MECÁNICA DE FRACTURA ELÁSTICA LINEAL (MFEL

)
Mecánica de fractura elástica lineal (MFEL) Se aplica a situaciones de fractura frágil
donde la respuesta carga-deflexión de un cuerpo fisurado demuestra esencialmente un
comportamiento elástico lineal hasta un punto donde ocurre una fractura inestable frágil.
La cantidad de plasticidad altamente localizada en un extremo de la fisura, que precede a
la fractura frágil, es muy pequeña y no afecta el comportamiento total carga – deflexión.
Algunos comportamientos que promueven el comportamiento elástico- lineal hasta la
fractura son:
A. Materiales de alta resistencia a la fluencia
B. Baja temperaturas de operación
C. Espesores de pared o secciones muy gruesas
D. Constricciones mecánicas presentes en la estructura
E. Velocidad de carga muy alta (impacto)
F. Factores que causan fragilización en materiales (daño por irradiación neutrónica
y fragilización por revenido, etc
Bajo estas condiciones, el material puede fracturarse de una manera frágil, sin ninguna
deformación plástica perceptible. La MFEL se encuentra altamente desarrollada a través
de una cantidad extensiva de investigación básica y aplicada, y se halla ampliamente
aceptada por la comunidad ingenieril y es en general utilizada en muchas áreas
incluyendo los códigos ASME, las guías regulatorias, las especificaciones de los
materiales y los manuales del diseño de la industria.
FACTOR DE INTENSIDAD DE TENSIONES.
Mecánica de fractura elástica lineal (MFEL) está basada sobre un análisis de tensiones
elásticas en materiales relativamente frágiles, conteniendo grietas, conteniendo grietas
infinitas agudas. La intensidad de campo tensión – deformación elástica, localizada en la
vecindad del extremo de la grieta, esta descrita en términos de una expresión singular
llamada Factor de Intensidad de Tensiones (K), como se muestra en la figura siguiente
donde la zona plástica en el extremo de la grieta debe ser muy pequeña comparada con la
zona K donde se aplica las ecuaciones de tensiones elásticas. Pegar figira 11.6

Figura 11.6. Representación esquemática de zonas en la región del extremo de la fisura
para condiciones de la MFEL (fluencia a pequeña escala)
A menudo el parámetro k incluye un subíndice, tal como I, II, III. Estos índices se refieren
a los tres modos diferentes de aplicar la carga en el cuerpo fisurado, como se ilustra en la
figura siguiente. ``pegar figura 11.7

Figura 11.7 Representación esquemática de los modos de aplicación de cargas. (a) Modo
I de apertura, (b) Modo II de deslizamiento, y (C) Modo III de desgarramiento.
El Modulo I es el modo de apertura por el cual el cuerpo fisurado se carga con tensiones
normales. El desplazamiento de la superficie de la grieta ocurre en forma perpendicular
al plano de la grieta.
El Modo II es el modo de deslizamiento o el modo de corte en el plano donde el
desplazamiento de la superficie de la grieta se halla en el plano se la fisura y es
perpendicular al borde principal de la grieta.
El modo III es el modo de rasgado causado por corte fuera del plano, el desplazamiento
de la superficie de la grieta se halla en el plano de la grieta y es paralelo al borde principal
de la fisura.
Desde el punto de vista técnico el modo I es el modo de carga más importante, y por lo
tanto solo el parámetro 𝐾𝐼 se va a considerar este texto. A menos que se especifique una
condición diferente. Las experiencias muestran que la mayoría de las grietas se genera
desde el modo de apertura (I) mientras que los otros dos modos (II, III) son raros y
ocurren en un modo combinado. Al parecer la mayoría de tales combinaciones son
convertidas al modo I por su misma naturaleza. A no ser que exista una dirección
preferida del crecimiento de la grieta en un material particular. Debería ser mencionado
que analíticamente los modos combinados son más difíciles de tratar, y teles problemas
llegan a ser mayormente teóricos. Broek cito interesante estadísticas, de acuerdo a lo cual
el 90% se los problemas de ingeniería involucrando la mecánica de fractura del Modo
tipo I, otro 8% del tipo modo combinado, el cual, inmediatamente después del inicio del
cargado, se transforma en el comportamiento de la grieta en el modo I.
George R. irwin (1957) fue el primero que efectuó un análisis general del estado de
tensión - deformación elástica en el capo de rodea del extremo de una grieta.
Considerando el modo I y basado en este análisis, referido a una zona específica cerca del
vértice de la grieta (zona K), la figura 11.6 muestra el campo de tensiones en un punto
cercano al extremo de la grita que está dada por.

𝜎√𝜋𝑎 𝜃 𝜃 3𝜃
𝜎𝑥 = ∗ cos [1 − sin ∗ sin ] + ⋯ (𝑎)
√2𝜋𝑟 2 2 2
𝜎√𝜋𝑎 𝜃 𝜃 3𝜃
𝜎𝑦 = ∗ cos [1 + sin ∗ sin ] + ⋯ (𝑏)
√2𝜋𝑟 2 2 2

𝜎√𝜋𝑎 𝜃 𝜃 3𝜃
𝜏𝑥𝑦 = ∗ sin ∗ cos ∗ cos … (𝑐)
√2𝜋𝑟 2 2 2
𝜎𝑧 = 0; (𝑡𝑒𝑛𝑠𝑖𝑜𝑛 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑎𝑎) … (𝑑)

𝜎𝑧 = 𝑣(𝜎𝑥 + 𝜎𝑦 ); (𝑑𝑒𝑓𝑜𝑟𝑚𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑎, 𝜀𝑧 = 0) … (𝑒)

𝜏𝑦𝑧 = 𝜏𝑧𝑥 = 0 … (𝑓)

Donde las coordenadas polares del sistema (r, 𝜃) son mostrados en la figura 11.8. 𝜎, es
la tensión nominal efectiva y “2a”, la longitud de una fisura interna. Estas ecuaciones son
válidas para a > r > 𝜌, donde 𝜌 es el radio de curvatura en el extremo de la fisura. Estas
ecuaciones son obtenidas sobre la base de la teoría de elasticidad lineal, y se dice que
describe el campo de tensiones cerca del vértice de la grieta. Se han omitido los términos
de orden más altos cuya magnitud no es significativa cerca del extremo de la fisura.

Figura 11.8 sistema de coordenadas para la región de un extremo de la grieta
Si el componente agrietado es relativamente delgado en la dirección z, aplica un sistema
de tensión plana 𝜎𝑧 = 0. Sin embargo, si es relativamente gruesa, una asunción más
apropiada puede ser el sistema de deformación plana, 𝜀𝑧 = 0, en cuyo caso 𝜎𝑧 depende
de otras tensiones y de la relación de poisson "𝑣" de acuerdo a la ecuación 11.30(e)
Irwin, basado en las ecuaciones anteriores determino que el estado de tensiones en la
región próxima al extremo de una grieta queda detarminado por “el producto de la tensión
nominal y la raíz cuadrada de la semi-longitud de la grieta interna”. A esto él denominó
“factor de intensidad de tensiones (k). Usando esta definición anteriores para el campo de
tensiones en el extremo de la grieta pueden ser escritas como.
𝐾𝐼 𝜃 𝜃 3𝜃
𝜎𝑥 = ∗ cos [1 − sin ∗ sin ] + ⋯ (𝑎)
√2𝜋𝑟 2 2 2
𝐾𝐼 𝜃 𝜃 3𝜃
𝜎𝑦 = ∗ cos [1 + sin ∗ sin ] + ⋯ (𝑏)
√2𝜋𝑟 2 2 2
𝐾𝐼 𝜃 𝜃 3𝜃
𝜏𝑥𝑦 = ∗ sin ∗ cos ∗ cos … (𝑐)
√2𝜋𝑟 2 2 2
𝜎𝑧 = 0; (𝑡𝑒𝑛𝑠𝑖𝑜𝑛 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑎𝑎) … (𝑑)

𝜎𝑧 = 𝑣(𝜎𝑥 + 𝜎𝑦 ); (𝑑𝑒𝑓𝑜𝑟𝑚𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑎, 𝜀𝑧 = 0) … (𝑒)

𝜏𝑦𝑧 = 𝜏𝑧𝑥 = 0 … (𝑓)

Las componentes de las tensiones diferentes a cero en las ecuaciones anteriores están
siendo todas aproximadas al infinito conforme “r” se aproxima a cero, es decir,
aproximarse al extremo de la grieta. Observe que esto es específicamente causado porque
estas tensiones son proporcionales al inverso de √𝑟. También, todas las tensiones
diferentes de cero de las ecuaciones anteriores son proporcionales a la cantidad de 𝐾𝐼 , y
los factores restantes simplemente dan la variación con (r, 𝜃). Por lo tanto, la magnitud
del campo de tensiones cerca del extremo de la grieta puede ser caracterizada dando el
valor de 𝐾𝐼 , sobre esta base de 𝐾𝐼 es una medida de la severidad de la grieta. Su definición
formal en un sentido matemático es:

𝐾𝐼 = lim (𝜎𝑦 √2𝜋𝑟)
𝑟,𝜃→0

Es conveniente expresar 𝐾𝐼 como:

𝐾𝐼 = 𝐹 ∗ 𝑆 ∗ √2𝜋𝑟
Donde S es la tensión nominal aplicada, y F es un factor adicional que depende de la
geometría y configuración de la carga. Un aspecto importante a resaltar es que K depende
únicamente de la geometría de la pieza (F), del tamaño de la grieta (a) y de la aplicación
de la carga (S) y es independiente del material; por lo tanto, si dos grietas diferentes, en
dos cuerpos diferentes y cargas diferentes poseen el mismo K, su comportamiento será
idéntico, ya que de acuerdo a la ecuación anterior ambas poseen el mismo campo de
tensiones. Las únicas restricciones son que su modo de desplazamiento debe ser el mismo
y que las deformaciones en los cuerpos sean elásticas.

Un procedimiento similar puede ser aplicado para el caso de cargas en los modos II y III,
obteniéndose diferentes ecuaciones de campo de tenciones, y los factores de intensidad
de tensiones 𝐾𝐼𝐼 y 𝐾𝐼𝐼𝐼 , pueden ser definidos en una manera análoga a 𝐾𝐼 . Sin embargo,
las aplicaciones mas practicas involucran el modo I. por conveniencia, el subíndice sobre
el 𝐾𝐼 será descartado, y K sin un tal subíndice es sobreentendido denotar 𝐾𝐼 es decir 𝐾𝐼 = 𝐾
.

Las cantidades G y K pueden ser mostradas estar relacionadas como sigue.

𝐾2
𝐺=
𝐸′
Donde 𝐸′ es obtenido a partir del módulo elástico de material (E) y la relación de poisson
(𝑣).
𝐸 ′ = 𝐸 … … … … . . 𝑡𝑒𝑛𝑠𝑖ó𝑛 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑎, 𝜎𝑧 = 0
𝐸
𝐸′ = … … … … . 𝑑𝑒𝑓𝑜𝑟𝑚𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑎 𝜀𝑧 = 0
1 − 𝑣2
Desde que G y K están directamente relacionados de acuerdo a la ecuación anterior solo
una de estos conceptos es generalmente necesario. Normalmente se emplea
principalmente K.
Haciendo referencia la figura 11.6 y la ecuación 11.33 para un tamaño de grieta (a) y
geometría fijas, el K aplicado en la región del extremo de la grita continuara incrementado
a medida que incremente la carga (o tensión nominal S) cuando la tensión aplicada
alcance un valor crítico, (equivale a la resistencia a la fractura específica del material), la
grieta se ara inestable y frágil y ocurrirá la fractura rápida. Este valor crítico de K se le
denomina 𝐾𝐼𝐶 (tenacidad a la fractura en deformación plana) y puede ser considerado
como una constante del materia para una dada condición metalúrgica y bajo condiciones
dadas de temperatura y velocidad de carga. Por lo tanto, para un dado material, la fractura
ocurrirá cuando el K aplicado alcance el 𝐾𝐼𝐶 sin tomar en cuenta la geometría, el tamaño
de grieta y método de carga aplicado al componente fisurado. Así, el 𝐾𝐼𝐶 puede ser usado
para evaluar el potencial de la fractura frágil de otras geometrías y estructuras fisuradas
del mismo material por lo tanto, 𝐾𝐼𝐶 es una medida de la habilidad de un dado material
para resistir la fractura en la presencia de una fisura.
EXPRESIONES PARA EL FACTOR DE INTENSIDAD DE TENSIONES
Se han determinado expresiones o fórmulas para K para un gran número mayor de 600
cuerpos fisurados con diferentes geometrías, configuraciones de fisuras y situaciones de
carga. Cada expresión de K contiene todos los términos que se requieren para suministrar
las relaciones necesarias entre la tensión nominal aplicada, tamaño de fisura y condiciones
de geometría. Se encuentran disponibles varios métodos para establecer la apropiada
expresión de K par una situación específica; esto es, programas de computación de
elementos finitos, calibración de compliancia experimental y técnicas fotoelásticas. Sin
embargo, en la práctica se puede hallar generalmente una expresión apropiada en un
manual de mecánica de fractura que equipare adecuadamente la geometría del cuerpo
fisurado, el tipo de fisura, y las condiciones particulares de carga.
La formla general para expresar K seria:

𝐾 = 𝐹𝑆𝑔 . √𝜋𝑎

Donde F es una función adicional que depende de la geometría y configuración de la
carga, y generalmente también en relación a la fisura y otra dimensión geometría, tal
como el ancho o la mitad del ancho del componente, b, como se define para los tres casos
mostrados en la figuara 11.9 y11.10 y 11.11 dan ejemplos para el cálculo de F
específicamente, para la flexión de placas agrietadas y para diferentes capas aplicadas
sobre una barra redonda agrietada circunferencialmente.
En estos ejemplos la grieta de longitud “a” es la medida desde la superficie o desde la
línea central de carga, y el ancho de dimensión es “b” es consistentemente definido como
máxima longitud posible de la grieta, a si para “a/b=1”, el miembro está completamente
fisurado.
Para cada caso de la figura 11.9 y11.10 y 11.11 se dan expresiones para el cálculo de F
𝑎
para algún 𝛼 = 𝑏. Cuando se usa funciones trigonométricas el argumento debe ser
expresado en unidad de radianes.
Las fuerzas aplicadas o mementos de flexión son generalmente caracterizadas mediante
una tensión promedio o nominal. En mecánica de fractura, es convencional usar la tensión
nominal de la sección total ( Sg, stress gross), la cual es calculada bajo la asunción que
ninguna grieta esta presente. El subíndice “g” es adicionado simplemente para evitar
alguna posibilidad de confusión, con la tensión de la sección neta, Sn, basada en el área
remanente no fisurada. En general la manera de definir la tensión nominal “S” es
arbitraria, pero es necesario que guarde consistencia con la definición de “F”. si la
definición de “ S” es cambiada, como también, si es cambiada la definición de “a” o “b”,
la función F debe ser redefinida y sus valores cambiados.

Figura.11.9 factores de intensidad de tensiones para tres casos de placas sometidas a
tensión
Figura.11.10 factores de intensidad de tensiones para diferentes casos de flexión. En el
caso de la probeta de flexión, corresponde a la probeta de flexión ASTM con h/b=2

Figura.11.10 factores de intensidad de tensiones para un eje redondo con una grieta
circunferencial,incluyendo limites de la constante F para 10% de presicion y expresiones
para cualquier 𝛼 = 𝑎/𝑏.para torsión, el factor de intensidad de tensiones es para el modo
de corte III.
Pegar la figura 11.9 hasta la 11.11
También se puede trabajar directamente con la carga aplicada (fuerza), con la siguiente
ecuación:
𝑃 𝑎
𝐾 = 𝐹𝑃 𝐹𝑃 = 𝐹𝑃 (𝑔𝑒𝑜𝑚𝑒𝑡𝑟𝑖𝑎, )
𝑡√𝑏 𝑏
Aquí, P es la fuerza, t es el espesor, y b es similar al anterior. La función 𝐹𝑃 es un nuevo
factor geométrico adimensional, los ejemplos se muestran en las figuras 11.12 y 11.13.
Expresiones de K en función adimensional 𝐹𝑃 .
Matemáticamente soluciones en forma cerrada para K existen principalmente para a/b=0,
esto es, para componentes que son muy grandes (idealmente infinito) comparando con la
fisura. Sin embargo, estas soluciones por lo general son razonablemente exactas para
valores considerablemente altos de a/b.

Figura 11.12 factor de intensidad de tensiones para fuerzas aplicadas en las caras de una
grieta central en una placa con ℎ/𝑏 ≥ 2

Figura 11.13. Factor de intensidad de tensiones para la probeta compacta estándar
ASTM, como es determinada desde 𝐹𝑃 = 𝐹𝑃 (𝛼), donde 𝛼 = 𝑎/𝑏
FACTORES DE SEGURIDAD
Cuando en el material puede estar presente una grieta, los factores de seguridad contra la
fluencia necesitan ser complementados mediante los factores de seguridad contra la
fractura frágil. Dependiendo de la situación particular, el diseño podría estar controlado
ya sea por la fluencia o por fractura frágil.
Considerando que la tensión nominal “Sg” y el factor de intensidad de tensiones “K” son
proporcionales ( 𝐾 = 𝐹𝑆𝑔 . √𝜋𝑎 ), la aplicación de un factor de seguridad X contra la
tensión para la fractura frágil puede ser ejecutado aplicando este mismo factor pero contra
K. por los tanto, si “Sg” y “a” son las tensiones y la longitud de la grieta que se espera
ocurrirá en servicio, el factor de seguridad sobre “K” y de esta manera sobre Sg seria:
𝐾𝐼𝐶 𝐾𝐼𝐶
𝑋𝐾 = =
𝐾 𝐹𝑆𝑔 . √𝜋𝑎

También podría ser útil comparar la longitud de la grieta en servicio “a” con la longitud
de la grieta crítica "𝑎𝐶 " que se espera cause la falla en servicio bajo tensión Sg. El valor
de "𝑎𝐶 " es accesible desde:

𝐾𝐼𝐶 = 𝐹𝐶 . 𝑆𝑔 √𝜋𝑎𝐶

Donde 𝐹𝐶 es evaluado para 𝑎𝐶 combinando las dos ecuaciones previas conduce al
siguiente factor de seguridad sobre la longitud de la fisura:

𝐾𝐼𝐶 = 𝑋𝐾 𝐹. 𝑆𝑔 √𝜋𝑎

𝐾𝐼𝐶 = 𝐹𝐶 . 𝑆𝑔 √𝜋𝑎𝐶

𝑋𝐾 𝐹. 𝑆𝑔 √𝜋𝑎 = 𝐹𝐶 . 𝑆𝑔 √𝜋𝑎𝐶
2
𝑎𝑐 𝐹
𝑋𝑎 = = [ ∗ 𝑋𝐾 ]
𝑎 𝐹𝑐
Debido a que 𝑋𝐾 esta al cuadrado, los factores de seguridad respecto a la longitud de la
fisura deben ser bastante altos para lograr un razonable factor de seguridad respecto a K
(o respecto a Sg). Por ejemplo si F no cambia entre “a” y “2𝑎𝑐 ”, tal que 𝐹 = 𝐹𝐶 entonces
la ecuación se reduce a:

𝑋𝑎 = 𝑋𝐾2 𝑋𝐾 = √𝑋𝑎

Por lo tanto un factor de seguridad de 𝑋𝑎 = 4 es necesario para alcanzar 𝑋𝐾 = 2 ya para
alcanzar un 𝑋𝑎 = 9 es necesario un 𝑋𝐾 = 3. Esto es muy importante en el diseño, debido
a que significa que la longitud de la grieta debe ser muy pequeña respecto a si valor critico
(𝑎𝑐 ) para obtener una alta seguridad sobre la fractura frágil.
Si la longitud de grieta que se espera que ocurra en el servicio es relativamente pequeña,
los factores de seguridad contra la fluencia pueden ser calculados simplemente por
comparación de la tensión de fluencia del material 𝜎0 con la tensión en servicio “Sg”.
𝜎0
𝑋0 =
𝑆𝑔
Sin, embargo cunado las tensiones aplicadas son multiaxiales, el valor de “Sg” debe ser
remplazado por la tensión efectiva (𝜎𝑒 ) para uno de los criterios de fluencia. Desde que
“Sg” es la tensión sobre el área total del componente, los cálculos anteriores dan el factor
de seguridad contra la fluencia como si ninguna fisura estuviera presente.
Un método más preciso para calcular el factor de seguridad contra la fluencia se obtiene
comparando la carga aplicada con la carga límite para plasticidad completa. Este último
es una estimación de la carga necesaria para causar la fluencia sobre la sección transversal
completa que permanece después de sustraer el área de grieta, a fin de que sea incluido
el efecto de la grieta en reducir el área el área de sección transversal. En la figura 11.14
se muestra fuerzas y momentos para plasticidad completa, 𝑃0 y 𝑀0 , para casos simples
de componentes fisurados. Por lo tanto el tipo de factor de seguridad contra la fluencia es
dado por una de las siguientes ecuaciones:

𝑃0 𝑀0
𝑋′0 = 𝑋′0 =
𝑃 𝑀
Que podría aplicar para caso dado, donde “P” y “M” son valores de fuerza y momento de
servicio real.
Los valores seleccionados para los factores de seguridad deben reflejar las consecuencias
de la falla y si son o no son bien conocidos los valores de las variables que afectan el
cálculo. Cuando las cargas aplicadas son bien conocidas y no existen circunstancias fuera
de lo común, valores razonables para los factores de seguridad en tensión son 3 contra la
fractura y 2 contra la fluencia. Los valores más grandes para los factores de seguridad
contra la fractura son sugeridos debido a la gran dispersión estadística del valor de 𝐾𝐼𝐶
comparado con la tensión de fluencia, y también debido a que la fractura frágil es más
repentina y su modo de fractura es catastrófico respecto a la falla por fluencia.

Figura 11.14 ecuaciones para fuerzas y momentos para plasticidad completa 𝑃0 o 𝑀0 ,
para diferentes casos bi-dimencionales de componentes fisurados o entallados
SUPERPOSICIÓN DE CARGAS COMBINADAS
Las soluciones de factores de intensidad de tensiones para cargas combinadas pueden ser
obtenidas por superposición, esto es, mediante la adición de contribuciones para K desde
los componentes de cargas individual. Por ejemplo, considerar una carga excéntrica
aplicada a una distancia “e” desde la línea central de un componente con una grieta en el
borde como se muestra en la figura 11.15 esta carga excéntrica es estáticamente
equivalente a la combinación de una carga en tensión aplicada centralmente y un
momento de flexión. La contribución para K desde la tensión aplicada centralmente puede
ser determinada desde la figura 11.9 b
𝑃
𝐾1 = 𝐹1 . 𝑆1 √𝜋𝑎 𝑆1 =
𝑏𝑡

La contribución para K desde la flexión puede ser determinada en la figura 11.10
6𝑀 6𝑃 ∗ 𝑒
𝐾2 = 𝐹2 . 𝑆2 √𝜋𝑎 𝑆2 = 2
=
𝑏 𝑡 𝑏2𝑡
Por lo tanto, el factor de intensidad de tensiones total debido a la carga excéntrica es
obtenido mediante la suma de los dos soluciones y usando las sustituciones desde las
ecuaciones previas
𝑃 6 ∗ 𝐹2 ∗ 𝑒
K = 𝐾1 + 𝐾2 = (𝐹1 + ) ∗ √𝜋𝑎
𝑏𝑡 𝑏
Donde el particular “a/b” que aplica es usado separadamente para determinar 𝐹1 𝑦 𝐹2 para
tensión y fluencia respectivamente pegar figura 11.15

Figura 11.15. Cargado excéntrico de una placa con una grieta en el borde, y la
superposición usada para obtener K

El uso apropiado de superposiciones, algunas veces permite usar las soluciones dadas en
los handbook para obtener casos no contemplados en ellos, por ejemplo. Consideremos
el caso de una grieta central en una palca con un par de fuerzas de apertura forzada. Los
valores de K para este caso, aquí denotado por 𝐾1 , son disponibles en la figura 11.12
Este 𝐾1 puede ser considerado como la superposición de tres cargas, como se muestra en
la figura 11.16 los dos casos denotados por 𝐾2 tienen la misma solución, y 𝐾3 es
simplemente la placa fisurada en el centro, figura 11.19 (a) por lo tanto la superposición
requiere que 𝐾1 = 𝐾2 + 𝐾2 − 𝐾1 , donde 𝐾3 es restado desde 2𝐾2 para obtener el 𝐾1 . Esto
permite que 𝐾2 pueda ser determinado desde las soluciones conocidas para 𝐾1 y 𝐾3 , con
detalles siendo dados por las ecuaciones en figura 11.16

Figura 11.16. Superposición para obtener soluciones para casos de una grieta cargado
sobre un lado.

TAMAÑO DE LA ZONA PLÁSTICA Y LIMITACIONES DE LA MFEL
Como se mencionó anteriormente los materiales metálicos no pueden soportar la tensión
teóricamente infinita en la punta de una grieta aguda, por lo tanto, el extremo de la grieta
llega a ser embotada y se forma una región de fluencia. Llamada “la zona plástica”, no
sea excesivamente grande. A continuación se analiza con mayor detalle la fluencia en el
extremo de la grieta.
A. TAMAÑO DE LA ZONA PLÁSTICA PARA TENSIÓN PLANA
Una ecuación para las estimaciones de los tamaños de la zona plástica para las
situaciones de tensión plana puede ser desarrollada desde las ecuaciones de campo
de tensión elástica, ecuación 11.31 con 𝜎𝑧 = 0. En el plano de la grieta, donde
𝜃 = 0, esto se simplifica a:
𝐾
𝜎𝑋 = 𝜎𝑌 = 𝜎𝑧 = 𝜏𝑋𝑌 = 𝜏𝑌𝑍 = 𝜏𝑋𝑍 = 0
√2𝜋𝑟
Considerando que todos los componentes de tensión de corte a lo largo de 𝜃 = 0
son cero 𝜎𝑋 , 𝜎𝑌 y 𝜎𝑧 son tensiones normales principales. Aplicando ya sea el
criterio ya sea de fluencia de tensiones de corte máxima o el criterio de fluencia
por tensiones de corte octaedral, se puede estimar que la fluencia ocurre a
𝜎𝑋 = 𝜎𝑌 = 𝜎0 , donde 𝜎0 es la tensión de fluencia del material. Sustituyendo esto
y resolviendo para r, obtenemos.
1 𝐾
𝑟0𝜎 = 2𝜋 [𝜎 ]
0
Esto es simplemente la distancia delante del extremo de la grieta donde la
distribución de tensiones elásticas excede el criterio de fluencia para tensión
plana, como se ilustra el la figura 11. 18 observe que es asumido el
comportamiento elástico perfectamente plástico.

Figura 11.18. Estimación del tamaño de la zona plástica para tensión plana,
mostrado el efecto aproximado de la redistribución de tensión.

Debido a la fluencia dentro de la zona plástica, las tensiones son menores que los
valores de las ecuaciones del campo de tensiones elásticas. El material a fluido,
de esta manera ofrece menos resistencia que la esperada, y ocurre una
deformación más grande, lo cual a su vez causa fluencia extendiéndose aún más
lejos que 𝑟0𝜎 , como también es ilustrado. La estimación usada comúnmente es
aquella fluencia real extendida alrededor de 2𝑟0𝜎 . Por lo tanto, el estimado final
del tamaño de la zona plástica para tensión plana es:
1 𝐾 2
2𝑟0𝜎 = [ ]
2𝜋 𝜎0

Como podría ser esperado, el tamaño de la zona plástica incrementa si la tensión aplicada
(por tanto K) aumenta, y esto es más pequeño para el mismo K del material con una
tensión de fluencia 𝜎0 más alta.
B. Tamaño de la zona plástica para deformación plana
Consideremos un componente agrietado donde el espesor es más grande
comparado con el tamaño de la zona plástica. El material exterior a la zona plástica
es sometido a tensiones relativamente bajo 𝜎𝑋 y 𝜎𝑌 , y por lo tanto a una
contracción de poisson relativamente baja en la dirección Z. esto hace difícil que
el material dentro de la zona plástica deforme en la dirección Z, manteniendo su
longitud en la dirección Z casi constante mediante el material circundante. Por lo
tanto, se dice que el comportamiento se aproxima a la deformación plana definida
por 𝜀𝑍 = 0. Como resultado, una tensión de tracción se desarrolla en la dirección
Z, la cual eleva el valor de 𝜎𝑋 = 𝜎𝑌 necesario para que ocurra la fluencia, a su vez
disminuye el tamaño de la zona plástica comparado al caso de la tensión plana.
Para analizar este caso con mayor detalle observe que 𝜀𝑍 = 0, cuando
remplazamos con 𝜎𝑋 = 𝜎𝑌 dentro de la ley de Hooke de la ecuación siguiente da
una tensión en la dirección Z de 𝜎𝑍 = 2𝑣𝜎𝑌 .
1
𝜀𝑍 = [𝜎𝑍 − 𝑣(𝜎𝑋 + 𝜎𝑌 )]
𝐸
Sustituyendo las tensiones 𝜎𝑋 , 𝜎𝑌 𝑦 𝜎𝑍 ya sea dentro el criterio de fluencia por
tensiones de corte octaedal o en el criterio de fluencia por tensiones de corte
𝜎0
máxima, obtenemos que una fluencia ocurre cuando 𝜎𝑋 = 𝜎𝑌 = (1−2𝑣) , esto es,
para un valor típico de coeficiente de poisson de 𝑣 = 0.3:

𝜎𝑋 = 𝜎𝑌 = 2.5𝜎0
Por lo tanto la deformación inhibida creo una tensión hidrostática de tracción que, en
efecto, restando desde la habilidad de las tensiones aplicada 𝜎𝑋 = 𝜎𝑌 para causar fluencia,
resulta en una aparente elevación de la tensión de fluencia.
La estimación más referida de G.R Irwin surge que el efecto es algo más pequeño con la
fluencia alrededor de:

𝜎𝑋 = √3𝜎0
Procediendo similar a lo realizado para la estimación de la tensión plana, excepto que
para caso usamos el último valor de 𝜎𝑌 , obtenemos:

1 𝐾 2
2𝑟0𝜀 = [ ]
3𝜋 𝜎0
Donde se observa que es un tercio del valor de obtenido en tensión plana.
C. LIMITACIONES DE LA PLASTICIDAD EN MFEL
Si la zona plástica es suficientemente pequeña, existirá una región exterior a esta
donde las ecuaciones del campo de tensiones elástica serán aplicables. Esta región
es denominada (región de dominancia de K) o “la zona K” esto es ilustrado en la
figura 11.19

Figura 11.19. Una grieta plástica, y el campo de K más grande que debe existir
para que la MFEL sea posible.

La existencia de tal región es necesaria para que la teoría de MFEL sea aplicable.
La zona K rodea y controla el comportamiento de la zona plástica y el área del
extremo de la grieta. A si, K caracteriza la severidad de la situación de la grieta, a
pesar de la ocurrencia de alguna plasticidad limitada. Sin embargo si la zona
plástica es tan grande que elimina el campo K, entonces K no es aplicable.
Como una cuestión práctica, es necesario que la zona plástica sea pequeña
comparada con la distancia desde el extremo de la fisura con algún límite del
componente, tal como distancia “a, (b-a) “y h para una placa fisurada, como en la
figura 11.20 (a) desde que 2𝑟0𝜎 es más grande que 2𝑟0𝜀 un límite global en la
MFEL es:
4 𝐾 2
𝑎, (𝑏 − 𝑎), ℎ ≥ [ ] 𝑒𝑛𝑡𝑜𝑛𝑐𝑒𝑠 (𝑀𝐹𝐸𝐿 𝑎𝑝𝑙𝑖𝑐𝑎𝑏𝑙𝑒)
𝜋 𝜎0
Esto debe ser satisfecho para los tres casos de (𝑏 − 𝑎), ℎ. En caso contrario la situación
muy estrechamente se aproxima a la fluencia total con una zona plástica extendiéndose
hacia uno de los límites, como se muestra en la figura 11.20 (a), (b), (c), (d). Un valor de
K calculado más allá de la aplicación de MFEL subestima la severidad de la fisura.
Figura.11.20. Zona plástica pequeña comparada con las dimensiones planares (a), y
situaciones donde la MFEL no es aplicable debido a que la zona plástica es muy grande
comparado con (b) longitud de grita, (c) ligamento no agrietado, y (d) altura de
componente.
D. TENSIÓN PLANA VERSUS DEFORMACIÓN PLANA
Si el espesor no es muy grueso con la zona plástica, la contracción de poisson en
la dirección del espesor ocurre libremente alrededor del extremo de la grieta,
resultando en una fluencia sobre los planos de corte inclinados a través del
espesor, como se muestra en la figura 11.21 (a). Una fractura bajo tensión plana
también ocurre a lo largo de tales planos inclinados. Sin embargo, para miembros
muy gruesos, las restricciones geométricas limitan la deformación en 𝜀𝑍 en la
dirección del espesor, dando un incremento en la sección transversal 𝜎𝑍 . Como ya
se discutió, este caso 𝜎𝑍 tiene el efecto de elevar la tensión en 𝜎𝑌 a la fluencia y
reducir el tamaño de la zona plástica. La fluencia sobre sobre los planos de corte
a través del espesor no es posible, y ocurre una fractura plana sobre la totalidad
de espesores, como se muestra en la figura 11.21 (b)
Basados en observaciones empíricas de las tenciones en el comportamiento a la
fractura especialmente en efecto del espesor sobre la tenacidad, allegado a ser
generalmente aceptado que una situación en deformación plana total, no ocurre a
menos que el espesor satisfaga la relación dada en la ecuación.
𝐾 2
𝑡 ≥ 2.5 [ ]
𝜎0
Además, la distancia desde el extremo de la fisura para el límite en el plano debe ser
simultáneamente más grande comparado con la zona plástica. Por otro lado, la
deformación en la dirección de X o Y puede ocurrir como en la figura 11.20 reduciendo
el grado de restricción. Así, el requerimiento total para deformación plana es:

4 𝐾 2
𝑡, 𝑎, (𝑏 − 𝑎), ℎ ≥ [ ] 𝑒𝑛𝑡𝑜𝑛𝑐𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑓𝑜𝑟𝑚𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑎
𝜋 𝜎0

Comparado con la ecuación 11.52 indica que esto corresponde a las diferentes
dimensiones .todas siendo más grande 470𝜀 O alrededor de 24 veces el tamaño de la zona
plástica de deformación plana 2𝑟0𝜀 . Observe que los requerimientos sobre las
dimensiones en el plano de la ecuación 11.53 son menos rigurosos que la ecuación 11.55
así que el límite en el uso de la mecánica de la MFEL es automáticamente satisfecha si
la deformación plana es satisfecha.

Figura 11.21. Modo de fractura en tensión plana (a) y en deformación plana (b)

VALORES DE LA TENACIDAD Y TENDENCIAS.
El ensayo a la tenacidad a la fractura, consiste en aplicar a una probeta fisurada (en
estudio) un incremento en el desplazamiento hasta su fractura. Las probetas normalmente
usadas son la compacta de tracción (compact tensión, CT) y la de flexión (Single Edge
Notched Bend, SENB) cuyas geometrías se ven en la figura 11.22 deben cumplir las
relaciones B/W=0.5 y a/W=0.45-0.55. el crecimiento de la grieta es detectada mediante
observación del comportamiento de la carga versus el desplazamiento (P-V) como se
muestra en la figura 11.23 una desviación desde la linealidad en el grafico P-V, o una
caída repentina en la fuerza debido a una figuración rápida, permite identificar un punto 𝑃𝑄
correspondiente a la etapa inicial de la fisuración . Conocido el 𝑃𝑄 con este valor, se
calcula el valor de K y se le denota como 𝐾𝑄 .

El ensayo de tenacidad a la fractura en metales están basados en principios de MFEL y
es controlado por varios estándares ASTM, en particular los estándares Nª E399 y E1820.
Similares ensayos son también realizados para otros tipos de materiales, como el estándar
Nª D5045 para plásticos (polímeros) y el Nª C1421 sobre cerámicos. Una situación
considerada en estos estándares es que 𝐾𝑄 disminuye con el incremento de del espesor de
la probeta “t”. Esto ocurre porque el comportamiento es afectado por la zona plástica en
el extremo de la fisura en una manera que depende en el espesor. Una vez que el espesor
de la probeta obedece la siguiente relación involucrando la tensión de fluencia, ninguna
posterior disminución es esperada.
Figura 11.22. probetas estándar compacta (CT) y flexión (SENB)
Figura 11.23. Tipos de comportamiento carga vs desplazamiento que puede ocurrir en
un ensayo de tenacidad a la fractura.

Los valores de 𝐾𝑄 que cumplen con este requerimiento son denotados como 𝐾𝐼𝐶 para
distinguirlos a estos como los que presentan menor valor, y se le denomina tenacidad a la
fractura en deformación plana. En el diseño de ingeniería donde emplean materiales de
espesores tales que 𝐾𝑄 es algo más grande que 𝐾𝐼𝐶 , los valores de 𝐾𝐼𝐶 pueden ser usados,
a la vez que se reconoce que estos proporcionara un alto estado conservador. Tal
aproximación es frecuente necesaria, desde que solo se tiene valores disponibles de 𝐾𝐼𝐶 .
TENDENCIAS EN EL 𝑲𝑰𝑪 CON EL MATERIAL.

Los valores de 𝐾𝐼𝐶 de los metales de ingeniería están generalmente en el rango de
20 𝑎 200 𝑀𝑃𝑎√𝑚 . Dentro de cada clase de aleación, un incremento en su resistencia
produce una disminución en su tenacidad a la fractura y ductilidad en la tensión, como se
muestra en la figura 11.24
Los polímeros que son utilizados como materiales de ingeniería típicamente tienen
valores de 𝐾𝐼𝐶 en el rango de 1 a 5 𝑀𝑃𝑎√𝑚 (figura 11.24) sin embargo, bajo condiciones
de uso normal la posibilidad de fractura es aproximadamente similar que aquella para los
metales, esto es debido a la mayoría de polímeros son utilizados a bajas tensiones debido
a su baja resistencia máxima. Modificando un polímero de baja ductilidad con partículas
dúctiles tales como caucho, genera un incremento en su tenacidad a la fractura. La adición
de fibras largas, y especialmente continuas, en un compuesto de matriz polimérica puede
obstruir el crecimiento de la grieta hasta el punto que la tenacidad a la fractura llega a
estar en el rango de aquellas para los metales.
Los cerámicos tienen bajos valores de la tenacidad a la fractura, también en el rango de 1
a 5 𝑀𝑃𝑎 √𝑚 . (Figura 11.24) como se esperaría debido a su baja ductilidad. Este rango de
valores de 𝐾𝐼𝐶 es similar a aquella par los polímeros sin embargo estos valores son muy
bajos considerando que los cerámicos son materiales de alta resistencia. Evidentemente,
sus resistencias en tensión son generalmente limitadas por los defectos inherentes
En el material. Esfuerzos recientes en el desarrollo de materiales ha permitido
modificaciones a los cerámicos que incrementan un poco su tenacidad. Por ejemplo,
alúmina (𝐴𝑙2 𝑂2) endurecida con una segunda fase de 15% de zirconia (𝑍𝑟𝑂2) tiene un
aproximado de 𝐾𝐼𝐶 ≈ 10𝑀𝑃𝑎 √𝑚. Esto es debido a que altas tensiones causan una
transformación de fases en la zirconia, la cual incrementa su volumen considerablemente.
A si cuando el extremo de la grieta encuentra un grano de zirconia, el incremento en
volumen es suficiente para causar una tensión comprensiva local que retarda la extensión
de la grieta.
Figura.11.24. tenacidad a la fractura vs resistencia 𝜎𝑓 en el caso de los metales y
polímeros se considera la resistencia a la fluencia, para los cerámicos la resistencia a la
compresión, para los elastómeros la resistencia al desgarro y para los compuestos la
resistencia a la tracción. (adaptado desde M.F.Ashby. “ Materials Selection in Mechanical
Design”, 3. Ed. Butterworth- Heinemann, 2005. P. 61)
Muestra valores típicos de la tenacidad a la fractura para los distintos materiales de
ingeniería en función de su resistencia. La tenacidad a la fractura exhibe una mayor
variación estadística que otras propiedades de los materiales. Tal como la resistencia a la
fluencia, coeficientes de seguridad usados en el diseño deben reflejar esta amplia
incertidumbre.
EFECTO DE LA TEMPERATURA Y VELOCIDAD DE LA CARGA
La tenacidad a la fractura generalmente incrementa con la temperatura. En metales en
una estructura cristalina BCC, ocurre un cambio especialmente abrupto en la tenacidad
sobre un rango de temperatura relativamente pequeño, en especial en aceros con
estructuras martensíticas y ferríico- perlítico. El rango de temperatura donde ocurre la
rápida transición varía considerablemente para diferentes aceros; hay generalmente un
nivel inferior de 𝐾𝐼𝐶 aproximadamente constante debajo de la región de transición y un
nivel superior encima de este, correspondiendo a un 𝐾𝐼𝐶 más alto aproximadamente
constante tal comportamiento es similar a aquella observada en los ensayos de charpy u
otros ensayos de impacto con entalla.
Los distintos comportamientos de temperatura de transición de los metales BCC es difícil
de explicar simplemente sobre la base del incremento en la ductilidad asociada con el
rango de la temperatura involucrada. En realidad, esto es debido a un cambio de
mecanismo físico de fractura. Debajo de la temperatura de transición, el mecanismo de
fractura es identificado como clivaje, y encima de esto, como ruptura por hoyuelos
(dimpled). El clivaje es una fractura con poca deformación plástica a lo largo de un plano
específico de cristales que tiene baja resistencia. La ruptura por hoyuelos también llamada
coalescencia de micro cavidades, involucra la formación de huecos alrededor de las
partículas inducida por la formación plástica y las tensiones hidrostáticas, crecimiento y
coalescencia de los huecos u hoyuelos que crecen con los adyacentes. Este proceso
conduce a una fractura con apariencia rugosa y con la presencia de hoyuelos y cavidades.
La variación estadística de la tenacidad a la fractura es especialmente grande dentro de la
región de transición de temperatura. También la posición de la transición puede cambiar
tanto como 50ºC para diferentes lotes del mismo acero. Por lo tanto un cuidado especial
es necesario en el diseño de ingeniería dentro de transición. Una aproximación
conservativa podría ser el uso de valores de tenacidad en el límite inferior, lo cual es
frecuentemente alrededor de 40𝑀𝑃𝑎 √𝑚 para aceros. Una alta velocidad de carga
generalmente disminuye la tenacidad a la fractura, teniendo un efecto similar en la
disminución de la temperatura de transición. Desde que los ensayos de impacto con
probetas con entalla involucra una alta velocidad de carga, estos típicamente dan una
temperatura de transición más alta que los ensayos de 𝐾𝐼𝐶 ejecutados a velocidades
ordinarias.
INFLUENCIA MICROESTRUCTURAL SOBRE EL 𝑲𝑰𝑪
Aparentemente pequeñas variaciones en la composición química o procesamiento de un
determinado material puede afectar significativamente la tenacidad a la fractura. Por
ejemplo, inclusiones de sulfuro en el acero aparentemente tienen efectos sobre un nivel
microscópico que facilita la fractura, lo cual disminuir el 𝐾𝐼𝐶 .

La tenacidad a la fractura es generalmente más sensible que otras propiedades mecánicas
a la anisotropía y superficies debilitadas introducidas mediante el proceso del material.
Por ejemplo, en el forjado, o extrudido del metal, los granos del cristal son alargados y y
aplastados en ciertas direcciones, y la fractura es más fácil en las regiones donde el
crecimiento de las grietas es paralelo al plano de los granos aplastados. Las inclusiones
no metálicas y las cavidades pueden también llegar a ser alargadas o aplanadas, así, los
ensayos de la tenacidad a la fractura son frecuentemente conducidos para varias
orientaciones de probetas relativas a la pieza original del material.
BIBLIOGRAFÍA

 Anderson T.L (1995). “fracture mechanics: fundamental and applications” 2da
Ed.,CRC

 Nilton Z.G (2013) “ estructura y propiedades de los materiales” Ed. CONCYTEC,
Trujillo, Perú