You are on page 1of 4

El concepto de trabajo1

Helena Hirata y Philippe Zariffian

La noción moderna del concepto de trabajo, tal Esta doble definición tiene el mérito de ubi-
como ha sido formalizado por la economía polí- car a la actividad del trabajo en el lugar preciso
tica clásica, remite a una doble definición de una superposición de dos tipos de relaciones
La primera se presenta como antropológica, (hombre/naturaleza y hombre/hombre), aun-
como constituyendo una característica general que sigue siendo enormemente insuficiente.
y genérica de la acción humana. Para Marx Primeramente, porque ella parte de un mode-
(1867-1965), el trabajo es en principio un acto lo asexuado del trabajo. El sujeto del trabajo
que sucede entre el hombre y la naturaleza. El –el hombre– es presentado, en esta definición,
hombre desempeña frente a la naturaleza el como universal: de hecho es el masculino el que
papel de una potencia natural específica. Pone es erigido como universal. En segundo lugar,
en movimiento su inteligencia y sus fuerzas permanece también, en otro registro, proble-
con el fin de asimilar materias para darles una mático en la medida en que las relaciones sus-
forma útil para su vida. Al mismo tiempo que citadas no se comprenden de manera idéntica.
actúa por este movimiento sobre la naturaleza Las relaciones hombre/naturaleza corren el
exterior y la modifica, él modifica su propia na- riesgo de ser naturalizadas y estancarse como
turaleza y desarrolla las facultades que se en- un zócalo inmutable de la producción de la vida
cuentran latentes. humana, mientras que las relaciones –las con-
La segunda definición reinterpreta la prime- diciones sociales del trabajo– son historizadas.
ra indicando que los intercambios entre el hom- Esta doble definición no puede por lo tanto se-
bre y la naturaleza se producen todos los días guir siendo pertinente a menos que se traten
dentro de condiciones sociales determinadas: a las relaciones de una manera historizada,
¿nos encontramos en las condiciones del artesa- haciendo posible que la sexuación se tenga en
no, del esclavo, del asalariado? ¿El trabajo útil cuenta. Si se sacan todas las consecuencias de
se ejecuta bajo el látigo del capataz de escla- la tesis del ser social del “hombre”, no existen
vos o bajo el ojo interesado del capitalista? Es intercambios generados entre el hombre y la
a partir de esta segunda reinterpretación que naturaleza, sino intercambios siempre espe-
el concepto de trabajo asalariado queda anali- cificados entre los hombres y la naturaleza. 33
zado: el asalariado trabaja bajo el control del Y estos hombres son en sí mismos hombres y
capitalista, al cual le pertenece el producto de mujeres: de este modo, se hace posible hablar
su trabajo. del sexo del trabajo.

1
En Hirata, Helena; Laborie, Françoise; Le Doaré, Hélène; Senotier, Danièle (2002), Diccionario crítico del feminismo, Madrid,
Ed. Síntesis.

Revista de Trabajo • Año 3 • Número 4 • Enero - Noviembre 2007

comienzan a entrar masivamente en la situa- larial naciente. del otro. Y mientras las mujeres encuentra siempre prendido en la relación sa. Como sea. Por La noción moderna de trabajo surge así bajo el otra parte. una serie de operaciones. salarial. la fuerza han establecido y han inscrito su dominación. los gestos repetitivos y los actos coti- sufrimiento y/o de inmovilización forzada. analizar. puesto que se traba en torno de ción de asalariadas. se interpenetran. El trabajador. ella interpela la dimensión útil del trabajo. la historia de situación de interrogarse sobre la separación 34 esta separación que opone una forma objetiva. se desdoblan y redoblan en trabajo doméstico y ductividad de ese acoplamiento entre trabajo y profesional. racionalizar. A la inversa. disfrazado lariado se coloca bajo la condición del tiempo bajo la expresión de actividad objetivable. de trabajo. el trabajo era sinónimo de “privada”. tal como surge con el ca. La términos precisos. 1985). no pue- prendidas en una abstracción generalizadora. por lo tanto. se del trabajo doméstico. ser política– que regula oficialmente la sociedad de subjetivación. no habiéndose podido siquiera aclarar colocado bajo el yugo del salario. es decir. con anterioridad a su giada de expresión del amor dentro de la esfera acepción moderna. captación del tiempo. prescribir en te reveladora sobre esta doble apuesta. Y tan el enfoque “presupuesto tiempo” ha tratado de pronto como se hubiera ennoblecido. condiciones –temporales– del asalariado. opresión y explotación. actividad social que puede objetivar. echar una mirada particularmen- describir. El trabajo. de que dos apuestas. por lo tanto. Se advierte que el tiempo del asa- realizarlas. lo hacen bajo un doble es- la apuesta ya central que es la apropiación del tatus: como asalariadas y como portadoras de tiempo del asalariado por parte del capitalista. se convierte en prisionero de moderna. Si para las mujeres las coacciones temporales referente central de la evaluación de la pro. Helena Hirata y Philippe Zariffian n Tiempo y trabajo maternal y conyugal de las mujeres (Chaboud- Rychter et al. de un lado. la noción de trabajo domésti. tanto. este trabajo aprehenderlo. dose y enredándose. A pesar de que la producción material de la vida humana. ge y lo hace bajo una forma inédita: la de una Las relaciones sociales de sexo permiten. llevada por las mujeres más allá de las fronte- raciones objetivables y la capacidad humana ras de la vida dentro de la cual los hombres se de realizarlas. El uso de la noción emer. por otra parte. la naturaleza del mismo. este tipo de trabajo resulta difícil habría recobrado su antiguo sentido. la captación del tiempo y pitalismo industrial naciente. puesto que. la producción del vivir. acumulán- trabajador. entre el trabajo sólo asalariado por una parte Podría uno preguntarse si no hay un cierto y el trabajo doméstico o útil en general por la juego de manos. Los hombres pueden pretender le- atribuyéndole la virtud de estar en el origen de gítimamente escapar de esto. en tanto que impacto de un verdadero golpe de fuerza polí. la producción del vivir. sin confundirse. n El concepto de trabajo y su porvenir co está en las antípodas de la objetivación: ella está ligada a las relaciones afectivas en el seno Este desarrollo histórico del concepto de tra- de la familia y fundada sobre la “disponibilidad” bajo ha sido fuertemente interpelado desde los . el trabajo se ve. da a una potencia subjetiva. Este trabajo moderno. Siendo la forma privile- A la luz de su etimología. de medir. por lidad origen alguno. La dianos de cuidado del hogar y de la educación definición de la economía política clásica (en el de los niños quedan asignados exclusivamente siglo XVIII) lo habría ennoblecido en cierto modo a la mujer. una perpetua vacilación y sufrimiento para quien lo ejerce. entre las esferas de vida –privada. en otra. Pues el trabajo asalariado. aquello a lo que debe referirse: las operaciones objetivadas.. no puede ser más que el indicio del hecho el sentido moderno. de quedar reducida al tiempo sólo de trabajo y en el tiempo mensurable que hace falta para asalariado. también se encuentran en bajo asalariado es. en los de- ría pronto reconvertido en sinónimo de coacción bates sobre el trabajo. El nacimiento de la noción de tra. es tico y social: la separación de una serie de ope. no tenía en rea. Y entre los dos: el tiempo.

ha redoblamiento de la opresión. asalariados y familia. Mientras que la política está hipoté- los análisis del trabajo. en términos reproducción. rrollarse junto a y pese al sistema capitalista. en las otras esferas de trabajo doméstico y esfera de la reproducción. clase so. tal como hoy en día son re- La coyuntura de la recesión y de desem. Es a partir de la pro. El concepto de trabajo años setenta. reactualizado el debate sobre el trabajo y su Un segundo debate. La plicaciones sobre la actualidad científica. agente. Revista de Trabajo • Año 3 • Número 4 • Enero . no remunera. Allí gobernada por la necesidad de la subsistencia también la jerarquización es clara: el trabajo. de relaciones sociales de sexo. por medio relación salarial. inspirada en la ciudadanía sexo social y del trabajo doméstico. humana. con D. teracción remitiría a la definición intersubjeti- cida por Hannah Arendt (1958-1988) entre: 1) va de las normas de acción que una comunidad el trabajo como actividad del animal laborans. Pero un humanas e interioriza aquella denominada debate no puede descansar. de los conceptos conexos como aquellos de la debería no ser subvertido. ción. no aportan más que un el desarrollo de formas de trabajo precarios. ticamente inscrita dentro del reino de la liber- blemática de la división sexual del trabajo que tad y se escoge como tierra privilegiada de la Danièle Kergoat procede de una reconstruc. algunas investiga. cortadas socialmente. podría desa- amplía el trabajo no asalariado. sino limitado y es- cualificación. política ha instaurado del trabajo. La aproximación. al trabajo informal. Kergoat. sobre bases nominalistas. las fuentes verdaderas de la emancipa- Junto con otras que trabajan en el mismo cam. deja a la esfera económica y al como actividad del homo faber. productor de trabajo asalariado a su triste destino. pero tam. humano instrumentalizado él mismo en esta lidad del trabajo”. al mismo tiempo. la vida. esferas de la vida. “trabajo”. qué? La paradoja de las tesis sobre el final del bién fuera de instituciones). encerrado dentro de una visión estrictamente das a ser destruidas por el consumo. proponen fuerza que ha constituido la imposición de la una reconceptualización del trabajo. El torno de la reducción del tiempo de trabajo han concepto de trabajo. Si tiene un sentido. 3) la acción propiamen. Pero ¿emancipación de qué? ¿Y frente a po (en el CNRS y en la universidad. sin em- cosas durables destinadas a habitar el mundo. También se griega que reivindicaba Arendt. mientras que la noción de in- útil volver primero sobre la distinción estable. producción y la gran mayoría. con el desarrollo de investigacio. y de los cuales se querría pleo de masas de los años noventa. parece como si el trabajo moderno. es acción finalizada. Para aclarar este debate. que también tiene im- crisis con propuestas de políticas públicas. cio público el engendramiento de la elevación 35 te dicha. de una manera que. que se investigue en un hipotético espa- al engendrar la cultura. trabajo al pie de la letra y decirse: fin del traba- más seres humanos. Dicho de otro Esta distinción jerarquiza las actividades modo: fin de la condición asalariada. do. destina. siendo el ser bajo”. en un espacio privilegiado. no mercantil. es cuestión del reparto del trabajo y las leyes en teorizado por Jürgen Habermas (1981-1987). humana podría poner en debate y validar. que no produce cosas separables del moral. ción/reconstrucción del concepto de trabajo y reducido a su única dimensión de heteronomía. bargo. Trabajo dejando que subsista el trabajo tal cual es para profesional y trabajo doméstico. 2) la obra instrumental. introduciendo la dimensión del quivado para encontrar. junto con radicalizar la oposición. valor del trabajo es que eternizan el golpe de doras del GEDISST. remitiría a la acción del debate teórico actual sobre el “fin del tra. que produce cosas efímeras. jo es igual al fin de la definición que la economía el de la política. prisionero de una visión in- constituido uno de los principales referentes dustrialista de la realidad. muestra clara- cial y sexo social son consideradas categorías mente que los juegos de desplazamiento en las indisociables. instrumental sobre la naturaleza.Noviembre 2007 . y hacen como si una relación de la inclusión en el concepto de trabajo del política liberadora. a título principal. autonomía. que consiste en actos en los cuales se Se podría tomar este debate sobre el fin del condensa la iniciativa humana frente a los de. eterniza el recorte y encierra cada actividad en nes que introdujeron la dimensión sexuada en su destino. el “fin del valor del trabajo” y la “centra.

. 36 . ponses sociologiques. mann-Lévy «Agora». Por otra parte. Press. n° 2. [1ère domestique. Vandelac. Grenoble. 1984. Hannah. Économie I. Feminization of the Labour Force. Structures familiales et système féministe sur le concept de travail. (eds. 1958]. Pa- nique. Marx. Danielle. Cal. Françoise. XIII. 1818 p. livre I. Anne-Marie. y dar luego al tiem. The “Paradoxes and Promises”. 260-275. p. in Jen- Arendt. son. Fougeyrollas-Schwebel. édition 1867]. 1988. Bibliothèque de la Pléiade. Sociologies et Sociétés. 67-82. Domi.. Oxford University Human Condition. Paris. para volver a poner en cuestión el satisfacción de las necesidades vitales. productif. Bibliografía Daune-Richard.Et si le travail tombait enceinte? Essai Collectif. “Gender Relations and Female Labor: a Consideration of Sociological Categories”. p. Librairie des Méridiens-Klinsieck Ré. sino estatuto actual del tiempo. in Œuvres. vol. 156 p. 320 p. Le Capital. 1988. Jane et al. PUG. de actividad. 1985. Le sexe du travail. como un cuestionamiento social que permite po otro estatuto. 1965. 368 p. [édition originale. . New York. para instalar la levantar un puente entre las diferentes esferas producción del vivir no como un efecto secun. NRF. octobre 1981. Karl. Chabaud-Rychter. Helena Hirata y Philippe Zariffian es que existan tendencias objetivas y subjetivas dario de la valorización del capital o como pura de una parte. Espace et temps du travail ris. Louise. Condition de l’homme moderne. Paris. Sonthonnax.).