You are on page 1of 5

Metabolismo del hierro

Absorción
En casi todos los alimentos hay hierro, pero en muy poca cantidad. En la dieta
suelen entrar 10 mg y de ellos solo se absorbe en el intestino un 10 % (1 mg).
Diariamente se suele perder 1 mg, por lo que se cubre la pérdida. El hierro se
encuentra en todas las células, ya que los citocromos y otras enzimas son
ferrodependientes. Las pérdidas de hierro en condiciones normales se deben a
la descamación de la piel (pérdida de células con hierro) y a la descamación de
enterocitos intestinales. Si hay perdidas de sangre supeiores a las fisiológicas
(sangrado menstrual excesivo, pérdidas intestinales ocultas y otras), las
necesidades de reposición aumentan. Casi todo el hierro liberado por la
descomposición de la hemoglobina (Hb) de los eritrocitos senescentes,
alrededor de 20-25 mg/día, se reutiliza, y sólo se pierden 1-2 mg de hierro al día,
que son los que deben reponerse en la alimentación.
Transporte
El mg de hierro absorbido es transportado por la transferrina. El hierro siempre
tiene que estar unido a proteínas porque si no provocaría radicales libres. La
transferrina lo lleva a la médula ósea para formar los hematíes, y tras 120 días
van al bazo para ser degradados y el hierro se vuelve a utilizar. La transferrina
lleva el hierro a todas las células del organismo, por tanto, todas las células van
a tener receptores para la transferrina para tomar el hierro. El hígado es donde
se almacena el hierro y al ser muy oxidante tiene que estar unido a una proteína
intracelular que es la ferritina. En el bazo los eritrocitos son destruidos por
macrófagos y se reutiliza el hierro enviándolo al hígado.
En el enterocito el Fe +3 pasa a Fe +2. El Fe +3 es poco soluble y es como se
encuentra en los alimentos ya que se oxida por el oxígeno del aire. El Fe +3 pasa
a Fe +2 por el pH ácido en el estómago, pero en el duodeno se vuelve a pH
básico por lo que la absorción se dará únicamente en el principio del duodeno.
Las mujeres necesitan 2 mg/día debido a la pérdida en la menstruación. La falta
de hierro provoca cansancio, apatía y pérdida de apetito por lo que se come
menos, entrando en un ciclo vicioso.
En la membrana del enterocito encontramos receptores al Fe +3 aunque son
muy pocos. También va a existir una ferrorreductasa que es una proteína capaz
de reducir el Fe +3 a Fe +2. Muy cerca de esta ferrirreductasa encontramos la
proteína transportadora de metales divalentes acoplada a una bomba de
protones, que es capaz de introducir el Fe +2 al interior del enterocito.

La EPO activa a la IRP1 para aumentar la división de eritroblastos. e inhibe la síntesis de las proteínas absortivas y exportadoras. Síntesis de la hemoglobina La síntesis de hemoglobina se regula mediante las proteínas IRP1 e IRP2. El reticulocito tiene la mayor densidad de receptores: receptores a la transferrina. El exceso de hierro es mortal por lo que todo lo anterior ha de estar regulado. DMT (proteína transportadora de metales divalentes).  Alcanzar la membrana basolateral donde vamos a tener otras dos proteínas. En la membrana del macrófago nos encontramos la hefastina y la ferroportina que lo que hacen es ceder el hierro a la transferrina para que lo transporte. En el interior del macrófago encontramos la proteína DMT que es capaz de pasar el hierro a la ferritina. El hierro no puede estar en el citoplasma de una célula. que son la hefastina y la ferroportina ―las cuales pasan el Fe +2 a Fe +3― y la ferroportina lo va a sacar al plasma para dárselo a la transferrina. El hierro activa a la proteína IRP1 (proteína reguladora de hierro 1) y únicamente se activa si la transferrina que ha entrado en la célula estaba baja en hierro. El enterocito lo que va a hacer es absorber mayor cantidad de hierro y transportarlo a las células. y lo que hacen es aumentar la síntesis de proteínas que absorben y exportan hierro. Este Fe +2 lo lleva a la mitocondria y lo introduce en el anillo hemo formando la hemoglobina.En la membrana existen también receptores al hierro hemo (el que entra en el anillo protoporfirínico de la hemoglobina). Los macrófagos internalizan al hierro hemo de la hemoglobina tras la destrucción de un eritroblasto y obtenemos Fe +2. Si la transferrina tiene hierro suficiente lo que hace es activar a la IRP2 que lo que hace es aumentar la síntesis de ferritina para almacenarlo. receptores al grupo hemo. Una vez hecho esto hay que enviarlo al plasma. La IRP2 aumenta la síntesis de ferritina y disminuye las proteínas exportadoras. El eritroblasto se queda con el hierro y la transferrina se queda sin hierro. . La IRP1 activada aumenta las proteínas exportadoras y los receptores al hierro hemo. Si hay mucho hierro se activa la IRP2 que inactiva los receptores a la transferrina y si hay poco se activa la IRP1. por lo tanto puede seguir dos vías:  dentro del enterocito se une a la proteína ferritina. el cual posee gran cantidad de receptores a la transferrina. que lo que van a hacer es coger la molécula de hemoglobina e introducirla en el enterocito. La célula que necesita mayor cantidad de hierro es el eritroblasto. Dentro del enterocito hay una oxigenasa que rompe el grupo hemo y deja libre el hierro. En el macrófago también nos encontramos la IRP1 e IRP2.

receptores a la hemoglobina. La hemocromatosis afecta más a los hombres que a las mujeres. Es especialmente común en personas de raza blanca de ascendencia europea occidental. Actúa a nivel del enterocito regulando de forma inversa (inhibe las 2 proteínas absortivas y las 2 exportadoras). A veces. El hierro se acumula en el cuerpo. Causas Hay dos tipos de hemocromatosis:  La hemocromatosis primaria es un trastorno genético que se transmite de padres a hijos y es congénito.  La hemocromatosis secundaria (adquirida) se debe a otros trastornos relacionados con la sangre (como talasemia o ciertas anemias) o a muchas transfusiones de sangre. En el macrófago inhibe las proteínas exportadoras quedando el hierro dentro del macrófago. Enfermedades asociadas a un exceso de hierro Hemocromatosis Es una afección en la cual hay demasiado hierro en el cuerpo. Síntomas Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:  Dolor abdominal  Fatiga  Oscurecimiento generalizado de la piel (a menudo denominado como bronceado)  Dolor articular . Las personas con esta afección absorben demasiado hierro a través del tubo digestivo. y receptores a complejos de hierro de bajo peso molecular. El hepatocito está regulado por la IRP1 e IRP2. También se denomina sobrecarga de hierro. El hepatocito asimismo es capaz de sintetizar ferritina y también posee hefastina y ferroportina. ocurre en personas que tienen antecedentes de alcoholismo prolongado y otros problemas de salud. En el músculo encontramos la mioglobina que también necesita aporte de hierro. Una persona es más propensa a contraer esta enfermedad si alguien en la familia la tiene o la padeció. receptores a la ferritina. La hepcidina es un péptido producido en el hígado cuando sus niveles de hierro son altos. especialmente en el hígado.

Los exámenes de sangre pueden ayudar a elaborar el diagnóstico y pueden ser:  Nivel de ferritina  Nivel de hierro  Porcentaje de saturación de transferrina (alto)  Pruebas genéticas Otros exámenes pueden abarcar:  Nivel de azúcar (glucosa) en la sangre  Alfafetoproteína  Ecocardiografía para examinar la actividad cardíaca  Electrocardiografía (ECG) para examinar la actividad eléctrica del corazón  Exámenes imagenológicos como tomografías computarizadas (TC). Tratamiento El objetivo del tratamiento es extraer el exceso de hierro del cuerpo y brindar tratamiento de cualquier daño a órganos. Si se confirma una anomalía genética.  Falta de energía  Pérdida del vello corporal  Pérdida del deseo sexual  Pérdida de peso  Debilidad Pruebas y exámenes El médico o el personal de enfermería llevarán a cabo un examen físico.  Se extrae medio litro de sangre cada semana hasta que el nivel de hierro en el cuerpo sea normal. Un procedimiento llamado flebotomía es el mejor método para extraer el exceso de hierro del cuerpo. esto puede requerir muchos meses para llevarse a cabo. . Éste puede mostrar hinchazón del bazo y el hígado. se pueden utilizar exámenes de sangre para averiguar si otros miembros de la familia están en riesgo de presentar sobrecarga de hierro. resonancias magnéticas (RM) y ecografía  Pruebas de la función hepática La afección puede confirmarse con una biopsia del hígado o una flebotomía. al igual que cambios en el color de la piel.

la sobrecarga de hierro puede llevar a daño hepático.  No consumir alimentos fortificados con hierro. los testículos. El médico o el personal de enfermería le recomendarán:  No tomar alcohol. Igualmente.  No tomar pastillas ni vitaminas que contengan hierro.  No comer productos de mar crudos (cocidos están bien).  No usar utensilios de cocina fabricados con hierro. el corazón o las articulaciones. se deben tratar apropiadamente las afecciones como la diabetes. El hierro extra también se puede acumular en otras áreas del cuerpo como la tiroides. el páncreas. especialmente si tiene daño hepático. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir complicaciones. Parte de este daño a los órganos afectados puede neutralizarse cuando la hemocromatosis se detecta pronto y se trata de manera agresiva con flebotomía. la hipófisis. En los hombres.  Después de esto. al igual que de la cantidad de hierro que usted consume en la alimentación. como cereales para desayunar que contengan hierro al 100%. la artritis. El pronóstico depende de la magnitud del daño a órganos. la insuficiencia hepática y la insuficiencia cardíaca. debe seguir una dieta especial para reducir la cantidad de hierro absorbida del tubo digestivo. Si a usted le diagnostican hemocromatosis. la hormonoterapia con testosterona puede ayudar a mejorar la pérdida del deseo sexual y los cambios en las características sexuales secundarias. Anemia . es posible que el procedimiento se realice con menos frecuencia para mantener los niveles de hierro normales. cardiopatía. artritis y diabetes. de los niveles de hemoglobina y ferritina en el suero. Expectativas (pronóstico) Sin tratamiento. como hepatopatía. La frecuencia con la cual se necesita este procedimiento depende de los síntomas.