You are on page 1of 8

La familia es el primer contexto socializador por excelencia, el primer entorno natural en donde los miembros que la

forman evolucionan y se desarrollan a nivel afectivo físico, intelectual y social, según modelos vivenciados e
interiorizados. Las experiencias que se adquieren en la primera infancia, de cualquier tipo, y los vínculos de apego que
se dan en ella van a estar determinadas por el propio entorno familiar generador de las mismas. Es la familia quien
introduce a los hijos en el mundo de las personas y de los objetos y las relaciones que se establecen entre sus
miembros van a ser en gran medida modelo de comportamiento con los demás, al igual que lo va a ser la forma de
afrontar los conflictos que se generan en el medio familiar. La familia deberá ofrecer oportunidades suficientes para
desarrollar aquellas habilidades y competencias personales y sociales que permitan a sus miembros crecer con
seguridad y autonomía, siendo capaces de relacionarse y de actuar satisfactoriamente en el ámbito social. De ello se
desprende también el decisivo papel que adquieren los adultos cercanos familiares en la educación de los niños,
aunque sin olvidar que otras instituciones y medios intervienen igualmente en la educación de las personas.

El nacimiento de un hijo con discapacidad supone un shock dentro de la familia. El hecho se percibe como algo
inesperado, extraño y raro, que rompe las expectativas sobre el hijo deseado. Durante toda la etapa anterior al
nacimiento, en la fase del embarazo, lo normal que es los futuros padres tengan sus fantasías sobre el hijo; imágenes
físicas y características del nuevo ser que se incorporará al núcleo familiar. A lo largo de los nueve meses (y en
ocasiones, antes ya) esas expectativas se han ido alimentando esperando con ansia el momento del nacimiento. La
pérdida de expectativas y el desencanto ante la evidencia de la discapacidad (o su posibilidad), en un primer momento
va a ser demoledor; es como si el futuro de la familia se hubiera detenido ante la amenaza. La comunicación del
diagnóstico de la discapacidad, la inesperada noticia, produce un gran impacto en todo el núcleo familiar; la respuesta y
reacción de la familia cercana a los dos progenitores, abuelos y hermanos va a contribuir a acentuar o atenuar la
vivencia de la amenaza que se cierne sobre su entorno. La confusión y los sentimientos de aceptación, rechazo y
culpabilidad se mezclan de manera incesante, surgiendo constantemente las preguntas de los por qués “La deficiencia
física y /o psíquica debida a lesión orgánica es un dato extraño al sistema familiar, soportado como una agresión del
destino y por lo tanto acompañado de intensos sentimientos de rechazo o rebelión. Esta percepción es rápidamente
asumida como propia por el disminuido, que se encuentra viviendo así como indeseable una parte de si mismo.

Algunas de estas familias en sus itinerarios han experimentado sentimientos y actitudes diferentes en función de las
informaciones recibidas. III Congreso “La Atención a la Diversidad en el Sistema Educativo”. Universidad de
Salamanca. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) El aturdimiento de los primeros días y
semanas deja paso a sentimientos de sobreprotección y rechazo, sentimientos ambivalentes que necesitan ser
reconducidos. Es en esa fase cuando más ayuda se precisa a fin de que el hijo o la hija sea atendido desde los
primeros días proporcionándole la seguridad y cariño que todo ser humano necesita en sus primeros meses de
existencia, puesto que esos primeros meses son decisivos para el desarrollo del niño. El periodo de aceptación o no va
a depender de muchos factores; entre ellos, la características emocionales y personales de los progenitores, la
dinámica familiar, las relaciones de pareja, los apoyos sociales externos, el orden de nacimiento del recién nacido (si es
el primogénito, si es el menor, hijo único entre hermanos o al contrario, etc.), el nivel sociocultural y económico, etc. Las
familias que tienen un hijo enfermo reaccionan siguiendo estas pautas de conducta: cuando los lazos familiares son
fuertes, el hecho contribuye a la unión, y el hijo o se incorpora en el seno de la familia unida o los lazos padre y madre
se estrechan excluyendo al niño; cuando los lazos son débiles tiende a perjudicar al niño. Otro factor que interviene de
manera especial es la clase social. Parece ser que las familias de clase baja y las del medio rural tienden a aceptar
mejor la discapacidad que las de clase social alta y el medio urbano. Por otra parte, la familia con un hijo con
necesidades especiales debe desempeñar las mismas funciones que las demás, tareas encaminadas a satisfacer las
necesidades colectivas e individuales de los miembros. Se pueden desglosar en nueve que se especifican así: (1)
función económica; (2) función de cuidado físico; (3) función de descanso y recuperación; (4) función de socialización;
(5) función de autodefinición; (6) función de afectividad; (7) función de orientación; (8) función de educación y (10)
función vocacional. La diferencia está en que cada una de ellas es más difícil de cumplir cuando se trata de atender al
hijo con discapacidad, pues los recursos y apoyos de todo tipo se hacen más necesarios y, en ocasiones, permanentes
y, en la mayoría de los casos, las familias no están preparadas para dar respuesta a las funciones derivadas de las
mismas. Todo grupo familiar, independientemente de la existencia de discapacidad en uno de sus miembros, debe
pasar por distintas etapas en las cuales se producen incertidumbres y cambios. Estas incertidumbres se agravan más y
se suelen presentar difíciles al tener que tomar distintas decisiones con un hijo con discapacidad: la edad III Congreso
“La Atención a la Diversidad en el Sistema Educativo”. Universidad de Salamanca. Instituto Universitario de Integración
en la Comunidad (INICO) preescolar, la edad escolar, la adolescencia, la adultez, la mediana edad y la edad. La
duración de esta etapas es variable al igual que su intensidad. Cada periodo recoge del que le precede, así como sus
experiencias previas. A lo largo de todo el ciclo vital por el que pasan las familias, las reacciones y los sentimientos que
experimentan aquéllas que tienen un hijo con necesidades educativas especiales van a pasar por distintas fases, en
función de las nuevas responsabilidades que deben asumir ocasionadas por las propias tareas del desarrollo y su
inserción en los distintos entornos o ambientes sociales. La situación que vive la familia puede agravarse cuando
observan en su hijo un distanciamiento progresivo de las pautas generales de un desarrollo normal. En el caso del
retraso mental va decreciendo a medida que el chaval crece, sintiéndose los padres desilusionados y pesimistas. El
hecho de la llegada de un hermano con necesidades educativas especiales va a originar un cambio importante en la
vida de aquéllos, que pasarán también por fases por lo que se refiere a la aceptación de la realidad, al rol social que

esto hace que se agrave la situación por la que pasan. algunos de los programas que inicialmente se impartían por expertos en centros especializados. Aunque un número importante son familias con dos hijos. Se aprecian más problemas en las familias con menores con discapacidad que viven en las zonas rurales como consecuencia también de una menor cobertura de los servicios tanto sanitarios como sociales. hay que modificar sus ideas previas. Universidad de Salamanca. el trabajo con los padres debe dirigirse a detectar los problemas más cercanos. que los padres facilitan a sus hijos en la interacción. independiente del nivel económico de las familias. Como ejemplos señalamos: formularles preguntas. pues parece ser que estos niños suelen tener entornos más pobres y no son protagonistas activos (incluso en el juego). los padres (y también los educadores) deberían comportarse con sus hijos como si fueran más hábiles de lo que realmente muestran. sobreprotectoras y asfixiantes. buscando alternativas positivas y aceptando las limitaciones que impone la discapacidad. etc. como miembros del sistema familiar va a ser determinante para la inserción familiar. así como el tipo y frecuencia de las relaciones que establecen. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) hogar. y seguir adelante (Ammerman. etc. el 91% de las personas con discapacidad menores de 65 años viven en el medio familiar. diciendo que éstas eran imperfectas y disfuncionales. En definitica. con mayor tasa de divorcio. etc. Los resultados ahora indican que aunque el proceso es muy largo y doloroso. Mckay y Eshelman (1988). con ingresos medios cercanos a 200. compartir actividades de ocio y tiempo libre. hasta la asunción de otros roles no propios. ya que se observa que algunos padres dan por hecho que sus hijos no desarrollaran determinadas habilidades por lo que apenas confían en ellos. cómo las expectativas del profesor sobre los alumnos aumenta el rendimiento académico de los mismos. Sorrentino (1990). siendo la III Congreso “La Atención a la Diversidad en el Sistema Educativo”. Universidad de Salamanca. Respecto a la situación . Un 11% vive en zonas rurales de menos de 10. para volver a ser más estable en la adultez. nos da un informe detallado sobre las características de dicho colectivo. a la pubertad. a través del apoyo y de una información adecuada. se puede decir que los hermanos mayores de la persona con discapacidad son más adaptables socialmente que los más pequeños. aunque sea de manera consciente. se hace más difícil y tensa en la adolescencia. etc. Padre a Padre. no podemos olvidar que muchas de ellas son numerosas (21%) y otras tienen 7 o más miembros (3%). La mayoría vive en el medio urbano. de manera que se fomenten los intercambios comunicativos utilizando las mismas estrategias que llevan a cabo con otros hijos si los tienen o si el desarrollo siguiera pautas normalizadas. Universidad de Salamanca. El objetivo debe ser conseguir que el periodo de tiempo adaptativo sea lo más corto posible enfrentándose a la realidad a fin de conseguir situar a la familia como la principal educadora de su hijo durante los primeros años de vida. alimentación. esperar a sus contestaciones con paciencia y aclararle conceptos dándoles aquellas explicaciones pertinentes. además de las aportaciones de profesionales especializados están concebidos para atender a las familias en estas primeras fases. se trasladan ahora al hogar. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) tanto las reacciones emocionales como las manifestaciones de afecto y cariño. aunque es verdad que a medida que los hermanos crecen las dificultades o los problemas pueden aumentar. y qué se puede hacer. la investigación más reciente ha desacreditado estas generalizaciones demasiado negativas.ellos tienen que desempeñar y a la percepción personal de sí mismos (Stephen. Parece ser que la relación entre los hermanos oscila a lo largo del desarrollo. De hecho. Cunningham y Davis (1988) y Davis. Según el IMSERSO. Ya que nos informan sobre la situación actual española.000 pesetas mensuales y con un nivel de estudios elevado por parte del responsable del III Congreso “La Atención a la Diversidad en el Sistema Educativo”. 000.). 1994). “La adaptación de la familia a la discapacidad y a la enfermedad crónica ha sido durante mucho tiempo el centro de la atención empírica” (Ammerman. En la misma línea de intervención adquiere importancia la disposición y estructuración del entorno y de las situaciones así como a la participación guiada del niño en las actividades culturalmente valoradas bajo la dirección del adulto. dirigido por Gómez González (1998-1999) y financiado por el IMSERSO sobre las familias con hijos menores de seis años con alguna discapacidad. etc. desde los problemas de celos por una menor atención y dedicación de los padres. señalamos algunas de sus conclusiones que exponemos a continuación. comienzan situaciones nuevas que vuelven a requerir una nueva adaptación: al colegio. juegos y salidas. qué puede ocurrir. La intervención debe encaminarse a reflexionar sobre la situación real actual. escolar y social. como cuidadores. especialmente de la madre absorta en los cuidados y demandas del hijo con discapacidad. Son importantes III Congreso “La Atención a la Diversidad en el Sistema Educativo”. 1997:26). La información que requieren los padres sobre su hijo debe ser un elemento crucial del programa de intervención. realizando un gran esfuerzo en la que se interrelacionan aspectos emocionales y cognitivos. Según Montse Freixa (1999). Esta suficientemente demostrado. El proceso de adaptación es algo dinámico en que nunca debe darse por cerrado. Los programas de Atención Temprana. Al mismo tiempo se debe trabajar en la línea de mejorar la calidad del entorno emocional incrementando el nivel de expectativas. En general. realizar actividades conjuntas. El elemento central de la intervención va a ser el proceso de adaptación que experimentan las familias con un hijo con necesidades especiales. ya que a medida que el niño crece. a los ambientes naturales en los que vive el niño. de manera que siete de cada diez familias residen en ciudades de más de 50.. una consecuencia de esta percepción es la limitación de las oportunidades que les ofrecen. Se debe trabajar la autonomía en las situaciones básicas (higiene.000 habitantes. Los resultados del estudio realizado por el Equipo de Investigación Sociológica (EDIS). si las familias disponen de recursos y ayudas éstas pueden adaptarse. Mientras que las investigaciones de los años 50 apuntaban al pesimismo de las familias. especialmente en contextos escolares. El orden de nacimiento del hijo con discapacidad va a ejercer una influencia importante en la adaptación de los demás. proponen algunas pautas para la intervención en familias ante esta situación. Las actitudes de los hermanos. El proceso de aceptación de la discapacidad va a variar dependiendo de las características de la discapacidad en cuestión.000 habitantes. 1978). es más fácil en la infancia. y cinco de cada diez en ciudades con más de 250. juntos la familia con todos sus componentes y el o los profesionales: qué es lo que sucede. Como se da un menor nivel de respuestas en los padres de hijos con necesidades especiales. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) familia la protagonista ejecutora del programa en el que es ayudada por los profesionales (Troncoso Hermosa. 1997). a la formacion profesional. maestros. Son familias compuestas por cuatro miembros.

cercana al 17% no terminan de asimilar el hecho del nacimiento de un hijo con discapacidad. se agruparon por el equipo investigador. Universidad de Salamanca. servicio de Ayuda a Domicilio. El mismo informe señala que se produce un cambio traumático en la propia vida de la familia en cuanto a la dedicación. taxis (49%). en los siguientes trece apartados: a) Prevención y diagnóstico precoz. En cuanto a la aceptación o asimilación de la discapacidad. creacción de guarderías especializadas con discapacidades concretas y elaborar nuevos baremos de acceso a guerderías que no primen tanto los ingresos económicos como la cercanía y adaptabilidad de éstas a las familias. plena. existe un área de actuación dirigida a las familias de personas con discapacidad. Una vez se pongan en marcha todas o al menos algunas de las demandas aquí expuestas por las familias (para lo cual se han detectado problemas y señalado las necesidades más apremiantes que tienen las familias con hijos con discapacidad). j) Ayudas en el hogar. los problemas que la mayoría de los padres detectan están relacionados con la falta de recursos y de profesionales cualificados. Al mismo tiempo. i) Transporte. es de esperar que sea más fácil para ellas afrontar la discapacidad. f) Centros educativos. III Congreso “La Atención a la Diversidad en el Sistema Educativo”. Sin embargo. mejor adaptación y preparación de las mismas. ayuda psicológica (43%). ayudas técnicas y sanitarias en el hogar (35%) y ayuda a domicio (35%). Las necesidades y demandas de las familias según el estudio citado anteriormente. posibilidad de que el niño con discapacidad acuda al mismo centro que sus hermanos y participación más activa de los padres en la toma de decisiones y en el proceso educativo. En caso uno de ellos se indican los problemas que generan cada uno de ellos así como las demandas que hacen a las distintas instiuciones o administraciones para paliar los problemas planteados. Vamos a detenernos especialmente en los dos que hacen referencia a la comunidad educativa. masificación de los centros y elevado coste de los colegios privados. esto es. Para paliar dichas dificultades proponen extender la red educativa a las zonas rurales. dinámica familiar. Sin embargo. el 26% la asimilan positivamente y una minoría. y cerca de un 30% de ellas tienen algunas dificultades económicas para cubrir las necesidades de todos sus miembros. escasez de centros en zonas rurales y largas distancias a los mismos. aunque se muestran más positivos en la evolución de sus hijos desde que reciben orintación. insuficiente cualificación de los profesionales contratados especialmente en aquellas propias de integración. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) guarderías públicas para admitir a sus hijos. . ayuda económica para los servicios de transporte. en el Plan Integral de Apoyo a la Familia (PIAF) española. traducido esto en términos cuantitativos. especilamente. autónoma e independiente como sea posible. el coste económico que representa una guardería privada. m) Influencia social. se centra en las necesidades de los implicados de información sobre medidas preventivas así como la denuncia que hacen sobre las evaluaciones realizadas. las demandas a las distintas instituciones. y por último. Seis de cada diez niños discapacitados menores de 6 años tienen discapacidad psíquica (41%) o mixta (17%). la escasa atención que en algunas se presta a los niños con discapacidad. guarderías o colegios. Respecto a la guardería se señalan como problemas los siguientes: dificultades para acceder a una guardería. c) Atención sanitaria y rehabilitadora. sobrecarga de trabajo de los profesores y especialistas. orientación y formación. b)Información y formación. servicio de Estancias Diurnas. falta de guarderías especializadas en niños con discapacidad (este problema está en contradicción con la integración. necesidades económicas. excesivas listas de espera y la escasa cualificación de muchos de los profesionales que les han atendido. existencia de diversas dificultades de aprendizaje y discapacidades en una misma escuela. especialmente por lo que se refiere a las discapacidades menos frecuentes. al proponer segregación específica). especialmente los de atención temprana. De las restantes familias. proponen lo que a contimuación presentamos: ayudas económicas para guardería.económica cabe destacar la relativa a aquellas familias cuyo responsable económico es jubilado. El tema de los cuidados sanitarios y la atención recibida siempre y cuando la han precisado. h) Atención psicológica. éstos informan de lo siguiente: una gran parte de las familias (40%) siente que no ha habido dificultades en la atención sanitaria. l) Contacto con familias y asociaciones y. parado o ama de casa (5%) o que son familias monoparentales (1%). esperamos que esta sociedad en la que vivimos y en la cual nacen personas diferentes. Como posibles soluciones a dichos planteamientos. Por otra parte. Las discapacidades sensoriales y físicas no son tan frecuentes en este segmento de edad. mayor número de III Congreso “La Atención a la Diversidad en el Sistema Educativo”. diseño de programas formativos para familias cuidadoras. guarderías y centros escolares. mejorar el transporte escolar. servicios y ayudas tienen que ver con actividades de ocio y vacaciones tanto para las familias como para el niño (67%). rechazo de algunas de ellas a admitir a niños con discapacidad. Universidad de Salamanca. El 75% de los niños presentan grados de riesgo de la discapacidad leve o moderados y uno de cada cuatro muestran un elevado o muy elevado grado de riesgo. dando soluciones y prestando los apoyos necesarios a los sectores más implicados. a fin de que las personas con discapacidad hagan efectivo su derecho a una educación y a una vida tan digna. d) Certificado de minusvalía como “estigma”. lo que el equipo de investigación denomina asimilación media. el 56% superan el impacto con un gran esfuerzo. En lo tocante a los centros educativos. sea capaz de una vez por todas de afrontar el hecho mismo de la discapacidad. orientaciones adecuadas encaminadas a la elección de centro. el 33% sí que se ha encontrado con dificultades relacionadas con el diagnóstco y cerca de un 27% con problemas de atención y de servicios. e) Guarderías. centros mejor dotados en recursos y más personal especializado. Para un 28% no se observan cambios importantes. k) Ocio y tiempo libre. g) Recursos económicos. servicio de Estancia Temporal en Residencias y ayuda técnica a las distintas asociaciones de familiares. y sólo un 13% manifiesta que ha sido la propia discapacidad la que ha repercutido favorablemente en la familia. tal como indica dicha investigación. desde la problemática de las familias con niños de riesgo elevado o muy elevado y en aquéllas con mayor riesgo de vulnerabilidad. Son más de la mitad las que afirman que las repercusiones en general han sido negativas a esos niveles indicados. Entre las medidas que se contemplan figuran las siguientes: servicios de información. Piensan que existe retraso en el diagnóstico y en la Atención Temprana. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) Otro hecho objeto de análisis tiene que ver con las orientaciones dadas a los padres por los profesionales de los distintos servicios.

se correlacionan con la capacidad intelectual del niño. ausencia de coordinación. El desarrollo psicomotor de los niños con retraso mental con frecuencia es tardío. por ejemplo. Así. lingüísticas y de memoria. dispraxia. 1985). Es común observar en ellos torpeza. falta de persistencia y estereotipias motrices. La capacidad de memoria de los niños con retraso intelectual leve es equivalente a la de los niños normales cuando en la evaluación se utiliza material sencillo.  Se han descrito alteraciones en la preferencia de modalidades sensoriales entre los niños con retraso mental. a menudo se encuentran diferencias en las funciones sensoriales. la magnitud del compromiso lingüístico se correlaciona en forma directa con la gravedad del retraso mental.  El lenguaje es una de las funciones intelectuales que con más frecuencia se alteran en el retraso mental. Al comparar a los niños que sufren retraso mental con niños normales. Sin embargo. existe una gran variabilidad interindividual en las características clínicas. que los sitúan en niveles cognoscitivos equivalentes a los de menores en edad cronológica inferior. 1985). En el niño con retraso mental el desarrollo del lenguaje sigue las mismas etapas que en un niño normal pero es . otros niños con retraso mental prefieren el canal háptico. pero la diferencia se comienza a notar cuando aumenta la complejidad del material mnemónico que debe ser retenido.  Caracteristicas [20] Los niños con retraso mental presentan un déficit cognoscitivo global. sin embargo. se realiza lentamente y alcanza un nivel inferior al de los niños normales de la misma edad. Telzrow. la frecuencia de trastornos sensoriales (como defectos en la agudeza visual e hipoacusia) es muy alta. lo mismo que la capacidad de memoria a corto término.. los menores con síndrome de Down presentan serias dificultades en la discriminación táctil y son más hábiles en la utilización del canal visual para el aprendizaje. Aproximadamente 90% de los niños con retraso mental grave presentan dificultades en el lenguaje. de atención. quizá manifieste una habilidad de memoria excepcional para aprenderse los nombres de una lista telefónica).  Los defectos de la atención son casi constantes en la población con retraso mental (Hartlage. 1985). de hecho. El volumen de atención. No es inusual encontrar dentro de este grupo alguna habilidad cognoscitiva dentro de los límites normales y aun superiores (p. ej. con dificultades de adaptación social. demostrando una discriminación táctil superior a la de sus contrapartes normales (Pirozzolo. mientras que estos problemas sólo ocurren en un 50% de los niños con retraso leve (Swisher. 1985). En niños con síndrome de Down se han demostrado defectos en los procesos de almacenamiento y evocación (Pirozzolo. un niño que reúne las características clínicas de retraso mental. psicomotoras.

y movimientos coreoatetósicos.  Existe una mayor frecuencia de psicopatología entre quienes padecen retraso mental que en la población general. de lenguaje. formado por diferentes componentes y diferenciado del de los otros. psicomotora. parece que los menores con retraso mental tienden a hacer menos preguntas que los niños normales con edad lingüística equivalente. es en el momento de la escolarización cuando éste se vuelve más evidente. con grados variables de afección según el nivel de deficiencia intelectual. 1985). Las operaciones mentales son las mismas pero incompletas y generalmente no alcanzan los niveles de abstracción. 1. conocimiento al que se denomina esquema corporal. 3. balanceos. estereotipias. Los trastornos psicomotores más frecuentes en los niños con deficiencia mental son: inmadurez. Se han descrito diferencias en cuanto al uso de la gramática y la utilización del lenguaje (Swisher. afectiva y adaptativa. mala coordinación de movimientos e incorrecta postura. la impulsividad. Dentro de las conductas desadaptativas observadas se encuentran la hiperactividad. de forma que las clasificaciones de ésta se basan en el nivel de inteligencia. Cuando se alcanza la época de la adolescencia. sin que esto signifique que alcanzarán más tarde los niveles de sus pares sin este problema. los niños con retraso mental presentan un lenguaje equivalente al de sus contrapartes normales de menor edad (Rossenberg. traducido en un déficit en la estructuración espacio-temporal.[20] [21] Comentamos seguidamente y de manera más detallada cuáles son las características de la persona con deficiencia mental en las áreas cognitiva. b) La motricidad: torpedad. percibir y ordenar el mundo en su interior. dificultad en el aprendizaje de los movimientos finos. 1977. Esta mala estructuración del esquema corporal suele provocar déficits en la relación sujeto- mundo externo que puede provocar problemas en: a) La percepción. los déficits cognitivos se traducen en un pensamiento excesivamente concreto. Si se siente inseguridad en un mundo de movimiento. con dificultades para la formación de conceptos y para el pensamiento abstracto. se pueden originar perturbaciones afectivas. 1982). toma conciencia del espacio. A la vez que el niño toma conciencia de su cuerpo. Área cognitiva El área cognitiva es la más significativa. 1980). A lo largo del desarrollo psicomotor. dificultades en el reconocimiento de las partes del cuerpo. 2. ya que la aprehensión del espacio y del cuerpo no son funciones aisladas sino que se interrelacionan recíprocamente. es factible vincular el comportamiento autista y los trastornos de conducta con retraso mental (Kauffman. Área del lenguaje . Hay presencia de comportamientos psicóticos. En el caso de las personas deficientes mentales. Área psicomotora El desarrollo de la psicomotricidad también resulta alterado en el retraso mental. rítmias. más lento. La inteligencia y el propio aprendizaje se encuentran disminuidos si los comparamos con los niveles promedios de cada grupo de edad. por ejemplo. el niño va adquiriendo conocimiento de su propio cuerpo. c) Las relaciones sociales: el esquema corporal permite identificar el propio ser y adecuar nuestras relaciones con los objetos y con los demás. dificultades en los movimientos gestuales e imitatorios. La función cognitiva permite al hombre conocer. el aislamiento y la indiferencia al medio. Si bien el déficit cognitivo está presente desde los primeros años de vida.  La capacidad de adaptación social del niño con retraso mental es muy variable y se correlaciona con la etiología del proceso. Los niños con deficiencias intelectuales tienen un esquema corporal no tan estructurado e integrado como sería lo esperable por su edad. Se debe tener en cuenta que existen diferentes niveles de gravedad que mediatizan el funcionamiento real en cada una de estas áreas. se van a presentar dificultades o déficits en el desarrollo de esta función. con la magnitud del déficit cognoscitivo y con la edad. ya que el déficit en la función intelectual es nuclear en la deficiencia mental. Ross. tales excesos o disminuciones en ciertos comportamientos son más frecuentes en los niños con un bajo CI. egocéntrico.

1993). mediatizada por la dimensión cognitiva. No es de extrañar. porque será uno de los hitos más importantes en su evolución. pero en el caso de los afectados con algún tipo de deficiencia mental este trabajo se alarga mucho más en el tiempo. Son tres las características que diferencian el proceso de adquisición del lenguaje en niños con deficiencia: a) Retraso evolutivo en la adquisición del lenguaje. ya sea de sobreprotección (el niño no aprende hábitos porque ya se lo hacen todo) ya sea de rechazo (se considera una inutilidad enseñarle). Son niños con un bajo nivel de tolerancia a la frustración y una gran impulsividad que fácilmente se dejan llevar por sus fuertes vivencias emocionales. es diferente. Área afectiva Podríamos decir que el niño con déficit intelectual es más vulnerable y está más indefenso a las exigencias de su entorno. a menudo. La aparición del juego simbólico hacia los dos años ya comporta una representación social del mundo y progresivamente el niño se irá interesando por los otros y por el juego compartido. el niño descubre rápidamente este hecho y lo utiliza espontáneamente para aprender el lenguaje. las pautas inadecuadas del entorno para enseñar estos hábitos. fastidio. es decir.. por tanto. 4. capacidades que resultan alteradas cuando existen deficiencias intelectuales. c) Dificultades en la conceptualización. el aislamiento del mundo o. Las mayores dificultades para adaptarse al ambiente y para las relaciones con los otros provocan fácilmente ansiedad y baja autoestima. sobre cómo afectan a su conducta y qué repercusiones tienen en su ambiente. 1995). derivadas en gran parte de las dificultades para conocer el mundo. cuando existe una afectación importante del lenguaje. la deducción o el análisis del contexto. conocerse emocionalmente. esta lesión puede provocar síntomas psicopatológicos. y. Ello es debido. dificultades para interrelacionar conceptos y para combinar palabras y frases construyendo un lenguaje sucesivamente más rico y complejo. por un lado. requiere de actividades psicológicas especialmente complejas. Otras estrategias de comprensión son la entonación. especialmente las manipulativas. vergüenza. y en los casos más leves. en general. La identificación del tipo de problema de lenguaje que tiene el niño con deficiencia mental no es fácil. Parece que el niño con deficiencia mental no es tan eficiente en la utilización de estas estrategias. uso de los cubiertos. De todas maneras. Pues bien. sin que sea posible el tamiz de lo cognitivo para atemperarlas. higiene personal y vestido) deben adquirirlos todos los niños. diversión. por supuesto que están presentes en él. no debemos olvidar que cuando hay una lesión en el sistema nervioso que provoca la deficiencia. envidia. pero la respuesta emocional. Pero también interfieren en gran manera. que también retrasan de forma considerable la adquisición de ciertos hábitos de autonomía (atarse los zapatos. es decir. b) Retraso y menor utilización de las estrategias de comprensión. que la prevalencia de trastornos mentales y de conducta en los niños y ado¬lescentes con deficiencia mental se estime de tres a cuatro veces mayor que la observada en la población general (Rodríguez Sacristán y Buceta. solemos dirigir nuestra mirada hacia ellos. y saber adaptar la respuesta a cada entorno. Los hábitos de autonomía (control de esfínteres. esta secuencia también se encuentra retrasada en el niño con deficiencia mental aunque. Una de ellas es la de las miradas de referencia: cuando hablamos de objetos presentes. a las dificultades motoras.). alegría. En el caso de aquellos que están más afectados. 5. Sin duda. El desarrollo del lenguaje correlaciona positivamente con la edad mental del niño. auto-agresivas o autoestimulatorias. porque será una de las principales garantías de éxito de su integración familiar y social (Puigdellívol. trastornos de la voz y tartamudez. Las alteraciones de lenguaje son más frecuentes en los niveles severo y profundo. así como establecimiento de relaciones interpersonales inadecuadas como puede ser la sobre- protección.. y dentro de ellas las más notorias son las de articulación. Además. aburrimiento. alimentación. placer. en general. los aspectos que más condicionan el nivel de perturbación del lenguaje de estos niños son las dificultades en la conceptualización y en el descubrimiento de las estructuras lingüísticas. un escenario perfecto para aprenderlas de manera natural es el juego ya que en él se interactúa con los otros en una tarea compartida. aunque no será hasta los ocho años cuando presentará un espíritu real de equipo y de sumisión a las normas. hecho que provoca que se reduzcan considerablemente sus posibilidades de aprendizaje verbal. el control de esfínteres. aflicción. a estas vivencias sí que. En cuanto a las habilidades sociales o de relación. Área adaptativa: Es de gran importancia en el desarrollo de los niños con deficiencia mental la adquisición de hábitos sociales y de autonomía personal. por otro lado. Sentimientos tales como dolor. Estas estrategias ayudan a la interpretación de los mensajes verbales. etc. etc. poder pensar sobre sus sentimientos. la presencia de componentes neurológicos y cognitivos complican extraordinariamente el diagnóstico diferencia). .Generalmente los problemas más frecuentes de lenguaje se producen en el ámbito de la articulación y pronunciación. interpretar lo que se va viviendo y sintiendo. Todos estos hitos suponen desarrollarlas habilidades sociales que nos permiten integrarnos en los diferentes grupos en los que participamos. celos. Al niño con deficiencia mental le resulta muy difícil la introspección. formas primitivas de comunicación como conductas agresivas. habla retrasada. el trabajo en esta área puede dar muy buenos frutos e incluso estimular el desarrollo. a la lentitud especialmente en los casos más afectados) en el desarrollo fisiológico que retrasa el aprendizaje de la masticación.

Por ejemplo.9 veces a padecer violencia sexual. Se aprecian diferencias en la composición familiar. Con el propósito de ofrecer un contexto e ilustrar las cuestiones que son objeto de examen. Toda esta información nos conduce a plantear la necesidad de que abordemos con mayor énfasis los problemas de la convivencia familiar en la educación especial. las familias reconstituidas con un padre sustituto son más frecuentes entre mestizos y negros (23% y 22% respectivamente). El motivo es que las definiciones de discapacidad difieren de un lugar a otro y de una época a otra. mientras que el 17% vive sólo con la mamá. en este informe se presentan los resultados de encuestas nacionales y de estudios independientes. el mismo amor hace que las dificultades resulten ligeras. En general. 3. provienen de datos de muy variada calidad y de métodos demasiado contradictorios para ser fiables. pero no es posible ampliar aquí. Estas estimaciones mundiales son esencialmente especulativas. la anterior se emplea desde 2004. Equipos de investigación de la Universidad John Moores de Liverpool y de la OMS practicaron el primer análisis sistemático de los estudios existentes sobre violencia contra los niños con discapacidad. Hay un predominio de jóvenes negros que viven sólo con sus madres 21%. Mujeres Varones Con discapacidad 51% 42% Sin discapacidad 61% 53% Violencia contra los niños y niñas con discapacidad Los niños con discapacidad son entre tres y cuatro veces más proclives a padecer violencia. si bien deben interpretarse con prudencia y no deben compararse entre sí. Cuando este niño es acogido como hijo o hermano.6 veces más probabilidades de ser víctimas de la violencia sexual que aquellos no discapacitados. El examen analizó 17 estudios de países de altos ingresos.7 veces más proclives a padecer modalidades combinadas de violencia. Imágenes . alrededor de 93 millones de niños –o sea. Estudios recientes revelaron que en las familias de la muestra nacional significativa de 22 138 escolares. la metodología y el análisis de los estudios. según la raza. También levantamos interesantes datosque revelan la variación de estos indicadores según la ocupación de los padres y su nivel educacional. al igual que el diseño. que incluía un metanálisis. dentro de su familia.6 veces a ser víctimas de violencia física y 2. debido a que no había estudios de países de bajos y medianos ingresos con la calidad necesaria. así mismo. mientras que en negros y mestizos el porcentaje es inferior (43%). Las estimaciones del riesgo indicaban que los niños con discapacidad presentaban un riesgo mayor de experimentar violencia que sus compañeros no discapacitados: 3. Los niños con discapacidades intelectuales presentaban 4. 1 de cada 20 niños menores de 14 años– vive con alguna discapacidad moderada o grave. Es importante subrayar que el niño discapacitado no debe constituir un «peso» para sus padres o para sus hermanos y hermanas. sólo el 48% de los hijos vive con ambos padres. En la raza blanca el 51% de los alumnos vive con ambos padres. soportables e incluso fuente de esperanza y de alegría espiritual.Según una estimación ampliamente utilizada.