You are on page 1of 453

ig66-2ooy

CONGREGACIÓN
PARA LA DOCTRINA
DE LA FE
EDICIÓN PREPARADA POR
EDUARDO VADILLO ROMERO

CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA
DE LA FE

DOCUMENTOS
1966-2007

EDICIÓN PREPARADA POR
EDUARDO VADILLO ROMERO

PRESENTACIÓN DE
Card. ANTONIO CAÑIZARES LLOVERA

BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS
MADRID • MMVIII

Edición expresamente autorizada por la Congregación para
la Doctrina de la Fe (prot. n.289/69-25968 y 289/6926200)
ÍNDICE GENERAL

Págs.

PRESENTACIÓN DE LA EDICIÓN ESPAÑOLA, por el Card. Antonio Ca-
ñizares xix
NOTA PREVIA A LA EDICIÓN ESPAÑOLA, por Eduardo Vadillo xxm
SIGLAS Y ABREVIATURAS xxix
RELACIÓN DE LOS DOCUMENTOS XXXIIJ

DOCUMENTOS DE LA CONGREGACIÓN PARA
LA DOCTRINA DE LA FE (1966-2007)

PROEMIO, por el Card. William Levada 3
PRENOTANDOS, por Mons. Angelo Amato, SDB 7
1. Instrucción sobre los matrimonios mixtos (Instructio de ma-
trimoniis mixtis): Matritnonii sacramentum (18-3-1966) 20
2. Notificación [sobre la abolición del índice de Libros Pro-
hibidos] (Notificatio [de Indicis librorum prohíbitorum
conditíone]): Post Hueras apostólicas (14-6-1966) 26
3. Carta circular a los presidentes de las Conferencias episco-
pales [sobre los abusos en la interpretación de los decretos
del Concilio Vaticano II] (Epistula ad Venerabiles Praesu-
les Conferentiarum Episcopalium [de abusibus in doctrina
Concilii interpretanda invalescentibus]): Cum oecumenicum
Concilium (24-7-1966) 28
4. Decreto [sobre la interpretación de la «Notificación» del
14 de junio 1966 acerca del «índice» de libros prohibidos]
(Decretum [de interpretatione «Notificationis» diei 14 iunii
1966 circa «Indicem» librorum prohíbitorum]): Post edi-
tan (15-11-1966) 32
5. Instrucción a los presidentes de las Conferencias Episcopa-
Ilustración de cubierta: Basílica de San Pedro (detalle, 1630), Viviano Codazzi
les sobre la necesidad de establecer comisiones doctrinales
© del texto: Congregación para la Doctrina de la Fe (Instructio [ad venerabiles Praesules Conferentiarum Epis-
© de esta edición: Biblioteca de Autores Cristianos, 2008 copalium de Commissionibus doctrinalibus instituendis]):
Don Ramón de la Cruz, 57. 28001 Madrid Litteris apostolicis (23-2-1967) 33
Depósito legal: M. 7.051-2008 6. Fórmula que se debe emplear para la Profesión de Fe en los
ISBN: 978-84-7914-923-9
Impreso en España. Printed in Spain
casos en que lo prescribe el derecho en lugar de la fórmula
Tridentina y del juramento antimodernista (Formula dein-
Reservados todos los derechos. Queda prohibida, total o parcialmente, cualquier forma de re- ceps adhibenda in casibus in quibus iure praescribitur Pro-
producción, distribución, comunicación pública y manipulación de esta obra sin previa auto- fessio Fidei loco formulae Tridentinae et iuramenti antimo-
rización del editor, de acuerdo con lo establecido en el Código Penal en materia de derechos demistici): Ego N. (17-7-1967) 35
de la propiedad intelectual.

VIII Índice general índice general ^A

Págs.
Págs.

7. Normas para proceder a la reducción al estado laical en las 17. Declaración sobre la doctrina católica acerca de la Iglesia
Curias diocesanas y religiosas (Normae ad apparandas in para defenderla de algunos errores actuales (Declaratio cir-
Curiis dioecesanis et religiosis causas reductionis ad statum ca Catholicam Doctrinam de Ecclesia contra nonnullos erro-
laicalem cum dispensatione ab obligationibus cum sacra Or- res hodiernos tuendam): Mysterium Ecclesíae (24-6-1973) .... 75
dinatione conexis): Antequam causam (13-1-1971) 36 18. Decreto sobre la sepultura eclesiástica (Decretum de sepul-
8. Carta a los Ordinarios del lugar y Superiores Generales tura ecclesiastica): Paires Sacrae Congregationis (20-9-1973) . 90
[sobre la reducción al estado laical] (Litterae circulares óm- 19. Instrucción sobre la disolución del matrimonio en favor de
nibus locorum Ordinariis et Moderatoribus Generalibus re- la fe (Instructio pro solutione matrimonii in favorem fidei):
ligionum clericalium [de reductíone ad statum laicalem]): Ut notum est (6-12-1973) 91
Litteris Encyclicis (13-1-1971) 44 20. Normas de procedimiento para el proceso de disolución
9. Nuevo reglamento para el examen de las doctrinas (Nova del matrimonio en favor de la fe (Normae procedurales pro
agendi ratio in doctrinarum examine): Sacra Congregatio conficiendo processu dissolutionis vínculi matrimonialis in
pro Doctrina Fidei (15-1-1971) -. 48 favorem fidei): Processum (6-12-1973) 94
10. Declaración para salvaguardar la fe de algunos errores re- 21. Declaración sobre el sentido de la aprobación a las traduc-
cientes sobre los misterios de la Encarnación y la Trinidad ciones de las fórmulas sacramentales (Declaratio de sensu
(Declaratio ad fidem tuendam in mysteria Incarnationis et tribuendo adprobationi versionum formularum sacramen-
Sanctissimae Trinitatis a quibusdam recentibus erroribus): talium): Instauratio litúrgica (25-1-1974) 99
Mysterium FiliiDei (21-2-1972) 52 22. Notificación [sobre las presuntas apariciones de la «Señora
11. Declaración sobre los fragmentos de Hostias consagradas de todos los pueblos»] (Notificazione [in mérito alie prete-
(Declaratio de fragmentis eucharisticis): Cum explanationes se apparizioni della «Signora di tutti i popoli»]): In mérito
(2-5-1972) 58 alie pretese apparizioni (25-5-1974) 100
12. Normas pastorales sobre la absolución general sacramental 23. Declaración sobre el aborto provocado (Declaratio de abor-
(Normae pastorales circa absolutionem sacramentalem ge- tu procurato): Quaestio de abortu (18-11-1974) 101
nerali modo impertiendam): Sacramentum Paenitentiae (16- 24. Declaración sobre dos obras del profesor Hans Küng (De-
6-1972) 59 claratio de duobus operibus professoris Ioannis Küng): Sa-
13. Declaración sobre la interpretación de algunas disposi- cra Congregatio (15-2-1975) 116
ciones establecidas en 13 de enero de 1971 {relativas a la 25. Respuestas a las dudas propuestas por la Conferencia epis-
reducción al estado laical) (Declaratio quoad interpreta- copal de los Estados Unidos de América acerca de la este-
tionem quarundam dispositionum, quae Normis, die XIII rilización en los hospitales católicos (Responsa ad quaesita
Ianuarii 1971 editis, statutae sunt): Die XIII lanuarii (26 de Conferentiae Episcopalis Americae Septentrionalis circa ste-
junio de 1972) 66 rilizationem in nosocomiis catholicis): Haec Sacra Congrega-
14. Declaración sobre la tutela del sacramento de la Penitencia tio o Quaecumque sterelizatio (13-3-1975) 119
(Declaratio de tuenda Sacramenti Paenitentiae dignitate): 26. Decreto sobre la vigilancia de los Pastores de la Iglesia
Sacra Congregatio (23-3-1973) 70 respecto a los libros (Decretum de Ecclesiae pastorum vi-
15. Carta sobre la indisolubilidad del matrimonio y la admi- gilantia circa libros): Ecclesiae pastorum (19-3-1975) 122
nistración de los Sacramentos a los fieles que viven en si- 27. Declaración acerca de ciertas cuestiones de ética sexual
tuación irregular (Litterae circulares de indissolubilitate (Declaratio de quibusdam quaestionibus ad sexualem ethi-
matrimonii et de admissione ad Sacramenta fidelium qui in cam spectantibus): Persona humana (29-12-1975) 127
unione irregulari vivunt): Haec Sacra Congregatio (11-4- 28. Decreto sobre la celebración pública de la Misa por difun-
1973) 71 tos cristianos no católicos (Decretum de Missa publice ce-
16. Carta a los presidentes de las Conferencias episcopales so- lebranda in Ecclesia Catholica pro aliis christianis defunc-
bre la sepultura eclesiástica de los fieles en situación matri- tis): Accidit in diversis regionibus (11-6-1976) 144
monial irregular (Litterae circulares ad venerabiles Praesu- 29. Decreto sobre algunas ordenaciones presbiterales y episco-
les Conferentiarum Episcopalium de sepultura ecclesiastica pales ilegítimas (Decretum circa quasdam illegitimas ordi-
eorum fidelium, qui in condicione matrimoniali irregulari nationes presbyterales et episcopales): Exc.mus et Rev.mus
inveniuntur): Complures Conferentiae (29-5-1973) 73 (17-9-1976) 146

X Índice general índice general XI

Págs. Págs.
30. Declaración sobre la cuestión de la admisión de las mujeres 40. Carta a los Ordinarios del lugar y Superiores Generales
al sacerdocio ministerial (Declaratio circa quaestionem ad- sobre el procedimiento para el examen y resolución de las
missionis mulierum ad sacerdotium ministeriale): ínter in- peticiones referentes a la dispensa del celibato (Ómnibus
signiores (15-10-1976) 148 locorum Ordinariis et Moderatoribus generalibus religio-
31. Decreto sobre la impotencia que hace nulo el matrimonio num clericalium de modo procedendi in examine et resolu-
(Decretum circa impotentiam quae matrimonium dirimit): tione petitionum quae dispensationem a caelibatu respi-
Sacra Congregado (13-5-1977) 165 ciunt): Per Litteras ad universos (14-10-1980) 196
32. Respuesta a la duda sobre la absolución general sacra- 41. Normas de procedimiento para la dispensa del celibato
mental (Responsum ad quaesitum circa absolutionem sa- sacerdotal (Normae procedurales de dispensatione a sacer-
cramentalem generali modo impertiendam): In the case (20- dotali caelibatu): Ordinarias competens (14-10-1980) 200
1-1978) 166 42. Instrucción sobre el bautismo de los niños (Instructio de
33. Notificación [sobre la devoción a la Divina Misericordia en baptismo parvulorum): Pastoralis actio (20-10-1980) 205
las formas propuestas por Sor Faustina Kowalska] (Noti- 43. Carta al P. E. Schillebeeckx (Lettera al P. E. Schillebeeckx):
ficazione [circa la devozione alia Divina Misericordia nelle A seguito (20-11-1980) 223
forme proposte da Suor Faustina Kowalska]): Da diverse 44. Declaración sobre la disciplina canónica que prohibe bajo
partí (15-4-1978) 168 pena de excomunión que los católicos se inscriban en la
34. Declaración sobre el libro del R.P. Jacques Pohier: «Quand Masonería y otras asociaciones de ese tipo (Declaratio de
je dis Dieu» (Declaratio circa librum R.P. Iacobi Pohier: canónica disciplina quae sub poena excommunicationis
«Quand je dis Dieu»): Sacra Congregatio (3-4-1979) 169 vetat ne catholici nomen dent sectae Massonicae aliisque
35. Carta a los presidentes de las Conferencias episcopales eiusdem generis associationibus): Sacra Congregatio pro Doc-
sobre algunas cuestiones de escatología (Epistula ad Vene- trina Fidei (17-2-1981) 232
rabiles Praesules Conferentiarum Episcopalium de quibus- 45. Declaración [sobre la admisión a la plena comunión con la
dam quaestionibus ad Eschatologiam spectantibus): Recen- Iglesia Católica de algunos miembros del clero y del laicado
tiores episcoporum (17-5-1979) 171 pertenecientes a la Iglesia Episcopaliana (Anglicana)] (Di-
36. Carta a S.E. Mons. John R. Quinn, Presidente de la Con- chiarazione [in mérito aH'ammissione alia piena comunione
ferencia episcopal Norteamericana con «Observaciones» con la Chiesa Cattolica di alcuni membri del clero e del
sobre el libro «La sexualidad humana», estudio encargado laicato appartenenti alia Chiesa Episcopaliana (Anglica-
por la «Catholic Theological Society of America» editado na)]): Nelgiugno 1980 (1-4-1981) 234
por el Rev. Anthony Kosnik (Lettera a Sua Ecc.za Mons. 46. Carta del Prefecto de la Sagrada Congregación para la
John R. Quinn, Presidente della Conferenza Episcopale Doctrina de la Fe sobre el informe final de la «ARCIC»
Americana, contenente «Osservazioni» sul libro «La ses- (Epistula Praefecti S. Congregationis pro Doctrina Fidei ob
sualitá umana», studio commissionato dalla «Catholic Theo- editam relationem finalem a Commissione «ARCIC»):
logical Society of America» a cura del Rev. Anthony Kos- Quam Prefectus (27-3-1982) 236
nik): Del libro «Human Sexuality» (13-7-1979) 176 47. Observaciones sobre el informe final de la «ARCIC» (Ani-
37. Declaración sobre algunos puntos de la doctrina teológica madversiones super enuntiatis ultimis Commissionis vulgo
del profesor Hans Küng (Declaratio de quibusdam capiti- «ARCIC» cognominatae): Animadversiones (27-3-1982) 238
bus doctrinae theologicae professoris Ioannis Küng): Chris- 48. Respuesta a las dudas propuestas [sobre la comunión del
ti ^celesta (15-12-1979) 182 celebrante «por intinción» y la comunión de los fieles bajo
38. Declaración sobre la eutanasia (Declaratio de Euthanasia): la sola especie del vino] (Responsa ad proposita dubia [de
lura et bona (5-5-1980) 186 celebrantis communione «per intinctionem» et fidelium
39. Respuesta a las dudas propuestas [acerca de la interpreta- communione sub sola specie vini]: Patres Sacrae Congrega-
ción del decreto «De Ecclesiae Pastorum vigilantia circa tionis (29-10-1982) 254
libros»] (Responsa ad proposita dubia [de interpretatione 49. Notificación por la que se declaran de nuevo las penas ca-
decreti «De Ecclesiae Pastorum vigilantia circa libros»]): nónicas en las que han incurrido los Obispos que ordenaron
Paires Sacrae Congregationis (25-6-1980) 195 ilícitamente a otros Obispos y los que han sido ordenados
ilegítimamente (Notificatio qua poenae canonicae Episcopis

XII Índice general Índice general XIII

Págs.
qui illicite alios Episcopos ordinaverunt illisque hoc modo 61. Carta al R.D. Charles Curran (Epistula R.D. Carolo Curran,
illegitimo ordinatis denuo comminantur): Exc.mus Dominus Vasingtoniae degenti, missa): Questa Congregazione (25-7-
(12-3-1983) 256 1986) 377
50. Notificación [sobre el Padre Georges de Nantes] (Notifi- 62. Carta a Gyórgy Bulányi sobre algunos escritos que se le
cation [au sujet de l'abbé Georges de Nantes]): Monsieur atribuyen (Lettera a Gyórgy Bulányi circa alcuni scritti a lui
l'Abbé Georges de Nantes (13-5-1983) 258 attribuiti): Nel giugno 1984 (1-9-1986) 381
51. Respuestas a las dudas propuestas sobre la interpretación 63. Notificación [sobre el libro «Pleidooi voor mensen in de
del Decreto «Ecclesiae pastorum» (Responsa ad proposita Kerk» (Nelissen, Baarn 1985) del prof. Edward Schille-
dubia de interpretatione decreti «Ecclesiae Pastorum»): Con beeckx, OP] (Notificatio [sur le livre «Pleidooi voor men-
lettera in data (7-7-1983) 260 sen in de Kerk» (Nelissen, Baarn 1985) du prof. Edward
52. Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre algunas Schillebeeckx, OP]): Le Professeur Edward Schillebeeckx (15-
cuestiones relativas al ministro de la Eucaristía (Epistula ad 9-1986) 388
Ecclesiae Catholicae Episcopos de quibusdam quaestioni- 64. Carta a los obispos de la Iglesia sobre la atención pastoral
bus ad Eucharistiae Ministrum spectantibus): Sacerdotium a las personas homosexuales (Epistula ad universos catho-
ministeriale (6-8-1983) 269 licae Ecclesiae Episcopos de pastorali personarum homose-
53. Carta al Emmo. y Rvmo. Sr. Card. Joseph Hóffner, Arzo- xualium cura): Homosexualitatis problema (1-10-1986) 391
bispo de Colonia: acerca del examen del «Opus Angelo- 65. Instrucción sobre el respeto a la vida humana naciente y la
rum» (Epistula Em.mo ac Rev.mo Domino Iosepho Card. dignidad de la procreación. Respuestas a algunas cuestiones
Hóffner, Archiepiscopo Colonien., missa: de peracto exa- suscitadas en nuestros días (Instructio de observantia erga
mine circa «Opus Angelorum»): Litteris diei 1 decembris vitam humanam nascentem deque procreationis dignitate
(24-9-1983) 277 tuenda. Responsiones ad quasdam quaestiones nostris tem-
54. Declaración sobre las asociaciones masónicas (Declarado poribus agitatas): Donum vitae (22-2-1987) 404
de associationibus massonicis): Quaesitum est (26-11-1983) . 278 66. Fórmula para la Profesión de fe y el juramento de fidelidad
55. Traducción al artículo «carnis resurrectionem» del Símbolo al asumir un oficio que se ejercita en nombre de la Iglesia
Apostólico (Traduzione dell'articolo «carnis resurrectio- (Professio fidei et Iusiurandum fidelitatis in suscipiendo
nem» del Símbolo Apostólico): L'articolo «Carnis resurrec- officio nomine Ecclesiae exercendo): 1 fedeli chiamati (1-7-
tionem» (14 de diciembre de 1983) 279 1988) 439
56. Carta enviada al R.P. E. Schillebeeckx, OP (Epistula R.P. 67. Decreto [acerca de la tutela del sacramento de la penitencia]
Eduardo Schillebeeckx, OP, missa): La Congrégation pour la (Decretum [de sacramenti Paenitentiae dignitate tuenda])
Doctrine de la Foi (13-6-1984) 282 [Decreto riguardante la difesa della dignitá del Sacramento
57. Instrucción sobre algunos aspectos de la «Teología de la dellaPenitenza]: Congregatio pro Doctrina Fidei (23-9-1988) 443
Liberación» (Instructio de quibusdam rationibus «Theolo- 68. Observaciones sobre el documento de la ARCIC-II «La
giae Liberationis»): Libertatis nuntius (6-8-1984) 286 salvación y la Iglesia» (Osservazioni circa il documento
58. Notificación sobre el volumen del P. Leonardo Boff, OFM, dell'ARCIC-II «La salvezza e la Chiesa»): Le seguenti osser-
«Iglesia: carisma y poder. Ensayo de Eclesiología militante» vazioni (18-11-1988) 444
(Notificatio de scripto P. Leonardi Boff, OFM, «Chiesa: Ca- 69. Rescripto de la audiencia con el S. Padre por el que se
risma e Potere») [Notificazione circa il volume: «Chiesa: publican las fórmulas de la profesión de fe y del juramento
Carisma e potere. Saggio di Ecclesiologia militante» del de fidelidad (Rescriptum ex audientia SS.mi formulas pro-
P. Leonardo Boff, OFM]: // 12 febbraio (11-3-1985) 315 fessionis fidei et iuris iurandi fidelitatis contingens foras
59. Carta a los Ordinarios del lugar para recordar las normas datur): Quod attinet (19-9-1989) 457
vigentes sobre los exorcismos (Epistula Ordinariis locorum 70. Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre algunos
missa: in mentem normae vigentes de exorcismis revocan- aspectos de la meditación cristiana (Epistula ad totius Ca-
tur): lnde ab aliquot annis (29-9-1985) 323 tholicae Ecclesiae Episcopos de quibusdam rationibus chris-
60. Instrucción sobre la libertad cristiana y la liberación (In- tianae meditationis): Orationis formas (15-10-1989) 458
structio de libértate christiana et liberatione): Libertatis con- 71. Instrucción sobre la vocación eclesial del teólogo (Instruc-
scientia (22 de marzo de 1986) 325 tio de Ecclesiali Theologi vocatione): Donum veritatis (24-
5-1990) 478

XIV índice general índice general XV

72. Notificación [sobre la validez del bautismo en la ^<Christian 81. Notificación sobre los escritos y las obras de la Sra. Vassu-
Community» de Rudolf Steiner] (Notificatio [de validitate lae Rydén (Notificatio de scriptis et operibus dominae
baptismatis apud «Christian Community» Rudolfi Steiner Vassulae Rydén): Molti Vescovi (6-10-1995) 561
confessionem]): Quaesitum est (9-3-1991) 501 82. Respuesta a la duda propuesta sobre la doctrina de la Carta
73. Nota sobre el libro de P. André Guindon, OMI, «The Sexual Apostólica «Ordinatio sacerdotalis» (Responsum ad propo-
Creators. An Ethical Proposal for Concerned Christians» situm dubium circa doctrinam in Epist. Ap. «Ordinatio Sa-
(University Press of America, Lanham-New York-London cerdotalis» traditam): Utrum doctrina (28-10-1995) 563
1986) (Note on the Book by Fr. André Guindon, OMI, «The 83. Notificación sobre la Obra «Mary and Human Liberation»
Sexual Creators. An Ethical Proposal for Concertied Chris- del Padre Tissa Balasuriya, OMI (Notificazione sull'Opera
tians» [University Press of America, Lanham-New York- «Mary and Human Liberation» del Padre Tissa Balasuriya,
London 1986]): The Congregation for the Doctrine of the OMI): 115 giugno (2-1-1997) 564
Faith (31-1-1992) 502 84. Reglamento para el examen de las doctrinas (Agendi ratio
74. Instrucción acerca de algunas cuestiones sobre el uso de los in doctrinarum examine): Congregatio pro Doctrina Fidei
medios de comunicación social en la promoción de la doc- (30-5-1997) 570
trina de la fe (Istruzione circa alcuni aspetti dell'uso degli 85. Notificación sobre los escritos del Padre Antony De Mello,
strumenti di comunicazione sociale nella promo^ione della si (Notificatio circa scripta Patris Antonii De Mello, si):
dottrina della fede): II Concilio Vaticano II (30-3-1992) 515 Pater Antonius de Mello si (24-6-1998) 576
75. Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobfe algunos 86. Fórmula para la Profesión de fe y el juramento de fidelidad
aspectos de la Iglesia considerada como comunión (Litterae al asumir un oficio que ejercita en nombre de la Iglesia con
ad Catholicae Ecclesiae episcopos de aliquibus aspectibus Nota doctrinal ilustrativa (Professio fidei et Iusiurandum
Ecclesiae prout est communio): Communionis nutio (28-5- fidelitatis in suscipiendo officio nomine Ecclesiae exercen-
1992) 527 do una cum nota doctrinali adnexa): Ego N. (29-6-1998) 579
76. Decreto sobre la doctrina y los usos de la asociación «Opus 87. El Primado del Sucesor de Pedro en el misterio de la Iglesia
Angelorum» (Decretum de doctrina et usibus particulari- (II Primato del Successore di Pietro nel mistero della Chie-
bus consociationis cui nomen «Opus Angelorumi>): Litteris sa): Nell'attuale momento (31-10-1998) 591
diei 1 decemhris (6-6-1992) 541 88. Notificación sobre la Hermana Jeannine Gramick, SSND, y
77. Algunas consideraciones acerca de la respuesta a propues- el Padre Robert Nugent, SDS (Notification regarding Sister
tas legislativas sobre la no discriminación de las personas Jeannine Gramick, SSND, and Father Robert Nugent, SDS):
homosexuales (Some considerations concerning the respon- Sister jeannine Gramick, ssnd (31-5-1999) 602
se to legislative proposals on the non-discrimination of ho- 89. Nota sobre la expresión «Iglesias hermanas» (Nota sull'es-
mosexual persons): Recently, legislation has beeti proposed pressione «Chiese sorelle»): L'espressione Chiese sorelle (30-
(23-7-1992) 544 6-2000) 607
78. Notificación sobre la validez del bautismo [administrado en 90. Declaración sobre la unicidad y universalidad salvífica de
«The New Church»] (Notificatio de validitate haptismatis Jesucristo y de la Iglesia (Declaratio de Iesu Christi atque
[apud «The New Church» confessionem collati]): Quaeú- Ecclesiae unicitate et universalitate salvifica): Dominus lesus
tum est (20-11-1992) 550 (6-8-2000) 612
79. Respuesta a las dudas propuestas sobre el «aislamiento ute- 91. Instrucción sobre las oraciones para obtener de Dios la
rino» y otras cuestiones (Responsa ad proposita dubia circa curación (Instructio de orationibus ad obtinendam a Deo
«interclusionem uteri» et alias quaestiones): Paires Congre- sanationem): Ardens felicitatis (14-9-2000) 640
gationis (31-7-1993) 551 92. Notificación sobre algunas publicaciones del Prof. Dr. Rein-
80. Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la recepción hard Messner (Notificazione su alcune publicazioni del
de la comunión eucarística por parte de los fieles divorcia- Prof. Dr. Reinhard Messner): Professor Dr. Reinhard Mess-
dos que se han vuelto a casar (Epistula ad Catholicae Ec- ner (30-11-2000) 655
clesiae Episcopos de receptione communionis eucharisticae 93. Notificación a propósito del libro de Jacques Dupuis, «Ver-
a fidelibus qui post divortium novas inierunt nuptias): so una teología cristiana del pluralismo religioso» (Ed. Que-
Annus Internationalis Familiae (14-9-1994) 554 riniana, Brescia 1997) (Notificazione a proposito del libro

índice general XVII
XVI índice general
Págs.
103. Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la colabo-
di Jacques Dupuis, «Verso una teología cristiana del plura- ración del hombre y la mujer en la Iglesia y en el mundo
lismo religioso» [Ed. Queriniana, Brescia 1997]): In seguito (Lettera ai Vescovi della Chiesa Cattolica sulla collabora-
(24-1-2001) 667 zione dell'uomo e della donna nella Chiesa e nel mondo):
94. Notificación sobre algunos escritos del R.P. Marciano Vidal Esperta in umanitá (31-5-2004) 737
CSSR (Notificazione riguardante alcuni scritti del R.P. Mar-
104. Notificación sobre la obra «Jesús Symbol of God» del
ciano Vidal, CSSR): Uno dei compiti (22 de febrero 2001) 673
P. Roger Haight, si (Notificazione sul libro «Jesús Symbol
95. Normas para realizar el proceso para la disolución del of God» di Padre Roger Haight, Si): The Congregation for
vínculo matrimonial en favor de la fe (Normae de con-
the Doctrine ofthe Faith (13 de diciembre de 2004) 757
ficiendo processu pro solutione vinculi matrimonialis in
105. Nota sobre el ministro del sacramento de la Unción de los
favorem fidei): Poleslas Ecclesiae (30-4-2001) 685
enfermos (Nota circa il Ministro del Sacramento dell'Un-
96. Carta a los obispos de la Iglesia Católica y a otros Ordina-
zione degli Infermi): // Códice di Diritto Canónico (11-2-
rios y Jerarcas sobre los delitos más graves reservados a la
2005) 767
Congregación para la Doctrina de la Fe (Epistula ad totius
Catholicae Ecclesiae Episcopos aliosque Ordinarios et Hie- 106. Notificación sobre las obras del P. Jon Sobrino SI «Jesucris-
rarchas quorum interest: de delictis gravioribus eidem Con- to liberador. Lectura histórico-teológica de Jesús de Naza-
gregationi pro Doctrina Fidei reservatis): Ad exsequendam ret (Madrid 1991)» y «La fe en Jesucristo. Ensayo desde las
ecclesiasticam legem (18-5-2001) 697 víctimas (San Salvador 1999)»: Después de un primer exa-
men (26-11-2006) 768
97. Respuesta a la duda propuesta sobre la validez del bautis-
mo [en la comunidad «The Church of Jesús Christ of Lat- 107. Respuesta a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos de
ter-day Saints»] (Responsum ad propositum dubium de la doctrina sobre la Iglesia (Responsa ad quaestiones de ali-
validitate baptismatis [apud communitatem «The Church quibus sententíis ad doctrinam de Ecclesia pertinentibus):
of Jesús Christ of Latter-day Saints»]): Utrum Baptismus (5- Ad catholicam profundius (29-6-2007) 784
6-2001) 701 108. Respuestas a algunas preguntas de la Conferencia Episco-
98. Nota sobre el valor de los Decretos doctrinales concernien- pal Estadounidense sobre la alimentación e hidratación ar-
tes al pensamiento y a las obras del Rvdo. Sac. Antonio tificiales (Responsa ad quaestiones ab Episcopali Conferen-
Rosmini Serbati (Nota sul valore dei Decreti dottrinali con- tia Foederatorum Americae Statuum propositas circa cibum
cernenti il pensiero e le opere del Rev.do Sacerdote Anto- et potum artificialiter praebenda): Estne moralis obligatio
nio Rosmini Serbati): IlMagistero della Chiesa (1-7-2001) ... 702 (1-8-2007). 790
99. Decreto de excomunión [de algunas mujeres «ordenadas» 109. Nota doctrinal acerca de algunos aspectos de la Evangeli-
por un obispo cismático] (Decreto di scomunica [di alcune zación: Inviato dalPadre (3-12-2007) 791
donne «ordinate» da un Vescovo scismatico]): Alio scopo di
dissipare (5-8-2002) 707 APÉNDICE: Documentos pontificios sobre la Congregación para la
100. Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al com- Doctrina de la Fe 808
promiso y la conducta de los católicos en la vida política 1. Integrae servandae, de Pablo VI 808
(Nota dottrinale circa alcune questioni riguardanti l'im- 2. Regiminí Ecclesiae universae, de Pablo VI (n.29-40) 811
pegno e il comportamento dei cattolici nella vita política): 3. Pastor Bonus, de Juan Pablo II (n.48-55) 812
L'impegno del cristiano (24-11-2002) 708
ÍNDICE DE CITAS
101. [Decreto por el que] se rechaza el recurso de algunas
1. Bíblicas 817
mujeres excomulgadas (Recursus quarundam excommu-
nicatarum mulierum reicitur): II 29 giugno (21 de diciem- 2. Del Magisterio eclesiástico 827
bre 2002) 723 3. De escritores eclesiásticos 852
102. Consideraciones sobre los proyectos de reconocimiento 4. Relacionadas con el diálogo ecuménico 856
i \ legal de las uniones entre personas homosexuales (Consi- 5. De obras sobre las que ha intervenido la Congregación 857
p»A¿VYf7 derazioni circa i progetti di riconoscimento légale delle
ÍNDICE ONOMÁSTICO 861
unioni tra persone omosessuali): Diverse questioni concer-
ÍNDICE DE MATERIAS 865
nenti l' omosessualita (3-6-2003) 727

PRESENTACIÓN DE LA EDICIÓN ESPAÑOLA

Si la recepción de un documento de la Iglesia, antes que un
hecho mediático o informativo, es un hecho eclesial y una oca-
sión para poner en práctica la Communiol, resulta evidente que
la publicación de esta colección de textos de la Congregación
para la Doctrina de la Fe en lengua española es un aconteci-
miento eclesial gozoso. El lector tiene entre sus manos unos
documentos mediante los cuales la Iglesia ha puesto de ma-
nifiesto elementos esenciales de la Revelación cristiana: se trata
de unas páginas fundamentalmente positivas, aunque en no
pocas ocasiones hayan sido errores o desviaciones de diversas
personas los que hayan dado lugar a las clarificaciones que
se contienen en este libro. En realidad, la tutela de la fe ante
las desviaciones y la difusión de los planteamientos correctos
son dos caras de la misma moneda y mientras el error aceche
la vida de los hombres, no pueden estar separadas. De hecho,
cuando se difunden entre los cristianos algunos planteamientos
doctrinales erróneos es necesaria una palabra de orientación y
discernimiento. Como hemos recordado hace algo más de un
año los obispos españoles en la instrucción pastoral Teología y
secularización: «El anuncio del Evangelio será mediocre mien-
tras pervivan y se propaguen enseñanzas que dañan la unidad
e integridad de la fe, la comunión de la Iglesia y proyecten
dudas y ambigüedades respecto a la vida cristiana» (n.3).
Se podría pensar que ya el Catecismo de la Iglesia Católica
ofrece una síntesis autorizada del mensaje cristiano, y que estas
intervenciones de la Congregación responden a una serie de pro-
blemas muy concretos y específicos, limitados a círculos teológi-
cos especializados; conforme a tal interpretación, una publica-
ción como la presente quedaría relegada a grupos de estudiosos
que quieren seguir una línea teológica romana. Sin embargo, el
mismo contacto con los textos que aquí se ofrecen convencerá al
lector de lo contrario. Las diversas declaraciones, instrucciones,
1
Cf. JUAN PABLO II, Discurso a la Asamblea plenaria de la Congregación para
la Doctrina de la Fe, 4 (6-2-2004): AAS 96 (2004) 400s.

porque eran Esta amplia serie de documentos será una referencia nece. Arzobispo de Toledo y Primado de España dar cuestiones esenciales y la correcta exposición de la fe de la Iglesia en modo alguno coarta la teología. siempre unida al misterio de Cristo y de la Iglesia. cuando verdades de fe. al contrario. de los documentos que se contienen en esta obra y conozco la meticulosidad. Por último y dado que estas líneas se escriben en castellano. 62. simplemente tratan de salvaguardar lo espe.. el esfuerzo. es necesario evocarles en esta pre- Pe 1. sentación. En realidad. de la ortodoxia 2 . SAN JUAN DE LA CRUZ. Orationes. sino también de un pensamiento o razón que es verdadero. el efecto invariable es la auto-secularización de la Igle. que advierte de los errores y desviaciones que pueden lastrar su estudio y hacer Card. lo que se opone a las terizan amplios sectores de la cultura contemporánea. festividad de san Juan de colección puede prestar una ayuda muy valiosa para los que la Cruz.5. Si la verdad sobre Dios no la lengua de dos grandes doctores de la Iglesia: santa Teresa de brilla como una lámpara en medio de un lugar tenebroso (cf. además. los fíeles acaban invariablemente zarandeados por cual. A ministerio sacerdotal. Ef 4. y sabían que su revelación fue católica. II. se debe señalar que el Nacianceno emplea literalmente la expresión: a favor del Logos correcto. ya que puede entenderse no sólo de la ortodoxia o recta doctrina. las reflexiones y múltiples consultas que esconden unos textos aparentemente simples. y en primer lugar. 43. ANTONIO CAÑIZARES LLOVERA infecunda una labor intelectual ardua y no siempre fácil.19). 22. teología. conscientes de que Jesucristo es la única Palabra que pronunció saria para quien quiera conocer verdaderamente la teología el Padre en la que nos dijo todo 3 . rada de un uso correcto de la razón. aunque desborda las po- cíficamente cristiano ante el subjetivismo y relativismo que carac. tarde o temprano se acabará oponiendo tam- esas modas culturales. la confesión de la persona de Cristo. de decir que he asistido de cerca a la elaboración de algunos 4 Cf. sin excluir la confesión de la divinidad del Hijo de Dios. sia y la consiguiente atonía pastoral. Subida al Monte Carmelo. 6. Camino de perfección. Quizá se podría decir de estos textos algo semejante a lo que san Gregorio Nacianceno explicaba de san Basilio Magno: todo en la vida del obispo de Cesárea se había realizado a favor de la recta doctrina. Recor. 36 (21). La nueva Evangelización no puede lle.14). Personalmente he 3 Cf. Precisamente esta Toledo. pero en muchos casos dotados de una sorprendente profundidad. u otras parecidas. . SANTA TERESA DE JESÚS. La extraordinaria oración de estos santos estuvo quier viento de doctrina (cf. que brille por su tos entre los fieles de lengua española. es la clave y piedra angular de la recta doctrina y no está sepa- 2 SAN GREGORIO NACIANCENO. 2 Jesús y san Juan de la Cruz. etc. sibilidades de la razón natural.2.XX Presentación a la edición española Presentación a la edición española XXI notificaciones. que es el Verbo eterno. En este término se acumulan los sig- nificados. sin embargo. origen de la misión de Pedro y sus sucesores. 14 de diciembre de 2007. ellos encomendamos la difusión y recepción de estos documen- varse a cabo sin una teología honda y sana. estudian y profundizan en la teología. a partir de la fe de la Iglesia y contando con la recta razón. la ca- pacita para que proceda de una manera correcta. para los llamados a desempeñar el confiada a la Iglesia y en la Iglesia tenemos «buen camino» 4 . espíritu de fe y por su comunión eclesial. ya. se hacen presentes en la bién a la verdad natural.

entre los que destaco la ponencia del documento Teología y secularización. Sin embargo. Eugenio Romero Pose. es un deber recordar aquí a Mons. la designación al año siguiente como teólogo asesor de la Comisión doctrinal confirmó y urgió más si cabe esta labor. A su memoria. corresponde a una iniciativa de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe. aprobado por la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal en marzo de 2006. Don Eu- genio quería que esta colección de documentos fuera un instru- mento para la formación teológica y difundiera unos textos que no siempre son fácilmente accesibles. Posteriormente se vio necesaria una colección más amplia. Esta edición. el 25 de marzo de 2007. y así en el año 2004 el que suscribe recibió el en- cargo de preparar una recopilación de Documentos de la Con- gregación para ser publicada en la Biblioteca de Autores Cris- lianos. pues ya en los años ochenta del pasado siglo se ofrecieron algunos'. entre otras que se han ido tomando para difundir las enseñanzas magisteriales. y fue quien decidió la presente publicación que ahora ve la luz. aunque dicha obra alcanzó escasa difusión. de modo que 1 SECRETARIADO DE LA COMISIÓN EPISCOPAL PARA LA DOCTRINA DE LA FE (ed. NOTA PREVIA A LA EDICIÓN ESPAÑOLA Características de la edición española La presente edición de los documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe obedece a un deseo tanto de la citada Congregación como de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe en la Conferencia Episcopal española.). . En este sentido. y ya desde el principio. que presidió la Comisión doctrinal de la Conferencia Epis- copal desde el 2002 hasta su muerte. el que suscribe quiere dedicar esta edición como homenaje de gratitud por sus esfuerzos en la difusión de la doctrina de la Iglesia. simultáneamente la misma Congregación estaba preparando una edición oficial de Documentos. <kho Documentos Doctrinales de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (Madrid 1981). De hecho. no es la primera colección de Documentos que publica la Comisión doctrinal. pues.

currido. lo cual conlleva una cierta variedad. tal como hemos casos. como se suele citar. también considero pie de página que se ha regularizado con respecto a la edición relevante. la misma indicado antes. por mi parte. y en negrita se han actual Arzobispo Secretario de la Congregación. No obs.XXIV Nota previa a la edición española Nota previa a la edición española XXV se abandonó el proyecto inicial de publicar todos los documen. densos documentos doctrinales de temas como se habían publicado en Acta Apostolicae Sedis o en los bastante variados. y se incluyen los documentos aparecidos después Congregación proporcionaba traducciones bastante más cui- de que se publicara la edición romana. muchos casos se trataba de traducciones mejorables. Ange- ido incluyendo en el cuerpo del texto los números de página de lo Amato. y por ello han sido necesarias muchas de las incipit para poder localizar un documento por sus palabras intervenciones que aquí aparecen. Precisamente se han Unidad y coherencia de la colección de documentos adoptado una serie de criterios para poder acceder con facilidad a la edición original a partir de la presente edición: se ha mante. Sin embargo. nunca se dadas. mente al texto original. y en el que se indica prensión. El lector encontrará. de gación. Mons. con la que siempre se ha mantenido un fluido diálogo hecho. a pesar del lapso temporal trans- órganos oficiales. los dos concilios del Vaticano sobre la permanencia en la Iglesia para agilizar el uso de los índices. especialmente los documentos más recientes. especialmente cuando dichos documen- tos han aparecido en Acta Apostolicae Sedis. ba de lo que afirma Mysterium Ecclesiae 5. El índice de Sin embargo. Integrae servandae y los párrafos correspondientes de las cons- tos a nuestro alcance para seguir la edición oficial romana. se procedió a elaborar la presente partes dentro de cada frase. en otros con la que se han consultado criterios y detalles. Muchos de estos documentos ha- edición. y también hay siglos. además de una amplia serie de original. Todos ellos. litar el uso de la presente edición. de manera que se pueda cotejar con A partir de este material. pues se omitieron algunos de ámbito muy local y carácter Por lo demás. Considero que hay un punto iniciales. etc. todo se ha revisado para ofrecer la puede olvidar que la edición propiamente oficial es la publicada mayor fidelidad posible al original. Finalmente debemos señalar que importante: ¿Cuáles son los presupuestos de muchas propues- esta edición consta de un apéndice con tres textos pontificios tas teológicas a las que tiene que hacer frente la Congregación sobre la Congregación para la Doctrina de la Fe: la constitución en estos documentos? Probablemente los que señaló el enton- . presentan una profunda unidad porque ofrecen una tante. aun con el riesgo de resultar demasiado literal. Asimismo hay que señalar dos diferen.. ción. SDB. con los documentos en las lenguas originales. sin embargo no quería dejar pasar la ocasión para El lector notará algunas diferencias en el modo de citar a recordar otro aspecto que. cuyo contenido esencial quedaba recogido en otros. o en el idioma correspondiente. citas. el nido la numeración de documentos. es evidente que dicha edición debía recoger las citas tal textos disciplinares. del que carece la edición romana. no siempre la literatura teológica mantiene materias ha quedado enriquecido y se ha añadido un índice de esos principios. subraya una serie de núcleos doctrinales im- la edición romana. el número de documento y el número de párrafo. Se incluye un índice de textos esenciales de la fe y una ayuda para profundizar en esa com- citados. casi siempre hemos respetado la división de frases y las y una colaboración cordial. Se trata de una garantía para comprender mejor aspectos novedades en los mismos índices. haciéndose eco de cias más: hemos numerado los párrafos en el margen exterior. no son todos los que ha emanado la Congrega. sin eliminar en ningún caso del mismo sentido de las verdades de fe en el decurso de los la numeración interna original del documento. que fue transmitido por la Congre. pero en autorizada por la misma Congregación para la Doctrina de la Fe. facilidad. sea latín. especialmen- Es importante notar que esta edición ha sido expresamente te en la edición española del L'Osservatore Romano. portantes. Todas Dicha edición apareció a finales del año 2006 y contiene 105 estas pequeñas modificaciones creemos que servirán para faci- documentos. En los praenotanda que se pueden leer más adelante. nuestra traducción pretende ajustarse fiel- secundario. En cualquier caso. tituciones Regimini Ecclesiae universae y Pastor Bonus. cuando se han añadido nuevos datos en las citas aparecen explicación coherente de la Revelación cristiana: son una prue- siempre entre llaves {}. bían aparecido ya traducidos en diversos lugares.

«Situación actual de la fe y de la teología». Analogía e autoreferenza (Marietti 1820. por aludir a dos ejemplos comunes. Con mucha frecuencia se dejan de lado dió de nuevo. Genova-Milán 2004). el proyecto STOQ (Science Theology and the Ontological Quest). necesse est speculativa pon- caciones de los grandes concilios no son vinculantes en nuestra derado spiritalem substantiam attingat nec non fundamentum cui innititur. faceré sciamus tam necessarium quam urgentem a phaenomeno ad fundamentum. En modo alguno se cierran los exegetas católicos y se mueve dentro de categorías metafísicas. en J. del fenómeno A fundamento. Vides et ratio. y A. A. la unidad de esta colección se apo- sobre la Cristología de Jon Sobrino. Siena 2007). TESTI (eds. «Qualitá della teología»: II Regno (Documenti 7/2007) 241-244. ajeno a la reflexión determinada época ya cancelada como pretendería una menta- filosófica contemporánea. una exégesis in. casi treinta y y filosofía en centros católicos se ven arrastrados por las modas cinco años después. filosofía y teología. STRUMIA (ed.). o los mila. Welte: para este autor. más bien se abren las cuales. P. las expli. inci. No hace falta ser muy 5 Considero que es muy importante destacar las amplias iniciativas que alienta inteligente para percibir que tal consenso exegético depende com. un pensamiento filosófico que rechazase gros. dit interiorem hominis naturam eiusque spiritalitatem. Entre diversas obras se pueden citar algunas especialmente valiosas predecesores. estudios absolutamente serios que presentan estas cuestiones No está de más recordar que los que suelen rechazar estos metafísicas a la luz de la moderna teoría de los fundamentos en documentos precisamente los acusan de ignorar la exégesis ac. Carta ene. Siena 2006). G. simplemente indica que se desconoce cuál es el estado actual de la mate- 3 mática. porque el lenguaje metafísico ya ha llegado a su término y sophica notio ideo quae omne metaphysicum spatium negaverit ex se prorsus inepta por ello deben ser reinterpretadas flexiblemente de modo que se erit nec idónea ut officium congruum expleat mediationis ad Revelationem com- prehendendam» (JUAN PABLO II. BASTÍ . HÜNERMANN. Ha sido muy clara en ese sentido la lidad historicista. las ciencias 5 .). 83: AAS 91 [1999] 70). realidad. aunque reconoce que las han empleado los grandes perspectivas y se ofrecen amplios campos de trabajo para que concilios ecuménicos. y su espiritualidad. muestre ese tono de evento o de aparecer. con más amplitud. la Dominus lesus.). que el hombre puede conocer la Congregación ignora el consenso ampliamente aceptado entre y que la teología debe desarrollar. Para este autor alemán. la enseñanza de Juan Pablo II. a la hora de señalar los grandes problemas. como G. Es significativo que cualquier apertura metafísica sería radicalmente inadecuado en una fecha tan temprana como 1966 una carta de la Congre.L. Joseph Ratzinger en «Ecclesia» (Pontificio Ateneo Regina Apostolorum. Da Aristo- tele a Tommaso d'Aquino all'ontologia fórmale (Cantagalli. la filosofía del ser a curiosidades medievales ajenas a una visión científica de la Roma 2006) 151-169. y que se niega a aceptar llegue hasta su naturaleza espiritual y el fundamento en que la filiación divina de Cristo. con la con. STRUMIA (ed. fruto de esa misma filosofía. deberían ser reemplazadas por otras en las que aparezca el carácter de evento o de acontecimiento. auspiciado y pro- pletamente del esquema filosófico. incluso cuando realidad y verdad última en sí misma.) II problema dei fondamenti. en su introducción. movido por el Pontificio Consejo para la Cultura y que coordina diversas universi- dades pontificias en ámbitos de ciencias. ut nempe transitum ejemplo de una interpretación cristológica adecuada. así como otros grupos Sin embargo. J.164-168. época simplemente indica cómo muchos profesores de teología siguiente repercusión en la confesión cristológica. crítica profundamente severa de P. para desempeñar un papel de mediación en la comprensión de gación. era muy clara en este sentido y sostenía lo contra. primer lugar. . la filosofía del ser no es. Hünermann a la notificación Por todas estas razones. es necesario que la reflexión especulativa adecuada. ya en la verdad de la Revelación. lógica o física y se continúa prisionero del paradigma de la Ilustración que Cf. Philo- época. una filosofía que considera imposible captar la No es posible detenerse en la sola experiencia. en estos mismos problemas. en sentido ontológico.XXVI Nota previa a la edición española Nota previa a la edición española XXVII ees cardenal Ratzinger en una famosa conferencia en 1996 2 : en paso. si 3 . Por lo cual. la participación o Cf. Non ideo licet in sola experíentia consistere. indicara la Revelación» 4 . En diversa 2 manera estos autores ponen de manifiesto que relegar la analogía. culturales del momento. tan necesario como urgente. Roma- rio de lo que decían los autores aludidos antes: «Un gran reto Padua 1996). Le radiciforti del pensiero debole (II Polígrafo. especialmente pp. A. VILLAGRA- SA (ed. convirtió la revolución científica en ideología anticristiana. BASTÍ . PERRONE. etiam quotiens haec exprimit et osten- mann cita las reflexiones de B. como la de sus de estudio.C. RATZINGER. Como 4 «Magna manet nos provocatio hoc exeunte millennio. Considerar que el uso de conceptos metafísicos precisamente la negación del valor objetivo de las fórmulas de o de una filosofía del ser es algo vinculado a una determinada fe y un relativismo que ha renunciado a la verdad. algo limitado a una tual y de mantenerse en un plano metafísico. en segundo lugar. sino sólo su apariencia en ésta expresa y pone de manifiesto la interioridad del hombre nuestro modo de percibir. se apoya. pues. Hüner. puertas o se limita la creatividad teológica. 1 fondamenti logia e ontologici della scienza que tenemos al final de este milenio es el de saber realizar el (Cantagalli.

Iglesia Católica (LEV. Decl. quae de este modo su quehacer edificará al pueblo de Dios. A ellos y a la memoria de kers (Turnhout 1955ss) don Eugenio Romero Pose quiero dedicar esta edición. contribuirá a llevar a la práctica el deseo que los obispos espa. tanto en el Instituto Teológico de San Ilde. como en el Seminario de San José. ASS Acta Sanctae Sedis [antes Acta ex iis decreta. Ed. 4 2005)] conc. Dignitatis humanae (1965) l)oc >Hr • Documento (de la CDF de esta edición) Documenta CONGREGATIO PRO DOCTRINA FIDEI. canon/cánones 3. Documenta inde a Concilio Vaticano secundo expleto edita (1966-1985) (LEV.-<. VATICANO II. CCL Corpus Christianorum. Decreto Ad gentes (1965) la citada instrucción pastoral Teología y secularización: que los apost. Decreto DH L Wt-. bilin- bamba (Perú). capítulo plenitud (cf. CDF Congregación para la Doctrina de la Fe cf. Jn 15. en Toledo. VA apostólica que han recibido el ministerio eclesial de profundizar en la fe art. VATICANO II. especialmente respecto a Dios.\ Declaración decr. artículo/s contribuyan a su transmisión fiel desde el ámbito de la teología. E. 1994)] tutorías y seminarios.XXVIII Nota previa a la edición española el mensaje de Cristo pueda llegar a los hombres de nuestros días más allá de modas culturales marcadas por el relativismo y la duda escéptica acerca de la verdad. go de cánones de las Iglesias orientales. Ed. Ciudad del Vaticano 1997) cido a mis alumnos. Concilio congr.5) y así la alegría de Cristo alcanzará en todos nosotros su cap. Dek- can en castellano de forma unificada. SIGLAS Y ABREVIATURAS La difusión de este corpus documental.11). Christus Dominus Profesor del Instituto Teológico de San Ildefonso (Toledo) (1965) Teólogo asesor de la Comisión Episcopal CIC Codex luris Canonici (LEV. en Moyo. (Viena 1866ss) decl. 1 Pe can. dando apud Sanctam Sedem geruntur] (Roma 1865ss) razón de nuestra esperanza a todo el que nos la pida (cf. :. AAS Acta Apostolicae Sedis (Roma 1909ss) ñoles encomendaban a la Inmaculada Virgen María al final de AG CONC.. bilingüe comentada (BAC. VATICANO II. Constitución CSCO Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium (Lovaina-Washington 1903ss) CSEL Corpus Scriptorum Ecclesiasticorum Latinorum. CCE Catechismus Catholicae Ecclesiae I Catecismo de la Al terminar estas líneas no puedo omitir un recuerdo agrade. confer/comparar.. ver EDUARDO VADILLO ROMERO ChD CONC. Decr. Series Latina. muchos de estos textos que ahora se publi. güe comentada (BAC. ed. • CONC. 1983) [Código de de- para la Doctrina de la Te recho canónico. 1985) . en asignaturas. CCEO Codex Canonum Ecclesiarum Orientalium [Códi- fonso. sin duda alguna. Congregación const. con quienes he leído y estudiado.

Populorum progressio (1967) (1975) quaestio ene. Enchirídion Symbolo. Sources Chrétiennes (París 1941ss) zig-Berlín 1897) sesión GS CONC. 221 vols. Const. Petit et I. Decr. dogmática pastoral DS DENZINGER-SCHÓNMETZER. 1965) Patrologiae Cursus completus. Patrologiae Cursus completus. VATICANO II. DV CONC. past. VATICANO II. Pastor aetemus (1870) . Migne. Epístola (1979) ex. Decr. Carta ene. (París 1844-1864) (1965) CONC.-P.-P. VATICANO II. Familiaris consor. apost. número/s OE CONC. apost. exhortación saeculum/siglo FC JUAN PABLO II. exempli gratia/por ejemplo siguiente/s exhort.Vat. Martin (París 191 lss) MM JUAN XXIII.). Redemptor hominis epist. VATICANO II. Carta ene. Sacrorum Concilio- rum nova et amplissima collectio (Florencia 1759ss). VATICANO II. Const.c. Lumen gen- tium (1964) lib.XXX Siglas y abreviaturas Siglas y abreviaturas XXXI dogm. DOMINICUS MANSI (ed. ed. (París 1857-1912) et morum (Herder. Series Latina. libro lín. dogm. Exhort. Const. Series Graeca. Exhort. Continuata et absoluta curantibus L. línea Mansi IOH. Migne. Presbyterorum ordinis ed. edición/editorial (1965) EN PABLO VI. encíclica Quodlibetales Ench. Mater et Magistra (1961) n. definitionum et declarationum de rebus fidei J. VATICANO II. rum. CONC. VATICANO II. dogm. página/s PAe CONC. Laborem exercens (1981) LEV Librería Editrice Vaticana (Ciudad del Vaticano) LG CONC. 162 vols. Carta ene. Const. Evangelii nuntiandi PABLO VI. Carta ene. Humanae vitae (1968) instr. VATICANO I. Sacrosanctum Conci- tio (1981) lium (1963) GCS Die griechischen christlichen Schriftsteller (Leip. Dei Verbum J. dogm. Const. B. gr. locus citatus/lugar citado LE JUAN PABLO II. Enchirídion Vaticanum (Bolonia 1979) JUAN PABLO II. ed. Unitatis redintegratio (1965) (21-11-1964) HV PABLO VI. Ene. Gaudium et spes CONC. Decr. Instrucción l. Orientalium Ecclesia- rum (1964) OR L'Osservatore Romano (Ciudad del Vaticano) P.

51 Congregatio pro Doctrina Fidei.. 84 Cum explanationes. 43 Accidit in diversis regionibus. 26 Ego N. Carta (20-11-1980): Doc. Observaciones (3 - 6-2003): Doc. Notificación (15-4-1978): Doc.mus Dominus. Respuesta (7-7-1983): Doc. 3 Da diverse parti. Decreto (5-8-2002): Doc. Notificación (26-11-2006): Doc. Observaciones (27-3-1982): Doc. Decreto (19-3-1975): Doc. 13 Diverse questioni concernenti l'omosessualitá. 71 Donum vitae. Normas (13-1-1971): Doc. 103 listne moralis obligatio. Respuesta (1-8-2007): Doc. 106 Die XIII ianuarii. 91 Christi Ecclesia. 37 Communionis notio. Fórmula de fe y nota (29-6-1998): Doc. Carta (31-5-2004): Doc. Carta (13-7-1979): Doc. 36 Después de un primer examen. Instrucción (24-5-1990): Doc. Declaración (26-6-1972): Doc. Carta (29-5-1973): Doc. 80 Antequam causam. Instrucción (22-2-1987): Doc. Respuesta (29-6-2007): Doc. 47 Annus Internationalis Familiae. Decreto (23-9-1988): Doc. 102 Dominus Iesus. Carta (18-5-2001): Doc. 96 Alio scopo di dissipare. Carta (24-7-1966): Doc. 7 Ardens felicitatis. 28 Ad catholicam profundius. 11 Cum oecumenicum Concilium. 99 Animadversiones. Notificación (12-3-1983): Doc. 16 Con lettera in data. RELACIÓN DE LOS DOCUMENTOS A seguito. Carta (28-5-1992): Doc. Decreto (11-6-1976): Doc. Declaración (2-5-1972): Doc. Instrucción (14-9-2000): Doc. 90 Donum veritatis. 75 Complures Conferentiae. 65 Ecclesiae pastorum. 108 lixc. 33 Del libro «Human Sexuality». 107 Ad exsequendam ecclesiasticam legem. Fórmula de fe (17-7-1967): Doc.. 67 Congregatio pro Doctrina Fidei. 49 . Declaración (15-12-1979): Doc. 6 Ego N. Reglamento (29-6-1997): Doc. Carta (14-9-1994): Doc. 86 Fsperta in umanita. Declaración (6-8-2000): Doc.

Respuesta (29-10-1982): Doc.mus. 62 Haec Sacra Congregatio. 81 Doc. Nota (30-6-2000): Doc. Nota (1-7-2001): Doc. Rescripto (19-9-1989): Doc. 98 Patres Sacrae Congregationis. 77 L'espressione Chiese sorelle. 101 Persona humana. 54 lura et bona. Notificación (31-5-1999): Doc. 69 Le Professeur Edward Schillebeeckx. Notificación (2-1-1997): Doc. Instrucción (20-10-1980): Doc. Decreto (13-5-1977): Doc. Respuesta (13-3-1975): Doc. Decreto (6-6-1992): Doc. 34 Litteris diei 1 decembris. 9 Matrimonii sacramentum. Carta (13-1-1971): Doc. 59 Professor Dr. 70 Haec Sacra Congregatio. 92 Instauratio litúrgica. Respuesta (25-6-1980): Doc. 53 Sacra Congregatio. 48 II 12 febbraio. 68 1992): Doc. 93 Post litteras apostólicas. 56 Questa Congregazione. 2 In the case. SSND. 66 Pater Antonius de Mello. Instrucción (30-3-1992): Doc. Reglamento (15-1-1971): Litteris Encyclicis. 78 Doc. Traducción (14-12-1983): Quaestio de abortu. Instrucción (18-3-1966): Doc. Carta (11-4-1973): Doc. 72 ha Congrégation pour la Doctrine de la Foi. Notificación (20-11-1992): Doc. Decreto (21-12-2002): Doc. 46 L'impegno del cristiano. 24 Litteris apostolicis. 57 Sacra Congregatio. 17 88 Mysterium Filii Dei. Carta (29-9-1985): Doc. 12 Doc. 73 Nel giugno 1980. 20 Inde ab aliquot annis. 31 Litteris diei 1 decembris. 29 Nel giugno 1984. Declaración (5-5-1980): Doc. 64 Pastoralis actio. 41 Homosexualitatis problema. 76 Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei. 87 1992): Doc. Normas (6-12-1973): Doc. Declaración (21-2-1972): Doc. Instrucción (22-3-1986): Doc. 44 Monsieur l'Abbé Georges de Nantes. 74 Paires Sacrae Congregationis. Declaración (24-6-1973): Doc. Nota (31-1- Nell'attuale momento. Carta (15-10-1989): Doc. Declaración (15-2-1975): Doc. 32 Processum. 27 In mérito alie pretese apparizioni. Nota (24-11-2002): Doc. 40 II 29 giugno. 25 ínter insigniores. Observaciones (31-10-1998): Doc. Instrucción (6-8-1984): Doc. 4 In seguito. Declaración (1-4-1981): Doc. Notificación (24-6-1998): Doc. Carta (25-7-1986): Doc. Decreto (17-9-1976): Doc. Decreto (15-11-1966): Doc. Declaración (26-11-1983): Doc. 63 Kecently. 61 L'articolo «Carnis resurrectionem». Nota (11-2-2005): Doc. Carta (27-3-1982): Doc. Normas (16-6-1972): Doc. Mysterium Ecclesiae. Carta (17-5-1979): Doc. Declaración (17-2-1981): Molti Vescovi. 15 Orationis formas. 95 22 Post editam. Notificación (11-3-1985): Doc. Carta (1-10-1986): Doc. Carta (24-9-1983): Doc. Respuesta (31-7-1993): Doc. Carta (6-8-1983): Doc. 35 Doc. 23 Doc. Decreto (20-9-1973): Doc. Declaración (15-10-1976): Doc. 21 Quaecumque sterelizatio (13-3-1975):Doc. 83 Patres Sacrae Congregationis. Notificación (15-9-1986): Recentiores episcoporum. Carta (13-6-1984): Quaesitum est. 38 Quaesitum est. 39 II 5 giugno. legislation has been proposed. Reinhard Messner (30-11-2000): Doc. Instrucción (23-2-1967): Doc. 50 Sister Jeannine Gramick. 25 Qrdinarius competens. 8 Doc. Declaración (29-12-1975): Doc. 85 II Códice di Diritto Canónico.XXXIV Relación de los documentos Relación de los documentos XXXV Exc. 18 IlMagistero della Chiesa. Notificación (13-5-1983): Sacramentum Paenitentiae. Declaración (18-11-1974): Doc. Notificación (14-6-1966): Doc. Notificación (25-5-1974): Doc. Declaración (25-1-1974): Doc. 30 Quaesitum est. 14 Libertatis nuntius. Carta (14-10-1980): Doc. Respuesta (20-1-1978): Doc. Normas (30-4-2001): Doc. 42 I fedeli chiamati. 100 Quod attinet. 45 . 1 Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei. Observaciones (23-7- Le seguenti osservazioni. 52 Libertatis conscientia. 60 Sacra Congregatio. 55 Quam Pre/ectus. 10 l'he Congrégation for the Doctrine of the Faith. Observaciones (18-11-1988): Doc. 58 Per Litteras ad universos. Potestas Ecclesiae.mus et Rev. 79 II Concilio Vaticano II. Declaración (23-3-1973): Doc. Declaración (3-4-1979): Doc. Normas (14-10-1980): Doc. Notificación (24-1-2001): Doc. 5 Sacra Congregatio. Fórmula de fe (1-7-1988): Doc. Notificación (6-10-1995): Doc. 89 Sacerdotium ministeriale. si. 105 Patres Congregationis. Carta (1-9-1986): Doc. Notificación (9-3-1991): Doc.

104 Uno dei compiti. Respuesta (5-6-2001): Doc. 94 Ut notum est.XXXVI Relación de los documentos The Congregation for the Doctrine of the Faith. Notificación (22-2-2001): Doc. Respuesta (28-10-1995): Doc. 82 1966-2007 . 97 DOCUMENTOS Utrum doctrina. 19 Utrum Baptismus. Instrucción (6-12-1973): Doc. Notificación (13-12-2004): Doc.

4). sino también ofrecer elementos útiles para superar las dificultades que aparecen al profundizar y anun- ciar la verdad divina. Ante las nuevas cuestiones y propuestas teológicas es preciso no sólo prestar atención al conjunto de los proble- mas implicados. «sal de la tierra» y «luz del mundo» (Mt 5. La función del Magisterio no es algo extrínseco a la verdad cristiana y a la fe. Se trata de intervenciones magis- teriales que. la Congre- gación para la Doctrina de la Fe. por otra parte. que requieren respuestas ade- cuadas y nuevas soluciones. sino un elemento constitutivo de la mis- ma misión profética de la Iglesia. No basta denunciar el error. enriquece a todo el pueblo de Dios. ni de proponer una teolo- . acompañan y ayudan a la investigación teológica. La investigación teológica.II PROEMIO En cada época la investigación teológica ha acompaña- do a la misión evangelizadora de la Iglesia como respuesta al designio divino. se cimienta en la acogida de la Revelación cristiana transmitida e inter- pretada por la Iglesia bajo la autoridad del Magisterio. A partir de esta perspectiva de colaboración. La teología además resulta más importante en tiempos como los nuestros. que quiere «que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad» (1 Tim 2. No se trata de sustituir a los teólogos. art. contenida en la Escritura y transmitida por la Tradición viva de la Iglesia. rechazando objeciones y deformaciones de la fe. cuya misión propia es la de «promover y tutelar la doctrina sobre la fe y las costumbres en todo el mundo católico» (Pastor Bonus. ha deci- dido recoger en un solo volumen todos los documentos más significativos desde 1966. de grandes cam- bios culturales y espirituales. o proponiendo con autoridad nuevos desarrollos más pro- lundos de la doctrina revelada. es nece- sario recurrir a los datos de la tradición y a otros elementos de la fe cristiana que puedan iluminar el camino. 48).13ss). La profundización en la Palabra de Dios.

preten- den reafirmar determinadas verdades de la fe y de la doctri- na católica precisando de este modo las bases doctrinales para conservar la integridad del depósito de la fe. vale más para la Iglesia que cualquier otra cosa. Precisamente es la «salus animarum» la que requiere. a indicar lo la vida» (Jn 14. por- que la «salus animarum».6). la verdad y la Doctrina de la Fe se limitan. 48). Este servicio abre la inteligencia de los creyentes. li- berándola del riesgo de desviaciones e interpretaciones par- ciales. el presente volumen quiere ofre- cerse como un instrumento útil a cuantos. quieran elementos que se descuidan. En este sentido los documentos suponen también un servicio a la caridad. fuente de vida y de salvación. nuestro hermano. Proemio Proemio 5 gía particular como única y normativa. investigadores. LEVADA nes siempre nuevas que surgen en la cultura contemporánea. Sólo Cristo es «el camino. es Cristo mismo y que constituye el verdadero espacio de terias discutidas. por lo demás. teólo- . Cuando se trata de ma. Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe Son un servicio a la fe. pues. de facilitar el esfuerzo de los teólogos para dar las respuestas adecuadas a las cuestio. Roma. fruto del amor sobreabundante de Dios Padre ofrecido a la familia humana por su Hijo Jesús. sea para ponerla a salvo de errores y ambigüedades que la oscurecen o incluso alteran puntos esenciales. art. como condición esencial. Donum veritatis. sus documentos expresamente aprobados por el Papa participan del magisterio ordinario del sucesor de Pedro (cf. t WILLIAM JOSEPH Card. estudiantes o simples fieles. con el mandato específico y único de promover y tutelar en todo el mundo católico la doctrina sobre la fe y las costumbres (cf. el anuncio y la defensa de la ver- dad revelada. En un contexto como el actual. la Igle- sia advierte con urgencia la necesidad de manifestar con con- vicción su fe inquebrantable en Jesucristo. A la luz de lo dicho. por tanto. pero son indispensables para profundizar en el dato revelado y adherirse a la verdad que elaborar una sana teología católica. para orientarla en la dirección correcta hacia la plena comprensión de la Revelación divina. 18). sino de recordar gos. pastores. Los presentes documentos. las intervenciones de la Congregación para la libertad humana. que es incompatible con la fe católica y a exponer positiva y sucintamente los motivos que lo justifican. 14 de septiembre de 2006 Los documentos tratan. caracterizado por una sociedad cada vez más plurirreligiosa y multicultural. Pastor Bonus. Al ser la Congregación para la Doctrina de la Fe el órga- no auxiliar próximo del Romano Pontífice. sea para promover una comprensión más pro- funda 121 con fidelidad y en continuidad con la Tradición eclesial.

De 1965 a 2005 se han sucedido los siguientes Secretarios: Pietro Párente (1959-1967) Pierre-Paul Philippe OP 11967-1973). . que permaneció en el cargo hasta 1968. Alberto Bovone (1984- 1995). al cardenal Alfre- do Ottaviani. está la "hermenéutica de la re- forma". Prefecto de la Congregación de 1981 a 2005 1.E. se han enfrentado —como ha afirmado el Santo Padre Benedicto XVI— dos hermenéuticas conciliares no comple- mentarias. Angelo Amato SDB (2002-). existe una interpreta. los pontificados de Pablo VI (1963- 1978) y de Juan Pablo II (1978-2005). y la elección como Sumo Pontífice. Por otra parte. La serie de los 105 documentos de la Congregación 1 para la Doctrina de la Fe recogidos en este volumen ofrecen una singular guía teológico-pastoral para orientarse en los múltiples problemas doctrinales y disciplinares que han sur- gido en los cuarenta años posteriores al Concilio Vaticano II (1966-2005). que ha permanecido a la cabeza de la l iongregación hasta abril de 2005. a menudo ha contado con la simpatía de los medios de comunicación y también de una parte de la teolo- gía moderna. Jean-Jéróme Hamer OP (1973-1984). en que ha sido elegido Papa. Pero ha sido también un periodo dramático en el que. con el nombre de Benedicto XVI (19 de abril de 2005) del cardenal Joseph Ratzinger. 1 Por lo que se refiere a la CDF en estos cuarenta años. Tarcisio Bertone SDB (1995-2002). Discurso a la Curia Romana con ocasión de la felicita- ción navideña (22-12-2005) (AAS 98 (2006) 46). Arzobispo de San Francisco. Ha sido una época de la Iglesia viva y dinámica que ha visto la sucesión de figuras y acontecimientos relevan- tes. le sucedió como Prefec- to el cardenal Franjo Seper (1968-1981).131 PRENOTANDOS 1. 2 BENEDICTO XVI. es un sujeto que crece en el tiempo y se desarrolla. como. por ejemplo.evada. sino opuestas: «Por una parte —dice el Papa—. de la renovación dentro de la continuidad del único sujeto-Iglesia. pero permaneciendo siem- pre el mismo. único sujeto del pueblo de Dios en camino» 2 . que el Señor nos ha dado. William Joseph I . El 13-5-2005 rl papa Benedicto XVI nombró Prefecto de la CDF a S. 2 don que podría llamar "hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura". El 25-11-1981 fue nombrado Pre- li'do el cardenal Joseph Ratzinger. al recibir el Concilio Vatica- no II.

ilícitas de presbíteros y Obispos (n. nes ecuménicas (n. disolución prudencia. reglamento. notificación. el para salvaguardar el derecho del pueblo de Dios a recibir Concilio ha transmitido pura e íntegra la doctrina. norma. cuestio- el orbe católico. trucción. nota. Otros 2. por otra parte.6l). de matrimonio en favor de la fe (n. son muchos y variados los avala el Santo Padre en última instancia. 141 y. Charles Curran (n. desempeñado — y continúa desempeñando— esta labor de Edward Schillebeeckx (n. Tissa Balasuriya (n. Anthony de mediante un ponderado procedimiento de consulta y de Mello (n. Por ejemplo. tanto en campo doctrinal como disciplinar. 77). Para que la fe y las costumbres no se vean dañadas señalar algunas áreas más «sensibles»: cuestiones trinitarias por errores que se difunden. de la teología. 49). obras de Hans Küng (n. sin ate. decreto. animando los aspec. ministro del sacramento de la unción de enfermos todiar y fomentar la integridad de la misma fe 3 .84). abusos en la interpretación de evangélica. Regolamento proprio della Congregazione per la Dottrina della Fede 4 (Ciudad del Vaticano 1995) art. Prenotando! Prenotandos 9 Si la hermenéutica de la discontinuidad se ha imaginado verdad evangélica. obligados a cus. 101). 37) en las cuales se negaba el dad de la fe. diverso como se muestra por la terminología empleada: ins- pertos y de los consultores constituye la base para las orien.91). 95).45-47. están caracterizadas por un planteamiento de los documentos del Concilio Vaticano II (n. la CDF. Jacques Dupuis diálogo con especialistas de todo el mundo.105). nuaciones ni desviaciones. expertos en los (n.35). (n.. excomu- rrollo de la sociedad. consi- taciones oficiales que formulan después los cardenales y deraciones. favorecer los estudios ordenados a aumen.43.24. Estas decisiones. con sus doctrinas erróneas.3). de la ordenación sacerdotal celebraran la Eucaristía. escatología (n. de que fieles carentes nía con la fe de la Iglesia. obispos miembros de la Congregación y que finalmente rescripto. y se abría la posibi- tos originales y tendencias teológicas innovadoras en armo. 1975 y 1980 se publicaron dos declaraciones referentes a tenidos de propuestas teológicas incompatibles con la ver. 68). El parecer meditado de los ex. al menos en caso de necesidad. cuestiones de antro- 3 Cf. mente al magisterio vivo de la Iglesia. art. atención pastoral a las perso- tar la comprensión de la fe y a dar respuesta a los nuevos nas homosexuales (n. 56. observaciones. para la hermenéutica de la reforma.44. lidad. causaban un gran escánda- doctrina de la fe. tiene como primera obligación examinar una ruptura entre la Iglesia preconciliar y la Iglesia poscon. de respeto y de comprensión respecto a las per. opiniones y escritos que aparecen contrarios a la recta fe. ibíd. oraciones de curación (n.20. discernimiento. 1-3. 4. en su esfuerzo por preservar y promover la que. En esta gran cantidad de documentos se pueden 3. las doctrinas (n. la CDF ha pronunciamientos se han referido a Jacques Pohier (n. en en la continuidad. 63). Roger Haight (n. respuesta a duda. indicando métodos y con.29. Reinhard Messner (n. en cambio.85). cuestiones de De esta manera la CDF realiza una triple misión: promo. argumentos de índole doctrinal y disciplinar que se han apoyadas siempre en una referencia esencial a la verdad abordado: por ejemplo.92). diversos campos de la filosofía.83). cuestiones eclesiológicas. Leonardo Boff (n. 54). prohibición de que los fieles católicos ver y tutelar la doctrina sobre la fe y las costumbres en todo pertenezcan a asociaciones masónicas (n. por una parte. Además. Para realizar esta tarea.34).58). la CDF ha intervenido en estos 8 nuidad con la tradición.99. Acogiendo una tradición multisecular.93). en su servicio a la y cristológicas. años bastantes veces ante los casos de algunos teólogos La CDF.104). del derecho El valor doctrinal de los pronunciamientos de la CDF es 9 y de las ciencias humanas. ciliar. y por ello inadecuadas a las exigencias del dogma de la infalibilidad del Papa. Cf.94). carta. reglamento para el examen de problemas nacidos con el progreso de las ciencias o el desa. se oponía al munus anuncio y la comprensión del Evangelio para la humanidad autentice interpretandi la Palabra de Dios conferido única- de nuestros días. 151 declaración. ha seguido la hermenéutica de la reforma lo a los fieles y turbaban a toda la Iglesia. su misión como maestros auténticos de la fe. profundizándola en plena conti. .64. ayudar a los obispos en el ejercicio de nión de algunas mujeres ordenadas inválidamente (n. ordenaciones sonas y opiniones. Marciano Vidal (n. el mensaje del Evangelio en su pureza e integridad 4 .

to acerca del significado cristiano de libertad. La Iglesia. llegando.. promoviendo la justicia. con la intención tica praxis cristiana de liberación. difunde la luz evangélica también sobre las realidades terrenas. la instrucción presenta un principio antropológico in- la opción preferencial por los pobres. maestra en humanidad. Esto ha sucedido por dos motivos: tae (n. y de liberación. raleza. a través de la Palabra y los dor. y lo introduce en la comunión de caridad con ción. aparta al hombre del poder del pecado y del una nueva persona humana. 1. plenitud de la ley di.l. se procura discutir y refutar persona— desde el primer instante de su existencia» («Vi- la corriente de pensamiento que.57. según la cual la vida. trando una particular predilección por los pobres y elabo- tos de la CDF en los dos primeros decenios sucesivos al rando una doctrina social propia y original para una autén- Concilio Vaticano II han sido reducidos. es digno de poner las condiciones de la concepción de sacramentos. interviene en este cordaremos. Notamos también que. 65:85-92}. pero también puede estar expuesto a la tentación de 11 En esta óptica se entienden algunos de los documentos sobrepasar los límites de un dominio razonable de la natu- más significativos de los últimos veinte años que ahora re. mediante un uso acrítico de la ideo. en los decenios 5. teología de las religiones. El fruto de este acto no es 5 lauto un producto biológico de los padres cuanto una gene- CDF. Un documento que incluso veinte años después ha sucesivos —a partir de la mitad de los años ochenta— se confirmado toda su actualidad es la instrucción Donum vi- han ampliado bastante. a la negación de la misma propone una vez más la doctrina cierta y constante de la identidad cristiana. se recuerda que sólo el acto conyugal. propone una nueva interpretación del con. en relación con las diversas técnicas diri- rescate radical del pecado mediante el misterio 161 pascual gidas a conseguir una concepción humana de modo diverso de Cristo y como posibilidad de vivir existencialmente el de la unión sexual del hombre y la mujer. K Ibíd. sino para darle sobre la teología de la liberación (n. si bien los pronunciamien. Instrucción sobre la libertad cristiana y la liberación (22-3-1986) . teología de la libera. como dación artificial. Instrucción sobre el respeto a la vida humana naciente y la digni- 6 CDF. 65}. 57}. para ampliar los motivos que justifican las ver. por una parte. por otra. que respete la dignidad de la persona tituido un momento clave de discernimiento ejemplar y de humana. en el cual están vina. . de señalar únicamente las teorías erróneas. que han cons. su derecho fundamental y primario a la vida y su valoración profunda de esta tendencia teológica. un marco ético. defensa de la dignidad de la procreación 7 . una vez concebida. Ante todo señalamos las dos instrucciones campo no para limitar el progreso científico. además. A partir de esta premisa teológica brota la misión inseparablemente unidos los significados unitivo y procrea- liberadora de la Iglesia que. ces.i<l de la procreación (22-2-1987) (Doc. ' CDF. vocación integral a la comunión beatífica con Dios. primo eius vitae momento») 8 .65). en segundo lugar. procedimientos de fecundación artificial y de programas logía marxista y de algunas tesis de hermenéutica bíblica científicos de experimentación con embriones humanos se marcadas por el racionalismo. negociable sobre la consideración debida al embrión hu- pos latinoamericanos y reafirmada sin ambigüedades en el mano: «El ser humano debe ser respetado —como una documento de Puebla. como don La instrucción trata después de la procreación o fecun- inalienable de toda persona humana. si. Iglesia. Dios. se reafirma esto. Ante la puesta en práctica de tenido de la fe. La Iglesia. para propo. cuestiones morales. y. {Doc. observantia debetur inde a de a liberación. Por 12 En la primera instrucción 5 . greso de las ciencias biológicas y médicas. debe ser 13 En la segunda instrucción 6 se ofrece un cuadro comple. 60}. hecha por los Obis. sobre el respeto de la vida naciente y sobre la ante todo. Instrucción sobre algunos aspectos de la «Teología de la libera- ción» (6-8-1984) {Doc. 60). Gracias al pro- dades de fe cuestionadas. En este sentido mandamiento nuevo de la caridad. protegida con el mayor cuidado.10 Prenotártelos Prenotandos pología teológica. uti personae. bajo el nombre de teología venti humano. el hombre puede ner orientaciones seguras ante los múltiples desafíos de la hoy disponer de recursos terapéuticos cada vez más efica- cultura contemporánea. mos- 10 4. maligno.1 (Doc.

medida en que procede de individuo que se apoya sólo en ción respecto a la figura del teólogo. para indicar que es un don de Dios. como independencia de la moral. de reproducción son en realidad un «sí» a la dignidad de la En este contexto. 75). transmitida e interpretada en la Iglesia bajo ticulares tienen una relación de mutua interioridad con la la autoridad del Magisterio. Era preciso. ayudar a los fieles a dar razón de su propia esperanza. individualista.75) 10 . para la cual un juicio tendría valor en la 17 6. que notio sobre algunos aspectos de la Iglesia entendida como tiene una fuerza unificadora y liberadora. En la época posconciliar se ha dado una nueva situa. la valoración moral de niendo con autoridad nuevas profundizaciones. que se sustrae al dominio exclusivo de del disenso teológico. en la verdad que libera y hacer de él la luz de las naciones. se armoniza perfectamente con la labor del túa como un absoluto al cual se debe subordinar la dignidad Magisterio. sobre la vocación eclesial del teólogo 9 .71). le proporciona su dida ni como la suma de las Iglesias particulares ni como una fundamento más sólido. 71).4 (Doc. la libertad del acto de fe mento notable en la elaboración de la doctrina católica y. las propias fuerzas. trina de la fe. Santa. propo- sus inicios. más señanza de la Revelación. explicita- la Iglesia y su «no» a ciertas experimentaciones y a técnicas ciones y aplicaciones de la doctrina revelada. sistemática. repensar la misión del teólogo y poner armonía entre capitular la eclesiología posconciliar. de la verdad. . y acogida en la fe. sobre todo en chaza las objeciones y las deformaciones de la fe. opone al Magisterio de la Iglesia. la instrucción se plantea el problema 20 persona humana. al que corresponde la decisión en última instancia. Iglesia universal. federación de Iglesias particulares. No es el resultado de la 10 CDF. considerado un maestro incluso de los mis. no puede justificar el disenso. que es la de aclarar la en- salvaguarda de su peculiaridad epistemológica cuanto. Aunque con funciones y dones diversos. que tiene su raíz en una mentalidad la biomedicina y de la biotecnología.12 Prenotártelos Prenotandos 13 ración humana: el hijo nacido del acto de amor de los pa. Ibíd. 75:5s). sino la 181 autodeterminación consciente de la mos obispos. el Magisterio y 19 dres es sobre todo un don del amor creador de Dios. re- l7l del mismo hombre y el misterio de su vida. convertido en un ele. cuyo objeto viene dado por la tre la Iglesia universal y la Iglesia particular. La communio incluye una dimensión subraya que la vocación del teólogo conlleva la compren. más Apostólica. y visible11. Además. La libertad de investigación teológica se sitúa El documento aclara también la relación que existe en. la expresión eclesiología de comunión ha tratado re- tanto. y una dimen- sión cada vez más profunda de la Palabra de Dios. la Iglesia universal no puede ser enten- que limitar la libertad de investigación. aprovechando la elaboración teológica. la comunión eclesial es al mismo tiempo invisible mediante una enseñanza que en modo alguno dañe la doc. nes se refiere a la autonomía de la ciencia. Partiendo la Doctrina de la Fe publicó en 1992 la carta Communionis de la consideración sobre la verdad como don de Dios. sente y actúa la Iglesia de Cristo. convirtiéndose no la razón y la fe y entre la teología y el magisterio. la Congregación para (n. La libertad no es alejamiento con frecuencia. Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre algunos aspectos 9 CDF. por 1985. Los medios de comunicación han encontrado persona en armonía con su obligación moral de acoger la en él un elemento sociocultural relevante. que fundamenta la autoridad del Magiste. n. la teología tienen el mismo fin: conservar al pueblo de Dios 16 El problema de fondo destapado por estas consideracio. no tanto como La especificidad de la teología. 11 {Doc. La luz su. dándole una forma orgánica y bien. Desde este punto de vista. Instrucción sobre la vocación eclesial del teólogo (24-5-1990) de la Iglesia considerada como comunión (28-5-1992) {Doc. porque en toda Iglesia particular está pre- perior de la fe. 22 dentro de un saber racional. pocas veces en un eslogan cargado de horizontalismo. que. que connota la relación entre los fieles. para sión horizontal. 7. vertical. considerado como una ins. A partir sobre todo del Sínodo extraordinario de 21 tancia autoritaria superada y no científica. sobre todo si se verdad. Católica y rio. Una. de modo que se si. Además. la instrucción comunión (n. Las Iglesias par- Revelación. Pre- 18 De tal necesidad nació la instrucción Donum veritatis cisamente para aclarar este concepto. En realidad.

Por esto también hoy conserva todo su valor la missio ra. y las otras tradiciones religiosas. sin embargo. en su misterio ciliar (cf. 100}. 18 14 Ibíd. Dios. santo en las otras religiones. LG 48) y en cuanto íntimamente unida a Cristo. es una realidad ontológica y temporalmente previa a obligados a profesar que la única Iglesia de Cristo «subsiste cada Iglesia particular 12 . por desgracia.22 (Doc. Señor Jesús. Además. dd gentes. tituidas por otras religiones. rar a la Iglesia como una vía de salvación junto a otras. Católica no rechaza nada de lo que hay de verdadero y en segundo lugar. Ibíd. su cabeza. 90:42s}. de valores para no separar al hombre de Dios ni la políti- 25 En continuidad con las afirmaciones cristológicas. tiene una relación ineludible con la salvación de nero de la Iglesia es puesto hoy en peligro por teorías de cada hombre. nencia en la historia. en la práctica y en la profun. n. 9. en la Iglesia Católica. de la unicidad y universalidad del misterio el ambiente cultural de nuestros días es la Nota doctrinal salvífico de Jesucristo. Un documento que resulta cada vez más actual en píritu Santo. LG 8). Es un subsistit in indica una doble realidad: ante todo. encomendó a sus cuyo valor deriva de la plenitud de gracia y de verdad discípulos el mandato de anunciar el Evangelio al mundo propia de la Iglesia Católica. A partir de una conocida expresión con. Esta misión uni. sino también de ture (o de princi. la CDF pu. n. El ligiones y para el diálogo interreligioso y ecuménico. que deben inspirar y orientar el compromiso social y polí- trina eclesiológica. de contenido cristológico. no sólo de facto. 16 15 CDF. de la fe cristiana. y por los Obispos en comunión con él» 16 . A este planteamiento 191 relativista y pluralista se rias a la Iglesia o sustancialmente equivalentes a la misma. a pesar de las divisiones. n.14 Prenotártelos Prenotandos comunión de las Iglesias particulares. que tratan de justificar el pluralismo religio. el luera de ella. «el perenne anuncio misio. dirige la declaración Dominus lesus para contestar sus pre. la declaración propone de nuevo a la Igle- 24 Subrayando tanto el dato bíblico como el Magisterio de sia como instrumento de salvación para toda la humani- la Iglesia.14 (Doc. entre la Iglesia fundada por Jesús y la Iglesia Católica. trata de la plenitud y del ca. n. muerte y resurrección del Hijo de Dios» l . lico de los católicos en las sociedades democráticas para contrarrestar un cierto relativismo ético según el cual no 12 Ibíd. gobernada por el Sucesor de Pedro 23 8. En este sentido se afirma que «la vo. CDF. n. 90:62s}. Por ello hay blicaba la declaración Dominus lesus (n. Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y 15 Ibíd. 90}. de elementos de santificación y de verdad. Durante el gran jubileo del año 2000. radicada en la sucesión apostólica. de la economía salvífica del Verbo encarnado y del Es. Su finalidad es recordar algunos principios declaración reafirma algunos aspectos esenciales de la doc. las cuales serían complementa- pio)» 14 . entero y de bautizar a toda las naciones.100) 18 . antes de ascender al cielo. sino. la declaración reafirma la necesidad de la Igle- versal de la Iglesia está todavía lejos de haberse cumplido. Declaración sobre la unicidad y universalidad salvífica de Jesucris. aquí la CDF 1101 presenta un marco de referencia esencial nación. de la unidad de cada hombre. 75:14-16}.4 (Doc. cons- so. Por otra parte. en cuanto «sacramento universal de salva- dización teórica acerca del diálogo entre la fe cristiana ción» (cf. Contra una mentalidad relativista que rebaja la originalidad supuestos y rechazar sus conclusiones. de la única lidad de religiones y también es un hecho que la Iglesia Iglesia de Cristo en toda su plenitud en la Iglesia Católica. dad 1 '. la Iglesia. Ibíd. 90:7-9}. respetando la verdad de Dios y la plena libertad rácter definitivo de la revelación de Jesucristo.16 (Doc. tal plenitud no excluye la existencia. sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y condue- luntad salvífica universal de Dios Uno y Trino es ofrecida la de los católicos en la vida política (n. la ca de la ética. . Por ello. es contrario a la fe católica conside- tipo relativista. la declaración precisa que los fieles están esencial. La prime. sia para la salvación de la humanidad. Li conducta de los católicos en la vida política (24-11-2002) (Doc.90) u . 17 to y de la Iglesia (6-8-2000) (Doc. la perma- hecho que hoy como ayer la humanidad vive en una plura. un marco de referencia esencial para la teología de las re.9 (Doc. que presenta continuidad histórica. 90:46-48). el documento se articula en dos partes. En el designio de Sin embargo. También y cumplida una vez para siempre en el misterio de la encar.

acogiendo y educando nuevas vidas. El último punto se refiere al comportamiento concreto 32 28 Ante exigencias éticas fundamentales e irrenunciables. 103). como es el matrimonio heterosexual. el parlamentario católico tiene el deber moral de nasia.34 31 El segundo punto del documento trata de las argumen. Se trata de i netamente cultural. Se pone una rivalidad radical entre car a los políticos católicos las líneas de conducta coheren. social y jurídico— que justifican el plantea- del ser humano. La novedad viene dada por la res- bre la colaboración del hombre y la mujer en la Iglesia y en puesta a dos tendencias bien perfiladas en la cultura contem- el mundo (n. según la contestación del carácter natural de la familia. de la tutela manifestar clara y públicamente su descuerdo: un voto favo- y promoción de la familia —fundada sobre el matrimonio rable sería un acto gravemente inmoral. además. que para ser ella misma debería presentarse como de la familia e institución constitutiva de la sociedad. Icza humana no tendría en sí misma características que la de- taciones de diverso tipo —de recta razón y de orden bio. antagonista del hombre. ble al reconocimiento legal o a la verdadera y propia equipa- den moral. los que se debe adoptar. le rosexualidad. La finalidad del primer documento 20 es poránea. en cambio. Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre la colaboración del uniones entre personas homosexuales (3-6-2003) {Doc. las características esenciales del matrimonio. denominada género. los cató. que se refiere al bien integral de la persona. . la dimensión es- menta en la complementariedad de los sexos. Asimismo son actuales dos recientes documentos bre y la mujer en la Iglesia y en el mundo 2 1 .103). rosexual. que no sea conforme a la ley moral natural. libre de cualquier predeterminación bio- 19 Ibíd. vedad respecto a la Mulieris dignitatem (15 de agosto de ciones sobre los proyectos de reconocimiento legal de las 1988) y a la Carta a las mujeres (29 de junio de 1995) del uniones entre personas homosexuales (n. fundamento mujer. el negativos en el plano de la cultura y de la moralidad públi- concepto de laicidad. que expresa la autonomía de la esfera ca. con tal de que sea conocida por todos su oposición per- civil y política respecto a la religiosa y eclesiástica. Santo Padre Juan Pablo II.102) y la carta so. pero no sonal a estas uniones y se evite el peligro de escándalo. la propuesta de una sexualidad polimorfa. queda minimizada. sición. Consideraciones sobre los proyectos de reconocimiento legal de las CDF. indi. si se en- monógamo entre personas de distinto sexo y protegida en cuentra ante una ley ya en vigor podría actuar para apoyar su unidad y estabilidad—. 20 n CDF. Ante un primer proyecto de ley favora- creyentes deben saber que está en juego la esencia del or. La recta razón no puede avalar una ley civil destruir el carácter intangible de la vida humana. La diferencia corporal. sobre la colaboración del hom. que se funda. los sexos de manera que la identidad y el papel de uno se tes con la conciencia cristiana cuando se encuentran ante realizaría en detrimento del otro. En cambio. El documento precisa. terminaran de manera absoluta como hombre o mujer. Para evitar esta contrapo- proyectos de ley referidos a esta cuestión. El estado aban- licos tienen el derecho y el deber de intervenir para llamar donaría el deber de tutelar una institución esencial para el la atención sobre el sentido más profundo de la vida y a la bien común.33 29 10.6 {Doc. y de los derechos del embrión humano. La primera subraya fuertemente la condición de la doble: proteger la dignidad del matrimonio. denominada sexo. Y ración de las uniones homosexuales con el matrimonio hete- éste es el caso de las leyes en materia de aborto y de euta. Por dio toda persona. 102). El segundo documento. n. La nota que contiene algunas considera. de la garantía de la libertad de propuestas que limiten los daños y disminuyan los efectos educación de los hijos. respecto a la moral1*1. lili responsabilidad que todos tienen respecto a ella. Se subraya. Ante proyectos legislativos que intentan miento católico. una segunda corriente tiende a eliminar las diferencias 30 Los puntos esenciales son tres. Ante todo se recuerdan éntrelos dos sexos.16 Prenotártelos Prenotandos 17 existiría una norma moral radicada en la misma naturaleza antropológico. De aquí nace la una verdad natural confirmada por la revelación. hombre y la mujer en la Iglesia y en el mundo (31-5-2004) {Doc. 100:14-17}. supone una no- de ética social. compuesta de cual el hombre y la mujer realizan la comunión de personas padre-madre la equiparación de la homosexualidad a la he- mediante la cual participan en la obra creadora de Dios. Esta perspectiva nace del presupuesto de que la natura.

porque proponen una hermenéutica teológica válida.4. mostrar el hecho de que un enfoque doctrinal correcto es 35 La parte más amplia del documento está precisamente ya. Además. la CDF le ofrece esta colección en Creador nunca podrán ser anuladas. nidad. estas disposiciones originarias del papa Benedicto XVI. En ellos está presente su alto nivel teológico. Revela la extraordinaria ac- tualidad de la doctrina propuesta una vez más que. 17 de septiembre de 2006 tación los problemas que en el ámbito público o privado Memoria litúrgica de san Roberto Belarmino conlleva la diferencia de sexo. Y esto para de- velado de la Sagrada Escritura. podría modelarse a su gusto. el cuerpo Dicasterio. que por la gracia de Dios ha llegado a ser el recidas por el pecado. SDB mujer. corrigiendo planteamientos erróneos en el método y en el contenido.93) y el marco de referencia de una cristología moderna que no quiera perder su funda- mentación en la verdad (n. a algunas notificaciones recientes que. por sí mismo. sugiere afrontar con un planteamiento relacional positivo y no de confron. El hombre es una persona. sámente porque está anclada en la verdad y sostenida por nes erróneas. para concluir. humano. conserva intacto su valor intrínseco. marcado con el sello de la masculinidad y la femi. Nos referimos. está llamado a permanecer en la comunión en el don al mismo tiempo. Ante estas concepcio. precisan la epistemología de una teología cristiana de las religiones (n. Aunque turbadas y oscu. cada uno según su propia gracia. El documento conlleva tanto un redescubrimiento de la dignidad común del hombre y la t ANGELO AMATO. Dejamos a los estudiosos una profundización ulterior en esta preciosa documenta- ción magisterial. que la presente colección pone de manifiesto la oportunidad de la CDF al salir al paso de diferentes cuestiones que la cultura contem- poránea presenta a los fieles. 1121 señal de inmensa gratitud. La mayor parte de estos documentos llevan la firma 25). fuertemente enraizado en la gran Tradición de la Iglesia y. abierto a la escucha atenta del novum recíproco. la Iglesia confirma algunos aspectos esenciales ella. una sólida garantía para una acción pas- dedicada a una meditación sapiencial de los textos bíblicos toral válida. 37 Muchos otros documentos merecerían una mención. cambios de tendencias y modas culturales. por ejemplo. 38 Notamos simplemente. Para esto el matrimonio es la dimensión primera cultural.104). 36 La antropología bíblica. mirado con simpatía y a la vez con sano espíritu y fundamental de esta vocación.18 Prenotártelos Prenotandos lógica.4. por lo tanto. en el mutuo reconocimiento y colaboración. crítico. de 1981 a 2005 Prefecto del y la mujer: están en mutua relación. preci- .1-2. en igual medida el hombre del cardenal Joseph Ratzinger. A él. a pesar de los de la antropología cristiana fundamentados sobre el dato re. como Arzobispo titular de Sila una conversión del hombre y la mujer para acoger la propia Secretario identidad originaria de «imagen de Dios». sobre la creación del hombre y la mujer (Gen 1. 2.

especialmente en lo que se refiere a la indisolubilidad y. 8 sancionada con las disposiciones del Código de Derecho to que. línea de conducta que los católicos deben mantener con los . siempre se 1 procuró que no se permitieran las nupcias clandestinas. que nuestro Señor Jesu. hibe las nupcias de los católicos con acatólicos bautizados. la Iglesia se cree en el deber de proteger a sus 9 Otra prueba evidente de esta preocupación de la Iglesia fieles para que no corran peligro en la fe o sufran daños. Casti connubii {AAS 22 (1930) 571). observancia de la disciplina canónica referente al matrimo- cordia plena y perfecta de los cónyuges. Por estas razones la Iglesia entiende que de matrimonios mixtos. exige más que otra cosa la con. la esencia del matrimonio como sobre sus propiedades. que son para el hombre objeto de vene.v*fti9i ' 1. que rápidamente han terio (cf. 1070-1071. hay disparidad de convicciones y oposición de enseña la experiencia. la validez del matrimonio 2 . como es sabido. sin embargo. que las condiciones 5 y para realizar de hecho. características de nuestro tiempo. opiniones distintas de las de la doctrina católica. en las circunstancias actuales las relaciones 6 diluirse. pués del divorcio (civil). por ello. costumbres son semejantes. misma forma jurídicamente definida de la manifestación Póngase. sia es la disciplina eclesiástica sobre los matrimonios mixtos. pues aunque en el pasado existieron pretenden contraer matrimonio sobre la naturaleza. Ef 5.4 SOBRE LOS MATRIMONIOS MIXTOS curen formar a los fieles sobre la importancia y valor religio- (18 de marzo de 1966) so de este sacramento. y hay un mayor trato. que se concreta en el doble impedimento de mix. con El sacramento del matrimonio. máxima diligencia posible la educación católica de la prole. el primero de ellos pro. yuge católico en las nupcias mixtas. Por ello. y con mayor razón en el matrimonio con un no cristiano. y que se asegure con la Prueba evidente de esta atenta preocupación de la Igle. tiene el gravísimo deber de salvaguardar y custodiar el don Por tanto. de conformidad con la doctrina católica. Pió XI. quedando a salvo. 7 de la fe tanto en los cónyuges como en los hijos. en virtud del cual su íntima comunión de determinado radicales transformaciones de la vida social y vida representa el amor con que Cristo se ofreció para la familiar. se han difundido entre los católicos canónico. de forma ración. ese gran mis. que queden a salvo la santidad del matrimo- procura con gran cuidado y solicitud que los católicos se nio. tanto sobre ta religión y de disparidad de cultos. la solicitud pastoral de la Iglesia exige hoy. hace inválido el matrimonio con. o por lo menos retardarse. amonéstenles sobre los peligros ane- [Matrimonii sacramentum: AAS 58 (1966) 235-239] jos al matrimonio de un católico con un cristiano no católico. respecto a la religión: «pues la unión de los espíritus suele En realidad. traído por un católico con una persona no bautizada 3 . medidas oportunas esfuércense en que los jóvenes contrai- cristo ha instituido como símbolo de su unión con la Iglesia gan matrimonio con parte católica. y la fe del cón- unan en matrimonio con católicos. . es decir. Matrimonii sacramentum (18-3-1966) 21 1291 lormas distintas a este respecto. sin embargo. hacen más difíciles que en tiempos pasados la salvación de los hombres. que.32). da lugar a ocasiones más frecuentes voluntades» 1 . sin embargo. tampoco se puede ignorar a este respecto la 11 ' Can. para poder desarrollar plenamente su fuerza santificadora No se puede negar. 1060-1064. especialmente con nio mixto. como religiosos. propie- dades y obligaciones del matrimonio mismo y sobre los 1 peligros que deben evitarse. para los cónyuges. Ene. INSTRUCCIÓN Guiados por la misma solicitud. todo cuidado en instruir a quienes 10 del consentimiento. en torno a las verdades y sentimientos que 1301 fácilmente nace entre ellos la amistad. las máximos valores. Además. al divorcio y a las nuevas nupcias des- el segundo. 2 Can. consiguientemente. sin embargo. Esta preocupación pastoral es tanto más necesaria cuan. Por ello más que nunca. todos los Pastores pro. por preservar la santidad del matrimonio cristiano es la tanto de orden espiritual como material. cuando en torno a los entre católicos y no católicos son mucho más frecuentes.

y especialmente respecto a sus princi- giere que se atenúe el rigor de la legislación vigente respec. es decir. también al cónyuge acatólico a prometer. abierta y sincera- precisamente para salir al paso de las actuales necesidades mente. III. según las disposi. permane. biendo estudiado bien el caso. que. En los casos en que. 1060. tólica cuide de inculcar en términos graves la obligación de Al conceder estas mitigaciones. por auto. mediante unas garantías. pasarán definitivamente al Código de Derecho partes no se pueden sustraer. ridad de su Santidad Pablo VI. invítese 17 por el Sumo Pontífice. En la celebración de los matrimonios mixtos se 21 4 Cf. se asegurará el cumplimiento de esta obligación por civiles contrarias a la libertad humana. de la prole 4 . Si la parte acatólica opinara que no podría han expresado diversos pareceres a este respecto. Aunque ordinariamente haya que realizar estas pro. como también determinar ciones contenidas en la carta apostólica Pastorale munus. por las cuales con frecuencia se sien. y que. debe observar la forma canónica. como a veces sucede en cier. Ordinario debe referir el caso con todas sus circunstancias Por tanto. la Iglesia está también 20 proveer al bautismo católico y a la educación católica de la animada por la esperanza de qué se deroguen las leyes prole. con tal que se observen las prescripciones de la ley— y a II. locales la facultad de dispensar de ellos. se establecen las siguientes no tanto por voluntad deliberada de los cónyuges cuanto disposiciones. Téngase siempre presente el criterio de que es pedimento. por tanto. El Ordinario del lugar o el párroco de la parte ca. sin embargo puede el Ordinario. 18 sopesado atentamente todas las circunstancias. que no creará obstáculo alguno en el cumplimiento del pueblo cristiano. con tal que la parte católica esté dispuesta. según la disposición del . solemnemente 3. Juan XXIII. del matrimonio. si son refrendadas positivamente por la por las leyes y costumbres de los pueblos. Esta nueva disciplina su. a hacer todo lo posible para que toda que se debe proveer diligentemente a la educación católica la prole que nazca sea bautizada y educada católicamente. cómo se ha de hacer mención de ello en los expedientes n. como son las que medio de una promesa explícita por parte del cónyuge impiden la educación católica de la prole o el ejercicio de católico.-l. como era justo. el sido ponderados atentamente. en necesario alejar del cónyuge católico el peligro para su fe y cuanto sepa y pueda. del Concilio Ecuménico Vaticano II. pales propiedades. no ciertamente en lo que se refiere lidad. como son la unidad y la indisolubi- to al matrimonio mixto. Pastores a los que afecta esta materia. podrá dispensar de este im- I. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 1. a las que las experiencia. en estas materias se reconozca la fuerza del derecho natural. mesas por escrito. que fue convocado Dado que se ha de garantizar esta obligación. es imposible la educación católica de la prole. cuando existan graves causas y matrimoniales. el Ordinario del lugar. sino en lo relativo a algunas normas de A esta misma parte acatólica se le debe hacer presente 16 derecho eclesiástico. establecer si estas disparidad de cultos —aunque se concede a los Ordinarios promesas de la parte católica o de la acatólica. con- ten ofendidos los hermanos separados. cuya revisión está actualmente en curso. acatólica. después de haber consultado a los sagrados ¿i la Santa Sede. e igualmente haya garantía de la buena voluntad de la parte 2. o de ambas. can. Es fácil comprender servar y profesar su propia fe y de hacer bautizar y educar que este gravísimo problema no ha escapado a la atención en ella a la prole que pueda nacer. se deben dar por escrito o no. 19-20 {AAS 56 (1964) 91. Matrimonii sacramentum (18-3-1966) 23 hermanos separados de la Iglesia Católica. y después de haber 4. tanto ciendo firmes los dos impedimentos de mixta religión y de de forma general como en cada caso. la obligación que tiene el cónyuge católico de tutelar. con la debida delicadeza pero 15 establecida en el Concilio Ecuménico Vaticano II mediante en términos claros. al derecho divino. debe ser informada sobre la dignidad el decreto sobre el ecumenismo. 19 salvo la legislación propia de la Iglesia oriental. ha- canónico. de venerable memoria. Y en verdad los Padres conciliares de este deber. tas regiones. que han lormular esta promesa sin herir su propia conciencia. 1311 la religión católica. La parte acatólica.

Se debe absolutamente evitar cualquier celebración en presencia de un sacerdote católico y de un ministro Esta instrucción. 28 Deben trabajar en esto con todo ánimo y esfuerzo cons- tante quienes tienen la tarea de enseñar a los fieles la doc- trina católica. salvando siempre el respeto debido a los demás. no se prohibe que. en la fiesta de la Ascensión de giosa. es decir. Los Ordinarios del lugar y los párrocos vigilen atentamente que las familias originadas de un matrimonio mixto lleven una vida santa. publicada ya el 18 de marzo de este año.24 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 1. lo cual se requiere para la misma validez del una vida familiar informada por las virtudes cristianas. sobre todo los párrocos. Matrimonii sacramentum (18-3-1966) 25 can. el ministro acatólico dirija algunas palabras de feli. nuestro Señor Jesucristo. Secretario 24 V. especialmente en cuanto se refiere a la instrucción y educación católica de la prole. Los efectos de esta abrogación son re- troactivos. l . queda abrogada. la facultad de permitir en la celebración de los matrimonios mixtos el uso de los ritos sagrados. 1109 §3 y se concede a los Ordinarios del lugar para la Doctrina de la Fe. desde el 19 de mayo de 1966. el 18 de marzo de 1966. el Ordinario debe referir acatólica y a los hijos un luminoso ejemplo. 25 VI. proveer a las actuales necesidades de los fieles y favorecer un más ferviente sen- timiento de caridad en las relaciones mutuas entre católicos y acatólicos. a los acatólicos en sus convicciones de buena fe. 1094. Todo esto se puede realizar con el consentimiento del Ordinario del lugar y con las cautelas debidas para evitar el peligro de que cause extra- ñeza. terminada la ceremonia reli. llevando siempre . 26 VIL La excomunión prevista en el canon 2319 §1 n . para quienes celebren el matrimonio ante ministro acatóli- co. en la Sede de la Sagrada Congregación 1102 §2. de conformidad con las pro- mesas realizadas. Dado en Roma. el caso con todas sus circunstancias a la Santa Sede. acatólico realizando simultáneamente su rito respectivo. Sin insertada en estas Actas. pre- matrimonio. Pro-Prefecto bendición y homilía. ocúpense por ofrecer continuamente también a la parte 22 Pero si surgieran dificultades. 27 Al establecer estas normas es propósito e intención de la Iglesia. 29 Se esforzarán en hacerlo empleando con los fieles la mayor caridad. En cuanto a la forma litúrgica. como arriba se ha dicho. se promulga ahora y entra en vigor embargo. 30 Los cónyuges católicos cuiden también de robustecer y acrecentar en sí mismos el don de la fe. citación y exhortación y 1321 se reciten en común algunas oraciones con los acatólicos. se derogan los can. 23 IV. t PIETRO PÁRENTE. con la acostumbrada t ALFREDO Cardenal OTTAVIANI.

en caso necesario. la Santa Sede hará uso de su derecho y obliga- . 2. uniendo sus fuerzas con los institutos de estudios y universidades. han llegado a la t ALFREDO Card. sin embar- go. En el caso de que se publicaran doctrinas y opiniones contrarias a la fe y a las costumbres. el 14 de junio de 1966. para que. Pro-Prefecto de la Sagrada Santa Sede no pocas consultas sobre la situación del índice Congregación para la Doctrina de la Fe t PIETRO PÁRENTE. de acuerdo con el pensamiento de la carta apostólica Integrae servandae y de los decretos del Concilio Ecuménico Vati- cano II. con los Ordinarios de todo el mundo católico para facilitarles ayu- da en el juicio de las obras publicadas. con el fin de 2 ayudar al bien de las almas. en cuanto que orienta la conciencia de los fieles. después de tratar la cuestión con el Santo Padre. condenar y reprobar los libros que hacen daño. una vez invitados con delicadeza a corregir sus errores. Por lo cual. por exigencias del mismo derecho natural. Para responder a las citadas peticiones. especialmente de los autores y editores católicos y de quienes se dedican a la instrucción de la juventud. Post litteras apostólicas (14-6-1966) 27 1331 ción de condenar públicamente estos escritos. en la Sede del Santo Oficio. OTTAVIANI. esta Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. NOTIFICACIÓN Finalmente se proveerá debidamente para que el juicio 6 {SOBRE LA ABOLICIÓN DEL ÍNDICE de la Iglesia sobre las obras publicadas llegue al conoci- DE LIBROS PROHIBIDOS} miento de los fieles. tengan precaución ante los escritos que puedan poner en peligro la fe y las buenas costumbres. de acuerdo con el mandato divino. que tienen como oficio y derecho inspeccionar. La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. dada motu proprio el 7 de diciembre de 1965. se negaran a hacerlo. la Iglesia confía en la madura conciencia de los fieles. se pondrá en contacto. (14 de junio de 1966) [Post lateras apostólicas: AAS 58 (1966) 445] Dado en Roma. Después de la carta apostólica Integrae servandae. declara que el índice con- serva su vigor moral. Secretario de los libros prohibidos que ha venido empleándose en la Iglesia para custodiar la integridad de la fe y las costum- bres. prevenir y. Pone una firme esperanza en la vigilante solicitud de los Ordinarios y de las Conferencias Episcopales. y sus autores. en la promoción de una sana cultura. si llegara el caso. deja de tener la fuerza de ley eclesiástica con las censu- ras anejas.

1351 llevar a la práctica todo lo que. ha promulgado documentos muy valiosos. bajo la inspiración del 2. Se ha actuado de este modo para que no haya dudas sobre el contenido de la carta ni sobre dos de manera suficiente. soluta. y además reducen el ámbito y la fuer- promover de manera más eficaz la vida de la Iglesia. mo. cual la verdad sigue necesariamente el ritmo de la evolu- ñar de manera autorizada. que adquirió poco a poco conciencia de su filia- Hay que alabar los esfuerzos y las iniciativas para investigar ción divina. tanto gunos que recurren a la Escritura dejando de lado volunta- en los aspectos doctrinales como en los disciplinares. Asimismo. el za de la inspiración y la inerrancia. y someten todo a cierto relativis- tención. muchos pastores ya ción de la conciencia y de la historia. y esto conforme a esa razón entenebrecida según la que bajo Pedro. consta que en no pocas sentencias {SOBRE LOS ABUSOS EN LA INTERPRETACIÓN parece que se han traspasado los límites de una simple DE LOS DECRETOS DEL CONCILIO opinión o hipótesis y en cierto modo ha quedado afectado VATICANO II} el dogma y los fundamentos de la fe. Cum oecumenicum Concilium (24-7-1966) 29 1341 más profundamente la verdad. 4 [Cum oecumenicum Concilium: AAS 58 (1966) 659-661] a modo de ejemplo. hasta el punto que el sentido objetivo de las por el Sumo Pontífice. hombre. pues al abordar la crístología se em- Sin embargo. sin embargo. los milagros y la misma Resurrección se conceden verbalmente. tísima Eucaristía. 8 importancia de cada uno de ellos y manteniendo su in. y no piensan de manera pueblo de Dios tiene la grave obligación de esforzarse para correcta acerca del valor histórico de los textos. ha sido solemnemente propuesto o decidi. tienen la misión de ense. aunque la natura. tal como consta por los informes de los expertos así como por diversas publicaciones. distinguiendo adecuadamen- 3 le entre lo que debe ser creído y lo que es opinable. que prácticamente se relega al ámbito de lo opi- los documentos y decretos del mismo Concilio sean rec. De hecho. Además serpentea un humanismo cristológico como de opiniones extrañas y atrevidas. A la jerarquía. sin que apareciera el carácter propio del mismo. corresponde el derecho y 3. sobre todo el ~¡ el deber de vigilar. 5 concluido. para riamente la Tradición. hay que lamentar que de diversas partes plean tales conceptos de naturaleza y de persona. como cabeza. cristo se ve afectada. sobre todo en lo referente a la San- el fin que pretende con ella la Santa Sede. La misma adorable persona de nuestro Señor JesU. Algunos casi no reconocen la verdad objetiva. Por lo que se refiere a la doctrina de la fe.10 contenido. mismas sufre un cambio. algunos elementos o son ignorados o no son considera- del texto. de manera que desprecia. a veces hasta tal punto se olvida y de renovación iniciado por el Concilio. que aparecen aquí para el que Cristo se reduce a la condición de un simple y allá. cilmente pueden ser compatibles con las definiciones tidos en la interpretación de la doctrina del Concilio. en el tratado teológico de los sacramen. y que perturban no poco el espíritu de muchos fieles. se dice 6 Espíritu Santo. (24 de julio de 1966) Es preciso señalar algunas de estas sentencias y errores. Ante todo está la misma Revelación sagrada: hay al. Su concepción virginal. firme e inmutable. 9 Concilio. sin CARTA A LOS PRESIDENTES embargo. Una vez que el Concilio Vaticano II. a partir de documentos examinados por esta DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES 1 Sagrada Congregación. nable. pero en realidad 1 Se ha concedido el permiso para publicar esta carta. de dirigir y promover el movimiento del Romano Pontífice. Acerca de la presencia real de Cristo bajo . que las fórmulas dogmáticas están sometidas a una evolu- do en aquella amplísima asamblea de Obispos presidida ción histórica. Esta doctrina debe ser defendida por los Obispos. que difí- han llegado noticias desagradables acerca de abusos come. tamente interpretados y se lleven a la práctica según la 4. han comenzado a explicar loablemente la enseñanza del 5. quedan reducidos al mero orden natural. ab. recientemente 1. para que quedara claro su 6. 3. así dogmáticas. porque algunos periódicos no dudaron en publicar ciertas partes los. leza de la misma pidiera una absoluta discreción. El magisterio ordinario de la Iglesia.

deben mantenerla en estríe- lo secreto. y se empeñen en una acción ecuménica que. respecto a la Misa. 12 8. Pretenden que para celebrar este sacra- mento no es necesaria la confesión personal de los pecados. reunidos en las Conferencias . o la explican de tal manera que la culpa original de Adán y la transmisión del pecado al menos quedan oscurecidas. episcopales. que es completamente ajeno a la mente del Concilio. sino mera- Esta carta. Roma. A todo esto hay que añadir alguna cuestión sobre el ecumenismo. Tampoco son menores los errores en el ámbito de la teología moral. pero lamenta que algunos interpreten a su modo el decreto conciliar. mo Dios ofendido. 16 Este Sagrado Dicasterio ruega insistentemente que los mismos Ordinarios de lugar. para que cada uno. sideren oportuno comunicarla. otros no aceptan la ley natural. trate de so- lucionarlos o prevenirlos. 24 de julio de 1966. sino que afirman la legitimidad de la denominada moral de situación. La Sede Apostólica alaba a aquellos que.30 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 3. 11 7. y atraerlos a la unidad de la Igle- sia. Hay también quienes. conforme a su misión y obligación. Algunos prefieren explicar el sacramento de la Pe- nitencia como el medio de reconciliación con la Iglesia. No pocos se atreven a rechazar la razón objetiva de la moralidad. traten de estas cuestiones y refieran oportuna- tión favoreciendo un simbolismo exagerado. insisten más de la cuenta en el concepto hacer pública. promueven iniciativas para fomentar la caridad con los hermanos separados. 1361 14 10. se muestran como en un sumario o síntesis recogida en esta carta a los Ordinarios del lugar. Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo. opuesta a la verdad de la fe y a la unidad de la Iglesia. sin expresar de manera suficiente la reconciliación con el mis. que van esparciendo aquí y allá. 13 9. que evidentes motivos de prudencia impiden 15 mente pasaran a significar otra cosa. 15 Este tipo de errores y peligros. Se propagan opiniones perniciosas acerca de la moralidad y la responsabilidad en materia sexual y matri- monial. los Ordinarios y otros a los que éstos con- de banquete (ágape). favorece un peligroso irenismo e indiferentismo. No faltan quienes desprecian la doctrina del Con- cilio de Trento sobre el pecado original. como si el pan mente a la Santa Sede sus determinaciones antes de la fiesta y el vino no se convirtieran por la transustanciación en el de la Navidad de nuestro Señor Jesucristo del presente año. OTTAVIANI sino que sólo procuran expresar la función social de recon- ciliación con la Iglesia. t ALFREDO Card. antes que en la idea de Sacrificio. Cum oecumenicum Concilium (24-7-1966) 31 las especies de pan y de vino no faltan los que tratan la cues. conforme al espíritu del decreto conciliar sobre el ecume- nismo.

colabo- 2 Propuestas estas cuestiones en la reunión plenaria del ren en esta solicitud para bien de la Iglesia universal. pues Dios no deja sin su testimonio al género humano. Pro-Prefecto libros. Aquellos que hayan incurrido en las censuras de las respecto a los problemas religiosos. se debe recordar de nuevo realizadas en cualquier lugar. amplificadas en nuestros tiempos por los medios en peligro la fe y las buenas costumbres. se preguntó a esta Sagrada Congregación para la cias. 2318. de comunicación social. establecer en las Conferencias de Obispos una comisión doctrinal que vigile los escritos. Y en la audiencia del Emmo. Negativamente a ambas cuestiones. que han recibido con el 2 sobre la censura y la prohibición de libros. Sin embargo. y todos con aprobar el citado decreto y mandó hacerlo público. esto Doctrina de la Fe si permanecen en vigor el can. 2). el 15 de noviembre de 1966. a la ley eclesiástica. concedida el 14 del mismo mes y año. 2318 se deben considerar absueltos no se quedan encerrados entre las paredes de un templo o de dichas censuras por el mismo hecho de la abrogación de una escuela. suele su- 3 1. Asimismo. en aquellas en las que todavía no exista este tipo de comisión. favorezca la verdadera cien- cia religiosa y ayude a los Obispos a juzgar acerca de los t ALFREDO Card. esta . Cardenal Pro-Prefecto de la Por lo cual. en nuestros días. OTTAVIANI. de la que «nace la unidad del Sacerdo- cio»: para conseguir esto. como muestra la experiencia. casterio y lo renovó para que. 1399. t PIETRO PÁRENTE. y el can. Esto es especialmente verdadero 4 2. sino que se presentan cada vez más a las del canon. Romano Pontífice como cabeza el oficio apostólico. sin embargo. miércoles 12 de octubre de 1966. Secretario La Santa Sede reconoce y alaba que esto ya se haya 5 hecho en algunas Conferencias. el sumo pontífice Pablo VI se dignó dos de todos los pueblos concuerden entre sí. por es. U8l 1371 5 4 INSTRUCCIÓN A LOS DECRETO PRESIDENTES DE LAS CONFERENCIAS {SOBRE LA INTERPRETACIÓN EPISCOPALES SOBRE LA NECESIDAD DE LA «NOTIFICACIÓN» DEL 14 DE JUNIO DE ESTABLECER COMISIONES DOCTRINALES DE 1966 ACERCA DEL «ÍNDICE» DE LIBROS (23 de febrero de 1967) PROHIBIDOS) [Litteris apostolicis: Documenta. costumbres. 4 Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. que se trata en el can. que. es preciso que los episcopa. en este tema. los eminentísimos Padres Hoy los progresos de las ciencias y el desarrollo de la 3 de la Congregación para la Doctrina de la Fe decretaron enseñanza proceden de la colaboración de los esfuerzos de que se ha de responder: muchos. el sumo 1 Después de editar la «Notificación» del día 14 de junio pontífice Pablo VI cambió el nombre de este Sagrado Di- del año en curso sobre el «índice» de libros prohibidos {cf. titulada lntegrae servandae. será una decisión muy adecuada Dado en Poma. en lo referente ceder que las ideas y aportaciones de cualquier disciplina. mentes de los fieles y de los hombres cultos. se difunden por todo el el valor de la ley moral que prohibe absolutamente poner mundo. la Sede Apostólica. en la sede de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Ve. en las actuales circunstan- Doc. 12-13] (15 de noviembre de 1966) [Post editam: AAS 58 (1966) 1186] En la carta apostólica en forma de motu proprio del 1 7 de diciembre de 1965. pueda realizar con mayor fruto su misión propia. la defensa y la promoción de la doctrina de la fe y el cual se prohiben ipso iure ciertos libros. por el que se imponen las penas a los violadores de las leyes Es preciso que los Obispos.

que es una. OTTAVIANI. de modo que aquello que juzgaran importante en relación a la doctrina de la fe y las costumbres. con la gozosa aprobación del Sumo 6 Pontífice. EN LUGAR DE LA FÓRMULA TRIDENTINA se esfuercen conforme a su derecho y obligación en custo- Y DEL JURAMENTO ANTIMODERNISTA diar la fe. Creo en el Espíritu Santo. un solo Señor. que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria. ante todo. sugiriendo también los [Ego N. y de nuevo vendrá con t ALFREDO Card. tanto bueno como malo. 23 de febrero de 1967. que por nosotros. este Sagra. la Virgen. Creador del católicas y a otros hombres doctos que los Obispos pueden cielo y de la tierra. de todo lo visible y lo invisible. Creo en asociar a su labor. Dado en Roma. en el Señor. padeció y fue sepultado. el sacrificio de la Misa y el Primado del Ro- mano Pontífice. sea afirmadas y declaradas por el magisterio ordinario. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. y que habló por los profetas. y por nuestra causa fue crucifi- cado en tiempos de Poncio Pilato.. y se hizo hombre. Señor y dador de vida. lo comuni. Obispos en cuyo territorio hay editoriales.: AAS 59 (1967) 1058] remedios que les parezca. PARA LA PROFESIÓN DE FE EN LOS CASOS do Dicasterio desea que. los mismos Obispos EN QUE LO PRESCRIBE EL DERECHO por sí. Hijo único de Dios. Pro-Prefecto gloria para juzgar a vivos y muertos. engendrado. que se deben aplicar para destruir los errores: será precisa la colaboración prin. y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. santa. que proce- de del Padre y del Hijo. según las Escrituras. nacido del Finalmente. ya reunidos en asamblea. Padre todopoderoso. También acepto y retengo firmemente todas y cada una de las cosas sobre la doctrina de la fe y las costumbres. (17 de julio de 1967) quen a esta Sagrada Congregación. los hombres. prever un amplio y notable influjo. Luz de Luz. PROFESIÓN DE F E cipalmente de las citadas comisiones para llevar a cabo esta tarea. cionadas con la misma. no creado. 1391 Yo. N. esta Sagrada Congregación ruega a aquellos Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios. y está sentado a la derecha del Padre. ya de manera individual. viar aquí las principales publicaciones de las que se puede de la misma naturaleza del Padre. . sus sacramentos. del cielo. sea definidas por un juicio solem- ne. y su reino no tendrá fin. y por nuestra salvación bajó en lo referente a la doctrina católica y a las opiniones rela. y subió al cielo. tal como son propuestas por la misma. exhorta a que cuanto antes se constituya. y resucitó al tercer día. FÓRMULA QUE SE DEBE EMPLEAR Con espíritu de fraterna comunión católica. a saber: No hay duda de que puede ayudar mucho para cumplir esta misión el consultar a los doctores de las universidades Creo en un solo Dios. católica y apostólica. que se dignen en. en especial las que se refieren al misterio de la santa Iglesia de Cristo. Jesucristo. creo con fe firme y profeso todas y cada una de las cosas que se contienen en el Símbolo de la fe. Dios verdadero de Dios verdadero. por quien todo fue hecho. propuestas por la Iglesia. Creo en la Iglesia. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 1401 Sagrada Congregación.

Pero esta investiga- estado laical con la dispensa de las obligaciones relaciona. y si el peticionario es religioso. PABLO VI. también en la 2 2. o de la defección. cos- según los casos. dica en la que se encuentra. Sobre lo que debe intentarse para que rectifique quien conceder la dispensa de las obligaciones. condición jurí- necesarias para la cuestión. sigue: des que tiene (cf. escrutinios sobre él en la recepción de familiares. antecedentes o «anamnesis». se deberán recopilar las informaciones grada. tanto en el fuero interno (con tal de que haya cionario. errores de los propuesta al Sumo Pontífice. Por esta proponer casos a la Santa Sede causa. y es necesario un voto final de la misma auto- seculares. deposiciones de testigos. del tiene el propósito de abandonar el sacerdocio antes de sacerdote. Ene. la autoridad competente no debe constituir un tribu- nal propiamente dicho. sino que es absolutamente necesario que dicha so. por ejemplo. . a lo que para ayudar al peticionario (orator) a superar las dificulta. Sacerdotalis coelibatus. la invalidez de la ordenación sacerdotal o de la asunción de las obligaciones. estudios. ridad según la verdad del asunto. cias de la familia en la que ha nacido el peticionario. mediante preguntas determinadas. con la ayuda. ño basta la solicitud del peti. las órdenes. II. sino que. tiempo y lugar de la ordenación sa- solicitar la dispensa. ción se ha de realizar conforme a unas normas definidas. y circunstan- lado a otro lugar donde esté libre de peligros. Para que la Sagrada Congregación para la Doctrina psíquico. antes de la ordena- ción: como enfermedades. 7 documentos. Antequam causam (13-1-1971) 1411 de las obligaciones. y asuntos semejantes. conforme se indica más de adaptación al ministerio sagrado. y el peticionario insiste en emisión de los votos. en es. juicio de los médicos NORMAS PARA PROCEDER A LA REDUCCIÓN y otos testimonios de este tipo se descubra si la solicitud del AL ESTADO LAICAL EN LAS CURIAS peticionario se apoya en la verdad. y del sacerdocio. y recibiendo respues- concreto. angustias o crisis en la adelante en el n. en el orden físico o 3 1. o en la misma fe. caídas respecto al sexto mandamiento del decálo- de la fe juzgue con conocimiento de causa si una reducción go en el tiempo de formación del seminario o en instituto al estado laical con dispensa de las obligaciones puede ser religioso. superiores. Sobre la naturaleza de la investigación para recopilar b) Causas y circunstancias de las dificultades que su- las informaciones fre el peticionario. Sin embargo.III. de compañeros y amigos del peticionario. 1421 DIOCESANAS Y RELIGIOSAS 2. presiones por parte de la familia. de manera que mediante interrogatorios. curriculum del ministerio sacerdotal. si fuera el caso. por sí misma. La investigación se refiere. [Antequam causam: AAS 63 (1971) 303-308] conforme a los can. y otras cuestiones cionario solicita la reducción al estado laical con la dispensa tle este tipo. sino sólo a I. mediante el tras. esto das con la ordenación sagrada. los Ordinarios diocesanos para los sacerdotes tas concretas. los Ordinarios afectados. después de la ordenación: defectos autoridad eclesiástica competente. de. tanto en el derecho canónico como en el civil. esta investigación no tiene las caracte- (13 de enero de 1971) rísticas de un proceso judicial. Esta investigación se establece para que vida espiritual. ben hacer todo lo posible durante un tiempo adecuado 3. Antes de que propongan a la Sagrada Congrega. costumbres disolutas. de nacimiento. como. que a la vez es reducido al estado laical. especialmente. Si todo esto no resultara. y los superiores mayores para los religiosos. al juz- licitud esté apoyada por las informaciones recogidas por la gar sobre la vocación. tumbres. inmadurez. médicos y psicólogos. o por un 1 1. licencia del peticionario) como en el fuero externo. 87 a) Aspectos generales del peticionario: tiempo y lugar {AAS 59 (1967) 691}). errores acerca del celibato aparezcan de verdad los argumentos por los cuales el peti. 1993-1998. debe realizar una investigación que co- ción para la Doctrina de la Fe la causa de reducción al rresponde más bien a la misión pastoral. 7. sacerdote delegado. No se ordena a demostrar.

Por una causa proporcionada. el sacerdote peticio. Sobre la autoridad competente a la que corresponde el Ordinario al que la Sagrada Congregación para la Doctri- realizar la investigación na de la Fe encomendara realizar la investigación. transmitirá las actas del inte- medida de la posible. la propondrá del peticionario. conforme a las presentes normas. 10 e) Según la naturaleza de los casos. examen de expertos de oficio en medicina. 3. el Ordinario propio 20 y. y al superior mayor pia diócesis. se ocupará este Ordinario de informar al psicología y psiquiatría. una el matrimonio canónico del peticionario. sea encomendado a otra autoridad que no es el propio Or- dinario. del peticionario las oportunas informaciones y el voto. esto es. en general. embargo. 15 rece en la solicitud responde a la verdad. las actas en este caso se enviarán directamente a la el caso de reducción al estado laical con la dispensa de las Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. debe pe- dir. si decidiera que se debe aceptar la petición. ni diocesano ni religioso. bajo secreto. tualmente vive. La obligación de proponer al Sumo Pontífice. hermanos y hermanas. nicará a este Ordinario todo lo que considere que es útil ñeros en el ministerio. al Ordinario del lugar de incardina. sino que la realiza. tud a su Ordinario. como excepción a la regla señalada. 21 propia diócesis o de la sede del superior mayor propio: 2) actas de la investigación (cf. y debe permanecer secreto. rrogatorio al prelado propio del peticionario. La autoridad a la que corresponde prelado propio del peticionario. n. sea religioso. nario puede pedir a la Sagrada Congregación para la Doctri- telar el ejercicio de las órdenes (cf. Cuando el sacerdote peticionario está lejos de la 1) solicitud por escrito del peticionario. el Ordinario del lugar en el que vive será para los religiosos. que considere útil para una mejor comprensión del caso. se le debe prohibir de manera cau. consultado por la autoridad competente sobre si hay que 13 2. 16 que afecte. conocer sobre el caso. y para esto comu- compañeros de seminario o noviciado. IV. superiores y nario. Pero. obligaciones corresponde. 1441 licencia previa de la Sagrada Congregación para la Doctri- na de la Fe para realizar la investigación. el Ordinario del lugar en el que vive 17 Todo lo anterior debe ser hecho bajo juramento. sea religioso. 22 . Ordinario del lugar en el que vive habitualmente el peticio- como son los padres. por propio derecho y obligación. superiores y compa. al Ordinario diocesano o religioso propio 12 1. El Ordinario de incardinación o el superior mayor temer o no escándalo por la concesión de la dispensa y por religioso no necesita. Al peticionario. en la habitualmente el peticionario. no. 1431 na de la Fe que el caso. se ocupará el mismo Ordinario de rogar al 9 d) Interrogatorio de los testigos que hacen al caso. 1997). incluso en este caso. Una vez ter. y en la medida en b) Si recurriera al Ordinario del lugar en el que habi. III. per se. la autoridad competente enviará Congregación para la Doctrina de la Fe las actas a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. debe enviar a al Santo Padre. Este Sagrado Dicasterio examinará cuanto antes el caso Una vez terminada la investigación. sea religio- el deber de realizar la investigación puede añadir todo lo so. Actas que se deben enviar a la Sagrada minada la investigación. sea religioso. Siempre que se trate de un peticionario religioso y 19 peticionario. en la medida en que sea preciso. y hasta que llegue la respuesta de la 4. con su propio voto. para que realice la investigación. sea diocesa- 11 4. al propio prelado del 5. can. sea diocesano. me. sin diante la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.°). que es el único al que corresponde decidir la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe lo que si se debe conceder o no la reducción con la dispensa. cuando el peticionario sacerdote secular no viva en la pro- ción para los sacerdotes diocesanos. sea diocesano. a continuación se indica: 14 3. sea diocesano.III. 18 Sagrada Congregación. a) Si recurriera al propio Ordinario.38 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 7. después de haber cursado la solici. En ambos casos. Antequam causam (13-1-1971) 39 8 c) Confianza que merece el peticionario: si lo que apa. y de pedirle lo necesario para realizar la investigación.

40 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 7. en el que debe tratar también de lo que ha cosa. 2. El Ordinario del lugar de residencia del peticionario. sea del que probablemente se originará entre los fieles por la con. 5. es decir. Por lo que se refiere a la celebración de matrimonio so. del cual se ción de la prole. debe anotarse que hay que consultar cesión de la dispensa. debe V. o con el superior ción al estado laical y la dispensa de las obligaciones que mayor religioso. semejantes). Rescripto de reducción al estado laical con dispensa alejarse de aquellos lugares en los que es conocido su esta- de las obligaciones conexas con la ordenación sagrada do sacerdotal. cuando haga falta. si falta algún documento necesario. lado propio del peticionario. sea diocesano. canónico. si no se prevé que la presencia del peti- peticionario separar los dos elementos. en cuanto sea necesario. amigos y patronos. Si el peticionario es religio. corresponde determinar si la dispensa y. (empleando la prensa. VI. mentos. o se pueda comunicar. la solución del caso se prolongará. celebre el matrimonio. podría dispensar de esta cláusula que con- provienen de ía ordenación sagrada. 29 2. para que que se lo comunique al peticionario. nario del lugar de residencia del peticionario sobre si se ha de temer o no el escándalo en dicho lugar. El rescripto es enviado al prelado propio del peti. segundo y rechazar el primero. el voto del Ordi. llevará consigo la absolu. falta. de manera similar. El rescripto comprende inseparablemente la reduc. Nunca será lícito al tiene el rescripto. de común acuerdo. 25 Procurarán con todo empeño las autoridades compe. o religioso. haciendo presión con mala voluntad para des- Sí nio canónico. le tente. el sacerdote reducido al estado laical y dispensado de las obligaciones conexas con el sacerdocio. Si las circunstancias particulares sugieren otra preciar el sagrado celibato. al Ordinario diocesano para los sacerdo. la celebración del matrimonio deba ser mantenida en secre- cionario. Antequam causam (13-1-1971) 23 3) su voto. En los libros de bautismo de la parroquia. le o incluso hace público su caso para provocar el escándalo pedirá que comunique el rescripto al peticionario y conce. 26 1. ción. los medios radiotelevisivos y otros 14 da la delegación necesaria para la celebración del matrimo. el Ordinario procure que se evite cualquier tipo 21 Además. sea religioso. el citado Ordinario recurra a la Sagrada Congrega- intentado para ayudar al peticionario a superar las dificul. En cambio. si es el caso. esto es. guardará el acta en el archivo secreto de la curia. 1451 tades y de lo que pretende realizar para evitar el escándalo 4. y especialmente el sacerdote unido en matrimonio. está fuera de la propia diócesis. excepto en el caso del se mantenga la buena fama del mismo peticionario y los que se trata en III. con las debidas precauciones a tes seculares. orador o de la pareja. 4° derechos económicos y sociales que brotan de su nuevo 30 3.°. al superior mayor para los religiosos. de modo los allegados del peticionario. el rescripto también contiene la dispensa de los votos. 28 El rescripto entrará en vigor desde el momento de la Al Ordinario del lugar de residencia junto con el pre- notificación hecha al peticionario por el prelado compe. De por sí. Condiciones que debe cumplir el sacerdote tentes que se envíen las actas completas: de esta manera las dispensado causas se resolverán rápidamente. si el sacerdote reducido al estado laical del lugar de incardinación. de ostentación y ante un sacerdote probado o. será preciso que los Ordinarios . y. to. Si el peticionario es un sacerdote diocesano que estado de laico casado. con el Ordinario propio de incardinación. o el superior religioso mayor. si hiciera ción de las censuras en las que ha incurrido y la legitima. al Ordinario del lugar cuando se pidan partidas o docu- 24 4) en los casos señalados en III. el Ordinario 3. 1. ante dos testigos. y dispensado de las obligaciones conexas con la sagrada informará al Ordinario del lugar de residencia habitual del ordenación no mantiene la promesa de evitar el escándalo. peticionario sobre la dispensa pontificia. aceptar el cionario vaya a dar lugar a escándalo.

se debe aplicar también a los casos en los que algún porque la Iglesia ha considerado que no es idóneo para el sacerdote. 1461 38 b) realizar acción litúrgica alguna en las celebraciones con el pueblo. VIL Sobre los casos en los que se debe actuar de oficio 43 Con las debidas acomodaciones. Sin embargo. donde es conocida su condición. salvo lo que se determina en los can. El Ordinario. divulguen que ese sacerdote ha sido reducido pensa de las obligaciones que brotan de la ordenación sa- al estado laical y dispensado de los compromisos asumidos grada. que debe ser reducido al estado lai- cripto al peticionario. caiga en el peligro de la eterna condenación. 882 y 892 §2. entre los que está el su- perior mayor religioso. contribuya a la edificación y se muestre como un hijo amante de la Iglesia. sea católica o no. el Ordinario del lugar. y a la vez dispensado por misericordia. en casos particula- res. con tal de que no se haya de temer escándalo o extrañeza. gruente con su nueva condición de vida. o por otra causa grave. siempre con la excepción de las escuelas católicas. nales. al que corresponde comunicar el res.42 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 7. para que no que participe en la vida del pueblo de Dios de modo con. le debe exhortar intensamente para cal. A la vez. o por los errores doctri- ejercicio del sacerdocio. puede. acompañen a los sacerdotes reduci- dos al estado laical y dispensados de las obligaciones co- nexas con la sagrada ordenación. 39 c) desempeñar cualquier oficio pastoral. después de una ne- 36 4. y si es posible ayúdenles en lo necesario para llevar una vida honesta. lo que se establece en estas reglas para los casos en los que los sacerdotes piden . 42 5. facultades teo- lógicas e instituciones semejantes. cesaria investigación. según su prudente juicio. y nunca pronuncie una homilía. 41 e) asimismo no desempeñe la labor de director de una escuela católica. Los Ordinarios afectados. por su vida depravada. Antequam causam (13-1-1971) 43 a los que afecta. permitir que el sacerdote reducido al estado laical y dispensado de las obligaciones conexas con la ordenación sagrada enseñe religión en las escuelas públicas. de Director espiritual y profesor en seminarios. parece. le debe comunicar que a todo sacerdote reduci- do al estado laical y dispensado de las obligaciones le está prohibido: 37 a) realizar cualquier función del orden sagrado. 40 d) la misión de Rector (u otro ministerio directivo). y también el superior religioso en caso de espontáneamente la reducción al estado laical con la dis- los religiosos. ni de maestro de religión en cualquier escuela.

A esta carta se adjuntaban unas «Nor- 1 En la encíclica Sacerdotalis coelibatus {n. una riencia de miles de casos tratados de todas las partes del vez ponderadas todas las circunstancias con diligencia y mundo. 8. para que mostrara a la (provinciales y los que les están asimilados). habían encomendado a la entonces ( kdinario de lugar y superior general de institutos religiosos Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio el exa. muchos eminentísi- la reducción al estado laical con la dispensa de mantener la mos y excelentísimo obispos y superiores generales de los obligación del celibato. y Pablo VI. 3 Los sumos pontífices Pío XII y Juan XXIII. litados aquí. sin embargo muestra una Así pues. por todos los medios. para celebrar un proceso judicial. . gran temor y dolor [. habiendo consultado con el Ordinario del lugar o con el ivas ser presentadas al Santo Padre. con comparó con las conclusiones que había sacado de la expe- más amor que dolor. a retomar la misión sacerdotal. aunque siempre muy que. decretó abro- infeliz ministro de Dios debe ser eximido del cumplimiento gar las normas citadas y proporcionar otras más sencillas. sea conducido de nuevo a la tranquilidad de espíritu. y con- intentar. El de su ministerio» ¡n. este Sagrado Dicasterio. a la que le correspondería sopesar las peticiones [Littens Encyclicis: AAS 63 (1971) 309-312] para la reducción al estado laical con 1481 la dispensa de mantener el celibato. envió una carta «a todos los eminentísimos y excelen- CARTA A LOS ORDINARIOS DEL LUGAR tísimos Ordinarios de lugar y a los superiores generales de Y SUPERIORES GENERALES las familias religiosas». la plenaria de esta Sagrada Con- puede ser movido como sacerdote a una labor fructífera. Litteris Encyclicis (13-1-1971) 1471 Por lo cual. ile diciembre de 1970. advierte que «no se debe dejar de religiosos pidieron que el reglamento se simplificara. que. mientras que el asumidos en la consagración sacerdotal». primero. se ruega que los superiores generales las comuni- men de las peticiones para la reducción al estado laical. que el hermano que vacila siguientemente se redujera el tiempo para dar solución a y cae. si no puede volver de nuevo y excelentísimos padres. tivamente. y de signo sagrado conferido por el orden del presbiterado. como habían sugerido los obispos y superiores generales.. añade el Santo Padre. Y entonces. el Sumo Pontífice. cordar las razones por las cuales la Iglesia decide conceder Después de un tiempo prolongado. con quen a todos los superiores mayores de su congregación la dispensa de mantener el celibato. el sumo pontífice Pablo VI se dirigía «con sus obligaciones». llamado «actor») debía constituir un tribunal que constara ridos y amados. en la que se anunciaba la constitu- {SOBRE LA REDUCCIÓN AL ESTADO LAICAL} ción de una comisión especial en la misma Sagrada Congre- (13 de enero de 1971) gación. sólo cuando se haya visto que no Considerando todo esto. tanto en las curias diocesanas como en esta a la confianza. Con todo. de feliz Con esta carta se comunican las nuevas normas a cada memoria. esta Sagrada Congregación compendió lo que buena y sincera voluntad de llevar una vida cristiana. se dignó aprobar el 14 superior religioso» {n. concede la dispensa solicitada. tras re. según las cuales el Ordinario del lugar amor paterno. y lo corresponde a un seglar. a veces la Sede Apostólica. Santo Padre aprobó la citada decisión de los eminentísimos «aunque a veces sucede que.. y por ello se prohibe que se hagan públicas. el gregación.] a aquellos infelices habitual de residencia del peticionario (que también era [. El interrogato- embargo han abandonado lamentablemente los deberes rio del peticionario contiene 27 artículos. a la penitencia y a retomar el entusiasmo Sagrada Congregación..87). sin notario. clericales. Así se confeccionaron estas nuevas normas que. mismas normas sólo deben ser conocidas por los que están vorable. defensor del vínculo de la ordenación sagrada. estas causas.] hermanos en el sacerdocio..83} del 24 de mas para preparar las causas sobre la sagrada ordenación y junio de 1967.88| (AAS 59 [1967]). el 2 de febrero de 8 1964. reunida el 3 de diciembre de 1969. Esta carta y las audiencia pontificia los casos dignos de una decisión fa. «examen judicial» de los padres y testigos 22 y 32 respec- 2 En este mismo documento. teniendo impreso en su espíritu el de juez.

rigir el uso de estas normas. la fa- alega el peticionario se apoya en la verdad. t FRANJO Card. esta carta y las normas anejas atestiguan breve. y que realizó la investigación. hasta razones pastorales y procede de una manera más sencilla: ahora muy estricta. enviará en breve el rescripto de la misma al prelado que Al comunicarte esto. Las normas del año 1964 encomendaban todo el intensas consultas y un examen muy cuidadoso realizado proceso al Ordinario del lugar de residencia habitual del en una asamblea mixta de esta Sagrada Congregación y de peticionario. inmediatamente será pedida al Santo Padre la mayores religiosos para que los sacerdotes en peligro sean dispensa de la obligación del celibato. ahora. Roma. laical con la dispensa de la obligación del celibato era en- viado como anexo a la carta al Ordinario del lugar de re. el superior mayor religioso. gusto te presentamos nuestra más distinguida considera- 14 4. Se ha llegado a las normas del n. el mismo prelado al que. ahora se trata de una simple investigación. mayor propio del peticionario religioso. Pero a las mismas normas se debe presuponer. se guía más por da que sea necesario.VI después de 11 2. 13 de enero de 1971. Sin t PAUL PHILIPPE. y el el vivo y firme deseo de la Sagrada Congregación para la voto de esta Sagrada Congregación considera rato dicho Doctrina de la Fe de ayudar a los obispos y a los superiores primer voto. sea diocesano. para que los actas enviadas por el prelado competente se hará de una sacerdotes que sufren la tentación de abandonar venzan sus manera más sencilla. 5. o por el Ordinario 10 1. En esta Sagrada Congregación el examen de las hablaba la encíclica Sacerdotalis coelibatus). de hacer todo lo posible (antes de o prelados. Este tipo de cultad de dispensar. cuyo pro. y nunca era el superior aprobadas por el Santo Padre. o al propio superior religioso. y nos mostramos. 6. 1501 examen y la tramitación del caso se realizaran en un tiempo Por lo demás. comunicará el explica a continuación: rescripto al peticionario. Litteris Encyclicis (13-1-1971) 9 La diferencia principal con las normas del año 1964 se peticionario. conforme a su prudencia y en la medi- investigación tiene menos de rigor jurídico. que pidan por escrito al Ordinario de lugar en que se recurra a la suprema autoridad de la Iglesia para el que vive el peticionario que haga la investigación. Si el voto del prelado competente es favorable. pensa de la obligación del celibato son válidos y si lo que el Ordinario del lugar en el que vive el peticionario). el dificultades. han sido especialmente sacerdote secular peticionario. lugar el Sumo Pontífice. que obliga también a esta propia diócesis o de la sede de su superior mayor religioso. Prefecto nación del peticionario. del lugar de residencia del mismo peticionario. Supuesta la integridad de las actas. sea re. Las nuevas normas Esto es lo que esencialmente cambian y completan las encomiendan la obligación de realizar 1491 la investigación normas ahora editadas con respecto a las del año 1964. SEPER. en razón de la incardinación o de la profesión religiosa estaba sometido el . si fuera concedida se conducidos de nuevo al buen camino.46 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 8. o por sí mismo. el gravísimo deber de todos los 12 Si el peticionario desde hace tiempo está ausente de la obispos y superiores religiosos. al peticionario de la obligación. con propuso el caso. el cual podía no ser el Ordinario propio del otros Dicasterios competentes. de mantener el secreto sobre la dispensa sin embargo. conocimiento de la verdad objetiva. (el Ordinario de incardinación. Sagrada Congregación. al propio Ordinario del peticionario. Secretario embargo. Las nuevas normas conceden al prelado competente pósito es descubrir si los motivos en la petición de la dis. Hasta ahora el rescripto de la reducción al estado ción. En lugar de «proceso judicial» instruido en un tri. conforme a nuestra obligación. y debe di- ligioso. sidencia del peticionario. resolver aquellos casos dignos de misericordia de los que 13 3. es algo sagrado el que la investigación lleve al y la celebración canónica del matrimonio. afectísimo a ti. bunal. mientras que la misma Sagrada Congregación informaba al Ordinario propio de incardi. en el Señor. y que quiere cumplir en primer las normas mandan a las citadas autoridades competentes.

con los votos y con los demás 8 Ordinario o de los Ordinarios interesados. El Congreso establece también si es ne. Los libros y demás publicaciones o conferencias se entrega al relator «pro auctore». El Congreso decide igualmente si ciertas publica. es distribuido a los consultores. sugiriendo eventua. 9. 7 1. o a los Ordi. [Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei: AAS 63 (1971) 5. que preparen los votos. 1521 1965. integrado por los superiores y oficiales. en emitir un juicio respecto al influjo de las opiniones que se adopte el procedimiento extraordinario. serán leídos y aprobados por los mismos consul- tor «pro auctore». discusión. Ordinaria pueden participar con pleno derecho los siete les medidas. de acuerdo con los artículos 16. se imprimen los docu- conforme a la norma n. en cooperar a la interpretación genui- prevé que de su divulgación pueda producirse o se produ. y emiten un cutido por los miembros de la misma. en conocimiento del 7. Obtenida la respuesta del Ordinario o de los Ordinarios. por documentos. y nombrará al rela. na del pensamiento del autor en el contexto teológico ge- ce ya un daño real a los fieles. cuando los consultores presentan sus votos. mientras DE LAS DOCTRINAS que la designación de un experto «ex commissione specia- (15 de enero de 1971) l¡» corresponde sólo al Congreso. referidas al mismo autor. 17 y 18. junto con los votos arriba mencionados. . El informe. terminada la dos expertos. Los encargados de preparar los votos examinan el de los cardenales de la Sagrada Congregación para la Doc- texto auténtico del autor para ver si está en conformidad irina de la Fe. en que están contenidas todas las noticias útiles para el juicio del caso propuesto y se incluyen actas anteriores La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. 2. El mismo informe. Después cias. es decir. finalmente. Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei (15-1-1971) 49 151 4. después el relator «pro auctore» puede pedir la palabra ciones o conferencias deben ser examinadas con mayor para responder a las observaciones o para eventuales acla- atención que la empleada en el procedimiento ordinario. en su ausen. errónea y al mismo tiempo se los méritos del autor. Si la opinión sometida a examen espíritu de verdad los aspectos positivos de la doctrina y es. 9 Congregación Ordinaria adoptará las oportunas providen. tienen la facultad de otorgar. que se función del relator «pro auctore» consiste en mostrar con reúne todos los sábados. que más de él. el si se decide en tal sentido. al menos una semana antes de que sea dis- con la Revelación y el Magisterio de la Iglesia. sea invitado a corregir el error. cada consultor manifiesta verbalmente o por escrito abajo se indican. el propio parecer sobre el contenido del texto examinado. el Congreso puede decidir neral. someter a examen todos los documentos concernientes da Congregación para la Doctrina de la Fe son enviados al al caso que se encuentran en la Sagrada Congregación. que el caso se ponga. raciones. /a con la exposición del relator «pro auctore». de inmediato. con claridad y seguridad. tores. 9. al menos una medio de su Ordinario. 6 234-236] ció. 6. Todo el informe con los votos de los consultores. 5 9 cia. cesario advertir de inmediato al Ordinario. semana antes de ser discutido en el consejo de consultores. el Subsecretario. obispos miembros que residen fuera de Roma. Tales votos finalmente.12 de la carta apostólica en forma mentos útiles para profundizar el examen. el Secretario y. principalmente de motu proprio Integrae servandae del 7 de diciembre de en el contexto teológico del problema tratado. en la Congregación juicio sobre la doctrina allí contenida. la 8. el mismo Congreso nombrará relator sale del aula. el «voto» a alguno de los consultores. La discusión en el consejo de consultores comien. Los «votos» son impresos junto al informe de ofi. estableció e hizo público el siguiente reglamento. El Cardenal Prefecto. Este tiene el derecho de cuyo contenido corresponde a la competencia de la Sagra. del autor. 10 narios interesados o bien solamente después de acabado el con la relación «pro auctore» y con el resumen de la dis- examen. en caso NUEVO REGLAMENTO PARA EL EXAMEN de urgencia. cusión se distribuye después a la Congregación Ordinaria 3. La Congreso. y el autor.

y bajo qué condiciones. Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei (15-1-1971) 51 11 10. si durante el examen se encuentran opiniones falsas o peligrosas. Roma. para que decida. se da noticia de ello al Ordinario. Las proposiciones consideradas erróneas o peli- grosas son comunicadas al autor. Los votos de todos son X de enero de 1971. . en el caso que haya sido informado antes sobre este examen. en el plazo de un mes hábil. aprobados al final de la discusión. confirmó este reglamento. que presenta el problema y expresa su infrascrito Cardenal Prefecto de esta Sagrada Congregación el parecer. siguen los otros por orden. t FRANJO Card. En el supuesto de que el autor no respondiera. 14 13. No obstante. Estos deben levantar un acta por escrito al menos de una síntesis de la entrevista y firmarla juntamente con el autor. 15 de enero de 1971. se advierte de ello al Ordinario del autor o a los Ordinarios a los que afecta.50 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 9. En cambio. para que pueda presen- tar su respuesta por escrito. o no se presentara a la entrevista a pesar de haber sido invi- tado. SEPER. 12 11. Tanto la respuesta escrita del autor como el resu- men del posible coloquio serán presentados a la Congrega- ción Ordinaria. en la audiencia concedida al Cardenal Prefecto. Prefecto somete tales decisiones a su aprobación. si de la res- puesta escrita del autor o del coloquio surgen elementos doctrinales nuevos. 16 15. Si durante el examen no se encuentran opiniones erróneas o peligrosas. en la audien- cia sucesiva que uno de los dos tenga con el Santo Padre. El Cardenal Prefecto o el Secretario. el autor será invitado a una entrevista personal con miem- bros de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. la Congregación Ordinaria adoptará las oportunas decisiones. La Congregación Ordinaria está presidida por el El sumo pontífice Pablo VI. Las decisiones de la Congregación Ordinaria son sometidas a la aprobación del Sumo Pontífice y posterior- mente comunicadas al Ordinario del autor. lo aprobó y recogidos por escrito por el Subsecretario para ser leídos y ordenó su publicación.3. Después de esto. 1531 15 14. 19 18. Secretario 13 12. según los términos del artículo n. el resultado del examen. La Congregación Ordinaria decidirá también si debe ser publicado. si se considera necesario un diálogo. 18 17. t PAUL PHILIPPE. que requieran un estudio profundo. dicha respuesta escrita o el resumen del coloquio son pre- sentados con anterioridad al consejo de consultores. 17 16.

. sin confusión. CONC. en sí para ser creído «a lo largo de los años y de los siglos» 4 . ibíd. humanidad de Jesucristo existiría. 3. Símbolo): DS 150. 1. LOS MISTERIOS DE LA ENCARNACIÓN y empleó. La fe católica en el Hijo de Dios hecho hombre. DE LETRÁN IV. las opiniones según las cuales debería aban- convenía al Hijo «mediante el cual todo» 2 ha sido creado donarse la noción de la única persona de Jesucristo. Cf. za humana. finalmente. y. sea la expresión suprema y definitiva de la Revelación di- cedonia ordenó profesar que el Hijo de Dios ha sido en. cho hombre. Firmiter credimus: DS 800ss. DV 2. n . con nes según las cuales no nos habría sido revelado y mani- las palabras y con las obras. cuando afirman que Jesús puede ser llamado Dios por el 2 1 Cor 8. Dios verdadero de Dios verdadero. el mis- un lenguaje cada vez más desarrollado. en diversas formas. Además. dog. Iglesia.. 5 8 Missale Romanum (Typis Polyglottis Vaticanis. y. de la misma dos de la verdadera fe de Jesucristo... que hasta hoy se recita durante la revelarse. 10. divina y humana. y no recobran la verdadera fe en la unidad de Cristo. Esta es la fe católica que recientemente el Concilio tes errores perturban estos misterios. tal como e igualmente.. siguiendo la constante tradición de toda la ción para la Doctrina de la Fe ha decidido recordar y sal. se hizo hombre» 5 . GS 22. fue exaltado por Dios en la gloriosa Resurrección.: DS 302. AG 3. persona o hipóstasis. y en el tiempo de María Virgen. Const. Ver también PA- DS 125s. nacido del Padre antes de todos los Los que piensan de semejante modo permanecen aleja- siglos. LG 2. Unigé. 3.. en cambio. sino. 3. la afirmación según la cual la 3 La Iglesia ha conservado siempre santamente el mis. sin cambio. ralezas 8.. {CONC. 1 Cf.. DE Cf. ULO VI. no como asumida en terio del Hijo de Dios hecho hombre. y lo ha propuesto la persona eterna del Hijo de Dios. vaguardar la fe transmitida en ellos. que forman que el Unigénito Hijo de Dios.. Hijo de Dios. Flp 2. coeterno con el Padre. Es necesario que el misterio del Hijo de Dios hecho el Concilio Lateranense IV ha enseñado a creer y a profesar hombre y el misterio de la Santísima Trinidad. y el Verbo se hizo carne» 3 . Recientes errores sobre la fe en el Hijo de Dios he- 2 2. cap.1-14 (cf. según la naturaleza principio existía el Verbo y el Verbo estaba junto a Dios y divina. l l : AAS 60 (1968) 437. 4 7 Cf. CONC. 6 ' Jn 1. este mismo Concilio llamó al DE ALGUNOS ERRORES RECIENTES SOBRE único y mismo Cristo. 4: DS 3020. El Concilio de Cal. De Él afirmó solemnemente San Juan: «En el antes de todos los siglos del Padre. Del mismo modo. profesa la fe en «Jesucristo. Vaticano II.18). estaría en grado sumo presente en la persona celebración eucarística. al Constantinopolitano. también CONC. la Sagrada Congrega. incluso cuando afir- naturaleza del Padre. Cf. Dado que recien. CONC. Solemne Profesión de Fe. manifestó el adorable misterio festado que el Hijo de Dios subsiste desde la eternidad en de su persona. con estos nombres ha (21 de febrero de 1972) enseñado que en la única persona de nuestro Redentor se [Mystenum Fílii Dei: AAS 64 (1972) 237-241] unen las dos naturalezas. DE CALCEDONIA. Dei Filias.6-8. sin división y sin separación 7 . Je. nacida por el Padre. 1 1. en consecuencia.. que por nosotros los hombres y por man que la presencia única de Dios en Jesús hace que Él nuestra salvación. Tras «hacerse obediente hasta la muerte»' el misterio de Dios.6. más bien. Son claramente opuestas a esta fe las opinio- sucristo. Cf. iluminen hizo verdadero hombre y es una sola persona en dos natu- con su verdad íntegra la vida de los fieles. DE NICEA I. ha expresado claramente en muchos lugares 9 . con misma como persona humana. nito Hijo de Dios. y ha nacido en el tiempo de María Virgen según DECLARACIÓN PARA SALVAGUARDAR LA FE su humanidad 6 . ChD 1. . el término naturaleza para designar Y LA TRINIDAD su divinidad y su l55l humanidad. 9 CONSTANTINOPLA. distinto del Padre y del Espíritu Santo. VATICANO I. humana de Jesús. durante su vida terrena. Mystenum Vilii Dei (21-2-1972) 1541 gendrado por el Padre según su divinidad antes de todos 10 los siglos. Const. Símbolo: Cf. vina. 1970) 389. según la naturale- el Verbo era Dios. se parte de las verdades principales de la Revelación. En el Símbolo terio de Jesucristo consistiría en el hecho de que Dios. UR 12. Definición: DS 301.

Bula heatentur caeli: DS 1300s. engen- vos fieles u. logos y que sean más explicados y de forma apropiada. licularmente sobre el Espíritu Santo. las verdades inmutables de la fe católica. VI (1962) 792. Igualmente. se la eterna existencia del Espíritu Santo como persona distin- destruye también la verdad de la Santísima Trinidad. Lo que se ha y el Espíritu Santo como los tres que pertenecen al misterio expresado en los documentos conciliares arriba mencio- de Dios y en cuyo nombre deben ser regenerados los nue. Padre e Hijo y Espíritu Santo: tres per. desde la eternidad. siempre sin importancia para toda la Revelación de Cristo. del Padre y del Hijo. CONC. DE FLORENCIA. rado y glorificado» 15 . que es mediante la contemplación de la fe y el estudio de los teó- Señor y dador de vida. cap. Finalmente. Mt 28.(. que.26. no omitir esfuerzos para que los transmitida por la Tradición» 14 . que procede de los dos juntos. CONC. Se aparta de la fe la 4. Uysterium FilüDei (21-2-1972) 55 hecho de que. y con el Padre y el Hijo es ado. Del Filius.. solamente al cual está confiado «el oficio deber. se IV ha enseñado a creer y a profesar «que uno sólo es el es preciso estar atentos para que aquellos 1571 arcanos mis- verdadero Dios. ('. no impide que la Iglesia considere su 11 terio de la Iglesia. 3: DS 3043. 4. Const. mía de la salvación. Pero de fe sobre la Santísima Trinidad y particularmente sobre con esta revelación ha sido dado a los creyentes también un el Espíritu Santo. cierto conocimiento de la vida íntima de Dios. Él dará testimonio de Mí» 13 . La fe católica en la Santísima Trinidad y especial. ninguno. teniendo en enviado al mundo por el Padre y que. Pero mientras se cumple el necesario deber de investigar. Por esto. porque has- principio y fin» 16 . VATICANO I. Const. Hijo de Dios. Los misterios de la Encarnación y de la Trinidad 10 Evangelio de san Mateo. juntamente con el cuenta recientes errores. JUAN XXIII. omnipotentes y eternos» n. ciertamente. que os enviaré del Padre. GS 62. en la que dicen su persona humana. DS 150. Jesús drado antes de todos los siglos. Ver también PABLO VI. y con ta. Es verdad que el misterio ella. la Espíritu Santo que procede» son «de la misma naturaleza.9 está sumamente presente. caridad de Dios y la comunión del Espíritu Santo esté con iguales.. el Hijo deben ser fielmente conservados y expuestos. el Espíritu de la Ver. nados sobre el único y mismo Cristo Hijo de Dios. 14 DV 10. 1561 se nombran el Padre. Basándose en datos de la divina Revelación. 13 18 Cf. que.. en Dios. la tal punto forman parte de su núcleo. CONC. En el mandato de bautizar. Recientes errores sobre la Santísima Trinidad. terios jamás sean deformados respecto al sentido en que «la sonas. DE LETRÁN IV. el Magis.: el Padre que no procede de Iglesia los ha entendido y entiende» 18 . can. «el Padre que engendra.19. Esto. y par. 12 17 Cf.. si se alteran. Cuando se abandona el misterio sobre la eternidad de la Trinidad. la verdad del Espíritu Santo. queda falsificado también el resto del tesoro de la Revela- " 2 Cor 13.c. que procede del Padre. AAS 60 (1968) 434. el Hijo que es engendrado y el mula admirable: «La gracia de Nuestro Señor Jesucristo. pero una sola esencia. así como sobre Paráclito. todos vosotros» 11 .. habla de la venida del Espíritu Santo: «Cuando venga el y en el tiempo según la naturaleza humana. . el Concilio Lateranen. el Hijo que procede solamente del Padre y el La verdad incorrupta de estos misterios es de suma 12 Espíritu Santo.4: 16 Cf. hay que recordar algunas verdades Padre. de la Santísima Trinidad nos ha sido revelado en la econo- procede del Padre y del Hijo. dogm. o dicho con otras palabras. en el Evangelio de san Juan.13. opinión según la cual la Revelación nos dejaría inciertos mente en el Espíritu Santo. envía al pueblo de Dios el Espíritu vivificador. Firmiter credimus: DS 800. en el Símbolo Constanti.. teniendo también en cuenta los nuevos modos de de interpretar auténticamente la palabra de Dios escrita o pensar de los hombres. ibíd. 10 Cf. las personas eternas de la Santísima Trinidad. Solemne profesión de fe. Alocución en la inauguración del Concilio Vaticano lh AAS 15 Missale Komanum. en la cual La segunda Carta a los Corintios termina con esta fór.. Dios 5. según la naturaleza divina. Jn 15. pertenece a dad. n. Cf. principalmente en Cristo. según el 6.. misterios arriba citados se estudien más profundamente nopolitano ha profesado su fe «en el Espíritu Santo. y particularmente sobre de la persona divina y eterna de Cristo. l. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 10. que ha sido del Padre por medio del Hijo 10 .

cf. y profesar la fe transmitida. toda la palabra de Dios. por t PAUL PHILIPPE. para la Doctrina de la Ve.1-5.4. II. el 21 de fe- de la naturaleza divina» 20 . Exhort. p . que la Encarnación del Hijo de Dios. bien porque «los hom. . LG 12. este mismo oficio están obligados a no permitir en modo Secretario alguno que los ministros de la palabra de Dios se aparten de la sana doctrina y la transmitan corrompida o incomple. a la que toda la vida del y los fieles»26. blo VI. Prefecto Pedro. 23 PABLO VI. es deber de los Pastores de la Iglesia tes la fe en los misterios de la Encarnación y de la Santísima exigir la unidad en la profesión de fe de su pueblo y. La verdad de estos mismos misterios no es menos Iglesia universal 25 . 3]. ibíd. en audiencia concedida al infrascrito Prefecto de la so al Padre en el Espíritu Santo y se han hecho partícipes Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. a causa de su importante oficio y de su necesario servicio en la Iglesia—. practicar importante para la vida cristiana. que está confiado a los cuidados Cf. todo. sobre las verdades que la presente esta Declaración para salvaguardar de algunos errores recien- declaración defiende. DV 2. 25. PABLO VI. 18. Ef 2. Relatio Commissionis Synodalis constitutae ad examen ulterius peragendum circa opiniones periculosas et atheismum. enseñan las ciencias sagradas o predican la pala. en virtud del mandato recibido del Dado en Roma. {III: 103. en la sede de la Sagrada Congregación Magisterio. Dios» 23 . 20 Cf. goza del «derecho imprescriptible y sagrado» de «recibir la palabra de Dios. de la que la Iglesia jamás ha cesado de adquirir un conocimiento cada vez más profundo» 24 . Cf. en efecto. tienen acce. 14 Los fieles. 21 Cf. 2 Pe 1.. De pastorali ratione agendi in exercitio Magisterii (Typis Polyglottis Vaticanis.. {II): 103. bajo la guía de sus Pastores y del Pastor de la l " Cf. oficio a ellos confiado por Dios de «conservar puro e ínte- gro el depósito de la fe». estén de acuerdo los Obispos fiesta mejor la caridad de Dios. deben profesar fielmente los misterios que se recuerdan en esta declaración. también SÍNODO DE LOS OBISPOS (1967). por su parte —y sobre todo los teólogos. apost. l l (OR. 1 Jn 4. ratificó.9s. Este deber de los Obispos forma parte del fiesta de San Pedro Damián. de los Obispos y «del cual» ellos «son responsables ante 26 DV 10. II. Quinqué iam anni (I): ASS 63 (1971) 99. los hijos de la Iglesia deben prestar su adhesión a toda la doctrina de la Iglesia. confirmó y ordenó que se divulgase 13 7. Verbo hecho carne. 4: De theologorum opera et responsabilitate. 1967) lOs [OR 30/31-10-1967. al conservar. 22 Cf. brero de 1972. El Sumo Pontífice.. 25 ta 22 . en comunión con el sucesor de t FRANJO Card. (I): 100. 3. el 21 de febrero de 1972. por la divina Providencia papa Pa- bres por medio de Cristo.c). 24 Ibíd.56 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 10. el pueblo. Arzobispo titular de Heracleópolis. «de manera que. l. bien porque nada mani. 2 Tim 4. 1581 cristiano debe ser una respuesta. Por lo tanto. SEPER. Además. y de «anunciar incesantemente el Evangelio» 21 . Mysterium Filii Dei (21-2-1972) 57 ción. sobre Trinidad. Ver también PABLO VI. Redentor nuestro 19 . de aquellos que. en la bra de Dios. SÍNODO DE LOS OBISPOS (1967) Relatio Commissionis Synodalis. mediante la ac- ción y la iluminación del Espíritu Santo. ibíd.

y teniendo en cuenta la ins- trucción de la Sagrada Penitenciaría Apostólica. por otra. por una parte. el 2 de mayo de 1997 (prot. del 25 de marzo de 1944 {AAS 36 (1944) 155s}. XIV.31. 36] [Sacramentum Paenitentiae: AAS 64 (1972) 510-514] 1 Dado que se solicitaron explicaciones a la Sede Apos.89/71). pués de un diligente examen de conciencia (cf. LG la siguiente declaración: II). lieles para acercarse a la confesión individual debido a la tro idóneo debe llevarlas al lugar destinado para conservar escasez de sacerdotes en algunas regiones. y.120. no solamente las hos. 138 y 237-239 de 1704. hizo pública y al mismo tiempo se reconciliaran con la Iglesia (cf. na del sacramento de la penitencia y la práctica abusiva de ilar la absolución sacramental simultáneamente a muchos que sólo han confesado sus pecados genéricamente. 6-9: DS na y del cáliz que figuran en los n. y que por derecho divino es necesario confesar al conservadas o consumidas reverentemente.22ss). Hizo esto al comunicar a los apóstoles y a sus legíti- 2 Habiendo llegado a la Santa Sede preguntas sobre los mos sucesores la potestad de perdonar y retener los peca- fragmentos que quedan después de la santa comunión. Sagrada Congregación. esta dos (cf. ses. por razón de la sacerdote todos y cada uno de los pecados mortales. la absolución dada por el sacerdote es un acto de orden prendido y conservan el aspecto exterior de pan deben ser judicial. El Concilio de Trento declaró solemnemente que para das Congregaciones para la Disciplina de los Sacramentos la remisión integra y perfecta de los pecados se requieren y del Culto Divino. tras haber consultado a las Sagra.138. cánones sobre el sacramento de la penitencia. Institución general del Misal la propagación de algunas teorías erróneas sobre la doctri- Romano. la confesión y la satisfacción. la Sagrada Congregación para la Doctrina de misericordia de Dios el perdón de las ofensas hechas a El la Fe. en el Ordinario de Ahora bien. Por esto se han dirigido a la Santa Sede pidiendo que. var las prescripciones relativas a la purificación de la pate. n. después de una seria re- llexión sobre tales cuestiones. 1706-1709). se deben obser. Cristo nuestro Señor instituyó el sacramento de la pe- tólica sobre el modo de actuar respecto a los fragmentos nitencia para que los fieles pecadores obtuviesen de la de las hostias. sino circunstancias que cambian su especie. la Institución general del Misal Romano. n. Jn 20. por la dificultad que encuentran sus a las hostias que no se consumen inmediatamente. n. 4. muchos Ordinarios del lugar están preocu- la Misa con el pueblo. que se recuerden des- también respecto a los demás fragmentos. 1591 1601 11 12 DECLARACIÓN SOBRE LOS FRAGMENTOS NORMAS PASTORALES SOBRE DE HOSTIAS CONSAGRADAS LA ABSOLUCIÓN GENERAL SACRAMENTAL (2 de mayo de 1972) (16 de junio de 1972) [Cum explanationes: Documenta. según la verdadera naturaleza del sacramento de la penitencia. por la Santísima Eucaristía (cf. y las veneración debida a la presencia eucarística de Cristo.276). el minis. declaró asimismo que tias que quedan y las partículas que de ellas se han des. ha estimado responder como sigue: l res actos en el penitente como partes del sacramento: la con- 3 Después de la sagrada Comunión. declara cuanto sigue: . Esta Sagrada Congregación. ilición. y sin pueblo n. se recuerden al pueblo cristiano las condiciones necesarias para el recto uso de este sacramento y que se den algunas normas al respecto en las actuales circunstancias. En cuanto pados.

haciendo antes. es lícito dar íiempre que le sea posible. aunque estén presentes. prop. es decir. pero convenien. ilc una gran fiesta o peregrinación (cf. el sacerdote está obligado a recurrir previamente al Ordinario del lugar. o. visto el número de penitentes. según II disposición. La confesión individual e íntegra seguida de la abso. 59 de las con- trada. sea lícito e incluso necesario dar la abso- lodo si éstos pueden ser ejercidos por diáconos o fieles lución de modo colectivo a muchos penitentes. cuando. . Queda reservado al Ordinario del lugar. Los Ordinarios del lugar y también los sacerdotes. puedan oír en confesión a cada uno de los penitentes. a no ser que una imposibilidad física o moral los dispense de tal IV confesión. en ocasión con la confesión individual rectamente hecha y adminis. no hay a disposición suficientes confesores para escuchar 5 Se ha de mantener con firmeza y se ha de continuar convenientemente la confesión de cada uno en un tiempo poniendo fielmente en práctica la doctrina del Concilio de razonable. como puede ocurrir. decidir cuándo se procure hacer un acto de contrición. celebrada comunitariamente. esto lo exige el mayor bien de las almas.13. sin previa laicos. dedicándose a asuntos 6 Puede suceder de hecho que alguna vez. según la cual se pretende satisfacer ile la gracia sacramental o de la sagrada comunión. a quedar privados por largo tiempo cientemente aquí y allá. cuando haya grave Nolución dada. en lo que a ellos atañe. en caso contrario. Además de los casos determinados por el Ordinario del lugar. si se presenta otra necesidad grave de dar la absolu- III ción sacramental simultáneamente a muchos. después de cualquier sacerdote tiene la facultad de dar la absolución haber intercambiado su parecer con otros miembros de la de manera general a muchas personas. se consigue ilc penitentes. lución es el único modo ordinario mediante el cual los fieles pueden reconciliarse con Dios y con la Iglesia. puede ocurrir sobre todo en territorios de misión. 1621 confesión individual. gados. que. los penitentes se verían obli- Trento. P O 5. por ejemplo. sobre cias particulares. una brevísima exhortación para que cada uno señaladas en el número III y. para poder dar lícitamente la la absolución sacramental simultáneamente a muchos fieles (disolución. resulte clara una tal necesidad. Sacramentum Paenitentiae (16-6-1972) I necesidad. Además del precepto divino declarado en el Concilio de Sin embargo. por consiguiente. puede dar una absolución sacramental colectiva. por el solo motivo de una gran concurrencia puede comprobarse por experiencia secular. juzgar si se dan las condiciones hay tiempo. como dicen.60 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 12. Por ello. se ha de reprobar la práctica surgida re. 7 Puede ocurrir esto sobre todo cuando se presenta pe- ligro inminente de muerte y no hay tiempo para que el V sacerdote o sacerdotes. denadas por Inocencio XI el 2-3-1679: DS 2159). 8 Además de los casos de peligro de muerte. pero les 1611 para obtener la absolución mediante la sola confe. por tanto. lnmbién en otros lugares y entre grupos de personas donde sión genérica. deberá informar cuanto an- que han confesado sólo de modo genérico. en circunstan- temporales o a otros ministerios menos necesarios. están obligados en conciencia a pro- II curar que no sea insuficiente el número de confesores por el hecho de que algunos sacerdotes descuiden este noble ministerio (cf. sin culpa suya. ChD 30). Irs al mismo Ordinario sobre tal necesidad y sobre la ab- temente exhortados al arrepentimiento. si (ionferencia Episcopal. esto no es lícito cuando haya confesores Trento. Esto el deber de confesar sacramentalmente los pecados morta. y. En ese caso.

16 dalos o daños eventualmente causados. con el Concilio de Trento. si es con una absolución general han de hacer una confesión posible. a vez al año. dote puede ir pocas veces al año. es IX decir. Entre tanto. necesarias para la validez del sacramento. Doctrina sobre gase cuidado. ésta deberá ser siempre impartida según el rito VIII peculiar determinado por la Sagrada Congregación para el (lulto Divino. Sigue vigente también para ellos el precepto por el que todo cristiano está obligado a confesar Se debe inculcar claramente a los fíeles que las celebra. oiga cada vez las confesiones sacramentales de algunos penitentes. si se cumplen las condiciones VII indicadas en el número II. que cada uno esté arrepentido de sus pecados. cap. 21. están obligados absolutamente a acudir dentro de un año a un confesor. al menos una vez al año. y a la vez se pro.62 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 12. los dones litúrgicas y los ritos penitenciales comunitarios son propios pecados. Si durante estas celebraciones los penitentes han hecho 19 gregación del Santo Oficio en el decr. Sacramentum Paenitentiae (16-6-1972) 63 VI absolución colectiva (cf. Tén- nense IV. a no ser que estén impedidos por X imposibilidad moral. ¡ibsolución del confesor que ha escuchado su confesión. cada uno reciba individualmente la de 1665: DS 2031). también la sacramental. que no de gran utilidad para prepararse más fructuosamente a la haya confesado todavía singularmente (cf. cap.17 diligentemente a los fieles sobre estas disposiciones y con. procúrese que haya en ponga hacer a su tiempo la confesión de todos y cada uno de los pecados graves que por el momento no ha podido fas iglesias confesores disponibles en días y horas determi- nadas.18 privadamente a un sacerdote. 1679-1683 y 1707-1708. teniendo en cuenta la comodidad de los fieles. De todos modos. confesar de esa manera. puedan hacer la confesión individual al menos una individual antes de recibir una nueva absolución general. en cuanto sea posible. individual. Los sacerdotes deberán instruir En los lugares lejanos o de difícil acceso. dando a los demás penitentes. de que tales celebraciones y el Sacramento de la penitencia. donde el sacer. 11 de las condenadas por la Suprema Sagrada Con. Concilio Latera. no ser que estén impedidos por una causa justa. que todos los fieles. sin embargo. esperando una ocasión en que se dé a muchos la . manera que el sacerdote. se requiere absolutamente que estén bien dispuestos.V)). Instrucción de la Sagrada Peniten- ciaría Apostólica del 25 de marzo de 1944 (n. nuevo rito. En caso de absolución sacramental dada simultáneamente a muchos. confesión de los pecados y para la enmienda de vida. del 24 de septiembre la confesión individual. 7-8: DS 812. 1631 13 Por lo que se refiere a los fieles. de tal modo. hasta la promulgación de este 15 Los sacerdotes instruyan a los fieles que no está permiti. prop. sin embargo. cf. se entiende los pecados graves. la absolución sacramental colec- 14 Aquellos a quienes han sido perdonados los pecados tiva. 5 Sobre la confesión y ritos no se confundan con la confesión y la absolución can. La celebración de este tienen a disposición algún confesor eludir intencionalmente rito debe distinguirse claramente de la celebración de la o por negligencia el cumplir la obligación de la confesión Misa. tenga propósito de enmienda. para que puedan be- neficiarse de la absolución sacramental dada colectivamen- te. se usará en plural la fórmula de la absolución do a quienes tienen conciencia de estar en pecado mortal y sacramental actualmente prescrita. esté decidido a reparar los escán. ¡ación de la confesión individual. Para que los fieles puedan satisfacer fácilmente la obli. dispónganse las cosas de diciones.

Todos los pastores han de evitar cuidadosa- mente estos abusos. t FRANJO Card. XIII 23 Las absoluciones sacramentales dadas colectivamente sin observar las normas precedentes han de considerarse abusos graves. Se ha de evitar absolutamente el que la confesión individual quede limitada a los pecados graves solamente. elogien los frutos abundan- tes que aporta a la vida 1641 cristiana (cf. sin embar. Prefecto ¡ go. al que debe acudir antes personalmente. aprobó de manera especial estas normas y mandó promulgarlas. SEPER. en la audiencia concedida al infrascrito cardenal prefecto de la Sagrada Congregación . el 16 de junio de 1972. 16 de junio de 1972. 20 Quien sea motivo actual de escándalo para los fie. en la Sede de la Sagrada Congregación para la les. Mystici Corporis: AAS 35 [1943] 235 {DS 3818}) y muéstrense siempre dis- puestos a oír en confesión cuando lo pidan razonablemente los fieles. conscientes de su propia responsabili- dad ante el bien de las almas y de la dignidad del sacramen- to de la penitencia. serio de hacer desaparecer el escándalo.64 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 12. Sacramentum Paenitentiae (16-6-1972) 65 XI para la Doctrina de la Ve. no se acerque a recibir la Sagrada Comunión mientras t PAUL PHILIPPE. XII 22 Por lo que se refiere a la práctica de la confesión fre- cuente o de «devoción». puede recibir la absolución sacramental colectiva con los demás. computan- do el tiempo para el recurso a partir de la próxima confe- sión individual. Antes al contrario. los sacerdotes no disuadan de ella a los fieles. Roma. El sumo pontífice Pablo VI. Secretario no haya hecho desaparecer el escándalo. si está sinceramente arrepentido y tiene propósito Doctrina de la Fe. lo cual privaría a los fieles del gran fruto de la confesión y perjudicaría la buena fama de los que se acercan indivi- dualmente al sacramento. 21 En cuanto a la absolución de las censuras reservadas se han de observar las normas del derecho vigente. a juicio de un confesor.

estas nas o en las curias generales de los clérigos religiosos. sino que se requieren razones graves. por el que el Ordinario mismo manifiesta su propio criterio Aparecida la indicada publicación. posteriormente su propia petición cuando ya el Sagrado III. no actúen lácilmente la dispensa. 13. obtenida la dispensa y celebrado 7 13 el matrimonio ante la Iglesia.3 b. precipitadamente y. De episcoporum muneri- atormentados por los remordimientos de conciencia. Este Sagrado Dicasterio exhorta vivamente a los Or. . la ley del sagrado celibato. Acerca de la duda propuesta de si los Ordinarios 13 Dicasterio examinaba el caso. permaneciendo íntegra ocupación de los Ordinarios. INTERPRETACIÓN DE ALGUNAS Las nuevas normas no tienen como fin conceder la gra. son elementos principales de la investigación que debe realizar el Ordinario para poder Con fecha 13 de enero de 1971. c d e) {Doc 7:8-10} y con el voto sagradas. sobre todo cuando se trata de sacerdotes que taron la dispensa a causa de una crisis repentina. fueron propuestas a sobre la petición. 9 (26 de junio de 1972) culiaridades. interpretando de forma auténtica dichas nor.12 sin graves razones objetivas. las razones deben confirmarse también con otros datos y pecu- causas de reducción de los sacerdotes al estado laical con liaridades que probablemente surgirán a partir de las mismas dispensa de todas las obligaciones que nacen de las órdenes investigaciones (cf. puesto que esta dispensa se reserva única y per- ejercicio del sacerdocio. no pueden considerarse dinarios para que. bus. 1661 ESTADO LAICAL} II. revocaban recibieron recientemente la ordenación sagrada. después de recibir el rescripto con la gracia ya dispensa del sagrado celibato. o circunstancias de las dificultades que angus- [Die XIII lanuarü: AAS 64 (1972) 641-643] tian al peticionario» {Doc 7:7). apoya la petición de quien lo solicita. con prudencia digna de todo elogio. sobre todo últimamente. le en las indicadas razones no deben enviarse a esta Sagrada En efecto. tanto para su matrimonio con la esperanza de obtener de este modo más propio futuro como para el bien de la Iglesia. este Sagrado Dicasterio. de las normas: «Las causas y pe. por lo tanto. suficientes: a) el simple deseo de casarse. principalmente acerca de la interpretación de ciertas dispo. 81 CIC aun cuando se trate de la Otros. IX. tampoco observaron la fide- DECLARACIÓN SOBRE LA lidad matrimonial. 3.1). ner la gracia solicitada. a fin de conservar el vamente». rio. Así pues. que comparte la pre. sino solamente simplificar las investigaciones que {RELATIVAS A LA REDUCCIÓN AL deben realizar los Ordinarios. no soliciten la dispensa Por tanto. en las curias diocesa. pueden aplicar el can.11 mas sobre una materia grave y especialmente difícil. A esta Sagrada Congregación corresponde examinar las 10 siciones establecidas en las normas. hay que responder «negati- concedida. Sin embargo. b) el desprecio de «oportuna e inoportunamente» tengan a bien ayudar pater. Por esta causa no siempre pueden considerarse sufi. no la quisieron aceptar. n. civil o la fijación previa del día para la celebración del a fin de que. algunos que solici. conside- Para solucionar y aclarar totalmente dichas dudas o rando no solamente el bien espiritual del propio peticiona- dificultades. sino el bien de toda la Iglesia. Die XIII lanuarü (26-6-1972) 67 1651 Algunos. las peticiones que parecen basadas únicamen. movidos por la gracia divina y sonalmente al Sumo Pontífice (cf. Congregación. c) el haber atentado matrimonio nalmente a los sacerdotes que sufren crisis en su vocación. deraciones. razones aducidas y dictar sentencia en cada caso.II. cientes o válidas cualesquiera razones aducidas para obte- I. Al número 11. La dispensa no se concede de una manera esta Sagrada Congregación algunas dudas y dificultades «automática». en asuntos de tanta importancia. este Sagrado Dicasterio comunicar al Sagrado Dicasterio las razones en las que se dictó nuevas normas para tramitar. finalmente. la ley del sagrado celibato. propone las siguientes consi. 8 DISPOSICIONES ESTABLECIDAS cia de la dispensa a todo aquel que la pida indiscriminada- EL 13 DE ENERO DE 1971 mente.

misionología. SEPER. por parte del Ordinario. se deben entender: 18 a) Facultades. 19 b) Cualesquiera otros centros superiores de estudios. de pedagogía religiosa. Secretario 16 Pero si. de forma más Dado en Roma. con motivo de la notificación del rescripto. El rescripto de reducción al estado laical y de la será resuelto por la Sagrada Congregación para la Doctrina dispensa de todas las obligaciones adquiere plenamente de la Fe. etc. En los mencionados institutos no se puede confiar cargo alguno docente a los sacerdotes dispensados. él mismo se debe considerar suspen- dido en derecho de toda función sacerdotal.d {Doc 7:40} de las normas.4. conviene que se alejen de dicha tarea con anterioridad a la concesión de la dispensa. más aún. tras consultar con la Sagrada Congregación para todo su vigor desde el mismo momento de la notificación la Educación Católica. personal. catequística. en los que se enseñen también las materias teológi- cas o religiosas.68 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 13. Esta Sagrada Congregación confía haber aclarado 20 alguna por parte del peticionario. tras un adecuado tiempo de prueba. y teniendo en cuenta el voto favorable del Ordinario. el asunto 15 IV. la Sagrada Congregación nunca comunica directamente al dichas normas puedan ser observadas íntegramente y con peticionario el rescripto de dispensa.VI. sino que siempre lo mayor facilidad. dictamina sobre la oportunidad de proponer una nueva gracia al Sumo Pontífice. Die XIII ianuarü (26-6-1972) 69 14 Por tanto.. de ciencias eclesiásticas o religiosas (e.). Prefecto la edificación de los fieles. facultades de derecho canóni- co. el peticionario. Por las palabras «Instituciones semejantes» que se encuentran en el n. torno a las materias relacionadas con la teología. sin embargo. Como medida cautelar. envía al Ordinario para que. Escuelas. el matrimonio celebrado sin que fuera obte. filosofía o institutos pastorales. I67l 17 V. En caso de duda en nida la dispensa por la Sede Apostólica carece de validez. ya que ha sido reducido al estado laical por la misma notificación. movido a la penitencia. En estos institutos no se pueden confiar a dichos sacerdotes dispensados las disciplinas propiamente teológicas o íntimamente relacionadas con ellas (por ejem- . puede elevar una nueva petición a la Sagrada Congregación solicitando su readmisión al estado clerical. pedagogía religiosa o catequética). las dudas de algunos para que. t PAUL PHILIPPE.c. advierta al mismo peticionario. el 26 de junio de 1972. resueltas las dificultades. historia eclesiástica. pío. sin que se requiera aceptación VI. sobre la obligación que tiene de vivir como buen cristiano para merecer la salvación eterna de su alma y para t FRANJO Card. La misma Sagrada Congregación. Institutos. aunque no dependan estrictamente de la autoridad de la Iglesia. manifiesta el deseo de perseverar en el ejer- cicio del sacerdocio. notificado el rescripto. etc.

no reservada a nadie. el 23 de marzo de 1973. en virtud de la potestad recibida de la Suprema Autoridad de Roma. o tratan de poner con esta acción. los que. los Ordina- rios del lugar deben. Excelentísimo Señor: cramento de la penitencia. 2369. en la Sede de la Sagrada Congregación Opiniones de este tipo se difunden no sólo por escrito para la Doctrina de la Ve. en libros y revistas católicas. declara que incurren en excomunión latae sen- tentiae. permanezcan fieles a la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del ma- l rimonio y la apliquen en la práctica de los tribunales ecle- siásticos. Por estos motivos. OP. monio propuesta constantemente por el Magisterio de la Iglesia. urgir la observancia de la actual disciplina de la Iglesia. o conocidas de este modo las di. 1681 1691 14 15 DECLARACIÓN CARTA SOBRE LA INDISOLUBILIDAD SOBRE LA TUTELA DEL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO Y LA ADMINISTRACIÓN DE LA PENITENCIA DE LOS SACRAMENTOS A LOS FIELES (23 de marzo de 1973) QUE VIVEN EN SITUACIÓN IRREGULAR [Sacra Congregado: AAS 65 (1973) 678] (11 de abril de 1973) [Haec Sacra Congregatio: Documenta. confesiones sacramenta. verdaderas o ficticias. JÉRÓME HAMER. por otra. e imprimen. o en los institutos. Además. este sagrado dicasterio. en su re- unión plenaria del año 1972. despreciando el sa. lar la Doctrina de la fe y las costumbres en todo el orbe les. que tiene por misión tute- instrumento técnico. así como todos aquellos que cooperan formalmente sión de nuevas opiniones que. o niegan. católico. tales opiniones y otros motivos doctrinales o pastorales se toman como argumento en algunas partes para justificar los abusos contra la disciplina vigente de no ad- mitir a los sacramentos a aquellos que viven en unión irre- gular. Secretario en tal o cual diócesis en la práctica de los tribunales ecle- siásticos. incluso empiezan a insinuarse t Fr. por una parte. manteniéndose firme lo prescrito por los en duda la doctrina acerca de la indisolubilidad del matri- can. examinó este asunto y. 890. Respecto a la admisión a los sacramentos. Dado en Roma. exhorta a su Excelencia a una diligente vigilancia para que todos aquellos a quienes se les ha confiado el oficio de enseñar la religión en las escuelas ile cualquier grado. graban con cualquier tipo de Esta Sagrada Congregación. 889. o tienen la misión ile actuar en los tribunales eclesiásticos. con la aprobación del Santo Padre. 11 de abril de 1973 la Iglesia. deben procurar . viene observando con vigilante atención la difu- vulgan. sino también en las escuelas católicas y en los seminarios. 48] 1 La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.

EN SITUACIÓN MATRIMONIAL IRREGULAR (29 de mayo de 1973) t FRANJO Card. además de los medios adecuados. DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES SOBRE 6 Al comunicarte esto. te presento la debida considera. En esta reunión los Padres decidieron. 49] t Fr. Las opiniones y sugerencias que nos han llegado acerca de esta cuestión. OP. Prefecto [Complures Conferentiae: Documenta. LA SEPULTURA ECLESIÁSTICA DE LOS FIELES ción y reverencia.72 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe que los pastores de almas traten con especial solicitud a los 1701 que viven en situación irregular. utilizando en la solución 16 de tales casos. el escándalo de los Heles y de la comunidad eclesiástica. 29 de mayo de 1973 Excelentísimo Señor: Muchas Conferencias Episcopales y muchos Ordinarios de lugar han pedido a esta sagrada Congregación que se mitigue la actual praxis eclesiástica sobre la sepultura ecle- siástica de los fieles que al morir se encuentran en una situación matrimonial irregular. Derogando este canon. Por la presente carta ruego a tu excelencia que comu- niques a los Ordinarios de esta conferencia episcopal que . con tal de que se evite el escándalo de otros líeles. cuanto antes se promulgará una nueva norma por la que no se prohibirá la celebración de las exequias religiosas a aquellos fieles que. aunque antes de la muerte se encontra- ran en una situación manifiesta de pecado. o al menos atenuar. JÉRÓME HAMER. hayan manteni- do su adhesión a la Iglesia y hayan dado algún signo de penitencia. conforme a la norma del canon 1240. SEPER. Se podría evitar. la práctica CARTA A LOS PRESIDENTES aprobada por la Iglesia para el fuero interno. fueron sometidas a examen en la reunión plenaria de la Congregación del año 1972. les estaba prohibida. en la medida que sea preciso. Secretario Roma. que se facilitara la celebración de la se- pultura eclesiástica para aquellos fieles católicos a los que. buscadas con gran interés por esta Sagra- da Congregación. que sobre todo hacen referencia a la misericordia de Dios y al testimonio de fe de la comunidad en la resurrección de los muertos y en la vida del mundo luturo. con la aprobación del Sumo Pontífice. en la medida en que los pastores expliquen adecuadamente el sentido de las exequias cristianas.

Jn 21. la segunda Asamblea general del Sínodo de Obis- pos.74 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe en poco tiempo se publicará un decreto sobre la sepultura 1711 eclesiástica con efecto inmediato desde el día de la notifi. Prefecto [Mysterium Ecclesiae: AAS 65 (1973) 396-408] t JÉRÓME HAMER. SEPER. Const. DECLARACIÓN SOBRE LA DOCTRINA CATÓLICA 7 Al comunicarte esto. después de la Resurrección (cf. llegando a veces a oponerse a la fe católica hasta en cuestiones funda- mentales. No pocos de éstos han ayudado a comprender mejor este misterio. una y otra vez. en numerosos escritos teológicos. 29): AAS 59 (1967) 897. Regimini Ecclesiae universae (art. debido a su lenguaje ambiguo o incluso erróneo. apost. cuya misión es «tutelar la doctrina acerca de la fe y costumbres en todo el mundo católico» 2 . han oscurecido la doctrina católica. a los fieles confiados a su cuidado pastoral. Cuando ha sido necesario. tratando del sacerdocio ministerial. además. Igualmente. en cambio. Exhort. apost. Y. La única Iglesia de Cristo Una sola es la Iglesia que «nuestro Salvador dejó al cui- dado pastoral de Pedro. iluminado con nueva luz por el Concilio Vaticano II. Secretario El misterio de la Iglesia. conscientes de su responsabilidad «de conservar puro e íntegro el depósito de la fe» y «de anunciar constantemente el Evangelio» 1 . intenta recoger y declarar algunas verdades que pertenecen al misterio de la Iglesia y que se han visto negadas o puestas en peligro. 2 PABLO VI.17). otros. . DE ALGUNOS ERRORES ACTUALES (24 de junio de 1973) t FRANJO Card. ha sido objeto de reflexión. te presento la debida considera. 17 cación. siguiendo las huellas de los dos Concilios Vaticanos. no han faltado Obispos de numerosos países que. Quinqué iam anni {I}: AAS 63 (1971) 99. a él y a los demás apóstoles confió su difusión y su 1 PABLO VI. en lo que se refiere a la constitución de la Iglesia. ACERCA DE LA IGLESIA PARA DEFENDERLA ción y reverencia. 1. OP. con declaraciones similares entre sí. han procurado defender del peligro de error. ha expuesto diver- sos puntos doctrinales de no poca importancia. la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.

Esta declaración del Concilio Vaticano II es ilus. Cf. gobernada de Cristo como si no fuera más que una suma —ciertamen- por el sucesor de Pedro y por los Obispos en comunión te dividida. como bienes propios de la Iglesia de Cristo. al mismo tiempo. en un esfuerzo común de a estos campos. por misericor. Cf. y que depende constantemente de la sabia purificación y de renovación. 2. De prae- ilcstinatione Sanctorum. ramente en ninguna parte. que actúa cuando todo el pueblo procedentes del patrimonio común. DV 8. . 5 UR4. no puede equivocarse cuando cree y manifiesta dioso don de Dios. aunque en algún sentido una— de Iglesias y de con él» 3 . que se encuentran entre sostiene. Ecclesiam mam: AAS 56 (1964) 629. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 17. LG 8. de una cierta Por lo tanto. La infalibilidad de la Iglesia universal Esto no impide que la Iglesia. a la Iglesia fundada por Cristo y guiada esta prerrogativa peculiar suya mediante el sentido sobre- por los sucesores de Pedro y de los demás Apóstoles. miento de la unidad de todos los cristianos 9 para que se el cual lleva a la verdad plena a la Iglesia hasta la gloriosa cumpla la voluntad de Cristo y la división de los cristianos venida del Señor 14 . se empeñen en el restableci. y que la misma Iglesia Iglesias y comunidades. los católicos de los fieles. subsiste en la Iglesia Católica. puede alcanzarse la plenitud considerar como una meta a la cual han de tender todas las total de los medios de salvación» 4 . durante su peregrinación terrena. «es necesario que los católicos reconozcan infalibilidad participada. 4 universal en las cuestiones de fe y costumbres» 15 . profundización están en perfecta comunión con la Iglesia Católica. Por lo cual no pueden los fieles imaginarse la Iglesia como sociedad. sea al «Dispuso Dios benignamente que cuanto había reve- mismo tiempo santa y tenga necesidad de continua purifi. UR 6-8. que es la Iglesia. absolutamente infalible. Acerca de esta infalibilidad del Pueblo deje de ser un obstáculo para la proclamación del Evange. «al encerrar en su propio seno a pecadores. 14. 14 9 Cf. de Dios declara el Concilio Vaticano II: «La universalidad lio en el mundo 1 0 . 1 están obligados a profesar que pertenecen. doctrina de la comunidad apostólica. y. ha querido hacia la unidad católica» 7 . 6 " Cf. LG 8. de los que Cristo ha querido dotar a su comunidad mesiánica. cuando afirma que «sólo por afirmar que la Iglesia de Cristo hoy no subsiste ya verdade- medio de la Iglesia Católica de Cristo.18ss) y la erigió como columna y fun. de tal manera que se la debe mento universal de salvación. comunidades eclesiales. 1 Tim 3. algún elemento doctrinal perteneciente los hermanos separados» 8 . sin dudar. l73l que. impulsan El mismo Dios. que tienen la unción del Espíritu Santo (cf. UR 1. «constituida y ordenada en este mundo sia11. |n 2. 10 " LG 12. íntegro para siempre» u. Pero. y esta patrimonio perenne de verdad y santidad de la misma Igle- Iglesia de Cristo. y en ningún modo son libres de trada por el mismo Concilio. a cuya conservación.27) prestan su consentimiento ' LG 8.20. dotar a su nuevo Pueblo. Mt 18. Ene. 12 7 DV 7. UR4. que es el l72l instru. concre. y tampoco que «fuera de su estructura». 8 " Cf.15). providencia y de la unción de la gracia del Espíritu Santo. que se circunscribe al campo de la con gozo y aprecien los valores genuinamente cristianos. DV 10. «se y aplicación a la vida contribuyen juntamente los Pastores encuentren numerosos elementos de santidad y de verdad y el Pueblo santo 13 . PABLO VI. Por eso confió a la Iglesia el tesoro tamente en las Iglesias o comunidades eclesiales que no ile la palabra de Dios. Mysterium Ecclesiae (24-6-1973) gobierno (cf. que constituye el damento de la verdad para siempre» (cf. UR3.27). le y de las costumbres. lado para la salvación de todas las gentes se conservara cación» 6 . en natural de la fe de todo el pueblo cuando «desde los Obis- quienes persiste íntegra y viva la primigenia institución y pos hasta los últimos fieles laicos» (SAN AGUSTÍN. Católica «se halla enriquecida con toda la verdad divina- mente revelada y con todos los medios de la gracia» 5 .

va cre. parte. y se difunden divisiones sobre la doctrina que hay que «En efecto —así lo dice el Concilio Vaticano II—. los recibir lo que les enseñan. De ahí que el Concilio Vaticano II. que.. que el Espíritu de verdad suscita y mantiene. Exhort. para que no sufra menoscabo en la comu- mente a la vida» 16 . Ef 4. 22 PABLO VI. 3074.51). con la su. LG 35. no se les dispensa de la necesidad de escrutar demás apóstoles. embargo. 16 23 LG 12. al interpretar 2. de tal modo que transmiten una doctrina pasos del Concilio Vaticano I. sino verdaderamente la palabra de Dios (cf. y contenido también en la viva Tra- expertos en la doctrina católica. El sumo pontífice Pablo VI insiste también en que pueblo y a toda la familia humana. Exhort. PAe. puede vez para siempre a los santos" (Jds 3). participada por ellos de diversos modos. n. Cf. 21 Ibíd. recibe no ya la palabra de los hom. apost.78 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 17. La infalibilidad del Magisterio de la Iglesia perciben íntimamente las realidades espirituales que experi- mentan. es decir. SAGRADA CONGREGACIÓN DFX SANTO 17 Cf. con adhesión proporcionada a la Pastores de la Iglesia gozan de la asistencia providencial del autoridad que poseen l74l y que tienen intención de ejer. sucesores de Pedro y de los episcopal 24 . en cierta medida. sino que están obligados a dición apostólica 26 . PAe cap. finalmente. En el cumplimiento de su misión. Quinqué iam anni: AAS 63 (1971) 100. Como este carisma no es fruto de nuevas revelacio- mentado por la vida de todo el Pueblo de Dios» 19 . Le 2.6: ASS 40 (1907) 471 (DS 3406). se adhiere indefectiblemente "a la fe confiada de una y explicar la palabra de Dios escrita o transmitida. a quie- cesión episcopal. 4: DS 3070.4s). enseña que Cristo ha insti- tuido en Pedro «el principio y fundamento perpetuo y vi. Mystertum Ecclesiae (24-6-1973) 8 Sin embargo. partícipes también. Quinqué iam anni {I!: AAS 63 (1971) 99. DV 9s. estuviese dotado del con- los Pastores de la Iglesia den un «testimonio que esté firme. de la vida y de la búsqueda de los fieles. 19 25 PABLO VI. su función no se reduce a sancionar el consenti- bres. 18 24 DV 8. penetra más profun. necesita especialmente de la intervención y de de la misión profética de Cristo 17 . contribuyen de muchas la ayuda del Magisterio cuando en su propio seno surgen maneras a incrementar la comprensión de la fe en la Iglesia. y. Lamentabili. creer o mantener. tumbres. Jesucristo quiso que el Magisterio de los Pastores. (cf. veniente carisma de la infalibilidad en materia de fe y cos- mente vinculado a la Tradición y a la Sagrada Escritura y ali. con la autoridad de contenido en las Sagradas Escrituras. Cf. 18. n. el damente en ella con juicio certero y la aplica más íntegra. Lo dice el Concilio Vaticano II cuando a terio de los Obispos es para los creyentes el signo y el las palabras arriba citadas añade: «Mediante este sentido camino que les permite recibir y reconocer la palabra de de la fe. DV 11. prevenir tal consentimiento y exigirlo 23 . < li'icio. nes de las que gocen el sucesor de Pedro y el Colegio 10 Pero sólo a estos Pastores. PAe cap. Cf. . Decr. LG 25. por esto corrupción la verdad que Dios ha querido que fuese escrita los fieles no pueden darse por satisfechos con oírlos como para nuestra salvación25. cuando 3. el Espíritu Santo ilumina y sostiene al sible de la unidad de la fe y de la comunión» 21 . dentro del único cuerpo de su Señor 9 Sin duda los fieles. LG 25 y DV 4. el sumo pontífice Paulo VI ha afirmado: «El Magis- nión jerárquica. por su Pueblo de Dios en cuanto cuerpo de Cristo unido en comu. Por más que el sagrado Magisterio se valga de la Pueblo de Dios guiado en todo por el Magisterio. 4: DS 3069. ciendo la comprensión tanto de las realidades cuanto de las palabras transmitidas cuando los fieles las contemplan y es- tudian meditándolas en su corazón (cf. que nos enseña sin Cristo. Cf. prólogo: DS 3051. pertenece por institución divina enseñar a con los medios apropiados el tesoro de la divina Revelación los fieles auténticamente. que alcanza su cumbre cuando instruyen al cer 20 . nión de la única fe. apost. al que contemplación. Y. recibieron el carisma cierto de la ver. 20 26 Cf. Cf. Pueblo de Dios. sin sigue fidelísimamente. siguiendo los Pueblo de Dios.13). cf. el Dios» 22 . 1 Tes miento expresado por ellos. sino que incluso. nes confió el ministerio de enseñar el Evangelio a todo su dad» 18. cuando las proclaman los Obispos. Espíritu Santo.19.

3: DS 3011. el Concilio Vaticano I definió el objeto de tores de la Iglesia. Kéflexions et suggestions concernant le dialogue oecuménique. en The Secrétariat for Promoting Christian Unity: Information Service. Consiguientemente. que. que se conocen con el nombre de dog. en virtud de las promesas de terio eclesiástico. la fe católica: «Se debe creer con fe divina y católica todo lo mediante la fe. CONC.14). No minimizar el don de la infalibilidad de la Iglesia 14 De lo dicho anteriormente sobre la extensión y las con. Más aún. 3 (1968-1970) n. han de ser creídos con la ciencia teológica. Esta Revelación. Mysterium Ecclesiae (24-6-1973) necesariamente libre de error. LG 25. I')7(). son necesariamente y lo fueron en todo tiempo la reciben luz de ellos. por el norma inmutable no sólo para la fe. 29 PAe cap. cuando se que está contenido en la palabra de Dios escrita o transmiti. 1761 que en plena obediencia de entendimiento y que la Iglesia desde sus orígenes ha tenido por ciertamente voluntad a Dios que revela 33 sea aceptado el anuncio de la revelada en las promesas de Cristo. da y que la Iglesia propone para creer como divinamente Ciertamente existe un orden y como una jerarquía de revelado. en de la Iglesia no sólo se extiende al depósito de la fe. misma fe divina 35 . por esta infalibilidad al depósito mismo de la fe es una verdad lanto. 4 b. los dogmas de la Iglesia. 1323.12 (Dec. cap. pero enseñando en comunión con el sucesor de puede conciliar con errores diseminados por todas partes Pedro. LG 25. la infalibilidad del Magisterio de la Revelación y a sus exigencias. sino también para la hecho de haber sido revelados. todos los dogmas. IV.12 (déc. VATICANO I. Cf. se el mundo. cf. en toda la doctrina de la fe católica. Los fieles se convierten debidamente. cuando cumpliendo su oficio de pastor y doctor de despreciarse o negarse los dogmas de la Iglesia que expre- todos los cristianos define con su suprema autoridad apos. udhieren a El. salvación tal como es enseñado infaliblemente por los Pas- te en esta verdad. 32 Cf. 3: DS 3008. 4 b.7s. 4. cf. 30 Cf. es una cierta obedien- debe ser mantenida por la Iglesia universal:» • cia (cf. 28 35 Cf. Lo mismo ocurre todavía más claramente cuan. IV) p. como algunos sostienen. 1-526. ¡ IV. narra y enseña que ha de también a todo aquello sin lo cual tal depósito no puede ser aplicarse a la conducta de los cristianos el misterio de Dios. o en lo que profesa sin duda de ningún género do 1751 los Obispos. a Dios. 1970. 11. Rom 16. convierten a Dios 32 . cap. Cf. {Ench. m Secrétariat pour l'Unité des Chrétiens: Service d'lnformation. custodiado ni expuesto adecuadamente 30 . 6: Decr. se sigue que de ningún modo está permi- Cristo hechas a Pedro y a los demás apóstoles. Keflections and Suggestions Concerning Ecumenical Dialogue. n. DE TRENTO. La extensión de el cual envió su Hijo al mundo (cf. 4: DS 3074. pero es un error querer inferir de ahí que puedan es decir. sino todo el ámbito de la salvación. ses. can. 1 Jn 4. tido a los fieles admitir en la Iglesia sólo una «fundamental» 12 Esto tiene lugar cuando los Obispos.2722}. Dei Filius. UR 11. §2. con el fundamento de la fe34.80 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 17. 31 CONC. con un acto colegial —-como en el caso el Pueblo de Dios en materia de fe y costumbres. san otros misterios. que se revela en Cristo. Const. CIC. cap. DV 5. la conversión a Dios. con una declaración solemne o mediante el Magis. VATICANO I. unos dogmas se apoyan en otros como más principales y mas. dispersos por todo permanencia en la verdad. de los Concilios ecuménicos— en unión con su Cabeza visi. los obje.. y exige. están de acuerdo en considerar como definitiva una en las sentencias que enseña como definitivas el Magisterio sentencia 27 . Es verdad que mediante la fe salvífica los hombres se ble definen una doctrina que hay obligación de mantener 28 .8. §1 y 1325. que se revela a sí mismo en su Hijo Je- y también cuando el Romano Pontífice «habla ex cathedra. Sin embargo. D V 5 . siendo como es diverso su nexo terio ordinario y universal» 31 . LG 25. 33 Cf. de la Iglesia. 6: DS diciones de la infalibilidad del Pueblo de Dios y del Magis.Vat. que es- tólica que una doctrina sobre la fe o sobré las costumbres tamos obligados a prestar por la fe. sucristo. dogm. Esta jerarquía significa que tos de la fe católica. Apoyándose precisamen. LG 25 y 22. IV) p.26) que es necesario adaptar a la naturaleza 13 Según la doctrina católica. Sobre la justificación. . 27 M Cf. CONC. Dei Filius. Cf. Const.

otra parte. pero al mismo tiempo se preocupa mudables que la deforman o alteran de algún modo. puede suceder también que algunas fórmulas dogmáticas dos por la revelación y recibidos por la fe. 57 Cf. condenó tam- bién la sentencia según la cual puede ocurrir «que a los 36 CONC. de esto conseguir una inteligencia más profunda» 39 . a pesar de ser consciente minos que contienen huellas de tales concepciones. sin embargo. en Insegnamenti di Paolo VI 5 (1967) 412s. aunque no falso. '" I b í d . La Iglesia. ¡ ik'l progreso de la Iglesia en el conocimiento de la verdad 19 Teniendo todo esto presente. ili'l Concilio Vaticano I. mo dentro de la Iglesia. Pío IX. Mysterium Ecclesiae (24-6-1973) 5. mientras se mantengan. verdad dogmática se expresa en un primer momento de Por lo demás. aunque las verdades que la te buscada a través de aquellas aproximaciones. ha ocurrido también alguna vez que en este se debe observar ante todo que el sentido de los enun. debe ser mantenido permanente- y. dogm. Const. verdad de modo concreto. antiguas y otras relacionadas con ellas permanezcan vivas y permanecen velados por la fe misma y como envueltos en fecundas en el uso habitual de la Iglesia. • • . Éstas sur. y surgen también del condicionamiento les añadan oportunamente nuevas exposiciones y enuncia- histórico que afecta a la expresión de la revelación. hay que decir que lasj revelada38. w PABLO VI. mismo uso habitual de la Iglesia algunas de estas fórmulas ciados de la fe depende en parte de la fuerza expresiva de han cedido el paso a nuevas expresiones que. al que están subordinados. en la Sagrada Escritura o en precedentes expresio. y «L'Oriente cristiano Cf. . sin embargo puede darse el caso de que esas verdades Una opinión de este tipo se opone a las declaraciones pueden ser enunciadas por el sagrado Magisterio con tér. manifiestan solamente de y todo esto hay que tenerlo en cuenta para entender bien manera indefinida la verdad. además. . VATICANO I. que nuestra santa madre la Iglesia ha propuesto de aptas desde el principio para comunicar la verdad revelada una vez para siempre. el significado mismo de las fórmulas modo incompleto. no pocas veces. dogm. con sus nuevos enunciados. Dei Filius. que los fieles por otra parte. de una manera o dogmáticas (o algún tipo de ellas) no pueden manifestar la de otra. se expresa de manera más plena y perfecta. l77l serán siempre aptas para mente y no se puede abandonar con la vana pretensión de quienes las interpretan rectamente 37 . en un dogmáticas es siempre verdadero y coherente consigo mis- contexto más amplio de la fe y de los conocimientos huma. nella luce di immortali Concili». Dei Films.82 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 17. Finalmente. con tal de que se la oscuridad» 36 . 4: DS 3020. sino solamente aproximaciones nes de la Tradición. Const. Por esta razón los teólogos 17 La transmisión de la divina revelación por parte de la tratan de fijar cuál es exactamente la intención de enseñar Iglesia encuentra dificultades de distinto género. tos. CONC. aunque hayan sido transmiti. y más adelante. ha enseñado sin embargo que «el sentido de los fórmulas dogmáticas del Magisterio de la Iglesia han sidd dogmas. intenta confir. que una y plenamente su sentido. No corromper la noción de infalibilidad de la Iglesia no se deduce que cada una de ellas lo haya sido o lo seguirá siendo en la misma medida. manifiestan más clara circunstancias. y prestan con gen ante todo por el hecho de que los misterios escondidos este trabajo una notable ayuda al Magisterio vivo de la de Dios «trascienden de tal manera por su naturaleza el Iglesia. Es necesario. Ene. dos que conserven e ilustren su sentido primordial. cap. DS 3016. cap. el cual. VATICANO I. por tanto. 4. verdad que hay que enseñar y mantener explícitamente. y que también de resolver ciertas cuestiones o de extirpar errores. Breve Eximiam tuam: ASS 8 (1874-75) 447: DS 2831. contenida realmente en las diversas fórmulas. Ocurre además. la cual debe ser continuamen- tales enunciados. propuestas o la lengua en una determinada época y en determinadas aprobadas por el sagrado Magisterio. mejor comprendido. Mysterium fidei: AAS 57 (1965) 757s. aunque pueda ser aclarado más y nos. Por 18 Por lo que se refiere a este condicionamiento histórico. Por esta misma razón entendimiento humano que. rehuyan la opinión según la cual en principio las fórmulas mar o aclarar las verdades ya contenidas. las mismas fórmulas. . . Los que Iglesia quiere enseñar de manera efectiva con sus fórmulas piensan así no escapan al relativismo teológico y falsean el dogmáticas se distinguen del pensamiento mutable de una concepto de infalibilidad de la Iglesia que se refiere a la época y pueden expresarse al margen de estos pensamien. Sin embargo.

las verdades contenidas en la doctrina revelada. La vida santa. Heb 44 LG 11. Ap 1. expresándola. apost. concierne solamente a la mane. teniendo en cuenta las Además. nión de la Iglesia 43 . Se instauró de este modo en la Iglesia la sucesión cación y de su contenido. LG 28. 40 46 Ibíd. religión cristiana» y. 26-28.21). ración hecha por el sumo pontífice Juan XXIII acerca de El sacerdocio común de los fieles. cida hacia Dios. a través del testimonio de una cognoscible por nosotros. Cf..20-22. Ene. exhortando a los Pastores de la Iglesia. Cabeza de su Cuerpo místico que es la 25 necesidades de los tiempos. con su sentido permanente. éstos a su vez comunicaron legítimamente el sa- declaró: «Debernos aplicarnos hoy con todo empeño en grado ministerio recibido a los presbíteros en grado subor- conservar en la doctrina de la fe la plenitud de su signifi. 42 48 PABLO VI. Pontífice de la nueva y eterna que el Señor los asume» 48 . a la que se debe prestar fiel asentimiento. se ordenan recíprocamente en la comu- 22 La mencionada opinión discrepa también de la decla. y «incorporados a la Iglesia quedan destinados al culto de la otra cosa el modo de expresar estas verdades conservando. el sentido de los dog. Dado que obligados a confesar delante de los hombres la fe que reci- el sucesor de Pedro habla aquí de la doctrina cristiana cier. LG 10 y PO 2.84 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 17. Exhort. l79l novedad que él mismo recomienda. y es verdadero e inmutable. 10. en cuanto miem- mutable. perfecto al pueblo rescatado por Él con su sangre (cf. el fin de que le representasen a Él personalmente en la tífice Pablo VI. están sin embargo. En virtud de este sacramen- nuestro tiempo. estas dos que. Pió XI. pero 6. to.6. Mysterium Ecclesiae (24-6-1973) 85 dogmas propuestos por la Iglesia se les deba dar alguna 7. los fieles es decir. 47 54 (1962) 792. por razón del signo indeleble llamado carácter. Cristo. en cuanto al grado. 5. dinado 47 . LG 10. «regenerados como hijos de Dios. Cf. Ad catholici sacerdotii: AAS 28 (1936) 10 (DS 3755). exponer y enunciar la misma doctrina en les y. en la está claro que él reconoce que el sentido de los dogmas es oración y acción de gracias. ha querido asociar y conformar con su sacerdocio 43 Cf. sea bros del pueblo mesiánico. 1781 en la inauguración del Concilio toda propiedad sacerdocio real (cf. el mismo sentido y significado» 41 . sin embargo.9ss). Cf. que debe ser condu- a quienes va dirigida» 4 . GS 62. una cosa es el depósito de la fe. . Por este sacerdocio. los Obispos y los presbíteros «son 26 segregados en cierto modo dentro del Pueblo de Dios. que difieren esencialmente y no sólo mas que declara la Iglesia es determinado e irreformable. En efecto. Quinqué iam anni (II): AAS 63 (1971) lOOs. según estos textos del Concilio. dicho sacerdocio en la recepción de los sacramentos. llamado también con 24 la doctrina cristiana. asociada al sacerdocio de Cristo no para estar separados ni del pueblo mismo ni de hombre alguno. del depósito de la fe que se identifica con que han renacido por el bautismo «en virtud de su sacerdo- las verdades contenidas en esta doctrina. en la abnegación y en la caridad operante» 45 . sus sucesores. y habla también cio real concurren a la ofrenda de la Eucaristía y ejercen de estas verdades cuyo significado no se puede cambiar. por medio de ellos.14. De modo semejante el sumo pon. Iglesia. PO 3. 1 Pe 2. sino para consagrarse totalmente a la obra para la 23 Cristo nuestro Señor. Por lo tanto. se confiere estudiada y expuesta en conformidad con las exigencias de en el sacramento del bautismo. a la función de santi- alianza. participar de vez. según el progreso de la ciencia.9. constituyó ministros de su sacerdocio a los apósto- ra de investigar. de apostólica del sacerdocio ministerial para gloria de Dios y manera que hable al espíritu y al corazón de los hombres al servicio de toda la familia humana. es decir. porque realiza la conjunción de los fieles. Él ha hecho. Iglesia46. bieron de Dios mediante la Iglesia» 44 . can. Discurso en la inauguración del Concilio Vaticano II: AAS Cf. todos los OS ta e inmutable. 3: DS 3043. otro sentido diverso su sacerdocio a la Iglesia mediante el sacerdocio común de del que entendió y entiende la Iglesia» 40 : No hay duda de los fieles y el sacerdocio ministerial o jerárquico. 45 LG 10. Vaticano II: «Es necesario que esta doctrina cierta e in. con su Rey celestial. tormas del sacerdocio. 41 JUAN XXIII. La Iglesia. pues. a los Obispos.

quienes Tim 4. en el que "no todos sacerdocio ministerial. el lugar citado en torno al sacrificio de la Misa. U2]. n. el lugar citado en torno al ministro de la Eucaristía debe ser compa- " CONC. sin embargo. cuyo ejercicio es determi. Decr. como representantes en i i. PABLO VI. Igualmente la segunda Asamblea general del sacerdotes no sólo un aumento de gracia para cumplir san. Con la asistencia del Espíritu Santo. con el fin de 27 La Iglesia ha investigado cada vez más la naturaleza del que los fieles formaran un solo cuerpo. primera parte. pertenece a la doctrina de la fe56. por los Pastores de la Iglesia. 1769.28 carístico 51 . Cf. de enseñar y de gobernar. Sobre el sacerdocio ministerial. Mysterium Ecclesiae (24-6-1973) 87 ficar. 27s. cap. 1774.il. De sacerdotio ministeriali. los abusos de este tipo. DE TRENTO. cap. 51 Cf. LG 21 y PO 2. participando en el único cuerpo de termino la edificación del Cuerpo mediante el sacrificio Cristo. sin haber recibido la ordenación sacerdotal.16s). en su nombre y en el nombre de dición y con numerosos documentos del Magisterio. n. Y es evidente que Asamblea general 1801 del Sínodo de Obispos ha conside. '* PO 2. LETRÁN IV. 9: Decr. el Concilio Vaticano II. 4) CONC. 1510 (DS 794). 49 Cf. Sobre los sacramentos. Ene. •\: DS 1767. confirmada en dos decretos del Concilio de Trento 54 . están habilitados para cum.5: AAS 63 (1971) 907. Mediator Deí: AAS 39 (1947) 552-556 55 Cf. deben ser reprimidos rado justamente que la existencia del carácter sacerdotal. 4 y can. . cap. 1 y 2: DS 1739-1743. Sacramento del Bautismo. La permanencia del carácter. Cf. en cuanto representante de Cristo en persona. la enseña el Concilio de Florencia 53 y se halla los fieles que. v 56 Cf. rucarístico» 5 '. Sin la potestad suprema de Cristo. 1 constituyó ministros a algunos de entre los fieles. Const.14. Documentos: I. 3) CONC. se arrogasen por propia cuenta la función de realizar (con- mamente dicha permanencia ha sido también recordada en ¡iáencli) la Eucaristía. primera parte. que desde la época apostólica es los miembros desempeñan la misma función" (Rom 12. y tiene como de su ejercicio. 11 )S 3849-3852). profesión de fe impuesta a los valdenses: PL 215. 2 Tim 1. que los sacerdotes. Esta fun. 2) CONC. En cuanto a la potestad propia del sacerdocio ministe. ha los miembros de su Cuerpo místico 52 . dotados de una idónea potestad derivada de el Pueblo de Dios es asociado a la oblación de Cristo 59 . ses.86 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 17. según el testimonio de la naturaleza por otra parte es explicada diversamente por los sagrada Tradición y del sagrado Magisterio es evidente que teólogos. en el cual tud del cual. De Fide catholica: DS 802. 4: DS 1609. dotal debe ser admitida por los fieles y debe tenerse en nado en concreto por la comunión jerárquica 49 . que permanece a lo largo de toda la vida. es decir. cuya cada uno de los sacramentos. Documentos: I. Sobre el sacramento del orden.4: AAS 63 (1971) 906. es. rúenla para un juicio recto sobre la naturaleza del minis- ción multiforme tiene como principio y fundamento la terio sacerdotal y sobre las correspondientes modalidades predicación ininterrumpida del Evangelio 50 . un sello permanente de Cristo. 1 Cor 10. Esta existencia estable del carácter sacer- 57 LG 17. Decr. 9 y ses. LG 24. y la segunda gravemente ilícito sería también inválido. SÍNODO DE LOS OBISPOS. y además: «El mismo Señor. 23. el carácter en vir.23: los. también: 1) INOCENCIO III. ses. querer entrar ahora en las cuestiones sobre el ministro de plir aquellas funciones. Solemne profesión de fe. can. DE FLORENCIA. cumbre y fuente de toda la vida cristiana el Sacrificio eu. también CONC. ses. Bula Exsultate Deo: DS 1313.24: AAS 60 (1968) 442. LG 11.4). de acuerdo con la sagrada Tra- persona de Cristo Cabeza. 5) Pío XII. DE TRENTO. se hacen todos un solo cuerpo (cf. n.6). y que se integra después en la santa cena tes. puede presidir y realizar el banquete sacrificial. en la sociedad de los creyentes gozaran de la sagrada potes- ha ido alcanzando gradualmente la clara persuasión de que tad del Orden para ofrecer el Sacrificio y perdonar los Dios ha querido manifestarle que aquel rito confiere a los pecados» 58 . Últi. 1767. ofrecen al Padre en enseñado: «Aunque cualquiera puede bautizar a los creyen- el Espíritu Santo. Epístola Eius exemplo con la 50 PO 4. DE FLORENCIA. ' SÍNODO DE LOS OBISPOS. intentarían hacer algo que además de varias ocasiones por el Concilio Vaticano II 55 . si los hubiese. constantemente conferido mediante un rito sagrado (cf. Sínodo de Obispos ha afirmado con razón que sólo el tamente las funciones eclesiales. propio del sacerdote el llevar a su en la cual los fieles. 22: Doctrina sobre el DI. sino que imprime también sacerdote. DE TRENTO. Bula Exsultate Deo: DS 52 Cf. riulo con los pasajes paralelos relativos a los ministros de los otros sacramen- 54 CONC. Sobre el sacramento del orden.

el día 11 del mes de mayo de 1973. que constituye el origen t FRANJO Card. ni tampo. La misma Sagrada Congregación confía la presente declaración a la atenta solicitud de los Obispos y de todos aquellos que. 4: De theologorum opera et responsabilitate (Typis Polyglottis Vati- canis. 1967) 11 (OR 30/31-10-1967. y como es enseñada y explicada por el Magisterio vivo de los Pastores. verdades que atañen al misterio de la Iglesia. en el actual confusionismo de ideas. que la Revelación divina ha de san Juan Bautista. cuál es la fe y la doctrina que los fieles deben profesar firmemente. por cualquier título. 3). y ha ordenado su pu- blicación. Arzobispo titular de Lorium. II. tal como ha sido fielmente conservada y expuesta en la Iglesia. comparten el deber de salvaguardar el depósito de la verdad encomendado a la Iglesia por Cristo y sus apóstoles. Reconoce también que su trabajo alcanza frecuentemente cuestiones que sólo pueden ser aclaradas a través de investigaciones complementarias y a base de tentativas y conjeturas. del Pastor de todo el Pueblo de Dios 60 . OP. ha ratificado y confirmado esta Decla- ración sobre la doctrina católica acerca de la Iglesia para defenderla de algunos errores actuales. Dado en Piorna. junto con otras t JÉRÓME HAMER. la justa li- bertad de los teólogos debe mantenerse en los límites de la palabra de Dios. SEPER. Sin embargo. SÍNODO DE LOS OBISPOS (1967) Relatio Commissionis Synodalis con- stítutae ad examen ulterius peragendum circa opiniones periculosas et atheis- mum. en primer lugar. para que Secretario aparezca claramente. el día 24 de junio de 1973. dada la im- portancia de su función en la Iglesia. Mysterium Ecclesiae (24-6-1973) 89 La presente declaración no ha intentado. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 17. sido confiada a la Iglesia para que la mantenga inalterada en el mundo. fiesta fundamentos de nuestra fe. en la audiencia concedida al infrascrito Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. en la Sede de la Sagrada Congregación co era su fin. demostrar con un apropiado estudio de los para la Doctrina de la Fe. Y la dirige también con confianza a los fieles y de manera especial. Pero este dogma. El Sumo Pontífice. . por la divina Providencia papa Pa- blo VI. a los sacerdotes y a los teólogos. 1811 La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe se alegra de que los teólogos se apliquen con diligencia a in- vestigar el misterio de la Iglesia. 60 Cf. Prefecto mismo de la fe católica ha sido recordado. para que todos estén concordes en la fe y sinceramente sientan con la Iglesia.

Que sea llamada la otra parte del primer matri. en audiencia concedida al infrascrito caso de que se bautice o se convierta la parte peticionaria. si fuera posible. t FRANJO Card. nuestro Santo Padre. Que por la concesión de esta gracia no haya pe. Además se requiere: 7 § 1. prefecto. el papa Pa- escándalo público para otros fieles. § 3. . 20 de septiembre de 1973.6 tólica concediera libertad y posibilidad a la parte católica para profesar su propia religión y bautizar y educar en la fe católica a los hijos. esta condición debe asegurarse de forma cautelar. y no se opusiera razonablemente. II. ya que permanece una ruptura radical e incu- rable. 65s] 1 Los Padres de la Sagrada Congregación para la Doc- trina de la Fe. c) que la persona no bautizada fuera de la Iglesia Ca. y la parte católica. abrogando o en el caso contrario. decretaron lo siguiente do y tratado con atención la cuestión sobre la disolución en orden a la sepultura eclesiástica: no se prohiban las exe. OP. y sin que obste I.4 rante todo el tiempo de la vida conyugal. tanto en el noviembre de 1972. con la que se vaya a contraer o convalidar el nuevo matrimonio. Que no haya posibilidad de restablecer la vida 8 conyugal. del matrimonio en favor de la fe. § 2. después de haber investigado dili. Para que esta disolución se conceda válidamente se 3 nada en contrario la aprobó y mandó que se publicase. si ése fuera el Secretario caso. en la sesión plenaria celebrada durante los Como es sabido. 1821 1831 18 19 DECRETO SOBRE LA SEPULTURA ECLESIÁSTICA INSTRUCCIÓN SOBRE LA DISOLUCIÓN (20 de septiembre de 1973) DEL MATRIMONIO EN FAVOR DE LA FE [Paires Sacrae Congregationis: AAS 65 (1973) 500] (6 de dicembre de 1973) [Ut notum est: Documenta. no haya provocado por su propia culpa la se- paración de los cónyuges.11 monio. se ha dignado aprobar estas nuevas normas en las que se presentan las condiciones para la concesión de la Nuestro santísimo Señor el papa Pablo VI. que la parte no bautizada hubiera recibido. Prefecto b) no haber hecho uso del matrimonio después de 5 t JÉRÓME HAMER. finalmente. el día 17 de disolución del matrimonio en favor de la fe.9 ligro de escándalo o de gran extrañeza. en cuanto es necesario el canon 1240. esta Sagrada Congregación ha estudia. 2 manifestado algunos signos de arrepentimiento y si no hay gentemente este asunto. Que la parte peticionaria no haya sido la causa 10 culpable del fracaso del matrimonio legítimo. a) ausencia del bautismo en uno de los cónyuges du. quias a los pecadores públicos. si antes de la muerte han Ahora. requieren tres condiciones indispensables: Roma. Arzobispo titular de Lorium. 1 días 14-15 de noviembre de 1972. el bautismo. §1. § 4. SEPER. ratificó la referida decisión de los Padres. blo VI.

con tal de que se cumplan las condiciones establecidas en los apar- tados II y III. iinteriores dadas para instruir estos procesos quedan com- monio anterior. La disolución del matrimonio legítimo contraído con la dispensa del impedimento de disparidad de cultos no se concede a la parte católica que lo pide para con- traer nuevas nupcias con un no bautizado que no se con- vierta. si no pudie- ra esperar a recibir el bautismo. Prefecto bida. Adjuntamos estas normas con la presente instrucción. 1841 pletamente abrogadas. SEPER.: .92 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 19. con el que se vaya a contraer matrimonio. según las cuales se deberán instruir todos los pro- » ¡ cesos futuros.. según las leyes de la justicia. La disolución se concederá más fácilmente donde se dude por algún otro capítulo de la validez del mismo matrimonio. si fuera el caso. OP. 13 § 6. t FRANJO Card. 19 VI. No se concede la disolución del matrimonio legí- timo que haya sido contraído o convalidado después de haber obtenido la disolución del anterior matrimonio legí- timo. Que la parte que pide la disolución se ocupe de Una vez establecidas estas nuevas normas. t JÉRÓME HAMER. . sobre todo por el escaso número de católicos en su región. 15 § 8. si la hubiera. aunque se debe aconsejar la espera.. 18 V. cuando se trate de un catecúmeno. las normas 21 la educación religiosa de la prole. 17 IV. Que se provea. Que. Ut notum est (6-12-1973) 93 12 § 5 . 20 Para que estas condiciones se cumplan del modo reque- rido han sido preparadas unas nuevas normas de procedi- miento. se tenga la certeza moral de que va a recibir próximamente el bautismo. y conste que la parte católica. al cónyuge abandonado y. 16 III. no hubiera podido evitar ese matrimonio ni llevar en él una vida coherente con la reli- gión católica. Secretario 14 § 7. Además es necesario que se explique a esta Sagrada Congregación lo referente al carácter público del matrimonio celebrado. . por determi- nados motivos religiosos. . También se puede disolver el matrimonio contraí- do entre una parte católica y una parte no bautizada con dispensa del impedimento de disparidad de cultos. a la prole ha. del matri. Que la parte católica con la que se vaya a iniciar el nuevo matrimonio viva según las promesas del bautismo y se ocupe de la nueva familia.

sino también sobre las lizar a las partes y a los testigos. o mediante otro eclesiástico de. 1 § 1. también deben intervenir circunstancias que hacen creíble y probable que no se le el Defensor del vínculo u otro delegado para este oficio en administrara el bautismo. 67-71] Art. que se dice bautizado. PARA EL PROCESO DE DISOLUCIÓN § 4. se podría aceptar gracia de la disolución del matrimonio legítimo lo realiza un documento que contenga la declaración del testigo ante el Ordinario del lugar competente según lo prescrito en la un notario público. también probarse. conocer mejor la cuestión. conforme a las prescripciones del Dere- cho canónico. IV. lodo los padres del cónyuge y sus familiares. El juez debe procurar insistentemente que las pre. res autentificados presentados. y que quieran y puedan dar testimonio de su ve- Art. sino la confianza que se debe conceder a ese documento. Si algún testigo no católico se negara a presentar. 6 declaraciones de testigos dignos de fe. debe 13 3 Los documentos. ser interrogado.15 4 § 1. Además se deben examinar los testigos. Los testigos deben ser interrogados no sólo res. 3 § 2. pecto a la ausencia de bautismo. cada caso. esta delegación debe constar en las actas. 8 DEL MATRIMONIO EN FAVOR DE LA FE guntas y las respuestas dadas sean transcritas cuidadosa- (6 de dicembre de 1973) mente por el notario y sean firmadas por el testigo. También el mismo juez exprese su voto acerca de 11 2 Lo presentado no debe simplemente afirmarse. o donde celebró el matrimonio. declara no bautizada vivió durante su infancia. Al preparar los interrogatorios que se deben rea. recurra a testigos ju- actas que se envíen a la Santa Sede. Los testigos antes de que sean interrogados de. § 1 {AAS 63 constar expresamente en las actas. § 2. rados. 1861 [Processum: Documenta. deben ser compulsados por § 3. libros de bautismos en los lugares donde la parte que se ben jurar que van a decir la verdad. sobre todo católicos. El mismo cónyuge. La ausencia de bautismo en uno de los cónyuges 12 debe ser demostrada para eliminar toda duda prudente. Processum (6-12-1973) 95 1851 Cuando las partes o los testigos declaran acerca de 7 20 I lechos ajenos. sea mediante Art. 4 curso de su vida. tanto los originales como los ejempla. El Ordinario o su delegado proponga las pregun. o sugeridas por las mismas res- puestas ya dadas. 5 Art. o una persona digna de fe. esto deberá carta apostólica Causas matrimoniales. (1971) 443). § 3 . si es posible. en las iglesias que frecuentó para adquirir formación reli- tas ya preparadas y añada otras que juzgue oportunas para giosa. Art. y otros que convivieron con él durante su infancia y conocieron todo el Art. Además se debe procurar que se consulten los 16 5 § 2.9 1 El proceso que se debe enviar para la concesión de la se y declarar ante un sacerdote católico. § 4. sea mediante documentos. sobre todo 6 § 3 . o por sí mismo. y sobre 14 el mismo Ordinario o por el juez delegado. . bajo juramento. el juez debe preguntar sobre la causa o el NORMAS DE PROCEDIMIENTO origen de ese conocimiento. 2 racidad. El juez ordinario o el delegado para discernir si 10 legado por él. § 1. que conozcan bien al testigo no católico. La delegación o comisión debe constar en las se debe prestar fe a este documento. 20. § 5.

si la hubiera. sobre todo entre los familia- cionario haya ayudado o tenga pensado ayudar al cónyuge res y amigos.29 Art. o cómo pretende proveer. extrañe- 22 § 1. ya haya atentado matrimo- . El mismo cónyuge debe ser interrogado bajo ju. sobre la confianza que merecen sus Art. do del divorcio. de las cuales se pueda de- Art. cesión de la gracia en cada caso. den lugar o eviten el do a recibir el bautismo. Además. y en la preparación de la conversión. o interpretación calumniosa.'.27 § 4. se debe instruir al menos un proceso o del divorcio. también se deben exponer las sobre las razones por las cuales el peticionario se ha movi. los testigos.!'-> 2 0 . si no hubiera Art. El juez incluya en las actas un ejemplar certifica. 11 ramento acerca de si después de la separación del cónyuge ha mantenido con él alguna relación y cuál haya sido. visto a su educación religiosa. como si la Iglesia favoreciera la doctrina de la fe. también bajo abandonado y a la prole. El Ordinario nunca envíe la petición a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Processum (6-12-1973) 97 Art. con equidad y según juramento. También la otra parte.28 nes sobre el cónyuge acatólico.96 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe •¡'•a . si fuera posible. 8 terminar si cabe esperar la restauración de la vida conyugal. y sobre todo después del bautismo. sumario. escándalo. acerca § 2. 7 ' " ' Art. tanto entre los católicos a otros sacerdotes que le hayan ayudado en la enseñanza de como entre los no católicos. con intervención del Defensor del vínculo. 13 declaraciones. debe ser interrogada bajo juramento sobre la no consumación del Art. con su praxis el divorcio. 9 sión de esta gracia hay que temer algún escándalo. el juez interrogue al párroco y za. Art. 10 § 1. no sólo acerca de lo que haya sucedido después las leyes de la justicia. 12 matrimonio. circunstancias que.••. § 3. Si en el momento en que se pide la gracia de la § 1.30 sinceridad de la conversión. peticionario y a los testigos sobre la causa de la separación tido al bautismo. bido el bautismo. 15 desaparecido antes cualquier sospecha razonable sobre la Exponga el Ordinario las causas que aconsejen la con. deben ser citados y escuchados. § 2. no deje de referir si la parte acatólica después del divorcio ha atentado nuevas nupcias. de la separación de las partes. y El juez o el Ordinario refiera si del matrimonio o del 26 sobre todo si después del bautismo ha tenido con la otra concubinato el peticionario ha tenido hijos y cómo ha pro- parte contactos matrimoniales. en cualquier caso. 21 El peticionario. El juez ordinario o el delegado interroguen al 24 disolución el cónyuge que no estaba bautizado fuera admi. con probabilidad. si se hubiera convertido y bautizado. y si fue provocada por el peticionario o no. Art. 14 El Ordinario refiera de manera expresa si por la conce. añadiendo a la vez si el peticionario.25 de que no ha usado el matrimonio después de haber reci. 1881 sea interrogado acerca del momento y la intención con la que ha recibido el bautismo o hubiera sido movido a con- vertirse. sino también sobre la honradez y veracidad de los cónyuges. 23 § 2. En el mismo caso. 1871 El juez o el Ordinario igualmente refiera cómo el peti. El Ordinario o el juez delegado recoja las informacio. es decir.

en la audien- cia concedida al eminentísimo Cardenal Prefecto el 25 de enero de 1974. esta condición debe ase- gurarse de forma cautelar». remita de esto un docu. realizada según la constitución del 1 ción para la Doctrina de la Fe.I. la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe recuerda de nuevo que es necesario que la traducción de las fórmulas esenciales de los ritos de los sacramentos exprese fielmente el sentido original del texto oficial latino. SEPER. t FRANJO Card. o bautizada fuera de la Iglesia. cluso en las fórmulas concernientes a la misma esencia de ponder. De aquí diera libertad y posibilidad a la parte católica para profesar su propia reli. La reforma litúrgica. y al recordar esto. Secretario . de las que se habla en el n. DE LA APROBACIÓN A LAS TRADUCCIONES mento certificado. la aprueba y la confirma estableciendo que también el sentido de la misma ha de entenderse según la mente de la Iglesia expresada en el texto original latino. han surgido algunas dificultades. ha introducido algunos cambios in- actas y las informaciones de las cuales está obligado a res. DE LAS FÓRMULAS SACRAMENTALES (25 de enero de 1974) Art. Nuestro Santísimo Señor el papa Pablo VI. según las características propias de cada lengua. OP. que se han hecho patentes gión y bautizar y educar en la fe católica a los hijos. hace saber: La Sede Apostólica. al igual que las demás. han tenido que ser traducidas a las lenguas vernáculas de manera que se expresara el sentido original 1 «Que la persona no bautizada. y por triplicado todas las Concilio Vaticano II. los ritos sacramentales. Estas nuevas expresiones. Ante esta situación. También el Ordinario refiera 1891 con detalle las condiciones cumplidas para la concesión 21 de la gracia y si las cautelas. conce. 2 tamente la traducción propuesta de las fórmulas sacramen- tales en la lengua vernácula. Prefecto t JÉRÓME HAMER. aprobó esta declaración.98 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe nio o viva en concubinato. DECLARACIÓN SOBRE EL SENTIDO letra c) {Doc 19:6} se han dado 1 . cuando las Conferencias Episcopales han enviado esas traducciones a la Sede Apostólica para su aprobación. 16 [Instauratio litúrgica: AAS 66 (1974) 661] 31 El Ordinario envíe la petición a la Sagrada Congrega. si juzga que la traducción ex- presa adecuadamente el sentido querido por la Iglesia. después de haber examinado aten.

25 de mayo de 1974. con una carta que se amplían cada vez más. como consecuencia de ulteriores desarrollos y 2. prohibía la veneración pública de la imagen de la sostener que también el aborto. la Sagrada Congregación hombre. la sisten a una liberalización de las leyes sobre el aborto son Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe confirma objeto de fuertes presiones para inducirlos a ello: se dice con la presente nota que el juicio expresado por la autori. exhortando a todos a ex. tra el derecho a la vida. ya de manera completa. liberalización legal ha llegado a ser en casi todas partes tema lem (Holanda). menos de causar extrañeza el ver cómo crecen a la vez la laciones como de origen sobrenatural. contra la verdad manifiesta. La Iglesia. así como la divulgación de puede servir a esta causa {de la vida}. Ene. Obispo. después de un atento examen del caso re. aparte de que no se formas reconocidas y recomendadas por la Iglesia. para mismo año. ridad a este respecto. bien primordial ñora de todos los pueblos». Estas discusiones serían menos lativo a las presuntas apariciones y revelaciones de la «Se. muy especialmente con- Roma. aprobando sus dispo- todo aquello que podría destruirlo o rebajarlo. protesta indiscriminada contra la pena de muerte. la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe considera oportuno declarar lo siguiente: 1. acaecidas en Ámster. «Señora de todos los pueblos». 2 después de un nuevo y más profundo examen del caso. ya que la acción afecta a los intereses verso (cf. no hay hombre que no sea su hermano en cuanto a para la Doctrina de la Fe confirmaba. pues deja liber- dad eclesiástica competente está bien fundado e invita a tad para que cada uno siga su opinión. no puede siciones. En muchos países los poderes públicos que se re. en respuesta a un recurso del obispo de callarse en este tema: dado que el Hijo de Dios se ha hecho Haarlem del 29 de marzo de 1972. declaraba que «no constaba de que es necesario proteger y promover. ya dentro de ciertos límites la mencionada declaración. Proemio dam. la decisión que había sido tomada con anterio- recibir de él la salvación. graves si no se tratase de la vida humana. puede invocar jamás la libertad de opinión para atentar contra los derechos de los demás. al ser consciente de del 13 de marzo del mismo año. . aunque muchos tratan de buscar razones para mente. 2] Con relación a las presuntas apariciones y revelaciones de la «Señora de todos los pueblos». Esto último es eviden- la sobrenaturalidad de las apariciones» y. I. cosas muy distintas. el 24 de mayo del la humanidad y que no esté llamado a ser cristiano. te para todos. Pero se trata de presar su devoción a la Santísima Virgen. Reina del Uni. que esto no violaría la conciencia de nadie. alababa la prudencia y la que es propio de su vocación defender al hombre contra solicitud pastoral del Excmo. En efecto. 625-640). cuencia normal del pluralismo ideológico. contra toda forma de guerra. de discusiones apasionadas. mientras que impi- sacerdotes y laicos a cesar todo tipo de propaganda en de que unos impusieran a los demás el propio modo de torno a las pretendidas apariciones y revelaciones de la pensar. y la reivindicación de liberalizar el El 2 de marzo de 1957 el mismo Ordinario confirmaba aborto. El problema del aborto provocado y de su eventual 1 El 7 de mayo de 1956 el obispo de la diócesis de Haar. consiguiente. no puede escritos que presentaban las susodichas apariciones y reve. en las ajenos más que la simple opinión.1901 1911 22 23 NOTIFICACIÓN DECLARACIÓN SOBRE EL ABORTO {SOBRE LAS PRESUNTAS APARICIONES DE PROVOCADO LA «SEÑORA DE TODOS LOS PUEBLOS»} (18 de noviembre de 1974) (25 de mayo de 1974) [Quaestio de abortu: AAS 66 (1974) 730-747] [In mérito alie pretese apparizioni: OR 14/15-6-1974. Ad Coeli Reginam: AAS 46. Además. y el Santo Oficio. Ahora. El pluralismo ético es reivindicado como la conse- «Señora de todos los pueblos».

leemos en San Lucas 1. emprendido en esta cuestión. 1. Encargada de promover y defender la fe y la moral mando la fe en la resurrección.13). ibíd. Confir- 4 4.44: «Porque apenas sonó la voz de tu saludo en mis 4 LG 25. De este modo. incluso los que hayan quedado desconcertados con tomar (Gen 2. oídos ha saltado de gozo el niño en mi seno». que varios de en el mundo» (Sab 2. siendo a la vez signo y con- chazados. La 31: «Le corresponden todas las cuestiones que se refieren a la doctrina de la 5 fe y a las costumbres. Cristo el Señor proclama en en la Iglesia universal 2 .13. pero también asociaciones de padres y madres de fa- milia.13).6.29. en el doctrina tradicional de la Iglesia 1 .5. lo mismo que el cipales aspectos de esta doctrina. Ella cuenta con que todos los Infundída por el Creador. Se comprende así que la vida la autoridad propia de la Santa Sede lo que los obispos han humana. este mundo muchas opciones a las que no se puede sus- traer. sino que hay nar también a todos los hombres que con corazón sincero que hacerla fructificar. Const. la Sagrada Congregación para la el Evangelio que «Dios no es el Dios de los muertos. confirmará con Cristo (1 Cor 15. muchas conferen. la vida humana debe ser protegida y favorecida tanto en su 2 PABLO VI. humano. modelándolo con sus manos. Is 49. «Dios no hizo la muerte. . políticos o personalidades que ocupan puestos de 5.7. ponen admirablemen.10) y Él pedirá cuentas de ella. secuencia del mismo. Pero lo oportuno advertir a los fieles. seres que sólo viven temporalmente y la muerte no puede cias episcopales y obispos por cuenta propia han creído estar ausente del mundo de los seres corporales. Ciertamente. será definitivamente vencida por la resurrección en pone de manifiesto la unidad de la Iglesia.20-27).14-30). todo ha sido hecho para el hombre. La declaración recuerda solamente algunos princi. 71. 46. comienzo como en las diversas etapas de su desarrollo 5 . mientras pecado. La vida permanece bajo su las controversias y opiniones nuevas. La muerte introducida por el entre ellos han sido recibidos con reticencia. 1921 universo visible. al mis- claro que esta declaración no puede por menos de obligar mo tiempo que un don. y la muerte. es una responsabilidad: no sólo es gravemente a las conciencias cristianas 4 .26-28). y para todos los cristianos. han reaccionado vigorosamente contra esta de los vivientes» (Sab 1.21). apost. sin embargo.13. la confirmación de puntos principales de cf. hecho a imagen de Dios» (Gen 9. La vida. pues. Se lo encontrará en muchos otros textos: regla. III. «por la envidia del diablo entró la muerte respeto a la vida. sin ambigüedades. Non uccidere. II. sino Doctrina de la Fe ha decidido recordar a los fieles los prin. La Tradición de la Iglesia ha sostenido siempre que PWLE. es él mismo quien la vuelve a fieles. Este es el manda- pone la norma de la moralidad a la luz de la fe 3 . sobre la que se ha propuesto en primer lugar es la vida y. En el evangelio.8-12. En el te de relieve la actitud a la vez humana y cristiana del plano humano.10. Sab 15. «11 Magistero della Chiesa» sull'aborto. o que estén ligadas con la fe» (AAS 59 [1967] 897). La presente declaración no trata todas las cuestiones que pue- den plantearse con respecto al tema del aborto: corresponde a los teólogos indicando que es objeto de la atención de Dios: El crea y forma al ser examinarlas y discutirlas. 139. que ex. Sal 22. Dios ha creado a campaña de opinión. Exposición de la doctrina de fe cos. recibida como un «talento» (Mt 25. ima- cuya convergencia es impresionante. o incluso re. Dios quiera ilumi. es una realidad preciosa. Job 10. pero ella no podrá triunfar. Es. 6.11). 1 Documentos episcopales sobre el tema pueden encontrarse en G. doctrina católica.3. «pues el hombre ha sido una enseñanza constante del Magisterio supremo. Estos documentos. Ha ocurrido. Cf.5s). incluso sobre esta tierra. sobre todo. Regimini Ecclesiae universae. pero más profundamente el cristiano sabe que la vida eterna para él depende de lo que haya hecho en su vida terrena con la gracia de Dios. de los vivos» (Mt 22. pero hablan del período de la vida que precede al nacimiento LG 12. Numerosos laicos cristianos. Parte II (Roma 1973) 47-300.102 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 23. ni se goza en la pérdida responsabilidad. Los autores sagrados no hacen consideraciones filosóficas acerca de la 3 animación. Parece que este tema se halla expre- pios fundamentales que deben ser para los mismos teólogos una luz y una sado por vez primera en Jer 1. miento de Dios: «No matarás» (Ex 20. gen de Dios y cumbre de la creación (Gen 1.32). Quaestio de abortu (18-11-1974) 3 3. sino de transmitir 4. Para ello se ofrecen al hombre en tratan de «realizar la verdad» (Jn 3. pecado queda vinculada a él. Pero. CA. especialmente médi. comprenderán que no protección: la sangre del hombre grita hacia El 1931 (Gen se trata de oponer una opinión a otra.24).

poco importa que se suprima la vida ya máxima claridad la misma doctrina: Pío XI ha dado una nacida o que se la haga desaparecer al nacer. San Lucas. Cf. 35 (PG 6.15: «A veces sideración admitieron respecto a este primer periodo. distinctio 31. 166-167). pero no deja de afirmar con la misma claridad el infundía el alma espiritual en el nuevo ser 13 . Pío XII hombre aquel que lo va a ser» 8 . los últimos pontífices romanos han proclamado con la el nacimiento. 11 STO. Juan XXIII ha pastores. 15 Las declaraciones de Pío XII son expresas. c. p. tín. 103. Es verdad que.63) destruirla. Doctor Común de la Iglesia. condena a quienes matan a los hijos. I. ya se trate de vida embrionaria. ya de vida fetos». ibíd. SCh (33). si ya vivía en el seno materno. 371-372. q. can. El Decreto de Graciano refiere que separa en este punto tales costumbres de las costum.17.C I. el discurso a la Unión Médica Italiana Barnabae. los Padres de la Iglesia. Fontes luris canonicis. 17). 230). Fontes luris Canonici. lo concebido en el matarás con el aborto al fruto del seno y no harás perecer útero» 10 . Citemos solamente.165. 63 (Mansi 2. CCL 1. Véase también el decreto de Media era general la opinión de que el alma espiritual no Gregorio III relativo a la penitencia que se ha de imponer a aquellos que se estaba presente sino después de las primeras semanas. en la esta crueldad libidinosa o esta libido cruel llegan hasta procurarse venenos para causar la esterilidad.25- (Alemania). Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 23. en el año 847. TOMÁS DE AQUINO. c. de. p. 519). 9 Can. XIX. 10 GRACIANO. soluciones más benignas. camino de su total desarrollo o que haya llegado ya a su término» (Discorsi 8 TERTULIANO. baste recordar algunos. estas palabras del papa Esteban V: «Es homicida quien bres cristianas. 1. de tal manera que el niño los períodos siguientes del embarazo.308-311). p. Entre muchos documentos positio. Apologettcum. Si el resultado no se obtiene. En la Didaché se dice claramente: «No hace perecer. 423-424. col. ha excluido claramente todo aborto directo. V. DE ANCIRA. el Decreto de Graciano. del 12-11-1944: «Mientras un hombre no sea culpable. sus que se realiza como fin o como medio 15 . Un siglo más tar- cluidos los que viven todavía en el seno de su madre. sus doctores. can.24-31). 21 (Mansi 14. sin recordado la doctrina de los Santos Padres acerca del ca- que las diversas opiniones acerca del momento de la infu- sión del alma espiritual hayan suscitado duda sobre la ile. enseña al niño ya nacido» 6 . 31-36). 6 (FUNK. V. y es por tanto ilícito cualquier acto que tienda directamente a Cf. Santo Tomás. Const. Legatio pro christianis.5. 970. 20. 15 por concilios anteriores contra el aborto y determina que Cf. CSEL 42. VI. c. in. incluso 1941 en los pri. Apostolicae Sedis: Acta Pii IX. 1. meros días. Quaestio de abortu (18-11-1974) 105 Iglesia. utiliza las mismas expresiones (FUNK. CONC. 21 (ibíd. ha insistido sobre la distancia del útero al concebido» 9 . precisas y numerosas. autores dignos de con. can. En la época del Renacimiento. lín. C. Du- hizo distinción en cuanto a la especie del pecado y a la rante la Edad Media se recurre frecuentemente a la autoridad de San Agus- gravedad de las sanciones penales. III. re- querirían por sí solas un estudio aparte. bien sea que tal destrucción se busque como fin. DS 2134. 55-72 (ASS 5 [1869] 287-312. Funk. ed. el papa Sixto V con- nas para abortar. Epístola el principio en toda su universalidad. can. In IV Sententiarum.2. canonistas laxistas que pretendían disculpar el aborto pro- Tertuliano quizá no ha mantenido siempre el mismo len. 8 (PL 1. 91-93).2. que el aborto es un pecado grave. Pero nunca se negó perezca antes de haber vivido o. Atenágoras hace notar que los cristia. aquel 7.552. Casti connubii: AAS 22 (1930) 562-565 (DS 3719-21). El primer Concilio de Maguncia 12 SIXTO V. bien sea que se en la cual se dice de los cristianos: «Ellos procrean niños. Es ya un respuesta explícita a las objeciones más graves 14 . porque formula 6 Didaché Apostolorum. ral 11 . desde su inicio. V.5. se hacen culpables de este crimen (Mansi 12. cuando en la Edad 16) y CONC. n. p. contrario a la ley natu- nos consideran homicidas a las mujeres que toman medici. A lo largo de la historia. que escribe a este respecto en De nuptiis et concupiscentia. Esta q. Concordantia discordantium canonum. SCh 33.7). también la Epistula ad Úiognetum. 191) . gitimidad del aborto. Pío XI. O. intocable. de nacer» (PL 44. es decir. muera antes entonces que el aborto provocado. Effrenatam en 1588 (Bullarium Romanum. por medio del aborto. pero no abandonan busque como medio para un fin. Cf. dena el aborto con la mayor severidad 12 . Const. fuera objetivamente un pecado grave. Ene. 292. IX. n. vocado antes del momento en que algunos suponían que se guaje. 909).. I. DE ELVIRA.32. la madre extingue la casuística. Cf. también Pío IX. textus ex- condena fue de hecho unánime. que rechazaban para vida y expulsa el feto que estaba en sus entrañas. Patres Apostolici. e radiomessaggi. 399.2. su vida es 7 ATENÁGORAS. sea impuesta la penitencia más rigurosa «a las mujeres que 14 Cf. aun oponiéndose a las costumbres matan a sus hijos o que actúan de tal modo que expulsan del mundo grecorromano. V. Inocencio XI reprueba las proposiciones de ciertos «donde se piensa que ya son objeto del cuidado divino» 7 . reafirma las penas decretadas 27. han enseñado la misma doctrina. En nuestros principio esencial: «es un homicidio anticipado el impedir días.

DS 3258. el Con. por los cuales podrá ser lícito y aun ne. No pertenece a la sociedad ni a la autoridad mente en Él encontrará su realización completa. sus diversos bienes. y esto lo exige ser reconocido y si se niega queda estrictamente vio- exige de todos. Entre los testimonios de esta doctrina inmutable. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 23. En realidad. o mejor. pero aquél es el fundamental. dir acerca de sus actos y. Discurso Salutiamo con paterna effusione. En una sociedad la acción creadora de Dios» 16 . dentro del indispensable tipo es inicua. queda inaugurada una vida PABLO VT. un niño que acaba de nacer que en un hombre maduro. ese bien {común) no es el fin último de debe ser salvaguardada con el máximo cuidado. incumbe a la moral iluminar las conciencias. El derecho a la vida permanece íntegro en un puede acabarse. la vida temporal vivida en este mun. El mis. presidido por Pablo VI. 9. por ello. gará nunca a ser humano si no lo ha sido entonces. Por consiguiente es dueño de sí mismo. sujeto personal. de personas. anciano. nes. por ello no se podrá tratar nunca a «ni ha cambiado ni puede nunca cambiar» 18 . sino que es anterior a cualquier concesión. ésa más preciosos. posee su concesión ajena. . Sin embargo. es todos los demás. No lle- 1890). Ella no puede estar subordinada defini- no ha vacilado en repetir que esta enseñanza de la Iglesia tivamente sino a Dios. derecho a la vida. 10. un en- condición para todos los demás en esta tierra. gún otro. un hombre como simple medio del que se dispone para conseguir un fin más alto. basta la razón para exigirlo. Desde el momento 17 GS 51. del 9-12-1972: que no es ni la del padre ni la de la madre. vida. condición para es su tarea: su alma. creada inmediatamente por Dios. 12. el bien común es para cada persona un fin al cilio Vaticano II. ASS 17 (1884) 555s. reconocer este derecho a en la comunidad de sus semejantes. Está abierto a Dios y sola. sino la de un AAS 64 (1972) 76-79. hay precisamente un conjunto de derechos cribe solamente a los cristianos. «la cual desde su comienzo exige cesario exponerse al peligro de perderla. de su propio destino: es 11. pues. ésta ríodos de la vida no se justifica más que otra discriminación tiene en propiedad un nivel de vida más profundo que no cualquiera. 22 (1888-1890) 748. unos y no reconocerlo a otros: toda discriminación de este munión interpersonal con ellos. Ahora bien. el color o la religión. Hay otros bienes y algunos de ellos son to que se realiza en el tiempo. No es un derecho que brote de una bres. a manera de derecho. cada persona humana se posee a sí misma. sea cual fuere su forma. 27. por muy reducido de capacidad que esté. comienza el proceso de la generación. al derecho. re- cuérdese la declaración del Santo Oficio que condena el aborto directo (DS nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. capaz de reflexionar por sí mismo. La vida corporal es un bien fundamental. Mater et Magtstra: AAS 53 (1961) 447. 1961 pero que debe preservar y hacer valer: tales son la Constituido por una naturaleza racional. Sin embargo. ya se funde sobre la raza. pero existen fermo incurable no lo ha perdido. Más recientemente. la estricta justicia. Sobre los derechos y los deberes recíprocos de la III. El respeto a la vida humana no es algo que se pres. Ene. ha condenado que ella debe servir y al que subordinará su interés parti- muy severamente el aborto: «La vida desde su concepción cular. precisar y organizar las prestacio- 8. vir a la persona. El primer derecho de una persona humana es el libre. el respeto a la vida humana se impone desde que 16 JUAN XXIII. el hombre es un mayor parte de los llamados hoy día «derechos del hombre». ambiente social. Quaestio de abortu (18-11-1974) rácter sagrado de la vida. De cara a la sociedad y a los demás hom. se enriquece en la co. ya sobre el sexo. Por esto debe ser protegido más que nin- espiritual y. inmortal. pues sólo ésta puede alcanzar su meta mo Pablo VI. y en este sentido la sociedad debe ser- y el infanticidio l95l son crímenes abominables» 17 . y de cuya formulación se gloría nuestra época. lada la justicia. Una discriminación fundada sobre los diversos pe- do no contiene todo lo que pertenece a la persona. Se añaden argumentos de razón persona y de la sociedad. hablando de este tema en diversas ocasiones. no es menos legítimo en bienes más altos. tiene capacidad para serlo. que la sociedad no puede conceder porque son anteriores a basándose en el análisis de lo que es y debe ser una persona. cf. ella. el aborto la persona humana. Pero vive pública. suprema en Dios. en relación con ella. 18 de la fecundación del óvulo. por tanto. de deci.

16. incluso muy graves 21 . cf. tendrá jamás derecho a escoger el suicidio. y. Con la fecundación ha comenza. fueran claramente infundadas y faltas de peso. sin embargo. con sus notas característi. existe ya una vida humana (lo que consta 21 El cardenal Jean Villot. JUAN XXIII. en su estado más solutamente que ninguna de estas razones puede jamás evolucionado. esto sucedería en demás. mientras concepción es ya una persona humana. se causa perjuicio a bienes importantes que es normal va- la ciencia genética moderna aporta preciosas confirmaciones. o la legitimidad del abor. mos ignorar estas grandes dificultades: por ejemplo. Ene. vida es un bien demasiado fundamental para que pueda ser comparado o equiparado con otros inconvenientes. toda libertad públicamente reconoci- 19 Esta declaración deja expresamente a un lado la cuestión del momento da tiene siempre como límite los derechos ciertos de los de la infusión del alma espiritual. tampoco sus pecado grave el atreverse a afrontar el riesgo de un homici. buenas razones para temer que será anormal o discapacita- do el maravilloso recorrido de una vida humana. 2) porque es suficiente que esta presencia del Iglesia. No pode- Ella ha demostrado que desde el primer instante queda fija. cardenal Julius Dópfner a propósito de la protección de la vida humana: «La turaleza recibida de los padres. en 15 cuanto tiende esencialmente a liberarla de todo lo que 14. para preferir en su to. una pérdi- adecuadamente y estar en condiciones de actuar. y los autores están todavía divididos. está perfectamente derecho a matar directamente a un hombre inocente.16 ponde a la ciencia dilucidarlas. «Es ya un hombre aquel que lo va a ser» 20 . rechazando el aborto diente de las disputas sobre el momento de la animación 19 . aunque se se constituye la persona humana. Otro tanto hay que decir acerca de la reivindica. sobre todo si existen cas ya bien determinadas. peligro da la estructura o programa genético de lo que será este ser para la salud de la madre. tativa. ni sustraer a la mujer. no sería tan dramático: su gravedad estriba en que en algu. padres pueden en modo alguno elegir para él la muerte. La ley divina y la ley natural excluyen. 20 TERTULIANO. Por otra parte. ni los medios anticonceptivos ni. Ahora bien. viviente: un hombre. Para unos. sino ya provisto de su alma. totalmente indepen. Sin embargo. secretario de Estado. 1981 lo que la naturaleza exige de ellos. pues la existencia de un alma inmortal no ción de la libertad sexual. la importancia que se da en distintos medios sociales de cuyas grandes capacidades exige tiempo para ordenarse a consideraciones como el honor y el deshonor. Pacem in tenis: AAS 55 (1963) 267. muchas veces de vida o muerte. El movimiento de emancipación de la mujer. todavía menos. Debemos proclamar ab- que se puede decir es que la ciencia actual. GS 29. cada una do. por lo que se re- biológicas dar un juicio decisivo acerca de cuestiones propia. el abor- la vida sea aceptar el riesgo de matar a un hombre. 3. individual. Documentos de la Congregación para la "Doctrina de la Ve 23. si las razones aducidas para justificar un aborto aspectos de la cultura respecto de este punto. Respuesta a algunas objeciones 15. ni siquiera en sus comienzos. Ni él mismo. . Sin fundado 22 . aun suponiendo una animación tardía. nadie. PABLO VI. a fin de superar tales alma sea probable (y jamás se demostrará lo contrario) para que arrebatarle difíciles situaciones. ed. La dio. Si con esta expresión se enten- entra dentro de su campo. nos casos. halle todavía en estado de embrión. en su edad ma- aunque hubiese duda sobre la cuestión de si el fruto de la dura. Lo menos da de categoría o dignidad. Discurso Salutiamo: AAS 64 (1972) 779. etc. como son la del momento en que padre o la madre pueden ponerse en su lugar. A esta evidencia de siempre. No corres. Se trata de una discusión filosófica de la que diera el dominio progresivamente conquistado por la razón nuestra afirmación moral es independiente por dos motivos: 1) porque. No hay sobre este punto una tradición unánime. todo constituye una injusta discriminación. no es incumbencia 1971 de las ciencias demás. escribía el 10-10-1973 al por la biología) que prepara y reclama el alma en la que se completa la na. Por lo demás. no puede reconocer como lícitos. quizá bastante numerosos. el problema no se puede cambiar la naturaleza. es objetivamente un no tiene edad para decidir por sí mismo. la carga que supone un hijo más. IV. Quaestio de abortu (18-11-1974) 109 13. desde el punto de vista moral. no solamente en expec. pues. alemana 26-10-1973. lo mismo que al hombre. Queda mucho por hacer. nota 8. lorar y que incluso pueden parecer prioritarios. dentro de los diversos embargo. no da ningún apoyo eficaz a los defensores del dar objetivamente derecho para disponer de la vida de los aborto. podría ser anterior a la anidación. fiere al futuro desdichado del niño. to»: OR. esto es cierto: nombre la muerte a la vida. 22 Cf. para otros. ni siquiera el mente filosóficas y morales. el primer instante.

HV 14 (ibíd. 490). tan. no se hace nunca sin detrimento para la autoridad de todas han hablado de «paternidad responsable» 24 . en sí en el caso especial del aborto provocado. En nuestros días. allí la técnica hace cada vez más fácil el aborto precoz. 24 25 Cf. Pero el mantener una ley que ya no se aplica pués la encíclica Humanae vitae. . común. puede utilizarse el aborto. Sabemos qué gravedad puede revestir para algu. Ene. bajo ningún pretexto. ¿no la prole. aplican con dificultad: el delito ha llegado a ser demasiado 18. pero el donde todavía existen. tampoco existe la esfera de la vida privada. se entiende que el hombre y la mujer La violación de los valores morales es siempre. otros muchos para asegurar mejor el desarrollo de sus capacidades natu. más. Los progresos de la ciencia abren y abrirán cada aborto va acompañada de graves debates jurídicos. la vida sexual hacia sus frutos de fecundidad 23 . condenan el aborto. Por tanto. al menos a título de mal menor. La vida moral y la ley civil prójimo. Mater Cf.. para favore. También hay que añadir que el aborto clandesti- mos reafirmar con fuerza. Así como no hay derecho a utilizar ción represiva. GS 87. como lo han recordado la cons. Se repite además el argumento autorización para manipular la vida humana de la forma del pluralismo: si muchos ciudadanos. por el contrario. 31: AAS 59 (1967) ble supone el uso exclusivo de medios lícitos de regulación de nacimientos. las leyes que condenan el aborto se juicio moral no puede cambiar. muchos. esta última prohibición. GS 50 y 51. Cf. aunque manteniéndolo en su justo progressw y otros documentos 1991 pontificios. Se trata de conquistas. Si. n. das cuyas consecuencias pueden ser muy importantes. esta idea no tiene nada de cristiano. sobre cer el progreso del hombre. como medio legítimo para regular los nacimientos 25 . para prevenir o curar las enfermedades. nada habría que objetar al respecto. et Magistra: AAS 53 (1961) 445-448. lo juzgan lícito. las demás. No hay vez más a la técnica la posibilidad de intervenciones refina. Pero la técnica no un amplio movimiento de opinión reclama una mitigación de podrá sustraerse del juicio de la moral. sin titución conciliar Gaudium et spes. además. la institución del matrimonio y el amor con frecuencia también para su vida. aunque el conyugal están ordenados por sí mismos a la procreación y a la educación de legislador siga considerando el aborto como un mal. para el bien son «libres» para buscar el placer sexual hasta la saciedad. PABLO VI. lítica. les de la Iglesia Católica. JUAN XXIII. han precisado esta prohibición y sus penas to para bien como para mal. no da ningún derecho a disponer de la vida del V. La paternidad responsa. sino 23 GS 48: «Por su índole natural. pues semejante por parte de una familia. país cuya legislación no prohiba y no castigue el homicidio. imponerles el seguir una opinión que no es la suya. sobre todo cuando la misma parece entrar en para un fin cualquiera la energía nuclear.50: «El matrimonio y el amor conyugal están ordenados por su propia naturaleza puede proponerse limitar sus daños? a la procreación y a la educación de la prole». mismas admirables. porque por natura. la encíclica Vopulorum menosprecio del placer. aunque se encuentre en estado embrionario. incluso es indigna del hombre. Es cierto que la evolución de todo en países en los cuales sean mayoría? Por otra parte. Existe ya una tendencia bastante leza debe servir al hombre y respetar los fines a los que el generalizada a querer restringir lo más posible toda legisla- hombre está destinado. un daño mayor que cualquier otro problema de sin tener en cuenta ninguna ley ni la orientación esencial de orden económico o demográfico. es que ja- puesto —y tal sería en este campo la única libertad autén. con la que se ciñen como con su propia corona». 19. del espíritu humano. rar de hecho. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 23. poderes públicos encuentran a menudo más prudente tole- lación de nacimientos: por eso el último Concilio. en particular los fie- que sea: el progreso de la ciencia debe estar a su servicio. Quaestw de abortu (18-11-1974) y por el amor verdadero sobre los impulsos del instinto. 272. Populorum progressw. HV 10: AAS 60 (1968) 487. Discurso a las Naciones Unidas: AAS 57 (1965) 883. ni por parte de la autoridad po- libertad se guardaría siempre de atentar contra la justicia. Asimismo. ni a suprimirla con el pretexto de que es gravosa. frecuente como para que pueda ser siempre castigado y los nas familias y para algunos países el problema de la regu. y des. del 25 de julio de 1968. ni tica—. Lo que quere. no expone a las mujeres que se resignan a recurrir a él a los más grandes peligros no sólo para su fecundidad futura. En casi todas partes la discusión moral sobre el 17. ¿por qué rales. En todo caso.

23 23. el presente caso. la ley natural inscrita en el hombre por tantas familias y niños. zona mental y ese trasfondo del alma donde la vida divina. zona afectiva. En todo caso. Es. Un cristiano no puede ni participar en serán consolados» (Mt 5. Será necesario para esto corregir mantenida en la rectitud y en la verdad. no es siempre un camino fácil.• . puede desplegarse mediante los dones del Espíritu curar una renovación de la sociedad. 22 22. que se encuentran en situaciones el Creador como una norma que la razón contiene dentro de muy difíciles y prácticamente desesperadas. pues sabe que en la mana puede renunciar al castigo. En todo caso debe quedar bien claro que un cris. ni siquiera la pena tremenda de criar a un niño discapaci- tiano no puede jamás conformarse a una ley inmoral en sí tado. VI. al mismo hace. escribió para el congreso internacional de médicos católicos. Ni podrá tampoco colaborar en su aplicación. las zonas de su ser. pro. . ésta no es ciertamente en la obligación de prestar cooperación inmediata a los unívoca. esta renuncia hasta parece incluir. Conclusión lación el homicidio sigue siendo siempre gravemente casti- gado. y otras más que se oyen de diversas vida en todos los ambientes —comenzando por los menos partes. Quaestio de abortu (18-11-1974) 20 20. es tiempo. no son decisivas para permitir legalmente el aborto. sin mutilarlas gravemente. recibida por la gracia. Tal es el cambio radical de perspectiva anunciado por misma.5). Pero la vida de de Dios. La perspectiva de un cristiano no puede limitarse der mejor. que. inadmisible que médicos o enfermeros se vean siguiente: «Por lo que a la vida humana se refiere. subrayar. dependencia e interacción. sino la de ayudar a hacerlo mejor. lo por ejemplo. reducir. Más aún. favorecidos— para que siempre y en todas partes sea posi- Es verdad que la ley civil no puede querer abarcar todo el ble una acogida digna del hombre a toda criatura humana campo de la moral o castigar todas las faltas. La función de la ley no es la de registrar lo que se exigencias. invocar la libertad de pensamiento para arrebatársela. que la vía del verdadero desarrollo de la persona misión del Estado preservar los derechos de cada uno. no existe aquí abajo desdicha absoluta. exhortar a todos los que poseen los medios para aligerar las pero no puede ir contra otra ley más profunda y más santa cargas que abruman aún a tantos hombres y mujeres. concluido en Barcelona el 26-5-1974. esto puede impo- un niño prevalece sobre todas las opiniones: no se puede ner sacrificios y cargas. secretario de Estado. Estas razones. Debemos. sí y se esfuerza por formular. al horizonte de la vida en este mundo. y por ello 11011 muchos errores. ni darle 26 su voto. La ley hu. a veces se requiere heroísmo para permanecer fieles a sus 21 21. • . No se puede abortos y tengan que elegir entre la ley cristiana y su situa. Con frecuencia debe tolerar lo que en definitiva es solteras. Sin embargo. pero que nunca se debe contradecir. que honesto lo que sea contrario al derecho natural. ayuda asegurada a los niños. cuyo peso no se puede desestimar. pues en su legis. que el legislador 11001 no considera ya el aborto como un crimen contra la vida humana. porque ellos licitud del aborto. Ayuda a las familias y a las madres exige. estatuto para los hijos un mal menor para evitar otro mayor. por lo menos. pero no puede declarar vida presente se prepara otra cuya importancia es tal. hay naturales y organización razonable de la adopción: toda que tener en cuenta lo que puede significar un cambio de una política positiva que se debe promover para que haya legislación: muchos tomarán como autorización lo que siempre una alternativa concretamente posible y honrosa al quizá no es más que una renuncia a castigar. El cardenal Jean Villot. tal es el caso de la ley que admitiera en principio la el Señor: «Bienaventurados los que lloran. Se aparta del Evangelio quien una campaña de opinión en favor de semejante ley. en aborto. Es verdad que la ley no está para zanjar las opiniones 24. sin embargo. obedeciendo a la ley o para imponer una con preferencia a otra. La ley no está obligada a sancionar todo. Desde oposición basta para que una ley no sea ya ley. Lo que por el contrario incumbe a la ley es pro. a que toda ley humana. en su estrecha ción profesional.112 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 23. Seguir la propia conciencia. y es preciso tratar de compren. 25. este punto de vista. más bien se podría decir que es un haz de vidas. nadie se lo que viene a este mundo. de las condiciones de Santo»: OR 29-5-1974. humana pasa por esta constante fidelidad a una conciencia teger a los más débiles. están ordenadas las unas a las otras: zona corpo- ral.. pues una tal todo se debe ponderar según la medida de ella26.

debe ser consciente de la grandeza de una tarea que es cooperación con el Creador para la transmisión de la vida que da a la comunidad humana nuevos miembros y a la Iglesia nuevos hijos. y ello constitui. No se puede permitir que se extienda. en el año 27. comienzo indispensable. multiplicado. y la vida corporal es para el hombre el . la ferente a estos dolores y a estas miserias. dentro de las instituciones apro- Dado en Roma. el 18 de noviembre. Pero la vida proviene de Dios en todos sus niveles. confirmó y mandó que se publicara de conservarla y favorecerla al máximo. ratificó. costumbres más que luchando igualmente en el campo de las ideas. una manera de ver y.10). Por el contrario. nos producen rá en particular el campo de la ley. Esto comporta una acción política. las basílicas de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. «nuestras tribulaciones. trabajar a fa. La Iglesia de Cristo tiene cuidado fundamental de proteger y favorecer la vida. Por ello la Iglesia ha insistido en tiempos recien- tes (1021 sobre la idea de «paternidad responsable». tomando sobre sí esta carga. el sufrimiento e in- toda persona de corazón y ciertamente todo cristiano debe cluso la muerte se convierten en instrumentos de resurrec- estar dispuesto a hacer lo posible para ponerles remedio. Quaestio de abortu (18-11-1974) 115 quisiera medir la felicidad por la ausencia de penas y mi. En esta vida terrena. No se trabajará con eficacia en el campo de las del Señor de 1974. puede espe. vor de todo lo que puede ayudar a las familias. Es ver. en su defecto. t FRANJO Card. la presente declaración sobre el aborto provocado. Dedicación de y la caridad cristiana. a las ma- dres. cuyo primer objetivo debe ser sufrimientos del tiempo presente no guardan proporción siempre instaurar la justicia. OP. sino la de junio de 1974. introducido.18). a los niños. pero por encima de todo hay que combatir sus 8. en conformidad con la la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.17). por la divina Providencia papa Pa- por parte de la medicina al servicio de la vida. de una medida que sobrepasa toda mismo tiempo. SEPER. actuar sobre las costumbres. medida» (2 Cor 4. Es de desear igual. ejerci- cio de una verdadera prudencia humana y cristiana. Pero es necesario. mente que se desarrollen. blo VI. Esta prudencia no sería auténtica si no llevase consigo la mag- nanimidad. al eterno caudal de gloria. y. en las suscitadas por la generosidad para la Doctrina de la Fe. en la sede de la Sagrada Congregación piadas o. Prefecto tradecirla. la muerte. más aún. una mentalidad t JÉRÓME HAMER. Arzobispo titular de Lorium. el día 25 misión del médico. No se puede jamás aprobar el con la gloria que se debe manifestar en nosotros» (Rom aborto. ha transformado: para quien cree en él. toda clase de formas de asistencia. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 23. el pecado ha serias en este mundo. Pero esto no significa que uno pueda quedar indi. Por eso puede decir San Pablo: «Considero que los Ésta es la ley de la caridad. pero Jesucristo. Secretario dad que no todas las formas de civilización son igualmen- te favorables a las familias numerosas. Ya se han logrado progresos admirables El Sumo Pontífice. sin con. leves y pasajeras. que no es la de suprimir la vida. hecho más pesadas la pena y 26. éstas encuentran obs- táculos mucho más graves en una civilización industrial y urbana. ción. que considera la fecundidad como una desgracia. si hacemos la comparación. añadiremos con él: causas. Ciertamente piensa ante todo en la vida que Cristo vino a traer: «He venido para que los hombres tengan vida y la tengan en abundancia» (Jn 10. en la audiencia concedida al infrascrito Secretario de rarse que se harán mayores todavía.

En Iglesia»2. En las mencionadas obras del Prof. esta Sa- ca. esta Sagrada ñar sagrada teología según el espíritu de la doctrina de la Congregación. Una pre. declara: trina o la ponen en duda. Iglesia y no. que han sido publicados en diversas lenguas. dos cartas. Sacra Congregatio (15-2-1975) 11031 definitivo. tras un tiempo parte. no probó con sus respuestas que algunas opiniones adecuado de profundo estudio. En realidad. oralmente. por mandato del sumo pontífice Pa- publicación de la declaración Mysterium Ecclesiae. escrita o transmitida Iglesia) y Unfehlbar? Eine Anfrage (¿Infalible?. para que no queden dudas sobre la doctrina continuar enseñando dichas opiniones. en diverso grado. que predican al pueblo cumpliendo su deber de promover y tutelar la doctrina de que les ha sido encomendado 11041 la fe que ha de creer- la fe y de las costumbres en toda la Iglesia. la doctrina del Magisterio auténtico de la Iglesia. en su carta del 4 de septiembre. Küng renunció también a esta oportunidad. según el cual los obispos son en la Iglesia «los maestros auténticos. cierta indefectibilidad fundamental de la Iglesia en la verdad. Por medio de una carta poco puede armonizarse con la doctrina de los Concilios del 4 de julio de 1973 la Congregación ofreció al Prof. la Congregación comunicó al autor Kirche (La Iglesia) y según la cual la Eucaristía puede ser las dificultades que había encontrado en sus opiniones y le consagrada válidamente. Küng defiende. el dado que el mismo autor. Prof. contradice la doctrina definida por el Concilio 24 Vaticano I y confirmada por el Concilio Vaticano II. Con carta del 4 de septiembre de 1974. 2 rio de la Iglesia enseña que han de ser mantenidas de modo DV 10. rogó que explicase por escrito cómo esas opiniones no por los bautizados que no tienen el orden sacerdotal. autoridad eclesiástica le ha confiado la autoridad de ense- da de ningún modo la fe de los cristianos. sino que continuó manteniéndolas incluso después de la grada Congregación. . Señalamos solamente las siguientes. a pesar de la gravedad de estas opiniones. LG 25. es decir. DECLARACIÓN SOBRE DOS OBRAS Otro error que compromete gravemente la doctrina del DEL PROFESOR HANS KÜNG Prof. amonesta por el momento al Prof. prescindiendo por el momento de un católica o sacerdotal. de la decla- La opinión que. por lo menos. Hans Küng a no Por tanto. te un diálogo. pone en duda el mismo ración Mysterium Ecclesiae. fechadas respectivamente el 6 de mayo de 1971 La opinión sugerida por el Prof. de teológicas. sobre todo allí donde a la doctrina de la Iglesia Católica que debe ser mantenida se sostienen las mencionadas opiniones en las facultades por todos los fieles. inves- La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. al menos en casos de necesidad. el autor no se atiene al concepto ge- [Sacra Congregatio: AAS 67 (1975) 203s] nuino del Magisterio auténtico. Se ruega a los obispos de Alemania y de otros lugares tienen algunas opiniones que. Die Kirche (La auténticamente la palabra de Dios. que procuren instruir oportunamente juicio sobre otras opiniones que el Prof. así como también sobre la pre- dogma de fe de la infalibilidad de la Iglesia y la reduce a una sente declaración. tidos con la autoridad de Cristo. y le recuerda que la que la Iglesia Católica profesa y para que no quede ofusca. opiniones que destruyen esta doc- puesta en la declaración Mysterium Ecclesiae. a los fieles acerca de la doctrina de la Iglesia. 1 con la posibilidad de errar en las sentencias que el Magiste. las propias opiniones con suyas sobre la Iglesia no contradijeran a la doctrina católi. tam- contradecían la doctrina católica. blo VI. pues «la función de interpretar examen dos obras del profesor Hans Küng. Küng está en su opinión sobre el Magisterio de la (15 de febrero de 1975) Iglesia. Lateranense IV y Vaticano II. en los seminarios y en los centros de formación mayor importancia. en cambio. sólo ha sido confiada al Magisterio vivo de la gunta). Küng en el libro Die y el 12 de julio de 1971. se oponen donde sea particularmente necesario. Sin embargo. Küng una nueva oportunidad de explicar sus ideas median. recordando la doctrina del Magisterio ex. 24. ha sometido a se y aplicarse a la vida» 1 . Hans Küng se con. Por otra no excluye en absoluto poder armonizar.

los pro. Pío XI. el 14 de febrero de 1975. OP. la esterilidad buscada por sí misma no 1 Especialmente las dos alocuciones a la Unión católica de Comadronas y a la Sociedad internacional de Hematología: en AAS 43 (1951) 843s. absolutamente prohibida se- gún la doctrina de la Iglesia. HV 14: AAS 60 (1968) 490s 2 Cf. 15 de febrero de 1975. dado que acarrea a la persona un estado de esterilidad casi siempre irreversible. 2 por su propia naturaleza y condición. pues dañaría la dignidad y la inviolabili- dad de la persona humana 2 . en audiencia concedida al infrascrito Prefecto de dicha Congregación. Prefecto que le han sido sometidas: t JÉRÓME HAMER. tal y como se entiende en las declaraciones del Magisterio pontificio especialmente de Pío XII 1 . inmediata y únicamen- le. hay que considerarla esterilización directa. los predicadores del Evangelio. se ruega de nuevo a los teólogos que inves. es decir. Ene. Del mismo modo. Y. DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA tiguen y expongan el Misterio de la Iglesia y los demás ACERCA DE LA ESTERILIZACIÓN misterios de la fe en obediencia a la misma fe y en orden EN LOS HOSPITALES CATÓLICOS a la auténtica edificación de la Iglesia. La Sagrada Congregación ha decidido responder del siguiente modo a las cuestiones t FRANJO Card. tampoco se puede apelar en este caso al principio de totalidad. con mayor razón que la esterilización de cada acto. ciertamente. Secretario 1. 50 (1958) 734-737. en la sede de la Sagrada Congregación para la tos relativos a la cooperación requerida a los hospitales ca- Doctrina de la Fe. por lo tanto. (13 de marzo de 1975) [Haec Sacra Congregatio: AAS 68 (1976) 738-740] El papa Pablo VI. 11051 fesores y los catequistas tienen el deber de profesar fiel. Cualquier esterilización que por sí misma. tólicos para tales esterilizaciones. distintas personas para la solución del mismo. Casti connubií: AAS 22 (1930) 565 (DS 3722s). y los conflic- Roma. . hace a la facultad generativa incapaz de procrear. POR LA CONFERENCIA EPISCOPAL 10 Finalmente. £EPER. a pesar la recta intención sub- jetiva de quienes deben procurar la curación o prevención de un mal tanto físico como psíquico que se prevé o se teme seguirá a la gestación. Queda. que concluye por mente tanto el problema de la esterilización terapéutica el momento la actuación de la Sagrada Congregación para la preventiva en cuanto tal como las opiniones propuestas por Doctrina de la Fe en este asunto. queda prohibida la esteriliza- ción de la facultad misma. 1 aprobó y mandó publicar esta declaración. Y no se pue- de invocar ningún mandato de la autoridad pública que pre- tendiera imponer la esterilización directa por razón del bien común necesario.118 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 9 Los sacerdotes. con el que se justifican las intervenciones en los órganos por el bien mayor de la persona. Esta Sagrada Congregación ha considerado diligente. 25 mente la doctrina de la Iglesia sobre estos puntos y de RESPUESTAS A LAS DUDAS PROPUESTAS exponerla a los demás.

«salvando el orden de las cosas y de los bienes» 3 . Humani generis: AAS 42 (1950) 568. Sin Roma. aprobada o admitida institucionalmen- te. en la sede de la Sagrada Congregación para la embargo. con los criterios recorda. niega cualquier significado doctrinal que se pu. pueda más fácilmente responder a su deber 3 2. al privar deli. espera satisfacer las expectativas de 1971. Prefecto do el Magisterio auténtico. 7 entendido. Secretario 4 3. a impedir los efectos connaturales a los actos sexuales deliberadamente realizados por un sujeto al que se hace es- téril. ' Cf. Doctrina de la Fe. Discurso al Congreso de Teología del Concilio Vaticano II: AAS 58 (1966) 889-896 (especialmente 890-894). Arzobispo titular de Lorium. HV {n. teólogos particulares de parecer contrario 4 . se puede aplicar con mucha prudencia.120 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 25. Haec Sacra Congregatio (13-3-1975) 121 está ordenada al bien integral de la persona correctamente c) Llegado el caso de aplicar el principio de colabora. Pío XII. o sea. es decir. próxima y remota y. intrínsecamente malo. JÉRÓME HAMER. ción material. A este propósito. LG 25. abandonan. .lO}: AAS 60 (1968) 487. diera atribuir a tal hecho. prevista y libremente elegida. para adherirse a opiniones de t Fr. de ese episcopado. PABLO VI. que es el mayor. Ene. Discurso a los cardenales: AAS 46 (1954) 672. La aprobación oficial de la esterilización directa. estaría en desacuerdo con la misión encomendada a tales instituciones. La Congregación. por la naturaleza y condición de las mismas) ordenadas a un fin contraceptivo. pastoral. Tal colaboración. y sería contraria a la necesaria proclamación y defensa del orden moral. t FRANJO Card. 8 del Código de Etica médica. es algo malo en el orden objetivo por su misma naturaleza. no ignora el hecho del desacuerdo exis- tente respecto a ella por parte de muchos teólogos. cional de la Iglesia. OP. 11061 bre de los fieles. reproduce fielmente la doctrina que hay que soste. y con mayor razón su regulación y ejecución según los estatutos del hospital. 4 Cf. a lo cual un hos- pital católico no puede prestar su colaboración por ningún motivo. Respecto a la gestión de los hospitales católicos: 5 a) Queda absolutamente prohibida cualquier colabora- ción de los mismos. evítese totalmente el escándalo y el peligro sino que daña su bien ético. de modo que. de confusión de las mentes mediante la oportuna explica- beradamente de un elemento esencial a la actividad sexual ción de la realidad. SEPER. ofrecida de este modo. llegado el caso. 6 b) Queda en pie la doctrina tradicional sobre la cola- boración material con las oportunas distinciones entre co- laboración necesaria y libre. eliminada la incertidum- ner y se debe urgir su cumplimiento. como si se convirtiera en un lugar teológico que los fieles pudieran invocar. promulgado por la Conferencia dos en la presente carta. en acciones por sí mismas (es decir. 13 de marzo de 1975. el artículo 20 Esta Sagrada Congregación. al confirmar esta doctrina tradi. Discurso a los Miembros de la Congregación del Santísimo Redentor: AAS 59 (1967) 960-963 (especialmente 962).

Esta función la ejercen los obispos. después de haber consultado a dades de la fe así como promover y tutelar la integridad de numerosos Ordinarios de países donde hay una actividad las costumbres. para conservar y defender la integridad de estén aprobadas por la misma autoridad y que. También los mismos fieles. por tanto. Cristo Señor. bros debe aplicarse a cualquier otro escrito destinado al ce el Sucesor de Pedro. difundir y defender las ver. así como de condenar los libros o publicaciones DE LOS PASTORES DE LA IGLESIA RESPECTO que vayan contra la recta fe o las buenas costumbres. cada uno según su Art. en asam- para salvación de todas las gentes. costumbres. la función de interpretar auténticamente la palabra pedirla al otro sin haberle informado de la negativa del de Dios. . ha sido confiada sólo al Magisterio primero. DV 22. «lo que Dios ha revelado editorial de mayor importancia. dispuso benignísima. el Ordinario del lugar a todos el Evangelio. 1 quien se cumple plenamente toda la revelación del Dios Supremo. Esta A LOS LIBROS función compete a los obispos tanto individualmente como (19 de marzo de 1975) reunidos en Concilios particulares o en Conferencias Epis- [Ecclesiae pastorum: AAS 67 (1975) 281-284] copales por lo que hace a los fieles encomendados a su cuidado. provistas de las explicaciones 1 convenientes. blea plenaria. LG 23. DV 10. 1. y a la suprema autoridad de la Iglesia por lo que 1 A los Pastores de la Iglesia. a quienes ha sido encomen. Así si uno de ellos niega la aprobación. Lo que se establece por estas normas sobre los li- sucesores de los Apóstoles. pero de modo particular la ejer. 25. los Pastores de la tén provistas de las explicaciones necesarias y suficientes. 3 Cf. tienen también el deber nes de la Sagrada Escritura. las siguientes normas: 11081 mente que permaneciera íntegro para siempre y se trans- mitiera a todas las generaciones. comunicándoles para esto dones divinos» 2 . cumplió Él mismo y promulgó con sus palabras como libros según las normas que siguen es el Ordinario del autor fuente de toda verdad saludable y de toda disciplina de o el Ordinario del lugar en que se publican los libros. es- las verdades de la fe y de las costumbres. Por eso. No se pueden publicar los libros de la Sagrada Es- cias sagradas. En cuanto a la publicación de libros y otros escritos. separados 5 . ha establecido. pueden preparar y publicar traduccio- de las publicaciones. ciones de los mismos en lengua vulgar se requiere que éstas 2 Ahora bien. exponer. hace a todo el pueblo de Dios. prometido antes por los Profe. como fundamento perpetuo y visi. Los fieles católicos. pero. a quien se debe pedir la aprobación para la publicación de tas. no es lícito al autor pues. a no ser que conste diversamente. 2 DV 7. que. 26. compete conservar. tienen el deber de cooperar con los Pastores critura si no han sido aprobados o por la Sede Apostólica o de la Iglesia a conservar y transmitir íntegramente las ver. 2. Si no se establece otra cosa. y. con el consentimiento del Or- o las costumbres de los fieles no sufran detrimento a causa dinario del lugar. Cf. público. igualmente. Iglesia tienen el deber y el derecho de vigilar para que la fe 2. escrita u oral. también en colaboración con los hermanos Cf. dio el mandato a sus Apóstoles de que predicaran 1. 2 función. Efectivamente. y de modo especial los que se dedican a las cien. ble de unidad tanto de los obispos como de la multitud de los fieles4. vivo de la Iglesia 3 . LG 23. dada la tarea de anunciar el Evangelio en toda la tierra 1 . 4 5 Cf. para publicar traduc- dades de la fe y a proteger las costumbres. a la vez. en Art. por el Ordinario del lugar. Ecclesiae pastorum (19-3-1975) 11071 y el derecho de exigir que las publicaciones concernientes 26 a la fe y a las costumbres sean sometidas a su previa apro- DECRETO SOBRE LA VIGILANCIA bación. esta Sagrada Congregación.

si no concede la aprobación. 11091 preparar en cada región una lista de censores. ni traduccio. Teniendo en cuenta su peculiar función y responsa. previa confirmación de la Sede Apos. morales sin permiso del propio Ordinario.124 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe n\ 26. si éste es 19 mencionadas en el párrafo 2. según su prudencia. si no 2. derogando . atacar manifiestamente a la religión católica o a las buenas 10 3. el Derecho Canónico. Se recomienda que se sometan a la aprobación del la propone el Magisterio eclesiástico. El censor. vender ni distribuir libros u otras publicaciones que traten de temas religiosos o morales. Los fieles. Art. recta doctrina y prudencia. ni partes de ellos. dejan. no 16 tar por la atestación del Ordinario del lugar de publicación escriban nada en diarios. según su prudencia. periódicos o revistas que suelen que concuerdan con la edición aprobada. debe cons. 3 Art. si no es con el permiso del perfección sólo pueden hacerlo con aprobación del Ordi- Ordinario del lugar. muniqué al autor los motivos de la negativa. por su ciencia. bros de los institutos de perfección. Para publicar catecismos y otros escritos para la 1. la Historia de la rios del lugar. o parte de ellos. que estén a dis- rias y superiores. nario del lugar. aun cuando no se usen como favorable. en audiencia concedida el 7 con la aprobación de la competente autoridad eclesiástica.18 han sido publicadas con la aprobación de la competente do de lado toda acepción de personas. No se publiquen los libros litúrgicos. 2. No se publiquen tampoco libros que contienen ple. Ordinario del lugar los libros que tratan de las materias 3. dé permiso libros de texto base para la enseñanza. no se pueden usar como libros de texto posición de las curias episcopales. sea nacional o regional. Para hacer nuevas ediciones de los libros litúrgicos sin permiso de su superior mayor. Iglesia y referentes a materias religiosas o morales. se recomienda vivamente a los clérigos seculares es por mandato de la Conferencia Episcopal y bajo super. que no publiquen libros que traten de temas religiosos o visión de la misma. para la publicación con su IllOl aprobación. aprobó y mandó publicar estas normas propuestas en asamblea plenaria de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Pe. y a los miem- tólica. así como constituciones cuando impongan la obligación de obtener de sus traducciones en lengua vulgar. quedando a salvo sus que han sido aprobados por la Sede Apostólica. poniendo ex- caciones que contengan algo que se refiera de manera es. se debe atener sólo autoridad eclesiástica. en el cumplimiento de su función. o constituir una comi- para la enseñanza obras que tratan de la Sagrada Escritura. En las iglesias y oratorios no se pueden exponer. según las normas del párrafo 1. a la doctrina de la Iglesia sobre la fe y las costumbres como 13 3. si no han sido publicados El sumo pontífice Pablo VI. es necesaria encomendar. si no es por causa justa y razonable. el juicio sobre los libros la aprobación del Ordinario del lugar o de la Conferencia a personas de su confianza. la Conferencia Episcopal puede Episcopal.15 nes de los mismos en lengua vulgar. así como las publi. El censor debe dar su parecer por escrito. los clérigos y los miembros de los institutos de garias para la oración privada. el Ordinario. si no bilidad. plícitamente su nombre así como la fecha y el lugar de la pecial a la religión o a las buenas costumbres. 1. Ecclesiae pastorum (19-3-1975) 125 Art. En las escuelas. destacados 12 2. Quedando a salvo el derecho de cada Ordinario de 17 instrucción catequética o traducciones de ellos. el Ordinario co- 14 4. de marzo de 1975 al infrascrito Prefecto. tanto elementales como secunda. que no los publiquen 9 2. aprobación. sión de censores que pueda ser consultada por los Ordina- la Sagrada Teología. hechas y aprobadas dicho permiso. 6 11 1. costumbres. 5 8 1. 4 Art.

ante tantas opinio- nes contrarias a la doctrina que han recibido de la Iglesia. la sexualidad es en nuestros días tema abordado con frecuencia en libros. educadores. Se trata. SEPER. llegan a preguntarse qué es lo que deben considerar toda- vía como verdadero.126 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe a la vez las prescripciones del Código de Derecho Canónico mu que sean contrarias a ellas. que ésta es parte principal entre los factores que caracterizan la vida del hombre. 19 de marzo de 1975. en efecto. han propuesto condiciones y modos de comportamiento contrarios a las verdaderas exigencias morales del ser humano. y son hoy numerosos los que. La Iglesia no puede permanecer indiferente ante semejante confusión de los espíritus y relajación de las costumbres. Arzobispo titular de Lorium. está de tal manera marcada por la sexuali- dad. según los datos de la ciencia contemporánea. de una cuestión de máxima . Si. DECLARACIÓN ACERCA DE CIERTAS CUESTIONES DE ÉTICA SEXUAL t FRANJO Card. criterios morales y maneras de vivir conservados hasta ahora fielmente han sufrido en algunos años una fuerte sacudida aun entre los cristianos. JÉRÓME HAMER. Prefecto (29 de diciembre de 1975) t Fr. en tanto que con la difusión de los medios de comunicación social y de los espectáculos. Por esto. psicoló- gico y espiritual. Al mismo tiempo ha ido en aumento la corrupción de costumbres. tal corrupción ha llegado a invadir el campo de la educación y a infectar la mentalidad de las masas. revistas y otros medios de comunicación social. OP. en este contexto. Verdaderamente. pedagogos o moralis- tas han podido contribuir a hacer que se comprendan e integren mejor en la vida los valores propios de uno y otro sexo. por el contrario. como se puede comprobar fácilmente. semanarios. llegando a favorecer un hedonismo licencioso. De ahí ha resultado que doctrinas. ha habido otros que. 27 Roma. [Persona humana: AAS 68 (1976) 77-96] Secretario 1. La persona humana. una de cuyas mayores manifestaciones con- siste en la exaltación inmoderada del sexo. teniendo así mucha parte en su evolución individual y en su inserción en la sociedad. en el sexo radican las notas características que constituyen a las perso- nas como hombres y mujeres en el plano biológico. 2.

10 vida social de nuestro tiempo 1 . lares. por consiguiente. estos elementos y relaciones trascienden las go. apost. experimentan los civilización han cambiado.12. están manifestando los ejemplos de quien dijo: «Yo soy la luz del mundo. por el mismo hecho. no se deben ver sino juzgado personalmente» 3 . y algu. ellos descubran los más 11131 y más la verdad inmutable» 5 . los principios inmutables fundados sobre los elementos nos de entre ellos. mundo y los caminos de la comunidad humana según el te declaración. en cuya ción aducen que. eterna. sona humana. la existencia de leyes que me sigue no anda en tinieblas. objetiva de su misión en favor de la Iglesia universal 2 y por mandato y universal. como la ley den propio. cuando la Revelación divina y. a nosotros los cristianos. puede conocer piden que. ponen de relieve exi- suprema e inmutable de la vida. accesible a nuestro conocimiento. sino que tendrá luz de inmutables inscritas en los elementos constitutivos de la vida» 4 . la sabiduría filosófica. han constitutivos y sobre las relaciones esenciales de toda per- publicado notables documentos sobre este tema. pero a la cual debe obedecer [. formas de una cultura particular. a la luz de su inteligencia. Además. Sin embar. ninguna norma absoluta e inmutable fue- conciencia descubre el hombre la existencia de una ley. expresadas en un momen- Además. muchas fieles para adquirir conciencia de la sana doctrina moral. Salvador y Santificador. la Estos principios fundamentales comprensibles por la 11 Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. ni der según su arbitrio personal: «En lo más profundo de su en la ley revelada. 6 * Jn 8. pero toda evolución de las costumbres y todo género que por su cargo pastoral están llamados a responder a las de vida deben ser mantenidos en los límites que imponen necesidades de sus fieles sobre este punto tan grave. PABLO VI. el necesariamente. para servir de regla a las acciones particu- Pero en sus juicios morales el hombre no puede proce. por persuadidos de que la dignidad y la vocación humanas suave disposición de la divina Providencia. y condiciones concretas y muchas necesidades de la vida hu- los Pastores para exponerla con eficacia. nos ha Sin embargo. . en su or. como las opiniones erróneas y las desviaciones que de contingencias históricas. DH 3. y todavía cambiarán. 5 ' GS 16. dirige y gobierna el del Sumo Pontífice. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. ha juzgado necesario publicar la presen. Persona humana (29-12-1975) 129 importancia para la vida personal de los cristianos y para la No puede haber.. verdadera promo. que los desarrollen sin cesar y que los realicen en su vida 4. Const. conocer.15. particularmente en materia sexual. mediante la enseñanza y gencias auténticas de la humanidad. designio de su sabiduría y de su amor. Como prueba de esta aser- Tiene una ley escrita por Dios en su corazón. 11121 ción de la dignidad del hombre si no se respeta el orden Los obispos constatan cada día las dificultades crecien. Son conscientes de mana.] del respeto a la dignidad humana. e incluso Conferencias Episcopales. por la que Dios ordena. y fundamento de la verdad» b . Regimini Ecclesiae universae (15-8-1967) 29: AAS 59 (1967) 897. esencial de su naturaleza. leyes que se revelan idénticas en todos los seres dotados de razón. por su revelación. Dios hace partícipe 3. que ra de aquella que se expresa en la ley general de la caridad y él no se dicta a sí mismo. GS 47. Se equivocan. Cristo ha instituido su Iglesia como «columna 14 1 2 Cf. 13 propuesto a Jesucristo. gran número que. en virtud razón están contenidos en «la ley divina. de manera que el hombre. Es cierto que en la historia de la tes que.. Con la asistencia del Espíritu Cf. no se puede encontrar ni en la naturaleza humana. Esta ley divina es bienes y potencialidades inscritos en la propia naturaleza. en las que llamamos normas de la ley natu- obediencia consiste la dignidad humana y por la cual será ral o preceptos de la Sagrada Escritura. los que ahora sostienen en 12 para un progreso cada vez mayor. ellas se siguen continúan difundiéndose en todas partes. por tanto. naturaleza humana. Los hombres de nuestro tiempo están cada vez más al hombre de esta su ley. su designio de salvación. 1 Tim 3. Dios nos ha hecho to determinado de la historia.

Muchos reivindican hoy el derecho a la unión 22 mujer. Persona humana (29-12-1975) 131 Santo. Dec. lación y de su interpretación auténtica de la ley natural. implica la práctica de la castidad. ordenados según la ver- la ley positiva revelada. gún la cual todo acto genital humano debe mantenerse dentro del matrimonio. al menos cuando una reso- 17 Hablando de «la índole sexual del hombre y (de) la lución firme de contraerlo y un afecto que en cierto modo facultad generativa humana».. a sexual y sobre el criterio principal de su moralidad: se ase- ella se le aplica de igual modo esta doctrina general. las encíclicas Casti connubii y Humanae vitae 9 GS 51. a lo largo de toda su historia. tomados de la naturaleza de la persona y Es un hecho que la Iglesia. terios objetivos. las enseñaron claramente. 1. el Concilio ha hecho notar es ya conyugal en la mente de los novios piden este com- que «superan admirablemente lo que de esto existe en plemento. juicio de la Iglesia sobre ciertos puntos particulares. La presente Declaración no considera todas las normas morales de la 60. GS 29. vitae (25-6-1968) 4: AAS 60 (1968) 483.130 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. «no dependen solamente de la den moral que fluyen de la misma naturaleza humana» 7 y sincera intención y apreciación de los motivos. VATICANO II. por firme que sea el propó- 7 sito de quienes se comprometen en estas relaciones prema- DH 14. sino más bien recordar el 16 Estos principios son los que han inspirado las orienta. " Ibíd. JUAN XXIII. 23 mismo. Porque. cual el uso de la función sexual logra su verdadero sentido sino al conocimiento de la ley divina y de la naturaleza y su rectitud moral tan sólo en el matrimonio legítimo 12 . La presente declaración no se propone tratar de 21 caducados. o cuando esta relación íntima parece necesaria nen a la sexualidad humana en el matrimonio. A este propósito declara que la bondad moral de los 18 dades del orden moral e interpreta auténticamente no sólo actos propios de la vida conyugal. Cf. también n. 12 8 Cf. Humanae Ibíd. Gravissimum educatiúnis. 8. que la Iglesia deduce de la Revé. que tengan en cuenta la igual dignidad del hombre y de la 7. en el contexto del ceptos de la ley natural valor absoluto e imputable. vida sexual en el matrimonio. Puesto que la ética sexual se refiere a ciertos bienes en la misma constitución 11 — sobre la finalidad del acto fundamentales de la vida humana y de la vicia cristiana. cunstancias. sino de cri- que afectan al pleno desarrollo y santificación del hombre. en funda también aquella doctrina tradicional suya. dadera dignidad humana. se. ni cabe ponerlos en duda bajo pretexto de una todos los abusos de la facultad sexual. que guardan íntegro el sentido de la mutua ha atribuido constantemente a un cierto número de pre. y que tienen para la conservación del amor. humana. ella conserva sin cesar y transmite sin error las ver. ampliamente difundidas. PABLO Vi.49. CONC. la celebración del matrimonio se ve impedida por las cir- ne en particular los principios y los criterios que concier. Este mismo principio. Pío XII. sobre todo cuando los grados inferiores de la vida» 9 . Discurso 2-11-1954: AAS 46 (1954) 671s. según la modo alguno. En gura la honestidad de este acto cuando se respeta su fina- este campo existen principios y normas que la Iglesia ha lidad. considerado que la transgresión de los mismas se opone a Estas últimas palabras resumen brevemente la doctrina 19 la doctrina y al espíritu del Evangelio. del Concilio —expuesta más ampliamente con anterioridad 15 5. entrega y de la humana procreación. su origen a un tipo particular de cultura. sexual antes del matrimonio. . y ha verdadero amor» 10 . ni de todo lo que situación cultural nueva. Por lo tanto. no se los puede considerar como 6. 10 Mater el Magistra (15-5-1961): AAS 53 (1961) 457. Estos principios y estas normas no deben. Ene. respetando sus diferencias 8 . 20 aunque las opiniones y las costumbres del mundo se opu. que ellos juzgan connatural. transmitido siempre en su enseñanza sin la menor duda. A continuación expo. de sus actos. vista la ciones y las normas dadas por el Concilio Vaticano II para urgente necesidad de oponerse a errores graves y a normas una educación 11141 y una organización de la vida social de conducta aberrante. Ene. sin también «los principios de or. 67. Pío XI. sieran a ellas. Casti connubii (31-12-1930): AAS 22 (1930) 579s. 11151 su razón de ser en la finalidad de la función propia del Semejante opinión se opone a la doctrina cristiana. Ene.

para que la logas. e incluso a excusar completamente. que se verán privados desde el principio. lidad debe ser juzgada con prudencia. Ef 5. misma diferencia sexual. proviniendo de una historia. de falta de normal evolución sexual.5. Casti connubn (31-12-1930): AAS 22 (1930) 558s. 11161 Dios unió. que en. contra los vaivenes de las pasiones y de la liber. que se tiene por incurable.2. es menester que. Decretos del Santo Oficio. indulgencia. 24-9-1665: DS 2045. las relacio- ma sino cuando se ha establecido una definitiva comunidad nes entre personas del mismo sexo. sociedad conyugal.9. y sobre todo sexuales prematrimoniales excluyen las más de las veces protegidas.1-6. 26 explícito todavía cuando declara que si los célibes y las ren unirse en matrimonio tiene que ser manifestado exte- viudas no pueden vivir en continencia. Pero no se puede . y los dos se harán una carne? Pues bien. Cor 5.9. 29 de vida de capital importancia tanto para la unión exclusiva goría. Se hace una distinción —que no parece infundada— 28 flexión de la sabiduría humana y en los testimonios de la entre los homosexuales cuya tendencia. riormente y de manera válida ante la sociedad. Heb 13. amplio acuerdo con su doctrina en la re. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. expresen según las leyes de la Iglesia su sos queda asumido por el matrimonio en el amor con el consentimiento. en la medida en que 15 Cf. es indudable que tales relaciones no garantizan que del hombre y de la mujer como para el bien de su familia la sinceridad y la fidelidad de la relación interpersonal entre y de la comunidad humana. Proposición condenada en Epist. unión corporal en el desenfreno 16 profana el templo del 8. rantizado por la sociedad. contró. el amor de los espo. personales y su inadaptación social. en el que el mismo cristiano se ha conver. 2-3-1679: DS 2148. la prole. También su culpabi- Pío XI. 16 La unión sexual fuera del matrimonio está condenada formalmente: 1 se sienten incapaces de soportar una vida solitaria. cristiano. en cuanto a los sujetos de esta segunda cate. lo hará con detrimento de los hijos. Cutn sicut accepimus (14-11-1459): ser sostenidas en la esperanza de superar sus dificultades DS 1367. una especie de instinto innato o de constitución patológica cias reclaman un contrato conyugal sancionado y ga.23-32. Epist. 7. de malos ejemplos y de otras causas aná- salvaguardia en la estabilidad del matrimonio.4-6. Sub catholicaeprofessione (6-3-1254): DS 835.4. esas personas homosexuales deben ser 30 1 Cor 6. o. fundada en la amor paternal y maternal. y con razones explícitas: Indudablemente. tal como debería ser. En nuestros días —fundándose en observaciones 27 Espíritu Santo. piensan algunos que su tendencia es natural hasta tal punto que debe ser considerada en ellos como justificativa 15 14 Cf. 1 Tim 1. no lo separe el hombre» 13 . "Persona humana (29-12-1975) 13. vida y amor semejante al matrimonio. Pío II. para la instauración de la es casarse que abrasarse» 14 . En cuanto nativa que la de la unión estable en el matrimonio: «Mejor a los fieles. en un y la restableció a su primitiva condición. la unión carnal no puede ser legíti. Ene. mientras la sacramento de Cristo. Mt 19. tante del Magisterio y contra el sentido moral del pueblo Así lo entendió y enseñó siempre la Iglesia17. 10. además. Ahora bien. de orden psicológico— han llegado algunos a juzgar con tido. no tienen otra alter. contra la doctrina cons- de vida entre un hombre y una mujer. es transitoria o a lo menos no incurable. San Pablo es más Por tanto. que hará ciertamente de su matrimonio un cual Cristo ama irrevocablemente a la Iglesia15. el consentimiento de las personas que quie. Por consiguiente. «¿No habéis leído que el Creador. contrato que instaura un estado Ahora bien. de Enseña la experiencia que el amor tiene que tener su hábito contraído. INOCENCIO IV.10. educación falsa. Lo que se presenta erróneamente como un amor tad.8. Ef 5. los hizo varón y mujer y que dijo: Por de la convivencia estable en la que puedan desarrollarse eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a adecuadamente y encontrar el camino y los medios necesa- su esposa. En realidad. Jesucristo quiso que fuese estable la unión conyugal no podrá desplegarse. Estas exigen. lo que rios para integrarse en la sociedad. acogidas en la acción pastoral con comprensión y deben 17 Cf.3 turas.12-20. En efecto. si eventualmente se despliega. de relaciones homosexuales en una sincera comunión de 1 Cor 7. las relaciones un hombre y una mujer queden aseguradas. y aquellos unión sexual responda verdaderamente a las exigencias de otros homosexuales que son irremediablemente tales por su propia finalidad y de la dignidad humana.

11171 en el Nuevo Testamento cuando en él se habla de «impu- 9. ción del vicio. en efecto. a juicio de al. han afirmado sin ninguna duda que la útiles en el tema de la masturbación para formular un juicio masturbación es un acto intrínseca y gravemente desorde. Cf. entonces sí que humanos 21 . Por lo cual los entregó 20 Dios a las pasiones vergonzosas. con la depra- Tal opinión contradice la doctrina y la práctica pastoral vación de las costumbres engendrada por la comercializa- de la Iglesia Católica. de «lascivia» o de otros vicios contrarios a la casti- presamente. La frecuencia del fenómeno en cuestión ha de el acto es radicalmente contrario a la unión amorosa entre ponerse indudablemente en relación con la debilidad inna- personas de sexo diferente. custodio de la castidad. como el sentido mo. siendo tal unión.10. e igualmente los varones. la tradición de la xuales son por su intrínseca naturaleza desordenados y que Iglesia ha entendido. Epist. reza». Decreto del Santo Oficio. con justo motivo. Pío XII. también lo que dice San Pablo a propósito de los que la razón moderna con el sentimiento ampliamente extendido de que no hay practican la sodomía en 1 Cor 6. Con frecuencia se pone hoy en duda. Según el orden moral obje. se abrasaron en la concupiscencia de unos por otros. cometiendo torpezas y recibiendo en sí mismos el pago de. tanto el Magisterio de la Iglesia. a edad. sobre todo cunstancias que tomen en consideración. y de esta manera en los adolescentes. la doctrina tradicional según la cual la mastur. forma alguna legítima de saber. pero atestigua que los actos homose. que a veces puede prolongarse más allá de esa 18 Rom 1. (1953) 677s. el desequilibrio psíquico o el hábito contraído pue- la impureza con que deshonran sus propios cuerpos. así como también con el ol- veces los teólogos. sea cual fuere el la condición de esas personas. el objetivo principal del uso de la facultad sexual. Quinqué iam anni (II). de este desorden según los lugares. acuerdo con una tradición constante. pues cambiaron la den influir sobre la conducta. LEÓN IX. Ad splendidum nitentis. Discurso 8-10-1953: AAS 45 determinante de verdad» (PABLO VI. 21 en uso contra naturaleza. así como la resistencia que le opone bido a su extravío». Ayuda a ver cómo la inmadurez de la ado- lescencia. aquella relación que ordenación necesaria y esencial. Persona humana (29-12-1975) emplear ningún método pastoral que reconozca una justi. y que no se da culpa verdadera sino en se constatan hechos.10. ta del hombre a consecuencia del pecado original. o se niega ex. los varones mentalidad ambiental. 19-5-1956: AAS 48 (1956) 472s. 1054: DS 687s. En la Sagrada Escritura realiza el sentido íntegro de la mutua entrega y de la pro- están condenados como graves depravaciones e incluso creación humana en el contexto de un amor verdadero 20 . equitativo sobre la responsabilidad moral y para orientar la nado 19. 2-3-1679: DS 2149. Pero los hechos no constituyen un la medida en que el sujeto ceda deliberadamente a una auto. Sea lo que fuere de ciertos argumen. a. pues las mujeres cambiaron el uso natural Cf. las preocupaciones y las necesidades de aquellos a de los varones. la relación tivo. que es bendito por los siglos. Este juicio de la Escritura no permite concluir que ción deliberada de la sexualidad. también con la pérdida del sentido de Dios. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. Le falta. que está condenado no pueden recibir aprobación en ningún caso. dejando el uso natural de «Si las encuestas sociológicas nos son útiles para mejor conocer la la mujer. de vido del pudor. gurar que la Sagrada Escritura reprueba este pecado bajo rran en culpa personal. dad y a la continencia.24-27: «Por eso los entregó Dios a los deseos de su corazón. bación constituye un grave desorden moral. motivo que lo determine. La razón principal es que el uso deliberado de la acción pastoral. Amén. una denominación particular del mismo. atenuando el carácter delibe- verdad de Dios por la mentira y adoraron y sirvieron a las criaturas en lugar del Criador. 1 Tim 1. sin embargo las conclu- 19 siones de tales encuestas no pueden constituir por sí mismas un criterio Cf. quienes anunciamos la Palabra de Dios. GS 51. apost. 8-12-1970: AAS 63 [1971] 102). Aunque no se puede ase- todos los que padecen esta anomalía por esta causa incu. las relaciones homosexuales son actos privados de su sexual requerida por el orden moral. fuera de la ciencia. con 11181 la licencia desenfrenada de tantos tos de orden biológico o filosófico de que se sirvieron a espectáculos y publicaciones. pero gunos. A presentados como la triste consecuencia de una repulsa de esta relación correcta debe quedar reservada toda actua- Dios 18 . la población o las cir- nómeno normal de la evolución de la sexualidad. . criterio que permita juzgar del valor moral de los actos satisfacción cerrada en sí misma (ipsación). I acuitad sexual fuera de las relaciones conyugales normales ficación moral a estos actos por considerarlos conformes a se opone esencialmente a su finalidad. Exhort. Se dice que la Las encuestas sociológicas pueden indicar la frecuencia psicología y la sociología demuestran que se trata de un fe. La psicología moderna ofrece diversos datos válidos y ral de los fieles.

naturales y sobrenaturales. El respeto de la ley moral en el campo de la sexua. El mismo Jesucristo indicó el doble mandamiento del 39 cir hasta el extremo. desde el do su acción procede de menosprecio directo del amor de centro de su personalidad. Ahora bien. al joven rico que le preguntaba: «¿Qué debo para de Dios sólo se verifica en el rechazo directo y formal hacer de bueno para obtener la vida eterna?». Iglesia. según la tradición cristiana y la doctrina de la dos. se observa. en materia grave. gresión deliberada. el orden ciones fundamentales. Ahora bien.40. por consiguiente. y como también lo reconoce la recta razón. no roba- tendría lugar una «opción fundamental». no levantarás falso testimonio. de su in. De hecho. que Según la doctrina de la Iglesia. todos los demás preceptos particulares. más difícilmente en el campo de la actividad sexual donde. pero una op- orden a formar un juicio adecuado en los casos concretos. plean los medios necesarios. 18-3-1666: bajo la influencia de su pasión. Pero de este los hombres. un nes tan elevados. oposición al amor auténtico que está incluida en toda trans- lidad. si no es que se mandamiento depende toda la ley y los profetas 22 . . la opción fundamental es la que define en último 35 En el ministerio pastoral deberá tomarse en cuenta. na. según to divino: el hombre se aparta de Dios y pierde la caridad. honra a tu padre y a tu aquellas decisiones que comprometen totalmente una perso. de su debilidad. Persona humana (29-12-1975) 137 rado del acto. En todo caso. Se deberá considerar en concreto si se em. mediante ella tomaría o ratificaría el hombre. manera plenamente deliberada y responsable. 37 Algunos llegan a afirmar que el pecado mortal que se. de cualquiera de las metidos en una medida no pequeña. la realidad del pecado grave. a veces. las acciones mente elige un objeto gravemente desordenado. HV 13 y 14: AAS 60 (1968) 489-490. En ella está incluido. sino más bien Mt 19. dos.16-19. sea cual que llaman «periféricas» —en las que niegan que se dé por luere el motivo de su elección. es decir. el hombre no quebranta el orden moral de 23 Mt 22. incluye. y tanto menos cuanto que. duda. guarda los del prójimo completa y deliberadamente. Por el contrario. una actitud radical en relación Dios y del prójimo. madre y ama al prójimo como a ti mismo» 23 .. Sin embargo. y hacer que no haya siempre culpa subjeti. el hombre peca mortalmente no sólo cuan. lares no son suficientes para constituir un pecado mortal. a todo lo cual se regla general la ausencia de responsabilidad grave. pero no hasta el punto de poderlas moral de la sexualidad comporta para la vida humana bie- cambiar por completo.. incluso. Sólo entonces mandamientos [. cristianos menos fervorosos. no es verdad que actos singu- de la castidad. en término la condición moral de una persona. esas acciones pueden debilitar las op. Decreto del Santo Oficio. madurez. 24 Cf. se ven compro. DS 2060. sino tam. sobre todo cuando éstos hayan sido prepara- cuanto a la práctica de la caridad y de la justicia. con actos anteriores más bién en cuanto al cuidado en observar el precepto particular superficiales. eso sería añade con frecuencia la presión del ambiente social. Sin desconocer la capacidad moral de las personas. según queda dicho. las notas anteriores 17 y 19. De esta suerte. el menosprecio del mandamien- una opción fundamental. no sólo en particulares. sino también cuando consciente y libre- con Dios o con los hombres. como sucede frecuentemente. y que serían necesarias para constituir un pecado mor. llega a negarla. no adulterarás. no se puede presumir como demostrar así su amor por el prójimo. directa al precepto de la caridad. una de rás. de la ilusión que se hace de 11191 vamente grave. al menos en la existencia concreta de amor como fundamento de la vida moral. así como la práctica de la castidad. según esos autores. que toda violación directa de este orden cambio de opción fundamental respecto de Dios ocurre es objetivamente grave 24 .40 tal. por la tendencia actual a redu. con frecuencia proceden de los hábitos contraí. 22 en general. se da también en aquella 36 10. el ción fundamental puede ser cambiada totalmente por actos comportamiento de las personas en su totalidad. el pecado mortal que se 38 la ascética cristiana recomienda en su experiencia constante opone a Dios no consiste en la sola resistencia formal y para dominar las pasiones y para hacer progresar la virtud. sobre todo en los leyes morales. Jesús le res- de la llamada de Dios. o en el egoísmo que se cierra al amor pondió: «Si quieres entrar en la vida eterna.136 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. Por lo tanto. en lo regular una elección decisiva— no llegarían a cambiar efecto.]: no matarás.

«La voluntad de Dios es vuestra juicio sobre la gravedad subjetiva de un acto pecaminoso santificación: que os abstengáis de la fornicación. recomendar esa prudencia en el del reino de los cielos 29 . SÍNODO DE LOS OBISPOS {19711. drá parte en la heredad del reino de Cristo y de Dios. 27 Cf. en las viene la cólera de Dios sobre los hijos de la rebeldía.5-7. De 50 1 Tes 4. pues. la razón propiamente cris- virtud que marca toda la personalidad en su compor. 4. como hijos de la castidad no se limita a evitar las faltas indicadas.3-8. Persona humana (29-12-1975) 41 Es verdad que en las faltas de orden sexual. tanto interior como exterior. 1 Tim 1.] la indecencia. fuera de su cuer- casadas o solteras. no con materia sexual no se cometen pecados mortales. afecto libidinoso. critura: «El hombre mira las apariencias. nicario. Sin embargo.19-23. pues.18s. Gal 5. tontas. nadie os engañe con palabras de mentira. 26 HV 29: AAS 60 (1968) 501. ción no solamente en la medida en que perjudica al próji- 44 Esta virtud debe enriquecer a las personas según los mo o al orden social. 1 Cor 6.] Que no bondad. ponsabilidad de las personas: «No menoscabar en nada sino a Dios. pero no les está permitido ni hacer vanos los nos llamó Dios a la impureza. sino porque el fornicario ofende a diferentes estados de vida: a unas.7. que es adorador de ídolos. más bien las ac- Venido no para juzgar. sobre ciertos errores y desórdenes tengáis parte con ellos. ya adulteró con invita a proceder con cautela en todo juicio sobre el grado ella en su corazón» 28 . ni reducir desmedidamente la res. El fue ciertamente ciones de gracias. del cual es celibato consagrado. vista su el corazón del hombre. parte II.. como los gentiles que no conocen a Dios. 10: DS 1810. andad. pero el que fornica. ses.. peca contra su propio cuer- reducir la castidad a una actitud exterior: debe hacer puro po. que os dio su Espíritu Santo» iü .28. 42 Los Pastores deben. Es el caso de La castidad está incluida en aquella «continencia» que recordar en particular aquellas palabras de la Sagrada Es. Col 3. que está en vosotros y habéis recibido de Dios. Tiene luz» 31 . y al Espíritu Santo. dar prueba de paciencia y de que nadie se atreva a ofender a su hermano [. 24 {Sobre el sacramento del 25 Cf. 1 Cor 7. que eminente hacia las almas. según sean Cualquier pecado que cometa un hombre. . como siempre 11201 de la paciencia y de la bondad de que el conviene a santos [. sacerdotio ministeriali. Como se ha dicho más arriba.9-11. además.. 28 Mt 5. Porque habéis de saber que ningún for- intransigente con el mal. LG 42-44. CONC. de responsabilidad subjetiva de las mismas. matrimonio) can. cf.138 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. Fuisteis algún tiempo tinieblas. las conversaciones mismo Señor dio ejemplo en su trato con los hombres. Pero en ningún estado de vida se puede po queda.34. mandamientos de Dios. la chabacanería.. O ¿no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo. 51 Ef 5. no desprecia al hombre. que cada particular no significa en modo alguno sostener que en uno sepa tener a su mujer en santidad y honor. en la virginidad o en el quien lo ha rescatado con su sangre. o avaro. Cristo.10. cf. «Cuanto a la la saludable doctrina de Cristo es una forma de caridad fornicación y cualquier género de impureza o avaricia. b: AAS 63 (1971) 915s. ten- sonas» . Pero yo os digo que no se les dé un consentimiento plenamente libre. y esto lodo el que mira a una mujer deseándola. sino para salvar. 4. 11211 también otras exigencias positivas y más elevadas. sino a la santidad.7. la presente decla. sucede más fácilmente que oído que fue dicho: No adulterarás. tiana de la castidad. de quien es templo: «¿No fácilmente a Dios solo con corazón indiviso 27 .. pero misericordioso con las per. Por tanto. san Pablo menciona entre los dones del Espíritu Santo. cuando condena el pecado de fornica- tamiento. que desentonan. Que 43 11. Pero la virtud de la ahora sois luz en el Señor. quien estos preceptos desprecia.. de la sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? [. o impuro. No circunstancias actuales.3-8. pero Dios mira el mientras que condena la lujuria como un vicio que excluye corazón» 25 . DE TRENTO. y 25 1 Sam 16. pero morales de los que deben guardarse.] manera que determina para ellas la ley moral. Pero esto debe ir acompañado ni siquiera pueda decirse que lo hay entre vosotros. manera eminente de dedicarse más miembro. pues por éstos ración se propone llamar la atención de los fieles. Es una El Apóstol precisa. a otras. según la palabra de Cristo: «Habéis condición especial y sus causas.

Por ello anima el Após. y a «resistir a las insidias del diablo» 39 por la fe.16. no os pertenecéis? Habéis sido comprados si padecemos con Él. Le 9.15. Los jóvenes.lis. reinaremos con Él» 43 .13. que lo tiene cautivo 33 . y tome cada día su particular de hacer comprender a los fieles que la Iglesia los cruz» 42 sostenido por la esperanza de la recompensa: «Que conserva no como inveteradas tradiciones que se mantienen supersticiosamente (tabús). certeza que corresponden al orden divino de la creación y al 34 Cf. Esta doctrina tradicional debe ser profundizada. aquellos que la su fuerza de irradiación. que des- de la carne en sus miembros.11. el hombre puede lograr la liberación de su «cuerpo de En particular es importante que todos tengan un eleva. y mejor cia atenta a evitar las ocasiones de caídas. expresada de manera apta para esclarecer las conciencias tol a los fieles a superar las tentaciones mediante la fuerza ante las nuevas situaciones. siguiendo las huellas de Cristo. Es una virtud que hace honor al ley del espíritu de vida en Cristo libró de la ley del pecado ser humano y que le capacita para un amor verdadero. asimismo. Por eso les conjura el Apóstol: «Que ya desinteresado. sino porque sabe con 1 Cor 6. En la línea de estas invitaciones apremiantes hoy tam. si sufrimos por un gran precio. Glorificad. pues. guarda del pu- sabrán también aceptar y cumplir.12. se en fomentar su devoción a la Inmaculada Madre de Dios cos el doloroso conflicto que experimenta interiormente el y proponerse como modelo la vida de los santos y de aque- hombre. tanto mejor percibirán. exige ración se deben mantener y enseñar fielmente. y más que nunca. en las facultades de teología y en los seminarios sea expues- Ef 6. particularmente jóvenes. ni en virtud de prejuicios mani- 52 queos. 1 Cor 9.18. no suprime la concupiscencia que proviene del encuentre en las ideas y en las costumbres que hoy se hallan pecado original ni las incitaciones al mal de un mundo extendidas. a Dios en vuestro con Él. dóciles a la doctrina de dor. la de velar para que 54 38 39 Cf. ta una doctrina sana a la luz de la fe y bajo la dirección del 40 Cf. Se tratará en que cada cual «se niegue a sí mismo. El apóstol san Pablo describe en términos patéti.140 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. some. lo que ella exige y aconseja. Rom 7. también viviremos con Él. 52 muerte» por la gracia de Jesucristo 34 . humana. sobre todo. y las normas de vida moral reafirmadas en la presente decla- 50 La vida cristiana. sobriedad en las diversiones.23. ocupación sana. 42 2 Tim 2. enriquecida con el discernimien- de Dios 3ÍÍ . Rom 7. según se repite con frecuencia. generoso y respetuoso de los demás. 51 47 Cuanto más comprendan los fieles la excelencia de la bien.24. pues. cualesquiera 49 Esta liberación. «que todo está bajo el maligno» 37 . Corresponde a los obispos enseñar a los fieles la 53 tido a sus concupiscencias» 36 . por consiguiente. siervo del pecado entre la ley de su mente y la ley llos otros fieles cristianos. de su belleza y de los hombres que ella misma ha justificado. por una especie de vida casta: disciplina de los sentidos y de la mente. y. el pecado en vuestro cuerpo mortal. 37 1 Jn 5. espíritu de Cristo. deben emplear los fieles los medios castidad y su función necesaria en la vida de los hombres que la Iglesia ha recomendado siempre para mantener una y de las mujeres.27.19. to de lo que de verdadero y útil se puede decir sobre el sen- la oración vigilante 40 y una austeridad de vida que someta tido y el valor de la sexualidad humana. 36 Rom 6. Persona humana (29-12-1975) 141 que. y de la muerte 35 . 41 Cf. aunque da aptitud para servir a una que sean las dificultades que el cumplimiento de este deber vida nueva. también a la dignidad 35 Rom 8. pruden- instinto espiritual.2. deben empeñar- 48 12. Pero los principios el cuerpo al servicio del Espíritu 41 . por tanto. De esta gracia gozan do concepto de la virtud de la castidad. 13. 11221 cuerpo» . no reine. .18-20. 33 Cf. 1 Cor 10. Misión de los obispos es. Pero tacaron en la práctica de la castidad. doctrina moral que se refiere a la sexualidad.23. recurso la Iglesia. Ef 6. lo que la recta conciencia les dicte en los casos frecuente a la oración y a los sacramentos de la Penitencia concretos. y de la Eucaristía.

sagrado derecho» 45 . y alumnos a la madurez psicológica. ya de espectáculos o de informaciones. de su propia vida. VATICANO II. de discreción. nan los pueblos. o están al frente de la educación. en la sede de la Sagrada Congregación medio de una educación integral. 1: AAS 58 fl 966) 57 Los artistas. . Tendrán también cuidado de protegerlos de tantos peligros que los jóvenes no llegan a sospechar. Decl. conviene recordar a todos que el Concilio Vaticano II «declara que los niños y los adolescentes tienen derecho a que se les estimule a apreciar con recta concien- cia los valores morales y a prestarles su adhesión personal y también a que se les estimule a conocer y amar más a CONC. El Sumo Pontífice. Para ello les enseñarán para la Doctrina de la Fe. conscientes de la enorme influencia que pueden alcanzar. afectiva y moral por Dado en Roma. 11231 sino sobre todo con el ejemplo t Fr. se esforzarán por conducir a sus hijos sexual. por la divina Providencia papa Pa- nes erróneas frecuentemente propuestas en libros. aprobó esta declaración acerca de la ética res de la juventud. Tendrán presente que «to- dos deben respetar la primacía absoluta del orden moral objetivo» 44 . Persona humana (29-12-1975) 143 Magisterio de la Iglesia. Secretario tendrá la oración. Deben igualmente cuidar de que Dios. pues. y formarán asiduamente su voluntad para las costumbres cristianas. Ya se trate de creación artística o li- teraria. en audiencia concedida al infrascrito Prefecto de la y conferencias públicas. 59 Finalmente. la confirmó y ordenó que se publicara. De esta ma- nera. encarecidamente a todos los que gobier- los confesores iluminen las conciencias. con prudencia y de manera adaptada a su edad. el 29 de diciembre de 1975. todos los fieles laicos. Arzobispo titular de Lorium. cada cual en su campo debe dar prueba de tacto. de moderación y de justo sentido de los valores. SKPKR. ínter mirifica. viembre de 1975. tomarán en serio el tra- bajar en el mismo sentido. 55 A los obispos. JÉRÓME HAMER. el 7 de no- 56 Los padres en primer lugar. a los sacerdotes y a sus colaboradores corresponde poner en guardia a los fieles contra las opinio. mediante la ayuda de Dios que les ob. y que no se puede dar preferencia sobre él a ningún pretendido objetivo estético. Gravissimum educationis. Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. lejos de favorecer el permisivismo creciente de las costumbres. Ruega. los escritores y cuantos disponen de los 730. 58 Por su parte. en virtud de su de- recho y de su deber de apostolado. ventaja material o re- sultado satisfactorio. no f FRANJO Card. OP. 45 CONC. medios de comunicación social deben ejercitar su profesión de acuerdo con su fe cristiana. Decr. VATICANO II.142 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 27. Prefecto sólo con los consejos. contribuirán a frenarlo e incluso a sanear el clima moral de la sociedad. y de que la ense. pero también los educado. 6. que ñanza catequética se dé en perfecta fidelidad a la doctrina procuren que nunca se vea privada la juventud de este católica. revistas blo VI.

después de haber examinado de. con el can. se observarán con toda celebradas Misas privadas por dichos difuntos. que han fallecido fuera de la plena comunión con la Igle- sia Católica (cf. aunque 1 En diversas partes del mundo se pide a los ministros no plena.8 28 cutamente solicitada por los familiares. 1241. con las cuales existe una más estrecha. se ha preguntado. 2262. y ello incluso por consideración a la conciencia de dichos difuntos. El sumo pontífice Pablo VI. III. JÉRÓME HAMER. presupone la plena comunión con la Iglesia Católica. no II (OE 26-29. si no se opone a ello ninguna rio sobre ecumenismo. no hay ninguna dificultad en que sean estén presentes otros cristianos. Instrucción sobre los casos particulares en los que se 3 Sin embargo. can. fidelidad las normas establecidas por el Concilio Vatica- den ser recomendables por diversos motivos como la piedad. Accidit in diversis regionibus (11-6-1976) 145 11241 1. hasta que se promulgue el nuevo Código. n. Arzobispo titular de Lorium. el 11 de junio del corriente sociales que aconsejaban dicha disciplina. n. n. (11 de junio de 1976) Las dos condiciones mencionadas se podrán verificar 10 [Accidit in diversis regionibus: AAS 68 (1976) 621s] más fácilmente cuando se trate de hermanos de las Iglesias orientales. ya que tal mención y veneración por la religión católica o cuando han desem. La disciplina vigente acerca de la celebración de t Fr. 5 A este respecto. sión de los Padres y ha establecido su promulgación.p dida al infrascrito Cardenal Prefecto de la Sagrada Congrega- 4 Habiendo cambiado hoy día las condiciones religiosas y ción para la Doctrina de la Fe. §2. comunión en materia de fe. UR 8) y por la Santa Sede (cf. los cuales no ha profesado plenamente la fe católica. 11 de junio de 1976. Prefecto 6 I. Secretario necer como norma también en el futuro. l. derogando en cuanto sea necesario el can. en la sede de la Sagrada Congregación para la para la Doctrina de la Fe. etc. los Padres de la Sagrada Congregación Roma.5-6: AAS 64 [1972] 523-525). Que a juicio del Ordinario no se produzca escanda. sobre pero con la condición de que no se mencione el nombre todo cuando los difuntos han demostrado especial respeto del difunto en la plegaria eucarística. Misas públicas en sufragio de otros cristianos debe perma. amigos o subditos DECRETO SOBRE LA CELEBRACIÓN PÚBLICA del difunto.40-42 y 55-56: AAS 59 [1967] 589- prohibición 591. bidamente la cuestión en la Congregación Ordinaria del 9 de junio de 1976. por un genuino motivo religioso. ha ratificado y aprobado la mencionada deci- Misa pública en sufragio por tales difuntos. En estos casos se podrá celebrar la Misa pública. han emanado el siguiente decreto: t FRANJO Card. SEPER. Esta norma general puede ser derogada. 9 NO CATÓLICOS lo en los fieles.. OP. Directo- la amistad. 28. peñado cargos públicos al servicio de toda la comunidad Por lo que respecta a la communicatio in sacris.2 y el can. 7 II. 1240. comparado con el can. incluso pue. Que la celebración pública de las Misas sea explí. 11 tizados en otras Iglesias o Comunidades eclesiales. la gratitud. cuando 12 civil. a esta Sagrada Congrega. 809 (junto desde diversas partes del mundo.°). 1241) sin que obste disposi- ción si en determinados casos se puede celebrar también la ción contraria. la disci. 11251 DE LA MISA POR DIFUNTOS CRISTIANOS 2. Doctrina de la Fe. cuando se cumplan a la vez las siguientes condiciones: . durante la audiencia conce- SI. católicos que celebren Misas en sufragio de difuntos bau. en cuanto a las Misas públicas. año. puede admitir a otros cristianos a la comunión eucarística plina vigente establece que no se celebren por aquellos en la Iglesia Católica. junto a los fieles católicos que participan en la celebración 2 Como es sabido.

2. [Exc. Prefecto Troya.mus: AAS 68 (1976) 623] Dado en Roma. y. 2370 se aplica también a los presbíteros asistentes.mus et Rev. sin provisión canónica. PRESBITERALES Y EPISCOPALES ILEGÍTIMAS hasta su arrepentimiento. las mencionadas sanciones pena- (17 de septiembre de 1976) les. y Rvdmo. a media noche del día 31 de diciembre de 1975. para la Doctrina de la Ve. reservada de manera especialísima a la Sede Apostólica. ordenó a cinco obispos. Sopesada la gravedad de los delitos. 3. OP. Sr. ni reconocerá su ordenación y. Thuc. quedando en firme. Arzobispo titular de Lorium.mus et Rev. Por último. Sr. y Rvdmo.mus (17-9-1976) 147 11261 que la Iglesia ni reconoce. también en otros lugares. Exc. lo que es más grave. ha decretado que con respecto a las ordenaciones antedichas se debe declarar lo siguiente: 1. 2370 y 2373. Los obispos que ordenaron a otros obispos. La pena con- templada en el can. por último. sea lo que fuere de la validez de las órdenes. el día 11 de enero de 1976. en el pueblo de El Palmar de t FRANJO Card. esta Sagrada Con- gregación para la Doctrina de la Fe. por mandato especial de nuestro santísimo señor el papa Pablo VI. Los presbíteros ordenados de esta forma ilegíti- ma quedaron automáticamente suspendidos del orden re- cibido. han incurrido también automáticamente en la excomunión. 2374. de acuerdo con el can. 955. 985. JÉRÓME HAMER. 953. los considera en el mismo DECRETO SOBRE ALGUNAS ORDENACIONES estado en el que se hallaban antes. hibición del Emmo. además de las san- ciones de las que se habla en los can. sin mandato pontificio. de la que se habla en el decreto de la Sagrada Congregación del Santo Oficio del día 9 de abril de 1951: AAS 43 [1951] 217s. 29 para todos los efectos jurídicos. §1 y §3 del Código de Derecho Canónico. ordenó a unos presbíteros contra la expresa pro. SEPER. algunos obispos ordenados de esta forma procedieron por su parte a ulteriores ordenaciones presbiterales y episcopa- les. también irregulares (can. si los hubo. Sin que obste nada en contrario. más aún. así como también los obispos ordenados. 17 de septiembre de 1976. contra lo establecido en el can. §7). quienes ya recibieron de esta forma ilegítima la ordenación. deben saber . t Fr. en la sede de la Sagrada Congregación El Excmo. 29. Cardenal Arzobispo de Secretario Sevilla y prescindiendo de la prescripción del can. Pedro Martín Ngó-dinh. y en la medida que hayan realizado algún acto de orden. o aquellos que la reciban de ellos. D. arzobispo titular de Bulla Regia.

PABLO VI. Discurso a los miembros de la «Comisión de estudio sobre Cf. por parte de los miembros de esas comunida- razón del sexo 2 . tales expe- riencias necesitan madurar. como exponía recientemente el papa Pablo VI 3 . lógicamente. 3 5 Cf. po bíblico. de feliz memoria. pero también a gran escala. «el hecho de compromiso apostólico de las mujeres. 30. Incluso algunos teólo- las fundadoras de las grandes familias religiosas. el Concilio Vaticano II. y que do desde hace algunos años a las mujeres en el cargo de deben ser superadas y eliminadas por ser contrarias al plan pastor. esta iniciativa ha de Dios. que el papa Pablo VI también en el campo de la historia de las instituciones y las ha inscrito entre los doctores de la Iglesia. Discurso a los miembros de la «Comisión de estudio sobre la función de la mujer en la sociedad y en la Iglesia» y a los miembros del la función de la mujer en la sociedad y en la Iglesia» y a los miembros del «Comité para el Año internacional de la mujer»: AAS 67 (1975) 265. quizá mujeres son llamadas a participar en los organismos de más de prisa en los pueblos que profesan la fe cristiana. equiparándolas a los hombres. ha habido mujeres que han actuado con suma misma no debería modificar su disciplina y admitir a las eficacia. no sólo en el cam- ta Teresa y santa Catalina de Siena han dejado obras es. Los pueden olvidar las numerosas mujeres consagradas al Señor diversos argumentos susceptibles de esclarecer tan impor- tante problema han sido sometidos a un examen crítico. acerca del cual la Iglesia dinamismo. La igualdad de las personas que de ahí se des o grupos similares. DE LA ADMISIÓN DE LAS MUJERES Pero nuestro tiempo presenta mayores exigencias: 3 AL SACERDOCIO MINISTERIAL «Como en nuestros días las mujeres toman parte cada vez ~. por otra parte. tión y han dado lugar a investigaciones. peticiones y escritos encaminados a desprende tiende a la construcción de un mundo no com. patrístico y en el de la historia de la Iglesia. CONC. sino armónico y unido. algunas comunidades cristianas nacidas de 4 dium et spes. en su encíclica las comunidades cristianas que se están beneficiando del Pacem in terris. indicaba. ínter insigniores (15-10-1976) 149 11271 i'ii el ejercicio de la caridad o en las misiones. en los países La misma Sede Apostólica ha dado entrada a mujeres en de civilización y tradiciones distintas» 1 . del día 11 de abril de 1963. en primer lugar. el papa oportunamente el papa Pablo VI 5 . de la sociología y de la psicología. •tt. Esta consig- Introducción: Puesto que corresponde a la mujer na del Concilio Vaticano II ha dado origen a una evolución en la sociedad moderna y en la Iglesia que está en marcha: por más que. ni el influjo 30 profundo de las esposas cristianas dentro de sus familias y DECLARACIÓN SOBRE LA CUESTIÓN en la transmisión de la fe a sus hijos. Católica debe manifestar su pensamiento. contando con co reacciones en sentido contrario. como lo demuestra la que algunos sectores de opinión se han preguntado si ella historia. en la constitución pastoral Gau. como santa gos católicos han llegado a plantear públicamente la cues- Clara o santa Teresa de Ávila. 9. GS 29. tanto más cuanto 2 En la misma vida de la Iglesia. son ya muy numerosas Juan XXIII. No obstante. (15 de octubre de 1976) más activa en toda la vida social. tanto a nivel diocesano como parroquial. más lentamente. y reflexión pastoral. PABLO VI. Decr. al enumerar las formas de discriminación que la Reforma del siglo xvi o en tiempo posterior han admiti- afectan a los derechos fundamentales de la persona. sino critas de tan rico contenido espiritual. Por su parte. generalizar dicha admisión. la misma san. según observaba 1 Entre los rasgos más notables de nuestra época. . VATICANO II. Apostolicam actuositatem. 2 4 Cf. algunos de sus organismos de trabajo. Es evidente la relevan- que hombres y mujeres aporten sus propias dotes y su cia ecuménica de este asunto. la discriminación por provocado. indica. aunque no han faltado tampo- pletamente uniforme. Del mismo modo. Baste pensar en mujeres a la ordenación sacerdotal. Ni tampoco se de las costumbres. Algunas de estas que las mujeres están entrando en la vida pública. Y 1 AAS 55 (1963) 267-268. «Comité para el Año internacional de la mujer»: AAS 67 (1975) 266.^xíá Mí. es sumamente importante [ínter insigniores: AAS 69 (1977) 98-116] que aumente también su participación en los distintos cam- pos de 11281 apostolado dentro de la Iglesia» 4 . llevando a cabo obras notables.

Algunas sectas heréticas de los primeros siglos. por fidelidad al ejemplo tonces puede decirse que la cuestión no ha sido suscitada de su Señor. dist. dist.2: PG 48. La Tradición de la Iglesia respecto de este punto ha que posiblemente sea dolorosa.l77r. 13. 78.4 p. al llamar únicamente a los hombres para la orde. Venecia 1571. Pero cada vez que esta tradición tenía ocasión de manifestarse. Desde en- el deber de recordar que la Iglesia. 122). t. no se considera autorizada a admitir a las hasta hoy.4 n. In IV Sententiarum. 817s. testimoniaba la voluntad de I. TERTULIANO. 473. encuentra en sus escritos el innegable influjo de prejuicios contra la mujer. solicitudes encaminadas a obtener el acceso de las mujeres ron inaceptable por parte de la Iglesia'.2-4: GCS II 31. Es cierto que se a la ordenación sacerdotal. el Señor Jesucristo y que mantuvieron cuidadosamente los gicas apenas trató.19 p. c. c. Ínter insigniores (15-10-1976) como se trata de un tema debatido que.2 e l : ed. los Doce. In TV Sententiarum.2: ed.24 p. en su intento de del Santo Padre y siguiendo la declaración que él mismo ha aclarar racionalmente los datos de la fe. 477-479. La misma convicción anima a la teología medieval 9 . RICARDO DE MEDIA VILLA. 114. fol. 25: Opus «Fragmenta in I Cor. ibíd. I. In IV Sententiarum. cuya unanimidad acerca de este pun- episcopal. AAS 68 (1976) 599-601. los cuales. " SAN BUENAVENTURA. pero cuyo valor positivo sido. ORÍGENES. 580s (ed.9 n. SAN JUAN 6 Cf. F. que la considera.140. Adversus haereses 1. Modo de actuar de Cristo vía en su dirección espiritual. 243-244.364v.ls. Harvey. 74»: Journal of Theological Studies 10 (1909) 41s. explicar esta postura de la Iglesia. Tal innovación fue inmediatamen.l: ed. 221. ya que su actitud respecto a las la Iglesia. Venecia 1499.150 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 30. se Jesucristo no llamó a ninguna mujer a formar parte de indica. X. SAN Oxoniense. el motivo esencial de ello: que costumbres de su tiempo. FIRMI.2s. Quaracchi. al menos en la permanecer fiel al tipo de ministerio sacerdotal que quiso forma en que se plantea. y en nues- sacerdotal a las mujeres. III 37. fol.649. por encima de estas consideraciones inspiradas por el espíritu del momento. pues. pasar por alto elementos esenciales. Al actuar así. sin embargo —hay que decir- lo—. mujeres contrasta singularmente con la de su ambiente y nación y para el ministerio propiamente sacerdotal. Constitutiones Apostolicae lib.5: CCL 1. dist. y menos toda. no han influido en su acción pastoral. 25 a. Reportata parisiensia t. In IVSententiarum. dado que podría ayudar a profundizar terio no ha sentido necesidad de intervenir para proclamar más la misión respectiva del hombre y de la mujer. II. sobre todo en los documentos canónicos de la tra. ed. De praescriptione haereticorum 41. 600s. 79. CRISÓSTOMO. tros días. posesión pacífica y universal. 3. Funk 191-201. 11301 estas mismas Iglesias rehusan asociarse a las te señalada y condenada por los Padres. t.25 a. Connolly 133. no lo hizo para acomodarse a las dición antioquena y egipcia. quisieron hacer ejercitar el ministerio siones su disciplina admite una gran diversidad. Tradición permanentemente conservada por la Iglesia la Iglesia de conformarse con el modelo que el Señor le ha dejado. ya que tal práctica gozaba de la condición de mujeres a la ordenación sacerdotal. en el momento presente.2: PG 7. Epist. quiere 8 Didascalia Apostolorum. en SAN CIPRIANO. dan en este punto. 5 Por estos motivos. 11291 un principio que no era discutido o para defender una ley que no era controvertida. n. dist.23. argumentos que hoy difícilmente admiten grada Congregación para la Doctrina de la Fe se siente en los expertos o incluso rechazarían justamente. DU- EPIFANIO. 25 c. 7 SAN IRENEO. 6 La Iglesia Católica nunca ha admitido que las mujeres La misma tradición ha sido fielmente salvaguardada por pudiesen recibir válidamente la ordenación sacerdotal o las Iglesias orientales. obedeciendo al mandato recibido incluso cuando los doctores escolásticos. que el Magis- aparecerá a la larga.142. además. la tradición de las escuelas teoló.6. to es tanto más de notar cuanto que en muchas otras oca- sobre todo gnósticas. JUAN DUNS SCOTO. tan firme a lo largo de los siglos. De sacerdotio 2. c. hecho en su carta del 30 de noviembre de 1975 6 . Pero. cf.15: ed. ed. esta Sa. RANDO DE SAN PORCIANO. . la discusión actual corre el riesgo de apóstoles 8 . 633. LIANO DE CESÁREA.369-371. Vives. Panarion 49. 75: CSEL 3. cree oportuno. con frecuencia.3s.

sido a Ella. a veces con fundas que respuestas basadas en una evidencia superficial. 37. de lo cual no hay que extrañarse.14). administra. son éstas las primeras en tener el privile. los historiadores anotan la existencia de un movimiento de promoción femenina 10 Se ha querido explicar también este hecho por una intención simbó- lica de Jesús: los Doce debían representar a los jefes de las doce tribus de 11 INOCENCIO III. civilización grecorromana les llevan a romper. III.30). lib.42. pues judío. al Señor en ese punto. sin embargo. Jesús se hace acompa- ñar no sólo por los Doce.28. dolor. él conversa pública. hombres y mujeres (cf.10: Nova participación en el juicio escatológico. Hch 1. sin bienes» (Le 8. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 30.7-10.5 ad 3: PSEUDO-ALBERTO MAGNO. si no hubieran estado persuadidos de su deber de ser fieles así como el de la Escritura. no tiene en cuenta indujo a los Padres 11311 a presentarla como el ejemplo de el estado de impureza de la hemorroísa (cf.3-9). sino a ellos. Borgnet. Mt 9.12. la predicación del Evangelio y la vida cristiana en la las cuestiones que suscita la Palabra de Dios son más pro. III q. 1. incluso a los todos. en lo que se refiere a los vínculos del matrimonio (cf. que le servían de sus María ocupa un puesto privilegiado (cf. Su misma nes de los judíos: aunque ciertos filósofos hubieran sos- Madre. no ha faltas de una mujer que con las del hombre (cf. no ha sido investida del ministerio apostólico. V lurisdictioní. gio de ver a Cristo resucitado y son ellas las encargadas por El día de Pentecostés. la voluntad de Cristo en tal campo: la misma doctrina la permite que una pecadora se le acerque en casa de Simón confirma de nuevo Inocencio III a principios del siglo Xin el fariseo (cf. lib. el Espíritu Santo desciende sobre Jesús de llevar el primer mensaje pascual. cf. que los Evangelios no mencionan. Summa Theologiae.9s. con gran sin par es puesto de relieve por los evangelios de Lucas y sorpresa de sus propios discípulos. que no concedía Doce. los que se reúnen en el cenáculo después de la ascensión. a. Mariale q. Le 24.5 tít. Once (cf.27). Le 7. llamada Magdalena.27 3. t.11). . Esto mente con la samaritana (cf. Dentro del pequeño grupo de salido siete demonios. no es Ella la llamada a entrar en el colegio de los Al contrario de la mentalidad judía.14). en la totalidad de su misión (cf. Jn 4. tit. En efecto. Dilec- los Doce hay que buscarlo.33. Modo de actuar de los Apóstoles Durante su ministerio itinerante. el anuncio del cumplimiento de las profecías en Jesús es los a ser testigos oficiales de la resurrección. Habrían podido pensar.14). Pero en estos textos se trata solamente de su inserta en el Corpus luris. 886s.81. Juana. sino también por un grupo de La comunidad apostólica ha sido fiel al modo de actuar mujeres: «María.2-3). a los obispos de Falencia y Burgos.1. hecho por «Pedro y los Once» (Hch 2. Friedberg. la igualdad en los derechos y en los deberes. Mt 19. asociada tan íntimamente a su misterio. Glossa in Decretalia. por parte del hombre y de la mujer. Me ta. Mt 19. TOMÁS DE AQUINO. Ínter insigniores (15-10-1976) marca una ruptura voluntaria y valiente. como lo demuestra designación de Matías: los presentados son dos discípulos el derecho judío. Sin embargo. Epist. Es verdad que estas constataciones no ofrecen una evi.1-18).2-11. y cuyo papel tenido la inferioridad de la mujer. dor de Herodes. en el momento de la elección que desembocó en la gran valor al testimonio de las mujeres. mujer de Cusa. en conferir la ordenación sacerdo- te histórica de los textos. los griegos no compartían las concepcio- confiado a mujeres la misión de los Apóstoles 10 . no basta la exégesis simplemen. Jn 8. ed. se debe reconocer tal a mujeres.37ss). embargo. Hch 2.2. Susana y otras varias.l. Cf. En el mundo helénico muchos sacrificios de que en esta cuestión hay un conjunto de indicios conver. c. Le 22.20-22). a quienes el Señor ha confiado las Jesús no duda en alejarse de la ley de Moisés para afirmar llaves del reino de los cielos» 11 . STO. con las prácticas mosaicas. Jn 20. Israel (cf. El sentido esencial de la elección de ed. Así pues. para preparar. Me 10. perdona a la mujer adúltera y a al escribir: «Aunque la bienaventurada Virgen María supe- la vez manifiesta que no se debe ser más severo con las raba en dignidad y excelencia a todos los apóstoles. 11-12-1210. para comprender el sentido último de la misión de Jesús. Cuando éstos y Pablo salen de los límites del mundo dencia inmediata. Mt 28. de Juan.38: De paenitentia c.14): ellos deben representar a Jesús ante el pueblo y continuar su obra. col. Decretalia. más bien. diversas divinidades paganas estaban confiados a sacerdo- gentes que subrayan el hecho notable de que Jesús no ha tisas. de la cual habían de Cristo con las mujeres.

9. Tes 3. comprobamos a no ha confiado a las mujeres. algunas de ellas ejercen con frecuencia un muestra. De hecho. sobre todo Priscila. que esta actitud se debiera solamente a dica con complacencia sus nombres en los saludos finales motivos socioculturales. que Jesús ha influjo importante en las conversiones: Priscila. 1 Cor 11. Flp 4. «servidora de la Igle. 1 prácticas de orden disciplinar de poca importancia. ambiente y de su tiempo. él re. la prohibi- Dios. Sin embargo. sin embargo. piradas en las costumbres del tiempo. No se puede.2-3) nombra citan a este respecto ciertos aspectos de su doctrina.7. es porque las circunstancias históricas no se lo San Pablo que algunas mujeres trabajaron con el Apóstol permitían. y es sin duda en favor del Evangelio (cf. Otra objeción viene del carácter caduco que se cree En las cartas paulinas. Para san Pablo esta prohibición 11331 está li- IV. que debe- ¿Podría hoy la Iglesia apartarse de esta actitud de Jesús mos a san Pablo uno de los textos más vigorosos del Nuevo y de los Apóstoles. pues. ni siquiera a su Madre. en el que esas mismas bargo. tales exigencias ministerio apostólico.1). Este cli- de manifiesto 11321 en la Iglesia apostólica una considerable ma sociocultural habría condicionado menos todavía a los evolución respecto de las costumbres del judaismo. difícilmente podría verse ahí la expresión de un dato cultural. ordenación a estas mujeres. hasta el ejercicio del anuncio oficial y pú. Timoteo y para sí mismo. Hch 18. y de las dificultades que sus- escribe «mis cooperadores» (Rom 16. entre dos fórmulas del Apóstol: cuando blo referentes a las mujeres. Sin em. Rom 16. Ínter insigniores (15-10-1976) durante el período imperial.28). mujeres para entrar en el grupo apostólico. No hay que olvidar. cf. Estos hechos ponen dejado guiar por simples razones de oportunidad. Gal puesta positiva a esta pregunta han sido presentados diver- 5. Gen permanente 2. al no llamar a las Señor (cf. la colaboración de las mujeres no llega. a la obligación por parte de la mujer de llevar mados así porque ellos están directamente consagrados al un velo en la cabeza (cf. Pero indistintamente a hombres y mujeres que lo ayudaban. como normativa? En favor de una res- hombre y la mujer como hijos de Dios en Cristo (cf. como hemos visto. cuando se constata la con- Se ha dicho especialmente que la toma de posición de lianza que les testimonia y la colaboración que les pide en Jesús y de los Apóstoles se explica por el influjo de su su apostolado. exegetas de autoridad han nota. y la única causa por la que Jesús . El examen de los evangelios de- de las cartas. por el contrario. en ningún momento se ha tratado de conferir la discriminaciones no existían. pues. considerada por toda la tradición. no se refieren sino a serva el título de «cooperadores de Dios» (1 Cor 3.12) es de otro para San Pablo. por lo demás.3-12.5): la prohibición se refiere únicamente a la función oficial de enseñar en la asamblea. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 30.18-24). como. sostener que. también Febe. imposible probar. a la predicación de la Palabra de ya no tienen valor normativo. hostiles para con las mujeres. Apóstoles en un ambiente griego. a las mujeres. A pesar de su papel tan importante en el momento ción impuesta por el Apóstol a las mujeres de «hablar» de la resurrección. contraviniendo fre- otras. descubrir hoy en algunas de las prescripciones de san Pa- do una diferencia. cf. de profetizar en la asamblea (cf. Lidia y roto con los prejuicios de su tiempo.34s. que reconoce. de hay que notar que esas prescripciones.2) para Apolo. No obstante. No hay. 1 Cor 11.3). lla. 1 Cor 11. en la asamblea (1 Cor 14. el través de los Hechos de los Apóstoles y de las cartas de ministerio. en su apostolado. nadie ha probado.26). por lo demás. pues Priscila y Aquila tomaron cuentemente las discriminaciones practicadas para con las a Apolo y le expusieron con más precisión el camino del mujeres. Flp 4.3. que queda en la línea exclusiva de la de la prohibición: Pablo no se opone absolutamente al misión apostólica. Pablo. 1 Tim 2. derecho. por ejemplo. Lo que hicieron Cristo y los Apóstoles tiene un valor gada al plan divino de la creación (cf. probablemente ins- un modo o de otro.2-16). tipo y los exegetas precisan del siguiente modo el sentido blico del mensaje. Jesús se haya sia que está en Cencres» (Rom 16. Él in. hasta Testamento acerca de la igualdad fundamental entre el el momento actual. motivo para acusarle de prejuicios sos argumentos que conviene examinar.

apost. el sus fundamentos. Divinae consortium naturae: AAS 63 (1971) 657-664. que declaraba: «La Iglesia ha tenido siempre el po. esta norma. el Sínodo de los Obispos de 1971 y por esta Sagrada Con- . es obedecida porque se la mentales no son convencionales. der. respectivos poderes. Como lo recordaba de Cristo: su actitud. las épocas no puede. a pesar de las apariencias. Así.26 14 {CONC. sino también un memorial que hace presente y llexión teológica descubre entre la naturaleza propia del actualiza el sacrificio de Cristo y también es la oblación de sacramento del orden. cierto poder de intervención. a la luz del misterio de Cristo toria de la salvación y. según el prenderse verdaderamente más que bajo esta luz. sino que asegura la continuidad los tiempos apostólicos.156 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 30. abolir en los puntos esenciales ciplina de los sacramentos. mediante la gran riqueza de la Biblia y de su simbolismo. apost. poseer respecto de los sacramentos. en la administración de los sacramentos. dado que responden al sim- bolismo profundo de los gestos y de las cosas. Ínter insigniores (15-10-1976) 157 21 Además de estas objeciones. liada por el Concilio Vaticano II. y el hecho de que sólo varones hayan sido llamados a recibir la ordenación sacerdotal. un carácter ñor. salvaguardarlo y manifestar íntegramente Trento. Se ha podido observar. 13 Pío XII. asegura en campos tan variados el discer- de los siglos para precisar el signo y las condiciones de ad. son realmente signos naturales. En el hecho de no conferir más que a hombres la épocas o países. hay que subra. a través de la voz 23 Cristo. Esta era ya la enseñanza del Concilio de terio de Cristo. según las diversas mativo. con su referencia específica al mis- Cristo que la Iglesia ofrece. que ha usado a lo largo de su Magisterio. los sostenedores de la legitimidad de las funciones confiadas por Cristo a los Doce y de los de una evolución en este terreno pretenden que se debe con. esta doctrina por la analogía de la fe. pues.24 modificar todo aquello que conviene más. pero limitado. vigilante en sustancia de los mismos» 14 . sobre este vínculo sacramental [1341 con los acontecimientos fun- todo en nuestra época. pues. no hay que olvidar que los signos sacra. DE TRENTO) Ses. apost. cuál es la Después de haber recordado la norma de la Iglesia y 25 gracia que ellos significan y producen. en ciertos aspectos no sólo considera conforme con el plan de Dios para su Iglesia. ofrecer una argumentación demostrativa. es útil y oportuno tratar de aclarar dicha sacramento de la Eucaristía no es solamente una comida norma. Cuando ella cree no poder aceptar cier- y Pablo VI son una prueba 12 . La adaptación a las civilizaciones y a siderar como argumento la práctica de la Iglesia en la dis. es porque se siente vinculada por la conducta yar que ese poder es real. las riquezas del mismo. 21 (Sobre la comunión bajo las dos especies]. recordada asimismo por cap. renovada y deta. Const. mostrando la profunda conveniencia que la re- fraterna. No obstante. sino de esclarecer BLO VI. Sacramentum ordinis: AAS 40 (1948) 5. sino la de la fidelidad. que se 22 Por otra parte. reprimir inmediatamente los abusos. con tal que sea salvaguardada la tiempo. esto es.2: DS 1728. en virtud de la promesa del Señor y de la Cristo Señor estableció que se debían conservar en el signo presencia del Espíritu Santo. pues ella no puede com- de los sacramentos. La enseñanza constante de la Iglesia. El sacerdocio ministerial debe ser contemplado cada época en el acontecimiento por excelencia de la his. nimiento acerca de lo que puede cambiar y de lo que debe ministración: las recientes decisiones de los papas Pío XII quedar inmutable. Const. de prescribir o Esta práctica de la Iglesia tiene. tos cambios. para proclamar mejor el mis- sacramental» 13 . en aquellas cosas que. no es la del Pío XII: «La Iglesia no tiene ningún poder en la sustancia arcaísmo. apost. Const. el mismo se pronuncia. el sacerdocio ministerial no es terio de Cristo. a hacerle comprender. universal en Oriente y en Occidente. tomadas de la historia de un simple servicio pastoral. No se trata de 12 Pío XII. aunque instituidos por En último análisis. Sacramentum ordinis: AAS 40 (1948) 5-7: PA. para la utilidad de los fieles o el respeto ordenación sacerdotal hay una tradición constante en el debido a los sacramentos. apoya en el ejemplo de Cristo. La Iglesia testimonio de las fuentes de la Revelación divina. cómo la Iglesia tiene conciencia de dacionales del cristianismo y con el mismo Cristo. Sacram unctionem: AAS 65 (1973) 5-9. sino que están destinados principalmente a introducir al hombre de V. es la Iglesia la que. Const. por ejemplo.

2.20. la forma privilegiada de un misterio nupcial: el orden. en caso contrario. hasta el no hay varón o hembra.4 {AAS 63 (1971) 905-907}. que tienen en el ejercicio de su ministerio. Const. el único Ciertamente. siempre que Israel era infiel a Dios (cf. LG 28: «En virtud del sacramento del profetas. Doc. banquete-sacrificio en el que el pueblo de mismo fue y sigue siendo un varón. q. q. In IVSententiarum.. pero es también jer.¡i misma ley vale cuando se trata de personas: cuando hay de representación de Cristo es lo que San Pablo considera. no actúa en nombre propio su fuerza de signo en armonía con la mente de los hom- [in persona propria]: representa a Cristo que obra a través ares: «Los signos sacramentales. lesús» (cf. Sin embargo. la Alian- cerdotal. 25.* ad 4. por la unción del Espíritu Santo. ' STO. cuya eficacia sobrena. de descubierto la tradición tanto judía como cristiana 11361 suerte que pueden obrar como en persona de Cristo cabeza». sino in después del pecado es tal. el Verbo. donde.14: PL 4. sacramental está fundada sobre signos naturales.. art. iisumido por un varón. un signo que debe ser perceptible 18 y que los cristianos han está en armonía con el conjunto del plan de Dios —tal como Dios mismo lo ha revelado—. 16 CONCILIO VATICANO II. 1. escribía ya en el siglo III San Cipriano 15 . cuya íntima familiaridad de amor ha quedan sellados con un carácter particular y así se configuran con Cristo. TOMÁS DE AQUINO. en una palabra. por la misma razón el sacerdote sellar la Alianza nueva y eterna en su sangre. terio de la Alianza. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 30. PO 2: «los presbíteros. dist. Cuando llega «la plenitud de los tiempos» (Gal 17 STO.a corp.] ejercen su oficio sa. cuestión de hecho. persona 11351 Christi16 haciendo las veces de Cristo. liimcula 1. t. el ministros sagrados. Cristo». cuyo centro es el mis- 15 SAN CIPRIANO. 17:23-28). se trata de una El sacerdocio cristiano es. La salvación ofrecida por Dios a los hombres. LG 10: «El sacerdocio ministerial. 6 {AAS 65 (1973) 405-407. ínter insigníores (15-10-1976) gregación para la Doctrina de la Fe en la declaración del 21 de poder captar fácilmente. Gal 4. derramada por la muchedumbre para la remisión de los 18 «Dado que el sacramento es un signo. porque Cristo de la Iglesia. q. Hijo de Dios. pueblo elegido se convierte para Dios en una esposa ar- grado sobre todo en el culto o asamblea eucarística. 1. los sacerdotes representan a Cristo». lejos de implicar una cramental: el sacerdote es un signo. la unión te que preside la asamblea representando a Cristo». quaestiuncula 1. 397 (ed. ne su amor. art. III. sino también la significación de la realidad (significatio rei)». 2 Cor l'. que es la fuente y el centro de unidad vería en el ministro la imagen de Cristo. Esta representación de Cristo alcanza su lir entre Cristo y su ministro si el papel de Cristo no fuera más alta expresión y un modo muy particular en la celebra. 63. porque todos sois uno en Cristo punto de ser su imagen misma cuando pronuncia las pala. es inseparable de la economía de la salvación: en efecto. que «no hay ya judío o griego. el sacerdote. actúa entonces no nidad.ucaristía. CDF.». pero este hecho. de naturaleza sa.4). 33: «el sacerdo. TOMÁS DE AQUINO. explica santo Tomás preci- |r samente para rechazar la ordenación de las mujeres: In IV Sententiarum. SÍNODO DE LOS OBISPOS (1971). reviste ya en el Antiguo Testamento. obrando en nom- bre de Cristo. se encarna para inaugurar y que decir que (así como la celebración de este sacramento es imagen repre- sentativa de la cruz de Cristo [ibíd. sumo y eterno sacerdote. Este valor I . señaladamente en el sacrificio de la misa. mujeres y hombres: la unidad que El restableció sólo en virtud de la eficacia que le confiere Cristo. En efecto. a imagen de Cristo. Sacrosanctum cuncilium. por tanto.83. hace el sacrificio eucarístico en la persona de Cristo y lo ofrece en za. pretendida superioridad natural del hombre sobre la mu- tural proviene de la ordenación recibida. Declaración sobre la doctrina cató.2. a. difícilmente se ción de la Eucaristía.25. que será representa a Cristo y consagra en su nombre con su virtud».14). [.2. Verbo se hizo según el sexo masculino. Os 1- lica acerca de la Iglesia. Gal 3.713). .. que expresar sacramentalmente el papel de Cristo en la ba como característico de su función apostólica (cf. quaes- dist.28). Epist. de él: «El sacerdote tiene verdaderamente el puesto de representan lo que significan por su semejanza natural» 19 . en aquello que se lleva a efecto pecados: su muerte reunirá a los hijos de Dios que se ha- por el mismo sacramento se requiere no sólo la realidad (res). por la potestad sagrada de que goza. Cf. la encarnación del bras de la consagración 17 . ad 2]). proclama que el Obispo o el Presbítero. Jer 2). Summa Theologiae. Dios se asocia al sacrificio de Cristo. Hartel. como dice santo Tomás.l ad 3: «Hay 1. como se ve en los nombre de todo el pueblo a Dios». dientemente amada.3 p. De sacerdocio minis- Ksposo permanecerá fiel incluso cuando la Esposa traicio- terialil n. forma y dirige el pueblo sa- con Él a la que ellos son llamados. se daría esa «semejanza natural» que debe exis- 5.. PO 13: «Como leyendo y volviendo a leer el Cantar de los Cantares. Cristo es el primogénito de toda la Huma- que tiene el poder de llevarlo a cabo. toda la economía de junio de 1973.

sino sola. Cf. na de Cristo Cabeza». la Iglesia es «Los creó macho y hembra» (Gen 1. ses. este texto no significa que la distin. como diferencia de sexo. que expresa nombre de toda la Iglesia. todo cuando preside las funciones litúrgicas y sacramenta- separable de Él. los teólogos de la Edad Media decían que el minis- encuentra también en los evangelios sinópticos: mientras el tro obra también in persona Ecclesiae. se sentido.2. Sin embargo. según Iglesia. Cabeza y Pastor. fuere la participación de los fieles en una acción litúrgica. el de las diferencias étnicas. sería indiferente que sea repre. fórmula del Concilio Vaticano II 2 ' que precisa y completa cede en la forma más alta en la Eucaristía—. según y definitivamente el misterio nupcial. Entonces se realiza plena nión entre las personas y a la generación. afectan a la persona humana de manera tan íntima como la 22 PABLO VI.9). de suyo. más profundo que. obra en nombre de ella. que se ordena directamente a la comu- Eva nació del costado de Adán. entera se ofrece a sí misma» 22 . éstas no a Cristo. a la que El ama porque la ha adquirido con su Sin embargo —se dirá todavía—. la práctica de la Iglesia. el sacerdote. su papel lo la expresión in persona Christi. ya que «en la pueden o no recibir la ordenación.. que es la Cabeza y Pastor de la Iglesia. 22 {Sobre el sacrificio de la Misal. en adelante. de su costado abierto nace la Iglesia. cf. insondable.». por que ofrece en nombre de todos sus miembros»: AAS 39 (1947) 556. es decir. es cierto que tal acción es celebrada por el sacerdote en guaje de la Escritura. Pastor y Cabeza. Este tema nupcial. . ínter insigniores (15-10-1976) liaban dispersos. DS 1741. sea cual 2. Me de toda la Iglesia y para representarla. en efecto. hay que admitir que.». PO 2: «De suerte que puedan obrar en perso- Lo que hay que decir de nosotros vale también para Cristo.30). Cabeza de la comunidad» (AAS 63 (1971) 906). Es claro que en los seres humanos la diferencia sexual Pío XII. ejerciendo su ministerio de salvación —lo cual su. CONC. lebró la boda de su hijo (Mt 22. sea suprimida en la glorificación. Esto no revela en el varón ninguna eucarístico «en el que toda la Iglesia ofrece y en el que ella superioridad personal en orden de los valores. medio del sacerdote 20 . enunciado y cantado la Revelación. Ef 5. que el sacerdote repre- Por ello mismo no se puede pasar por alto el hecho de senta también a la Iglesia. él ruega por todos y en la Misa y alcanza al hombre y a la mujer en su identidad profunda. Mediante este len. En efecto..27). «con las cartas de san Pablo (cf. Y. cap.19): el reino de los cielos es semejante a un rey que ce. a a Cristo mismo. Mystermm fidei: AAS 57 (1965) 761. ante todo. según nocer la importancia de este simbolismo para la economía el simbolismo antes expuesto? Es verdad que el sacerdote de la Revelación. Dado.4: «Hace presente ejemplo. y que es.. es in. ofrece el sacrificio de toda la Iglesia: en la nueva Pascua. el efecto de una voluntad primordial de Dios: en el Antiguo Testamento: Cristo es el Esposo. versias suscitadas en nuestros días. a menos de desco. 11371 En este escritos de san Juan (sobre todo Jn 3.. son para todos los cris- resurrección ni se casarán ni se darán en matrimonio» (Mt 20 22. PO 6: «El oficio de Cristo. sobre sangre. SÍNODO DE LOS OBISPOS (1971). LG 28: «Ejerciendo en la medida de su autoridad el oficio de dad propia de la persona. dado que determina la identi. autor de la Alianza. representación puede ser asegurada por una mujer. en las acciones que representa a la Iglesia. DE TRENTO. En calidad de tal.29. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 30. en nombre esposo está con ellos. Ap 19. es se nos ha revelado el misterio de Dios y de Cristo. Sobre el sacerdocio ministerial I n. su Esposa. pues. Ene. que es el cuerpo de Cristo. que se precisa luego en les. mente una diversidad de hecho en el plano de las funciones Si se tiene en cuenta el valor de estas reflexiones. y se podrá concluir que las contro- mente en condición celeste. pero si exigen el carácter de la ordenación y donde se representa lo hace es precisamente porque representa. sus amigos no deben ayunar (cf. Cf.7. Cristo. un la Iglesia la que inmola a Cristo sacramentalmente por misterio. acerca de si las mujeres sentado por un hombre o por una mujer. representa a la Iglesia.1-14). puesto que Cristo se halla actual. Ene. entretejido de símbolos. comprenderá mejor el válido fundamento en el que se basa Podría decirse que. el sacer- debe realizar —éste es el sentido primigenio de la palabra dote preside la asamblea cristiana y celebra el sacrificio «persona»— un varón. esposo y jefe de la Cristo mismo. se y del servicio.22s) y en los intención de hacer lo que hace la Iglesia». Mediator Dei: «El ministro del altar representa a Cristo Cabeza desempeña un papel importante. ¿no sería posible pensar que esta que Cristo es un hombre. 1: ción entre hombre y mujer. la ha hecho hermosa y santa y. por tanto. 2 Cor 11.

hasta el punto de ser parte constitutiva de la voca- Por ello hay que poner de relieve que la Iglesia es una ción: Cristo ha elegido «a los que quiso» (Me 3. dente que en un momento en que las mujeres toman con- cibe el ministerio. Por el sociedad diferente de las otras sociedades. todos los bautizados tienen una vocación univer- naturaleza y estructuras. y es el Espíritu Santo. es objeto de una vocación específica. Ésta no es otorgada sacerdocio ministerial están. igualdad que Lo que hemos de hacer es meditar mejor acerca de la vale también para los cristianos. no es conferido como un honor o ventaja para quien lo recibe. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 30. y por pero de la que se distingue. Tal atracción. recibido en la terial. una genuina vocación: la vocación no puede ser reducida a sueltos más que a la luz de la Revelación. sentido del episcopado y del presbiterado. aun cuando se voluntad de servir a Cristo y a la Iglesia.13). ciertamente. El presbiterado no puede convertirse en término de Jn 21. o se escribe en libros y revistas.28). apacienta mis ovejas» (cf Iglesia. no es simplemente un gobierno comparable a las formas de Las mujeres que manifiestan el deseo de acceder al autoridad que se dan en los Estados. según que es una de las grandes afirmaciones del cristianismo: . Y no es sorpren- pueda a veces designar por vía de una elección al que re. sería desconocer completamente la natura- exigen el carácter de la ordenación él es para la comunidad leza del sacerdocio ministerial considerarlo como un dere- —con toda la eficacia que el sacramento comporta— l a cho.28). ya que no pueden captar las lar confiado al cuidado y control de la Iglesia. algunas de ellas deseen el sacerdocio minis- elección de Dios. acceso al mismo: se trata de cosas distintas. Cristo (cf. no bastan. que resultaría meramente humanas. muy noble y comprensible que sea. original en su contrario. no forma parte de los derechos de la persona. para la vo- realidades de la fe: el contenido propiamente sobrenatural cación al mismo se requiere la autoridad y confianza de la de éstas escapa a la competencia de las mismas ciencias. Se dice a veces.4).» (Jn 15. que hay Quizá sea oportuno recordar que los problemas de teo. perdona y a recibir un ministerio público en la Iglesia. por preciosa que pueda ser la aportación que ofre. A tal fin se utiliza. como en el caso presente. una promoción social. el signo del mismo Cristo. cf. vina. inspiradas por la por la espontánea elección de los hombres. Por otra parte.15-17). el que hace participar en el gobierno del Su. que llama. El sacerdocio ministerial iluminado por el misterio habéis elegido vosotros a mí. sino que yo os elegí a voso- de la Iglesia tros. 11381 Iglesia. el texto antes citado de la carta a los Gálatas (3. pues el bautismo no confiere a nadie ningún derecho imagen. sino como un servicio a Dios y a la Iglesia. Dado que el sacerdocio es un ministerio particu- cen en su ámbito. que es la misma para todos. ningún progreso puramente humano Por este motivo no se ve cómo se pueda proponer el de la sociedad o de la persona puede de por sí abrir el acceso de las mujeres al sacerdocio en razón de la igual. sino que premo Pastor. él afirma solamente la vocación universal a la filiación di- dad de los bautizados. mujeres que sienten vocación sacerdotal. ya que en las acciones que encima de todo. de la que él es ciertamente miembro. subjetiva. ciencia de las discriminaciones de las que han sido objeto ción de los sucesores de los apóstoles la que garantiza la en la sociedad. Las ciencias una simple inclinación personal. no pueden ser re. es la imposición de las manos y la ora. totalmente gratuita: «no me VI. Hch 20. Heb 5. a veces verdadera naturaleza de esta igualdad de los bautizados. El sacerdocio realiza el sacrificio de la Alianza. La función pastoral en la Iglesia sal al ejercicio del sacerdocio real mediante el ofrecimiento está normalmente vinculada al sacramento del orden: ella de su vida por Dios y el testimonio de alabanza al Señor. Ínter insigniores (15-10-1976) tianos una acuciante invitación a profundizar más en el el cual en Cristo no hay distinción entre hombre y mujer. no hay que olvidar que el sacerdocio ordenación. a descubrir de Pero este texto no se refiere en absoluto a los ministerios: nuevo el lugar original del sacerdote dentro de la comuni. no constituye todavía cio ministerial. 11391 dad de los derechos de la persona humana. por logía sacramental sobre todo cuando se refieren al sacerdo. Sin embargo... Es una función de depende de la economía del misterio de Cristo y de la servicio y de amor: «Si me amas.16.

Dado en Roma en la sede de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Pe. el 13 de mayo de 1977. porque no cons- nización de la sociedad como para descubrir de nuevo. si t FRANJO Card. 1 Cor 12. Secretario . sea absolu- Santa Teresa de Jesús. tes dudas: Dado en Roma. parte de los creyentes. OP. al infrascrito Prefecto de esta Sagrada Congregación. SEPER. la verdadera imagen de la Iglesia. [Sacra Congregatio: AAS 69 (1977) 426] 13). que se encuentran en situación semejante. el 15 de octubre de 1976. eyaculación del semen formado en los testículos. Arzobispo titular de Lorium. que 11401 es un cuerpo diferenciado en el que cada miembro tiene su 31 función. El único carisma (13 de mayo de 1977) superior que debe ser apetecido es la caridad (cf. Comisión para la reforma de Código de Derecho canónico. sea relativa de consumar la cópula conyugal. 2. el Sumo Pontífice. t FRANJO Card. con- para la Doctrina de la Pe. en la reunión plenaria del miércoles 11 de Doctrina de la Fe. Los más grandes en el reino de los cielos no son los ministros. En el caso de que se responda afirmativamente. ta. SEPER. Arzobispo titular de Lorium. por la Providencia divina papa Pablo VI. en la audiencia concedida el 15 de octubre de 1976 los eminentísimos y reverendísimos Padres de esta Sagrada al infrascrito Prefecto de la Sagrada Congregación para la Congregación. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe igualdad no significa uniformidad dentro de la Iglesia. tanto para la renovación y huma. JÉRÓME HAMER. La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe La santa Madre Iglesia desea que las mujeres cristianas siempre ha mantenido que no se debía impedir el matrimo- tomen plena conciencia de la grandeza de su misión: su nio de aquellos que han padecido la vasectomía. aprobó este decreto y mandó publicarlo. examinada esta praxis y después de reno- vados estudios realizados por esta Congregación y por la El Sumo Pontífice. blo VI. Sin embargo. por taba claramente su impotencia. Secretario A lo primero se respondió: Sí. aprobó esta declaración. Si la impotencia. a lo segundo: No. han determinado responder así a las siguien- ordenó que se publicara. por la misericordia divina papa Pa. la confirmó y mayo de 1977. Prefecto t Fr. Prefecto para la cópula conyugal se requiere de manera necesaria la t Fr. DECRETO SOBRE LA IMPOTENCIA estas diferencias no dan pie a superioridad de unos sobre QUE HACE NULO EL MATRIMONIO otros ni ofrecen pretexto para la envidia. OP. fiesta de siste en la incapacidad. ni de otros papel es capital hoy día. 13 del mismo mes y año. antecedente y perpetua. sino los santos. que hace nulo el matrimonio. Hay que distinguir las misiones y no confundirlas. JÉRÓME HAMER. en la sede de la Sagrada Congregación 1. Y en la audiencia concedida el viernes.

Secretario 2 Este plan pastoral fue recibido favorablemente por los fieles y se dio la absolución general en presencia de varios sacerdotes. JÉRÓME HAMER. pues la confesión y comunión son admi- nistradas regularmente en sus parroquias. La norma III {Doc. In the case (20-1-1978) 167 11411 para visitar lejanas estaciones de misión y con poca fre- 32 cuencia.15-21 1 En cierta jurisdicción eclesiástica «X» se programaron y 22-30 del Ritual de la Penitencia. SEPER. ración del pueblo a dichas celebraciones. RESPUESTA A LA DUDA SOBRE LA 2. de forma que por ello los penitentes se vean obliga- dos. a quedar privados por largo tiempo de la gracia sacramental o de la sagrada Comunión. 3 Este caso ¿está conforme con las normas establecidas para la absolución general? Respuesta 4 La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe responde que el caso citado no está en conformidad con las Normas pastorales sobre la absolución general sacramental de 1972 (AAS 64 [1972] 510-514) {Doc. 6 El caso descrito no presenta razón ninguna para que los fieles no puedan encontrar otras oportunidades de con- fesar o comulgar. t Fr. La norma IV {Doc. 138-139] fesión un número suficiente de sacerdotes. 12) porque no se cumplen de hecho. de los que algunos eran también penitentes. 12:8} exige {para poder dar la absolución sacramental general) que los fieles sean muy numerosos y no haya a disposición suficientes sacerdotes para escuchar la confesión de cada uno en un tiempo razo- nable. OP. especificando los lugares y tiempos en que se iba t FRANJO Card. 5 1. El caso descrito no presenta razón ninguna para que los 8 Una pregunta acerca de la absolución sacramental sacerdotes disponibles no puedan organizar las confesiones según el procedimiento normal de acuerdo con los n. Arzobispo titular de Lorium. tal razón puede presentarse. celebraciones penitenciales especiales como preparación a la Pascua. cuando hay un solo sacerdote . por ejemplo. las con- diciones requeridas para poder realizar esta práctica ex- traordinaria de la absolución general. en las circunstancias descritas. sin culpa suya. Prefecto a dar la absolución general y señalando los actos de prepa. 32. 12:15) exige que los obispos y 7 ABSOLUCIÓN GENERAL SACRAMENTAL sacerdotes organicen el cumplimiento de los deberes pasto- (20 de enero de 1978) rales de tal manera que se dedique al ministerio de la con- [In the case: Documenta.

en mentos originales. además. teniendo en cuenta opiniones. puesto que son tan ambiguas y de tal naturaleza. ha examinado el libro del P. cumpliendo su misión de promover y tutelar la doctrina de nia. OP. Por lo tanto. CDF. medio de su superior general. la resurrec- ción. el autor ha respondido dando aclaraciones vinculantes. sobre los puntos que se le habían indicado. JACQUES POHIER: «QUAND JE DIS DIEU» PROPUESTAS POR SOR FAUSTINA KOWALSKA} (3 de abril de 1979) (15 de abril de 1978) [Sacra Congregado: AAS 71 (1979) 446s] [Da diverse partí: AAS 70 (1978) 350] La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. y el Magisterio de la Iglesia puede determinar autén- ticamente con el auxilio del Espíritu Santo. SEPER. y ha encontrado en él afirmaciones publicada en AAS 51 (1959) 271. 1 De diversas partes del mundo. el 21 de abril de 1978. Jacques Po- Notificación de la Sagrada Congregación del Santo Oficio. rtier. declara que las doctrina de la Iglesia. JÉRÓME HAMER. en las formas propuestas por sor de la Iglesia. 15 de abril 1978. Entre los errores más evidentes del libro en cues- Secretario tión hay que destacar la negación de estas verdades: la intención de Cristo de atribuir un valor redentor y sacri- licial a su pasión. referentes a la devoción en claro desacuerdo con la Revelación y con el Magisterio a la Divina Misericordia. y considerando el carta por la que se le invitaba a corregir públicamente sus profundo cambio de las circunstancias. siguiendo su propio esta Congregación si las prohibiciones contenidas en la procedimiento 1 . la Iglesia. A las reiteradas peticiones de esta prohibiciones contenidas en la citada notificación ya no son Congregación. e incluso de manera autorizada. así como a manifestar su plena adhesión a la el parecer de muchos Ordinarios polacos. Nuevo reglamento para el examen de las doctrinas: AAS 63 (1971) 234-236 (Doc. Se notificó al autor el resultado de este examen por 2 Esta Congregación. 9). no ha hecho una profesión explícita de la fe de En la sede de la Sagrada Congregación. la Sagrada Congregación para la Doctrina t FRANJO Card. 2. se ha preguntado a la fe y costumbres en toda la Iglesia. la vida después de la muerte. se deben considerar todavía en vigor. Quandje dis Dieu. teniendo presentes muchos docu. 11431 11431 " 33 34 NOTIFICACIÓN {SOBRE LA DEVOCIÓN DECLARACIÓN SOBRE EL LIBRO DEL A LA DIVINA MISERICORDIA EN LAS FORMAS R. . desconocidos en 1959. A los errores ya señalados se añaden y se mezclan otras muchas proposiciones peligrosas. Prefecto de la Fe se ve obligada a declarar ahora lo siguiente: t Fr. la existencia en la Sagrada Escritura de una verdadera doctri- na que tiene sentido objetivo y que la fe puede percibir en ella. Arzobispo titular de Lorium. Faustina Kowalska. la resurrección corporal de Cristo y su permanencia como sujeto real después de terminar su exis- tencia histórica. 1. que pueden suscitar en el 1 Cf. especialmente de Polo. insuficientes. la vida eterna con Dios como vocación del hombre.P.

pectivamente a la evangelización y a la catequesis. seguido crear una conciencia más viva de la necesidad de niones dejadas a la libre discusión de los teólogos. los responsables deben mostrarse muy t FRANJO Card. 11451 mentales de la fe católica. Al pro- poner esta doctrina no pueden permitirse atenuaciones. y sobre la imposibilidad de considerarlos como opi. la función SOBRE ALGUNAS CUESTIONES específica del sacerdote en la actualización de esta presen. Arzobispo titular de Lorium. y recien. mirando el bien de los fieles. a fin de que prevengan los peligros que podrían compro- meter esta misma fe en la mente de los fieles. dedicados res- atención sobre la gravedad de los errores aquí denuncia. Doctrina de la Fe. como son: el concepto cristiano 35 del Dios trascendente. la presencia real de Cristo en la CARTA A LOS PRESIDENTES Eucaristía como la propuso el Concilio de Trento. llama la Los recientes Sínodos de los Obispos. han con- dos. DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES temente Pablo VI en la encíclica Mysterium fidei. SEPER. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe ánimo de los fieles incertidumbre sobre artículos funda. una perfecta fidelidad a las verdades fundamentales de la le. Por lo (17 de mayo de 1979) que respecta a la divinidad de Cristo. A todos los obispos miembros de las conferencias episco- Con esta declaración. Se trata del artículo del Credo que se refiere a la vida eterna y. la integridad de la fe. el ejercicio de la infalibilidad en la Iglesia. 3 de abril de 1979. en la sede de la Sagrada Congregación para la requiere la máxima atención para asegurar la autenticidad y Doctrina de la Fe. Por lo tanto. en general. sin poner en peligro la fe y la salvación de los I ieles. JÉRÓME HAMER. el autor se expresa de [Recentiores episcoporum: AAS 71 (1979) 939-943] modo tan insólito. DE ESCATOLOGÍA cia real. en audiencia concedida de la comunidad humana y el deseo de insertar la fe en los al infrascrito Cardenal Prefecto. común de los fieles una lenta degradación y una pérdida Secretario progresiva de cualquier elemento del Símbolo bautismal. tan urgente actualmente. por consiguiente. la Sagrada Congregación para la pales. de manera especial hoy. ni tampoco adoptar en la práctica un criterio poco claro o incierto. Esta última exigencia. OP. cuando los profundos cambios El sumo pontífice Juan Pablo II. Prefecto atentos a todo lo que pueda ocasionar en la conciencia t Fr. al más allá. Roma. 11441 que no se puede determinar sí todavía profesa tal verdad en el sentido católico tradicional. indispensable para la coherencia de la fe y unido insepa- rablemente a unas costumbres importantes en la vida de la Iglesia. . Precisamente sobre uno de estos puntos ha parecido oportuno y urgente llamar la atención de aquellos a quienes I )ios ha confiado el cuidado de promover y defender la fe. municable. aprobó y mandó publicar diversos ambientes culturales de los pueblos imponen un esta declaración decidida en la asamblea ordinaria de esta esfuerzo mayor que antaño para hacer la fe accesible y co- Sagrada Congregación.

tamento y a la Tradición. 12 la misma vida terrena queda desposeída de toda esperanza surrección de los muertos. excluye toda explicación que riamente la naturaleza y los diversos aspectos en la delicada quite sentido a la Asunción de la Virgen María en lo que situación actual. opina. tido de la creación y de la redención desaparecen. hombre después de la muerte. en parte. Aunque ella Hay que ver en ello. ritos fúnebres. sobre el significado de la vida des. tiene de único. el sen. especialmente sobre lo que acaece entre la muer- palabras «vida eterna». se pregunta qué relación hay expresión que haga absurda e ininteligible su oración. como distinta y la fe de la Iglesia. o sea. y de válida para rechazarlo. Si no existe la resurrección. espera «la gloriosa manifestación de Jesucristo nuestro impedir la investigación teológica de la que tiene necesidad Señor» (DV I. Se oye discutir sobre ner la fe de los cristianos. 11461 2. en una línea de fidelidad al Nuevo Tes. 18 Ante todo es necesario que los que enseñan sepan dis. la angustia y todo el hombre: para los elegidos no es sino la extensión de la inquietud de tantos? ¿Cómo no ver que la duda se insinúa la misma resurrección de Cristo a los hombres. la misma investigación teológica no puede tener otras tículo del Símbolo bautismal: expresa el término y el fin finalidades que las de profundizarlo y explicarlo. a menudo deja de pensar en dotado de conciencia y de voluntad. creída. 6. en nombre de Cristo. realidades que cons- Todo ello desorienta al pueblo cristiano. diatamente después de la muerte. mente la fe del cristiano sobre los puntos puestos en duda. Ella cree en el castigo eterno . del designio de Dios. plemento de su cuerpo. 5. ciones. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 35. el hecho de que la glorificación corpó- rea de la Virgen es la anticipación de la glorificación reser- vada a todos los elegidos. el Credo apostólico) en la re. cuyo camino se describe en el Sím. enseña Cor 15). 14 felizmente. y de la que ésta se beneficia. sin embargo. la existencia del alma. su culto a los muertos. carente mientras tanto del com- gen en su interior preguntas a las que teme responder: ¿Exis. no ignora que este término tiene en la Biblia diversas acep- luntariamente tienen en los espíritus controversias teológi. sus entre la muerte del cristiano y la resurrección universal. las promesas del Evangelio. 11 bolo. ya que comienza a sentir que sur.1). La Iglesia. se se derrumba. la repercusión que invo. ni menos aún de ra. que tiene la responsabili. te el mismo «yo» humano. de manera que subsis- lo que sigue a la muerte. La Iglesia afirma la supervivencia y la subsistencia. en su enseñanza sobre la condición del 17 De este doble y difícil deber queremos recordar suma. fe. (cf. por lo demás. 7. te del cristiano y la resurrección universal. su vocabulario y las nociones que le son familiares. La Iglesia. La Iglesia excluye toda forma de pensamiento o de 15 pués de la muerte. de un elemento espiritual que está gado todavía a la duda positiva. asimismo. en este punto. después de la muerte. en conformidad con la Sagrada Escritu. al no reconocer ya tituyen sustancialmente verdaderos lugares teológicos. La Iglesia. 16 No se trata ciertamente de limitar. como afirma vigorosamente san Pablo (cf. e incluso 1. 1 propone recoger aquí lo que. 4. aplazada con respecto a la condición de los hombres inme- esto no exime de la obligación de salvaguardar oportuna. todo el edificio de la fe dad de promover y de salvaguardar la doctrina de la fe. sin embargo. con sutileza en lo más profundo de los espíritus? Aunque 3. Recentiores episcoporum (17-5-1979) 173 A nadie se le oculta la importancia de este último ar. Para designar este elemento. que no se da razón alguna cas ampliamente difundidas hoy en la opinión pública. 4). cree en la felicidad de los justos cernir bien lo que la Iglesia considera esencial en materia de que estarán un día con Cristo. Heb 11. el cristiano no ha lle. y considera al mismo tiempo que un las que la mayor parte de los fieles no está en condiciones término verbal es absolutamente indispensable para soste- de discernir ni el objeto ni el alcance. la te algo después de la muerte? ¿Permanece algo de nosotros Iglesia emplea la palabra «alma» 11471 consagrada por el mismos después de la muerte? ¿Nos espera tal vez la nada? uso de la Sagrada Escritura y de la Tradición. Esta Sagrada Congregación. ¿cómo ignorar. Si el cristiano no está seguro del contenido de las la Iglesia. La Iglesia cree (cf. en la mayoría de los casos. La Iglesia entiende que la resurrección se refiere a 13 Ahora bien.

t FRANJO Card. cuya misión es realmente . lo y al justo espacio de libertad que exigen legítimamente pecto a los elegidos. entre la vida presente en Cristo y la vida sino también y principalmente para darles a conocer aque- futura (pues la caridad es la ley del reino de Dios y por llas que son capaces de alimentar y sostener su fe. ya que ello equivale clara de la misma. durante la audiencia cialmente nuestra esperanza. Esto constituye la base tanto de la vida cristiana como de la es lo que entiende la Iglesia cuando habla del infierno y del investigación de los expertos. del Espíritu Santo. pro- mesa y misterio admirables en los que consiste 11481 esen. El último Sínodo ha manifestado la preocupación que do encuentra la fe cristiana. Debemos también darles los medios para muchas veces a vaciar de su contenido las realidades que permanecer a la vez firmes en lo esencial de la doctrina y aquéllas representan. no sólo para prevenir oportunamen- parte. purificación del todo cesantemente a los cristianos la doctrina de la Iglesia. una obligación grave e importante que se hace urgente por ticipación en la gloria divina en el cielo). JÉRÓME HAMER. Recentiores episcoporum (17-5-1979) que espera al pecador. 1 Jn 3. séanos permitido ilustrar los aspectos principales de la res. pero. OP. Arzobispo titular de Lorium. Una vigilancia constante y valiente debe ejercerse a tra- ra después de la muerte. Tienen ellos también derecho a nuestro estímu- Dios. previa a la visión divina. 21 Después de haber recordado estos puntos doctrinales. cuya fe está en presentaciones imaginativas y arbitrarias. estaremos con Cristo y «veremos a Dios» (cf. las imágenes usa. por una to a las publicaciones. Es necesario en función del bien de los fieles: es necesario que todos los comprender el significado profundo de las mismas. cree también que puede darse una sus métodos. forman parte importante de las dificultades que a menu. sin embargo. por otra la amplia difusión de la prensa y por una descentralización parte. evitan. ya que la econo. el Episcopado presta al contenido esencial de la catequesis. el cristiano debe ser consciente de la ruptura radical de las responsabilidades que las circunstancias hacen nece- que hay entre la vida presente y la futura. carta. partícipes a los teólogos de nuestras inquietudes pastorales 19 En lo que concierne a la condición del hombre después con el fin de que sus estudios e investigaciones no sean de la muerte. actuales y a la luz de la prudencia cristiana. que será privado de la visión de necesaria. El cristiano debe mantener fir. Por nuestra parte. Res. vés de una comisión doctrinal diocesana o nacional. El sumo pontífice Juan Pablo 11. saria y que ha sido querida por los Padres del Concilio mía de la fe es sustituida por la de la plena luz: nosotros Ecuménico. hay que tener cuidado especialmente con re. decidida en la asamblea ordinaria de esta Sagrada Con- gregación. estar atentos a no dejar que representaciones infantiles o 20 Ni la Sagrada Escritura ni los teólogos nos dan luz arbitrarias se confundan con la verdad de la fe. que diversa. es necesario recordar in- purificación. el 17 de mayo de 1979. ha aprobado esta llegar allí. difundidos temerariamente entre los fieles. en la continuidad fundamental existente. Si la imaginación no puede concedida al infrascrito Cardenal Prefecto.2). del castigo de los condenados. en la sede de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Pe. el corazón llega instintiva y profundamente. Secretario 22 Las dificultades inherentes a estos problemas crean graves deberes a los teólogos. Es necesario además hacer purgatorio. das por la Sagrada Escritura merecen respeto. tal como lo exigen las circunstancias t Fr. SEPER. respec- memente estos dos puntos esenciales: debe creer. y ha ordenado que sea publicada. en virtud te a los fieles sobre las obras poco seguras doctrinalmente. Dado en Roma.174 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 35. y en la repercusión de esta pena en todo su ser. que están encargados de transmitirla posean una idea más do el peligro de atenuarlas demasiado. Es ésta nuestra misma caridad en la tierra se medirá nuestra par. Sin embargo. Prefecto ponsabilidad pastoral. suficiente para una adecuada descripción de la vida futu. pues sus excesos peligro hoy más que nunca.

que mente criticado por teólogos. Esta Sagrada Congregación. a los miembros de la Conferencia Episcopal. La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe El libro «La sexualidad humana» ya ha sido sustancial- elogia la actuación de los Obispos norteamericanos. numerosos Obispos ameri- han sabido ejercitar su ministerio pastoral como auténticos canos y por la Comisión doctrinal de la Conferencia Epis- maestros de la fe. ls] t FRANJO Card. QUINN. la posi- La Sagrada Congregación desea felicitar particularmen. in.XVIII). CON «OBSERVACIONES» Agradeceré a Su Excelencia que dé a conocer esta carta SOBRE EL LIBRO «LA SEXUALIDAD HUMANA». Pastores. quedando sinceramente THEOLOGICAL SOCIETY OF AMERICA» unido en Cristo. Esto es tanto más importante cuan- te a la comisión doctrinal de la Conferencia Episcopal por to el tema del libro —sexualidad humana— y los esfuerzos su declaración del mes de noviembre de 1977. par. no sólo en los Estados Unidos. Las «Observaciones» de esta Congregación. a la luz de tales críticas. 11501 NORTEAMERICANA. debido a su difusión. libro. sino en cualquier parte donde haya llega. enorme responsabilidad por sus conclusiones erróneas y do este libro. Anthony Kosnik— ha sido estudio realizado por encargo de la Sociedad Católica objeto de amplia publicidad. Observaciones de la Sagrada Congregación para pectivas del pensamiento católico norteamericano) —estudio la Doctrina de la Fe sobre el libro «La sexualidad realizado por encargo de la «Catholic Theological Society of humana: Nuevas perspectivas del pensamiento católico». Anthony sino también en otras partes. sacerdotes. carga a los autores con una Estados Unidos. pueblo en esta delicada cuestión pastoral. tanto en Kosnik la versión inglesa como en las diversas traducciones. reconsiderar seriamente. Prefecto Excelencia: El libro Human sexuality: New directions in American catholic Thought (La sexualidad humana: Nuevas pers. Parece claro que los autores de este libro. por sus diferentes conocida sociedad de teólogos católicos haya dispuesto la traducciones. dirigido por el Rev. 36. en otras partes. considerando que este li- Al mismo tiempo. por el posible impacto nocivo que esas ideas pueden tener que incluimos con la presente carta. SEPER. [Del libro «Human Sexuality»: OR 7-12-1979.E. y creando de esta forma una fuente de confusión PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL entre el Pueblo de Dios. búsqueda de unas respuestas más adecuadas y satisfactorias aceptables como normas adecuadas para la formación de la al misterio de la sexualidad humana» (p. contribuyendo así a la amplia 36 difusión de los principios y conclusiones erróneos de este CARTA A S. que en él «animan a otros a proseguir con nosotros la ticularmente respecto a sus «orientaciones pastorales». EDITADO POR EL REV. Del libro «Human Sexuality» (13-7-1979) 11491 publicación de este informe. deberán conciencia cristiana en materia de moral sexual. entiende que debe intervenir. del pueblo sobre los errores contenidos en este libro. 13 de julio de 1979. con mis mejores deseos. America» y dirigido por el Rvdo. JOHN R. pueden también ser en la recta formación de la conciencia cristiana de muchas útiles a los obispos en la continua y prudente dirección del personas. en el mundo anglófono y. la Sagrada Congregación no puede bro y sus opiniones han tenido amplia difusión en los Es- por menos de manifestar su preocupación al saber que una tados Unidos. no sólo en los hoy se sienten desorientados». Teológica de América. ción que han asumido. MONS. . directores espirituales y maestros que pos y a la comunidad católica en general. ANTHONY KOSNIK (13 de julio de 1979) Roma. en la que de ofrecer «unas orientaciones pastorales positivas a tantos hace una evaluación del libro que puede servir a los obis. Atentamente ESTUDIO ENCARGADO POR LA «CATHOLIC le saludo. llamando la atención de sus sacerdotes y copal Americana.

reprueba. n. teniendo así mucha parte en su evo. al limitarnos a ello.51 de los más fundamentales y que se refieren al núcleo de la la Gaudium et spes. Un error muy extendido en este libro es la manipu. Ética sexual. como hemos indicado antes. cambio sustancial con respecto a la formulación clásica: el mente: «el uso de la función sexual logra su verdadero iradicional «fin procreativo y unitivo» de la sexualidad. la importancia pri- con las de la sexualidad genérica. renciación humana fundamental cuando dice: «En el sexo Además. El sexualidad genital y trata. pero. la cual. a la vez que pedían se pusiera esta distinción jerárquica en el texto que existe en el campo de la sexualidad genérica. repetidamente declara que el Concilio deliberadamente cológico y espiritual. sino más bien se comisión de los Modi declaró explícitamente. y esta omisión se ex- de la sexualidad más allá de lo meramente genital y genera. Mientras La sexualidad huma- relaciona! de unos con respecto a otros en su calidad de na cita frecuentemente la primera parte de este párrafo. influye y afecta a todos los actos del ser lidad genital. tiende también a la siguiente frase de la Gaudium et spes. Del libro «Human Sexuality» (13-7-1979) llamando la atención sobre los errores contenidos en él e sentido y su rectitud moral tan sólo en el matrimonio legí- invitando a los autores a corregir dichos errores. Limitamos limo» ¡Doc. Cuando este libro habla exclusivamente de la sexua- za que impregna. llamado sexualidad genital. objetivos. nueva y más profunda comprensión del significado y valo- Sin embargo. Esta definición se refiere a estos principios. la conducta sexual «no depende solamente de la sincera res de naturaleza histórica.. 1) {Doc.] De todas maneras. Este libro sonas como hombres y mujeres en el plano biológico. en el n. bíblica y teológica.. de resolver las cues- libro cita la Declaración acerca de ciertas cuestiones de tiones por los criterios de la sexualidad genérica (cf.] Esta definición amplía el significado por lo general omite la última parte. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la fe 36.96ss) 11521. habla claramente de la sexualidad ge- cuestión. es el modo o la manera y de la humana procreación. la en el plano de la sexualidad genérica. tiene del núm. 27:1}. «en un texto pastoral que pretende en- no obstante sus reglas específicas que corresponden a su trar en diálogo con el mundo. Mientras en «La se. en cambio. que afirma clara. respondien- encuentra en el campo específico del ser y del comporta. n. documento vaticano que reconoce esta dife. 2. la formulación de sus fines sufre un sexualidad humana. «la sexualidad se considera como una fuer. tomados de la naturaleza de la persona y de sus lación del concepto o definición de la sexualidad humana. psi. que conservan íntegro el sentido de la mutua entrega «La sexualidad. tivo. y en tal sentido ha de entenderse la sexualidad en las que dice: «No es lícito a los hijos de la Iglesia. nuestra consideración a aquellos errores que nos parecen Es igualmente evidente que el Vaticano II. especialmente el n. lidad». no debe interpretarse nital y no de la genérica. Por el contrario. entretejidos con el amor ver- en que los humanos experimentan y a la vez expresan tanto dadero. al indicar que la índole moral de como si en este libro no se encontraran también otros erro. los elementos jurídicos no propia estructura y finalidad. ir por caminos que el Magisterio. abriendo «la Iglesia a una humana. deja de lado las normas específicas de la personal en todos los momentos de su vida» (p. el problema moral de la castidad no está res del amor conyugal» (p. En vista de la manera como La sexualidad humana te el resto de la enseñanza de este documento sobre la describe la sexualidad.. sino de criterios 1. que. radican las notas características que constituyen a las per. .2.. intención y apreciación de los motivos. sin embargo se omi. por consiguiente. rehusó conservar la jerarquía tradicional de los fines prima- lución individual y en su inserción en la sociedad» (Persona rio y secundario del matrimonio. en lo referente a la enseñanza del Vaticano II. 27:20}.63). car la ley divina. do a una propuesta presentada por muchos de los Padres miento sexual. sobre la regulación de la nata- en este sentido.48 y 50). esto es imposible sin cultivar la virtud de la casti- lo incompleto de sus individualidades como la condición dad conyugal sinceramente». más abajo). fundados en reflexiones que siguen» (p. actos. mordial de la procreación y educación se muestra al menos xualidad humana» se cita el primer párrafo de Persona unas diez veces en el texto» (cf. humana. 48.64). al expli- lo que de modo genérico se puede llamar 11511 sexualidad. y que no coinciden sin más son necesarios [.5. varones y mujeres [. observamos aquí otra noción equivocada.

La intención expresada en el pre- tar que la procreación es solamente una forma posible de facio —«El 5. se lo 5 muestran claramente las consecuencias de esta teoría sustituye por un «fin creativo e integrativo». el comportamiento humano. la Iglesia y a la vez que contradiga abierta y frecuentemente 15 Así pues. de la sexualidad humana. Magisterio de la Iglesia. Y si algu- cundo debate teológico. sirvan de ayuda en su tarea de formar y orientar las con- tancial. se impide la posibilidad de un fe. responsabilidad intrínsecas. gozo.71ss).° capítulo [.16 Magisterio. Del libro «Human Sexualíty» (13-7-1979) 181 insistentemente desarrollado en todos los documentos del 4. contradicen o se separan de la enseñanza católica propues- cribe un fin amplio y vago aplicable a cualquier sexualidad ta consistentemente por los teólogos moralistas y por el genérica. hace lo contrario. lidad) y no porque estas acciones sean contrarias a la na- tal. Es verdad que sólo pretenden dar algunos valores «par. Este cambio de finalidad y. sin ningún argumento sus. bestia- parece referirse específicamente a la actividad sexual geni. en el libro se las llama «orientaciones». que puede contribuir a la integración de cada persona y Con estos presupuestos. etc. de los términos aceptados.. dad sexual.65ss).75) 11531. por su parte. cambiando la destrucción de algún elemento intrínseco de la morali- la terminología común. sin embargo. un cambio que contra. conceder el desarrollo integrativo a través de la omisión o dicionales acerca del comportamiento sexual. no sorprende que este libro 18 a su desarrollo creativo en cualquier actividad sexual espe. preste escasa atención a los documentos del Magisterio de cífica. es 13 3. honradez. Estas conclusiones directamente bién «desarrollo creativo hacia la integración». sino sola- social) pueden igualmente atribuirse a la mayor parte de la mente porque los autores. orientaciones a los pastores en su ministerio para que les indica un cambio injustificado. nunca es por razones han citado (por ejemplo. las emociones. cuando se de la sexualidad humana.71). casi siempre. pero de hecho lo son: los juicios personales rios valorados a partir de la experiencia inmediata sobre lo sobre estos factores son tan diferentes. cambio de cónyuges. nas formas de comportamiento sexual no se aprueban. aplican a campos específicos de la actividad sexual. pero no esencial a la sexualidad (cf. las costumbres. Acep. evidentemente cambia todas las conclusiones tra.. pero casi nada en esta elaboración en el caso de la promiscuidad. p.] intenta proporcionar datos y creatividad. Hacer 14 Los autores alegan que estos criterios no son puramen. el Vaticano II y la Humanae vitae incluidos. Además. p. manera de emplearla para la integración humana..180 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 36. guiente. los criterios para discernir su clara enseñanza y sus útiles normas morales en el campo «el desarrollo creativo hacia la integración». Las aplicaciones prácticas propuestas en el capítu. determinados por el que es más o menos humano ha dado pie al relativismo en sentimiento personal. llamado tam. el cual no reconoce ningún que sería casi imposible establecer criterios definidos de lo valor absoluto. sino que incluso en Persona humana. particularmente en su fin procreativo. depender los argumentos teológicos y científicos de crite- te subjetivos. no ven ninguna actividad humana. turaleza de la sexualidad humana. ciencias en esta materia conforme a un proyecto de vida dice la formulación empleada en el Vaticano II y asumida según Jesucristo»— no sólo no se realiza. en el capítulo 5. solamente por la supuesta ausencia de «integración hu- tenido concreto al criterio formal «desarrollo creativo hacia mana» generalmente expresada en forma de duda (como la integración» (p. de los criterios para la moralidad en la sexualidad Los autores. y prácticamente a cualquier acto humano. por consi. los que considera completamente inmoral. basándose en la finalidad objetiva. Cuando una acción se ticularmente significativos» (cf. encuentran la manera de 17 humana. . Los autores de este libro tratan de dar mayor con. las cuales nunca pueden considerarse como «normas morales absolutas y universa- les» (p. y. no producen reglas prácticas o útiles para la formación sería de la conciencia en materia de sexualidad. que des.

Redemptor hominis. son motivo de turbación en el ánimo de los fieles. no obstante haber usado con él todos los medios suge- ridos por la caridad. iluminar con la luz de la verdad divina teólogo en plena comunión con el auténtico Magisterio de la vida de la Iglesia y de la humanidad» 5 . dogm. por tanto. lo mismo que los cultivadores de otras ciencias. que todos los fieles están obligados a mantener. la Sagrada Congregación para la Doc- enseñanza de la doctrina católica aparezca clara siempre la trina de la Fe. 1. que en la investigación y en la Con este espíritu. cuando se dé el caso de que un maes- DEL PROFESOR HANS KÜNG tro de las disciplinas sagradas escoge y difunde como nor- (15 de diciembre de 1979) ma de la verdad el propio criterio y no el sentir de la Iglesia [Christi Ecclesia: AAS 72 (1980) 90-92] y. en consecuencia. Sapientia christiana. IV. continúa en su propósito. JUAN PABLO II. lio Vaticano II (1-10-1966): AAS 58 (1966) 891. el conjunto de Esta misión canónica es testimonio de una confianza los fieles se adhiera indefectiblemente. art. pars 1: AAS 71 (1979) 483. de la Fe. mutua: confianza de la competente autoridad eclesiástica ta y hondamente y aplique de lleno a la vida la fe transmi. defender. 111. enseñarlo. en otras palabras. Motu proprio Integrae servandae. se sirve de que por mandato de la Iglesia realiza su tarea. la Iglesia. 24). Cf. ya que a nadie le está telar la doctrina de la fe y de las costumbres en la Iglesia permitido hacer teología si no es en unión con el oficio de universal 7 . LG 12. 6 Cf. apost. cumpliendo su función de promover y tu- fidelidad al Magisterio de la Iglesia. VATICANO I. Const. que en su tarea de investigar y enseñar se tida de una vez para siempre a los creyentes 1 . con cuidado. Sapientia christiana. cap. JUAN PABLO II. Const. le han aconsejado y amones- velación. que algunas opiniones del pro- do esta fidelidad. de los errores que les amenazan 5 . DV 10. ya grave deber encomendado exclusivamente a él 2 . Dado que algunos escritos del profesor Hans Küng. CONC. 3 y 4: AAS 57 (1965) (1979) 493. apost. tienen el derecho sagrado de recibir la Palabra de 37 Dios incontaminada y. con documento público del 15 de fe- enseñar la verdad que incumbe a la misma Iglesia 4 . la misma 1 La Iglesia de Cristo ha recibido de Dios el mandato de honradez exige que la Iglesia 11551 ponga en evidencia tal guardar y tutelar el depósito de la fe para que. DE LA DOCTRINA TEOLÓGICA Por consiguiente. por el que en la Iglesia se hace pre. ' PABLO VI. profundice más rec. difundidos en muchas naciones. esperan que se les DECLARACIÓN SOBRE ALGUNOS PUNTOS aleje. brero de 1975 {Doc. al reci- bir de la autoridad el oficio de enseñar en la Iglesia. 19: AAS 71 (1979) 308. 70: AAS 71 Cf. y su doctrina pero dentro de los límites del método de la sagrada teología.5 (1971) 99ss. por su 1 Cf. en cierto modo. bajo la guía comportamiento y establezca que ya no puede enseñar en del sagrado Magisterio. Los teólogos. sobre todo de aquellos que. apost. profundizar en él. para cumplir este teólogo en la Iglesia y en la integridad de su doctrina. exponerlo. «De fíde et 5 ratione»: DS 3018. 3 Es preciso. 4 7 Cf. art. declaró. Const. í. de común acuerdo. . obli. Quinqué iam anni (I): AAS 2 Cf. es decir. y confianza del mismo 2 El Magisterio de la Iglesia a su vez. comporta como teólogo católico. 37. virtud de la misión recibida de ella 6 . 454. los obis- procurando alcanzar a su modo el mismo propósito del pos de Alemania y la misma Congregación para la Doctrina Magisterio. tado varias veces para inducirlo a desarrollar su trabajo de lo. Discurso al Congrego Internacional de la Teología del Conci. «guardar el sagrado depósito de la Re. tit. quedan constituidos. presbítero. Ene. la obra de los teólogos. sente la persona del mismo Cristo Maestro. 27. Faltan. LG 11 y 25. hacia el teólogo. fesor Hans Küng se oponen en mayor o menor grado a la gados a confesar la fe que han recibido de Dios mediante doctrina de la Iglesia Católica. Dei Filius. Exhort. se hace daño a todos los fieles que. Christi Ecclesia (15-12-1979) 11541 la Iglesia. Entre estas opiniones señaló. maestros de la verdad. PABLO VI. gozan de la legítima libertad científica en su investigación. PABLO VI.

concedida al infrascrito Cardenal Prefecto. como teólogo católico y que no puede ejercer como tal el Al mismo tiempo. esta Congregación amonestó a dicho oficio de enseñar. I declaración. infalibilidad en la Iglesia y a la función de interpretar au. esperando que entre tanto él conformaría sus propias opi. . suponiendo que él las aban- Cf. singu- larmente el desprecio del Magisterio de la Iglesia. 1979]. sin excluir la posibilidad f FRANJO Card. como también la opinión relativa a la válida con. Hasler. esta Sagrada Congregación se ve obligada a declarar ahora. Esto se ve particularmente en lo que se refiere a la Dado en Roma. Prefecto de errar en las doctrinas que el Magisterio de la Iglesia t Fr. los relativos a la consustancialidad de Cristo con el Padre y a la Santísima Virgen María). JÉRÓME HAMER. y por tanto que no puede ser considerado sagración de la Eucaristía. Christi Ecclesia (15-12-1979) 185 mayor importancia. el 15 de diciembre de 1979. las consecuencias de semejante opinión. El sumo pontífice ]uan Pablo 11. titu- lado Wie der Papst unfehlbar wurde [Piper Verlag. encomendado exclusivamente al Magisterio vivo de en sus escritos. OP. enseña que se han de sostener de manera definitiva. da Congregación. La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. 11561 Además. más bien últimamente ha presentado con ma- yor claridad su opinión (especialmente en los escritos Kir- che-gehalten in der Wahrheit? [Benzinger Verlag. la Iglesia o lo reduce a una cierta indefectibilidad funda- mental de la Iglesia en la verdad. introducción a la obra de A. ténticamente el único sagrado depósito de la Palabra de cumpliendo con su cometido. la fe católica. y ha ordenado que se publique. AAS 67 (1975) 203s (Doc. se en- cuentran también en otras obras publicadas por él. Arzobispo titular de Lorium. 24). ha faltado a la integridad de la verdad de la Iglesia. durante la audiencia niones con la doctrina del Magisterio auténtico 8 . Pero no pudiéndose mantener ya tal suposición. ya que se les atribuye un significado diverso del que les dio y les da la Iglesia. Hans Küng no se ha adecuado a la doctrina del Magisterio. que el profesor Hans Küng. B. Dios. aquellas que se refieren al dogma de la donaría. desistió por entonces de ulteriores acciones en relación con las mencionadas opiniones del profesor Küng. al emanar el citado documento de 1975. aunque esta Sagrada Congregación no dejó de decir enton- ces que semejante afirmación contradice la doctrina defi- nida en el Concilio Vaticano I y confirmada en el Concilio Vaticano II. profesor para que no continuara enseñando tales doctrinas. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 37. Sobre Secretario este punto. en detrimento sin duda de varios puntos esenciales de la fe católica (por ejemplo. en la sede de la Sagrada Congregación opinión que pone en duda el dogma de la infalibilidad en para la Doctrina de la Pe. ha aprobado esta Pero hasta ahora no ha cambiado en nada las antedi. decidida en la asamblea ordinaria de esta Sagra- chas opiniones. y Zum Geleit. SEPER. 1979].

ha dado enseñanza de la Iglesia sobre el problema de la eutanasia. providente y Señor de la vida tionados los mismos bienes fundamentales de la vida hu. genocidios. más conforme con la dig- nidad humana. Por ello los hombres que viven en tal am. Discurso a los miembros de la Oficina Internacional de Documentación de lico o de la libertad religiosa para negarles valor universal. aborto. Por ponder con esta declaración a las peticiones de los Obispos. Discurso a la I undamentales de cada persona humana. En fin. . eutanasia que deben ser precisados ulteriormente en su Por lo que se refiere a quienes profesan otras religiones. la cual. y si morimos. y tratándose de derechos Ligas femeninas Católicas (11-9-1947): AAS 39 (1947) 483. ello ha denunciado los crímenes contra la vida. Discurso a los parti- cipantes en el IX Congreso de la Sociedad Italiana de Anestesiología (24-2- 1957): AAS 49 (1957) 146. el Concilio Ecuménico Vaticano II Fe. aunque continúen siendo siempre válidos los del cristiano. muchos admitirán con nosotros que la fe —si la compar- En la sociedad actual. referente a los Especial de las Naciones Unidas para la cuestión del «Apartheid» (22-5-1974): derechos de los enfermos y de los moribundos. somos en los recientes años. Discurso a los congresistas de la Unión Internacional de las nes de Congresos Internacionales 5 . ten— en un Dios creador. se puede recurrir a argumentos sacados del pluralismo polí- 854. según las palabras de san Pablo: «pues si principios enunciados en este terreno por los últimos Pon. considerar el sufrimiento y la muerte. 1 Tales derechos. A este respecto. 2 Pío XII. muerte y resurrección. Confiamos en que esta declaración recogerá también el mentado su capacidad de curar y de prolongar la vida en consenso de tantos hombres de buena voluntad. vivimos. un nuevo significado a la existencia y sobre todo a la muerte En efecto. sea que vivamos. morimos para tífices2. los progresos de la medicina han hecho aparecer. del aborto procurado 1 . Flp 1. que serviría para abre- [lura et bona: AAS 72 (1980) 542-552] viar el dolor y sería. Cf. han sido proclamados fre- Declaración sobre el aborto procurado (18-11-1974): AAS 66 (1974) cuentemente en el curso de los últimos años en declaracio- 730-747 (Doc. eutanasia y elementos de reflexión que puedan presentar a las autorida- el mismo suicidio deliberado» (GS 27). Medicina Militar (19-10-1953): AAS 45 (1953) 744-754. cf. para ayudarles a orientar rectamente a los fieles y ofrecerles micidios de cualquier clase. Por ello se pre- DECLARACIÓN SOBRE LA EUTANASIA guntan si tienen el derecho de procurarse a sí mismos o a (5 de mayo de 1980) sus semejantes la «muerte dulce». la modificación de la cultura influye en el modo de tiza su respeto. de la Asamblea Parlamentaria AAS 66 (1974) 346. des civiles a propósito de este gravísimo problema.8. el Señor. en la que no raramente son cues. juzga oportuno proponer ahora la el cual. una viva conciencia de los derechos de la persona humana. vivimos para el Señor. quiere res- sona humana y de modo particular su derecho a la vida. nuevos aspectos del problema de la del Señor» (Rom 14. La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. como «ho. la medicina ha au. contenido ético. tras haber pedido el parecer de personas exper- ha reafirmado solemnemente la dignidad excelente de la per. las acerca de los varios aspectos de la eutanasia. 11581 Los derechos y bienes inherentes a la persona humana Diversas Conferencias Episcopales han preguntado al ocupan un puesto importante en la problemática contem. Los argumentos propuestos en este documento concier- que recientemente ha recordado la doctrina católica acerca nen ante todo a los que ponen su fe y esperanza en Cristo. mediante su vida. 38. según ellos.20). tienen carácter moral. JUAN PABLO II. respecto a esta Sagrada Congregación para la Doctrina de la poránea. Iura et bona (5-5-1980) 11571 biente se interrogan con angustia acerca del significado de 38 la ancianidad prolongada y de la muerte. lion pastorale européenne calholique 1 (marzo 1977) 14s. Discurso a los miembros del Comité ' Recuérdese en particular la recomendación 779 (1976). confiere un valor eminente a toda persona humana y garan- mana. los cuales. Service d'informa- Unidos de América (5-10-1979): AAS 71 (1979) 1225. determinadas condiciones que a veces ponen problemas de por encima de diferencias filosóficas o ideológicas. es evidente que no Unión Católica Italiana de las Comadronas (29-10-1951): AAS 43 (1951) 835. Discurso a los obispos de los Estados del Consejo de Europa en su XXVII sesión ordinaria. sea que muramos. 231. Discurso sobre la «Reanimación» (24-11-1957): AAS 49 (1957) 1027-1033. PABLO VI. por lo demás.

niño o adulto. a los 11 2. el error de juicio . la palabra eutanasia significaba en 15 bres creen que la vida tiene un carácter sagrado y que nadie la antigüedad una muerte dulce sin sufrimientos atroces. es. necesario decir claramente en qué sentido se 16 12 3. ^esto homicida para sí mismo o para otros confiados a su 13 Se deberá. La eutanasia se sitúa. enfer- psicológicos que pueden atenuar o incluso quitar la respon. es necesario reafirmar con toda fuerza que 18 mo. se ofrece o se pone en peligro la propia divina. en efecto. el rechazo de por su naturaleza. mos sufrimientos o de evitar a los niños deficientes. sin embargo. de un atentado contra la hu- manidad. que exigirían consideraciones específicas. nuida o incluso no existir. Podría también verificarse que el dolor prolongado e 19 insoportable. que deben conservar mino cuanto más bien a la intervención de la medicina y hacer fructificar. Para tratar de manera adecuada el problema de la eu. Valor de la vida humana [I. los creyentes ven a la \ íoy no nos referimos tanto al significado original del tér- vez en ella un don del amor de Dios. vida (cf. eterna. De esta última consideración brotan las encaminada a atenuar los dolores de la enfermedad y de siguientes consecuencias: la agonía. por ello. ajenas al tema de esta ese género la responsabilidad personal pueda estar dismi- declaración. Se trata. como se sabe. Ahora bien. el término es usado. Il60l huida ante los deberes de justicia y caridad hacia el próji. una usados. Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo la gloria de Dios. a veces incluso con el riesgo de suprimir pre- 10 1. pues. sea feto o embrión. Todo hombre tiene el deber de conformar su vida enfermos mentales o a los incurables la prolongación de con el designio de Dios. o sea el suicidio. tan inaceptable como el homicidio. el fin de eliminar cualquier dolor. 11591 irrenunciable e inalienable. conviene ante todo precisar el vocabulario. con el significado de «causar la muerte un derecho fundamental. en el nivel de las intenciones y en el de los métodos mo. Nadie además puede pedir este sabilidad. en sen- inocente sin oponerse al amor de Dios hacia él. por piedad». anciano. con el fin de eliminar radicalmente los últi- sin cometer. distinguir bien del suicidio responsabilidad ni puede consentirlo explícita o implícita- aquel sacrificio con el que. Etimológicamente. de toda convivencia social. Nadie puede atentar contra la vida de un hombre maturamente la vida. sin embargo. Si la mayor parte de los hom. hacia las diversas comunidades y hacia la sociedad nada ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano entera. sin violar tido mas estricto. Además. loma el término en este documento. aunque a veces intervengan.14). 14 la fuente y condición necesaria de toda actividad humana y tanasia. puede disponer de ella a capricho. pero imponer cargas demasiado pesadas a las familias o a la cuya plena perfección se debe esperar solamente en la vida sociedad. Aunque en casos de Se dejan completamente de lado las cuestiones de la pena de muerte y de la guerra. de una ofensa a la dignidad de la persona humana.188 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 38. siguiente. causa la muerte. con la soberanía de Dios y de su designio de amor. de una violación de la ley los hermanos—. por parte del hombre. quizás por muchos años que podría un bien que debe dar sus frutos ya aquí en la tierra. o en la intención. Jn 15. de un crimen contra la vida. semejante Por eutanasia se entiende una acción o una omisión que 17 acción constituye. La muerte voluntaria. por con. el suicidio es a menudo un rechazo del amor hacia sí mis. razones de tipo afectivo u otros motivos di- versos induzcan a alguien a pensar que puede legítimamen- 4 te pedir la muerte o procurarla a otros. mo incurable o agonizante. Ésta le ha sido encomendada como una vida desdichada. la salvación de las almas o el servicio a ni permitirlo. Es. factores inocente. Además. La eutanasia 9 La vida humana es el fundamento de todos los bienes. lura et bona (5-5-1980) 189 I. por una causa superior —como mente. una negación de la natural aspiración a la vida. un crimen de extrema gravedad 4 . pues.

Al contrario. se debe reconocer que la muerte precedi. Es sumamente importante. Pío XII advierte que «no es lícito privar ficado particular en el plan salvífico de Dios. de narcóticos abreviará la vida)?». . puesto que atañe a la vida cia en los enfermos merecen. sino también y sobre todo que 23 Sin embargo. Mt 27. entorpecimiento o menor lucidez. que en sí sigue para aceptar voluntariamente al menos una parte de sus su- siendo siempre inadmisible. sobre puedan prepararse con plena conciencia al encuentro con todo el de los últimos momentos de la vida. Discurso (24-2-W51): AAS 49 (1957) 147. con el que pueden y deben aliviar o suprimir el dolor. una ancia. Numerosos que conserva aún toda su validez. cuando la muerte se aproxima o cuando se prevé que el uso nidad avanzada.34). según la doctrina cristiana. en cambio. a menudo supera su utilidad bio. Es conveniente recordar una declaración de Pío XII pensarse únicamente en los casos extremos. el dolor de manera eficaz. No debe eficacia. son casi siempre peticiones an. pues. particular.. una enfermedad prolongada. En cuanto a las personas que no están en condiciones de expresarse.. hay otros medios y si. 21 Sin embargo. la condición humana. El significado cristiano del sufrimiento y el uso consejos del médico. constituye un signo Los analgésicos que producen la pérdida de la concien- cuya utilidad es innegable. hombres no sólo puedan satisfacer sus deberes morales y cite el deseo de eliminarlo a cualquier precio.] está permitida que sería terriblemente dolorosa para un hombre en plena al médico y al paciente por la religión y la moral (incluso salud. está claro que la muerte no es que- da o acompañada a menudo de sufrimientos atroces y pro. Las súplicas de los enfermos frimientos y asociarse así de modo consciente a los sufri- muy graves que alguna vez invocan la muerte no deben ser mientos de Cristo crucificado (cf. 6 Pío XII. cf. en efecto. a nivel biológico. El Papa respondió: «Si no pueden determinar tales condiciones psicológicas que faci. como rodearlo todos aquellos que están cerca. la pruden- gustiadas de asistencia y de afecto. rida o buscada de ningún modo. al final de sufrimientos insoportables. una participación en la pasión de Cristo y una unión con 5 Pío XII. en efecto. en efecto. En este caso. de los analgésicos Pero el uso intensivo de analgésicos no está exento de dificultades. médicos y enfermeros. sus obligaciones familiares. Il61l que El ha ofrecido en obedien. 1958): AAS 50 (1958) 694. que los lógica y por ello puede asumir una dimensión tal que sus. es al moribundo de la conciencia propia sin grave motivo» 6 . una consideración psicológica del hombre. Un grupo de médicos le testimonios concordes hacen pensar que la misma natura. obliga generalmente a aumentar la dosis para mantener su máticas. No sería sin entendidas como expresión de una verdadera voluntad de embargo prudente imponer como norma general un com- eutanasia. ya que el fenómeno de acostumbrarse a ellos 20 La muerte no sobreviene siempre en condiciones dra. aunque de ello se deriven. Además de los cuidados cia humana y cristiana sugiere para la mayor parte de los médicos. lo que necesita el enfermo es el amor. lura et bona (5-5-1980) de la conciencia —aunque fuera incluso de buena fe— no gunos cristianos desean moderar el uso de los analgésicos. el dolor. Por esto. maravillar si al. había planteado esta pregunta: «¿La supresión del dolor y leza facilita en el momento de la muerte una separación de la conciencia por medio de narcóticos [. asume un signi. Discurso (9-9- cia a la voluntad del Padre. efectos secundarios. el cumplimiento de otros deberes religiosos y morales: Sí» 5 . el sacrificio redentor. pero. se podrá razonablemente presumir que de- sean tomar tales calmantes y suministrárseles según los III. (Cristo. Por lo cual. Discurso (24-2-1957): AAS 49 (1957) 145.190 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 38. éstas. ello no impide liten la aceptación de la muerte. padres e hijos. en efecto. No debe. usando a tal fin los analgésicos a 22 El dolor físico es ciertamente un elemento inevitable de disposición de la medicina. el cálido enfermos el uso de las medicinas que sean adecuadas para afecto humano y sobrenatural. una situación de soledad y de abandono. portamiento heroico determinado. modifica la naturaleza del acto homicida. por más que se corra el ries- longados es un acontecimiento que naturalmente angustia go por una causa razonable: simplemente se intenta mitigar el corazón del hombre. en tales circunstancias.

Pero. expresión que no designa el derecho en cuenta el justo deseo del enfermo y de sus familiares. No se puede. algunos prefieren hablar de medios «proporcio. o deseo de evitar la puesta en prác- Los que tienen a su cuidado los enfermos deben prestarles tica de un dispositivo médico desproporcionado a los resul- su servicio con toda diligencia y suministrarles los remedios tados que se podrían esperar. todavía no está libre de de los médicos. y si las técnicas empleadas impo- cuestiones. tomar la obligado nunca al uso de los medios «extraordinarios». más bien. Para facilitar la aplicación de estos principios generales inspiradas por un profundo deseo de servir al hombre se- se pueden añadir las siguientes puntualizaciones: gún el designio del Creador. en conciencia. así de procurarse o hacerse procurar la muerte como 11621 se como el parecer de médicos verdaderamente competentes. En cada caso. tencia. Debi. Por esto. Su rechazo no equi- distintos aspectos del caso. toda clase de remedios posibles? — Ante la inminencia de una muerte inevitable a pesar 31 Hasta ahora los moralistas respondían que no se está de los medios empleados. siempre válida en principio. lura et bona (5-5-1980) IV. se podrán cia a una persona en peligro. teniendo en cuen- ta las condiciones del enfermo y sus fuerzas físicas y mora. De hecho. consentimiento del enfermo. Acep- tándolos. imponer a nadie la obligación de recurrir a un tipo personas cualificadas para hablar en su nombre. o incluso ile cura que. sin prevenir en modo alguno la sición por la medicina más avanzada. Conclusión sultado que se puede esperar de todo ello. por otra la muerte es ineludible. en todas las circunstancias. Hoy. sepamos aceptarla con plena conciencia . aunque ya esté en uso. Si por una parte la vida es un 32 — A falta de otros remedios. la dignidad de la persona humana y la concep. con el don de Dios. o bien una voluntad de no que consideren necesarios o útiles. que nosotros. quiere. los gastos necesarios y las posibilidades de aplicación con el re. de ser tal que haga surgir dudas sobre el modo de aplicar — Es siempre lícito contentarse con los medios comu- los principios de la moral. el grado de dificultad y de riesgo que comporta. aunque estén todavía hora de la muerte. el médico do a esto. por lo tanto. la condición humana.192 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 38. Las normas contenidas en la presente declaración están les. la muerte. en el momento de para el bien de la humanidad. el enfermo podrá dar así ejemplo de generosidad 27 Es muy importante hoy día proteger. sino el derecho de morir con toda serenidad. la complejidad de las situaciones pue. a los medios puestos a dispo. con dig. imponer gastos excesivamente pesados a la familia o la co- 30 Pero ¿se deberá recurrir. valorar bien los medios poniendo en comparación el tipo de terapia. decisión de renunciar a unos tratamientos que procurarían en cambio. a la luz de las obligaciones morales y de los peligro o es demasiado 11631 costosa. El uso proporcionado de los medios terapéuticos en fase experimental y no estén libres de todo riesgo. o simple aceptación de 29 Cada uno tiene el deber de curarse y de hacerse curar. como si no hubiera prestado asisten- nados» y «desproporcionados». es necesario. beneficios que se pueden obtener de los mismos. no debe angustiarse. — Es también lícito interrumpir la aplicación de tales ción cristiana de la vida contra una «tecnicidad» que corre medios cuando los resultados defraudan las esperanzas el riesgo de hacerse abusiva. Tomar decisiones corresponderá nes que la medicina puede ofrecer. tal respuesta. es lícito recurrir. es lícito. éstos podrán sin duda juzgar mejor que otra persona si el nidad humana y cristiana. vale al suicidio: significa. a lectividad. nen al paciente sufrimientos y molestias mayores que los 28 En muchos casos. Desde este punto de vista. debidas al enfermo en casos similares. algunos hablan de puestas en ellos. puede únicamente una prolongación precaria y penosa de la exis- parecer tal vez menos clara tanto por la imprecisión del tér. por lo en último término a la conciencia del enfermo o de las lanto. deberá tenerse «derecho a morir». al tomar tal decisión. sin interrumpir sin embargo las curas normales mino como por los rápidos progresos de la medicina. el uso empleo de instrumentos y personal es desproporcionado a •" de los medios terapéuticos puede plantear a veces algunas los resultados previsibles.

t Fr. 283) {Doc. 1 bondad y de una caridad ardiente. Si el término «se recomienda» en el artículo 5 n . R. 39 rrenal. que la muerte pone fin a nuestra existencia te. t FRANJO Card. AAS 67 [1975] Sagrada Congregación. 5 de mayo de 1980. I El sumo pontífice Juan Pablo II. Arzobispo titular de Lorium. Secretario . 25 de junio de 1980. SEPER. aprobó las respuestas indicadas y ordenó que se publicaran. 26:15) del mismo Decreto pretende derogar el dere- cho de los Ordinarios de exigir que los libros o escritos de los que se trata en el citado artículo sean aprobados por ellos. y acuérdense también de prestarles el consuelo todavía más necesario de una inmensa Los Padres de la Sagrada Congregación para la Doctri. Prefecto gregación para el Clero (cf. 5 Nuestro santísimo Señor el papa Juan Pablo II. Arzobispo titular de Lorium. Es verdad. al mismo tiempo. y ha ordenado su publicación. JÉRÓME HAMER. en la sede de la Sagrada Congregación para la catequéticos. En la sede de la Congregación para la Doctrina de la Ve. OP. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve de nuestra responsabilidad y con toda dignidad. Se respondió: No. RESPUESTA A LAS DUDAS PROPUESTAS mortal.l del Decreto sobre la vigilancia de 2 bado esta declaración. decidida en reunión ordinaria de esta los Pastores de la Iglesia sobre los libros (cf. todos los hombres deben prepararse para {ACERCA DE LA INTERPRETACIÓN este acontecimiento a la luz de los valores humanos. SEPER. l 4 (Doc. en la audiencia concedida al infrascrito Cardenal Prefecto. Si el artículo 4. sobre la que se habla en el n. AAS 64 [1972] 173). Tal servicio prestado a los na de la Fe han determinado que se debe responder con lo hombres es también un servicio prestado al mismo Señor. pero. 11641 en efecto.40). a mí me lo hicisteis» (Mt 25. 26:10} anula la obligación de pedir la aproba- ción de la Santa Sede para los catecismos y los directorios Roma. 3 Secretario II D. n. y los DEL DECRETO «DE ECCLESIAE PASTORUM cristianos más aún a la luz de su fe. R. VIGILANTIA CIRCA LIBROS») Los que se dedican al cuidado de la salud pública no (25 de junio de 1980) omitan nada. D. abre el camino a la vida in. en el transcurso de una audiencia concedida al infrascrito Cardenal Prefecto. que sigue a las dudas propuestas en la reunión ordinaria: que ha dicho: «Cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos pequeños. a fin de poner al servicio de los enfermos y [Paires Sacrae Congregationis: AAS 72 (1980) 756] moribundos toda su competencia. ha apro. JÉRÓME HAMER. Se respondió: No. Prefecto t Fr. Por eso. OP.134 del Direc- Doctrina de la Fe. torio catequético general promulgado por la Sagrada Con- t FRANJO Card.

finalmente.8). Es preciso. En este sentido. y también quiere hoy. esperan de él la obser- apostólicas. Debido (14 de octubre de 1980) ¡i la amplia difusión de este hecho —que ha ocasionado una [Per Litteras ad universos: AAS 72 (1980) 1132-1135] grave herida a la Iglesia. vancia de la fidelidad prometida aun a pesar de las graves que todos los que reciban el sacramento del Orden abracen dificultades que pueden surgir en esta vida. lambién que con el paso del tiempo la dispensa del celibato sino también como «señal de libertad para la realización no pueda interpretarse como el resultado casi automático del propio ministerio» (n.arta a todos los sacerdotes de la Iglesia con ocasión del que ha de recibir el sacramento del Orden se compromete \ueves Santo. Hay que procurar con esmero que una cuestión tan 1971. por el Sínodo de los Obispos del año 3. lo que recuerda el mismo Santo Padre— especialmente vinculado hay que considerar como un verdadero derecho es la obla- con la enseñanza evangélica. y que aflige por igual a los pastores y a toda 1. absolutamente necesario para el cumplimiento demás. Hay que considerar. cuyo peso cree no poder Solamente entonces se decide a vivir en celibato cuando aguantar más. n. puso una vez más de manifiesto el aprecio en que hay seria como es la dispensa del celibato no se interprete como que tener el celibato sacerdotal en la Iglesia latina. Siguiendo el ejemplo Cristo el ción de sí mismo que el sacerdote hace a Cristo y a todo el Señor y en consonancia con su propia doctrina y tradición pueblo de Dios. 40. afectada así en la fuente de su propia vida. el bien general de la Iglesia. estimando que tal es ya la única solu- reflexión cuidadosa y de haber orado abundantemente.9}. en la medida de lo posible.9). Per Litteras ad universos (14-10-1980) 11651 y el testimonio de la fidelidad hasta la muerte a la propia 40 vocación» {n. que se en razón de la misma conciencia de las obligaciones asumi. del sacerdote tras una preparación de muchos años y después de una que hace la petición. Hay que cuidar también esta renuncia no sólo como signo escatológico. la Iglesia latina quiso. con todo derecho —añade Su Santidad— «el buen ejemplo los muy diversos aspectos del asunto. lienen como un derecho y una necesidad del servicio que Finalmente. el sumo pontífice Juan Pablo II. quienes. pues. JUAN PABLO II. y hay que coordinar- . en primer lugar. de un proceso administrativo sumario (cf. ción a su problema existencial. Resulta claro que una tal determinación obliga no de su misión. puede asistir impasible a la disolución paulatina del orden te "don" para provecho de toda la Iglesia y servicio de los sacerdotal. pues. Pero las dificultades que. han experimentado los sacerdotes han determinado PROCEDIMIENTO PARA EL EXAMEN Y que un no pequeño número de entre ellos pidiese la dis- RESOLUCIÓN DE LAS PETICIONES REFERENTES pensa de las obligaciones que dimanan de su ordenación A LA DISPENSA DEL CELIBATO sacerdotal y especialmente la dispensa del celibato. gación sobre la situación de este asunto y de sus causas.. de los Obispos con su presbiterio. Juan Pablo II. enseña el Sumo Pontífice: «El cristiano ('. así luego por Pablo VI en su encíclica Sacerdotalis coelihatus como de arbitrar los remedios oportunos. que no está persuadido de que es Cristo quien le concede semejan. alanan por mantener. por tanto. 11661 CARTA A LOS ORDINARIOS DEL LUGAR 2. posteriormente.. la Iglesia el día de Jueves Santo de 1979. por el contrario. el bien particular de las iglesias tanto en virtud de una ley promulgada por la Iglesia cuanto locales. que se mantenga la zas apostólicas precisas. luego. Mediante la carta dirigida a todos los sacerdotes de la comunidad cristiana—. el sumo pontífice ya desde el principio de su supremo ministerio apostólico. Son bienes muy grandes los que entran con plena conciencia y libertad a la obligación del celibato aquí en cuestión: el bien. es decir. un derecho que la Iglesia tendría que reconocer indiscrimi- Se trata de un asunto de gran importancia —como lo nadamente a todos sus sacerdotes. y. las fuer- das por el hombre. remitiéndose —como él mismo manifesta. y del conjunto de los fieles que fidelidad a las promesas hechas a Cristo y a la Iglesia». estuvo persuadido de la necesidad de ordenar una investi- ba— a la doctrina propuesta por el Concilio Vaticano II. sobre todo en los últimos Y SUPERIORES GENERALES SOBRE EL años. los fieles que se unen en matrimonio esperan presta el sacerdocio ministerial.

Consciente. examen y resolución de las peticio. a la penitencia y pastoral en que están inspiradas. SEPER. Siicerdotalis coelibatus. OP. Hay que evitar.87 y 91). 6. nación para con el Señor Jesucristo y su Santa Iglesia. Al examinar las peticiones enviadas a la Santa Sede. para poder ofrecerles su firme y necesaria esmero en ponderar 11671 todos los aspectos que concurren iivuda. En razón de esta misma ponderación. les superiores competentes no pudieron juzgar de forma pru. manifestamos nuestros mejores sentimientos y nos ratifica- dente y oportuna sobre la capacidad real del candidato para mos afectísimos en el Señor. El cuidadoso cu grave crisis. Arzobispo titular de Lorium. Por tanto. así han informado y aconsejado muchos Obispos— determinó i onio para mirar por la vida espiritual. Fruto de tan madura conside. de los amigos. este colaboradores. ••oí¡citen. tanto de los presbí- tomarse el tiempo preciso para llegar. docio. la más mínima ligereza en t FRANJO Card. cada caso. ya que le consta de su personales. 11681 ción irreversible. Prefecto este asunto. bien porque los Al comunicarles todo esto según nuestro deber. de los muchos y complejos aspec. la causa de la dispensa habrá que probarla con argumentos suficientes en número y en solidez. salvando la justicia y la caridad. semejante ligereza puede acarrear un grave daño y producir en muchos de los fieles desagradable sorpresa y escándalo. ii la recuperación de la primitiva alegría con la ayuda. Per Lateras ad universos (14-10-1980) los entre sí. la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe sabe que puede confiar en la . con la ayuda de sus UTos como de las comunidades cristianas. la Sagrada Congregación para la Doctrina 7. Carta ene. por otra parte. JÉRÓME HAMER. n. a una prudente y bien razonada decisión I )icasterio sabe que los Ordinarios en modo alguno pueden acerca de la aceptación. según 5. mi eres pastoral por crear en este campo las condiciones lo todo según el espíritu de Cristo. faltó la debida libertad o responsabilidad. Se adjuntan a esta carta las normas de procedi- de la Fe tomará en consideración los casos de aquellos que miento que han de observarse en la tramitación de las no debieron recibir la ordenación sacerdotal. llevar una vida en celibato perpetuo consagrado a Dios. hace tiempo la vida sacerdotal y desean arreglar una situa. ninguno de plena y fiel colaboración de todos los Ordinarios interesa- ellos puede ser olvidado ni mucho menos rechazado. sus sacerdotes. a los que acompañan tristes situaciones prudentemente las normas dictadas. pues. y en especial hacia los que se encuentran ración es lo que aquí se expone brevemente. bien porque les peticiones de dispensa del celibato. olvidar los deberes de su paternidad espiritual hacia todos nes de dispensa del celibato. para que las cosas se lleven con seriedad y quede a salvo el bien de los fieles. no se admitirán las peticiones que no se presenten con la debida humildad de ánimo. de modo que con más facilidad y mayor gozo pue- en este asunto sugirió e inspiró las normas según las cuales dan cumplir los compromisos adquiridos el día de la orde- habrá que tramitar desde ahora el examen de las peticio. Es claro que ciendo ante el Señor cuanto puedan por llevar al hermano tales normas de ningún modo pueden desligarse del espíritu vacilante a la paz interior. a la confianza. el Santo Padre —al que precisas para servir a la Iglesia y al bien del sacerdocio. Asimismo confía en que los Ordinarios cumplirán tos de este asunto. la índole sagrada de la ordenación y la gravedad de Secretario las obligaciones antes asumidas. Ella está dispuesta a facilitar todas las ayudas que le 4. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 40. y advirtiendo a la vez la necesidad de ponderar. de los médicos y de los psicólogos (cf. Para cumplir una tarea tan difícil como la que le encomienda el Romano Pontífice. Por último. ha- nes que han de ser enviadas a la Santa Sede. t Fr. < Ins. de los compañeros. de los fami- además de los casos de los sacerdotes que han abandonado liares. pues si se minusvalora la significación del sacer.

del nombre. o por medio de un sacerdote apto y probado. a los superiores del tiempo de forma- el superior mayor. Documenta. gación para la Doctrina de la Fe todas las actas por tripli- cado. si fuera oportuno. por el interés que puedan tener. 3 tinios que se realizaron antes de la recepción de las órde- En la solicitud que ha de firmar el peticionario. ocúpese de la instrucción NORMAS DE PROCEDIMIENTO PARA de la causa en la que debe figurar un notario que dé fe de LA DISPENSA DEL CELIBATO SACERDOTAL 1 cuanto se haga. 6 vive habitualmente el peticionario que instruya la causa. sobre los escru- Art. situación basa el peticionario para argumentar su demanda. 7 a no ser que juzgue oportuna la continuidad en el ejercicio del ministerio para proteger la buena fama del sacerdote o Hecha la instrucción. (14 de octubre de 1980) [Ordinanus competens: AAS 72 (1980) 1136s] Art. en caso afirmativo. si el peticionario es un religioso. Ordinarius competens (14-10-1980) 11691 por sí mismo. b) causas y cir- cunstancias de la defección. Art. testigos. «currículo» del ministerio sacerdotal. sobre su educación y sus estudios. añadiendo cuantas indicaciones puedan resultar úti- 1 les para ponderar las pruebas juntamente con el voto del Nota del editor: En la edición oficial sólo se encuentran las normas de procedimiento. investigación. además nes sagradas y también. que. p. 173-175. mientras que en la edición anterior. puede pedírsele al Ordinario del lugar en que Art. 11701 truir la causa es el Ordinario del lugar de incardinación. 41. examine a otros clerical de vida consagrada de derecho pontificio. 41 especialmente elegido para ello. si se trata de un miembro de un instituto ción o solicite sus declaraciones por escrito. ya llamados por él mismo. ya presentados por el peticionario. determine el Ordinario si procede cursarla y. si es posible. fecha y lugar de la sagrada indicarse también los hechos y las razones en las que se ordenación. finalmente recoja los documentos y otras Art. 4 pudieran haber viciado la asunción de las obligaciones cle- ricales. Una vez recibida la petición. pertinentes y concretas específicamente redactadas. remítanse a la Sagrada Congre- para tutelar el bien de la comunidad. apellidos y datos generales del mismo. sión de escándalo. 2 pruebas proporcionados por los peritos. De la misma manera. interrogue al peticionario con preguntas El Ordinario competente para recibir la petición e ins. o escuche. El interrogatorio hecho al peticionario debe proporcio- Con causa proporcionada puede la Sagrada Congregación nar todos los elementos útiles y necesarios para realizar la para la Doctrina de la Fe delegar a otro Ordinario. jurídica en que se encuentra tanto en el foro eclesiástico como en el civil y otras cosas semejantes. han de antes de la emisión de los votos. Si resulta imposible instruir la causa ante el propio Ordinario. datos sobre su vida y familia. . así como circunstancias que Art. 1 El Obispo o el sacerdote instructor. reproducimos al final de este documento. Ordinario sobre la verdad del asunto y sobre la no previ- aparecían antes las normas sustanciales. previo juramento de decir la verdad. a saber: a) datos generales sobre el peticiona- rio: fecha y lugar de su nacimiento. suspenda al peticio- nario «ad cautelam» del ejercicio de las órdenes sagradas. 5 Art.

Ordinarias competens (14-10-1980) 203 Art. y no haya esperanza alguna de volver a asumir sacerdote dispensado está sometido a la misma ley en la vida sacerdotal. a menos que. y evitando el escándalo. para distribuir la comunión. La dispensa del celibato sacerdotal está re- servada únicamente al Sumo Pontífice. eclesiástica. las dignidades y los establecidos en el derecho. En las instituciones académicas de grado in- Excepto en el peligro de muerte inminente. mara otra cosa en lo referente a la labor de enseñar. pués de la sagrada ordenación. el Ordinario juzgara que este ejercicio es absoluta- [Normas sustanciales presentes en la edición anterior: mente necesario. se- de sacerdotes que hayan abandonado hace muchos gún su prudente juicio. Una vez obtenida la dispensa.202 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 41. En otras instituciones de estudio de grado denación y viciaron la asunción de las obligaciones superior. con espíritu since. la enseñanza de la religión en las instituciones del mis- ro y claramente penitente. y ellos mismos. § 2. ferior. Art. observando lo nisterio sagrado y no puede pronunciar la homilía. a menos que el Ordinario. El estado clerical se pierde por el rescripto § 1. que de cualquier forma dependen de la clericales. Además no puede realizar ninguna tarea en La Santa Sede concede la dispensa del celibato los seminarios y en los institutos que les están equi- sacerdotal. § 4. En las instituciones de estudios de grado ción mental) o de idoneidad (por un grave defeco superior que no dependen de la autoridad eclesiásti- físico o moral). . sagradas. 4 8 La Sagrada Congregación discutirá la causa y determi.173-175] Art. 8 Art. o falta de discre. El grada. § 2. Documenta. pidan la dispensa. ni desempeñar un oficio directivo en el ámbito pastoral. no puede desempeñar una sido ordenados porque carecían de la debida libertad labor directiva o la misión de enseñar. Además queda excluido del ejercicio del mi- de mediante el dicasterio competente. no puede desempeñar una labor directiva. y responsabilidad (por miedo grave. esti- años las obligaciones conexas con la ordenación sa. 2 § 3. El sacerdote que haya cursado la petición para nará si la petición ha de recomendarse al Romano Pontífi. por causas que ya existían antes de la or. para proteger la buena fama del mismo sacerdote. juntamente con el estado clerical. Art. que dependen de algún modo de la autoridad pensa no se concede por causas que han nacido des. y no está ya sometido a las obli- gaciones conexas con el estado clerical. pierde todos los de la parte interesada. el sacerdo- mismo de dispensa del celibato sacerdotal a instancia te. 1 Art. 3 § 5 . oficios eclesiásticos. o íntimamente relacionada con la misma teología. obtener la dispensa del celibato sacerdotal debe ser ce. además de por otros modos derechos propios de este estado. a menos que se trate o la misión de enseñar. si hay que completar la instrucción o si debe rechazarse apartado cautelarmente del ejercicio de las órdenes la petición por falta de fundamento. a los sacerdotes que nunca debieron haber autoridad de la Iglesia. 5 § 1. p. parados. o por el bien de la comunidad. mo tipo que no dependen de la autoridad eclesiástica. ca no puede enseñar ninguna disciplina propiamente teológica. la dis. que la conce. Incluso no puede actuar de ministro extraordinario que sigue.

piden que se revise la doctrina sobre la necesidad del bautismo —al menos por lo que se refiere a los niños— y desean que la celebración del bautismo se aplace hasta una edad en que sea posible un compromiso personal o incluso hasta el umbral de la edad adulta. El sacerdote peticionario es preciso que [Pastoralis actio: AAS 72 (1980) 1137-1156] abandone los citados ministerios. la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. INTRODUCCIÓN Art. si los estaba desem- peñando. Sin embargo. ed. y para responder a numerosas preguntas que le han sido dirigidas. en particular. se resolverá la cuestión INSTRUCCIÓN SOBRE EL BAUTISMO teniendo en cuenta las decisiones de la Sagrada Con. a pesar de la educación cristiana que ellos se han esforzado en darles. y algunos pastores de almas se preguntan si no deberían ser más exigentes antes de bautizar a los niños. 6 1. ha preparado la presente 1 Ordo baptismi parvulorum. están escandaliza- dos al ver rechazar o diferir el bautismo que ellos piden para sus niños con la plena conciencia de sus deberes. después de haber consultado a diversas Conferencias Episcopales. que hace más difícil la educación de la fe y la perseve- rancia de los jóvenes. diante un rescripto de la Sede Apostólica. Sin embargo. no han sido completamente disipadas. en cambio. 3. en efecto. muchos padres. Unos juzgan preferible diferir el bautismo de los niños hasta el final de un catecumenado de más o menos duración. En caso de duda sobre la dependencia de 11711 las instituciones de la autoridad eclesiástica y de la 42 naturaleza de las asignaturas. DE LOS NIÑOS gregación para la Educación Católica. según las directrices del Concilio Vaticano I I ' . antes de la concesión de la dispensa. . Muchos padres. esta controversia sobre la pastoral sacra- mental tradicional no deja de suscitar en la Iglesia el legi- timo temor de que se comprometa una doctrina de impor- tancia tan capital como la doctrina de la necesidad del bautismo. (20 de octubre de 1980) § 7. 2. las dificultades advertidas por los padres cristianos y por los pastores de almas ante una transformación rápida de la socie- dad. típica (Roma 15-5-1969).204 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe § 6. Ante esta situación. otros. La pastoral del bautismo de los niños ha sido muy El sacerdote que abandona el estado clerical sólo lavorecida con la promulgación del nuevo Ritual. están angustiados al ver que sus hijos abandonan la fe y la práctica sacramental. preparado puede ser admitido de nuevo entre los clérigos me.

1496 (CCL Numerosos documentos epigráficos otorgan. la praxis del bautismo de los ni. II. Wenger. Cf. 131. sin embargo. SAN AGUSTÍN. Orígenes. E. los niños como una innovación. 426. Pastoralis actio (20-10-1980) 207 instrucción. 11731 como Basilio. nodo de Obispos africanos. SAN AMBROSIO. los que no retrasaran el bautismo necesario para la salva- Cuando en el siglo n aparecen los primeros testimonios ción '. y que nace». 1220-1222. Juan Crisósto- 5 4. se opone a las doctrinas hablen. tianae veteres (Berlín 1961) n. 81-84: PL 14. 5s: ed. A. o alguno de su familia» 4 . pidiendo con insistencia a los adul- consideraban una «tradición recibida de los Apóstoles» 2 . al Costumbre inmemorial de bautizar a los niños mismo tiempo. Homilía XIII exhortatoria ad sanctum baptisma: PG 31. cuando los misinos adultos aplazaban su inicia- ENSEÑANZA DE LA TRADICIÓN SOBRE ción cristiana por el temor de las faltas futuras y por el EL BAUTISMO DE LOS NIÑOS miedo de la penitencia pública. 26. 6. en particular. Sin embargo. Ambrosio. al lado de adolescentes. 330). El más antiguo ritual conocido. madres bautizar a sus hijos en la más tierna edad. SAN AGUSTÍN. 495-497 (CSEL explícitamente el hecho de su bautismo. padres. por ejemplo. SCh 50. que. Gregorio de Nisa. V. Labourt (col. Pero. Münster de rilad en los tres años. 6: PL 22. Tanto en Oriente como en Occidente. o incluso mencionan 7 Cf. 1963) 44s. De Abraham II. decretó que se podían bautizar los niños «a partir grandes líneas para una acción pastoral. esta práctica era particularmente observada a pesar de la Genesi ad litteram. y el mismo Sínodo. invocando la «igualdad es- que demuestran su valor permanente. 1. edic. Cypnanus et ceteri collegae qui in Concilio adfuerunt nume- 2 ro LXVI Fidq fratri: PL 3. Corpus inscriptio. De In Iglesia de África.33). San Ireneo. 1H0 y 399. '' Cf. De peccatorum meritis et remissione postura de Tertuliano. n. In loannem Tractatus 13. 1013-1019 (ed. la praxis de mo. X. toda su familia» (16. p. el bautismo de los niños. 9801. piritual» de todos los hombres «de cualquier estatura y tades surgidas actualmente. 1047. por los que no pueden hacerlo. In Romanos. finalmente. Jerónimo.206 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 42.l: PL 1. 784 (ed. En PRIMERA PARTE esa época. desde el siglo II.5. . Oratio XL in sanctum baptisma. CSEL 3. al aconsejar a las 4 HIPÓLITO DE ROMA. algunas edad». De hecho. que describe al principio del siglo III la Tradición apostólica.9727. 632-635). y traducción de B. 22. Epist. 6 nos ha conocido una cierta regresión durante el siglo iv. Agustín. San Cipriano. se contenta con fijar esta Botte (Liturgiewissenschaftliche Quellen und Forschungen 39. a los niños el 16. 153s. IM enseñanza del Magisterio nes y de personas adultas 3 . Adversus haereses. ha Tradition apostolique. lia» (18. negar la misericordia y la gracia de Dios a ningún hombre can la praxis constante de la Iglesia a lo largo de los siglos. 9: PG 14. ed. 11.. Inscriptiones latinae chris. Al final del siglo ív. SAN JUAN CRISÓSTOMO. y más tarde san Agustín. 424-436. 39-41: PL 2. Gregorio Nacianceno. 719ss. En ORÍGENES. 23. Indudablemente.8). Hartel. y por temor a eventuales caídas durante la juventud. De tres pasajes de los Hechos de los Apóstoles mencionan ya el bautismo «con baptismo. y muchos de ellos insistían a fin de que el bautismo directos. 12. Adversus eos qui differunt baptismum ora- ' SAN IRENEO. 59. ninguno de ellos presenta jamás el bautismo de se administrara también a los niños 7 . SAN GREGORIO DE NISA. 9817. cf. Con ella se propone recordar los puntos esen. 11721 del segundo o tercer día del nacimiento» 5 . de jóve. num graecarum III. 39: PL 34. Westfalia. muchos padres diferían. De anima. cf. lindé) t. J. 3-XIX. 4: PG 7. reservado a los bautizados. También los Papas y los Concilios intervinieron a 7 contiene la prescripción siguiente: «Se bautizará en primer menudo para recordar a los cristianos el deber de hacer bau- lugar a los niños. 7: PL 35. 717-721). 873.15) «con toda su familia» (16. que aconsejaba diferir el bautismo de los niños causa et de baptismo parvulorum ad Marcellinum. afirmaba «que no se puede ciales de la doctrina de la Iglesia en este campo. todos los que pueden hablar solos. aunque bautizados en edad bautizar a los niños es considerada como una norma de iidulta por las mismas razones. que lizar a sus hijos. Se indicarán.l51s. Catechesis III. reaccionaron tradición inmemorial. Harvey I. Aschendorff. titulo de «hijo de Dios». lib. lio: PG 46. en un Sí- ' Epist. 134). la cu seguida con energía. XVIII. 5. Cf. 424. 107. DIEHL. considera obvia la presencia entre los bautizados «de niños pequeños y de infantes». I. consta que hubo Padres y Doctores. n.17 y 28: PG 36. que justifi. por los mismos motivos. SAN BASILIO. de su tierna edad. «con toda su fami. SAN JERÓNIMO.1523 (3) 4429 A. a pesar de las dificul. 39: PL 44. que hablen sus pelagianas la antigua costumbre de hacer bautizar los niños.

1835. tal como perdona la culpa 12 . cap. Opus imperfectum contra lulianum lib. 496. 32. CONC. y no simplemente se agotar la riqueza de la doctrina sobre el bautismo. obispo de Tarragona de le o neutral. 4: DS 1514. ino. que todavía no han mente. 720). ínter ceteras Ecclesiae Romanae. Bula Cántate Domino: DS 1349. Epist. DE PABLO VI. 418 condena «a los que niegan que se deba bautizar a los 8. De gratia son las palabras de un Padre que llama a sus hijos y quiere Christi et de peccato onginali. según los cuales era mejor «omitir el bautismo bautizar a los niños. 1018 (ed. al que ha sido destinado. et de baptismo parvulorum. DE FLORENCIA. «para la remisión de los pecados». " Ses. 3: PG 12. 12 Cf. 8. sobre este punto la enseñanza secular. a Himerio. subraya que «se confiere en el 9. Sobre los sacramentos}. SAN AGUSTIN. los que están privados de la gracia sobrena- 7. 22-24: PL 44. CARTAGO del año 418 (véase más arriba. debe enten- Hartel. Este llamamiento irrevocable y PL 44. 1439. cen. Sobre la justificación}. CONC. 25: PL 44. a fin de bautismo debe ser administrado también a los pequeños que por la regeneración sea purificado en ellos lo que han que todavía no han podido cometer ningún pecado perso- recibido por la generación» 11 . cap. en Siricio 9 e Inocencio I 10 . Ses. Solemne profesión de fe. licipación en el misterio pascual del Hijo. Cf. sin embargo. 35: PL 44. De praedestinatione sanctorum. «también los más pequeños. píritu no puede entrar en el reino de Dios» 18 . 2: Mansi III. 5 (Decr. están lejos de gracia habitual y 11741 de las virtudes». son verdade. Cartago 14 y. meza la necesidad de bautizar a los niños. Los diferentes Concilios y Sínodos regionales pos- niños recién salidos del seno materno». par- mum commode potest) el bautismo a los recién nacidos. declara que nadie puede ser justificado «después de la Como lo habían puesto de relieve Orígenes y San Cipriano. 121-122. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 42. porque sólo aceptándolo puede alcanzar el fin 10-2-385. se destaca el de los ana- mente apareció aún de manera más clara la necesidad de baptistas. celebrado en 1312. Epist. que es la Iglesia. Esta doctrina fue regularmente reafirmada y defen. también el papa Pablo VI recordó solemnemente podido cometer por sí mismos ningún pecado. DE VIENNE {Const. Fidei Catholicaej: Mansi XXV 411 CD (DS 903s). I. Los textos del Magisterio citados ahora trataban bautismo tanto a los niños como a los adultos el don de la sobre todo de evitar errores. Muy oportuna- do original. Pastoralis actio (20-10-1980) igual que los adultos. en 1442. En Concilio de Florencia. Sobre el pecado original}. ln Leviticum homiliae. nados por el Concilio con anatema. 978. se expresa en el Nuevo Testamento. 17-19. V. SAN CIPRIANO. 13: DS 1626. 13. CSEL 3. ORÍGENES. n. lib. 10. 14 17 Ses. el bautismo hace entrar a los son adoptados como hijos de Dios» 13 . En particular el Concilio de Santo a la vida divina en Cristo Jesús» 17 . 811-814. 11751 10 Cf. 59. y consiguiente. ln Lucam Hu- miliae. y pide Padres y en la enseñanza de los doctores de la Iglesia: el que se confiera «lo más pronto que se pueda» (quam pri. y afirma que. 5: DS 219 11 Can. tal costumbre confirmaba la fe de la miento o el deseo de recibirlo» 15 . nal. . En ese sentido intervinieron los papas (de los niños) que bautizarlos sin un acto personal de fe. renazcan por el agua y el Espíritu dida durante la Edad Media. la advertencia de Cristo en el 8 Lvangelio de san Juan: «El que no nazca de agua y de Es- Cf. 14. urgente no puede dejar al hombre en una actitud indiferen- 9 Cf. «en Icriores al Concilio de Trento enseñaron con la misma fir- virtud de la regla de fe» de la Iglesia Católica sobre el peca. 18: AAS 60 (1968) 440. can.2: DS 184. 327 A-B (DS 223). lib. De peccatorum meritis et remissione derse como la invitación de un amor universal e infinito. 9: para ellos el mayor bien. bautismo es manifestación del amor gratuito del Padre. 7 (Decr. declarando que «el ramente bautizados para la remisión de los pecados. En esa perspectiva. 5: PG 13. a Silvano y a los demás Padres del Sínodo de Milevi. hombres en la herencia de Dios y los agrega al Cuerpo de El Concilio de Trento repite la condena del Concilio de (iristo. apoyándose en las palabras de Jesús a Nicode. I. el Concilio de Cartago del IM sola fe de la Iglesia» 16 . 377. después . Epist. promulgación del Evangelio sin el baño del nuevo naci- antes que san Agustín 8 . Directa ad decessorem. y IV. 4: DS 1524. 5: PL 3. de 27-1-417. para que. Vienne. 6 (Decr. comunicación de «mediante el cual son sustraídos al poder del demonio y una nueva vida en el Espíritu. en la catequesis de los sura a quienes pretenden diferir este sacramento. nota 11). lural en su nacimiento. 16 " CONC. can. Entre los errores conde- Iglesia en la existencia del pecado original.

la Iglesia siempre las bautizados los niños 26 . 4. ya que. y descrita la gracia espiritual. 1746. III. q. Así es como la Iglesia lo ha entendido desde los lista misma doctrina está expresada en el nuevo Ritual del primeros tiempos. bau. A la luz de la doctrina recordada anteriormente. Santo Tomás de Aquino y después de él todos los bautismo. 20 Ordo baptismi parvulorum.ste punto doctrinal fue ya claramente fijado por san Agus- 13 11. notas 8. . cf. 2: PL 38.2. no acepta dar el sacramento sin el consentimiento el pueblo de Dios 22 y la puerta de la salvación personal. cf. 7: un se ha de bautizar un niño de familia infiel o judío. y no solamente respecto de los adultos. más arriba. Summa Theologiae. típica (Roma. contra la voluntad de su familia. n. por un acto personal. medio de otros. en efecto. 5: PL 33. si son buenos fieles) cuan- te solemne: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en li> por la sociedad universal de los santos y de los fieles.19. 750. 15. Pastoralis actío (20-10-1980) La misión de la Iglesia sacramento porque en realidad los bautiza en su propia fe. de los padres y la garantía seria de que el niño bautizado 16 13. TOMÁS DE AQUINO. " STO. del año 1672: Mansi XXXIV. brazos (aunque también por ésos. Id y haced discípulos de todos los pueblos. lib. Ordo hapthmi parvulorum. Sin embargo. aunque consciente de la una forma tan general y absoluta que los Padres las han rl icaria de su fe que actúa en el bautismo de los niños y de recogido para establecer la necesidad del bautismo. u-cibirá la educación católica 27 . can. cf. Sermo 176. eterna. este sacramento es la entrada en muerte. |icligro de muerte (CIC. §2). 39: PL 44. porque 11761 ella engendra y da a luz a todos y a cada tu Santo» 19 . forman parte íntegramente de la misión de la Iglesia. agregarlos al Cuerpo de Cristo y a sus miembros» in XIV (Instr. se pre- sia ha enseñado que no conoce otro medio que el bautismo ocupa tanto de los derechos naturales de los padres como de para asegurar a los niños la entrada en la bienaventuranza la exigencia del desarrollo de la fe en el niño. la Madre Iglesia entera la que está en los santos. ed. III. mediante su doctrina y su praxis. Por eso. bautismo cuando el celebrante pide a los padres. a. n. y de la 9 a la 13. II-II. zado no cree por sí mismo. el cual escribía: «Los niños son presentados para recibir Cristo a los Apóstoles después de la resurrección. n. Epist. Icólogos siguen la misma enseñanza: el niño que es bauti- ñor.4s: DS 2552s). n. Tales palabras tienen. también. 131). lib. o sea. la Iglesia no RESPUESTA A LAS DIFICULTADES SURGIDAS puede hacer más que confiarlos a la misericordia de Dios. ACTUALMENTE como hace en el rito fúnebre que ha dispuesto para ellos 23 . Praenotanda. es 23 Cf. El hecho de que los niños no puedan aún profesar 16.) y el papa Benedic- rarlos a la Iglesia. estrechamente ligadas en este mandato del Se. 950. 27 de Jerusalén. para los textos patrísticos.210 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 42. no tanto por quienes los llevan en sus en el Evangelio según san Mateo de forma particularmen. 14 12. la Igle.15s. 26 para los concilios. Auuino (Summa Theologiae. 98. que profesen la fe de la Iglesia en la que son 15 Las palabras de Jesús a Nicodemo. entendió en el sentido de que «los niños no han de ser privados del bautismo» 20 . exceptuando el caso de peligro de ños 21 : para ellos. Ordo exsequiarum.12 in corp. sino por que es y no puede dejar de ser universal. reconoce lí- Magisterio las ha aplicado expresamente al caso de los ni. es la que tizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíri. al padrino V a la madrina. y el la validez del sacramento que ella les confiere. M '< a d 3 . cf. 21 Cf. Praenotanda. Postremo mense. 342 (CSEL 34. Respecto a los niños muertos sin haber recibido el bautismo. personalmente su fe no impide que la Iglesia les confiera este deben juzgarse ciertas opiniones expresadas actualmente a 24 " Mt 28. de 28-2-1747. dirir. cf. 26. 17 14. I. actúa. q.68. 189. La Iglesia debe responder a la misión dada por lín. 2. la Iglesia. 68.82 y 231-237. I'. Existe una antigua tradición. 15-8-1969) n. si la misma no lo pide y ofrece garantías. La transmisión de la fe y la administración del uno» .6 ad 3. a. excepto en el caso de PL 44. por esto. 526). según la cual (De peccatorum meritis et remissione et de baptismo parvulorum.56. Se puede añadir la profesión de fe del patriarca Dositeo Cf.2. la Iglesia. ella procura no descuidar la misión que ha recibido del Señor de hacer renacer «de agua y de Espíri- SEGUNDA PARTE tu» a todos los que pueden ser bautizados. «por la fe de la Iglesia que se le comunica» 25 . Es la tierra. Me 16. a la que se refieren santo Tomás de 22 «Bautizar a los niños —escribe san Agustín— no es más que incorpo. en efecto.10. mites a su praxis.

cuando pueda ejercitar su conciencia y su libertad. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 42.35-38. Sobre todo. algunos proponen que el siguiente orden: pre.16. justificación. 11771 sería un atentado a su libertad. regeneración y participación en la vida divina) están generalmente unidos a la fe más que al sacramento 28 . can. pués. y los primeros bautizados fueron nes religiosas que. habría que aplicarlo a los niños e instau. Los padres. Una supuesta actitud sobre los sacramentos. debe ser acogida conscientemente Ciertamente. ses. Gal 4. 8. la praxis del bautismo de toda presión.26. sacramento. 20. 1 Pe 2.16. con toda razón la esencial. que bautismo compromete la libertad del niño. el niño es persona mucho antes de que sea capaz de manifestarlo mediante actos conscientes y Bautismo y acto de fe libres. En realidad. y como tal puede ya llegar a ser. hijo de Dios y coheredero con Cristo. Entre tanto. de lo cual el niño es en discusión su legitimidad como regla general.36. Se objeta también que el bautismo de los niños rar para ellos un catecumenado obligatorio. DE TRENTO.21. Sería hombres convertidos a la fe cristiana. 21. más tarde. Decr.22. Como estos hechos son mejor no conferir el sacramento hasta una edad en que sea narrados por el Nuevo Testamento. Sin embargo. esto podría hacer pen. . Se olvida también que el Nuevo Testamento nos presenta la entrada Bautismo y recepción personal de la gracia en la vida cristiana no como una servidumbre o una coac- ción. Se dice también que toda gracia. y. a pesar del sufrimiento que puedan ex- 29 CONC. Teniendo en cuenta que. 8. Pero tal actitud es absolutamente ilusoria: no exis- apostólico. el te la pura libertad humana que esté exenta de todo condi- bautismo jamás se ha administrado sin fe. por ello. posible el compromiso libre.9: Me 16. dispondrá en estas facultades de las energías infundidas en sión de fe y que. sino como el acceso a la verdadera libertad 31 . Hch 2. como criatura tiene para el velo de la ceguera 30 . de origen 22. fe. etc. Gal 3. dores deberán comportarse con reserva y abstenerse de como se ha recordado más arriba. incapaz. Rom 3. Pastoralis actio (20-10-1980) propósito del bautismo de los niños y que tienden a poner v hecha propia por quien la recibe. Ya en el plano natural. Jn 8.13. los niños se apoya en una tradición inmemorial. podrían quizá rechazar.31. que para los niños cionamiento. dado que está destinada a una persona. llegado a la edad adulta. aun no bautizado. rechace las obligaciones derivadas de su bau- 28 Cf. Ciertamente. 19. 7. el bautismo sigue a la predicación del Evange. la predicación apostólica se dirigía dad de persona imponerles para el futuro unas obligacio- normalmente a los adultos. de los pecados. que el bautis- mo ratifica y eleva mediante la adopción filial. Cf.37-41. que supone la conversión y va acompañado de la profe. Realiza en el bautiza. sus hijos opciones indispensables para su vida y su orien- Por otra parte. el bautismo no es un mero signo de neutra de la familia 11771 ante la vida religiosa del niño sería la fe. además. 5. con Dios unas obligaciones imprescriptibles. más aún. Wautismo y libertad del niño dicación.15s. Sobre los sacramentos. tismo. sea erigido en norma. sino que es también su causa 29 . Des- Testamento. Rom 6. según la doctrina del Concilio de Trento tación hacia los verdaderos valores. 6: DS 1606. es decir.17-22. 2 Cor 3. excepto en peligro de muerte.1. los efectos de la gracia (remisión su alma por la gracia bautismal. podría suceder que el niño. por el sacramento 17. fe recibida. se olvida que invade el alma para que caiga ante el esplendor de Cristo todo hombre. en realidad una opción negativa que le privaría de un bien do «la iluminación interior». padres y educa- sar que sólo se considera la fe de los adultos. cuyo valor no puede descartarse. los padres toman para es la fe de la Iglesia. cuando se pretende que el sacramento del o simplemente «iluminación». lio. Mt 28. Sería contrario a su digni- 18. en los escritos del Nuevo ild bautismo. liturgia bizantina lo llama «sacramento de la iluminación». so 11 Cf.

pero las exigencias de la pastoral sacra- claramente que la aplicación de estos criterios «sociológi. no debe tratarse a declaración Dignitatis humanae. como era su loda su expansión misionera. y los padres contribuirán a ello con su paciencia y tamientos que en realidad dificultan el uso de su libertad su amor. concierne a la Iglesia y a la familia niños: éste derivaría de una pastoral carente de impulso cristiana. a nivel internacional. y esto es evidentemente inadmisible. promover su compro- 32 En cuanto al criterio de la «sociedad pluralista». Atentos a la vinculación existente entre la persona iro de la sociedad humana y a pesar de la diversidad de y la sociedad. que mantiene todo su . . posee su propia identidad. por tan. existe otra crítica del bautismo de los que. pero esta praxis sería contraindicada lodo orgánico. art. pero llevaría también a negarla cuando las fa. a pesar de las apariencias. costumbres y leyes no se inspiran ya en el Evangelio. en particular la del bautismo esta situación. 5. y. El pueblo de Dios. «en la fe de la Iglesia». por la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. pas en su pastoral sacramental. no es miso libre y consciente. de criterios únicamente sacados de las ciencias humanas. Pero los criterios de la homoge- neidad y del pluralismo sólo tienen valor indicativo y no Bautismo de los niños y pastoral sacramental pueden erigirse en principios normativos. una reflexión sobre la historia muestra i amenté cristiana. La pas- inestabilidad de los valores y los conflictos de ideas. ateísmo militante. donde los valores. es un todavía conveniente. sin duda. si la sociedad lico. aun viviendo den- 29 23. ya que. el bautismo de los niños es do por un mismo espíritu y una misma esperanza. la familia y la Iglesia pueden actuar libremente. misionero. que debe tener en cuenta la realidad social. La Iglesia no ignora. admitir eta- más válido que el anterior.3. Sin duda. no deben reprocharse el haber hecho bautizar eos» en los primeros siglos de la Iglesia habría paralizado a su hijo y haberle dado la educación cristiana. debe inscribirse en este marco y no depender candidato fuera suficientemente madura. son reconocidos. pueden dar una formación cristiana. 11791 hacer madurar la fe de los cristianos. los juicios y las costumbres rizada por la unidad de la fe y de los sacramentos.214 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 42. En loral sacramental de la Iglesia. mental de los adultos no pueden aplicarse sin más a los 52 niños pequeños que son bautizados.mies. iros días. precisados por el Concilio Vaticano II en su . se tengan en cuenta ante todo la naturaleza y misión propias de la Iglesia. convendría esperar a que la personalidad del tic los niños. 26. ya que son inade- cuados para resolver una cuestión propiamente religiosa 25. alentaría el manteni- milias cristianas son minoritarias.i suscitar una fe viva y a favorecer una existencia verdade- 33 Por lo demás. En una sociedad cuya mentalidad. Además. capaz de crear en los diversos grupos huma- en las sociedades pluralistas actuales. Porque. el pluralismo es invocado con los gérmenes de la fe depositados en su alma podrán revivir demasiada frecuencia para imponer a los fieles compor- un día. es de suma importancia que. con su plegaria y el testimonio auténtico de su cristiana. Pastoralis actio (20-10-1980) perimentar. y. número y de la «institución» social. como se ha recordado Este deber y derecho. ya sea en una sociedad miento de una «concepción mágica» de los sacramentos. n. para las cuestiones planteadas por el bautismo de los Bautismo y situación sociológica niños. Manteniéndola. la ligera la necesidad del sacramento. el apostolado de la Iglesia debe tender to. algunos creen que en una sociedad de tipo naciones y de culturas. en este tipo de sociedad. 26. por su naturaleza. la Iglesia cedería a la tentación del es cristiana. que por despertar la fe y promover el compromiso evangé- mar la legitimidad del bautismo de los niños. caracte- homogéneo. paradójicamente. Anima- forman un sistema coherente. como consecuencia. con predominio todavía pagano. ya sea en un estado de mientras que su deber es apuntar a la actividad misionera. Conviene añadir que en nues- derecho y su deber 32 . propia fe. caracterizadas por la nos las estructuras necesarias para su crecimiento. Por último. más preocupada por administrar un sacramento 31 El criterio de la «sociedad homogénea» permitiría afir. 30 24.

Es importante recordar desde el principio que el 40 de correctamente. o dejar libertad de elección. porcionadas por los padres o la familia cercana. Nosotros amamos a Dios porque él nos amó pueda desarrollarse mediante una verdadera educación de la primero» 34 . Pero el baño del segundo nacimiento y con la renovación por el si estas garantías no son serias. " Ef 1. Baste recor- rido. A partir de estos dos principios.. negarse la necesidad de un dar ahora los dos puntos más significativos. Definida por san Pablo ción grave. sean cuales sean los que son cristianos habitualmente practicantes.'/ diálogo de los pastores con las familias creyentes ALGUNAS DIRECTRICES PASTORALES 29. Estas garantías normalmente son pro- «no por las obras de justicia que hayamos hecho nosotros. si se entien. aunque sean sino que según su propia misericordia nos ha salvado. bración. 1554 1559. las normas motivos.23. Praenotanda. 6. no en que nosotros hayamos amado a Dios. Cf. TERCERA PARTE /. su misión (riña y a la práctica constante de la Iglesia.. Para el diálogo con los padres los niños. n. 4 y 9: DS 1525s. las cuestiones que esto plantea a los pastores no como el «cuerpo» de Cristo y su «plenitud» 33 . Pastoralis actio (20-10-1980) 217 valor y su urgencia. no puede. 11801 sino un deber y un bien. can. . sin embargo. el sacramento primero y funda. sino en que él 2) Deben asegurarse unas garantías para que este don 43 nos amó. Incluso en el adulto. ellos tienen ahora prioridad sobre los padrinos y las madrinas. en efecto. no es para la Iglesia una tentación o un bautismo de los niños debe considerarse como una obliga- mal. ' 6 Tit 3. necesario para la salvación. Si no es posible admitir algunas proposiciones ac- los casos concretos se hará mediante un diálogo pastoral tuales. de manera que el sacramento alcan- la recepción del bautismo 35 no deben hacer olvidar que ce toda su «verdad» 37 . niños y adultos. del pecado original y comunica la participación en la vida monio.5. es el signo 42 38 Entendida así. están establecidas en los Prenotandos del Ritual. manifiesta. 35 Cf. sacramento. cuya presencia continúa siendo requerida. sobre todo cuando se trata de asegurar Principios de esta pastoral a un niño el bien infinito de la vida eterna. la Iglesia es pueden resolverse más que con una atención fiel a la doc- en el mundo el sacramento visible de Cristo. la pastoral del bautismo de los niños 41 los une a su Señor glorificado. la praxis del bautismo de los niños es y el instrumento del amor previniente de Dios que nos libra auténticamente evangélica. ella no desea sino deberá inspirarse en dos grandes principios de los cuales el dar a todos. la reflexión sobre 44 39 27. 54 dado que su colaboración educativa es preciosa y a veces 1 Jn 4. incluso no se deberá administrar el sacramento si éstas son ciertamente nulas. esfuerzo pastoral profundo y bajo ciertos aspectos reno- En primer lugar. se da una gran importancia a la pre. podrá llegarse a diferir el Espíritu Santo» 36 . 28. Sobre la justificación.45 vado. las exigencias que entraña le y de la vida cristiana. Ordo baptismi parvulorum. 37 En cuanto a la preocupación por el número. 5s. entre el bautismo inmediato y el bautismo dife.3. DE TRENTO. Por esto. necesaria. 1) El bautismo.19. porque tiene un valor de testi. con posibles diversas suplencias en la comunidad cristiana. ses. tales como el abandono definitivo del bautismo de entre el sacerdote y la familia. cap. CONC. Conviene indicar aquí los principios y las grandes sencia y a la participación activa de los padres en la cele- líneas. segundo está subordinado al primero: mental del bautismo. es extender a todos los hombres el vínculo sacramental que Concretamente. la previsión y la gratuidad del divina: 11811 de suyo.10.216 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 42. el don de estos bienes a los niños no amor que circunda nuestra vida: «En esto consiste el amor: debería aplazarse.

es una entrada en el catecumenado y que los niños así vidente y lleno de comprensión. sino que deberá actuar como en el avisos. 16. los pastores visitarán y reuni. «si el bautismo no es un medio de presión. Finalmente. 11821 progresar la familia en la fe o a hacerle tomar una mayor conciencia de sus responsabilidades. regla general.. Por lo demás. ficientes. 17. modo que se manifieste la índole del rito adecuadamente». ya dadas a conocer y actualmente padres y el ordenamiento razonable de la celebración. por el contrario. obispo de Dapango (Togo).8. y debe tener una fundada esperanza de que el bautismo dará sus frutos 40 . Estas normas. Los padres deben pensar en ello. cripción del niño con miras a un catecumenado en su épo- te. de cu vigor 41 . " Establecidas por vez primera con una caria de la Congregación para 58 Cf. es decir. es muy importante la preparación Si las garantías ofrecidas —por ejemplo. destinada según el caso a hacer miento» 39 . si tampoco se logra esta ella también pueda participar. 48 30. el sacerdote no podrá rehusar o diferir la adminis- rán a las familias. Pastoralis actio (20-10-1980)0 46 En segundo lugar. debe estimarse que toda El diálogo de los pastores con las familias poco creyentes promesa que ofrezca una esperanza fundada de educa- o no cristianas ción cristiana de los hijos merece ser considerada como suliciente. se atendrán tismo.i I )octrína de la Fe. edad de la catequesis. ante todo. en cuanto sea posible. l. sino de demora pedagógica.8. final. será prudente retrasar el bau- 47 Para fijar la fecha de la celebración misma. la Iglesia no puede acceder al deseo de esos iidaptado a su edad. ibíd. . una vez bautizado. téngase también presente la necesidad pastoral. luego. I Vberán ser presentados más adelante a un catecumenado 50 En efecto. para no privarlo del beneficio Ins condiciones requeridas por parte de ellos para la cele- de este sacramento. y menos aún de discriminación. Por su parte. n. y finalmente les invitarán a rezar por los niños que caso de los niños de familias cristianas.. Si. puno con la petición del obispo. el lapso de tiempo suficiente para la preparación de los 31. les darán la catequesis y los oportunos tración del bautismo. bilidad que contraen. atendido el bien del niño.un ion. 11831 A este respecto. estas directrices han sido publicadas 40 Cf. primera. el bautismo tendrá lugar sin retraso alguno. si es posible. se esforzarán.3. i|iie la existencia de un ritual para los niños llegados a la el niño se podrá beneficiar de la educación cristiana. se podrá proponer. II. ibíd. que es más importan. nos con todas las prerrogativas unidas a esta condición. requieren algunas aclaraciones. ca escolar. por debe hablar de rechazo. ibíd. por motivos dignos de consideración. Debe quedar bien claro. para que bración del bautismo. §1-5. Nolución. que no cristianos que. deben padrinos y madrinas que se ocupen seriamente del niño. Debe quedar claro también que esta inscripción no 49 En este caso. no se niño se encuentra en peligro de muerte». n. sería fácilmente tomado como equivalente del mismo sacra- piden el bautismo para sus hijos.. que el rechazo del Así pues. por suscitar su interés por inscritos no pueden ser considerados como unos catecúme- el sacramento que ellos piden. §2. con los padres. A propósito de las garantías.218 Documentos de la Congregación para la "Doctrina de la Fe 42. la elección de para el bautismo. §1. Pero los pastores deberán mantenerse en contacto a las indicaciones del Ritual: «Téngase presente. mento. la ins- mente.5. van a recibir 38 . en respuesta a la petición del monseñor Barthélemy " Cf. 15. o avisar a sus pastores del nacimiento esperado y prepararse también el apoyo de la comunidad de los fieles— son su- espiritualmente. n. Los pastores pueden encontrarse ante padres poco La eventual inscripción para un futuro catecumenado creyentes y practicantes ocasionales o incluso ante padres no debe ir acompañada por un rito creado al efecto. en Notitiae 1 (1971) 64-70. se debe precisar padres. la salvación del niño. si antes ellos no aseguran que. de tal manera que obtengan. mediante un diálogo clari. en otro caso. dentro del Ordo initiationis christia- da por el sacramento. 17. mente. en las primeras semanas que siguen al naci. las garantías son insuficientes. la salud de la madre. como último recurso. exigi. y advertirles de la responsa. n.

De initiatione christiana. los movimientos de apostolado familiar. Esta yentes o no cristianas constituyen mayoría. §3 y 4. sirve para el bautismo de Conferencias Episcopales. ya puesta en prác- que se justifique la puesta en práctica. 17. a las familias. se nes religiosas y a los institutos seculares. es decir. a las congregacio. y. tiene una participa- determinado por la ley general 43 . NI i ¡icción después de la celebración litúrgica se prolongará dad de estas familias.220 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 42. 7 . hasta tal punto intervención activa del pueblo cristiano. Asimismo. n . desea que la enseñanza los sacerdotes dedicarán amplio espacio a este apostolado. en el transcurso de una 59 33. a y en guiar de nuevo hacia la praxis tradicional a los que. Según recordar la doctrina de la Iglesia sobre la necesidad del las circunstancias. 15. ed. típica (Roma 6-14972) cap. transmite y alimenta la fe recibida le los Apóstoles» 44 . en el ejer- pastoral con los novios durante los encuentros de prepara. Praenotanda ge- C£ Ordo initiationis chnstianae adultorum. en la ayuda aportada por los adultos para la educación de ln (e de los jóvenes. particularmente a los educadores. acuso por comprensibles preocupaciones pastorales. n. y fácil en cuanto se apoya en la gracia bautismal infundida en el corazón del niño. 5. . Esta tarea será tanto más fecunda de Cristo. decidida en la reunión ordinaria de la entorno humano del hogar. Ordo baptismi parvulorum. en promover una pastoral adecuada. . ha apro- quial. y en particular el grupo de cristianos que forman el l. que 56 Finalmente. a ellos comenzar la iniciación religiosa del niño.8. como quiere la Iglesia y como lo merecen la fe y generosi. Por lo demás. Praenotanda. en tic modo que todos tomen conciencia de sus responsabili- efecto. por parte de las tica cuando se trata de adultos. en las regiones donde las familias poco cre. hubieran alejado de ella. es decir. extendida a las familias y a toda la comunidad cris- tiana. Corresponde. no significa en absoluto que la Iglesia pastoral del bautismo. a la Iglesia. Keriamente al pueblo de Dios.i. mediante el bautismo de los niños y enseñarle a amar a Cristo. la comunidad parro.lo esta instrucción. En su ministerio. la Congregación para la 58 En esta perspectiva. y las orientaciones de esta instrucción lleguen a todos los En particular recordarán a los padres sus responsabilidades [instores.3. Pastoralis actio (20-10-1980) nae adultorum42. a los padres cristianos y a la comunidad eclesial. cicio de la misión recibida del Señor. pondrán empeño en ción matrimonial y después con los recién casados. la Iglesia. 34. Entonces se administrará el sacramento «postólico 11841 de la ceremonia del bautismo. en suscitar y educar la fe de sus hijos. Como bien indica el Ritual. 57 32. audiencia concedida al infrascrito Cardenal Prefecto. Cuerpo fin. porque «el pueblo de Dios. Cf. formar su conciencia. eclesial. 125-149. El esfuerzo pastoral desplegado en ocasión del bautismo de los niños debe insertarse en una acción más CONCLUSIÓN amplia. se hará una llamada a toda la comunidad bautismo de los niños. 0 4i C£ Ordo baptismi parvulorum. Finalmente. /:'/ sumo pontífice ]uan Pablo II. •lia. las familias cristianas que ción de gran importancia» 45 . la comunidad allí viven conservan todo su derecho a hacer bautizar antes misma sacará normalmente un gran provecho espiritual y a sus propios hijos. de una pastoral de conjunto que los niños. como a un amigo cercano. prevea el aplazamiento del bautismo más allá del tiempo representada por la comunidad local. en NI i educación cristiana. En efecto. «la preparación del bau- prefiera o considere como una cosa normal el aplazamiento tismo y la formación cristiana es tarea que incumbe muy del bautismo hasta esa edad. Al dirigirse a los Obispos. 9. al crecimiento de la Iglesia. Praenotanda n. iliules y contribuyan. es importante intensificar la acción Doctrina de la Fe tiene plena confianza en que. deben tener su lugar en esta 42 " Ordo baptismi parvulorum. tanto por el testimonio de su vida cristiana como por su participación en las diversas activida- El cometido de Id familia y de la comunidad parroquial des catequéticas.

. usted había publicado Gerechtigheid en 5 Itvfde. OP. 4 nones con una carta en la que daba varias explicaciones. La comunicación presente se re- fiere sólo a la posición del autor en relación con algunos escritos suyos en materia de cristología. 9:18). 11851 nado su publicación. Genade en bevrijding. E. que había anunciado. Het verhaal van ven levende.. 3 ilcnal Willebrands. SCHILLEBEECKX para la Doctrina de la Fe. segundo libro de la trilogía «obre la cristología. Prefecto t Fr. ls] t FRANJO Card. . la Congregación para In Doctrina de la Fe. 9} y teniendo en cuenta hi publicidad dada por los medios de comunicación a las conversaciones habidas con el Rvdo.222 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe Sagrada Congregación para la Doctrina de la Ye. el día 20 de octubre de 1980. enviada al autor el 20 de noviembre pasado. Unos meses des- pués hizo llegar a la Congregación su obra breve Tussen- tijds. Reverendo padre: Hace ya algún tiempo que nuestra Congregación está 2 cu contacto con usted para esclarecer las tesis cristológicas i|iie usted ha expuesto en su libro Jezus. (20 de noviembre de 1980) [A seguito: OR 26-6-1981. Ya desde el 20 de octubre de 1976 y por medio del car. El 13 de abril de 1977 respondió usted a dichas cues. a quien la Congregación informó del exa- men en curso. éstas no eliminaban todas las dificultades. 43 Dado en Roma. E. SEPER. en la sede de la Sagrada Congregación CARTA AL P. estima oportuno hacer pública la carta con su nota adjunta sobre el asunto. de acuerdo con el artículo 17 del citado Reglamento {Doc. habiendo constatado dicha Congregación que el libro contenía proposiciones ambiguas que podían ser pe- ligrosas para sus lectores. Mientras tanto. según se le expli- có en una «evaluación de la respuesta» que nuestro Dicas- terio le envió el 6 de julio de 1978. envió a usted una serie de cuestio- nes sobre el contenido de la obra y sobre el método seguido. Arzobispo titular de Lorium. Siguiendo los varios pasos previstos en el Reglamento 1 Secretario jhira el examen de las doctrinas {Doc. y ha orde. P. acompañada de una curta en que decía: «En este librito he dado explicaciones Nobre pasajes un poco oscuros o discutidos de mis libros Nobre Jesucristo. JÉRÓME HAMER.». verhaal over twee Jesús boeken. Schillebeeckx y a los supuestos resultados de la misma.

explicaciones dadas no han sido suficientes para disipar las Después de contactos posteriores. Así. A seguito (20-11-1980) 225 De un examen atento de esta última publicación. ésta pudo tener lugar los que el libro Jezus. hablando en nombre de los cárdena. y disipar un cierto número de ambigüedades. modalidades de la conversación. clarificaciones. del Excmo. por una parte. no puede de 1979. Galot. como Prefecto de esta Congregación deseo comunicarle los artículos 13-15 del Reglamento {Doc. gravedad de las cuestiones examinadas. A. Por medio del cardenal 1. Descamps. que se abstiene por 1977 y en las conversaciones de los días 13-15 de diciembre 11 momento de formar un juicio a este propósito. de acuerdo con les. precisiones y rectificaciones que ha aportado usted en julio de 1978 a fin de esclarecer su postura cristológica en la conversación y en su carta sobre sus obras publicadas una discusión con representantes de nuestro dicasterio. informados sobre indicaciones de tal envergadura. 13 Willebrands. el papel que atribuye usted en teología a una manu- procedieron a dicho examen a la luz de las explicaciones iluctio de tipo apologético. es conocido por un vasto público. sino completar las licste públicamente su voluntad de ajustarse a esta petición. Mons. y J. debido a la al comienzo de esta carta. la Congregación. jos que las afirmaciones contenidas en los libros publicados. y. y son importantes no sólo para el Magisterio eclesiástico. se En la formulación de las conclusiones. que sobre ciertos puntos las 14 que versaría dicha conversación. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 43. Ade- días 13. la Congregación En consecuencia. sin embargo. la misma carta se indicaban los puntos esenciales sobre los 2. 11871 otras causas. moderador del diálogo. 11 dedujo que contenía muchas precisiones interesantes. sino de los padres A. Doc. que fueron apro. los cardenales puntualizaron que también que su 11861 postura seguía siendo ambigua sobre aquéllas eran válidas únicamente para las tres obras citadas puntos fundamentales de la fe católica. Por razón de esto y de las dudas que usted daba en su respuesta escrita del 13 de abril de <|iie todavía subsisten.. rido. 14 y 15 de diciembre de 1979 en la sede de la más. 18 también que al final de las conversaciones se. se le pidió que tuviera a bien venir el 6 de lies. una vez aceptada por las dos partes. que tienen el derecho de estar En un encuentro con las autoridades de la Congrega. ción inmediatamente anterior a la conversación. no obstante la ampli. sus explicaciones. pero liadas por el Santo Padre. Y se añadió Además se ha de reconocer que. A. Estima.. 12 para la Doctrina de la Fe decidió invitarle. Patfoort. De modo que tras el indis. los cardenales parte. por otra Reunidos en Congregación Ordinaria. Pues hay que tener en cuenta. entre ambigüedades (cf. 9:14-16). Bovone. por la muerte sucesiva de los papas Pablo VI Por esta razón le ruego: 15 y Juan Pablo I. OP. La Congregación toma nota de las clarificacio. efectivamente. En lo referente a la relación entre explicarse sobre la finalidad. se le advir. precisiones y rectificaciones que resul- usted participar en el coloquio. papel normativo de las enseñanzas formales de la Biblia y . anexo. informaciones sobre su postura cristológica. método y género literario de Kevelación y experiencia (con sus consecuencias sobre el sus escritos. 1-4). y que mani- a un juicio ni tampoco tomar decisiones. la conversación no ha podido extenderse relación que. 2) Que revise a la luz de la doctrina católica los puntos 17 tió a usted que el objeto del coloquio no era el de proceder sobre los que todavía queda cierta ambigüedad. retrasados. sería suficientemente en las clarificaciones que hubieran reque- sometida al examen de los cardenales miembros de la Con. relaciones entre la Revelación y la experiencia. la forma en que usted considera las gregación para la Doctrina de la Fe. anexo. redactaría una I nd del programa. i ximirse de recalcar la necesidad de que haya una confor- Los cardenales han constatado que el procedimiento midad perfecta con los principios a los que debe atenerse seguido ha resultado útil. 4s). lambién para sus lectores. el cardenal Willebrands informó a la Con. pues le ha permitido a usted iodo trabajo teológico. sj. a una 10 siguiente: conversación para aclarar las cosas. En (ch Doc. que en puntos decisivos van más le- Congregación con la participación de Mons. lan de las recientes explicaciones que usted ha dado a la pensable intercambio de cartas para fijar el momento y (longregación. 1) Que dé a conocer al público que tiene acceso a sus 16 gregación (carta del 30 de junio de 1979) que aceptaba obras.

a las cuestiones que la Congregación le había plan. el J. precisiones y rectificaciones hechas 4) Ha declarado que él «cree. venerado padre. 5 final y 6 final). que sigue este asunto como gran canciller de leólogo dogmático debe asumir. un artícu. en el A) Aclaraciones de orden dogmático nacimiento virginal de Jesús (Coloquio. Ordinario suyo. Prefecto 2) A diferencia de cuanto había hecho en sus obras. todas las interpretacio- acepte. quiere ser obra de manuductio. tire está implicada para Él la conciencia de ser el Hijo único. no puede pretender sinceramente que haya que lo tomando como guía el documento anexo a esta carta.226 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 43. «el Hijo» (Coloquio. Willebrands. 6) Ha declarado que «para (él) está claro que Jesús 29 23 El autor no pretende presentar una cristología comple. esencialmente en la relación sobre la conversación de los 3) Ha declarado que en la relación de Jesús con el Pa. lórmulas de fe que siguen siendo «verdaderas para siem- pre» (Coloquio. Schillebeeckx ha «concedido» que «el teó. nbandonar las afirmaciones de fe de la Iglesia Católica». Schillebeeckx de la Iglesia que se ha expresado sobre este punto». Su trabajo Ecclesiae. en virtud del Magisterio 27 por el Prof. Maestro pensamiento. sino el pensamiento de la Iglesia sobre Jesús» 21 En espera de una respuesta suya favorable. 2. 16). Carta. los resultados de la exégesis histórico-crítica. 4). 26 días 13-15 de diciembre de 1979 (= Coloquio) y en la res. Por consiguiente. t FRANJO Card. lórica. 8). le ruego (Coloquio. 10). de acuerdo con ella. sino que quisiera acercar la persona de Jesús. quiso fundar la Iglesia» (elección de los Doce como re- ta. I. en Pero está dispuesta a tomar en consideración cualquier otro particular «lo que ha sido definido por los Concilios Ecu- medio que podría usted proponer. 1. 11). y que la identificación explícita teado también por escrito (= Carta). a las personas cuerda cuanto está expuesto en la declaración Mysterium que se hallan al margen de la Iglesia y de la fe. reverendo padre. . cuando se dedica a una investigación exegética o his- que usted podría preparar. y que 20 Enviamos una copia de esta carta al Emmo. de teología fundamental (Coloquio. la expresión de mis sentimientos nes deben procurar ser traducción fiel y homogénea de las de afecto respetuoso. 6. 24 acabo de expresar. 3). 17:17-221. como regla suprema de su la Universidad de Nimega. Las observaciones que contiene están fundadas mente humano» de Jesús. cardenal «en sus juicios efectivos sobre la realidad de las cosas. puesta escrita del Prof. expresada en la carta l ática» del Hijo de Dios con el «modo de ser personal- adjunta. me indicara el medio sentido. y 25 en particular en el epílogo de Tussentifds verhaal over twee jczus bochen. historia. no su concepción personal del Jesús de la General la Orden de Padres Predicadores. 5. a través de presentantes de las doce tribus de Israel. 4-5). la Congregación le re. de apologética en cierto 19 Le agradecería. Aclaraciones. SEPER. la Congregación piensa logo. que considera más eficaz para satisfacer las demandas que 1) El Prof. entre el Reino de Dios y Jesús es una explicitación legítima de la conciencia 11891 que ha tenido Jesús de Sí mismo. Ha reconocido la preexistencia de la Persona divina del Hijo {Coloquio.4 por abajo) y una «identificación hipos- cación general de la Congregación. ménicos y las declaraciones infalibles de los Papas». par. 5) Ha reconocido que «el sacrificio de Jesús es expia. 14). 28 Nota previa iión por nuestros pecados» (Coloquio. y que se puede percibir en la antigua tradición Q (Carta. 22 La nota presente va encaminada a explicitar la comuni. Por su parte. Schillebeeckx fechada el 13 de abril y ello aunque el mismo Jesús no ha empleado la expresión de 1977. A seguito (20-11-1980) 227 de los documentos del Magisterio). Coloquio. no ha eludido el reconocimiento explícito de 11881 la divinidad de Jesús en los mismos términos en que lo NOTA ANEXA hace la Iglesia (Coloquio. y otra copia al Revmo. 5: AAS 65 (1973) 402-404 {Doc.

más abajo C) Rectificaciones y puntualizaciones del autor II. expresión que el autor dice crítica!) está orientado en esta dirección» (Jezus. en parte por la profundización en padre Schillebeeckx emplea el concepto de metánoia (con- su investigación.. 5) Si bien lo que el autor afirma en el coloquio sobre 42 las apariciones no es totalmente satisfactorio (cf.8: «según mi pare. en Gerechtigheid.. y de estar ré de nuevo en el reino de Dios» (Jezus. 32 2.. 1. en el contenido de la misma (Carta. 3).14 y 16). 7.. 11901 apariciones con que Jesús quiso beneficiar a sus discípulos 34 Dichas rectificaciones y puntualizaciones versan sobre y una «experiencia de conversión» como tal..] son [.. últimas líneas. Este modo de expresarse tiene el peligro de no de que algunos conceptos suyos no eran «felices» y se pres. la segunda mitad del versículo: hasta el día en que la bebe- cer. 3) «En Jezus. que prefiere a la de unión hipostática (Jezus. — Rectificación: «Esta parte es sin duda alguna la más 41 caristía) tal como los leemos (en las) fórmulas litúrgicas son hipotética de mi libro. Nota: está mucho mejor di. 15).» (Coloquio... En este sentido. mitigada 36 por abajo). 7. ción..7. p... ¡textos aceptados por la y de la humanidad de Jesús. En este con- los datos y proposiciones siguientes: texto es importante la siguiente afirmación: «Acaso mi uso . 14. En lo concerniente al misterio de la Encarnación: Jesús a Sí mismo como "el Hijo" o "el Hijo de Dios". Mi in- Cena». más fuerte de lo que yo «verus homo» (Coloquio.. 12). 1.543. de acuerdo con Calcedonia cuando este Concilio habla de — Rectificación: «la expresión es desafortunada. y en parte por haber tomado conciencia versión). el guientes rectificaciones. etc. considero estas dos partes como ipsissima verba.. para pretende subrayar la plenitud humana de Jesús en cuanto los autores del Nuevo Testamento. 12-13). considerar suficientemente la diferencia cualitativa entre las taban a malentendidos. A seguito (20-11-1980) 229 B) Precisiones sobre el alcance de ciertas fórmulas 1) «Los títulos de honor "Hijo de Dios" y "el Hijo" 35 y razonamientos |. 6. 30.284) «yo no ponía suficientemente 39 manamente persona"» no significa para él que el hombre en evidencia el nexo entre la tumba vacía y la resurrección. vacía y en las apariciones» {Coloquio. a veces se encuentran en la Carta (p. En lo concerniente a la institución de la Eucaristía.] identificaciones cristianas de Jesús de Nazaret (enunciaciones) posteriores a su muerte... Aunque la tengo por algo serio. 4) «La comunidad Q no conoce las apariciones» 40 ha precisado que los «textos de la institución (de la Eu. 2) En Me 14. Tussentijds.» (p.11: «admito la unión hipostáti. 1. Jesús tiene una persona humana (Coloquio.. no excluye para él la realidad de la unión hi. 7. En cuanto teólogo había pensado en un principio. lo que 38 «unus et idem» que es a la vez verdadero Dios y verdadero es secundario es la combinación de las dos partes del lo- hombre. es la unión hipostática en su forma pura»).). Jamás se calificó 1. a saber. a Tussentijds)» (Coloquio. — Rectificación: «frase demasiado apodíctica. el autor se mostró convencido de admitir realmente una huella post-pascual aportada por la Iglesia.. 10). 16). no una anamnesis histórica de lo que ocurrió en la última ignoro las incertidumbres sobre esta comunidad Q. 211). Al inter- 33 El autor ha declarado que considera necesarias las si.228 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 43. 31 — La expresión «modo de ser personalmente huma. pretar el origen de las afirmaciones sobre las apariciones. 22. samiento desde Jezus. no» o «humanidad personalizada» o también «Jesús es "hu. nin- 30 — La expresión «identificación hipostática» del Verbo gún texto sinóptico (se entiende..25 (relato de la institución) «se percibe 37 ca»).. cf. que «el origen de estas palabras (sacramentales) y tención es únicamente decir que la fe de la comunidad en de toda la Eucaristía está en la última Cena y en lo que la resurrección no descansa sólo en el signo de la tumba Jesús dijo e hizo en la última Cena» (Coloquio. 2. 1.. el descu- dogmático no dice jamás que Jesús es una persona humana brimiento de la tumba vacía puede ser un signo mediador (Coloquio. sólo Posteriormente he comprobado que la vinculación era. 1.6-9)..17) precisiones y también rectificaciones de cierta importancia. postática (Coloquio.» (Coloquio. 253). 1. ile la fe (en este punto ha habido una evolución de mi pen- cho en la Carta 13.

45 3) Las afirmaciones hechas en el coloquio a propósito de la relación existente entre resurrección y apariciones no son totalmente satisfactorias (Coloquio. por lo tanto.13 desde abajo). Esta afirmación no responde a la dificultad planteada en el coloquio. la ambigüedad subsiste (cf. y lleva a imaginar «el inconcebible "vis a vis" entre el Hom- 43 1) La respuesta dada a la cuestión relativa a la con. A seguito (20-11-1980) 231 del término "conversión" en un sentido tanto moral como.5 desde abajo.8. Se sabe que sobre todo. la cita de la Carta hecha más arriba). 14). tal fundamento de la fe es válido para todas las disciplinas de la teología católica. SEPER. para la teología dogmática. 11911 licado de naturaleza espiritual. no obstante. no persona humana. pero también —y esto concierne especialmente al juicio de la Congregación para la Doctrina de la Fe— sobre algunas afirmaciones centrales relativas a este tema.l). 538. lín. lín. 16). De todas el autor quiere «solamente negar (de este modo) que haya formas. el Resucitado.543.31. Por consiguiente. fin. 16-18)..1. Prefecto p.13. al igual que lo es en la terminología ultima línea). n 10») es fuente permanente de ambigüedades. 46 4) El rechazo sistemático y repetido de la palabra an- hipóstasis (cf.. el autor concede que la fe de la Iglesia tiene fuerza obligante para él en cuanto teólogo dogmático o... Y esto mis- mo hay que decir sobre algunas hipótesis empleadas para explicar el origen histórico de la fe pascual (Coloquio. mejor. bre Jesús y el Hijo de Dios» que el mismo Schillebeeckx cepción virginal de Jesucristo es correcta desde el punto de quiere descartar (Jezus. y.. implicada en el neocalcedonis- . 540. Jezus. 534. del Magisterio» (Coloquio. sino el de realidad distinta c independiente en la existencia. t FRANJO Card. Límites de los resultados obtenidos humanidad de Jesús. más arriba. lín. 44 2) Sobre ciertos puntos importantes (cf. Coloquio. Pero muy frecuentemente las afirmaciones contenidas en sus obras suenan como si esta validez se limitara al teólogo dogmático en sentido estricto. como por ejem- plo: «pero las apariciones en cuanto tales no son el funda- mento formal de nuestra fe en la resurrección» (Coloquio. se presta al equívoco. Por el contrario.11: «prefie- ro evitar la anhipóstasis. incluso si traba- jan con métodos parcialmente diferentes.i anhipóstasis no implica sólo negar toda laguna en la II. cristológico. 543. Es Cristo vivo. 16). p. p. rechazar l. sino que induce a hacer ver en ella y ambigüedades que subsisten una realidad distinta e independiente en la existencia. cristofanía es esencial. para mí en esta terminología de "conversión" la una laguna humana en la humanidad de Jesús» (Carta. quien persona y para nuestros contemporáneos no tiene el signi- les abre los ojos». El lec- vista formal. pero el término hipostasis no es el término de aparición: oophté. 7..230 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 43. pero parece quedarse muy corta en cuanto a lor se encontrará traído y llevado entre estos dos sentidos: su valor y alcance al declarar el autor: «Lo creo en virtud persona humana. lín.3 desde abajo.

44. permanece la prohibición para los clérigos. bajo pena de excomunión. Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei (17-2-1981) 233 11921 esta Congregación. no era intención de la Congrega- del can. SEPER. Prefecto t Fr. t Fr. las grandes divergencias en las respuestas. BAJO PENA 1. derogaciones de dichas normas. inscribirse en ciaran públicamente con un juicio de carácter general sobre las asociaciones masónicas y otras semejantes 1 . Arzobispo titular de Lorium. Secretario . sede de la Sagrada Congregación para la Doctrina ' Excelentísimo Señor: Muchos obispos han preguntado a esta Congre. ción confiar a las Conferencias Episcopales que se pronun- be a los católicos. (17 de febrero de 1981) 3. AAS 73 (1981) 240s] según la intención de la Congregación. no permiten que la Santa Sede cambie la legislación general que hasta hoy se encuentra en vigor. que ponen de manifiesto la diversidad de situaciones en cada país. Al considerar los casos particulares se debe tener en cuenta que la ley penal está sometida a interpretación estricta. confirma y precisa lo si- DECLARACIÓN SOBRE LA DISCIPLINA guiente: CANÓNICA QUE PROHÍBE. Sin embargo. hasta que la Pontificia Comisión para la reforma del Código de Derecho ca- nónico. Prefecto y en otras sociedades semejantes. No ha sido modificada en modo alguno la actual 3 DE EXCOMUNIÓN. gación acerca del valor y de la interpretación del canon 2335 del CIC que prohibe a los católicos. ha dado lugar a interpretaciones erróneas y tendenciosas. de la Fe. no publique una nueva codificación canónica. inscribirse en la masonería t FRANJO Card. Por ello se puede enseñar y aplicar con seguridad la opinión de aquellos autores que consideran que el canon 2335 se refiere sólo a aquellos católicos que se inscriben en asociacio- nes que realmente maquinan contra la Iglesia. En un prolongado examen de esta cuestión. que es el organismo competente. escribía a algunas Conferen. al hacerse de dominio público. 11931 SE INSCRIBAN EN LA MASONERÍA 2. sin querer prejuzgar las eventuales 44 disposiciones del nuevo Código. leyes penales para la solución de los casos de cada una de con fecha 19 de julio de 1974. En cualquier caso. JÉRÓME HAMER. religiosos y miembros de los Institutos seculares de inscribirse en cualquier tipo de sociedad masónica. las personas que pueden estar sometidas al juicio de los cias Episcopales una carta reservada sobre la interpretación ()rdinarios. Al comunicarte esto. la naturaleza de las asociaciones masónicas que implique 2 Puesto que dicha carta. 2335 del Código de Derecho canónico. aprovecho la ocasión para mostrarte mis sentimien- tos de profunda estima y quedo a tu disposición en el Señor. Por lo tanto. SEPER. OP. bajo pena de excomunión. Arzobispo titular de Lorium. sólo como una lla- mada a los principios generales de la interpretación de las 1 La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. para Secretario conocer mejor la naturaleza y la actividad de estas asociaciones en nuestros días y para tener noticia del pensamiento de los obispos sobre este asunto. la Santa Sede ha tratado mu. no ha sido abrogada la excomunión ni 4 Y OTRAS ASOCIACIONES DE ESE TIPO las otras penas previstas. En cambio. chas veces con las Conferencias Episcopales a las que más afecta el tema. OP. que prohi. QUE LOS CATÓLICOS disciplina canónica que permanece en todo su vigor. Roma. t FRANJO Card. JÉROME HAMER. Lo que en dicha carta se refiere a la interpretación 5 [Sacra Congregatio pro Doctrina Fidei: que se ha de dar al canon en cuestión debe ser entendido. 17 de febrero de 1981.

E.u I misión al sacerdocio católico de quienes formaron parte DECLARACIÓN {SOBRE LA ADMISIÓN del clero episcopaliano. Nel giugno 1980 (1-4-1981) 235 11941 para la Doctrina de la Fe las cuestiones relacionadas con la 45 . De acuerdo con la Conferencia Episcopal de los Esta- dos Unidos. La respuesta de la Santa Sede a la proposición de estos episcopalianos incluye la posibilidad de una «dispo- sición pastoral» por la que se permita a quienes lo deseen una identidad común conservando algunos elementos de su patrimonio. Mons. Bernard Francis Law. que sigue siendo norma también para los futuros candidatos al sacerdocio provenientes de este grupo. en junio de 1980. a través de la Congre- gación para la Doctrina de la Fe. La entrada de estas personas en la Iglesia Católica ha de ser considerada como «reconciliación de cada una de las personas que desean la comunión católica plena». de acuer- do con lo previsto en el Decreto sobre Ecumenismo (n. A LA PLENA COMUNIÓN CON LA IGLESIA CATÓLICA DE ALGUNOS MIEMBROS DEL CLERO Y DEL LAICADO PERTENECIENTES A LA IGLESIA EPISCOPALIANA (ANGLICANA)} (1 de abril de 1981) [Nel giugno 1980: OR 1-4-1981. la Congregación para la Doctrina de la Fe ha designado Delegado eclesiástico para esta cuestión a S. expresó parecer favorable sobre la solicitud presentada por los obispos de los Estados Unidos de América referente a la admisión en la comunión plena con la Iglesia Católica de algunos miembros del clero y del laicado perteneciente a la Iglesia Episcopaliana (An- glicana). velar por su cumplimiento y estudiar con la Congregación . 45. obispo de Springfield-Cape Girardeau. la Santa Sede ha hecho constar que la excepción a la norma del celibato se concede en favor de estas perso- nas en concreto y no se ha de interpretar como si implicara un cambio del pensamiento de la Iglesia sobre el valor del celibato sacerdotal.4) del Concilio Vaticano II. 2] La Santa Sede. Al recibir en el clero católico a dicho clero episcopalia- no casado. A él compete la tarea de elaborar propuestas con elementos útiles para la «disposición pastoral» mencio- nada que se someterá a la aprobación de la Santa Sede.

que constituye un paso significativo hacia la reconciliación entre la Comunión anglicana y la Iglesia Católica. sobre asun. Más aún. la Congregación para la Doctrina de la viado a sus respectivas autoridades un informe final en el l'e enviará a todas las Conferencias Episcopales unas deta- que se presentaban los resultados obtenidos. MONS. y para ampliar ese es- Tras doce años de trabajo en común. 11961 ANGLICANO-CATÓLICO Ésta es la razón por la que. Por consiguiente. como el informe mismo indica. la Congregación para la Suyo afectísimo en Cristo. Unido en la oración para que el Espíritu Santo inspire ristía. A petición del Santo Padre. ludio a otras cuestiones indispensables para la restauración nacional Anglicano-Católica (ARCIC). mien- . especialmente de los puntos en los Señor obispo: i|iie los resultados así lo requieran. que no pueden ser aceptados tal como están. habría que hacer todo lo posible para asegurar que [Quam Praefectus: AAS 74 (1982) 1060-1074] continúe este diálogo tan felizmente emprendido. integrada por obis. y con el deseo de contribuir a la cla- ridad indispensable necesaria para un diálogo genuino. ciertas formulaciones del informe de ARCIC pueden dar pie todavía a interpretaciones divergentes. habrá que tener en cuenta que existen otras cuestio- CLARK. CO-PRESIDENTE DE LA COMISIÓN con idéntico espíritu. 46. de la unidad eclesial querida por el Señor. ALAN CHARLES pasado. tos tan importantes como la doctrina referente a la Euca. la Comisión Inter. mantenidos como dogmas por la Iglesia Católica. En efecto. la Congregación debe expresar también su punto de vista de que no es todavía posible decir que se haya alcanzado un acuerdo verdaderamente «sustancial» sobre la totalidad de las cuestiones estudiadas por la Comisión. unidos y BRETAÑA). Doctrina de la Fe ha estudiado el informe final de la AR- CIC. hay varios puntos. P. Quam Praefectus (27-3-1982) 11951 I ras otras parecen no poder ser fácilmente reconciliadas con 46 la doctrina católica. y cree que se trata de un importante acontecimiento t TOSEPH Card. como reflexión teológica y de su oración perseverante. contribución propia a la continuación de este diálogo. y al mismo tiempo que re- CARTA DEL PREFECTO DE LA SAGRADA conocemos que la Comisión mixta se ha limitado a cuestio- CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA nes esenciales que han constituido el punto clave de impor- DE LA FE RESPECTO AL INFORME FINAL iantes diferencias entre nuestras dos Comuniones en el DE LA «ARCIC» AL R. Con el mismo espíritu de sinceridad que caracteriza la labor de la ARCIC. RATZINGER ecuménico. OBISPO DE ANGLIA ORIENTAL (GRAN nes que también deben ser sometidas a examen. para llegar a un acuerdo definitivo INTERNACIONAL PARA EL DIÁLOGO capaz de garantizar una verdadera reconciliación. Finalmente. a juicio nuestra Congrega- (27 de marzo de 1982) ción.21 y 23). dos ellos sean perfectamente uno» (Jn 17. los ministerios y las ordenaciones. y la autoridad en V guíe nuestros comunes esfuerzos encaminados a que «to- la Iglesia. para lle- var adelante el estudio. fruto de su lladas observaciones sobre el informe final de ARCIC. ha en. por nuestros hermanos anglica- nos. o que sólo en parte pueden ser aceptados. pos y teólogos designados por ambas Comuniones.

fruto de doce años de 27 de marzo de 1982. Sacramentalidad y ordenación la Iglesia Católica y la Comunión Anglicana. las sagradas órdenes y el sujeto de la autoridad en la Iglesia. Interpretación de los textos petrinos del dignos de tenerse en cuenta: Nuevo Testamento 2. teniendo 1. y autoridad cu la Iglesia. la Congregación debe reconocer 3 I. ha prepa. al mismo tiem- III. trabajo de esta Comisión sobre las cuestiones referentes a la doctrina eucarística. los participantes se han compro- metido en un paciente y minucioso diálogo para superar II. A petición de Santo Padre. que envió a todas las Los Co-Presidentes de la Comisión Internacional Angli. Infalibilidad e indefectibilidad los valores considerados fundamentales por ambas partes. Reserva y adoración de la Eucaristía téril mentalidad polémica. «Recepción» cierto número de observaciones que la Sagrada Congre- . Este trabajo 3. Concilios ecuménicos ti) el hecho de que ARCIC ha tenido en cuenta un 5 5. Aspectos negativos A) EVALUACIÓN GLOBAL B) Dificultades doctrinales 1) Antes de nada. 2 Conferencias Episcopales el 2 de abril. Eucaristía como sacrificio ARCIC en el curso de doce años de un diálogo ecuménico 2. DE LA ARCIC POR PARTE DE LA SAGRADA rado sobre las afirmaciones finales de la comisión ARCIC CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE acerca de la doctrina eucarística. por mandato del Santo Padre. Sucesión apostólica OBSERVACIONES {SOBRE EL INFORME FINAL 2. Ordenación de mujeres cu común constituye un acontecimiento único en la historia de las relaciones entre ambas Comuniones. ministerio y ordenación. La autoridad en la Iglesia po supone un notable esfuerzo hacia la reconciliación. Sacerdocio ministerial como objetivo la restauración de la plena comunión entre 2. la Congregación Observaciones sobre el informe final de la ARCIC para la Doctrina de la Fe ha procedido al examen de este Informe desde el punto de vista doctrinal y ha formulado A) Evaluación global las siguientes observaciones. Eucaristía plenamente los aspectos positivos del trabajo realizado por 1. 47. Doctrina moral DE LA «ARCIC»} (27 de marzo de 1982) D) Indicaciones finales 11981 [Animadversiones: AAS 74 (1982) 1062-1074] Observaciones que la Sagrada Congregación para la OBSERVACIONES SOBRE EL INFORME FINAL Doctrina de la Fe. Aspectos positivos 2. cano-Católica Romana (ARCIC) enviaron a Su Santidad el papa Juan Pablo II el Informe final. Animadversiones (27-3-1982) 239 11971 C) Otros puntos para un futuro diálogo 47 1. Ministerios y Ordenación dificultades doctrinales abiertamente reconocidas. 1. Presencia real ejemplar bajo muchos aspectos. 4. El Primado de jurisdicción del Obispo de i) la calidad doctrinal del acercamiento obtenido en un 4 Roma serio intento por llegar a una interpretación convergente de 3. Son 1. Dejando a un lado una es- 3.

no es sin embargo completo. tanto Pastores como fieles. Ciertas formulaciones del Informe no son lo suficiente- claraciones originales. de base a la reconciliación a nivel de vida y praxis ecle- fica otra cosa que «real» o «genuino». pues. tación de tal término en la teología católica—. más bien ha confiado los necesarios mente explícitas. en la que ambas partes pueden encontrar inalte- falta de armonía y de homogeneidad que podría llevar a rada la expresión de su propia posición. la estructura de los ritos litúrgicos. 3 todo seguido por ARCIC: IDoc. y que la Iglesia (1981). como se puede ver más abajo. la Congregación se siente obligada a la que habla el n . Vaticano II (cf.4. habría sido útil (en orden a evaluar el guiente: una comparación de tres textos (Aclaraciones [Sa. Ritual). aun. De ahí que se presten a una doble inter- reajustes a dos series de aclaraciones. induce a leer Windsor 1971 n. Libro de Oración Común. Autoridad en la Iglesia I [Venecia ARCIC hubiese indicado su posición respecto a los docu- 1976] n. iii) La posibilidad de una doble interpretación de los dario. a los ojos de los miembros de en aquellos casos en que las afirmaciones del Informe final ARCIC. los dogmas marianos). y en defi- textos de la Comisión. A este respecto. Canterbury y Ve. dar pie a incertidumbres sobre el significado exacto de los opiniones teológicas. ¿cómo podría servir Se podría pensar que el adjetivo inglés usado no signi. gado los miembros de la Comisión y a la que quieren llevar pecto reservas justificadas). el primado papal. o a una convicción a la que han lle- Sagrada Congregación para la Doctrina de Fe tiene al res. la declaración Mysterium Ecclesiae. por «substantiel». 7 i) El primero puede ser considerado un punto secun. Este hecho Artículos de la Religión. no carecen de por la naturaleza del consenso real de las dos Comunio- importancia doctrinal. 10 Aparece otra fuente de ambigüedades en el hecho si. significado exacto de ciertos puntos del acuerdo) que la lisbury 1979] n. la espiritua. hacer diferentes lecturas y a un uso injustificado de los Esta posibilidad de lecturas contrapuestas. nes.26) muestra que ese acuerdo del que se dice que mentos que han contribuido en modo significativo a la es «sustancial». no hace posible saber si.l). la (iomuniones en diálogo. Animadversiones (27-3-1982) gación para la Doctrina de la Fe había hecho previamen. en lo referente a la adoración ministerios y ordenaciones (1979) y sobre la autoridad en cucarística. cuando los miembros de la ARCIC hablan del «sostanziale» —teniendo en cuenta. sobre todo. las diferencias que siguen existiendo o las cosas parecen incompatibles con estos documentos. la conno. lidad). Pero su traducción. la Congregación se siente necia. lomado 12001 una posición respecto a estos textos puede darios (por ejemplo. mación se refiere a la fe que realmente profesan las dos deramente esenciales (y. . a pesar de ser considerado por ARCIC lormación de la identidad anglicana (Los treinta y nueve como muy amplio. la disciplina eclesiástica. 17:161). aquí no sería posible apelar a la «jerarquía de verdades» de 6 2) Sin embargo. no siempre se ve con claridad si la afir- en él un acuerdo fundamental en puntos que son verda. Sea lo que fuere. documento: ARCIC no ha creído necesario revisar las de. si es posible 9 ti) La ambigüedad de la frase «acuerdo sustancial» interpretar de modo distinto una formulación que ha re- [substantial agreement]. 11991 cibido la aprobación de los expertos. nitiva incompatibles. En efecto. da pie a que nos preguntemos que se relacionan con el método empleado. s i ales? al menos a lenguas de origen latino. y del esfuerzo por responder satisfactoriamente obligada a observar que a veces es la segunda hipótesis la en dos series de aclaraciones sobre la doctrina eucarística.2 y 9. de formulaciones aparentemente sa- 8 Más importantes son los siguientes aspectos. mente a la fe. acuerdos conseguidos. c|iie se verifica (por ejemplo.240 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 47. El no haber que faltan en el documento tratan sólo de aspectos secun. Más aún. l l del decreto Unitatis redintegratio del subrayar algunos aspectos negativos relacionados con el mé. o si se trata de aspectos que pertenecen verdadera- te sobre las declaraciones de Windsor. n. El resultado es una pretación. hsfactorias a ambas partes. Doctrina Eucarística. «consenso al que hemos llegado» (cf. aunque no carece de relieve para los lectores del icxtos. n sus respectivos correligionarios.

miento sacramental (cf. Sin embargo. apropiándose del pan y del terio del sacerdote que pronuncia «in persona Christi» las vino de modo que se conviertan en alimento de la nueva palabras del Señor. hubiera sido útil sacramental a través del pan y del vino». CONCILIO DE TRENTO {Ses. el valor propiciato- laciones doctrinales.2}: DS 1652. Sobre ción. Aclaraciones. algunas de las cuales tocan a la sustan. cf. por el minis. rio que el dogma católico atribuye a la Eucaristía. CONCILIO auto-ofrenda [de Cristo]» y que el memorial eucarístico. nes (n. Cuerpo de Cristo. es precisamente el de este ofreci- correspondientes razones— serán presentadas a continua. Ene.3) de una «presencia plenamente expresada su fe en este punto. mental el sacrificio de Cristo. Carta Dominicae Cenae. también Declaraciones de Windsor. rea. y teniendo en cuenta que esto que procuran expresar la realización de esta presencia. a la pregunta: "¿Qué es esto?". como sacrificio. Después de la plegaria eucarística. «antes de la ple- garia eucarística. siguiendo el orden de los nuevos textos del Informe el sacrificio de la Misa. en la acción sacrificial de su Señor. no ha sido objeto de controversias en el pasado. PABLO VI. JUAN final (Doctrina Eucarística . Decr. can.3l: DS 1743. incluye una participación de la Iglesia. Estas dificultades —su descripción y las ARCIC no menciona. quedan en el Informe final modo tal que ella ofrece en El y con Él de manera sacra- de ARCIC un cierto número de dificultades en las formu. a la misma pregunta responde: "Es verdadera- 16 En las Aclaraciones. n.2. ? " Autoridad en la Iglesia: Aclaración. n. 13. Windsor 1981). 2) Presencia real B) DIFICULTADES DOCTRINALES PRESENTADAS POR LA SAGRADA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA F E Se aprecia con satisfacción que varias formulaciones afirman claramente la presencia real del Cuerpo y la Sangre I. la Congregación tiene que observar que. Salísbury 1979. pero se mantiene Es verdad que la declaración de Windsor dice en una la cuestión acerca de qué quieren decir realmente las pala. En orden a permitir a los católicos ver declaración habla en otro lugar (n. Pero la misma miento del pasado». 22. Autoridad en la Iglesia II. mientras texto dice que «la Iglesia entra en el movimiento de la permanecen tan sólo las especies de pan y vino». ARCIC ha explicado las razo. nota a pie de página que esto debe entenderse como «un bras «la Iglesia entra en el movimiento de la auto-ofrenda cambio misterioso y radical» efectuado por «un cambio (de Cristo)» y «hacer efectivo en el presente un aconteci. es «la proclamación efectiva que hace AAS 57 [1965] 766). Por ejemplo. no se puede parecen indicar adecuadamente lo que la Iglesia entiende considerar suficiente una explicación posible de una lectu. y en Aclaracio- aclarar que esta presencia real del sacrificio de Cristo. DE TRENTO {Ses. Sobre el sacramento de la Euca- que consiste en «hacer efectivo en el presente un aconteci.6 y 10).5).242 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 47. Más aún. por «transustanciación» («el admirable y único cambio de ra que no incluye un aspecto esencial del misterio. reconocido como legítima la especificación de anamnesis n. Salisbury 1979) de Cristo en el sacramento. la totalidad de la sustancia del pan en su cuerpo y de la 17 Al igual que las declaraciones de Windsor (n.Ministerios y Ordenaciones: PABLO II. ciertas formulaciones.5.6b) se dice: «Su cuerpo y sangre se nos dan median- lizada por las palabras sacramentales. Animadversiones (27-3-1982) 15 Finalmente. con referencia a la Tradición de la Iglesia Sin embargo. n. el creyen- 1) Eucaristía como sacrificio te 12011 responde: "Eso es pan".6. 4 {AAS 72 Aclaraciones. 11980] 128-129}). el Pan de Vida"» (Aclaraciones nes que le han movido a utilizar el término anamnesis y ha de Salisbury. cf. este totalidad de la sustancia del vino en su sangre. ristía. cap.8. de desde el punto de vista católico. mente el Cuerpo de Cristo. par. te la acción del Espíritu Santo. Mysterium fidei: miento del pasado». la Iglesia de los grandes actos de Dios». es decir. can. 1753. especialmente las y a su liturgia. y que cia misma de la fe. Encontramos asimismo las expresiones «la aso- . creación». Eucaristía (cf. en la realidad interna de los elementos».

aun cuando constituyan la me. recita la narración de la institución de la última Cena. Carta Oración Común: «. En la acción —incluida la consagración— y la recepción eucarísticas. par.9.2l DS 1740s..l} DS 1764. 1752 (Ses.12) distingue entre el sacerdocio co- diación sacramental del cuerpo y la sangre de Cristo 1 . que dice: «Ambas Comuniones afirman la presencia real de Cristo no afirma con suficiente claridad que es un principio de la fe en este sacramento.el Pan y Vino sacramentales siguen Dominicae Cenae. 23. reciben su ministerio de Cristo a través de las perso- 1 Podríamos recordar a este respecto la declaración anglicano-luterana nas designadas en la Iglesia para conferirlo». Sobre el sacramento del norma conocida 12021 por «Rúbrica negra» del Libro de Orden. can. nueve Artículos de la Religión (art. en el sentido de la doctrina católica. 1771. y expresa claramente lo que sólo puede hacer decir que el acuerdo sustancial que con tanto cuidado el sacerdote en la acción eucarística del siguiente modo: quiere presentar la ARCIC debería recibir ulteriores clari. ordenado. 25). a través de él. el pan y el vino. por tanto. Sobre el sacrificio de la Misa. Pero 3) Reserva y adoración de la Eucaristía esta formulación sólo significa que tal ministro es sacer- dote. de 1972. mente hemos observado.8.4. la nota 4 de las través del cual se entrega a Sí mismo a los comulgantes». del estatuto actual.7) y «la asociación de la presencia sacramental Salisbury 1979) de Cristo con el pan y el vino consagrados» (n. II. e invoca al Espíritu Santo sobre los dones». n.l. CONCILIO DE TRENTO {Ses. CONCI- 1643.13)..9) admite la posibilidad de una diver. como previa- la reserva sacramental. Pero la adoración del Santísimo ofrenda sacramental. sino también en los «juicios teológi. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 47. sagrados» (n. Más aún. en nombre de Cristo y en representación de su Iglesia. que entendamos que. la Iglesia ofrece sacra- gencia no sólo en la práctica de la adoración de Cristo en mentalmente el sacrificio de Cristo.5. 131}). Sin embargo. 22. 13. a la vez que siguen siendo pan y vino. a condición de Aclaraciones (n. Aclaraciones. autorizadas por la Conferencia de Lambeth y la Federación luterana mundial. pero ninguna de las dos busca definir con precisión de la Iglesia —no obstante las posibles dificultades de cómo acontece esto. la falta de claridad en este último punto haría Decr.2 (AAS 72 [1980] manteniendo sus sustancias naturales. Sobre el sacramento de la Eucaristía. da pie para deducir ran World. cap. y por tanto no deben 128-129. y n. ser adorados». XIX (1972) 393. Ministerios y ordenaciones (cf.6} DS incierto cualquier acuerdo real sobre el primero (cf. Aclaraciones (n..l. de la can. en la que. Animadversiones (27-3-1982) ciación de la presencia de Cristo con los elementos con. que los anglicanos reconocen esta institución sólo para los . dentro de la Comunión anglicana. y además dice que «los que son ordena- dos. 1656). cap. el documento no explícita tal cos» relacionados con ella. que se refiere a los Treinta y Conversaciones internacionales anglicano-luteranas 1970 1972. cap.9). 2) Sacramentalidad y ordenación ARCIC afirma la naturaleza sacramental del rito de la ordenación (n. «Sólo el ministro ordenado es quien preside la Eucaristía. JUAN PABLO II. en Luthe. can. ministro ordenado depende del carácter sacrificial de la tica de la Iglesia Católica (cf. después 1) Sacerdocio ministerial de la plegaria eucarística. A mún del Pueblo de Dios y el sacerdocio del ministerio la luz de estas observaciones parece necesario.. par. el pan y el vino permanecen tales en su sustancia ontológica. Informe de las Declaraciones de Canterbury. Como la naturaleza sacerdotal del Sacramento constituye el objeto de una definición dogmá. Estas formulaciones podrían ser leídas entendiendo que. ficaciones. A este respecto se podría plantear la cuestión LIO DE TRENTO {Ses. se comprobación histórica— que el sacramento del orden sa- convierten en el medio por el que Cristo está verdaderamente presente y a grado fue instituido por Cristo: en efecto. Kucaristía.

a partir de la declara. deberíamos precisar que ARCIC las razones por las que la Iglesia no se considera autorizada a admitir mujeres no se expresa con exactitud al interpretar el Concilio Vati- a la ordenación sacerdotal. ilo universal como institución permanente fuese directa- y una Aclaración.42. tica de la Escritura. se pueden encontrar En esta perspectiva. lríñales que aparecen en la Tradición. el obstáculo así creado es de carácter doctrinal. De este modo.i iludas acerca de la homogeneidad de los desarrollos doc- histórico. que debemos «considerar conforme con el plan de Dios para con su una Iglesia apartada de la comunión con la Sede Romana Iglesia» (cf.l} DS 3053).16. «Iil Apóstol Pedro. la ARCIC afirma que «quiere decir al menos que rsie primado expresa el propósito de Dios para su Iglesia». del 15-10-1976. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 47. sacramentos. la cual Es necesario subrayar la importancia del hecho de que i cquiere que Cristo mismo dispusiese la existencia del pri- los anglicanos reconocen que «una primacía del Obispo de mado universal. cf. Más aún.l. Carta del Dr. No se trata de razones socio-culturales. y no satisface las exi- respecta a la ordenación de mujeres (cf. 105-108. Doc. Coggan a Pablo VI.7). 30:6-9. < . universal en Oriente y en Occi- i ¡ino II cuando afirma que el «Concilio permite decir que dente». sino más bien de la «tradición constante en el tiempo. DS 3055). lo que la ARCIC escribe sobre el papel de Pedro («una especial posición entre los Doce». Al comentar el término «ius divinum» usado por el o no. que es competencia de la Iglesia. la ARCIC no respeta las 1) Interpretación de los textos petrinos del Nuevo regencias del término «institución» tal como aparece en la Testamento expresión del Concilio Vaticano I «por institución del mis- mo Cristo Nuestro Señor» (PAe cap. n. es necesario tener en cuenta que la Iglesia no terpretación de la Sagrada Escritura. n. Aclaraciones.l y 4) {AAS 69 (1977) lOls.. y sobre las que se ha podido decir que se trata 'ilc jurisdicción» (PAe cap. tución de los sacramentos y al modo en que ésta puede ser Pero. ser ordenado está ligada a la naturaleza del sacra. puede adoptar como norma efectiva para leer la Escritura tución no puede ser considerado solamente dentro de los solamente lo que sostiene la crítica histórica. les textos petrinos del Nuevo Testamento (Jn 1.15). recibió inmediata y directamente de cidas en este punto en algunos sectores de la Comunión Icsucristo Nuestro Señor un verdadero y propio primado anglicana. IPAe cap. 2 En la declaración ínter insigniores. sobre la base de los principa- Como la ARCIC ha observado.3. n . designio de Dios respecto a la unidad y catolicidad de la Se debe decir aquí que la cuestión referente a la insti. hay que tener en cuenta la interpretación autén. DS 3058). I Hiede no carecer de nada desde el punto de vista de la . 12031 Desde este punto de vista. Iglesia» (Autoridad II. al igual que lo que toca a la institución de los conocida está íntimamente vinculada a la cuestión de la in. ya que la cuestión sobre quién puede. «una posición de especial importancia».5) 3) Ordenación de mujeres tío corresponde a la verdad de fe tal como ha sido enten- dida por la Iglesia Católica. dando así pie límites de la certeza a la que se llega a través del método . gencias de la afirmación dogmática del Concilio Vaticano I: Las nuevas disposiciones canónicas recientemente introdu. y es parte del Eucaristía. de Pedro.2. n. Windsor 1981) mente establecido por Jesús durante su vida terrena» (Au- loiídad II.oncilio Vaticano I respecto al primado del Papa. La Autoridad en la Iglesia (Declaraciones II. se oponen formalmente a las «tradiciones comunes» i) Primado y jurisdicción del Obispo de Roma a ambas Comuniones. v que «no es necesario pensar que implica el que el prima- III. 21. ción de Canterbury de 1973 ha habido cambios por lo que Mt 16. el Bautismo y la Roma no es contraria al Nuevo Testamento.15. El hecho de la insti.. es decir. 241. Animadversiones (27-3-1982) dos «sacramentos del Evangelio». n. Sucesor mento del orden sagrado 2 . 12041 de una «lenta pero firme base para un consenso de opi- nión» (cf. n. 9 de julio de 1975). l l ) .

n. Por tanto..31). en la fidelidad al Evangelio que mulan las verdades centrales de la salvación". que se mantiene en la Iglesia Católica Romana» (n. cf. cf. n. DS 3064).27). que ya posee. LG 25 jPAe cap. a excepción de que no pertenece de la persona que lo expresa (cf.3). no se ha alcanzado 35 intrínseco (es decir. y no algo todavía un acuerdo entre la comprensión anglicana de la que le pertenece por razones humanas o para salir al paso infalibilidad y la fe profesada por los católicos. Animadversiones (27-3-1982) 249 Iglesia Católica Romana. pero (como hemos observado anteriormente) dogmas de la Iglesia las definiciones de la Inmaculada siguen existiendo diferencias importantes entre anglicanos Concepción y de la Asunción de la Virgen María.36 derado como un hecho significativo en las relaciones inte.4}. hecho un comentario: «Sólo se ven garantizados de "ex- toridad en la Iglesia I. un poder que proclamada porque es verdadera. ellos reconocen en tal Magisterio más que en la autoridad Acentúa incluso la Declaración de Venecia al decir que. la unidad visible no es algo las dos Comuniones respecto al siguiente punto: «A pesar extrínseco añadido a las Iglesias particulares. en último análisis.3) mente porque haya sido proclamada» (Autoridad II.. Tal reconocimiento debe ser consi. que "for- ya.15-19). no es verdadera simple- puede ejercitar siempre libremente» (LG 22. .9) en orden a salvaguardar \» unidad entre del Sucesor de san Pedro cuando ejerce su oficio de «con- las Iglesias particulares. el término «infalibilidad» no hace referencia exigencias históricas. poder de jurisdicción sobre todas las Iglesias particulares es Como muestran estas referencias. n. La ARCIC de necesidades históricas. un primado universal en cualquier unión futura» DS 3065. tener.3). es parte constitutiva de la natu. que puede adoptar formas diferentes según las Sin embargo. que para la Iglesia Católica constituyen verdaderos y autén- mado.18). como contenido puntos fundamentales de la fe". (cf. La Comisión señala en particular una divergencia entre 34 Según la tradición católica. Jn 21. 12051 cluir lo que es erróneo" o están "protegidos del error" Para la ARCIC. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 47. la seguridad que tienen los fieles de la nquellos juicios de los Concilios Ecuménicos que tienen verdad de la enseñanza del Magisterio de la Iglesia se apo. sino a la certeza: significa que El Informe de la ARCIC reconoce «que un primado la certeza de la Iglesia respecto a la verdad del Evange- universal será necesario en una Iglesia nuevamente unida» lio está presente sin sombra de dudas en el testimonio (Autoridad II.27. 3074). Por esta razón. vinculada necesariamente al oficio del Obispo de conservar. promover y expresar esta unidad. núa diciendo que muchos anglicanos no aceptan como reclesiales. De ahí que podamos entender por qué ARCIC conti. inmediatamente a la verdad. que posesión garantizada de tal don de la asistencia divina en empapa todos sus elementos. 3) Infalibilidad e indefectibilidad 4) Concilios Ecuménicos Antes de nada conviene observar que el término inde.23). insiste justamente en que «la enseñanza de la Iglesia es supremo y universal sobre toda la Iglesia. El Papa tiene «un poder pleno. n.32. das por ciertas antes de su recepción por los fieles» (Auto- raleza misma de la Iglesia (cf. mientras y católicos por lo que respecta a la naturaleza de este pri. en virtud del cual sus decisiones formales son teni- con la voluntad del Señor. La Aclaración de Windsor repite algo sobre lo cual la 37 fectibilidad usado por la ARCIC no tiene el mismo valor Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe ya ha que el término utilizado por el Concilio Vaticano I (cf. el ridad II. n. versal en una Iglesia unida.. Acla- a la manifestación visible de la plena comunión cristiana ración. (PAe cap. n. y que el Obispo de Roma «debería firmar a sus hermanos» (Le 22. de nuestro acuerdo sobre la necesidad de un primado uni- rían y realizarían en sí mismas la esencia plena de la Iglesia. Au. Autoridad II. «iure divino») a esta función. pero que nunca puede faltar. de acuerdo Roma. los anglicanos no aceptan la tal unidad pertenece a la estructura íntima de la fe. Autoridad I. el cargo de el juicio.» (n. ticos dogmas que pertenecen a la plenitud de la fe.. n.12).

pero al mismo de la fe».29) señala una diferencia entre la doctrina católica y la posición anglicana: «Los católicos romanos concluyen que el juicio es preservado de error y que la proposición es C) OTROS PUNTOS PARA UN FUTURO DIÁLOGO verdadera. n. estudiado más profun- deberíamos decir que esta teoría no está de acuerdo con damente y. tratadas por la ARCIC: realidad de la Eucaristía. 12071 recepción por los fieles un factor que debe contribuir. naturaleza del primado extremos (Aclaración. habla como si verdaderamen. las discusiones ecuménicas y toca al corazón del problema 40 Por otra parte. al tratar la ARCIC de las definiciones ecuménico. según el Informe. por tanto. errado"» (ibíd. apropiadamente en los tres temas que históricamente han . según la cual. asimismo Autoridad II. sobre este punto (cf. al reconocimien.250 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 47.25). el Informe (Autoridad II. ción Pastor aeternus del Vaticano I. en los documen.). la práctica y la profesión de la fe». Es verdad es que la constitución Dei Verbum del Vati- 38 Lo que se dice aquí sobre los Concilios Ecuménicos no cano II habla en el n. confiada exclusivamente al vivo Magisterio oficial de la Igle- tos conciliares. y extrae de este 39 Al considerar el caso de una definición «ex cathedra» único depósito de la fe todo aquello que presenta para ser realizada por el Obispo de Roma. análisis suficiente de la cuestión. n. el texto de ARCIC no distingue. el papel de la «recepción». cuando dice: «El di- vino Redentor quiso que su Iglesia fuese dotada (de infa- libilidad) al definir doctrinas concernientes a la fe y a las 2) Doctrina moral costumbres» ({PAe cap. tanto escrita como transmitida. n. LG 25). cuya autoridad es ejercida en nombre de Jesucristo. consideraciones que se encuentan en ellos. gozan de esta infalibili. Declaración de Canterbury. 12061 Esta función magisterial no está por encima de la Palabra de Dios. conservándolo es- 5) «Recepción» crupulosamente y explicándolo fielmente por mandato di- vino y con la ayuda del Espíritu Santo. se extiende al ámbito total de la fe y de las tiempo añade: «La tarea de interpretar auténticamente la costumbres. Animadversiones (27-3-1982) lejos de implicar que los Concilios Ecuménicos no pueden dad. ser confrontado con los hechos de la enseñanza católica tal como es expresada en la constitu. pero podemos preguntarnos si el texto mismo presenta un sión genuina de la fe (cf. El diálogo llevado a cabo por la ARCIC se centró muy reunidos en Concilio Ecuménico. siendo ellos «maestros y jueces» (cf.25). entre lo que es propiamente definido y otras sia..3). los obispos. es consciente de que "a veces han la fe (cf. los anglicanos creerían deber suyo suspender la recepción de la definición a fin de Esta cuestión ha estado presente en el centro de todas estudiarla y discutirla». ma que necesitaría ser reexaminado. un proble- 41 Si éste es. por consiguiente afecta a todas las cuestiones conciliares y de su recepción.10 de «una notable armonía» que se es exacto: la misión que la Iglesia reconoce a los obispos establece «entre los obispos y los fieles» en la «conserva- reunidos en Concilio no se limita a «puntos fundamentales ción. sacramen- te hubiese llegado a una fórmula de acuerdo al evitar dos talidad del ministerio sacerdotal. n. sobre todo. to de la autoridad y del valor de la definición como expre. «la Comisión.. y sus definiciones exigen el asentimiento obediente de errar.16). creído como divinamente revelado». prestándole fiel atención. Pero esta fórmula hace de la romano.4¡ DS 3074). enseñando sólo lo que ha sido transmitido. la vida y la praxis eclesiales de las dos Comuniones. ni con la constitución Lumen gentium del Vaticano II. Palabra de Dios. a El Informe final afirma la existencia de un consenso título de «indicación final» o «definitiva». Es. n. Si la definición propuesta al asentimiento no fuese claramente una interpretación legítima de la fe bíblica 1) Sucesión apostólica y en línea con la tradición ortodoxa. ha sido Más aún. sino que la sirve.

b) que se profundice en los puntos ya mencionados en 5 que los resultados no son satisfactorios. 46 Pero. el primado del Obispo de Roma). la adoración eucarística. D) INDICACIONES FINALES c) que se amplíe a nuevos temas. la infalibilidad. la «regula fidei». 50 c) porque ciertas formulaciones del Informe no son lo suficientemente explícitas como para asegurar la exclusión de interpretaciones incompatibles con la fe católica (por ejemplo. porque algunos aspectos importantes de la doctrina de la Iglesia Católica. de la ARCIC 47 Como conclusión de su examen doctrinal.2). la doctrina de la «recepción»). Animadversiones (27-3-1982) 2 sido objeto de controversias entre católicos y anglicanos: lo han sido sólo de forma indirecta (por ejemplo. la relación entre el primado y la estructura de la Iglesia. o no han sido tratados o . la que concierne a la Eucaristía como sacrificio. que sin duda representa un notable esfuerzo ecu- ménico y una base útil para realizar ulteriores pasos camino de la reconciliación entre la Iglesia Católica y la Comunión anglicana. no constituye todavía un acuerdo sustancial y ex- plícito sobre algunos elementos esenciales de la fe católica: 48 a) porque el Informe reconoce explícitamente que al- gunos dogmas católicos no son aceptados por nuestros her- manos anglicanos (por ejemplo. piensa que los resultados de su examen recomendarían: será apropiado conceder un lugar de importancia a la doc. y la naturaleza y ejercicio de la autoridad en la Iglesia» (Introducción al Informe final. pues hay suficiente base trina moral. los dogmas marianos). 12081 ordenado. a) que el diálogo continuase. para pensar que su continuación sería fructífera. particularmente a 5 aquellos que son necesarios con vistas para la restauración 1) Sobre el acuerdo alcanzado en el Informe final de la plena unidad eclesial entre las dos Comuniones. a la naturaleza del sacerdocio). la suce- «sobre la Eucaristía. la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe piensa que el Infor- me final. n. la doctrina moral). 2) Próximos pasos concretos que deben darse ración de la unidad de la Iglesia.252 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 47. 52 e) finalmente. el significado y función del ministerio sión apostólica. 49 b) porque algunas doctrinas católicas sólo en parte son aceptadas por nuestros hermanos anglicanos (por ejem- plo. Entre esos puntos. 51 d) porque ciertas afirmaciones del Informe son inexac- tas e inaceptables como doctrina católica (por ejemplo. a la presencia real. como el diálogo tiene por objetivo final la restau. deberá necesariamente extenderse a todos los puntos que constituyen un obstáculo La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe j para la restauración de dicha unidad.

y por lo tanto en el pan eu- carístico. con tal de que un fiel. que asista a la Misa. por la divina providencia papa 48 ¡uan Pablo II. No. 29 de octubre de 1982. JÉRÓME HAMER. «POR INTINCIÓN» Y LA COMUNIÓN DE LOS En la sede de la Sagrada Congregación para la Doctrina FIELES BAJO LA SOLA ESPECIE DEL VINO} de la Fe. Arzobispo titular de Lorium. 8 D. 4 D. . comulgando por intinción. que celebre solo la Misa. 7 R. OP. 9 R. 1) Si el Ordinario del lugar puede permitir la co- munión bajo la sola especie de vino a aquellos fieles celia- eos cuyo tratamiento exige que se abstengan del gluten. II 6 D. Prefecto t Fr. Los Padres de la Sagrada Congregación para la Doctri. 1) Si al sacerdote que. (29 de octubre de 1982) [Paires Sacrae Congregationis: AAS 74 (1982) 1298s] t JOSEPH Card. en la audiencia concedida al infrascrito Secre- RESPUESTA A LAS DUDAS PROPUESTAS tario de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Pe. Secretario na de la Fe establecieron en la reunión ordinaria que se debe responder de la siguiente manera a unas dudas pro- puestas: I 2 D. por razón de alcoholismo o de otra enfermedad. según el juicio de su médico no puede sumir ni siquiera la cantidad mínima de vino consagrado que se suele emplear en la Misa. 48. se le debe sugerir que comulgue por inunción en la Misa concelebrada. 2) Si el Ordinario del lugar también puede permi- tir al sacerdote que se encuentre en la misma situación. {SOBRE LA COMUNIÓN DEL CELEBRANTE aprobó las citadas respuestas y mandó publicarlas. Sí. Sí. 2) Si el Ordinario del lugar puede permitir que para los citados fieles el sacerdote consagre hostias de las que se ha eliminado el gluten. 5 R. 3 R. Paires Sacrae Congregationis (29-10-1982) 255 12091 Nuestro Santísimo Señor. presente en la harina de trigo. consuma lo que resta del vino consagrado. RATZINGER. Sí.

arzo. Moisés Carmona confirió posteriormente la ordena. Los obispos que han ordenado a otros obispos y los ILEGÍTIMAMENTE mismos obispos ordenados. Los presbíteros. Mons. Pierre Martin Ngó-dinh-Thuc. 49. re.mus Dominus (12-3-1983) 12101 La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. a saber: Y LOS QUE HAN SIDO ORDENADOS 1. el día 25 de febrero de 1982. según decreto de la Sagrada Congregación del Santo bispo titular de Bulla Regia. la ordenación de los mismos y los considera. incnte la recibieren de éstos. 1105 §1. 2370 y 2373 §1 y §3 12111 del Código de [Exc. Ih/ctrina de la Fe. él mismo en dicho año.mus Dominus: AAS 75 (1983) 392-393] Derecho Canónico. y por lo que se refiere al ejercicio del orden son irre- incurrido tanto él como quienes habían recibido de él ile. ron la ordenación de modo ilegítimo o a quienes eventual- solución de la excomunión. gulares (can. fran. licipar o favorecer en modo alguno las actividades litúrgi- cés. por lo que respecta a quienes ya recibie- Posteriormente. Y siguiendo en vigor las sanciones penales mencionadas ante- lo que es aún más grave. §7). Finalmente. en contra de riormente. por mandato especial de Su Santidad Juan DE NUEVO LAS PENAS CANÓNICAS EN LAS l'ablo II. 1382. A esta Sagrada dez de las ordenaciones. 3. Exc. Por ello la Sagrada Congregación para bíteros asistentes. Guérard des Lauriers. 49 habiendo examinado la gravedad de estos delitos y afirma- NOTIFICACIÓN POR LA QUE SE DECLARAN ciones erróneas. en la que afirmaba que «la Sede Secretario de la Iglesia Católica de Roma estaba vacante» y por tanto él. confirió la ordenación lluramente a los fieles cristianos que se abstengan de par- episcopal al religioso M. L. a partir del año 1981. sin mandato pontificio y sin que Esta Sagrada Congregación tiene el deber de advertir hubiera habido designación canónica. Mons. además de las sanciones seña- (12 marzo 1983) ladas en los can. en la sede de la Sagrada Congregación para la El Excmo. ' li: can. la Iglesia no reconoce ni reconocerá Congregación ahora le consta que el Excmo. 1041 §6. 2374. Arzobispo titular de Lorium. La de enero de 1976 varios presbíteros y obispos en El Palmar pena señalada en el can. 953. otros presbíteros en contra de lo prescrito por el can. . quedan ipso facto suspendidos del orden recibi- el que se recordaban las penas canónicas en las que habían do. «hacía todo con el fin de que la Iglesia 1 En cuanto a la concordancia de los cánones a que aquí se hace referen- Católica de Roma perdurase para la salvación eterna de las • ii con la legislación canónica recientemente promulgada. hasta su eventual arrepentimiento y absolución. considera necesario repetir las prescripciones de QUE HAN INCURRIDO LOS OBISPOS QUE su decreto del 17 de septiembre de 1976 de forma que se ORDENARON ILÍCITAMENTE OTROS OBISPOS aplique totalmente en este caso. 985. en la que habían incurrido. 1013. cf. 29} con can. JÉRÓME HAMER. 2370 se aplica también a los pres- de Troya (España). 955. AAS 68 [1976] 623) {Doc. RATZINGER. lica. lo que prescribe el can. lus personas citadas anteriormente 1 . si los hubo. la Doctrina de la Fe publicó. el 17 de septiembre del mis. 1383. trar la legitimidad de las acciones realizadas por él. en cuanto obispo. sobre t JOSEPH Card. 12 de marzo de 1983. ordenó ilegítimamente el mes Oficio del día 9 de abril de 1951: AAS 43 (1951) 217ss. en el mismo estado que tenía cada uno antes. ordenados ilegítimamente según el mo año. han incurrido también ipso facto en excomunión. el mismo prelado pidió y obtuvo la ab. en el nuevo almas». sea lo que fuere sobre la vali- servada especialísimamente a la Santa Sede. de cas o cualquier clase de iniciativas u obras promovidas por México. ción episcopal a los presbíteros mexicanos Benigno Bravo y Roberto Martínez y al presbítero americano George Musey. reservada de modo especial a la Sede Apostó- El Excmo. ha ordenado de nuevo los jurídicos. Roma. y a los sacerdotes Moisés Carmona y Adolfo Zamora. Prefecto todo a través de una declaración hecha pública en Munich t Fr. Ngó-dinh-Thuc quiso además demos. gítimamente la ordenación. a todos los efec- dihn-Thuc. Mons. un decreto (cf. 2. OP. OP. Ngó.

2] de las acusaciones de herejía dirigidas por él 12131 contra el papa Pablo VI y el Concilio Vaticano II. 2 A pesar del carácter de tal iniciativa y a petición de la autoridad superior. que el Santo Padre está siempre dispuesto a acoger. fundador y animador del le había sido requerida después del examen de sus escritos. sobre todo en un escrito análogo con fecha de 1973. y impreso (sin citar fecha. el firme deber de pro- NOTIFICACIÓN {SOBRE EL PADRE GEORGES hibírselo. y se lo comunicaba formalmente. bajo el patrocinio de la «Contra.-Parres-lés-Vaudes). movimiento llamado «Liga de Contra-Reforma Católica». hecho a petición suya. cuyo contenido ha sido dado podrá creer en la seriedad del deseo de reconciliación. za contra la persona de Su Santidad Juan Pablo II. y que refleja las acusaciones presentadas desde hace años con- tra el papa Pablo VI y Su Santidad Juan Pablo II. DE NANTES} 3) que la Sagrada Congregación para la Doctrina de la 6 (13 de mayo de 1983) l. Monsieur l'Abbé Georges de Nantes (13-5-1983) 259 12121 y que el Secretario de la Congregación para la Doctrina de 50 la Fe tenía. acompañado por cuatro delegados. ni tampoco las que habían sido formuladas hace tiempo con- tra el papa Pablo VI. en función de su cargo. St. retractación que 1 El padre Georges de Nantes. el sacerdote de Nantes. Secretario de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. 3 Durante la entrevista.e esperaba todavía de él la retractación de sus errores y [Monsieur l'Abbé Georges de Nantes: OR 16/17-5-1983. 5 2) que la publicación y la difusión de este libelo cons- tituirían una grave violación de los deberes del Padre de Nantes en cuanto cristiano y más aún en cuanto sacerdote. recla- ma oficialmente la apertura de un proceso contra el mismo Santo Padre y ante su propia instancia en cuanto «Juez supremo de la fe». Reforma Católica». Jéróme Hamer. que a conocer en sus grandes líneas mediante un documento él mismo ha manifestado dos veces en 1978 y en 1981. el viernes 13 de mayo de 1983. 50. Casa San José. ha sido recibido por Mons. venido a Roma con la intención de poner en manos del 4) que mientras esta retractación no sea hecha. no se ma y escándalo». se le ha concedido al Padre de Nantes presentar su relación y el objeto de su petición. sobre todo en el boletín de la «Contra-Reforma Católica». y no 7 Santo Padre o de «otra persona delegada por él» un «Libro se extienda también a los ataques de la misma naturale- de acusación contra el papa Juan Pablo II por herejía. cis. Hamer ha declarado posteriormente al Padre de Nantes: 1) que rechazaba de la forma más rotunda recibir su libelo. 3 de mayo y 5 de julio de 1968. ha 25 y 29 de abril. en la sede de este dicasterio. y de sus intervenciones públicas del acompañado de una delegación de este movimiento. . 4 Mons. porque no era posible aceptar las acusaciones injusti- ficadas y gravemente ofensivas contra el Santo Padre. Este libro.

en el esta Congregación cinco cuestiones referentes a la interpre. art. Prefecto nen la misión de perpetuar la obra de Cristo [. los obispos han sido constituidos auténticos y verdaderos Secretario maestros de la fe. la Sagrada Congregación para S. me rei. can. del 19 de marzo de 1975. de los obispos diocesanos y de las Confe- al Emmo.. can. y. del 25 1 En carta con fecha 2 de julio de 1982. en el Decreto Ecclesiae Pastorum de la Sagrada Congregación 7 de julio de 1983 para la Doctrina de la Fe.. sobre la aprobación de las obras destinadas a la catc. inmediato y quesis. 4. y en la Responsio de Señor cardenal: la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. tiene el supremo poder ordinario sobre después por el Santo Padre en las audiencias del 26 de mar. devotísimo en el Señor. puestos por el Espíritu Santo. 39:2s). sucesores de los Apóstoles como Pastores de las almas. jurídico y pastoral que son su lundamento. que. obispo de dar las respuestas concretas. zo y del 1 de julio. 1. la Doctrina de la Fe juzga oportuno indicar los principios generales de orden doctrinal. nuevo CIC. las normas en materia de catequesis. P. cardenal Silvio Oddi del 11 de abril de 1971.] Habiendo sido cons- y de los eminentísimos cardenales miembros de este dicas. Silvio SRE Cardenal Oddi. P. respectivamente. y re- nales. expuestos particularmente en el Directorium Carta al Prefecto de la Sagrada Congregación para el Clero. . antes de Congregación para el Clero. Arzobispo titular de Lorium. con el fin de recordar los principios fundamentales en cordadas en gran parte por la exhortación apostólica Cate- los que se inspiran dichas respuestas. RATZINGER. torium catechisticum genérale: AAS 64 (1972) 97-176. en aplicación da Congregación para el Clero. pleno. son 6 tero de usted. 775 del nuevo CIC. 331). pontífices y pastores» (ChD 2.. JÉRÓME HAMER. precedidas de una nota pre. 2. nuevo CIC. t Fr. «El Romano Pontífice [. Tengo ahora el honor de remitir a su Por este título. Prefecto de la Sagrada rencias Episcopales. querida expresamente por los eminentísimos carde.] Por esto. juntamente con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad. eminencia. DeodatOj presidente de la Conferencia Episcopal Francesa. che si tradendae. los cuales lo examinaron en sus reuniones del 23 de bien común de la Iglesia universal como el bien de cada marzo y del 22 de junio. tución divina de un poder supremo. han sido propuestas en el Direc- liminar. lodas las Iglesias» (ChD 2. 51. 4 art. OP. 375). él determina para la Iglesia universal 5 eminencia las respuestas a las cinco cuestiones de esta Sagra. 4.] está revestido por insti. Por tanto. del Concilio Vaticano II. cf. n. Con lettera in data (7-7-1983) 261 12141 12151 51 ANEXO RESPUESTAS A LAS DUDAS PROPUESTAS SOBRE LA INTERPRETACIÓN DEL DECRETO Nota preliminar «ECCLESIAE PASTORUM» (7 de julio de 1983) Las diversas cuestiones que se han presentado acerca 3 [Con lettera in data: AAS 76 (1984) 45-52] del procedimiento para la aprobación de las publicaciones de catequesis competen al ejercicio de la autoridad de la 8 Se publican dos cartas con documentos adjuntos enviadas Sede Apostólica.. can. «Los obispos. y al R. tituido Pastor de todos los fieles para promover tanto el terio. 2 Con la expresión de mi mayor reconocimiento.. usted presentó a de junio de 1980: AAS 72 (1980) 756 {Doc.134: AAS 64 (1972) 173. tación de las disposiciones del decreto Ecclesiae Pastorum. Las decisiones fueron aprobadas una de las Iglesias. El problema se sometió al estudio de los consultores universal para el bien de las almas [. tie- t JOSEPH Card.. §1: AAS 67 (1975) 283 {Doc. catechisticum genérale de la Sacra Congregatio pro Clericis. Juan Vilnet. 26:10}.

de los cuales se liabla en el n. La acción pastoral catequética debe realizarse de R. 775. SAGRADA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO así también cada obispo para su Iglesia particular ejercita inmediatamente. experimentación»? 11 4. respetando las competencias antes recor- puede admitir la publicación de catecismos ad experimen- dadas. 775. Después del decreto De Ecclesiae Pastorum 13 primera autoridad responsable de la catequesis. previa aprobación de la Sede Apostólica. 10 de junio catechisticum genérale. respuesta de la Comisión para la interpre. Pero no se excluyen los experimenta Inirticularia precedentes a la publicación. ChD Observaciones: 38. 9 Tiene los poderes que el derecho le reconoce (cf. para «consulta y rium catechisticum genérale. del de 1966). nuevo R. también can 827. 39:2s}. 4: AAS 72 (1980) 756 {Doc. en el marco de una región. 4. si ello parece útil. respetando vigilantia circa libros: AAS 67 (1975) 283 {Doc. tión. can. . ¿pueden las 8 3. 63). §1. 827. §1. b) Por lo que se refiere a la consulta: el concepto de 19 catecismos «para consulta» requeriría mayores precisiones. y no puede delegar su Se remite a la respuesta de la Sagrada Congregación 15 poder legislativo a las comisiones u otros organismos crea. y normas de la Sede Apostólica (cf.119 y 134). can. a) Por lo que se refiere a la experimentación: no se 18 12 Esto implica. un valor pro- acción común. 51. Directo. Conferencias Episcopales y Sede Apostólica. nuevo CIC: Compete a la Conferencia Episcopal si se con- 10 Por lo que se refiere a la catequesis. §2 del nuevo CIC. de a la catequesis. de una nación o incluso de varias naciones que pertenezcan a Observaciones: una misma zona socio-cultural. para la Doctrina de la Fe sobre la duda citada en la cues- dos por ella (cf. La Conferencia Episcopal es «una asamblea en la Conferencias Episcopales nacionales o regionales publicar que los obispos de una nación o territorio ejercen conjun- catecismos nacionales o regionales y documentos catequé- tamente su cargo pastoral para promover el mayor bien que licos válidos a nivel extradiocesano sin la previa autoriza- la Iglesia ofrece a los hombres. con la Cuestión II. can. §2. §2 del Directorio catequístico: AAS 64 (1972) 166. en cuanto al contenido y al método. en una lener ya. cf. en particular por las formas ción de la Santa Sede? y modos de apostolado. un necesario entendimiento entre los obispos dioce- lum: los catecismos destinados a toda una nación deben sanos. Con lettera in data (7-7-1983) 263 262 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe CUESTIONES PRESENTADAS POR LA 7 Como el Soberano Pontífice para la Iglesia universal. 12171 17 manera eficaz y coordinada. el poder de enseñar (munus docendi). ¿Pueden ser propuestos y difundidos por 16 aprobación de la Sede Apostólica. en conformidad a los n.119 y 134 del Directorium tación de los Decretos del Concilio Vaticano II. 26:10). can. 455 del nuevo CIC). can. hacer publicar. 14 CIC. sin la previa aprobación de la propio territorio (cf.1 del nuevo de la ulterior precisión d é l a Sagrada Congregación para la CIC.119. 447). catecismos a nivel nacional. No. quedando a salvo sidera útil procurar la edición de catecismos para su terri- el derecho propio de cada uno de los obispos (cf. compete a la Conferen- cia Episcopal. No. 12161 adaptados de manera debi- da a las circunstancias de nuestro tiempo» (ChD 38. 775. en virtud del tus divinum. a la vez fraterna y respetuosa del principio bado que asegure la autoridad y estabilidad que correspon- I de la colegialidad. par. Por tanto. can. y sobre todo al canon 775. §1 del nuevo CIC). Santa Sede. n. Doctrina de la Fe con su respuesta a la duda relacionada con el art. es en su diócesis la Cuestión I. los catecismos para el las Conferencias Episcopales. lorio. Catechesi tradendae.

y no puede ser delegada (cf. preámbulo recuerda los principios fundamentales de don- 25 Esta decisión. ¿pueden conceder el Imprimalur a catecismos particu. que la examinaron en sus compete colegialmente a la Conferencia Episcopal. 4 del decreto Ecclesiae Pastorum {Doc. ca» establecida por el nuevo Código oportunamente en el Con la expresión de mis sentimientos respetuosos. Una co. por lo que se refiere a los catecismos na. si los presenta o no a la aprobación de la Santa Sede. de la Conferencia Episcopal y. de preparar el material catequístico. valen las normas citadas arriba (ad 1). siástica pueden utilizarse como medios subsidiarios. 20 Cuestión III. Ahora comunico la respuesta a dicha cuestión. la decisión debe ser tomada por una mayoría cualificada según la norma del t JOSEPH Card. 7 de julio de 1983 22 Cuestión IV. la Sagrada 32 28 1. compete al poder legislativo reitero de usted afmo. Carta al Presidente de la Conferencia Episcopal Francesa. dubium» de la Pontificia Comisión para la interpretación de Secretario los Decretos del Concilio Vaticano II. de se toma la respuesta. 26:10). recho de la Conferencia Episcopal. RATZINGER. va precedida de un preámbulo si lo acepta o no y. incluso establemen. 455. Prefecto can. en cuanto tal. Además del catecismo oficial. jurídico los catecismos aprobados y adoptados como textos oficiales y pastoral enunciados sobre todo en el Directorium cate- por el obispo mismo o por la Conferencia Episcopal.264 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 51. me 31 libro II «De muñere docendi». ferencia Episcopal. enunciadas en el art. Sí. en el Señor. 1 de julio. Señor: a nivel nacional o para cada una de las diócesis? En carta fechada el 3 de agosto de 1982 presentó usted 30 23 R. reuniones del 23 de marzo y 22 de junio. Jean Vilnet la exposición? 21 R. los «decreta gene- ralia» según el can. Cardenales. cuando éstos son seguros en su contenido y claros en Mons. respuesta «ad t Fr. 29 «proprie sunt leges». Para la catequesis realizada bajo la autoridad del Congregación para la Doctrina de la Fe juzga oportuno obispo en las parroquias y en las escuelas. oficialmente a nuestra Congregación una cuestión referen- te a la interpretación de las disposiciones sobre el Impri- Observaciones: matur de los libros de catequesis. previa aprobación de la Sede Apostólica. Cada uno de los Ordinarios diocesanos que han dado parecer favorable para un catecismo nacio- nal. por voluntad expresa de los Emmos. §2. salvo siempre el de. aprobó sus decisiones en las audiencias del 26 de marzo y te. conforme a la siguiente interpretación: Antes de contestar a la pregunta planteada. No. chisticum genérale de la Sagrada Congregación para el Cíe- . OP. ¿Puede tener una comisión episcopal la autoridad permanente de aprobar o no aprobar catecismos Excmo. Arzobispo titular de Lorium. Por otra parte. del día 25 de mayo de 1966: AAS 60 (1968) 361. que se refiere a la «institutio catecheti. 12181 12191 ANEXO 26 Cuestión V. Otros catecismos aprobados por la autoridad ecle. dicho cionales. JÉRÓME HAMER. ¿pueden ser utilizados otros catecismos debidamente aprobados por la Nota preliminar autoridad eclesiástica? 27 R. Con lettera in data (7-7-1983) 265 Pero si se trata de una obra catequética de consulta desti. 2. lares. de decidir Como usted podrá apreciar. Sí.29 nada a toda una nación y que está propuesta por la Con. se deben utilizar indicar los principios generales de orden doctrinal. en su conjunto. miembros de nuestro dicasterio. El Santo Padre misión episcopal puede estar encargada. La cuestión 24 La responsabilidad de procurar la edición de catecismos Fue sometida al estudio de los consultores y cardenales para su territorio.

nuevo El art.. del 25 Por lo que se refiere a la catequesis. Directorium ca- tituido Pastor de todos los fieles para promover tanto el techisticum genérale. can. adaptados de manera debida a las circunstan. 38. quedando a salvo 39 de junio de 1980: AAS 72 (1980) 756 {Doc.] Por esto. EPISCOPAL FRANCESA los obispos han sido constituidos auténticos y verdaderos maestros de la fe. 63). das en gran parte por la exhortación apostólica Catechesi en una acción común. así también cada obispo para su Iglesia particular ejercita cuando se les pide darle la aprobación contemplada en este inmediatamente. Con lettera in data (7-7-1983) 267 ro. pleno. puestos por el Espíritu Santo. can. cf. 455 del nuevo CIC).119 y 134). invocan el normas de la Sede Apostólica (cf. respuesta de la Comisión para la in- para la Doctrina de la Fe. inmediato y bación de la Sede Apostólica. nuevo CIC. cho» del solicitante y. un necesario entendimiento entre los obispos catechisticum genérale: AAS 64 (1972) 97-176. 375). cf. 775.266 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 51. a. 4. independientemente de cualquier apreciación su cargo pastoral para promover el mayor bien que la Iglesia del valor de su contenido para uso catequético. tiene el supremo poder ordinario sobre manera eficaz y coordinada. La acción pastoral catequética debe realizarse de 40 una de las Iglesias. Sí. hacer publicar. también can 827.. del 19 de marzo de 1975. han sido propuestas en el Directorium dadas. can. n. §1 del decreto Ecclesiae Pastorum. can. 331). el derecho propio de cada uno de los obispos (cf. principio de la colegialidad. con la apro- tución divina de un poder supremo.41 Concilio Vaticano II. §2 del nuevo CIC. y recorda. compete a la Conferencia 33 1. ¿supone que 42 CIC. §1 del nuevo CIC). 775. lerpretación de los Decretos del Concilio Vaticano II.134: AAS 64 (1972) 173. en el marco de una región. en consecuencia. y can. en virtud del ius divinum. en particular por las formas y modos que la concesión del Imprimatur. «Los obispos. «El Romano Pontífice [. pontífices y pastores» (ChD 2. 775 del nuevo CIC. contenido catequético y destinados a este uso. 39:2s). territorio (cf. y no puede delegar su R. en poder legislativo a las comisiones u otros organismos crea- el Decreto Ecclesiae Pastorum de la Sagrada Congregación dos por ella 12201 (cf. 447). es en su diócesis la Algunos autores y editores que preparan libros con 43 primera autoridad responsable de la catequesis. diocesanos. po competente la aprobación prevista en este artículo si los 37 3.. incluso para libros de de apostolado.. §1. el Ordinario del lugar o la Conferencia Episcopal deban te- 36 Como el Soberano Pontífice para la Iglesia universal. nuevo CIC. can. La Conferencia Episcopal es «una asamblea en la que libros en cuestión no contienen nada contrario a la fe y los obispos de una nación o territorio ejercen conjuntamente costumbres. 26:10}. can. 827. los catecismos para el propio universal para el bien de las almas [. si ello parece útil. tie. ner en cuenta que un libro está destinado al uso catequético. es «dere- cias de nuestro tiempo» (ChD 38. respetando contenido y destino propios de un «catecismo». Por tanto. bien común de la Iglesia universal como el bien de cada 4. respetando las competencias antes recor. Opinan ofrece a los hombres. can. una nación o incluso de varias naciones que pertenezcan 34 Por este título. normas en materia de catequesis. §4. 1 del decreto Ecclesiae Pastorum para solicitar al obis- CIC. el poder de decreto? enseñar (munus docendi).. del 11 de abril de 1971 n. 775. §1. y. can. ChD correspondiente. Catechesi tradendae. en aplicación del Esto implica. conforme a la siguiente interpretación: 44 . Conferencias Episcopales y Sede Apostólica. de todas las Iglesias» (ChD 2. y en la Responsio de de junio de 1966). 10 §1: AAS 67 (1975) 283 {Doc. «deber» del obispo 38 Tiene los poderes que el derecho le reconoce (cf. juntamente con el Sumo Pontífice y bajo su autoridad.] Habiendo sido cons.] está revestido por insti. §1 del nuevo art. él determina para la Iglesia universal las a una misma zona socio-cultural. 4. que. a la vez fraterna y respetuosa del tradendae. la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. 35 2. son sucesores de los Apóstoles como Pastores de las almas. I episcopal.. PREGUNTA PROPUESTA POR LA CONFERENCIA nen la misión de perpetuar la obra de Cristo [.

Pío XII. el Ordinario tendrá en cuenta la ortodoxia del contenido y las normas universales 1. 134). hieren en lo más íntimo la vida de la Iglesia. 3. debe otorgarse se. sin embargo. §1) y las normas presó la certeza de fe de que solamente los obispos y los dadas por la Conferencia Episcopal y aprobadas por la San. lo. PA- lii-i > VI. 17. Cuando el Concilio Vaticano II enseñó que el sa- de la catequesis. algunas opinio- nes que. sin embargo sólo el sacerdote ministerial está capa- citado. sea porque se afirma que gozan de una cierta base cien- lífica. sea porque se presentan como una respuesta a las ne- cesidades pastorales de las comunidades cristianas y de su vida sacramental. esta Sagrada Congregación. difundidas bajo formas V argumentos diversos. En efec- ta Sede (Directorium catechisticum genérale. los cuales han sido transmitidos por la Tradi- ción viva y han sido expresados en precedentes documen- tos del Magisterio 2 . Tales opiniones. teniendo en cuenta ante todo la ortodoxia del con- (6 de agosto de 1983) tenido y las normas eclesiásticas universales referentes a la [Sacerdotium ministeriale: AAS 75 (1983) 1001-1009] catequesis (nuevo CIC can. 830. Ene. Introducción a la catequesis oficial de la diócesis. Suponiendo la visión integral del mi- 1 LG 10. Mediator Dei (20-11-1947): AAS 39 (1947) 553. 2. para realizar (conficiendi) el sacrificio eucarístico «in persona Christi» y ofrecerlo en nombre de todo el pueblo cristiano 1 .268 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 45 a) Si la aprobación se solicita sólo para publicar un 12221 catecismo. presbíteros pueden celebrar el misterio eucarístico. §1. En estos últimos años. Por tanto. es RELATIVAS AL MINISTRO DE LA EUCARISTÍA decir. Quinqué iam anni (8-12-1970): AAS 63 (1971) 99. CARTA A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA gún los criterios que regulan en general la censura previa CATÓLICA SOBRE ALGUNAS CUESTIONES de los libros que se someten al juicio del Ordinario. no sólo de grado. Proemium §6). y a veces a ponerse en práctica. Directorium catechhticum genérale. sin que ello suponga aprobar el mismo para 52 texto oficial de la catequesis diocesana. ex- cretas de la diócesis (nuevo CIC. Exhort. ChD 15. Knc. en espíritu de nlecto colegial se propone aquí recordar algunos puntos esenciales de la doctrina de la Iglesia acerca del ministro de In Eucaristía. can. aunque todos los fieles participen del único e idéntico sacerdocio de Cristo y concurran a la oblación de la Euca- ristía. 26. 775. . 119. §2. al negar dicha enseñanza. Mysterium fidei (3-94965): AAS 57 (1965) 761. pero también las reglas particulares es. animada por el deseo de ofrecer su ayuda a los Pastores. también PABLO VI. 823. cerdocio ministerial o jerárquico difiere esencialmente. Cf. 28. PO 2 y 3. y tablecidas por él mismo en función de las necesidades con. han comenzado u difundirse. comienzan a atraer a los mismos fie- les. del sacerdocio común de los fieles. en virtud del sacramento del orden. apost. SC 7. ' Cf. 12211 46 b) Si la aprobación se pide para catecismos destinados I.

3. 12241 en de que todos los que en el sagrado bautismo han sido la. 5 Opinan además que la Iglesia es apostólica en el sentido También se afirma que Dios mismo no se negaría. Sobre el sacerdocio ministerial. debería ser «sacralizado». se seguiría de ahí que también las palabras de la insti. presentes o docio común por razón de la participación del sacerdocio ausentes. está dotada de todos las facultades necesarias para la guía de la misma comu- los poderes que el Señor ha querido conceder a su Iglesia.5: AAS 69 (1977) 108-113 (Doc. constituya ontológicamente en la condición de ministros.. celebración eucarística han inducido también a algunos a naxis— sería un simple mandato conferido en vista del atribuir cada vez menos valor en la catequesis a los sacra- buen funcionamiento de la misma comunidad.s evidente que esta conclusión no puede concordar en PABLO II. Carta Dominicae Cenae a to. Sobre dos obras del misma conclusión: que el poder de celebrar el sacramento Pro/. si viniera a encontrarse privada por mucho tiempo 4 1. por consiguiente. 12231 juzga urgente en la situación presente una interven. en la cual Cristo estaría presente no menos que en II. Decl. dichas opiniones confluyen todas ellas en la AAS 63 (1971) 903-908.6: AAS 65 (1973) 405-407 {Doc. poder confiado a los sacerdotes. un banquete fraterno en 6 2. 24). La doctrina de la Iglesia término de «sacerdocio»— ni imprimiría un carácter que 1. cacia salvífica se extiende a todos los hombres. por muy necesario el cual la comunidad se reúne y se expresa. el poder que normalmente concede mediante la ordena- oficio sacerdotal. ínter de la Eucaristía no está unido a la ordenación sacramental. 30:25-33). estarían destinadas conmemorar la última Cena del Señor mediante la fracción a todos. Hans Küng (15-2-1975): AAS 67 (1975) 204 {Doc.. incluso sin sacramen- vados e incorporados a la misma y hechos partícipes del to. Mysteríum Ecclesiae (25-6-1973). Sería. no se diferenciaría del sacer. plemente como un acto de la comunidad local reunida para tución de la Eucaristía. De ello se sigue igualmente que. sin excluir la de presidir y consagrar la Eucaristía. Opiniones erróneas la estructura episcopal. por el hecho mismo de que se apropiarse» su originaria potestad y tendría derecho a de- reúne en el nombre de Cristo y por tanto se beneficia de signar el propio presidente y animador. presentada por el Concilio Vaticano II. cuya efi- obispos y de los presbíteros. celebración de la Eucaristía se entiende muchas veces sim- sia. profético y real de Cristo. Decl. Decl.1-11: AAS 72 (1980) 115-134. Í D . podría «re- toda comunidad cristiana.20). Carta Novo incipiente nostro a todos los sacerdotes de la Iglesia (8-4-1979) n. El llamado oficio de guiar la comunidad —el cual erróneas sobre la necesidad de ministros ordenados para la incluye también el de predicar y presidir la sagrada si. cada comunidad. Por otra parte. de Cristo en sentido estricto. semejantes circunstancias. nidad. pero no mentos del Orden y de la Eucaristía. ÍD. a conceder. deben ser con. n. ción sacramental. 17:23-28). por exigua que sea. sino solamente por razón del 4. más que la que sea para el buen orden de la Iglesia el ministerio de los renovación sacramental del Sacrificio de Cristo. JUAN I'. ya que no sólo niega el dos los obispos de la Iglesia (24-2-1980) n. En virtud de la apostolicidad de cada comunidad local. en algunas regiones las opiniones ejercicio. sino que expresaría solamente ante la comunidad que la ción clarificadora sobre esta función esencial y peculiar del capacidad inicial conferida en el sacramento del bautismo sacerdote. Primera parte: y matizadas. Sacerdotiutn ministeriale (6-8-1983) nisterio sacerdotal. sino que menoscaba la . se hace efectiva. La llamada a tal ministerio no añadiría una nueva capacidad «sacerdotal» en sentido es- tricto —y por ello la mayoría de las veces se evita hasta el III. CDF. siderados también realmente sucesores de los Apóstoles. Aunque se propongan en formas bastante diversas SÍNODO DE LOS OBISPOS (1971). Los partidarios de las nuevas opiniones afirman que del elemento constitutivo que es la Eucaristía. vivos o difuntos. dirigidas a ellos.2-4: AAS 71 (1979) 395-400. Mt 18. Y Lleva también a la misma conclusión el hecho de que la puesto que en los Apóstoles está prefigurada toda la Igle.270 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 52. del pan. modo alguno con la fe transmitida. ÍD. otorgándole todas su presencia indivisa (cf. insigniores (15-10-1976) n.

Carta Domínicae Cenae. sino «"in persona Christi". sobre todo porque sólo a 4 Cf. Sobre el sacramento del orden. y continúa siendo. en la comunidad cristiana Este cuerpo^ que es la Iglesia de Cristo. que Cristo ha otorgado de ma- Esta estructura ministerial. estructura apostólica. tícipes de su triple misión sacerdotal. 7 Se confirma por el uso extendido en la Iglesia de llamar a los obispos 5 Cf. licos. y los configura lidad de la continuación del oficio de los Apóstoles me. 23. que hace apostólica a que "en nombre de Cristo" o "haciendo las veces de Cris- toda la Iglesia. está reservada la 12 La apostolicidad de la Iglesia no significa que todos los potestad de renovar en el misterio eucarístico lo que Cristo creyentes sean apóstoles 4 . recibe crecimiento conforme al plan de Dios» (Col 2. ha mantenido siempre su ministros mediante la recepción del sacramento del orden. PO 2. estructuras.272 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 52. es parte viva de la Tradición. Al imponer las manos a celebrado en comunidad alguna sino por un sacerdote or- los elegidos con la invocación del Espíritu Santo. cap. Cf. Sacerdotium ministeriale (6-8-1983) entera estructura apostólica de la Iglesia y deforma la mis. que fundamentalmente es otorgado por el muy importante de celebrar el misterio eucarístico. que vive y perdura en ella. 4: ellos ha sido reconocido el poder realizar (conficiendi) el misterio eucarístico. JUAN PABLO II. Cf. Entre estos poderes.. su misma for. 8 DS 1767. «bien ali. obispos. en la sagrada Tradición. la palabra del Lstos a su vez confieren. continuamente que su divino Fundador quiso jerárquicamente estructura- dotado por El de los dones de los ministerios. se des. ninguna comunidad tiene la potestad de conferir el minis. ya que el celebrante. desde el principio a ser vividas y participadas en un único Por lo tanto. sucesores de los Apóstoles en modo particular.. Para que puedan ejercer sus oficios. LG 28. además de la concordia de su y al presbiterado con un sello. siendo fiel a la tradición de los Após. particular. 12251 la rea. 11 2. de tal manera a sí mismo que. figura en pliega mediante la triple potestad otorgada a los Apóstoles concreto el de presidir la celebración eucarística. misma dignidad ante el Señor. expresa. el oficio de su Señor y la vida divina que Él ha procurado están destinadas ministerio a diversos sujetos en la Iglesia 6 . de la consagración. que ha crecido a través de los el poder de consagrar la Eucaristía sea otorgado solamente siglos y continúa creciendo por la vida que le dio el Señor a los obispos y a los presbíteros. y especialmente el terio apostólico. hecho partícipes del ministerio recibido. 18-20. en documentos solemnes del Magisterio 8 . Cuando la Iglesia se profesa apostólica en los Señor marca espiritualmente a los que llama al episcopado Símbolos de la fe. en el cual en realidad no puede ser sustituido Escritura. el cual hace par. por una razón sacramental la Iglesia desde el principio. Solamen- y a sus sucesores. ses. CONC. 9 5 Cf. Como pertenece a la misma naturaleza de la Iglesia que 14 3. DE TRENTO. da. la Iglesia enseña que el misterio eucarístico no puede ser toles. . aunque todos los bautizados gocen de la cuerpo que el mismo Señor se edifica a través de los siglos. en grado diverso.. y a los presbíteros a quienes aquéllos han nombre de Cristo. de enseñar y de gobernar en te a los obispos. Por ello están fuera del recto camino los que que es el Autor y el principal Actor 12261 de su propio oponen a esta Tradición viva algunas partes aisladas de la Sacrificio. los cuales son constituidos con la efusión del Espíritu Santo. Cristo mismo Señor. La Iglesia Católica. nera exclusiva a los Apóstoles y a sus sucesores. y hizo en la última Cena 7 . no actúan por mandato de la comuni- sión apostólica deberá durar hasta el fin de los siglos 5 . llamado también «carácter» Magisterio con la enseñanza de los Apóstoles. Según la enseñanza de la Iglesia.19) 3 . de las cuales pretenden deducir el derecho a otras por ninguno» 9 . y a los presbíteros sacerdotes del culto sagrado. lo cual quiere decir más 13 Esta sucesión de los Apóstoles. se identifica con el "sumo y eterno Sacerdote". por cuyo medio la mi. es cons- 6 ciente de administrar el poder del Señor. ma de vida. existen desde sus orígenes poderes apostólicos especí- mentado y unido por un conjunto de nervios y ligamentos. de santificar. LG 7. 4. dad. al pronunciar las palabras diante la estructura de la sucesión. LG 20. que brotan del sacramento del orden. PO 2. profética y real a los ma economía sacramental de la salvación. ChD 1 y 3. 8: AAS 72 (1980) 128-129. que ha sido para to". LG 21. ni siquiera en modo colectivo.

. Unidos a la Iglesia por el de. como ha enseñado expresamente el Concilio Late. 10: AAS 71 (1979) presente carta. al error. la caridad del Señor. excluyen a sí mismos de la participación en el único cuerpo seo (voto) del sacramento. LG 23. cuyo cuerpo y sangre se contiene verdaderamente bajo las especies de pan y de fidelidad a la voluntad de Cristo y la dignidad cristiana vino. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 52. 4: DS 1524 {Ses. profesando la verdad de la caridad mento y unidos en la oración con toda la Iglesia. aun cuando se presenta bajo largo tiempo. realizar el misterio de la unidad nosotros tomemos de lo suyo lo que Él tomó de lo nuestro. CONC. que el El sumo pontífice Juan Pablo II. cap. Mt munión eclesial. Sobre la justificación. por cerrar su comunidad en sí misma 11 . cramentos del Orden y de la Eucaristía. Sobre el valor del voto del sacramento cf. Const. más bien la destruyen. cuerpo vivo de apostólica. can. para poder abrazar a los errantes en están animados íntimamente por el deseo (voto) del sacra. de custodiar el depósito de la fe y de conser- secución o por falta de sacerdotes se ven privados de la ce. y por consiguiente reciben los frutos del sacra. predica IV. Al proponer estos puntos a la atención de los sagrados Que la solicitud colegial encuentre en semejantes cir- Pastores de la Iglesia. Ef 4. Jesucristo. y ha ordenado su publicación. Sobre los grada Congregación. También a nosotros ción del Señor al sacerdocio ministerial. les incumbe el sacerdotes y a todos los miembros de la Iglesia del deber de sagrado deber de denunciarlos como totalmente extraños a pedir al «Señor de la mies» que envíe trabajadores según la celebración del sacrificio eucarístico y ofensivos de la co- las necesidades de los hombres y de los tiempos (cf. Los fieles que atenían la celebración de la al Señor y elevan a Él sus corazones. se Cristo. Invitación a la vigilancia el Evangelio. exhorta con toda longanimidad y voluntad de instruir [. pues. . manteniéndose indivisa en su variedad de Iglesias loca- CONC. cumple tu ministerio» (2 Tim 4. ministerio de apacentar la grey del Señor con el alimento A cada fiel o a las comunidades que por motivo de per. La salva. Ad archiep.. Rom 15. Si apariencia de piedad. y en consecuencia no nutren ni edifican la comu- externamente. e invocan (cf. después de haberse convertido mediante la transustanciación el pan en requieren que la fe transmitida permanezca siempre la el cuerpo y el vino en la sangre por el poder divino: de manera que para misma y así dé a los fieles la paz en la fe (cf. resiste a la prueba.15). Cf. en la cual es el mismo el sacerdote y el sacrificio. decidida en la reunión ordinaria de esta Sa- 411-415. disfrutan por virtud del Eucaristía al margen del sagrado vínculo de la sucesión Espíritu Santo de la comunión con la Iglesia. de modo que la Igle- sia.] vigila atentamente. var íntegra la unidad de la Iglesia. insiste a tiempo y a destiem- po. a los Pastores el oficio de vigilar. la Sagrada Congregación para la cunstancias una aplicación concreta. establecido con el sacramento del Orden. guarde el depósito que la Iglesia universal de los fíeles fuera de la cual absolutamente ninguno se le ha sido confiado por Dios a través de los Apóstoles. y si se dieran semejantes casos. y con el mismo Señor. JUAN PABLO II. 12271 Es necesario resis- lebración de la sagrada Eucaristía por breve o también por tir. DE TRENTO (Ses. no por eso les falta la gracia del Redentor. y especialmente para que no encuentren aplicación concreta Pero esta conciencia no dispensa a los Obispos. de la verdad.2-5). mientras que los que intentan atribuirse indebida. Corresponde. realmente. para que en la catcquesis y en la enseñanza de la teología no mente el derecho de celebrar el misterio eucarístico terminan continúen difundiéndose las antedichas opiniones erróneas. ha aprobado la " Cf. refuta. concedida al infrascrito Cardenal Prefecto.37ss) y de empeñarse con todas sus fuerzas para que sea disminuyen la importancia que tienen para la Iglesia los sa- escuchada y acogida con humildad y generosidad la voca. Carta Novo incipiente nostro. OFFICIUM. según la potestad (secundum claves) de la Iglesia. S. Firmiter credimus: «Sin embargo es Una les que colaboran conjuntamente 12 . DE LETRAN IV.13). Sacerdotium ministeriale (6-8-1983) denado. sacramentos. Doctrina de la Fe ha querido ofrecerles un servicio en su ranense IV 10 . están en comunión con la misma íntima y nidad. se nos dice: «Predica la Palabra. Decr. 7). Bosto- niensem (8-8-1949): DS 3870 y 3872. fuertes en la fe. durante una audiencia mismo Jesucristo concedió a los Apóstoles y a sus sucesores»: DS 802. El mismo deber les incumbe contra los que 9. Y este sacramento sólo lo puede realizar (conficere) el sacer- dote ordenado. Epist. por muy lejos que se encuentren del Señor. 6). Decr. 4: DS 1604. a los en la praxis. LG 14. mento.

CARD. . 8 tos de profunda estima. Arzobispo titular de Lorium. Secretario Dado en Roma. 2. el miércoles 22 de junio de 1983.276 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe Roma. JOSEPH HÓFFNER. aunque sea legítimo mantener sobre los asuntos internos de la obra de los ángeles la oportuna dis- creción que conviene a los miembros de las Instituciones de la Iglesia. Realizado el examen. 3. La obra de los ángeles no exigirá a sus miembros ni 6 les propondrá la llamada promesa de silencio («Schweigen- Versprechen»). CARTA AL EMMO. Gabriela Bitterlich). En particular no debe difundir entre sus miembros y 5 entre los fieles un culto a los ángeles que emplee nombres conocidos por una presunta revelación privada (atribuida a la Sra. [Litteris diei 1 decembris: AAS 76 (1984) 175-176] Secretario Eminentísimo Señor: Por carta del 1 de diciembre de 1977 al Cardenal Se. su eminencia pidió un examen acerca de la «obra de los ángeles». Arzobispo titular de Lorium. t JOSEPH Card. OP. que el Sumo Pontífice aprobó en la audiencia el 1 de julio: 1. JÉRÓME HAMER. 4 ñanzas de la Iglesia y de los Santos Padres y doctores al promover la devoción a los santos ángeles. Y RVMO. Prefecto t Fr. De tu eminencia adictísimo. La obra de la Iglesia y sus miembros observarán 7 estrictamente todas las normas litúrgicas. toma- ron las siguientes decisiones. Tampoco será lícito emplear esos nombres en ninguna oración que use la comunidad. Prefecto (24 de septiembre de 1983) t Fr. el día 6 de agosto de 1983. Esto vale principalmente para la llamada «comunión expiatoria». OP. los eminentísimos cardenales de 3 esta Congregación. Aprovechando la ocasión. el 24 de septiembre de 1983. La obra de los ángeles debe someterse a las ense. 2 ción por ser una cuestión de su competencia. en la sede de la Sagrada Congregación para la 12281 Doctrina de la Fe. RATZINGER. te manifiesto mis sentimien. JÉRÓME HAMER. SR. fiesta de la 53 Transfiguración del Señor. en especial las que se refieren a la Eucaristía. Esta petición fue transmitida a esta Sagrada Congrega. 1 cretario de Estado. RATZINGER. ARZOBISPO DE COLONIA: ACERCA DEL EXAMEN DEL «OPUS ANGELORUM» t JOSEPH Card.

El artículo «Carnis resurrectionem» del Símbolo 1 también en el caso de otras asociaciones que tampoco han Apostólico ha sido traducido hasta ahora en diversos mo- sido mencionadas por estar comprendidas en categorías más dos a las diferentes lenguas: amplias. bolo Niceno-Constantinopolitano 3 . traducción al inglés: — «The résurrection of the body» (The Román Ritual: Rite of Baptism for Children.351). que en cuanto se ha establecido más arriba. 2 Doctrina de la Fe. gregación. en la sede de la Sagrada Congregación para la Bispos do Brasil [Río de Janeiro 1973] p. y. — «La résurrection de la chair» (Missel Romain por les pays francopho- nes [París 1974] p. porque sus princi. 2. la afiliación a las — traduciendo el término «mortuorum» tomado del mismas sigue prohibida por la Iglesia. francés y portugués.119). doctrina de la Iglesia. JÉRÓME HAMER. decisiones. no ha cambiado el juicio negativo de la Iglesia Apostólico 1 . — «La resurrección de los muertos» (Libro de la sede. No entra en la competencia de las autoridades eclesiás. p. — «A ressureicao da carne» (Missal Romano. Arzobispo titular de Lorium. aprobadas por el Santo Padre en la audiencia 1 Cf. declaración de esta Sagrada Congregación del 17 de febre. RATZINGER.306). artículo «et exspecto resurrectionem mortuorum» del Sím- nezcan a asociaciones masónicas se hallan en estado de pe. ha aprobado esta declara. t Fr. Secretariado Na- cional de Liturgia [Madrid 1983] p. acompañadas de las respectivas razones teológicas. Estas ro de 1981: cf. ción. — «La risurrezione della carne» (Messale Romano. AAS 73 (1981) 240-241 {Doc. El sumo pontífice Juan Pablo II. en la audiencia concedi. ya que en el nuevo Código de {NOTA INTRODUCTORIA DE LA Derecho Canónico no está mencionada expresamente como CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO lo estaba en el Código anterior. resurrectionem» del Símbolo Apostólico ha sido examina- ciones masónicas con un juicio que implique derogación de da por la Congregación para la Doctrina de la Fe. — traduciendo el término «carnis» con un término equi- pios siempre han sido considerados inconciliables con la valente 2 . respecto de las asociaciones masónicas. Los fieles que perte. p a l Italiana [21983] p. English traslation approved by the National Conference of Ca- t JOSEPH Card.12291 12301 54 55 DECLARACIÓN SOBRE LAS ASOCIACIONES TRADUCCIÓN AL ARTÍCULO «CARNIS MASÓNICAS RESURRECTIONEM» DEL SÍMBOLO (26 de noviembre de 1983) APOSTÓLICO [Quaesitum est: AAS 76 (1984) 300] (14 de diciembre de 1983) [L'articolo «Carnis resurrectionem»: Documenta. Traducciones al alemán y español: Secretario — «Auferstehung der Toten» (Messbuch für die Bistümer des deutschen Sprachgebietes [1974] Teil 1. 249-251] Se ha preguntado si ha cambiado el juicio de la Iglesia respecto de la masonería. cado grave y no pueden acercarse a la sagrada Comunión. ' Cf. . Conferencia Nacional dos Roma. decidida en la reunión ordinaria de esta Sagrada Con. 26 de noviembre de 1983. Conferenza Episco- da al infrascrito Cardenal Prefecto.[ll]). La cuestión de la traducción del artículo «Carnis 2 ticas locales pronunciarse sobre la naturaleza de las asocia.89). Traducción al italiano. en consecuencia. 44). — traduciendo literalmente el texto latino del Símbolo Por tanto. OP.394). Cf. y ha mandado que se publique. INotitiae 20 (1984) 212]i Esta Sagrada Congregación puede responder que dicha circunstancia es debida a un criterio de redacción seguido 1. según el sentido de la la reunión ordinaria ha adoptado las siguientes decisiones. Prefecto lliolic Bishops and confirmed by the Apostolic See [Nueva York 1970] p.

por ello. na de la Fe ha advertido a los obispos en su carta «Sobre algunas cuestiones de escatología» (17-5-79) {Doc. 5 3. es verdad que esta última contiene implícitamente la afirmación de la resurrección corporal. En los lugares en que el cambio ya ha sido autori- zado conviene comunicar a los obispos las razones que aconsejan la vuelta a la traducción exacta tradicional. Joseph Ratzinger. Abandonar la fórmula «resurrección de la carne» conlleva el riesgo de apoyar las teorías actuales que ponen la resurrección en el momento de la muerte. es más explícita en afirmar ese aspecto particular de la resu- rrección. en concreto de esta fecto de la misma Congregación. L'articolo «Carnis resurrectionem» (14-12-1983) 281 concedida a su eminencia el Card. En las traducciones futuras que deban ser presenta- das a aprobación eclesiástica se deberá mantener la traduc- ción exacta tradicional. No hay en absoluto razones doctrinales contra la tra- ducción «resurrección de los muertos». como demuestra su origen mismo. pero hay una convergencia de razones teológi- cas coyunturales a favor de mantener la traducción exacta tradicional (literal). como si esa fórmula no expresase la misma fe 12311 de la fórmula «resurrección de la carne». Las dos fórmulas «resurrección de los muertos» y «resurrección de la carne» son expresiones diversas y com- plementarias de la misma tradición primitiva de la Iglesia. 4 2. Pre. 121/75). Sobre la difusión hoy de una visión «espiritualista» de 1983. B) Razones teológicas coyunturales a favor de mantener la traducción exacta tradicional del artículo del Símbolo Apostólico «carnis resurrectionem» 6 1. CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE A) Decisiones 3 1. la Sagrada Congregación para la Doctri- del 14 de diciembre sucesivo (Prot. 35}. la prevalencia exclusiva o total de la fórmula «resu- rrección de los muertos» constituiría un empobrecimiento doctrinal. Sin embargo. la práctica la resurrección corporal. 7 2. pero la fórmula «resurrección de la carne».280 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 55. con fecha 2 de diciembre carne. excluyendo en . han sido transmitidas a este Dicasterio con carta de la resurrección. como expresión. y.

respectivamente. celebrando. según las circunstancias.1. estima que su pensamiento aparece ahora con toda definitiva. ha llegado. última línea. tutelar la doctrina de la Iglesia (cf.12- pósito una tesis totalmente nueva respecto a la enseñanza 20). libro Kerkelijk Ambt (1980. según usted. «nada diferente ocurre en una ministerio y la habilitación para presidir la Eucaristía se celebración sacramental "extraordinaria" de lo que ocurre llevan a cabo mediante la ordenación con la imposición de en una celebración llevada a cabo por un ministro ordina- manos en el marco de la sucesión apostólica. caban de manera alguna a situaciones extraordinarias. y que puede «hacer uso (para ello) de con la mayor atención las dos cartas enviadas por usted con los servicios de aquellos de sus miembros que son las perso- fecha 26 de noviembre de 1982 y 30 de julio de 1983 (cita. 12331 Usted afirma que la comunidad local particular tiene en Reverendo padre: sí misma los recursos necesarios para remediar la falta de 1 La Congregación para la Doctrina de la Fe ha estudiado ministros ordinarios. la Congregación para la la celebración de la Eucaristía. usted ha querido probar.18-21. su salvación» (R II 3. ME 2 Esta Congregación le agradece las aclaraciones que ha 112 m). OP der al ministerio y recibir la habilitación para consagrar la (13 de junio de 1984) Lucaristía de forma distinta a la ordenación con imposición [La Congrégation pour la Doctrine de la Foi: AAS 77 ile manos en el marco de la sucesión apostólica (RP 15. traducido al francés con el título: LeMinistére dans por el simple hecho de ser llamados por la comunidad y l'Église (1981) (siglas ME). 1. Estos «ministros extraordinarios» reciben. 6. 3. realiza. en definitiva. Regimini Ecclesiae uni- . en parte ba. sosteniendo a este pro. comprendida en ella los documentos magisteriales. E. SCHILLEBEECKX. para responder a v especificación» del bautismo (R II. 1. (1985) 994-997] 1. Ellos reciben «el "sacramentum ordinis"». en lo que concierne a la interpretación de de la Iglesia en materia de ministerio. circunstancias normales. al menos en rio. y en parte mediante consideraciones eclesiológicas. 4 2. y R II o segunda respuesta). En el momento en que usted escribía esto. la Congregación se hace eco de las afir. en el sentido de que no sería dogmá- CARTA ENVIADA AL ticamente imposible.4-5 y 15-17). que es la de Iglesia. 19. acce- R. en su carta Sacerdotium minhteriale (6 de agosto 1983) sándose en la historia del primer milenio de vida de la I Doc. ted ha puesto en recordar continuamente que el acceso al 1.1. todo lo que es necesa- claridad. y que en estas circunstancias pueda darse por rio para la vida comunitaria de una Ecclesia Dei». cf. 18. en la fe.19-20. primera y segunda edición) (si. 1. 3.13-17. 1.30-31). La Congrégation pour la Doctrine de la Foi (13-6-1984) 12321 iiue «hay posibles excepciones» respecto a lo que usted 56 llama vía «ordinaria».30-32). 1. R II 6. pensaba temente la de recordar o reforzar este punto de doctrina que las declaraciones anteriores del Magisterio no se apli- general. Sin embargo. es transmitido entonces «de una manera extraordinaria» maciones que usted ha hecho a propósito de sus propias (R II 8. glas KA). I )octrina de la Fe se ha pronunciado de manera autorizada 5 Efectivamente. sin inserción en la sucesión intenciones.12-17. en los dos casos es la Iglesia misma quien.32-33). una «competencia» real que les permite hacer «en enviado.26-29).P. sino la de determinar lo que requieren las circuns. sino «poder sacramental» (RP 8. 16. En virtud de lo cual. de su «institución en y para la comunidad» (KA 2.29-34. com- concluida la fase de diálogo con el autor. en consecuencia. 85. lo ha hecho en virtud de su misión. Y percibe particularmente el cuidado que us. Ante todo. ibíd. 56. das a continuación. que les 3 1. La Congregación petencia que no es un puro «permiso» (de orden canó- debe asimismo comunicarle las conclusiones a las que ella nico). simplemente «una acentuación provisional». 1. como RP o «Respuesta según usted. 7. Ahora bien.8-10. 5. 1. nas más indicadas para esta diaconía».6-8). las reservas que ella le había expresado a propósito de su 1. R II 2. y tancias situadas fuera de lo normal. la finalidad de su libro no era eviden. en determinadas circunstancias. siendo esta última. apostólica en el sentido técnico de esta expresión (R II 6. la cuestión era libre (cf. que. 52}. 1.

conozca públicamente la enseñanza de la Iglesia y la nece- 9 Esta carta recuerda. Por otra parte. «la Iglesia profesa que el misterio eucarístico no puede ser celebrado en comunidad alguna sino por un sacerdote or- denado. desde entonces. 2) {Doc. la Congregación debe pedirle que le 14 durar hasta el fin de los siglos» (III. en esta dirección. 2. que fundamental. si Dios quiere. basa. la sucesión. 52:18). 2-3) {Doc. acompa- dos en el sacramento del orden» (III. se ha hecho indispensable el que usted mismo re- bra» ya ha sido pronunciada (cf. De ahí se deduce que no nos encontra. por lo que respecta al ministro extraordinario de la Eucaristía. la Congregación publicará esta carta. y que la «última pala. dé a conocer. (30 días hábiles tras la recepción de esta carta). que su divino Fundador quiso jerárqui. 12341 11 «Entre estos poderes. 4. le. tienen derecho a esta aclaración. y que se ha pronunciado «el Magisterio pastoral . en efecto. de un escrito de adhesión preparado De ahí se deduce que «ninguna comunidad tiene la potes. tos de respeto en el Señor. 13 4.284 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 56. Reciba. tad de conferir el ministerio apostólico. lenguas. y que su obra ha sido traducida a diversas mos aquí ante una «cuestión libre». teniendo en documentos excluía la vía extraordinaria que usted pensa. sino por «la conti. 3) {Doc. 52:10). 52:12). reverendo padre. usted haya modificado su propia posición. Además. Solamen- te a los obispos. 52:15}. 3) {Doc. la expresión de mis sentimien- mente es otorgado por el mismo Señor» (III. pone para resolver los problemas que le habían orientado terio con la enseñanza de los Apóstoles». se adhiere a la enseñanza de la carta Sacerdotium minhteria- munidad cristiana. reconociendo así que la responsabilidad última en mate- camente estructurada.21-29). y ha declarado que la lógica interna de estos de la Iglesia» (cf. RATZINGER. 3. R II 8. por cuyo medio la misión apostólica deberá En consecuencia. 4. y a los presbíteros a quienes aquéllos han hecho partícipes del ministerio recibido. e incluso cualquier otro lector nuación del oficio de los Apóstoles mediante la estructura de eventual. R II 8. está reservada la potestad de renovar en el misterio eucarístico lo que Cristo hizo en la última Cena» (III. apostólicos específicos (peculiaria apostólica muñera). 52:12}. t JOSEPH Card. ya se ha dicho la «última palabra». 1. po teológico. en la co. por usted. 1. existen desde sus orígenes poderes ria de fe y de práctica sacramental es propia del Magisterio. 12 El solo hecho de concebir excepciones a estas doctrinas «menoscaba (pues) la entera estructura apostólica de la Igle- sia y deforma la misma economía sacramental de la salva- ción» (III.29). Piensa también que ha llegado el momento de notificarle oficialmente que. dentro de los límites de tiempo ordinarios 10 Ella subraya asimismo que «aunque todos los bautiza. que la apostolicidad de la sidad de recurrir a otras vías distintas de las que usted pro- Iglesia no se realiza solamente en «la concordia de su Magis. figura en t ALBERTO BOVONE. Finalmente. No parece a la Congregación para la Doctrina de la Fe que. Secretario concreto el de presidir la celebración eucarística. La Congrégation pour la Doctrine de la Fot (13-6-1984) 285 versae. que Cristo ha otorgado de mane. cuenta el prestigio que usted ha podido adquirir en el cam- ba poder proponer.25). Los fieles. que usted dos gocen de la misma dignidad ante el Señor. n. 52:16). Prefecto ra exclusiva a los Apóstoles y a sus sucesores. 1) {Doc. 1) {Doc. como ha enseñado expresamente el Concilio La- teranense IV» (III. ñada.

con sus propios medios. con la intención de adquirir un conocimiento más exacto de las 1. 7 causas de las esclavitudes que quieren suprimir. 5 57 lado: que los pastores. . de tal manera que parecen hacer pasar a un se. sobre todo en los pue- pone tratar aquí el vasto tema de la libertad cristiana y de blos que conocen el peso de la miseria y en el seno de los la liberación. atrincheran en una actitud de neutralidad y de indiferencia La liberación es ante todo y principalmente liberación ante los trágicos y urgentes problemas de la miseria y de la de la esclavitud radical del pecado. comprometiéndose en la lucha por claramente lo que es fundamental y lo que pertenece a las la justicia. Lo hará en un documento posterior que pon. Libertatis nuntius (6-8-1984) 287 12351 La presente instrucción tiene un fin más preciso y limi. derivan del pecado. ante la urgencia de los problemas. ninguna manera podrá servir de pretexto para quienes se gos. 57. lilos a una liberación constituye uno de los principales sig- sin suficiente precaución crítica. de modo [Libertatis nuntius: AAS 76 (1984) 876-909] insuficientemente crítico. Cf. nunca. De esencial ha sido objeto de reflexión por parte de los teólo. la Iglesia se propone condenar los abusos. la libertad y la dignidad humana. GS 4. Introducción Esta llamada de atención de ninguna manera debe in. donde se registren y de sienten tentados a poner el acento de modo unilateral so. a conceptos tomados de diversas corrientes del pensamiento marxista. aspiración que se expresa con fuerza. Su fin y su término es injusticia. bajo formas y grados diferentes según los pueblos. La presentación que proponen de los problemas I. por la bre la liberación de las esclavitudes de orden terrenal y defensa y promoción de los derechos del hombre. de modo positivo. por amor a sus consecuencias es una condición indispensable para una hermanos desheredados. que. ruinosos DE LA «TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN» para la fe 12361 y para la vida cristiana. Lógica. todas sus riquezas tan- to doctrinales como prácticas. oprimidos o perseguidos. en defini. En los últimos años esta verdad evangélico a «la opción preferencial por los pobres». Más que reflexión teológica sobre la liberación. que implican ciertas (6 de agosto de 1984) lormas de teología de la liberación que recurren. gundo plano la liberación del pecado. Discernir cristiana íntegramente. se sirven. nos de los tiempos que la Iglesia debe discernir e interpretar miento que es difícil. en cambio. las injus- En efecto. Otros. e incluso imposible. y por ello no se le atribuye prácticamente la importancia primaria que le es propia. drá en evidencia. 6 l erpretarse como una desautorización de todos aquellos que El Evangelio de Jesucristo es un mensaje de libertad y quieren responder generosamente y con auténtico espíritu una fuerza de liberación. obedece a la certeza de que las la libertad de los hijos de Dios. algunos se ticias y los ataques a la libertad. La poderosa y casi irresistible aspiración de los pue. sea iluminada y que éstos estén resueltos a vivir la vida piden a los hombres vivir según su dignidad. donde provengan. especial- temporal. pero se manifiesta con las exigencias éticas que de ella derivan. los teólogos y todos los fieles advier- INSTRUCCIÓN SOBRE ALGUNOS ASPECTOS tan las desviaciones y los riesgos de desviación. purificar de una ¡i la luz del Evangelio \ Este importante fenómeno de nues- inspiración ideológica incompatible con la fe cristiana y li'a época tiene una amplitud universal. estratos sociales desheredados. de instrumentos de pensa. mente en la persona de los pobres. Hoy más orden cultural. don de la gracia. con una nueva atención llena de promesas. y constituyen obstáculos que im. Es una La Congregación para la Doctrina de la Fe no se pro. Al contrario. económico-social y político. graves desviaciones ideológicas que señala conducen inevi- mente reclama la liberación de múltiples esclavitudes de tablemente a traicionar la causa de los pobres. y luchar. Un cierto deseo resulta así confusa y ambigua. que nunca es necesario que la fe de numerosos cristianos tiva.

el paz. Siente hondamen. La ausencia de equidad y de sentido de la solidari- dad en las relaciones internacionales se vuelve ventajosa para los países industrializados. Al descubrirles su vocación de hijos de Dios. pues. sea que se trate de desigualdades acción que implican el recurso sistemático a la violencia. así como las Conferencias Episcopales. con un discernimiento crítico. Esta II. ultrajada y 9. tema cristiano ricos y pobres no deja de crecer. de la dignidad del hombre. imagen y semejanza de Dios» (Gen l. El recuerdo de los daños de un cierto colonialismo 14 aunque oscura. De este modo. 15 despreciada por las múltiples opresiones culturales. gracias al prodigioso desarrollo pondrán fin a la opresión y a la miseria del pueblo. de los pueblos para su liberación fines opuestos a la verda- 6. 8. carrera de armamentos que. numerosos los movimientos 12381 políticos y sociales tar la levadura evangélica. pero igual- gencia marcado por la privación de los bienes de estricta mente que se examine. enfermedades y decadencias. jamás conocida hasta ahora. que a menudo se do de denunciar el escándalo que constituye la gigantesca acumulan. han contribuido al despertar de que se presentan como portavoces auténticos de la aspira- la conciencia de los oprimidos. entre los cuales hay que con. justa tes de las poblaciones privadas de lo necesario. piración. Son. la aspiración a la liberación 20 de explotación y de colonialismo dirigida contra los países no puede dejar de encontrar un eco amplio y fraternal en industrializados. En efecto. Libertatis nuntius (6-8-1984) 289 2. la humanidad. teóricas y prácticas. en la línea del Concilio Vatica. el interior de un mismo país. El escándalo de irritantes desigualdades entre ricos dera finalidad de la vida humana. de las cuales una parte sola- Evangelio ha suscitado en el corazón de los hombres la mente bastaría para responder a las necesidades más urgen- exigencia y la voluntad positiva de una vida fraterna. por otra. también por el recurso a 5. el hombre no quiere sufrir ya tivo de la dignidad de cada ser humano requiere. sociales y económicas. y pacífica. que son datos de esta as- las víctimas de la mala alimentación. La aspiración a la justicia y al reconocimiento efec. Por una parte.26s). se ha alcanzado 4. no II. Ya no se ignora. . para realizar los cambios radicales que betos de la población. creado «a y de sus secuelas crea a menudo heridas y traumas. que. sería capaz de asegurar a cada ser justicia se encuentra acaparada por ideologías que ocultan humano el mínimo de los bienes requeridos por su dignidad o pervierten el sentido de la misma. entre países ricos y países pobres o entre estratos sociales en contrarios a una ética respetuosa de las personas. Indicios de este deseo exigencia es sin duda la fuente de la aspiración de que hablamos. 12371 1. aspiración profunda de los pueblos a la justicia. Consecuentemente. La interpretación de los signos de los tiempos a la luz 19 una abundancia. ción de los pobres. acapara sumas enormes. no han deja- ticas. de muerte. que se descubra el sentido de la el despilfarro. Tomada en sí misma. de modo que la distancia entre III. Varios factores. La liberación. De ahí el sentimiento de frustración en los pueblos del Tercer Mundo y la acusación 1. en la que cada uno encontrará el respeto y las condiciones de su desarrollo espiritual y material. polí. proponiendo a la lucha de persona humana. La Sede Apostólica. el corazón y en el espíritu de los cristianos. 2. expresiones teóricas y prácticas de esta aspiración. la aspiración a la 18 crecimiento demográfico. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. pues. se vive todavía en un estado de indi. raciales. dad natural. en constante 3. ser iluminada y guiada. junto a las amenazas contra la 3. de las ciencias y de las técnicas. que favorece del Evangelio exige.16 4. de suerte que no es posible contar el número de expresiones. y preparados. como pasivamente el aplastamiento de la miseria con sus secuelas toda aspiración profunda. los medios violentos. se debe ejercer el discernimiento de las 17 te esta miseria como una violación intolerable de su digni. Esta aspiración traduce la percepción auténtica. con frecuencia. aun en los sectores todavía analfa. y predicando caminos de y pobres ya no se tolera. las necesidad. 7.

IV. ha nacido lación así lanzada a los teólogos.26ss. píritu y la conversión de los corazones 5 . Como 3. liberación de naturaleza principal y exclusivamente políti- bre la urgencia de sus incidencias prácticas. se vive en la esperanza de una nueva liberación y más allá en la espera de una liberación definitiva. puede ser comprendido 12391 correctamente sino a la luz de 4. ra y de la esclavitud. En esta experiencia. Fundamentos bíblicos Dios es reconocido como el Liberador. ser confundida con la licencia de ceder a los deseos de la bles. muy no es. es significativo que el término liberación la aspiración a la liberación y de las teologías de la liberación sea a veces reemplazado en la Escritura por el otro. pues. 5 Cf. después de la ruina de Jerusalén y el exilio a Babilonia. nos ha librado del pecado. Libertatis nuntius (6-8-1984) Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe tuaciones de miseria dramática de donde brota la interpe- 2. 57. auténticamen. Se considera que la significación es- no sugiere. en la esclavitud del compromiso por la justicia. tomada en sí misma. la que nos hace libres. toca un tema fundamental del Antiguo y del pecífica del acontecimiento le viene de su finalidad. Es la liberación de la dominación extranje- 4. El episodio que originó el Éxodo jamás se borrará la especificidad del mensaje de la Revelación. las «teologías de la liberación» ampliamente la narración del Éxodo. y so. proyectada sobre los pobres y pecado su última raíz. y de la esclavitud cultural del cristianismo. Así. Éx 24. de redención. fielmente. Jer 31. . No es posible olvidar ni un solo instante las si. la vida nueva de gracia. esta liberación está ordenada a la función del pueblo de sión «teología de la liberación» es una expresión plenamen. A él se hace referencia cuando. te interpretado por el Magisterio de la Iglesia 2 . Por otra parte. en consecuencia con esta aspiración. el movimiento teológico y pastoral conocido con el nombre 2. te válida: designa entonces una reflexión teológica centrada Por esto la liberación del Éxodo no puede referirse a una sobre el tema bíblico de la liberación y de la libertad. la libertad en pleno sentido las víctimas de la opresión. llamadas de socorro. éste cons- encubren posiciones teológicas diversas. con la preocupación de por el hombre fiel al Dios de la Alianza proporcionan el las cuestiones graves y urgentes que plantean a la Iglesia tema a varios salmos: lamentos. de concebir el valor cristiano de la pobreza y el tipo carne. Ez 36. Las otras primer lugar una preocupación privilegiada. Dios y al culto de la Alianza celebrado en el monte Sinaí 4 . Ella es vida nueva en la caridad. como también en ciertos ambientes de los hombre pecador. Él sellará con su pueblo una Nueva Alianza. 12401 dida constituye una invitación a los teólogos a profundizar 5. pues Nuevo Testamento. Las múltiples angustias y miserias experimentadas ciertos temas bíblicos esenciales. La experiencia radical de la libertad cristiana cons- de «teología de la liberación». de compromiso por la justicia que esto requiere. tituye el acontecimiento fundamental en la formación del trinales están mal definidas. En efecto. marcada con el don de su Es- 1. como el mismo térmi. La expresión «teología de la liberación» designa en esclavitud más radical es la esclavitud del pecado. Esto significa que la 3. accio- tanto la aspiración contemporánea a la liberación como los nes de gracias hacen mención de la salvación religiosa y de movimientos de liberación que le hacen eco más o menos J Cf. pues. 4 Cf. La aspiración a la liberación. Las «teologías de la liberación» tienen en cuenta todo movimiento de ideas. pues. pueblo elegido. Es. generadora del formas de esclavitud encuentran. y luego en otras regiones del de la ley y de la carne.ls. El significado de este encuentro no cercano. El encuentro de ca. a menudo inconcilia. Por esto. caracterizada por la vida en el Espíritu. A partir de esta aproximación. cristiano.31-34. Por tanto. fruto de países industrializados. sus fronteras doc. no podrá se pueden distinguir varias maneras. Cristo. Una teología de la liberación correctamente enten. Gal 5. nuestro de América Latina. marcados por la herencia religiosa y Liberador. que es la señal de la condición del Tercer Mundo. la expre. fortuito. 2 Cf. en primer lugar en los países tituye aquí el primer punto de referencia. DV 10. la justificación. de la memoria de Israel.

los «pobres del Señor» viven en ción que Jesús pide a sus discípulos (Mt 5. La conversión y entrada en esta libertad. la angustia no se identifica Nuestro Señor participa de los dolores de todos: toda mise- pura y simplemente con una condición social de miseria o ria está marcada por su presencia. Libertatis nuntius (6-8-1984) 293 la liberación. Cf. como si todos los otros males se derivasen. liberación traída por Cristo.18s. a la que han de hacer referencia todas las otras. con la de quien sufre la opresión política. . 12. 37 constituye la regla suprema de la vida social 7 . En el Antiguo Testamento. La perfec- ciones de angustia. nueva libertad. 1 Cor 11. la de la misericordia ya anunciadas en el Antiguo Testamento culpa. somos llevados a reconocer la imagen y sociales. San Pablo. Tales exigencias se encuentran en el Nuevo Tes. Sof 3. Consecuentemente no se puede restringir el cam. po del pecado. el Nuevo Testamen- tamento. 8 11 Cf. ante los desórdenes de la Iglesia de Amos. 30 7. tiene el poder de cambiar las situa. sericordioso» (Le 6. como la presencia misteriosa del Hijo de Dios que se ha 15. perseguidos son identificados con 12411 Cristo 10 . necesariamente repercusiones en el plano social.36). sólo una justa doctrina 32 9. justicia con respecto a los hombres son inseparables. únicamente en las estructuras económicas. Sant5. como lo mues. social. Dt 10. no dejan de recordar. y no el hombre. Tal es el fundamento de las pa. A la luz de la vocación cristiana al amor fraterno 34 liberación y la purificación espiritual de su pueblo. los Profetas. La justicia con respecto a Dios y la la del pecado. Le 10. nomina pecado social. a lo que se de- miento de todo hombre como prójimo*. 7 10 Cf.31-46. Sin embargo. los ricos son severamente llamados a su 29 6. de suerte que la creación Cf. La pobreza por el Reino es magnificada. como 6 de su causa. Contiene además 10. Corinto. la Carta a Filemón muestra que la razón. el manda.25-37. para señalar el carácter radical de la 36 es el defensor y el liberador del pobre. Cf. de estas estructuras. como presupuesto para la tra el discurso de las Bienaventuranzas. cas malas. las exigencias de la justicia y 33 la hostilidad de los enemigos. No se puede tampoco localizar el mal principal y 38 hecho pobre por nosotros 9 . bre en lo más íntimo de su personalidad. por otra parte. traída por la gracia de Cristo. cuyo primer efecto es introducir el desor- criminaciones o límites que puedan oponerse al reconoci. Aún más.4s. están radicalizadas. En realidad. es práctica de la justicia.12ss. la muerte. to no exige en primer lugar. Ya anunciado en el Antiguo Testamento. Sin duda.292 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. Hch 9.18) consiste en una dependencia total y de confianza en la providencia el deber de ser misericordioso «como vuestro Padre es mi- amorosa de Dios 6 . el Señor no ha dejado de proveer a la 11. 9 12 Cf. ofrecida a todos los hombres. durante toda la tra. miento del amor fraterno extendido a todos los hombres 14. vesía del desierto. la injusticia. Y. y de hacer un participación en el sacramento del amor y el compartir con juicio extremadamente severo sobre los ricos que oprimen el hermano que está en la necesidad 12 . Y en la del pecado permite insistir sobre la gravedad de sus efectos figura del pobre. al pobre. Cf.lss. La primera libe- gos.31-46. La Revelación del Nuevo Testamento nos enseña 35 Lanzan amenazas contra los poderosos: la acumulación de que el pecado es el mal más profundo que alcanza al hom- iniquidades no puede conducir más que a terribles casti. sociales o políti- labras inagotables de Jesús sobre el Juicio en Mt 25. Toman la defensa de la viuda y del huérfano. No hay dis. Al mismo tiempo.9. Por esto la fidelidad a la Alianza no se concibe sin la ración. Dios 13. después de deber 11 . lamento una significación nueva. En este contexto. Col 1. 2 Cor 8. Los salmos nos remiten a una experiencia religiosa se profundizan hasta el punto de revestir en el Nuevo Tes- esencial: sólo de Dios se espera la salvación y el remedio. debe tener 31 8. Así.17-34. las exi.24. den en la relación entre el hombre y Dios. Los que sufren o están Dios. con particular vigor. subraya con fuerza el vínculo que existe entre la gencias de la justicia y de la solidaridad. ya sean políticamente libres o esclavos. un cambio de condición política y la renovación se deben realizar en lo más hondo del co. y a la misericordia. Mt 25.

el Sínodo de los 12421 trascendencia. hombre es la base de la verdadera liberación 15. Numerosos son los episcopados que. especificidad que de- 42 3. al inaugurar la III Conferencia del nuevas. Uno y otro abordaron el tema de la conversión tes: Mater et Magistra y Pacem in tenis. siendo la caridad el principio de la cia en el mundo y el de la relación entre la liberación de las auténtica perfección. 17 Cf. había recordado que la verdad sobre el ticia. insistiendo sobre la espe- cificidad del mensaje del Evangelio 17 . que deben ser convertidas por York. 12431 V. EN 32: AAS 68 (1976) 27. Octogésima adveniens. la búsqueda eficaz de la jus- CELAM en Puebla. Cf. EN 25-33: AAS 68 (1976) 23-28. por la opresión y el hambre. Juan Pablo II en tas intervenciones. estuvo presente en la apertura de Medellín. a su vez. y se arruina la ética y su fundamento. La voz del Magisterio 6. el Magisterio de la Iglesia. especialmente en las encíclicas Redemptor 16 Cf. son consecuencias necesario mencionar especialmente el Discurso pronuncia- antes de ser causas. a partir de teología de la liberación. ha abordado las riva de su origen divino. buenas o malas. de acuerdo con sentido de la justicia. AAS 71 (1979) 1144-1160. A este propósito es hombre. 15 bre estos temas. que es la liberación de la persona humana respecto a los diversos preciso tener la valentía de cambiar. en el amor al prójimo. de la responsabilidad social y de la la Santa Sede. en las per- do ante la XXXVI Asamblea general de la ONU en Nueva sonas libres y responsables. Las de un hombre nuevo dependiera de la instauración de estruc- numerosas intervenciones recordando la doctrina de los turas económicas y sociopolíticas diferentes. bre. En este contex- tidas veces la actualidad y la urgencia de la doctrina y de to. 14 Cf. Pablo VI 41 2. han recordado también la urgencia y los ca- solidaridad con los pobres y oprimidos. Contentémonos con mencionar aquí algunas de es. Libertatis nuntius (6-8-1984) 294 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la fe hominis. sio. para vivir y actuar como criaturas año. en 1971 y 1974. minos de una auténtica liberación cristiana. . 57. Por otra parte. Juan Pablo II. Populorum progres. Frutos de la acción del tipos de opresión de la que es víctima. La raíz del mal reside. del dominio de sí y del ejercicio de las virtudes 13 . el 2 de octubre de 1979 u. Para responder al desafío lanzado a nuestra época la constitución de la Comisión Pontificia Justicia y Paz. conviene hacer una mención especial de los documentos los imperativos contenidos en la Revelación. Dives in misericordia y Laborem exercens. aquí. 8. 43 4. la búsqueda de la perfección personal. Por dos veces. Evangelii nuntiandi. en el discurso de cuestiones de la justicia y de la libertad en la constitución Puebla. las estructuras. ha recordado cuáles son los tres pilares sobre los pastoral Gaudium et spes. pues. Mencionemos igualmente la carta al cardenal Roy. El Santo Padre ha insistido en varias ocasiones so. Ciertamente derechos del hombre tocan directamente los problemas de hay estructuras inicuas y generadoras de iniquidades. La preocupación de la Iglesia por la liberación y por la promoción humana se ha manifestado también mediante 40 1. Sant 2. AAS 71 (1979) 196. Cf. de las Conferencias Generales del Episcopado latinoameri- cano en Medellín en 1968 y en Puebla en 1979. preocupado por despertar las conciencias cristianas en el 7. la de Puebla. Obispos ha abordado temas que se refieren directamente a que es el carácter absoluto de la distinción entre el bien y una concepción cristiana de la liberación: el de la de justi- el mal. Los trabajos de los Sínodos de 1971 y de 1974 llevaron a Pablo VI a precisar en la exhortación apostólica Evangelii nuntiandi los lazos entre evangelización y liberación o pro- moción humana 16 . Juan Pablo II.14-26. y de la liberación. los documentos pontificios más recien. En la línea de Pablo VI. Este discur- 39 Cuando se pone como primer imperativo la revolución so constituye un documento de referencia directa para la radical de las relaciones sociales y se cuestiona. El Concilio Vaticano II. ha recordado repe. esta última no puede concebirse sin opresiones y la liberación integral o la salvación del hom- apertura a los otros y sin espíritu de servicio. El 28 de enero del mismo la gracia de Jesucristo. se entra en el camino de la negación del sentido de la persona y de su 5.

en tica: la verdad sobre Jesucristo. 12451 puramente terreno. 19 Cf. 3) que hay una 54 do desarrollado por cristianos.4): «No sólo asumidos de manera acrítica. GS 39. proponen una interpretación el hombre y su dignidad como la miseria que se combate. Pero. El presente documento sólo tratará de las produc. Libertatis nuntius (6-8-1984) 297 que debe apoyarse toda la teología de la liberación autén. que viven en condiciones inhumanas. Documento de Puebla. IV. en relación con la opción preferencial por los esperar más. por lerable y explosiva exige una acción eficaz que no puede una parte. Entre ellos. ante la urgencia de compartir raíz de la nueva interpretación. IV. la la tentación de reducir el Evangelio de la salvación a un verdad sobre el hombre18.1166-1205. sacerdotes.1134-1165 y n. se esfuerzan en llevar 8. 57 olvidar la respuesta de Jesús al Tentador (Mt 4. entendidas en su sentido ducido a ciertos cristianos.2. el pan.58 justicia y la libertad humanas. Una acción eficaz supone un análisis científi- pobres reafirmada con fuerza y sin ambigüedades. La impaciencia y una voluntad de eficacia han con. y el recurso a las tesis de una de pan vive el hombre. Elementos procedentes de la ideología marxista. el 18 Cf. Para éstos. n. Pío XI. algunos se ven tentados a poner entre paréntesis y que tenía de auténtico el generoso esfuerzo e interés inicial a dejar para el mañana la evangelización: en primer lugar en favor de los pobres. Anteriormente hemos dicho (cf. la verdad sobre la Iglesia. 50 3. innovadora del contenido de la fe y de la existencia cristia- si no se presta suficiente atención a ciertas tentaciones. Una nueva interpretación del Cristianismo nificativo que la opción por la juventud se haya mantenido totalmente en silencio. na que se aparta gravemente de la fe de la Iglesia. debidamente interpretada. . después co de las causas estructurales de la miseria. no solamente diferentes. aún más. compatibles entre sí. 56 en el corazón de todos los pastores. Por otra parte. 48 1. bajo el nombre desviados y proyectados hacia empresas tan ruinosas para de «teología de la liberación». el sentido cristiano sugiere espontáneamente lo mucho que VIL El análisis marxista hay que hacer en uno y otro sentido 19 .59 52 5. Quadragesimo anno: AAS 23 (1931) 207. 7. corren el riesgo de ser ciones de la corriente del pensamiento que. el Evangelio se reduce a un mensaje ta». de Medellín. religio. pastores. auténtica «teología de la liberación». desde un punto de vista descriptivo. evangelio terreno. y. conviene 55 ayuda y alivio a las innumerables angustias que son fruto de hablar de las teologías de la liberación. El celo y la compasión. blemas no debe hacer perder de vista lo esencial. algunos se preocupan de encontrar encubre posiciones teológicas. No se puede olvidar el ingente trabajo desinteresa. a refugiarse en lo que ellos llaman «el análisis marxis- salvación. Es sig- VI. constituye lo esencial y el todo de la todo. 6. ya que la expresión la miseria. que constituye la negación práctica de la misma. 49 2. Las diversas teologías de la liberación se sitúan.3). El angustioso sentimiento de la urgencia de los pro. por otra. desconfiando de todo otro mé- económico y político. Cf. o a veces también ideológi- medios eficaces que permitan poner fin lo más rápidamente cas. ni hacer 10. AAS 71 (1979) 188-196. la Palabra para más tarde. Su razonamiento es el siguiente: una situación into. sino de toda palabra que sale de la hermenéutica bíblica dominada por el racionalismo son la boca de Dios» (Dt 8. Es un error mortal 12441 el separar ambas cosas hasta oponerlas entre sí. que viene a corromper lo el pan.296 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 57. 51 4. Cf. Así. parece que la lucha necesaria por la 1. impulsados por el amor a sus hermanos en la Palabra de Dios. 2. la que está enraizada sos o laicos que. en la Conferencia de Puebla 20 . que deben estar presentes 9. Recordemos que la opción preferencial definida en 53 Puebla es doble: por los pobres y por los jóvenes21. Ahora bien. Para otros. sino también a menudo in- posible a una situación intolerable.

aceptar los elementos del análisis marxista sin reconocer sis. es el presupuesto para una acción capaz de conseguir los fi. por otra zar. que les impone el significado y la im- el centro de la concepción marxista. Quienes utilizan semejantes fórmulas. En ello hay una señal de la seriedad más acentuada en los últimos años. totalmente a la colectividad y. de la expresión «conflicto social agudo». pues una «teología de la liberación». tal como se intenta utili. «sería ilusorio y peligro- so llegar a olvidar el íntimo vínculo que los une radicalmen. aplicarlos a la situación del Tercer Mundo. «La lucha de clases» es un ejemplo. El término «científico» ejerce una fascinación casi tes que divergen notablemente unas de otras. pues. conservan la significación que han recibido en la doctrina 62 5. liberación» toman de los autores marxistas. en virtud de su compleji. escapa a la explicación unitaria y unívoca. ser considerada como un equivalente. la crítica previa se impone tanto más cuanto que el parte rechazado en su conjunto. sus relaciones con la ideología. 34: AAS 63 (1971) 424s. Es verdad que desde los orígenes. de los que cada uno sólo pone en evidencia en consecuencia. pretendiendo sólo 63 6. pero de manera nes que se han fijado. de tal modo que creyendo aceptar solamente en ruinosas contradicciones. La luz de la fe es la que proporciona a la teología vivido concretamente. dad. Es evidente que el conocimiento científico de la si. continúan sujetas a un cierto número de tesis fundamenta- te. Aún más. Sin embargo. 12 PABLO VI. El examen crítico de los métodos de análisis toma- 64 7. suscitan por lo menos una pensamiento de Marx constituye una concepción totalizan. alcance empírico. Este previo examen crítico le falta a más de En este contexto. querer Así. por tanto. resulta obligado acep- turaleza espiritual de la persona conduce a subordinarla tar al mismo tiempo la misma filosofía o la ideología. Octogésima adveniens. En el caso del marxismo. Basta. do de percibir el tipo de sociedad totalitaria a la cual con- tuación y de los posibles caminos de transformación social duce este proceso» 22 . portancia relativa que se les quiere dar. Ésta contiene. mantener algunos elementos del análisis marxista. entrar en la práctica de la y en especial a la de América Latina. La llamada de atención de Pablo VI sigue siendo dos de otras disciplinas se impone de modo especial al hoy plenamente actual: a través del marxismo. . te. se pueden distinguir diversos aspec. Así. Recordemos que el ateísmo y la negación de la per- de análisis descriptivo son integrados en una estructura fi- sona humana. 8. a negar los prin- no es raro que sean los aspectos ideológicos los que predo- cipios de una vida social y política conforme con la digni- minan en las enseñanzas que muchos de los «teólogos de la dad humana.298 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. les que no son compatibles con la concepción cristiana del dad debe estar precedida de un examen crítico de naturaleza hombre y de la sociedad. lucha de clases y de su interpretación marxista 12461 dejan- 60 3. sin embargo. con un aspecto de una realidad que. Por esto la utilización por la teología de tos y diversas cuestiones planteadas a los cristianos para la aportaciones filosóficas o de las ciencias humanas tiene un reflexión y la acción. En la medida mítica. y no puede puntos de vista. estas corrientes tífico es de por sí realmente científico. están en losófico-ideológica. Los apriori ideoló- errores que amenazan directamente las verdades de la fe gicos son presupuestos para la lectura de la realidad social. 10. el pensamiento marxis- del compromiso. Libertatis nuntius (6-8-1984) marxismo ha puesto a punto los instrumentos de tal análi. grave ambigüedad en el espíritu de sus lectores. epistemológica. algunas fórmulas no son neutras. sus principios. ta se ha diversificado para dar nacimiento a varias corrien- 61 4. Esta expre- todo estar atento a la pluralidad de los métodos y de los sión conserva la interpretación que Marx le dio. tal como es teólogo. te del mundo en el cual numerosos datos de observación y 9. Por esto precisamen. la disociación de los elementos heterogéneos que com- integrar en la teología un «análisis» cuyos criterios de inter- ponen esta amalgama epistemológicamente híbrida llega a pretación dependen de esta concepción atea es encerrarse ser imposible. la utilización de un método de aproximación a la reali. pues. no todo lo que lleva la etiqueta de cien. sobre el destino eterno de las personas. de su libertad y de sus derechos. en que permanecen realmente marxistas. En las ciencias humanas y sociales conviene ante marxista. El desconocimiento de la na- lo que se presenta como un análisis.

que un criterio teológico. que fluye de la naturaleza de las la contra-violencia revolucionaria mediante la cual se inver- ciencias sociales. La praxis partidaria. El análisis es de las causas de la miseria. partidaria. pues. En efecto. Por esto denuncia). el de la clase del proletariado investido de su misión histó- quía de propietarios sin conciencia social. pótesis reconocidas como tales. lo cual lucha de clases implica que la sociedad está fundada sobre tiene como consecuencia inevitable subrayar unilateralmen. a manera de hi. En ciertas regiones de América Latina. Con otras palabras: el totalizante como es el pensamiento de Marx. ya que la estructura fundamental de la to del marxismo. las prácticas 4. ejerce la función de un corriente de pensamiento marxista 12471 puede presentar a principio determinante. social y po. al hacer abstracción de factores esenciales específi. «el análi. 2. la casi ausencia rica. en última instancia. La ley fundamental de la historia que es la ley de la 77 éstas corresponden a un punto de vista particular. constituyen otros tan. Es necesario saber que 6. La conciencia verdadera es así una conciencia de 75 salvajes de cierto capital extranjero. I irá esta relación. y la crítica no es más que 70 12. conciencia de las injusticias está acompañada de una cierta 5. La aplicación a la realidad económica. 3. la bate puede hacer un análisis correcto. La verdad es verdad de clase. Hay. mejor. el núcleo ideológico. tomado del lítica de hoy de esquemas de interpretación tomados de la marxismo. y mantienen las confusiones. una namiento «científico». Esta función se le ha dado en virtud primera vista alguna verosimilitud. 12481 o las carencias del Estado de derecho. su historia y su destino. .300 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. no hay verdad una conciencia crítica debe acompañar el uso de las hipó. del hombre. en la medida en que de la calificación de científico. al cual hace referencia. facción o. así un instrumento de crítica. Esta concepción totalizante impone su lógica y 72 juzgarla a la luz de la fe y de lo que ésta nos enseña acerca arrastra las «teologías de la liberación» a aceptar un con- de la verdad del hombre y del sentido último de su destino. la violencia. 73 nes que. criterio último y decisivo de verdad no puede ser otro. hay que 1. Este combate es miento de la gran mayoría de las riquezas por una oligar. necesidad objetiva de entrar en la lucha de clases (la cual 71 13. las dictaduras mili. corrupción de ciertos dirigentes en el poder. dejando los otros en la dominación de los ricos sobre los pobres deberá responder sombra. de la verdad en cuestión es la que se encuentra totalmente lución en quienes se consideran víctimas impotentes de un subvertida: se pretende que sólo hay verdad en y por la nuevo colonialismo de orden tecnológico y financiero. La primera condición de un análisis es la total es el reverso dialéctico de la relación de explotación que se docilidad respecto a la realidad que se describe. A la violencia que constituye la relación de te algunos aspectos de la realidad. y verdad partidarias. el acapara. sado. En consecuencia. que se le ha atribuido. sólo quien participa en este com. En la lógica del pensamiento marxista. VIH. historia está marcada por la lucha de clases. Sobre la base de estas analogías se hacen simplificacio. es ignorada por quienes. junto de posiciones incompatibles con la visión cristiana 69 11. presentado abusivamente como un razo. Subversión del sentido de la verdad y violencia nen. impiden de hecho un análisis verdaderamente riguroso la historia a la cual está unida esta praxis. Libertatis nuntius (6-8-1984) 301 valor «instrumental:» y debe ser objeto de un discernimien. recurren a una concepción to crítico de naturaleza teológica. 74 tares que ultrajan los derechos elementales del hombre. Esta limitación. es decir. La praxis y la verdad que de ella deriva son praxis 76 conmiseración que toma prestado a menudo su razonamien. En este núcleo se pueden la que Marx describió e interpretó a mediados del siglo pa. un momento de combate revolucionario. distinguir varios componentes. de necesariamente la situación de ciertos países ofrezca algunas analogías con verdadero. tesis de trabajo que se adoptan. sino en el combate de la clase revolucionaria. La validez o grado de validez de todo lo que las otras disciplinas propo. como verdades sobre el hombre. Se ve que la concepción misma tos factores que alimentan un violento sentimiento de revo. sis» no es separable de la praxis y de la concepción de cos. a menudo por otra parte de modo conjetural.

En estas perspectivas. la concepción de la verdad va a la par con la ley estructural primera de la sociedad capitalista. De esta nueva concepción se sigue inevitablemen- celebración del pueblo en lucha. la afirmación de la violencia necesaria. Con relación a esta ley. La lucha de clases es. Esta identificación está en oposición con la fe de la ca. pierde todo sen. LG 9-17. delante de un verdadero sistema. La ley fundamental de la lucha de clases tiene un ya entre historia de la salvación e historia profana. amor. En esta concepción. pues. tificar a Dios y a la historia. que es como negarlas en su realidad teologal. En consecuencia. En esta línea. En consecuencia. Mante- carácter de globalidad y de universalidad. que serían respetadas ante todo por el final. puede vencer lo que constituye En consecuencia. la atención sobre las consecuencias e incidencias políticas aun cuando algunos duden de seguir la lógica 12491 hasta de las verdades de fe. éticos. sino la concepción o teoría de la lucha de clases como ley estructural fundamental de la historia. presentada como una ley realidades eclesiales. el carácter trascendente de la distinción entre Iglesia. algunos llegan hasta el límite de iden- plícitamente negado en la óptica de la lucha de clases. y a definir la fe como «fideli- dad a la historia». ria misma el sujeto de su propio desarrollo como proceso 80 9. en la cual no hay que distinguir 79 8. Ya no se trata solamente de atraer Uno se encuentra. no es el hecho de las estratifica- de clases como una exigencia de la caridad como tal. Semejantes todos los campos de la existencia: religiosos. la esperanza y la caridad veces tal cual en algunos escritos de los «teólogos de la reciben un nuevo contenido: ellas son «fidelidad a la his- liberación». También se pretende que es mante- objetiva. Se afirma que Dios se hace historia. tido la referencia a las exigencias éticas que ordenan refor. y a hacer de la histo- determinante en cada uno. pues. Se llega a Cf. la conclusión de que la lucha de clases entendida así divide . por ejemplo. Por otra parte. al lado de los ner. toria». en ellas se basan algunas prácticas litúr. se «hace» la verdad. gicas. una ilusión engañosa el afirmar que el oprimidos. en su universalidad. Por concesión hecha a las tesis de origen marxista. de la historia. Así de toda afirmación de la fe o de la teología a un criterio po- pues. de la autorredención del hombre a través de la lucha de se pone radicalmente en duda la naturaleza misma de la éti. lo cual significa fidelidad comprometida en una práctica política conforme a la concepción del de- IX. con mala fe. Este sistema como tal es una perversión del men- su valor trascendente. se actúa «científicamente». Las posiciones presentadas aquí se encuentran a 5. Libertatis nuntius (6-8-1984) 302 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe a la Iglesia y que en función de ella hay que juzgar las 78 7. La historia llega a ser así una noción central. necesaria. este mensaje se encuentra cuestionado en su globali- lítico dependiente de la teoría de la lucha de clases motor de dad por las «teologías de la liberación». «la Eucaristía» transformada en 6. cultu. «confianza en el futuro». principio de la moralidad. Entrando en su proceso. la lucha de clases es el motor amoralismo político. Traducción «teológica» de este núcleo venir de la humanidad concebido como un mesianismo pu- ramente temporal. se presenta la entrada en la lucha gido como un principio. tal como la ha recordado el Concilio Vaticano II 23 . de los juicios teológicos. «opción por los pobres»: sas. Se refleja en ner la distinción sería caer en el «dualismo». la historia. más que una sola historia. 57. Esta ley constituye el elemento movimiento de la liberación humana. se de- ciones sociales con las desigualdades e injusticias que están nuncia como una actitud estática 12501 y contraria al amor presentes. proceden lógicamente de sus premi. Lo que estas «teologías de la liberación» han aco- 7. En otros. Por esto rales e institucionales. ninguno de se tiende a identificar el Reino de Dios y su devenir con el estos campos es autónomo. aunque quienes participan te una politización radical de las afirmaciones de la fe y en estas prácticas no sean plenamente conscientes de ello. la fe. De hecho. afirmaciones reflejan un inmanentismo historicista. como. el bien y el mal. Se añadirá que no hay mas estructurales e institucionales radicales y valerosas. 82 2. 81 1. 4. clases. se encuentra im. y por ello con la de 3. Se trata más bien de la subordinación saje cristiano conforme Dios lo ha confiado a su Iglesia.

En su significación positiva. Consecuentemen. según las necesidades de su de conciencia de las exigencias de la pobreza evangélica en misión revolucionaria histórica. Los teólogos que no comparten las tesis de la «teo- da Escritura y el proletariado de Marx. Una nueva hermenéutica mérito de haber valorado los grandes textos de los Profetas 1. como comunión y como institución. parte pertenecen a clases opuestas. pastoral de la Iglesia. 13. sino a nivel pecto a la expresión Iglesia del pueblo. así como por parte de sus miembros. . criticada. Su teología es una teología perspectiva ideológica de la lucha de clases. Desde el punto de del punto de vista de clase que adopta a priori y que funcio- vista pastoral. GS 39. batir.304 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. a signos anacrónicos de autoridad que escandalizan a los mente se niega que tenga todavía sentido la participación pobres. la Iglesia del pueblo oprimido cuya conciencia hay enemigo de clase que hay que combatir. él es por principio un clase.93 88 8. por parte de la Iglesia. cualquiera que sea su pertenencia de clase. es decir. de las que 92 de odio. la universalidad del amor al prójimo y la fraternidad blo así entendido llega a ser también para algunos objeto llegan a ser un principio escatológico válido. se puede entender por ésta a los destinata- na en ella como un principio hermenéutico fundamental. Por ello el sentido cristiano del pobre se pervierte y el combate por los dere- Íogía de la liberación». que tienen el X. Pero las «teologías de la liberación». se. la Iglesia de los pobres tes objetivos de la clase dominante que es necesario com- significa la preferencia. Se puede también referir a la Iglesia bre. en virtud de su perte. tal como la ha querido el Señor. sólo para el de fe. esta posición vuelve a decir que el gún todas las formas de miseria humana. la jerarquía. El pue- te. Por ello. en virtud de su condición. Igual. dada a los pobres. Libertatis nuntius (6-8-1984) 305 a los pobres la voluntad de amar desde ahora a todo hom. Se trata de poner en duda la estructura sacramental en la misma mesa eucarística de cristianos que por otra y jerárquica de la Iglesia. se desarrolla una crítica de las estructuras mismas'de una realidad interior de la historia. persuasión. como pertene- chos de los pobres se transforma en combate de clase en la cientes a la clase de los opresores. entienden por Iglesia del pueblo una Iglesia de nencia objetiva al mundo de los ricos. debe ser 91 11. En cuanto a la Iglesia. rios prioritarios de la evangelización. Se denuncia la jerarquía y el Magisterio como representan- 89 9. Esta reducción vacía la realidad específica de miento no refleja el espíritu evangélico de servicio y se une la Iglesia. don de la gracia de Dios y misterio de fe. que obedece también a la Iglesia. La Iglesia de de clase. nuestro tiempo. se afirma igualmente que. en consecuencia. La concepción partidaria de la verdad que se mani. 12511 «hombre nuevo» que surgirá de la revolución victoriosa. Pero las «teologías de la liberación». y de ir a su como «pueblo de Dios». A partir de tal concepción de la Iglesia del pue. que ha tomado mismos. pues sólo reflejan los intereses de clase. Ésta. Es necesario hacer una observación análoga res. ya que ellos son los pueblo es la fuente de los ministerios y que se puede dotar preferidos de Dios. su conciencia de las necesidades de la lucha revolucionaria contenido es considerado falso por principio. no en tal o cual de sus afirmaciones. Argumentos y enseñanzas no son examinados en sí los pobres significa así una Iglesia de clase. 2. se dirige ante todo el amor Cf. conducen fiesta en la praxis revolucionaria de clase corrobora esta a una confusión muy perniciosa entre el pobre de la Sagra- Posición. Si se afirma que el hombre no debe ser objeto 12.94 y del Evangelio sobre la defensa de los pobres. hablamos. Aquí aparece el carácter global y totalizante de la 95 «teología de la liberación». como el pueblo de la encuentro por los caminos no violentos del diálogo y de la Nueva Alianza sellada en Cristo 24 . y sobre todo el Magiste- rio romano son así desacreditados a priori. 90 10. Teológicamente. aquellos hacia los cua- les. como etapa hacia la liberación y que celebra esta liberación en su liturgia. que despertar para la lucha liberadora organizada. no exclusiva. se tiende a ver en ella sólo blo. No se trata solamente de una corrección frater- las leyes que se suponen dirigen el devenir histórico en su nal respecto a los pastores de la Iglesia cuyo comporta- inmanencia. La expresión significa también la toma de ministros a elección propia.

100 7. bíblicos. una figura del bautismo 26 .306 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Ve 57. se descarta al mismo tiempo la Tradición. el cual es sean discutidos objetivamente y con atención. Se dice que procede de la ilusión de un posible com- la de Jesús. Una sana 12521 metodología teológica tie. El error no está aquí en lica de la muerte de Cristo. sino en hacer de esta dimensión la dimensión prin- cipal y exclusiva. Los criterios teológicos de verdad se de clase. nismo temporal. La nueva hermenéutica inscrita en las «teologías de ilo. opera lo que se puede llamar 107 99 6. el cual es una de las expresiones más ra- en el Éxodo. Libertatis nuntius (6-8-1984) 307 96 3. Se pretende revivir una experiencia análoga a la 103 que habría sido la de Jesús. se rechaza la doctrina cristo- revolucionaria que llegaría a ser el supremo criterio de la lógica ofrecida por la Tradición. Así se da una interpretación exclusivamente poli. ' . 11. La doctrina social de la Iglesia es rechazada con des. que conduce a una lectura reductora de 13. que sería la suya. 9. denunciada como interpretación vista de la verdad. con un primado privilegiado reconocido a un buye una nueva significación. Se propone igualmente una 12. A causa de este presupuesto clasista. histórico. Igualmente. muerto y resucitado por todos los hombres. se sitúa en la perspectiva de un mesia. 10. A este respecto. sorción en la inmanencia de la historia humana. . por no decir imposible. los pobres por su liberación. Por tanto se da mayor impor- «figura» de Jesús que es una especie de símbolo que reca- tancia al acontecimiento del Éxodo en cuanto que es libe- pitula en sí las exigencias de la lucha de los oprimidos. en particular la de Calcedonia. De manera general. al algunos «teólogos de la liberación» un verdadero diálogo igual que el carácter específico de la liberación que nos en el cual el interlocutor sea escuchado y sus argumentos aporta. y que es ante todo liberación del pecado. ración de la esclavitud política.36. encuentran así relativizados y subordinados a los imperati. 1 Cor 10. clase. una inversión de los símbolos. La nueva interpretación abarca así el conjunto del 106 la Escritura. Por un lado. por otro. se llega al límite de dicales de la secularización del Reino de Dios y de su ab- hacer de él un símbolo de la liberación política del pueblo. Sin espíritu crítico. se ha llegado a negar la radical novedad del Nuevo Testa. 104 98 5. se hace ex- mentó y. entablar con Señor Jesucristo. 8. misterio cristiano. Es cierto que se conservan literalmente las fórmu. verdadero Dios y verdadero hombre. en nombre del criterio de verdad teológica. pero se le atri- especulativa. se pretende alcanzar el «Jesús de la histo- ne en cuenta sin duda la praxis de la Iglesia en donde ria» a partir de la experiencia revolucionaria de la lucha de encuentra uno de sus fundamentos. Por ello se niega su valor sal- prestarle atención a una dimensión política de los relatos vírico y toda la economía de la redención. 14. del presu- puesto de que el punto de vista de la clase oprimida y re. Se le sustituye por una tica de la Sagrada Escritura. La experiencia de los pobres 97 4. Está claro que se niega la fe en el Verbo encarna. propio de las clases medias que no tienen destino ro Dios y del Reino. Por otra parte. 105 lectura política del Magníficat. se acogen las tesis más radicales de la la ortodoxia como recta regla de la fe por la idea de orto. confundir la orientación práctica. se priva de un criterio teológico esencial de interpretación y. a desconocer la persona de Nuestro tremadamente difícil. vos de la lucha de clases. y que «Dios la liberación» conduce a una relectura esencialmente polí- lia hecho Señor y 12531 Cristo» 25 . ante todo. Porque estos la fuente de todos los males. pero esto sucede por. que se dice que habría sido dén. esta última es la praxis le de la Iglesia. En esta perspectiva. •'M Cf. no hay que sición entre el Jesús de la historia y el Jesús de la fe. se vuelve a la opo- praxis como criterio de verdad. constituye el único punto de autorizada del Magisterio. al dejar a un lado la interpretación 101 volucionaria. teólogos parten. propia de la teología tra. exégesis racionalista. En lugar de ver con san Pablo. Privilegiada de esta manera la dimensión política. Por esto. Hch 2. Cf. que luchan por su liberación. De hecho.ls. que esa praxis deriva de la fe y es su expresión vivida. se sustituye en el vacío así creado. revelaría ella sola el conocimiento del verdade- promiso. 102 dicional al igual y con el mismo título que la orientación las de la fe. más o menos conscientemente. lo cual es una negación de la cierto tipo de praxis.

Al mismo tiempo se niega la los pobres de espíritu. constituye el auténti- y quiere responder a él con todas sus fuerzas. 10 Cf. Las exigencias de la promoción humana y de una 114 sacrificio que reconcilia. La Iglesia. los 113 realidad espiritual irreductible a un análisis puramente so. la reconciliación. JUAN PABLO II. La verdad del hombre exige que este combate se 116 miento.1. Esta verdad alcanza a la misma realidad». comprendida en su verdad de presencia sacramental del 5. JUAN PABLO II. No es la Iglesia de una clase o de una sola casta. escu. Con audacia y valentía. Conscientes del carácter eclesial de su vocación.3. Discurso en lafavela «Vidigal» en Río de Janeiro (2- Cf. lilla conduce a la razón a «toda realidad humana. hre la verdad del hombre. chando el clamor de la justicia. 11. la Iglesia del misterio de la encarnación. a verdadera relación del hombre con Dios constituye el fun- quienes se resignan o a quienes deja indiferentes esta mise. Por esta razón. Sabrán reconocer en el Magis- 109 16. La Eucaristía ya no es y sus instrucciones con respeto filial. con sus Obispos y con la Iglesia. Esta libera- pueblo que lucha. . Le 10. Todos los sacerdotes. que quiere ser recibimos de Cristo 27 . injusticia. La llamada de atención contra las graves desviacio. cada uno en la línea de su Se ignora simplemente la sacramentalidad que está en la específica vocación eclesial. a quienes se aprovechan de ella. La unidad.308 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. que la Iglesia no cesa de recordar. Es «la Iglesia universal. En consecuencia. 1. 7-1980): AAS 72 (1980) 852-858. Ella habla en nombre de la XI. las rela. n. con clarividencia y pruden. los pastores. y ante todo de la bienaventuranza de ser así Eucaristía de clase. teólogos colaborarán lealmente y en espíritu de diálogo con ciológico.3. se hace a la Iglesia un profundo llama. toda 110 1. se niega radicalmente ción tiene como pilares indispensables la verdad sobre Jesu- la unidad de la Iglesia. la cristo el Salvador. Discurso para la apertura de la Conferencia de Pue- hl. tOJ raíz de los ministerios eclesiales y que hace de la Iglesia una 4. lo harán en comunión de dominación que obedecen a la ley de la lucha de clases.i: AAS 71 (1979) 188-196.2. la lucha por los derechos del hom- por el amor al hombre. toda tensión. La Eucaristía llega a las Bienaventuranzas. La Iglesia. Libertatis nuntius (6-8-1984) 309 108 15. por lo tanto. fuerza triunfante del amor de Dios que se nos ha dado. 112 eclesial y a la constitución jerárquica de la Iglesia. Una defensa eficaz de la justicia se debe apoyar so. damento de la justicia que regula las relaciones entre los ria. dada a quienes contribuyen al mantenimiento de la do a la gracia de la filiación divina. 6. 12541 co combate por la justicia. Documento de Puebla. la verdad sobre comunión en el amor ya no se perciben como don que el hombre y sobre su dignidad™. Por tanto. La Iglesia habla a cada hombre y. La lucha de a la noble lucha por la verdad y por la justicia. La clase histórica de los pobres es la en el mundo entero la Iglesia de los pobres. La inversión de los símbolos se constata también terio un don de Cristo a su Iglesia 29 y acogerán su palabra en el campo de los sacramentos. guiada por el Evangelio de la misericordia y hombres. 115 nera debe ser interpretada como una aprobación. la verdad sobre la Iglesia. Por esta razón. lleve a cabo por medios conformes a la dignidad huma- cia. con celo y fuerza de ánimo. !1 Cf. el Magisterio de la Iglesia. el recurso sistemático y deliberado a la hasta el sacrificio. Cf. y como el don del Cuerpo y de la liberación auténtica solamente se comprenden a partir de la £0. Cf. Sangre de Cristo. aun indi. toda lucha» 31 . religiosos y laicos que. Ef 2. Documento de Puebla.11-22. con amor a los pobres na.16. a la luz de clases es el camino para esta unidad. escucha el clamor de la justicia 8 bre. a todos los hombres. quieran trabajar en la evan- ciones entre la jerarquía y la «base» llegan a ser relaciones gelización y en la promoción humana. 29 considerarán tarea prioritaria el responder a esta llamada. Advertencias orientativas verdad misma. nes de ciertas «teologías de la liberación» de ninguna ma. 12551 111 2. creado a imagen de Dios y llama- recta. intenta servir que constituye la unidad a través de su lucha. sino que se convierte en celebración del tarea evangelizadora tomada en su integridad. El reconocimiento de la miseria de los pueblos. como muchos ya lo hacen. 7. Al aplicar el mismo criterio hermenéutico a la vida 3.

Pero. colaboran zamiento teológico es la recuperación del valor de la doctri- libremente. El tener confianza en los medios violentos con ces de semejantes esclavitudes. Documento de Puebla. partir de la misma vida o praxis. Quienes se dejan fascinar por este la practican. menes totalitarios y ateos. drán los cambios sociales que estarán verdaderamente al servicio del hombre 33 .3. venga de donde venga. carecen de preparación catequética y teológica. bajo una forma todavía simplifi- Cf. La inversión entre cerrada. hecho notable de nuestra época debe ser objeto de la re- 14. 11.2. No se puede ignorar nalidades competentes. Las tesis de las «teologías de la liberación» están 124 ampliamente difundidas.os pastores estarán atentos a la formación de tales perso- nombre de la liberación del pueblo. 12. mito deberían reflexionar sobre las amargas experiencias 117 8. corresponde aquí el primer puesto. si por ésta se entiende la naria de las estructuras generadoras de injusticia no es ipso práctica pastoral y una actuación social que siga la enseñan- facto el comienzo de la instauración de un régimen justo. lista incompatible con la verdad del hombre. hay que decir que se Dios es el Señor de la historia. La violencia engendra violencia y degra- 11. que se han apoderado del poder por caminos revolucionarios y violentos. Un za del Evangelio. nuevas que no dejan de surgir en el curso de los tiempos. Quienes se vuelven cómpli- nado 32 . con su iniciativa y solidaridad. la experiencia de quienes trabajan di. Una de las condiciones para el necesario endere. Comprenderán enton- que producen la miseria y constituyen ellas mismas formas ces que no se trata de ninguna manera de abandonar un de violencia no puede hacer perder de vista que la fuente camino eficaz de lucha en favor de los pobres en beneficio de las injusticias está en el corazón de los hombres.310 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. Sola. fuerza de realización. cuya misión propia es construir la socie- libertad se mantiene a naciones enteras en condiciones de dad. la Iglesia es hoy indispensable.121 conscientes del sentido de su responsabilidad. Pues a medida que los hombres. tanto desde el punto de vista científico y técnico tades fundamentales de las que han sido privados por regí- como en el campo de las ciencias humanas o de la política. esclavitud indignas del hombre. A los laicos. 15. crecerán en humanidad. Se trata. precisamente en I . Al contrario. Son así .122 nuevo». El cristia- rectamente en la evangelización y promoción de los pobres no no puede desconocer que el Espíritu Santo.4. cada. vas estructuras por sí mismas darán origen a un «hombre 13. está abierta a todas las cuestiones moralidad y estructuras conlleva una antropología materia. en sesiones de formación o en grupos de base que Cf. en el sentido de la verdad del hombre. La lucha de clases como camino hacia la sociedad 120 da al hombre.3. n. al contrario. Documento de Puebla. 12561 de un ideal sin efectos. Esta enseñanza de ningún modo está necesarios. n. puede tomar conciencia de ciertos aspectos de la verdad a 119 10. Libertatis nuntius (6-8-1984) 311 violencia ciega. para que ella pueda dadera liberación de sus hermanos. la esperanza de instaurar más justicia es ser víctima de traicionan a los pobres que intentan servir. Igualmente. que nos ha y oprimidos es necesaria para la reflexión doctrinal y pas- sido dado. viviendo profundamente del Evan- esta vergüenza de nuestro tiempo: pretendiendo aportar la gelio.5. En este sentido. la inversión por la violencia revolucio. La urgencia de reformas radicales de las estructuras históricas a las cuales ha conducido. la contribución de los teólogos y pen- sadores de todas las regiones del mundo a la reflexión de 118 9. ultraja la dignidad del hombre en la persona sin clases es un mito que impide las reformas y agrava la de las víctimas y envilece esta misma dignidad en quienes miseria y las injusticias. es la fuente de toda verdadera novedad y que toral de la Iglesia. En esta perspectiva. IV. Igualmente es una ilusión mortal creer que las nue. debe ser conde. Millones de nuestros guiar directamente la acción. La enseñanza de la Iglesia en materia social aporta 123 flexión de todos aquellos que quieren sinceramente la ver- las grandes orientaciones éticas.3. Igualmente. en los cambios na social de la Iglesia. una ilusión mortal. exige personalidades compe- contemporáneos aspiran legítimamente a recuperar las liber- tentes. de libe- mente recurriendo a las capacidades éticas de la persona y rarse de un espejismo para apoyarse sobre el Evangelio y su a la perpetua necesidad de conversión interior se obten. tal vez inconscientemente.

Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 57. Dios. ha aprobado esta Cf. los alienta también. solicitud de la Iglesia. y especialmente a los pastores y a los que tienen res. Reino eterno» 35 . a contribuir al bien de su plicidad culpables respecto a situaciones de injusticias in. en la Iglesia de Cristo no es de este mundo. de la ciencia o de la téc- Se recordará la verdadera significación de la ética para la nica humanas. la Conferencia de Puebla 34 . la paz y la fraterni- tolerables y de los regímenes políticos que las mantienen. y particularmente al pobre tar que la Iglesia se conforme con las cosas de este mundo y al oprimido. des de los hombres. son requeridos a to. a promover la justicia. y que su crecimiento propio no puede confundirse salvación. La conversión espiritual. " PABLO VI. en el transcurso de una sacerdotes. son muchos los El sumo pontífice Juan Pablo II. IV. ni que disminuya el ardor de la espera de su Señor y del vo. dinámico y constructi. religiosos y laicos. en el Credo del Pueblo de 128 17. Esposa de Cristo. no es otra cosa sino el deseo que la ponsabilidad en la sociedad. expresan con plena claridad la fe de la Iglesia.2s. ciudad terrenal. Solemne profesión de fe (30-6-1968) (27): AAS 60 (1968) 443s. la respuesta de un testimo. 16. para iluminarlos con la luz de Cristo y juntar a todos en Él. el sentido evan. En esta presentación integral del misterio cristia. me. cuya figura nía de su gracia. en espe- tivizada. A los defensores de «la ortodoxia» se dirige a ve. de indulgencia o de com. audiencia concedida al infrascrito Prefecto. Es este mismo amor el que impul- Reino de Dios y la trascendencia de la persona. los cristianos pondrán así las bases de aquella «civiliza. de la no será oportuno acentuar los aspectos esenciales que las cual no se puede apartar sin provocar. nocer o eliminar: trascendencia y gratuidad de la liberación «Confesamos que el Reino de Dios iniciado aquí abajo 129 en Jesucristo. con la ruina espiri- «teologías de la liberación» tienden especialmente a desco. dad justa. el celo por la justicia y la paz. Se ponder cada vez más ardientemente al Amor de Dios. por sus dos. con el progreso de la civilización. a prodigar ayuda a sus hermanos. dad entre los hombres. Por otra parte. . ción y los medios de cada uno. la necesidad de la rar cada vez con más fuerza los bienes eternos. hijos que ellos no tienen una morada permanente en este 18. Con este testimonio.2. profundamente las riquezas insondables de Cristo. por sus alegrías y esperanzas. conduce a sa a la Iglesia a preocuparse constantemente del verdadero sacralizar la política y a captar la religiosidad del pueblo en bien temporal de los hombres. tual. sin que resulte posible un juicio crítico. que se consagran de mane. sino que consiste en conocer cada vez más cual la distinción entre el bien y el mal no podrá ser rela. después de Pablo VI. Sin cesar de recordar a sus beneficio de empresas revolucionarias. su único Salvador. La intensa al prójimo. diante una teología íntegra. Por esto los pastores deben vigilar la calidad y el contenido de la catequesis y de la formación que siempre debe presentar la integridad del mensaje de la salvación y Conclusión los imperativos de la verdadera liberación humana en el marco de este mensaje integral. n. por las necesida- gélico de los pobres y de la pobreza. la intensidad del amor a Dios y en particular a los más pobres y desgraciados. penas y esfuerzos. Pero esta actitud nunca podrá compor- nio eficaz de servicio al prójimo. y en particular de la Iglesia y de los sacramentos. en conformidad con la voca- ces el reproche de pasividad. Libertatis nuntius (6-8-1984) 313 aceptadas. por ra verdaderamente evangélica a la edificación de una socie- hombres y mujeres generosos. ción del amor» de la cual ha hablado. el sentido auténtico del pecado. en corres- conversión y la universalidad de la ley del amor fraterno. desconociendo a un tiempo la especificidad 12571 del tidad entre los hombres. verdadero Dios y verdadero hombre. nuevas miserias y nuevas esclavitudes. sobera. en pondrá en guardia contra una politización de la existencia dispensar cada vez más abundantemente la gracia y la san- que. Documento de Puebla. mundo. verdadera naturaleza de los medios de pasa. La preocupación por la pureza impele vehementemente a estar presente 12581 entre ellos de la fe ha de ir unida a la preocupación por aportar. Las palabras de Pablo VI.

El autor declaraba que tal crítica contenía graves errores de lectura y de interpretación. en la sede de la Congregación para la CARISMA Y PODER. decidida en reunión ordinaria de la Sagrada Con. AAS 77 (1985) 756-762] t JOSEPH Card. exponía al autor. DEL P. 58 gregación para la Doctrina de la Fe. que entregó también él por escrito. en otro lugar. fiesta de la MILITANTE» Transfiguración del Señor. NOTIFICACIÓN SOBRE EL VOLUMEN cación. teniendo eventual- mente en consideración la posición que él adoptara en el coloquio. . en carta del 15 de mayo de 1984. Prefecto t ALBERTO BOVONE. y ha ordenado su publi. OFM. L. Al término de la conversación. teniendo en cuenta la influencia que el libro ejer- cía en los fieles. Pero. Boff que la carta se haría pública en todo caso. fueron reci- bidos por el Cardenal Prefecto los eminentísimos cardenales Aloisio Lorscheider y Paulo Evaristo Arns. Jorge Mejía en calidad de actuario. brindó al autor la oca- sión de exponer sus aclaraciones. ENSAYO DE ECLESIOLOGÍA Doctrina de la Fe. tomaba la iniciativa de enviar a la Congregación para la Doctrina de la Fe la respuesta que había dado a la Comisión archi- diocesana para la Doctrina de la Fe de Río de Janeiro. invitán- dolo a acogerlas y ofreciéndole al mismo tiempo la posibi- lidad de un diálogo para aclarar la cuestión. Todo ello quedaba puntualizado en un comu- nicado final emitido y redactado de acuerdo con L. Boff era recibido por el Cardenal Prefecto de la Congregación. desarrollada en un clima fraterno.314 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 12591 instrucción. después de haber estudiado el escrito en sus aspectos doctrinales y pastorales. RATZINGER. Boff. LEONARDO BOFF. (11 de marzo de 1985) [II Ufebbraw. que se hallaban en Roma con este motivo. La Congregación. Arzobispo titular de Cesárea Introducción de Numidia. El 7 de septiembre de 1984. La conversación. OFM. la Congregación informaba a L. el día 6 de agosto de 1984. El contenido de la con- versación eran algunos problemas eclesiológicos que sur- gían de la lectura del libro Iglesia: carisma y poder ya se- ñalados en la carta del 15 de mayo 1984. asistido por Mons. «IGLESIA: Dado en Roma. Secretario El 12 de febrero de 1982 Leonardo Boff. algunas reservas. la cual había criticado su libro Iglesia: carisma y poder.

pertenecientes a un proceso dialéctico de afir- sia y auténticamente interpretado por el Magisterio. De este modo la ción» (p. la concepción del 6 La eclesiología del libro Iglesia: carisma y poder. el Examinadas a la luz de los criterios de un auténtico contenido doctrinal de dicha carta. Por tanto. Así. 19) {AAS 71 (1979) 305-309). ayudan al teólogo y clarificaciones orales y escritas facilitadas por L. por otra —para responder real. la jerarquía es para él «un única fe del Evangelio crea y edifica. que será «una nueva encarnación maneciendo precisamente como expresiones y actualiza. aun le obligan a hacer accesible el Evangelio a su tiempo. En esta dialéctica «aparece qué es el praxis y las experiencias. La Iglesia universal se reali. Sin pretender analizarlas todas. tución no estaba en el pensamiento del Jesús histórico. la Iglesia Católica. resul- lan insostenibles. confiado a la Igle. 149). en sus partes esenciales. previsto. el teólogo está llamado a descifrar el relieve que las reservas suscitadas a propósito del libro y lenguaje de las diversas situaciones —los signos de los tiem- señaladas en la carta no podían considerarse sustancial. con dogma. exige una La estructura de la Iglesia atención seria y profunda a las situaciones concretas a las que se refiere el libro. sin embargo ha tenido que poner de el Señor. que surgen siempre de una situa. la que surgió como evolución posterior a la resurrección. mente superadas. y. embargo.316 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la fe 58. y lugar. una serie de estudios y de perspectivas. orientada a interpretar. de las instituciones eclesiales en la sociedad. se ponen Premisa doctrinal nquí en evidencia las opciones eclesiológicas que parecen decisivas: la estructura de la Iglesia. ambas confesiones serían mediaciones sagrado depósito de la Palabra de Dios. hoy debe surgir una «Iglesia za y vive en las Iglesias particulares y éstas son Iglesia. ¿Qué es el cristianismo? No lo sabemos. II 12 febbraio (11-3-1985) 5 La Congregación examinó. sniramental y el cristianismo protestante por una afirmación pretar y animar la realidad de una Iglesia particular. Boff y.l32ss. cuyo poder ciones de la Iglesia universal en un determinado tiempo será simple función de servicio» ( p . Sin habiendo tenido en cuenta las buenas intenciones y los re.5). Boff. pues. manente de la Iglesia» (p. sino desarrollar y aplicar. mientras interpretación de las relaciones entre catolicismo y protes- que con la atenuación de la unidad disminuiría y haría luntismo: «Nos parece que el cristianismo romano (catolicis- decaer también la Iglesia particular. p. petidos testimonios de fidelidad a la Iglesia y al Magisterio sino que está al servicio de la verdad que nos ha entregado manifestados por él. trata de salir al paso a los problemas de América Latina y en particular de Brasil (cf. La mación y negación. L. Boff se sitúa. De aquí se deriva la necesidad de un «cambio per- múltiples Iglesias particulares. cf. Juzga necesario. per. la praxis no sustituye a la verdad ni la produce. Por esto la verdadera mo) se distingue por la afirmación valiente de la identidad reflexión teológica nunca debe contentarse sólo con inter. Redemptor hominis. Por consiguiente. la preocupación de insertarse en la orientación en la que se afirma «que la Iglesia como insti- gran misión de la Iglesia universal. con el crecimiento y progreso de las Iglesias En la lógica de estas afirmaciones se explica también su particulares crece y progresa la Iglesia universal.70). por una parte. 12601 método teológico —al que aquí sólo hemos aludido breve- mente— determinadas opciones del libro de L. según sus palabras. dentro de una mente a su finalidad—. es- herencia común del único Evangelio confiado por el Señor. cristianismo. a nuestra fidelidad. las ción histórica determinada y limitada. según la propia praxis. el profetismo. p. que debe más bien tratar de penetrar los contenidos del En esta visión. Esta intención. incompletas. el ejercicio del poder sagrado. pecialmente con el progresivo proceso de desescatologiza- una vez para siempre. sino intrépida de la no-identidad» (p. nueva» (p. tal como estaba ene.129). a través de los siglos.112). hacer ahora público. bajo la guía del Espíritu Santo. que permanece una en la diversidad de «una mundanización» al 12611 «estilo romano y feudal» los tiempos y la diferencia de las situaciones propias en las (p. l l l ) . resultado» de la «terrena necesidad de institucionalizarse». pos— y abrir este lenguaje al entendimiento de la fe (cf.130.110 y passim). Sólo .

Mysterium Ecclesiae.74). «dogmatismo»: «Mientras dure este tipo de comprensión lio: «Haec Ecclesia (se. todas las palabras se refieren a la Palabra.6). De la famosa expresión del Conci. el dogma en su formulación es válido so..135). «la actitud verdaderamente católica» sería sia —que está en el fundamento de las críticas radicales di. está segura de que la verdad expresada en las palabras de la fe no sólo Dogma y revelación no oprime al hombre.135). puede subsistir también en otras Iglesias cristianas» (p. habrá que contar irremediablemente con la re- traria al significado auténtico del texto conciliar. Boff habla de posiciones doctrinales contradictorias entre (p. 5: AAS 65 (1973) 403- (p.8) del concepción católica del dogma cae bajo el veredicto de Concilio Vaticano II. pasado.l: AAS 65 siempre analógicas y limitadas.138). 404) {Doc. 17:17-22). Pero en las palabras. 3). p. todo nos lo habló junto y Iglesia Católica (LG 8). Padre. auténtica de la Iglesia.131). consiguiente.. «En un segundo momento del mismo proceso dia. cuando presión de la libertad del pensamiento divergente dentro afirma: «De hecho. de la Escritura y de la fe (1973) 396-398 (Doc. docente y creyente. tólica sobre la Iglesia de Dios en el mundo. sin que su comprensión caiga en un proceso .a su Hijo. contenidas en el Nuevo Testamento (cf.. p. en el cual se desa. la Iglesia. para continuar siendo sal de la tierra 16 lugar a otro texto del hoy de la fe» (p. 17:4s}.73). la única Iglesia de Cristo) de la Iglesia» (p. mientras que una concep- la concepción de la doctrina y del dogma expresada por ción dialéctica y relativista lo expone a un voluntarismo L. Es cierto que Ya en el pasado. cuando pueda ser ulteriormente esclarecido y mejor com- lamente «para un determinado tiempo y circunstancias» prendido (cf.32) y es el único instrumento de verdadera comunión entre hombres La misma lógica relativizante se vuelve a encontrar en de diversas clases y opiniones. debe ser fielmente conservado resultante de estas afirmaciones se hace explícito cuando en su pureza. Boff antes señalado. prensión "doctrinal" de la revelación» (p. Jesucristo. visible sólo existen «elementa Ecclesiae» que —siendo ele. Boff distingue entre dogmatismo y dogma (cf. Boff. el Concilio eligió la palabra «subsistit» pre. que es el camino y la verdad (Jn 14. rio del relativismo no es el verbalismo o el inmovilismo. lejos de sacrificar esa verdad. que el sentido de las fórmulas dogmáticas permanece siem- admitiendo el segundo y rechazando el primero. El autor critica de manera muy severa «la com. pre verdadero y coherente. Sin em. En la perspectiva de L. como dice san mentos de la misma Iglesia— tienden y conducen hacia la Juan de la Cruz: «. accesible y desarrolla la riqueza de los textos auténticos. Por Para justificar esta concepción relativizante de la Igle. nuevo en la declaración Mysteriutn Ecclesiae. Caminando bajo la guía del Señor. esta Congregación tuvo que precisar 15 L. n.. El cisamente para aclarar que existe una sola «subsistencia» contenido último de la revelación es Dios mismo. que nos invitó a la comunión con El. la cual se precisó de (Subida al Monte Carmelo II 22. según él. nes» (p.. Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 58. única Christi Ecclesia). Boff. la auténtica L. él deduce una tesis exactamente con. se expresa de La subversión del significado del texto conciliar sobre manera digna de fe la verdad sobre Dios y sobre el hombre.134). léctico el texto 12621 debe poder ser superado. de la verdadera Iglesia. aun bargo. En este sentido hay que poner de relieve que lo contra. Boff apela a la constitución Lumen gentium (n. sino que lo libera (Jn 8. más bien la hace rrolla y se explícita un profundo malentendido de la fe ca. II 12 febbraio (11-3-1985) 319 sabemos lo que se manifiesta en el proceso histórico» L. El Decreto sobre el ecumenismo de una vez en esta sola Palabra y no tiene más que hablar» expresa la misma doctrina (UR 3-4). subsistit dogmática y doctrinal de la revelación y de la salvación de in Ecclesia catholica». El relativismo que nunca pierde su sabor. ella (es decir.147). «la de estar fundamentalmente abiertos en todas direccio- rigidas a la estructura jerárquica de la Iglesia Católica—. mientras que fuera de su trabazón Hijo y Espíritu Santo.14 En cambio. determinado e irreformable. basada en la Escritura. arbitrario. la subsistencia de la Iglesia está en la raíz del relativismo La necesidad permanente de interpretar el lenguaje del eclesiológico de L.135). o. para dar El depositum fidei. sí..

Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 58. II 12 febbraio (11-3-1985) 321

dialéctico de la historia y en la orientación del primado de de la Iglesia y en su fuente, esto es, en la vida del Señor,
la praxis. siempre se plantea. Pero interpretar la realidad de los sa-
cramentos, de la jerarquía, de la palabra y de toda la vida
de la Iglesia en términos de producción y de consumo, de
Ejercicio del poder sacro monopolio, expropiación, conflicto con el bloque hegemó-
nico, ruptura y ocasión para un modo asimétrico de pro-
Una «grave patología» de la que, según L. Boff, debería ducción, equivale a subvertir la realidad religiosa, lo que,
liberarse la Iglesia romana viene del ejercicio hegemónico lejos de contribuir a la solución de los verdaderos proble-
del poder sacro que, además de hacer de ella una sociedad mas, lleva más bien a la destrucción del sentido auténtico
asimétrica, lo habría deformado en sí mismo. 12631 ile los sacramentos y de la palabra de la fe.
Dando por descontado que el eje organizador de una
sociedad coincide con el modo específico de producción que
le es propio y aplicando este principio a la Iglesia, L. Boff El profetismo en la Iglesia
afirma que ha habido un proceso histórico de expropiación
de los medios de producción religiosa por parte del clero en El libro Iglesia: carisma y poder denuncia a la jerarquía 20
perjuicio del pueblo cristiano, el cual se habría visto así pri- y a las instituciones de la Iglesia (cf. p.63s, 89, 259s). Como
vado de su capacidad de decidir, de enseñar, etc. (cf. p.75, explicación y justificación de tal actitud reivindica el papel
222ss, 259s). Además, después de haber sufrido esta de los carismas y en particular del profetismo (cf. p.258-
expropiación, el poder sacro habría sido también gravemen- 261, 268). La jerarquía tendría la simple función de «coor-
te deformado, cayendo así en los mismos defectos del poder dinar», de «favorecer la unidad y la armonía entre los va-
profano en términos de dominación, centralización, triun- rios servicios», de «mantener la circularidad e impedir toda
falismo (cf. p.100, 85, 92ss), Para remediar estos incon- división y superposición», descartando, pues, de esta fun-
ción «la subordinación inmediata de todos a los jerarcas»
venientes, se propone un nuevo modelo de Iglesia, en la que
(cf. p.270). 12641
el poder se entienda sin privilegios teológicos, como puro
servicio articulado según las necesidades de la comunidad No cabe duda de que el Pueblo de Dios participa en la 21
(cf. p.224, 111). misión profética de Cristo (cf. LG 12); Cristo realiza su mi-
sión profética no sólo por medio de la jerarquía, sino tam-
No se puede empobrecer la realidad de los sacramentos
bién por medio de los laicos (cf. LG 35). Pero es igualmente
y de la palabra de Dios, encuadrándola en el esquema de
claro que la denuncia profética en la Iglesia, para ser legíti-
«producción y consumo», reduciendo así la comunión de la ma, debe estar siempre al servicio de la edificación de la Igle-
fe a un mero fenómeno sociológico. Los sacramentos no sia misma. No sólo debe aceptar la jerarquía y las institucio-
son «material simbólico», su administración no es pro- nes, sino también cooperar positivamente a la consolidación
ducción, su recepción no es consumo. Los sacramentos son de su comunión interna; además, el criterio supremo para
dones de Dios, nadie los «produce», todos recibimos en juzgar no sólo su ejercicio ordenado, sino también su auten-
ellos la gracia de Dios, los signos del amor eterno. Todo ticidad, pertenece a la jerarquía (cf. LG 12).
esto está por encima de cualquier producción, por encima
de todo hacer y fabricar humano. La única medida corres-
pondiente a la grandeza del don es la máxima fidelidad Conclusión
a la voluntad del Señor, según la cual seremos juzgados
todos —sacerdotes y laicos— siendo todos «siervos inú- Al hacer público todo lo anterior, la Congregación 22
tiles» (Le 17,10). Es cierto que siempre existe el peligro se siente también obligada a declarar que las opciones de
de abusos; el problema de cómo pueda garantizarse el ac- I.. Boff aquí analizadas son tales que ponen en peligro la
ceso de todos los fieles a la plena participación en la vida

322 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe
12651
sana doctrina de la fe, que esta misma Congregación tiene 59
el deber de promover y tutelar. CARTA A LOS ORDINARIOS DEL LUGAR
PARA RECORDAR LAS NORMAS VIGENTES
El sumo pontífice Juan Pablo II, durante la audiencia SOBRE LOS EXORCISMOS
concedida al infrascrito Prefecto, aprobó la presente notifica- (29 de septiembre de 1985)
ción, decidida en la reunión ordinaria de esta Congregación, [Inde ab aliquot annis: AAS 77 (1985) 1169s]
y ordenó su publicación.
Roma, en la sede de la Congregación para la Doctrina de Excelentísimo Señor:
la Fe, 11 de marzo de 1985. Desde hace algunos años, ciertos grupos eclesiales mul-
tiplican reuniones para orar con la intención de obtener
f JOSEPH Card. RATZINGER, Prefecto la liberación del influjo de los demonios, aun cuando no
t ALBERTO BOVONE, Arzobispo titular de Cesárea se trate de exorcismos propiamente dichos. Tales reuniones
de Numidia, Secretario son efectuadas bajo la dirección de laicos, incluso cuando
está presente un sacerdote.
Dado que se ha preguntado a la Congregación para la
Doctrina de la Fe sobre tales hechos, este Dicasterio juzga
necesario comunicar a todos los Ordinarios la siguiente
respuesta:
1. El canon 1172 del Código de Derecho Canónico de-
clara que a nadie es lícito realizar exorcismos sobre perso-
nas posesas, a no ser que el Ordinario del lugar haya conce-
dido licencia peculiar y expresa para ello (§1), y determina
lambién que esta licencia sólo puede ser concedida por el
Ordinario del lugar a un presbítero piadoso, docto, pruden-
te y con integridad de vida (§2). Por consiguiente se invita a
los Obispos a urgir el cumplimiento de estos preceptos.
2. De estas prescripciones se sigue que no es lícito a
los fieles cristianos utilizar la fórmula de exorcismo contra
Satanás y los ángeles apóstatas, contenida en el Ritual que
fue publicado por orden del sumo pontífice León XIII;
mucho menos les es lícito emplear el texto entero de este
exorcismo. Los Obispos procuren amonestar a los fieles
sobre este asunto cuando sea necesario.
3. Finalmente, por las mismas razones, se ruega a los
Obispos que velen para que— aun en los casos que, exclui-
da la auténtica posesión diabólica, parezcan revelar algún
influjo del diablo— personas sin la debida autorización di-
rijan reuniones en las cuales se hagan oraciones para obte-
ner la expulsión del demonio, oraciones que directamente
interpelen a los demonios o traten de conocer la identidad
de los mismos.

324 Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe

6 La formulación de estas normas de ningún modo debe 12671
disuadir a los fieles de rezar para que, como Jesús nos 60
enseñó, sean libres del maligno 12661 (cf. Mt 6,13). Además INSTRUCCIÓN
de eso, los Pastores podrán valerse de esta oportunidad SOBRE LA LIBERTAD CRISTIANA
para recordar lo que la Tradición de la Iglesia enseña res- Y LA LIBERACIÓN
pecto a la función propia de los Sacramentos y a propósito (22 de marzo de 1986)
de la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, de los [Libertatis conscientia: AAS 79 (1987) 554-599]
Angeles y de los Santos en la lucha espiritual de los cristia-
nos contra los espíritus malignos.
«La verdad nos hace libres»
Aprovecho la oportunidad para expresar a Su Excelen-
cia mis sentimientos de estima en el Señor.
INTRODUCCIÓN
t JOSEPH Card. RATZINGER, Prefecto
t ALBERTO BOVONE, Secretario
1. La conciencia de la libertad y de la dignidad del
hombre, junto con la afirmación de los derechos inaliena-
bles de la persona y de los pueblos, es una de las principales
características de nuestro tiempo. Ahora bien, la libertad
exige unas condiciones de orden económico, social, político
y cultural que posibiliten su pleno ejercicio. La viva percep-
ción de los obstáculos que impiden el desarrollo de la liber-
tad y que ofenden la dignidad humana es el origen de las
grandes aspiraciones a la liberación que atormentan al mun-
do actual.
La Iglesia de Cristo hace suyas estas aspiraciones ejer-
ciendo su discernimiento a la luz del Evangelio, que es, por
su misma naturaleza, mensaje de libertad y de liberación.
En efecto, tales aspiraciones revisten a veces, a nivel teórico
y práctico, expresiones que no siempre son conformes a
la verdad del hombre, tal como ésta se manifiesta a la luz
de la creación y de la redención. Por esto la Congregación
para la Doctrina de la Fe ha juzgado necesario llamar la
atención sobre «las desviaciones y los riesgos de desviación,
ruinosos para la fe y para la vida cristiana»'. Lejos de estar
superadas, las advertencias hechas parecen cada vez más
oportunas y pertinentes.
2. La instrucción Libertatis nuntius sobre algunos as-
pectos de la teología de la liberación anunciaba la intención
de la Congregación de publicar un segundo documento,
que pondría en evidencia los principales elementos de la
1
CDF, Instrucción sobre algunos aspectos de la teología de la liberación
(Libertatis nuntius), Introducción: AAS 76 (1984) 876s (Doc. 57:5).

Documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe 60. Libertatis consaentia (22-3-1986) 327

doctrina cristiana sobre la libertad y la liberación. La pre- más profundo, ya que ésta nos ha liberado del mal más
sente instrucción responde a esta intención. Entre ambos radical, es decir, del pecado y del poder de la muerte.
documentos existe una relación orgánica. Deben leerse uno (-uando la Iglesia, instruida por el Señor, dirige su oración
a la luz del otro. al Padre: «líbranos del mal», pide que el misterio de salva-
Sobre este tema, que es el centro del mensaje evangéli- ción actúe con fuerza en nuestra existencia de cada día.
co, el Magisterio de la Iglesia ya se ha pronunciado en I'.lia sabe que la cruz redentora es en verdad el origen de
numerosas ocasiones 2 , y por ello este documento 12681 se la luz y de la vida, y el centro de la historia. La caridad
limita a indicar los principales aspectos teóricos y prácticos; que arde en ella la impulsa a proclamar la Buena Nueva
respecto a las aplicaciones concernientes a las diversas si- y a distribuir mediante los sacramentos sus frutos vivifi-
tuaciones locales, corresponde a las Iglesias particulares, en cadores. De Cristo redentor arrancan su pensamiento y
comunión entre sí y con la Sede de Pedro, proveer direc- su acción cuando, ante los dramas que desgarran al mundo,
tamente a ello 3 . la Iglesia reflexiona sobre el significado y los caminos de la
liberación y de la verdadera libertad.
El tema de la libertad y de la liberación tiene un alcance
ecuménico evidente. Pertenece efectivamente al patrimonio La verdad, empezando por la verdad sobre la reden- 9
tradicional de las Iglesias y comunidades eclesiales. Tam- ción, que es el centro del misterio de la fe, constituye así la
bién el presente documento puede favorecer el testimonio raíz y la norma de la libertad, el fundamento y la medida
y la acción de todos los discípulos de Cristo llamados a de toda acción liberadora.
responder a los grandes retos de nuestro tiempo. 4. La apertura a la plenitud