You are on page 1of 2

Idealismo Subjetivo

Con la célebre frase “cogito ergo sum” o “pienso, luego existo” de René Descartes se crea la
corriente filosófica del Racionalismo en el inicio de la época moderna. Fue una teoría
epistemológica que tenía como principal objetivo la búsqueda de la verdad filosófica usando
a la razón, de ahí el nombre de Racionalismo. Siglos después los filósofos quienes atribuían
a la experiencia como método para conocer se les llamo empiristas y fundaron la otra
corriente filosófica importante en la época moderna, a saber: El Empirismo. Corriente
antagónica porque para Descartes los objetos, es decir, la manera de conocer dichos objetos
se da a través del pensamiento y no de los sentidos como los empiristas creían.
Pero ¿Qué significa la famosa frase? La filosofía Cartesiana se caracterizó por su
subjetividad, esto es, por la importancia del sujeto, del individuo. Es por eso que Descartes
elabora la dicotomía entre el sujeto y el objeto. Su filosofía se plantea como la existencia de
dos mundos, es decir, el mundo interno y el mundo externo. El primero es el yo, el sujeto
individual y el segundo es la otredad, esto es, los objetos, animales u otros sujetos exteriores
a la persona. Para Descartes la única certeza que tiene uno mismo es la propia existencia, por
tal motivo, cuando nos pensamos tenemos ideas claras y distintas; de ahí su famosa frase
“pienso, luego existo”. No en el sentido literal de quien piensa ya existe y quien no piensa no
existe sino que el significado de la oración trata de explicar el subjetivismo que tenemos a la
hora de pensar. En otras palabras, que yo soy una cosa que piensa. Mientras que cuando
pensamos de manera exterior nuestras ideas son oscuras y confusas.
El problema de la filosofía Cartesiana tiene dos problemáticas. La primera es que cae
en un solipsismo, es decir, la creencia de que la única cosa que existe es el propio yo. Solo
yo existo y mis pensamientos. La segunda problemática fue a lo que le llamo el “Genio
Maligno”. Que viene a ser la inseguridad de creer la legitimidad de las cosas que conocemos.
Está propuesta es un supuesto que trata en la creencia de que fuimos creados por un Dios
engañador, esto es, que nos obliga a engañarnos y ver todas las cosas confusas. Lo que si es
cierto, en la filosofía Cartesiana es que la realidad es un misterio y solo es evidente nuestro
pensar. Pero ¿Cómo supera René Descartes, los problemas mencionados? El solipsismo lo
erradica con la inclusión del Dios cristiano, es decir, fuimos creados por Dios que es suma
bondad, el cual es el fundamento del mundo, de la existencia y de la veracidad por ende Dios
no solo existe en mí sino fuera de mí. Mientras que el genio maligno es superado con el

“Pienso. Pero ¿Cuál es la solución para la búsqueda de la verdad absoluta? La respuesta son la implementación de las ciencias duras o naturales para la fundamentación de la filosofía. es decir. lo que sentimos o conocemos a través de los sentidos puede ser un engaño. La búsqueda de una verdad absoluta e indudable es el proyecto que René Descartes esboza en sus distintos libros como: Meditaciones Metafísicas. Puesto que argumenta que todo es un engaño. Por lo tanto la verdad es una cuestión mental. es con ese tipo de ciencia que se puede tener una verdad absoluta y clara (certeza). luego existo”. . Después de su pensamiento. el Discurso del Método y las Reglas para la Dirección del Espíritu. por ejemplo: Los resultados operacionales de los números. el Idealismo Subjetivo Cartesiano fue el parteaguas de ideas similares o diferentes en la filosofía moderna. como mencionaba al inicio del presente escrito aparecieron los empiristas como Hume o Locke y tiempo después Kant con la síntesis de racionalismo y empirismo. menos lo que nosotros pensamos. El resumen.