You are on page 1of 2

Christian Gabriel Parra Capri

V-24.217.958

Pueblo y poder

Entendiendo que el sentido literal de la palabra democracia viene a significar “poder del
pueblo” o “poder popular” hay que definir bien a que se está refiriendo al hablar de “pueblo” si
estamos hablando de pueblo en sentido singular o, al contrario, en sentido plural. Esto resulta vital,
pues en sentido singular se concibe al pueblo como una totalidad orgánica como lo expresa Sartori,
y en cambio, en su sentido plural se aprecia una multiplicidad, un agregado de muchos,
manteniendo su carácter individual catalogándolos solamente dentro de un colectivo de individuos
propiamente. Con esto el autor habla de 6 posibles interpretaciones del termino pueblo, de las
cuales descarta directamente en su apreciación a las cuatro primeras, dejando solamente válidos
para el abordaje de la democracia al sentido de pueblo como principio mayoritario absoluto o
moderado. Los dos últimos entran con el pueblo como unidad operativa cualificada, siguiendo lo
expresado por Sartori, y esto es por sus reglas decisorias.

El sentido mayoritario absoluto termina siendo la imposición de la mayoría sobre la
minoría, la mayoría que se lleva todo el poder, y la minoría que queda sin nada. Esto tiene un
problema fundamental que resulta en el estancamiento producto de la propia naturaleza absoluta
de esta postura; al ser solo la opinión mayoritaria la que en efecto decide se invalida
automáticamente cualquier alternativa minoritaria, y por ende su posibilidad de ser mayoría. En un
escenario se presenta que gana una elección y se define una mayoría, aquella que gana y termina
con todo el poder, en su contraparte esta la minoría que perdió todo; ahora con esto también se
socava la propia libertad, no solo de la minoría cuya opinión ahora no importa en lo absoluto, sino
de igual manera esa mayoría que se encuentra estancada en esa opinión mayoritaria, ya que si
decidieran cambiarla caerían en minoría, una cuya opinión no interesa. Además, que con esto la
única elección o democracia genuina solo sería la primera, y las subsecuentes solo reafirmarían el
resultado de esta, ello por desconocer a las alternativas, y encadenar a la mayoría en su opción
inamovible. Con esto entra en la imagen el principio mayoritario moderado, consistiendo en el
respeto a la minoría y la limitación de la mayoría gobernante.

El autor sostiene otro punto relevante al tratar el significado de pueblo, lo que ello
significaba en el demos griego, esto porque señala la falta de existencia actual de lo que era el
pueblo antes, esto siendo en el ámbito ciudad-comunidad, pero esto ya no es el caso, somos una
sociedad de cientos de miles amontonados, y completamente aislados unos de otros, estamos
desconectados de los demás individuos y no tenemos ese apego a lo que ahora viene siendo un
tiempo acelerado, y en constante transformación, perdiendo su forma reconocible por nuestros
recuerdos. Esta propia movilidad constante nos lleva a no establecernos realmente con ningún
lugar y con nadie, de alguna manera se puede decir que no echamos raíces en ningún lugar, y
estamos en constante ajetreo de esquina en esquina. El problema en la política de este escenario
es la facilidad con la que se moldean a las masas, y ello resulta lógico debido a que estamos
hablando de individuos con una alta fragilidad psicológica, una vulnerabilidad tal que lo lleva a
conductas extremas entre activismo radical o apatía.

este se encuentra incapaz de ejercerlo directamente. siempre y cuando sean efectivamente una transferencia del poder de parte del pueblo a su representante. y dejando en total vulnerabilidad al “pueblo”. desde abajo en donde está la sociedad. si bien cuenta con la titularidad otorgada por el propio sentido literal de democracia. y por ello sin nunca conformar la democracia como tal. La duda recae en como el pueblo siendo el portador o el “titular” del poder lo ejerce. siendo este caso un punto a favor de este. viene un ponto primordial para el entendimiento del significado. permitiéndola definir los criterios de democracia en un sentido efectivo. pues su precepto de poder del pueblo tomado al pie de la letra resulta en un ciclo eterno de inconclusión. de ello viene la raíz del sentido de la democracia. resulta necesaria para sentar las bases del significado. la respuesta de esto es que no lo hace como tal. esto es la relación entre el pueblo y el poder. pues en su sentido literal no podría ni siquiera conformarse. cosa que no extraña pues si bien es insuficiente. La legitimidad recae en que la delegación del poder tiene que emerger desde las bases. el rol de regulador en este caso sería en materia constitucional. resultando hasta contraproducente para ella misma. en cualquiera de sus formas. Retomando el punto del sentido del poder del pueblo. La solución de esto no se encuentra en el sentido literal de la democracia. esto podría desenvolver en una autocracia con total facilidad. Terminando se toma ahora el enfoque de la legitimidad en la democracia. por ello se deposita este rol del ejercicio a la representación. . por ello su insuficiencia a la hora de explicarla en realidad. El problema con esto es que al transferir dicho poder se puede quedar sin él. esta se fundamenta simplemente bajo su precepto literal. Ya acá se ve el problema de la democracia literal. sería el vivir sin estado. estas son la fuente legitimadora de los poderes que se encargaran de ejercer el poder para gobernarlos.