You are on page 1of 3

CAPÍTULO 1

Diagnóstico de vaginosis bacteriana mediante la prueba de Papanicolaou

Introducción

En los últimos años se han producido muchos cambios respecto a la identificación de la
Gardnerella Vaginalis y su clasificación. Fue en el año 1955, cuando Gardner y Dukes
consiguieron aislar a ésta bacteria de las secreciones vaginales de pacientes con Vaginitis
específica. Dada las similitudes con las necesidades y morfología de los Factores de
crecimiento sanguíneos se denominó Haemophilus vaginalis (You et al., 2016). Posteriormente
se demostró en estudios que los Factores X y V no eran imprescindibles, aunque eran factores
contribuyentes a la estimulación de su crecimiento. Y fue tiempo después cuando
Simmermann y Turner investigaron la Haemophilus vaginalis, que Dukes aisló posteriormente
en el año 1963; proponiendo la racalificación como Corinebacterium Vaginale (Schlabritz-
Loutsevitch et al., 2016). En el 1980 Greenwood y Pickeett proponen el nombre de Gardnerella
Vaginalis, ya que, tras la revisión e investigación de la pared celular del organismo, pudieron
comprobar que era único y pertenecía a un nuevo género; más tarde Piot y sus colaboradores
confirmaron éstas conclusiones. Finalmente podemos concluir respecto la Gardnerela Vaginalis
diciendo que se trata de una Bacteria anaerobia facultativa con forma de cocobacilos
minúsculos de unas 0,3 micras aproximadamente. La Clínica de ésta patología se caracteriza
fundamentalmente por una secreción de color blanco- grisáceo muy maloliente, con pH menor
de 5 (ácido); actualmente también se la denomina Vaginosis Bacteriana. En lo que respecta a
la patogenia y etiología de la Gardnerella Vaginalis aún no es muy precisa; a continuación,
podemos ver una definición propuesta en 1984, en Estocolmo por la Reunión internacional de
la Salud: "Reemplazo del bacilo de Döderlein por grupos característicos bacterianos
acompañados por cambios en las propiedades del flujo vaginal‖ (Blandino et al., 2016). La
presencia de los Bacilos de Döderlein, no sólo es normal sino necesaria para el equilibrio de la
flora vaginal. Éstos son parte de la flora bacteriana de la vagina, y son, por lo tanto, una clase
de bacteria benigna que cumple un papel primordial en el mantenimiento del pH de la vagina,
que en las mujeres en edad fértil ronda entre los 4, 5 y 5. Vale recordar que un medio ácido
adecuado mantiene a tono la flora vaginal, que no es otra que la encargada de proteger ante la
entrada posible de agentes patógenos externos. Aunque si por un determinado motivo la
colonia de estos bacilos se redujese o aumentara, esto provocaría una alteración en el medio
vaginal. Cuando los bacilos caen en número, el pH se eleva y esto puede llevar a la aparición de
infecciones. Por el contrario, si suben por encima de lo normal, el pH se reduce y propicia la
aparición de hongos en la vagina. Se propone que en mujeres con exudado vaginal anómalo sin
infección por trichonomas vaginalis ni levaduras en más de un 90% crece Gardnerella vaginalis,
y en menos del 10% de los casos comparables se desarrolla el mismo microorganismo. Para
diagnosticar la Gardnerella Vaginalis, hay que hacer un diagnóstico diferencial de otras
patologías como son: Trichomona, Candidiasis y Cervicitis purulenta; y podríamos llegar a él a
través la adición de hidróxido de potasio al 10% (KOH) a una muestra de exudado vaginal, que
producirá consecuentemente un olor desagradable a pescado siempre que se trate de
Gardnerella Vaginalis. A través de la citología básica, podemos identificar este
microorganismo por la visualización de bacilos cortos que se tiñen intensamente basófilo, con
tendencia a disponerse cubriendo las células escamosas del epitelio vaginal, éste aspecto
característico de las células, hace que las denomine "clue cells" en la literatura inglesa; aunque
también se las puede llamar: células indicadoras, testigos o guías. También con un importante
valor diagnóstico pues:

Enfermedad inflamatoria crónica: esta inflamación produce alteraciones en las Trompas de Falopio.. en la actualidad se utiliza fundamentalmente Metronidazol en dosis de 500mg vía oral por 2 veces al día durante 7 días. 4. No utilice jabón. menor a 4. 2015). Las duchas íntimas empeoran los síntomas de la vaginosis. talcos o aerosoles higiénicos en la zona genital. 2016). Secreción vaginal de consistencia lechosa. Utilice compresas ginecológicas en lugar de tampones durante la infección. 2. también es útil en tratamiento de la Vaginosis Bacteriana la Clindamicina de 300 mg vía oral por 2 veces al día durante 7 días.1. La Gardnerella Vaginalis es el colonizador vaginal más frecuente en más del 50% de los casos. Relación con enfermedades de transmisión sexual: se observa que la Vaginosis Bacteriana aumenta la susceptibilidad para contraer herpes simple. Asociación con infecciones postoperatorias: se asocia la vaginosis bacteriana con la endometritis post parto. 1996). conocidas como enfermedades de transmisión sexual. no caliente. Baeta. gonorrea. 2015). fue capaz de exterminar la Gardnerella Vaginalis y sus síntomas en 80 de 81 pacientes estudiados. No realice duchas vaginales. El tratamiento óptimo aún se está investigando. lo que nos sugiere que la causa principal del síndrome es un organismo anaerobio (Löfmark. Las complicaciones clínicas comúnmente asociadas a la Gardnerella Vaginalis son: Embarazadas: aumenta el riesgo de parto prematuro. 2003). lo que aumenta el riesgo de embarazo ectópico. Los leucocitos apreciados son mínimos. No hay presencia de lactobacilos 2. y Nord. fina y homogénea.. la Vaginosis Bacteriana. Kessie. Es importante destacar que el bacilo Döderlein. son los siguientes: Mantenga el área genital limpia y seca. aunque no existan datos concluyentes que lo apoyen (Ruef. Utilice agua tibia. se obtuvieron resultados similares en otros estudios. En lo referente a la educación sanitaria proporcionada para los cuidados personales. aunque puede transformarse en patógeno originando vaginitis o uretritis. 3. sólo agua para la higiene. debe intentar mantener sus niveles de glucosa plasmática muy buen controlados durante la infección. Según Amsel y colaboradores. en un 98% de los casos de pacientes con Gardnerella Vaginalis se presentan 3 ó 4 síntomas de los siguientes: 1. ha estado muy ligada a la septicemia materna y neonatal (Balaka. ya que eliminan todas las bacterias incluidas las sanas que recubren la vagina y nos ayudan como barrera ante la infección. 3.5 (Donders et al. aunque la mayor parte de las evidencias que lo sustentan son puramente circunstanciales. Si padece de diabetes. infecciones postoperatorias en cesáreas o histerectomías (extirpación parcial o total del útero). Seque muy bien la zona después de la higiene. PH Vaginal ácido. pese a solo tener actividad limítrofe in vitro contra la Vaginosis Bacteriana. infección por Chlamydia. Agbèrè. En los estudios realizados más del 90% de las parejas varones son portadores de la Gardnerella vaginalis y consecuentemente es probable que deban tomar el mismo tratamiento que la paciente. no obstante. A lo largo de su historia. (Hu et al. Olor a pescado en descomposición o en mal estado al añadir a la secreción vaginal hidróxido de potasio al 10% (Nenadić y Pavlović. y Assimadi. Inserción de DIU (dispositivo intrauterino). cocos y otros microorganismos tienen capacidad de producir células semejantes. denominadas falsas células clue. estudios actuales proponen que este organismo puede ser una causa común de bacteriemia postparto relacionada asiduamente a factores predisponentes como son la cesárea y el aborto. No use fragancias. 2005). Infecciones urinarias: las mujeres con esta infección pueden tener infecciones urinarias en forma recurrente. Edlund. Existencia de células guía o ―Clue Cells‖. 2010).. Es habitual encontrar una mezcla con cocos o bastones pequeños. Intente mantener aireada la zona . La Vaginosis bacteriana también ha sido relacionada con endometritis postparto y labor prematura (Boggess et al.

Limpiarse siempre de adelante hacia atrás tras realizar una deposición. Detallar la incidencia de Vaginosis Bacteriana en nuestro medio. fue lo que nos incitó a la realización de éste estudio. retransmitida de nuevo a la mujer durante el coito sin protección. aunque ésta puede ser transmitida al hombre mediante el acto sexual y luego. pueden ser portadores y principal causa de recurrencia de Vaginosis Bacteriana. De modo que. aunque los hombres no tienen manifestación clínica de la vaginosis bacteriana. sino de algodón o con forro de algodón en la entrepierna. No utilice ropa ajustada. No utilice romo interior sintética. es exclusivamente femenina. Respecto a las niñas. y de proporcionar una educación sanitaria adecuada a la comunidad de ésta enfermedad. genital todo lo que pueda. es fundamental mantener precaución siempre que practique relaciones. ya que el algodón aumenta la transpiración y disminuye la humedad de la zona genital. Objetivo Determinar el diagnóstico de infección por Vaginosis Bacteriana a través de examen cérvico-vaginal. dificultando así los esfuerzos para deshacerse de la infección por Gardnerella Vaginalis. ésta bacteria (Gardnerella Vaginalis). La necesidad de entrenar al personal sanitario para la detección temprana. use preservativos para evitar contraer o contagiar y mantenga su higiene personal posterior. Además de esto. Por lo que respecta al hombre. es conveniente que sepan mantener una higiene adecuada o una buena supervisión respecto a lo siguiente: Saber limpiarse adecuadamente la zona genital durante el baño o ducha. Concretar las edades de mayor incidencia de Vaginosis Bacteriana .