You are on page 1of 1

Identifica los verboides y su función en el siguiente texto.

Una breve historia de casco viejo
Fuente: http://arcoproperties.com

El Casco Antiguo es la ciudad colonial de Panamá. Fundada en 1673 después que el asentamiento original del Pacífico
(Panamá La Vieja) fuera saqueado por el pirata Henry Morgan. Se mantuvo como el centro de la vida panameña por
casi 300 años, hasta que en 1930, cuando el Casco Antiguo comienza a declinar en una tendencia más bien regional
que incluye a varios barrios viejos de Latinoamérica en donde su población adinerada comienza a mudarse a los
suburbios. Las razones de ese éxodo fueron típicamente atribuidas al surgimiento del automóvil, el cual hizo más fácil
la vida en los suburbios y más difícil la vida en el centro de la ciudad. En el caso del Casco Viejo, éstas presiones
fueron exacerbadas por el hecho de que los límites de la Zona del Canal de Panamá – de la cual los panameños
estaban excluidos – se diseñaron de manera tal que aislaron al Casco del resto de la ciudad, dejando sólo una delgada
calle de acceso para entrar y salir. La entrega del Canal de Panamá en 1999 y la designación de la UNESCO como
Sitio de Patrimonio de la Humanidad en 1998 marcaron el inicio de una era de revitalización por parte del gobierno,
empresarios y organizaciones internacionales.

Por qué UNESCO Pensó que el Casco era Especial
Durante sus 300 años como el corazón de la vida panameña, esta península ha ido creciendo como un legado único
de arquitecturas españolas, francesas, colonial americana, neoclásica y art nouveau. Ciertos estilos, particularmente
entre los siglos 16 al 18 crearon casas con patios internos, los cuales son específicos de la región. Así que, a pesar
de que la gente se refiera al Casco Viejo como una “ciudad colonial”, en realidad su arquitectura actual está dominada
por estilos Franceses y Republicanos, lo cual UNESCO señala como uno de los puntos dentro de su justificación para
la designación como Patrimonio de la Humanidad ya que “presta una cualidad especial de las que otras ciudades
coloniales de América Latina carecen (con excepción de Nueva Orleans, en donde la calidad de arquitectura es
marcadamente inferior).” UNESCO hizo una conexión clara entre esta colección ecléctica de arquitecturas y estilos
con el rol histórico de Panamá como punto de encuentro, con cada estilo representando un boom en el comercio
interoceánico a través del Istmo. Esta colección de arquitecturas y la gente que la habitó son un claro reflejo del
fascinante caleidoscopio cultural de Panamá y su importante rol en nuestra herencia en común.

Qué ha ocurrido y qué está ocurriendo
A pesar de que se ha hecho mucho, queda aún bastante para hacer. Tanto el sector público como el privado han
restaurado edificios que hoy día contienen ministerios gubernamentales, museos, el Palacio Presidencial, embajadas
e iglesias, al mismo tiempo que algunos de los mejores hogares, bares, restaurantes de la Ciudad de Panamá y casas
que, siguen siendo, recuerdo de la cultura de aquellos días.

Hoy por hoy, nos gusta decir que el futuro de la Ciudad de Panamá está en su pasado. Los grandes distritos históricos
enriquecen – y algunas veces hasta incluyen- las identidades de ciudades mucho más grandes que crecieron
alrededor de ellos ( pensemos en Casco Francés de Nueva Orleans, en la playa Art Deco de Miami o el Viejo San
Juan). El Casco hoy día está a un año o dos de alcanzar la masa crítica que lo llevará de ser meramente el corazón
cultural de Panamá a ser un destino regional. Decimos esto con confianza debido a que el momentum es palpable
con más de 30 restaurantes, bares y tiendas en los últimos dos años y cinco hoteles listos para abrir en los próximos
dos años.

El reto para el Casco será absorber estos cambios sin perder su alma. Una revitalización verdaderamente exitosa
para un distrito histórico es una en la que no sólo crea energía comercial y cultural, sino que también provee de
oportunidades para que sus habitantes originales se beneficien con su desarrollo. Los distritos que logran este objetivo
aseguran su propia sostenibilidad económica ya que conservan una autenticidad que les previene de “pasar de moda”.

Related Interests