e l a b o r a c i ó n

,
Guía de c i ó n
uso y c o n s e r v a
l e s e d u c a t i v o s
de materia n n o e s rizada
c o la
d e a t e n c ió
Para programas de Educación Inicial

Guía para promotoras
Fascículo 2
Organizando e implementando nuestros espacios
ESTIMADA
Ministro de Educación
PROMOTORA:
José Antonio Chang Escobedo
Viceministro de Gestión Pedagógica
Idel Vexler Talledo
Viceministro de Gestión Institucional
Víctor Raúl Díaz Chávez
Secretario General
Asabedo Fernández Carretero
Directora General de Educación Básica Regular
Miriam Ponce Vértiz
Te hacemos entrega de esta guía con el fin de apoyarte en la elaboración, uso y
Directora de Educación Inicial
conservación de materiales educativos, así como en la organización de los ambien-
Emma Rosa Aguirre Fortunic
tes en los programas educativos para niños y niñas de cero a cinco años.

Lo hacemos, también, con el deseo de acompañarte hacia una adecuada selección
de materiales y ayudarte para que puedas aprovecharlos al máximo en la realiza-
ción de las actividades.

Coordinadora del Área de Recursos y Diseño y diagramación El contenido de los fascículos es el siguiente:
Materiales Educativos Teresa Serpa Vivanco
Patricia González Simón El primero presenta información básica que te servirá para conocer y comprender
Ilustraciones el proceso de aprendizaje de los niños y niñas, y algunas reflexiones sobre el rol
Elaboración Rosa Segura Llanos
Juana Collantes Alcalde
que debes asumir como promotora. Si tienes presentes estas ideas, ellos podrán
Sobeida López Vega Impresión aprender mucho más y se sentirán contentos en tu compañía.
Sonia Planas Ravenna Corporación Gráfica Navarrete S.A.
Patricia González Simón Asi mismo, presenta en forma resumida los pasos para gestionar los recursos nece-
Ministerio de Educación sarios para mejorar la implementación de tu programa y de esta manera enrique-
Tratamiento pedagógica Programa Educación Básica para Todos cer día a día tus actividades educativas.
Sonia Planas Ravenna Calle del Comercio s/n - San Borja

2009 Primera edición El segundo está dirigido especialmente a ayudarte a seleccionar, organizar y con-
Corrección de estilo
Rocío Brigneti Badiola 22 000 ejemplares servar los materiales que necesitas para crear situaciones de aprendizaje motiva-
doras, interesantes y divertidas en tu espacio de trabajo.
Revisión Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca
Valeria Díaz Mendoza Nacional del Perú Si bien esta guía te orientará en la implementación de tu aula, recuerda que puedes
Clara Luz Roca Gonzáles Nº 2009-12364
incorporar nuevas ideas y crear materiales con tu propia imaginación.
José Luis Vargas Dávila
Adjuntamos a esta guía 50 fichas para elaborar novedosos materiales educativos,
los cuales puedes confeccionar con tus compañeras o los padres de familia.

3
LO QUE
ENCONTRARÁS
EN ESTA GUÍA

Reflexionando
contigo
Esta guía está organizada en dos fascículos................................................................. 5
Presentamos un caso o una historia
Al terminar de leer esta guía.............................................................................................. 6 para reflexionar sobre tu propia realidad,
Para comprender mejor la lectura.................................................................................... 7 para compartir tus ideas, creencias y
experiencias personales y laborales
respecto al tema del capítulo.
FASCÍCULO 2
2. ORGANIZANDO E IMPLEMENTANDO NUESTROS ESPACIOS......................................................... 9

2.1 ¿Qué características deben tener los materiales que ofrecemos
a nuestros niños y niñas?................................................................................................................. 10
Aprendiendo
2.2 ¿Qué tipo de materiales podemos encontrar?........................................................................ 11
2.3 ¿Dónde encontramos matriales no estructurados adecuados?........................................ 14
algo nuevo
2.4 ¿Qué caraterísticas deben tener nuestros espacios de juego?.......................................... 16 Contiene información, conceptos y pautas
concretas que te serán de utilidad para elaborar,
2.5 ¿Cómo organizamos e implementamos nuestros espacios para jugar?........................ 18 usar, mantener, implementar y organizar
2.5.1 Propuesta para niños y niñas de 0 a 2 años................................................................... 19 los materiales de tu programa y contribuir así
a un mejor aprendizaje.
2.5.2 Propuesta para áreas reducidas......................................................................................... 23
2.5.3 Propuesta para niños y niñas de 3 a 5 años................................................................... 25
2.5.4 Nuestros espacios al aire libre............................................................................................. 38
2.5.5 Espacios especiales para el desarrollo de los sentidos............................................... 39
Recordando
2.6 ¿Cómo conservamos y cuidamos nuestro ambiente y los materiales?.......................... 41
lo leído
2.6.1 Promoviendo hábitos de orden e higiene
en forma democrática y autónoma................................................................................... 42 Contiene preguntas o actividades para reflexionar
2.6.2 Sugerencias para ayudar a los niños a hacer la limpieza........................................... 44 en base a lo leído, las cuales te permitirán aplicar
lo aprendido.
2.7 Algunos consejos prácticos para utilizar los materiales educativos................................ 47

5
Para comprender mejor la lectura,
ten en cuenta las siguientes
sugerencias:

w Conocer la importancia que tienen los materiales educativos en el w Lee con atención cada uno de los fascículos.
proceso de enseñanza y aprendizaje de los niños y niñas.
w Identifica y subraya las ideas principales, elabora esquemas o haz
w Mejorar la organización e implementación del espacio donde resúmenes.
trabajas, usando y cuidando los materiales permanentemente.
w Relaciona la lectura con tu experiencia y con el contexto en el que
w Contar con estrategias para gestionar nuevos materiales y recursos desarrollas tu trabajo, tratando de llegar a tus propias conclusiones.
para tu programa en beneficio de los niños y niñas.
w Responde a las reflexiones y situaciones que te planteamos, pues te
w Identificar los principios y condiciones que orientan el uso de los ayudarán a fortalecer tu proceso de aprendizaje.
materiales educativos.
w Al terminar cada sección, realiza la autoevaluación, de manera que
w Identificar con mayor claridad el rol que te toca desempeñar puedas poner en práctica lo leído. Si tienes dudas, vuelve a leer el
como educadora y las actividades que puedes desarrollar con los material.
materiales educativos.
w Registra tus dudas, ideas, inquietudes y compártelas con tus
w Contar con la información necesaria para organizar y cuidar colegas para reflexionar.
adecuadamente los ambientes y materiales de tu programa.
w Recuerda que esta guía es una herramienta de trabajo, revísala con
w Promover la participación de los padres y la comunidad en la frecuencia.
gestión de recursos y materiales educativos para tu programa.

Ahora sí
¡ya es hora de empezar!

6 7
2 ORGANIZANDO E
IMPLEMENTANDO
NUESTROS ESPACIOS

Reflexionando
contigo

¿Qué les parece
mi PRONOEI?

Está ordenado,
pero, ¿por qué has puesto
las mesas al rincón?

w ¿Qué opinas tú acerca de esta situación? Sí, pues, deberían
w ¿Crees que es necesario poner mesas y sillas? estar al centro.
¿Dónde las pondrías?
w ¿Qué deberíamos considerar al poner los muebles y
los materiales en el programa?

9
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

Aprendiendo 2.2 ¿Qué tipo de materiales podemos encontrar?
algo nuevo
2 . 1 ¿ Qué características deben tener Conozcamos los siguientes tipos de materiales para la realización de nuestro trabajo:

los materiales que ofrecemos Materiales estructurados
a nuestros niños y niñas? Los materiales estructurados son los
Al elaborar materiales educativos trataremos que reúnan estas características: recursos que han sido diseñados y
elaborados con una finalidad
pedagógica o lúdica específica.
Por ejemplo: pelotas, colchonetas,
muñecas, carritos, rompecabezas.
Simples, de manera que ofrezcan muchas posibilidades de
uso y exloración a los niños.

Atractivos, de figuras y colores llamativos que atrai-
gan su curiosidad y atención.
Materiales no estructurados

Manipulables, fáciles de manipular y transpor- Los materiales no estructurados son los recur-
sos, objetos o elementos que no son elabora-
tar, de acuerdo al tamaño y edad de los niños y dos con una finalidad pedagógica específica,
niñas. pero que pueden ser utilizados para diferentes
actividades educativas. Los encontramos en
nuestro entorno, son ejemplos las plantas, los
Contextualizados, es decir, que los personajes
animales, las frutas, la tierra, la arena, el agua,
las piedras, las botellas, las latas, las cajas, las
o situaciones que se presenten en ellos sean cono- semillas, llantas, etc. También los llamamos
cidos por los niños, de su entorno familiar, social, materiales recuperables o reciclables.
comunal (personas, costumbres, plantas, animales,
etc.), de la misma forma los elementos con que es-
tán elaborados.
Materiales manipulables
Sensoriales, que permitan usar los cinco senti- Son aquellos objetos o colecciones de objetos de
diferentes texturas, tamaños y formas, tanto estruc-
dos: vista, olfato, gusto, tacto y oído.
turados como no estructurados, que ofrecemos a los
niños con la intención de que sean explorados con los

Seguros, evitaremos las puntas, bordes cortantes, cinco sentidos.
Material estructurado: sonajas, encajes, rompecabezas,
astillas, pintura tóxica, etc. argollas, pelotas pequeñas de tela o jebe.
Material no estructurado: conchitas, piedritas, tapas,
semillas.

10 11
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

Materiales para la motricidad Materiales impresos
Son todos los aparatos o recursos ubicados Constituidos principalmente por cuentos (adecuados a
preferentemente en el exterior del aula y las diferentes edades de los niños y niñas) y revistas. Con
que permitirán a niños y niñas la explora- estos materiales se implementa los sectores de lectura
ción de su propio cuerpo y su desarrollo para promover el gusto por leer.
motriz. Estos objetos deben permitirles Material informativo: mapas, libros, diccionarios, revistas,
subir y bajar, entrar y salir, pasar por debajo, periódicos, tarjeteros.
construir, transportar, empujar, jalar y reali-
zar otros movimientos. Material estructurado: cuentos, libros, mini enciclopedias
para niños, etc.
Material estructurado: piscinas de pelotas,
toboganes, sube y bajas, rampas, túneles, etc. Material no estructurado: revistas, periódicos, fotos, postales,
folletos publicitarios, etc.
Material no estructurado: llantas, cajas, bote-
llas vacías, coladores, etc.

Material fungible
Es el que se gasta o termina cuando se usa:
papeles, cartulinas, lápices, colores, plumones,
témperas, etc. que permiten a las promotoras y
docentes favorecer las acciones de simboliza-
ción, representación gráfica y escritura.
Material visual o audiovisual
Son los audios diversos, videos, películas, obras de
teatro.

Son los que se pueden transformar, por ejemplo: masa cerámica, pin-
tura, material reciclable (cajas de cartón, rollos de papel, etc.). Este tipo
de materiales propicia el desarrollo de la creatividad y la imaginación
del niño y favorece la capacidad para solucionar problemas.

Materiales simulados
Son los que representan la realidad, son simbólicos;
Material experimental por ejemplo: dinero de juguete, frutas de plástico,
cocinas hechas con cajas, etc.
Son todos los materiales que utilizamos para la
realización de experimentos en general.
Material estructurado: goteros, embudos, coladores, Recordemos que un mismo material puede tener más de una característica.
lupas, etc.
Por ejemplo:
Material no estructurado: piedras para chancar,
tintes naturales, recursos de la naturaleza, etc.
w Una pelota es un material estructurado, manipulable, para el desarrollo de la motricidad.
w Una cocina hecha con cajas es un material no estructurado, reciclable, fungible y
simulado.

12 13
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

2.3¿Dónde encontramos materiales no w Cortezas y cáscaras de calabaza, zapallo, poro, jawinka, eucalipto,
aliso, sauce, tuyo, nogal, etc., para sentir diversas texturas.
estructurados adecuados para enriquecer w Tronquitos y palitos, carrizo, palos de sauce, guayaquil, chito, venaje.

las experiencias de nuestros niños y niñas? w Conchas, caracoles y piedritas del río y del mar de diversos
tamaños, formas y colores.
Generalmente en nuestra propia w Cueros de vacuno, chivo, oveja, para hacer alfombras o cojines.
comunidad podemos encontrar w Pezuñas de cabra para hacer sonajas.
una gran variedad de
materiales, objetos y
recursos que pueden
servirnos para jugar
y trabajar con los
niños, todo depende
de nuestra capacidad de
exploración, de gestión y
de creatividad.
Materiales
recuperables o
Aquí te señalamos algunos:

reciclables
Recursos
naturales
w Botellas y envases de plástico. w Botones, ruleros.
w Cajas vacías. w Retazos de cartón, láminas de corcho, co-
w Semillas o pepas secas de distintas formas, colores y tamaños: de zapallo, quinua,
w Conos de papel higiénico y de papel toalla. rospún, microporoso, teknopor, esponja,
maíz, tarwi, suyluku, café, higuerilla, níspero, mote-mote, pacay (guaba), cansaboca, w Revistas. lijas, telas, pitas, sogas, soguillas, cintas,
chinche, lúcuma, durazno, palta, naranja, tara (taya), linaza, frijol, chirimoya, w Periódicos. cordones, grecas, blondas, lana, cierres.
huayruros, chacapas, ojo de vaca, etc. w Retazos de tela. w Conos de hilo de cartón y plástico, ca-
w Frutos secos de distintas formas, colores y tamaños, tales como: eucalipto, tara, arakavo, w Lanas. rretes o tubitos de hilo, corchos.
vijuco (o bejuco), maguey, shugán, cedro, llama – llama, nogal, pino, ciprés, etc. w Bolsas de plástico, de papel, etc. w Cajas de diversos tamaños, desde las
w Elementos que sirvan como tinte o pintura, como: cochinilla, frutos y corteza del w Papeles impresos por un solo lado, afi- más pequeñas hasta las más grandes.
nogal, hojas y flores de chuyuye (Chiclayo), hojas y flores del geranio, hojas del ches, radiografías, postales. w Frascos y envases de plástico.
sauco, malva, frutos de mora, frutos de hierba santa o nogal, etc. w Almanaques pasados, CDs. w Chapitas y tapitas de diferentes tipos.
w Elementos para tejer, trenzar o enrollar, como: totora, retama, paja o ichu, cerdas de w Cuentos (aunque estén incompletos), w Aserrín.
cola de caballo y de toro, cabuya, mun, aliso, carrizo, lana de algodón, lana de oveja, figuras. w Tubos de cartón o de plástico.
lana de alpaca, etc. w Retazos de madera, triplay. w Plumones gastados (delgados y gruesos).
w Elementos para hacer formas tallando, amasando o modelando, como: arcilla, lloque, w Retazos de diferentes papeles: lustre, crepé, w Palos de escoba, restos de pinturas y
tocoro, piedra pómez, piedra sillar, piedra laja, caliza, maguey, llaqa, chilca, etc. de regalo, celofán, cometa, cartulina, etc. barnices.
w Flores y hojas como: chuiyor, pisonay, hojas de eucalipto, floripondio, geranio, w Latas vacías. w Peines, pinceles y cepillos de dientes.
poroporo, chirimoya, higuerilla, nogal, etc., que se pueden secar para pintarlas,
Al final de esta guía encontraremos algunas propuestas para elaborar juguetes con estos
hacer collage, clasificarlas.
materiales reciclables, así como actividades que podemos realizar con ellos.

14 15
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

2 . 4 ¿Qué características deben tener
nuestros espacios de juego?
w Espacios cómodos y amplios. El tamaño del lugar debe ser de aproximadamente
dos metros cuadrados por niño.

w Espacios seguros. Es decir, libres de objetos y/o muebles que pongan en peligro
a los niños y niñas. Por eso debemos:

w Tapar los enchufes y mantener alejados los cables eléctricos.
w Cuidar que las ventanas tengan los vidrios enteros.
w Poner una reja a las escaleras.
w Revisar y cerrar los lugares por donde se puedan meter insectos o ani-
males que puedan picar o hacer daño a los niños.
w Evitar colocar objetos grandes y pesados en altura.
w Mantener fuera del alcance de los niños:
l artículos de aseo: detergentes, desinfectantes, insecticidas.

l costureros: agujas, tijeras, botones, alfileres.

l objetos que pueden ocasionar quemaduras, como: cocinas, planchas, w Buena ventilación. Las ventanas o entradas deben permitir la circulación de aire, evitan-
velas encendidas. do las corrientes de aire frío.
l remedios, jarabes, pastillas, cápsulas y útiles de primeros auxilios.

l objetos muy pequeños que puedan llevarse a la boca y atragantarse w Buena iluminación. De preferencia natural o iluminación artificial adecuada.
con ellos.
l objetos cortantes (cuchillos, vidrios rotos). w Juguetes, materiales y recursos de trabajo ordenados. Es importante que tengamos
l cosas rompibles. los objetos pequeños organizados en cajas para utilizarlos en el momento en que los
w Dar una mirada a los alrededores para cercar o eliminar: necesitemos. Los objetos más grandes podemos ponerlos sobre un estante, al alcance de
l las plantas con espinas o venenosas; además tomar medidas ante los niños y con un orden establecido. La implementación y organización de nuestro lugar
troncos quebrados o a punto de caerse. de trabajo es una tarea que implica distribuir adecuadamente el espacio, así como darle
l la zona de los animales que puedan dañar a los niños o ensuciar el un sitio apropiado a cada cosa.
lugar de juego con sus heces.
Dividiremos nuestro espacio en áreas de trabajo bien definidas y los materiales de cada una
estarán organizados en forma lógica y claramente etiquetados, lo que permitirá a los niños
actuar independientemente y con el mayor control posible sobre el ambiente del lugar.

Cuando nos ocupamos de organizar y ordenar nuestro lugar de
trabajo en función a las necesidades y el cuidado de los niños y
niñas, estamos contribuyendo a la armonía y a la tranquilidad.

16 17
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

2 . 5 ¿Cómo organizamos e implementamos 2.5.1 Propuesta para niños y niñas de 0 a 2 años
nuestros espacios para jugar? Los materiales y juguetes para niños y niñas esta edad, podemos colocarlos de preferencia
en canastas o tinas que estén a su alcance y sean de fácil acceso para ellos. Por ejemplo: pe-
La manera como distribuimos nuestro ambiente de trabajo refleja las creencias
luches en un depósito, bloques en otro, pelotas de texturas en otro, y así sucesivamente cada
educativas que tenemos como adultos. Imaginemos, por ejemplo, qué aspecto ten-
material, de modo que se encuentren al alcance de ellos y puedan cogerlos cuando deseen;
dría nuestro lugar de trabajo si creyéramos que los niños pequeños aprenden mejor
en estantes a la altura de los niños y ordenados de acuerdo a sus usos.
escuchando a los maestros, observando demostraciones, mirando fotografías, siguien-
do instrucciones y ocupándose de actividades tranquilas únicamente. Nuestro espacio
La siguiente es una manera de organizar nuestro espacio de trabajo teniendo en cuenta el
no necesitaría ser grande. Probablemente estaría lleno con mesas y sillas y nos senta-
desarrollo motriz de los niños y niñas:
ríamos al frente del salón de clases, para dirigir y corregir el trabajo de los niños.

En cambio, un ambiente orientado al juego refleja nuestra creencia en que los niños
aprenden mejor en un ambiente estimulante, pero ordenado, en el que puedan elegir Bebés que no se desplazan
y actuar por propia decisión.

Un ambiente orientado al juego se organiza en función al desarrollo del movi- Un espacio delimitado con listones de madera para ubicar a los más bebitos que aún
miento y a la exploración con los sentidos, teniendo en cuenta siempre las edades no se desplazan. Tendrá como base un piso liso y plano, una tabla de madera o plancha
de los niños. de microporoso. Sobre esta base colocaremos una tela gruesa de algodón resistente, la
cual amarraremos a los listones con cintas, para darle calidez al lugar.

Dentro de este espacio pongamos algunos juguetes para observar y manipular ade-
cuados a su edad.

Bebés que se desplazan
rodando o girando

Y también para los bebés que ya se sientan solitos o con apoyo. Si no contamos con
tanto espacio, podemos unir este grupo de niños al anterior. También les colocaremos
juguetes acordes a su edad para que los exploren.

18 19
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

En el siguiente gráfico vemos distintos espacios:

Bebés que se ponen de pie, dan pasos y
empiezan a caminar
En este espacio pegaremos a las paredes los muebles o estantes donde se encuentran
los materiales, para disponer de todo el espacio posible. De esta manera, y de acuerdo a
las necesidades del grupo, se pueden ir colocando diversos materiales como los módu-
los de psicomotricidad y luego de usarlos, guardarlos en otro lugar. Nos aseguraremos de
brindar a cada niño y niña por lo menos un metro cuadrado de espacio para su despla-
zamiento.
En un Programa de Interven-
ción Temprana con Base en
la Familia (PIETBAF) se pue-
de recomendar a los padres
que confeccionen este es-
pacio en su casa y así el niño
o niña tendrá su propio es-
pacio para jugar y se sentirá
seguro. Se le puede agregar
patas altas si vemos que en
el piso hay insectos u obje-
Bebés que gatean tos peligrosos.

Evitemos el corralito con malla o red, ya que genera inseguridad porque los niños se
Otro espacio para los que ya ga- balancean en él con facilidad. Cuidemos que en cada grupo los niños tengan suficiente
tean, también delimitado con espacio para desplazarse, así evitaremos que se sientan apretados.
listones de madera de forma ci-
líndrica y de un grosor adecuado
para que permita a este grupo
cogerse de ellos para ponerse Niños y niñas que caminan y
de pie. También tendrá como se desplazan con facilidad - 2 a 3 años
base un piso plano, o alfombra
antialérgica, pero sin tela ni colchonetas, ya que cuando empiezan a gatear y reptar necesitan Para esta edad el espacio en una Sala de Educación Temprana (SET) o en un Programa
superficies firmes y lisas para desplazarse. Integral de Educación Temprana (PIET) también debe organizarse teniendo en cuenta
las necesidades de movimiento y de exploración con los sentidos de los niños. Si con-
Dentro de este espacio pongamos materiales grandes que resistan que un niño pueda tre- tamos con un área mayor, podríamos organizar los siguientes espacios:
parse sobre ellos; pueden ser de madera, esponja, paja, etc. y de diferentes formas: rampas,
ovalados, ondulados, etc., para que prueben diferentes movimientos y desplazamientos con Espacio para el juego simbólico; es decir, un lugar para representar con símbolos, sig-
todo su cuerpo. nos e imágenes acciones o situaciones de la vida real o cotidiana. A través de este juego

20 21
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

espontáneo, los niños van cons-
truyendo sus representaciones
mentales y expresando sus Si contamos con un área reducida, trataremos de tener estos espacios básicos:
emociones, sus sentimientos.
En este espacio los niños en-
contrarán objetos variados para
organizar juegos de roles: jugar Espacio para juego libre: puede ubicarse en el centro del lugar, de modo que los niños
a la mamá, al papá, a la profeso- y niñas puedan desplazarse y manipular los materiales sin dificultad. Si nuestra área en el
ra, al doctor, a la vendedora, etc. programa es reducida, la convertiremos en un lugar multiusos, usándolo tanto para el juego
Pondremos muñecos con ro- libre como para la alimentación y para juegos motores.
pas, utensilios de la vida hoga-
reña, disfraces, ponchos, gorros,
sombreros, lentes (sin lunas),
cajones para que los conviertan
Espacio para aseo e higiene de los niños y niñas: conviene que esté debida-
mente diferenciado, por lo menos con una cortina que permita la privacidad mientras se les
en la bodega, el barco, etc.
cambia los pañales u orinar y donde no haya corrientes de aire.
Espacio para el juego de construcción, donde tengan precisamente materiales para cons-
truir, tales como bloques, cajas, palitos, botellas plásticas, etc.

Espacio para cuentos, donde puedan sentarse a mirar o a escuchar los cuentos que les
interesen.

Espacio para los juegos motrices: donde los niños puedan gatear, arrastrarse, trepar, ca-
minar, correr, etc., sin peligro alguno. Aquí podemos colocar: cubos de espuma, colchonetas,
petates o alfombras tejidas de lana o de piel de oveja, cajas y telas grandes, canastas para
meter y sacar objetos, pelotas de diferentes tamaños y texturas, etc.

Espacio multiuso, donde po-
damos alternar diferentes ac-
tividades, tales como:
w Tomar los alimentos en me-
sitas.
w Jugar con los módulos de
psicomotricidad según los
intereses del grupo.
w Explorar y manipular diver-
sos materiales que entre-
gamos a los niños en ca-
nastas; ubicándolos sobre
un petate o colchoneta.

22 23
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

Espacio para alimentación: podemos tener una o dos mesas pequeñas con una silla
para cada uno. También podríamos contar con dos caballetes que sirvan de apoyo y una ta-
bla bien pulida para utilizarla como mesa, para que coman o realicen otra actividad.

2.5.3 Propuesta para niños y niñas de 3 a 5 años
Para ellos podríamos organizar los espacios por sectores, dependiendo
de los intereses de los niños y niñas, los materiales con que contemos y lo que priorice-
Espacio para descanso o siesta: las colchonetas, petates o pieles pueden ser de uti- mos como promotoras. El juego en los sectores favorece el autoaprendizaje y el trabajo
lidad para que los niños y niñas descansen. En lo posible, los espacios para aseo e higiene y en equipo.
el de siesta deberían ser siempre los mismos y no utilizarse para otras actividades.
La distribución por sectores no sólo sirve para ubicar y guardar los materiales, sino que
éstos deben funcionar como áreas de trabajo y de desarrollo de experiencias. Debemos
colocar los materiales al alcance de los niños, para que estén a su disposición cuando los
Otra posibilidad es organizar un espacio multiuso, donde podamos alternar necesiten; ordenados en cajas o repisas con etiquetas, para que identifiquen el lugar que
diferentes actividades, como: les corresponde y los guarden con facilidad. Los mismos niños organizados deben respon-
w Tomar los alimentos en mesitas. sabilizarse de los sectores, su orden, el cuidado de los materiales, su distribución, etc.
w Jugar con los módulos de psicomotricidad según los intereses del grupo.
w Explorar y manipular diversos materiales que entregamos a los niños en canastas, ubicán- Recordemos que los materiales de los sectores hay que irlos actualizando cada cierto tiem-
dolos sobre un petate o colchoneta. po, para crear más curiosidad en los niños.

24 25
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

Algunos de los sectores que podemos organizar son:

a. El sector del hogar
Tengamos un momento para planificar, se trata de reunirnos con los niños para Organicemos en este sector dos espacios: la cocina o comedor y el dormitorio. A los niños les
conversar sobre lo que desea hacer cada uno y la forma en que lo hará. Los niños deciden gusta representar roles propios de su hogar, como el padre, la madre y los hijos. Preparan ali-
por sí mismos cómo usar su tiempo de juego y nosotros, como promotoras, escuchamos lo mentos, hacen dormir a los hijos, reproducen conversaciones y conflictos vividos en el hogar.
que les gustaría hacer, ayudándolos a hacerse una mejor imagen de ello y a identificar las
opciones por sí mismos. Por ejemplo: “Betty, veo que deseas ir al sector de construcciones. Simular ser alguien en las situaciones que han experimentado, ayuda a los niños a que el mun-
¿Qué vas a usar ahí? Vayamos juntas y veamos qué podemos encontrar para trabajar. Ah, en- do de los adultos tenga sentido para ellos. Les brinda oportunidades de trabajar juntos, ex-
contraste los bloques grandes y los bloques pequeños: ¿es con lo que vas a trabajar hoy?” presar sus sentimientos e ideas, compartir sus temores, fantasías e ilusiones y usar el lenguaje
para comunicar sus roles y responder a las necesidades y solicitudes de otros. Por eso, este
De esta manera, los niños empiezan a considerarse a sí mismos como personas que pue- sector favorece el desarrollo socioemocional y la comunicación (lenguaje) entre otras áreas del
den decidir y actuar tomando sus propias decisiones, y aprenden a desarrollar cierto con- desarrollo. Además, nos permite observar cómo los niños interpretan la realidad.
trol sobre sus propias actividades. La planificación también les brinda la oportunidad de
reconocer y responder a sus estados de ánimo en forma constructiva. Los materiales en este sector deben permitir a los niños representar su vida familiar, sus
actividades cotidianas y sus experiencias, de manera que colocaremos juguetes que simu-
Encontraremos que no todos los niños pueden elegir desde el comienzo lo que desean len muebles, artefactos y enseres de la casa; atuendos de los personajes de la comunidad, y
hacer, tal vez sea necesario que les ofrezcamos algunas opciones a estos niños, para ayu- otros elementos que les ayuden a caracterizarse, tales como: sombreros, pañuelos, máscaras,
darles a aprender un poco sobre las posibilidades del ambiente del programa. Estas suge- mandiles, botas de plástico, zapatos grandes. Materiales para armar tiendas, bodegas, postas
rencias serán diferentes para cada niño, dependiendo de sus intereses. médicas, etc., según sea la realidad del lugar.

26 27
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

b. El sector de construcción c. El sector de escenarios y juegos en miniatura
Jugar en el sector de escenarios y juegos en miniatura supone un alto grado de pensamien-
to simbólico. Con estos materiales el niño representa la realidad “en pequeño”, armando di-
versos escenarios y situaciones propias de su experiencia.
Aquí tendra juguetes pequeñitos semejantes a los objetos propios de la realidad cotidiana
del niño:

-
rito s y veh ícu los divers os com o camiones con tolva, automóviles, avio
w Car
nes, helicópteros, motos, bicicletas.
w Animales domésticos y ani
males salvajes.
w Personajes de la familia: pap
á, mamá, niños, niñas, bebés.
ltor.
w Personajes de la comunidad
: policía, conductor, jardinero, agricu
r en mi-
w Platitos, ollitas, tacitas y otr
os implementos de cocina y comedo
niatura.
w Telitas pequeñas de 30 x 30
cm.
ponibles:
w Pequeños muebles de hog
ar para el uso de los muñequitos dis
camitas, sillitas, mesitas, entre otros. iados.
w Alfombra de tela o cartón con
dibujos de caminos y recorridos var

Cuando los niños usan variados materiales para formar construcciones verticales, horizontales
o circulares están desarrollando sus nociones espaciales,y manejando similitudes y diferencias.
Además, el juego con materiales de construcción ayuda al desarrollo del pensamiento y las
competencias matemáticas, pues para construir debe clasificar, calcular, ordenar, medir y
seriar los materiales.

Contaremos con bloques de madera de diferentes formas y tamaños, rampas, cubos, piedras,
carretes,envases de huevos,conchas,latas forradas o pintadas,soga o soguilla,chapitas,cuerda,
tubos PVC para encajar, tablitas de madera de diversos tamaños, fichas de construcción de
plástico, pedazos de alfombra, telas y colchas viejas, cajas grandes y pequeñas, camioncitos,
autos, animales. También podemos incluir objetos para acoplar y separar, para llenar y vaciar
y para simular. Es recomendable contar con cinta velcro (“pega pega”), de tal manera que los
niños puedan unir piezas en sus construcciones de manera firme.

28 29
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

d. El sector de los juegos tranquilos e. El sector de la dramatización
El término “tranquilos” es relativo, ya que sabemos que es poco probable que un grupo de Favorece el desarrollo de la comunicación, a través del juego de roles sociales, reforzando el
niños pequeños permanezca en silencio durante un periodo muy largo y tampoco debe desarrollo socioemocional. Permite a los niños expresarse a través del juego simbólico, esti-
esperarse que lo haga, pero sus actividades en este sector son generalmente más tranquilas mulando su creatividad, su capacidad de comunicación a través del lenguaje oral y gestual,
que cuando están en el sector de construcción con bloques, el desempeño de roles, etc. el proceso de socialización, la actividad grupal y la interrelación afectiva.

Favorece el desarrollo del pensamiento matemático y la comunicación, de acuerdo al juego
que los niños elijan. Estos materiales permiten a los niños desarrollar su capacidad para ob- Debe contar con:
servar, analizar, asociar, comparar, agrupar, memorizar, clasificar, seriar, establecer relaciones
(correspondencia, equivalencias, mayor que, menor que, algunos, pocos), contar y realizar
w Un teatrín, títeres.
operaciones. También desarmar cosas, volver a armar, reordenar, juntar, unir, comparar y for-
w Disfraces diversos y accesorios
mar modelos.
como sombreros, máscaras,
cinturones.
Al decidir la ubicación de este sector, consideremos que debe encontrarse lo más lejos posi-
w Telas de un metro cuadrado
ble de las áreas ruidosas, para que puedan concentrarse y disfrutar del material.
como mínimo.
w Mantas.
Este sector debe contar con juegos y actividades de concentración, como:

w Bingos, juegos de memoria, loterías, dominós (de figuras y texturas), rompecabezas de 8 a
30 piezas, juguetes para armar, juegos de encaje, de ensarte, bloques lógicos.
w Juegos diversos que permitan las operaciones de adición y sustracción.
w Objetos diversos para clasificar, en cajas etiquetadas.
w Series lógicas con motivos diversos (diez figuras de diferente tamaño o grosor), con sus
respectivos sobres etiquetados para guardarlas.
w Tarjetas con figuras de los números del uno al nueve, cajas o sobres con etiquetas, con
cada uno de los números.
w Objetos diversos que permi-
tan contar y hacer equivalen-
cias numéricas, tales como
chapitas, tapas, semillas, pie-
dritas, palitos, etc., pintados
para que resulten atractivos.
w Cuentas y cuerdas grandes y
pequeñas, material para pa-
sado, tuercas y tornillos gran-
des, medianos y chicos, cajas
con variadas ranuras para en-
cajar objetos diversos, jugue-
tes para armar y desarmar.

30 31
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

g. El sector de experimentos
Este sector está destinado a fomentar el espíritu de investigación de los niños aprovechando su cu-
riosidad innata y su tendencia al juego, y a interesarlos por el medio que los rodea y la exploración.

Aquí los niños pueden realizar variadas acciones para experimentar con diversos productos,
como: colar polvos (harina, arena), mojar o remojar con agua, chancar hojas o cáscaras de hue-
vo, preparar masas, hacer pócimas, observar con una lupa, pesar productos, medir objetos.

En este sector son bienvenidos:
w Elementos de la naturaleza como cáscaras de huevo, hojas, flores, tallos, insectos, arena,
conchitas, piedras, tierra.
w Pequeñas porciones de productos o alimentos como harina, sal, azúcar, cocoa, gelatina,
aceite, vinagre, champú, colorantes, anilinas.
w Materiales reciclables como botellas vacías y cajas.

También necesitaremos coladores, embudos, balanza, centímetro, cucharas, tenedores, cu-

f. El sector chillos de plástico, lupa, algodón, corchos, imanes, goteros, jeringas, recipientes plásticos, ter-
mómetro, esponjas, retazos de tela, tubos, etc.
musical
Las actividades del sector musical pueden brindar a los niños y niñas la oportunidad de
experimentar y disfrutar sus habilidades rítmicas y musicales. En este sector, los niños
forman sus propios conjuntos, descubren y mezclan sonidos, ritmos y movimientos. Ex-
ploran y comparan los sonidos y sus cualidades, así como los movimientos que pueden
acompañarlos, y trabajan con ideas como “rápido” y “lento”, “primero” y “después”.

El sector musical contará con diversos instrumentos de percusión, de cuerda y de viento. Es
importante contar al menos con un tambor (si es posible, tres de diferente tamaño), pande-
reta, toc-tocs, piedritas de río, maracas. Igualmente, con un equipo sencillo de música y CD
o casetes con melodías de autores y estilos diferentes, apropiadas a la edad de los niños,
además de pañuelos y sombreros para bailar.

Si tenemos la posibilidad de contar con una grabadora, tendremos cuidado de mantener los
enchufes tapados y de indicar a los niños que somos nosotras las responsables de enchufar
los aparatos. Si contamos con casetes o CD los etiquetaremos con dibujos para que los niños
puedan encontrar el que desean en particular, sin tener que buscar a un adulto para que les
lea todos los títulos. También es útil etiquetar las cubiertas de los discos y el centro de cada
disco con etiquetas idénticas, para que los niños puedan devolverlos a sus cubiertas corres-
pondientes una vez que hayan sido utilizados.

32 33
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

h. Sector de actividades plasticas i. Sector de juegos con agua y arena
El sector de actividades plásticas debe brindar un ambiente propicio para el desarrollo de la
Para los niños suele ser rela-
expresión artística. Nuestro principal interés deberá estar centrado en los procesos de expe-
jante y muy divertido jugar
rimentación, más que en los resultados de ésta.
con agua. Al mezclar, remover,
amontonar, vaciar, escarbar,
Dibujar, colorear, pintar, recortar, pegar, perforar, enrollar, doblar y plegar son algunas de las
llenar, verter, golpear, cernir
acciones que proporcionan oportunidades para expresar nuestras experiencias y emocio-
y moldear, los niños experi-
nes de una manera creativa; además de aprender acerca de los colores y de las formas, de-
mentan e investigan las tex-
sarrollar las capacidades de observación, aprender a generar y observar cambios, a juntar las
turas, cantidades y sus carac-
cosas, a separarlas, ordenarlas, combinarlas y transformarlas según la imaginación.
terísticas. La arena y el agua
también pueden usarse en la
Con los materiales que les ofrezcamos los niños podrán representar las cosas que han hecho,
representación y el desem-
visto e imaginado. Aquí podemos poner variedad de papeles, sobres, cartones y cartulinas,
peño de roles, pues los niños
crayolas, lápices, plumones, goma o engrudo, tijeras, témperas, anilinas, hisopos, pinceles, ti-
elaboran pasteles, constru-
zas blancas y de colores, brochas, cepillos, esponjas, cañitas, plumas, sellos, platos para la pin-
yen carreteras, casas y crean
tura, arcilla, rodillos, cortadores de galletas, tubos de cartulina, cinta adhesiva, pitas, cordeles,
situaciones de su invención.
chapitas, tenedores y cuchillos plásticos, y gran variedad de material recuperable como pe-
Con los juegos de agua los
dazos de telas diferentes, conchitas, cajas vacías, plumas, retazos de papeles de colores, etc.
pequeños aprenden cómo se
comportan los materiales naturales y comprenden conceptos
Al ubicar este sector, es convenien-
como cantidad y capacidad.
te tener un depósito de agua cer-
ca. Colgaremos esponjas o trapos El sector de arena y agua podría estar ubicado en torno a una mesa
para que los niños puedan limpiar rodante con agua y arena, construida con madera y forrada de plástico,
las superficies de trabajo al termi- con una salida taponada para que salga el agua después de usarla. Cuan-
nar. Se puede proteger el piso con do nadie utiliza la mesa, una cubierta de madera mantiene húmeda la
un plástico o una alfombra vieja, o arena y también permite que la mesa se use como superficie de trabajo.
cubrirlo con papel periódico. Podemos improvisar otra forma, usando una bañera de bebé o batea
grande en la que se hace un agujero en el fondo y se pone un tapón.
Recordemos ponerles mandiles o
Será necesario tener cerca un depósito de agua para que los niños no
polos usados para proteger su ropa.
tengan que ir y venir por el lugar con recipientes, chorreando el líquido.
Estos materiales los iremos ponien-
Evitemos la idea de que mojarse o ensuciarse es malo. En vez de eso,
do de a pocos, para evitar que quie-
enseñemos a los niños a mantener cierto orden y asegurémonos de que
ran usar todo al mismo tiempo. Los
ayuden a limpiar al terminar.
niños necesitan pocas cosas por vez
para darse el tiempo de probar cada Es importante tomar las previsiones del caso, ya que generalmente terminan
material. Tengamos cerca un lugar mojados. Démosles mandiles de plástico o protejamos su ropa con bolsas.
para poner a secar sus trabajos. El sitio ideal para jugar con agua es el exterior pero, donde quiera que
jueguen, debemos observarlos.

34 35
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

En este sector colocaremos coladores, esponjas, jarras, cañitas, embudos, botellas de plástico
con agujeros en diferentes sitios y de diferentes tamaños, depósitos plásticos, cuentagotas, ba-
tidores, teteras viejas, tubitos de plástico, cucharas, palas, cucharones, cernidores, embudos, pe- ¿Qué incluir en este sector?
lotitas de tecnopor, bateas, objetos que floten, otros que se hundan. Los barquitos pueden ser
cáscaras de nuez, barquitos de papel, cubos de hielo, corchos, rastrillos, palas, vasitos plásticos.

En los climas o estaciones de calor, este sector puede llevarse al exterior, facilitando así la w Cuentos colectivos o individuales que los niños producen se-
limpieza. gún las actividades.
w Cuentos elaborados por los maestros o los padres, que incorpo-
La instalación de este sector depende del clima en el que nos encontremos y del acceso al ren elementos de la propia localidad.
agua. Podríamos tenerlo durante los meses de calor y luego cambiarlo por otro. w Libros de lectura infantil con muchas imágenes y pocas letras
grandes.
j. El sector de biblioteca w Revistas, almanaques, afiches, periódicos, fotos o postales; tar-
jetas de asambleas, bingos, fiestas o parrilladas; volantes in-
Pone en contacto a los niños y niñas con los materiales impresos: cuentos, libros, revistas, formativos; recibos de luz o de agua, facturas diversas, recetas
folletos, periódicos, láminas con escritos, etiquetas de envases, etc. A través de estos medios, médicas; historietas o tiras cómicas, etc.
perciben más información sobre el lenguaje escrito y sus usos, de lo que podemos imaginar- w Letras móviles mayúsculas y minúsculas de cartón o micropo-
nos. Muchos de estos materiales pueden ser elaborados por nosotros mismos, por los padres roso. Estas letras pueden guardarse en orden en una bolsa con
o por los propios niños. divisiones.
w Expresiones, frases, palabras construidas o dictadas por los ni-
Los distintos materiales que les ofrezcamos permitirán a los niños: ños y escritas con letra ligada o de imprenta en tiras de car-
w Identificar diferentes tipos de información: un periódico es para leer noticias, un cuento para leer tulina.
una historia, una carta para comunicarse, una etiqueta para decir qué contiene un envase, etc. w Canciones, adivinanzas, poesías, rimas, trabalenguas, recetas e
w Saber que el lenguaje escrito cumple muchas indicaciones para hacer manualidades.
funciones: enviar mensajes, conservar algo w Diccionarios con figuras.
para recordarlo después, transmitir o recibir w Cajas para guardar materiales, etiquetadas con imágenes, di-
información, divertirnos, etc. bujos o nombres escritos o dictados por los mismos niños.
w Ir descubriendo las palabras, los distintos w Una caja con materiales para ser usados por los niños: papel
tipos de letras, las relaciones entre las le- para escribir de diversos tipos, lápices, crayolas, témperas, tije-
tras, cómo suenan o cómo se escriben. ras, plumones, revistas y periódicos para que recorten letras o
palabras, figuras diversas.

Colocar un petate, colchoneta o cojines para que los niños se sientan
cómodos y resulte un lugar acogedor. Una mesa pequeña y unas 4 sillas
podrían complementar el sector.

36 37
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

2.5.4 Nuestros espacios al aire libre
Todos los PRONOEI deben contar con juegos recreativos al aire libre, elaborados con recur-
sos de la comunidad que permitan a los niños desarrollar sus habilidades motoras gruesas:
columpiarse, trepar, escalar, resbalarse, brincar, esconderse, rodar, gatear, jalar.

Recordemos que, al igual que todo material que ofrecemos a los niños, estos juegos deben
ser seguros, adecuados a la edad de los niños y deben permitirles una gran variedad de po-
sibilidades de movimiento.

PODRÍAMOS TENER:
w Aparatos para trepar w Columpios con soga o w Triciclos, carretillas, pati-
con llantas netes
w Barriles resistentes para
pasar por dentro w Hamaca baja de red de w Bote mecedor, caballito
nylon o de tela mecedor
w Troncos de árboles
w Tobogán w Aro y red de básquet a
w Barra de equilibrio
poca altura
w Piedras grandes w Casitas de tela
w Arco de fútbol
w Trepador de red w Llantas, colchones viejos

2.5.5 Espacios especiales
para el desarrollo de los sentidos
Podemos adecuarlos a las diferentes edades de los niños, usarlos para los bebés que aún no
se desplazan, e incluso para los mayores. Todo depende de encontrar creativamente el lugar
adecuado para colocar estas ideas:
Será importante delimitar
el espacio con árboles, ar- Murales y/o cenefas hechos en las paredes con diferentes texturas, que
bustos, rejas, piedras, cons- se pueden hacer utilizando diversos materiales, como: piedritas, argollas, erizos de mar (sin
trucciones de leña, mon- espinas), gemas, canicas, plumas, bolitas de plástico de diferentes tamaños y texturas, mu-
tículos, etc., para que los ñequitos de tela, collares, retazos pequeñitos de espejo, timbres, llaves, ganchos de ropa,
niños conozcan los límites figuritas de plástico, vidrios de colores, lamparitas a presión.
y los adultos no tengan que Existen en el mercado diversos materiales con los cuales podemos adherir estos elementos
pasar el tiempo recordán- a las paredes, puede ser pasta mural o cemento blanco. Lo importante es que el material
doselos o preocupándose que usemos como adherente sea lo suficientemente duro como para que los niños no lo
porque se salgan de ciertas pellizquen con sus deditos y se lo lleven a la boca.
áreas.

38 39
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

Paredes con telas sobre las cuales colgamos: 2.6 ¿Cómo conservamos y cuidamos
nuestro ambiente y los materiales?
w Tapices decorados con objetos Puede suceder que por más cuidado que pongamos en el equipamiento y distri-
w Bolsitas con arena bución de nuestros ambientes, tengamos luego que realizar numerosos cambios a
w Bolsitas con diferentes aromas medida que vayamos observando la forma en que los niños hacen uso del espacio y
w Figuras y muñecos con texturas y sonidos (pica, suave, áspero, duro) de los materiales.
w Lijas, ruleros, ganchos de ropa, linternas, botones ensartados en cordeles,
esponjas con diferentes texturas, racimos de semillas o conchitas colgan- Como promotoras podemos decidir cambiar de lugar el mobiliario y los materiales
tes, tubitos pasados por un cordel por muchas razones. Por ejemplo, algunos niños pueden usar un área más que otras
w Pañuelitos de seda de colores y quizá requieran de un espacio mayor; o tal vez deseemos agregar nuevas áreas o
w Campanitas diferentes, de plástico, de metal, de cerámica, cascabeles, pitos cambiarlas por otras a medida que los niños se familiarizen con ellas.
o silbatos, latas, sogas, argollas de soga gruesa
w Cojincitos con diferentes pesos, colores, texturas y sonidos Los niños y los adultos necesitamos de vez en cuando un cambio. Cada cierto tiempo
w Cajas sorpresas, que se abren y contienen otros elementos coloridos como también podemos cambiar los sectores, según las necesidades e intereses de los ni-
conchitas y espejitos. ños y dependiendo del espacio con que contemos. Revisemos siempre los materiales
de cada sector, es posible que los niños hayan acabado con los que había y necesiten
nuevos materiales para investigar y experimentar con ellos. En los paseos podemos
recolectar materiales y/o recursos de la zona y agregarlos a ciertas áreas, a fin de que
los niños puedan tener nuevas experiencias.
Es importante que los objetos pequeños estén bien ensartados o pegados, de manera que
los niños no puedan sacarlos y llevárselos a la boca. Cada vez que
hagamos un cambio,
Toboganes de objetos, hechos con tubos transparentes para que los niños metan pelo- aprovechemos para
titas u otros objetos y éstos se deslicen por el tubo hasta la salida. hablar con los niños
sobre las diferencias
Mural de espejos, en el que se alternan zonas de espejos con espacios para fotos de los que observan y hacer
niños o con bordes de texturas. las comparaciones
sobre el nuevo lugar
Alfombras hechas con parches de diferentes texturas, para que los niños jue- de los muebles o de
guen, se echen sobre ellas y experimenten diferentes sensaciones táctiles.
juguetes, dónde
Espejos colocados haciendo esquina en el aula, para que los niños puedan verse. estaban antes y
Encima de los espejos podemos colocar fotos de los niños vistos desde diferentes ángulos. dónde están ahora,
cómo lucían antes y
Balconcitos con escaleras con cojines, telas, cintas colgantes, para propiciar juegos cómo lucen ahora.
novedosos. Desde aquí, los niños ven de un ángulo y altura diferente un mismo lugar.

40 41
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

Al finalizar cada semana o cuando lo consideremos necesario, podemos realizar una pe-
queña asamblea con los niños para evaluar el cumplimiento de las tareas. Es importante
resaltar los logros, detectar los errores o fallas, conversar sobre los motivos de las faltas
y tomar decisiones sobre cómo las vamos a corregir o solucionar. Permitamos que los ni-
La limpieza, orden y conservación del ambiente de trabajo y de los materiales son puntos ños planteen sus problemas o preocupaciones, tal vez faltó algún elemento para realizar
importantes a tener muy en cuenta, ya que se trata del lugar y los objetos que están en con- la limpieza, o los trapos estaban mojados, o se quedaron remojando en el balde, etc.
tacto directo con las niñas y niños.

Es por ello que pondremos en práctica y promoveremos hábitos de orden e higiene en
forma democrática y autónoma, de la siguiente manera: w Organizar jornadas de mantenimiento de materiales con los padres con el fin
de limpiar, pintar, arreglar los materiales que lo necesiten.
w Conversar y tomar acuerdos con los niños y niñas. Esto lo haremos con los
más grandecitos, de 3 a 5 años. Al comienzo del año acordaremos con ellos de qué Las ventanas, puertas, mobiliario y algunos materiales educativos necesitarán una mano de pin-
manera vamos a cuidar los materiales y el lugar de trabajo; será necesario explicarles tura y/o aceite por lo menos una vez al año, para que todo el ambiente se aprecie limpio y cuida-
que: do. Con este fin será necesario convocar a las madres y padres de familia para organizar las tareas
durante el año.

w A veces no se puede trabajar sin ensuciar, por eso tendremos que
organizarnos para limpiar.
w Los materiales los pueden utilizar libremente y es necesario guar-
darlos en su lugar luego de usarlos.
w Al trabajar, los materiales se gastan poco a poco o se rompen. Para
cuidarlos, evitaremos tirarlos, morderlos o golpearlos.

Les preguntaremos cómo haremos para que los juguetes siempre estén limpios y ordena-
dos, cómo mantener limpias nuestras paredes, las mesas, etc.

Una vez tomados los acuerdos, elegiremos con ellos a los niños que realizarán las tareas. Po-
demos elaborar con ellos un cuadro que les permita tener presentes sus responsabilidades
personales y/o grupales, sean diarias o semanales, según como decidan organizarse.

Tareas diarias Responsable
Limpieza de las mesas Martín, Pablo, Maritza y Vanesa
Barrer el salón Pilar y José Antonio
Revisar que los materiales de los sectores estén completos Arturo y Anita

42 43
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

w Mantener el lugar y los materiales limpios. Lo más recomendable es airear el ❚ Avisamos a los niños, cuando ya falta poco para terminar el tiempo de juego o de la
lugar continuamente y así evitar que los olores se adhieran al material y al ambiente. Rea- actividad que están realizando, que al cabo de algunos minutos se hará limpieza, para
lizaremos una limpieza adecuada, moviendo de lugar todos los muebles, sacando el polvo que no tengan que terminar abruptamente lo que estén realizando.
de la parte alta de los estantes, limpiando el techo como mínimo una vez al mes, para retirar ❚ Decidimos en equipo cómo señalar en forma clara el término del periodo de trabajo y el
y eliminar los restos de basura, insectos, telas de araña y polvo. Limpiar significa también inicio del de la limpieza, a fin de que todos sepan que es hora de concluir con las activi-
botar los frascos, cajas y latas vacías, periódicos viejos y todo objeto al que no se le vaya a dades y empezar a guardar las cosas. Podemos hacer que los niños se turnen para tocar
dar buen uso, ya que solo sirven para atraer polvo y suciedad. la campana, la pandereta o el triángulo, para señalar que llegó el momento de hacer la
limpieza.
En el caso de los materiales de plástico o cubiertos de material sintético (pelotas, colcho- ❚ Ayudamos a cada uno a definir sus propias tareas de limpieza. “¿Qué ordenarás primero,
netas, pisos de microporoso, etc.), les debemos pasar un paño con agua y desinfectante a Juan, los carros o los bloques grandes de madera?” Esto ayuda más a un niño que decirle:
diario. Los materiales, en su mayoría, se lavan con agua y jabón. “Ven, Juan, es hora de hacer limpieza. Tú también ayudarás”. Algunos niños pueden nece-
sitar de una sugerencia directa para empezar, especialmente los días en que hay mucho
desorden.“Mira, Carlos, tú empieza con las pelotas grandes y yo empezaré con las chicas,
y tú, Rodolfo, hoy te encargarás de recoger todos los bloques”.

w Al término de la hora de juego o trabajo.
w Antes y después de las horas de alimentación.
w Después de usar los servicios higiénicos (baño o silo).
w Al término de las actividades gráfico plásticas.
w Al término de la jornada diaria.

2.6.2 Sugerencias para ayudar a los niños a
hacer la limpieza
Realizar la limpieza al terminar las actividades del día ayuda a los niños a sentirse responsa-
bles de los materiales que usan, y también a percatarse de su efecto sobre el ambiente del
salón de clases. Los niños deben ser los encargados de la limpieza y el rol de los adultos será
el de colaborar y ayudar sin hacerles todo el trabajo.

Para apoyar a los niños cuando hacen limpieza:
❚ Estimulamos a los niños para que vayan limpiando y ordenando a medida que van reali-
zando un juego o actividad. Esta forma de ir limpiando conforme van jugando reducirá la
cantidad de limpieza a la que se enfrentarán todos al finalizar el periodo de trabajo.

44 45
entando nuestros espacios Fascículo 2
Organizando e implem

❚ Acompañamos a los niños cuando guardan las cosas, y aprovechamos la oportunidad
para reflexionar con ellos sobre lo que hacen y observan. Por ejemplo: “Esa es una buena
forma de llevar los juguetes al estante, Raúl; ¿crees que todo cabrá en tu camión o ten-
drás que hacer otro viaje?”
❚ Inventamos juegos de limpieza basándonos en lo que están haciendo los niños y en lo Para utilizar adecuadamente los materiales recordemos lo siguiente:
que les divierte. Por ejemplo, si los niños están tirando las pelotitas por el lugar en vez de Cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo. Si bien los niños y niñas de la misma
guardarlas, les podemos decir: “Chicos, tirar las pelotitas por todos lados no les ayuda a edad poseen características similares, algunas de estas características pueden aparecer
ordenar, pero si las lanzan dentro de las cajas, donde es su lugar, tendrán todo guardado antes o después de determinada edad. Por eso, aunque tengan la misma edad, no siem-
al toque”. “Vamos a ver si pueden lanzarlas todas, antes de que cuente hasta diez. ¿De pre se interesan por los mismos materiales, ni los exploran de la misma manera.
acuerdo?”. “En sus marcas, listos, ¡ya!”. Los juegos ayudan a los niños a convertir una tarea
que podría ser aburrida en algo agradable y divertido. Formar una fila para pasar las cosas Ofrecerles los juguetes y materiales de a pocos. Colocaremos solo una parte de
de una persona a otra hasta llegar al estante también puede ser divertido. los juguetes y materiales que tenemos y guardaremos algunos. Luego de un tiempo
❚ Informamos a los niños sobre las razones para hacer limpieza. Por ejemplo: “Una vez que veremos que los niños han perdido un poco el interés por los materiales que tienen,
todo esté guardado, estaremos listos para la hora del refrigerio”. será momento de guardarlos y ofrecerles los que habíamos guardado. De esta manera,
los mantendremos siempre interesados por ellos y no se aburrirán.
Usar una vestimenta cómoda para que podamos jugar con los niños y niñas y mo-
vilizarnos con facilidad durante la jornada de trabajo.
Asegurar la existencia de material suficiente para garantizar que cada niño tenga
sus propios materiales para jugar o participar de una actividad.
Permitir que los niños vivan la experiencia, sin dirigirlos diciéndoles lo que tienen
que hacer con los juguetes o materiales, ni haciendo las cosas por ellos.
Observar las acciones que realizan los niños con los materiales, para ver cómo los
están utilizando y para evaluar sus logros.
Permitirnos jugar con los niños y explorar nosotras mismas los materiales para encon-
trarles nuevos usos.
Animar a los niños y niñas a participar. Debemos acercarnos permanentemente a
ellos dándoles sugerencias, facilitándoles materiales, etc., ya que al principio, el trabajo
en grupos pequeños producirá ruido y desorden, pero poco a poco todos se centrarán
en lo que hacen.
Considerar el conflicto como fuente de aprendizaje, enriquecimiento y crecimien-
to. Al inicio pueden producirse conflictos entre los niños: peleas por los materiales, deseos
de hacer el mismo dibujo, de trabajar individualmente. Tendremos que conversar con ellos
para recordarles las normas de trabajo y ayudarlos a solucionar por sí mismos la situación.
w Revisar y renovar los juguetes y materiales deteriorados por el tiempo y por el Esto nos demandará más tiempo, pero lograremos mayor interiorización de las normas y
uso, por lo menos una vez a la semana, para ver el estado en que se encuentran y arreglarlos si
desarrollaremos su capacidad para solucionar problemas.
fuera necesario. Los niños de 3 a 5 años pueden colaborar con nosotros en esta tarea ayudándo-
nos a separar los juguetes rotos o dañados, mientras lo hacemos conversaremos con ellos sobre Ubicar las mesas y sillas en un rincón del aula, de manera que no interfieran
la manera de evitar que se malogren otros materiales. con las demás actividades. Las utilizaremos para actividades específicas como la

46 47
entando nuestros espacios
Organizando e implem

alimentación, privilegiando la implementación de “sectores” que posibiliten diversos
aprendizajes a través del juego libre.
Las aulas deben contar con materiales educativos diversos, estructurados y no estruc-
turados, que respondan con pertinencia a la realidad sociocultural de la zona donde se
ubica el servicio. Deben estar colocados al alcance de los niños y niñas.
Adaptar el lugar para que los niños con necesidades educativas especiales
puedan también jugar y estar activos en su interrelación con los materiales y con
las personas. Es necesario hacerles más accesibles el espacio y los materiales. Si agrega-
mos nuevas áreas de trabajo o equipos, es necesario hacerlo gradualmente, así como
familiarizar de inmediato a los niños con impedimentos físicos o visuales con cualquier
cambio, para que puedan reorientarse con un mínimo de ansiedad y pérdida de con-
trol de su medio circundante.
Colocaremos en las paredes carteles con indicaciones acerca del cuidado del
lugar y de los materiales, para que sean leídos por los adultos; así como los objeti-
vos de los materiales, para que los padres se informen sobre su uso.
Evitemos recargar las paredes con láminas que no se van a usar y que son más bien deco-
rativas; tratemos que todo material que se coloque tenga una intención pedagógica.

Recordando
lo leído
este capítulo, ¿cómo
1. En base a lo leído en
te de tu programa?
reorganizarías el ambien
as
arás tú con los niños y niñ
2. ¿Qué estrategias utiliz
te de juego limpio y
para mantener el ambien
ordenado?
r
nsejos podrías comparti
3. ¿Qué otras ideas o co
ateriales educativos?
para utilizar mejor los m
ativos seleccionarías
4. ¿Qué materiales educ
grupo de niños y niñas?
específicamente para tu

48