad. 1998). de acuerdo con esos valores de sus límites. la lista de autores citados en su libro.. según él. como en el estado de naturaleza del Leviatán de Putnam introdujo la dimensión cultural. y los inconvenientes de la injerencia con los mandatos legales o constitucionales. actuará según se espera de él o ella. sin confianza la vida en sociedad sería prácticamente imposible. colectivas -cuestión frecuentemente soslayada por los enfoques institu- Putnam sostuvo que en la vigencia efectiva de las instituciones democráticas cionalistas tradicionales y por la sociología política-. a pesar de las diferencias de opinión previsibilidad alimenta la confianza en que todo el mundo. Tales miembros de la comunidad y. racionalidad costo-beneficio de las decisiones individuales al destacar que Por eso todas las sociedades procuran reducir el margen de riesgo e incerti­ éstas son tributarias del plexo valorativo colectivo del que los individuos dumbre que podría debilitar la confianza. un proceso que habría tenido progresivo desarrollo a lo largo de los siglos Coleman. sobre todo. una vez en funciones. además de los factores socioeconómicos enfatizados por autores como Lipset y Dahl (por ejemplo. se remonta a la formación de las ciudades-estado del norte En sí misma la confianza carece de fundamentos estrictamente racionales en el Renacimiento y a la instalación del absolutismo monárquico en el sur en el sentido que las ciencias sociales asignan al concepto de racionalidad. el capital social así entendido no desapare­ regiones del norte y el centro de Italia con las del sur. va­ 22. deferencia. compárese. a través de intercambios de palabras. que sentaron duo o el grupo pueden confiar en que sus representantes y los funcionarios fuerte baza en las agencias de cooperación al desarrollo del gobierno de públicos harán lo suyo. y que.

y sin desconocer la incidencia de estas cuestiones en la organización y el funcionamiento real de las instituciones políticas. es algo que a prácticas delictivas. para que las proposiciones a su respecto tengan el sentido que usualmente se les asigna deben ser matizadas por cuestiones adicionales. a principios del siglo xx. más allá de lo que un aparentemente sentido común puede sugerir. los linchamientos y otras escenarios colectivos en los procesos cognitivos y decisorios individuales. Las investigaciones contribuirían a una más efectiva democracia. con cierto fundamento empírico. la relación entre capital social/confianza y democracia no puede darse por descontada o. para quien (1999). Por su parte. Otras veces se advierte cierta tendencia a asignar al concepto de capital social características virtuosas que no resultan totalmente compatibles con la evidencia que se desprende de determinados escenarios y procesos. reciprocidad y confianza que. plantea como hipótesis que. dotar de más eficiencia entre la Francia en la que se educó y creció y este mundo nuevo. tanto o más que como dinamizadores cae más allá de nuestro asunto. para alcanzar beneficios particula­ de un joven aristócrata francés deslumbrado por las marcadas diferencias res.244 Carlos María Vilas Miedos y afectos 248 decisiones tomadas por los individuos son el resultado de la gravitación de algunas comunidades no descartan su coexistencia con aspectos más de esos factores. o una La solidaridad basada en valores y prácticas compartidas y las expresiones variedad de prácticas delictivas-. a explicar los obstáculos enfrentados por el socialismo en ese país. o las dedicadas a las mafias rusas e italianas (Várese 2001. parecidas condujeron a Werner Sombart (1906). bien como enfoques alternativos de cómo deberían hacerse algunas o muchas cosas. evadir obligaciones o compromisos colectivos. constituyen el gran capital social . y los lazos de so­ lidaridad. aunque vale la pena señalar que reflexiones del desarrollo o la democracia. Cuánto de esto fue el concepto de capital social pueden ser activadas. de amplia cobertura interna­ cional. o que el capital social posea un valor relevante para la democracia (Santos y Rocha. Retomó en este sentido las llevadas a cabo en el Africa subsahariana por Bayart y sus colaboradores impresiones recogidas a principios del siglo XIX por Tocqueville. y cuánto de la sorpresa venido siendo durante mucho tiempo. de las trayectorias históricas y de la configuración de los oscuros de ese mismo capital social -por ejemplo. lejos de ser inevitablemente una expresión de desencanto democrático. como de hecho lo han producto de una observación objetiva de la realidad. tras constatar la pérdida de confianza en las ins­ tituciones de la democracia expresada por los ciudadanos de varios países latinoamericanos en sucesivas consultas de opinión. El asociacionismo norteamericano presenta experiencias de asambleas ciudadanas y también de organizaciones tipo Ku Klux Klan -y esa misma experiencia indica que unas y otras no son excluyentes-. concluye reconociendo que. de acuerdo con una gran variedad de estudios antropológicos y etnográficos. 2007b). Gambetta 2007. 2011). confianza y solidaridad que normalmente se identifican con ras “comunidades cívicas”. Ribeiro (2011). esas opiniones pueden ser interpretadas bien como la manifestación de una ciudadanía crítica respecto del desempeño de los regímenes democráticos en una variedad de cuestiones de relevancia para sus vidas. más bien. modalidades de asesinato tumultuario de presuntos delincuentes. Volkov la democracia estadounidense tenía sus bases más sólidas en la propensión 2002. Un estudio sistemático reciente. la existencia de una relación causal entre confianza interpersonal o institucional y democracia. o bien suelen funcionar en sentidos diver­ de confianza recíproca favorecerían un mejor desempeño institucional y sos y con muy variados objetivos (Vilas 2005. no se encuentra una asociación positiva entre confianza o cultura cívica e instituciones políticas que avale afirmar. captar rentas. Sea como fuere. participativas y solidarias. entre otros) demuestran que la alta densidad de de su población al asociacionismo voluntario y a la constitución de verdade­ interacciones.

el juicio moral se dirige a las acciones que esos impulsos motivan. durante siglos las indagaciones sobre la política y el gobierno partieron. por eso. lucha y pasión consti­ tuyen el elemento del político” (Weber. que se aloja en el corazón del hombre” (Hume. explícita la exis­ tencia en ella de una dimensión pasional: “Parcialidad. culpa y contricción algunas de las pasiones que inspiran determinadas acciones externas. no son buenos ni malos. “el instinto. prestar atención a las pasiones en la política tiene sentido porque el poder se construye y se ejerce con seres humanos. Son componentes naturales de la psicología humana.. Una organización es más que la suma de los individuos que la integran [247] . Si no por otra causa. de una reflexión acerca de la naturaleza humana. reprimir y redimir bajo las formas de pecado. el aloofnes y el pensiero debole. codiciar. explícita o implícitamente. esperanzas y frustraciones. temer. envidiar. 7.1919). apetecer. odiar. como también de las fuerzas internas que mueven el obrar de los individuos y sus agrupamientos. independientes de la razón y sobre las que no tiene mucho sentido formular juicios morales. la política tiene que ver con el gobierno de hombres y mujeres. III. Se la practique “desde abajo” o “desde arriba”. Las pasiones son los “orígenes internos” de los actos humanos (Hobbes). Hablar de la pasión como algo vinculado a la política puede resultar una extravagancia en los tiempos que corren. Política y pasión La conceptualización de la relación política como una relación de poder que suscita amores y temores. de los factores que inciden en ella y en sus ma­ nifestaciones externas. 3) y que mueven a la acción. los impulsos.. aunque las religiones judeocristianas han tratado de domesticar. cuando algunas difundidas corrien­ tes de la teoría política más bien predican las virtudes pretendidamente democráticas del circunloquio. Amar. o pretenden reducir la política a un ejercicio racional de laboratorio practicado por actores despojados de cualquier tipo de involucramiento emocional. Tratado de la naturaleza humana.

y a El descubrimiento de la antigüedad clásica en la tardía Edad Media per­ su lado y con el mismo ímpetu. Los escenarios sociales. a último momento. y los eclesiásticos no queda­ hombres sólo conocen por imágenes. resuelve adoptar Roma. todavía. No es ocioso recordar que. el “ansia de intermediario entre Dios y la corona. de lo que estimula o disuade a cada La búsqueda de la salvación eterna se convierte en la conquista de gloria y uno a sumarse u oponerse a las convocatorias políticas o. con pública y exitosa inclinación por las amantes jóvenes. La crítica y los embates a su poder temporal habrían poreidad y el mundo interior de su subjetividad. a la salida sólo ven las sombras que la luz externa proyecta en el interior. 1932: 19).248 Carlos María Vilas Política y pasión 249 y la lógica de la acción colectiva no es la simple agregación de razones y infinito”. la búsqueda de trascendencia a través de acciones gloriosas de pasiones individuales. simplemente. cardenales. otros gobernantes. la a conocer el mundo exterior con sus propios ojos y por sus propios medios Iglesia de Roma hizo posible el cuestionamiento de igual a igual de su poder (expansión de horizontes geográficos y científicos. las decisiones diluían o subordinaban sus realizaciones individuales -buscan. “pues allí despierta una forma nueva y objetiva reformadores de los siglos XV y XVI. por sus propias acciones y su capacidad para diferen­ sentimientos morales. pero sacó del medio al papado como Martin. No pocas de las sorpresas gratas e ingratas cabeza de un corpus mistieum sino también guerreros y gobernantes terrena­ de muchos dirigentes políticos y consultores electorales derivan de esta les. intrigas y favores la que desarrollaba sentimientos de pertenencia (familia. que al colocarse en el mismo plano que la sociedad secular y el hombre del Renacimiento dio la espalda a la cueva y salió a caminar y entreverarse con ésta en la guerra. tanto en sus más altas jerarquías como en sus escalones más circunstancia. cuestionan. sugiere cultura del Renacimiento que Jacob Burckhardt denominó “el despertar de que se trata de situaciones. El recuerdo que aún persiste de papas dedicados con gran entusiasmo al enriquecimiento propio y de sus La consideración de las pasiones ingresó en la teoría política en los albores parientes. Interesa destacar aquí. Se como parte de una categoría general de la que derivaba su identidad y hacia accedía a las altas jerarquías por compra de los cargos. y estimuló el desarrollo de nuevas . indagación del universo por otros guerreros. por lo menos por encima de la personalidad”. individuales siempre son en algún grado impredecibles o sorprendentes. Es el “espíritu fáustico” (Sombart. mujeriegos o codiciosos. predicado­ seminal sobre la economía capitalista Adam Smith elaboró su Teoría de los res. de las mujeres) se abriera a goces existenciales vedados sí mismo como tal” (Burckhardt. y el clero. de­ personales mucho más que por la virtud o la piedad. ponía en práctica valores y actitudes que no eran diferentes de los que motivaban las acciones de la Ciudad Terrena ni aun en sus manifestaciones de mayor desenfreno. 1913). corporación. papas. o con do la modernidad como derivación específica de ese aspecto central de la más vocación por el arte militar que por la salvación de las almas. No todos los jerarcas de la Iglesia de esos tiempos Pasiones y virtudes fueron perversos. de conducir a la crítica y a los embates a su poder espiritual y. al contrario. los negocios y los placeres. de observar y tratar al Estado y en general a las cosas de este mundo. el manto uniformador de las categorías generales que de condicionamiento y manipulación de la opinión pública. una marcación territorial inmediata u otra). incluso religiosos de la que daba a luz su Segundo tratado. si no excepcionales. o no sólo por ellas. Fue en Italia donde esta mediación situación conocida de muchos y que a la postre agregaría argumentos a los se diluyó por primera vez.. se levanta también lo subjetivo. de modo que mitió que la vida de los hombres (y seguramente también. Como efecto de la modificación de las condiciones de vida y el pensamiento a su pretensión de supremacía respecto del poder político. El hombre del Medioevo tenía conciencia de sí básicamente lo que parece haber sido considerado normal por sus contemporáneos. John Locke publicaba sus Ensayos Italia de esta época aparecen progresivamente poblados de individualidades sobre el entendimiento humano. otros acumuladores de riqueza. pero existe siempre un procesamiento subjetivo efecto perdurable por encima de la finitud de la breve existencia humana. 2004:141). al mismo tiempo allá de la muerte. personal de lo orgánico y lo colectivo. El hombre nuevo “destrona a Dios y a la sangre” (von del poder político en un derecho divino. otros y de lo microscópico. se desarrolla un espíritu aventurero y un progresivo sentimiento puso fin. aunque con algo el hombre se convierte en individuo provisto de un espíritu y se reconoce a más de discreción. A pesar de los novedosos desarrollos de las técnicas ciarse del conjunto. guerreros. Si en la metáfora platónica los o sofocados por la moral religiosa del Medioevo. gobernantes. porque ubicados en la cueva de espaldas ron al margen de los signos de los nuevos tiempos. a fama que permiten que el nombre y las obras de quien lo porta vivan más “desensillar hasta que aclare”. a las pretensiones de los monarcas de legitimar el ejercicio de individualidad. el sujeto puede cambiar de opinión y Un estímulo decisivo a este movimiento provino de la propia Iglesia de en lugar de tomar la decisión que se espera de él o ella. o que antes de la publicación de su obra notables -artistas. bajos. transgreden­ porque siempre. en particular. el gobierno. La separación evangélica entre lo que es de Dios y lo que le correspon­ otro criterio en virtud de consideraciones que no son las que se supone de­ de al César se erosionó en cuanto los papas no sólo eran pastores de almas y berían haber estado presentes. Este combate no medievales.. políticos.) pero también a explorar el mundo físico de su cor­ productores de ideas.que se sacuden.

bajo el despotismo fin personal al mismo tiempo que el universal” (Filosofía. tiene el hombre existencia racional. los hábitos. Guicciardini lo planteó en pleno Renacimiento italiano: “Una de las mayores fortunas que leyes. razón”: ella “deja actuar” a las pasiones en un terreno donde siempre pierde II § 8. dice existen en el pensamiento y las intenciones de los individuos.1 mente de que sus intenciones fueran eminentemente la conquista territorial el recurso al poder coactivo del Estado se justifica porque “Las pasiones de y la recaudación de tributos. “Nada grande se ha realizado en el mundo y describió una larga serie de pasiones humanas. Napoleón) son los que se proponen “fines particulares que contienen lo y el Estado suele ser confundido con ese único hombre. ellas son a un mismo tiempo el ideas y los fines universales y abstractos. según el mismo Hegel. tuvieron la pasión de su fin y tecía.2). XV).. En las modo. siglos después. Las pasiones desatadas por la Revo­ sino la fuerza operante del conjunto de decisiones. no en la Hobbes. LXV (Hamil­ que hacen por interés propio. pasiones del hombre. mayor obstáculo para la paz y la mayor fuerza para su logro. “Explicar la historia es develar las voluntad popular como única fuente legítima del poder. los que la historia considera grandes hombres (Alejandro. las limitaciones al ejercicio arbitrario del poder mocracia es el amor por la república. Del mismo estadounidense (La democracia en América. I). sin embargo. la violencia. las ambiciones de poder y los delirios Fue Hegel. “es decir la igualdad” -una idea que político. orienta esas pasiones hacia determinadas acciones: la más evidente realidad externa a ellos. Las la muerte o instinto de autoconservación.2 proyección civilizatoria universal. cit.pero se alza con el resultado de esa lucha: su contri­ A fines del siglo XVIII e inicios del siguiente se pondrá énfasis en este bución a lo universal. la determinación de la voluntad y de le presentan como fundamentales son la búsqueda de poder y el temor a la actividad encaminada a alcanzar los fines que los hombres se fijan.250 Carlos María Vilas Política y pasión 251 concepciones filosóficas que abonarían. fraternidad e igualdad de la Revolución Francesa y contribuyeron a poner fin a los últimos remanentes del absolutismo monárquico. parte II. de todas ellas las que se sin pasión”. acciones y valoraciones lución Francesa. libro III cap. cap. las pasiones no son simplemente particular con lo universal son usualmente independientes de la voluntad una característica de los seres humanos individualmente considerados y la intención de los que así actúan. . la afirmación de la pasiones en el decurso de la historia.3 que por ésta”. Impulsados los individuos poder superior que los saca del estado de guerra continua de unos con otros. terreno en el que opera la razón. es decir la ambición y la estima de dignidad”. VI § 1). la contribución que la razón se cobra no. afirma que es la intervención del Actúa en la historia de las sociedades. propone Hegel. El principio de la de­ libertades individuales. por fines particulares y a menudo mezquinos. el principio es “el sustancial del espíritu universal”. III). el sufrimiento impuesto a tanta gente son. el tributo. donde uno sólo dispensa las distinciones y las recompensas. avaricia a la frugalidad. la “astucia de la Estado la que convierte la pasión en servidora de la razón (Tratado político. Las pasiones suelen ser volátiles Alejandro llevó la cultura helénica a los confines del mapa. la creación de un Estado que es el único ámbito en el luego desarrollará Tocqueville en su interpretación del desarrollo político que. independiente­ y ello influye en la mutabilidad de los gobiernos y los regímenes políticos. II. no se apetece lo que se ape­ duda fueron hombres de pasiones. libro III. “Sin 1. Para Montesquieu. vol. sobre todo. 2003: 50). sar. “Los deseos cambian de objeto: se deja de amar lo que se amó. tendencias e impulsos que del combate de las pasiones: el reconocimiento de derechos universales. La pasión es la energía. V § 2. colectivas unificadas como gobierno. sus acciones en pos de ellos con capacidad para hacerse obedecer por todos aun por la fuerza. lxii (Hamilton o Madison). Los hombres realizan con sus pasiones los fines de último punto: la relevancia del Estado para encauzar las pasiones hacia fines la razón. “lo que lo hace obrar”. Cotellessa. La pasión de “el principio es el miedo” (D’Alembert 1755). También I y III (Hamilton). aunque raramente son conscientes de ello.. han sido llevados por causa del bien público” (apud Ornaghi y ton). Julio Cé­ monarquías. En otros tiempos las riquezas de los particulares formaban el tesoro público. afirmó en su Filosofía Thomas Hobbes dedicó al asunto el capítulo VI del Leviatán. Ahí enumeró de la historia universal (II.] cambia hasta el sentido y el valor de las palabras. sus inclinaciones y pasiones. pueden tener los hombres consiste en tener ocasión de poder demostrar que. quien destacó con mayor fuerza el papel de las de grandeza de Napoleón hicieron posible la difusión de los principios de libertad. -el de lo particular. Lo que les da existencia son las necesidades y los de ellas es la celebración del convenio por el cual los individuos crean un impulsos humanos. V (Jay). X (Madison).). a aquellas cosas 2. a lo que era respeto se le llama miedo. definen “el principio” de cada gobier­ en la concepción de Hegel. su genio y sus fuerzas activas”. los grandes hombres “han realizado su honor. Julio César se impuso drásticamente a quie­ los hombres les impiden someterse sin coacción a los dictados de la razón nes conspiraban contra él y al hacerlo edificó el imperio que daría a Roma y de la justicia” (Hamilton. las vinculaciones de lo de beneficio general. La razón. pero lo mismo que Hobbes. las lo mueven (Del espíritu de las leyes. ahora es el tesoro público patrimonio de los particulares” (Del espíritu de las 3. 1)-. cap. El triunfo ponen en movimiento fuerzas independientes de su voluntad que van más de la razón sobre la pasión es menos claro en Spinoza: los hombres actúan allá de esas intenciones pequeñas y convierten a quienes las ejecutan en guiados por la pasión tanto como por la razón “y a menudo más por aquélla instrumentos de necesidades y aspiraciones colectivas. esto es. es decir. en El Federalista. [.

un ciudadano que sea bueno “puede no poseer la (Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones. En la filosofía de Hegel la razón se realiza a través del mismo juego La afirmación de la autonomía ética de la política y de su específica de pasiones y egoísmos que los que conducen a la soberanía del mercado. económicos inmediatos. y la indolencia y el goce entonces que el individuo sea moralmente bueno en general. Parte integral del proceso más amplio de progresiva separación. El avance de ideas superiores de justicia. creando de este modo condiciones para la realización de los fines particulares. la virtud del do. y todavía lo es. “pero es imposible que tengan la del hombre bueno. tenida como original de (ídem). autoridad o poder particular o sectorial deriva de la primacía de los fines aisladamente consideradas. acepta a pie juntillas el argumento de la racionalidad de los intereses que el individuo está habilitado para conocer por medio de su razón y a económicos como moderadores naturales de las pasiones (Hirschman. por lo menos. en la forma de la pasión. No importa libro IV. el poder que produce. un poder que es supremo por su propia efectividad. cuya misión fundamental consiste en “defender al rico contra el diferenciación fue conspicuamente soslayada y ésta es posiblemente una pobre. deberían suscitar repudio o censura. Lo relevante siendo posible la realización de los intereses y fines individuales más que para comprender la historia. por sí necesario aparece aquí. sión y salvaguarda del mercado (Smith) o de la razón (Hegel). el notable paralelismo entre pública y las de la vida doméstica: “No es una misma la virtud del ciudadano ambas concepciones. pero lo que más profundo y permanente. asegura y ordena esa sociabilidad y de los motivos subjetivos que impulsan a ellas a quien las pone en movi­ debe ser soberano respecto de ella como condición para el logro de los fines miento. y sobre todo practicarla con perspectivas de miento del capitalismo. morales y axiológicas ajenas a ella. “La avaricia y la ambición en los ricos. Albert Hirschman. Pocock. nos dice Hegel. Puede incluso éxito. algo muy parecido a lo que Smith ciudadano debe referirse “necesariamente” al régimen político (politeia) “y afirmó para la vida económica: la competencia entre egoísmos e intereses han de tenerla todos”. o a quienes tienen alguna propiedad contra los que carecen de ella” de las razones por las que ella fue. del espíritu burgués (de sus domésticos y transacciones económicas y un ámbito en el que se procesan particulares y frecuentemente mezquinas pasiones) que había conducido los intereses comunes. Virtud es la disposición práctica de la voluntad y el despliegue de las . La soberanía política respecto de cualquier otra -el progreso de la Razón. Entender la política. Éste es su pathos. para quien la libre iniciativa de todos implica la guerra de todos contra todos y de ahí deriva la necesidad de un poder supremo. 1276b. todo su genio y naturaleza en este fin. conducen ya que no es menester que sean hombres buenos los ciudadanos que viven al beneficio general independientemente de la intención de los individuos en la ciudad perfecta”. daría basamento espiritual al concepto moderno de resto del mundo impulsando. en el más alto nivel intelectual.4 ráneos (Gilbert. con los fines a los que sirven. entre un ámbito de asuntos expresión. que impone orden. libertad y fraternidad. es su contribución a aquel avance el que revela su sentido grandes hombres parecen seguir sólo su pasión. En el plano espiritual se hizo posible 4. racionalidad implica el reconocimiento de una esfera de asuntos públicos Una y otro requieren del Estado para su plena realización. de donde concluye Smith la necesidad la política. a través de guerras de conquistas y de expo­ soberanía. haciendo abstracción de sus características particulares cación territorial. 1977). el terreno de la filosofía. Ambos son típica del capitalismo y la modernidad occidental. En la recepción medieval de la teoría política aristotélica esta del Estado. advierte en el tercer libro de Política. así como el del Estado como moderador coactivo de ellas. del papel de las pasiones “económicas” en el desenvolvi­ tiempo. por el propio Smith. En el fondo de su argumentación Hegel está plantean­ y la del hombre bueno”. si alguna. 1973. es decir. McCormick.suele llevarse a cabo a través de acciones que. pero soslaya el transformar por medio de la voluntad aplicada a las circunstancias de su reconocimiento.252 Carlos María Vilas Política y pasión 253 pusieron todo su carácter. remontarse esta línea de pensamiento hasta Hobbes. No liación. implica asumir a la sociedad y a los asociados en su auténtica realidad. La cuestión ya había sido planteada por Se advierte la influencia que ejerció sobre Hegel el iluminismo escocés el realismo de Aristóteles al distinguir entre la ética y la virtud de la vida y en particular Adam Smith o. 1277a). Aquellos Sin embargo. históricamente configurada. es captar el sentido de las en el ámbito de una sociabilidad políticamente organizada en una demar­ acciones humanas. Lo en sí y sí mismas guardan poca relación. 2). y que se aprestaba a lanzarse sobre el relaciones sociales. porque en comunes a los que se orienta. de derechos. por tanto. en sus grandezas y sus pequeñeces. quieren es lo universal. ideas generosas de igualdad. sólo su albedrío. virtud por la cual es bueno el hombre” (Política. un notable economista del desarrollo con poco afortunadas incursiones en el descubrimiento de una condición humana. producto racional de todos los contendientes. La razón desempeña en Hegel un papel semejante al de la “mano Maquiavelo -a pesar de que fue compartida por muchos de sus contempo­ invisible” en Adam Smith. importa sí que de los placeres inmediatos en los pobres” son pasiones que impulsan los sea virtuoso en los asuntos referentes a la organización y el ejercicio de ataques a la propiedad (libro V. 1975. 2011)-. en términos de mucho mayor alcance. y de hecho es distinta de la vida privada y sujeta a valoración de acuerdo con criterios la propia dinámica de las pasiones la que conduce al Estado como expre­ específicos. La pasión ha sido justamente la Todo esto implica una concepción de la política liberada de dependencias energía de su yo” (ídem). la codicia y la avidez por la ganancia. 1). la diferenciación de la política respecto de las otras a las revoluciones de 1688 y 1789. de igualdad que ese conjunto le asigna.

grandes poetas. El despliegue de esa virtud le permite reducir los márgenes de tiempo desarrollar acciones políticas desastrosas para su comunidad e in­ incertidumbre o indeterminación derivados de la complejidad social. el plexo axiológico socialmente predo­ los grandes dirigentes con la relevancia de su función y sus realizaciones minante gravita en la práctica política en cuanto ésta forma parte. buen corazón. como todo oficio. La eficacia del obrar político méritos públicos destacando rasgos poco compatibles con la moralidad con­ depende siempre. y ello explica que los criterios éticos que rigen su juzgamiento esperarse de sus respectivas creaciones.. la virtud reduce el papel de la fortuna. sacrificaron a la realización bernante o el dirigente político de una especie de naturaleza ética superior de sus obras cualquier otro aspecto de su vida personal y la de muchas de à la Nietzsche. aunque con cierta frecuencia el a entender una especie de divorcio respecto de la que se postula en otros oportunismo y la zalamería disimulan las mezquindades y pequeñeces de órdenes de la vida. Lo mismo se aplica a la política. No se juzga la obra de un orfebre o la de un escultor por la desgracia de su familia -y la suya propia-. a el fin buscado. Difícilmente tendrían la serenidad. En un sentido similar véase Marianne Weber (1997: generosidad. temor u oportunismo poco comunes”. al mismo tiempo que la alimentan.. ni las opiniones políticas de Mario Vargas Llosa restan mérito a su debe llevarse la diferenciación o especificidad de la moral política hasta dar literatura. y a la recíproca. Benedetto Croce destacó esta relativa desconexión entre virtudes públicas y privadas con singular claridad: “Instrumentos de necesidades vitales. resultaron ser personas bastante triviales o mezquinas en su vida privada. privada (por decir lo menos) de Pablo Picasso no opaca la genialidad de de las que ha sido cargado por sus partidarios y conciudadanos. de acuerdo con la frase de Néstor Kirchner. como príncipe. la La visión religiosa del bien que engendra bien y el mal que sólo produce existencia de una virtud propia del obrar político se fundamenta en la espe­ mal se ve contrastada con la evidencia palmaria de acciones y estilos de cífica naturaleza de las acciones del político y de las condiciones en que las comportamiento moralmente censurables que reportan beneficios a quien ejecuta. como suele ocurrir en todas las especificaciones. entre los fulgores que solitariamente deslumbran. que alabó su bondad en cierto escrito: que así hubiera debido y querido ser llamadas idealizaciones. sobre la difícil articulación entre moral política y moral cristiana. del consenso y la vencional en su vida privada.5 dominante. Es irrelevante para la política que el dirigente acciones emprendidas por otros actores. no exenta de tristeza. es arte de conducción pero como gobernante contribuyó activamente a la derrota de su país en la y por lo tanto se la evalúa por la eficacia en orientar al conjunto social hacia guerra 1914-1918.) que trascienden sus intenciones subje­ pérdida del poder por el ingenuo. que no es privada de la ética prevaleciente han probado tener desempeños políticos otra cosa que la contingencia. de ese universo cultural. . amabilidad y dulzura. músicos o literatos no sean los mismos que se ejercitan en otras esferas de la vida. La desarreglada vida desempeño del gobernante o el dirigente radica en esas responsabilidades. otras cosas más importantes que ejercer tal virtud embellecimiento imaginativo. puede reconocerse como un igual de quien tiene a su cargo el desempeño de hábitos y convicciones. de donde nacen las fábulas de su magnanimidad. 1960: 152-153). o el conjunto de efectos no anticipados de las aceptables e incluso exitosos. sus detractores rebajan sus de manera inevitable. Lo específico del a causas políticas conservadoras e incluso innobles. incluyendo la la justicia social. individuos transgresores en su vida términos maquiavélicos. La virtud del político es la eficacia en la construcción de poder y en las practica y a la comunidad. en cluso para ella misma. que conducen al fracaso y al empeoramiento de lo existente. porque éstas sólo pueden efectivizarse contando con la colaboración términos religiosos o de moral convencional en su vida privada y al mismo del pueblo.. que decía defecto que en ellos se nota. que tributan de manera importante a la cultura aquellas funciones poco comunes. única dimensión en la que el individuo común cooperación del común de los mortales a partir de sus propias creencias. también públicas y. Puesto que su esencia es el sus inclinaciones ideológicas o por su vida personal -aunque no siempre se ejercicio del poder. el “buen vivir”. pero que. clemencia. antes o después. estuvieron privados o escasos de otras arrastrar al vulgo en pos de ellos. a falta de mejores argumentos. Nada de lo anterior debería ser entendido como la postulación en el go­ capturados por el fuego de su pasión creadora. que les sirvieron para y. afirmó Maquiavelo (El 5. debido al conocido procedimiento adulatorio o al crédulo e ingenuo como particular. sepulturero de la antigua libertad florentina. Tampoco su arte. y que pronto se sentirían impulsados a agarrar codiciosamente para continuar la voluntad y la inteligencia correspondientes en servicio del impulso que les obsesionaba. del dotes y aun de aquellas hacia las cuales va únicamente el corazón de la humanidad [. no le caben otros criterios de valo­ en el beber. Una misma persona puede ser virtuosa en tivas. El político virtuoso debe ser león y también zorro. y a la inversa. se calla en las a Bernardo Segni. Quien ejerce el gobierno o de otra forma conduce una orga­ las personas con las que se relacionaron. le correspondían” (Croce. Inevitablemente. Cosme. al triunfo de la revolución bolchevique y.. a contrapelo de lo que habría podido y coerción. revolucionarios en sus propias nización o proceso político es “una persona común con responsabilidades disciplinas en ocasiones adhirieron por convicción. a la postre. ración que sus propias reglas y los efectos que genera. sirviéndose de ellas como en un tiempo hicieron con otras semejantes. poseyeron [los grandes estadistas] ojos al mundo. acciones bellamente inspiradas su desempeño de acuerdo con fines de valor colectivo (el bienestar general.254 Carlos María Vilas Política y pasión 255 acciones coherentes con la búsqueda del fin de la actividad respectiva. el zar Nicolás II fue devoto esposo y dedicado padre de familia. que les maravillarían si volviesen a abrir los 618-619). fiel a su pareja y moderado La política es oficio y. en medida sustancial. la acción política siempre involucra despliegue de fuerza sucumbe a la tentación de hacerlo-. o el gobernante sea buen padre de sus hijos.] El primer gran duque de Toscana.

al que lograrlas han de andar ocultas”. es para eso. para quienes todos los medios de conseguir dinero. una organización no gubernamental domi­ ciliada en la ciudad de Washington. vicepresidente y varios miembros de su gabinete. a mucha hipocresía. y haré. Acciones que hoy nos resultan censurables sorpresa y mejor asegurar el éxito de la propia causa. La competencia. práctica que no es respecto del programa político del candidato o funcionario: en lugar de infrecuente en algunas campañas electorales de los tiempos recientes. da rienda suelta a su astucia. actuar por table. Véanse Lewin y Reading-Smith (2008). porque hay cosas que para lograrlas han de incluyen al presidente. hasta ahora controlada. una pública. El más astuto gana.6 La relevante para la valoración de sus acciones políticas. donde los banqueros. ni perjudican a un tercero. La crueldad de los políticos renacentistas religiosos y 8. que y caigan. Martí murió en combate al día siguiente. De acuerdo con el Center for Public Integrity. José Martí. se verá entonces que ra­ se desenfrena. así también y política es que la ética de las acciones privadas de los individuos no es reconoció las limitaciones que la moral impone a la voluntad política. incluso el asesinato. apelar En su estudio del nepotismo medieval y renacentista Carocci (2006) a la moral convencional de la opinión pública respecto de la vida privada destacó la aparentemente contradictoria compatibilidad entre las conductas del candidato o del gobernante suele ser un eficaz medio indirecto para aborrecibles y brutales de los príncipes de la Iglesia. a su albedrío. Campamento de Dos Ríos). se hurga en la vida privada de quien primero es astucia. preservan están sólo reservadas a Dios y exentas de la autoridad de los magistra­ “una honesta retirada porque si uno se compromete con una declaración dos”. “tan estimadas por la evitar la consideración o el debate de la agenda política del supuesto trans- aristocracia del tiempo”. Desprecia la tradición y da rienda suelta. y que se le ocurra usar altura. sobre nuestras tierras de América. En una sociedad en los príncipes de la Iglesia. “porque cuando las intenciones de un hombre son publicadas es como una modo ofenden al orden y a la moral pública. Henri Pirenne (1914) describe de la siguiente manera laicos convivía con su sensibilidad por la alta cultura y la promoción de las el clima que se vivía en la misma época en los Países Bajos: “El espíritu que ahora se manifiesta ciencias y las artes. quiera actuar bien.] de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos 9. aunque su finalidad bancarrota. a menos que aquélla visión de Maquiavelo sobre este asunto encontró eco en Francis Bacon. y “una sorprendente amplitud de conocimientos e intereses culturales”. de acuerdo con la fórmula adoptada por la Constitución tres grandes ventajas: adormecen a la oposición y la toman por sorpresa. lo sustenta. ofrecen conjunto social. ni más cadenas para el comercio. ni más intromisión de la autoridad en las relaciones 6. obviamente. porque “hay cosas que para gobernantes. Contrariamente a lo que plantea un aparente sentido común. “Como reordenar una ciudad para la vida política supone un hombre bueno. y por mi deber [. los tratantes de valores futuros. tolerable o repudiable. En cuanto la política implica antagonismos y lucha. y el volverse entre patronos y empleados. difundieron inten­ andar ocultas. el engaño. 7.. y para el bien la autoridad que ha conquistado mal” (Discursos. que la moral religiosa las concepciones. “permiten descubrir las intenciones de los cosa puede tener poco que ver con la otra. con esa fuerza más. XVIII). por la violencia príncipe de una república supone un hombre malo. “Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país. En pocos años se construyen enormes fortunas. Refiriéndose a la actividad económica. los corredores de Bolsa. entre ambas obedece a una intencionalidad política y no sólo a la ingenui­ engañar al adversario encubriendo las propias intenciones forma parte del dad de las buenas conciencias o a un exigente celo por la probidad de los instrumental de la lógica de la confrontación. son aceptados” (51). . puede ser recurso necesario para desorientar al enemigo.7 Cuestión distinta ésta a la del engaño a aquellos tadounidense y sus epígonos locales. contrariamente no lo fueron para nuestros antepasados y la propia dinámica del conflicto a lo que sostiene la versión vulgar del “maquiavelismo”. Pero en esto los gobernantes y los aspirantes a serlo. escribió José Martí en plena guerra por la nos tienen acostumbrados los grupos más conservadores de la política es­ independencia de Cuba. El asunto se presta. de lo que es éticamente acep­ condena. los marineros de sea buena. levantarían dificultades demasiado recias para cionadamente luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001 información falsa sobre Irak y el terrorismo internacional en más de 900 ocasiones. XVIII).9 política. en otro contexto. 256 Carlos María Vilas Política y pasión Príncipe. conjugando la fuerza del primero con la astucia de éste de era el espíritu de su tiempo..8 En estos asuntos juegan un papel relevante acuerdo con el tenor de las circunstancias. alarma que llama a reunirse a todos los que están en su contra”. Cuanto hice hasta hoy. alcanzar sobre ellas el fin”. 19): “Las acciones privadas de los hombres que de ningún. Barstow (2008). carta a su amigo Manuel Mercado (18 de mayo de 1895. históricamente variables. y que uno malo. y de proclamarse en lo que son. y otras van ruidosamente a la rísimas veces un hombre bueno quiere hacerse príncipe por vías malas. Pero. y así como admitía que la necesidad puede colocar al político ante la Un corolario de esta manera de presentarse la relación entre moral inevitabilidad de recurrir a acciones moralmente censurables. Nacional (art. pero muchas veces la confusión demás” (Bacon. lo debatirse públicamente el programa. se empujan unos a otros. con sumo placer. El contamine a éstas y genere efectos perjudiciales para terceros o para el disimulo y la simulación. Maquiavelo tenía puede alterar la valoración ética de las decisiones que se toman o legitimar una posición equilibrada en la valoración moral de medios y fines en la acción acciones que. no hacían más que sumarse a lo que sin dudas proceso de formación. los estafadores y aventureros. La Bolsa de Amberes es una barahúnda. No hay más límites a la especu­ lación. En silencio ha tenido que ser. I cap. resultarían reprochables. convertido en príncipe. escribió en sus Ensayos civiles y morales. 1601). privilegiado. lo segundo defraudación. debe triunfar o sucumbir”. El debate respecto de la vida privada de los políticos. suele desviar la atención del público cuya colaboración se requiere para conseguir la victoria. el individuo. altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos. y en el mundo de los negocios es el mismo que anima al mundo intelectual.

y que la tado a partir de las evidencias aportadas por sus lecturas de la historia y sustancia ética. ya que ilustra al político mano con el lado que se ocupe en la contienda. 41). como les llamó Tácito. los “secretos 10. El disimulo y el ocultamiento responden a una estrate­ específica y autosustentada. preservar la del poder temporal en asuntos seculares. Georges Sabine punto de vista de la moral convencional. . tanto política y de la exigencia de que la ultima sea adecuada a la prime­ ra. Esa En una época se ha hablado mucho de la oposición entre moral y razón no la inventaron los pensadores del Renacimiento y el Barroco. Una autonomía que tiene su razón de ser nación extranjera en España e Italia hacia la misma época. en el aire de los tiempos. la gloria. los secretos del poder-. suelen ser parte de acciones colectivas de las puertas del futuro (la consolidación del Estado. de los clásicos. uno de los intelectuales que tomó el partido del emperador sabiduría y virtud. convenien­ Por su choque con la ética religiosa. al poder encubran sus intenciones. es natural que quienes plantean desafíos entre hombres y grupos de hombres que despliegan vocación de poder. la instalación enfrentamiento a los poderes establecidos. del teologismo contrarrevolucionario: Todo esto significa que la política tiene razones y herramientas propias o. como se dirá a partir del siglo xvii. Por eso advirtió Max Weber (1919): “Quien busca nutrirá su propia versión de la tesis con la experiencia aportada por las la salvación de su alma y la de los demás que no la busque por el camino luchas por la centralización política en los grandes Estados territoriales. en el siglo XVII Giovanni Botero propia organización. Son bien conocidas las logias y otras asociaciones secre­ virtud y el pecado. o en nuestro en la especificidad del ejercicio del poder y que puede obligar al político a tiempo el recurso inicial a la clandestinidad de muchas organizaciones encarar situaciones y tomar decisiones que reclaman una valoración ética revolucionarias. Ante todo. muestras de esa subordinación de la moral convencional y la consiguiente supremacía de una ética política Las proyecciones del asunto son amplias. es decir su derecho. o aspiran a él. modernos de agencias de inteligencia que operan en una clandestinidad III. Londres y otras ciudades europeas Occam.258 Carlos María Vilas Política y pasión 259 gresor. Tratándose de una faceta de las luchas y competencias por el rige por otro tipo de valoraciones. sobre las especificidades de su oficio. etc. 1917). que existe una razón de Estado. Aquí sólo cabe señalar que el bienestar de un Estado tiene una Maquiavelo como sus contemporáneos explicitaron la idea de razón de Es­ justificación totalmente diferente al bienestar del individuo. Friedrich Meinecke (1959) sigue siendo la referencia fundamental en este asunto. que no cipios levantados por la Revolución Francesa debían enfrentar los embates se interne en el bosque” (Lenin. cap. de la política”. le aporta las enseñanzas derivadas de El encubrimiento. proyecciones de específica: la ética del poder y de la preservación de la comunidad política carácter institucional. enraizada en la propia racionalidad gia de sobrevivencia: prevenir una confrontación prematura de fuerzas del obrar político. La política pasó a ser vista como conflicto y lucha de fuerzas se presenta adversa.). es decir. Ahora esos secretos son expuestos a la también el estudio preliminar de Manuel García-Pelayo (1962) a la traducción del libro clásico luz y se los afirma como componente regular de la política y ya no como de Giovanni Botero. (1945:255) encuentra antecedentes de la tesis de la razón de Estado en Mar- pero desde una perspectiva estrictamente política suele ser una prueba de silio de Padua. mistifiquen su ya no más como expresión de un conflicto entre el bien y el mal o entre la verdadero sentido. comentario al § 337) ejercen el poder político. y “El que le teme a los lobos. De todo ello concluyeron inmediatamente en una existencia concreta y no en una de carácter que en todas las épocas es posible hallar en el comportamiento de quienes abstracto. vicios o descarríos que debían mantenerse en secreto porque su trascendencia conduciría a la deslegitimación de los poderosos -los arcana imperii. por así decir. es decir. tiene su existencia. (Principios de filosofía del derecho. La existencia en todos los Estados democráticos por encima de toda otra consideración legal o moral (Maquiavelo. el disimulo y el engaño no son solamente rasgos de la experiencia para que un más exitoso desempeño en el presente le abra comportamientos individuales. legalmente autorizada puede ser vista como una supervivencia. y por la observación de su tiempo. En escenarios en que la relación de una estirpe.10 que podría conducir a una temprana derrota de la propia causa. ganar tiempo. Discursos. Sumado a la separación entre razón y fe sustentada por tas de patriotas americanos en Cádiz. Desde el El concepto flotaba. tales acciones habían sido consi­ temente actualizada. de la vieja concepción de la razón de Estado y de los deradas como aberraciones. un recurso para evadir la respuesta coactiva del poder Felipe IV en su disputa con el papa Bonifacio VIII acerca de la autonomía establecido o la anticipación del adversario. la asignación de virtudes y perversiones corre generalmente de la de la razón política tiene una finalidad pedagógica. esto puede ser visto con censura. disimulen sus acciones. porque “quien hace política pacta con los poderes diabólicos Hegel habría de presentar la misma idea en un escenario en el que los prin­ que acechan en torno de todo poder”. véase de Estado”. en vez de atender a ella se pone énfasis en los pecados de quien la oscuros momentos puntuales o excepcionales de un comportamiento que se promueve. Es más: la exposición y la sistematización poder. el Estado. ese cambio de percepción abrió las puertas a la afirmación de la a principios del siglo XIX y los grupos carbonarios en lucha contra la domi­ autonomía moral de la política.

Y.260 Carlos María Vilas Política y pasión 261 arvana imperii. “La política se hace con la cabeza y no con otras partes del una variedad de acciones encubiertas. Convencidos de la la voluntad. las pasiones. advirtió Harold Laski (1950: 157). La política “como recursos de poder. involucramiento: contratos. la especificidad de los medios y los fines a los que la política refiere. intereses Admitir esta dimensión no significa negar el carácter racional de la re­ lación política. la racionalidad de la política no es formalmente distinta cidad para dejar que la realidad actúe sobre uno sin perder el recogimiento de la que se reconoce en cualquier otro ámbito de la vida social pública o privada. son algunos causa que dan sentido al calificativo de militante que generalmente se asigna de los recursos institucionales de las democracias que han contribuido. venceremos”. promoción Consignas de amplia y entusiasta aceptación como “Patria libre o morir”. dirá Perón. correligionario o hermano entre quienes comparten una misma identidad política). compromiso que al mismo tiempo alimenta sentimientos de intensa Estado con el control ciudadano de la función pública. Estos y otros aspectos de la actividad política implican 1919).“capa­ En este sentido. como parte integral de algunas estrategias políticas. ha ayudado a esta­ sentimientos que mucha gente pone en la participación política y avalan la blecer algunas limitaciones y controles públicos a tales acciones. razones. asimismo. 2005. sobre todo cuando culminaron en fracasos. articulan acciones y decisiones razón y emoción. si ha de ser una actitud auténticamente humana vos de política interna o internacional. La publicidad la acción política implica definiciones y comportamientos de alto contenido de los actos de gobierno. de que en casos y la tranquilidad. Las emocio­ 2009)-. a compatibilizar la inevitable necesidad del secreto de acciones. “La vida por Perón”. En el más explícitamente político de sus textos Weber dedicó justicia o la necesidad de su causa.11 La condena moral y eventualmente institucional que muchas de “Patria o muerte. No obstante. comunidad con quienes participan de similares convicciones (como ilustra. Pasión no significa simplemente vehemencia o intensidad de corto plazo con perspectivas y visiones de mayor proyección. Robin.] La política se hace con la cabeza pero la colaboración de una variedad de actores que extraen buen rédito de ese en modo alguno solamente con la cabeza” (ídem). Es en este sentido que debe interpretarse la advertencia de Hume de política el ser humano acepta el juicio de la razón “cuando ésta no niega que los “juicios sosegados y fríos del entendimiento” no bastan para accionar algún objetivo que él esté dispuesto a alcanzar” (130). al dios o al demonio que la gobierna” (Weber. que también es tensión. adhesiones fuertes a un dirigente. o que las pasiones políticas no se manifiesten entrelazadas La política implica pasiones también en otro sentido. el trato recíproco de compañero. Salinas. “La razón se amolda a los deseos cada vez que se trata de defender miento en la toma de partido en las tensiones y los conflictos referidos al determinados intereses”. entre existentes.. En la década de 1980 el recurso al tráfico ilegal de armas y estupefacientes como parte del acción política de ingredientes y características también específicas. para guardar distancia con los hombres y las extremos pero no infrecuentes los gobiernos han recurrido y recurren a cosas” (ídem).. sin embargo. quienes practican la política dotan a a este asunto reflexiones sugerentes. todas las actividades humanas lo hacen de la misma manera. Existe abundante evidencia. no menos relevante: con la promoción o la defensa de determinados intereses o al servicio de la intensidad del involucramiento emocional de sus actores. Pasiones. prácticas de corrupción. subsidios. y la de los asuntos que constituyen su objeto. elaboran mapas cognitivos de las relaciones de poder vocación” implica siempre una imbricación. Green y Ward (2004) estudiaron una variedad de acciones estatales que en sí mismas nes. “Nunca menos” y otras de similar tenor ilustran la intensidad de los superficie. sus antagonistas. sobornos y cuerpo o del alma. política. la fuerza de lo particular re­ en político si no está al servicio de una «causa» y no hace de la responsabili­ sulta redoblada por su articulación a lo universal. Pero. dotan a la 11. a una organización o a una existencia de agencias y procedimientos de control y auditoría. los afectos y las enemistades son componentes integrales son delictivas. la emocional. el político debe adecuar los recursos de que disponen a los objetivos que intentan alcanzar. acceso a información. Toda apoyo del gobierno de Estados Unidos a la contrarrevolución nicaragüense adquirió notorie­ actividad humana consiste de una adaptación de medios a fines. construyen alianzas y coaliciones. de los comportamientos políticos. la entrega a una causa sólo puede nacer otras acciones de similar índole con el fin de alcanzar determinados objeti­ y alimentarse de la pasión. “Morir por la patria es estas incursiones han suscitado a través del tiempo cuando salieron a la vivir”. Muy frecuentemente a reforzar medidas que garanticen mejor su clandestinidad. al apasiona­ éstos. Acumulan y movilizan dad para con esa causa la estrella que oriente la acción”. suman en las acciones o en los dichos sino “positividad. por ejemplo. 1991. con a quien pone de manifiesto este grado de compromiso afectivo a través de variada eficacia. es decir. “La pasión no convierte a un hombre sus convicciones de argumentos racionales. Esto no hace de la política una actividad . poseer mesura -“todo en su medida y armoniosamente”. en la acción poder. la rendición de cuentas de los funcionarios. pero no dad en el llamado “Irangate” -un artilugio que permitió al presidente Ronald Reagan sortear las prohibiciones impuestas por el Congreso (Scott y Marshall. Estas acciones implican a menudo y no un frívolo juego intelectual [. neutralizan o derrotan a apasionada a una «causa». en el sentido de entrega voluntades. al mismo tiempo que impulsado por la pasión. así como concepción de la política como una relación de lucha. proyectan escenarios futuros.

.13 en el capítulo anterior que toda organización social. de afectividad (la localidad. la 13. de la política de ingredientes y ca­ presencia de ingredientes de fe respecto de la superioridad de los objetivos racterísticas particulares. pasiones y convicciones. o el papel equivalente asignado por Adam Smith a la mano ser múltiples (idioma. que gravitan decisivamente en el sentido y las modalidades de los cursos de Burke planteó con relación a la representación política. su finalidad no es otra que fines. de consideraciones subjetivas. y esto de espacios. por adecuación de medios a fines.14 Vimos antes la pirueta filosófica de Hegel cuando imputa a la proximidad física o simbólica con quienes es posible identificarse por con­ astucia de la razón los efectos civilizatorios de las pasiones de los grandes siderarlos semejantes a uno mismo. autoritarios o democráticos. La superación de la tensión entre elementos racionales y no racio­ la antropología y la sociología como una cuestión de mucha mayor proyec­ nales. aun las más igualitarias. como también en la valoración de las consecuencias y los resultados.. hábitos alimenticios. 1958) resultados de la propia acción—. características invisible que transforma las pasiones egoístas del mercado en beneficios fisiognómicas. A diferencia de ellos -ante todo de Nietzsche. de Sampay (1973: 50-54). Las bases de esta identificación suelen dirigentes. es estudiado por acción.262 Carlos María Vilas Política y pasión 263 irracional.. indumentaria. Véase por ejemplo la crítica. emblemas. 2009). una variedad de símbolos y ritos. y creencias que dan forma a nuestra visión e interpretación de los hechos. racionalidad en la adecuación de los medios y los tiempos al logro de las sociedades modernas se asientan en creencias y otras variables subje­ unos fines que se asumen como “cuestión de fe” y no como derivación de una tivas que no son en sí mismas producto de juicios racionales. han elaborado una etiqueta y un temor al uso o a la amenaza de uso de la coacción o en motivaciones utilitarias protocolo del poder político: gestualidades. la encuentra en la “acción racional con arreglo a valores”. difusión de imágenes. sociales y éticas o culturales [.] el razonamiento político no siempre es el resultado de decisiones “en frío”. dos épocas. El ejercicio del poder siempre requiere de implica la presencia de consideraciones axiológicas. 14. Weber admite funciones que les son propias y la situación especial en que se encuentran la ineludible presencia. vale e instituciones racionales que constituyen ingredientes característicos de decir. David Redlawask (2006) presenta una amplia colección de estudios que demuestran que de fe. supone la existencia de una identidad compartida por los implica adscribir al irracionalismo estilo Nietzsche y sus discípulos más individuos o grupos que la integran. decisiones a enfrentar-.. Se tomar decisiones y ejecutar acciones cualesquiera sean las dificultades afirma en esta perspectiva que una gran variedad de acciones. había imputado a la intervención de cierta manera es considerado de todos y por encima de todos. mediante la observancia de rituales. sino en la creencia en la validez de ese sistema.). existen con valores que expresa la inevitable presencia en el obrar político y en la estímulos racionales a la movilización de las emociones y las pasiones. identidad que es el resultado de la recientes. el clan. preferencias y emocio­ prácticas simbólicas que destacan la relevancia de las posiciones. disposición o intereses egoístas.12 propios en comparación con la de los competidores y contrincantes. pasiones y ejemplo. sonidos. un sentimiento de común pertenencia a algo que en y desenvolvimiento de la sociedad. convivencia territorial. que resume en el conflicto entre una ética de ción: lo que algunos autores perciben como una tensión persistente entre la responsabilidad -que impele a hacerse cargo de las consecuencias y los una racionalidad formal y una racionalidad sustantiva (Mannheim. y que El sustento de los juicios de razón en sentimientos y creencias. hombre a caballo de des. entre juicio y pasión. Max Weber (1919) destacó la existencia de una racionalidad de acuerdo pero en todo tipo de regímenes políticos. nicadores y los especialistas en “marketing político” conocen muy bien. “La causa por la cual el político lucha por el poder y lo utiliza se presenta como una cuestión 12. tras admitir la intervención de las pasiones en la organización una affectio societatis. de consideraciones subjetivas. la tribu) y las despersonalizaron. excesiva a mi criterio. Todos estos nimiento del Estado-nación territorialmente referenciado. Antes que ellos Giambattista Vico (1725). cuestión esta que los comu­ acción. pero que directamente niega la razón-. Puede servir a finalidades nacionales o humanitarias. Las emociones y las pasiones pueden ser vistas como fuerzas irracionales. Se ha visto proposición científica. simpatías. independientemente Reconocer la existencia de estos ingredientes en la acción política no de su tamaño. en el obrar político y en la adecuación de medios a las personas que las ocupan y desempeñan. ancestros. Lo que importa es que siempre ha de existir alguna fe” (Weber. Con el adve­ la divina providencia la mutación de ellas en factor positivo. brindan la base para el desarrollo de una afectividad. pero dota a la racionalidad. Weber rechaza las alegorías y propone asentadas de todos modos en una notable emocionalidad estimulada con para la política un tipo específico de racionalidad. la convicciones que gravitan en el sentido y las modalidades de los cursos de manipulación de imágenes y de verbalizaciones. como sugieren los o rechazar por principio ese tipo de pretensiones y querer servir sólo a fines materiales de la enfoques de la elección racional y algunas variantes del deliberacionismo. la agitación de símbolos. en conjunto. el patriotismo y grandes racionalistas apelaron a esa variedad de artilugios discursivos para el nacionalismo desplazaron o resignificaron otras formas menos inclusivas compatibilizar pasión y razón. y una ética de la convicción —que mueve a o como “fundamentos no racionales de la racionalidad” (Collins. sino de emociones vida cotidiana. 1919).. cargos y nes generadas por la propia dinámica de la lucha política. Todas La legitimidad de un sistema de dominación no descansa simplemente en el las sociedades. veneración a divinida­ para todos.

2008) en la que la potenciación de la movilización social rompe repúblicas. adhesión e irradien su fuerza hacia potenciales adherentes aun en situa­ narra el fuerte impacto emocional que le generó la percepción.. La legitimidad del gobierno. Los análisis definiciones identitarias. modificar correlaciones lly. del Estado. Goldstone y Ti. sin ellos. Señalan que sólo por excepción estos fenómenos son de fuerza política o económica. Esa pasión se pone de relieve en la disponibilidad de los que yo tengo de la Guardia”) y la gravitación de este espectáculo en sus propias definiciones partidarios para encarar voluntariamente una variedad de acciones que políticas ulteriores. sobrellevar derrotas. 1990. introducir cambios en la distribución de la riqueza o en el acceso a recursos.264 Carlos María Vilas Política y pasión 265 estimular la adhesión emocional de quienes deben acatar sus mandatos y puramente espontáneos porque siempre es posible advertir en ellos una cooperar con sus acciones. su razonable interés en desvirtuar el carácter “irracional" de las acciones En la mayoría de los casos la intensidad emocional de la participación multitudinarias. a través cualquier instancia de acción colectiva y de todo proceso que involucra de ellas. mantener las convicciones en momentos de régimen político. los compromisos y los antagonismos políticos resultan ejercicios jerarquías establecidas del poder y la riqueza. las prácticas rituales brindan una actualización de esa na deliberación. las opciones disponibles. Esas pasiones se presentan entrelazadas en determinadas acciones o el involucramiento en determinadas circunstancias un universo de contradicciones: el clamor de justicia y el resentimiento. la “política de lo extraordinario” lidad. 2001. Ninguna organización política que se plante contra las adhesiones. “los demonios emocionales” de la acción política. en todo caso. una estimación de las perspectivas de éxito. los costos que su ejercicio impone miento de sujetos subalternos. parafraseando al Una limitación de signo inverso se pone de relieve en algunos análisis de Weber político. alegado por perspectivas más conservadoras o por las voces política mantiene relación directa con la relevancia que se asigna a los del poder establecido. la intensidad que se pone en ella es normalmente alta. el altruismo y la envidia. la política deviene cultura y construye subjetividades. El símbolo concentra la idea que el colectiva que implica. indumentarias. por ejemplo. de una manera o de otra. por lo tanto. partido político que lucha por conquistar el poder. siempre han recurrido y recurren a la agitación de símbolos y la los canales institucionales y diseña nuevos escenarios y nuevos ámbitos organización de rituales. del partido se construye y reproduce a través adversidad. debe estar en condiciones de suscitar en su membrecía emociones y pasiones que alimenten la persistencia de su 15. 1972) cuando todo que se agitan o por los rituales que los rodean -recuérdese la religión cívica parece posible (“seamos realistas.. destacan con énfasis las evaluaciones “costo/beneficio” asuntos en juego y. se diferencian. de la violencia y la brutalidad de la Guardia Nacional somocista contra la población (“Esa es la primera impresión ciones adversas. demandan tiempo y esfuerzos que usualmente no implican retribuciones . la política es una práctica o por una proporción significativa de él. a los intereses en pugna. una consideración de las oportunidades y de Lo racional se conjuga con lo emocional y éste deviene recurso de aquél. con la realidad presente o pretérita sino su aceptación por el conjunto social Aun en tiempos convencionalmente normales. ningún movimiento por la de salón incapaces de explicar la determinación de los actores de la política igualdad social o la liberación nacional. 1978. por el tipo de símbolos de participación. organización. ante todo. los “momentos de locura” (Zollberg. y su contribución a la adopción de ciertos comportamientos políticos. evaluación de los escenarios. 1978) que orden social y político: patriotismo. además de decisiones tomadas como fruto de algu­ grupo tiene de sí. objetos. Sin embargo soslayan con frecuencia los prácticas del sistema escolar orientados a la inculcación de ciertos valores ingredientes de emocionalidad que son componentes inevitables e impres­ considerados básicos para la integración de las nuevas generaciones al cindibles de esas movilizaciones: el “ultraje moral” (Moore Jr. responsabi­ impulsa a la organización y a la acción. por la emancipación y el empodera- frente a las incertidumbres. Omar Cabezas (1982:11). monarquías y (Kalyvas. Son. Democracias y dictaduras. un como se advierte. sonidos. encarar riesgos. Un contestación social (Tilly. revoluciones y reacciones. Lo importante del símbolo no es su coherencia atribuida a los estudiantes del mayo francés). 2004: 130). según la consigna de Rousseau (ver capítulo 3). La movilización de las de estas prácticas y de los instrumentos que las sustentan materialmente: emociones es un ingrediente necesario y extremadamente importante de emblemas. canciones. como evidencia de la racionalidad que orienta a la de la sociedad. disciplina. de la organización y la conducción y “ciclos” de protesta. los riesgos. en su articulación en los programas y las encadenamiento de medios y fines. uno de los dirigentes de la Revolución Sandinista en Nicaragua. Tampoco afectivas y combativas de la gente que está en el fondo de las jerarquías están en condiciones de calibrar el impacto emocional de la percepción de sociales” (Walzer. sumar partidarios. Brand. como la política o las “ventanas de oportunidad” que estarían presentes en los “repertorios” trata siempre.. entre otros). triunfará “a menos que movilice las pasiones pero también las satisfacciones y los disfrutes que proporciona. una variedad de actividades en las que están presentes idea de acuerdo con las cambiantes circunstancias que el grupo enfrenta y factores afectivos y no solamente ideológicos o racionales: convencer a los coadyuvan a la preservación de la unidad. del remisos. 1995..15 la solidaridad y el odio. las definiciones de pertenencia y con­ que dejan de lado las dimensiones afectivas y en general emocionales de las frontación política. los movimientos de protesta y de cuestionamiento al orden establecido. pidamos lo imposible”. de niño. En la acción política es inconcebible. Kriesi. imágenes.

ilustrando etc. partidos. que una esposa desempeña de manera integrada-. van a la peluquería.. 1976. como se observa en las siempre una utilidad individual (Becker. después de todo. 1987). se suicidan. como XIX.16 guerras civiles o en la guerra revolucionaria. con­ el cristiano macho / cuando el amor lo domina”. de la elección racional. Gary Becker fue y su adopción por los organismos multilaterales de crédito y por agencias galardonado con el premio Nobel de economía en 1992. clubes. Racionalidad formal. Sus orígenes se en­ micropolítico -elaboración y procesamiento de decisiones individuales o de cuentran en la filosofía utilitarista desarrollada en Inglaterra en el siglo pequeños grupos. El primero es el supuesto de que la racionalidad instrumental En ciertas ocasiones la fuerza de las convicciones y ese vigor emocional que los individuos aplican en la vida económica también la aplican en la pueden llegar a neutralizar el ingrediente de miedo respecto de las res­ política y en cualquier otro ámbito o dimensión de su existencia: cuando puestas del régimen político. cuál es el valor que se busca maximizar en cada una de las eleccio­ una vez más la estrecha vinculación entre el poder económico y el poder de nes posibles. en que la racionalidad que conduce a todas ellas es básicamente la misma: ponen de relieve esa pérdida de temor al ejercicio estatal de la fuerza. La “teoría económica de la de mantenerse soltero -es decir. En su Tratado sobre la familia sostiene la existencia de una racionalidad utilitarista en una variedad de aspectos de la vida familiar del gobierno de Estados Unidos. que es por la configuración de un poder coactivo alternativo. a las que ya me referí. El enfoque ha de la economía. así como su recíproca articulación con el poder político. sexuales.. conflictos internacionales. . el debate que se suscitó entre sus partidarios y quienes ponían énfasis constitución y cambio de regímenes políticos. cometen un delito. tesis de su marido soslaya peligrosamente la sabia admonición del Martín Fierro: “Es zonzo El enfoque de la elección racional se asienta en tres pilares básicos. como la elección de pareja (por ejemplo. que contratar a una variedad de prestadores/as de los servicios culinarios.que respecto de cuestiones de mayor envergadura. En virtud de de ira y acción directa. de aseo. pero la las ideas. aceptando que el pérdidas. 16. junto con su versión suavizada en el neoinstitucionalismo. no existen explicaciones científicas de los fenóme­ nos sociales que no se expresen como proposiciones referidas a individuos. columna vertebral doctrinaria de la “nueva ciencia económica”. En términos generales es lo que se conoce como enfoque. cuánto cuesta mantener una esposa frente al costo de tener política” devino. otras. etc. pero se insiste del gobierno y en el desconocimiento persistente de los mandatos de éste. cuál es la relación costo/beneficio de escoger a tal o cual mujer. lo colectivo es simplemente Este enfoque de la racionalidad política choca con los intentos de aplicar la suma de los individuos que le dan vida. La firme instalación de los enfoques conductistas y psicologistas comportamiento relevante no es el de quienes integran la organización sino en la politología estadounidense a mediados del siglo XX permitió al supuesto el de quienes la conducen.266 Carlos María Vilas Política y pasión 267 directas y que en determinadas circunstancias exigen sacrificios y riesgos siderados verdades autoevidentes que por lo tanto no requieren verificación personales -la dimensión épica de la acción política-. La desobediencia pasiva tanto como lo que en compran un auto.). en el diseño de las políticas macroeconómicas y reformas del Estado en un cuál es el costo de casarse con relación a los beneficios que reporta o a los costos y ganancias gran número de países “en vías de desarrollo”. los objetivos de la organización serían en reali­ del utilitarismo económico sentar baza en el análisis político. demostrado sentirse mucho más cómodo en el análisis de procesos de nivel o más ampulosamente teoría. el enfoque de la elección racio­ al estudio de procesos colectivos y en general más próximos a los que han nal se ubicó en el centro de la agenda académica de los estudios políticos. racionalidad sustantiva “El todo es más que la suma de las partes” es una afirmación que carece de sentido para el individualismo metodológico. de lucran la participación de organizaciones complejas consiste en considerar lo que se trata es de maximizar el beneficio económico y de minimizar las esas organizaciones como si se tratara de individuos. las proposiciones referidas a los agregados sociales (clases. sea por explosiones masivas El segundo es el denominado individualismo metodológico. contratan un la teoría de las revoluciones se denomina dualidad de poder -el momento seguro de vida. Iglesias. No ha trascendido la opinión de la señora Becker sobre este punto. empírica. Un gambito metodológico para incluir en decisiones individuales determinó que fuera entre los economistas donde el análisis fenómenos políticos de este tipo y en general asuntos que invo­ el enfoque encontró inicial y más entusiasta acogida. sea adecuación de los medios de que se dispone al fin que se persigue. En América Latina la mayor difusión se alcanzó en las décadas de 1980 y 1990. a partir de la dad los de las elites dirigentes o los representantes. por profundas convicciones filosóficas. Esto permite apuntar publicación del libro de Kenneth Arrow (1951). que alcanzaron un fuerte protagonismo que usualmente son asociados a cuestiones afectivas. Este supuesto metodológico es al análisis del comportamiento político la racionalidad costo/beneficio propia decisivo en la elección de los temas que se habrán de estudiar. procesos de construcción de en los enmarcamientos y los condicionamientos sociales y culturales de las poder. religiosas u él. alquilan una casa.) sólo son válidas si lo son para los individuos que integran esos agregados. sindicatos. No se desconoce que la gravitación y las proyecciones de cada las lealtades de segmentos importantes de población hacia los contendores una de estas decisiones para quien la toma son diferentes. Por sus esfuerzos en demostrar que la racionalidad económica preside todas las decisiones con el avance de las tesis convencionalmente denominadas “neoliberales” que los individuos tomamos aun en los aspectos más alejados de la economía. eligen pareja o votan por en que el desafío al poder establecido se traduce en el desplazamiento de un presidente.

las líneas internas que nor­ resultado de una elección es obviamente el producto de la suma de votos malmente existen en esas organizaciones y que han probado ser de mucha individuales. ahorrarse todo eso y beneficiarse punteros. El “costo” usual de este artilugio consiste en que. los resultados distan mucho de ser innovadores.17 cuán racional (en los términos del enfoque rational choice) es la decisión El tercer sustento es el supuesto de la maximización de la ganancia del votante individual de participar en la elección (en ausencia de una individual. al tratar a estos gación de individualidades encuentra un argumento fuerte en el prin­ “individuos” como totalidades homogéneas. caciques. por ejemplo. La bibliografía expositiva de estos enfoques es muy extensa. Se afirma que conceptos como gobernabilidad y individual para decidir la integración de los elencos gubernamentales. El tratamiento de los actores racional de los actores: la democracia es un sistema irracional. a partir de la existencia puede conducir la adhesión casi religiosa al enfoque es el intento de Gordon Tullock (1971) de un gran número de democracias representativas donde la emisión del -una de las figuras prominentes del rational choice— de elaborar una teoría de las revoluciones voto es una obligación legal cuyo incumplimiento acarrea sanciones. se pierde de vista la existencia cipio del gobierno de la mayoría en las democracias representativas: el y el impacto de las diferencias. del lado de la demanda están los ciudadanos que entregan irracional: invierte tiempo. la variedad de perspectivas englobadas bajo la denominación común. en sistemas de bipartidismo fuerte. abrumadoramente originada en (cualquiera sea su incidencia en el resultado final) y los costos (disvalores las universidades de Estados Unidos. La conclusión que se deriva de todo esto parece Analiza la crisis de las democracias en algunos países de América Latina en las décadas de obvia pero contradictoria de la premisa inicial acerca del comportamiento 1970 y 1980 a través de la aplicación del “dilema del prisionero”. como el de Estados Unidos. Friedman (1996) reúne un conjunto de observaciones a la crítica de Green y Shapiro (1994) señaló con abundantes argumentos las razones teóricas y metodológicas de y Shapiro. ya que el peso de tal decisión es aritméticamente irrelevante pectiva de la elección racional. en todas las esferas en que actúan. burocracias) no le impidió identificar y estudiar la existencia de diferencias internas en cada uno de ellos y los márgenes diferenciales de opciones con que participación electoral es obligatoria en tantos países. coroneles. Roemer (1986). la composición efectiva del gobierno y la cada quien persigue su propia utilidad. y las críticas de Lebowitz (1990) y Roberts (1996). son el cambio. los políticos profesionales son empresarios para el resultado final.18 invertir recursos y energías en elecciones donde las opciones abiertas son tan escasas y poco relevantes -la diferencia entre Coca-Cola y Pepsi-Cola. Por el lado de la oferta y por el de la demanda de representación proporcional. quienes aportan votantes potenciales a cambio de determinados del producto del esfuerzo ajeno. según la recurrida boutade-. Pero en términos sustantivos -cuánto agrega a lo que ya sabemos sobre este su sano juicio dedicaría voluntariamente tiempo o dinero a una actividad asunto-. Tampoco tiene sentido intereses particulares. Levine y la pobreza de resultados generados por este enfoque tanto en su vertiente convencional como Sober (1992). Una ilustración del absurdo al que sobre cuyo resultado carece de influencia. su voto a quienes ofertan las políticas que ellos reclaman. típicamente un ser tenerse en él. La demanda de energías. te: el balance entre los costos de cumplir con la obligación de participar 18.268 Carlos María Vilas Política y pasión formado parte de la agenda de los estudios políticos y sociales en todas las El rechazo a la existencia de lo colectivo como algo distinto de la agre­ épocas. Ayala Espino (1996) brinda una presentación amplia de privados) derivados de la sanción por desobedecer. entre otros. este mismo argumento plantea la cuestión de relevancia para la comprensión de los procesos en examen. al contrario de que “ofertan” políticas para conseguir votos y así acceder al poder o man­ uno de los supuestos centrales de la opción racional. Por lo tanto el votante resulta ser. Véase. el esfuerzo sólo brinda como resultado una cadena de suposiciones y especulaciones apriorísticas que le quitan seriedad y son de verificación imposible. así como la respuesta de éstos a aquéllas. O bien. de acuerdo con esto. las diferencias programáticas y de enfatizar las convergencias en presentan públicamente como interés general responden en realidad a las cuestiones más relevantes de la agenda política. Enfocados desde la pers­ la cumpla). La propuesta cuestión de la racionalidad o irracionalidad de la decisión de participar se de Tullock no ha tenido cabida en la literatura sobre procesos revolucionarios y permanece desplaza desde la contribución de la acción individual a la producción de como una curiosidad -o como una ilustrada ejemplificación de los absurdos a los que pueden un bien colectivo -el resultado electoral agregado-. Sin embargo. producto del equilibrio de la oferta y la demanda de votos y de políticas la propia dinámica política de negociaciones se encarga de reducir. posiblemente también recursos económicos. Youssef Cohen (1994) es uno de los intentos más esforzados de sortear estas limitaciones. los obligación legal y la consiguiente amenaza de sanción coactiva a quien no individuos buscan optimizar su propio beneficio. El denominado “marxismo analítico” que surgió como variante de izquierda en esos mismos ámbitos académicos en las Mancur Olson. Los que se hechos. los conflictos. la basada en ese enfoque. por eso la complejos (partidos. Más aún: en sistemas multipartidarios o beneficios para sí mismos. en algo en cuyo resultado carece prácticamente de incidencia. Él/ella bien podría quedarse en casa. Wright. gobiernos. posiblemente el autor que más esfuerzos realizó para décadas de 1980 y 1990 intentó aplicar a la teoría marxista el individualismo metodológico y el enfoque económico de la elección racional. El libro de Green en la de “izquierda”. 17. . a un asunto diferen­ conducir elaboraciones apriorísticas de este tipo-. votos cuenta con sus propios empresarios: caudillos. En legitimidad nada tienen que ver con intereses o fines colectivos. porque nadie en se enfrentaron. en un sistema democrático re­ relación de fuerzas en el parlamento suelen ser el resultado de coaliciones presentativo el voto cumple un papel análogo al del dinero en el mercado y acuerdos poselectorales que reducen adicionalmente la eficacia del voto de bienes y servicios. en los que se genera por la agregación de decisiones individuales.

administración de justicia. pesar de la fuerza del patriotismo. no se cumplen en los grupos pequeños. una función de la irracionalidad excluidos del consumo del bien. individual en función del objetivo común. más explícita de este supuesto la halla Olson en el Estado. El Estado no puede funcionar solamente sobre la base pérdida de un cotizante no incrementará de manera notoria la carga de los de las contribuciones voluntarias de quienes se benefician de los bienes otros cotizantes ni afectará la orientación de éstos hacia el objetivo común si que provee para todos (seguridad. los individuos racionales no harán sumo.. la acción política conjuga una utilidad extraordinarias catástrofes y gigantescas desilusiones: quebrantos finan­ personal de quien la promueve con un fin o utilidad general. “ningún Estado importante en la historia moderna ha pequeños. orientaran sus acciones hacia el objetivo común. El sálvese quien pueda. Un antipoliticismo que no tal cosa porque en igualdad de condiciones el efecto de su acción individual proviene necesariamente de una determinada ideología sino de la propia es irrelevante para el resultado final. mente y participen en la elección o en la gran organización. La lógica formal del argumento de Olson puede tener sentido respecto de la defensa ex­ dujo un bien colectivo sino algo mucho peor que un resultado subóptimo: terior pero no sobre otros bienes públicos como seguridad individual. o como se ilustra trágicamente el resultado que puede arrojar la decisión espontánea prefiera denominarlo. por definición pagos compulsivos. o sea. Similarmente. que esos individuos no escojan racional­ De acuerdo con este modo de ver la política. como grupo. atención primaria en salud o educación elemental. nadie percibirá el ofrecérseles algún incentivo individual (Olson. obtener el equivalentes. depredación de recursos naturales y la acción política. un sindicato. la organización ninguna cambiará sus planes por eso. la política moderna. Sería el caso del matrimonio. los individuos resultar perjudiciales para todos. mente competitivo. La “tragedia de la Puerta 12” (Buenos Aires. Estos supuestos. especialmente a lo largo de la modernidad. Se ha visto en el capí­ racionalidades utilitaristas individuales. solamente en buciones filantrópicas ni siquiera son una fuente importante de recursos en estos grupos es posible asumir la racionalidad de la orientación de la acción la mayoría de los países. individuos de un grupo sean racionales y autointeresados (self-interested) La combinación de intereses individuales e intereses comunes en una y ganarían si. la gente. Afirma no obs­ tica como práctica de conducción. que en una gran cantidad de sociedades es una estampida humana que condujo a la muerte de decenas de personas. el pueblo. espíritu de sacrificio y similares serían simples encubrimientos así. en consecuencia. Se desprende de lo anterior que en las grandes organizaciones la que por lo tanto deben ser disponibles para todos si van a ser disponibles probabilidad de alcanzar los resultados beneficiosos de la racionalidad para alguno. El antipoliticismo del enfoque consiste tante que.19 de los demás individuos. masacres. de la deserción individual. mayoría de los servicios más importantes que él provee son bienes públicos. a lo actúen en función del interés colectivo. que es uno de actúan con miras a un bien colectivo si y sólo si perciben un bien privado o los modos prácticos de manifestarse el resultado de la suma de egoísmos/ cuando hay que evitar un perjuicio también privado.. lo que y simultánea de miles de personas de tratar de escapar rápidamente de un lugar cerrado a través de una única puerta. A el incentivo especial o la amenaza de coacción se mantiene. La razón por la que ningún Estado puede sobre­ de una partida de tenis o de una pareja de bailarines de tango: la retirada de vivir sobre la base de contribuciones voluntarias. por lo tanto. sobre todo en los muy cultura compartida. la llamada “paradoja del oportunista [free . intereses colectivos sino. 1971). Se presenta.). suele acarrear como consecuencia tulo precedente que. misma organización sugirió a Olson la analogía con el mercado perfecta- no lo harán voluntariamente. optimizar la utilidad individual) no pro­ 19. y pequeño o que exista coerción o algún otro mecanismo para que los individuos ello así porque no existen. explica Olson. junio de 1968) consenso y la colaboración de la ciudadanía. acceso a los tribunales.270 Carlos María Viles Política y pasión 271 aplicar estas ideas al ámbito de la teoría política y la gestión pública desde el rational choicer presenta como fruto de la especulación. En otras palabras. inexistente o notoriamente limitada respecto de grandes porciones de contribuyentes. el son necesarios” (13-14). Los impuestos. Las contri­ ejercer y del efecto sobre el colectivo. para este enfoque. una agregación de intereses individuales. es que la un participante pone fin al grupo. Es decir. o deberá todas generan los mismos o parecidos volúmenes de oferta. defensa. quienes no pagan el impuesto no pueden ser utilitaria es. Es propio de cieros y crisis económicas. para alcanzar ese interés común o de grupo. si todos deciden racionalmente no participar. atañe en realidad a la naturaleza de la polí­ intereses comunes a todos los miembros de una asociación. a causa del control recíproco que los miembros del grupo pueden sido capaz de sostenerse a través de contribuciones voluntarias. La simia de decisiones egoístas (adelantarse a todos los demás. en una organización política típica de la modernidad y uno de los temas recurrentes en la teoría grande (el Estado. un club deportivo). efectivamente. el oportunismo la perspectiva de la teoría de grupos. a menos que el número de individuos que la integran sea muy en priorizar el interés/utilidad individual por sobre el interés colectivo. no niega la existencia de objetivos o o la demagogia populachera. aunque todos los construcción conceptual del enfoque. La comprobación efecto en el precio si una firma aumenta o restringe su oferta y. los resultados pueden semánticos de un interés egoísta fundamental. En consecuencia. Cuando el número de firmas es suficientemente grande y deberá ejercerse una coerción efectiva o potencial sobre ellos. para aspirar a alcanzar determinados fines. Si esto no es altruismo. del nacionalismo o de los vínculos de la advierte Olson. en condiciones de igualdad. un partido político. conceptos como solidaridad.

¿Se gana algo. con señalar la irracionalidad de estos individuos? ¿O los ingresos y eso le reporta una satisfacción ideológica mayor que el costo no se nos estará escapando que estamos en presencia de una racionalidad de bolsillo.) y el resultado agregado. ¿actúa de ma­ candidatos.). y Estados también está presente en Hirschman (1970). La homología entre empresas éste se convierte en doctrina de gobierno. Simon. debe reconocerse. puesto que la “rentabilidad” de su voto es entienden qué consideran “costos” y qué cosas estiman “beneficios” varían bajísima. tratan de escapar primero de un (1999): “De la misma manera que el «comodín» de la baraja puede tomar el peligro. retiran sus depósitos de los bancos. esa común racionalidad homologa ambos tipos de organización con y los demás un montón de tontos. Por último. de los que es difícil creer que no tuviera noticia. el propio Weber controvierte en sus escritos un acto de campaña.. O bien le tiene sin cuidado la justicia tributaria. relativa independencia de los fines específicos que una y otra persiguen. ofrece un nuevo ejemplo de los frutos que es posible recoger del 22. Olson no parece percatarse de que esta creencia no casos. etc.20 (al ciudadano ejemplar. de Schumpeter la tomó Downs (1957). también hacen referencia a la existencia de algún su lado.272 Carlos María Vilas Política y pasión 273 rider]": la racionalidad egoísta funciona para el individuo en la medida en incentivo individual diferente del beneficio común: distinciones honoríficas que no funcione en los demás.. becas de estudio. asignación de determinados bienes es­ bién como free riders-. 1942). Deben destacarse. sobre todo cuando formal (Schumpeter. Por lo demás. Como ironizó Gabriel Almond votar. al obrero o al técnico innovador. 21. propia de la acción política -y por lo tanto también en este caso la puede aportar a una mayor estabilidad social. 1998).21 Tal homologación remite a la sociología de nuestro conocimiento de la vida política. desde esta perspectiva. La crisis desatada en Estados Unidos en octubre de 2008. Ello no obstante. Véase también Galbraith (1990) y Kindleberger (1991). rápidamente al mercado (por ejemplo. al militante esforzado.22 Se trata de mía votar. Pero tal vez el individuo piensa que de manera relevante en la cantidad total de participantes. el único free rider-? ¿Qué tan racional es suponer que será él (o sentido coincidente Di Telia. En materia de “sálvese quien pueda” financiero Mackay (1841) sigue siendo la obra clásica sobre esos pánicos. como una recompensa cuando todos los individuos adoptan la misma decisión: se abstienen de personal a una contribución a lo colectivo. en términos de aseguran. porque los socialdemócratas teoría resulta controvertida-? Los practicantes del enfoque no condicionan o los populistas que proponen la reforma son buenos para mantener a raya la orientación hacia el beneficio colectivo exclusivamente a la amenaza o a los obreros y a los pobres sin tener que recurrir siempre a la policía. no por azar reeditada en Estados Unidos en 1932. y Dada la falta de proporcionalidad entre la decisión individual (votar. un sistema tributario progresivo contribuye a una mejor distribución de en el análisis político. se ha visto.. Por el ejercicio de coerción.. asistir o no a una movilización o a homologación que. hasta una palmadita en tiene sustento racional y tampoco explora las consecuencias que se generan la espalda puede ser vista. Es llamativo que las gigantescas crisis y desfalcos generados por el frenesí especulativo en los siglos XVII y XVIII. al trabajador destacado por su productividad o su Con excepción de los grupos extremadamente pequeños. las propuestas de los partidos y sus que lo obligará a pagar un mayor impuesto a sus ingresos. multitudinario y desenfrenado del egoísmo utilitario. en la teoría. ¿Con base en qué información. así la premisa de la elección racional. viajes. en darse cuenta de la ventaja También puede objetarse a la teoría de la elección racional que los inte­ que le reportará o del perjuicio que ahuyentará? La respuesta a estas inte­ reses y objetivos que se mueven en la política no es obvio ni debe asumirse rrogantes y otras similares ha motivado ingeniosos juegos probabilísticos apriorísticamente que sean los mismos que en otras esferas de la vida y que. Cuando un votante de clase sistemas electorales donde la participación es optativa: se toma el trabajo de media apoya a un partido que propone una reforma tributaria progresiva informarse sobre los temas en debate. Arrow. O se suma a concentracio­ nera irracional o racional? Lo primero puede sostenerse de acuerdo con nes políticas masivas siendo consciente de que su inasistencia no incidirá un criterio estrictamente pecuniario. La metáfora schumpeteriana del político como empresario se basa en esa homologación ejercicio irrestricto. la decisión racional de cada propiamente políticos. promoción en el empleo. ventajas económicas (incrementos conjunto e impulsará a otros a hacer lo mismo -es decir a actuar ellos tam­ salariales. se desplaza al lugar de votación. votar por un candidato o por otro. Las condiciones y el modo en que diferentes personas elector potencial sería no votar. 1982. según nos duo que solamente él tomará una cierta decisión -que será. . 20. 1951). racional no creerá que si se retira de la organización eso repercutirá en el al empresario socialmente responsable). el esforzado militante puede estar dispuesto a afrontar sufrimientos porque su “costo” personal es menor que el “beneficio” que se expresa en la deslegitimación de un poder que se pone en evidencia como represivo. indicio o evidencia asume el indivi­ valor de cualquier carta. los señalamientos de algunos economistas sobre las difi­ no hayan hecho mella en la inconmovible fe de Adam Smith en la racionalidad inherente a las cultades que experimenta el rational choice incluso en el terreno de las decisiones referidas decisiones utilitarias. salvo en lo que diferente. puede adaptarse a cualquier acción que se le atribuya” (192. no han aportado resultados relevantes para mejorar en particular en la economía. una persona disciplina laboral. no condiciona el comportamiento de quienes las integran. ella) la única persona en tomar esa decisión. mucha gente ejerce el derecho al voto incluso en enormemente en función de factores múltiples. 1979. sin embargo. extendida al resto del mundo. etc. uno de los síntomas Max Weber: siendo el Estado y la empresa de negocios creaciones racio­ clásicos de la estupidez humana es el creer que uno es el único inteligente nales.

o bien a colaborar con el ejército y arriesgarse a las represalias de información requiere disponibilidad de recursos económicos. de tiempo y Sendero Luminoso? ¿Cuáles fueron los grados de libertad con que eligieron? formación intelectual o de apoyo técnico para procesarla e. en muchos aspectos cruciales de la diná­ mica política. obviamente. Esto no es así. o hipótesis de respuesta. Se puede argumentar que en estos casos y a información relevante. pero se espera de una teoría que se presenta como de validez partir de desafíos o estímulos no programados o en un marco de aceleración general que brinde respuesta. el significado que se encuentra en de cómo los individuos definen sus prioridades y practican sus elecciones. por el acceso a recursos monetarios. refiere a los intercambios con el medio ambiente natural y social. obligados a colaborar con las a información por todos quienes toman decisiones en mercados competi­ guerrillas de Sendero Luminoso y arriesgarse a caer víctimas de la represión tivos. a las interrogantes de los tiempos que acota las posibilidades para una valoración adecuada de que la realidad le formula. que organización. ocultarla. historiador y antropólogo. el cálculo económico es sólo uno de ellos y a veces de los individuos. el gobierno y quienes con que el concepto “elección” es presentado y utilizado por la mayoría de los autores enrolados en estos enfoques. presta dinero a tasas menores que las del mercado. claro está. condiciones todas una elección hecha bajo amenaza de muerte es libre en sentido estricto. nos dicen los rational choicers: el individuo no exigibles y que se estaba cortando la relación con un organismo finan­ es utilitarista en todos los órdenes de la vida. Debe agregarse que muchas veces varias son las opciones racionales que 23.. lo que agrega asime­ otros similares la teoría no se aplica. pero que se encuentran desigualmente distribuidas. Al afirmar la naturaleza egoísta del comportamiento humano en política..24 opciones. por ejemplo. de la dependencia una variedad de factores. intereses Hay de por medio en esto un juego semántico en torno al significado que y otros aspectos involucrados son tantos que resulta imposible reducirlas a ejercicios de laboratorio. ciero que. Es éste un lujo que el análisis político no puede permitirse. no de Desde una perspectiva formal. administrarla. una opción claramente irracional. en la política real muchas decisiones se toman a o extremas.274 Carlos María Vilas Política y pasión 275 en su efecto en el aumento en el reclutamiento de partidarios. apoyaron la decisión señalaron que tal medida ponía fin a las presiones . porque son situaciones excepcionales trías específicas. es 24. Además. por lo tanto. Hobbes puede tener razón cuando afirma que manera infrecuente acceso a ciertas posiciones de poder. para su subsistencia. y en no pocos casos ubica dentro de la matriz teórica de una particular concepción sustantiva dotan al concepto de “elección” de significados muy particulares y más bien de la economía -la de la teoría neoclásica. Al contrario. los antagonismos y las convicciones políticas obedecen a significado sustantivo de “económico” deriva. etc. el condicionamiento un significado formal. alternativas y resultados. Es. Emily Hauptmann (1996) desarrolló una muy incisiva crítica a la ambigüedad y la ligereza decir. etc. “No hay tal”. Karl Polanyi. el sustantivo y el formal. es decir. de la naturaleza y de sus seme­ ni siquiera el más relevante. en lo que los practicantes de la elección racional asignan al vocablo económico cuando contribuirá a promoverlo a posiciones políticas de relevancia en su propia refieren al análisis económico de la política o del derecho. apelar a la muletilla del “costo. Uno de esos supuestos es el del igual acceso nos del altiplano peruano en la década de 1980. la crítica el egoísmo de los individuos en el mercado y la dedicación de esos mismos individuos al interés inmediata argumentó que se estaban asignando reservas monetarias a pagos general cuando actúan en política. el gobierno del presidente Néstor Kirchner decidió saldar en su totalidad el superaron por la vía de la lógica formal la dicotomía esquizofrénica del liberalismo que afirma endeudamiento ante el FMI (incluyendo las cuotas no vencidas). una muy seria falencia. La formación y la modificación uso del término con dos significados diferentes en las ciencias sociales. o bien la cantidad de actores. dice Polanyi. 1976) extravagante. posiblemente no buscado por se presentan en la vida real en una situación dada. Sin perjuicio de las muchas y contundentes críticas que se le han dirigido. puede reconocerse al enfoque de opción racional una especie de bonus track teórico. Cuando a fines de 2005 sus practicantes. Ello sin contar que algunos la mayoría de los sistemas legales contemporáneos niegan reconocimiento actores están en mejores condiciones que otros para adelantarse en el acceso y validez a ese tipo de opciones. con todo. ¿Cuáles fueron.y es tributario por lo tanto de simbólicos. por los mecanismos análisis instrumental de la relación medios-fines. de los costos involucrados en la consecución de cualquier objetivo. (Polanyi. las opciones abiertas a los campesi­ los supuestos que ésta asume. etc. para decir lo menos. por ejemplo. por lo tanto. El supuesto de tienen nada en común. era economista. El enfoque de la elección racional se desentiende del escabroso asunto encaminados a ese fin. en las sociedades de mercado el acceso a miliar. Los escenarios en que se desenvuelve la vida de los individuos Polanyi tiene razón. incluso. El último procede de la lógica. porque la formación de las voluntades políticas es un elemento Los dos significados de “económico”.23 jantes. El de las lealtades. No basta. el primero de la libertad de elección del consumidor en un mercado competitivo resulta la realidad. y ésta es. Existe también En el terreno de la economía deja de lado. no esencial para la comprensión de los objetos que estudia. pero omitió señalar que ese análisis lógico formal se condicionan el abanico de opciones políticas disponibles. referido a cualquier conducta que descansa en un de la voluntad de los consumidores por la propia oferta. llamó la atención respecto del beneficio” o de la maximización de utilidades. las obras de Marx y en general en los economistas clásicos. en un análisis publicitarios.

también a su juicio. la racionalidad. para asegurar el enriquecimiento del hijo mayor. IV cap. se señaló configuración de las preferencias individuales y en el arco disponible de que la decisión permitiría definir acciones de política con mayor grado de elecciones -y esto vale también para las decisiones económicas-. IV. equivalente al que ofrece el mercado de misma manera en que. L. de amistades.. la política queda inevitablemente reducida a una un organismo cuyo aval era exigido por el Club de París para regularizar gestión. etc. En el fondo.. 20ll). se agregaba afectivos. Y si las alternativas no existen pagar: pagar estrictamente la deuda vencida. de la candidatos que fueron derrotados. L. Blais y Schmitt.). coactivamente protegida. contextuales que concurren a darle forma y. de recursos limitados. la persistencia de la institución las transacciones económicas? Además. “em­ los individuos adoptan por hábito (“yo siempre voté por tal o cual partido”. IV. Es interesante destacar que el propio Adam son más complejas en la política. orgullo y la tradición del linaje. explicó la resistencia a desprenderse individual que el sujeto busca maximizar con su decisión electoral? ¿Qué de las colonias americanas. las identificaciones políticas pueden basarse en afinidades de grupo y el gasto económicamente improductivo que conducía a la ruina a más de (político-ideológico. en que la reactivación económica y la mayor eficacia de la recaudación tribu­ particular. familiar. socioculturales. etc. que en el pasado habían impuesto a con que ésta es tratada ponen de relieve las dificultades del enfoque para los gobiernos la adopción de políticas económicas y financieras de efectos analizar todo lo que precede a ese momento. en la elección de por satisfacción de una “pueril vanidad” (ídem. el conservadurismo de estos enfoques deriva de este último elemento: al puesto que históricamente el FMI había actuado como instrumento de pre­ dejar de lado las relaciones de poder presentes en la conformación de todo sión y agencia de representación de los sectores del poder económico más momento decisorio. la persona del candidato.. carente de otra racionalidad que la electoral es bien conocida la importancia que tiene. I cap. económicamente no rentables. no tenía otra razón de ser que sostener el “en mi familia siempre hemos sido peronistas -o radicales. o no más relevantes. la lógica y la neutralidad emocional para hacer surable directa o indirectamente por su expresión monetaria. de auto­ gana o se deja de ganar en una u otra decisión surge de consideraciones ridades religiosas. La adhesión a un partido o a un la vanidad y la ostentación parecen haber sido. las relaciones y situaciones de poder siempre presentes en la taria permitirían recuperar reservas en el corto plazo. La opción depende y no solamente de medios. De acuerdo con el dictum neoliberal atribuido a Habría existido una tercera opción racional a medio camino entre pagar y no Margaret Thatcher: no hay alternativas. o la persistencia del consumo dispendioso etc. En ésta lo que se gana o se pierde es men­ la razón.25 ejemplo. en un ingrediente central en la racionalidad de los grandes terratenientes. en el ejemplo mencionado la valoración de qué se adolescencia y como efecto de influencias familiares. la decisión por una u otra no se toma en ese nivel en general en la economía. desde la perspectiva del gobierno. En último análisis. queda opción racional tanto en términos estrictamente económicos como políticos. por razones de efecto de feedback genera el “mercado político” para los que votaron por los “orgullo nacional” (La riqueza de las naciones. quienes la practican suelen hacerlo en función de consideraciones políticas respecto de las cuales la cuestión específica de preferencias y lealtades adquiridas en tiempos lejanos (usualmente la resulta subordinada. En consecuencia. I. de modo de sacarse de encima las presiones más gravosas del FMI pero mantener una relación fluida con y el poder no se indaga. convencionalismos sociales. regional. que la confianza o las expectativas depositadas en el que prestó importantes servicios al desarrollo económico capitalista (por candidato (Aarts. En materia de política una familia de la nobleza terrateniente. su propia relación con la Argentina. 2001: 43). senador. cap. como desarrollo u otras. L. I parte III). en la percepción de Smith. suponen el poder como algo dado. L. de una de partida metodológico la premisa fundamental de todo actor individual o colectivo instalado en posiciones de poder: el poder no se cuestiona.). ¿Cómo maximiza su ganancia (o pérdida) Smith reconoció el peso de una variedad de factores ideológicos. religioso. asunto al que Werner Sombart (1912) dedicó una investigación acuciosa. gobernador. Las conclusiones de estos autores se basan en el estudio sistemático de nueve países con- . pobrece a todos los demás hijos”. programa o ideología suelen ser menos relevantes. 25. La política. Más aún.). hay muchas decisiones políticas que del mayorazgo que. ya se ha visto. o socialistas-”. el medir la magnitud de la satisfacción generada por la decisión tomada. la variedad de ingredientes desastrosos (como la crisis de 2001 había puesto en evidencia). cap. todo depende de “quién está usando ocurre con el dinero en la economía. adoptan como punto concentrado y más articulado a instancias extranacionales de decisión. El modo en que las preferencias individuales se gestan y expresan en Resulta claro que si varias opciones aparecen como racionales en los la vida política difiere marcadamente de lo que ocurre en el mercado y términos de la teoría. En general. quién sufragar.). se habría tratado. en la decisión y el modo de individuos y gobier­ resulta triunfador (o derrotado)? ¿Cómo se determina el valor o la utilidad nos de perseguir sus intereses. V. III cap. I. Carlos María Vilas Política y pasión 277 276 La dedicación excluyente al momento de la decisión y la ambigüedad financieras y políticas del organismo. etc. la decisión electoral. parte I). libertad tanto en asuntos internos como en las relaciones internacionales. II. fuera de la indagación. pero las cosas qué a quién” (Wolf. es un asunto de fines sino en uno que se ubica en un plano superior a todas. no existe en la política un instrumento que permita de poder y de determinadas concepciones acerca del bienestar general. Así. incluyendo individual el votante cuyo candidato a presidente.

Schumpeter llamó a esto “regreso al pensamiento atención sobre los riesgos que conlleva la pretensión de dar valor absoluto a primitivo”.. Heller. que ponen el acento en los ingredientes asuntos en disputa. de los factores que oinducen a la bondad o a la maldad. 1102a). En consecuencia. con menos arrogancia. altruismo y convicción. dada la complejidad de las cues­ su señalamiento acerca de la potenciación de los elementos que constituyen tiones sometidas a decisión. tanto por la proyección de las decisiones individuales como por su parte. El advenimiento del positivismo científico y de la sociedad de masas siderados “democracias estables” o “robustas”: Alemania. es decir. de . Se puede estar de acuerdo o no con la relevancia que Marx -por eso dice Aristóteles que “es menester que el político posea algún saber asignaba a las clases como sujetos de la acción colectiva. la búsqueda de eficacia que la suma de individualidades que la integran. caracterizado por la complejidad de los al enfoque de la elección racional. Downs (1957) lo denominó “ignorancia los instrumentos metodológicos y analíticos por encima de las características racional”. métodos y las técnicas de análisis e investigación. como correctamente señaló Herman Marx que. que orientan Los agrupamientos humanos pueden ser vistos simplemente como agre­ sus acciones hacia objetivos de progreso. Gran Bretaña. un conjunto estadístico. como fuerza unitaria. una suma de individuos que compartían determinadas característi­ Fe y escepticismo cas económicas. a menos que el analista especifique qué se está tratando de utilitarios y situaciones de evidente solidaridad. por ejemplo. las críticas o bien en el terreno de la política. desarrollo o bienestar colectivo gados de individuos o como algo más. mayor. Más aún: cualquier conjunto coherente de valores puede ser objeto ofrecer situaciones en las que los individuos actúan movidos por intereses de maximización. una idea fundacional deviene clase para sí (Marx. o el conocimiento que buscan sobre estos asuntos.278 Carlos María Vilas Política y pasión 279 La síntesis de todo esto resulta ser que. intendentes. integraban una “clase en sí”. de su lejanía respecto de la cotidianeidad de los esa entidad colectiva (clase. no deberían caer en los mismos excesos que con una racionalidad que no es la del mercado y la teoría también resulta objetan. motivaciones de los individuos a los de los comportamientos colectivos. Noruega y Suecia. movimiento. La vida política es lo suficientemente rica y compleja como para falsa. lingüísticas u otras. “Si usted le regala un martillo mente la gente no se preocupa mucho por aquellas cuestiones que no con­ a un niño. electores. concejales. y también los hay que “votan con el bolsillo” la vida política corresponden a los de la acción colectiva. o actúan de acuerdo comportamientos políticos. de especificidad o relevancia.. suma de unidades del mismo nombre.) por efecto de sujetos y la falta de familiaridad con ellos. ofrece una buena ilustración de este razonamiento. me parece. Australia. de contexto. me interesa destacar aquí elemento humano con el que elaborará su obra-. constituían “la gran masa de la nación francesa por la simple colectiva. Los momentos más significativos de comoquiera los entiendan. 1852). Canadá. juego las personas. de más amplias proyecciones y les escapa a los rational choicers que. por los senderos de la política. Ese plus se alcanza por la participación de qué es y cómo es el ser humano. ambos quieren decir que normal­ y especificidades de los objetos de estudio. en la lucha política. aun en estos casos. gobernadores. por lo menos. o de los fundamentos afectivos su constitución misma y que impiden su reducción o desagregación en las de sus preferencias. a tolerar situaciones oprobiosas o a rebelarse contra ellas de propósito. la información de que usualmente disponen y ponen en individualidades que agrupa. expresado de manera directa. maximizar. a las ocasiones o tratan de mantenerse en sus cargos o ascender a otros por finalidades en que la suma de individuos que integran el conjunto dan nacimiento a que poco o nada tienen que ver con el interés general o de la mayoría. los individuos actúan irracionalmente y la teoría de la culturales. todas las opciones son racionales por definición y la teoría carece e individuos que van de una a otra o las conjugan de múltiples maneras. que sea un conocedor del con la que describe a los campesinos franceses. Holanda. al mismo modo como. Sin embargo. coalición. lo mismo ocurre con los sidera tengan mucha gravitación en sus propios asuntos. al egoísmo dualidades se funde en una entidad colectiva cohesionada por una unidad o al altruismo. de las motivaciones que inspiran sus colectiva. las papas de una bolsa forman una bolsa de papas”. o con la metáfora de las cosas del alma” (Ética nicomaquea. sostenimiento o la erosión de la colaboración lo primero. legisladores. Se una entidad colectiva diferente. España. no racionales en la formación de las actitudes y elección racional resulta controvertida por los hechos. una concepción o. los campesinos parcelarios franceses eran para Marx un ejemplo de gravitación en la generación. todo en la casa necesita ser martillado”. Hay un texto de utilidades personales debe realizarse. partido. dista Hace muchos años el filósofo conductista Abraham Kaplan (1964) llamó la mucho de ser la óptima. Sólo cuando esa suma de individuos adquiere conciencia de su ubicación en las La consideración de estos asuntos tiene sentido porque en el centro de estructuras de poder y se oponen “de un modo hostil” a otros agregados de toda teoría política existe siempre de manera más o menos elaborada una individuos el todo deviene efectivamente más que la suma de sus partes: antropología filosófica. ésta siempre plantea una dimensión De acuerdo con un conocido pasaje de su estudio del régimen de Luis Bona­ pública. Estados abrió las puertas para pasar de las especulaciones sobre los impulsos y las Unidos. La suma de indivi­ acciones.

son mejores. el desarrollo de una nueva rama de la disciplina: la inducciones firmemente persuasivas a través de la pedagogía política de qué “psicología política”. así como la afirmación de su aptitud para moralmente por encima de cualquier otra actividad. favorecería una especie de inmunidad de facto del gobernante respecto de las están asociadas a concepciones restrictivas del gobierno. como también en las variantes más radicales de la “teología obligaciones recíprocas y sistemas de reparación de perjuicios. la remoción de esos factores nefastos suele consecuencia. la política de la fe conduce..”. 1930). véase también Hegel. si se los vigila. proyectos de ingeniería social y modernización acelerada que no se hacen XXVII. del espíritu humano. una concepción restrictiva del gobierno. por lo menos. sin embargo. Principios. La política del escepticismo desconfía por principio hacen al hombre mezquino y egoísta (y el corolario lógico de la periclitación del gobierno y por eso restringe sus intervenciones al mínimo necesario del Estado una vez suprimidas las estructuras sociales de explotación y la para asegurar la convivencia. oportunista. una satisfactoria convivencia. en de la liberación”. o por lo menos. nes neoliberales. La política de la fe explicita una firme factores ajenos a él. condiciones de vida gira en torno a si el individuo es esencialmente bueno pero pervertido por que hagan posible esa plenitud. o un poco de se fije esa meta y desarrolle una actividad que. No únicamente como coacción represiva. III). Por su lado. “A quien dispone una república y ordena leyes en ella le resulta necesario presuponer que desafortunadas ulterioridades. la teoría política gobierno debe colaborar activamente en él. todas las variantes más aceptadas de la teoría económica El filósofo conservador Michael Oakshott (1998) enfocó la relación en­ tienen como supuesto antropológico el egoísmo utilitario del individuo. demandar intensos despliegues de poder y. O. dotado de los consiguientes recursos. esencialmente malo y de ahí la necesidad de vigilarlo confianza en que esto se puede conseguir en la medida en que el gobierno de cerca para moderar los efectos de esa supuesta naturaleza. es cada cosa. y que siempre usarán la malignidad de sus almas cada vez que tie­ nen libre ocasión de hacerlo” (Maquiavelo. a una alta valoración del gobierno que habrá de colocarlo mal y para preferir aquél a éste. a los grandes el juicio: “Rarísimas veces los hombres saben ser del todo malos o del todo buenos” (id. en términos jurídicos. como alguna vez expresó socarronamente cargo del desfase de ritmos. al contrario. a cuyas propensiones naturales es necesario poner coto en aras de favorecieron. perversa o dumbres”. No es ésta. Irónicamente. con competencias. Todo lo que los individuos necesi­ la excepcionalidad de los asuntos sometidos a decisión soberna. hay mucho espacio y mucha demanda para un de la fe trae a la mente el indudable voluntarismo de algunos experimentos gobierno activo. que ésta sea alcanzable mediante la conspiran contra ello. las concepciones que afirman la bondad inherente “incesante y prolífica”.280 Carlos María Vilas Política y pasión 281 las disquisiciones sobre el alma se pasó a la llamada “psicología de las muche­ humano como una criatura básicamente díscola. por su propio cometido. Las manifestaciones de esta concepción son múltiples. intervención del gobierno. acciones de los individuos y grupos a fin de que alcancen el pleno ejercicio De una u otra manera. organizando y controlando las mantiene la cuestión humildemente abierta al debate. concepciones signadas por una asignación todos los hombres son malos. Pero más adelante relativiza casi exclusiva de racionalidad a las burocracias públicas. Este existe no porque sea bueno sino porque es se la encuentra en las utopías anarquistas y socialistas radicales. gobiernos Puede resultar tentador identificar la política de la fe con la de los re­ fuertes y muy activos. “Todos los hombres son buenos pero. restricciones y limitaciones del Estado de derecho. Desde la economía política clásica hasta sus más recientes versio­ en que se desenvuelven. tiempos y percepciones que usualmente exis­ Perón. y no siempre en forma consciente. su capacidad innata para discernir entre el bien y el según Oakshott. I cap. la aplicación de conceptos y técnicas psicoanalíticas egoísta. cap. alberga serias dudas de que exista algo como cooperación y la solidaridad es la eliminación de los factores sociales que la perfección humana o. Implica. La tre política y antropología filosófica identificando dos grandes estilos de diferencia sustancial entre la teoría política y la teoría económica radica hacer política: la política de la fe y la política del escepticismo. a partir de la obra pionera de Harold Lasswell (Psicopatolo. y sus respectivas 26. Discursos. § 18). o de las restricciones que . si se piensa en el ser como “el gran salto adelante” del comunismo chino.26 En general. En cambio. sino gía y política. identificar racionalmente sus verdaderos intereses y actuar en consecuencia. No trata de mejorar a los individuos sino de consiguiente “sustitución del gobierno de los hombres por la administración preservar dinámicamente el orden social a través de un sistema de normas. y la política del escepticismo con el con el argumento de la transitoriedad de los momentos de exacerbación laissez faire del liberalismo. La política tan de la política y el gobierno para desarrollar su innata propensión a la del escepticismo. te entre los tecnócratas y el común de la gente. de las cosas”). la “zafra de los diez millones” en Cuba o la fantasía de “ahorrar etapas” y pasar del tribalismo africano y sus economías de subsistencia al socialismo.. en consecuencia. La primera en que mientras ésta asume como verdad incuestionable ese egoísmo y lo entiende que el mejoramiento de la naturaleza humana es posible y el proyecta a todas las dimensiones de la conducta humana. La descripción que hace Oakshott de la política autoritaria. con sus necesario para acotar los conflictos humanos y en todo caso prevenir que críticas al sistema de propiedad privada y el capitalismo que embrutecen y las cosas empeoren. Llevada a sus extremos. ese debate de sus facultades y potencialidades. una exclusividad de la teoría cosas convienen y qué cosas no convienen a los individuos y a la sociedad política. basada precisamente en recursos y responsabilidades limitadas. una incoherencia que usualmente se intenta saldar formadores y revolucionarios sociales.

Ambos aspectos están presentes en el ejercicio efectivo de la política y el gobierno. poniendo en jaque la estabilidad y la supervivencia de los miedos. Algo similar. y que quien ocupa posiciones de poder puede contribuir significativamente a ello. En fin de cuentas. los puntos de vista e incluso los conocimientos de los convicción que otros-. con resultados mayormente insatisfactorios para todas las organizaciones en las que se involucran. éste es el origen contribuyeron a agravar problemas inicialmente sencillos o. Salvo en unos pocos reductos en algunos proyectos de reforma estructural y modernización acelerada ideológicos. los niveles de mortalidad infantil. indudablemente. Sin un poco de fe o convicción en que las cosas pueden ser cambiadas con un sentido de progreso. ramiento de los problemas que trataron de encarar. existe también un extenso registro quien prefiere imponer la suya. para mejorar la condición humana (How Certain Schemes to Improve the aprecio por la seguridad y repudio a la incertidumbre. cuando no catastróficos. afectos y esperanzas. no tienen más atención sobre las dificultades que enfrentan las políticas destinadas a alternativa que organizarse de manera permanente y entre todos tratar de mejorar la condición de vida de la población que no toman en cuenta. por el Banco Mundial en diversas de algún tipo de estímulo político al comportamiento de los particulares y partes del mundo. y cierta regulación de algunas las partes involucradas. de sus manifestaciones. para mejorar las condiciones de vida de la gente y James Scott (1998) analizó varios grandes proyectos de reformas cuya las circunstancias materiales que favorecen un más pleno desarrollo de su desconexión con la realidad condujo a gigantescos fracasos y a un empeo­ espiritualidad y un ejercicio efectivo de sus derechos. aunque de dimensiones exponencialmente mayores. del contrapunto tensionante entre cooperación y lucha. Y como las opiniones al respecto son muchas y cada destinatarios de las mismas. manejables. desde la penicilina hasta internet. en todo caso. como se ha podido advertir las sociedades serían aun más inequitativas. los seres humanos probablemente seguiríamos asustándonos con los truenos y tratando de hacer fuego frotando palitos. en alcanzar esos objetivos -algunos. Para hacer efectivas Human Condition Have Failed)-. El de Scott es más bien un llamado de esas preferencias. Empero. razones y pasiones. Bush y de algunos organismos financieros multilaterales durante la gestación de la crisis que estalló en el segundo semestre de 2008. Pero el voluntarismo no nicos difícilmente se hubieran alcanzado. propios gobiernos. con más entusiasmo y su diseño y ejecución. incluyendo la facultad de san­ mo de los líderes respecto de la potencial eficacia de sus intervenciones cionar a los renuentes y transgresores. se hace necesario organizar la pluralidad de experiencias en las que el inmovilismo gubernamental o el escepticis­ y el potencial de conflicto que ella involucra. la política realmente existente es un poco las dos cosas: confianza en su virtualidad transformadora de la sociedad y conciencia de que la vida de las sociedades tiene un ritmo que hasta cierto punto es independiente de la voluntad de los dirigentes o las organizacio­ nes políticas. como en fin de cuentas el propio Oakshott reconoce. la esperanza de vida y muchos otros indicadores convencionales de calidad de vida serían considerablemente peores. de mortalidad materna durante el parto. preferencias por el placer y el goce y rechazo al dolor y el sufrimiento. Si se hacen a un lado las hipotésis extremas o el contrapunto de ejem­ plos en uno y otro sentido. ya nadie discute la necesidad o por lo menos la conveniencia impulsados. en parte innatas y en parte aprendidas. La pasividad de las autoridades argentinas frente a la crisis social y económica que comenzó a gestarse en la segunda mitad de la década de 1990 es un buen ejemplo del precio que un país puede llegar a tener que pagar cuando sus gobiernos optan por dejar hacer. y más bien con un poco de lo uno y de lo otro. Su libro podría ser un Ni ángeles ni demonios. ha sido señalado res­ pecto del gobierno del presidente George W. y varios desarrollos científicos y téc­ . argumento fuerte a favor de la política del escepticismo si no fuera que su los seres humanos en su inmensa mayoría tratan de salir adelante de las interés está centrado únicamente en las iniciativas que fallaron en alcanzar asperezas de la vida orientados por consideraciones básicas de superviven­ su objetivo -el subtítulo de su libro es Cómo fracasaron algunos esquemas cia. es patrimonio exclusivo de los revolucionarios.282 Carlos María Vilas Política y pasión 283 emergen de los escenarios sociales y ambientales. y con frecuencia impuestos.