You are on page 1of 13

EL TRATAMIENTO

MAS

EFECTIVO PARA LA

DIABETES

DE MANERA

NATURAL Y SALUDABLE

100% “ASEGURADO”
Diabetes
Su cuerpo obtiene glucosa de los alimentos que usted toma, el hígado y los músculos también
suministran su cuerpo con glucosa. La sangre transporta la glucosa a las células a través del
cuerpo. La insulina, una hormona química, ayuda a las células del cuerpo a tomar en la glucosa.
La insulina se hace por las células beta del páncreas y luego se libera en el torrente sanguíneo.

Si el cuerpo no hace suficiente insulina o la insulina no funciona de la manera en que debe
glucosa no es capaz de entrar en las células del cuerpo. En lugar la glucosa debe permanecer
en la sangre que causa un aumento en nivel de la glucosa de sangre. Este nivel alto de glucosa
en la sangre causa prediabetes o diabetes.

La prediabetes significa que el nivel de glucosa en la sangre es más alto que el promedio pero
no lo suficientemente alto como para un diagnóstico de diabetes. Tener niveles de glucosa
prediabéticos aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, así como enfermedades cardíacas
y derrames cerebrales. Aun así, si usted tiene prediabetes hay muchas maneras de reducir el
riesgo de padecer diabetes tipo 2. La actividad física moderada y una dieta saludable
acompañada de una modesta pérdida de peso pueden prevenir la diabetes tipo 2 y ayudar a una
persona con prediabetes a volver a los niveles normales de glucosa en la sangre.

Los síntomas de la diabetes incluyen sed excesiva, micción frecuente, estar muy hambrientos,
sentirse cansados, pérdida de peso sin tratar, la aparición de llagas que se curan lentamente,
tener la piel seca y con picazón, pérdida de sensibilidad u hormigueo en los pies, y visión borrosa.
Sin embargo, algunas personas con diabetes no experimentan ninguno de estos síntomas.

La diabetes se puede desarrollar a cualquier edad. Existen tres tipos principales de diabetes: el
tipo 1, el tipo 2 y la diabetes gestacional.

La diabetes tipo 1 también se conoce como diabetes juvenil o diabetes insulina-dependiente.
Generalmente se diagnostica en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En este tipo de diabetes,
las células beta del páncreas ya no son capaces de producir insulina porque han sido destruidas
por el sistema inmunológico del cuerpo.

La diabetes tipo 2 también se conoce como diabetes de aparición adulta o diabetes no
dependiente de insulina. Puede ser desarrollado a cualquier edad, incluyendo niñez. En este tipo
de diabetes es el resultado de la resistencia a la insulina, una afección en la que las células del
cuerpo no interactúan correctamente con la insulina. Al principio, el páncreas es capaz de
producir más insulina para mantenerse al tanto de la creciente demanda de insulina. Sin
embargo, pierde la capacidad de componer para la incapacidad de las células del cuerpo de
interactuar correctamente con la insulina con el tiempo. La insulina es incapaz de ayudar a las
células a tomar en glucosa, esto da lugar a niveles altos de glucosa en la sangre. La diabetes
tipo 2 es la forma más común de diabetes. Un peso insalubre aportado por una dieta alta en
calorías y la falta de actividad física aumenta el riesgo de desarrollar esta forma de diabetes.

Los afroamericanos, los hispanoamericanos, los indios americanos, los nativos de Alaska y los
isleños de Asia y el Pacífico tienen un riesgo especialmente alto de padecer diabetes tipo 2.

La diabetes gestacional se refiere al desarrollo de la diabetes en las últimas etapas del embarazo.
Es causada por las hormonas asociadas con el embarazo y la escasez de insulina. Esta forma
de diabetes desaparece después de que nazca el bebé, pero pone a la madre y al niño en un
mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en la vida posterior.
La diabetes es una enfermedad grave y cuando no está bien controlada, daña los ojos, los
riñones, los nervios, el corazón, las encías y los dientes. Tener diabetes hace que uno más del
doble de probabilidades que alguien sin diabetes tenga cardiopatía o derrame cerebral.

Es importante mantener la glucosa en la sangre, la presión arterial y el colesterol bajo control
para evitar las complicaciones graves asociadas con la diabetes. Tomar medidas para controlar
la diabetes puede tener un gran impacto en la salud de uno.

Factores de riesgo y prevención
La diabetes es una enfermedad grave sin cura. Controlar los niveles de glucosa en la sangre, la
presión arterial y el colesterol puede ayudar a prevenir o retrasar las complicaciones asociadas
con la diabetes, como las enfermedades cardíacas y el accidente cerebrovascular. Se están
realizando muchas investigaciones para encontrar formas de tratar la diabetes.

Factores de riesgo

La diabetes tipo 1 se clasifica como una enfermedad autoinmune. Una enfermedad autoinmune
es el resultado del propio sistema inmunológico del cuerpo, que combate las infecciones,
volviéndose contra parte del cuerpo.

En la actualidad, no está claro qué causa exactamente el sistema inmunológico del cuerpo para
encenderse atacando y destruyendo las células productoras de insulina del páncreas. Existen
factores genéticos y ambientales, como los virus, involucrados en el desarrollo de la diabetes
tipo 1. Los investigadores están trabajando para identificar estos factores y prevenir la diabetes
tipo 1 en los que están en riesgo.

La diabetes tipo 2 está asociada con el sobrepeso, el alto nivel de seguridad sanguínea y los
niveles anormales de colesterol. El tener sobrepeso puede contribuir al cuerpo de uno usando la
insulina correctamente.

Tipos de diabetes

Según la OMS, existen tres tipos principales de diabetes:

Diabetes tipo 1-el cuerpo no produce insulina en absoluto. También llamado inicio precoz o
diabetes juvenil, se requiere que la persona inyecte insulina a lo largo de su vida. Las personas
que padecen este tipo de diabetes también son muy propensas a la cetoacidosis. La causa no
es segura y podría ser genética, viral o multifactorial.

Diabetes tipo 2-también llamado inicio de la madurez, la diabetes tipo 2 es el resultado de la
resistencia a la insulina. El cuerpo no produce suficiente insulina, o no es capaz de utilizar la
insulina con eficacia.

Diabetes gestacional-una forma de diabetes que se desarrolla durante el embarazo.

Los tipos de diabetes 1 y 2 son afecciones médicas crónicas y de por vida. La diabetes
gestacional generalmente desaparece después del nacimiento de un niño, pero luego puede
llevar a la diabetes tipo 2.

La diabetes juvenil puede ser de tipo 1 o tipo 2, y se observa en niños o adolescentes.

Síntomas

Los síntomas comunes de la diabetes son:

 Micción frecuente
 Sed desproporcionada
 Hambre intensa
 Aumento de peso
 Pérdida de peso inusual (más común entre las personas con diabetes tipo 1)
 Aumento de la fatiga
 Irritabilidad
 Visión borrosa
 Los cortes y moretones no sanan correctamente o rápidamente
 Más infecciones cutáneas y/o de levadura
 Picazón en la piel
 Encías rojas o hinchadas
 Entumecimiento o hormigueo, especialmente en los pies y las manos

La diabetes se detecta típicamente realizando un examen de orina, seguido de un examen de
sangre

Grupos de alto riesgo de diabetes

Ciertas personas están en mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2. Los grupos de alto riesgo
incluyen aquellos que:

 Son más de 55
 Tener antecedentes familiares de diabetes
 Tienen sobrepeso u obesidad
 Tienen presión arterial alta
 Tuvo diabetes durante el embarazo o dio a luz a un bebé grande (más de 9 libras)
 Son asiáticos surorientales, indios asiáticos, afro americanos, hispanoamericanos o
nativos americanos
 Tenga síndrome ovárico poliquístico (PCOS)
 Tiene cardiopatía
 Sólo hay una manera de comprobar si usted tiene diabetes: Obtenga su nivel de azúcar
en la sangre probado.

Complicaciones relacionadas con la diabetes

La diabetes es una afección crónica y duradera que requiere un cuidadoso monitoreo y manejo.
Dejado no tratado, puede llevar a las varias complicaciones tales como falta del riñón,
enfermedad cardiovascular, y ceguera en algunos casos. La diabetes causa alrededor del 5% de
todas las muertes a nivel mundial cada año. Es probable que las muertes por diabetes aumenten
en más de 50% en los próximos 10 años sin acción urgente y medidas preventivas.

Complicaciones a corto plazo:
Bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia)

Cualquier persona que padece de diabetes y toma insulina va a enfrentar el problema de que el
azúcar en la sangre caiga demasiado bajo en algún momento. Este estado se llama hipoglucemia
y puede ser corregido rápidamente comiendo algo dulce, como caramelo o azúcar llano. Si no
se corrige, la hipoglucemia puede conducir a la persona que pierde el conocimiento.

Los signos típicos de hipoglicemia son:

 hambre
 temblores
 sudoración
 mareos o ligereza
 confusión
 debilidad
 Cetoacidosis

Esta es una afección grave causada por la falta de insulina. Afecta principalmente a personas
con diabetes tipo 1. Los productos de desecho ácidos llamados cetonas se producen cuando el
cuerpo descompone las grasas. En ausencia de insulina, el cuerpo no puede liberar todas las
cetonas y se acumulan en la sangre, causando cetoacidosis.

Acidosis láctica

La acidosis láctica es la acumulación de ácido láctico en el cuerpo. El exceso de ácido láctico en
el cuerpo hace que la gente se sienta enferma. De lo contrario, la acidosis láctica es una dolencia
rara. Afecta principalmente a personas con diabetes tipo 2.

Infecciones bacterianas/fúngicas
Los pacientes son más propensos a hongos y bacterias e infecciones como forúnculos,
forúnculos, pie de atleta, pocilgas, gusano de anillo e infecciones vaginales.

Complicaciones a largo plazo:

Enfermedad ocular (retinopatía)

Según las estadísticas, alrededor del 2% de todas las personas que han tenido diabetes durante
15 años o más se han vuelto ciegas, mientras que alrededor del 10% desarrollan un deterioro
visual severo.
Enfermedad renal (nefropatía)

La diabetes es la principal causa de la enfermedad renal (nefropatía) y el fracaso.
Aproximadamente un tercio de las personas con diabetes desarrollan una enfermedad renal y
aproximadamente el 20% de las personas con diabetes tipo 1 desarrollan insuficiencia renal.

Enfermedad nerviosa (neuropatía)

La enfermedad del nervio diabético, o neuropatía, afecta al menos a la mitad de todas las
personas con diabetes. Las quejas comunes son pérdida de la sensación en los pies o en algunos
casos las manos, dolor en el pie y problemas con el funcionamiento de diversas partes del cuerpo
incluyendo el corazón, el ojo, el estómago, la vejiga y el pene. Una falta de sensibilidad en los
pies y las manos puede llevar a los pacientes a lesionarse a sí mismos sin darse cuenta.

Enfermedades del sistema circulatorio

El riesgo de enfermedades cardíacas es 2-4 veces mayor en los pacientes con diabetes que para
aquellos que no tienen diabetes. Es la principal causa de discapacidad y muerte para las
personas con diabetes tipo 2 en los países industrializados.

Amputación

Los diabéticos son más propensos (20 a 35 veces) para requerir una amputación de
extremidades inferiores.

Prevención y modificación del estilo de vida

Los expertos y los médicos creen que aunque todavía no hay pruebas que sugieran que la
diabetes tipo 1 puede ser curado.

Otros factores de riesgo incluyen:

 Tener antecedentes familiares de diabetes, tal vez en un padre, hermano o hermana.
 Siendo de origen afroamericano, indio americano o nativo de Alaska, asiático americano
o isleño del Pacífico, o ascendencia hispana americana/latina.
 Tener un historial de enfermedades cardíacas.
 Tener una historia de la diabetes gestacional.
 Un estilo de vida inactivo

Prevención

Los cambios modestos en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir el desarrollo de la diabetes
tipo 2 en los que están en riesgo. Aquí hay algunos consejos útiles.

1. Mantener un peso corporal saludable. Tener sobrepeso tiene muchos efectos negativos
en la salud de uno y puede evitar que el cuerpo utilice adecuadamente la insulina. También
puede contribuir a la presión arterial alta. La investigación muestra que incluso una
modesta cantidad de pérdida de peso puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo
2.
2. Tomar decisiones saludables de comida. Lo que ponemos en nuestros cuerpos tiene
grandes consecuencias en nuestra salud y en cómo funciona nuestro cuerpo. Comer
saludable ayuda a controlar el peso corporal, la presión sanguínea y los niveles de
colesterol.
3. Estar activo. Encuentre una actividad física que le guste y que consiga que su corazón
bombee, tal vez caminando enérgicamente, bailando o trabajando en el jardín. Trate de
ser físicamente activo durante al menos 30 minutos al día 5 días a la semana-la
investigación muestra que esto ayuda a reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Síntomas y diagnóstico

La diabetes a veces se conoce como una enfermedad "silenciosa" porque la gente no puede
mostrar signos o síntomas. Los síntomas de la diabetes incluyen: sed excesiva micción frecuente,
tener mucha hambre, sensación de cansancio, pérdida de peso sin tratar, la aparición de llagas
que se curan lentamente, tener la piel seca y picazón, la pérdida de sensación o hormigueo en
los pies, y la vista borrosa. Sin embargo, algunas personas con diabetes no experimentan
ninguno de estos síntomas.

Los síntomas de la diabetes tipo 2 se desarrollan gradualmente, mientras que la diabetes tipo 1
se desarrolla más rápidamente.

Los doctores usan diferentes pruebas para diagnosticar la diabetes. Las pruebas para
diagnosticar la diabetes y la prediabetes incluyen la prueba de ayuno de glucosa plasmática
(FPG) y la prueba de tolerancia a la glucosa oral (OGTT). Un examen aleatorio de glucosa en
plasma permite a los médicos diagnosticar sólo la diabetes.

Si cualquiera de estas pruebas demuestra que usted puede tener diabetes, su doctor necesitará
repetir la prueba de la glucosa del plasma de ayuno o la prueba oral de la tolerancia de la glucosa
en un diverso día para confirmar el diagnóstico.

Debido a que la diabetes tipo 2 es más común en las personas de edad avanzada, especialmente
en las personas con sobrepeso, los doctores recomiendan que cualquier persona de 45 años de
edad o mayores sea probada para la diabetes. Si usted es 45 o mayor y sobrepeso, se
recomienda encarecidamente que se le pruebe.

Los adultos mayores corren un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, especialmente si
tienen sobrepeso. Los doctores recomiendan que los más de 45 años de edad sean probados
para la diabetes especialmente si tienen sobrepeso.

La diabetes es una enfermedad grave que puede llevar al dolor, la discapacidad y la muerte. A
veces las personas tienen síntomas pero no sospechan de la diabetes. Retrasan la programación
de un chequeo porque no se sienten enfermos.
A pesar del riesgo de diabetes debido a la edad y el estado del peso, la gente retrasa a menudo
tener un chequeo porque no siente ningunos síntomas. A veces, la gente experimenta síntomas
que no se dan cuenta de que puede ser diabetes. Aun así, la diabetes es una enfermedad grave
que, si se deja sin tratamiento, puede llevar a complicaciones peligrosas e incluso a la muerte.

Muchas veces, las personas no son diagnosticadas con diabetes hasta que experimentan una
de sus complicaciones, tales como problemas cardíacos o dificultad para ver. La detección
temprana puede prevenir o retrasar tales complicaciones, haciendo los chequeos más
importantes.

Tratamiento

No hay cura para la diabetes, pero con un control cuidadoso del nivel de glucosa en la sangre,
así como los niveles de colesterol y la presión sanguínea, puede ser administrado.

Las personas con diabetes tipo 1 utilizan inyecciones de insulina, mediante inyecciones o una
bomba de insulina, para controlar sus niveles de glucosa en la sangre. Las personas con diabetes
tipo 2 usan medicamentos orales, insulina o ambos para controlar sus niveles de glucosa en la
sangre. En algunos casos de diabetes tipo 2, una persona puede usar la dieta y el ejercicio solo
para mantener los niveles apropiados de glucosa en la sangre.

La administración de la glucosa en la sangre incluye varios cambios de estilo de vida. Estos
incluyen:

1. Siga un plan de comidas que tenga sentido para usted y cómo su cuerpo responde a los
diferentes alimentos que usted come.
2. Incorpore la actividad física a su vida diaria.
3. Tome el medicamento apropiado para la diabetes y verifique los niveles de glucosa en la
sangre de una manera que sea consistente con las recomendaciones de sus doctores
también es clave.

Tratamiento e investigación-dieta y ejercicio
Controlar la diabetes con la dieta

La palabra "dieta" tiene tales connotaciones negativas y en la mera mención de ella, mucha gente
retrocede. En la mención de la palabra, la mayoría de la gente piensa que significa que usted no
será capaz de comer cualquier cosa que te gusta, o cualquier cosa deliciosa, o se va a morir de
hambre y así sucesivamente.

Pero cuando se habla de una dieta para la diabetes, simplemente significa un plan bien pensado
para comer. En algunos casos, usted puede incluso ser capaz de seguir comiendo algunos
alimentos "malos" en ocasiones, siempre y cuando usted es consciente de cómo van a impactar
su alimentación diabética Planee y qué ajustes usted puede necesitar hacer cuando usted come
estos alimentos "malos" de modo que sus niveles del azúcar de sangre no se vuelven locos y le
causan problemas.

Además, la creación de un plan adecuado para la alimentación de la diabetes le ayudará a
comprender mejor cómo varios alimentos afectan los niveles de azúcar en la sangre que le
ayudarán a tomar la decisión sobre qué alimentos eliminar y cuáles incluir. Por ejemplo, los
refrescos, los granos refinados, etc., se han demostrado para aumentar el riesgo de desarrollar
diabetes tipo 2 y también aumentar la inflamación en el cuerpo. Sabiendo esto le ayudará a tomar
la decisión de eliminar los refrescos (regular y dieta) y esperamos que le anime a beber más
agua y para seleccionar carbohidratos complejos en la colocación de alimentos procesados
hechos de granos refinados.

Es importante recordar que una dieta curativa para la diabetes variará de un diabético a otro.
Usted tiene que encontrar la dieta que va a trabajar para usted. Algunos diabéticos pueden ser
capaces de comer ciertos alimentos mientras que otros muchos tienen que eliminar ese alimento.
No hay una dieta que funcione en todos los casos. Uno puede necesitar seguir una dieta baja en
grasas, alta en carbohidratos, mientras que otro puede necesitar seguir una dieta baja en
carbohidratos, vegetales altos, etc. Encuentra lo que funciona para ti.

Mientras que usted puede estar confundido acerca de qué comer y qué evitar, usted debe estar
preparado para experimentar con varios alimentos recomendados para ver cuáles elevan los
niveles de azúcar en la sangre y cuáles ayudan a normalizarlo.

Para encontrar qué alimentos son los mejores para controlar el azúcar en la sangre, es necesario
monitorear los niveles de azúcar en la sangre durante un período de tiempo como dos o tres
semanas. Mida sus niveles de glucosa en la sangre a primera hora de la mañana, después del
desayuno, después de las comidas, así como aperitivos y también antes de ir a la cama. Mida
también los niveles de azúcar antes y después de la actividad física.

Una vez que usted tiene una comprensión de cómo sus niveles de azúcar en la sangre se ven
afectados, entonces estará en una mejor posición para crear un plan de dieta que funciona para
usted y ayuda a curar su cuerpo de forma natural.

Controlar la diabetes con el ejercicio

El otro aspecto del control de la diabetes es el ejercicio. Es asombroso cómo el ejercicio eficaz
puede estar contra la diabetes del tipo 2 especialmente. Lo mejor que puede hacer contra la
diabetes es hacer ejercicio. Es también el menos costoso cuando usted considera cuánto usted
tiene que gastar en medicaciones de la diabetes, inyecciones de la insulina, etc. El ejercicio
eficaz puede ser tan simple como caminar o correr, nadar, bailar, montar en bicicleta, etc.

El ejercicio moderado realizado consistentemente que lleva a una pérdida modesta de peso se
ha demostrado para prevenir la resistencia a la insulina que puede llevar a la prediabetes y la
diabetes tipo 2.
Los que tienen diabetes también se benefician del ejercicio regular, ya que el ejercicio no sólo
puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en la sangre, sino que también puede ayudar a
prevenir complicaciones graves de la diabetes.

El ejercicio regular es una de las mejores maneras de mejorar la sensibilidad a la insulina. La
resistencia a la insulina es uno de los principales problemas con el desarrollo de la diabetes tipo
2 y los resultados del cuerpo sin reconocer la insulina que se produce por el cuerpo que mantiene
la glucosa en la sangre y no se retira de la sangre y se transfiere a las células donde se necesita
para la energía que termina muriendo de hambre las células en el cuerpo.

Mejorando la sensibilidad de la insulina con la ayuda del ejercicio, esta glucosa será quitada de
la sangre por la insulina y transferida a las células y usada más eficientemente por las células
sin ningunas ediciones que ayuden a manejar niveles de la glucosa de sangre.

El ejercicio (y la dieta) es también la mejor manera de controlar el peso. La diabetes tipo 2 ha
alcanzado niveles epidémicos y el principal culpable es la obesidad, ya que se ha encontrado
que al menos el 80 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 2 y aquellos con prediabetes se
han encontrado obesos. Se cree que la obesidad puede llevar a la resistencia a la insulina que
aumenta el riesgo de desarrollar diabetes de tipo II y prediabetes.

También es importante monitorear los niveles de azúcar en la sangre antes y después del
ejercicio. Si usted tiene diabetes tipo I, tendrá que asegurarse de que no se esfuerza demasiado
hasta el punto de convertirse en hipoglucemia que es un estado de bajo nivel de azúcar en la
sangre. El azúcar bajo en la sangre puede llevar a la fatiga, mareos, sudoración, dolores de
cabeza, temblores y si es severo, la conciencia puede perderse, así como caer en coma.

Aquellos con diabetes tipo II, aunque tienen más margen de maniobra con el ejercicio, deben
seguir monitoreando sus niveles de azúcar en la sangre antes y después del ejercicio.
Los ajustes necesarios a su régimen de ejercicio. Además, los diabéticos que se ocupan de la
neuropatía necesitan asegurarse de que las terminaciones nerviosas en los pies están
protegidos. El funcionamiento o el trotar de alto impacto no se pueden aconsejar en casos de la
neuropatía.

La deshidratación es otra área para que los diabéticos se preocupen cuando se hace ejercicio,
ya que la micción frecuente es uno de los síntomas de la diabetes. El ejercicio de alto impacto
también puede afectar los capilares en los ojos que han sido debilitados por la diabetes. Si tiene
problemas oculares debidos a la diabetes, asegúrese de que el ejercicio seleccionado no hará
que los problemas de visión empeoren o provoquen éxtasis, lo cual puede ocurrir especialmente
si utiliza pesas.

Hable con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios y Fije metas realistas
para evitar niveles demasiado altos o demasiado bajos de azúcar en la sangre, así como los
otros problemas que el ejercicio puede causar en las personas con diabetes. Comience a
construir pequeñas y gradualmente.

El ejercicio es un componente importante de la gestión de la diabetes y muchos de sus otros
beneficios incluyen ayudar a bajar la presión sanguínea, elevar los niveles de colesterol bueno
(HDL), fortalecer los huesos, tonificar el corazón y otros músculos, eliminando el estrés, la
pérdida de peso, el fortalecimiento del sistema respiratorio, etc. No importa cómo te sientas.
¡Usted se sentirá mejor y después de terminar usted se llenará como usted puede conquistar el
mundo, incluyendo la diabetes!

Medicamento
Insulina

Las personas con diabetes tipo 1 y algunas personas con diabetes tipo 2 usan insulina para
disminuir los niveles de glucosa en la sangre. La gente debe tomar insulina cuando su cuerpo
no toma bastante de él. La insulina es una hormona líquida que debe ser inyectada con
inyecciones o una bomba de insulina.

Píldoras para la diabetes

En muchos casos de diabetes tipo 2, el cuerpo produce suficiente insulina pero no es utilizado
apropiadamente por el cuerpo. Las píldoras para la diabetes se usan para corregir este
problema. Algunos se toman una vez al día, mientras que otros deben ser tomados con más
frecuencia. Es importante que le pregunte a su médico o farmacéutico cómo tomar sus
píldoras. También, asegúrese de hablar con su médico si está experimentando efectos
secundarios o sus píldoras le hacen enfermar. Por último, recuerde que las píldoras para la
diabetes deben usarse además de una dieta y un ejercicio saludables.

Otros casos de diabetes tipo 2 no requieren de insulina o píldoras para la diabetes, más bien
una dieta saludable y una actividad física regular tratarán su diabetes.

Automonitorización

Es importante hacer un seguimiento regular de los niveles de glucosa en la sangre usando un
monitor de glucosa en la sangre. El registro de estos niveles en un diario también puede ser útil
para obtener una mejor idea de cómo va su tratamiento. Algunas personas deben revisar sus
niveles de glucosa en la sangre varias veces al día mientras que otros lo comprueban una vez
al día. Pregúntele a su médico con qué frecuencia debe probar su sangre.

Monitorear sus niveles de glucosa le ayudará a detectar "altos" y "mínimos". Una afección a la
que se refiere la hipoglucemia resulta cuando los niveles de glucosa caen demasiado bajos.
Cuando esto sucede, una persona puede volverse temblorosa y confusa. Si los niveles de
glucosa en la sangre disminuyen demasiado, una persona puede desmayarse. Siguiendo el
plan de tratamiento recomendado por su médico, así como monitorear sus niveles de glucosa
en la sangre puede ayudarle a evitar "mínimos". Si usted comprueba su nivel de glucosa y es
demasiado bajo, usted puede aumentarlo tomando en los alimentos azucarados o las bebidas
como el zumo de fruta.

Una afección a la que se refiere la hiperglucemia resulta cuando los niveles de glucosa son
demasiado altos. Si la glucosa en la sangre es demasiado alta, puede causar que una persona
entre en coma. Si usted experimenta "altos" persistentes, hable con su médico, es posible que
necesite ajustar su plan de tratamiento.

ABC de la monitorización de la diabetes

Las personas con diabetes tienen un riesgo especialmente alto de desarrollar cardiopatías y
derrames cerebrales. Debido a esto, es muy importante monitorear su diabetes usando su
"abecedario".

 A1C o glucosa media en la sangre
 B. presión sanguínea
 C. colesterol
La prueba de A1C (a-uno-C) es una buena medida de lo que su nivel de glucosa en la sangre
es la mayor parte del tiempo. Un resultado de prueba inferior a 7 es signo positivo de que su
diabetes está bajo control. Un resultado de prueba mayor de 7 significa que los niveles de
glucosa en la sangre son demasiado altos. Si su A1C es demasiado alto, actúe. Hable con su
médico sobre cómo cambiar su plan de tratamiento y su estilo de vida para alcanzar su meta.
La reducción de su A1C a un nivel saludable, le ayudará a evitar las complicaciones asociadas
con la diabetes como las cardiopatías y los daños renales.

La presión arterial alta puede conducir a accidentes cerebrovasculares, enfermedades renales
y otras complicaciones. Por lo general, las personas con diabetes quieren mantener su presión
sanguínea inferior a 130/80. Revise su presión arterial en cada visita médica. Si es demasiado
alto, hable con su médico acerca de Cómo se puede bajar.

El colesterol, en particular el colesterol LDL, es una sustancia grasa como la que se acumula
en las arterias. Si sus niveles de colesterol son demasiado altos causa que las arterias se
estrechen. Esto puede provocar enfermedades cardíacas o un infarto. Las personas con
diabetes deben tratar de mantener su colesterol menos de 100. Que su médico Revise su
colesterol, y si es demasiado alto hable con él o ella acerca de cómo llegar a su meta de
colesterol.

Cuidado de los pies y la piel

Los niveles altos de glucosa y la disminución del suministro sanguíneo a las extremidades
pueden causar daño nervioso severo y pérdida de la sensibilidad. Las lesiones inadvertidas
pueden contribuir a las úlceras, que pueden llevar a la amputación. Debido a esto, el cuidado
de los pies es muy importante para las personas con diabetes. Revise sus pies todos los días
para ver si hay cortaduras, puntos de RET, llagas, uñas de los pies infectados e hinchazón.
Reporte cualquier problema a su médico y asegúrese de revisar sus pies en cada visita al
médico. Las personas con diabetes tienen más probabilidades de sufrir lesiones cutáneas e
infecciones; por esta razón, cuidar de su piel también es importante.