You are on page 1of 3

La Mejor Apología de los Católicos No Romanos

:
El Testimonio de Fe y Vida

“Los que respetan al Señor vivirán,
pues ponen su confianza en quien puede salvarlos.
El que respeta al Señor no le tiene miedo a nada,
ni se acobarda pues confía en el Señor.
¡Dichoso quien respeta al Señor!
El sabe en quien confía y quien lo sostiene.”
Eclesiástico 34,13-15

Son muchas las vivencias asumidas desde hace dos años en la ciudad de Mérida en Venezuela
una de las ciudades más tradicionalistas en el Catolicismo Romano en este país convirtiéndose las
mismas en eco de tantas voces que ya resuenan en toda América Latina, ya que somos cada vez mas
los que optamos libremente por la fe católica pero no romana, lo cual ha sido motivo de una interesante
y profunda polaridad entre la aceptación y el rechazo.
¿Un catolicismo sin el Papa?! ¡Ave María Purísima!, esa fue una de las primeras expresiones
que me tocó escuchar cuando iniciamos la Misión de San Andrés Apóstol, fuimos el centro de atención
de toda la Curia Romana de Mérida y también de los curiosos. Las reacciones no se hicieron esperar,
tramaron, planificaron y se pronunciaron en reiteradas ocasiones en nuestra contra pero decidimos
desestimar tantas locuras en aquel momento de la fundación de esta comunidad de vida, con oración y
trabajo. De todo esto he podido aprender algo, aquí les dejo algunas pistas:
1. Nuestra mejor apología ha de ser el testimonio de fe y vida:
En la medida en que vamos entregándonos con auténtico servicio a nuestros hermanos en la comunidad
vamos descubriendo que podemos trascender nuestra mirada ante ellos, ya no como grupo de feligreses
sino como hijos y hermanos en la fe y es allí donde se empieza a romper esa visión de superioridad que
vemos en los sacerdotes de la Iglesia tradicional, por tanto, esto requiere de humildad, pero la misma se
adquiere en la oración profunda, el estudio de la Palabra de Dios y el servicio. No solo la Ordenación
válidamente recibida de manos del Obispo nos hace verdaderos discípulos de Cristo, sino la capacidad
de asumir con responsabilidad, entrega y amor lo que gratis hemos recibido. Todo esto nos permite ser
legítimos ante Dios y nuestros hermanos y son ellos los que terminan defendiéndonos ante los
intolerantes, por lo cual, en esa vinculación fruto de la fe, la comunidad nos hace crecer en el
sacerdocio de Cristo. Mi recomendación: no te desgastes en defenderte en discursos innecesarios a
veces, ya que el demonio se aprovecha de estas circunstancias, mas bien preocupate por SER Y
HACER.
“¿Quien es el más importante en el Reino de los cielos? Jesús llamó entonces a un niño, lo puso en
medio de ellos y dijo: -Les aseguro que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entraran en
el Reino de los Cielos. El más importante en el Reino de los Cielos es el que se humilla y se vuelve
como este niño.” Mateo 18, 1b-4.
2. El centro de nuestra predicación y acción ministerial: el anuncio del Reino:
Podremos ser muy versados en la oratoria, en la homilética y la exegesis, pero si no intentamos vivir
con profundidad lo que las Escrituras nos enseñan no podremos mostrar con mayor eficacia la Buena
Nueva, aunque el Señor hace de las suyas en medio de nuestras debilidades debemos apuntar hacia la
meditación de la vida de Jesús en la nuestra. He tenido el desagrado de escuchar la predicación de
muchos hermanos no romanos donde gran parte del discurso apunta a defenderse de las persecuciones,
perdiendo la maravillosa oportunidad de dar a conocer con mayor fuerza y sencillez el poder que tiene
la Palabra de Dios para la iluminar la vida de quienes creemos en El.

es en primer lugar mostrar con transparencia quienes somos. Hagamos buen uso de nuestros resultados. personas que llegan con buena fe. Todo lo anteriormente descrito aquí como Comunidad Antropológica. entonces si es de Dios! Por tanto. muchas de ellas nos han dejado grandes enseñanzas y sabor amargo también. y háganlas mis discípulos. interactue con sus hermanos. el pueblo de Dios está cansado de dobles discursos e hipocresías. D. es decir lo que aspiramos y estamos construyendo en Venezuela y deseamos que con el paso del tiempo sea una realidad plena. no solo es la reunión de los fieles a los actos litúrgicos y sacramentales. pero que a consecuencia de la presión social que ejerce la Iglesia de Roma. Tenemos que desprendernos del romanismo creyéndonos los sacerdotes el centro de la Comunidad. otro elemento que se va gestando es la visión Eclesiológica de la Iglesia Comunidad. hay sed de Dios en nuestro pueblo. La experiencia me ha mostrado que nuestra atención no puede apuntar de lleno por aquellos que ya hicieron opción de vida en la Iglesia tradicional sino por aquellos que se han alejado de la fe católica y añoran un catolicismo profundo y auténtico y sobretodo aquellos que no conocen a Cristo Jesús. lo que aspiramos que sea en el futuro. Comunidad Bíblica: si los miembros de tu comunidad logran motivarse al estudio de las Sagradas Escrituras podremos garantizar que será sólida y con sentido crítico. . sino el encuentro de los bautizados con Dios. que los mismos se conviertan en oportunidad para el Pueblo de Dios para amar los sacramentos y la Eucaristía.16 3.” Mateo 28. ha de ser nuestro gran propósito. pero lo mejor de todo. es un gesto agradecido por todos. bautícenlas en el nombre del Padre. Litúrgica-Sacramental y Profética. les comparto algunos: A. trascender en ese elemento nos permitirá ser reconocidos por nuestras obras. Comunidad Antropológica: estamos invitados a atender a los hermanos desde sus realidades humanas reales y no ideales. la soledad y el materialismo sigue haciendo estragos. eso nos permitirá ser más eficientes en las propuestas y el acompañamiento. que cada gesto sea reflejo de nuestra fe. terminan abandonando la propuesta. a las gentes de todas las naciones. C. Hay mucha gente deseosa en aprender a leer la Biblia. procuren ustedes que su luz brille delante de la gente. del Hijo y del Espíritu Santo. Aquí en Venezuela cuando nos invitamos un café es para encontrarnos y degustar de la compañía. contemplando y aceptando a Dios en su corazón a través de los Sacramentos que impartimos por mandato de Dios. Bíblica. ya que se cumpliría a cabalidad la intensión de Jesús en su Palabra: “Vayan pues. por tanto. Comunidad Litúrgica y Sacramental: Un gran amigo sacerdote me decía en mis tiempos de Seminario: ¡Si cada acción pastoral desemboca en la Eucaristía y los sacramentos. todos alaben a su Padre que está en el cielo” Mateo 5. Aprender de los triunfos y las derrotas: Son muchos los rostros que han desfilado en nuestras comunidades. para que viendo el bien que ustedes hacen. es que hemos aprendido que estas vivencias son necesarias para asumir la misión que hemos recibido. somo el motor que impulsa y acompaña pero no el centro de interés. Pero estas palabras asumidas plenamente en los miembros de la comunidad y no solo en los ministros hará más eficaz nuestra acción evangelizadora. Conformar Comunidades para la alabanza y el servicio a Dios: Una de las claves que nos ha servido en la ciudad de Mérida para iniciar la fundación de las tres comunidades que llevamos bajo nuestro cuidado. buscando el equilibrio. por tanto. del mismo modo debemos propiciar esos encuentros de fe con aquellos a quienes se nos ha confiado.19-20a. enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Conocer la Palabra es conocer a Dios.“Del mismo modo. este elemento en particular se está gestando apenas después de un tiempo de acompañamiento y otro elemento importante es tener propósitos claros con la comunidad. debemos aprender a escuchar esas realidades e iluminarles el camino. 4. desde sus debilidades y fortalezas. B. Es mucho el dolor que ha inyectado esta sociedad actual de espaldas a Dios a tanta gente. Comunidad Profética: este podría ser el resultado de los enunciados anteriores. que nuestros hermanos gocen de estar juntos alabando. el fruto de esa experiencia sera invaluable. son nuestros propósitos. debemos ser impecables en la acción litúrgica. para eso es necesario que el Pastor conozca a sus ovejas.

Hoy para la Gloria de Dios. estamos lejos del camino. no sería para nosotros hoy el Mesías. Juan Carlos Mogollón Fernández Vicario Pastoral de la ICAV Venezuela . Cada quien tiene su lugar en la historia de la salvación. ya que forma parte de la gracia de Dios al asumir el llamado en este camino. por lo cual. si el Señor Jesús hubiese esperado la aprobación del Sanedrín para cumplir su misión. Pbro. formo parte de la Iglesia Católica Apostólica Nacional de Venezuela y me siento orgulloso y feliz de ser Hijo de Dios y copartícipe en la Obra de San Carlos Duarte Costa. debemos sentirnos felices de vivir estos momentos de tensión. debemos aspirar que Dios nos revele día a día su plan perfecto. el Hijo del Altísimo. Los Católicos Nacionales estamos destinados a crecer en medio de las dificultades y la persecución. si aspiramos a ejercer nuestro ministerio con comodidad y aceptación de todos. por tanto.