You are on page 1of 4

Resumen.

Agua.
La reabsorción de esta se hace desde el filtro glomerular por osmosis, resulta del transporte del 𝑁𝑎+
y 𝐶𝑙 − a través de la pared del túbulo. El túbulo contorneado proximal reabsorbe la mayor parte de sal
y aguas filtradas. Casi todo lo que resta se reabsorbe a través de la pared del tubo colector por la
estimulación de la ADH.
Aproximadamente el 99% del filtrado debe recuperarse para ser redestinado al sistema vascular.
Mientras el 1% restante es excretado en orina. El volumen de orina depende del organismo. Un
volumen de 400ml por día es necesario para excretar los desechos metabólicos producidos por el
cuerpo a esta se le conoce como perdida obligatoria de agua.
Para mantener la presión y el volumen sanguíneo en el sistema vascular, se reabsorbe la mayor parte
del agua.

Sodio y Cloro.
La reabsorción por osmosis no puede ocurrir a menos que las concentraciones del soluto del plasma
de los capilares peritubulares y del filtrado se alteren por medio de procesos de transporte activo de 𝑁𝑎
+ desde el filtrado a la sangre peritubular.
La concentración de 𝑁𝑎 + en el ultrafiltrado glomerular y en correspondencia con ello y el líquido que
ingresa en el túbulo contorneado proximal, es la misma que la del plasma.
La concentración de 𝑁𝑎 + es más baja debido a la escasa permeabilidad y parcialmente al transporte
activo de 𝑁𝑎+ . Fuera de las células que frecuentan la bomba de 𝑁𝑎 + − 𝐾 + .
La bomba de 𝑁𝑎+ − 𝐾 + crea un gradiente de concentración que favorece la difusión del 𝑁𝑎 + desde
el tubo tubular hasta las células epiteliales del túbulo proximal.
El transporte del 𝑁𝑎+ desde el liquido tubular al intersticial crea una diferencia de potencial a través
de la pared del túbulo, este gradiente eléctrico favorece el transporte pasivo del Cl hacia la
concentración más elevada de 𝑁𝑎 + .
En conclusión los iones Cl siguen en forma pasiva a los iones 𝑁𝑎+ fuera del filtrado, hasta el ciclo
intersticial. Se genera un gradiente osmótico entre el líquido tubular e intersticial debido a la
acumulación de NaCl, osmolalidad y presión osmótica del líquido intersticial y tubular.
La sal y el agua que fueron reabsorbidos desde el líquido tubular se hallan en condiciones de moverse
de manera pasiva hacia los apilares peritubulares circundantes y de esa forma reforman a la sangre.

Urea.
La multiplicación contracorriente de la concentración de NaCl es el mecanismo que más contribuye a
la hipertonicidad del líquido intersticial en la medula sin embargo la urea, un producto de desecho del

Los transportadores no se saturan hasta que se filtran 375mg de glucosa por minuto. tipo ranuras.metabolismo de los aminoácidos. Así mismo el tubo colector. por lo que de manera habitual los transportadores no están saturados y toda la glucosa puede reabsorberse. los acarreadores de glucosa no están saturados y la glucosa filtrada puede reabsorberse por completo. Mecanismo de contracorriente para concentrar orina En las nefronas yuxtamedulares y en sus vasos rectos se localiza un sistema especial de transporte que se denomina mecanismo de contracorriente. Dichos canales permiten una velocidad de difusión de la urea muy alta hacia el líquido intersticial circundante. . Cuando la concentración plasmática es suficientemente alta. Glucosa El glomérulo filtra con facilidad la glucosa y los aminoácidos de la sangre hacia el túbulo renal tiene lugar en el túbulo contorneado proximal por transporte activo secundario. Lo anterior se relaciona con la capacidad para producir una orina concentrada. cuando la tasa de filtración de glucosa excede el transporte máximo de los transportadores. Cuando la concentración plasmática de glucosa se encuentra en el espectro normal. El riñón es capaz de formar orina concentrada y orina disuelta. en esta situación. todos los transportadores se ocupan y la tasa de transporte alcanza su valor máximo. La parte ascendente del Asa de Henle y la porción terminal del túbulo colector son permeables a la urea. En la parte ascendente del segmento delgado. la glucosa filtrada puede saturar los transportadores. La concentración plasmática de glucosa debe aumentar al triple antes de que se alcance el transporte máximo promedio. debido a que el líquido intersticial tiene la misma osmolalidad que la del líquido tubular por tanto moléculas distintas a la sal contribuyen a la hipertonicidad del líquido intersticial. pero para ello debe de haber un gradiente de difusión para la sal. que de manera específica permiten el paso de moléculas polares en forma de disco. también contribuyen en forma significativa a la osmolalidad total del musculo intersticial. el cual es mediado por acarreadores de membrana que cotransportan glucosa-sodio o aminoácidos-sodio. lo cual significa que cuando la molécula transportada se encuentra en concentraciones lo suficientemente altas. tiene transportadores específicos que forman canales. El transporte mediado por transportadores adolece en la propiedad de saturación. La sal deja el segmento delgado. Esto se conoce como transporte máximo. desde el cual pueden difundirse hacia la rama ascendente de esta forma una cierta cantidad de urea es reciclada a través de estos dos segmentos de la nefrona a causa de esto la urea se conserva en el líquido intersticial donde puede contribuir a la otra osmolaridad de la medula. la sal en forma activa se puede sacar. el exceso de glucosa continuará su transcurso a través de los túbulos renales y “será derramada” con la orina.

Esta alta concentración depende de un gradiente de osmoralidad creciente a lo largo de las pirámides medulares y este gradiente existe debido a la actuación de las asas de Henle como multiplicadores de contracorriente y a la actuación de los túbulos rectos como intercambiadores de contracorriente. Cuando hay déficit de agua o un aumento de la osmolaridad del plasma aumentan los niveles de ADH (hormona antidiurética). Cuando se cumplen estos requisitos en el túbulo distal y en el túbulo colector se reabsorbe agua hasta que la osmolaridad del líquido tubular se equilibre con la osmolaridad de la médula renal y se forme de este modo una orina concentrada. Es estos casos.  El segundo requisito es que exista una osmolaridad elevada en el líquido intersticial de la médula renal (el líquido tubular va a estar diluido y el líquido intersticial va a estar concentrado). se localiza un sistema especial de transporte que es el MDC. Formación de orina concentrada La orina concentrada se va a formar cuando existe un déficit de agua y está aumentada la osmolaridad del plasma. por lo tanto. lo que ocurre es que se aumenta la reabsoción de agua y disminuye el volumen urinario. en contra de. hay transporte activo de Na y Cl hacia fuera. El mecanismo de contracorriente es imprescindible para formar orina concentrada y este proceso ocurre en las asas de Henle largas y en las nefronas medulares y. Esta rama es impermeable al agua y. Por lo tanto. sin embargo. en sus vasos rectos. El riñón mediante la formación de orina mantiene la omeostasia corporal. Las asas y los vasos rectos son estructuras contracorrientes que tienen como misión mantener una concentración muy elevada de soluto a nivel de la médula renal. Las asas de Henle tienen dos ramas. Pero en la rama ascendente no hay difusión y. en el espacio intersticial en la médula renal quedan los solutos y quedan cada vez más. Requisitos para que se forme una orina concentrada en nuestros riñones:  El primero es el aumento de la concentración de ADH en sangre. Un mecanismo de contracorriente es un sistema en el cual el flujo circula paralelo a. . cuando hay estas tres situaciones. los riñones van a formar una orina concentrada manteniendo la excreción de solutos y. Esta ADH va a permitir que en los túbulos distales y en los túbulos colectores se reabsorba agua. la elevada concentración de solutos del líquido intersticial de la médula renal se mantiene por el bombeo continuo de cloruro sódico (Na y Cl) de la rama ascendente. y en íntima proximidad a otro flujo durante un cierto tiempo. En la rama descendente hay libre difusión de agua y de urea hacia fuera y hacia adentro dependiendo del gradiente de concentración. por lo tanto. con una permeabilidad y una capacidad de transporte muy diferentes. La neurohipófisis la secreta cuando se activan unas células osmoreceptoras que tenemos en el hipotálamo y que se activan cuando la osmolaridad del plasma es superior a lo normal. hacia el espacio intersticial. que es una hormona segregada por la neurohipófisis.

la osmolaridad se va a mantener con entradas y salidas equivalentes de agua y de solutos en la médula. .  El segundo factor que contribuye es el transporte activo de iones desde los colectores al intersticio medular. Estos factores son:  En primer lugar. además. se va a secretar al interior del túbulo. pero esta difusión de urea tiene su reciclamiento. a ello contribuye la difusión nula de agua en la porción ascendente del asa. a nivel del asa.  El tercer factor que contribuye es la difusión de gran cantidad de urea desde los colectores al intersticio. lo que produce la osmolaridad elevada son las asas de Henle actuando como mecanismos de contracorriente. Esta difusión es siempre menor que la cantidad de solutos que se reabsorben y. Una vez esta osmolaridad es elevada. el transporte activo de sodio que arrastra potasio. donde no existe permeabilidad para el agua.  El cuarto factor sería la difusión de pequeñas cantidades de agua desde los colectores al intersticio. cloro y otros iones y que ocurre en la rama ascendente gruesa del asa de Henle. Hay unos factores que contribuyen a este aumento de la concentración de soluto en médula. Como ya sabemos.