You are on page 1of 1

13

ATENCIÓN Y NEUROIMAGEN J. A. Periáñez Morales,
M. Ríos Lago,
F. Barceló Galindo,
E. Madrid Cañadas
y M. Ruz Cámara

Uno de los avances más importantes en el estudio de
INTRODUCCIÓN
las bases cerebrales de la atención ha sido el desarrollo
de las nuevas tecnologías de imagen de la actividad cere-
Entre todos los procesos cognitivos del cerebro humano, bral. Por un lado, estas técnicas han supuesto un avance
la atención ocupa un lugar preeminente. En este sentido, directo por cuanto nos ofrecen información cualitativa y
resulta fácil comprender que cuando estos mecanismos cuantitativamente nueva respecto a las propiedades y el
resultan alterados como consecuencia de lesiones del sis- funcionamiento del sistema de procesamiento de la in-
tema nervioso, o bien a causa de alteraciones funcionales formación. Por otro lado, han potenciado indirectamen-
como las ligadas a determinadas patologías, la integridad te entre los investigadores la adopción de perspectivas
de otros procesos cognitivos como la percepción, la me- más interdisciplinarias dada la complejidad de las meto-
moria o el lenguaje, pueden resultar también compro- dologías de registro y análisis. Sin duda este volumen da
metidas. A la hora de abordar el estudio de la atención buena cuenta de tal afirmación.
existen al menos dos problemas fundamentales: el con- La neurociencia cognitiva ha supuesto una renova-
ceptual y el funcional. El primer problema deriva de que ción del optimismo entre los investigadores en este cam-
el término atención denota un constructo multifacético y po. Esta nueva disciplina surge como punto de confluen-
no unitario utilizado a menudo para describir fenóme- cia entre la psicología cognitiva, la neurociencia y los
nos muy diversos que comprenden desde mecanismos modelos computacionales, con el objetivo común de en-
automáticos, hasta los aspectos más controlados del pro- tender el funcionamiento de la mente y el cerebro hu-
© Elsevier. Es una publicación MASSON. Fotocopiar sin autorización es un delito.

cesamiento de la información. Todo ello hace difícil defi- manos (2). El nuevo paradigma no supone una mera
nir la atención de forma operativa. El segundo problema suma de variables dependientes, o una interacción su-
viene marcado por la dificultad, tanto experimental perficial entre psicología cognitiva y neurociencia, sino
como aplicada, de desligar la atención del resto de proce- más bien un encuentro genuino desde cuyo seno han
sos con los que interactúa, así como también por los pro- comenzado a formularse nuevas preguntas permitien-
blemas a la hora de establecer límites entre los diferentes do desarrollar una visión mas amplia del problema atencio-
mecanismos atencionales que interactúan entre sí. nal (3).
La confluencia de estas dos circunstancias ha tenido En este capítulo se tratará de esbozar algunas de las
repercusiones directas sobre los intentos de integrar principales cuestiones que la neuroimagen funcional ha
dentro de un marco unitario la gran dispersión teórica abordado sobre las bases cerebrales de la atención en su-
existente. A día de hoy hemos de reconocer que no exis- jetos humanos. Entre estas cuestiones podrían destacar-
te ni una definición única ni tampoco una teoría que se las siguientes: ¿cuántos tipos de atención existen?, ¿el
pueda acomodar la ingente cantidad de datos experi- efecto de la atención actúa sobre las fases iniciales del
mentales disponibles. Dicha situación ha potenciado la procesamiento de la información o sobre las tardías?,
proliferación de micromodelos explicativos que dificul- ¿qué tipo de características de la estimulación externa
tan una postura teórica integradora y divergen en cues- pueden ser seleccionadas por la atención?, ¿existen me-
tiones tan esenciales como la de la propia naturaleza de canismos cerebrales de control atencional?, ¿qué regio-
la atención (1). nes cerebrales controlan y qué regiones son controladas