You are on page 1of 2

¿Qué es la geología?

Esa es sin duda una interesante pregunta que por
desgracia muy pocas veces nos la hacemos, a pesar de que hay
geología en nuestro entorno constantemente. De hechos son muchos los
que creen que la geología solo es estudiar “piedras”, pero en ese
caso, ¿qué son las piedras? Otros por el contrario saben algo más de
ella pero sólo la ven como una herramienta para explotar los recursos
del planeta, desconociendo que la geología es de vital importancia
también a la hora de tratar los riesgos naturales y la prevención de
catástrofes naturales. Todos ellos tienen parte de razón y a la vez están
equivocados, porque si bien es cierto que la geología es crucial para
obtener materias primas como el petróleo, el carbón o cualquier tipo de
mineral, para hacer una correcta ordenación del territorio con la que
poder salvar vidas o simplemente para comprender un poquito mejor el
pasado geológico de nuestro planeta, la geología es mucho más que
eso.
La geología la podemos definir como una disciplina científica con
múltiples aplicaciones prácticas en la vida cotidiana cuyos
profesionales son los geólogos, las personas que susurran a las
piedras. No por nada el suelo que pisamos, en el que vivimos y sobre el
que nos desplazamos, es estudiado en parte por ella. De hecho la
geología la podemos dividir en tres partes según su uso y aplicación: la
que se dedica a la investigación científica, la que se dedica a los
recursos naturales, no solo a la explotación de minerales y rocas, y la
que tiene aplicaciones en nuestra vida cotidiana, que es de lo que vamos
a hablar en esta entrada. Por tanto, ¿dónde está la geología en nuestro
día a día?
La primera faceta cotidiana de la geología que vamos a ver es la
geotecnia y el mundo de la construcción. Si queremos construir un
puente que no se venga abajo o que no sea superado por las habituales
crecidas del río sobre el que se encuentra, hacer un túnel que atraviese
un sistema montañoso y que no haya riesgo de que se derrumbe, o
simplemente cuando vamos a hacer una casa que queremos que no se
hunda en el terreno ni que aparezcan rápidamente en su fachada grietas
peligrosas, lo primero que necesitamos hacer es siempre un estudio
geológico del entorno. Con él podremos saber los caudales máximos
según determinados periodos de retorno, qué materiales vamos a
atravesar con ese túnel o sobre qué materiales nos vamos a asentar a la

que nos han costado verdaderas millonadas. pero también cuáles son sus características. como hemos podido comprobar en los últimos años con diferentes obras públicas y privadas del país. si tendremos que tomar medidas extras. Si no hacemos esta parte bien podremos tener graves problemas en un futuro. .hora de levantar esa casa. pero solo es la punta del iceberg. Ejemplos muy notorios de un mal trabajo geológico (o del ignorar deliberadamente lo que estos advierten) son los socavones del AVE en Zaragoza o los hundimientos de túneles que hemos tenido en las obras del AVE Madrid-Valencia. no necesariamente a largo plazo. Estos ejemplos demuestran lo importante que es la geología en nuestra sociedad.