You are on page 1of 1

A mis queridos Alumnos.

La verdad es que nunca he sido fan de las despedidas, menos
aun de las de mis alumnos, he invertido tanto tiempo, energía,
dedicación, amor y desvelos para guiarlos en sus caminos, que
cuando llega la hora del adiós, siempre se queda un pedacito de
mi corazón vacío; claro que siempre llegan caras nuevas a
reponer el sentimiento y también es satisfactorio encontrarlos
de vez en cuando y saber que de algún modo he sembrado
semillitas.
Deben estar muy orgullosos por lo alcanzado... hoy llegan a una
meta... pero no es el final del camino... Aún quedan largos
senderos por recorrer.. muchas metas más que descubrir,
deben seguir luchando por alcanzar la cima y realizar sus
sueños más preciados paso a paso, venciendo cada uno de los
obstáculos que se les atraviesen, el objetivo final, aún no se
alcanza, las puertas quedan abiertas para escoger el camino
que ha de conducirlos al éxito, recuerden que no basta con
soñarlo, hay que echar manos a la obra, luchar y prepararnos
para obtener la llave de nuestro futuro.
José, Victor, Mauricio, Camila, Manuel, Alex, Cristobal, Exequiel
y el más antiguo, nuestro Ítalo.
Todo el personal que trabaja en esta escuela, las aulas donde
dejaron sus risas y llantos, sus compañeros y en especial yo, los
extrañaremos mucho, espero que nunca nos olviden.
¡Felicidades por este logro! ¡LOS QUIERO MUCHO!