You are on page 1of 3

La conciencia del deber en los poemas humanos de César

Vallejo
Miguel Calisaya
Estudiante de Sociología.
Universidad Nacional Federico Villarreal.
Año 2000

Lipovetski a advierte que con el proceso de transformación moral coincide un proceso


de mayor autonomía individual, de ganancia de autonomía subjetiva, pero también se
trata de una transformación de como se da el control social, deja entrever que el control
social es un control moral.

El proceso de laicización de la moral se inicia con la época de la moral individual o


"conjunto de los deberes del hombre de relativos a sí mismo". Estos deberes
individuales constituyen obligaciones absolutas tanto hacia el cuerpo como hacia el
alma. En esta fase de transformación moral, el control social es ejercido a través del
rigor absoluto de los deberes individuales, los que se constituyen en imperativos
universales.

¿En qué cambia la moral y el control social respecto a la moral anterior? Cambia en la
medida que el individuo se independiza de los deberes que imponen los dogmas
religiosos, y el control social ya no ejercido a través del cumplimiento de los deberes
hacia las normas de Dios.

Uno de los deberes que impone la época del deber es el compromiso hacia el prójimo.
El compromiso hacia el prójimo podría haberse vivido a través de las acciones de
caridad como una obligación moral; pero también puede ser vivido a través del
compromiso moral colectivo, conectado con el compromiso moral ideológico político
propio de esta etapa. En César Vallejo, la preocupación ética por el prójimo como ideal
de entrega personal, es un compromiso militante. Es conocida su filiación comunista y
su abierta cruzada por la República Española durante la guerra civil en la década de
1930. En los "Poemas Humanos" encontramos un famoso canto del bolchevique
"Salutación Angélica" en el que expresa su admiración por el sujeto histórico que daba
vida al proyecto soviético y que es reproducido en una selección de textos del año 1986
"URSS en la Literatura Peruana" del entonces Centro Cultural Peruano Soviético.

"Yo quisiera, por eso,


tu calor doctrinal, frío y en barras
tu añadida manera de miramos
y aquesos tuyos pasos metalúrgicos,
aquesos tuyos pasos de otra vida.”

El compromiso que toma la forma de una opción política, nace del amor hacia la
humanidad.

"Me viene, hay días, una gana ubérrima, política,


De querer, de besar al cariño en sus dos rostros,
Y me viene de lejos un querer
Demostrativo, otro querer amar, de grado o fuera,
Al que me odia, al que rasga su papel, al muchachito,
....................................................................................
¡Ah, querer, este, el mío, éste , el mundial,
Interurbano y parroquial, provecto!”

(Me viene, hay días, una gana ubérrima, política ...)

Es el amor a la humanidad que le hace denunciar la injusticia, el sufrimiento, la pobreza.

Denuncia el dolor que aqueja al mundo, un dolor creciente ( en cada uno y que se
extiende a la humanidad) y en que se origina en un hecho tan natural como la muerte
pero también en la pobreza y en las injusticias de este mundo:

" I, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora, voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de ser, dolernos doblemente.
............................................................
Jamás, hombres humanos,
Hubo tanto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
...........................................................
Crece la desdicha hermanos hombres,
más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece"

(Los nueve monstruos)

Denuncia la injusticia:

“La cólera que quiera al nombre niños


que quiebra el niño en pájaros iguales,
y al pájaro, después, en huevecillos;
la cólera del pobre
tiene un aceite contra dos vinagres".

(La cólera que quiebra al hombre en niños)

Y la pobreza

"Un hombre pasa con un pan al hombro


¿Voy a escribir después sobre mi doble?
………………………
Otro tiembla de frío, tose, escupe sangre
¿Cabrá aludido jamás al Yo profundo?
Otro uso en el fango huesos, cáscaras
¿Cómo escribír después el infinito

(Un hombre pasa con un pan al hombro)

De la injusticia, de la pobreza, del dolor, nace el compromiso pero es un compromiso


con esperanza (según Marshall Bermann, la esperanza es una idea típicamente
moderna):

"Hasta el día en que vuelva, prosiguiendo,


con franca rectitud de cojo amargo,
de pozo en pozo, mi periplo, en tiendo
que el hombre ha de ser bueno, sin embargo"

(Hasta el día en que vuelva de esta piedra)

"Ya va a venir el día" expresa con tono prometedor en el poema Los Desgraciados, y
como viene ese día exige “ponte el saco":

"Necesitas comer, pero, me digo,


no tengas pena, que no es de pobres
la pena, el soillozar junto a su tumba;
remiéndate recuerda
confía en el hilo blanco, fuma, pasa lista
a tu cadena y guárdala detrás de tu retrato.
Ya va a venir e día, ponte el alma"

(Los desgraciados)

Es una esperanza que nace de la acción, obra de los mismos oprimidos, así, afirma
(reincidiendo en la esperanza que no todo esta perdido y que los pobres tienen una
esperanza) que la cólera del pueblo "tiene un aceite contra dos vinagres", “tiene dos ríos
contra muchos mares”, “tiene un acero contra dos puñales”, "un fuego central contra dos
cráteres".

Vallejo reclama un compromiso vital:"Encima no poseo para expresar mi vida, sino mi


muerte", expresa en el poema del mismo nombre y exige una obligación moral y una
acción colectiva ineludible (fuente también de esperanza):

"Crece la desdicha hermanos hombres,


más pronto que la máquina diez máquinas y crece
..........................................................
¡Ah¡ desgraciadamente, hombres humanos,
hay hermanos, muchísimo que hacer”

(Los nueve monstruos)