You are on page 1of 1

Martinez Sanchez Jorge Reseña.

Réquiem for a Dream
Grupo: 100

Dirigida por Darren Aronofsky tomando como únicos ingredientes, sexo,
vanidad y adicciones, transmitiéndonos ese frio para hacernos reflexionar. Y
esto gracias a esa adaptación de personaje que lograron Jared Leto y Jennifer
Conelly.
Harry (Jared Leto) se encuentra en el juego de la heroína, orillado a sus
continuos actos delictivos que llegaban al punto de vender las cosas de su
solitaria madre, para poder comprar un piquete más para su brazo y su mente.
Esto generó que fuera más el lograr ver de cierto modo una ventana con una
salida mental para Harry y Marion su novia, que con su amigo Tyrone se une
para querer hacer de un sueño una realidad, dejando de inyectarse sin sentido
para hacer de eso que ellos gustaban, un negocio que lo hacía soñar y querer
avanzar para tener una confortable vida.
La madre de Harry quien es seducida completamente por un show de televisión
que tanto ama, la vuelve loca, al ser acreedora a una invitación para asistir
como concursante, esto a inicio era una locura natural, de emoción, pero Sara,
madre de Harry, es invadida por un conflicto personal que rebobina a su
pasado al deseo de ser reconocida en el programa con esa vestimenta que
para ella es importante por estar en los momentos más preciados de su vida.
Ese vestido que en el pasado encajaba perfecto en su cuerpo, en su panorama
actual, lamentablemente ya no es de la medida del mismo, es claro, los años y
la mala alimentación pasaron sobre ella, esto genera el exagerado deseo de
bajar de peso, siendo mal aconsejada va directo a lo que ella no tenía idea, su
perdición, iniciando un tratamiento en donde sin creer que lo que toma era una
potente droga adictiva, lamentablemente hace uso de estas como si fueran
caramelos recetados de por vida.
Llevándola lenta pero directamente a la locura y perdición total.
Sin embargo, ella no fue la única que tuvo un final desconcertante, el mal
manejo y circunstancias, llevan a Harry y a Marion a buscar alternativas
monetarias jugando con la integridad de ambos, esto obviamente los lleva
directo a todos por igual a la perdición, al pico en donde todo termina, pero
termina en una eterna frustración, sin fin.